Todas las entradas de Anaclet Pons

La política de la ópera: de Monteverdi a Mozart

Cambiemos de escenario y de representación. Dejemos a un lado los libros y temas más comunes, incluso nuestra época habitual, y démonos un respiro musical. Vayamos con The Politics of Opera. A History from Monteverdi to Mozart (Princeton UP), obra de Mitchell Cohen. Veamos el paratexto que lo acompaña:

“The Politics of Opera lleva a los lectores en un fascinante viaje hacia el entrelazado desarrollo de la ópera y la política, desde el Renacimiento hasta el final del siglo XIX. ¿Qué contextos políticos han dado forma a la ópera? ¿Cómo ha transmitido la ópera las ideas políticas de su tiempo? Profundizando en la historia y el pensamiento europeo y en una gran variedad de música de grandes como Lully, Rameau y Mozart, Mitchell Cohen revela cómo la política, a través de líneas argumentales, símbolos, armonías y motivos musicales, ha desempeñado un papel operístico sólido y sotto voce.

Cohen comienza con la aparición de la ópera bajo el absolutismo de los Medici en Florencia durante el Renacimiento tardío, donde los debates de los humanistas, incluido el padre de Galileo, condujeron a las primeras óperas de fines del siglo XVI. Llevando a los  lectores a Mantua y Venecia, donde floreció el compositor Claudio Monteverdi, Cohen examina cómo tempranos trabajos operísticos como Orfeo usaban la mitología para reflexionar sobre la gobernanza y las cuestiones de política del momento, como las jurisdicciones estatales y la inmigración. Cohen explora la Francia de las épocas de Luis XIV y la Ilustración, así como la Viena de antes y durante la Revolución Francesa, donde la engañosa levedad de las obras maestras de Mozart tocaba los estragos del mal gobierno y los ocultos abusos de poder. Cohen también analiza obras más pequeñas, incluida una ópera en un acto escrita y compuesta por el filósofo Jean-Jacques Rousseau. Personajes esenciales, antiguos y modernos, aparecen por todas partes: Nerón, Séneca, Maquiavelo, Mazarino, Fenelón, Metastasio, Beaumarchais, Da Ponte y muchos más.
Un libro apasdionante que interesará a todos los que aman la ópera y que están intrigados por la política, The Politics of Opera ofrece una investigación convincente sobre las intersecciones de la música y el Estado”.

Y, para mayor aclaración, añadamos unos párrafos del primer capítulo:

“¿Las ideas políticas estaban incrustadas en las primeras óperas? Si es así, ¿qué eran y qué implicaban? ¿Qué nos dice el mundo político en el que nació la ópera sobre esta forma de arte? ¿Qué nos dicen las óperas sobre política? Para abordar estas preguntas, no iremos primero a la combinación de palabras y música en el escenario, sino a la celebración de unas bodas.

La pareja no se casó por amor. Se desentendieron del deber político. Fue en Florencia, en el otoño de 1600, donde María de Médicis, sobrina del Gran Duque Ferdinando I de Toscana, se convirtió en la reina del rey Enrique IV de Francia. Su unión fortificó una asociación entre Florencia y París contra Saboya y, en la imagen más amplia de la política europea, los fortaleció tanto contra los gobernantes Habsburgo de España (con quienes Enrique había estado recientemente en guerra) como contra el Sacro Imperio Romano.

El poder imperial español había crecido en todo el fragmentado mundo político de la península italiana a mediados del siglo XVI. Ferdinando había alterado las políticas anteriores de la Toscana con el objetivo de equilibrar el poder español con el aumento del poder francés. En este contexto, él había reconocido el valor para Toscana de la lucha de Enrique de Navarra por alcanzar el trono francés. Cuando Enrique, el hugonote convertido en católico, se casó con María, era el rey Enrique IV y estaba en deuda económica y política con sus parientes. El clan reinante de Florencia y la principal familia de banqueros lo apoyaron en las luchas de poder francesas. Las negociaciones para una alianza conyugal, con una dote adecuadamente grande, habían durado unos ocho años.

El novio no acudió a la ceremonia. Estaba ocupado en otra parte, contra las tropas del duque de Saboya Carlo Emanuele I. Los intereses amorosos de Enrique IV también estaban en otra parte, con su amante, y no con la supuestamente tempestuosa María. Envió un sustituto para las nupcias en la catedral de Florencia el 5 de octubre. El rey se perdió una ocasión fastuosa, el tipo de exhibición que las familias principescas dieron para promover su prestigio en el país y en el extranjero. El banquete en el Palazzo Vecchio (la antigua ciudadela municipal que una vez había sido la sede de la república de Florencia) era opulento. Cada plato formaba parte de una alegoría exaltando a la ilustre pareja y a sus parientes. La cobertura de hielo sobre el pastel fue moldeada como un paisaje invernal. Los animales-azucareros se movían sobre él y cambiaban de forma. Doscientos treinta y tres años después, esta “vasta magnificencia” sobre la cual “no  repararon en gastos” se presentó como la “ocurrencia más distinguida” en el reinado de Ferdinando I en una historia escrita por Lorenzo L. Da Ponte, el hijo del libretista de Mozart, luego profesor de literatura italiana en una universidad de Nueva York.

Enrique IV también se perdió un hito en la cultura occidental. Una variedad de eventos públicos y privados celebraron la nueva unión. El tema principal fue la paz universal. El secuestro de Céfalo de Gabriello Chiabrera con el acompañamiento musical de Giulio Caccini -la mayor parte del cual se ha perdido-, se tocó en el Teatro Uffizi. Más importante históricamente fue EurídiceEuridice en el original-, que a menudo se llama la segunda ópera. Estas obras se originaron en los esfuerzos dentro de los círculos florentinos para unir palabras, música y relatos de una nueva manera. Euridice se representó el viernes 6 de octubre en el segundo piso del Palacio Pitti, la residencia oficial del duque, en las habitaciones de un miembro de la familia Medici. Relataba cómo el mítico Orfeo, armado solo con su famosa voz y su lira, desafió al Inframundo para recuperar su amor. La pobre Eurídice, la ninfa de los árboles, había muerto de una mordedura de serpiente el día de su boda. La presentación, la primera que se podría llamar pública, fue un regalo a la nueva reina de Jacopo Corsi, un noble, mecenas y antiguo impulsor del matrimonio entre Enrique y Maria. (Probablemente se completó en la primavera anterior porque hubo una representación en mayo, también en un salón en el Palacio Pitti, a petición de la archiduquesa).  El libretista, Ottavio Rinuccini, era un poeta de la corte florentina.  Jacopo Peri, músico y cantante que desempeñó un papel vibrante en la vida comercial florentina y se desempeñó en una amplia variedad de oficinas gubernamentales y legales florentinas, compuso la mayor parte de la música, aunque los segmentos fueron de Caccini. Este último, el archi-competidor de Peri, también era conocido como “Giulio Romano” porque había nacido y había estudiado en Roma (Caccini se apresuró a publicar su propio escenario musical del libreto dentro de los dos meses posteriores a la presentación).

(…)

Una leyenda creció a partir de estos eventos. Unos cinco siglos después, se convirtió en el tema de una ópera del compositor alemán Hans Pfitzner. Su Palestrina fue escrita cuando Europa descendió hacia la Primera Guerra Mundial, y se estrenó en 1917. Presenta la terrible experiencia de Giovanni Pierluigi de Palestrina, a quien Pfitzner atribuyó haber salvado el patrimonio musical de la iglesia durante las deliberaciones en Trento. Este compositor de muchas misas estuvo bajo presión, especialmente la del Cardenal Carlo Borromeo, un celoso defensor de las doctrinas de la Contrarreforma, para escribir una misa polifónica caracterizada tanto por la belleza como por la claritas. Pfitzner reinventó considerablemente lo que sucedió e infló la importancia y la novedad del debate del consejo sobre la música. También exageró el impacto de la misa que escribió Palestrina (la “Missa Papae Marcelli”). Si bien la Santa Sede establecía el tono para todo, incluida la música, en todo el catolicismo, la mayoría de las decisiones sobre asuntos musicales se dejaban generalmente a las autoridades de las iglesias locales.

Las distorsiones históricas como las que se encuentran en la ópera de Pfizner no son reprobables en sí mismas. El teatro y especialmente la ópera no reproducen eventos pasados; dicen algo mientras los representan. Pfitzner también se propuso abordar la cultura musical en su época y en esto había un subtexto político. Era un nacionalista alemán que se imaginaba a sí mismo como defensor de un patrimonio musical amenazado por nuevos tipos de música, en particular la “atonalidad” de Arnold Schönberg. Palestrina fue concebida como una barricada contra las novedades que su compositor encontraba extrañas y antinaturales. Su ópera termina con una alusión que vincula sus miedos contemporáneos con el pasado. Silla, estudiante de Palestrina, ha visto la terrible experiencia del compositor y decide irse a Florencia, la ciudad toscana que se conocería por la “nueva música”. Los problemas planteados en Trento anticiparon deliberaciones sobre (y experimentos con) la música secular una década después en los círculos informales humanistas conocidos como la “Camerata florentina”. Pero la innovación también era antigua”.

© 2017  Princeton University Press

Una tesis de historia (en formato digital)

AHA-Today, el blog de la AHA, ofreció este pasado verano una nota que considero debemos recuperar. Su título es “A History Dissertation Goes Digital” y dice así:

“Hace unos meses, Celeste Sharpe, por entonces  graduada en la Universidad George Mason (GMU), defendió lo que supuestamente es la primera tesis digital nacida en la disciplina histórica. Sharpe describe su proyecto, They Need You! Disability, Visual Culture, and the Poster Child, 1945–1980,   como un examen de “la historia del national poster child  -representación oficial de una enfermedad y una organización- en la América posterior a la Segunda Guerra Mundial”. Sharpe argumenta que “las imágenes de niños en los carteles son de vital importancia para comprender la difusión cultural de la idea de discapacidad en tanto diagnóstico y para entender cómo esa comprensión marginó las vías y los proyectos políticos en el contexto  de la erradicación de la enfermedad en la  América del siglo XX”.

AHA Today conversó recientemente con Sharpe a propósito del proceso de creación de una disertación (tesis doctoral) nacida digital, los consejos para estudiantes de posgrado que barajen proyectos similares y las perspectivas futuras.

¿Por qué era el digital el mejor formato para este proyecto?

CS : Mi enfoque de este proyecto y mi razonamiento para llevar a cabo una tesis completamente digital se basan en los campos que enmarcan este proyecto, en particular los estudios de cultura visual y los estudios sobre la discapacidad. Lo que revela mi trabajo son las complejas y cambiantes negociaciones hechas por los propios niños del cartel, sus padres y las personas que trabajaban en organizaciones benéficas de salud para crear y hacer circular estas imágenes en la posguerra. Dado que los niños discapacitados han sido históricamente silenciosos y silenciados en los archivos, pensé que era vital que este proyecto pusiera en primer plano sus experiencias.

Las fuentes visuales son centrales para este estudio y una presentación digital permite a los lectores ver las imágenes que discuto en el curso de mi análisis y, lo que es más importante para mi misma, abre las imágenes a una investigación más amplia por parte de los propios espectadores. Además, la March of Dimes y la Muscular Dystrophy Association no ha digitalizado sus fondos y ambas organizaciones benéficas han despedido a sus archiveros. Dado el frágil estado de ambos archivos, el proyecto digital contribuye valiosamente a recopilar, analizar y presentar estos ítems cada vez más inalcanzables.

Elegí usar Scalar, una plataforma de publicación digital de la Universidad del Sur de California. Construir este proyecto en Scalar me permitió interrogar y remezclar los elementos de una tesis de historia. La plataforma me permitió alcanzar mis dos objetivos principales: hacer un proyecto con múltiples puntos de acceso en el contenido y crear una estructura que revele y refuerce las conexiones complejas entre las personas, las organizaciones caritativas, las ideologías y las políticas.

¿En qué momento de tu investigación / proceso de escritura te diste cuenta de que la digital sería la mejor manera de presentar tu trabajo? ¿Qué hiciste después? ¿Te has enfrentado a alguna resistencia?

CS: Entré en el programa de doctorado con una fuerte insatisfacción con la rigidez del formato impreso de una tesis/disertación con respecto a la relación entre medios y texto. Había hecho mi tesis de máster sobre la fotografía meridional antebellum y experimenté mucha frustración con los requisitos de estilo para las imágenes, que estructuralmente hacían difícil tratarlas como algo más que meras ilustraciones. Desde el principio, estaba interesada en forzar la forma de la tesis doctoral a pesar de que no tenía una idea clara de cómo sería. Cuando me decidí por mi tema de investigación, inmediatamente hablé con mi tutora, la Dra. Suzanne Smith, y los miembros de mi comité, la Dra. Ellen Wiley Todd y el Dr. Stephen Robertson, sobre la posibilidad de que fuera un proyecto completamente digital. Todos estuvieron conmigo desde el principio;

¿Fueron de utilidad las pautas de la AHA sobre tesis e investigación digitales para ayudarte en este proceso?

CS : Las Guidelines for Digital Dissertations creadas por el Graduate Studies Committee del departamento de historia de la GMU (con mi enorme reconocimiento a Sharon Leon!) me fueron particularmente útiles a medida que avanzaba en este proyecto. Estas directrices hacen referencia a la  Statement on Standards of Professional Conduct de la AHA. Las conversaciones sobre la guía para las tesis digitales de la GMU comenzaron en 2014, con una versión final aprobada en 2015, lo que coincidió en el tiempo con mi tesis (enero 2014-noviembre 2016).

