Emmanuel Todd: La derrota de Occidente

Continuamos semana en el mundo de la geopolítica y de los análisis de situación. Lo hacemos con un ensayista de amplio espectro -antropólogo, historiador, demógrafo, politólogo o sociólogo, según los gustos-, con un estudioso tan preparado como polémico,  Emmanuel Todd, al que se suele calificar de conservador, liberal, soberanista,  conservador de izquierdas, nacional-conservador, etc. . Y, claro está, dados sus antecedentes, sus posiciones, sus provocaciones y sus excesos, el asunto de la invasión rusa lo ha vuelto a poner en primera página, con acusaciones variadas de pertenecer al partido del Kremlin. Porque en lo tocante a este asunto, parece que solo hay dos opciones, blanco o negro, sin grises.  Así que, a la postre, el profesor Todd ha decidido mostrar su posición en un nuevo e interesante libro:  La Défaite de l’Occident (Gallimard).

Como es habitual, la salida al mercado de este volumen ha hecho que su autor desfilara por los diversos medios explicando y justificando su posición: “Occidente está formado por oligarquías liberales, Rusia es una democracia autoritaria“, “Estamos asistiendo a la caída final de Occidente“, “Estamos al borde de un vuelco mundial“, “Lo mejor que le podría pasar a Europa es la desaparición de Estados Unidos“, “No soy putinófilo” o, como dicen en Libération, “Emmanuel Todd afirma su putinofilia“.

Hubo un tiempo, quizá alguien lo recuerde, en que Emmanuel Todd fue considerado “el profeta de la política“.  Por si está en lo cierto, no estará de más presentar lo que en este trabajo expone,  que empieza con una introducción titulada “Las diez sorpresas de la guerra” precedida de dos clarificadoras citas, una muy famosa de Lutero (Aquí estoy, no puedo hacer otra cosa) y otra de Raymond Aron:

Seguros de conocer de antemano el secreto de la aventura inconclusa, contemplan la confusión de los acontecimientos de ayer y de hoy, con la pretensión del juez que domina los conflictos y distribuye soberanamente los elogios y las censuras. La existencia histórica, tal como se la vive auténticamente, opone individuos, grupos, naciones, en lucha por la defensa de intereses o ideas incompatibles. Ni el contemporáneo ni el historiador están en condiciones de imputar sin reservas el error o la razón a unos o a otros. No es que ignoremos el bien y el mal, pero ignoramos el porvenir y toda causa histórica acarrea iniquidades.

Y así empieza la introducción sobre las sorpresas de la guerra:

“El 24 de febrero de 2022, Vladimir Putin apareció en las pantallas de televisión de todo el mundo. Anunció la entrada de tropas rusas en Ucrania. Su discurso no era fundamentalmente sobre Ucrania o el derecho a la autodeterminación del pueblo de Donbass. Era un
desafío a la OTAN. Putin explicó por qué no quería que Rusia fuera cogida por sorpresa, como en 1941, esperando demasiado al inevitable ataque: “La continua expansión de la infraestructura de la Alianza del Atlántico Norte y el desarrollo militar del territorio de
Ucrania son inaceptables para nosotros”. Se había cruzado una “línea roja”; no se trataba de permitir que se desarrollara una “anti-Rusia” en Ucrania; era una cuestión, insistió, de autodefensa.

Este discurso, en el que afirmaba la validez histórica y, por así decirlo, jurídica de su decisión, revelaba, con cruel realismo, una relación técnica de fuerzas a su favor. Si había llegado el momento de que Rusia actuara, era porque su posesión de misiles hipersónicos le otorgaba superioridad estratégica. El discurso de Putin, muy bien construido y muy sereno, aunque delatara cierta emoción, fue perfectamente claro y, aunque no había motivos para ceder, merecía ser discutido. Sin embargo, lo que surgió inmediatamente fue la visión de un Putin incomprensible y de unos rusos incomprensibles, sumisos o estúpidos. Lo que siguió fue una falta de debate que deshonró a la democracia occidental: total en dos países, Francia y Reino Unido, relativa en Alemania y Estados Unidos.

