Todas las entradas de: Anaclet Pons

Esas verdades. La historia de los EE.UU de Jill Lepore

No haré presentación , porque en realidad sobraría. Sobra decir que Jill Lepore es una de las grandes figuras de la academia norteamericana, y muy mediática por cierto. Y sobra aludir a su compromio con la profesión y para con la verdad histórica, en una época en que la falsedad y la posverdad  parecen campar a sus anchas. Por tanto, bienvenida sea esta nueva obra, muy bien recibida por la prensa norteamericana y, de hecho, uno de los grandes referentes de este otoño editorial:  These Truths. A History of the United States (Norton).

Veamos la presentación editorial:

“En la historia estadounidense en un solo volumen más ambiciosa en décadas, la galardonada historiadora y escritora neoyorquina Jill Lepore ofrece un relato magistral de los orígenes y el surgimiento de una nación dividida, un ajuste de cuentas urgentemente necesario con la belleza y la tragedia de Historia americana.

Escrita con una prosa elegíaca, la investigación pionera de Lepore sitúa la verdad misma -una devoción a los hechos, las pruebas y la evidencia- en el centro de la historia de la nación. El experimento estadounidense se basa en tres ideas -“estas verdades”, las llamó Jefferson: igualdad política, derechos naturales y la soberanía del pueblo. Y descansa, también, en una intrépida dedicación a la averiguación, sostiene Lepore, porque el autogobierno depende de ello. Pero, ¿han cumplido esa promesa la nación y la democracia en sí?

Estas verdades cuenta esta historia exclusivamente estadounidense, que comienza en 1492, y pregunta si el curso de los acontecimientos durante más de cinco siglos ha demostrado las verdades de la nación o las ha desmentido. Para responder a esta pregunta, Lepore traza las historias entrelazadas de la política, el periodismo y la tecnología estadounidenses, desde la reunión colonial de la ciudad hasta la máquina del partido del siglo XIX, desde la radio hasta las encuestas en Internet del siglo XXI, desde la Carta Magna hasta Patriot Act, de la imprenta a Facebook News.

En el camino, la crónica soberana de Lepore está llena de bocetos deslumbrantes de estadounidenses conocidos y menos conocidos, desde un desfile de presidentes y una galería de pícaros maleantes políticos hasta los intrépidos líderes de los movimientos de protesta, incluido Frederick Douglass, el famoso orador abolicionista; William Jennings Bryan, el tres veces candidato presidencial y finalmente trágico populista; Pauli Murray, el visionario estratega de derechos civiles; y Phyllis Schlafly, el arquitecto no acreditado del conservadurismo moderno.

Los estadounidenses descienden de esclavos y esclavistas, de conquistadores y conquistados, de inmigrantes y de personas que han luchado para acabar con la inmigración. “Una nación nacida en contradicción luchará para siempre sobre el significado de su historia”, escribe Lepore, pero participar en esa lucha estudiando el pasado es parte del trabajo de la ciudadanía. “El pasado es una herencia, un regalo y una carga”, observan estas verdades . “No se puede eludir. No hay nada más que conocerlo”.

Como complemento, el lector puede buscar en la red las múltiples referencias al libro, así como las entrevistas -una en castellano– o bien repasar parte de la introducción, donde entre otras cosas dice:

“(…) ¿la historia de los Estados Unidos prueba estas verdades o las desmiente?

(…) Escribí este libro porque escribir una historia estadounidense de principio a fin y a través de lo que nos divide no se ha intentado en mucho tiempo, y es importante, y me pareció que valía la pena intentarlo. Una razón por la que es importante es que entender la historia como una forma de averiguación -no como algo fácil o reconfortante, sino como algo exigente y agotador-, fue fundamental para la fundación de la nación.

(…) ¿Cuál es, entonces, el veredicto de la historia?

Este libro intenta responder a esa pregunta contando el relato de la historia estadounidense, comenzando en 1492, con el viaje de Colón, que unió continentes y terminó en un mundo no solo atado sino enmarañado, anudado y atado. Narra el asentamiento de las colonias americanas; la fundación de la nación y su expansión a través de la migración, la inmigración, la guerra y la invención; su descenso a la guerra civil; su entrada en las guerras en Europa; su ascenso como potencia mundial y su papel, después de la Segunda Guerra Mundial, en el establecimiento del orden mundial liberal moderno: el Estado de derecho, los derechos individuales, el gobierno democrático, las fronteras abiertas y los mercados libres. Relata los enfrentamientos de la nación con el comunismo en el extranjero y la discriminación en el hogar; sus fracturas y divisiones, y las guerras que ha librado desde 2001,

Con esta historia, he contado un relato; intenté hacerlo de manera justa. He escrito un comienzo y he escrito un final y he tratado de cruzar una división, pero no he intentado contar toda la historia. Nadie pudo. Mucho falta en estas páginas (…)

(…)

Además de ser una breve historia de los Estados Unidos y un manual de educación cívica, este libro también pretende ser otra cosa: es una explicación de la naturaleza del pasado. La historia no es solo un tema; también es un método. Mi método es, en general, dejar que los muertos hablen por sí mismos. He presionado sus palabras entre estas páginas, como flores, por su belleza, o como insectos, por su horror. El trabajo del historiador no es la obra del crítico o del moralista; es el trabajo del detective y el narrador, el filósofo y el científico, el guardián de los cuentos, el adivino de la verdad, el narrador de la verdad.

¿Qué pasa entonces con el pasado estadounidense? Hay, sin duda, mucha angustia en la historia de los Estados Unidos y más hipocresía. Ninguna nación ni pueblo están libres de ellas. Pero también existe, en el pasado estadounidense, una cantidad extraordinaria de decencia y esperanza, de prosperidad y ambición, y mucho, especialmente, de invención y belleza. Algunos libros de historia estadounidenses no critican a los Estados Unidos; otros no hacen nada más que eso. Este libro no es amable. Las verdades sobre las cuales se fundó la nación no son misterios, artículos de fe, nunca cuestionados, como si la fundación fuera un acto de Dios, pero tampoco son mentiras, ficciones, como si nada pudiera conocerse, en una mundo sin verdad, Entre la reverencia y el culto, por un lado, y la irreverencia y el desprecio, por el otro, se encuentra un camino incómodo, lejos de las piedades falsas y los pequeños triunfos sobre las personas que vivieron y murieron y cometieron tanto sus actos de coraje como pecados y errores mucho antes de que cometiéramos los nuestros. “No podemos santificar este terreno”, dijo Lincoln en Gettysburg. Estamos obligados, en cambio, a caminar por este terreno, dedicándonos tanto a los vivos como a los muertos.

(…)”

© 2018 W. W. Norton & Company, Inc.

Música y política en Alemania (1933-1949)

Aunque son las grandes editoriales las que dominan nuestro mercado académico, las universidades intenta hacerse un hueco, aunque sea con temas que aquellas rechazan o dejan de lado para mejor ocasión.  Pero en ese segmento siempre hay volúmenes de interés, como ocurre con Presses Universite Paris-Sorbonne y el libro de  de Elise Petit titulado Musique et politique en Allemagne, du IIIe Reich à l’aube de la Guerre froide.

Dice este editor: “Este libro ofrece un análisis sin precedentes de la política musical en Alemania, desde el ascenso al poder de Adolf Hitler en 1933 hasta el establecimiento de dos entidades políticas en 1949 en el contexto de la Guerra Fría. El estudio de las políticas implementadas en el marco del III Reich muestra cómo la noción de pureza condicionó la creación y la vida musical, desde la arianización de compositores de gran tradición como Wagner y Beethoven hasta la búsqueda de una imposible música “nazi”. El examen de las luchas de poder entre los actores culturales clave del Reich, principalmente el ministro de propaganda Joseph Goebbels y el ideólogo del Partido Nazi Alfred Rosenberg, destaca las fuertes incoherencias  de un sistema que forjó la concepto de “música degenerada” sin prohibirla por completo.

Tras la guerra, la creación musical echó mano  de los conflictos entre aliados, mientras la Guerra Fría estaba surgiendo. Es este contexto particular el que vio la creación de la Escuela de Darmstadt y los festivales de música contemporánea, pero también la reintegración de músicos comprometidos con el régimen nazi.

Al estudiar  regímenes que finalmente se construyen por oposición mutua, Élise Petit destaca las voluntades o utopías de ruptura en relación con las políticas musicales. Ella se pregunta por la posibilidad de ruptura en las artes cuando está vinculada a la política y se replantea  las nociones de “Hora Cero” y tabula rasa en Alemania siglo XX.

Para completar ese breve resumen, vayamos a parte de la entrevista aparecida en el portal nonfiction, el cual también ha publicado una reseña:

(…)

Su libro sin duda marca una etapa historiográfica en Francia. ¿Es su enfoque diferente de los enfoques historiográficos anglosajones y alemanes? En otras palabras, ¿su estudio tiene una especificidad “francesa”?

Mi enfoque fue impulsado por conversaciones con Erik Levi, musicólogo británico de Music in the Third Reich, y con Philip Bohlman, un etnomusicólogo estadounidense especializado en música judía. Estos dos interlocutores señalaron regularmente el carácter utópico de esta famosa “tabula rasa” que todavía se evoca hoy cuando estudiamos la creación musical en Alemania después de 1945. Por tanto, me pareció esencial conectar el antes y después de la guerra en este estudio: no, no hubo “nueva música”, “surgida de las ruinas” en 1945! Por el contrario, la creación de música se define con mayor frecuencia por el rechazo de lo que se hizo en el marco del III eReich, de ahí la reincorporación de Schoenberg y la música que había sido considerada “degenerada”. Pero, al mismo tiempo, la agenda política en los campos estadounidense y soviético dio lugar a una estética antagónica y verdaderamente en conflicto. A pesar de que la “hora cero” es ahora ampliamente discutida, ningún trabajo había estudiado las políticas musicales, tanto en el III E Reich como en el período de posguerra.

Su estudio proviene en parte de una tesis de historia de la música. ¿Era obvio manejar el campo interdisciplinario? ¿Surgieron dificultades particulares a causa de este cruce?

El cruce disciplinario no plantea un problema en términos de metodología; Por el contrario, mi trabajo se ha enriquecido considerablemente. ¡La dificultad principal ha sido encontrar a la gente a la que acudir para obtener asesoramiento sobre este trabajo! Para los historiadores, era un tema demasiado musicológico … Pero el hecho de que mi libro fuera publicado por PUPS (Sorbonne University Presses) en una colección de historia muestra que el interés en la interdisciplinariedad es real. La historia política de la música es un campo en el que todavía hay muy pocos especialistas en Francia, y estos son en su mayoría musicólogos.  La colaboración durante la Segunda Guerra Mundial es el componente que actualmente atrae al mayor número de investigadores, así como la diplomacia cultural de Francia después de la guerra. Sin embargo, con respecto a la música alemana durante la Guerra Fría, es necesario recurrir a  actores alemanes y anglosajones de la historia cultural.

(…)

© SUP / Nonfiction.fr  2018

Nuevas tendencias historiográficas

La editorial Bloomsbury ha decidido ponernos al día en las tendencias historiográficas más recientes con un volumen titulado Debating New Approaches to History, que ha estado a cargo de Marek Tamm, encargado de la introducción,  y de Peter Burke, que redacta la conclusión, especialistas ambos en historia cultural.

Dice el editor: “Con su formato innovador, Debating New Approaches to History aborda los problemas que se encuentran actualmente en lo alto agenda teórica y metodológica de la disciplina. En sus capítulos, los principales historiadores de las generaciones  veteranas y  jóvenes de todo el mundo occidental y más allá discuten y debaten los principales problemas y desafíos a los que enfrentan los historiadores en la actualidad. Cada capítulo es seguido por un comentario crítico de otro académico clave en el campo y por la respuesta del autor.

El volumen analiza temas como la importancia y las consecuencias del “giro digital” en la historia (¿cómo será la escritura de la historia en una era digital?), e desafío de la teoría poshumanista para la escritura de la historia (¿cómo escribimos la historia de los no -humanos?) y las posibilidades de ir más allá de las fuentes tradicionales en la historia y establecer un diálogo con la genética y las neurociencias (¿cuáles son las perspectivas y los límites de la llamada ‘neurohistoria’?). También revisa los debates más antiguos de la historia que siguen siendo cruciales, como lo que el enfoque de género puede ofrecer a la investigación histórica o cómo escribir la historia a escala global.