¿Empezaste el proceso con alguna habilidad en humanidades digitales? ¿Te enfrentaste por el camino  a obstáculos de tipo tecnológico?

CS : Entré en el programa de doctorado sin prácticamente habilidades en humanidades digitales! El programa de doctorado de la GMU tiene dos cursos de teoría y praxis en humanidades digitales, pero a cubrir en un solo semestre de aprendizaje de habilidades técnicas. Mi principal obstáculo era tratar de encontrar recursos para hacer el tipo de trabajo digital que quería hacer.

Originalmente, yo quería hacer un análisis de visualización por odenador de los corpus de imágenes, pero tuve que admitir que era un reto excesivo para este proyecto. Y esta fue una decisión que tomé por cómo se desarrollaron las conversaciones sobre derechos de autor y permisos de imagen, y lo que se necesitaba para archivar o depositar en la biblioteca. Las dos organizaciones benéficas que he estudiado son bastante aversas al riesgo, por lo que han adoptado un enfoque comercial y litigioso de sus materiales de archivo: cobrar por casi todos los usos, hacer valer los derechos de autor de manera agresiva y respaldarlo con referencias a los equipos legales. Así que cambié mi proyecto de tesis, planteando una discusión sobre la forma de la investigación histórica y con la intención de perseguir el análisis computacional de las imágenes una vez que hubiera terminado.

¿Cuáles son tus metas futuras en cuanto a  publicar tu investigación? ¿Estás planeando adaptar alguna parte de tu tesis para su publicación impresa?

CS : Es una gran pregunta sin respuesta clara. Si bien la vía de la tesis como proto-monografía está bien establecida, no hay nada similar para los proyectos digitales. Estoy comprometida con mantener el proyecto en su forma digital, en lugar de tratar de sacar un libro, por lo que he estado en contacto con varias editoriales universitarias sobre la posibilidad de publicarla como monografía digital. Estoy trabajando en un par de artículos para revistas, tanto metodológicos como centrados en el contenido, relacionados con el proyecto. Y estoy manteniendo conversaciones con expertos en uso legítimo y derechos de autor para ver cómo desenredar el lío y cómo hacer un uso razonable para la visualización de las imágenes. Mucho depende de esto último.

¿Cuáles son tus metas futuras en términos de carrera? ¿Cómo han reaccionado los potenciales empleadores a tu proyecto digital?

CS : Actualmente soy Academic Technologist for Instructional Technology en el Carleton College, y realmente disfruto desempeñando un papel donde puedo colaborar con profesores y estudiantes en proyectos de investigación y curriculares. Me veo continuando una trayectoria donde pueda mezclar mis intereses en pedagogía digital crítica, investigación en humanidades y tecnología. Cómo sea eso exactamente dependerá mucho de cómo las universidades y centros inviertan, estructuren y apoyen el trabajo digital en el futuro. Hasta ahora, los empleadores potenciales han quedado intrigados por mi tesis digital en cuanto tal, y realmente abre un amplio diálogo sobre una gran cantidad de cuestiones clave para la historia, las humanidades digitales y la investigación digital.

¿Qué consejo darías a los estudiantes de posgrado que tratan de determinar si el digital sería un buen formato para su proyecto de tesis?

CS: Creo que volver a las preguntas de la investigación, una y otra vez, realmente ayuda a profundizar en la cuestión de si “¿es esta una buena solución?” Le planteé un argumento convincente a mi comité, indicando que mi tesis tenía que ser digital porque eso estaba ligado a los campos académicos que me interesaban. Creo que es por eso que no recibí ninguna reacción negativa. La comunicación abierta es clave: sé explícita con las personas con las que estás trabajando para calibrar las expectativas. Hacer una tesis digital es algo muy diferente del trabajo que se discute habitualmente como historia digital o humanidades digitales, porque es lo que se exige para ser acreditado en el campo. Los ideales colaborativos de las comunidades de historia digital y humanidades digitales están en tensión con el modelo existente de reconocer la tesis como el trabajo de una académica individual”.

© 2012–2013 American Historical Association

Warner Bros: aquellas viejas películas!

Permítanme una cierta libertad, que tiene que ver con los referentes culturales de mi generación y de otras adyacentes. El cine clásico y, por supuesto, “La Warner”.  Ello a propósito de un libro que no será un aporte capital en la historiografía, pero sí uno importante en muchas trayectorias sentimentales. Su autor es  David Thomson, el crítico e historiador quizá más prolífico de cuantos cohabitan el presente y al que los aficionados recordarán quizá por su celebérrimo y valioso volumen Instrucciones para ver una película (Pasado y Presente).

Pues bien, la última de sus contribuciones se titula Warner Bros. The Making of an American Movie Studio (Yale UP), que el editor nos presenta así:

“Warner Bros traza el surgimiento de un estudio de cine poco prometedor, desde sus inestables inicios a principios del siglo XX hasta su ascenso al pináculo de la influencia y la popularidad de Hollywood. Los hermanos Warner -Harry, Albert, Sam y Jack- llegaron a Estados Unidos como inmigrantes judíos no escolarizados y, sin embargo, fundaron un estudio que se convirtió en el más inteligente, el más correoso y el más radical de todo Hollywood.

David Thomson ofrece fascinantes y originales interpretaciones de las imágenes de Warner Brothers, desde el pionero sonoro The Jazz Singer, pasando por los musicales en blanco y negro, las películas de gánsteres y romances dramáticos como Casablanca, East of Eden y Bonnie and Clyde.  Relata las hazañas de las más grandes estrellas del estudio, entre ellas Al Jolson, James Cagney, Bette Davis, Errol Flynn, Humphrey Bogart, James Dean, Doris Day y Bugs Bunny.  El impacto cultural de los hermanos Warner fue tan profundo, escribe Thomson, que su estudio se convirtió en “una de las empresas que nos ayudó a ver que podía haber un sueño estadounidense ahí fuera”.

Y empieza de este modo:

“Las familias se parecen, digan lo que digan. Comienzan a hablar, a cotillear o a quejarse, y pronto eso se convierte en historias; (…). Las narraciones que surgen quieren ser únicas y personales, pero son hojas de un mismo  árbol. Son pocas historias que podamos considerar como hechas de posibilidad, de ritos de miedo y deseo. Esta condición estuvo con la humanidad desde la cueva hasta la cabaña, pero luego el relato mismo alzó el vuelo. Algunas familias se metieron en el negocio de representar esas historias para extraños, unas audiencias que podrían estar muy lejos, pero a las que les llegaba gracias a la nueva tecnología. Las historias existían como celuloide bobinado, esperando ser liberadas por la luz. Esta familia, los Warner, ayudó a crear ese negocio y nos dejó creyendo que sus historias eran nuestras fábulas y sueños, y no solo su dinero y su nombre inventado”.

En fin, esta nota breva y el ensueño que a algunos pueda  generar pueden ser mínimamente disipados viendo alguna de esas películas o, de forma más modesta, repasando la reseña que hiciera Tom Shone para el NY Times, la de Carlos Valladares para el SF Gate o bien oyendo la entrevista que le realizaron en la mencionada Warner

Que lo disfruten!

© 2017 Yale University

Freud: un héroe con pies de barro

En pleno verano europeo, por si los calores propios de la estación no bastaran, ese caballero de mirada apacible que es  Frederick Crews decidió volver y lo hizo, como viene siendo habitual -sobre todo desde The Memory Wars: Freud’s Legacy in Dispute-, caldeando el ambiente con su Freud: The Making of an Illusion  (Metropolitan).

Dejemos claras las cosas desde el principio.  Hagámoslo con las palabras con las que David Aaronovitch empieza su reseña en The Times:

“El 30 de enero de 1661, Oliver Cromwell fue conducido por las calles de Londres hasta Tyburn. Allí fue ahorcado y, a última hora de la tarde, decapitado y su cabeza clavada en un poste elevado en las inmediaciones del Palacio de Westminster. Lo extraño del caso, por supuesto, fue que había muerto en 1658.  Si alguien piensa que este acto póstumo de venganza fue excesivo, debería leer la “biografía” de Freud de Frederick Crews”.

O bien podemos acudir a Lisa Appignanesi y a su valoración en la NYRB. Empieza de forma irónica,: “Frederick Crews tiene una lealtad de preocupante rareza en un académico literario. Sus ataques contra Sigmund Freud comenzaron a mediados de la década de 1970, con su reconversión pública y proclamada, abandonando la crítica literaria freudiana que practicaba por aquel entonces”.

Y continúa así, aclarando el contenido del volumen: “Las 746 páginas de la biografía de  Crews, Freud: The Making of a Illusion, que daña e hipnotiza por turnos, trata sobre el joven Freud y no aborda La interpretación de los sueños hasta la página 543, permitiendo unos breves vislumbres de la segunda parte de su vida. Marca el cenit de lo que se ha convertido en la cruzada de Crews `para poner fin al mito del psicoanálisis y de su creador´, despojando a Freud tanto de sus credenciales empiristas como de la imagen de `explorador solitario con corajuda perseverancia, brillantez deductiva y poder curativo´, una serie de atributos que Crews solo encuentra en el auto-retrato del propio Freud y en la biografía histórica de Ernest Jones (1953-1957)”.

Pero también en algunos otros que han venido después. Por ejemplo, hace algunos meses, el propio Crews hizo una reseña en la NYRB de la traducción del trabajo (en una senda defensiva) de Élisabeth Roudinesco (Sigmund Freud en son temps et dans le nôtre),  indicando cuán equivocada era su perspectiva y concluyendo que sus faltas y fallos se debían a una premisa desnortada:  “la respetabilidad de Freud debe ser preservada a toda costa.” A su entender, “ha de ser considerado una de las figuras más audaces de la historia del pensamiento, pues si bien este hombre realmente no descubrió nada, persuadió al mundo para que lo considerara un titán de la ciencia . Eso es profundamente interesante; el caballero burgués de Roudinesco no lo es”.

Y, en efecto, para que nadie se lleve a engaño, este es el paratexto editorial:

“Del maestro de los desmentidos sobre Freud, el libro que definitivamente pone fin al mito del psicoanálisis y de su creador.

Desde los años setenta, la reputación científica de Sigmund Freud ha ido cayendo en picado, pero persiste la idea de que algunas de sus contribuciones fueron descubrimientos visionarios de valor duradero. Ahora, recurriendo a archivos rara vez consultados, Frederick Crews ha reunido un gran número de evidencias que revelan un sorprendente y nuevo Freud: un hombre que se equivocó de manera trágica en sus tratos con los pacientes, que en realidad nunca curó a nadie, que promovía la cocaína como droga milagrosa capaz de curar una amplia gama de enfermedades  y que hizo avanzar su carrera mediante la falsificación de historias de casos y traicionando a los mentores que le habían ayudado a levantarla. La leyenda ha persistido, muestra Crews, gracias a la invención ficticia de Freud como un detective maestro de la psique, y más tarde a través de una campaña de censura y falsificación llevada a cabo por sus seguidores.

Un estudio biográfico monumental y una crítica fulminante, Freud: The Making of an Illusion, se erigirá en la última palabra sobre una de las figuras más significativas y controvertidas del siglo XX”.

En fin, la polémica está servida (y puede que también las ventas).

© 2017 Macmillan / Times Newspapers Limited  /  NYREV, Inc.

Historia intelectual de la Revolución Americana y de su influencia, 1775-1848

Los seguidores de esta bitácora recordarán las diversas ocasiones en las que nos hemos ocupado del gran historiador Jonathan Israel. Así que no resultará extraño que demos cuenta de su nueva obra: The Expanding Blaze: How the American Revolution Ignited the World, 1775-1848 (Princeton UP).  Dice el editor:

“The Expanding Blaze es una amplia historia de cómo la Revolución Americana inspiró revoluciones en Europa y el mundo atlántico en los siglos XVIII y XIX. Jonathan Israel, uno de los principales historiadores mundiales de la Ilustración, muestra cómo las ideas radicales de los fundadores estadounidenses, como Paine, Jefferson, Franklin, Madison y Monroe, establecieron el patrón de revoluciones, movimientos y constituciones democráticas en Francia, Gran Bretaña, Irlanda , Holanda, Bélgica, Polonia, Grecia, Canadá, Haití, Brasil y la América española.

The Expanding Blaze nos recuerda que la Revolución Americana fue un evento asombrosamente radical y que no terminó con la transformación e independencia de América. Más bien, la Revolución siguió resonando en Europa y las Américas durante los siguientes tres cuartos de siglo. Esta amplia historia de la influencia internacional de la Revolución traza cómo los esfuerzos estadounidenses por implementar las ideas de la Ilustración Radical -incluyendo la destrucción del Antiguo Régimen y la promoción del republicanismo democrático, el autogobierno y la libertad- ayudaron a impulsar las revoluciones en otros lugares, en tanto los líderes extranjeros siguieron explícitamente el ejemplo estadounidense y apoyaron los valores democráticos estadounidenses.

Siendo la primera gran nueva historia intelectual de la era de la revolución democrática en décadas, The Expanding Blaze devuelve la Revolución Americana a su contexto global”.

