Nathan Perl-Rosenthal: La revolución no es cosa de un día. Historia generacional de las revoluciones atlánticas (1760-1820)

Nos detenemos hoy en una de las obras más esperadas del año en curso, al menos a juzgar por lo que señalaron el pasado diciembre los editores de Foreign Policy.  Y quizá no les falte razón, me atrevería a decir. Se trata del nuevo libro del historiador Nathan Perl-Rosenthal, honrado por su primera monografía con el Gilbert Chinard Book Prize que anualmente concede la  Society for French Historical Studies. Lo que nos llega ahora es su segundo volumen, más ambicioso, nutrido como se verá con el alimento de su paso por tierras europeas: The Age of Revolutions. And the Generations Who Made It (Basic Books).

Desde hace algún tiempo, el profesor Perl-Rosenthal se ha ido prodigando en presentaciones y seminarios, algunos de los cuales se cuentan entre los más selectos de nuestra profesión.  Así ha estado preparando la aparición de la monografía, algo que ha complementado con un breve ensayo publicado en The Atlantic.  Nosotros nos quedaremos con algunos párrafos de la introducción:

“La larga vida de John Adams comenzó en un mundo y terminó en otro. El año en que nació, 1737, un puñado de reyes gobernaba la mayor parte de Europa y buena parte de la masa continental americana. Creció en un mundo de imperios construidos en torno a jerarquías políticas y sociales que diferenciaban a los gobernantes de los gobernados. Cuando Adams murió en 1826, una serie de revoluciones a ambos lados del Atlántico habían barrido gran parte de este antiguo régimen: las revoluciones estadounidense, francesa y haitiana; los movimientos independentistas hispanoamericanos; y una multitud de levantamientos menores. El mundo que crearon era uno en el que las repúblicas y los derechos individuales, aunque no necesariamente la igualdad, estaban en auge. Variaron en su alcance y objetivos, pero los contemporáneos vieron unidad en su diversidad: Thomas Paine, escritor y legislador, habló en nombre de muchos cuando definió el periodo como una única “era de revoluciones” .

Las revoluciones de la época fueron una obra de luces y sombras. Destrozaron los imperios que habían bordeado el océano Atlántico, creando docenas de nuevos Estados, pero lo hicieron en parte a través de una serie de guerras destructivas. Los reyes de Francia, Norteamérica, España y gran parte de Europa occidental y central fueron derrocados, al menos temporalmente, y en su lugar surgieron regímenes republicanos. Estos gobiernos, basados en la soberanía del pueblo, dieron a la población una nueva voz en la política, aunque la mayoría excluían a las mujeres y a los no blancos de la ciudadanía plena. Los líderes de las nuevas naciones no pocas veces utilizaron las elecciones para ganar y conservar el poder dictatorial. Y aunque algunos revolucionarios desafiaron la institución de la esclavitud, ésta persistió y aumentó en muchas jurisdicciones.

Un archipiélago de papeles repartidos por tres continentes documenta la vida de los protagonistas de las revoluciones. Por ejemplo, Louis-Augustin Bosc, nacido en Francia cuando Adams tenía veintidós años. Sus diarios y cartas, conservados en dos bibliotecas parisinas de techos altos, cuentan la historia de una profunda amistad con los líderes de la Revolución Francesa y de una lucha de décadas por encontrar su camino después de que fueran asesinados durante el Terror. O María Rivadeneyra, priora de un convento de Perú. Su historia está escrita en gruesos legajos en el Archivo General de Indias de España y en delgados expedientes en archivos de una sola sala en Cuzco. En 1780, mientras Adams viajaba por Europa como emisario de los Estados Unidos revolucionarios, la  Madre María sopesaba si apoyar o no una rebelión masiva liderada por nativos. Tres décadas más tarde, su sobrino participó en algunos de los primeros movimientos hacia la independencia hispanoamericana. Lo que queda de Marie Bunel es una caja de papeles de negocios perfectamente organizados, guardados en la colección de otra familia en un archivo de Filadelfia. Nacida en la esclavitud en la isla francesa de Saint-Domingue, se convirtió en una comerciante de éxito bajo el Antiguo Régimen y en confidente de Toussaint Louverture, el principal líder de la Revolución haitiana.

