Michel Winock: Egohistoria

No creo que a estar alturas sea necesario hablar de la egohistoria,  pues incluso la wikipedia nos ofrece una suficiente presentación de esta perspectiva historiográfica. Si no parece bastante,  podemos acudir a los muchos y variados comentaristas que la han tratado. Por ejemplo, a Jaume Aurell,  quien hace unos años -conmemorando el trigésimo aniversario de la publicación, en 1987, de Essais d’ego-histoire de Pierre Nora- señalaba que, en su “opinión, los dos precedentes más cercanos, y quizá los más brillantes, de la egohistoria fueron los que nos brindaron Fernand Braudel y Philippe Ariès“. Añadía que este último “aunque todavía no podía llamar a su obra “ego-historia”, estableció los paradigmas fundadores de este nuevo subgénero de la autobiografía. Había decidido presentar en forma de libro las reflexiones que le habían inspirado largas conversaciones con Michel Winock, y esta valiente decisión fue indudablemente transgresora”. Luego, Nora adoptaría esta idea y la difundiría “con éxito en la comunidad historiográfica internacional”.

Bien, pues ahora le corresponde a Michel Winock tomar el testigo, y lo hace en Ego-histoire (Bouquins) . Y no es que sea neófito en la materia, porque desde su adolescencia había llevado un diario y tal exploración de su yo le condujo a exponer una parte del mismo en, por ejemplo, Les frontières vives (Seuil) y le llevó también a componer Jeanne et les siens (Seuil), un relato familiar empleando el diario de su hermano mayor, fallecido en 1944. Por si fuera poco, ha publicado dos volúmenes de su bitácora personal, uno que cubre el período 1958-1981 y otro que le sigue hasta 1995. A su vez, eso le ha servido para componer un volumen adicional, Jours Ancients (Gallimard).

En fin, el volumen, que  sobrepasa las mil páginas, recoge lo dicho en otras ocasiones  y añade otras partes. Así lo presenta el editor:

“A una docena de los historiadores más destacados de los años ochenta se les pidió que se vieran a sí mismos como objeto de estudio de su propia disciplina, en un momento dado de la evolución de la humanidad. Pierre Nora llamó a estas autodescripciones ensayos de “ego-historia”, y es bajo este título que Michel Winock ha reunido cinco de sus obras más personales.

Enriquecidos con capítulos inéditos, estos libros comparten un enfoque autobiográfico e incluso intimista. Los dos primeros, Jeanne et les siens y Jours anciens, están dedicados a los recuerdos de infancia y juventud del autor, situados en su contexto histórico. Les sigue La République se meurt, que relata el hundimiento de la IV República y el regreso al poder del General de Gaulle desde el punto de vista de un joven militante. También como testigo despliega su Chronique des années 1960, cuando tenía veinte años. El quinto y último texto, Parlez-moi de la France, es el resultado de una experiencia pedagógica en la Rusia posterior a Gorbachov y anterior a Putin: cómo hacer un retrato del propio país en respuesta a las peticiones de estudiantes que acaban de salir del régimen soviético.

Decir “yo” no exime del deber de sinceridad y autenticidad, pero libera al escrito de la restricción profesoral. Se vuelve más personal, más colorista, más sensible. No estamos leyendo una novela, sino relatos que también pertenecen al género literario. Tanto la emoción como la razón desempeñan su papel”.

©  Lisez!,



Citar este post
Anaclet Pons (2024, 1 abril). Michel Winock: Egohistoria. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 29 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/w50v

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.