Así empieza la introducción:

La revolución americana (1774-83) se cuenta entre los episodios históricos sobre los que más se ha escrito  Supuso la independencia y forjó una gran nación. Pero los historiadores y los lectores la han abordado en su mayor parte como un aislado drama americano, el episodio decisivo de la historia del Estado-nación. Que también ejerciera un inmenso impacto social, cultural e ideológico sobre el resto del mundo, que resultó fundamental para la conformación de la modernidad democrática,  ha atraído muy poca atención desde mediados del siglo XIX hasta épocas recientes. La Revolución Americana, que precedió a la gran Revolución Francesa de 1789-1799, fue la primera y una de las más trascendentales agitaciones de toda una serie de acontecimientos revolucionarios que atraparon el mundo atlántico durante los tres cuartos de siglo. de 1775 a 1848-49. Al igual que la Revolución Francesa, todas estas estuvieron profundamente afectadas por, e impactaron en,  América  de formas rara vez examinadas y discutidas en un contexto amplio”.

Y así concluye:

“Las rebeliones coloniales contra los gobiernos imperiales han ocurrido regularmente desde el siglo XVIII. Los movimientos nacionales a menudo han conseguido la independencia del poder imperial, pero rara vez han logrado reemplazarlo por un orden político y social estable y manifiestamente mejor. En este sentido, la Revolución Americana difirió radicalmente del patrón habitual. A partir de 1775, Estados Unidos se convirtió en el primer modelo, aunque imperfecto, de un nuevo tipo de sociedad, mostrando el camino que el mundo moderno siguió generalmente hacia el republicanismo, los derechos humanos, la igualdad y la democracia. Además de la independencia, introdujo principios igualitarios republicanos que se inculcaron y a los que se apeló ampliamente, forjando una república finalmente democrática en principio, incluso aunque en la práctica a menudo no abarcara la igualdad ante la ley y la igualdad de trato de los intereses de los ciudadanos. El significado global de la Revolución Americana provino de ofrecer un nuevo tipo de política que contrastaba con el antiguo régimen monárquico-aristocrático, ese  sistema político y social que dominó Europa, América Latina, África y Asia entre 1775 y 1850, así como los vastos y explotadores imperios coloniales que entonces, y mucho tiempo después, ensombrecieron el globo. Fue el crisol de la modernidad democrática”.

© Copyright, Princeton University Press.

El imperio del té y el mundo moderno

Tras el innegable éxito cosechado por Sven Beckert con su libro El imperio del algodón, la historiadora Erika Rappaport lo intenta ahora con otro producto global, con también evidentes resonancias históricas:  A Thirst for Empire: How Tea Shaped the Modern World (Princeton UP). He aquí la publicidad editorial:

“El té ha sido uno de los productos más populares del mundo. Durante siglos, los beneficios de su crecimiento y de sus ventas financiaron las guerras y alimentaron la colonización, y su cultivo provocó cambios masivos -en el uso de la tierra, en los sistemas de trabajo, en las prácticas de mercado y en las jerarquías sociales- cuyos efectos aún están con nosotros. A Thirst for Empire aporta una vasta y profunda mirada histórica sobre cómo los hombres y las mujeres -a través de la industria del té en Europa, Asia, América del Norte y África- transformaron los gustos y hábitos globales y cómo, en el proceso, creó nuestra moderna sociedad de consumo.

Como muestra Erika Rappaport, entre los siglos XVII y XX, los límites de la industria del té y del Imperio Británico se superpusieron pero nunca fueron idénticos, subrayando las fuerzas económicas, políticas y culturales que permitieron al Imperio Británico dominar -sin jamás controlarlo por completo- la producción, el comercio y el consumo mundiales de té. Rappaport profundiza en cómo los europeos adoptaron, se apropiaron y alteraron la cultura del té chino para construir una demanda generalizada de té en Gran Bretaña y otros mercados globales, estableciendo en el sur de Asia y África una economía basada en la plantación. El té estuvo entre las primeras industrias coloniales en las que comerciantes, plantadores, promotores y minoristas usaron recursos imperiales para pagar la propaganda global y la presión política.

En tanto extensa y original historia global del té imperial, A Thirst for Empire demuestra las formas en que esta fluida y poderosa iniciativa ayudó a conformar el mundo contemporáneo”.

Veamos, además, un par de párrafos de la introducción:

“Esta historia comienza en el siglo XVII, en los inicios de un cambio a largo plazo del comercio global,  dominado por China primero, pasando a Europa después y finalizando con el dominio británico. China y otros pueblos de Asia y del Medio Oriente habían producido, comercializado y consumido té mucho antes de que los europeos se encontraran con la bebida. Los europeos modernos tempranos desempeñaron una parte relativamente menor en el comercio comparado con el que jugaron en otras mercancías tropicales tales como azúcar, tabaco, café  y cacao. Sin embargo, en el siglo XVII, holandeses, franceses y portugueses adquirieron un gusto por el lujo raro e introdujeron a los británicos en la bebida. Con el tiempo, un pequeño pero influyente grupo de británicos aristocráticos y cosmopolitas comenzaron a ver y promover el té como una panacea capaz de curar la mayoría de los trastornos mentales, físicos y sociales. La Compañía Británica de las Indias Orientales entró en el comercio y sus esfuerzos, y los de contrabandistas, comerciantes privados, tenderos, expertos médicos y entusiastas de la templanza, permitieron que el té se convirtiera en un rasgo regular de la vida social y las dietas de la gente en Inglaterra, Escocia y Gales, partes de Irlanda, Norteamérica y otras áreas del Imperio y del mundo británicos a finales del siglo XVIII y principios del XIX.

(…)

A Thirst for Empire: How Tea Shaped the Modern World traza así la historia de varias comunidades transnacionales interconectadas que estaban unidas por una poderosa creencia de que el té no era sólo una planta o una bebida, sino una fuerza civilizadora que sanaba cuerpos, naciones y problemas mundiales. Con un celo misionero, estas comunidades argumentaron que al extender el hábito de beber té estaban terminando con el conflicto social, elevando el intelecto, alimentando el cuerpo cansado y calmando nervios tensos y sobreexcitados. Los chinos y japoneses, los rusos y las gentes del Asia Central han visto el té de esta manera durante siglos, pero a medida que se fue convirtiendo en un artículo de comercio mundial, las propiedades civilizadoras del té se convirtieron en uno de los reclamos propagandísticos más largos y dominantes en la historia. Hubo muchos que no estuvieron de acuerdo con estas ideas, pero sin embargo ayudaron a construir, mantener y, finalmente, destruir un vasto imperio definido por numerosos intercambios y relaciones a larga distancia. Este imperio se encontró inevitablemente con la resistencia de imperios rivales, de pequeñas y grandes insurgencias, de consumidores, de trabajadores y de otros productores. Como todos los imperios, ejerció el poder. El imperio del té ha dado forma al ambiente moderno, a los sistemas alimentarios ya los sistemas agrícolas, a la dieta y a los hábitos del ocio, a naciones, y a otras políticas”.

 © Copyright, Princeton University Press.

La crisis del multiculturalismo en Europa

La historiadora norteamericana  Rita Chin aborda un tema de acuciante actualidad en su The Crisis of Multiculturalism in Europe:
A History (Princeton UP).  Veamos la presentación editorial:

“En 2010, los líderes de Alemania, Gran Bretaña y Francia declararon que el multiculturalismo había fracasado en sus países. En la última década, ha había un creciente consenso en Europa con declaraciones similares. Pero, ¿qué significan estas ominosas proclamaciones, de todo el espectro político? Desde la afluencia de inmigrantes en la década de 1950 a las preocupaciones contemporáneas sobre los refugiados y el terrorismo, The Crisis of Multiculturalism in Europe examina el desarrollo histórico del multiculturalismo en el Continente. Rita Chin argumenta que hubo pocos esfuerzos para instituir políticas estatales de multiculturalismo, y las que surgieron fueron fracasos clamorosos prácticamente desde su inicio. Ella muestra que la crisis actual de apoyo al pluralismo cultural no es nueva, sino que tiene sus raíces en los años ochenta.

Chin examina las claves  el multiculturalismo europeo, desde la urgente necesidad de trabajadores tras la Segunda Guerra Mundial hasta el furor público por la publicación de Los versos satánicos y la cuestión de las jóvenes francesas que usan el pañuelo en la escuela. Si bien muchos inmigrantes musulmanes habían vivido en Europa durante décadas, en la década de 1980 empezaron a ser definidos por su religión y por la preocupación pública por las relaciones de género. La aceptación de la igualdad sexual se convirtió en el indicador crítico de la compatibilidad de los musulmanes con los valores occidentales. La convergencia de izquierda y derecha en torno a la defensa de tales libertades personales contra un Islam supuestamente iliberal ha amenazado con socavar el compromiso con el pluralismo como ideal central. Chin sostiene que la renuncia a los principios de la diversidad trae consigo costes sociales, sobre todo para la izquierda, y  se plantea cómo Europa podría construir un compromiso político efectivo con su variada población.

Desafiando la creciente oposición a una sociedad diversa,The Crisis of Multiculturalism in Europe ofrece una investigación histórica sobre la relación conflictiva de un Continente con la diferencia cultural”.

Veamos, además, algunos párrafos de la introducción:

“Lo que sigue aquí es una serie de marcos específicos para dar sentido al multiculturalismo europeo. Por encima de todo, este libro ofrece una historia crítica del presente, adoptando un enfoque comparativo e insistiendo en un arco temporal de medio siglo. Parte de la constatación de que, al menos desde los años cincuenta, la mayoría de las democracias europeas occidentales se han topado con la cuestión de qué hacer con las minorías étnicas, raciales y religiosas dentro de sus fronteras. Esta historia compartida atraviesa múltiples grupos de inmigrantes -los que llegaron como trabajadores reclutados, los colonos poscoloniales y los solicitantes de asilo de diversos tipos. Incluye a personas del Caribe, India, Pakistán, Bangladesh, Argelia, Marruecos, Túnez, Senegal, Malí, Turquía y la ex Yugoslavia. Abarca a gentes que se consideran cristianas, ortodoxas, musulmanes, hindúes y sikhs. E implica a todos los países importantes de Europa Occidental: desde Gran Bretaña, Francia y Alemania hasta los países del Benelux y los escandinavos.

Como forma de abordar este complejo terreno, examino los esfuerzos de dirigentes y funcionarios políticos europeos por aprehender y gestionar estas transformaciones demográficas radicales que tienen lugar sobre el terreno. Pero también rastreo las múltiples formas en que los europeos debatieron la diversidad -y especialmente cómo los términos de estos discursos cambiaron con el tiempo. En lugar de exponer exhaustivamente el multiculturalismo país por país, reúno los tres mayores casos nacionales -Gran Bretaña, Francia y Alemania- que conforman los amplios contornos del debate europeo. A veces, incluyo Suiza y los Países Bajos como casos útiles para mis historias primarias. En virtud de mi propia experiencia de investigación, doy cuerpo a los argumentos británicos y alemanes mediante fuentes de archivo, mientras que confío más en la literatura secundaria para desarrollar el análisis francés. A pesar de estas limitaciones, creo que el enfoque comparativo es absolutamente crucial para nuestra comprensión del multiculturalismo europeo. Esta perspectiva nos permite comprender las claras diferencias en los patrones migratorios, los legados coloniales (o su ausencia) y las concepciones de ciudadanía, pero también la consolidación del discurso político en Europa en los años ochenta, que ha sido menos visible en el marco de la historia nacional individual. Una cuestión clave del libro es la siguiente: ¿cómo damos sentido a los distintos contextos históricos, ideologías y políticas de cada país para hacer frente a la diversidad, por un lado, y al hecho de que estos esfuerzos convergen en gran medida en un discurso a escala europea sobre multiculturalismo, por otro? Si estos Estados abordaron inicialmente la cuestión de los inmigrantes desde diferentes puntos de partida,  ¿cómo terminaron en el mismo lugar?”

© Copyright, Princeton University Press.

Visiones del orden mundial (1939-1950)

La joven profesora Or Rosenboim, dedicada al mundo de las relaciones internacionales y la política, presentó hace unos años su tesis doctoral, premiada como la mejor de las presentadas en su Departamento (Lisa Smirl Prize) y galardonada con el  Raymond Aron Prize de 2014. Una vez pasada por el tamiz del editor, llega a las librerías bajo el título de The Emergence of Globalism: Visions of World Order in Britain and the United States, 1939–1950 (Princeton UP), con la siguiente presentación:

“Durante y después de la Segunda Guerra Mundial, los intelectuales públicos de Gran Bretaña y los Estados Unidos se enfrentaron a las preocupaciones sobre el futuro de la democracia, las perspectivas de la libertad y el declive del sistema imperial. Sin utilizar el término “globalización”, identificaron un cambio hacia la interconexión tecnológica, económica, cultural y política y desarrollaron una ideología “globalista” para reflejar esta nueva realidad de posguerra. The Emergence of Globalism  examina las visiones alternativas del orden mundial que moldearon estos debates y condujeron al desarrollo del globalismo como concepto político moderno.

Aplicando una mirada crítica sobre este capítulo descuidado en la historia del pensamiento político, Or Rosenboim describe cómo surgió una red transnacional de pensadores globalistas a partir de los traumas de la guerra y la expatriación en la década de 1940 y cómo sus ideas se basaron ampliamente en la filosofía política, la geopolítica, la economía, el pensamiento imperial, el derecho constitucional, la teología y la filosofía de la ciencia. La autora nos presenta atractivos retratos de Raymond Aron, Owen Lattimore, Lionel Robbins, Barbara Wootton, Friedrich Hayek, Lionel Curtis, Richard McKeon, Michael Polanyi, Lewis Mumford, Jacques Maritain, Reinhold Niebuhr, HG Wells y otros. Rosenboim muestra cómo el debate globalista que ellos emprendieron trató de equilibrar las tensiones entre un creciente reconocimiento del pluralismo, por un lado, y una apreciación de la unidad de la humanidad, por otro.

