Archivo de la categoría: Académica

Vida académica: La cuestión biográfica en las ciencias humanas

En una reciente reseña aparecida en Le Monde, Roger-Pol Droit se preguntaba: “¿Y si la biografía de los investigadores fuera todavía un territorio inexplorado? Tradicionalmente, el género ha presentado la “vida” y el “trabajo”. Por un lado, el origen social, la educación, la vida privada, las alegrías o los dramas íntimos. Por otro lado, el trabajo científico, las publicaciones, los descubrimientos teóricos. El trabajo del biógrafo consistía en enlazar estos bloques inconexos, con mucha “vocación”, “destino” o casualidades providenciales y anécdotas edificantes.

En esta perspectiva, el investigador -físico o geógrafo, químico o antropólogo- era un héroe de la abnegación y la tenacidad. La gloria de su obra acabó por trascender las contingencias de su carrera personal, aunque estuviera marcada por el fracaso o la mediocridad. Así, el vínculo entre el hombre y su obra siguió siendo enigmático, escapando siempre al análisis.

De ahí la idea de hacer las cosas de forma diferente, abordando cuestiones distintas, probando nuevos ángulos, aunque sea a tientas. De hecho, algunos investigadores trabajan y experimentan primero, antes de cualquier “trabajo” en el sentido habitual, con sus propias vidas. (…). Por otra parte, apenas hemos abordado el hecho de que las obras modifican a su vez la vida de sus autores. No sólo en la organización de su tiempo o de su carrera, sino también en la forma en que se imaginan a sí mismos, en la manera de representar su tarea y su función, en la narrativa de su identidad”.

Todo lo anterior viene a cuento de un reciente libro colectivo:  La vie savante – La question biographique dans les sciences humaines (PUF), volumen dirigido por Nicolas Adell, antropólogo y profesor de la Universidad de Toulouse – Jean Jaurès. 

El libro comienza con una introducción del propio Adell titulada “Vida académica y biografía científica”, empezando del siguiente modo: 

“Al final de L’Âge d’homme, Michel Leiris desvela, por primera vez antes de que reaparezca de diversas formas más adelante, su concepción de la identidad personal. Es la experiencia etnográfica, y el fracaso que representó en relación con algunas de sus expectativas, lo que la proporciona:

En 1933 regresé, habiendo matado al menos un mito: el del viaje como medio de escape. Desde entonces sólo me he sometido a terapia dos veces, una de ellas por poco tiempo. Lo que aprendí sobre todo fue que, incluso a través de las manifestaciones aparentemente heterogéneas, uno siempre se encuentra idéntico a sí mismo, que hay una unidad en una vida y que todo se reduce, haga lo que haga, a una pequeña constelación de cosas que uno tiende a reproducir, en diversas formas, un número ilimitado de veces.  

Leiris se propuso experimentarse en la alteridad y volver a sí mismo como otro, pero al final no consigue deshacerse de lo que es. La fascinación por los poseídos, encontrada durante la estancia en Etiopía y que será objeto de una obra publicada más de veinte años después del regreso del campo (Leiris, 1958),  por aquellos que son capaces de convertirse en otros distintos extrayendo de sí una “capa de personalidades” mientras hacen indistinguibles el “teatro vivido” y el “teatro actuado” de la posesión (lo que elimina toda relevancia al hecho de saber si son realmente otros o están realmente poseídos), sin duda sólo ha servido para profundizar esta decepción y sentimiento de fracaso. Al mismo tiempo, puede haber sido el trampolín para una concepción general de la identidad personal basada en la unidad fundamental de la existencia, una identidad constituida por esa “pequeña constelación de cosas” que se repiten o reproducen, sin que esté siempre claro cuánto de ello se debe a la voluntad individual de revivir o a la insistencia de las propias cosas que amamos a pesar de nosotros mismos.

Sin duda, fue también para conducir a la revelación de esta “pequeña constelación” y de las reglas del juego de su reproducción -que sólo se revelan una vez que se ha jugado- que Michel Leiris se embarcó en la gigantesca empresa de autodescripción etnobiográfica que es La Règle du jeu. ¿Qué principios presiden la unidad de la vida que se experimenta al volver del terreno africano? ¿Proceden de proyectos, ambiciones o deseos formados tempranamente, en la infancia o la adolescencia, y que, “de diversas formas”, uno se esforzaba continuamente por alcanzar? Leiris sugiere que no es así y que hay que realizar una investigación a la inversa, volviendo del presente al pasado, para rastrear pacientemente todas las bifurcaciones desvanecidas que dejan una sola línea de vida que parece regirse por una necesidad imperiosa.

Aplico el orden cronológico natural en mis investigaciones y me sumerjo en el flujo de los años como si quisiera descubrir una Génesis. Al querer saber cómo llegué a ser lo que soy hoy, profesionalmente, me remonto a mi adolescencia, intento ver cuáles eran mis planes de futuro en aquella época. Y veo que, de hecho, no tenía ninguna. Sin embargo, ahora soy etnógrafo de profesión, y la actividad que más me interesa es la de escribir. ¿Puede ser que lo que actualmente constituye la mayor parte de mi vida no tenga raíces aparentes ni conexión visible con ningún sueño, ni siquiera vago, de una carrera a la que, de adolescente, me hubiera entregado? Procediendo en la dirección contraria -partiendo del presente y volviendo al pasado- quizás tenga más posibilidades de descubrir la articulación o la bisagra que une mis ocupaciones actuales con antiguos deseos, más o menos expresamente formulados. A falta de ideas explícitas sobre la carrera, a falta de una vocación definible, al menos encontraré una base y algo que me demuestre que mi vida no está hecha enteramente de casualidad. [Leiris, 2003 (1948), p. 215-216].

El proyecto leirisiano es abolir una parte del azar desenterrando de la memoria las puntadas que no forman la línea de una carrera profesional, pero que ponen un poco de orden y dan coherencia a lo que uno es y hace. Esto se apoya en la convicción de la unidad indestructible del sujeto: hay un “apuntalamiento” porque uno permanece en última instancia idéntico a sí mismo a lo largo del tiempo.

Pero, ¿no es ésta una visión adquirida de la identidad personal, situada en la modernidad occidental y que es fruto de ella? ¿Una convicción íntima que no es más que la huella en sí misma de un concepto compartido de lo que es una persona y de cómo se mantiene en el tiempo? Es a estas cuestiones a las que conducen otras reflexiones, las de Henri Michaux por ejemplo -que también son investigaciones sobre el “interior lejano” que no es el fundamento-, contemporáneas de las de Michel Leiris. Denuncia lo que llama el “prejuicio de la unidad”,  de la unidad del yo en particular. La convicción leirisiana del mantenimiento del yo en el tiempo se replantea aquí como el resultado de un trabajo, un esfuerzo y una tensión permanentes “necesarios para mantener el mismo yo a través de las continuas tentaciones de cambiarlo”. Porque Michaux no reduce al individuo en la multiplicidad de sus identidades y sus yoes. No toma a Leiris al revés; lo toma literalmente y hace hincapié en el trabajo de unificación que lleva a la unidad que se da por sentada erróneamente. Encontrar la unidad de la persona es hacer la unidad de la persona. Ahora bien, se trata de un trabajo constante que puede ser más o menos espectacular y público -muy espectacular y muy público en el caso de La Règle du jeu-, pero que la mayoría de las veces está al acecho de la costumbre de cada uno de cansarse de ser uno mismo o de ser simplemente alguien.

Poco después de esta observación, Michaux llamó “pruebas de la mente” a ese tipo de actuación que requiere un esfuerzo intelectual que no siempre se concibe como tal, pero que está presente como tal, y que es un conjunto de operaciones irreflexivas pero no obstante notables que reunió bajo la categoría de lo “normal maravilloso”: el hecho de saber orientarse después de un episodio de “desorientación” (pasar de la oscuridad a la luz repentina, del vértigo a la recuperación del equilibrio, etc.), “volver a uno mismo” después de un estado alterado de conciencia – artificial o no. Así pues, mantenerse en una “posición de equilibrio” entre el uno y los muchos, y asegurarse de que uno es alguien, no son en absoluto inferiores en complejidad a estas hazañas cotidianas desapercibidas y forman parte de la misma “maravilla normal” que, en este caso, proporciona al individuo una unidad y un sentido del yo.

La vida académica como concepto y método

Describir y dar cuenta de las diversas manifestaciones de este esfuerzo continuo de magia reflexiva ordinaria sería objeto de varias vidas. Pero lo que este libro y el grupo de investigación que lo respalda reclaman es la participación en una tarea de tan desmesurada magnitud. Se trata de una modesta participación que pretende hacerse cargo sólo de un minúsculo segmento del problema, examinado desde un sector particular, el mundo académico -que se cree particularmente revelador en la imagen de una excepción que dice las reglas- y dentro del cual habremos considerado sólo algunos casos aislados -las ciencias humanas y especialmente las ciencias del campo, incluida la etnología- que luchan por formar un sistema en conjunto.

Se trata de considerar la forma en que, para cierta parte del mundo científico, se lleva a cabo este trabajo de unificación del yo y cómo se identifican las “bisagras” que activan la unidad de la persona desde el profesional actual. Así, la investigación consistió inicialmente en dilucidar qué hace la ciencia en la vida de quien la practica. Sin embargo, había razones para creer que el estudio de la vida científica había sido rodeado por todos lados, ya que el trabajo sobre la “vida de laboratorio” había aflojado el enfoque de la figura del científico, que cegaba el modo “real” de producción de los hechos científicos . La visión del anudamiento de “vida y trabajo” como lugar explicativo de las formas y razones de la investigación científica fue así rechazada abiertamente y con razón.

Pero aquí, la investigación o el hecho científico no son el objeto de nuestras investigaciones y reflexiones. Se trata de la construcción y el mantenimiento del yo, que casualmente captamos del mundo de la ciencia porque suponemos, con razón o sin ella, que está más explícitamente cargado de reflexividad individual que otros y que, por tanto, los procesos de unificación son más a menudo explícitos, transparentes y, por tanto, documentables. El hecho es que el entorno científico impone sus propias reglas y nos obliga a situar lo que está en juego en nuestras investigaciones dentro del ecosistema de problemas que recorren este entorno y que, sin embargo, atraviesan nuestro cuestionamiento. Este es el caso, en particular, de dos problemas bien identificados en el ámbito de los estudios científicos (más concretamente en la historia y la sociología de la ciencia): el de la creación científica, por un lado, y, por otro, el problema muy antiguo (pero recientemente rejuvenecido por el interés en la dimensión material de las ideas, el cuerpo del estudioso y su entorno), de la relación entre vida y trabajo. Dos problemas clásicos que comparten, entre otros, una forma habitual y muy utilizada, aunque no exclusiva, de ser tratados: el recurso al género biográfico.

(…)”.

© Presses Universitaires de France-Humensis

André Burguière: Los Annales. Afinidades selectivas

A medio camino entre la exposición autobiográfica, tan de moda, y el análisis historiográfico, André Burguière abre la temporada libresca con Les affinités sélectives. Un parcours historiographique (Éditions de l’EHESS). Dice el editor:

“André Burguière es una de las grandes figuras de la historiografía francesa de los últimos cincuenta años. Como miembro del consejo de redacción de Annales desde 1969, continuó la labor de Fernand Braudel y de los fundadores, Marc Bloch y Lucien Febvre. Es también una de las grandes voces de la historiografía contemporánea, cuyas lecturas de los autores de los Annales, pero también de Paul Lacombe, Norbert Elias o Jean-Paul Sartre, han sido un hito.
Es precisamente a este aspecto de su obra al que se dedica este libro, que reúne  una docena de artículos esenciales publicados a lo largo de más de cuarenta años, que arrojan luz sobre los principales debates que han configurado la historia de la Escuela de los Annales desde los años 70 y su diálogo con la sociología, la antropología y la filosofía”.