Cómo estos individuos y otros revolucionarios transformaron el mundo político es el tema de este libro: la primera historia de la era de las revoluciones que abarca todo el periodo comprendido entre las décadas de 1760 y 1820 a ambos lados del Océano Atlántico. Aunque ninguna historia puede pretender ser exhaustiva, mi objetivo es comprender la era de las revoluciones en su conjunto, tanto geográfica como temporalmente. Este fue el reto que plantearon hace más de seis décadas dos grandes historiadores de la época, R. R. Palmer y Eric Hobsbawm. Demostraron que para comprender el papel del periodo en procesos históricos más amplios, desde el auge de la democracia hasta la aparición del capitalismo, había que mirar más allá de una sola revolución. Pero sus libros, aunque fundamentales, no son la última palabra. Desde la aparición del segundo volumen de Palmer en 1964 se ha acumulado una enorme cantidad de nuevos conocimientos sobre la época revolucionaria, especialmente sobre la gente corriente y la cultura revolucionaria. Ambos historiadores también despreciaron dos regiones, el Caribe e Hispanoamérica, que desempeñaron un papel crucial en el desarrollo de la época revolucionaria. Yo sigo el camino que Palmer y Hobsbawm trazaron pero que ellos mismos no recorrieron del todo: una historia que atraviesa todo el periodo de sesenta años, a ambos lados del Atlántico, a través de las clases sociales.

Mostrar cómo se organizaron y movilizaron políticamente los revolucionarios es el centro de la historia que relato. (…)

(…)

De esta historia generacional de las revoluciones atlánticas se desprenden tres ideas principales, que también pueden servir de lección en la actualidad. Una es, sencillamente, que no debemos esperar que el cambio político radical se produzca rápidamente. (…) Creer en esta fantasía de revolución instantánea tiene consecuencias significativas, la más perjudicial de las cuales es la pérdida potencial de fe en la posibilidad del cambio si la transformación no llega tan rápido como se esperaba.

(…)

Una segunda consecuencia del argumento de este libro es que los estudiosos deben replantearse el lugar especial que concedemos a las revoluciones estadounidense y francesa en la historia de la política moderna. Estas revoluciones suelen celebrarse por haber inventado el modelo de Estado-nación democrático-republicano estable que domina nuestro mundo. Según esta interpretación, la independencia hispanoamericana y la Revolución haitiana formaban parte de una segunda oleada de revoluciones del “Atlántico Sur”, más autocráticas y menos estables.  Este argumento es difícil de sostener dentro del marco generacional más amplio de la era revolucionaria que propongo en este libro. (…) Fueron los movimientos revolucionarios posteriores a 1800, impulsados por una nueva generación con una visión socialmente más flexible, los que consolidaron los logros revolucionarios de la primera fase, aunque con un importante sesgo antiliberal.

En tercer lugar, este libro ofrece una historia antiexcepcionalista de la era de la revolución. El “excepcionalismo”, la idea de que una de las revoluciones del periodo fue excepcionalmente importante o singularmente transformadora, ha sido un compañero constante de la historia revolucionaria desde sus inicios. (…)

Una perspectiva generacional debería hacernos cuestionar cualquier versión excepcionalista de la época revolucionaria. Los revolucionarios de finales del siglo XVIII y principios del XIX luchaban sin duda por crear un mundo nuevo. Pero para concretar las ideas revolucionarias, para darles realidad, tuvieron que trabajar a través de prácticas cotidianas: marchar, escribir, rezar, comer. La inevitable imbricación de teoría y práctica, visión y realidad, significó que en todos los lugares donde la revolución se afianzó durante esos sesenta años, las formas fantasmales de las viejas prácticas persistieron dentro del cuerpo de la nueva política. Sin duda, los fantasmas de la esclavitud y los prejuicios raciales persiguieron a la Revolución Americana. Cada una de las revoluciones de la época se vio ensombrecida por su propio Antiguo Régimen, por los hábitos y formas de ver el mundo de sus protagonistas. Esa tensión sigue siendo tangible y probablemente irresoluble: una fisura duradera en los cimientos de las revoluciones atlánticas, sobre los que se construye nuestro mundo político moderno”.



Citar este post
Anaclet Pons (2024, 8 abril). Nathan Perl-Rosenthal: La revolución no es cosa de un día. Historia generacional de las revoluciones atlánticas (1760-1820). C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 29 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/w6hr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.