Todas las entradas de: Anaclet Pons

Occidente, en reformas (1971-2017)

Entre la pléyade de jóvenes académicos que despuntan, ha llegado el momento de reparar en Simon Reid-Henry, geógrafo de formación pero multidisciplinar en su ejercicio.  Así queda reflejado en su reciente Empire of Democracy: The Remaking of the West Since the Cold War, 1971-2017 (Simon & Schuster).

Se nos presenta así:

“La primera historia panorámica del mundo occidental desde la década de 1970 hasta la actualidad, Empire of Democracy es el estudio para aquellos que se preguntan cómo llegamos a donde estamos.

Hace medio siglo, en el apogeo de la Guerra Fría y en medio de una crisis económica mundial, las democracias occidentales se vieron obligadas a experimentar una profunda transformación. Contra lo que algunos vieron como una “crisis de democracia” a gran escala -con disturbios raciales, marchas contra Vietnam y una ola de descontento de los trabajadores que llevó la crisis de una nación a otra-, se ideó un nuevo orden político-económico y el contrato social de la posguerrafue roto y reescrito.

En esta narración épica de los acontecimientos que han moldeado nuestros propios tiempos, Simon Reid-Henry muestra cómo la democracia liberal, y la historia occidental con ella, se reimaginó profundamente cuando terminó la Edad de Oro de la posguerra. A medida que se reinventaron las instituciones del gobierno liberal, surgió una nueva generación de políticos: Thatcher, Reagan, Mitterrand, Kohl. Los buenos tiempos de finales del siglo XX que ellos supervisaron llevó triunfalmente a las democracias occidentales a la victoria en la Guerra Fría y al auge económico de la década de 1990. Pero igualmente los condujo al fiasco de Irak, al gran drama de la crisis financiera en 2007/8 y, en última instancia, al surgimiento antiliberal de nuestros propios tiempos.

La crisis actual del liberalismo nos obliga a revisar estas décadas aún sin guión. La era que todos hemos estado viviendo se está cerrando, la democracia está girando sobre su eje una vez más. Como esta historia panorámica nos recuerda conmovedoramente, las elecciones que hacemos sobre el futuro requieren que primero lleguemos a un acuerdo sobre dónde hemos estado.”

Y así empieza el capítulo 11, “Farewell to all That“:

“En un vuelo nocturno, turbulento y solitario a través del país en el Air Force One en septiembre de 1995, el presidente Clinton “regresó a la cabina de prensa”, informó uno de los periodistas presentes, y confió al resto le parecía que el país estaba en una especie de “bajón”; no bloqueado, ni mucho menos, sino fuera de lugar. También en Europa, entre la nueva prosperidad, no se podía negar la sensación casi palpable de que la vida pública de alguna manera había perdido su alma. Algo extraño había sucedido en medio del dividendo de la paz posterior a la Guerra Fría y lo que para muchos occidentales, en el apogeo de la década de 1990, fue el boom económico del siglo. La confianza en la democracia no se estaba fortaleciendo; estaba menguando lentamente.

Un indicador básico de estas preocupaciones subyacentes fue una erosión cada vez mayor de la confianza civil. En 1964, el 78 % de los estadounidenses creía que podía “confiar” en Washington para hacer lo correcto; para 1994 ese número había caído a solo el 19 %. De hecho, no fue solo el sistema, sino sus representantes quienes se enfrentaron a un declive histórico de la fe popular. La fe en los principios democráticos se mantuvo firme, pero las encuestas colocaron repetidamente a los políticos y a los partidos políticos en bajos niveles de confianza. Incluso en Suecia, donde el 60 % de los encuestados en un estudio electoral en 1968 dijo que pensaba que los partidos políticos estaban interesados en las opiniones de las personas, no solo en sus votos, se supo que en 1994 solo el 25 % de los suecos todavía lo pensaba. La disminución en el respeto por la clase política fomentó también una desconexión más general de la política, ya que donde la confianza política era menor, la participación de los votantes también tendía a ser menor. Después de 1990, la participación electoral en las elecciones nacionales disminuyó en casi todas partes, hasta que alcanzó su promedio más bajo en la posguerra, el del 62% en 2001. Los sondeos políticos también relataron lo suyo: a partir de la década de 1990, cada vez menos personas estuvieron dispuestas a participar en ellos”

(…)”.

Lo cual debería complementarse con el volumen La luz que se apaga (Debate), de Ivan Krastev y Stephen Holmes, un libro sobre “cómo el liberalismo ha terminado siendo víctima del éxito proclamado en la Guerra Fría”.

© Simon & Schuster, Inc. 

Vidas y obras de Lewis Namier

Este pasado año, la plataforma OpenAthens (parte de Jisc) publicó su selección de editores digitales con mejores servicios para el usuario:  las secciones correspondientes de Bloomsbury, Cambridge, Emerald, Manchester  y  Michigan. En el caso de la penúltima, sus plataformas manchester hive y manchester openhive.

Pues bien, para que los lectores puedan comprobarlo, nos detendremos en uno de los volúmenes que esta última ha publicado y que, por lo demás, ha sido considerado uno de los mejores libros del último año en el campo de la historia: Conservative revolutionary. The lives of Lewis Namier, obra de D. W. Hayton.

Así empieza el prólogo:

“Pocos historiadores en la Gran Bretaña del siglo XX fueron tan conocidos en vida como Sir Lewis Namier. Aclamado en la década posterior a la Segunda Guerra Mundial como “el mejor historiador de Inglaterra”, Namier produjo libros y ensayos genuinamente originales y muy influyentes, en particular sobre la política inglesa en la década de 1760, pero que también abarcaban la historia de Europa en los siglos XIX y XIX. Siglos XX. Más de cincuenta años después de su muerte en 1960, todavía puede ser leído por placer y beneficio. Si bien las obras producidas por sus contemporáneos a menudo parecen piezas de museo, su escritura conserva la nitidez y la inmediatez. Su estilo epigramático continúa generando admiración, a veces de lugares poco probables.También le dio una nueva palabra al idioma inglés: to Namierise, generalmente definido como el estudio de las instituciones a través de la biografía colectiva, o prosopografía, de sus miembros.

Hoy Namier no solo es sinónimo de una técnica histórica particular, sino también de una forma de entender el mundo: la creencia de que las cosas que importan en la sociedad son los pensamientos y las acciones de las élites más que las opiniones de la población en general, así como una visión de la política en la que los asuntos a debate no son esencialmente importantes, los principios encubren el interés propio y quienes ingresan a la vida pública lo hacen en pos de una ventaja personal y material. Esta es una exageración, si no una distorsión total, de la visión de Namier sobre la naturaleza de la psicología humana y de las relaciones humanas, pero ha alcanzado una aceptación tan amplia como para convertirlo en un héroe para los conservadores sociales y políticos, y casi una figura demoníaca para los de la izquierda, como el ex primer ministro Gordon Brown, que estuvo cerca de atribuir el declive del concepto de servicio público en Gran Bretaña de Margaret Thatcher a la influencia perniciosa de la “escuela histórica de Namier, que sugiere que todo tiene menos que ver con las ideas y las preocupaciones populares que con las maniobras de las élites”.

Igualmente, Namier sigue siendo una figura controvertida entre los historiadores académicos, siendo tal vez más a menudo denigrado que alabado, pero aún considerado como un Goliat que debe ser derrocado. En particular, para los practicantes de la historia del pensamiento político, se erige como un archienemigo: el hombre que supuestamente declaró que en el discurso político cualquier referencia a las ideas era un ‘disparate’. Para aquellos que estudian la política en acción, se le identifica con un enfoque ahora generalmente considerado como de alcance demasiado restrictivo. El énfasis en su trabajo sobre el Parlamento y sus miembros es fácil de caracterizar como elitista y fuera de lugar dentro de la cultura política de la democracia de masas moderna. Desde la muerte de Namier, los historiadores ingleses han prestado mucha más atención a la “opinión pública”, incluso en aquellas décadas de mediados del del siglo XVIII que constituían su propio dominio, cartografiado con precisión. Sin embargo, su técnica sigue siendo productiva: los historiadores de las instituciones políticas siguen haciendo uso de la biografía colectiva, y no solo en el proyecto en curso sobre Historia del Parlamento, que incorpora el “método Namier”, y con el que estaba estrechamente asociado.

(…)”.

© 2019 Manchester University Press

Una historia social (horizontal) del dormitorio

El arqueólogo y antropólogo británico Brian Fagan, bien conocido entre nosotros, junto con su habitual colega Nadia Durrani, acaban de publicar un ameno volumen titulado What We Did in Bed.
A Horizontal History  (Yale UP).

El editor nos dice:

“Luis XIV gobernó Francia desde su dormitorio. Winston Churchill gobernó Gran Bretaña desde el suyo durante la Segunda Guerra Mundial. Los viajeros solían acostarse habitualmente con completos extraños, y familias enteras compartían camas en muchos hogares preindustriales. Las camas eran artículos caros -y a menudo para mostrar. Tutankamón fue enterrado en una cama dorada, los griegos adinerados fueron enviados al más allá en camas-comedor, y los victorianos fallecidos de clase media eran recostados en una cama en el salón.

En esta historia social que abarca los últimos setenta mil años, Brian Fagan y Nadia Durrani observan el papel infinitamente variado de la cama a través del tiempo. Este era un lugar para el sexo, la muerte, el parto, la narración de historias y la sociabilidad, así como para dormir. Pero quién hizo qué con quién, por qué y cómo podría variar increíblemente según la hora y el lugar. Es solo en la era moderna que la cama se ha transformado en una zona privada y oculta, y su rica historia social se ha olvidado en gran medida”.

Y, para ampliar ese breve, o bien podemos acudir al blog del editor o bien ojear el anticipo publicado en The Conversation, el cual empieza así:

“Groucho Marx bromeó una vez: “Cualquier cosa que no se pueda hacer en la cama no vale la pena”. Se podría pensar que se refería a dormir y tener relaciones sexuales. Pero los humanos, en un momento u otro, han hecho casi de todo en la cama.

Y sin embargo, a pesar del hecho de que pasamos un tercio de nuestras vidas en la cama, son más una ocurrencia tardía.

Ciertamente no pensé mucho en las camas hasta que me encontré hablando de su historia con los ejecutivos de una empresa de colchones. Aprendí que estos humildes artefactos tenían una gran historia que contar, una que tiene 77,000 años.

Fue entonces cuando, según la arqueóloga Lynn Wadley, nuestros primeros antepasados africanos comenzaron a dormir en huecos excavados en los suelos de las cuevas, las primeras camas. Se envolvían en hierbas que repelían los insectos para evitar que las chinches fueran tan persistentes como las de los moteles de hoy.

Gran parte de nuestras camas se han mantenido sin cambios durante siglos. Pero un aspecto de la cama ha experimentado un cambio dramático.

Hoy, generalmente dormimos en habitaciones con la puerta cerrada firmemente detrás de nosotros. Son el último reino de la privacidad. A nadie más le está permitido entrar en ellos, aparte de un cónyuge o un amante.

Pero como muestro en mi próximo libro, “What We Did in Bed“, no siempre fue así.

(,,,)

La estructura de la cama se ha mantenido notablemente consistente: sabemos que los marcos elevados con colchones se usaban en Malta y Egipto hacia 3000 a. C., lo que significa que las personas los han estado usando durante más de 5,000 años.

Las primeras camas egipcias eran poco más que marcos rectangulares de madera con patas y plataformas de cuero o tela para dormir. El extremo superior a menudo estaba ligeramente inclinado hacia arriba. La hierba, el heno y la paja rellenos en sacos o bolsas de tela sirvieron como ásperos colchones durante siglos.

Pero una cosa que ha cambiado es quién ha ocupado la cama. Durante la mayor parte de la historia humana, la gente no le daba importancia a apiñar a familiares o amigos en la misma cama.

El periodista del siglo XVII Samuel Pepys a menudo dormía con amigos varones y calificaba sus habilidades para la conversación. Uno de sus favoritos era el “feliz Sr. Creed”, que brindaba “excelente compañía”. En septiembre de 1776, John Adams y Benjamin Franklin compartieron cama en una posada de Nueva Jersey con solo una pequeña ventana. Adams la mantuvo cerrada, pero Franklin la quería abierta, quejándose de que se sofocaría sin aire fresco. Adams ganó la batalla.

Los viajeros a menudo dormían con extraños. En China y Mongolia, los kangs (plataformas de piedra calentadas) se usaron en posadas ya en el año 5000 a.C. Los invitados suministraban la ropa de cama y dormán con otros turistas.

Acostarse con extraños podía provocar cierta incomodidad. El poeta inglés del siglo XVI, Andrew Buckley, se quejó de los compañeros de cama que “se burlan y balbucean, algunos llegan borrachos a la cama”.

Luego estaba la Great Bed of Ware, una cama enorme mantenida en una posada en un pequeño pueblo del centro de Inglaterra. Construida con roble ricamente decorado alrededor de 1590, la cama de cuatro postes es aproximadamente del tamaño de dos camas dobles modernas. Se dice que 26 carniceros y sus esposas, un total de 52 personas, pasaron una noche en la Gran Cama en 1689.

(…)”.

© 2020 Yale University / The Conversation

Gueto: la historia de una palabra

El pasado septiembre apareció en el mercado un muy interesante libro, Ghetto. The History of a Word (Harvard UP), obra de Daniel B. Schwartz, profesor de Columbia y reputado experto en la historia intelectual, cultural y urbana judía, europea y estadounidense.  El volumen se nos presenta así:

“Justo cuando los judíos europeos estaban siendo emancipados y los guetos en su forma original (espacios cerrados forzosos, diseñados para segregar), desmantelados, el uso de la palabra gueto surgió en Europa y se extendió por todo el mundo. Trazar el curioso camino de esta palabra tan cargada desde su primer uso en la Venecia del siglo XVI hasta el presente resulta ser más que una aventura en lingüística.

Pocas palabras tienen tanta carga ideológica como el gueto. Sus primeros usos se centraron en dos ciudades: Venecia, donde se refería a la segregación de los judíos en 1516, y Roma, donde el gueto sobrevivió hasta la caída de los Estados Pontificios en 1870, mucho después de que hubiera dejado de existir en otros lugares.