Como mirada atractiva a las ideas que han moldeado el mundo de hoy, The Emergence of Globalism  es una obra importante de la historia intelectual que sin duda transformará fundamentalmente nuestra comprensión del ideal globalista y de sus orígenes”.

Y esto nos dice en algunos de los primeros párrafos de la introducción:

“El surgimiento del globalismo es una historia intelectual de la  compleja y no lineal genealogía del globalismo según las visiones del orden mundial de mediados de siglo.  Desde el estallido de la guerra, los intelectuales americanos, británicos y emigrados habían diagnosticado la aparición del globalismo como condición definitoria de la posguerra. Sus propuestas para ordenar el mundo de la posguerra vislumbraban esquemas alternativos de órdenes globales motivados por sus preocupaciones por el futuro de la democracia, las perspectivas de libertad y diversidad, así como por el declive del sistema imperial. En este libro, exploro los lenguajes empleados para esbozar el significado de lo “global” como idea política para arrojar luz sobre las configuraciones del «orden mundial» como fundamento normativo geopolítico, económico y jurídico.

(…)

El libro se estructura alrededor de la noción geopolítica y conceptual de espacio político, un tema amplio que recorre las visiones globales que discuto. Las preocupaciones sobre la deseable dimensión espacial de la política conformaron el globalismo de mediados de siglo. Así, la narrativa histórica que establezco en este libro busca reflejar la centralidad de la espacialidad para los pensadores de mediados de siglo. Los capítulos del libro están organizados según la escala espacial, progresando desde el Estado a la región, el imperio, la federación y finalmente el universo. Cada capítulo examina cómo estos autores del pasado reconceptualizaron diferentes dimensiones del orden político en el contexto del nuevo marco que ofrecía el espacio global”.

© Copyright, Princeton University Press.

Pan para todos: los orígenes del Estado de bienestar británico

Elegimos para hoy un libro del joven historiador Chris Renwick, un estudioso interesado por las relaciones entre biología,  la ciencia social y la historia, algo que -aunque a primera vista pueda no paracerlo- uno puede encontrar en las páginas de su reciente Bread for All: The Origins of the Welfare State (Allen Lane). Esto nos dice el editor:

“Hoy en día, todo el mundo parece estar de acuerdo en que algo ha ido mal con el Estado de bienestar británico. En medio de la crisis económica, los políticos y los comentaristas hablan de los beneficios como una opción de estilo de vida y de los vagos que viven de los trabajadores mientras discuten qué podría ser un Estado de bienestar para el siglo XXI.

Esta gran nueva historia relata una de las mayores transformaciones en la vida intelectual, social y política británicsa: la creación del Estado de bienestar, desde el asilo para pobres victoriano, donde uno tenía que ser indigente para recibir ayuda, hasta justo después de la Segunda Guerra Mundial, cuando el gobierno asumió las responsabilidades sobre la vivienda, la educación, la salud y la vida familiar de la gente, un compromiso que era inimaginable apenas un siglo anterior. Aunque estos cambios fueron impulsados ​​por desarrollos en diferentes y a veces inesperadas corrientes en la vida británica, estaban vinculados por una idea general: que a través de una intervención racional y decidida, el gobierno podía rehacer la sociedad. Era una idea que, a principios del siglo XX, llegó a inspirar a todo el espectro político.

Al explorar esta extraordinaria transformación, Bread for All explora y desafía nuestras suposiciones sobre lo que fue el Estado de bienestar originalmente, y los tipos de personas que participaron en su creación. Al hacerlo, se pregunta qué significa para nosotros hoy esa idea”.

Para los interesados, y confirmando lo ya apuntado al principio, recomiendo la reseña aparecida en Nature este pasado agosto.

© Penguin Books Ltd.

Holodomor: hambre roja

Poco se puede decir a estas alturas de  Anne Applebaum, a la que podemos leer habitualmente en distintos medios, pronunciándose sobre la actualidad y la historia, sobre todo la europea y sobre todo la oriental. Tiene, como se sabe, un Pulitzer y es autora de libros como Gulag y  El telón de acero. En ese sentido, hace unos años fue invitada por el proyecto HREC (Holodomor Research and Education Consortium), del Canadian Institute of Ukrainian Studies   de la Universidad de Alberta, a impartir la Annual Ukrainian Famine Lecture.   Pues bien, tres años después aquella idea inicial se ha convertido en un libro, aprovechando quizá la conmemoración de la revolución rusa y a pesar de que todo lo acontecido en Ucreania es ya de sobra conocido: Red Famine. Stalin’s War on Ukraine (Allen Lane).  Así nos lo presenta el editor:

“En 1932-33, casi cuatro millones de ucranianos murieron de hambre, habiendo sido privados deliberadamente de la comida. Es uno de los episodios más devastadores de la historia del siglo XX. Con una autoridad y un detalle sin precedentes, Red Famine investiga cómo sucedió , quién fue responsable y cuáles fueron las consecuencias. Es el estudio más completo publicado sobre estos terribles acontecimientos.

El libro se basa en una gran cantidad de material de archivo y de testimonios de primera mano que sólo han estado disponibles desde el final de la Unión Soviética, así como en el trabajo de los estudiosos de Ucrania de todo el mundo. Incluye relatos del hambre de quienes sobrevivieron, describiendo lo que los seres humanos pueden hacer cuando se vuelven locos por el hambre. Muestra cómo el Estado soviético utilizó sin piedad la propaganda para volver a unos vecinos contra otros a fin de eliminar elementos supuestamente “antirrevolucionarios”. También registra las acciones de individuos extraordinarios que hicieron todo lo posible para aliviar el sufrimiento.

La hambruna fue seguida rápidamente por un ataque contra el liderazgo cultural y político de Ucrania – y luego por la negación de que eso hubiera sucedido. Los informes del censo fueron falsificados y se suprimió la memoria. Algunos periodistas occidentales se tragaron descaradamente la línea soviética; otros la rechazaron con valentía, y fueron quebrantados y acosados. Las autoridades soviéticas estaban decididas no sólo a que Ucrania abandonara sus aspiraciones nacionales, sino a que la verdadera historia del país fuera enterrada junto con sus millones de víctimas. Red Famine, un triunfo académico y una muestra de simpatía humana, es un hito en la recuperación de esos recuerdos y esa historia. En un momento de crisis entre Rusia y Ucrania, también muestra hasta qué punto el presente está configurado por el pasado”.

En fin, como decía, el asunto es muy conocido y ha sido bien estudiado en el contexto de la colectivización agraria soviética y de las luchas de poder en Europa.  En todo caso, la cuestión que siempre se discute tiene que ver con su catalogación o no como genocidio.

En ese sentido, como ha señalado Donald Rayfield en Literary Review, Applebaum aborda valientemente la cuestión del genocidio, “para rechazarla. El crimen de Stalin contra la humanidad tuvo como daño colateral el exterminio de un número sustancial de ucranianos. El término “genocidio” fue ideado en 1944 específicamente para definir el asesinato de los judíos por Hitler, pero desde entonces se ha utilizado más ampliamente. Algunos historiadores irlandeses definen la gran hambruna irlandesa de 1845-52 como genocida: la insensibilidad británica hacia el campesinado irlandés -prohibendo la importación de maíz, mientras se exportaban carne y mantequilla irlandesas-, podría no haber tenido la intención de matar a un millón de campesinos, pero las consecuencias deberían haber sido previstas y prevenidas. Del mismo modo, los historiadores bengalíes definen la muerte de dos millones de bengalíes por inanición y enfermedad como genocidio, porque los británicos debían haber sabido que confiscar el arroz y destruir todos los medios de transporte de alimentos eran letales. Pero el genocidio, si quiere conservar su significado distintivo, requiere una intención primaria. El asesinato alemán de los hereros, el exterminio británico de los tasmanos y el asesinato de los judíos de Europa oriental por parte de Hitler constituyen un genocidio. El Holodomor (como el hambre aún peor en China que Mao permitió que sucediera en los años 1960) fue un crimen contra la humanidad”.

© 1995 – 2017 Penguin Books  / Literary Review

Otra historia mundial del siglo XIX

Más allá de las críticas que su obra merezca, nadie dudará del éxito de la historia del siglo XIX que nos ha ofrecido Jürgen Osterhammel (sin olvidar, por supuesto y entre otros, a Christopher Alan Bayly y su El nacimiento del mundo moderno. 1780-1914). No es tanto lo que dice cuanto cómo lo dice y la perspectiva que aplica. De ahí, su éxito, a pesar de la incomodidad que su grueso volumen (La transformación del mundoUna historia global del siglo XIX) provoca en el lector.

Los editores frances, tan comedidos o más que los anglosajones a la hora de traducir obras históricas desde otros lugares, han tardado un poco en anunciar su La Transformation du monde au XIXe siècle, que ultima ya mismo Nouveau Monde. Pero, mientras eso ocurre, tenemos una obra que, heredera de esa misma perspectiva, le ha ganado por la mano, aunque carezca de su coherencia, algo que en todo caso compensa con la originalidad de su índice y la agilidad de su lectura (acorde, diríamos con los tiempos que corren). Se trata de Histoire du monde au XIXe siècle (Fayard), volumen dirigido por Pierre Singaravélou y Sylvain Venayre. Así se nos anuncia:

“En Europa y en las Américas, el siglo XIX ha sido definido como el tiempo de la “modernidad”, cuando el sueño del progreso se mezclaba con la idea de revolución y el deseo de novedad con la angustia de la aceleración. Pero, ¿qué pasa cuando, abandonando el patrón occidental y optando por una escala mundial, cambiamos la perspectiva?

Este libro, “monstruosoo y discordante”, por usar las palabras con las que Michelet calificó a su propia Histoire du XIXe  siècle, quiere escuchar la voz de un pasado plural. Dado que el mundo es ante todo objeto de experiencias en contraste para los que lo habitan, es a ellos a quienes se dirige.

El volumen nos guía a través de las circulaciones de esta nueva era, de las migraciones a la expansión colonial, pasando por las consecuencias derivadas de las rápidas mutaciones en el transporte, la industria y la ciencia.  de modo que, vista de cerca, advertimos que la globalización no fue un proceso unívoco de occidentalización.

Nos conduce a traves de los “temps du monde” marcados por acontecimientos que resonaron  a escala mundial, de la independencia de Haití (1804) a la revolución china (1911),de  la epidemia de cólera (1817) al motín de la India (1857).

Nos introduce en el corazón de un  “magasin du monde” que aprovisiona de baratijas, mapas, tatuajes, fez, marfil, opio, revelando procesos históricos que afectan al mundo entero, instalando lo lejano en lo íntimo y lo cotidiano.

Nos transporta a las “provinces du monde” india, duamericana, otomana, europea, etc.,  esos laboratorios que permiten descentrar nuestra mirada y revelar tanto la gran diversidad del planeta como la existencia de “modernidades” alternativas .

Acreditando tanto la dinámica de la integración global como la exacerbación de las identidades, esta Histoire du monde au XIXe  siècle, que reúne las contribuciones de casi un centenar de historiadores e historiadoras, nos deja una certeza: la de habernos convertido, en conjunto y por primera vez, en contemporáneos”.

Y, en efecto, esta es la idea que los compiladores dicen seguir, de modo que su prefacio se titula precisamente “Comment nous sommes devenus contemporains“, que empieza así:

“El historiador chino Liang Qichao escribió en 1897: “Los occidentales comienzan su cronología histórica con Jesucristo y denominan los años que van de 1800 a 1900 como el siglo XIX”. Esta no le pareció una iniciativa muy feliz. El modelo imperial del calendario dinástico le parecía preferible. Ya su maestro Kang Youwei había criticado el código occidental, sugiriendo adoptar una cronología que comenzaba hace 2,373 años, con el nacimiento de Confucio. Con el fin de mostrar la continuidad de los tiempos desde la dinastía Han, Liu Shipei propuso por su parte establecer el punto de partida con el nacimiento del Emperador amarillo – sigue siendo esta fecha la que sirve de origen al calendario chino hoy en día. En otras palabras, el siglo XIX no tiene el mismo significado en Beijing que en París. La Rebelión de los Boxers no fue reprimida por el ejército de las ocho naciones en 1900, sino en el 4611. Para los musulmanes que cuentan la nueva era desde el primer día de la Hégira, este suceso ocurrió en 1317.

Recordar esto no es sólo un juego mental. La aparente neutralidad de la expresión «diecinueve» oculta en realidad un poderoso imaginario en el que el sueño del progreso se mezcla con la idea de revolución, en la que el deseo de novedad se acompaña de la angustia de la aceleración, convergiendo todo ello en esta palabra de mil ambigüedades: modernidad.

El “carácter de lo moderno”, para decirlo como Chateaubriand, nos aparece a menudo como la marca íntima del “siglo XIX”. La modernidad es esa combinación hecha de velocidad y productos manufacturados, de fe en la ciencia y espítiru bromista, del arte por el arte y la decoración urbana, donde seguimos buscando el espejo de nuestro presente. Ahora bien, si el sentimiento del mundo ha tenido su parte en la definición de la modernidad, debe admitirse que es a costa de un vasto malentendido. La gloria de las exploraciones geográficas, el gusto por las conquistas coloniales, la intensificación de los intercambios, el imperialismo de la imprenta, la creencia en la máquina, la invención de la comunicación fueron quizás los signos de la modernidad, pero abrazando a medida que avanzaba el siglo un mundo gradualmente ensanchado hasta los confines de la Tierra. En ese sentido, muchos fueron los que hablaron de revoluciones, invitando a toda la humanidad a sentarse en el banquete de sus consecuencias. Pero, ¿quién no ve que esta invitación emana esencialmente de “Occidente”? -ese Occidente que podríamos definir, en una aparente tautología, como la parte del mundo por la que ha existido el siglo XIX”.