Como la mayoría de las guerras, especialmente las mundiales, ésta no se desarrolló según lo previsto, y ya nos ha deparado muchas sorpresas. He enumerado diez de las principales.

La primera fue el propio estallido de la guerra en Europa, una guerra real entre dos Estados, un acontecimiento sin precedentes para un continente que creía haberse instalado en la paz perpetua.

La segunda son los dos adversarios implicados en esta guerra: Estados Unidos y Rusia. Durante más de una década, Estados Unidos había identificado a China como su principal enemigo. (…) Ahora, a través de los ucranianos, asistimos a un enfrentamiento entre Estados Unidos y Rusia.

La tercera sorpresa es la resistencia militar de Ucrania. (…)

Pero los más sorprendidos fueron los propios rusos. En sus mentes, como en las de la mayoría de los occidentales informados, y de hecho en la realidad, Ucrania era lo que técnicamente se conoce como un Estado fallido. (…)

(…)

La cuarta sorpresa fue la resistencia económica de Rusia. Nos habían dicho que las sanciones, en particular la exclusión de los bancos rusos del sistema de intercambio interbancario Swift, pondrían al país de rodillas. Pero si algunas mentes curiosas de nuestro personal político y periodístico se hubieran tomado la molestia de leer el libro de David Teurtrie, Russia. Le retour de la puissance, publicado unos meses antes de la guerra, nos habríamos ahorrado esta ridícula fe en nuestra omnipotencia financiera. (…)

Quinta sorpresa: el desmoronamiento de toda voluntad europea. Al principio, Europa era la pareja franco-alemana, que, desde la crisis de 2007-2008, había adquirido ciertamente la apariencia de un matrimonio patriarcal, con Alemania como el marido dominante que ya no escuchaba lo que su pareja tenía que decir. Pero incluso bajo la hegemonía alemana, se pensaba que Europa conservaba cierta autonomía. A pesar de algunas reticencias iniciales al otro lado del Rin, incluidas las vacilaciones del Canciller Scholz, la Unión Europea abandonó muy pronto toda voluntad de defender sus propios intereses; se aisló de su socio energético y (más en general) comercial ruso, castigándose cada vez más severamente. ( …) Esta evanescencia de Europa como actor geopolítico autónomo es desconcertante cuando recordamos que, hace apenas veinte años, la oposición conjunta de Alemania y Francia a la guerra de Irak dio lugar a conferencias de prensa conjuntas del canciller Schröder, el presidente Chirac y el presidente Putin.

La sexta sorpresa de la guerra fue la aparición del Reino Unido como pícaro antirruso y tábano de la OTAN. (…)

De forma igual de extraña, este belicismo también afectó a Escandinavia, que durante mucho tiempo había sido pacífica y más proclive a la neutralidad que al combate, por lo que nos encontramos con una séptima sorpresa, también protestante, en el norte de Europa, unida a la fiebre británica. (…)

La octava sorpresa es la más… sorprendente. Procede de Estados Unidos, la potencia militar dominante. Tras una lenta acumulación, la preocupación se manifestó oficialmente en junio de 2023 en numerosos informes y artículos cuya fuente original era el Pentágono: la industria militar estadounidense es deficitaria; la superpotencia mundial es incapaz de garantizar el suministro de proyectiles -o de cualquier otra cosa- a su protegido ucraniano. (…) El concepto de producto interior bruto está obsoleto, y ahora debemos reflexionar sobre la relación entre la economía política neoliberal y la realidad.

La novena sorpresa es la soledad ideológica de Occidente y su ignorancia de su propio aislamiento. Habiéndose acostumbrado a establecer los valores que el mundo debe suscribir, Occidente esperaba sinceramente, estúpidamente, que todo el planeta compartiera su indignación ante Rusia. Se sintieron decepcionados. Una vez pasada la conmoción inicial de la guerra, empezó a aparecer en todas partes un apoyo cada vez menos discreto a Rusia. (…)

La décima y última sorpresa se materializa ahora. Es la derrota de Occidente. Tal afirmación puede resultar sorprendente cuando la guerra aún no ha terminado. Pero esta derrota es una certeza porque Occidente se está destruyendo a sí mismo en lugar de ser atacado por Rusia.

