Estados Unidos: Los orígenes del primer imperio del Pacífico

Hace ya casi un lustro presentábamos aquí un interesante volumen titulado How to Hide an Empire: A History of the Greater United States (Farrar, Straus and Giroux), en el que el historiador Daniel Immerwahr relata la fascinante historia de los Estados Unidos fuera de su territorio tradicional. Pues bien, he aquí un complemento obligado en manos de sus colegas politólogos Miles M. Evers y Eric GrynaviskiThe Price of Empire. American Entrepreneurs and the Origins of America’s First Pacific Empire (Cambridge UP).

Así nos lo presentan: 

“En las décadas de 1850 y 1860, Estados Unidos dio sus primeros y cautelosos  pasos hacia el desarrollo de un imperio de ultramar en el Pacífico. Al final, el imperio ayudaría a Estados Unidos a derrotar a Japón durante la Segunda Guerra Mundial. Las batallas más sangrientas y tristemente célebres de la Guerra del Pacífico se libraron en las posesiones obtenidas por los imperialistas estadounidenses. Los primeros disparos estadounidenses de la guerra se efectuaron en Pearl Harbor; la primera gran invasión de territorio estadounidense tuvo lugar en Filipinas; la primera gran victoria estadounidense se produjo en Midway; y Samoa era un eje de la línea de comunicación aliada, que iba de Hawai a Fiyi, para seguir abasteciendo a las fuerzas estadounidenses en Australia. Para los pensadores estratégicos estadounidenses, las islas eran las bases avanzadas que mantenían a los estadounidenses luchando en el Pacífico, en lugar de en la costa oeste. Miles de personas murieron -tanto estadounidenses como japoneses- para atacar o defender las posesiones de Estados Unidos.

El Imperio estadounidense del Pacífico, se mire por donde se mire, era grande e importante. Incluía grandes poblaciones en Filipinas, Hawai y Samoa. En aquella época, Filipinas contaba con más de siete millones de habitantes y Hawai con unos 154.000. Esto hacía que Filipinas tuviera aproximadamente el tamaño del estado de Nueva York, que era el mayor estado de EE.UU. por población. Hawai, aunque mucho más pequeño, era por sí solo mayor que varios territorios y estados de EEUU, como Arizona y Wyoming. El tamaño geográfico del Imperio estadounidense del Pacífico era aún mayor. El océano Pacífico cubre el 32% de la superficie terrestre. Estados Unidos adquirió su parte septentrional con la compra de Alaska y compitió por posesiones en su borde occidental y en el centro, supervisando un territorio casi tres veces mayor que el territorio continental de Estados Unidos.

La década de 1940 puede haber demostrado el valor estratégico del Pacífico, pero no era evidente a los ojos de sus arquitectos casi un siglo antes. Durante la mayor parte del siglo XIX, pocos de los que viajaban a las islas eran lo bastante imaginativos como para prever la Segunda Guerra Mundial. De hecho, Estados Unidos empezó a adquirir territorio antes de la Restauración Meiji, cuando Japón aún era feudal y no se había industrializado. A los ojos del siglo XIX, las islas carecían prácticamente de valor para el ejército estadounidense y eran insignificantes para su economía. Sin embargo, el imperio crecía cada década. En la década de 1840, ciudadanos estadounidenses ayudaron a dirigir el gobierno hawaiano, tratando de encauzar el rumbo hacia una eventual anexión. Los primeros territorios se tomaron en la década de 1860 e incluían lugares como la isla de Midway. En la década de 1880, el gobierno estadounidense ayudaba directamente a supervisar los asuntos de Samoa, en un condominio imperial con los gobiernos británico y alemán. Y en la década de 1890, Estados Unidos empezó a anexionarse formalmente territorio y a gobernar sobre millones de personas en Filipinas.

¿Por qué Estados Unidos desarrolló un vasto imperio en el Pacífico, especialmente tan pronto en el desarrollo de la nación? La opinión generalizada entre los historiadores es que las fuerzas internas del territorio continental de Estados Unidos ansiaban expandirse. Los fabricantes y agricultores estadounidenses buscaban mercados para sus productos, las iglesias querían llevar el cristianismo a los isleños del Pacífico y la Armada necesitaba puestos avanzados para futuras guerras. Estos puntos de vista ponen de relieve cómo las poderosas fuerzas de la expansión se organizaron y presionaron a los expansionistas en la Casa Blanca y el Senado.  Los estudiosos de las Relaciones Internacionales (RI) coinciden, poniendo a Estados Unidos como ejemplo de temas más amplios. Los realistas, como John Mearsheimer, sostienen que las pautas de la expansión estadounidense están relacionadas con las necesidades de una potencia en crecimiento, y califican a Estados Unidos durante ese periodo de “ejemplo” del realismo; otros hacen hincapié en cómo la conquista es rentable, lo que hace que la expansión sea provechosa; y otros hacen hincapié en el Destino Manifiesto y en cómo éste afectó a la política exterior estadounidense. 

Este libro presenta una visión diferente de los orígenes del Imperio del Pacífico estadounidense. Argumentamos que el auge de las materias primas fue la base del imperialismo estadounidense. Presentamos tres argumentos centrales. En primer lugar, los políticos estadounidenses tenían poco interés en desarrollar un Imperio del Pacífico antes de 1899. (…) Este libro se basa en esta asunción convencional: Ningún gran lobby imperial metropolitano impulsó la expansión en las décadas de 1870 y 1880.

El segundo argumento es que los pequeños empresarios fueron los actores clave en la creación del Imperio del Pacífico estadounidense. Salieron al extranjero por sus intereses económicos. (…)

El tercer argumento es que el curso del imperialismo estadounidense cambió en 1899. La estructura de la economía y el Estado estadounidenses cambió drásticamente a lo largo del siglo XIX. (…)

La transición de 1898 -la guerra hispano-estadounidense- adquiere un nuevo significado desde este punto de vista. Nuestro argumento central es que, hasta 1898, la bandera siguió al empresario a través del Pacífico. Nos referimos a este periodo como el Primer Imperio del Pacífico. Comprendía un centenar de islas, entre ellas las de Hawai, Samoa y las de la Guano Act, la más famosa de las cuales era la isla de Midway. La era del pequeño empresario comenzó con la entrada de Estados Unidos en el Pacífico a principios del siglo XIX y terminó hacia 1899. Los pequeños empresarios tuvieron éxito durante este periodo porque el Estado era débil, las relaciones de presión eran informales y la Marina no estaba profesionalizada. Este es el periodo que se describe principalmente en este libro. En la conclusión, pasamos al Segundo Imperio del Pacífico, que comenzó con los primeros disparos de la guerra hispano-estadounidense. Al final de la guerra, Estados Unidos adquirió nuevas grandes posesiones, entre ellas Filipinas y Guam, y los empresarios empezaron a seguir a la bandera. Pocos empresarios estadounidenses precedieron al ejército de Estados Unidos a estos lugares, pero sí le siguieron. Esto dio lugar a un imperio naval: el patrioterismo se fusionó con los intereses económicos para impulsar a Estados Unidos a crear colonias militares en el extranjero.

(…)”.

© Miles M. Evers & Eric Grynaviski / Cambridge University Press 



Citar este post
Anaclet Pons (2024, 6 mayo). Estados Unidos: Los orígenes del primer imperio del Pacífico. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 13 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/11n2x

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.