Y así empieza este recorrido:

“Este libro no es una autobiografía, ni el retrato de un historiador. De capítulo en capítulo, de autor en autor, Paul Lacombe, Marc Bloch, Lucien Febvre, Norbert Elias, Jean Paul Sartre, recorre un camino intelectual, realizado durante más de medio siglo en compañía de los Annales, esta revista que dio su nombre a la principal escuela histórica del siglo XX.

¿Cuándo oí hablar por primera vez de la escuela de Annales? En 1956 quizás, en la khâgne del liceo Henri IV, por André Alba, nuestro profesor de historia contemporánea. En sus clases, pintaba retratos de las figuras más importantes de la vida política del siglo XIX. Los analizaba con una delicadeza y un distanciamiento irónico que agradaba a su público. Este seguidor de una historia biográfica bastante tradicional llegó un día blandiendo un libro que acababa de publicarse y que nos recomendó leer, Histoire de la civilisation française de Georges Duby y Robert Mandrou. El libro me había seducido porque, en lugar de reconstruir la trayectoria vital de los individuos que marcaron su época, analizaba el destino colectivo de los grupos sociales.

Mi segundo choque historiográfico, unos años más tarde, fue la Introduction a la france moderne  de Mandrou: se trata de una historia de las transformaciones de la sensibilidad visual, auditiva y olfativa en la época moderna, que desplaza el análisis hacia las formas de cambio menos accidentadas. Revelaba las zonas profundas, apenas perceptibles y datables del movimiento de la historia. En aquel momento no sabía -porque no había prestado suficiente atención a algunas pistas de la introducción- que el libro estaba escrito a partir de un manuscrito inacabado de Febvre. También desconocía que había provocado un grave conflicto entre el autor y Fernand Braudel, director de los Annales y presidente de la VI sección de la École pratique des hautes études, y que había provocado su destitución de la revista de la que era secretario. Braudel quería que el libro se publicara como obra de Febvre “con la colaboración de Robert Mandrou”, mientras que éste quería aparecer como coautor. Cuando Braudel se negó, publicó el libro con su propio nombre.

François Furet, la guerra de Argelia y los discípulos de Ernest Labrousse

También había leído Apologie pour l’histoire de Marc Bloch cuando estaba en la khâgne, considerándola una introducción esencial al estudio de la historia, aureolada por el trágico destino de su autor, gran combatiente de la Resistencia, fusilado por los alemanes. Pero fue gracias a François Furet, a quien conocí en el Parti socialiste unifié (PSU) al final de la guerra de Argelia, que descubrí la escuela de los Annales como tal. No la generación de los fundadores, Bloch y Febvre, sino la siguiente, la de los amigos de Furet: Emmanuel Le Roy Ladurie, Jacques y Mona Ozouf, Denis Richet, Michele y Claude Perrot, Jean Bouvier, Annie Kriegel, Maurice Agulhon, Pierre Goubert, Pierre Deyon, Jean Nicolas, etc. Todos ellos se declararon seguidores de los Annales y de una concepción de la historia que la convertía en una ciencia social. Casi ninguno de ellos había conocido a Febvre o a Bloch, pero se habían convertido a su mensaje gracias a las enseñanzas de Ernest Labrousse, su profesor, que era prácticamente el único en la Sorbona que decía pertenecer a la escuela de los Annales.

Labrousse había militado en la Sección Francesa de la Internacional Obrera (SFIO) antes de la Primera Guerra Mundial e incluso dirigió brevemente el periódico L’humanité tras el Congreso de Tours de 1920, donde se había unido a la mayoría probolchevique del partido. Intelectualmente, era discípulo de François Simiand, el sociólogo que se había peleado con Charles Seignobos a principios de siglo por el estatus científico de la historia. Apoyaba sin reservas los esfuerzos de Bloch y Febvre en  Annales para promover el análisis estadístico como palanca principal del razonamiento histórico, siempre que los datos empíricos lo permitieran. La principal reseña de Febvre en  Annales, “Le cours d’économie politique de François Simiand” en 1939, se hacía eco de estas preocupaciones.

Desde su cátedra de historia económica y social en la Sorbona -donde sustituyó a Bloch- Labrousse había atraído a  Annales a la generación de jóvenes historiadores que tomaron el relevo. Marcados por el clima revolucionario de la Liberación y habiendo pasado, la mayoría de ellos, por el Partido Comunista, siguieron las enseñanzas de Labrousse y lo eligieron para dirigir sus tesis de Estado, no porque se reivindicara como seguidor de Febvre y Bloch,  sino porque se reivindicaba como marxista. Ambas cosas eran ciertas. Cuando fui a ver a Labrousse por recomendación de Furet, le confié que me interesaba, como otros aprendices de historiador de mi generación, por la historia de las mentalidades. “Es una buena elección”, respondió. “En la realidad histórica hay que distinguir, en la base, la infraestructura económica, por encima de ella, las estructuras sociales y, sobre todo, las mentalidades”. Esta arquitectura de tres niveles era todo lo que Bloch y Febvre aborrecían, lo que llamaban el “plan passe-partout” [llave maestra].

De Labrousse, su profesor y director de tesis, y no de los fundadores de  Annales, estos jóvenes historiadores de los años 50 y 60 habían heredado un superego estadístico que sólo daba valor científico al tratamiento de los datos numéricos. El estudio de una provincia -si el doctorando dirigido por Labrousse elegía el periodo moderno- o de un departamento -si elegía el periodo contemporáneo- debía cruzar la curva de nacimientos y defunciones con las de salarios y precios. La recopilación y el análisis estadístico de los datos requerían un tiempo considerable, y la redacción de la tesis era sólo la operación final.

Interesado en la historia de la familia, recurrí a la demografía histórica. Utilizando el método denominado “reconstrucción de familias”, desarrollado por el demógrafo Louis Henry para medir la fecundidad de las parejas casadas, tendía a considerar a estas familias “tapón” como familias reales, cuando en realidad eran un artefacto diseñado con fines de análisis demográfico.

Cuando me convertí en secretario de redacción de Annales, a petición de Jacques Le Goff y Emmanuel Le Roy Ladurie, intenté publicar en cada número al menos un artículo que utilizara el análisis estadístico, a riesgo de transformar una revista fundada para despertar la reflexión histórica en una revista árida, como empezaron a reprocharnos algunos colegas. A esto, Le Roy Ladurie respondió: “¿Pedimos que una revista de física o de biología sea agradable de leer?

(…)”.

© Éditions de l’EHESS / André Burguière

Historia y presentismo: la polémica del verano

Ya estamos de vuelta!!

Aunque el verano suele ser una estación placida para los asuntos académicos, de vez en cuando alguna decisión nos atropella y nos sofoca. Eso es lo que le ha ocurrido a James H. Sweet, quien (nada menos) es el mismísimo presidente de la AHA.  En efecto, a mediados de agosto, publicó una columna titulada “Is History History? Identity Politics and Teleologies of the Present“.  De inmediato, las redes sociales (Twitter en particular) se llenaron de descalificaciones de todo tipo, lo cual obligó al profesor Sweet a pedir disculpas, añadiendo unos párrafos previos al citado texto, tal como se puede ver en la dirección enlazada.

Dadas las múltiples sensibilidades y el contexto de corrección que nos acuna, les dejo el texto para que valoren su pertinencia:

 

 

“Hace veinte años, en estas páginas, Lynn Hunt argumentaba “contra el presentismo“. Lamentaba el decreciente interés de los historiadores por los temas anteriores al siglo XX, así como nuestra creciente tendencia a interpretar el pasado a través de la lente del presente. Hunt advirtió que este creciente presentismo amenazaba con “dejarnos sin trabajo como historiadores”. Si la historia era poco más que una “política de identidad a corto plazo… definida por las preocupaciones del presente”, ¿no sería mejor que los estudiantes cursaran carreras de sociología, ciencias políticas o estudios étnicos?

La disciplina no hizo caso a la advertencia de Hunt. De 2003 a 2013, el número de doctorados concedidos a estudiantes que trabajaban en temas posteriores a 1800, en todos los campos, aumentó un 18%. Mientras tanto, los que trabajan en temas anteriores a 1800 disminuyeron un 4%. Durante este tiempo, el colapso de Wall Street fue seguido por la caída en picado de las inscripciones en cursos de historia y el aumento del interés profesional en la historia de los temas socioeconómicos contemporáneos. Luego llegó Obama, y Twitter, y Trump. Como la disciplina se ha centrado más en los siglos XX y XXI, los análisis históricos están contenidos en una temporalidad cada vez más restringida. Nuestras interpretaciones del pasado reciente se hunden en los términos familiares de los debates contemporáneos, dejando poco espacio para las interpretaciones innovadoras y contraintuitivas.

Esta tendencia al presentismo no se limita a los historiadores del pasado reciente; toda la disciplina se tambalea en esta dirección, incluida una minoría cada vez más reducida que trabaja en campos premodernos. Si no leemos el pasado a través del prisma de las cuestiones de justicia social contemporáneas -raza, género, sexualidad, nacionalismo, capitalismo-, ¿estamos haciendo una historia que importe? Esta nueva historia a menudo ignora los valores y las costumbres de la gente en su propia época, así como el cambio a lo largo del tiempo, neutralizando la experiencia que separa a los historiadores de los de otras disciplinas. El atractivo de la relevancia política, facilitado por los medios sociales y de otro tipo, fomenta una previsible uniformidad del presente en el pasado. Esta uniformidad es ahistórica, una propuesta que podría ser aceptable si produjera resultados políticos positivos. Pero no es así.

En muchos lugares, la historia impregna la vida cotidiana como presentismo; Estados Unidos no es una excepción. Padecemos una sobreabundancia de historia, no como método o análisis, sino como datos anacrónicos para la articulación de políticas en competencia. Las consecuencias de esta nueva historia están en todas partes. Este verano viajé a Ghana durante dos meses para investigar y escribir, y mi primera tarea fue una respuesta crítica a The 1619 Project: A New Origin Story para un foro de próxima aparición en la American Historical Review. Independientemente de que los historiadores crean que hay algo nuevo en el proyecto del New York Times creado por Nikole Hannah-Jones, el proyecto 1619 es un libro muy vendido que se sitúa en el centro de las controversias actuales sobre cómo enseñar la historia de Estados Unidos. Como periodismo, el proyecto es poderoso y eficaz, pero ¿es historia?