Ghetto. The History of a Word ofrece una descripción fascinante de los matices cambiantes de este término resbaladizo, desde su acuñación hasta nuestros días. Detalla cómo el gueo surgió como una metáfora ambivalente para el judaísmo “premoderno” en el siglo XIX y cómo más tarde revivió para referirse a todo, desde enclaves de inmigrantes judíos densamente poblados en ciudades modernas hasta los recintos de confinamiento hipersegregados de la Europa del Este ocupada por los nazis. Vemos cómo esta palabra en constante evolución viajó a través del Océano Atlántico, se instaló en el Lower East Side de Nueva York y el Near West Side de Chicago, para luego asociarse más estrechamente con los afroamericanos que con los judíos.

Al narrar esta sinuosa odisea transatlántica, Daniel B. Schwartz revela cómo la historia de los guetos está ligada a la lucha y la discusión sobre el significado de una palabra. Paradójicamente, el término gueto se hizo más extenso en el discurso sobre los judíos cuando los judíos ya no tenían que vivir en guetos legales. En un momento en que las asociaciones judías se han eclipsado en gran medida, Gueto recupera la historia de una palabra inquietantemente resistente”.

Para mayor aclaración, vayamos primero a una de sus respuestas a la entrevista que concede al propio editor:

“En los Estados Unidos, asociamos el término “gueto” con las comunidades afroamericanas en las ciudades del interior. ¿Podría explicar cómo se originó, en un entorno muy diferente?

En 1516, el Senado veneciano confinó a todos los judíos que vivían en Venecia a una pequeña isla en la parte norte de la ciudad de la laguna, que ya se conocía como el Ghetto Nuovo . En general, se cree que el nombre de la isla proviene de una fundición de cobre que anteriormente se había ubicado allí. Se cree que “Ghetto” deriva del verbo italiano gettare , que significa arrojar o lanzar, lo que evocaría el moldeado  del metal para la producción de municiones en la fundición. Por osmosis, el nombre propio del gueto llegó a asociarse con los judíos que ahora vivían allí, y más específicamente con el fenómeno del barrio judío forzoso, segregado y cerrado. Cuando la segregación residencial de los judíos se extendió a otros pueblos y ciudades italianos desde los siglos XVI al XVIII, las áreas formadas por y exclusivamente judíos se denominaron guetos. Hubo barrios judíos forzados y exclusivos en Europa antes de 1516, en Frankfurt am Main, por ejemplo, donde los judíos se vieron obligados a concentrarse en una calle en particular en 1462, pero Venecia es donde se originó el nombre de “gueto” para tales barrios”.

Dicho lo cual, así empieza el tercer capítulo (“The Ghetto comes to America”):

“Un día, en la década de 1880, un aspirante a autor y reciente  inmigrante judío ruso se dirigió a la oficina del New York Sun con un artículo  en su bolsillo que acababa de escribir. Se llamaba Abraham Cahan, y el artículo que llevaba era “un conjunto de viñetas de la vida en el barrio judío” de Nueva York. Reuniendo el coraje de presentar en persona el artículo para su consideración, entró en la oficina del Sun en el Bajo Manhattan, un periódico “entonces en la cima de su reputación e influencia”, y se le remitió  al lector principal de manuscritos para la edición dominical. “Lo sacaremos este próximo domingo”, le dijo a un Cahan encantado, alentándolo a “traerle más textos”. Pero cuando Cahan estaba a punto de irse, el editor lo llamó. “Perdón”, le dijo, “usas una palabra sobre la que te debo preguntar: ¿Qué es un gueto?”

Recordando este episodio en sus memorias unos cuarenta años después, cuando se había convertido en un gigante del periodismo yiddish como editor de Forward y un reconocido autor de ficción inmigrante, Cahan recordó haber pensado: “¿Era posible que un hombre educado no supiera el significado de esa palabra? ” Una interpretación más caritativa sería que el término gueto todavía no fuera parte del léxico estadounidense. Sin embargo, en la década de 1920, esta falta de familiaridad era un recuerdo lejano. “Hoy”, afirmó Cahan con confianza, “cada ciudad estadounidense importante tiene un barrio judío, algunos de ellos tan grandes como una ciudad. Y todo estadounidense comprende el significado de la palabra gueto. Él sabe que no es la parte de la ciudad en la que los judíos están obligados a vivir; ese tipo de gueto no existe. Es simplemente el barrio en el que se han asentado grandes cantidades de judíos ”.

De todos los giros en la historia conceptual del gueto, uno de los más significativos, en términos de distancia física y mental recorridas, fue su migración de Europa a América a fines de los siglos XIX y XX. Sin embargo, es justo preguntarse si el gueto fue alguna vez “simplemente el vecindario en el que se han asentado grandes cantidades de judíos”. A lo sumo, se puede decir que si a fines de la década de 1920 hubiera sido posible definir “gueto” como “el barrio en el que se han asentado un gran número de judíos ”, en otras palabras, como un barrio judío voluntario, fue solo después de un extenso proceso de redefinición en el que varios individuos, Cahan prominentemente entre ellos, habían desempeñado un papel.

A medida que se desmantelaron los viejos guetos forzosos y Judengassen en Europa occidental y central -que culminó con la liberación del último gueto que quedaba en Occidente, en Roma, en 1870-, el foco de la lucha por la emancipación judía se dirigió a lugares como Rumania y el Imperio ruso. Con respecto a la segregación legalmente impuesta, a muchos -incluso al rabino de la Reforma estadounidense David Philipson, autor de Old European Jewries, de 1894- , el único “gueto” que quedaba en el mundo era el más grande en la historia de la idea, la Zona de Asentamiento en la Rusia zarista.

(…)”.

© 2019 President and Fellows of Harvard College  /  Daniel B. Schwartz

1931: deuda, crisis y Hitler

Se acabó el año 2019 y, como suele ocurrir, van quedando en el tintero libros que, por diversas razones,  no hemos podido repasar en esta bitácora. Rescataremos al menos uno de ellos: 1931. Debt, Crisis, and the Rise of Hitler (OUP), del historiador suizo Tobias Straumann. Así se nos presenta:

“El colapso financiero de Alemania en el verano de 1931 fue una de las mayores catástrofes económicas de la historia moderna. Condujo a un pánico global, derribó el sistema monetario internacional y convirtió una recesión mundial en una depresión prolongada. La crisis alemana también contribuyó decisivamente al surgimiento de Hitler. Poco después de la crisis, el Partido Nazi se convirtió en el partido más grande del país, lo que allanó el camino para la eventual toma del poder de Hitler en 1933.

La razón del colapso financiero fue la gran cantidad de deuda externa de Alemania, denominada en moneda de oro, que condenó al gobierno a reducir el gasto, aumentar los impuestos y bajar los salarios en medio de una recesión mundial. A medida que creció la resistencia política a esta política de austeridad, el gobierno alemán comenzó a cuestionar sus obligaciones deudoras, lo que llevó a que cundiera el pánico entre los inversores extranjeros,  vendiendo sus activos alemanes. La crisis monetaria resultante condujo al fracaso de un sistema bancario ya debilitado y a un incumplimiento soberano parcial.

Hitler logró sacar provecho de la crisis, porque había sido el crítico más resonante del sistema de reparaciones. A medida que el sistema financiero colapsó, sus implacables ataques contra los acreedores extranjeros y la supuesta complicidad del gobierno alemán resonaron más que nunca entre el electorado. Lamentablemente, los acreedores de Alemania dudaron demasiado en cortar las alas a Hitler ofreciendo un alivio de la deuda.

En 1931, Tobias Straumann revela la historia de una crisis fatal, demostrando cómo la trampa de la deuda contribuyó al rápido colapso financiero y político de un país europeo, y al surgimiento del Partido Nazi”.

Y así, efectivamente, empieza:

“Este es un libro sobre uno de los eventos más importantes de los tiempos modernos; la crisis financiera alemana de 1931. En el verano de ese año, partes del sistema bancario alemán colapsaron, el gobierno dejó de pagar parte de su deuda externa y la libre convertibilidad de la moneda alemana se suspendió abruptamente. Estos shocks desencadenaron una crisis de liquidez global, la destrucción del sistema monetario internacional basado en el oro y una grave crisis bancaria en los Estados Unidos, convirtiendo la recesión mundial en una depresión. La crisis financiera alemana de 1931 también tuvo consecuencias políticas devastadoras, minando los partidos democráticos establecidos y permitiendo el ascenso de Hitler al poder.

La idea de escribir este libro surgió de mi creencia de que el público en general tiene poco conocimiento de la crisis financiera alemana de 1931 y de su papel clave en el repentino éxito electoral de Hitler.(…)”

Así pues, como ha indicado Adam Tooze, el libro de Straumann nos recuerda que no fue en 1929, sino en 1931, cuando se hizo evidente que la recesión iba a tener el impacto que tuvo. De hecho, en línea con su libro El Diluvio, el efecto inicial de la recesión habría sido unir más estrechamente a las potencias del statu quo (EE. UU., Reino Unido, Francia y Japón), pero en 1931 todo se vino abajo.

No obstante, añade Tooze, son varios los aspectos que les separan, aunque el más imporante de ellos sea quizá  que no haga uso del libro de Robert Boyce sobre The Great Interwar Crisis and the Collapse of Globalization (Palgrave). La razón: “La importancia de todo esto radica que tanto Boyce como yo estamos de acuerdo en tener una visión mucho más atenuada de la posición de los británicos y los estadounidenses en 1931 y tenemos mucha más simpatía por los franceses. Straumann es imparcial en su tratamiento, pero subestima la francofobia en Londres y Washington DC. Esto a su vez importa porque Boyce y yo adoptamos una versión revisada de la interpretación del “fracaso hegemónico” de la crisis de entreguerras, desarrollada originalmente por Kindleberger, en oposición al modelo policéntrico de “fracaso de la cooperación” favorecido por Eichengreen, Clavin et al. Esto a su vez está relacionado con los desarrollos en el estudio de la economía política internacional en la era posterior a Bretton Woods”.

Una explicación cronológica (visual) a cargo de Straumann en blog del editor. 

© Oxford University Press 2019 / Adam Tooze

Los incrédulos: Historia emocional de la duda

Con tanto éxito como tiene la historia de las emociones, son muchos los libros que de ello se ocupan, y de diversas maneras. Lo hace también, por ejemplo, Alec Ryrie en su reciente Unbelievers: An Emotional History of Doubt (Harvard UP / William Collins).

Así se presenta:

¿Por qué las sociedades que una vez fueron abrumadoramente cristianas se han vuelto tan seculares? Creemos que sabemos la respuesta, pero en esta reconsideración vivaz y sorprendentemente original, Alec Ryrie argumenta que las personas abrazaron la incredulidad como siempre han elegido sus cosmovisiones: a través de sus corazones más que de sus mentes.

Mirando hacia atrás, a la crisis de la Reforma y más allá, Unbelievers muestra cómo, mucho antes de que los filósofos comenzaran a defender el ateísmo, poderosas corrientes culturales desafiaban la fe tradicional. Estas se basaron de diferentes maneras no solo en pensadores célebres como Maquiavelo, Montaigne, Hobbes y Pascal, sino también en hombres y mujeres de todos los niveles de la sociedad cuyas voces escuchamos a través de sus diarios, cartas y registros judiciales.

Ryrie traza las raíces del ateísmo nacido de la ira, un sentimiento familiar para cualquiera que haya maldecido a un sacerdote corrupto, y de la duda nacida de la ansiedad, cuando los cristianos descubrieron que su fe era más débil de lo que creían. A medida que la Reforma erosionó las certezas tradicionales, los radicales protestantes defendieron su fe redefiniéndola en términos de ética. En el proceso, pusieron en marcha fuerzas secularizadoras que pronto se transformaron. Unbelievers cuenta una poderosa historia emocional de dudas con potentes lecciones para nuestra propia edad de enojo y ansiedad”

Y así empieza:

“Dos amigos, Cristiano y Esperanza, viajan en busca del cielo. En el camino, se encuentran con un hombre llamado Ateo. Cuando le cuentan su búsqueda, soltó una ‘carcajada estrepitosa’: ‘Me río al ver lo ignorantes que sois en emprender un viaje tan molesto… No hay un lugar como el que soñáis’.

En la fábula de John Bunyan, los viajeros dejan de escuchar estas palabras de sirena y continúan su camino. Pero como Bunyan sabía muy bien, el desafío de Ateo era de hecho peligrosamente convincente. El pensamiento al que dio voz ya estaba obsesionando las culturas históricamente cristianas de Europa y América del Norte cuando escribió The Pilgrim’s Progress en la década de 1670, y lo ha hecho desde entonces. Quizás no estemos de acuerdo con el ateo, pero ciertamente estamos familiarizado con lo que estaba haciendo. O tal vez pensemos que dijo la verdad, clara y evidente.

Este libro trata sobre uno de los cambios más trascendentales en la historia moderna: la aparición, en el otrora cristiano Occidente, de las sociedades posreligiosas. Esto no es una transformación total (al menos, todavía no). Europa y especialmente América del Norte todavía tienen muchos creyentes, que todavía tienen una voz pública poderosa, y la cultura occidental está impregnada del residuo cultural del cristianismo. Pero en todas las sociedades occidentales, una proporción cada vez mayor de la población, y especialmente de los jóvenes, afirma no tener religión. Incluso en los Estados Unidos asertivamente piadosos, en 2007 esto era cierto para un 16 por ciento de adultos, algo sin precedentes. Para 2014, esa proporción había aumentado al 23 por ciento (es decir, alrededor de 55 millones de personas), incluidos más de un tercio de los nacidos desde 1980. En muchas de las subculturas regionales, educativas y políticas que componen los Estados Unidos modernos, la incredulidad abierta y sin excusas es ahora la norma: algo que nunca había sido cierto antes de la generación actual. En Europa, la proporción de adultos que no profesan ninguna religión ahora oscila entre un sexto (en Italia e Irlanda), alrededor de una cuarta parte (Gran Bretaña, Francia, Alemania), y más del 40 por ciento (Noruega, Suecia, Países Bajos). Otros estudios ponen las cifras aún más altas. En una encuesta realizada en 2015, el 43% de los adultos británicos afirmaron no tener religión, una cifra que aumentó al 70% de los menores de 24 años. Y a ambos lados del Atlántico, muchos de los que todavía afirman tener una identidad cristiana lo hacen solo nominal o residualmente, con su vida cotidiana en gran parte no perturbada por la religión profesada.

