Andrew Pettegree: Para bien o para mal. Los libros y los conflictos bélicos

Tratándose de libros de del profesor Andrew Pettegree, esta bitácora no podía faltar. Hablamos años ha de su obra sobre la invención de la noticia, así como –de pasada– sobre su trabajo sobre las bibliotecas. Este año vuelve de nuevo, con una obra titulada The Book at War. How Reading Shaped Conflict and Conflict Shaped Reading (Profile Books). Además, tenemos coincidencia casera, dado que Ana Martínez Rus acaba de publicar Artillería impresa. Frentes editoriales y trincheras de papel en la guerra civil (Comares).

Así empieza el libro de A. Pettegree:

“La semilla de la idea que se convirtió en este libro se plantó, apropiadamente, durante una visita al Museo Imperial de la Guerra de Londres en 2017. Me había pasado por allí para ver una exposición sobre la conservación del arte, incluida la propia colección del museo, al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, cuando se trasladó fuera del alcance de los bombardeos previstos. Como historiador de los medios y la comunicación, esto me hizo pensar: ¿qué pasó con sus libros? En los setenta y cinco años transcurridos desde la guerra, se ha prestado mucha más atención a la conservación, el saqueo y la restauración de obras de arte que a la de libros.  Hay buenas razones para ello: mientras que las obras de arte son individuales, reconocibles y a menudo extremadamente valiosas, las colecciones de libros desplazadas por la guerra contenían mucho de mundano, a menudo copias de obras publicadas en muchos miles de ejemplares. Incluso cuando se puede identificar al propietario mediante una placa, una firma o un sello de la biblioteca, los libros suelen tener poco más que un valor sentimental.

Sin embargo, en el siglo XX, las reservas de libros de Europa y de muchos países asiáticos atravesaron un periodo de turbulencias sin precedentes en la historia mundial. Las bibliotecas fueron destruidas, al igual que decenas de miles de colecciones privadas, e incluso cuando sobrevivieron, los vencedores se apropiaron de ellas. Muchas cosas nunca se devolvieron. Berlín, Varsovia, Minsk, Múnich, Kassel: las bibliotecas de estas ciudades, con sus ejemplares únicos de los primeros libros impresos, partituras musicales y manuscritos, nunca volverán a ser las mismas. Esta es la historia de las bibliotecas en guerra que se ha contado a menudo: destrucción gratuita, mitigada por valientes intentos de mantener el espectáculo en marcha. En todas partes, valientes bibliotecarios trabajaron incansablemente para salvar sus colecciones de los bombardeos o de las depredaciones de la potencia ocupante.

Con estas imágenes grabadas en la memoria, muchos simpatizarían con un relato que presenta la destrucción de las bibliotecas como una tragedia humana y cultural. Cualquiera que lea estas palabras ya valora los libros; somos gente de libros. Tendemos a asumir que los libros y la cultura literaria tienen un impacto positivo en el mundo, informando, iluminando, ayudando a la causa del progreso. La quema de las bibliotecas judías de Polonia por los nazis fue un intento de borrar todo su patrimonio cultural y, de hecho, se llevaron por delante muchas obras irremplazables. Para quienes se preocupan por la cultura literaria, esta humillación deliberada por parte de los alemanes, ellos mismos un pueblo que veneraba los libros, fue una daga en el corazón. Este libro reconoce y revisa estas atrocidades. Pero también se pregunta si el bombardeo de bibliotecas, la destrucción de libros, fue siempre una tragedia.