Cuando leí por primera vez la serie periodística que precedió al libro, pensé en ella como una síntesis de una tradición de historiografía nacionalista negra que se remonta al siglo XIX con el reciente llamamiento de Ta-Nehisi Coates a las reparaciones. El proyecto hablaba del momento político, pero nunca pensé en él principalmente como una obra de historia. Irónicamente, fue el compromiso de los historiadores profesionales con la obra lo que pareció darle legitimidad histórica. Entonces, el Centro Pulitzer, en colaboración con el Times, elaboró un plan de estudios de secundaria en torno al proyecto. Los consejos escolares locales protestaron por las caracterizaciones de Washington, Jefferson y Madison como propietarios antipatrióticos de “campos de trabajo forzado”. Los legisladores conservadores decidieron que si esta era la historia de la esclavitud que se enseñaba en las escuelas, el tema no debería enseñarse en absoluto. Para ellos, cuestionar la posición de los Fundadores como tribunos intemporales de la libertad era “racialmente divisivo”. En cada una de estas coyunturas, la historia era un juego de suma cero de héroes y villanos visto a través del prisma de la identidad racial contemporánea. No era un análisis de las ideas de la gente en su propio tiempo, ni un proceso de cambio a lo largo del tiempo.

En Ghana, viajé a Elmina para asistir a una boda. Elmina, un pequeño pueblo pesquero junto al mar, albergaba uno de los mayores depósitos de comercio de esclavos del Atlántico en África Occidental. La mañana siguiente a la boda, un pequeño grupo de personas nos reunimos para desayunar en el hotel. Mientras esperábamos a que aparecieran varios miembros de nuestro grupo, un grupo de afroamericanos empezó a entrar en el bar del desayuno. Para cuando se reunieron todos, más de una docena de miembros de una misma familia -tres generaciones- juntaron las mesas del restaurante para cenar. En la mesa, frente a uno de los ancianos, había un sobado ejemplar del proyecto 1619 .

Esa misma tarde, mi familia y yo visitamos el castillo de Elmina junto a varios ghaneses, un danés y una familia jamaicana. Nuestro guía hizo un recorrido bien ensayado y orientado a los afroamericanos. La influencia estadounidense estaba por todas partes, desde las placas conmemorativas hasta las coronas y flores dejadas en el suelo de las mazmorras del castillo. Podría decirse que el castillo de Elmina es ahora tanto un santuario afroamericano como un sitio arqueológico o histórico de Ghana. Mientras reflexionaba sobre el desayuno de esa mañana, sólo podía imaginar la afirmación y la unión que experimentaba la gran familia afroamericana, a través de la conmemoración de los antepasados perdidos por la esclavitud en el castillo de Elmina, pero también a través de la historia de la resistencia afroamericana, la redención y la demanda de reparaciones en el Proyecto 1619.

Sin embargo, como historiador de África y de la diáspora africana, me preocupan los borrones históricos y las políticas estrechas que transmiten estos relatos. Menos del 1% de los africanos que pasaron por Elmina llegaron a Norteamérica. La gran mayoría fue a Brasil y al Caribe. ¿Debería ser diferente el relato del guía en una visita sin afroamericanos? Del mismo modo, ¿el Proyecto 1619 contaría una historia diferente si tuviera en cuenta que los parientes de los “20 y pico” africanos de Jamestown también fueron a México, Jamaica y las Bermudas? Éstas son cuestiones de interpretación histórica, pero también de política actual: ¿Los esfuerzos por reivindicar un pasado afroamericano utilizable reifican los elementos de la hegemonía y el excepcionalismo estadounidenses que tales narraciones pretenden desmantelar?

El guía turístico de Elmina afirmó que los “ghaneses” enviaron a sus “siervos” a la esclavitud sin saberlo. La guía no hizo ninguna referencia a la guerra o a la esclavitud indígena, historias que interrumpen las suposiciones de la conexión ancestral entre los ghaneses actuales y los visitantes de la diáspora. Del mismo modo, la película The Woman King, de próxima aparición, parece sugerir que las guerreras de Dahomey y el rey Ghezo combatieron la trata de esclavos europea. De hecho, lo promovieron. La representación históricamente exacta de la avaricia y la esclavitud de los Asante o Dahomey parece contradecir los imperativos políticos actuales.

Hollywood no necesita adherirse a los métodos de los historiadores más que los periodistas o los guías turísticos, pero la mala historia produce una mala política. El borrado de los imperios africanos que trafican con esclavos en nombre de la unidad política es incómodamente parecido a los intentos de los conservadores de derechas de borrar la esclavitud de los programas escolares en Estados Unidos, también en nombre de la unidad. Estas interpretaciones son dos caras de la misma moneda. Si la historia es sólo aquellas historias del pasado que confirman las posiciones políticas actuales, todo tipo de políticos pueden reclamar su experiencia histórica.

Demasiados estadounidenses se han acostumbrado a la idea de la historia como un saco de pruebas para articular sus posiciones políticas, una tendencia que puede verse en las recientes decisiones del Tribunal Supremo de Estados Unidos. La palabra “historia” aparece 95 veces en la opinión mayoritaria de Clarence Thomas que anula la ley de armas de fuego de Nueva York. Del mismo modo, Samuel Alito invoca la “historia” 67 veces en su opinión que anula el caso Roe vs. Wade. A pesar de los informes amicus redactados por historiadores profesionales en ambos casos (incluido uno redactado conjuntamente por la AHA y la Organización de Historiadores Americanos), la mayoría del tribunal sólo utiliza las pruebas históricas que apoyan sus prejuicios políticos.

Las decisiones de la mayoría son ahistóricas. En el caso de la portación oculta, el juez Thomas selecciona datos históricos, dejando de lado las restricciones del derecho consuetudinario inglés, así como ejemplos históricos de limitaciones a los derechos de armas en Estados Unidos, para ilustrar la llamada “tradición” de Estados Unidos en materia de derechos de propiedad individual de armas. A continuación, Thomas utiliza estas pruebas “históricas” para apoyar su interpretación del significado original de la Segunda Enmienda tal y como fue redactada en 1791, incluyendo el derecho de los individuos (no de una “milicia bien regulada”) a ocultar y llevar pistolas automáticas. En el caso Dobbs v. Jackson, el juez Alito ignora los precedentes legales que castigan el aborto sólo después de la “aceleración” [movimiento fetal], y concluye “Una tradición ininterrumpida de prohibición del aborto bajo pena de castigo penal persistió desde los primeros días del derecho común hasta 1973”. Esto no es historia; es diletantismo.

En su disenso en el caso NYSRPA v. Bruen, el juez Stephen Breyer califica despectivamente el enfoque de la mayoría como “historia de bufete”. Reconoce que los historiadores emplean métodos de investigación y enfoques interpretativos incompatibles con la resolución de cuestiones jurídicas, políticas o económicas actuales. Como tal, argumenta que la historia no debería ser la medida principal para juzgar cuestiones legales contemporáneas.

Los historiadores profesionales harían bien en prestar atención a la advertencia de Breyer. El presente lleva mucho tiempo arrastrándose por nuestra disciplina. Hacer historia con integridad requiere que interpretemos elementos del pasado no a través de la óptica del presente, sino dentro de los mundos de nuestros actores históricos. Las cuestiones históricas suelen emanar de las preocupaciones del presente, pero el pasado interrumpe, desafía y contradice el presente de forma imprevisible. La historia no es una herramienta heurística para articular un futuro ideal imaginado. Es más bien una forma de estudiar el proceso desordenado y desigual del cambio en el tiempo. Cuando abreviamos o moldeamos la historia para justificar, en lugar de informar, las posiciones políticas contemporáneas, no sólo socavamos la disciplina, sino que amenazamos su propia integridad”.

© 2022 American Historical Association

Marie-Bénédicte Vincent: la desnazificación, pasado y presente alemán

Puede que sea poco conocida entre nosotros, pero la profesora Marie-Bénédicte Vincent es una de las historiadoras francesas más destacadas en lo tocante a la historia alemana de los dos últimos siglos. Y lo demuestre con un reciente libro en el que lleva tiempo trabajando, La dénazification des fonctionnaires en Allemagne de l’Ouest (CNRS Éditions), que empieza así:

“Introducción

¿Quiénes son los del 131?

En 2011, el abogado penalista Ferdinand von Schirach, nacido en 1964 y nieto de Baldur von Schirach (1907-1974) -exdirigente de las Juventudes Hitlerianas y luego gobernador del Reich en Viena a partir de 1940, condenado a 20 años de prisión por el Tribunal Militar Internacional de Núremberg en 1946- publicó la novela Der Fall Collini. La investigación policial pretende dilucidar el motivo del asesinato de Hans Meyer, un respetable industrial de Alemania Occidental. El protagonista, Leinen, es el abogado de oficio del acusado, el obrero italiano Collini. Pero resulta que Leinen está cerca de la víctima, como amigo de la infancia de su nieto. La investigación se estanca hasta que Leinen, reflexionando sobre el arma homicida, tiene la idea de visitar el centro de archivos de Ludwigsburg, la antigua Agencia Central para la Persecución de los Crímenes Nazis, creada en 1958 (Zentrale Stelle der Landesjustizverwaltungen zur Aufklärung national-sozialistischer Verbrechen). Allí descubre que Hans Meyer era un antiguo miembro de las SS, acusado de crímenes de guerra durante la ocupación de Italia, pero que nunca fue procesado debido a la prescripción de los “homicidios” cometidos durante el periodo nazi (la ampliación de la prescripción a partir de 1965 sólo afecta a los “asesinatos”). En una audiencia dramática, Leinen cuenta al tribunal que Collini, de niño, vio cómo los alemanes violaban a su hermana y mataban a su padre en represalia por los actos de sabotaje de los partisanos italianos.

Esta novela sumerge al lector en varias cuestiones que están en el centro de la siguiente investigación: en primer lugar, el tema de las “segundas carreras” y el silencio sobre el pasado nazi que permite a los criminales de guerra establecerse como “hombres honrados” en la República Federal de Alemania (RFA); en segundo lugar, el de una demorada depuración judicial de Alemania Occidental que, tras la fase de la ocupación aliada, se relanza a partir de 1958 y continúa hasta nuestros días, dando lugar a debates políticos y sociales como el de la prescripción de los delitos cometidos durante el periodo nazi; por último, la cuestión de la memoria del nazismo hasta principios del siglo XXI, tanto en las familias -cuando la generación de los nietos quiere arrojar luz sobre el pasado de sus antepasados- como en la sociedad alemana, que ahora da un lugar central a las distintas categorías de víctimas de la barbarie nazi y apoya una política de indemnización para sus descendientes. Esto demuestra lo mucho que ha avanzado Alemania desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

La novela se publicó en 2011, sesenta años después de la promulgación, el 11 de mayo de 1951, de la ley relativa al artículo 131 de la Ley Fundamental de la RFA (G 131), que concede derechos y pensiones a los antiguos funcionarios “profesionales” y soldados profesionales que sirvieron al régimen nazi hasta el 8 de mayo de 1945. El libro se tradujo al francés en 2014, exactamente veinte años después de la ley federal de 1994 que puso fin a la legislación del 131 [y en 2013 al castellano: El caso Collini].