“¿Por qué”, pregunta el filósofo Charles Taylor, “era virtualmente imposible no creer en Dios en, digamos, 1500 en nuestra sociedad occidental, mientras que en 2000 muchos de nosotros encontramos esto no solo fácil, sino incluso ineludible?” Muchos de los que (como el propio Taylor) siguen creyendo son conscientes de nadar contra una corriente cultural. Hace más de un siglo, Friedrich Nietzsche afirmó notoriamente que “Dios está muerto … y lo hemos matado”. En grandes y crecientes sectores de la sociedad occidental, esa afirmación impactante se ha convertido en una verdad evidente.

Como historiador, mi pregunta es: entonces, ¿quién lo mató, cuándo y cómo? La respuesta habitual es: filósofos, científicos e intelectuales; durante la Ilustración y la revolución científica de los siglos XVIII y XIX; y por medio de un asalto frontal. En la década de 1660, según cuenta la historia, Baruch Spinoza mostró por primera vez que un mundo sin Dios podría ser filosóficamente coherente. En el siglo dieciocho hubo un doble asalto: los polemistas como Voltaire y Thomas Paine atacaron abiertamente la autoridad moral de la Iglesia, y filósofos tan variados como David Hume, Immanuel Kant y Jean-Jacques Rousseau construyeron sistemas que, los clasifiquemos o no de estrictamente ateos, dejaron el cristianismo muy atrás. Dios se convirtió, como Pierre-Simon Laplace supuestamente le dijo a Napoleón en 1802, en una hipótesis redundante. Filósofos del siglo XIX como Ludwig Feuerbach y Arthur Schopenhauer encontraron que el caso contra la religión era casi evidente. Para cuando Charles Darwin proporcionó una explicación de los orígenes de la vida sin referencia a Dios en 1859, el trabajo estaba prácticamente terminado. Todo lo que la amplia cultura ha hecho desde entonces es ponerse al día.

Escribí este libro porque no estoy satisfecho con ese relato estereotipado. La escala de tiempo, los sospechosos y la naturaleza del asesinato están todos equivocados. Contar la historia de una manera diferente no solo cambia nuestro sentido de la historia; proyecta sobre nuestro momento actual de secularización desordenada una luz diferente.

(…)”

© 2019 HarperCollins Publishers / Harvard College

Los mejores libros de historia del 2019 (o algunos de ellos)

Como otros años, esta bitácora repasa a vuelapluma las listas de los mejores libros de historia de este agonizante 2019. Lo hacemos, como es habitual, en los mercados anglosajón y francés, aunque este año contamos ya con una breve selección española que pueden consultar en El Mundo.

I. Empecemos, como también es costumbre, en el continente americano, citando  una de las biblias del mudo editorial: Publishers Weekly. Hay varias obras de interés a mencionar, aunque no están a cargo de historiadores académicos. Por ejemplo:

The British Are Coming: The War for America, Lexington to Princeton, 1775–1777 (Holt), de Rick Atkinson, un habitual de la historia militar;  The Club: Johnson, Boswell, and the Friends Who Shaped an Age (Yale UP), de Leo Damrosch, biógrafo y profesor de literatura;  Gods of the Upper Air: How a Circle of Renegade Anthropologists Reinvented Race, Sex, and Gender in the Twentieth Century (Doubleday), del profesor de relaciones internacionales Charles King; de semejante materia es Ibram X. Kendi, autor de How to Be an Antiracist (One World); y The Impeachers: The Trial of Andrew Johnson and the Dream of a Just Nation (Random House), de la ensayista Brenda Wineapple.

Así que, estrictamente hablando,  solo nos queda:  How to Hide an Empire: A History of the Greater United States (Farrar, Straus and Giroux), de Daniel Immerwahr, libro y autor de los que ya nos hemos ocupado.

La siguiente etapa podría ser el Washington Post, pero nada hay de nuestra disciplina. Así pues, lo seguro es acudir al Nytimes, periódico que ofrece sus clásicas listas de 100 y 10 títulos. Dejaré que el lector repase ese centenar de libros notables, donde hay un buen puñado de obras de interés (como también en su “Times Critics’ Top Books of 2019“).  En cuanto a la decena de volúmenes destacados del año (siempre en el apartado de no-ficción), solo uno, y repetido: The Club, de  Leo Damrosch.  Y algo semejante ocurre en las páginas de la revista Time, donde a lo sumo se puede mencionar:  The Heartbeat of Wounded Knee: Native America from 1890 to the Present (Riverhead), del escritor y antropólogo David Treuer.

 

II. Subamos brevemente al norte, a Canadá. Allí se acaban de fallar dos premios significativos:

El Cundill History Prize, galardón que ha sido para la sinóloga Julia Lowell por su Maoism: A Global History (The Bodley Head / Knopf), sin olvidar al amplio elenco de  finalistas.

Y el  CHA Best Scholarly Book in Canadian History Prize, que ha sido para Shirley Tillotson y su  Give and Take: The Citizen-Taxpayer and the Rise of Canadian Democracy (UBC Press) o sobre cómo un libro de historia de la fiscalidad puede ser todo un éxito en tiempos más bien contrarios.

Aunque, si ustedes me lo permiten, les diré que el libro de historia más comentado este año de un autor canadiense ha sido, sin duda alguna, The Mosquito: A Human History of Our Deadliest Predator (Allen Lane), de  Timothy C. Winegard, obra que Ediciones B se ha apresurado a traducirnos.

 

III. Pasemos, pues, al Reino Unido de la Gran Bretaña –ya en la pista de despegue rumbo al Brexit-, donde  la cantidad de libros de historia abruma. Y ello porque la costumbre británica es dejar que sus especialistas se explayen convenientemente, cada uno por su cuenta.

Empecemos, pues,  con The Guardian,  donde William Feaver escoge a William Dalrymple y su estupendo The Anarchy (Bloomsbury) , volumen al que ya nos hemos referido.  Idéntica elección hace Julia Lowell (la del citado Cundill History Prize), aunque ella añade otro  título que también hemos mencionado: el de Toby Green, A Fistful of Shells (Allen Lane).

Si utilizáramos una cierta orientación política, le tocaría el turno al New Statesman. En este medio, y entre otros muchos de sus críticos, el mismísimo William Dalrymple lleva el agua a su molino escogiendo:

El libro de Kim Wagner sobre el más notorio crimen del Raj, relatado en Amritsar 1919: An Empire of Fear and the Making of a Massacre (Yale University Press); el de Katie Hickman sobre  She-Merchants, Buccaneers and Gentlewomen: British Women in India (Virago), una historia social protagonizada por una galería de mujeres poderosas y a menudo excéntricas; y The Emperor Who Never Was (Harvard University Press), de Supriya Gandhi, sobre el desafortunado príncipe mogol Dara Shukoh.

También tenemos a Timothy Garton Ash, cuyas preferencias son claramente europeas (y, por tanto, ya en desuso brexitiano):

El libro sobre el triángulo Francia-Uk-Alemania de Stuart Sweeney, The Europe Illusion: Britain, France, Germany and the Long History of European Integration (Reaktion); el ambicioso Werte und Mächte: Eine Geschichte der westlichen Welt (CH Beck), de Heinrich August Winkler, un estudio de la historia de Occidente desde Pericles hasta Ursula von der Leyen; rematado todo ello con una novela (para olvidar el Brexit, dice), la de Simon Leys sobre The Death of Napoleon (New York Review Books), obra ya disponible en castellano.

Y acabamos con la elección  de Richard J Evans y la de Brendan Simms- ya que Mark Mazower opta por la literatura- : la estupenda biografía de  Lewis Namier (1888-1960),  Conservative Revolutionary: The Lives of Lewis Namier (Manchester University Press), de DW Hayton; y el “absorbente” Staring at God: Britain in the Great War (Random House) de Simon Heffer.

Peores -o mejores- son las cosas cuando llegamos al Financial Times, donde su crítico Tony Barber se explaya a su gusto:

El monumental The Boundless Sea: A History of the Oceans (Allen Lane), de David Abulafia, que hemos mencionado de pasada en este blog;   Greece: Biography of a Modern Nation (Allen Lane/University of Chicago Press), de Roderick Beaton, que abarca desde 1718 hasta el presente; To Begin the World Over Again: How the American Revolution Devastated the Globe (Yale University Press), de Matthew Lockwood, analizando la otra cara de la Revolución Americana, pues habría tenido un impacto global catastrófico, al fortalecer  fortaleció al Imperio Británico y producir una persecución y coacción generalizadas;  el polémico -entre otras cosas porque saca el islamismo a pasear-  The Thirty-Year Genocide: Turkey’s Destruction of Its Christian Minorities, 1894–1924 (Harvard University Press), de Benny Morris y Dror Ze’evi, sobre la macare genocida cometida sobre armenios, asirios y griegos; la reevaluación del orden de la posguerra en Europa que ofrece Stalin and the Fate of Europe: The Postwar Struggle for Sovereignty (Belknap Press), de Norman M Naimark; Without the Banya We Would Perish: A History of the Russian Bathhouse (Oxford University Press),  de Ethan Pollock, una historia cultural sobre una de las instituciones rusas más ubicuas y duraderas; el volumen de historia económica sobre  The Story of Silver: How the White Metal Shaped America and the Modern World (Princeton University Press), de William L Silber; The Russian Job: The Forgotten Story of How America Saved Russia from Famine (Picador), de  Douglas Smith, sobre la historia de cómo una organización benéfica estadounidense luchó contra la hambruna rusa de los años veinte;  y el ya citado Amritsar 1919 de Kim A Wagner.

Ya en las aguas claramente conservadoras, pasamos al Evening Standard, donde Julian Glover se decanta por Who Dares Wins: Britain, 1979-1982 (Allen Lane), de Dominic Sandbrook, un relato muy británico por el que desfilan Margaret Thatcher,  Tony Benn, la princesa Diana, Joy Division, Carros de Fuego y  la batalla por las Malvinas, entre muchos otros y otras; mientras Simon Sebag Montefiore prefiere Lakota America: A New History of Indigenous Power (Yale UP), de Pekka Hämäläinens, que hace ahora con los Lakota lo que ya hiciera con The Comanche Empire. Sin olvidar, porque injusto sería, que Ian Thomson nos recuerda las bondades de In The Lark Ascending (Faber), de Richard King, un libro que no es de historia propiamente hablando, pero que ofrece “una exploración lírica de cómo la historia e identidad de Gran Bretaña han sido moldeadas por la misteriosa relación entre su gente, su música y el paisaje”. Es decir, una excelente lectura que, dado el nuevo contexto del Brexit, podrá leerse quizá de otro modo, para reafirmar las esencias británicas.

Y acabamos con The Telegraph, aunque con libros no exactamente todos de nuestra época contemporánea

Gunpowder and Geometry (William Collins), de  Benjamin Wardhaugh, sobre la vida del científico Charles Hutton; King of the World  (Allen Lane), de Philip Mansel, sobre Luis XIV; The Royal Society (Head of Zeus), de  Adrian Tinniswood, sobre la sociedad del lema “nullius in verba”; el citado Staring at God,  de Simon Heffer; y Attlee and Churchill  (Atlantic) de Leo McKinstry, obra de la que Frederick Forsyth  dice simplemente:  ‘A masterpiece’ . Así sea.

Y si todo lo anterior no basta para satisfacerles, pueden aún acudir al Times, donde no obstante los títulos se repiten con otro orden, empezando con The Anarchy de William Dalrymple.

 

IV. En Francia, por su parte, uno de los sellos triunfadores es “Passés composés”, editorial de la que nos ocupamos en su momento, dado que esta muy bien representada en las dos listas de referencia.

Por un lado, en los “30 meilleurs livres de l’année” (Le Point), donde se incluyen dos obras de historia:

La síntesis del siglo de revoluciones que se ofrece en Le siècle des révolutions (1660-1789), de Edmond Dziembowski (Perrin)

Y la historia militar de Barbarossa : 1941. La guerre absolue, de Jean Lopez y Lasha Otkhmezuri (Passés composés), autores ambos ligados a la revista Guerres & Histoire.

Por otro, en los “100 livres de l’année” de Lire, en cuyo apartado de historia tenemos:

Jean-Luc Bitton, Jacques Rigaut, le suicidé magnifique (Gallimard), sobre el conocido poeta surrealista y dadaísta; el ensayo literario de  Charles Dantzig titulado  Dictionnaire égoïste de la littérature mondiale (Grasset);  el estudio de historia militar de Hervé Drévillon, Mondes en guerre 1 et 2 (Passés composés); el ya citado del mismo sello y orientación de Jean Lopez y Lasha Otkhmezuri;  Andrea Marolongo con La part du héros : le mythe des Argonautes et le courage d’aimer (Les Belles lettres); así como dos libros de cariz similar, aunque de aliento distinto: el de Pierre Rigoulot y su Points chauds de la guerre froide (1946-1989) (L’Archipel) y la traducción del volumen de
Odd Arne Westad, sobre Histoire mondiale de la guerre froide (1890-1991) (Perrin).

 

V. Y para terminar, como en otras ocasiones, una visita a las antípodas.

Por un lado, al Ernest Scott Prize , que la Universidad de Melbourne concede al mejor libro de historia sobre Australia y Nueva Zelanda. Este año, el galardón ha recaído en el joven profesor  Billy Griffiths, de  la Deakin University,  por su Deep Time Dreaming: Uncovering Ancient Australia (Black Inc Books),  volumen sobre la cultura indígena australiana a través de la historia de la arqueología. Es decir, sobre cómo el descubrimiento de las huellas de la antigua Australia condujo a la reafirmación de la identidad aborigen en la segunda mitad del siglo XX.