Como los interesados podrán comprobar, el volumen consta de tres partes. La primera nos muestra “L’expérience du monde. Où l’on découvre que la mondialisation ne fut pas un processus univoque d’occidentalisation”; la segunda, “Les temps du monde. Où l’on observe que certains événements –mais pas tous– résonnèrent pour la première fois à travers l’ensemble du globe”; y la tercera expone “Le magasin du monde. Où l’on trouve des productions étranges ou familières, qui colonisèrent les espaces publics et domestiques”.

 © Copyright Arthème Fayard​ 2015

A propósito del colonialismo: tormenta en la Academia

Hay ciertas cosas que se ven venir, que se pueden predecir. Por ejemplo, si una masa de aire frío se encuentra con otra húmeda y cálida, digamos que por la alta temperatura del agua del mar, tenemos aseguradas las tormentas.  Por supuesto, la intensidad será variable, según las circunstancias climatológicas, pero la inclemencia se puede prever.

Esto ocurre también en otros ambientes, y es lo que acaba de suceder con Bruce Gilley y su “Case for Colonialism”, aparecido en Third World Quarterly, una respetable revista académica.  La sinopsis es bastante esclarecedora:

“Durante los últimos cien años, el colonialismo occidental ha tenido mala prensa. Es hora de cuestionarse esta ortodoxia. El colonialismo occidental fue, en general, objetivamente beneficioso y subjetivamente legítimo en la mayoría de los lugares donde se produjo, al menos si empleamos estos adjetivos de una manera realista. Los países que abrazaron su herencia colonial, por lo general, lo hicieron mejor que los que la rechazaron. La ideología anticolonial supuso graves daños en los pueblos sometidos y continúa frustrando el desarrollo sostenido y un fructífero encuentro con la modernidad en muchos lugares. El colonialismo puede ser recuperado hoy por Estados débiles y frágiles de tres maneras: reclamando modos coloniales de gobierno; recolonizando algunas áreas; y creando nuevas colonias occidentales desde cero”.

El colonialismo, pues, habría reportado beneficios en lo tocante a una administración racional, la tecnología agrícola, la salud pública y el reconocimiento de los derechos de las mujeres, entre otros aspectos. Pero, apesar de tales ganancias -supuestas o reales-, a nadie extrañará que hayan proliferado las críticas, como la de Nathan J. Robinson, editor de Current Affairs, quien empieza señalando su inicial incredulidad, hasta el punto de preguntarse -y rechazar- si no se tratará más bien de una sátira al estilo Sokal destinada a probar lo normalizadas que están las opiniones abominables.  Y tampoco extrañará que, en los tiempos que corren, la repulsa haya desembocado en una petición en change.org.  Allí se dice:

“Los sentimientos expresados ​​en este artículo reflejan el desdén colonial por los pueblos indígenas e ignoran el colonialismo en curso en las naciones colonizadoras blancas. El autor reflexiona sobre “¿qué es lo que probablemente hubiera sucedido en un lugar dado, sin el dominio colonial?”. Con la conclusión racista de que los pueblos y las culturas habrían permanecido “primitivos”, apoyándose en un epíteto colonial obsceno y reductivo. El autor sugiere un retorno a la una gobernanza occidental invasiva y forzada basada en el supuesto “consentimiento del colonizado”, lo cual es una propuesta ridícula para cualquier persona que tenga una remota conciencia de la historia de las revoluciones nacionales y de los movimientos independentistas. El argumento del autor de que los pueblos colonizados «veían los beneficios de ser gobernados por un Estado modernizado y liberal» intenta validar la carga de la ideología del hombre blanco denunciada por eruditos como Gayatri Spivak en su ensayo fundacional “Can the Subaltern Speak“. Gilley recae de nuevo en su supremacismo blanco, en su llamada eurocéntrica a la “civilidad”. La idea  de que “se debe alentar a los países occidentales a mantener el poder en áreas específicas de gobernabilidad (las finanzas públicas, digamos, o la justicia penal)”  no puede ser sacado del contexto en el cual los BIPOC (“Black, Indigenous, and People of Color”) de todo el mundo son vigilados, desposeídos y asesinados por las estructuras coloniales y estatales de “justicia criminal”. Esta condescendencia también infantiliza y deshumaniza a los BIPOC al afirmar que son incapaces de autogobernarse. Esto es especialmente espantoso cuando el autor, en otra parte del artículo, saca de contexto las palabras de varios estudiosos  de color descoloniales fuera de contexto para justificar su violencia contra sus respectivas comunidades y culturas”.

Pero toda esta tormenta se podía prever, puesto que el año pasado, el profesor Gilley publicó en African Affairs un texto que sugería que incluso el autor nigeriano Chinua Achebe reconocía algunas bondades en el colonialismo.  En concreto, decía:

“El difunto escritor nigeriano Chinua Achebe fue una figura clave en el ascenso y la persistencia de la ideología anticolonial en África. Sin embargo, en su obra final, Achebe hizo una declaración clara sobre los legados positivos del colonialismo, alabando el proyecto británico de formación del Estado y construcción de la nación en la cuenca baja del Níger. Un estudio cuidadoso de sus escritos y comentarios desde 1958 hasta su muerte en 2013 muestra que Achebe nunca fue una mera  figura anticolonial, tal como mayoritariamente se ha asumido, y que su aparente cambio podría ser leído como la culminación de una meditación de toda una vida sobre la historia y la política africana . Las opiniones finales de Achebe tienen importantes implicaciones paradigmáticas para el conocimiento relevante sobre la formación de la identidad nacional y la construcción del estado en África hoy en día”.

Más aún, este mismo verano nos anunció la razón por la que iba a abandonar la Political Science Association (APSA), de la que era miembro. Habiendo propuesto un papel sobre “Viewpoint Diversity in Political Science”  en la conferencia anual de dicha asociación, y habiendo sido rechazado sin que a su juicio hubiera suficientes motivos, no le quedaba otro remedio que darse de baja. El panel, ciertamente, se inspirada en el volumen Passing on the Right. Conservative Professors in the Progressive University (Oxford UP), un volumen en el que Jon A. Shields y Joshua M. Dunn (cuya participación también se proponía) ahondan en los inconvenientes de ser minoría “conservadora” frente al dominio “liberal” en el mundo académico, así como sus ventajas (descubrirían preguntas e interpretaciones más originales).  En suma, Gilley denunciaba la falta de diversidad política de la APSA o, dicho de otro modo, la abrumadora presencia de enfoques izquierdistas en dicha reunión anual, dominada por su santísima trinidad: sexismo/feminismo, racismo/privilegio blanco y orientación sexual/homo/transfobia. Todo lo cual no sería sino el traslado de lo que ocurriría en la APSA, que se habría convertido en algo apenas distinguible del Partido Demócrata y de su extrema izquierda.

Pero volviendo al principio, hay que decir que hay alguna cosa extraña más. Lo es, por ejemplo, que en el consejo editorial de la revista que publica a Gilley estén Noam Chomsky, un inveterado crítico del imperialismo, y Vijay Prashad, de semejante perfil. Claro que este último ha reconocido que vio el artículo antes de publicarse, cosa normal, y que no está de acuerdo con su contenido. Ahora bien, como dice el antecitado Nathan J. Robinson, ¿cómo es que la revista pensó que un ensayo que sugiere que los belgas deben recolonizar el Congo es una contribución útil al discurso académico?

Llegados a este punto, reconozcamos que Gilley no es un extremista -él se proclamaría heterodoxo-, pero que en tiempos de Trump todo es posible!

La historiografía europea en los EE.UU.

El nuevo presidente de la AHA, Tyler Stovall, escribe un muy interesante artículo en  Perspectives on History sobre “A Continent among Continents: European History Today“.  La reflexión resulta significativa no tanto por la tendencia que describe -el declive de la historiografía europeísta- cuanto por las razones que la explican -que tienen que ver con el cuestionamiento de la idea de Europa y sus metarrelatos universalistas. Veámoslo:

“Hace unos veinte años, John Gillis publicó un destacado repaso sobre el estado de la historiografía europea en América. En “The Future of European History” ( Perspectives , abril de 1996), comenzaba observando una disminución de la asistencia a las sesiones de la Sección de Europa Moderna en la reunión anual de la AHA,  pasando luego a explora rlos  cambios en los enfoques estadounidenses sobre la historia de Europa a lo largo del XX. Examinaba  el surgimiento de nuevos temas, como el poscolonialismo y el transnacionalismo, concluyendo con una llamada a reintegrar el estudio de Europa en la historia global.

¿Dónde está el estudio americano de la historia europea una generación después, a principios del siglo XXI? La idea del declive sigue siendo potente, en cuanto a número absoluto de profesores y estudiantes y en relación con otros campos históricos. De 1975 a 2015, el porcentaje de unidades dedicadas a Europa en universidades y otros centros se redujo del 39  al 32 por ciento. Mientras que el porcentaje de los que se dedican a la historia americana creció levemente, los especialistas en historia asiática, africana y latinoamericana aumentaron mucho. El porcentaje de departamentos de historia con al menos un historiador especialista en África creció de menos de diez a más de cincuenta durante esos años.

Sin embargo, esto no es simplemente una cuestión de reequilibrio de subcampos; se produce en el contexto de la pronunciada disminución de las matriculas en los cursos de grado de historia tras la Gran Recesión de 2008. Si la matrícula aumentaba, la mayor diversidad de áreas de estudio podría hacer que no pareciera existir una crisis para un campo bien establecido como la historia europea, pero con la escasez tenemos una sensación de competencia por las matrículas de los estudiantes y las plazas docentes. Refleje o no la realidad, esta competitividad sólo refuerza la sensación de declive.

Esta descripción tiene sus límites: casi el 90 por ciento de todos los departamentos de historia tienen una especialidad definida sobre Europa. Es difícil imaginar un departamento grande que no tenga tanto especializaciones de grado como programas de doctorado en historia europea, y el campo está bien representado en las instituciones dedicadas principalmente a los estudiantes de grado. Pero la historia europea se enfrenta también a otros desafíos, en gran parte debido a la noción de “Europa” en tanto idea -de hecho, una ideología- y en cuanto localización geográfica. Muchos historiadores europeos tradicionalmente se han ganado el pan y la sal enseñando en los cursos  de nivel inferior sobre la civilización occidental, pero la idea misma de un modelo cultural universal que emana de Europa es ahora muy discutido, tanto en la profesión histórica como en el debate público.

Por supuesto, la civilización occidental tiene defensores influyentes. En una reciente columna de opinión del New York Times, David Brooks relacionó la elección de Donald Trump con el supuesto declive del curso: “Esta narración de la civilización occidental viene acompañada de ciertos valores – sobre la importancia del discurso razonado, la importancia de los derechos de propiedad, la necesidad de una plaza pública que fuera religiosamente informada pero no teocráticamente dominada. Establece un estándar sobre a qué ha de parecerse un gran estadística.  Da a gentes muy diversas  un sentido de misión compartida y un vocabulario común, estableciendo  un marco en el que se puede dar la discusión política y, lo que es más importante, ofrece un conjunto de objetivos comunes.”

Más de mil lectores dejaron sus comentarios sobre el artículo, uno de los cuales respondió: “Mucha gente está luchando por los verdaderos valores de la civilización occidental. Pero ya no nos dejamos engañar por las proclamas de hombres blancos ricos que construyeron sus imperios sobre las espaldas de los “otros” y cuyo sistema de valores incluyó “la carga del hombre blanco“, cometiendo genocidio contra las Naciones Originarias, aportando la esclavitud y el apartheid”. La insatisfacción con la noción de Europa como fuente de valores universales no se limita a la academia.

Los cursos de civilización occidental y de historia europea no son lo mismo, pero el debate sobre la naturaleza y el futuro de los primeros es relevante para cargarnos de razones para enseñar los segundos. Los historiadores profesionales han jugado un papel importante en desafiar el canon de la historia europea. En Provincializing Europe (2000), Dipesh Chakrabarty exploró las formas en que las ideas universalistas sobre la modernidad y el progreso derivadas de la experiencia europea formaron y distorsionaron la historia de la India. Para Chakrabarty, Europa es una idea más que un lugar.

Para algunos, sin embargo, esta crítica está en consonancia con la opinión de que la historia europea (y en cierta medida toda la historia) es el estudio de los hombres blancos muertos. El estudio de Europa carece supuestamente de diversidad y de temas multiculturales. (Tal vez no sea casualidad que una excepción importante a esta supuesta regla, la historia de los judíos europeos y del Holocausto, siga siendo uno de los temas más interesantes de la historiografía europea, tanto para los estudiantes como para el público). A medida que la población norteamericana se ha hecho más diversa, con un gran número de inmigrantes procedentes de Asia, América Latina y África, así como sus descendientes, la idea de Europa como predecesora y crisol cultural de los Estados Unidos parece haberse vuelto menos atractiva.