EL OBJETO DE LA INVESTIGACIÓN

En 1996, el historiador alemán Norbert Frei escribió: “No existe una historia social de las consecuencias de la política sobre los individuos afectados por el artículo 131 [de la Ley Fundamental], y mucho menos una historia de las experiencias de las estructuras transversales de la posguerra y de las relaciones funcionariales”.  Asimismo, en 1993, Curt Garner se lamentaba de que “la historia social de los miembros de la administración pública en la década de 1950 apenas está estudiada”  y Arnold Sywottek de que “faltan estudios empíricos sobre la historia de las administraciones de posguerra”.  El siguiente libro responde a estos mandatos: se centra en el grupo de los del 131, aquellos funcionarios que fueron expulsados de sus puestos tras la rendición alemana en 1945 y a los que el artículo 131 de la Ley Fundamental garantizó un estatus legal que debía ser especificado por la futura legislación. La ley federal anunciada en el artículo 131 se promulgó el 11 de mayo de 1951. Fue el primer hito de una legislación que duró varios años y que, bajo ciertas condiciones, garantizaba los derechos de los funcionarios permanentes del régimen nazi tras su desnazificación. También abre el camino a un enorme litigio, que nunca antes se había estudiado. Este litigio ilustra la importancia de los “funcionarios profesionales” (Berufsbeamten) y la gestión del legado del nazismo en la Alemania Occidental de posguerra. También es un observatorio privilegiado de situaciones individuales que nos permite investigar la historia social (y no sólo jurídica) de los del 131.

¿Cómo debe definirse este grupo? ¿A quiénes incluye y a quiénes excluye como consecuencia de las sucesivas modificaciones introducidas en la Ley de 1951? ¿Cuáles son los problemas profesionales, económicos y sociales que plantea esta dinámica de inclusión y exclusión de los beneficiarios? Por último, ¿cuáles son las representaciones asociadas a los del 131, tanto entre los funcionarios (ya sean jerarquías administrativas o sindicatos y organizaciones profesionales), como en el ámbito parlamentario y en la opinión de Alemania Occidental? Por último, ¿cómo influyeron los del 131 en la “política del pasado” de la RFA, desde Adenauer hasta Willy Brandt, y qué papel desempeñaron en la imagen de la nueva democracia alemana occidental ante los Aliados y el mundo?

(…)

Una primera forma de captar las trayectorias consiste en examinar pequeños departamentos administrativos o grupos de funcionarios, lo que permite obtener una visión general de la desnazificación del personal. El trabajo se llevó a cabo para dos subconjuntos homogéneos que se presentan en la primera parte: la administración naval situada en Hamburgo (capítulo 1), en la que trabajaban funcionarios y empleados con conocimientos técnicos muy específicos; después, tres sucursales del antiguo Reichsbank situadas en las zonas de ocupación francesa y estadounidense, que realizaban funciones bancarias rutinarias (capítulo 2). El objetivo es comprender cómo se construyó la continuidad del personal en paralelo al proceso de depuración. Estos estudios permiten reflexionar sobre la temporalidad de la desnazificación y el entrelazamiento de las fases de depuración y de despurificación: en efecto, la reintegración del personal no corresponde simplemente a una fase posterior a la depuración, sino a una de sus modalidades. Estas obras también muestran la vida cotidiana de los funcionarios, sus condiciones laborales y sanitarias en el caos de la inmediata posguerra, y las inmensas dificultades materiales y financieras a las que se enfrentaban. Se percibe así todo el trasfondo social y económico de la desnazificación, al que la historiografía suele dar poca importancia.

Una segunda forma de seguir las trayectorias individuales de los funcionarios es entrar en el litigio planteado por las principales leyes de amnistía, las leyes de liquidación de la desnazificación y las leyes de rehabilitación y reinserción de los funcionarios en virtud del artículo 131. Los litigios ofrecen un abanico muy amplio de casos, lo que nos permite ver, por un lado, cómo los particulares tratan de aprovecharse profesionalmente de esta legislación y, por otro, cómo las autoridades políticas y administrativas responden a sus demandas. Descender a este nivel individual, caso por caso, nos permite ver los mecanismos de reintegración en funcionamiento desde dentro. Este litigio representa kilómetros de archivos lineales. Por tanto, tuvimos que tomar decisiones. Dimos prioridad a los litigios tramitados por el Ministerio Federal del Interior de la RFA (Bundesministerium des Innern, BMI). Este ministerio recibe un gran número de solicitudes de otros ministerios federales, de los Länder y de los municipios, así como de organizaciones profesionales de funcionarios y, por supuesto, de los lobbies de la depuración. Se utilizaron tres conjuntos de documentos: el litigio utilizado por la organización sindical Deutscher Beamtenbund (DBB), refundada en 1949, que defendió a los funcionarios durante y después de la desnazificación (capítulo 3); el litigio suscitado por la amnistía de los funcionarios delincuentes condenados por los tribunales aliados en los años 50 (capítulo 4); Por último, el litigio desarrollado por los numerosos lobbies de purgados que se consideran víctimas de la desnazificación, que literalmente inundaron el IMC con cartas y demandas desde los años 50 hasta los 70 (capítulo 5).

Una tercera forma de analizar en serie las carreras de los funcionarios individuales desde la desnazificación hasta la reincorporación radica en la explotación -en muchos sentidos fascinante- de los procedimientos disciplinarios de la administración pública de Alemania Occidental. A diferencia de la reincorporación, estos procedimientos pretenden excluir a los funcionarios (en activo o jubilados) que se consideran demasiado comprometidos por su pasado para seguir en los servicios públicos de la democracia. La espinosa cuestión de los antiguos funcionarios de la Gestapo y de los soldados profesionales incorporados a las Waffen-SS, que pretendían reintegrarse al servicio estatal o reclamar sus derechos de pensión, supuso un problema para la RFA a la vista de la calificación de estas organizaciones como criminales por el Tribunal Militar Internacional de Núremberg en 1946 (capítulo 6). El caso más extremo es el de los funcionarios culpables de “crímenes contra la humanidad” que la administración quiere excluir (capítulo 7). Pero los tribunales disciplinarios también condenaron a los funcionarios que “falsificaron” su pasado político y profesional y mintieron al rellenar su cuestionario de desratización (capítulo 8). Esta purga interna continuó hasta la década de 1970. Este es un prisma extraordinario para entender cómo la exclusión de un “puñado” de funcionarios indignos despeja y legitima el regreso de todos los “antiguos” (ehemalige)”.

© CNRS Éditions / Marie-Bénédicte Vincent

Joan Wallach Scott: conocimiento, poder y libertad académica

Entre las historiadoras  que no necesitan presentación está Joan Wallach Scott, cuyas contribuciones (entre otros asuntos) a la historia de las mujeres y del género la han convertido en un referente de primer orden. Menos conocida quizá sea la actividad de esta emérita –Institute for Advanced Study at Princeton– como integrante destacada del Committee A on Academic Freedom and Tenure de la American Association of University Professors.

Pues bien es esta actividad la que ahora se publicita editorialmente en su libro más reciente: Knowledge, Power, and Academic Freedom (CUP).  Como se señala en la introducción, el volumen es una recopilación de ensayos en la que se nos proponen variaciones sobre el tema de la libertad académica. es decir, vuelven una y otra vez a los documentos fundacionales del principio, escritos en el apogeo de la denominada Era Progresista, entre finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX.

Por esa razón, nos dice, “algunos de ellos cubren un terreno similar desde diferentes perspectivas, porque fueron escritos para diferentes ocasiones. Exploran las tensiones, paradojas y contradicciones del principio, así como sus aplicaciones prácticas. Y se basan en mi lectura de las muchas reflexiones académicas sobre su significado, así como en mi experiencia como miembro del Committee on Academic Freedom and Tenure of the American Association of University Professors (1993-2006 y 2013-2018)”.

Partiendo, pues, de esta premisa, el editor nos informa así:

“La libertad académica se basa en una creencia compartida, según la cual la producción de conocimiento promueve el bien común. En una era de recortes presupuestarios en educación, de donantes ricos que intervienen en decisiones universitarias y grupos de derechistas que amenazan a los disidentes, los académicos no pueden esperar que los que están en el poder valoren su trabajo. ¿Puede la libertad académica sobrevivir en este entorno? y ¿debemos rearticular el sentido de la libertad académica para defenderla?

Este libro presenta una serie de ensayos de la reconocida historiadora Joan Wallach Scott que exploran la historia y la teoría de la investigación libre y su valor actual. Scott considera las contradicciones que hay en el concepto de libertad académica. Ella examina la relación entre el poder del Estado y la educación superior; las diferencias entre el derecho de libertad de expresión de la Primera Enmienda y la garantía de libertad académica; y, en respuesta a las recientes controversias en los campus, la política de la civilidad. El libro concluye con una entrevista realizada por Bill Moyers en la que Scott analiza las experiencias personales que han informado sus puntos de vista. Scott sostiene que la libertad académica es una aspiración: su implementación no siempre cumple su promesa, pero es esencial como ideal de práctica ética. El conocimiento, el poder y la libertad académica son tanto una reflexión matizada sobre las tensiones dentro de un concepto apreciado como una fuerte defensa de la importancia de la erudición crítica para salvaguardar la democracia contra el antiintelectualismo de figuras que van desde Joseph McCarthy hasta Donald Trump”.

Por tanto, no se trata de una obra inédita, puesto que reúne textos que van desde su contribución a un libro editado por Louis Menand en 1996 hasta la actualidad. De hecho, algunos de ellos, o similares,  pueden consultarse sin esfuerzo. Por ejemplo, su “On Free Speech and Academic Freedom” (2017) o su “Academic Freedom: The Tension Between the University and the State” (2018). Este último, además, forma parte de un volumen que recopila unas jornadas realizadas -significativamente- en la húngara Central European University  en el verano de 2017.

En fin, como dice Scott en la introducción, “el ideal de la libertad académica aún es crucial para nuestro concepto de Universidad”, porque,  como señaló el aludido Louis Menand, es el concepto que da legitimidad a todo ese edificio.  En todo caso, Scott añade que  este autor también señaló que es un concepto inherentemente problemático, al estar atravesado por una contradicción: “La investigación libre es esencial para su definición, pero es una investigación patrullada y legitimada por la autoridad disciplinaria, una autoridad disciplinaria que, a su vez, garantiza la autonomía y la libertad de los académicos frente a la presión externa. La universidad proporciona conocimiento esencial para las operaciones de la democracia, pero la producción de conocimiento no es un proceso democrático porque se basa en la experiencia de investigadores y docentes.

La universidad no es un mercado de ideas, en el sentido de que valga la pena escuchar cualquier opinión; es, más bien, un lugar en el que “uno somete voluntariamente su propio discurso a las reglas de algún tipo de ‘procedimiento de verdad'”. Hay una diferencia, escribe el experto en derecho Adam Sitze, entre “la búsqueda de la verdad, de un lado , y el intercambio ilimitado de opiniones, del otro. En estos términos … “, agrega, “la investigación libre en la academia se basa en formas de libertad voluntariamente asumidas que son exclusivas de la academia”.

(…)”.

©  Columbia University Press

Wild on Collective: Tesis sobre Teoría e Historia

Tarde, algo tarde.  Bien sea por esperar a unas reacciones que no se han producido en la medida de lo que se suponía y así ofrecer un balance más sosegado, bien porque preveíamos mayor impacto en el mundo hispano, bien por las urgencias académico-burocrático habituales (y aquí de algún modo denunciadas), bien por la atención a novedades bibliográficas….

Lo cierto es que nos hemos demorado en exceso -y no valen esas excusas previas- en mostrar las tesis sobre la relación entre teoría e historia que el grupo Wild on Collective (Ethan Kleinberg, Joan Scott y Gary Wilder) presentó el pasado mes de mayo.