Ello, no obstante, sin olvidar a los finalistas, que han sido:

Roger Blackley, Galleries of Maoriland: Artists, Collectors and the Maori World 1880-1910 (Auckland University Press),  un estudio de  la época que sentó las bases de las principales galerías y museos de la era moderna.

Judith Brett, The Enigmatic Mr Deakin (Text Publishing), la vida pública, privada y familiar de una de las principales figuras políticas de Australia del XIX y principios del XX.

Samia Khatun, Australianama. The South Asian Odyssey in Australia (Hurst Publishers),  que aborda las historias de varios pueblos colonizados por el Imperio Británico  trazando una historia  (y una episteme) alternativa de la diáspora del sur de Asia.

Y Rebe Taylor, con Into the Heart of Tasmania (Melbourne University Publishing), un recorrido sobre la aborigen Tasmania y las preguntas que ello abre: ¿cómo veo el pasado?, ¿cómo veo a los pueblos y culturas aborígenes en el archivo o, de hecho, en el presente?, ¿estoy buscando probar algo concreto?, ¿para avanzar en mi disciplina? ,¿para educar a mis compañeros australianos?, ¿acaso para castigarlos?…

Por otro lado, podemos reparar en el Bert Roth Award for Labour History, con una lista de finalistas más amplia y con obviamente  un ganador: el capítulo que David Haines y Jonathan West firman en el volumen New Zealand and the Sea (Bridget Williams Books), editado por Francis Steele.

Una lista -y esto conviene subrayarlo-, en la que  por primera vez se cuela una cuenta de Twitter: “Alexander Turnbull Library, James Cox, Life 100 Years Ago tweets from a labourers’ diary in real time”.  Se trata de proyecto con casi 2,000 entradas que detallan cinco años de la vida en retaguardia de este tal James Cox (1914-1918), lo cual no es más que una pequeña parte de los 38 años que cubre su diario. Claro que esto ha sido posible por el apoyo de “First World War Centenary programme office, part of Manatū Taonga, the Ministry for Culture and Heritage”.

En fin, como colofón, podría citarse que, por lo que parece, el segundo W.H. Oliver Prize al mejor libro de historia sobre Nueva Zelanda que otorga la NZHA ha recaído en The Face of Nature: An Environmental History of the Otago Peninsula (Otago UP).

Felices fiestas!!

Canadá y el mundo desde 1867

Hay países, lugares o historiografías que apenas aparecen por esta bitácora. Uno de ellos es Canadá. Lo remediaremos aludiendo a lo ocurrido hace ya un par de años, cuando los profesores Phil Van Huizen y Asa McKercher encabezaron un simposio titulado “Undiplomatic History: A Symposium on Rethinking the History of Canada in the World“.

Decían allí, entre otras cosas, que “más allá de enfatizar la importancia obvia de los marcos internacionales, transnacionales, imperiales y globales para nuestra comprensión del pasado de Canadá, otro objetivo de nuestro próximo simposio es preguntar qué separa estos diferentes enfoques del estudio de Canadá en el mundo y, de hecho, señalar el camino a seguir para un enfoque holístico.

Nuestro objetivo central es fomentar un enfoque más riguroso de una nueva historia internacional. Al hacerlo, nuestro objetivo es evaluar algunas de las implicaciones teóricas que hubo tras la revolución que ocurrió en los Estados Unidos, pues el campo de América en el mundo se ha convertido en una fuerza vibrante que combina la historia transnacional y cultural con la historia internacional más tradicional. Creemos que una tendencia similar está en marcha en Canadá, y nuestra intención es proporcionar un foro, y una colección editada resultante, que señale el camino hacia una nueva historia de Canadá en el mundo. En resumen, ha llegado el momento de hacer un balance de estos cambios y considerar qué significan las nuevas direcciones en la historia internacional de Canadá para el estudio de Canadá en general”.

Aquella reunión ha dado lugar a un volumen editado por ambos autores: Undiplomatic History. The New Study of Canada and the World ( McGill Queen UP).  Pero, además, el propio Asa McKercher ha ido un poco más lejos con su Canada and the World since 1867 (Bloomsbury), con la siguiente presentación:

“Este libro es una historia del papel de Canadá en el mundo, así como del impacto de los eventos mundiales en Canadá. A partir de la cuasi-independencia del país de Gran Bretaña en 1867, su análisis avanza a través de eventos de la historia canadiense y mundial hasta nuestros días. Analizando las relaciones internacionales de Canadá desde la perspectiva de los actores de élite y las personas normales por igual, este estudio se basa en investigaciones originales y en los más recientes trabajos sobre la historia internacional y transnacional de Canadá para examinar la participación de los canadienses en una mezcla diversa de temas, desde el comercio y la ayuda internacional, pasando por la  guerra y la paz, hasta los derechos humanos y la migración.

El libro traza cuatro temas interconectados: independencia y creciente distanciamiento de Gran Bretaña; las tensiones continuas y antiguas creadas por relaciones cada vez más estrechas con los Estados Unidos; el gran movimiento de personas de todo el mundo hacia Canadá; y el rango a menudo pasado por alto pero significativo de los contactos canadienses con el mundo no occidental. Con un énfasis en la naturaleza recíproca de la participación de Canadá en los asuntos mundiales, en última instancia, es el primer trabajo que combina enfoques internacionales y transnacionales en la historia de las relaciones internacionales canadienses”.

Y, por supuesto, para los amantes de la historia de aquel país, varias son las revistas a las que acudir. Por ejemplo: la Canadian Historical Review -la cual cumple nada menos que 100 años-, la Canadian Journal of History, Histoire sociale/Social History o The Journal of the Canadian Historical Association.

Añadamos que la primera de ellas concede cada año un premio al mejor artículo de los que ha publicado el año anterior, el cual ha correspondido a Laurie K. Bertram, por su “‘Eskimo’ Immigrants and Colonial Soldiers: Icelandic Immigrants and the North-West Resistance, 1885“, un avance de lo que será su inminente The Viking Immigrants: Icelandic North Americans (University of Toronto Press).

© Bloomsbury Publishing

Gary Y. Okihiro: Geopolítica y cultura del yo y de la historia

La casualidad ha querido que este otoño de 2019 aparezcan dos libros con título idéntico: “The Boundless Sea” . Uno de ellos lo firma David Abulafia, con el título de The Boundless Sea A Human History of the Oceans (Allen Lane).  El otro, Gary Y. Okihiro, rotulado como The Boundless Sea. Self and History (UC Press).

Y a pesar de tal coincidencia, en poco o nada se asemejan.

El primero de los autores no necesita presentación y su libro, siguiendo la estela de los previos, trata sobre: “Este libro rastrea la historia del movimiento humano y la interacción alrededor y a través de los cuerpos de agua más grandes del mundo, trazando nuestra relación con los océanos desde la época de los primeros viajeros. David Abulafia comienza con la primera de las sociedades marítimas: los polinesios del Pacífico, poseedores de habilidades de navegación intuitivas mucho antes de la invención de la brújula, que en el siglo primero comerciaban entre sus lejanas islas. En el siglo VII, las rutas comerciales se extendían desde las costas de Arabia y África hasta el sur de China y Japón, reuniendo el Océano Índico y el Pacífico occidental y uniendo la mitad del mundo a través del comercio internacional de especias. En el Atlántico, siglos antes de que el pequeño reino de Portugal forjara su poderoso imperio marítimo, muchos pueblos buscaron nuevas tierras a través del mar: los bretones, los frisones y, sobre todo, los vikingos, ahora conocidos por ser los primeros europeos en llegar Norteamérica. A medida que la supremacía portuguesa disminuyó a fines del siglo XVI, los españoles, los holandeses y luego los británicos gobernaron sucesivamente las olas.

Siguiendo a comerciantes, exploradores, piratas, cartógrafos y viajeros en su búsqueda de especias, oro, marfil, esclavos, tierras para asentarse y conocimiento de lo que hay más allá, Abulafia ha creado una narrativa extraordinaria de la humanidad y los océanos. (…)”.

Menos conocido entre nosotros es Gary Y. Okihiro, profesor de estudios americanos en Yale.  Así pues, para aclararlo y para incidir en su originalidad, nada mejor que hojear las primeras páginas de la introducción de su libro:

The Boundless Sea 沖 廣: Self and History, la última entrega de mi trilogía sobre espacio / tiempo, sigue a Island World (2008) y Pineapple Culture (2009), todos publicados -con mi gran agradecimiento- por la University of California Press y el editor Niels Hooper. A diferencia de los espacios en expansión de las islas y continentes de Island World y de las zonas tropicales y templadas de Pineapple Culture, The Boundless Sea trata sobre un colapso espacial en el sujeto mismo, pero también sobre la escritura de la historia y los objetos de la historia, cuadrantes espaciosos en verdad.

La trilogía, en su consideración del espacio / tiempo, escribe contra las distinciones normativas y naturales entre el espacio y el tiempo y supuestos tales como la marcha lineal del tiempo desde el pasado hacia el presente y el futuro orquestada por la periodización y la forma narrativa, y la gestión de espacios discretos, incluyendo naciones, continentes y regiones del mundo. Esa ordenación del espacio / tiempo como flexión del poder es un ejercicio imperial y es fundamental para las ciencias sociales en general y para la historia en particular. Exploro esa discusión en los dos primeros volúmenes, y la continúo en este, el tercero.

Aquí está en juego el poder de nombrar, clasificar, asignar atributos y ordenar, que surgen de las relaciones binarias y, por tanto, jerárquicas del yo, en comparación con su otro. Aunque mutuamente constituidos y constitutivos, el yo continental viril e inmediato se posiciona frente a su remota isla femenina, mientras que la raza civilizada, varonil y templada se mide contra sus otros salvajes, femeninos y tropicales racializados. Los determinismos geográficos y biológicos sustentan tanto el mito de los Continentes como el de las razas, los géneros y las sexualidades, mientras que el imperialismo y la colonización, aspectos del nacionalismo y el capitalismo, animan esos discursos y materializan ficciones de la mente.

La formación histórica y, en este volumen, la forma de memoria son los métodos por los cuales transgredir las convenciones y disciplinas del tiempo y el espacio de la historia. Concibo las formaciones históricas como espacio / tiempo, indeterminadas, simultáneas y expansivas, en proceso y relacionales, como historia oral o conversaciones entre hablante y oyente, autor y lector, y como poética y palabra hablada, “historia hablada”,  más que como forma narrativa escrita.

La posición del sujeto es crítica en ese intercambio móvil, la distinción entre voz y oído es borrosa, la autoría es sospechosa y los significados, no las estructuras, comprenden lo memorable e importante. La formación es visualmente un montaje, conversacionalmente, un conjunto de expresiones discretas particulares para el lugar y el tiempo, y discursivamente, un compromiso dialógico y una conversación móvil de un lado a otro, hombro a hombro. Es importante tener en cuenta que esta historia, pues, es una formación o una estructura y un proceso, es decir, formas y relaciones en formación.

Además, las formaciones históricas son como ciertas formas de autoescritura de las mujeres, incluidos los testimonios, que a menudo se cuentan en relación con otros y son introspectivas, no lineales y fragmentadas, una actuación contraria a los dictados imperiales de autoridad y orden del aparente desorden sin ley. Al mismo tiempo, los relatos de las mujeres, así como los testimonios de individuos y grupos silenciados y marginados, son presencias enfáticas cuando se ven contra sus ausencias espectrales en el mundo de las letras y la esfera pública, y pueden hablar en contra de la sujeción dentro de los sitios discursivos del poder. En esos sentidos, como forma literaria e  intervención en el poder y sus manifestaciones, despliego las memorias y la imaginación para situar a mi sujeto y a la historia.

(…)”

© 2019 by the Regents of the University of California. 

Christophe Prochasson: un historiador en las entrañas del Estado

El historiador Christophe Prochasson nos libra esta temporada un interesante volumen testimonial, fruto de su experiencia dentro del Estado, como consejero del expresidente François Hollande:  Voyage d’un historien à l’intérieur de l’Etat (Fayard).

Así se presenta:

“A menudo, la historia ha convertido en héroes a los intelectuales que se oponían al poder. ¿Pero qué hay de aquellos que aceptaron colaborar con él? ¿Se puede ejercer el poder sin la contribución del conocimiento? Desde su experiencia personal, el autor está convencido de lo contrario.

A la historia le complace convertir en héroes a los intelectuales que se oponen al poder, dejando en la sombra la contribución a veces importante de lo que podrían llamarse “intelectuales del gobierno”. Y, sin embargo, nadie imagina que el poder pueda liberarse de la contribución del conocimiento.

Historiador, rector de la Academia de Caen y, finalmente, asesor para educación, universidades e investigación del presidente de la República François Hollande, Christophe Prochasson ha experimentado personalmente este delicado vínculo entre ciencia y acción pública, entre ideal de neutralidad teórica y compromiso al servicio del Estado. En este libro dibuja un balance exigente, convencido de que la sociedad política debe seguir siendo (o, en algunos casos, volver a ser …) una sociedad de saber si quiere garantizar la justicia”.

El libro empieza con una  breve introducción en pro de una historia participante, en los siguientes términos:

“Esta no es una ego-historia, y mucho menos una autobiografía. La vida de los historiadores es a menudo algo sin historia. Para la mayoría de ellos, sigue el curso tranquilo de su carrera, adornada, en el caso de los más ágiles, con obras cuyas evoluciones, o mejor cuyos  “giros” o los hacerse a un lado, son los únicos eventos destacados. Nada que despierte la curiosidad del lector.

La tendencia contemporánea que los alienta a sucumbir a la tentación de una gran exposición narcisista probablemente encuentra su origen en un tiempo en el que llevamos muy lejos la pasión por uno mismo. La ilustración más caricaturesca podría ser la práctica del “selfie”. Esta contemplación de uno mismo, acompañada o no por personas ilustres o queridas, tiene correspondencias literarias y algunos ecos incluso en las investigaciones históricas más serias. En todo caso, nada es condenable en estas nuevas formas de escribir historia, cuando sus autores tienen una conciencia crítica de ello.”.

En fin, sobre ese volumen, véase la entrevista que Juliette Bénabent le realiza en Télérama:

“¿El intelectual no ocupa necesariamente una posición crítica con respecto al poder?