Debating New Approaches to History  no solo proporciona una visión general útil de los nuevos enfoques de la historia que cubre, sino que también ofrece información sobre los debates históricos actuales y el proceso de elaboración del método histórico. Demuestra cómo la disciplina de la historia ha respondido a los desafíos en la sociedad -como la digitalización, la globalización y las preocupaciones ambientales-, así como en las humanidades y en las ciencias sociales, como el “giro material”, el “giro visual” o el “giro afectivo”. Este es un volumen clave para todos los estudiantes de historiografía que deseen mantenerse al día en el pensamiento contemporáneo sobre la investigación histórica.”

En fin, aunque la portada es poco habitual, quizá buscando al alumno juvenil que necesita ponerse al día, el contenido es ajustado y cuenta con especialistas más o menos relevantes, pero siempre conocedores del asunto que tratan.  La introducción ya promete cuando inicia su recorrido así:

“La historia es la forma intelectual en que una cultura da cuenta de su pasado” fue la forma memorable de definir la historia propuesta en 1929 por el historiador holandés Johan Huizinga. De hecho, esto es bastante similar a otra definición articulada por el gran predecesor de Huizinga, el historiador suizo Jakob Burckhardt, a fines del siglo XIX; en su opinión, la historia es “el registro de lo que una edad considera digna de ser anotada en otra”. No es necesario concluir con estas definiciones que el estudio del pasado pueda reducirse a los requisitos del presente o a una demanda social -ciertamente, las exploraciones internas del mundo académico deben tenerse en cuenta; pero parece claro que los desarrollos en la escritura de la historia no se pueden discutir aislándolos de los principales cambios sociales, tecnológicos, culturales y de otro tipo. Por tanto, para comprender los nuevos enfoques y los principales debates en la historia de las últimas décadas, que es el objetivo principal del presente volumen, primero debemos prestar atención a algunas tendencias más profundas que prevalecen en el mundo moderno (occidental): a los cambios en los principios fundamentales de la cultura, en las oportunidades tecnológicas y en nuestras actitudes hacia el medio ambiente.

(…)”

Y de este modo empieza el primero de los capítulos, el que Jürgen Osterhammel dedica a la historia global:

“Hubo un momento en que las reflexiones programáticas sobre lo que se suponía que era la historia global superaban en número los intentos de poner todas esas recetas ambiciosas en la práctica historiográfica. Hoy la situación ha cambiado. Hay sólido cuerpo de trabajo disponible, no solo para demostrar las fortalezas y virtudes de la historia global, sino también para exponer sus dificultades y su fragilidad. La etapa actual de semi-consolidación del campo es un momento propicio para intentar un  examen, con especial énfasis en los debates y las preguntas abiertas.

Sin embargo, la dramática expansión de la historia global no facilita realmente esta tarea. En este momento, los más diversos tipos de escritura histórica se visten como “globales”, compartiendo nada más que una vaga resolución de superar la historia nacional y el eurocentrismo, dos fantasmas cuyo desprecio a menudo se da por sentado. Adoptando un punto de vista estrictamente nominalista y absteniéndose de cualquier tipo de juicio de valor, uno podría catalogar y clasificar estas prácticas de manera austera. En este sentido, la historia global es lo que la gente elige llamar por ese nombre. Mientras se persigue, hasta cierto punto, tal trayectoria de historización, el presente capítulo no evitará por completo las cuestiones normativas. Un campo intelectual pierde forma y coherencia cuando abandona la búsqueda de un mínimo consensual de requisitos metodológicos compartidos. Los debates, aparte de su propósito secundario habitual de competir por el poder y la influencia académica, deberían servir para una búsqueda de tales estándares comunes.

(…)”

Como siempre, Osterhammel no defrauda…

© Bloomsbury Publishing Plc

Dominick LaCapra: comprender a los otros

Dominick LaCapra es un autor siempre interesante, se esté o no de acuerdo con sus tesis.  Como interesante es su último libro, que lleva por título Understanding Others Peoples, Animals, Pasts (Cornell University Press).

Veamos la presentación editorial:

¿Hasta qué punto entendemos y podemos entender a los otros: a otros pueblos, especies, tiempos y lugares? ¿Cuál es el papel de los demás dentro de nosotros mismos, personificado en la noción de fuerzas inconscientes? ¿Podemos llegar a un acuerdo con nuestros otros internalizados de maneras que fomenten el entendimiento mutuo y contrarresten la tendencia a ser chivos expiatorios, proyectar, victimizar y consentir impulsos perjudiciales y narcisistas? ¿Cómo abordan o evitan tales preguntas varios campos o disciplinas? Y estas preguntas, ¿ se vuelven particularmente apremiantes y no se limitan en lo más mínimo a otros pueblos, tiempos y lugares?

Haciendo un uso selectivo y crítico del pensamiento de figuras tan importantes como Sigmund Freud, Jacques Derrida y Mikhail Bakhtin, Dominick LaCapra investiga en Understanding Others una serie de temas cruciales que van desde el estado actual de la deconstrucción, los estudios del trauma y las humanidades hasta campos más nuevos  como los estudios en animales y la investigación posthumanista.  LaCapra lleva hábilmente el pensamiento histórico crítico hacia un compromiso provocador con la política y con nuestro clima político actual. Este es LaCapra en su mejor momento, reconsiderando críticamente las principales corrientes y explorando lo viejo y lo nuevo en combinación, a menudo sugiriendo lo que esto significa en la era de Trump”.

Por su parte, la introducción empieza así:

“El título de este libro indica mi preocupación por una investigación sobre las posibilidades y los límites de la comprensión de los otros, así como sobre relacionarse con ellos en la práctica, especialmente en contextos históricos específicos. Esta investigación incluye fundamentalmente un intento de asumir problemas como los de la transferencia, la proyección, la victimización y la búsqueda de chivos expiatorios. Sería un eufemismo decir que el otro, incluido el otro interior, ha sido una preocupación del pensamiento crítico durante bastante tiempo. Tal vez la noción más influyente del otro (u otros) en el interior haya sido la comprensión de Sigmund Freud de los procesos inconscientes. La noción de Emmanuel Levinas de un absoluto, totalmente otro, que él considera básico para la responsabilidad ética infinita de uno hacia los demás, también ha prevalecido, especialmente en términos de su adopción por Jacques Derrida con respecto a todo otro del que se afirma que es totalmente otro. Considero de especial valor heurístico la idea freudiana de que en todo otro (como en uno mismo)  hay algún otro, en forma de procesos inconscientes que limitan el cumplimiento de la máxima clásica “Conócete a ti mismo”, mientras se califica -pero no descalificándola totalmente – la aplicabilidad del ideal de identidad individual, agencia y responsabilidad. El intento de expulsar a este otro adentro, que problematiza la identidad y causa ansiedad en el yo, y proyectarlo sobre un otro discreto, es una dimensión del proceso de búsqueda de chivos expiatorios que crea una clara oposición binaria entre el yo y el otro (o “nosotros y ellos”).

©2018 Cornell University Press

Gérard Noiriel: Historia popular de Francia

Gérard Noiriel acaba de publicar un nuevo libro, que responde al título de Une histoire populaire de la France. De la guerre de Cent Ans à nos jours (Agone).

Hay dos maneras de presentar el volumen. La primera tiene que ver con el motivo, que se explica en estos términos en el portal de “Là-bas si j’y suis“:

“En 1980, se publicó la primera edición del magistral American People’s History de Howard Zinn, el gran historiador estadounidense. En la editorial Agone surge  la idea de pedirle a otro gran historiador, francés esta vez, que lleve a cabo una investigación similar sobre el hexágono. Gérard Noiriel, historiador del mundo obrerto de la inmigración y de la cuestión nacional, se puso manos a la obra. En la linea de Zinn, se esforzó por articular las formas de dominación experimentadas por aquellos excluidos por el historiador, al tiempo que preservaba la primacía de la lucha de clases. Noiriel tardó una década en completar este libro, una síntesis de una vida de investigación y de compromiso.
Esta obra arroja luz sobre el lugar y el papel del pueblo en todas las grandes luchas y eventos que han marcado la historia de Francia, desde la Guerra de los Cien Años hasta hoy, haciéndose eco de nuestros problemas actuales. “Yo privilegio los temas que son centrales en nuestra actualidad”, dice Noiriel, como “las migraciones, la protección social, la crisis de los partidos políticos, el declive del movimiento obrero, el ascenso de las reivindicaciones identitarias”. Lo hace con un poco de humor, que se suma al interés de la lectura”.

La segunda tiene que ver con el contenido, que expone la editorial en estos términos:

“En 1841, en su discurso de recepción en la Academia Francesa, Víctor Hugo había evocado al” populacho “para describir a la gente de los barrios pobres de París. Con Vinçard protestando enérgicamente en un artículo en La Ruche Populaire , Hugo se sintió disgustado. Se dio cuenta en ese momento que tenía lectores en círculos populares y que se sentían humillados por su vocabulario despreciativo. Poco a poco, la palabra “miserable”, que usó al comienzo de sus novelas para describir a los criminales, cambió su significado y designó al pequeño pueblo de los infortunados. El mismo cambio de significado se puede encontrar en Les Mystères de Paris de Eugene Sue. Gracias al voluminoso correo que recibía de sus lectores de las clases populares, Eugene Sue descubrió las realidades del mundo social que evocó en su novela. El exlegitimista se convirtió en un portavoz de los círculos populares. El pequeño pueblo de París dejó de ser descrito como una categoría para convertirse en una clase social. “

Francia es aquí el conjunto de todos los territorios (incluidas las colonias) queestuvieron situados, en un momento u otro, bajo el control del Estado francés. En esta suma, el autor ha querido iluminar el lugar y el papel del pueblo en todos los grandes eventos y las grandes luchas que marcaron su historia desde la Edad Media: las guerras, la afirmación del Estado, revueltas y revoluciones, mutaciones y crisis económicas, esclavitud y colonización, migración, cuestiones sociales y nacionales”.

Y, en fin, esa presentación se acompaña incluso con algunos extractos de la introducción:

“La ambición última de esta historia popular de Francia es ayudar a los lectores no solo a pensar por sí mismos, sino a hacerse extraños a sí mismos, porque esta es la mejor manera de evitar quedar encerrados. en la lógica de la identida “.

(…)

“Para mí, lo ” popular “no debe confundirse con las” clases populares “. La identidad colectiva de las clases trabajadoras fue en parte fabricada por las dominantes y, a la inversa, las formas de resistencia desarrolladas en el curso del tiempo por “los de abajo” jugaron un papel importante en los trastornos de nuestra historia común. Esta perspectiva me llevó a comenzar esta historia de Francia al final de la Edad Media, es decir, en el momento en que el Estado monárquico se impuso. Visto desde este ángulo, el “pueblo francés” se refiere a todos los individuos que han estado vinculados entre sí porque han sido puestos bajo el control de este poder soberano, primero como súbditos y luego como ciudadanos. “

“Lo que hace posible afirmar el carácter” popular “de la historia francesa es el vínculo social, es decir, las relaciones que se han desarrollado a lo largo del tiempo entre millones de sujetos a un mismo estado desde el XV ºsiglo, y gracias a lo cual podría construirse un “nosotros” francés. Las clases altas y medias se han visto en la obligación de tener en cuenta las actividades, los puntos de vista, las iniciativas, las resistencias propias de las clases populares para implementar formas de desarrollo distintas de lo que habían imaginado al principio. Y a la inversa, las representaciones de los franceses que las élites han construido a través del tiempo, las políticas que han aplicado, han afectado profundamente a la identidad, los proyectos, sueños y pesadillas de los individuos pertenecientes a las clases populares”.

© 2018 Éditions Agone / Là-bas si j’y suis

¿Por qué aprendemos historia? (Si todo está ya en Internet)

Sam Wineburg, profesor de Eduación e Historia en la Stanford University,  acaba de presentar un volumen que merece algo de nuestra atención:  Why Learn History (When It’s Already on Your Phone) (University of Chicago Press).

Presentación del editor:

“Comencemos con dos verdades sobre nuestra era, tan inevitables que se han  convertido en clichés: estamos rodeados de más información y más fácilmente disponible que nunca. Y un gran porcentaje de esto es inexacto. Parte de las mala información es bienintencionada,  pero ignorante. Algo de eso es deliberadamente engañoso. Todo es pernicioso.