Así pues, como compensación, ofrecemos una (mala) traducción íntegra. Dicho eso, ahorramos el poema o prólogo dedicado a Clio, que ustedes podrán disfrutar mejor con el original. El resto dice así:

SOBRE LOS LÍMITES DE LA HISTORIA DISCIPLINARIA

I.1 La historia académica nunca ha logrado trascender sus orígenes del siglo XVIII como una empresa empirista. Con esto nos referimos, no al temprano enfoque escéptico de David Hume, sino al método científico vinculado intrínsecamente al positivismo, que Horkheimer denominó “empirismo moderno” y que luego se adoptó en las ciencias humanas. La historia académica sigue dedicada a este método de recopilación de datos para producir interpretaciones remitiéndolas a contextos supuestamente dados y organizarlas en narraciones cronológicas.

I.2 La historia académica actualmente existente promueve un esencialismo disciplinario basado en un fetichismo metodológico. Al tratar las apariencias reificadas (es decir, la evidencia inmediatamente observable, preferiblemente la del archivo) como una encarnación de lo real y que contiene la verdad de las relaciones sociales, evalúa la investigación en función de si este método empirista se ha empleado adecuadamente. El campo tiende a producir académicos en lugar de pensadores, y se refiere a los académicos en términos tecnocráticos. Los historiadores escriben habitualmente para otros historiadores profesionales, prestando especial atención a las normas disciplinarias y a los guardianes de los que depende el progreso profesional. Esta mentalidad  gremial fomenta un espíritu de “expertos” especializados, trabajadores que emplean instrumentalmente su “experiencia” como prueba de pertenencia y de desempeño de estatus.

I.3 La obsesión actual con la “metodología” se basa en este enfoque de “trabajador”; se supone que el odos o camino hacia el conocimiento histórico es singular y aquellos que se apartan de él se consideran perdidos. Este énfasis metodológico limita el camino disciplinario de la historia, cegando otras rutas posibles hacia el pasado a investigadores y lectores. En contraste, formarse en la teoría deja al descubierto la lógica, las trampas y las ventajas de la elección de cualquier camino.

I.4. Subyacente a este fetichismo del método hay una lealtad incuestionable al “realismo ontológico”. Lo central en esta epistemología es un compromiso con los datos empíricos que sirve como falso suelo para sostener la afirmación de que los eventos pasados ​​están objetivamente disponibles para su descubrimiento, descripción  e interpretacion. Aquí queda clara la tautología: la metodología empirista permite el dominio de este realismo, mientras que este realismo garantiza el éxito de la metodología empirista.

I.5 La historia, como campo, fomenta un sistema de disciplina o castigo. Aquellos cuyas posiciones parecen ser de vanguardia, pero aseguran sus apuestas y organizan su pensamiento en torno a una convención común, son recompensados, mientras que aquellos que luchan por nuevos territorios son condenados. Por “nuevos territorios” nos referimos a investigaciones, orientaciones o puntos de partida epistemológicamente alternativos, no a temas o asuntos nuevos. Los disciplinados son recompensados ​​por el gremio mientras que los innovadores son castigados. En ninguna parte es más evidente este proceso disciplinario que en el proceso de revisión y publicación de la revista insignia de la American Historical Association. La  disciplinarización se produce a través de la práctica de múltiples revisores anónimos que vigilan su territorio disciplinario y luego se felicitan a sí mismos y a sus autores por su objetividad científica y la meritocracia resultante. El efecto resultante del proceso conduce a artículos que pueden ser amplios en términos de alcance geográfico e incluso temático, pero son sorprendentemente homogéneos en términos de su enfoque teórico y metodológico. El empleo de un gran número de revisores crea una apariencia de meritocracia democrática al tiempo que otorga aún más poder a los editores para que luego puedan seleccionar, entre las muchas opiniones, sobre lo que se debe permitir que pase. Esto inevitablemente lleva a los autores a suavizar sus argumentos y retraerse en sus afirmaciones en un esfuerzo por apaciguar a la audiencia más amplia posible y ofender lo menos posible. Sólo el que ya está familiarizado suele encontrar acomodo en las páginas de la revista. Esta y otras revistas disciplinarias suelen trabajar para reproducir lo que cuenta como sentido común profesional, reafirmar la solidaridad del gremio y reproducir las barreras entre los de dentro y los de fuera,

I.6 El editor de la AHR ha anunciado recientemente un plan para “descolonizar” la revista, para corregir “décadas de práctica excluyente, durante las cuales mujeres, personas de color, inmigrantes y pueblos colonizados e indígenas fueron efectivamente silenciados como productores de investigación y materia de estudio histórico ”. Promete hacerlo diversificando el Consejo de Redacción, los autores de libros revisados ​​y la elección de los revisores. También se compromete a solicitar artículos a un grupo más diverso de académicos. Estas son reformas bienvenidas aunque tardías. Pero también señala que los “procedimientos para evaluar los artículos recibidos” no se revisarán porque el “proceso de revisión ciega entre pares” ya es “altamente democrático”. Al centrarse principalmente en las provincias y colonias de la sección de reseñas, los editores conceden así que los artículos primarios permanecerán firmemente bajo el dominio imperial. El editor no reconoce que descolonizar la revista también debe incluir repensar las normas académicas y las formas de conocimiento que han permitido el tipo de exclusiones en las que la AHR ha participado durante mucho tiempo. Al centrarse exclusivamente en la diversidad sociológica de los autores y en la diversidad geográfica de los temas, la metodología empirista y la epistemología realista permanecerán como suelo disciplinario incuestionable. Una vez más, la hegemonía existente se mantiene mediante una promesa nominal de diversidad que apunta a cooptar en lugar de a transformar. El campo y la revista solo pueden realmente ser descolonizados reimaginando radicalmente el uso y la aplicabilidad de la teoría para la historia.

I.7 Dado que los historiadores analizan (el carácter dinámico y cambiante de) formaciones sociales, relaciones, experiencias y significados, no pueden hacerlo sin una comprensión sólida de la teoría crítica (ya sea semiótica, psicoanalítica, marxista, hermenéutica, fenomenológica, estructuralista, postestructuralista, feminista, poscolonial, queer, etc.), así como sin una comprensión de la historia del conocimiento histórico y de la teoría de la historia (teorías que sustentan el análisis histórico). Solo así podremos trascender la falsa oposición entre historia y teoría produciendo una historia tóricamente fundamentada y una teoría históricamente fundamentada. Pocos departamentos de historia tienen algún docente dedicado a la teoría de la historia o a la teoría crítica y, en cambio, las confían a cursos ocasionales de profesores interesados ​​en el campo o a aquellas pocas figuras de fuera de sus departamentos a quienes envían a sus estudiantes. Esto rebaja la “teoría” a algo periférico al trabajo “real” de la historia, pero también disciplina a los estudiantes para que piensen en la teoría como un ejercicio complementario que no es parte integral del pensamiento y la escritura históricos.

I.8 El enfoque normal (y normalizador) de la historia en los cursos de doctorado revela (y refuerza) su orientación antiteórica y no reflexiva. Los componentes centrales generalmente incluyen cursos de historiografía y seminarios de investigación. Los primeros generalmente se centran en reunir un corpus de trabajos significativos en un subcampo específico, algo que los estudiantes leen para obtener información (aprendiendo las narrativas maestras), dominiar el tema del espacio-tiempo  (que se evaluará en exámenes escritos) y afinar su técnica (el despliegue más o menos exitoso de metodologías históricas normativas, que pueden ser utilizadas o modificadas en la propia investigación de los estudiantes). Los seminarios de doctorado suelen pedir a los nuevos estudiantes que escriban ensayos publicables basados ​​en fuentes primarias, como si “hacer historia” fuera una tarea técnica evidente y los estudiantes simplemente necesitaran desarrollar el hábito metodológico de recopilar evidencia objetiva para contextualizar y narrar. Aunque existen cursos temáticos y teóricos (del tipo de…, -rellene el espacio en blanco- para historiadores modelo), es raro que a los estudiantes de doctorado de historia se les exija estudiar la historia de la “historia” como una forma de conocimiento, la epistemología de las ciencias humanas o la teoría crítica.

I.9. La historia disciplinaria generalmente encierra una reflexión sobre sus propias condiciones de posibilidad: es decir, sobre qué se considera evidencia, sobre cómo los métodos pueden prefigurar la manera en la que  tal evidencia puede hacer que los argumentos sean legibles y válidos o sobre cómo dicha validez implica supuestos sobre el orden social y la transformación histórica; sobre la relación entre formas sociales y formas de conocimiento, formas aceptadas de relacionarse y formas aceptables de conocimiento, órdenes normativas y conceptos normalizadores; sobre los campos sociopolíticos que inevitablemente dan forma y, por tanto, sobredeterminan las orientaciones, prioridades y jerarquías intelectuales, profesionales e institucionales de los historiadores. Estas normas de adiestramiento y de publicación refuerzan la tendencia de la historia disciplinaria a separar artificialmente los datos de la teoría, los hechos de los conceptos, la investigación del pensamiento. Esto lleva a la “teoría” a ser reificada como un conjunto de marcos prefabricados que pueden ser “aplicados” a los datos.

I.10 Los marcos teóricos y los conceptos que no concuerdan con la epistemología realista y la metodología empirista de la historia disciplinaria se suelen remitir -en condiciones de gueto- a la historia “intelectual”, que a menudo relaciona las ideas con la sociedad de una manera que confirma más que desplaza los supuestos convencionales de la disciplina.  En sí misma, no es probable que la historia intelectual genere preguntas reflexivas sobre la epistemología histórica y las normas historiográficas más que otros subcampos profesionales. Los historiadores intelectuales del pensamiento heterodoxo (por ejemplo, postestructuralismo, psicoanálisis, marxismo) describen las ideas, pero rara vez utilizan esas teorías como puntos de partida, métodos o marcos para su propio análisis histórico.

I.11 La preocupación antiteórica de la historia con los hechos empíricos y el argumento realista conlleva un conjunto de supuestos teóricos no cuestionados sobre el tiempo y el lugar, la intención y la agencia, la proximidad y la causalidad, el contexto y la cronología. Estos trabajan, aunque inadvertidamente, para reforzar el statu quo académico y político.

SOBRE LA RESISTENCIA A LA TEORÍA
La resistencia de la historia a la teoría ha tomado muchas formas:

II.1 Una distinción odiosa entre una filosofía feminizada y una historia masculinizada. Así, la filosofía es ridiculizada como una danza frívola con la “sofisticada teoría francesa”, mientras que la historia es elogiada por su trabajo duro y sólido. Recuérdese la imagen del historiador real subiendo los 100 escalones de los archivos en Lyon (como tantos peregrinos penitentes antes que ella) para buscar hechos. La filosofía es denunciada como especulativa (f); la historia, venerada como objetiva (m). El “noble sueño” de una ciencia pura (m) nunca ha abandonado a la disciplina: como cuando el moho en el centeno fue usado para explicar el fervor revolucionario francés, hoy la “ciencia” histórica adopta la forma de pruebas de ADN en huesos antiguos o la aplicación de la neurociencia a las mentalidades.

II.2 La naturalización de la historia como algo que está ahí, esperando ser desenterrado; la recuperación de los muertos como una forma segura de conocer a los vivos. La historia como el relato que nos cuenta, en lugar del relato que nos contamos sobre nosotros mismos.

II.3 Tematización i. La teoría como un giro más (uno equivocado) en el siempre cambiante caleidoscopio de la  investigación histórica. Se considera que el atractivo de la teoría es una etapa aberrante en la historia intelectual de la disciplina, felizmente superada, reemplazada por un retorno a una observación más sólidamente fundamentada.