La tradición heroica y romántica del intelectual comprometido lo ve como un oponente por naturaleza. Esta versión ha sido bien ilustrada con, por ejemplo, la lucha de Emile Zola por el Capitán Dreyfus, antes de ser teorizada por Jean-Paul Sartre. Pero el intelectual también puede decir que sí y ponerse al servicio del Estado, porque cree que puede actuar a su lado. Muchos académicos, desde el filósofo Louis Liard hasta el fisiólogo Paul Bert, por nombrar algunos, participaron en el establecimiento del sistema escolar a fines del siglo XIX. Y durante la Primera Guerra Mundial, jóvenes científicos como el sociólogo Maurice Halbwachs o el economista François Simiand intentaron, con el ministro socialista de armamento Albert Thomas, modernizar el funcionamiento del Estado. El intelectual puede acompañar a los gobernantes sin vender su alma, con dos condiciones. Primero, comprender que la lógica y la temporalidad que rigen la acción política son diferentes de las suyas: no puede esperar realizaciones inmediatas de sus análisis. Luego, mantener a toda costa su lucidez crítica, que es el corazón de su identidad. Tan pronto como un intelectual se pone al servicio de una causa, partidista, social o ideológica, esta lucidez se ve amenazada, porque su lealtad a ese compromiso puede afectar al rigor de su trabajo académico. Pienso, por ejemplo, en los investigadores comunistas convocados después de 1945 para defender la tesis de la existencia de una ciencia burguesa opuesta a una ciencia proletaria, sabiendo, como el gran biólogo Marcel Prenant, que eso no era cierto. … depende de cada uno, según su conciencia, elaborar este compromiso.

(…)

Históricamente, ¿qué vínculos unen los mundos político e intelectual?

Durante casi dos siglos, desde finales del siglo XVIII hasta finales del siglo XX, hay un poderoso equilibrio cultural basado en una alianza y unos estrechos vínculos entre política, ciencia y literatura. Pablo Picasso, Louis Aragon, André Gide, Romain Rolland o incluso Paul Rivet, un etnólogo, frecuentan el mundo político de la época, y los gobernantes conocen sus obras, su trabajo. Esta porosidad dura hasta la década de 1980. François Mitterrand, presidente intelectual (véase su foto oficial, con un libro), es la última encarnación de esta familiaridad. La erosión gradual de los grandes relatos políticos, el colapso del comunismo, el surgimiento de lo que Pierre Rosanvallon llama “individualismo de singularidad” -todos y cada uno quieren ser reconocidos como iguales a los demás, pero profundamente distintos-, la omnipresencia de los medios televisivo y luego digitales, que lo simplifican todo al extremo …: muchos factores han modificado profundamente estos vínculos entre científicos y tomadores de decisiones, que se han deteriorado en estos últimos treinta o cuarenta años.

(…)”.

© LES ÉDITIONS FAYARD / TÉLÉRAMA

Repensar el tiempo histórico (y el estudio del pasado)

No es habitual en esta bitácora dar cabida a los volúmenes colectivos, no por otra razón que la de su gran número, variedad y desigual contenido. Pero dado el interés que el tema suscita, reparamos en Rethinking Historical Time.  New Approaches to Presentism (Bloomsbury), editado por Marek Tamm y Laurent Olivier.

Presentación:

“¿Está el tiempo desarticulado? Durante los últimos dos siglos, el régimen temporal dominante en Occidente ha estado orientado hacia el futuro y se ha basado en un concepto lineal, progresivo y homogéneo del tiempo. En las últimas décadas, se ha producido un cambio hacia un nuevo régimen orientado hacia el presente o “presentismo”, compuesto de temporalidades múltiples y filtradas. Rethinking Historical Time aborda este cambio de paradigma, proporcionando una visión general de los enfoques interdisciplinarios vanguardistas sobre esta nueva condición temporal.

Marek Tamm y Laurent Olivier han reunido a un equipo internacional de académicos que trabajan en historia, antropología, arqueología, geografía, filosofía, literatura y estudios visuales para repensar las consecuencias epistemológicas del presentismo para el estudio del pasado y para discutir críticamente las suposiciones tradicionales que sustentan la investigación sobre el tiempo histórico. Comenzando con un análisis del presentismo, los colaboradores continúan explorando en términos históricos y críticos la idea de las temporalidades múltiples, antes de presentar una serie de estudios de caso sobre la variabilidad de diferentes formas del tiempo en la cultura material contemporánea”.

Así empieza la introducción de los citados Marek Tamm y Laurent Olivier¨:

“¿Está el tiempo desarticulado?”, pregunta la teórica cultural alemana Aleida Assmann  en el título de su reciente libro sobre regímenes de tiempo modernos y contemporáneos. «¿Adónde se ha ido el futuro?», pregunta el antropólogo francés Marc Augé. Ya no vivimos en el tiempo histórico, argumenta el estudioso literario estadounidense Hans Ulrich Gumbrecht, sino dentro de un presente cada vez más amplio. El historiador británico Michael Bentley secunda el diagnóstico de Gumbrecht: “El cronotipo prevaleciente en Occidente [ha] cambiado”. La historiadora del arte canadiense Christine Ross  indica que se ha dado un giro temporal al arte contemporáneo, que  ‘está a un paso del tiempo conceptualizado como pura continuidad, unidad y sucesión, junto con la historia como progreso, aceleración y teleología; hacia una estética posmetafísica “presentificando” la estética de la reorientación de las convenciones modernas del tiempo histórico. Un nuevo “régimen de historicidad” prevalece en el mundo occidental contemporáneo, afirma a su vez el historiador francés François Hartog . Mientras que durante los últimos siglos el régimen de historicidad dominante en Occidente ha estado orientado hacia el futuro, la orientación ha cambiado durante las últimas décadas, con el futuro cediendo claramente su posición como principal herramienta para interpretar la experiencia humana en favor de un régimen dirigido orientado hacia el presente que Hartog llama “presentismo”. Este régimen de historicidad presentista, argumenta Hartog, implica una nueva forma de entender la temporalidad, un abandono de la concepción lineal, causal y homogénea del tiempo, característica del anterior y moderno régimen de historicidad.

De hecho, existe un consenso creciente entre muchos académicos de diferentes campos de las humanidades y las ciencias sociales según el cual algo ha cambiado en nuestra visión de la temporalidad, que ahora percibimos como más variable, menos monolítica, algo que afecta a nuestra forma de pensar sobre la transformación de fenómenos pasados a lo largo del tiempo. ¿Cuál es la naturaleza de este cambio? Primero, según las teorías del presentismo, el presente ha dejado de ser considerado como un estado de transición entre lo que ha sido y lo que aún no es. El pasado y el futuro no existen como categorías separadas, sino que son siempre proyecciones de presentes específicos, existen como propios modos inmanentes del presente. En segundo lugar, se está volviendo cada vez más evidente que el entorno material de las sociedades humanas siempre ha sido algo compuesto, en el sentido de que siempre ha estado compuesto principalmente de elementos provenientes de su pasado mientras aún continúa existiendo en su presente . `El pasado perdura, se acumula en cada rincón y grieta de la existencia convirtiéndose en “ahora”‘, haciendo que estos presentes cronológicos sean híbridos por definición y, por tanto, objeten la concepción común del tiempo (y la historia) como la sucesión de instantes´ . Esta nueva situación, brevemente descrita, presenta varios desafíos para las disciplinas que trabajan sobre los asuntos del pasado o, en la expresión feliz de Chris Lorenz, “el pasado ya no es lo que solía ser, y tampoco lo es el estudio académico del pasado”.

(…)

El lugar de la historia, su lugar legítimo, es el presente, el aquí y ahora de las cosas, los seres y los lugares. Como Michel de Certeau nos ha alertado, estamos llamados a re-politizar la historia. En la era del presentismo, el estudio de la historia efectivamente exige que la contemplemos con una postura política, que adoptemos un enfoque que no solo coloque a la historia en su lugar -dentro del presente, no contigua-, sino que también dé voz a los entes activos. que el antiguo régimen de historicidad había reducido a objetos simples. Corresponde a la historia, en tanto pronuncia un testimonio en nombre tanto de lo humano como de lo no humano, explorar las nuevas formas de conocimiento y creación en la época del Antropoceno.”

© Bloomsbury Publishing Plc 2019

Intimidades imperiales. (Escrituras de vida para un mundo conectado)

Entre los géneros que los historiadores han transitado en los últimos tiempos, y con cierto éxito, está lo que podríamos denominar el life-writing, las  “escrituras de vida”, un género que en el ámbito literario ha fructificado desde hace unas décadas y que ha acabado por englobar las escrituras del yo y las propiamente biográficas.

En el caso de los profesionales de la historia, es el rastreo de la  vida de sus antepasados (con algún tono excepcional) la que permite mantener el objeto académico habitual. En este blog nos hemos referido ya a dos casos bien conocidos: el de Thomas Harding con La casa del Lago (Galaxia Gutenberg) y el de Mark Mazower con What You Did Not Tell: A Russian Past and the Journey Home (Allen Lane). pero obviamente no son los únicos.

A esos se une ahora un volumen igualmente estupendo: Imperial Intimacies: A Tale of Two Islands (Verso),  de la profesora  Hazel V. Carby. la particularidad es quizá que se aparta de ese marco cronológico de la Europa en guerra para ofrecernos lo que podríamos denominar una historia conectada del Imperio británico.  Así se infiere ya con el resumen del editor:

“¿De dónde eres?” Fue la pregunta que acosó a Hazel Carby de joven en el Londres de posguerra. Era una de los llamados bebés marrones de la generación Windrush, nacida de un padre jamaicano y una madre galesa, de modo que el lugar de Carby en su hogar, su vecindario y su país de nacimiento siempre estuvo en cuestión.

Saliendo de este entorno, Carby desenreda los hilos que conectan a los miembros de su familia en una red tejida por el Imperio Británico al otro lado del Atlántico. Nos encontramos con la abuela de clase trabajadora de Carby, Beatrice, una costurera amenazada por la pobreza y la enfermedad. En Inglaterra, le encantaban las fantasías cosmopolitas del imperio, con ciudades construidas con ganancias de comercio de esclavos y con vendedores ambulantes que vendían exquisiteces jamaicanas de moda. En Jamaica, seguimos la vida tanto de los “Carbys blancos” como de los “Carbys negros”, incluida Mary Ivey, una mujer libre, de color, cuyos hijos fueron engendrados por Lilly Carby, un soldado británico que llegó a Jamaica en 1789 para ser absorbido en la aristocracia de plantaciones. Y descubrimos las historias ocultas de Bridget y Nancy, dos mujeres propiedad de Lilly que sobrevivieron a la travesía (Middle Passage) de África al Caribe.

Moviéndose entre las plantaciones jamaicanas, las colinas de Devon, las ciudades portuarias de Bristol, Cardiff y Kingston, y las fincas de clase trabajadora del sur de Londres, la historia familiar de Carby es a la vez una historia personal íntima y un resumen radical de la violenta conexión entre dos islas.  Al trazar el entrelazamiento del capital y los cuerpos, el lenguaje público y el sentimiento privado del imperio británico, Carby advertirá lo que puede decir, lo que puede recordar y lo que puede soportar saber”.

En cuanto a su contenido, veamos unos párrafos del cuarto capítulo (“Writing by hand”), que empieza y dice así:

“Mi padre tiene, o más exactamente solía tener, una hermosa letra. La directora de mi colegio de secundaria, una tal señorita Pym, apreciaba el arte de la caligrafía y su letra le habría parecido ejemplar.

(…)

Todos los días, la señorita Pym llevaba un traje chaqueta bien abotonado y una falda de tupo, con su cabello gris bien recogido en la nuca. Se mantenía tiesa como un palo y tenía un comportamiento severo. La señorita Pym era una mujer de convicciones, una de ellas era que los rasgos de mi carácter no residían en el color de mi piel ni mi fondo “mestizo”, otra era que el futuro de cada cual no estaba determinado por el estatus social de los padres.

Amaba a la señorita Pym sin reservas, a pesar de que podía ser muy distante y su grave ceño de desaprobación me daba un poco de miedo. Ella se tomaba sus responsabilidades como directora muy en serio. Por alguna razón, creía que yo -una de las pocas alumnas con beca, una casi adolescente desgarbada que corría cuando debería haber caminado y a la que se acusaba de “tener la cabeza en las nubes”- tenía el potencial de llegar a ser, en su opinión, una mujer consumada.

(…)

En la escuela, los relatos de antepasados que me cautivaron provenían de la señorita Pym, aunque no eran solo cosas de familia. Aprendí poco sobre su historia personal, excepto que era una descendiente cuáquera de la familia Pym de Irlanda, que no estaba casada y que rechazaba la palabra solterona. Miss Pym creó un mundo de relatos en el aula, a partir de un incidente histórico o de un evento relatado en una novela. La señorita Pym me introdujo en la historia, no en cuestiones de familia, y me enganché.

Ella nos describía a los puritanos, la guerra civil inglesa y el período de dominio republicano de Oliver Cromwell, no solo porque afirmara que John Pym, uno de los principales parlamentarios, era un ancestro suyo lejano, sino también porque la ambición de Cromwell de apoderarse de las colonias españolas en el Caribe condujo directamente a la invasión británica de Jamaica en mayo de 1655. No sé si estaba tratando de hacer conexiones históricas entre sus antepasados y los míos a través de la historia británica y jamaicana, pero yo creé analogías.

El más famoso de los antepasados de la señorita Pym, John Pym, nació en Somerset. Este era el condado donde mi madre creció en una serie de casitas (tied cottages), y era el lugar donde solía caminar por los bosques tapizados de campanillas agarrada de la mano de mi abuelo. Pym, nacido en 1584, se hizo famoso por sus habilidades financieras, algo que podía apreciar ya que mi padre, nacido en 1921, era mañoso con las cifras, aunque nunca fue famoso por ello.