Hoy, la visión tradicional de Europa no resuena en la mayoría de historiadores americanos del campo, en parte porque nuestra investigación y escritura nos guían hacía las historias nacionales. Irónicamente, muchos de nosotros enseñamos historia europea. He impartido estos cursos durante muchos años, y uno de mis favoritos ha sido el de a historia de Europa del siglo XX. Sin embargo, nunca he asistido a un congreso sobre historia europea. En cambio, voy a los dedicados a la historia de Francia. Sólo en nuestro país hay tres sociedades académicas dedicadas a la historia de Francia, y estar al día con todas ellas es un desafío. En contraste, hay pocas organizaciones que reúnan a  estudiosos que estudien diferentes países europeos. Las perspectivas transnacionales de la Europa moderna a menudo hacen hincapié en las comparaciones con el mundo colonial o los Estados Unidos, en lugar de con otros países europeos.

Así las cosas, la idea de que “Europa” representa un enfoque teleológico universalista de la historia moderna encuentra poco apoyo entre las historiografías europeistas. De hecho, podemos encontrar las críticas de Chakrabarty a la modernidad normativa dentro de la historiografía europea. Los debates entre los historiadores alemanes acerca de la tesis del Sonderweg  -según la cual la “desviación” moderna de Alemania de los caminos verdaderos de las modernidades económica británica  y política francesa condujeron al triunfo del Estado nazi- son un ejemplo de ello. Entre los historiadores americanos de Europa, por tanto, hay poco apoyo a la noble idea de que “Europa” establece el estándar para la modernidad y sirve como faro.

En términos generales, los americanos que escriben actualmente sobre o estudian historia europea han hecho grandes progresos en responder a críticas pasadas y abrazar nuevas perspectivas. Lo más destacado es que las historias de los imperios europeos y de los regímenes coloniales constituyen ahora una parte central de la disciplina de la historia. En mi propio campo, los historiadores están explorando cada vez más hasta qué punto Francia es una nación global y no simplemente europea. Los historiadores europeos también han dedicado más atención a las cuestiones de la diferencia racial, no sólo en la era moderna, sino también en la Europa antigua, medieval y moderna temprana. Dado que esta parte del mundo dio origen al Estado-nación moderno, los académicos están tratando de determinar cómo los enfoques transnacionales implican un análisis crítico y comparativo de la nación en lugar de simplemente descartar que se siga investigando sobre ella.

Al mismo tiempo, los dedicados a Europa, al igual que otros historiadores, han tenido que adaptarse a una nueva era de escasez en el empleo de docentes y de ofertas departamentales. Los trabajos siguen siendo pocos, y muchos departamentos buscan a alguien que pueda enseñar a la vez  historia europea y otros campos, geográficos o temáticamente definidos. Pocos departamentos de historia pueden permitirse el lujo de emplear a múltiples especialistas en las naciones europeas modernas  (como estudiosos de los Tudor / Estuardo y de la  Gran Bretaña moderna) y a  historiadores antiguos y medievales. Para los estudiantes de grado, esta brecha será llenada en cierta medida por profesores a tiempo parcial, pero para los estudiantes de posgrado, la escasez de profesores amenaza tanto la calidad de su educación como sus futuras perspectivas de trabajo. Muchos tendrán éxito, como en el pasado, desarrollando especialidades temáticas en campos como el género, el medio ambiente y la historia digital, abriendo oportunidades no necesariamente relacionadas con sus especialidades de investigación europea.

Por último, la forma de la historiografía americanista de Europa durante el siglo XXI vendrá determinada en gran medida por la forma misma de Europa en la era contemporánea. La historiografía del siglo XX fue moldeada por las dos guerras mundiales, la Guerra Fría y la descolonización. La Segunda Guerra Mundial a menudo sigue siendo el punto culminante de los cursos generales sobre Europa. Los retos del siglo XXI, incluyendo la globalización, la integración europea, la inmigración y el populismo político, sin duda seguirán atrayendo a los estadounidenses hacia el estudio de la historia europea, llevándolos de nuevo a buscar en su pasado ideas sobre problemas contemporáneos”.

 © 2017 American Historical Association

Defensa de Europa y de sus historias

Retornamos de nuevo a la atareada vida laboral y, con ello, retomamos la bitácora. En Europa, con los cambios electorales y el abandono británico, resurgen las preguntas sobre ese espacio geográfico y sus avatares históricos. Tomemos algunos ejemplos.

Tenemos en primer lugar a la historiadora  Emmanuelle Loyer, autora de una destacada biografía de Lévi-Strauss (Flammarion),  que recupera su línea inicial de investigación y nos ofrece
Une brève histoire culturelle de l’Europe (Champs). Para aclarar el sentido del volumen, nada mejor que acudir al audio de la primera emisión de la nueva temproada de “la vie des idées” en (ay!) France Culture, dedicada a: “Existe-t-il une culture européenne?”. En esta presentación se nos dice:

“Cuando la política y la economía ya no suscitan ningún impulso ciudadano, cuando no queda entusiasmo, no queda sino movilizar a la cultura para despertar el sentimiento de pertenencia. Ser europeo sería compartir un patrimonio, unos valores. ¿Pero cuáles? ¿Qué es lo que hace la cultura? ¿Qué es la identidad cultural europea? ¿Y realmente necesitamos una historia común para perseguir un destino común?”

Y añaden: “Emmanuelle Loyer prefiere hablar de un “itinerario cartografiado”,  repensado sobre el “camino” donde, en el arcén, se pueden percibir algunas “realidades invisibles” hasta el momento. En trece capítulos, Emmanuelle Loyer juega con las representaciones y las épocas, multiplica las escalas, aplica la mirada macro y micro sobre este Continente en busca de identidad, sobre esta construcción en busca de significado”.

El segundo caso es una obra colectiva. Se trata de Historiens d’Europe, historiens de l’Europe, que Denis Crouzet dirige y que publica Champ Vallon.  Así se presenta:

“Vivimos en un momento de rechazo de un ideal europeo que, entre otros aspectos positivos,  ha condicionado más de siete décadas de paz en el viejo continente. ¿Por qué esta crisis que es el tradfondo de la demagogia populista, en Francia y en otros lugares? ¿Cómo reaccionar para neutralizar las fuerzas que recurren al anacronismo absurdo, al error negacionista, a la caricatura polémica para enmascarar ideologías oscurantistas?

La respuesta que ofrece Historiens d’Europe, historiens de l’Europe es que Europa sufre a la vez de una falta de historicidad y de historización,que  la aventura europea que se ofrece al público en general a menudo se reduce a una aventura truncada y parcial. Sin duda, hay mucho escrito mucho sobre la construcción europea, sobre el pasado de Europa en términos de una colección de historias nacionales y sus temporalidades en conflicto. Sobre Europa como un referente común, ha habido enfoques, pero limitados a secuencias discontinuas.

Sin embargo, desde el comienzo del siglo XX , grandes historiadores británicos, italianos, alemanes, rusos, franceses, belgas y holandeses trabajaron sobre Europa. Algunos han inventado o promovido otro arte de escribir la historia haciendo de Europa el instrumento para una renovación de los temas. Otros escribieron una historia que pretendía mostrar que Europa era una subestructura del imaginario que trascendía de forma más o menos consciente las  identidades.

Reactualizar a través de la historia la figura de esperanza y de libertad de espíritu que Europa acarrea en su larga duración, y que el paciente trabajo de los historiadores europeos no ha cesado de valorar, reencontrar el deseo de ser que la segunda parte del siglo XX  ha realizado,  es el proyecto de este libro, que es un libro de combate y defensa de una auto-conciencia que es necesariamente consciente también de lo que el otro es. Es asimismo una llamada a la historia que ahora va a reemplazar las rutas seguidas en en el siglo XX  por esos grandes historiadores que, entre otros, fueron Pirenne, Huizinga, Febvre, Le Goff, Hobsbawm …Una llamada a captar Europa no como un epifenómeno expuesto a vicisitudes siempre recurrentes, sino como el mástil de una antropología humanista de la globalidad que expresa y repite la certeza de la universalidad …”

Y, en fin, por si lo anterior no bastará, puede el lector acudir a Europa. Notre histoire, otra obra de grupo donde algo más de un centanar de contribuyentes se expresan sobre el particular, bajo la dirección de Etienne François y Thomas Serrier, dos expertos reconocidos sobre la materia.  La obra se anunció el pasado mes de junio en una de las actividades de Les Rendez-vous de l’histoire, donde fue objeto de un debate presentado del siguiente modo:

“¿Qué puede revelar una historia de las memorias colectivas de la Europa de hoy, de sus lineas divisorias, de sus bloqueos, de  sus dinámicas contradictorias en el tiempo y el espacio? Una vasta empresa colectiva que reúne a 110 autores de todo el mundo, inmersos en las profundidades de los siglos, planteando la cuestión de los espacios, las fronteras y las escalas, EUROPA. Notre histoire (Les Arènes, 2017) busca 150 “lugares” donde, desde el derecho a la política, desde el arte al conocimiento, desde la gestión de los traumas hasta las disputas por herencias, se adivinan tanto las memorias disputadas como las compartidas del Continente. Lejos de proporcionar una definición a priori de Europa, EUROPA, al examinar los usos del pasado de los europeos de ayer y de hoy, renueva la visión de “nuestra historia” haciendo emerger los contornos de una cultura memorial europea plural, siempre en diálogo y en movimiento”.

En fin, un repaso completo y variado sobre Europa, su pasado y porvenir.

©  Flammarion / Éditions Champ Vallon /  Les Arènes

Historias del turismo: ese gran invento

Estimados amigos, este blog se detiene con motivo del verano y la vacación,  que se imponen en esta parte del hemisferio. Y para celebrar el descanso que ya oteamos, me permito una despedida -momentánea o indefinida- recomendando dos trabajos sobre el asunto turístico. Por un lado, tenemos Backpack Ambassadors: How Youth Travel Integrated Europe (Chicago UP), obra del historiador norteamericano Richard Ivan Jobs.

Dice el editor que:  “Incluso hoy en día, en un tiempo de viajes baratos y conexión constante, la imagen de jóvenes mochileros recorriendo Europa sigue siendo seductoramente romántica. En Backpack Ambassadors, Richard Ivan Jobs  nos cuenta la historia del apogeo del mochileo en Europa, el de las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, revelando que estos jóvenes despreocupados estaban haciendo algo más que una exploración por sí mismos. Más bien, con cada paso, con cada cruce de frunteras y con cada amistad, ayudaban tranquilamente a unir el continente.

Desde el Muro de Berlín hasta las playas de España, pasando por la Plaza de España en Roma y la Pudding Shop de Estambul, Jobs relata las historias de mochileros cuyo deseo personal de libertad de movimiento acercó a personas y lugares de Europa. A medida que un número cada vez mayor de jóvenes se desplazaban por todo el continente y empezaba a surgir una cultura juvenil verdaderamente internacional, daba como resultado una Europa que, incluso en medio de las tensiones de la Guerra Fría, veía como su gente estaba cada vez más conectada, Y más integrada. Basándose en trabajo de archivo en ocho países y en cinco idiomas, y con comentarios sobre la relevancia de este período para las preocupaciones contemporáneas sobre las fronteras y la migración, Backpack Ambassadors recrea brillantemente un movimiento que fue mucho más influyente e importante de lo que sus viajeros jamás habrían advertido”.

Todo ello se puede complementar con Transnational Histories of Youth in the Twentieth Century (Palgrave), volumen que ha aparecido este año en rústica y que editaron hace un tiempo el propio Jobs y su colega David M. Pomfret.  Pero el segundo trabajo al que se aludía previamente no es este, sino otro de características muy distintas. Se trata de Leisure, Travel & Mass Culture: The History of Tourism (Adam Matthew Digital), que es un archivo en línea de recursos turísticos, una base de datos que abarca el período comprendido desde mediados del siglo XVIII hasta la actualidad, aunque obviamente la mayor parte de ese contenido arranca promedidado el XIX y se concentra en la era del turismo de masas, ya  en el XX.

Las bondades de esta web están fuera de toda duda, así como son evidentes las referidas a su diseño y usabilidad. Ahora bien, el visitante ha de saber dos cosas. Por un lado, que se basa en archivos británicos y norteaméricanos, por lo que las referencias a otros lugares dependen de lo que contienen los archivos utilizados en cada caso. Por otro, que su acceso no es gratuito, de modo que la exploración y uso solamente es posible si se abona el precio estipulado, individual o institucionalmente.

En todo caso, para un análisis más completo de este recurso, recomiendo la reseña de Susan Barton en Reviews in History.

© University of Chicago Press / SAGE Publications

La sombra del comunismo

Los politólogos Grigore Pop-Eleches y  Joshua A. Tucker se suman a la conmemoración de la revolución rusa con su particular versión de la herencia dejada por el comunismo en: Communism’s Shadow: Historical Legacies and Contemporary Political Attitudes (Princeton UP). Así se nos presenta la obra:

“Durante mucho tiempo se ha supuesto que el legado histórico del comunismo soviético tendría un efecto importante en los Estados poscomunistas. Sin embargo, la investigación hasta ahora realizada se ha centrado principalmente en el legado institucional del comunismo. Communism’s Shadow, en cambio,  sitúa el foco en las personas que habitan en los países poscomunistas, presentando una evaluación rigurosa de la herencia del comunismo sobre las actitudes políticas.

