Sarah Wise: Indeseables. El delito de ser pobre y diferente

Presentamos hoy a la historiadora social Sarah Wise, una premiada estudiosa con un interesante puñado de libros a sus espaldas, todos ellos de factura más o menos similar: The Italian boy: Murder and Grave Robbery in 1830s London, The Blackest Streets: The Life and Death of a Victorian Slum o el sorprendente Inconvenient People: Lunacy, Liberty and the Mad-Doctors in Victorian England.

Pues bien, ahora nos presenta una especie de continuación de este último, un volumen titulado The Undesirables: The Law that Locked Away a Generation (Oneworld). Pero hay diferencias. Si en el anterior libro nos mostró que no había que hacer mucho en el siglo XIX para que a uno le encerraran como lunático, sobre todo si se disponía de un generoso saldo bancario,  y que, más aún, en varios de los casos estudiados, eran las mujeres las que promovían ese encierro, ahora las cosas se dispersan mucho más y afectan a la juventud díscola. Aquí aparecen “mujeres con hijos nacidos fuera del matrimonio; adolescentes rebeldes sorprendidos robando en tiendas; personas con epilepsia, deficiencias auditivas y enfermedades crónicas que habían tenido dificultades en la escuela; y muchos que simplemente eran `diferentes´”.  Unos y otras quedaron “apartados por la fuerza de sus familias y confinados en un mundo de sombras de centros especializados en el campo, fueron ocultados y olvidados: fuera de la vista, fuera de la mente”.

Y esto nos dice en el breve prólogo:

“A finales de la década de 1940, el National Council for Civil Liberties anunció que unos cincuenta mil jóvenes estaban internados en instituciones por ser «deficientes mentales». Los jóvenes no habían recibido ningún diagnóstico psiquiátrico, no se les ofrecía ningún tratamiento, la mayoría no había cometido ningún delito y no había límite de tiempo para su internamiento. El NCCL declaró: “Los casos de detención bajo las leyes de deficiencia mental serán un shock para todos. Hay, entre el público en general, poco conocimiento del Mental Deficiency Service. Constituye uno de los escándalos sociales más graves del siglo XX. Es casi increíble que estos casos puedan darse hoy en Inglaterra”. El treinta por ciento de las personas certificadas como deficientes mentales llevaban recluidas entre diez y veinte años, y el cinco por ciento, más de treinta.

The Undesirables es mi relato de cómo se llegó a esta situación y un intento de reconstruir fragmentos de las experiencias de quienes sufrieron este tipo de internamiento.

En los primeros capítulos que siguen, exploraré una serie de «pánicos» que se entrelazaron y crearon el terreno en el que arraigó la Mental Deficiency Act. La Ley de 1913 permitía a las autoridades locales identificar a los niños y jóvenes que consideraban incapaces de comportarse bien: por lo general, jóvenes gamberros y ladrones reincidentes; chicas que habían dado a luz a un hijo ilegítimo; y cualquiera que pareciera incapaz o desinteresado en trabajar, ganarse la vida y vivir de forma independiente. En algunas localidades, el funcionario del ayuntamiento encargado de las deficiencias mentales era conocido como el «cazador de ratas». Sin embargo, una verdad incómoda es que los padres y familiares eran a menudo los principales impulsores de que un joven difícil o desafiante fuera internado en una institución.

Este no es un libro sobre discapacidades mentales/dificultades de aprendizaje, sino sobre individuos internados por razones sociales o «morales» bajo la nueva categoría de «imbécil moral», introducida en la Ley de 1913. Se trataba de un diagnóstico por el cual los niños y adolescentes que parecían mostrar tendencias antisociales podían ser enviados a «colonias» segregados por sexos de por vida. El objetivo era evitar que engendraran la siguiente generación de británicos indeseables. En palabras del destacado eugenista Alfred Tredgold: «Hay que impedir su propagación». Fue lo más cerca que estuvo este país de una campaña de reproducción selectiva. Esta forma de detención preventiva -de por vida- no tenía precedentes en Inglaterra. The Undesirables narra cómo llegó a aprobarse la Mental Deficiency Act en vísperas de la Primera Guerra Mundial, y cómo semejante ataque a la libertad personal obtuvo la aprobación parlamentaria, y cómo los temores eugenistas a la «degeneración» se impusieron. En poco más de una década, Inglaterra había pasado de una idealización de la libertad personal al polo opuesto: conceder al Estado el poder de detener a alguien de por vida por la suposición de lo que pudiera hacer en el futuro, en lugar de por un delito probado ante un tribunal.

No está claro si los imbéciles morales son simplemente personas que carecen de un sentido moral inherente (si es que tal cosa existe, lo que se discute acaloradamente), o si la inadecuación moral tiene que ir unida a un defecto mental subyacente. ¿Podría describirse correctamente el «desarrollo emocional incompleto» como un problema biológico? Resultaba desconcertante que tal vez la mayoría de los que eran encerrados como «imbéciles morales» mostraran pocas pruebas claras de problemas de aprendizaje, por lo que el diagnóstico tendía a ser un juicio personal por parte de un médico. De hecho, en 1950 dos psicólogos tomaron una muestra aleatoria de cien pacientes de un gran hospital para enfermos mentales y descubrieron que una cuarta parte tenía un coeficiente intelectual de setenta o más (setenta es el límite aceptado entre la inteligencia «normal» y la «subnormal»).

Las personas consideradas «socialmente ineficaces» eran muy vulnerables a ser declaradas defectuosas, incapaces de ocupar el lugar que les correspondía en una nación que requería una mano de obra cualificada, una carga probable para Gran Bretaña en su intento de mantener la preeminencia en un mundo competitivo a escala internacional. Se les consideraba un freno, y además caro, ya que abarrotaban asilos, prisiones y reformatorios; y también se suponía que frenaban a sus propias familias y comunidades.

La Mental Deficiency Act sigue resonando en nuestros días. Muchas personas tienen en su árbol genealógico antepasados que pasaron años encerrados. La sensación de vergüenza que esto puede causar todavía puede ser muy sentida por los descendientes. Cuando llegó la gran era de la excarcelación, a partir de la Mental Health Act de 1959, a menudo se asumió que se trataba de una barbarie decimonónica que se estaba corrigiendo, que había sido instituida por una cultura victoriana famosamente reprimida e hipócrita. The Undesirables pretende acabar con este mito”.

© Oneworld / Sarah Wise


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
Anaclet Pons (20 de junio de 2024). Sarah Wise: Indeseables. El delito de ser pobre y diferente. C L I O N A U T A : Blog de Historia. Recuperado 21 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/11v1r


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.