II.4 Tematización ii. Los objetos de la investigación teórica son en sí mismos tematizados. Así, por ejemplo, las investigaciones epistemológicas radicales de Foucault se convierten en otro estudio empírico de prisiones o de clínicas o de prácticas sexuales. Y las diferencias de “mi” prisión con las de Foucault se convierten en una demostración del error de sus formas teóricas.

II.5 La recuperación, una variación en la tematización. Una inclusión gestual que parece dar la bienvenida a la teoría (generalmente ofrecida en el prefacio o introducción o en notas al pie de un estudio empírico), solo para ignorar sus implicaciones en el trabajo que sigue. Así, la deconstrucción se convierte en un sinónimo de interpretación en las historias intelectuales convencionales, el marxismo se reduce al determinismo económico o a la aplicación de “clase” a los estudios de la comunidad local y el “género” replica la distinción sexo/género o la fijación de la oposición m/f en de la misma manera que se dice que ocurre por doquier.

II.6 El rechazo de la teoría i. En este caso, la teoría estructuralista o postestructuralista como relativismo peligroso: al cuestionar la relación del lenguaje con la realidad, se dice que la teoría compromete la búsqueda necesaria de verdades que se consideran evidentes.

II.7 El rechazo  de la teoría ii. La acusación de que la teoría, cualquier teoría, implica la imposición distorsionada de categorías ideológicas fijas sobre hechos evidentes. Al igual que el respaldo por parte de algunos estudiosos literarios de la “lectura superficial”, esta acusación de distorsión se contradice con el recurso no problemático de estos estudiosos (historiadores y estudiosos literarios por igual) a las llamadas categorías analíticas objetivas: clase, raza, género y diagnósticos psicoanalíticos (complejo de Edipo, romance familiar, etc.,  etc.).

II.8. Menoscabo de los caprichos del lenguaje y una insistencia en el sentido literal (“sentido común”) de las palabras.

SOBRE LA TEORÍA Y LA HISTORIA CRÍTICA.

III.1 La historia crítica es una historia teorizada. No trata a la “teoría” como un corpus aislado de textos o un cuerpo de conocimiento. Tampoco trata a la teoría como una forma separada, no histórica, de conocimiento. Más bien, considera la teoría como una práctica mundana (y un artefacto histórico). La cuestión no es que los historiadores se conviertan en teóricos; la teoría por la teoría es algo tan arruinado como la idea de que los hechos pueden “hablar por sí mismos”. El objetivo es que la historia disciplinaria supere su mentalidad gremial (esencialismo disciplinario) y metodología empirista (fetichismo metodológico), que cuestione sus suposiciones de “sentido común” sobre evidencia y realidad, subjetividad y agencia, contexto y causalidad, cronología y temporalidad. Esto requeriría un compromiso serio con las teorías críticas del yo, de la sociedad y de la historia.

III.2 La historia crítica no aplica la teoría a la historia ni exige que se integre más teoría en las obras históricas como si fuera algo externoMás bien, su objetivo es producir una historia teóricamente informada y una teoría históricamente fundamentada. La historia crítica se toma acuerdos, procesos y fuerzas -no contiguos, no próximos- en serio, sean estructuras sociales, simbólicas o psíquicas; campos y relaciones; o “causas” que pueden estar separadas de los “efectos” por continentes o siglos. La historia crítica reflexiona sobre sus propias condiciones de posibilidad social e histórica. Especifica los supuestos teóricos, las orientaciones y las implicaciones de sus afirmaciones. Elabora la apuesta mundana de su intervención.

III.3 La historia crítica cuestiona e historiza la epistemología realista que subyace tanto al empirismo histórico como al racionalismo filosófico. Reconoce que la historia inductiva es simplemente la otra cara de la filosofía deductiva a la que se opuso la historia profesional desde su inicio. Cada una, aunque sea diferente, separa el ser del saber, el mundo del pensamiento, la verdad de la historia. Tampoco cuestionan la relación subyacente entre la realidad social y los marcos, categorías, métodos y epistemologías (socialmente producidas, históricamente específicas) a través de las cuales entender esa realidad (ya sea de manera inductiva o deductiva). La historia crítica apunta más allá de la falsa oposición entre la inducción empirista y la deducción racionalista, y la descripción historicista y la abstracción transhistórica.

III.4 La historia crítica reconoce que todos los “hechos”, como siempre, están ya mediados, a las categorías como sociales y a los conceptos como históricos; la teoría es mundana y los conceptos hacen trabajo mundano. En tanto los “hechos” se equiparan con la “verdad”, los historiadores emplean una contradicción lógica porque las lógicas inductiva y deductiva implementadas implican un concepto permanente e inmutable de “verdad” que es antitético con las premisas incluso de las nociones más conservadoras de la historia: cambian con el tiempo. El adiestramiento en teoría e historia crítica permite a los historiadores reconocer tal contradicción. Esto los obliga a confrontar la forma en que lo que constituye los “hechos” en un argumento histórico está relacionado con las condiciones sociales, las circunstancias del historiador y el rango de preguntas aceptables al pasado en un momento dado en el tiempo.

III.5 La historia crítica reconoce que toda referencia al contexto (como índice de significado) es en sí misma un argumento sobre las relaciones sociales y los arreglos que no pueden presumirse y deben elaborarse. El contexto nunca es algo únicamente dado ni es evidente por sí mismo; el contexto siempre plantea tantas preguntas como pueda parecer resolver.

III.6 Los historiadores críticos son autoreflexivos; reconocen que están implicados psíquicamente, epistemológicamente, éticamente y políticamente en sus objetos de estudio:

a) psíquicamente , los historiadores deben reconocer y tratar de trabajar, en lugar de simplemente actuar, con sus inversiones inconscientes en su material;
b) epistemológicamente, puede haber profundas relaciones estructurales entre los conceptos, marcos y métodos analíticos (producidos socialmente) utilizados por los historiadores y el mundo social que se analiza; cada obra de historia implica o promueve una comprensión particular de las relaciones sociales y la transformación histórica;
c) éticamente, los historiadores tienen una responsabilidad hacia -son de alguna manera responsables ante – actores e ideas, así como sus legados y su vida posterior, que analizan;
d) políticamente, las obras de la historia son actos mundanos que afirman o cuestionan las concepciones del sentido común y los arreglos existentes, abordan las contradicciones sociales y se involucran implícitamente o explícitamente con las luchas en curso.

III.7 La historia crítica es una historia del presente que vincula el pasado con el presente dinámicamente, reconoce tanto el carácter persistente o repetitivo del pasado en el presente como el carácter no necesario de los pasados ​​presentes y los presentes pasados, ya sea a través de líneas genealógicas, retornos extraños, trazas inquietantes y fuerzas espectrales, o contradicciones no sincrónicas dentro de un momento intempestivo.

III.8  La historia crítica busca no solo dar cuenta y, por lo tanto, desnaturalizar, los acuerdos existentes. Busca desafiar la lógica misma del pasado y el presente, ahora y entonces, aquí y allá, de nosotros y de ellos, de los que dependen en gran medida tanto la historia disciplinaria como el orden social real.

III.9 La historia crítica busca intervenir en debates públicos y luchas políticas. Pero en lugar de buscar colaborar con el poder como expertos especializados, cuestiona la reducción del pensamiento a la erudición, de los académicos a la especialización, así como la idea misma del gobierno de los expertos.

III.10 La historia crítica tiene como objetivo comprender el mundo existente para cuestionar lo dado de nuestro presente a fin de crear oberturas para otros mundos posibles.

CODA: EL OMBLIGO DEL SUEÑO.

Si consideramos al historiador como un intérprete de los sueños, vemos que aquellos que buscan darle un sentido literal al sueño, presentándolo de una manera cronológica, realista y evidente, son reconocidos y recompensados. Pero aquellos cuyas indagaciones conducen al oscuro ombligo del sueño, al lugar donde las narraciones y la interpretación dejan de tener sentido convencional, son ignorados o rechazados. El peligro de un gremio tan disciplinado es que la organización del significado solo permita una estrecha franja de interpretación que siempre esté alineada con lo que ha ocurrido antes, con lo que ya “tiene sentido” (es decir, el sentido común). Las estructuras de la temporalidad, la política o incluso la identidad que no se ajustan a lo convencional se descartan o nunca se ven. El historiador equipado con antecedentes teóricos está en sintonía con el ombligo del sueño, con los lugares donde la historia tiene y no “tiene sentido”, y esta es la apertura a la innovación política e interpretativa”.

Creative Commons License
Theses on Theory and History, de Ethan Kleinberg, Joan Wallach Scott y Gary Wilder.  Creative Commons Attribution-NoDerivatives 4.0 International License.

Congreso anual de la AHA (2018)

Como en algunos años precedentes, informamos del Congreso que la AHA celebra estos días, entre el 4 y el 7 de enero,  en Washington, DC.  Bajo la presidencia de Tyler E. Stovall, que aprovechará el evento para ceder el cargo a Mary Beth Norton, dicha reunión ha tomado como motivo central el de “Race, Ethnicity and Nationalism in Global Perspective”.

En efecto, el programa indica: “La 132ª reunión anual de la Asociación se realizará del 4 al 7 de enero de 2018 en Washington. Más de 1.500 académicos participarán en la reunión de cuatro días. Además, más de 50 sociedades y organizaciones especializadas han programado sesiones y almuerzos en colaboración con la Asociación. Los premios y honores de AHA se anunciarán el jueves 4 de enero, seguidos por la sesión plenaria. Tyler Stovall, de la Universidad de California, Santa Cruz, ofrecerá la conferencia presidencial el viernes 5 de enero”.

Y así es, con la “Presidential Addres” de Tyler Stovall dedicada a “White Freedom and the Lady of Liberty”.  A su vez, la “Plenary Session” del día anterior se ocupará de “New Perspectives on Histories of the Slave Trade“.  Pero esta no será la única plenaria, pues el día 6 habrá otra dedicada a “The State and Future of the Humanities in the United States” a cargo de William D. Adams, el hasta hace poco responsable de la National Endowment for the Humanities.

En cuanto a los asuntos hispanos, la mayoría se centran en la época moderna –con alguna excepción– y penden de la muy amplia “Conference on Latin American“, mientras que los contemporaneístas españoles tienen su cita prácticamente exclusiva con la sesión que la Association for Spanish and Portuguese Historical Studies dedica a “Defining El Campo: Rural Identity and the Creation of Modern Spain“.  Añadamos, ya fuera del evento, que los amigos de la ASPS, “in light of recent events in Spain”,  han anunciado una “Roundtable on Catalan Nationalism” para su “49th annual meeting” que tendrá lugar en Portland, Oregon.

Por lo que respecta al asunto digital, tan habitual en esta bitácora, empezará el día 3 con una previa al Congreso propiamente dicho, cuando tendrá lugar el “THATCamp (The Humanities and Technology Camp)”, la unconference informal  que ya es costumbre.  Junto a esta, se ofrecen diversas actividades y sesiones, todas las cuales están agrupadas para mayor comodidad bajo el rótulo de “Digital History at the Annual Meeting“.  Entre ellas, cabe destacar la breve presentación de nuevos proyectos (Digital Projects Lightning Round) o la mesa redonda sobre el nuevo tipo de escritura (Arguing with Digital History: A Roundtable on Using Digital History to Make Arguments for Academic Audiences). Sin olvidar que al inicio de la reunión habrá una invitación formal para blogueros y Twitterhistoriadores.