Con internet siempre a nuestro alcance, ¿qué puede hacer un profesor de  historia? Sam Wineburg tiene respuestas, comenzando con la siguiente: definitivamente no podemos ceñirnos a la misma vieja rutina, la de leer-el-texto-responder-las-preguntas, a la  que hemos sometido a los estudiantes durante décadas. Si queremos educar a los ciudadanos para que puedan examinar la gran cantidad de información que tienen a su alrededor y separar los hechos de las falsedades (fact from fake), debemos trabajar explícitamente para proporcionarles las herramientas de pensamiento crítico necesarias. El pensamiento histórico, como muestra Wineburg  en Why Learn History, no tiene nada que ver con la práctica basada en la abilidad para memorizar hechos. En cambio, es una orientación hacia el mundo que podemos cultivar, una que fomenta el escepticismo razonado, desalienta la prisa y contrarresta nuestra tendencia a confirmar nuestros prejuicios. Wineburg recurre a descubrimientos sorprendentes de una serie de investigaciones y experimentos -incluidas encuestas a estudiantes, intentos recientes de actualizar los currículos de historia y análisis de cómo los historiadores, estudiantes e incluso los verificadores de datos abordan las fuentes en línea- para pintar un paisaje peligrosamente minado, pero uno por  el  que, con cuidado, atención y conciencia, todos podemos aprender a navegar.

Es fácil observar las consecuencias públicas de la ignorancia y la desesperación históricas. Wineburg está aquí para decirnos que no tiene por qué ser así. El futuro del pasado puede descansar en nuestras pantallas. Pero su destino descansa en nuestras manos”.

Para complementar ese breve resumen, que siempre suele ser encomiástico, nada mejor que acudir a la reseña de Elizabeth Elliott  para Perspectives on History. Entre otras cosas, podemos leer lo siguiente:

(…)

Los estudiantes de hoy en día pueden ser “nativos digitales”, pero eso no los convierte en consumidores responsables de  información digital. Entre enero de 2015 y junio de 2016, el equipo de investigación de Wineburg evaluó la capacidad de miles de estudiantes estadounidenses para juzgar las fuentes web. Lo que encontraron fue “sombrío”, escribe Wineburg. El ochenta y dos por ciento de los estudiantes “no pudieron distinguir entre un anuncio y una noticia”, y menos del 10 por ciento de los estudiantes universitarios podía identificar inclinaciones partidistas en los sitios web. Aún más perturbador fue el hallazgo de que, en ocasiones,  también los profesores dirigían involuntariamente a los estudiantes a recursos en línea defectuosos o sesgados. En un caso, profesores de secundariade California entregaron un documento para una tarea que provenía de un sitio web antisemita, que negaba el Holocausto en Australia.

En su libro, Wineburg echa la culpa de este lamentable estado de cosas al sistema educativo estadounidense estándar, que dice que ha estado “atrapado en el pasado” durante décadas, descuidando enseñar habilidades fundamentales que ayudarían a los estudiantes a enfrentar estos problemas. Ataca recursos e instituciones que han sido populares entre muchos educadores de historia -pruebas estandarizadas, la iniciativa Teaching American History del Departamento de Educación y A People’s History of the United States de Howard Zinn-, que “han relegado a los estudiantes a papeles de absorbentes, no analistas de información “.

Sin embargo, Wineburg hace más que destripar la instrucción moderna; también ofrece algunas notas semi-alentadoras: los estudiantes de hoy no son menos inteligentes que sus abuelos, escribe. A pesar de las afirmaciones populares,  y a menudo politizadas, de que la educación de la historia de EE. UU. ha declinado desde una pasada edad de oro, Wineburg cita evidencias de que los resultados de las pruebas de historia estandarizadas se han mantenido constantes durante el último siglo. Los niños de la “generación más mayor” confundieron 1492 y 1776 de la misma manera que lo hacen sus contrapartes de hoy en día. Wineburg argumenta que esta mentalidad de “estos niños de hoy” simplemente nos distrae del verdadero problema. Él escribe: “Los resultados de las pruebas de los últimos cien años apuntan a una peculiar neurosis estadounidense: la obsesión de cada generación por probar a sus jóvenes, solo para descubrir y redescubrir su ignorancia” vergonzosa”.

Según Wineburg, el problema no es que los estudiantes ignoren nombres y fechas. De hecho, como él señala, incluso los especialistas más reputados en la disciplina podrían suspender una prueba de opción múltiple en un área de la historia con la que no estén familiarizados. Es más una tragedia, argumenta, que los estudiantes estén hechos para memorizar hechos en lugar de aprender las habilidades de pensamiento crítico que equipan sus mentes para discernir el contexto, detectar sesgos y emplear el escepticismo razonado al evaluar las fuentes. Y los libros de texto de historia estándar tampoco proporcionan estas habilidades. Cargados con el yugo de Scantrons, dólares de impuestos desperdiciados y libros de texto redundantes, la gran mayoría de los estudiantes no están preparados, escribe, para enfrentarse a los desafíos de la era digital. Mientras tanto, “Internet ha borrado la autoridad”, truena Wineburg en la introducción de su libro. Cualquier persona con una conexión a Internet puede escribir “historia”, publicarla en la web y reclamarla como un hecho, no es necesario someterla o revisarla por pares. Wineburg desafía a los educadores a pensar sobre cómo debe cambiar su docencia para enfrentarse a estos desafíos. “Los historiadores en general todavía tratan el mundo como un mundo impreso”, comenta. “Mi respuesta sería: ¿todavía espera en la cola del banco para depositar sus cheques? ¿Todavía tienes una gruesa pila de mapas en tu guantera que llevarías a un destino desconocido? Y si lo haces,  apuesto a que las notas para tus clases están amarillas de tanto manosearlas”.

(…)

A pesar de estas aleccionadoras revelaciones, Why Learn History señala que la mejora está al alcance de la mano. Dice Wineburg: “Creo que los historiadores tienen un papel crucial  ayudando a los jóvenes a navegar por los bancos de información poco fiable, sólida, falsa, verdadera, fiable y destartalada que nos confronta. Las conexiones entre el pensamiento histórico que hemos desarrollado con las fuentes impresas, y el tipo de pensamiento histórico que necesitamos para involucrarnos con las fuentes digitales, son conexiones  incipientes, pero están suplicando ser desarrolladas. “Wineburg enfatiza que solo los educadores tienen el poder de corregir los errores del pasado. Al fin y al cabo, los editores y bibliotecarios ya no son pastores de la información. “El futuro del pasado puede estar en nuestras pantallas”, concluye Why Learn History,  “pero su destino descansa en nuestras manos”.

Posdata: El lector habrá observado el ataque de Wineburg a Howard Zinn y, en consecuencia, habrá comprendido que tal posición no podía pasar inadvertida, dado quién es el uno y quién era el otro. Pues bien, para ahondar en esta sensible polémica les recomiento la entrada de HNN titulada “Is Howard Zinn’s “People’s History” really bereft of nuance?“, que a su vez remite a otros lugares de interés. Les auguro unos muy instructivos minutos con estas lecturas.

© 2018 University of Chicago Press / American Historical Association

Islam en Pakistan. Historia

Muhammad Qasim Zaman, profesor de Estudios del Próximo Oriente y Religión en la Universidad de Princeton ha publicado lo que, según su editor, es primer libro que explora de forma completa la evolución del Islam en esta región durante el último siglo y medio . El volumen se titula Islam in Pakistan. A History (Princeton UP).

Esto nos dice el editor:

“Primer Estado moderno fundado en nombre del Islam, Pakistán fue el país musulmán más grande del mundo en el momento de su creación en 1947. Hoy es el segundo más poblado, tras Indonesia. Islam in Pakistan es el primer libro que explora al completo la evolución del Islam en esta región durante el último siglo y medio, desde la era colonial británica hasta nuestros días. Muhammad Qasim Zaman presenta un rico relato histórico de esta importante nación musulmana, con una mirada sobre el ascenso y el declive gradual del pensamiento modernista islámico en la región del sur de Asia y una comprensión de cómo le ha ido al Islam en el mundo contemporáneo.

Se ha prestado mucha atención al papel de Pakistán en el mantenimiento de la lucha afgana contra la ocupación soviética en la década de 1980, en el crecimiento de los talibanes en la década de 1990 y en la Guerra contra el Terror tras el 11 de septiembre. Pero,  como muestra Zaman, la importancia de la nación en asuntos relacionados con el Islam tiene raíces mucho más profundas. Desde finales del siglo XIX, el sur de Asia ha sido testigo de iniciativas importantes para repensar los textos y tradiciones islámicos centrales en aras de su compatibilidad con los imperativos de la vida moderna. Los académicos tradicionalistas y sus instituciones también han tenido una presencia destacada en la región, como lo han hecho el islamismo y el sufismo. Pakistán no se limitó a heredar estos y otros aspectos del Islam. Más bien, ha sido y sigue siendo un lugar de intensa disputa sobre el lugar público, significado e interpretación del Islam.

Al examinar cómo las facetas del Islam han sido fundamentales en la historia pakistaní, Islam in Pakistan ofrece amplias perspectivas sobre lo que constituye un Estado islámico”.

Y la introducción nos dice, entre otras cosas:

“Aunque el alcance de este estudio es necesariamente amplio, algunas facetas de la vida religiosa musulmana han sido en gran parte desatendidas aquí. (…)

Esta no es una historia intelectual en el sentido estricto de preocuparse solo por una historia de las ideas; está muy interesada en los contextos políticos y de otro tipo en los que se desarrollaron ideas particulares y en por qué ciertos entendimientos del Islam se encontraron en desventaja frente a otros. Tampoco distingue entre creencia y práctica, entre el Islam normativo y el vivido.  Sin embargo, no hace mucha diferencia en términos del lenguaje del Islam, del debate y de la impugnación sobre el desarrollo y el cambio que ha seguido sufriendo. Por tanto, está más atenta a los discursos y las iniciativas de aquellos que aspiran a dar forma a la vida religiosa y política de las personas que a aquellas vidas que supuestamente han sido informadas o modeladas por tales discursos. Una vez más, sin embargo, las barreras entre estos dos lados se ven más firmes en su aspecto exterior de lo que pueden ser en realidad. Los archivos oficiales también pueden arrojar mucha luz sobre la vida, el pensamiento y la agencia de las bases, después de todo. Por ejemplo, los extensos registros de la Comisión de Investigación del gobierno que el Punjab estableció a raíz de una agitación político-religioso dirigida contra los ahmadis, una comunidad heterodoxa, en 1953, es un recurso inusualmente rico para la comprensión no sólo de las opiniones de la élite modernista que gobernaba el nuevo estado, sino para ver las perspectivas de los grupos religioso-políticos que estuvieron implicados en la agitación. También tenemos destellos ocasionales en registros de predicadores de mezquitas de poca monta, de líderes locales y gente común atrapada en ella. (…)”

Copyright © 2018 Princeton University Press

Los hijos de Stalin. La guerra de los partisanos soviéticos (1941-1944)

A diferencia de otros años, en este no hemos reparado en esa gran fiesta periódica que nuestros vecinos galos rotulan como “Rendez-vous de l’Histoire” y que acaba de terminar.   Así pues, lo compensaremos mencionando dos de los premios concedidos en esta edición. Uno, el Prix Augustin-Thierry de la Ville de Blois, es a un volumen aparecido en 2017, el de François Jarrige y Thomas Le Roux sobre La contamination du monde: une histoire des pollutions à l’âge industriel (Seuil). El otro, y más importante, es el Grand prix des Rendez-vous de l’Histoire , que ha recaído en la joven investigadora Masha Cerovic por su estreno con Les enfants de Staline: La guerre des partisans sociétiques (1941-1944), también de Seuil.

Esto nos dice el editor:

“Al menos 500.000 combatientes, y otros tantos muertos, mayoritariamente civiles, más de 5.000 aldeas bielorrusas quemadas, de las que 600 completamente destruidas con toda su población: tras estas cifras se describe la tragedia del movimiento de resistencia armada más poderoso frente a la ocupación nazi en Europa. Este libro da voz a los partisanos soviéticos, luchadores experimentados que libraron una guerra despiadada, que se alzaron en los bosques y pantanos de Bielorrusia, Ucrania y Rusia para defender la libertad y la patria de Stalin.

Gracias a un paciente cruce de fuentes alemanas y soviéticas, la autora ofrece una inmersión en el corazón de este desconocido apocalipsis europeo. Con sus gestos, sus palabras, su violencia, su sufrimiento, pero también con sus sueños y sus fiestas, los partisanos toman forma. Así se bosqueja el drama de los soviéticos de a pie, atrapados en la catastrófica confrontación de dos totalitarismos. De la utopía violenta que arrastraban, hoy solo queda un luto inacabado, cicatrices siempre abiertas de guerras civiles de las que no podemos hablar.

Más allá de los mitos, el libro ofrece una reflexión sobre las modalidades de la radicalización, de la brutalización y lde a espiral de violencia que desgarró estas “tierras de sangre” a mediados del siglo XX”.