Ampliemos nuestra perspectiva y escapemos por un momento de las emociones que legítimamente suscita la violencia de la guerra. Estamos en la era de la globalización completa, en los dos sentidos de la palabra: máxima y completa. Intentemos adoptar una perspectiva geopolítica: en realidad, Rusia no es el principal problema. Demasiado vasta para una población que disminuye, sería incapaz de tomar el control del planeta y no tiene ningún deseo de hacerlo; es una potencia normal cuya evolución no tiene ningún misterio. Ninguna crisis rusa desestabiliza el equilibrio mundial. Es una crisis occidental, y más concretamente una crisis terminal estadounidense, la que pone en peligro el equilibrio del planeta. Sus ondas más periféricas se han topado con un topo de resistencia ruso, un clásico Estado-nación conservador.

(…)”.

© Gallimard / Emmanuel Todd



Citar este post
Anaclet Pons (2024, 16 enero). Emmanuel Todd: La derrota de Occidente. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 13 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/vljy

29 comentarios sobre “Emmanuel Todd: La derrota de Occidente”

  1. La decadencia de los países occidentales se está produciendo desde hace décadas. Y el apoyo de los países occidentales a Ucrania solo está intesificado su decadencia. Las sanciones económicas y políticas de los países occidentales contra Rusia están favoreciendo cambios mundiales que perjudican a los países occidentales.

    Rusia, China, y los otros países emergentes aliados de estos países, están contribuyendo a grandes cambios mundiales. El hundimiento de Occidente podría ocurrir antes de lo que muchos imaginan.

    1. Si, el emperador desfila desnudo. El mundo ya sabe toda la verdad gracias a la increible materia gris surgida de la Francia de Macron; Es más, de nuevo la humanidad y el Occdidente -antes Cristiano- puedan salvarse gracias al pensamiento y a la acción que de la Francia emanen. Que la humanidad quede eternamente agradecida. Y ahora en serio, 1ro ¿ donde hay que apuntarse para que a uno puedan darle un titulo de “Geoestratega” ? 2do Recomendable que el librico lo publiquen en Chino, Ruso e Indio. – género: cuentos e historietas chistosas- para que los niños de allí tambien puedan mearse de la risa al vislumbrar “la profundidad” y el “proverbial sentido de la anticipacion” del pensamiento Franchute y Euro…Peo

      1. Ningún argumento, pura inquina disfrazada de ingenio humorístico e irónico. Pero es puro y nudo sarcasmo, ya q apenas cubre impotencia y molestia. Q es lo q molesta a “Catolítica Tocapelótica”? Solo la proveniencia del autor? O su afirmación, cada vez más confirmable, de la decadencia y derrota final de Occidente, esta vez vista en tiempo real y no proyectivamente?

  2. Hacia tiempo que no leía un libro tan interesante.Menos mal que aún quedan algunos que piensan por su cuenta. Es de agradecer no todo está perdido y si lo está gracias a pensadores como Todd sabemos porque.

    1. “Después de la democracia” (AKAL, 2010) fue el último libro de Todd traducido al español. Desde entonces ha publicado al menos 6 o 7, todos muy interesantes.

      Comparar esto con la enorme cantidad de patochadas y majaderías que nuestra industria editorial traduce de otras lenguas constantemente resulta un indicador muy valioso de sus niveles de calidad y autoexigencia y, de modo más general, de la decadencia occidental que el propio Todd analiza.