En fin, para otros pormenores, pueden hacer una búsqueda dentro del programa en línea o pueden descargarse sus 216 páginas, que curiosamente empieza, tras el cartel anunciador, con la publicidad de la University of Missouri Press, que este año y el anterior ha publicado dos obras dedicadas a España: Truman, Franco’s Spain, and the Cold War, de Wayne H. Bowen; y The Spanish Foreign Legion in the Spanish Civil War, de José E. Alvarez.

Que el nuevo año les sea venturoso!

Una tesis de historia (en formato digital)

AHA-Today, el blog de la AHA, ofreció este pasado verano una nota que considero debemos recuperar. Su título es “A History Dissertation Goes Digital” y dice así:

“Hace unos meses, Celeste Sharpe, por entonces  graduada en la Universidad George Mason (GMU), defendió lo que supuestamente es la primera tesis digital nacida en la disciplina histórica. Sharpe describe su proyecto, They Need You! Disability, Visual Culture, and the Poster Child, 1945–1980,   como un examen de “la historia del national poster child  -representación oficial de una enfermedad y una organización- en la América posterior a la Segunda Guerra Mundial”. Sharpe argumenta que “las imágenes de niños en los carteles son de vital importancia para comprender la difusión cultural de la idea de discapacidad en tanto diagnóstico y para entender cómo esa comprensión marginó las vías y los proyectos políticos en el contexto  de la erradicación de la enfermedad en la  América del siglo XX”.

AHA Today conversó recientemente con Sharpe a propósito del proceso de creación de una disertación (tesis doctoral) nacida digital, los consejos para estudiantes de posgrado que barajen proyectos similares y las perspectivas futuras.

¿Por qué era el digital el mejor formato para este proyecto?

CS : Mi enfoque de este proyecto y mi razonamiento para llevar a cabo una tesis completamente digital se basan en los campos que enmarcan este proyecto, en particular los estudios de cultura visual y los estudios sobre la discapacidad. Lo que revela mi trabajo son las complejas y cambiantes negociaciones hechas por los propios niños del cartel, sus padres y las personas que trabajaban en organizaciones benéficas de salud para crear y hacer circular estas imágenes en la posguerra. Dado que los niños discapacitados han sido históricamente silenciosos y silenciados en los archivos, pensé que era vital que este proyecto pusiera en primer plano sus experiencias.

Las fuentes visuales son centrales para este estudio y una presentación digital permite a los lectores ver las imágenes que discuto en el curso de mi análisis y, lo que es más importante para mi misma, abre las imágenes a una investigación más amplia por parte de los propios espectadores. Además, la March of Dimes y la Muscular Dystrophy Association no ha digitalizado sus fondos y ambas organizaciones benéficas han despedido a sus archiveros. Dado el frágil estado de ambos archivos, el proyecto digital contribuye valiosamente a recopilar, analizar y presentar estos ítems cada vez más inalcanzables.

Elegí usar Scalar, una plataforma de publicación digital de la Universidad del Sur de California. Construir este proyecto en Scalar me permitió interrogar y remezclar los elementos de una tesis de historia. La plataforma me permitió alcanzar mis dos objetivos principales: hacer un proyecto con múltiples puntos de acceso en el contenido y crear una estructura que revele y refuerce las conexiones complejas entre las personas, las organizaciones caritativas, las ideologías y las políticas.

¿En qué momento de tu investigación / proceso de escritura te diste cuenta de que la digital sería la mejor manera de presentar tu trabajo? ¿Qué hiciste después? ¿Te has enfrentado a alguna resistencia?

CS: Entré en el programa de doctorado con una fuerte insatisfacción con la rigidez del formato impreso de una tesis/disertación con respecto a la relación entre medios y texto. Había hecho mi tesis de máster sobre la fotografía meridional antebellum y experimenté mucha frustración con los requisitos de estilo para las imágenes, que estructuralmente hacían difícil tratarlas como algo más que meras ilustraciones. Desde el principio, estaba interesada en forzar la forma de la tesis doctoral a pesar de que no tenía una idea clara de cómo sería. Cuando me decidí por mi tema de investigación, inmediatamente hablé con mi tutora, la Dra. Suzanne Smith, y los miembros de mi comité, la Dra. Ellen Wiley Todd y el Dr. Stephen Robertson, sobre la posibilidad de que fuera un proyecto completamente digital. Todos estuvieron conmigo desde el principio;

¿Fueron de utilidad las pautas de la AHA sobre tesis e investigación digitales para ayudarte en este proceso?

CS : Las Guidelines for Digital Dissertations creadas por el Graduate Studies Committee del departamento de historia de la GMU (con mi enorme reconocimiento a Sharon Leon!) me fueron particularmente útiles a medida que avanzaba en este proyecto. Estas directrices hacen referencia a la  Statement on Standards of Professional Conduct de la AHA. Las conversaciones sobre la guía para las tesis digitales de la GMU comenzaron en 2014, con una versión final aprobada en 2015, lo que coincidió en el tiempo con mi tesis (enero 2014-noviembre 2016).

¿Empezaste el proceso con alguna habilidad en humanidades digitales? ¿Te enfrentaste por el camino  a obstáculos de tipo tecnológico?

CS : Entré en el programa de doctorado sin prácticamente habilidades en humanidades digitales! El programa de doctorado de la GMU tiene dos cursos de teoría y praxis en humanidades digitales, pero a cubrir en un solo semestre de aprendizaje de habilidades técnicas. Mi principal obstáculo era tratar de encontrar recursos para hacer el tipo de trabajo digital que quería hacer.

Originalmente, yo quería hacer un análisis de visualización por odenador de los corpus de imágenes, pero tuve que admitir que era un reto excesivo para este proyecto. Y esta fue una decisión que tomé por cómo se desarrollaron las conversaciones sobre derechos de autor y permisos de imagen, y lo que se necesitaba para archivar o depositar en la biblioteca. Las dos organizaciones benéficas que he estudiado son bastante aversas al riesgo, por lo que han adoptado un enfoque comercial y litigioso de sus materiales de archivo: cobrar por casi todos los usos, hacer valer los derechos de autor de manera agresiva y respaldarlo con referencias a los equipos legales. Así que cambié mi proyecto de tesis, planteando una discusión sobre la forma de la investigación histórica y con la intención de perseguir el análisis computacional de las imágenes una vez que hubiera terminado.

¿Cuáles son tus metas futuras en cuanto a  publicar tu investigación? ¿Estás planeando adaptar alguna parte de tu tesis para su publicación impresa?

CS : Es una gran pregunta sin respuesta clara. Si bien la vía de la tesis como proto-monografía está bien establecida, no hay nada similar para los proyectos digitales. Estoy comprometida con mantener el proyecto en su forma digital, en lugar de tratar de sacar un libro, por lo que he estado en contacto con varias editoriales universitarias sobre la posibilidad de publicarla como monografía digital. Estoy trabajando en un par de artículos para revistas, tanto metodológicos como centrados en el contenido, relacionados con el proyecto. Y estoy manteniendo conversaciones con expertos en uso legítimo y derechos de autor para ver cómo desenredar el lío y cómo hacer un uso razonable para la visualización de las imágenes. Mucho depende de esto último.

¿Cuáles son tus metas futuras en términos de carrera? ¿Cómo han reaccionado los potenciales empleadores a tu proyecto digital?

CS : Actualmente soy Academic Technologist for Instructional Technology en el Carleton College, y realmente disfruto desempeñando un papel donde puedo colaborar con profesores y estudiantes en proyectos de investigación y curriculares. Me veo continuando una trayectoria donde pueda mezclar mis intereses en pedagogía digital crítica, investigación en humanidades y tecnología. Cómo sea eso exactamente dependerá mucho de cómo las universidades y centros inviertan, estructuren y apoyen el trabajo digital en el futuro. Hasta ahora, los empleadores potenciales han quedado intrigados por mi tesis digital en cuanto tal, y realmente abre un amplio diálogo sobre una gran cantidad de cuestiones clave para la historia, las humanidades digitales y la investigación digital.

¿Qué consejo darías a los estudiantes de posgrado que tratan de determinar si el digital sería un buen formato para su proyecto de tesis?

CS: Creo que volver a las preguntas de la investigación, una y otra vez, realmente ayuda a profundizar en la cuestión de si “¿es esta una buena solución?” Le planteé un argumento convincente a mi comité, indicando que mi tesis tenía que ser digital porque eso estaba ligado a los campos académicos que me interesaban. Creo que es por eso que no recibí ninguna reacción negativa. La comunicación abierta es clave: sé explícita con las personas con las que estás trabajando para calibrar las expectativas. Hacer una tesis digital es algo muy diferente del trabajo que se discute habitualmente como historia digital o humanidades digitales, porque es lo que se exige para ser acreditado en el campo. Los ideales colaborativos de las comunidades de historia digital y humanidades digitales están en tensión con el modelo existente de reconocer la tesis como el trabajo de una académica individual”.

© 2012–2013 American Historical Association

A propósito del colonialismo: tormenta en la Academia

Hay ciertas cosas que se ven venir, que se pueden predecir. Por ejemplo, si una masa de aire frío se encuentra con otra húmeda y cálida, digamos que por la alta temperatura del agua del mar, tenemos aseguradas las tormentas.  Por supuesto, la intensidad será variable, según las circunstancias climatológicas, pero la inclemencia se puede prever.

Esto ocurre también en otros ambientes, y es lo que acaba de suceder con Bruce Gilley y su “Case for Colonialism”, aparecido en Third World Quarterly, una respetable revista académica.  La sinopsis es bastante esclarecedora:

“Durante los últimos cien años, el colonialismo occidental ha tenido mala prensa. Es hora de cuestionarse esta ortodoxia. El colonialismo occidental fue, en general, objetivamente beneficioso y subjetivamente legítimo en la mayoría de los lugares donde se produjo, al menos si empleamos estos adjetivos de una manera realista. Los países que abrazaron su herencia colonial, por lo general, lo hicieron mejor que los que la rechazaron. La ideología anticolonial supuso graves daños en los pueblos sometidos y continúa frustrando el desarrollo sostenido y un fructífero encuentro con la modernidad en muchos lugares. El colonialismo puede ser recuperado hoy por Estados débiles y frágiles de tres maneras: reclamando modos coloniales de gobierno; recolonizando algunas áreas; y creando nuevas colonias occidentales desde cero”.