Como complemento, recomiendo en esta ocasión la reciente entrevista concedida a Emmanuel Laurentin para France Culture, donde la autora dice, entre otras cosas:

“(…)

¿Cómo opera la respuesta a la invasión alemana en estos territorios bielorrusos y ucranianos?

Frente a la realidad del colapso soviético, gran parte de la población lo primero que busca es sobrevivir, alimentarse, buscar alojamiento en unos territorios profundamente perturbados por la campaña militar. Pero a principios de 1942 hubo un encuentro entre algunos fanáticos supervivientes y quienes, después de unos meses de ocupación, se dieron cuenta de que no podían vivir bajo el régimen alemán. El compromiso de los jóvenes oficiales del Ejército Rojo marcará un punto de inflexión. Ya sea por venganza, por patriotismo o por deber de lealtad porque prestaron juramento a la patria, estos hombres, que formarán el núcleo duro del movimiento, serán capaces de desplegar la violencia permanentemente, pasara lo que pasara .

¿Fue este movimiento partisano controlable desde Moscú?

Los partisanos fueron muy buenos explotando las disensiones entre Jruschov, Beria, la NKVD, la GPU, el Ejército Rojo y el PC bielorruso, y esto les dio el margen de maniobra necesario para mantener una gran autonomía con respecto a del dictado de esa élite anterior la guerra a la que consideraban completamente desacreditada.

¿Cómo puede explicarse su estado ambivalente a las poblaciones?

Como en todas estas guerras civiles, las relaciones entre partisanos y civiles son cruciales para el resultado de la lucha: Mao no inventó nada con su “pez en el agua”. Si bien son conflictivas -el eslogan “diviértanse los chicos, la guerra lo borra todo” dice que la legitimidad del guerrero permite que estos jóvenes educados sean violentos para todo: el alcohol, el saqueo, la violación-, también son complejas. El éxito de los partisanos también está en su capacidad para satisfacer las demandas del gobierno de la gente. En estas “pequeñas repúblicas autónomas”, hacían justicia, recolectaban, redistribuían, controlaban la circulación de bienes y personas, los partidos organizados y la vida social. Les gustara o no a los aldeanos, se convirtieron en centrales para el funcionamiento de estas sociedades”.

© Copyright,  Seuil / France Culture

Los orígenes políticos del voto de las mujeres

La politóloga Dawn Langan Teele nos presenta este año su Forging the Franchise. The Political Origins of the Women’s Vote (Princeton UP). 

Veamos primero la presentación editorial “En la década de 1880, a las mujeres se les prohibió votar en todas las elecciones a nivel nacional, pero en 1920 acudían a las urnas en casi 30 países. ¿Qué causó este cambio masivo? ¿Por qué los políticos varones acordaron extender los derechos de voto a las mujeres? Contrariamente a lo establecido, no fue debido a las ideas progresistas sobre la mujer o al tirón sufragista. En la mayoría de los países, los políticos electos se resistieron ferozmente a otorgar el derecho de voto a las mujeres, prefiriendo extender tales derechos solo cuando parecían electoralmente prudentes y cuando de hecho fue necesario hacerlo. A través de un examen cuidadoso del tumultuoso camino hacia la inclusión política de las mujeres en los Estados Unidos, Francia y el Reino Unido, Forging the Franchise demuestra que la formación de un movimiento amplio, atravesando divisiones sociales y alianzas estratégicas con los partidos políticos en condiciones electorales competitivas, proporcionó la influencia que finalmente transformó a las mujeres en votantes.

Como demuestra Dawn Teele, en entornos competitivos, los políticos tenían incentivos para buscar nuevas fuentes de influencia electoral. Un movimiento de sufragio de base amplia podría reforzar esos incentivos al proporcionar información sobre las preferencias de las mujeres y una infraestructura con la que movilizar a las futuras votantes. Al mismo tiempo que los políticos querían otorgar el derecho de voto a las mujeres que probablemente apoyarían a su partido, las sufragistas también querían otorgar el derecho de voto a las mujeres cuyas preferencias políticas eran similares a las suyas. En contextos donde las diferencias políticas eran demasiado profundas, las sufragistas que en principio estaban a favor del voto se movilizaron contra su propia emancipación política.

Explorando las tensiones entre líderes electos y sufragistas y la incertidumbre que rodea a las mujeres como grupo electoral, Forging the Franchise  arroja nueva luz sobre las razones estratégicas tras el voto de las mujeres”.

Por su parte, así empieza el primer capítulo: “Los sustantivos masculinos que describen pertenecer a una nación, como citizen, citoyen, ciudadano y Bürger, a menudo tienen un significado universal: en las constituciones y la jurisprudencia, muchas de las obligaciones de un ciudadano se aplican por igual a ambos sexos. Pero una vez, aunque no hace mucho tiempo, los derechos y privilegios asociados con la membresía política se aplicaban solo a los hombres. Este fue el caso incluso de las primeras democracias del mundo, y fue cierto a pesar del hecho de que, en tanto organizadoras de los boicoteos del té, manifestantes vestidas de blanco que marchaban a la Bastilla e inestimables promotoras de las cadenas de suministro de la revolución, las mujeres desempeñaban papeles importantes. Cien años pasaron antes de que la primera declaración de sufragio universal en Francia diera paso a un sufragio verdaderamente universal en Nueva Zelanda en 1893. Desde entonces, sin embargo, las reglas de votación en todo el mundo han cambiado drásticamente hacia la igualdad política de los sexos. Casi sin excepción, la primera petición de reforma en cualquier legislatura nacional fue rechazada. Sin embargo, sin excepción, los países democráticos otorgaron a las mujeres el derecho al voto. ¿Qué causó este cambio? Es decir, ¿por qué los políticos hombres acordaron extender el voto a las mujeres?”

El surgimiento de gobiernos democráticos y la industrialización son características de fondo en la historia de la inclusión política de las mujeres. (…) el patrón del empoderamiento de las mujeres imita el patrón de democratización en general, con hechizos distintivos que rodearon las décadas de 1920, 1940 y 1960.  En el período inicial, los roles sociales y económicos cambiantes de las mujeres pudieron haber abierto un espacio en el cual su presencia pública estuviera en debate. En el último período, el voto de las mujeres alcanzó su punto máximo en la década de 1950, una década en la que muchos territorios coloniales obtuvieron la independencia por primera vez. En el transcurso de esta historia, hubo cuatro entornos principales en los que las mujeres obtuvieron derechos de voto nacionales: como parte de un proyecto de franquicia universal (14 por ciento de los países actuales), como resultado de la imposición externa (30 por ciento), gradualmente, después de que algunos hombres ya hubieran conseguido voz política (42 por ciento) y una categoría híbrida donde aparecen combinaciones de los otros tres, a menudo debido a múltiples transiciones entre regímenes políticos (14 por ciento) “.

(…)

© Copyright, Princeton University Press.

Historia intelectual y política de Francia (1968-2018

El asunto de los intelectuales y de la historia intelectual en Francia es algo, como bien sabido es, que sobrepasa el mero ámbito académico, hasta constituir una especie de marca nacional. En este blog nos hemos ocupado, por ejemplo, de los dos volúmenes de la La Vie intellectuelle en France o de la contribución de Enzo Traverso sobre ese colectivo.  Pues bien, ahora nos llega Notre histoire intellectuelle et politique, 1968-2018 (Seuil), obra de
Pierre Rosanvallon, a medio camino entre el análisis y la memoria peronal. Obra que, en todo caso, no supera -así me lo parece- la del citado Traverso sobre la melancolía de la izquierda (cuyas pretensiones y mirada son distintas, desde luego)..

Esto nos dice el editor: “¿Cómo los entusiasmos de mayo de 1968 dieron paso a la consternación de los años ochenta y noventa y luego al fatalismo que, desde la década de 2000, ha bloqueado nuestro horizonte político e intelectual? ¿Por qué la izquierda se empantanó en un realismo de impotencia o en una postura radical, hasta el punto de permitir que el soberanismo republicano y el populismo nacional conquistaran las mentes?

Pierre Rosanvallon se enfrenta aquí a estas preguntas de dos maneras. Como historiador de las ideas y filósofo político, intenta reinscribir los últimos cincuenta años dentro de la larga historia del proyecto moderno de la emancipación, con sus logros, promesas no cumplidas y regresiones. Pero también, como actor y testigo, aborda la lectura retrospectiva de la secuencia de la cual Mayo del 68  simbolizó el comienzo. Su recorrido personal, las empresas intelectuales y políticas que lo han marcado y las personalidades que lo acompañaron, están más ampliamente relacionadas con la historia de la segunda izquierda, con la cual su trayectoria ha sido prácticamente confundida, y, más allá, con la de la izquierda en general, cuya agonía actual viene de muy lejos.

A través del sincero y lúcido sobre su recorrido, con sus ideas clave y dudas, perplejidades y cegueras, tenemos una historia política e intelectual del presente  que Rosanvallon vuelve a trazar, en términos que conducen a esbozar nuevas perspectivas al ideal de la emancipación”

Y he aquí un par de párrafos de la introducción:

“(…)

Es sólo desde el cambio de siglo que hemos podido comenzar a tomar completa medida del movimiento de maduración de la modernidad cuyos signos se manifestaron en 1968. Las cosas ahora aparecen a plena luz, con el nuevo programa que surgió: la de definir los términos de una tercera edad de emancipación, tras la primera época de las revoluciones fundadoras – americana, francesa y haitiana en especial – y la segunda edad de la perspectiva marxista/socialdemócrata, vinculada a la expansión del capitalismo industrial, que había encontrado su formulación a comienzos del siglo XX. Este marco general permite releer de forma articulada la larga secuencia 1968-2018 y dar sentido tanto a las exploraciones como a los errores y reversiones de este período. Al relacionar esta historia con los ciclos largos de la modernidad (es decir, con las formas de capitalismo, así como las de la democracia y el estatuto del individuo), adquiere una mayor inteligibilidad, al mismo tiempo que puede colocarse en un nuevo horizonte de expectativas y vincularse también tanto a programas de investigación como a una mayor reflexión institucional sobre cómo implementar esta tercera edad de la emancipación que he mencionado. Por tanto, en todos los sentidos, es el momento de emprender esta historia.

(…)

Este libro distingue tres grandes momentos en esta historia. El primero es el entusiasmo y la exploración que siguió a 1968 y caracterizó la década de 1970. Evoco mis lugares y mis conexiones, y la constitución intelectual y política de la segunda izquierda, que vivió sus mejores años. Me interrogo a fondo en un segundo momento sobre llos resortes del estancamiento y la confusión que caracterizaron las décadas de 1980 y 1990. Al analizar las causas de la decoloración de la vida intelectual, las condiciones de la vacilación política de la segunda izquierda resultan ser prisioneras de un realismo que podría ser necesario, pero que no fue suficiente para definir una política. También examino las diversas figuras de entumecimiento que marcaron los diferentes círculos políticos e intelectuales durante estos años: la transferencia a Europa de ambiciones que ya no podíamos mostrar a nivel nacional, la emergencia de radicalidades posturales y de una melancolía de la izquierda que justifica la impotencia, el retorno de una tentación tecnocrática (trataré aquí la Fundación Saint-Simon). En tercer lugar, se discutirán las recomposiciones de la década del 2000. Ello con la agitación del panorama político como consecuencia de la pujanza del movimiento de la soberanía republicana y la aparición de un nacional-populismo , vecino del estancamiento simultáneo de la izquierda gubernamental y de la izquierda resistente. Y con el gran vuelco de hegemonía que marcó la vida de las ideas durante este período”.

© Éditions du Seuil, 2018

Historias del yo: narraciones personales y práctica histórica

Dado que el asunto parece interesar cada día más, en esta era de la memoria, nos detenemos en el volumen que Penny Summerfield dedica a Histories of the Self. Personal Narratives and Historical Practice (Routledge).

Presentación:

Histories of the Self  se interroga sobre el trabajo de los historiadores con narraciones personales. Presenta a estudiantes e investigadores enfoques académicos sobre diarios, cartas, historia oral y memorias como fuentes que dan acceso a aspectos íntimos del pasado.

Los historiadores están interesados ​​como nunca antes en lo que la gente pensaba y sentía sobre sus vidas. Este giro hacia lo personal ha centrado la atención en la capacidad de los registros subjetivos para iluminar tanto las experiencias individuales como el mundo más amplio en el que vivían esos narradores. Sin embargo, fuentes como cartas, diarios, memorias e historia oral han sido objeto de un intenso debate en los últimos cuarenta años, tanto sobre su valor como sobre los usos que se les puede dar. Este libro traza el compromiso de los historiadores de lo personal con las nociones de fiabilidad histórica, y con el tema de la representatividad, y explora las formas en que han superado el escepticismo previo. Celebra sus aventuras con los significados del pasado enterrado en narraciones personales y aplaude su transformación de la práctica histórica.