Mientras que los antepasados de mi padre figuraban entre las propiedades de una hacienda en Portland, Jamaica, John Pym fue un terrateniente y ocupó un puesto como recaudador de impuestos para el Rey, recibiendo sus ingresos de los condados de Hampshire, Wiltshire y Gloucestershire. Mi padre era tesorero del club local de cricket en Mitcham; Pym se convirtió en tesorero de la Providence Island Company, fundada por un grupo de puritanos que querían establecer una colonia en Providence Island, en las Indias Occidentales. En 1625, Pym fue elegido parlamentarioo, y finalmente se convirtió en el líder de la oposición puritana a Carlos I.

(…)”.

©   Verso / Hazel V. Carby

La historiografía francesa, según sus generaciones

En efecto, bajo la dirección de Yann Potin y Jean-François Sirinelli, de eso trata y eso propone:  Générations historiennes: XIXe – XXIe siècle (CNRS). Así se nos presenta:

“Este libro nos invita  a acometer una nueva historia de los historiadores, a la luz de una noción dinámica y fértil, la de generación. Los 58 autores de este volumen exploran por primera vez la evolución de su disciplina a la luz de las “generaciones históricas” que la moldearon. De Jules Michelet a nuestros días … Tres grandes partes conforman la trama de esta obra coral. La primera da vida a dos siglos de historiografía francesa al retratar las 14 generaciones que se han sucedido desde principios del siglo XIX.

La segunda parte da la palabra a una treintena de historiadores nacidos entre 1942 y 1983, invitados a trazar su propio itinerario. ¿Tenían o no la sensación de pertenecer a una generación y de romper con las anteriores? Finalmente, a partir de unos quince estudios de caso (la Revolución Francesa, la historia colonial, la historia de las mujeres …), la tercera parte retoma, desde el punto de vista generacional, los grandes debates que agitan el abundante campo del trabajo histórico”.

Y así empieza y dice:

“Utilizado en el siglo XIX, de manera espontánea y algo irreflexiva, para describir grupos demográficos aparentemente coherentes, pero en todo caso emparejados por una contemporaneidad de experiencias sociales y políticas, el término “generación” parece un polizón en el vocabulario histórico. Quizás no sea una coincidencia que la prueba metodológica y reflexiva de la noción corresponda a las inquietudes y expectativas de una generación específica, la que, con veinte años o un poco más de edad en el momento del asunto Dreyfus, experimentó con la Primera Guerra Mundial los malestares de la “crisis del progreso”. Es por eso que los nombres de Albert Thibaudet (nacido en 1874) y Lucien Febvre (nacido en 1878) están irremediablemente asociados en la tradición historiográfica tanto al uso como a la crítica del término en la historia cultural (o literaria) y en la historia social.

Este cuestionamiento de una noción vaga es, además, contemporáneo con su asunción por parte de la historia de las ideas filosóficas y de la sociología a ambos lados del Rhin. Después de François Mentré (nacido en 1877) y sus “generaciones sociales” en 1920, el sociólogo alemán Karl Mannheim (nacido en 1893) publicó un artículo dedicado al “problema de las generaciones“, que se ha convertido en un trabajo de referencia desde entonces. En vista de esta irrupción de la generación en las ciencias sociales, Lucien Febvre y Marc Bloch formularon a su vez, con más de diez años de diferencia, observaciones discrepantes pero complementarias. “Es mejor dejarlo caer”, escribió en 1929 Lucien Febvre en el Bulletin du Centre International de Synthèse, al tiempo que admitía la noción de un uso mínimo, al menos en la escala, entonces considerada convencional, de una generación de tres décadas por siglo: este sentido de generación permite al menos estudiar “un promedio de influencias sobre un promedio de individuos”. Frente a una posición tan amplia, a Febvre le parecía obvio que la generación no podía ser un modo clasificatorio riguroso, sino posiblemente prospectivo. Marc Bloch, en 1941-1943, sin embargo, estaba más atento a la plasticidad de una noción que parecía destinada “a proporcionar, gradualmente, la primera demarcación a un análisis razonado de las vicisitudes humanas”.

La Apología para la historia  incluye más de cuarenta referencias a la palabra, si no al concepto, de generación, ya sea para validar el sentido de pertenencia del historiador a una experiencia colectiva de la historia o para discutir el lugar de la herramienta en la “nomenclatura” del “análisis histórico”. Bloch incluso corre el riesgo de proponer un tipo de definición, en forma de una fórmula constitutiva: “esta comunidad de huellas, que proviene de una comunidad de una época, forma una generación”. En las últimas páginas del penúltimo capítulo de esta “apología”, interrumpida por la lucha clandestina y el sacrificio personal, analiza los contornos y los beneficios puntuales del instrumento para concluir con una invitación a la experimentación: “la noción de generación es, pues, muy flexible, tanto como cualquier concepto que se esfuerza por expresar, sin deformarlas, las cosas del hombre”.

La incomodidad, compensada por un recurso persistente al término, al menos por defecto, rebota de alguna manera en las siguientes generaciones de historiadores. En 1953, Yves Renouard le dedica en la Revue historique un artículo constructivo y generalmente favorable a la “noción de generación en la historia”, centrándose en particular en una franja restringida de quince años para delimitar en promedio una unidad generacional. Tres décadas más tarde, Jacques Le Goff declara por su parte “sospechoso el uso de la noción de generación en la Historia”, al menos para explicar su propia “ego-historia”. En la génesis de su “apetito por la historia”, Le Goff relegará su pertenencia a un grupo de edad a un lugar secundario dentro de su carrera como historiador. Otros textos bajo el mismo enfoque apoyan implícita o explícitamente la posición opuesta. Y el juego de las citas, siempre que juguemos limpio, probablemente resulte equilibrado, sin que, además, las divisiones generacionales o las inclinaciones historiográficas interfieran en los veredictos emitidos. Así, Pierre Chaunu consideró, unos años después de Le Goff, pasando de la historia del “yo” al de la sociedad en su conjunto, que “en el fondo, la historia consiste en contar el curso de las generaciones”. Tomando el hermoso motivo de “la impronta del tiempo”, sugerido por Marc Bloch, Claudine Attias-Donfut propuso específicamente en 1988 aprovechar la generación como una de las pocas modalidades duraderas de encuentro entre historia y sociología. Al mismo tiempo, a efectos de “reconstruir el recorrido del tiempo”, uno de nosotros también discutió la categoría en un volumen dedicado a las diferentes modalidades de “la construcción del tiempo histórico.

(…) Cada generación produce su lenguaje, en forma de expresiones fetiches o idiosincrásicas, hasta el punto de que su uso, bajo una forma semicodificada, puede indicar o no la pertenencia a una determinada generación, con significativas variaciones que dependen del entorno y los mundos sociales de pertenencia, por supuesto. Este enfoque horizontal tiene la notable ventaja de otorgar a las figuras olvidadas, no consagradas por el canon editorial y la memoria disciplinaria, su contribución a la creación y circulación de ideas o formas literarias. (…)

La perspectiva generacional es también, por tanto, una contribución a la reflexión sobre el lugar de los historiadores en una sociedad francesa afectada en las últimas décadas por la metamorfosis más rápida y profunda de los últimos dos siglos. ¿Tal forma de aceleración que hoy se experimenta en la historia impone a historiadores e historiadoras un cambio sin precedentes en sus prácticas, o incluso en su estado? Una vez más, el enfoque generacional proporciona respuestas muy valiosas a esta pregunta esencial, no solo para una determinada corporación, sino para la comunidad nacional que la sostiene: ¿qué es ser historiador en las primeras décadas del siglo XXI, en un mundo globalizado y dentro de un país arrastrado por la mutación de su ecosistema sociocultural? (…).

(…)”.

© CNRS EDITIONS 2019

La ciencia social: qué es y cómo funciona realmente

Interesante mirada la que el antropólogo Wiktor Stoczkowski  nos ofrece en su La science sociale comme vision du monde. Émile Durkheim et le mirage du salut (Gallimard).

“He aquí hay una mirada inusual sobre las ciencias sociales.

Desde su aparición en el siglo XIX, han tenido una doble ambición: construir un conocimiento objetivo de la sociedad; implementar este conocimiento para remediar las deficiencias de la sociedad. A menudo consideradas como complementarias, estas dos aspiraciones a veces resultan difíciles de conciliar. Cuando el afán de rehacer la sociedad tiene prioridad sobre el deseo de conocerla, las teorías académicas se convierten en grandes visiones del mundo, con el riesgo de romper el vínculo entre hechos probados y conjeturas explicativas.

Para convencerse de esto, basta con desmantelar el funcionamiento poco conocido de la síntesis más poderosa jamás formada en el origen de las ciencias sociales y que aún hoy se afirma como fundacional: el trabajo de ÉmileDurkheim. Enfrentado con los datos disponibles en ese momento y situado sobre el trasfondo de los grandes debates que inflamaban por entonces los espíritus, revela su motivo principal: la promesa de una salvación secular realizada mediante los únicos recursos de la razón. Esto se debe a que la naciente ciencia social tomó prestado del cristianismo, a través de la filosofía, sus dos ideas orientadoras: la convicción de que el mundo humano se ve afectado por un mal que altera el orden legítimo de las cosas; la esperanza de que este mal pueda ser abrogado algún día.

¿Cuáles son las contrapartes de esta aspiración redentora?”.

Y así empieza, con toda su carga polémica:

“Propongo en este libro aplicar a las ciencias sociales una mirada desacostumbrada. Aunque no parece que sean tiempos de grandes éxitos editoriales, el prestigio de estas disciplinas sigue siendo considerable. Habiéndose convertido en el instrumento privilegiado del conocimiento del mundo humano, se las considera una forma lograda de racionalidad, la única capaz de contrarrestar los prejuicios y el oscurantismo. Cabe señalar, sin embargo, que las ciencias sociales han experimentado un auge extraordinario en un período de la historia marcado por la invención de grandes ideologías cuyos adeptos, desdeñosos de la verdad, prometían construir un mundo mejor sobre la base de algunas convicciones arriesgadas.

Se dice que las ciencias sociales siempre han opuesto las luces de la razón al irracionalismo deletéreo de su tiempo. Los ejemplos ciertamente no faltan. Sin embargo, son muchos los investigadores eminentes que han apoyado con entusiasmo el fascismo italiano, el nazismo alemán, el estalinismo soviético, el maoísmo chino, el totalitarismo cubano, el régimen de los jemeres rojos, la revolución de los mullahs, sin mencionar las diversas modas intelectuales, probablemente inocuas, pero que tienen la triste singularidad de impulsar periódicamente a personas bien educadas a despojarse de su lucidez. ¿Se debe esto a algunas raras averías individuales, o más bien a la lógica implacable de los mecanismos colectivos? ¿Los investigadores se vuelven crédulos a pesar de su ciencia, o más bien debido a su ciencia? La pregunta puede parecer sacrílega, pero es necesario hacerla.

Hace un siglo, Max Weber recomendó que los académicos se concentraran en “hechos incómodos”, afirmando que pensaba sobre todo en hechos incómodos para sus propias opiniones partidistas. Parece que esta recomendación ha sido muy poco seguida.

No se trata aquí de formular una acusación contra las ciencias sociales, suponiéndolas responsables de todos los males que sinceramente deseaban combatir. Se trata de entender lo que realmente son y lo que realmente hacen. Porque las ciencias sociales son a veces algo diferente de lo que aspiran a ser. Para convencerse de esto, basta con quitar el velo de las declaraciones de intenciones que a menudo les sirven como ideología autojustificante.

Durante quince años, mis investigaciones han explorado el universo de las grandes teorías de las ciencias sociales, tenidas por los más prestigiosos productos de estas disciplinas. El propósito de estos estudios no es describir esta o aquella teoría, sino descubrir los mecanismos sociales e intelectuales gracias a cuya acción los científicos pueden crear mundos de fantasía capaces de cautivar nuestra imaginación y anestesiar nuestro espíritu crítico. Una propiedad recurrente golpea a cualquiera que decida examinar sin concesiones el enfoque de los autores de las grandes teorías de las ciencias sociales. De hecho, se constata lo difícil que resulta encontrar un equilibrio entre dos tendencias aparentemente complementarias pero a menudo contradictorias: por un lado, el deseo de describir objetivamente la complejidad del mundo humano y ofrecer explicaciones basadas empíricamente; por otro , el deseo de diagnosticar las patologías que sufriría este mundo, para poder repararlo. Cuando esta segunda tarea tiene prioridad sobre la primera, el trabajo de las ciencias sociales conduce a la construcción de vastas visiones del mundo, que enmascaran la debilidad de sus fundamentos por la fuerza de su coherencia.

(…)”.

© Éditions Gallimard-NRF

La ansiedad rusa, y el papel de la historia

Los estudios occidentales sobre Rusia son ingentes, la mayoría de ellos cargados con ciertas prevenciones, que el tiempo ha acumulado y agudizado. Contra esa imagen es contra la que dice escribir Mark B. Smith en  The Russia Anxiety. And How History Can Resolve It (Allen Lane).

Dice el editor:

“Rusia es un país excepcional, el más grande del mundo. Es a la vez europeo y exótico, poderoso y débil, brillante y fallido. ¿Por qué le tenemos tanto miedo?

Una y otra vez, juzgamos a Rusia por estándares particulares. Por lo general, asumimos que posee niveles más altos de astucia, malevolencia y brutalidad. Sin embargo, el país ha sido la mayoría de las veces un aliado crucial, sobre todo contra Napoleón y en las dos guerras mundiales. Admiramos su música y sus escritores. Elogiamos el alma rusa. Pero aún así pensamos en Rusia como una amenaza única. ¿Qué tiene este país extraordinario que constantemente provoca respuestas tan excesivas? ¿Y por qué es tan peligroso?

Desde los primeros tiempos hasta el presente, el nuevo libro notable de Mark B. Smith es una historia de esta ‘Russia Anxiety’. Ya sea aliado o enemigo, superpotencia o Estado fallido, Rusia se apodera de nuestra imaginación y alimenta nuestros temores como ningún otro país. Este libro muestra cómo la historia misma ofrece una visión más clara y un futuro mejor.”.