Los ciudadanos poscomunistas tienen opiniones políticas, económicas y sociales que difieren sistemáticamente de los individuos en otros países. Grigore Pop-Eleches y Joshua Tucker introducen dos marcos distintos para explicar estas diferencias, el primero de las cuales se centra en los efectos de vivir en un país poscomunista  y el segundo en vivir en el comunismo. Basándose en una investigación a gran escala que abarca los Estados poscomunistas y otros países de todo el mundo, los autores demuestran que vivir en el comunismo tiene una influencia clara y coherente sobre por qué los ciudadanos en los países poscomunistas son, en promedio, menos favorables a la democracia y a  los mercados y más favorables a la asistencia social proporcionada por el Estado. A medida que los ciudadanos han vivido más tiempo en el comunismo, especialmente en edad adulta, mayor es su apoyo a las creencias asociadas con la ideología comunista -la única excepción son las opiniones con respecto a la igualdad de género.

Examen completo y matizado de influencia duradera de los legados comunistas en la opinión pública, Communism’s Shadow pone de relieve cómo las creencias políticas pueden durar más que los propios regímenes institucionales”.

Y así empieza la introducción:

“Más de un cuarto de siglo después de la extinción leninista en el antiguo bloque soviético, el espectro -o por lo menos la memoria- del comunismo sigue obsesionando a la región. En el discurso político de Rusia y Ucrania destacan los recuerdos del estalinismo (tanto brillantes como amargos), mientras que los nuevos regímenes nacional-populistas de Polonia y Hungría justifican su táctica política, al menos en parte, en la lucha contra el comunismo, incluso sus opositores les acusan de haber adoptado gran parte de la mentalidad y táctica de los comunistas. Incluso aunque gran parte de este lenguaje sea simplemente algo retórico, sugiere una verdad más profunda sobre la política de la región: la sombra del comunismo está siempre presente en los corazones y las mentes de los ciudadanos poscomunistas.

De hecho, al analizar una amplia gama de datos de la opinión pública de las dos primeras décadas posteriores al colapso del comunismo, encontramos que los ciudadanos poscomunistas son, en promedio, menos favorables a la democracia y a los mercados y más favorables a la asistencia social proporcionada por el Estado -pero no a la igualdad de género- que los ciudadanos de otras partes del mundo. ¿Por qué?…”

(…)

“Finalmente, queremos destacar el rompecabezas central que nos motiva en la escritura de este libro. A medida que el comunismo se derrumbó en 1989, el entusiasmo por la democracia en la región parecía tan fuerte y vibrante como en cualquier parte de la historia humana. El hecho de que unos cuantos años más tarde un déficit de apoyo a la democracia surgió en la región es un rompecabezas importante para ser resuelto por derecho propio. La cuestión de si el comunismo tuvo éxito en la creación del “hombre socialista” -una posible solución a este rompecabezas- también nos parece una pregunta importante que debemos responder antes de cerrar los libros sobre el experimento comunista en Eurasia y Europa del Este”.

© Copyright, Princeton University Press.

La economía y las humanidades (o de por qué hemos de leer novelas)

En amalgama poco habitual, los profesores Gary Saul Morson y Morton Schapiro acaban de presentarnos el volumen titulado Cents and Sensibility: What Economics Can Learn from the Humanities (Princeton UP).  Y digo que la aleación es inusual porque Gary Saul Morson se dedica a la lengua y la literatura eslava en la Northwestern University, mientras que su colega Morton Schapiro es profesor de economía, además de dirigir esa misma institución universitaria.  Pero la comunión funciona, partiendo del título, que obviamente alude a Jane Austen.  Dicho esto, he aquí el prospecto editorial:

“Los economistas a menudo actúan como si sus métodos explicaran todo el comportamiento humano. Pero en Cents and Sensibility, un crítico literario eminente y un destacado economista plantean que las ciencias humanas, especialmente el estudio de la literatura, ofrecen a los economistas vías para hacer que sus modelos sean más realistas, sus predicciones más precisas y sus políticas más eficaces y justas.

Gary Saul Morson y Morton Schapiro trazan la conexión entre el gran clásico de Adam Smith, La riqueza de las naciones, y su menos célebre libro sobre Teoría de los sentimientos morales, sosteniendo que, unas décadas más tarde, Jane Austen inventó su innovador método de narración novelesca con el fin de dar vida a la empatía que Smith creía esencial para la humanidad.

Morson y Schapiro argumentan que entre los herederos de Smith se incluyen Austen, Anton Chekhov y Leo Tolstoi, así como John Maynard Keynes y Milton Friedman. Los economistas necesitan una apreciación más rica de la conducta, la ética, la cultura y la narrativa -todo lo cual los grandes escritores enseñan mejor que nadie.

Cents and Sensibility demuestra los beneficios de un diálogo desenfadado entre la economía y las humanidades, abordando una amplia gama de problemas extraídos de la economía de la educación superior, la economía de la familia y el desarrollo de las naciones pobres. Ofrece nuevos conocimientos acerca de todo, desde la manipulación del ranking de universidades hasta por qué algunos países crecen más rápido que otros. Al mismo tiempo, el libro muestra cómo el hecho de enfocar los problemas del mundo real puede revitalizar el estudio de la literatura misma.

Original, provocador e inspirador, Cents and Sensibility sitúa de nuevo a la economía en su lugar en la conversación humana”.

Y estos son algunos párrafos del primer capítulo:

“Este libro crea un diálogo entre dos campos que raramente tienen algo que decirse entre sí: la economía y las humanidades. Queremos mostrar cómo se puede llevar a cabo ese diálogo y por qué tiene mucho que aportar.

Los mejores diálogos tienen lugar cuando cada interlocutor habla desde su mejor yo, sin pretender ser algo que no es. En su reciente libro Phishing for Phools: The Economics of Manipulation and Deception, los economistas -ganadores del Premio Nobel- George Akerlof y Robert Shiller amplían la definición estándar de “phishing” . En su uso, va más allá de cometer un fraude en Internet para referirse a algo mayores y más general: “hacer que la gente haga cosas que son del interés del phisherman” en lugar de las suyas. Siguiendo en buena medida el mismo espíritu, nos gustaría ampliar el significado de otro término informático reciente, “spoofing”, que normalmente significa suplantar el nombre y dirección de correo electrónico de otra persona para engañar al destinatario -un amigo o familiar de la persona cuyo nombre es robado- y llevarle a hacer algo que nadie haría a instancias de un extraño. La suplantación en nuestro caso también significa algo más general: pretender representar una disciplina o escuela cuando realmente se actúa de acuerdo con las normas de otra. Al igual que el phishing, el spoofing está destinado a engañar, por lo que siempre es útil para detectar la suplantación.

Los estudiantes que acuden a un curso de inglés con la impresión de que se les enseñará literatura y terminan recibiendo lecciones de política de las que un politólogo se burlaría o lecciones de sociología que confundirían a un sociólogo, están siendo burlados. Otras formas de humanidades -o deshumanidades, como preferimos llamarlas- falsifican diversas disciplinas científicas, desde la informática hasta la biología evolutiva y la neurología. Cuanto más ambauca la burla, más desilusionado estará el alumnado con lo que entiende que son las “humanidades”.

Del mismo modo, cuando los economistas pretenden resolver problemas de ética, cultura y valores sociales en términos puramente económicos, están falsificando otras disciplinas, aunque en este caso las personas más fácilmente engañadas son los propios economistas. Examinaremos varias maneras en que esto sucede y cómo esto, comprensiblemente, hace que los economistas de ganen un mal nombre entre los que detectan la burla. (…)

(…)

Creemos que la economía puede beneficiarse al considerar formas claves de pensar, cultivadas por la lectura de grandes artefactos culturales. Anticipando nuestras conclusiones, digamos que la economía podría beneficiarse de comprender mejor a las personas. Tenemos tres maneras distintas en que las humanidades podrían ayudar en el pensamiento económico.

En primer lugar, las personas no son organismos que se hacen y luego se sumergen en alguna cultura, como Aquiles en el río Styx. Son culturales desde el principio. Una persona antes de la cultura no es una persona en absoluto. (…)

En segundo lugar, para entender a la gente hay que contar historias sobre ellos. No hay manera de captar la mayor parte de lo que los individuos y los grupos hacen por lógica deductiva. Comprender a Robespierre o la Revolución Francesa no es en absoluto como probar el teorema de Pitágoras o calcular la órbita de Marte. (…)

Tercero, la economía implica inevitablemente cuestiones éticas, no reducibles a la propia economía o, por lo demás, a ninguna otra ciencia social. Los economistas suelen introducir sus preocupaciones éticas en sus modelos con conceptos como “precio justo del mercado”, en los que las cuestiones éticas no reconocidas se tratan como datos inevitables. (…)

(…)

Aquí hay tres áreas en las que las humanidades podrían complementar la economía: con relatos, con una mejor comprensión del papel de la cultura y con un sano respeto por la ética en toda su complejidad.

(…)”.

© Copyright, Princeton University Press.

Historia de un sacrificio: Robert, Alice y la IGM

Presentamos hoy al sociólogo e historiador Nicolas Mariot, directeur de recherches en el CNRS y autor de libros como Tous unis dans la tranchée ? 1914-1918, les intellectuels rencontrent le peuple (Seuil, 2013, premio Lucien Febvre de 2014 y reeditado  este mismo año) y, con Claire Zalc, Face à la persécution. 991 Juifs dans la guerre (Odile Jacob, 2010).  En esa misma línea, nos presenta ahora Histoire d’un sacrifice. Robert, Alice et la guerre  (Seuil).

Se trata, pues, de profundizar en la muerte de tanto normalien a través de un ejemplo bien conocido, el de Robert Hertz y el de su correspondencia, difundida ya en Un ethnologue dans les tranchées. Lettres de Robert Hertz à sa femme Alice. Août 1914-avril 191.  (CNRS Éd., París, 2002, con presentación a cargo de Alexander Riley y Philippe Besnard y prefacios de de Jean-Jacques Becker y Christophe Prochasson).

Así reza el paratexto editorial:

“Movilizado en agosto de 1914, Robert Hertz mantuvo con su esposa Alice una correspondencia diaria en la que podemos leer la llama de un compromiso sin límites. Para estar a la altura de sus ideales patrióticos, Robert se ofreció a dejar su primer destino, alejado de los combates, y unirse al frente, donde murió unas semanas más tarde. La guerra del joven sociólogo – el alumno favorito de Durkheim – duró sólo ocho meses.

Las páginas de este libro son un largo paseo por el bosque de las palabras febrilmente arrojadas sobre el papel por Robert y Alice Hertz. Ellos no dan a leer dos el progreso de un sacrificio, la fábrica epistolar de un mártir. “Amado, no creo que gima ni dude. Voy a ir hasta el final, por largo que sea el camino”, escribió Robert a finales de octubre de 1914. Un mes antes de morir, el juramento se repite: “Hemos hecho un voto de ir hasta el final. Sin embargo, será muy largo, muy duro”. La correspondencia ahonda en el torbellino de “si yo no regreso … ”

Esta radicalización íntima es el corazón mismo del libro: se trata de intentar comprender por qué, cada vez que recibe una advertencia, Robert hace caso omiso y decide dar un paso más en su compromiso sin vuelta atrás. Se trata de asumir con decisión el significado de “morir por las ideas”.

Y así empieza el volumen:

“La batalla estaba perdida de antemano. Es el  21 de abril de 1915 cuando Alice se entera de la noticia. Su marido, el subteniente Robert Hertz, de treinta y tres años, murió en un ataque en la semana anterior, a primera hora de la tarde del 13 , “muerto en combate” dirámás tarde el comunicado oficial. Antoinette, esposa del mejor amigo de Robert el las trincheras, el sargento Louis Partridge, acude a anunciar la catástrofe al 106 de la Avenida de Versalles, en el barrio de Auteuil en el distrito XVI de París. En el mes de diciembre anterior, Robert, entonces todavía suboficial, le había pedido a su colega que fuera su mensajero en caso de malas noticias. Louis, al que no les gusta escribir, sugiere que sea Antoinette la que haga el viaje desde su casa en Levallois. Mejor que él, ella hallará las palabras adecuadas. Las dos mujeres se encuentran por primera vez, pero ya se conocen a través de las cartas de sus maridos. Alice le presenta a su hijo Antoine, de seis años. Le pregunta por Yvonne, la pequeña Partridge. Su interlocutora le cuenta que Robert cayó sin sufrimientos, cargando con valor en el asalto una posición enemiga”.

En fin, como ha señalado Mathieu Marly en Le Mouvement Social:

“¿Cómo explicar el sacrificio de un hombre en tiempos de guerra? Esta es la cuestión a la que responde el último libro de Nicolas Mariot basándose en la correspondencia de Robert Hertz, un joven y brillante sociólogo discípulo de Durkheim, muerto en el frente el 13 de abril de 1915. Este estudio amplía las rutas abiertas por el trabajo precedente del autor, dedicado a los intelectuales en las trincheras de la Primera Guerra Mundial, ofreciendo una reinterpretación de los análisis estructurales dedicados a este grupo, esta vez con la escala de una experiencia singular.

(…)

En este sentido, el trabajo de Nicolas Mariot no es meramente una biografía, ni una reflexión sobre el compromiso de los intelectuales en la Gran Guerra, sino un intento de repensar la biografía y la experiencia de la guerra  desde el lado de las ciencias sociales”.

© Seuil / Le Mouvement Social

The Programming Historian en español

Hace escasas fechas, se difundía una comunicación del equipo editorial de The Programming Historian en español indicando el trabajo realizado (con 23 tutoriales ya publicados) y lo mucho que resta por hacer. En dicha nota, se invitaba  cordialmente a revisar la lista de traducciones pendientes y a  participar de este esfuerzo, ya fuera traduciendo, revisando o proponiendo nuevos tutoriales, siguiendo siempre las instrucciones al efecto y contactando con el equipo responsable.