  3. Muy interesante el libro de Emmnauel Todd, un historiador francés, muy critico en la geopolítica mundial. Desnuda lo que ocurre internamente en los Estados Unidos, la OTAN y la UE. Se nota la debilidad de Occidente, que no han podido debilitar a Rusia. Además el escritor tiene dos buenos libros La Chute finale (La Caída Final de 1976) estudio la caída de la Unión Soviética. El otro libro es, Después del imperio año 2022. Es verdad, desde la caída del Wall Trade Center hay empezó toda esa debilidad. Como dicen en mi pais se vieron las medias.

  4. Pingback: La Pluma
  5. No veo que una derrota de Ucrania en la guerra, lo cual puede ocurrir y es además lo que todo el mundo esperaba al inicio de la invasión rusa en febrero 2022, deba interpretarse como el derrumbe de Estados Unidos, de Europa, de la OTAN ni, mucho menos, de Occidente. Creo, más bien, que hay síntomas evidentes de debilidad en Occidente, que son casi inherentes a la democracia.

    1. Desde cuando el tejido del pensamiento Occiental se plego a las mitologías del MONOTEISMO, DE LA DEMOCRACIA Y DEL CAPITALISMO mercantil , con el invento de la libertad del mercado, la libre competencia explotadora y la libertad democrática de élite,para los poderosos, el hombre creyó llegar a dominar las leyes de la vida, de la supervivencia y del universo, hoy estos mitos van siendo desterrados. los dioses han huido y sus inventos del poder sobre la tierra se va evaporando ante ellos y contra ellos, ante una nueva humanidad que se reconoce planeta y desea sobrevivir por dignificando la vida ,fuera del negocio de la muerte, de la violencia y de la guerra. El el” hombre es un lobo para el hombre” del ingles Hobbes y “Dios creo al hombre a su imagen y semejanza ..para domnar la tierra” es un buen recuedo cultural y una metafora mítica obsoleta.

      1. Cuál nueva humanidad? Èsta, confundida hasta en su propia identidad, saturada de ideologías involutivas y de nihilismo? Andaaaaaaa

        1. Enmanuel advierte que el eurocentrismo occidental y el capitalismo de acumulación de la riqueza y sus dioses divinos y humanos, socaban los principios naturales de la empatía social , que le dió origen, y de la entropía , la energía del metabolismo y de la fotosíntesis, fundamentos de la vida y para la supervivencia, Para enfrentar esta situación de deterioro global de la civilización occidental la nueva humanidad se construye sobre el negocio de la vida y no sobre mercado de la muerte y de la guerra, esto cambia todo y la naturaleza no se verá creada y los humanos , ya no serán hijos de dios, ni libres solo para trabajar y votar en las elecciones, Y entonces el “sueño divino de la eternidad ” y el “sueño americano de la riqueza” ser{an parte del tiempo en que la humanidad aprendía a pensar por cuenta propia (Enmanuel Kant) y empezaba a comprender de sus responsabilidades para con la supervivencia y el planeta.

  6. Me agradaría obtener una copia de esta importante obra del autor francés, desde República Dominicana, 2024.

    1. Puede leer (más arriba) lo que contesto a Javier.

      Hace 14 años que Todd dejó de traducirse al español.

  7. ¿Quién gestionará la crisis global? Está visto que Occidente no lo hará. ¿O es que la humanidad se quedó sin factor de referencia?

  8. Ya lo señalaba, hace casi un siglo, Oswald Spengler en su libro La Decadencia de Occidente,
    Bueno retomar su lectura.

  9. Un análisis objetivo sobre la guerra en Ukrania, en el corto plazo veremos si se cumplen esta predicción.

  10. “Quien almuerza con la arrogancia infinita, cena con la humildad” Símón Bolívar. Esto, afortunadamente, le está pasando a occidente, y en especial a esta chapera Europa.

  11. Mucho para debatir.
    El orden está dado por los números.No por importancia….esa globalización con la q concluyó me genera muchas preguntas.
    Gracias por atreverse a un análisis

    1. Me interesa poder leer este libro del escritor TOOD, para ver que predice con su gran analisis de sabiduria e historia la decadencia de Occidente basicamente enmarcada en el mercado de la muerte y la codicia por mantener al mundo dominado y cegado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.