Con el respaldo de estudios de casos de todo el mundo y de los siglos XV al XXI, Historias del Ser es una lectura esencial para estudiantes e investigadores interesados ​​en las formas en que los historiadores han usado y pueden usar el testimonio personal”.

Así empieza la introducción:

“Estelle Armitage nació en una familia de negocios en Kingston, Jamaica, en 1921. En una entrevista de historia oral en 1994 habló de una educación relativamente privilegiada, con sirvientes en la casa y educación en el internado. También describió las complicaciones del color en su familia de razas mixtas: ambos abuelos eran blancos, y su padre, a quien describió como “ligeramente coloreado … más liviano que yo”, no la dejó caminar por la calle con un amigo “negro” de la escuela. La ambición de Estelle de convertirse en enfermera se truncóen septiembre de 1939, cuando el gobierno británico le declaró la guerra a Alemania, y en su lugar se formó como mecanógrafa taquigráfica y contable. La llegada de una unidad del ejército británico al Up Park Camp en Kingston le ofreció la oportunidad de convertirse en miembro del Servicio Territorial Auxiliar (la rama femenina del ejército británico) con un trabajo como habilitada, antes de marchar a Gran Bretaña. Tras pasar el proceso de selección, Estelle se enfrentó a los submarinos enemigos en el Caribe en agosto de 1943 con un doble propósito en mente: “Inglaterra era tu patria,  ese tipo de sentimiento … Rule Britannia y todo eso … y podría dedicarme después a la enfermería si sobrevivía”.

Lo anterior se puede complementar con la entrevista publicada por la Social History Society, que finaliza así:

A lo largo de los años, ha escrito bastantes libros y artículos bien recibidos e influyentes. ¿Cómo se relaciona este libro con ese cuerpo más amplio de trabajo?

Utilicé la historia oral en varios de mis libros ( Out of the Cage , con Gail Braybon, Reconstructing Women’s Wartime Lives y Contesting Home Defense, con Corinna Peniston-Bird). Fui co-editora de Feminism and Autobiography (con Tess Cosslett y Celia Lury) y escribí varios artículos sobre la teoría y el método de la historia oral. Escribir historias del yo me dio la oportunidad de reflexionar sobre esos libros y artículos en el contexto de la tendencia hacia lo personal en la historia, de la cual forman parte. Me hizo darme cuenta de lo significativos que han sido el giro cultural, el feminismo, el poscolonialismo y el psicoanálisis para el compromiso de los historiadores con la subjetividad y el yo en el pasado.

¿Te acercaste a escribir esto de manera diferente a esos otros libros?

Sí, porque es en gran medida más historiográfico que basado en archivos. A veces ansiaba el archivo y estoy deseosa de volver sobre él. Pero cuando la investigación involucra la lectura de muchos libros y artículos y el análisis de la práctica histórica que los sustenta, la hace altamente portátil, por lo que podría llevarla de vacaciones conmigo (aunque esto podría ser un asunto familiar un tanto controvertido ).

¿En qué estás trabajando ahora?

Vuelvo a la Segunda Guerra Mundial y aplico algunas de las ideas extraídas del libro a fuentes primarias que no había utilizado antes. Mi idea es mostrar cómo el uso de una variedad de enfoques diferentes sobre las narraciones personales profundiza y amplía nuestra comprensión de las subjetividades en sus contextos históricos. Pero no olvides que me he retirado (de mi trabajo académico, no del trabajo académico). ¡Soy muy afortunada de poder hacer lo que me gusta cuando me da la gana!”

© 2018 Taylor & Francis Group Ltd / Social History Society

Mensajeros del desastre

Annette Becker, especialista en la primera Guerra Mundial, cambia de conflicto para presentarnos Les messagers du désastre (Fayard). Digamos que, de algún modo, el volumen vendría a situar los antecedentes de ese otro (ya tratado aquí) de Philippe Sands titulado  Calle Este-Oeste (Anagrama).

Veamos la presentación del editor:

“En 1941, un puñado de hombres, entre los que estaban Raphael Lemkin, un abogado judío, y Jan Karski, un firme católico , perciben la magnitud de la destrucción de los judíos en el conjunto de los crímenes de la Segunda Guerra Mundial. Pero solo se encontraron con la incomprensión y el rechazo.
Con su visión de experta de la Gran Guerra, Annette Becker revela de una manera única uno de los puntos más sensibles de la historia: ¿cómo convencer de lo impensable? Durante la Primera Guerra Mundial, los armenios ya habían sido víctimas de un exterminio comparable. ¿Por qué entonces nose quería ver lo que Lemkin trató de nombrar y de hacer reconocible   tras los años veinte y treinta y hasta la aprobación por la ONU en 1948 de  la “Convención para la prevención y la sanción del delito de genocidio”?
Este libro resitúa en una más amplia perpectiva temporal, llegando hasta  las películas y las ficciones  recientes – como las de Claude Lanzmann o Yannick Haenel-, la lucha de estos hombres que, desde el genocidio armenio al de los judíos,  lucharon para que el mundo viera y condenara lo abominable. Desde 1945, en vista de  tantos acontecimientos trágicos, ¿no hemos entendido realmente sus mensajes?”

Y así empieza el primer capítulo:

“Tras la derrota de su país en septiembre de 1939, algunos polacos respondieron al acontecimiento con coraje y una toma de decisiones excepcional. Entre ellos, dos hombres a los que todo separaba: Jan Kozielewski y Raphael Lemkin. El primero, más joven, elige la acción militar, el segundo consigue los medios para continuar su trabajo de jurista.

Jan Kozielewski, un estudiante católico, es movilizado en el este de Polonia, pronto ocupado por los soviéticos en aplicación del pacto germano-soviético. Su ardiente deseo de volver a luchar en su tierra natal lo salva de una muerte probable cuando cambia su uniforme de oficial por el de soldado raso, mientras los soviéticos ejecutaban en Katyn a la élite del ejército polaco. Al mismo tiempo, Raphael Lemkin está tratando de viajar desde Varsovia hasta el este del país. Espera encontrar a sus padres en su pueblo de Wolkowysk, cerca de Bialystok, y convencerlos de que lo sigan fuera del país. Él también debe fingir ser otro. Le advirtieron de que sus finas blancas de intelectual   lo traicionarían, que es lo que le sucedía a los oficiales polacos que pretendían pasar por campesinos para escapar de su cautiverio. Los dos hombres todavía tendrían la oportunidad de asemejarse al rechazar todo camuflaje de la realidad, mientras disfrazan su verdadera identidad para luchar y sobrevivir.

Unirse al embrión de la Resistencia fue  más fácil para Jan Kozielewski ya que su hermano mayor fue mantenido al frente de la policía polaca con la rendición de Varsovia el 28 de septiembre de 1939. En contacto con el gobierno polaco en el exilio en Francia, Marian Kozielewski, un veterano de la Gran Guerra de la Legión de Pilsudski, se apresuró a convertir su despacho en una oficina activa de la Primera Resistencia. Dirigido por el general Władysław Sikorski desde el 30 de septiembre, el ejecutivo polaco en el exilio se asienta en París y Angers y, tras la derrota de Francia, en Londres. Fue en estas tres ciudades donde Jan, ahora apellidado Karski, realizó dos misiones como correo, la primera entre finales de 1939 y principios de 1940, al final de la cual regresa a la Resistencia polaca en el interior. El segundo tuvo lugar en el otoño de 1942, prolongado por un desvío inesperado por los Estados Unidos en 1943. Como esta misión acaba por ser muy conocida, Karski ya no puede regresar a Polonia.

(…)”.

© Copyright Arthème Fayard​ 2018

El totalitarismo fascista

Marie-Anne Matard-Bonucci, profesora de Historia Contemporánea en la Universidad Paris 8,  integrante del Institut Universitaire de France y especialista internacionalmente reconocida en el fascismo italiano, acaba de publicar Totalitarisme fasciste (CNRS). El volumen viene a añadirse a su ya imprescindible L’Italie fasciste et la persécution des juifs (Perrin, 2007).

“Con el auge del nacionalismo y el populismo en Europa, la noción de fascismo vuelve a estar en vigor en el debate político, ya sea, para algunos, para denunciar un retorno hipotético de los años treinta o, para otros, para estigmatizar el “Islamo-fascismo”. En un momento en que las democracias europeas muestran signos de fatiga, es imperativo volver a examinar el significado de esta palabra aplicando un enfoque histórico y ubicando este fenómeno político en el país donde nació: Italia.

Marie-Anne Matard-Bonucci recuerda así el papel y la posición sin precedentes de la violencia en la ideología fascista y en sus prácticas. La violencia no solo sirvió para aniquilar a los opositores políticos sino que también implementó el genocidio en las colonias italianas. Mediante el estudio de algunas zonas apenas abordadas por los historiadores, descifra el impacto del proyecto fascista en la vida de los italianos, el proyecto de construcción de un “hombre nuevo” que  el régimen aplica para tratar de controlar los comportamientos, para cambiar los caracteres incluso en el esfera de la intimidad: de los usos lingüísticos a la risa, de los pasatiempos a los afectos. También resalta la plasticidad de la ideología fascista, la exaltación de la acción y el pragmatismo que permiten metamorfosis y las negaciones.

Cuestionando lo establecido, Marie-Anne-Matard Bonucci, hace hincapié finalmente en la naturaleza racista y antisemita del régimen de Mussolini: la Italia fascista fue el único país que experimentó al mismo tiempo una política racista colonial y un antisemitismo de Estado” .

Por otro lado, la introducción empieza del siguiente modo:

“Durante varias décadas,  después de 1945, el fascismo fue considerado una cosa del pasado. Su regreso parecía impensable, al menos en Europa. El adjetivo “fascista” podía surgir en el debate público, al modo de invectiva, para desacreditar a un oponente político. Aunque algunos partidos políticos se reclamaran abiertamente como tales, desafiando a veces, como en Italia, prohibiciones constitucionales, su influencia parecía limitada a ciertos secotres radicales de opinión. Los discípulos del fascismo  preferían presentarse como patriotas o nacionalistas en tanto el término parecía cargado de negatividad. Algunos textos – Mein Kampf  o los escritos antisemitas de Celine – solo eran consultados en lugares militantes. Con el tiempo, cuando los derechos de publicación sean de dominio público y con la revolución digital, los textos que antes se consideraban sulfurosos y destinados a permanecer en el infierno de las bibliotecas, conocerán una segunda vida y navegarán en un océano de odio vertido, casi sin control, en las redes sociales. En un contexto de auge del populismos y de la xenofobia y a medida que se desvanece la memoria de los sucesos, hay un proceso de des-satanización de los fascismos. Los partidos de extrema derecha obtienen altos respaldos en las elecciones y algunas veces entran en el gobierno. No hay semana en Italia sin controversia provocada por la rehabilitación de funcionarios o de prácticas que tuvieron lugar bajo Mussolini. Por tanto, en un contexto de creciente amnesia y rehabilitación más o menos explícita, resulta instructivo explorar la historia del fascismo y volver a algunas de las características de una ideología y de unas prácticas nacidas en Italia al final de guerra y destinadas, en los años veinte, a ser emuladas en otros países”.

Para mayor aclaración, remito a la reseña de Marc Semo en Le Monde, que toma la idea de la autora de que “el fascismo no fue la variante soleada del nacionalsocialismo, sino un régimen de opresión y terror basado en la violencia” para concluir que se trata de un libro denso que, con sus limitaciones,  trata de combatir muchos del los conceptos erróneos sobre este  tema.  En todo caso, si el lector no puede acceder a esa reseña, otra solución es repasar la más descriptiva que Johan Tamain  ha publicado en La Cliotèque, que empieza diciendo:

“El libro de Marie-Anne Matard-Bonucci emplea algunos de sus textos anteriores, pero otros son nuevos. La autora explora los diferentes aspectos de las aspiraciones y prácticas del fascismo en su relación con la violencia, la ideología y la cultura y a través de la “política racial”. El corazón del proyecto político del fascismo italiano reside, por supuesto, en la refundición total del individuo y la sociedad, lo que le da su dimensión totalitaria.