En 1931 se tomó la decisión de construir una nueva biblioteca para la Universidad de Oxford con el fin de almacenar su creciente colección. Cuando estalló la guerra en 1939, estaba casi terminada, pero aún no llena de libros. La Nueva Bodleian se puso inmediatamente a disposición de diversos trabajos de guerra. Albergaba la fototeca del Almirantazgo, que servía de enlace con la sede de la Inter-Services Topographical Division, destinada a coordinar las actividades cartográficas entre los servicios y alojada en la Escuela de Geografía. La Nueva Bodleian acogió al Royal Observer Corps y a la Educational Books Section of the Red Cross, con su servicio esencial de suministro de libros a los prisioneros de guerra aliados. Muchas bibliotecas universitarias y colecciones de fuera de Oxford utilizaron sus profundas bóvedas para albergar sus mayores tesoros, pero también lo hizo el Servicio de Transfusión de Sangre, que almacenó plasma para el desembarco de Normandía. Es difícil no admitir que, con esta serie de trabajos de guerra, la Nueva Bodleian era un objetivo de guerra legítimo. Lo mismo podría decirse de la inigualable colección de mapas de la Royal Geographical Society de Londres, o de las colecciones científicas de la Universidad Técnica de Berlín en Charlottenburg, recursos cruciales en la batalla de la ciencia. Sus 250.000 volúmenes se perderían, en efecto, todos a causa de los bombardeos de 1943. Y mientras seguimos llorando el ataque de Coventry, que destruyó gran parte de la ciudad, también se llevó por delante la importante colección de literatura técnica de la biblioteca pública, un recurso fundamental para las industrias de guerra de West Midlands.

Tampoco todos los libros son buenos libros. ¿Debemos lamentar la pérdida de los 9 millones de ejemplares del Mein Kampf de Hitler que circulaban por Alemania en 1945, o los 100 millones de ejemplares del Pequeño Libro Rojo de Mao destruidos cuando su culto retrocedió? ¿Qué decir de Clausewitz, cuya persecución clara de la victoria aplastante desterró los últimos vestigios de respeto caballeresco por el enemigo y abrió el camino a una guerra que apenas distinguía entre combatientes y civiles? Las mismas cualidades que a menudo se celebran en la literatura -su universalidad, accesibilidad, la capacidad de llegar a muchas vidas con una idea o una narración inspiradora- también permitieron la propagación de ideologías odiosas, ya que los libros se tergiversaron para hacer propaganda o se explotaron para causar daño a enormes franjas de la población del adversario. Además de destruir las bibliotecas judías, los nazis les atribuyeron un gran valor, creando nuevas y vastas colecciones para comprender a sus enemigos. Este extraño proyecto es, de hecho, la razón por la que finalmente sobrevivieron tantos libros judíos.

Al escribir este libro, me basé en tres fuentes principales: los libros sobre la guerra, los libros generados por la guerra y material de archivo consistente en cartas, memorandos y diarios contemporáneos relacionados con la experiencia de la lectura en tiempos de guerra, la administración de la edición en tiempos de guerra y el desplazamiento de las bibliotecas. Esto abarca muchos cientos de estudios históricos y otros tipos de impresos contemporáneos. Debo dejar claro que cuando hablamos de libros en este texto, vamos mucho más allá de los libros de tapa dura y los nuevos libros de bolsillo que transformaron la lectura en tiempos de guerra a partir de la década de 1930. Las naciones beligerantes emplearon toda la gama de medios impresos: libros, panfletos, publicaciones científicas, revistas, periódicos, folletos y anuncios de gran formato. El intento de minar la moral de las tropas enemigas disparando proyectiles llenos de octavillas instándolas a rendirse puede parecer desventurado y cómico, pero el lanzamiento de octavillas era una parte importante de la guerra aérea. Los panfletos que avisaban a los ciudadanos franceses y alemanes de un bombardeo o una descarga de artillería inminentes permitían a algunos huir y salvar la vida. Sin letra impresa, las jerarquías se disolvían. Cuando, en abril de 1945, los ciudadanos que vivían en las ruinas de Berlín se enfrentaron a dos pancartas de cartón, pulcramente escritas a mano y firmadas por “Hitler” y “Goebbels”, los terribles castigos que amenazaban fueron ignorados. Sin la autoridad de la letra impresa, la escritura parecía patética e inconsecuente. Un espectador resumió el desdén general: “Bueno, mira a lo que han llegado esos dos”.

En este libro se analizan todos estos medios impresos, entre otras cosas porque estaban muy interconectados (…)”

©  Andrew Pettegree /  Profile Books Ltd



Citar este post
Anaclet Pons (2023, 13 diciembre). Andrew Pettegree: Para bien o para mal. Los libros y los conflictos bélicos. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 29 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/mz9g

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.