A falta de fragmentos que ofrecer, podemos citar tres  reseñas que, más o menos,  comienzan del siguiente modo. Edward Lucas ha escrito en The Times:

“Rusia es muy mal entendida. En eso, al menos, están de acuerdo amigos y enemigos. ¿Pero cómo? Para Mark B Smith, historiador de la Universidad de Cambridge, el miedo equivocado, la indeferencia y el desprecio son los culpables del terrible estado de las relaciones Este-Oeste. Las interpretaciones erróneas comienzan con la historia y una “leyenda negra” de las supuestas irracionalidad, amenaza y atraso perdurables y esenciales de Rusia. Él atribuye este enfoque al gran historiador estadounidense Richard Pipes, quien argumentó que el totalitarismo soviético era solo una extensión de la autocracia zarista y del imperialismo. Como marco de análisis, Smith admite que esto es “coherente e inteligente”. Pero erróneo, argumenta. La invasión de Crimea no es parte de un patrón actual de comportamiento neoimperalista, ni lo fue la invasión de Checoslovaquia liderada por los soviéticos en 1968, ni el aplastamiento del levantamiento húngaro en 1956. Todo eso son aberraciones”.

También en el mismo periódico, Max Hastings ha señalado:

“Nuestras actitudes hacia “el oso” se caracterizan por una mezcla de fascinación, miedo y desprecio, que ha generado 500 años de lo que el profesor de historia de Cambridge Mark B Smith identifica como la “Russia Anxiety” de Occidente. El viejo imperio británico tembló ante la amenaza percibida desde Muscú. La hermana de Florence Nightingale describió al campesinado ruso en 1888 como “un estado de civilización muy bajo”. Nuestra imagen de la nación moderna de Putin está fuertemente influida por el ataque del venenoso gas en 2017 en Salisbury, junto con la consternación por la destreza de sus ciber-trolls y la frecuencia con la que los críticos periodísticos del Kremlin son asesinados.

(…) Smith argumenta que Rusia nunca ha aspirado a dominar el mundo, que no es lo mismo que ejercer la hegemonía sobre su propia esfera de influencia. Identifica un momento crítico entre los “futuros perdidos” de Rusia en el asesinato en 1881 de Alejandro II, el mayor reformador en la historia de su país. (…)”

En fin, el libro ofrece dos ideas centrales, como ha señalado Rodric Braithwaite en  History Today:  La primera es que el mundo occidental (no Asia, África o América Latina, donde las percepciones son bastante diferentes), durante quizás 500 años, ha estado afectado por lo que él llama “la ansiedad de Rusia”, un ciclo de miedo, indiferencia y desprecio. La segunda se refiere a la idea antihistórica de que Rusia está condenada a repetir incesantemente sus desastres históricos: la llama la Leyenda Negra, “el mito del especial y directo camino de Rusia hacia la miseria”. Esta, añade Braithwaite,  no es solo una construcción de los ignorantes enemigos de Rusia. Muchos rusos también creen que su país puede sobrevivir y alcanzar la grandeza solo como autocracia; los más sombríos ocasionalmente dicen que están condenados a ser esclavos.

Y para complementar lo anterior, tenemos a Eliot Borenstein y su Plots Against Russia. Conspiracy and Fantasy after Socialism (Cornell UP), para quien el gobierno y los medios rusos promueven una visión conspirativa (una paranoia, una konspirologiia ) que tiene  profundas raíces históricas y culturales.

© 1995 – 2019 Penguin Books /  Times / History Today

Hitler y el miedo al capitalismo angloamericano

Hay temas que no parecen agotarse nunca, por el interés de los lectores o el de los investigadores, temas que, a pesar de su ingente producción académica, siempre encuentran  un resquicio que colmar y un editor dispuesto a arriesgar su pecunio.  la II Guerra Mundial, y Hitler o los nazis en particular, es sin duda uno de ellos.

El año pasado fueron Johann Chapoutot  y Christian Ingrao los que ofrecieron su breve Hitler, con el que  PUF  inauguró una colección de biografías de figuras históricas (una serie de audiolibros luego convertidos en libros impresos).

Este 2019, por su parte, nos llega Hitler. Only the World Was Enough (Allen Lane), de Brendan Simms -sin olvidar la reciente traducción inglesa de la monumental Hitler. A Life (OUP), de Peter Longerich-. De hecho, como ha indicado Richard Overy,  “lo que los distingue a ambos es la idea central que impulsa la narración: para Longerich, el argumento es el de que Hitler dominó todo lo que sucedió en el Tercer Reich, no fue un “dictador débil”; para Simms, cuyo Hitler es también el creador de juego clave en la dictadura, la visión convencional de que el principal enemigo de Hitler era el “bolchevismo judío” queda anulada en favor del Imperio Británico y los Estados Unidos como objetivo real de su estrategia a largo plazo”.

En todo caso, esta es la presentación editorial del volumen de Simms:

“Adolf Hitler es uno de los hombres más estudiados de la historia y, sin embargo, las cosas más importantes que creemos saber sobre él son incorrectas. Como muestra la nueva biografía fundamental de Brendan Simms, la principal preocupación de Hitler no era, como se creía ampliamente, la amenaza del bolchevismo, sino la del capitalismo internacional y la angloamérica. Estos dos temores impulsaron tanto su antisemitismo como su determinación de asegurar el “espacio vital” necesario para sobrevivir en un mundo dominado por el Imperio Británico y los Estados Unidos.

Basándose en nuevas fuentes, Brendan Simms traza la forma en que surgió la ideología de Hitler tras la Primera Guerra Mundial. Los Estados Unidos y el Imperio Británico fueron, en su opinión, modelos para el propio imperio de Alemania, fundado de manera similar en la apropiación de la tierra, el racismo y la violencia. El objetivo de Hitler era crear un futuro global similar para Alemania: un país, de lo contrario, aparentemente condenado no solo a la irrelevancia, sino, a través de la emigración y la influencia extranjera, a la extinción. Su principal preocupación durante el cataclismo resultante no fue solo lo que entendió como el choque entre alemanes y judíos, o alemanes y eslavos, sino sobre todo entre los alemanes y lo que llamó los “anglosajones”. Al final, solo el dominio del mundo habría sido suficiente para lograr los objetivos de Hitler,

El nuevo libro de Brendan Simms es el primero en explicar completamente las creencias de Hitler, demostrando cómo, como siempre, las ideas son la fuente principal del comportamiento más criminal”.

El propio Simms nos ha ofrecido una idea general de su libro en las páginas de NS, señalando cómo, en el nuevo contexto del siglo XXI, Hitler ya no nos parece tan remoto o extraño como hace dos décadas:

“(…). Sin duda, ningún desarrollo contemporáneo se adapta fácilmente al pasado nazi, y debemos tener cuidado con las analogías fáciles, pero ahora tenemos razones suficientes para echar un nuevo vistazo a Hitler y a la dinámica global a la que estaba reaccionando.

Esto significa excavar por debajo de la capa específicamente alemana expuesta por el relato clásico de Kershaw y refinada por las excelentes biografías recientes de Volker Ullrich y Peter Longerich. Lo que demostraron sobre la importancia de las continuidades de la historia alemana, de la relación de Hitler con las estructuras de la sociedad y el gobierno alemanes, y del carácter de su gobierno, están fuera de duda. Pero debajo de esta capa encontramos una historia más universal, no tanto sobre la condición humana o la naturaleza del poder, sino sobre el sistema mundial y los discursos de raza y desigualdad globales.

Para verlo, debemos limpiar el sedimento de décadas de una forma de entenderlo, porque algunas de las cosas más importantes que creemos saber sobre Hitler son incorrectas. (…)”

©2019 Penguin Random House / New Statesman Media

Arlette Farge: Vidas olvidadas

Reparamos hoy en la aparición de una nueva colección histórica. Se rotula “A la source” y la comanda Clementine Vidal-Naquet en La Découverte.

Según sus responsables: “Para esta nueva colección de Editions la Découverte, los historiadores partirán de una fuente o de un dossier de archivos con un carácter especial: sus tesoros de archivos, poco o nada explotados en el curso de su investigación, y aun así cuidadosamente guardados. Lejos de ser anecdóticas, estas fuentes a menudo tienen un papel importante para el historiador: son las que perturban, intrigan, objetan y sobre las cuales a veces se sueña escribir. Abandonadas, no lo son por su inutilidad o insignificancia: sino, por el contrario, porque dicen mucho y distinto sobre la historia. El historiador nunca es indiferente. “A la source”, por tanto, ofrecerá el placer del objeto descubierto, del archivo original, del personaje histórico inusual o del evento banal.”

Pues bien, el primer ejemplar de la colección corresponde a Vies oubliées. Au coeur du XVIIIe siècle, de Arlette Farge, que para ello retoma de algún modo dos de sus volúmenes anteriores:  Le Désordre des familles. Lettres de cachet des Archives de la Bastille au XVIIIe siècle,  coescrito con Michel Foucault y publicado en 1982, y su reflexión sobre La atracción del archivo, aparecida en 1989.

El editor lo presenta así:

“¿Cómo atrapar vidas olvidadas, de las cuales nada se sabe? ¿Cómo se puede reconstituir la atmósfera de una época, no con grandes pinceladas, sino a partir de los miles de pequeños eventos capturados tan cerca de la vida cotidiana como en una pintura impresionista?

Arlette Farge ofrece aquí lo que se llaman “residuos” o “restos” del investigador: fragmentos de archivos declarados inclasificables en inventarios, descuidados porque están fuera de las preocupaciones actuales del historiador. Estas son instantáneas que revelan la vida social, emocional y política de la Ilustración. Se atropellan sacerdotes, policías, mujeres, trabajadores, sirvientes, artesanos.
De estos archivos surgen imágenes del cuerpo en el trabajo, del dolor, del  cuidado, pero también movimientos de revuelta, cartas de amor, palabras de deseo, de violencia o de compasión.

El rumor de la ola, explicó Leibnitz, resulta de los miles de millones de gotas que la constituyen; Arlette Farge sumerge a su lector en la intimidad de estas vidas olvidadas. Una nueva forma de hacer historia”.

Y así empieza la Introducción:

“Estar siempre cerca del “murmullo del combate” y de los ruidos singulares; amar el convivir con las profundidades del individuo para que surjan el misterio, la belleza y la locura de la vida; así sería, para el historiador, no solo resignarse a las hipótesis, las pruebas y los resultados que requiere la investigación, sino, por el contrario, llevar la investigación más allá de los límites académicos, para centrarse en lo “único “, como escribió Marcel Schwob. Es cierto que lo “único” no hace historia, pero le pertenece y, a veces, la constituye o la desvía, incluso en sus extravagancias.

El ser “único” tiene poco peso en nuestras hipótesis de investigación, ni en la explicación de este o aquel evento histórico; en resumen, lo hemos omitido involuntariamente. No fue olvido, simplemente la sensación de que difícilmente podría usarse en la historia, porque era inclasificable o inoportuno. Normal es esta actitud, y lejos de mí la idea de cualquier reproche. Hoy, echando una mirada a tantos archivos policiales del siglo XVIII, escrutados para avanzar en el conocimiento y despertar la curiosidad sobre la vida de los más humildes, unasolo puede quedar impresionada por la multitud de hechos, de vidas, de seres singulares, extraños y emocionantes, de los cuales no se dijo nada cuando se los encontró. No encajaban en los objetos de investigación que me había dado.

Esto es lo que me decidió a escribir este libro inusual, a contracorriente de los caminos históricos tradicionales. Está escrito completamente desde archivos, ya sea declarado no clasificables en los inventarios de las bibliotecas, o que yo misma los haya inutilizado, abandonado (aunque copiado) debido a mis preocupaciones del momento. En el lenguaje académico, esto se llama el “desperdicio” del investigador. En cada defensa de tesis, siempre me preguntaba cuáles habían sido los documentos y archivos abandonados por el estudiante de doctorado, sin atreverme a hacerle la pregunta incluso aunque estuviera en el tribunal. La pregunta que no se hace, no perturba la ceremonia de la defensa ni al doctorando.

Al término “desperdicio” podemos agregar otro bien hermoso, el de “residuo”. Es otra cosa. Son los documentos imposibles de clasificar, por falta de datación, de nombres, de procedencia, de integridad, pues el archivo ha sido muy maltratado por el tiempo. Los conservadores de la biblioteca los reúnen (incluso si son fragmentos) en cajas y los califican en el inventario “resto”. Por ejemplo, cuando se clasifican los documentos de un inspector de policía del siglo XVIII, se indica la signatura, el contenido de esos papeles, sus fechas y sus funciones. Y, al final, a veces encontramos mención de una última casilla llamada “resto”;  contiene todos los documentos del inspector imposibles de enumerar.

(…)”.

© Éditions La Découverte

Archivar la memoria. De la historia oral al patrimonio inmaterial

Volvemos sobre el asunto de la memoria, muy presente en general y particularmente en Francia. Lo hacemos con Archiver la mémoire. De l’histoire orale au patrimoine immatériel (EHESS), de Florence Descamps.

La presentación es como sigue:

“Que los vivos algún día escuchen a los muertos. ¿No es este deseo secreto el que en última instancia basa el registro y el archivado de las voces del pasado? Después de su libro L’historien, l’archiviste et le magnétophone (2001), que inspiró muchas campañas para la recopilación de archivos orales, Florence Descamps reanuda su reflexión sobre los usos científicos y sociales de los testimonios orales y hace un balance de reintegración de la fuente oral en la caja de herramientas del historiador.

Desde la historia oral al patrimonio cultural inmaterial, utilizando el camino de la palabra registrada, este ensayo retoma la gran trilogía “Histoire, Mémoire et Patrimoine” que, durante cuarenta años, se ha apoderado de toda la sociedad francesa”.

Para complementar esa breve descripción podemos acudir a los textos que de la autora circulan, como el que ofrece en el blog vecino Les carnets de la phonothèque, donde esta autora escribe algunas entradas. En la última de ellas, de septiembre de 2019, trata el asunto de los “Témoignages, histoire et mémoire : la fécondité du concept de mémorialité”. Y lo hace en estos términos:

“Durante 30 años, la historia oral, la creación de archivos orales en determinadas organizaciones, la multiplicación de encuestas orales en laboratorios de investigación en ciencias sociales y el desarrollo de usos sociales del testimonio en la sociedad civil han contribuido a un estudio renovado de la cuestión de la memoria colectiva y su articulación con los recuerdos individuales. Los testimonios orales, archivados, depositados en instituciones patrimoniales y documentados, hecho accesibles y verificables, pueden convertirse en fuentes “primarias” susceptibles de documentar el proceso de rememoración y de dar cuenta de la compleja relación entre memoria colectiva y memoria individual. Y si es así, ¿en qué condiciones y según qué modalidades?