La primera parte aborda la cultura de la violencia. Esto está en el corazón de las prácticas de la ideología fascista. La guerra y la violencia están inscritas en el ADN del fascismo desde la batalla por la intervención de Italia en la Primera Guerra Mundial, momento iniciático del fascismo. La violencia es valorada tanto por el sindicalismo revolucionario (el pensamiento de Georges Sorel tuvo una influencia importante sobre Benito Mussolini) como por los futuristas. Se utiliza luego por los Fascios de Combate y por el Partido Nacional Fascista (1921), apoyándose en el movimiento del squadrismo, primero en el marco del “biennio Rosso” para restaurar el orden social “amenazado” por la agitación obrera (pero solo tras  el máximo de este movimiento, en forma de reacción motivada por el miedo), y especialmente durante el “biennio nero” (1921-1922), durante el cual los escuadristas multiplican la violencia contra los socialistas y los comunistas. Estas operaciones mortales (por lo menos 3.000 muertes, de las cuales tres cuartas partes víctimas de los fascista) dan lugar a un cierto ritual, prefigurando el del fascismo: el “Manganello” (garrote) y el aceite de ricino son así santificados. Participan de un patrimonio común, descrito como “cultura de combate” por el historiador Emilio Gentile. Tras la marcha sobre Roma (1922), una vez que Mussolini se convierte en Presidente, es necesario hacer entrar en vereda a los squadristi, pues el Estado debe tener el monopolio de la violencia. A pesar de todo,  continúan  (incendio del periódico Ordine nuovo de Gramsci en diciembre de 1922). Mussolini decide entonces crear la Milicia voluntaria para la seguridad nacional para integrar a los escuadrones e institucionalizarlos. No obstante, la violencia, que se ha convertido en un hábito para los fascistas, continúa. El secuestro y asesinato del diputado socialista Matteotti el 10 de junio de 1924 causa un impacto sin precedentes en la opinión pública, de modo que el poder de Mussolini se debilita. Él “vuelve a tomar la mano” con el famoso discurso del 3 de enero de 1925, de un cinismo absoluto, en el que asume los hechos y legitima los métodos criminales de los fascistas. el poder de Mussolini se debilita seriamente. Él “recupera el control” con el famoso discurso del 3 de enero de 1925, de un cinismo absoluto, en el que asume los hechos y legitima los métodos criminales de los fascistas.

(…)”

©  CNRS Editions / La Cliothèque

Nueva historia de “Occidente”

No es habitual que en esta bitácora nos ocupemos de los libros de texto, de los célebres y útiles manuales. Pero este es un caso especial. Se trata de un nuevo manual, sí, aunque es obra de dos historiadores poco dados a estos asuntos (nada más y nada menos que los princetonianos David A. Bell y Anthony Grafton). Además, no emplean el término  “historia universal”, sino directamente “Occidente”,  lo cual parecería aún más extraño si cabe. Pero se puede aclarar. Es un texto para acompañar la tan cuestionada y alabada, siempre controvertida, asignatura de “Western Civilizations” en el curriculum preuniversitario (y universitario) americano.

De hecho, en 2010 la National Association of Scholars publicó un sesudo informe titulado “The Vanishing West: 1964-2010“.  Como allí se dice:  el estudio trazaba el declive y la casi extinción de ese curso de  historia de la civilización occidental en los mejores colleges y universidades. Tal curso, que abarca desde la antigüedad clásica hasta el presente, ha sido tradicionalmente parte fundamental del currículum universitario, no solo porque a menudo era un requisito para graduarse, sino porque daba coherencia narrativa a todo lo demás que se enseñaba en la universidad. Al estudiar el ascenso de Occidente, los estudiantes se daban cuenta de cómo habían sido moldeadas esas artes y  ciencias que se les enseñaban en otras clases. Y dado a que la Civilización Occidental se había “globalizado”, también aprendían lo que hacía que el mundo exterior fuera el lugar en el que se había convertido. Por lo general, terminaban con al menos un reconocimiento parcial de su civilización como un gran monumento al logro humano y algo con lo que identificarse. Hacia  2010, el curso había desaparecido por completo como requisito en colleges y universidades y estaba disponible de forma menos destacada en menos de un tercio de ellos. Recuperar aquel curso en la forma que se impartió a las generaciones anteriores probablemente no sea factible ni deseable. La erudición histórica, que incluye el conocimiento de las interacciones de Occidente con otras civilizaciones y culturas, ha progresado. Pero una visión histórica del ascenso occidental hacia la libertad, el dominio científico y tecnológico y el poder mundial no es menos esencial para la generación actual que para la del pasado. “The Vanishing West” invita a un nuevo diálogo sobre la mejor manera de reanudar el trabajo de enseñar una visión global de la civilización a hombres y mujeres jóvenes en quienes recaerá la responsabilidad de mantenerla y mejorarla.

Es en ese debate y en esa preocupación, que viene de lejos y que continúa en un sentido y en otro, donde debemos enmarcar este proyecto: The West. A New History (Norton).


El editor destaca tres elementos:

OCCIDENTE COMO UNA TRADICIÓN DINÁMICA.
La nueva historia de Grafton y Bell reconstruye a Occidente como una tradición dinámica dedicada a la búsqueda continua del orden en la política, la sociedad y la cultura. Con las tensiones internas y las influencias globales que impulsan el cambio histórico, Occidente siempre se está rehaciendo a sí mismo, a veces con éxito y otras desastrosamente. Este fuerte hilo central hace de The West una herramienta de enseñanza efectiva para el curso introductorio.

LA NARRACIÓN CRONOLÓGICA TRANSMITE EL PASADO TAL COMO SE VIVIÓ EN ESE MOMENTO.
Para mostrar a Occidente constantemente rehaciéndose, Grafton y Bell adoptan una narración cronológica equilibrada que entrega el pasado no como un camino hacia el presente, sino como se vivió en ese momento, en movimiento, con todo su drama e inesperado intacto. Este enfoque hace que la secuencia de eventos sea clara para los estudiantes principiantes, y les muestra la interacción mutua de la historia política, social, cultural y material.

APOYA EL VALOR PRÁCTICO DEL CURSO
Como paquete de enseñanza, The West vuelve a comprometerse con el valor práctico del curso Civilizaciones occidentales, con características de texto, pedagogía y recursos digitales que se combinan para inculcar las habilidades asociadas con la historia y las artes liberales: lectura efectiva y pensamiento crítico. La historia misma apoya estas habilidades al mostrar cómo se desarrollaron como herramientas en la feroz competencia de creencias e ideas que impulsa la historia cultural.

El editor ofrece también un capítulo de muestra, el 18 (Acceleration. The Age of Industry, 1820–1845), que empieza así:

“A primera hora de la la mañana del 27 de septiembre de 1825, varios miles de hombres y mujeres se reunieron en la pequeña ciudad de Brusselton, en el norte de Inglaterra, para ver un espectáculo inusual. El papel protagonista fue desempeñado por un cilindro de metal grande y desgarbado, que descansaba sobre cuatro ruedas pesadas y lucía un grueso embudo negro en un extremo. Todo el artilugio, incluido un horno de carbón, pesaba ocho toneladas. Mientras los espectadores observaban, los ingenieros encendieron el horno, que accionaba una máquina de vapor que hacía girar las ruedas. Lentamente, toda la máquina comenzó a rodar a lo largo de dos vías paralelas de metal. Tiró de treinta y seis vagones pequeños cargados de harina, carbón y seiscientos pasajeros, lo que todo junto pesaba más de cincuenta toneladas. Los espectadores se fueron más tarde a casa, pero el motor y los vagones continuaron rodando, alcanzando una velocidad de más de seis millas por hora. En algunas secciones, cuesta abajo, la velocidad aumentó a hasta las quince millas por hora, haciendo que cundiera el pánico entre los pasajeros, de los que al menos uno saltó y se lastimó gravemente. Cuatro horas después de salir de Brusselton, el tren llegó sano y salvo a la ciudad portuaria de Stockton, tras recorrer veinticuatro millas por las vías. El primer ferrocarril comercial del mundo acaba de organizar su viaje inaugural”.

 © 2018 W. W. Norton & Company, Inc.

El concepto de ciudadanía en perspectiva histórica

El profresor Frederick Cooper, autor entre otros textos, del imprescindible Imperios -escrito con Jane Burbank-,  acaba de publicar Citizenship, Inequality, and Difference. Historical Perspectives (Princeton UP), volumen aparecido dentro de las apreciadas Lawrence Stone Lectures.

Según nos dice el editor, “Citizenship, Inequality, and Difference ofrece una visión  concisa y amplia de la compleja evolución  de la ciudadanía, desde la Roma antigua hasta el presente. Los líderes y pensadores políticos aún debaten, como lo hicieron en la Roma republicana, si la presunta equivalencia de los ciudadanos es compatible con la diversidad cultural y la desigualdad económica. Frederick Cooper presenta la ciudadanía como “reclamación” [claim-making]: la afirmación de los derechos en una entidad política. Lo que deban ser esos derechos y a quién deben aplicarse han sido durante mucho tiempo temas de debate y movilización política, mientras que el tipo de entidad política en la que se han formulado tales reclamaciones y contrademandas ha variado en el tiempo y en el espacio.

Las ideas de ciudadanía se formaron primero en el contexto de los imperios. La relación de la ciudadanía con la “nación” y el “imperio” se debatió acaloradamente tras las revoluciones en Francia y en las Américas, y las reclamaciones de “ciudadanía imperial” continuaron haciéndose a mediados del siglo XX. Cooper examina las luchas por la ciudadanía en los imperios español, francés, británico, otomano, ruso, soviético y estadounidense,  explicando la reconfiguración de las cuestiones de ciudadanía tras el colapso de los imperios en África y la India. Explora la tensión actual entre las concepciones individualista y social de la ciudadanía, así como entre la ciudadanía como noción excluyente y las concepciones flexibles y multinacionales de la misma.

Citizenship, Inequality, and Difference es una reflexión,  históricamente fundamentada,  sobre algunos de los problemas más importantes a los que que se han enfrentado las sociedades humanas en el pasado y en el presente”.

Además de ese presentación, el editor nos ofrece en su blog una entrevista con Cooper, donde nos dice entre otras cosas:

“En gran parte de mi carrera profesional, me ha gustado cambiar las distancias focales: hacer una investigación basada en archivos sobre un tema bien delimitado y escribir sobre cuestiones generales de historia y teoría en las ciencias sociales. Mi libro de Princeton Citizenship between Empire and Nation: Remaking France and French Africa, 1945-1960  entra en la primera categoría y el presente libro, junto con Empires in World History:  Power and the Politics of Difference, en coautoría con Jane Burbank, entra en el segundo. Citizenship, Inequality, and Difference comenzó como una serie de conferencias, y al convertirlas en libro traté de mantener el sentido de una reflexión ampliada sobre un tema que es tanto una preocupación de la política actual como un tema de interés histórico. Escribir en géneros tan diferentes ayuda a evitar las trampas de cualquiera de los dos. La inmersión en los pormenores de las situaciones históricas ayuda a centrarse no solo en el conocimiento limitado en que se basan las generalizaciones, sino también en las incertidumbres y contingencias con las que las personas vivían. La tentación suele ser comenzar un relato histórica por su final, ver cómo llegamos a donde estamos, escribir sobre caminos no tomados y callejones sin salida. Entrar en el meollo de la investigación histórica nos permite reconstruir las esperanzas, las desesperanzas, las posibilidades y las limitaciones con las que se hizo la historia. Al mismo tiempo, la inmersión en lo particular puede enmascarar la gran escala espacial y temporal en la que operan los actores importantes. Avanzar y retroceder entre la investigación de archivo y las reflexiones teóricas, entre pequeñas y grandes escalas de tiempo y espacio, mientras se siguen conexiones con sus extensiones y sus límites y se observan continuidades y cambios evolutivos, así como momentos de transformación radical, me parece una forma de explorar las posibilidades y limitaciones de la escritura de la historia”.

Finalmente, podemos también leer la Introducción, de la que entresacamos unos párrafos

“(…)

La historia de la ciudadanía es mucho más amplia que la del Estado-nación. La genealogía del concepto  y de sus ramificaciones en Europa datan de la ciudad-Estado griega y del Imperio Romano. Implica pertenecer a una comunidad política,   expectativas de que el grupo brinde protección contra personas ajenas e instituciones judiciales para regular las relaciones entre los miembros. Sin embargo, sus implicaciones para la participación en las decisiones políticas fueron variables y, a menudo, contestadas. Tanto  el vocabulario con el que se conceptualizó la ciudadanía como  los debates sobre su significado han afectado a las  consideraciones sobre la ciudadanía desde entonces. Los romanos, a diferencia de las ciudades-Estado griegas, vieron la posible concesión de la ciudadanía como una forma de vincular a las personas con el imperio en expansión. Para algunos historiadores del Imperio Romano, ninguna otra política, antes o después, “ha sido tan amplia que pudiera  pretender abarcar a todo el mundo o intentar crear una forma de ciudadanía universal que estuviese abierta a todos los llegados”. Pero las posibilidades de una ciudadanía inclusiva han seguido reapareciendo.