Pues bien, para quienes no conozcan el proyecto, aprovechamos el reciente texto de Seth Denbo en Perspectives on History (“Historian, Program! Self-Help for Digital Neophytes”) para presentarlo y animar a la participación.  Esto nos dice Denbo, director de comunicación académica e iniciativas digitales de la AHA:

 

“La Biblioteca de la Universidad de Harvard ofrece ahora, entre las bases de datos propietarias y otros recursos electrónicos a los que se suscribe la universidad, un sitio web llamado The Programming Historian, que ofrece tutoriales en línea gratuitos en métodos , herramientas y técnicas digitales. No sólo para la Universidad de Harvard, The Programming Historian, lanzado en 2007, es un recurso gratuito y abierto al que cualquiera puede acceder y utilizar. También es único en el mundo de la educación en línea: sus lecciones son creadas principalmente por y dirigidas a los historiadores.

Los estudiosos que buscan desarrollar hoy habilidades en historia digital tienen una amplia gama de opciones. Muchos programas de posgrado ahora incluyen métodos digitales y entrenamiento de habilidades. Los historiadores también pueden buscar recursos en otras centros de la institución, en la biblioteca o en los institutos de formación. Pero The Programming Historian ofrece otro modelo, autodidacta, que utiliza la web para ofrecer materiales que pueden ayudar a los estudiosos a encontrar soluciones a los problemas digitales habituales.

Cuando Douglas O’Reagan, por ejemplo, necesitó crear un archivo digital en línease, acudió a The Programming Historian para solicitar ayuda. En ese momento, O’Reagan era el archivero responsable del Hanford History Project, que gestiona las colecciones del US Department of Energy relacionadas con el zona de Hanford del Proyecto Manhattan. Una vez O’Reagan hubo identificado Omeka -una plataforma de publicación web de código abierto- como la herramienta adecuada para el trabajo, aprendió a usarla con la ayuda de The Programming Historian. O’Reagan describe los tutoriales en la página web como “muy bien hecho, muy útil. . . desmenuzando las cosas en pasos claros“.

Con más de 50 tutoriales publicados, el sitio tiene una gran cantidad de recursos en una amplia gama de temas. Estos incluyen cosas relativamente sencillas como el uso de Markdown (un lenguaje de marcado ligero ) a actividades más complejas, tales como el análisis textual o el SIG (Sistema de Información Geográfica). Algunas lecciones están explícitamente relacionadas con el trabajo disciplinario de los historiadores, tales como “La geocodificación de datos históricos usando QGIS” y “Creación de diagramas de red a partir de fuentes históricas.” Otros, incluido “Creación de nuevos productos en Zotero” e “Introducción a la línea de comandos de Bash” son de interés más general. Con tantas opciones, The Programming Historian puede ser desalentador en su amplitud. En una reseña, Cameron Blevins (Northeastern Univ.)  sugiere que el sitio es más utilizado para ayudar a resolver problemas específicos que para  una formación general sobre los métodos de la historia digital.

Lo que es único en The Programming Historian es que enseña habilidades a través de ejemplos que se adaptan a los historiadores. Muchas lecciones utilizan datos históricos reales y plantean cuestiones de relevancia histórica. Por ejemplo, un tutorial de Martin Düring (Univ. Of North Carolina en Chapel Hill) sobre el análisis de redes se basa en un estudio de caso de una narración en primera persona escrita por un superviviente del Holocausto judío. El tutorial se acerca al estudio del caso con preguntas históricas, del tipo de  “¿cómo las relaciones sociales ayudaron a los refugiados judíos a sobrevivir ocultos?”

The Programming Historian está gestionado y dirigido por un consejo editorial internacional, como si de una revista académica se tratara. Los tutoriales se someten a un proceso de revisión por pares con expertos externos que proporcionan información y recomiendan revisiones y mejoras. “Los revisores son seleccionados sobre la base de sus conocimientos, como sería de esperar en una revista”, dice Adam Crymble, miembro del comité de redacción e historiador digital en la Universidad de Hertfordshire. “Los críticos se ven a sí mismos como colegas que ayudan a probar y perfeccionar las lecciones antes de que se difundan.”

Crymble y la historiadora Katrina Navikas (Univ. De Hertfordshire) publicaron recientemente un artículo metodológico en Journal of Victorian Culture en el que The Programming Historian tuvo un impacto directo sobre su trabajo.  Adaptaron el código que Crymble había desarrollado para el tutorial “Using Gazetteers to Extract Keywords from Sets of Free-­Flowing Texts” para convertir los anuncios aparecidos en periódicos cartistas en un mapa digital de las reuniones de base en la década de 1840. El mapa permitió que ambos estudiosos sostuvieran que las actividades cartistas en Londres eran “parte de la vida cotidiana en lugar de algo extraordinario.” Las metodologías desarrolladas como parte de esta lección permitió que Navikas y Crymble contribuyeran a un clásico debate académico sobre una movimiento político moderno clave.

Los tutoriales a menudo adoptan una filosofía sobre el uso de herramientas computacionales por parte de estudiosos de las humanidades. “Sustainable Authorship in Plain Text Using Pandoc and Markdown”, por ejemplo, incluye una sección llamada “Principios” que indica por qué esas prácticas recomendadas benefician a los estudiosos de las humanidades. En la base de estos principios es la idea de que las herramientas utilizadas deberían apoyar necesidades académicas y asegurarse de que el trabajo se pueda guardar fácilmente a largo plazo y reutilizar para otros fines.

El proyecto está activo y en crecimiento, con varios tutoriales más en preparación. En 2016, The Programming Historian ganó un premio DH, un premio colectivo otorgado por los humanistas digitales. También hay un equipo que actualmente está traduciendo los tutoriales al español. A pesar de que The Programming Historian no suele estar en la categoría habitual de recursos digitales, su inclusión en los catálogos de las bibliotecas facilitará su descubrimiento y permitirá que más historiadores aprovechen las posibilidades que ofrece la investigación digital. Al reducir las barreras para hacer investigación digital, proyectos vibrantes y colectivos como The Programming Historian son vitales para el futuro de la disciplina”.

Fuente: Seth Denbo, “Historian, Program! Self-Help for Digital Neophytes” , Perspectives on History, Mayo de  2017.

 © 2017 American Historical Association

Visiones imperiales, que conformaron el mundo

El sociólogo indio Krishan Kumar nos acaba de presentar Visions of Empire: How Five Imperial Regimes Shaped the World (Princeton UP), un volumen que pretende responder a la pregunta de qué pueden enseñarnos los gobernantes de pasados imperios acerca de cómo navegar en el mundo cada vez más interconectado de hoy.

Así lo presenta el ecditor:

“Los imperios del pasado fueron experimentos ampliados en multinacionalismo y multiculturalismo, y tienen mucho que enseñarnos sobre cómo navegar por nuestro propio mundo cada vez más globalizado e interconectado. Hasta ahora, la mayoría de estudios recientes sobre los imperios se ha centrado en sus pueblos sometidos. Visions of Empire mira a sus gobernantes, arrojando nueva luz crítica sobre quiénes eran, cómo se justificaron sus imperios, cómo se veían a sí mismos y los estilos de gobierno que adoptaron hacia sus súbditos.

Krishan Kumar ofrece retratos panorámicos y multifacéticos de cinco grandes imperios -otomano, de los Habsburgo, ruso/soviético, británico y francés- mostrando cómo cada uno, al igual que la antigua Roma, se vio como el portador de la civilización universal al resto del mundo. A veces, estos objetivos se formulan en términos religiosos, como ocurre con el Islam para los otomanos o el catolicismo de los Habsburgo. Más tarde, las misiones imperiales tomaron formas más seculares, como con las tradiciones políticas británicas o el comunismo mundial de los soviéticos.

Visions of Empire ofrece nuevos conocimientos sobre las interacciones entre gobernantes y gobernados, que revelan cómo el imperio era tanto una empresa compartida como un choque de intereses en oposición. Se explora cómo estos imperios se diferenciaban de los Estados-nación, sobre todo cómo los pueblos gobernantes de imperios se vieron obligados a minimizar o suprimir sus propias identidades nacionales o étnicas en interés de la conservación a largo plazo de su régimen. Este atractivo y profundo libro demuestra cómo los gobernantes del imperio, en su búsqueda de un orden mundial universal dejaron tras de sí un legado de multiculturalidad y diversidad que es especialmente relevante para nosotros”.

Y así empieza el primer capítulo:

“La antipatía hacia el imperio no es lo mismo que la indiferencia hacia él, o a su estudio. Tanto Hobson como Lenin detestaron el imperio, pero pensaron que era una cuestión de la mayor urgencia estudiarlo y comprenderlo.  También Joseph Schumpeter, convencido como estaba de que ese imperio era un retroceso atávico a un pasado militarista, dedicó considerable tiempo a su anatomía. En el período de entreguerras, mientras los regímenes expansionistas de Italia, Alemania y Japón buscaban construir nuevos imperios, eruditos e intelectuales como James Burnham y Franz Neumann -por no hablar de revolucionarios como Mao Tse-tung- sentían una vez más la necesidad de escudriñar y analizar los resortes del nuevo imperialismo.

Tanto política como intelectualmente, el período posterior a la Segunda Guerra Mundial vio una retirada del imperio. Políticamente, el hecho más obvio fue la disolución de los grandes imperios europeos de ultramar-británicos, franceses, holandeses, belgas, portugueses- y el surgimiento de nuevos Estados creados a partir de ellos. Estos nuevos Estados eran Estados-nación, formados en el molde del moderno del Estado-nación europeo. Lo importante, por tanto, parecía ser entender el nacionalismo, especialmente el nacionalismo “del Tercer Mundo”. El imperio era una cosa del pasado. El futuro era un mundo de naciones, visto de manera más espectacular en los cincuenta nuevos Estados que se incorporaron a las Naciones Unidas entre 1960 y 1980.

Los marxistas, tanto en el Oeste como en el Este, siguieron debatiendo sobre el imperialismo en los años sesenta y setenta, particularmente en relación con la política exterior estadounidense y la política de la Guerra Fría. Pero esto era realmente una discusión sobre el capitalismo y su impacto en particular sobre las naciones en desarrollo del Tercer Mundo. El imperialismo aquí era un sustituto de la fase superior del capitalismo, en su aspecto cada vez más global. de ahí, el recurso común a las teorías de la dependencia y del “imperio informal”. Lo que desapareció -ya que la entidad misma parecía una cosa del pasado- era el interés en las especificidades de los imperios: sus principios de funcionamiento, sus objetivos, el tipo particular de entidad que representaban. La antipatía hacia el imperio fue acompañada por la indiferencia.

Es esta indiferencia la que ha sido barrida en las últimas décadas. El Imperio está de regreso, como testifica un creciente volumen de libros, conferencias y tratamientos de medios de comunicación. Desde el punto de vista del interés académico, por lo menos en el mundo anglohablante, uno podría escoger el emprendedor y ambicioso Empires (1986) de Michael Doyle como el inicio del revival. Este fue seguido casi inmediatamente después por el muy aclamado y sorprendentemente popular The Rise and Fall of the Great Powers (1988) de Paul Kennedy: un estudio sinóptico de los grandes imperios europeos del pasado y de las razones de su ascenso y desaparición. El eco de Gibbon en el título no pasó desapercibido para la mayoría de los lectores, ni el deseo a lo Gibbon de extraer lecciones para el mundo contemporáneo -y especialmente para los americanos- del registro de los imperios pasados. Una intención similar había tras el estudiadamente popular Empire (2004) de Niall Ferguson , cuyo subtítulo –Cómo Gran Bretaña forjó el orden mundial– afirma combativamente el vínculo entre el Imperio Británico y la globalización contemporánea (“Anglobalización”) que Ferguson se esforzó por demostrar. Para estudiantes y académicos, David Abernethy produjo una inestimable obra de síntesis sobre los imperios europeos de ultramar, The Dynamics of Global Dominance (2000); Dominic Lieven, centrándose especialmente en Rusia, hizo lo mismo para los imperios terrestres en su Empire: The Russian Empire and Its Rivals (2001). Más recientemente ha habido un impresionante y amplio análisis de los imperios como fenómeno global a cargo de Jane Burbank y Frederick Cooper en Empires in World History (2010).

El imperio, todo el mundo está de acuerdo, continúa teniendo la connotación negativa y peyorativa que empezó a adquirir a principios del siglo XX y que alcanzó punto álgido de intensidad en el período de descolonización posterior a 1945. Hoy nadie discute el imperio, al menos en el sentido del imperio formal, como muchas personas lo hicieron en el pasado. Si el imperio existe todavía, es algo cuyo nombre no nos atrevemos a pronunciar. Incluso hablar del “Imperio Americano” es algo que proviene mayoritariamente  de los que se oponen a las actuales políticas y estrategias estadounidenses en el mundo; es raro encontrar a alguien que defienda el imperialismo norteamericano como tal.

Pero si en general se cree que el imperio es malo, si en las circunstancias actuales es difícil imaginar que alguien o cualquier Estado lo asuma de manera formal, ¿por qué de pronto se ha vuelto popular estudiarlo? ¿por qué tantos libros y conferencias sobre el tema? ¿Qué explica su fascinación hoy?.

(…)”

© Copyright, Princeton University Press.