Para analizar los testimonios orales y desentrañar los hilos cruzados de sus temporalidades, podemos distinguir cinco repertorios de análisis que son otras tantas formas de entrada al estudio de un corpus. Existe un repertorio realista que busca captar a través del recuerdo del pasado, los eventos y los “hechos”, ya sean materiales o inmateriales, técnicos, sociales o simbólicos. Es el más utilizado por los historiadores. Existe el repertorio narrativo o retórico que está interesado en el relato, las formas de decir y hablar. Existe el repositorio documental que, por el hecho de transformar el corpus de testimonios en bases de datos, proporciona nueva información y otras formas de conocimiento (cuantitativas, estadísticas, de recurrencias y convergencias, etc.). Existe el repertorio acústico que está interesado en el sonido, el entorno sonoro, la escucha, el estudio de la voz y sus inflexiones/expresiones. Este repertorio puede combinarse con un repertorio visual en el caso de la palabra filmada. Finalmente, está el repertorio conmemorativo que se interesa en cómo recuerda el testigo y en el contexto en el cual y por el cual recuerda el testigo: ¿cuándo recordamos? ¿Quien recuerda ¿Cómo lo recordamos? ¿Con qué palabras recordamos? ¿Donde recordamos ¿Por qué lo recordamos? ¿Debido a que ? ¿En vista de qué? ¿En nombre de qué (o quién) recordamos? ¿Con quién estamos hablando cuando recordamos? ¿A quién o qué recordamos? ¿Qué o quién no se recuerda? ¿Que olvidamos?

Este cuestionamiento permite estructurar lo que se conoce como la contextualización de las condiciones de producción de los testimonios orales y llega a nutrir una reflexión sobre la productología de las encuestas de memoria oral y su acceso al estatuto de las fuentes. Permite actualizar los “marcos sociales de memoria” designados por Maurice Halbwachs en 1925 e historizarlos: los lugares, los nombres, la lengua, el tiempo, las referencias cronológicas, las referencias topográficas, las clases sociales y sus representaciones, la familia, el parentesco, las amistades y “comunidades afectivas”, comunidades políticas y sociales, las profesiones, los cuerpos, los sistemas de pensamiento o valores, las religiones, las tradiciones y costumbres … Por tanto, uno puede esperar aprovechar y documentar esta articulación entre la memoria colectiva y los recuerdos individuales, adoptando el principio de Maurice Halbwachs de que “el individuo recuerda cuando asume el punto de vista del grupo y que la memoria del grupo se manifiesta y se realiza en las memorias individuales” o, para decirlo de otra manera, presuponiendo que el individuo evoca sus recuerdos invocando y usando su memoria social, la del pasado combinada con sus representaciones del presente.

Para designar este conjunto de datos sobre las condiciones sociales y colectivas de recuerdo, hace tiempo que falta un término ajustado. Sin embargo, desde la década de 2000, varios autores están trabajando en esta cuestión de la memoria colectiva y de sus marcos sociales, colectivos o políticos. Ya en 2005, Johann Michel habló sobre políticas de memoria, políticas memoriales, regímenes de memoria . Por mi parte, en mi seminario, hablé libremente de “cadena de memoria”, “ciclo de memoria” o “bucle de memoria” sin encontrar el concepto permitente (ver mi mémoire de synthèse).

Es en su libro Les Années noires, de 2012, donde Denis Pechanski elabora el concepto de “régimen de memorialidad”, un concepto derivado del concepto de “régimen de historicidad” desarrollado por François Hartog, un término del que tomo conocimiento en 2014 y que adopto en esta fecha por su carácter estimulante y heurístico. Denis Peschanski parte de la observación de la existencia en Francia de una referencia obsesiva a la Segunda Guerra Mundial a largo plazo, pero también muestra que esta referencia hace uso de diferentes figuras que estructuran de manera diferente las representaciones del pasado para una construcción identitaria del presente o en el presente. En tercer lugar, destaca el par de memoria fuerte / memoria débil para pensar en el rango infinitamente matizado de representaciones del pasado y relativizar las afirmaciones radicales, maniqueas y anacrónicas (por ejemplo, la referencia recurrente a la “ocultación”). Finalmente, en los “regímenes de memorialidad” de la Segunda Guerra Mundial y la Shoah, distingue un régimen de heroicidad régimen victimario, de memorias fuertes y memorias dominantes, memorias débiles y dominadas; fFinalmente, enfatiza que estos regímenes no son necesariamente estables, ni lineales ni definitivos.

A partir de estos diferentes trabajos, podemos proponer una definición para este concepto de “régimen de memorialidad”: el conjunto de elementos contextuales y de reglas que componen un dispositivo social y colectivo de rememoración estable y duradera para un grupo social, una colectividad, una comunidad, una sociedad, bajo cuya influencia los individuos recuerdan.

(…)”.

© Éditions de l’EHESS /  Florence Descamps / OpenEdition

La historia, en época de crisis financieras

En efecto, ese es el título que más o menos le ha dado el joven economista Amin Samman a su reciente libro: History in Financial Times (Stanford University Press).

Dice el editor:

“Los teóricos críticos de la economía tienden a entender la historia de la sociedad de mercado como una sucesión de etapas distintas. Esta visión de la historia descansa sobre una concepción cronológica del tiempo en la que cada presente se desliza hacia el pasado para que un futuro pueda ocupar su lugar. Este libro sostiene que con  el modo de pensar lineal se pierde algo crucial sobre la dinámica del capitalismo contemporáneo. En lugar de que cada presente deje un conjunto pasado atrás, el pasado circula continuamente y da forma al presente, de modo que el cambio histórico emerge a través de un panorama cambiante de asociaciones, nombres y fechas históricas. El resultado es un extraño bucle de retroalimentación entre el ahora y el entonces, real e imaginario. Demostrando cómo esta idea puede darnos una mejor compra del capitalismo financiero en la era posterior a la crisis, History in Financial Times rastrea los diversos modos de producción histórica que se usan en las esferas del periodismo financiero, la formulación de políticas y la cultura popular. Al prestar especial atención a la narrativa y las nociones de crisis, recurrencia y revelación, Amin Samman nos ofrece una novedosa visión sobre la relación entre el pensamiento histórico y la crítica”.

Y así empieza el primer capítulo:

“La idea de crisis tiene una historia larga y compleja en las ciencias humanas. Desde al menos el siglo XVIII, ha sido el sello distintivo del pensamiento occidental en una clave histórica, proporcionando a los filósofos, teóricos políticos y especialmente a los economistas políticos un medio para elaborar las coyunturas críticas o los puntos de inflexión que consideran que marcan el proceso histórico. El ejemplo paradigmático es Marx, cuya visión de la crisis capitalista ayudó a establecer toda una tradición de teorización de la crisis en la economía política y a quien muchos han regresado desde entonces durante episodios de turbulencia económica. Al mismo tiempo, el desarrollo de la teoría de la crisis es una historia de hilos de pensamiento divergentes, filosofías de la historia en conflicto y múltiples representaciones de la relación entre el pasado, el presente y el futuro. El concepto de crisis es, de este modo, un concepto vivo, que toma forma y evoluciona a través de las circunstancias en que se despliega. También es un concepto extraño, que interviene en el proceso mismo de la historia que pretende revelar.

El primer pensador en comprender esto fue Reinhart Koselleck, cuyas historias conceptuales de la crisis rastrean cómo los usos del término han variado en el espacio y el tiempo. Koselleck estaba principalmente interesado en la crisis como una categoría y una condición de la modernidad europea, pero para establecer esto volvió a la etimología de la crisis, descubriendo dos ambigüedades fundamentales que invisten el concepto moderno con su poder no solo para registrar sino también para producir historia. La primera de ellas se refiere al referente del término crisis, que generalmente se usa para indicar una mezcla de peligro, incertidumbre y la compulsión de actuar. Remontándolo al término griego krisis, que se deriva del verbo krinō, -que significa “cortar, seleccionar, decidir, juzgar; [y] por extensión, medir, disputar, pelear ”- Koselleck revela cómo la palabra misma incorpora consigo un doble significado.La crisis se refiere no solo a la necesidad simple u objetiva de una decisión, sino también a la medición intersubjetiva o a una disputa a través de la cual se puede hacer un diagnóstico y llegar a una decisión. La segunda ambigüedad que identifica se refiere a las dimensiones temporales de la crisis. Decidir o juzgar requiere un diagnóstico del tiempo, por lo que las crisis pueden adquirir una gama de temporalidades. En el terreno del desarrollo histórico, esto equivale a una historicidad radicalmente abierta para la crisis.

Janet Roitman ha abordado muchos de estos puntos en su libro Anti-Crisis, que conecta el relato de Koselleck de la relación entre crisis y modernidad con la narración contemporánea de la crisis financiera. Anti-Crisis se destaca de la mayoría de los otros escritos sobre crisis financieras precisamente porque comienza con la importancia de la crisis en sí misma, vinculándola a un diagnóstico del tiempo y éste con un juicio de la historia. En palabras de Roitman, “La crisis no es algo que se observe. . . es una observación que produce significado” (…).

Mi punto de partida es la sugerencia de Koselleck de que el concepto histórico moderno de crisis surge a través de una reelaboración gradual de los significados originales del término dentro del discurso legal, médico y religioso temprano. En lugar de que esto culmine en un modo secular o “posteológico” de pensamiento de la crisis, enfatizo cómo el concepto ha seguido evolucionando a través de la elaboración de teorías de crisis por una amplia gama de pensadores de la economía política. (…) El resultado es una reconfiguración significativa de la relación entre crisis e historia. El pensamiento de la crisis ya no funciona simplemente como un medio para producir conocimiento histórico; ahora también es un medio por el cual el discurso de la historia actúa y produce recursivamente el presente histórico. (…)

(…)”.

© 2019 STANFORD UNIVERSITY PRESS

Frank Wolff: El muro de Berlín

Los habituales de esta bitácora ya sabrán que el repaso a la producción germánica brilla por su ausencia, debido al total desconocimiento que, del alemán, posee quien escribe.  Cualquier excepción es un atrevimiento, descarado y punible.

Dicho eso, a veces no queda otro remedio y uno ha de elegir entre lo malo o lo peor, porque hay algunos libros que merecen al menos mencionarse, como el muy reciente de Frank Wolff titulado Die Mauergesellschaft. Kalter Krieg, Menschenrechte und die deutsch-deutsche Migration. 1961-1989 (Surkamp). Un volumen que, por otra parte, viene como anillo al dedo dadas las fechas.

Si mi traductor y mi escasa pericia no me desencaminan por completo, el editor lo anuncia así:

“El muro no solo supuso una frontera, sino que definió la Alemania de la Guerra Fría. Desde la defensa activa hasta la aceptación silenciosa y la resistencia, la sociedad alemana dividida acordó que no podía escapar a su existencia. En su estudio brillante y lleno de hechos, el historiador Frank Wolff traza estas condiciones al  detalle y muestra, entre otras cosas, que la demanda de libertad de viaje, tratada de forma bastante negligente al analizar el pasado de la RDA, el discurso de los derechos humanos que se desarrollaba en la población, así como el movimiento de emigración en sí, fueron decisivos para la caída del Muro de Berlín”.

Por si eso fuera poco, el editor también ofrece un fragmento, lo cual asegura de manera irremediable un buen número de errores en esta miserable traducción (por la que ruego disculpas urbi et orbi):

“Berlín celebró una Navidad especial en 1963. Por primera vez en dos años y medio, los habitantes tuvieron la sensación de vivir nuevamente en una ciudad. Por un corto lapso de tiempo, la forzada división en dos pareció como un fantasma desagradable. Con la construcción del Muro de Berlín, una línea de demarcación se había convertido en una barrera: se interrumpieron las carreteras y el tráfico ferroviario, se prohibió a los berlineses cruzar la frontera, incluso se cortaron las líneas telefónicas. ¡Pero todavía era un solo Berlín! La Navidad de 1963 permitió que los berlineses occidentales visitaran por unos días a sus familiares de Berlín Oriental. Por fin, el centro de la ciudad volvió a sentirse tan ocupado como el corazón de una gran ciudad; en el punto de ruptura entre ambos sistemas, en la Friedrichstrasse, prevaleció un agradable caos de tráfico. ¿Pero todavía era realmente un solo Berlín? El periodista Dieter Hildebrandt del Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ) asistió a una reunión en Berlín Oriental. Sobre el muro, los familiares habían lanzado sinceras cartas y enviado paquetes prometiéndose coraje y fuerza. La emotiva reunión comenzó con abrazos, saludos y admiración por los más pequeños. Pero cinco minutos después, la familia dividida se puso a discutir. Se alegrada por los invitados de Berlín Occidental con permiso de visita, pero la familia de Berlín Oriental anhelaba el mismo derecho para ellos, o “al menos para las personas mayores”. Sus parientes de Alemania Occidental les miraron “un poco por encima”. No deberían “querer tener demasiado de una vez, porque después de todo el acuerdo para los pases ya era algo grandioso”. Todo salió mal. ¿Se trataba de invocar la igualdad de derechos contra la existencia del Muro, o más bien, según Willy Brandt, “hacer que el Muro sea transparente para que Berlín Occidental pueda aceptarlo y aprender a vivir con este monstruo odiado”? “Nunca nadie”, observó el desilusionado observador Hildebrandt, “estuvo tan separado como en las horas de la unión”. Afortunadamente, los ánimos acabaron por suavizarse ese mismo día. “Ya sabes”, dijo el padre aprisionado, “a veces simplemente te quita la ira el que no puedas salir. (…)”.

Y se puede complementar con 1989 A Global History of Eastern Europe (CUP), de James Mark, Bogdan C. Iacob,  Tobias Rupprecht, y Ljubica Spaskovska, todos ellos docentes en Exeter.

 © Suhrkamp Verlag AG