A raíz de la derrota de Francia en la Segunda Guerra Mundial, se elegió una  asamblea  para redactar una  constitución para una nueva república francesa, En aquel momento, sus miembros debatieron si continuar con la práctica de la centuria anterior y seleccionar partes de sus territorios de ultramar o  dar una renovada legitimidad al imperio farncés extendiendo esos derechos a todos los habitantes de los territorios franceses en Asia, África y el Pacífico. Varios participantes en estos debates evocaron el edicto del emperador romano Caracalla, quien en el año 212 DC extendió la ciudadanía romana a todos los que fueran hombres y libres.  Para unos, la ciudadanía imperial – y esta frase se usó- haría de Francia una potencia grande e inclusiva, reconociendo  la definitiva igualdad de todos los pueblos en su seno sin exigir que renunciaran a lo que algunos denominaban sus “civilizaciones locales”.  Sus oponentes se mofaron  de la idea de un nuevo edicto de Caracalla, una aseveración aparentemente anacrónica y pretenciosa en un mundo en el que las distinciones de poder, cultura y raza eran fundamentales e, insistían, legítimas. Predominaron en 1946 los defensores del edicto de Caracalla, y la constitución de la República Francesa de la posguerra proclamó que los habitantes de los territorios de ultramar tenían los derechos de ciudadanía. La plantilla de Roma para la ciudadanía como inclusión en un imperio y la comprensión de Francia de la ciudadanía como la soberanía del “pueblo” estaban vinculadas de una manera tal que  una perspectiva convencionalmente nacional  sobre la historia lo ensombrece.

La ciudadanía imperial era un concepto que podía capturar la imaginación política de africanos y europeos a mediados del siglo XX. Los imperios, que incorporaban a varias poblaciones mediante la violencia y otros métodos, habían sido durante mucho tiempo una unidad fundamental de la pertenencia política. Los imperios eran tanto integradores como desiguales. En los años de posguerra,  líderes políticos como los del África occidental francesa exploraron alternativas como las federaciones, que seguirían siendo integradoras y diferentes, pero que se serían más equitativas. Otros pueblos se veían a sí mismos como miembros de colectividades -como árabes, judíos, negros, eslavos, etc.-, dispersos por todo el mundo con diferentes relaciones con territorios específicos. Al final, la descolonización terminó creando Estados-nación; el número de unidades políticas pasó de alrededor de 50 en 1945 a casi 200 hoy. La división de los Estados del mundo en  ciudadanías separadas fue considerada tan normal en el último medio siglo que las concepciones alternativas quedaron relegadas durante un tiempo.

Si los derechos de expresión y protección contra la autoridad arbitraria estarían protegidos, o si se tendría la oportunidad de conseguir un nivel de vida decente o la protección social que se suponía que era esperable  en Europa y América del Norte, dependía de si los Estados concretos  miraban realmente por sus ciudadanos. En gran parte del mundo, este evidentemente no ha sido el caso. Por  tanto, activistas y académicos han tenido que afrontar la cuestión de dónde pueden y deben estar localizados los derechos y la ciudadanía. La ciudadanía en un Estado-nación, en sí misma, no garantizaba la protección de los derechos de las personas ni aseguraba una respuesta satisfactoria a la complejidad de su sentido de pertenencia.

(…)”.

© Copyright, Princeton University Press.

Emmanuel Le Roy Ladurie: biografía e historia

En lo que llevamos de año, uno de los libros de la producción francesa que más interesará es la biografía de Emmanuel Le Roy que ha escrito Stefan Lemny. Para envidia de otros lugares e instituciones, este doctor en historia trabaja en la BNF, donde es “Chargé de collections en histoire de l’Europe centrale et de l’Est Département Philosophie, histoire, sciences de l’homme”.  Además de ese trabajo regular, se dedica a sus labores como investigador, siendo un reconocido especialista en el siglo XVIII y un consumado biógrafo.  Asimismo, de vez en cuando participa en el blog L’Histoire à la BnF.  Allí apareció el pasado año un resumen de la conferencia que impartió poco antes en el Rendez-vous de l’Histoire de Blois (“L’historien de demain sera programmeur…  Emmanuel Le Roy Ladurie et les défis de la science”).  En fin, un pequeño avance de lo que es ahora su nueva biografía:  Emmanuel Le Roy Ladurie, une vie face à l’histoire (Hermann).

Así lo presenta el editor:

“Historiador de altos vuelos”, “mago de la historia”, “historiador total”: pocos historiadores han inspirado tantos superlativos como Emmanuel Le Roy Ladurie. Nacido en 1929, autor de obras importantes, entre las cuales están Paysans de Languedoc (1966), Histoire du climat depuis l’an mil (1967) y Montaillou, village occitan (1975), ha marcado con su pensamiento y con su pluma la historiografía de la segunda mitad del siglo XX , que vio cómo se afirmaban corrientes innovadoras como la escuela de Annales, la historia cuantitativa o la historia del clima.

Sin embargo, si ese trabajo es esencial, tal cosa no explica por sí misma su excepcional fama. No menor ha sido el papel que desempeñó en el desarrollo de varias instituciones de prestigio -la EHESS, el Collège de France, la BnF, el Institut de France-. A ello se añade el especial lugar que ocupó en la escena mediática, su postura en los debates sociales y su lucha por los derechos humanos en los años setenta y ochenta, en el apogeo del totalitarismo comunista.

Esta biografía es la primera en mostrar la personalidad del historiador en toda su complejidad, a partir de archivos inéditos. Más allá de la historiografía, explora la vida intelectual de los últimos sesenta años, de la que Emmanuel Le Roy Ladurie fue un actor imprescindible y un testigo precioso”.

Como apoyo a esa somera presentación podemos emplear otra, a cargo de Olivier Jacquot, colega de Lemny en la BNF, donde es “Coordonnateur de la recherche”. En este caso, procede del blog de esa Biblioteca, pero poco añade a lo ya señalado :

“La biografía Emmanuel Le Roy Ladurie : une vie face à l’histoire es la primera en mostrar la personalidad del historiador en toda su complejidad, a partir de archivos inéditos, incluidos los del mismo historiador. De hecho, en los últimos años Stefan Lemny se ha ganado hasta tal punto la confianza de Le Roy Ladurie que le ha concedido generosamente el derecho de consultar sus voluminosos archivos personales y profesionales.

(…)

Historiador marcado por la ocupación,  hijo de Jacques Le Roy Ladurie, Secretarío de Estado de Agricultura y Abastecimiento bajo el régimen de Vichy, Emmanuel Le Roy Ladurie  es también lo que Pierre Rigoulot denominó un “enfant de l’épuration”, de modo que queda afectado por por ese pasado que no pasa al que se han referido Eric Conan y Henry Rousso.  (En virtud de la sentencia dictada el 1 de julio de 1949 por la Haute Cour de Justice, los cargos contra Jacques Le Roy Ladurie fueron desestimados. Emmanuel Le Roy Ladurie se dedicó a publicar las memorias de su padre: Jacques Le Roy Ladurie, Memoirs (1902-1945), editado y presentado por Anthony Rowley y Emmanuel Le Roy Ladurie, París: Flammarion/Plon, 1997). Así, la biografía de Emmanuel Le Roy Ladurie es también una historia familiar, la de los Roy Ladurie que le preceden, y una historia intelectual y política de Francia,  desde el aumento de los peligros, pasando por el compromiso dentro del Partido Comunista Francés (pasado que, con la franqueza y el rechazo de los tabúes que lo caracterizan, Emmanuel Le Roy Ladurie  evocó en Paris-Montpellier : P.C.-P.S.U. [Parti communiste-Parti socialiste unifié], 1945-1963. París: Gallimard, 1982) y el anticolonialismo hasta la lucha contra el cambio climático”.

©  Éditions Hermann / Hypothèses

El nacimiento del mundo moderno: 1750–1870

Los eminentes profesores Akira Iriye y Jürgen Osterhammel llevan algunos años encargándose de editar los distintos volúmenes que componen la  “A History of the World” de Belknap Press, sello a su vez de Harvard University. Son volúmenes no aptos para todos los públicos, no ya por su voluntad académica, sino porque cada uno de ellos ocupa más de mil páginas, amén de imágenes y tablas. Eso sí, para tanta información, a cargo además de reputados especialistas, su precio es muy ajustado, para que así usuarios y sobre todo bibliotecas lo puedan incluir en su lista de adquisiciones.

Pues bien, este año 2018 la colección añade otro eslabón a la pesada cadena. En esta ocasión, con un título muy semejante al ya clásico de C. A. Bayly, aunque con una cronología más corta. Se trata de  An Emerging Modern World. 1750–1870, a cargo de Sebastian Conrad y el propio Jürgen Osterhammel, como editores.  Nada hay de extraño en esto último, pues este es autor del afamado La transformación del mundo. Una historia global del siglo XIX, que ha servido de base, mientras que su compatriota ha firmado, entre otros, Historia Global. Una nueva visión para el mundo actual. Como curiosidad, obsérvese que libro de Bayly empezaba en 1780, el de Osterhammel en 1760 y este último en 1750.  Explicaciones hay y las habrá, pero esperemos no ir retrocediendo paulatinamente. O sí…

Más allá de elecciones cronológicas, ambos autores tienen una reputación impecable y comparten y aplican la perspectiva global, de modo que el volumen se presenta así:

“Mientras haya habido naciones, ha habido una esfera “internacional” de relaciones transfronterizas. Pero durante la mayor parte de la historia humana, este espacio estaba escasamente ocupado. Los Estados y las regiones estaban conectados por el comercio de larga distancia y los espasmos de guerra, pero en su desarrollo permanecieron esencialmente separados. El siglo posterior a 1750 marcó un cambio importante. La conexión fugaz dio paso a una integración duradera. La cultura, la política y la sociedad se fueron enredando cada vez más e indeleblemente a través de los Continentes. An Emerging Modern World  traza este período de transformación, abordando preguntas importantes sobre las raíces del presente desde una perspectiva claramente global.

¿Por qué, por ejemplo, comenzó la industrialización en Inglaterra y no en China? ¿Hubo desarrollo capitalista temprano fuera de Occidente? ¿La Ilustración fue exclusivamente un acontecimiento europeo? Dirigido por los editores Sebastian Conrad y Jürgen Osterhammel , un distinguido grupo de historiadores aborda estos temas, junto con los roles de gentes nómadas y esclavizadas a la hora de fomentar la integración global, el desarrollo de una burguesía fuera de Europa,  la transformación del hinduismo en una “religión” universal comparable al cristianismo, la invención de la identidad panislámica y las causas y efectos de la revolución en regímenes temporales. El mundo parecía estar experimentando una renovación tan radical que la impresión de estar en punto de inflexión estaba muy extendida.

Este cuarto de los seis volúmenes de la serie “A History of the World” aborda el fermento político, económico, social e intelectual de los siglos XVIII y XIX fuera de Europa y América del Norte. Al hacerlo, es testigo del nacimiento del mundo moderno”.

© 2018 President and Fellows of Harvard College

Historia de la privacidad (en los Estados Unidos)

Ahora que el asunto de las redes sociales y la privacidad están a la orden del día, no ha podido ser más oportuno el libro de Sarah E. Igo: The Known Citizen.  A History of Privacy in Modern America (Harvard UP). Así se presenta:

“Todos los días, los estadounidenses toman decisiones sobre su privacidad: qué compartir y cuándo, cuánto exponer y a quién. Asegurar el límite entre los asuntos privados y la identidad pública se ha convertido en una tarea central de la ciudadanía. ¿Cómo la privacidad adquirió tal importancia en la vida estadounidense? Sarah Igo hace un seguimiento de este elusivo valor social a lo largo del siglo XX, cuando los individuos cuestionaban cómo serían y deberían ser conocidos por su propia sociedad.

La privacidad no siempre fue una cuestión de importación pública. Pero a partir de fines del siglo XIX, a medida que la industria corporativa, las instituciones sociales y el gobierno federal crecían, un número creciente de ciudadanos creía que su privacidad estaba en peligro. El periodismo popular y las tecnologías de la comunicación, las burocracias de bienestar y las tácticas policiales, la investigación de mercado y las pruebas en el lugar de trabajo, la investigación científica y los bancos de datos informáticos, las revelaciones de detalles privados  y las redes sociales impulsaron la privacidad al primer plano de la cultura estadounidense. Los juristas y filósofos, pero también la gente común, sopesaban los peligros, las posibilidades y las promessa de ser conocidos. En el proceso, redibujaron las fronteras de la individualidad contemporánea y la ciudadanía.

The Known Citizen revela cómo la privacidad se convirtió en el lenguaje indispensable para monitorear la línea siempre cambiante entre nuestro ser personal y el social. La arrolladora historia de Igo, desde la era de la “fotografía instantánea” hasta la del big data, revela las sorprendentes formas en que los debates sobre lo que debería mantenerse fuera del ojo público han moldeado la política y la sociedad estadounidenses. Ofrece la primera visión de gran angular sobre la privacidad tal como ha sido vivida e imaginada por los estadounidenses modernos”.

Para mayor aclaración, recomiendo la presentación que esta historiadora hace en Rorotoko, donde nos dice:

“Como historiadora de las ideas, estoy muy interesada en las convicciones de las personas y en cómo cambian. Especialmente en la manera en que los estadounidenses comunes han revisado su comprensión de la sociedad en la que vivían. En mi primer libro, por ejemplo, exploré cómo las visiones de los ciudadanos -mayorías y minorías,  sectores dominantes y marginales-  fueron alteradas por la afluencia repentina de sondeos y encuestas populares en la primera mitad del siglo XX.

La privacidad es un tema fascinante para investigar sobre cómo las ideas, incluso las más apreciadas, cambian de forma. Esto se debe a que los estadounidenses generalmente lo tratan como un valor esencial e inmutable, aunque siempre esté bajo amenaza. Pero una mirada a la historia de cómo los estadounidenses han debatido, litigado y vivido la privacidad durante el último siglo y medio revela un concepto en constante confusión. Ciertamente, los ciudadanos ven y ejercen la privacidad de manera diferente dependiendo de su estado y circunstancias, y algunos apenas pueden acceder a ella.

(…)”

En todo caso, el volumen es oportuno, pero no oportunista. Su autora lleva años preocupándose por esta cuestión de la privacidad. Por ejemplo, en 2013, con motivo de la aparición del libro de Deborah Cohen sobre Family Secrets: Shame and Privacy in Modern Britain, fue invitada  participar en el foro que al efecto organizó el History Workshop.  Un par de años después, asimismo, publicó en la espléndida The Hedgehog Review una breve pero interesante nota titulada “The Beginnings of the End of Privacy“.  Y, por supuesto, ha acabado manifestándose sobre asuntos más actuales.

© 2018 President and Fellows of Harvard College /Rorotoko LLC

¿Por qué importa la Historia?

La editorial Polity ha lanzado una pequeña colección denominada “Why It Matters“. Son volúmenes pequeños, que no alcanzan las 150 páginas y de precio razonable (para lo que es el mercado anglosajón). Dedicados a las diversas disciplinas, ya tenemos el  correspondiente a la nuestra. Se titula, por supuesto, History: Why it Matters y está a cargo de la prestigiosa historiadora norteamericana  Lynn Hunt. Asi se presenta:

“Justificamos nuestras acciones en el presente a través de nuestra comprensión del pasado. Pero vivimos en un momento en que los políticos mienten descaradamente sobre los hechos históricos y se meten con el contenido de los libros de historia, mientras que los medios difieren enormemente en sus presentaciones del mismo evento. Con frecuencia, los nuevos descubrimientos nos obligan a reevaluar todo lo que pensamos que sabíamos sobre el pasado.

Entonces, ¿cómo puede establecerse alguna certeza sobre la historia y por qué es importante? Lynn Hunt muestra por qué la búsqueda de la verdad sobre el pasado, como un proceso continuo de descubrimiento, es vital para nuestras sociedades. La historia tiene un papel esencial que desempeñar para garantizar la presentación honesta de la evidencia. De esta manera, puede fomentar la humildad sobre nuestras preocupaciones actuales, una actitud crítica hacia el chovinismo y una apertura a otros pueblos y culturas. La historia, argumenta Hunt, es nuestra mejor defensa contra la tiranía”.

Y así empieza, con el rótulo de “Ahora más que nunca”:

“Donde quiera que vayas, la historia está en cuestión. Los políticos mienten sobre hechos históricos, los grupos se enfrentan por el destino de los monumentos históricos, los funcionarios supervisan de cerca el contenido de los libros de texto de historia y proliferan las comisiones de la verdad en todo el mundo. Como muestra el rápido crecimiento en la historia de los museos, vivimos en un momento obsesionado con la historia, pero también es un momento de profunda ansiedad sobre la verdad histórica. Si es tan fácil mentir sobre la historia, si las personas están en desacuerdo sobre qué monumentos o libros de historia deben transmitir  y si se necesitan comisiones para descubrir la verdad sobre el pasado, entonces, ¿cómo puede establecerse algún tipo de certeza sobre la historia? ¿Los lugares patrimoniales y las sociedades históricas están configurados para provocar, para consolar o simplemente para el esparcimiento? ¿Cuál es el propósito de estudiar historia? Este libro presenta las preguntas y ofrece formas de responderlas. No resolverá todos los dilemas, ya que la historia es, por definición, un proceso de descubrimiento y no un dogma establecido. Pero puede mostrar por qué la historia importa ahora más que nunca”

Para mayores pormenores, véase la reseña de Robert Zaretsky,    history editor de la LARB .

©2018 Polity / Lynn Hunt

La modernidad católica: la iglesia ante el Totalitarismo

Harvard University Press ha publicado este años, entre sus muchas obras, dos libros dedicados a la historia de la religión, asunto este que tenemos absolutamente abandonado. Uno es Vatican I. The Council and the Making of the Ultramontane Church (Harvard UP), de John W. O’Malley, profesor de la católica Georgetown University.  El otro, aparecido unos meses antes, es Catholic Modern. The Challenge of Totalitarianism and the Remaking of the Church (Harvard UP),  de James Chappel, profesor en la selecta Duke University.

De estas dos, optamos por la última, que cronológicamente antecede y que se presenta así:

“En 1900, la Iglesia Católica se mantenía firmemente en contra de los derechos humanos, la libertad religiosa y el Estado secular. Según la visión católica, conceptos modernos como estos, desencadenados por la Revolución Francesa, habían sido un desastre. Sin embargo, en la década de 1960, esas posiciones se invirtieron. ¿Cómo pasó? ¿Por qué y cuándo se modernizó la organización religiosa más grande del mundo?

James Chappel encuentra una respuesta en las experiencias demoledoras de la década de 1930. Enfrentados al auge del nazismo y del comunismo, los católicos europeos se apresuraron a reconsiderar su Iglesia y su fe. La oposición simple a la modernidad ya no era una opción. La pregunta era cómo ser moderno. Estas eran preguntas de vida o muerte, mientras los católicos luchaban por mantener abiertas las puertas de la Iglesia sin comprometer sus valores fundamentales. Aunque muchos católicos colaboraron con el fascismo, unos pocos colaboraron con los comunistas en la Resistencia. Ambas estrategias requerían enfoques novedosos para la raza, el sexo, la familia, la economía y el Estado.

Catholic Modern cuenta la historia de cómo estas ideas radicales emergieron en la década de 1930 y ejercieron una enorme influencia tras la Segunda Guerra Mundial. Lo más notable es que un grupo de católicos modernos planeó y lideró un nuevo movimiento político llamado Democracia Cristiana, que transformó la cultura, la política social y la integración europeas. Unos emergieron como disidentes de izquierda, mientras otros comenzaron a organizarse en torno a cuestiones relacionadas con el aborto y el matrimonio entre homosexuales. Los católicos habían llegado a aceptar la modernidad, pero todavía no estaban de acuerdo sobre su forma apropiada. Los debates sobre esta cuestión han dado forma al pasado reciente de Europa y configurarán su futuro”.

El propio autor ha expuesto eso mismo en las páginas de Aegon, donde entre otras cosas señala:

“El siglo XX está plagado de experimentos globales fallidos. El Imperio Británico entró en el siglo con el viento a favor, pero acabó desmoronándose. La Revolución Rusa prometió inaugurar un siglo de insurgencia comunista, pero ese sueño también expiró. De todos los proyectos globales en marcha en 1900, solo dos realmente sobrevivieron hasta el final del siglo. El capitalismo global es uno y la Iglesia Católica es el otro. La supervivencia del capitalismo no debería sorprendernos, tal vez incluso Karl Marx fue consciente del explosivo dinamismo del sistema. Pero, ¿la Iglesia Católica? ¿Una institución que, en 1900, parecía la más intransigente y antimoderna de la escena, y que se había comprometido a revocar el proyecto moderno en su totalidad? ¿Cómo ocurrió esto?

(…)  Los historiadores son reacios a ofrecer leyes de la historia, pero hay una que parece razonable: las instituciones masivas no se transforman fundamentalmente en momentos de relativa placidez. El proceso requiere demasiada energía y demasiada aceptación de élites prudentes. Se transforman en momentos de crisis, destrucción y miedo. La década de 1960 no fue un momento de este tipo para la Iglesia. La década de 1930, sin embargo, sí.

El inicio de la Gran Depresión en 1929 marcó una nueva era en la política europea. En toda Europa el centro liberal se vino abajo sin pena ni gloria, mientras los votantes acudían en masa a los extremos del fascismo y el comunismo. Los católicos estaban horrorizados. Los liberales habían amenazado a las escuelas católicas o, en el peor de los casos, arrebatado el control del nombramiento de los obispos. Joseph Stalin y Adolf Hitler representaban algo nuevo, y algo aún más alarmante. Desde la perspectiva católica, eran “totalitarios”. Reclamaban lealtad total a sus súbditos, en cuerpo y alma. Ambos criticaron a las iglesias, que después de todo representaban los principios alternativos de la ley y la moralidad en Estados que intentaban agresivamente convertir una población diversa en un todo unificado.

Ante el totalitarismo, los católicos se enfrentaron a la posibilidad muy real de que su posibilidad de recibir los sacramentos, y no digamos de asistir a escuelas católicas, pronto podría limitarse. Mientras Europa pendía de un hilo  entre Hitler y Stalin, la idea de que algún tipo de renacimiento político católico estuviera en camino parecía absurda, incluso era peligroso considerarla (Hitler tenía antenas sensibles para tales cosas). Esto llevó a los católicos, desde el papado a la parroquia, a reimaginar la naturaleza de su Iglesia. Porque, como todos los buenos cristianos saben, la muerte y el renacimiento están a un dedo de distancia.

Su objetivo ya no era ofrecer una alternativa a la modernidad, ni siquiera imaginar que la Iglesia estuviera en el centro de alguna sociedad futura. El objetivo, en cambio, era utilizar el lenguaje moderno para hacer afirmaciones sobre los Estados seculares para que los católicos pudieran proteger a la Iglesia y ver al menos algunos principios católicos codificados en la ley. Fue en estos años, y por estas razones, que los católicos aceptaron los derechos humanos, la libertad religiosa y la modernidad secular.

Los católicos en la década de 1930 se enfrentaron a un agonizante conjunto de opciones. Si la renovación holística católica con la que tanto habían soñado quedaba en el olvido, ¿qué debería ocupar su lugar?, ¿qué debería reivindicar la Iglesia ? La mayoría de los líderes y pensadores católicos optaron por centrarse en la familia. Por primera vez, los católicos colocaron la ética sexual y reproductiva en el centro de su misión social y política. Lo hicieron por dos razones. Primero, los católicos razonaron que el control sobre la familia, como un sitio de educación moral e instrucción, les garantizaría la supervivencia institucional en un mundo que parecía desmoronarse. En segundo lugar, los católicos razonaban (con algo de justicia) que la ética familiar católica sería aceptable para los políticos seculares, ya fuera Hitler o Franklin Roosevelt. Estas figuras , al fin y al cabo, tenían sus propios motivos para oponerse a la anticoncepción,

Las elecciones que los católicos hicieron en la década de 1930 han rebotado hasta el presente. Los católicos se han organizado con un inmenso éxito en torno al matrimonio entre personas del mismo sexo, el aborto y otros problemas reproductivos, presionando a los Estados seculares para que conviertan las enseñanzas católicas en ley. Sin embargo, esta nunca ha sido la única forma de teorizar sobre la modernidad católica. Desde la década de 1930, una facción disidente ha observado que este enfoque en la familia ha sido contraproducente, llevando a la Iglesia a alianzas con fuerzas que, de otra manera, han sido antagónicas a los valores católicos. No han rechazado las enseñanzas católicas sobre estos asuntos, pero han cuestionado el énfasis abrumador en ellos, y han tratado de recuperar otros elementos de la larga tradición católica que están más preocupados por la injusticia económica, racial o ecológica.

No es ningún secreto que estas dos alas de la Iglesia coexisten hoy. (…)

(…)”

©  James Chappel /  President and Fellows of Harvard College  / Aeon Media Group Ltd.