El colonialismo, pues, habría reportado beneficios en lo tocante a una administración racional, la tecnología agrícola, la salud pública y el reconocimiento de los derechos de las mujeres, entre otros aspectos. Pero, apesar de tales ganancias -supuestas o reales-, a nadie extrañará que hayan proliferado las críticas, como la de Nathan J. Robinson, editor de Current Affairs, quien empieza señalando su inicial incredulidad, hasta el punto de preguntarse -y rechazar- si no se tratará más bien de una sátira al estilo Sokal destinada a probar lo normalizadas que están las opiniones abominables.  Y tampoco extrañará que, en los tiempos que corren, la repulsa haya desembocado en una petición en change.org.  Allí se dice:

“Los sentimientos expresados ​​en este artículo reflejan el desdén colonial por los pueblos indígenas e ignoran el colonialismo en curso en las naciones colonizadoras blancas. El autor reflexiona sobre “¿qué es lo que probablemente hubiera sucedido en un lugar dado, sin el dominio colonial?”. Con la conclusión racista de que los pueblos y las culturas habrían permanecido “primitivos”, apoyándose en un epíteto colonial obsceno y reductivo. El autor sugiere un retorno a la una gobernanza occidental invasiva y forzada basada en el supuesto “consentimiento del colonizado”, lo cual es una propuesta ridícula para cualquier persona que tenga una remota conciencia de la historia de las revoluciones nacionales y de los movimientos independentistas. El argumento del autor de que los pueblos colonizados «veían los beneficios de ser gobernados por un Estado modernizado y liberal» intenta validar la carga de la ideología del hombre blanco denunciada por eruditos como Gayatri Spivak en su ensayo fundacional “Can the Subaltern Speak“. Gilley recae de nuevo en su supremacismo blanco, en su llamada eurocéntrica a la “civilidad”. La idea  de que “se debe alentar a los países occidentales a mantener el poder en áreas específicas de gobernabilidad (las finanzas públicas, digamos, o la justicia penal)”  no puede ser sacado del contexto en el cual los BIPOC (“Black, Indigenous, and People of Color”) de todo el mundo son vigilados, desposeídos y asesinados por las estructuras coloniales y estatales de “justicia criminal”. Esta condescendencia también infantiliza y deshumaniza a los BIPOC al afirmar que son incapaces de autogobernarse. Esto es especialmente espantoso cuando el autor, en otra parte del artículo, saca de contexto las palabras de varios estudiosos  de color descoloniales fuera de contexto para justificar su violencia contra sus respectivas comunidades y culturas”.

Pero toda esta tormenta se podía prever, puesto que el año pasado, el profesor Gilley publicó en African Affairs un texto que sugería que incluso el autor nigeriano Chinua Achebe reconocía algunas bondades en el colonialismo.  En concreto, decía:

“El difunto escritor nigeriano Chinua Achebe fue una figura clave en el ascenso y la persistencia de la ideología anticolonial en África. Sin embargo, en su obra final, Achebe hizo una declaración clara sobre los legados positivos del colonialismo, alabando el proyecto británico de formación del Estado y construcción de la nación en la cuenca baja del Níger. Un estudio cuidadoso de sus escritos y comentarios desde 1958 hasta su muerte en 2013 muestra que Achebe nunca fue una mera  figura anticolonial, tal como mayoritariamente se ha asumido, y que su aparente cambio podría ser leído como la culminación de una meditación de toda una vida sobre la historia y la política africana . Las opiniones finales de Achebe tienen importantes implicaciones paradigmáticas para el conocimiento relevante sobre la formación de la identidad nacional y la construcción del estado en África hoy en día”.

Más aún, este mismo verano nos anunció la razón por la que iba a abandonar la Political Science Association (APSA), de la que era miembro. Habiendo propuesto un papel sobre “Viewpoint Diversity in Political Science”  en la conferencia anual de dicha asociación, y habiendo sido rechazado sin que a su juicio hubiera suficientes motivos, no le quedaba otro remedio que darse de baja. El panel, ciertamente, se inspirada en el volumen Passing on the Right. Conservative Professors in the Progressive University (Oxford UP), un volumen en el que Jon A. Shields y Joshua M. Dunn (cuya participación también se proponía) ahondan en los inconvenientes de ser minoría “conservadora” frente al dominio “liberal” en el mundo académico, así como sus ventajas (descubrirían preguntas e interpretaciones más originales).  En suma, Gilley denunciaba la falta de diversidad política de la APSA o, dicho de otro modo, la abrumadora presencia de enfoques izquierdistas en dicha reunión anual, dominada por su santísima trinidad: sexismo/feminismo, racismo/privilegio blanco y orientación sexual/homo/transfobia. Todo lo cual no sería sino el traslado de lo que ocurriría en la APSA, que se habría convertido en algo apenas distinguible del Partido Demócrata y de su extrema izquierda.

Pero volviendo al principio, hay que decir que hay alguna cosa extraña más. Lo es, por ejemplo, que en el consejo editorial de la revista que publica a Gilley estén Noam Chomsky, un inveterado crítico del imperialismo, y Vijay Prashad, de semejante perfil. Claro que este último ha reconocido que vio el artículo antes de publicarse, cosa normal, y que no está de acuerdo con su contenido. Ahora bien, como dice el antecitado Nathan J. Robinson, ¿cómo es que la revista pensó que un ensayo que sugiere que los belgas deben recolonizar el Congo es una contribución útil al discurso académico?

Llegados a este punto, reconozcamos que Gilley no es un extremista -él se proclamaría heterodoxo-, pero que en tiempos de Trump todo es posible!

La historiografía europea en los EE.UU.

El nuevo presidente de la AHA, Tyler Stovall, escribe un muy interesante artículo en  Perspectives on History sobre “A Continent among Continents: European History Today“.  La reflexión resulta significativa no tanto por la tendencia que describe -el declive de la historiografía europeísta- cuanto por las razones que la explican -que tienen que ver con el cuestionamiento de la idea de Europa y sus metarrelatos universalistas. Veámoslo:

“Hace unos veinte años, John Gillis publicó un destacado repaso sobre el estado de la historiografía europea en América. En “The Future of European History” ( Perspectives , abril de 1996), comenzaba observando una disminución de la asistencia a las sesiones de la Sección de Europa Moderna en la reunión anual de la AHA,  pasando luego a explora rlos  cambios en los enfoques estadounidenses sobre la historia de Europa a lo largo del XX. Examinaba  el surgimiento de nuevos temas, como el poscolonialismo y el transnacionalismo, concluyendo con una llamada a reintegrar el estudio de Europa en la historia global.

¿Dónde está el estudio americano de la historia europea una generación después, a principios del siglo XXI? La idea del declive sigue siendo potente, en cuanto a número absoluto de profesores y estudiantes y en relación con otros campos históricos. De 1975 a 2015, el porcentaje de unidades dedicadas a Europa en universidades y otros centros se redujo del 39  al 32 por ciento. Mientras que el porcentaje de los que se dedican a la historia americana creció levemente, los especialistas en historia asiática, africana y latinoamericana aumentaron mucho. El porcentaje de departamentos de historia con al menos un historiador especialista en África creció de menos de diez a más de cincuenta durante esos años.

Sin embargo, esto no es simplemente una cuestión de reequilibrio de subcampos; se produce en el contexto de la pronunciada disminución de las matriculas en los cursos de grado de historia tras la Gran Recesión de 2008. Si la matrícula aumentaba, la mayor diversidad de áreas de estudio podría hacer que no pareciera existir una crisis para un campo bien establecido como la historia europea, pero con la escasez tenemos una sensación de competencia por las matrículas de los estudiantes y las plazas docentes. Refleje o no la realidad, esta competitividad sólo refuerza la sensación de declive.

Esta descripción tiene sus límites: casi el 90 por ciento de todos los departamentos de historia tienen una especialidad definida sobre Europa. Es difícil imaginar un departamento grande que no tenga tanto especializaciones de grado como programas de doctorado en historia europea, y el campo está bien representado en las instituciones dedicadas principalmente a los estudiantes de grado. Pero la historia europea se enfrenta también a otros desafíos, en gran parte debido a la noción de “Europa” en tanto idea -de hecho, una ideología- y en cuanto localización geográfica. Muchos historiadores europeos tradicionalmente se han ganado el pan y la sal enseñando en los cursos  de nivel inferior sobre la civilización occidental, pero la idea misma de un modelo cultural universal que emana de Europa es ahora muy discutido, tanto en la profesión histórica como en el debate público.

Por supuesto, la civilización occidental tiene defensores influyentes. En una reciente columna de opinión del New York Times, David Brooks relacionó la elección de Donald Trump con el supuesto declive del curso: “Esta narración de la civilización occidental viene acompañada de ciertos valores – sobre la importancia del discurso razonado, la importancia de los derechos de propiedad, la necesidad de una plaza pública que fuera religiosamente informada pero no teocráticamente dominada. Establece un estándar sobre a qué ha de parecerse un gran estadística.  Da a gentes muy diversas  un sentido de misión compartida y un vocabulario común, estableciendo  un marco en el que se puede dar la discusión política y, lo que es más importante, ofrece un conjunto de objetivos comunes.”

Más de mil lectores dejaron sus comentarios sobre el artículo, uno de los cuales respondió: “Mucha gente está luchando por los verdaderos valores de la civilización occidental. Pero ya no nos dejamos engañar por las proclamas de hombres blancos ricos que construyeron sus imperios sobre las espaldas de los “otros” y cuyo sistema de valores incluyó “la carga del hombre blanco“, cometiendo genocidio contra las Naciones Originarias, aportando la esclavitud y el apartheid”. La insatisfacción con la noción de Europa como fuente de valores universales no se limita a la academia.

Los cursos de civilización occidental y de historia europea no son lo mismo, pero el debate sobre la naturaleza y el futuro de los primeros es relevante para cargarnos de razones para enseñar los segundos. Los historiadores profesionales han jugado un papel importante en desafiar el canon de la historia europea. En Provincializing Europe (2000), Dipesh Chakrabarty exploró las formas en que las ideas universalistas sobre la modernidad y el progreso derivadas de la experiencia europea formaron y distorsionaron la historia de la India. Para Chakrabarty, Europa es una idea más que un lugar.

Para algunos, sin embargo, esta crítica está en consonancia con la opinión de que la historia europea (y en cierta medida toda la historia) es el estudio de los hombres blancos muertos. El estudio de Europa carece supuestamente de diversidad y de temas multiculturales. (Tal vez no sea casualidad que una excepción importante a esta supuesta regla, la historia de los judíos europeos y del Holocausto, siga siendo uno de los temas más interesantes de la historiografía europea, tanto para los estudiantes como para el público). A medida que la población norteamericana se ha hecho más diversa, con un gran número de inmigrantes procedentes de Asia, América Latina y África, así como sus descendientes, la idea de Europa como predecesora y crisol cultural de los Estados Unidos parece haberse vuelto menos atractiva.

Hoy, la visión tradicional de Europa no resuena en la mayoría de historiadores americanos del campo, en parte porque nuestra investigación y escritura nos guían hacía las historias nacionales. Irónicamente, muchos de nosotros enseñamos historia europea. He impartido estos cursos durante muchos años, y uno de mis favoritos ha sido el de a historia de Europa del siglo XX. Sin embargo, nunca he asistido a un congreso sobre historia europea. En cambio, voy a los dedicados a la historia de Francia. Sólo en nuestro país hay tres sociedades académicas dedicadas a la historia de Francia, y estar al día con todas ellas es un desafío. En contraste, hay pocas organizaciones que reúnan a  estudiosos que estudien diferentes países europeos. Las perspectivas transnacionales de la Europa moderna a menudo hacen hincapié en las comparaciones con el mundo colonial o los Estados Unidos, en lugar de con otros países europeos.

Así las cosas, la idea de que “Europa” representa un enfoque teleológico universalista de la historia moderna encuentra poco apoyo entre las historiografías europeistas. De hecho, podemos encontrar las críticas de Chakrabarty a la modernidad normativa dentro de la historiografía europea. Los debates entre los historiadores alemanes acerca de la tesis del Sonderweg  -según la cual la “desviación” moderna de Alemania de los caminos verdaderos de las modernidades económica británica  y política francesa condujeron al triunfo del Estado nazi- son un ejemplo de ello. Entre los historiadores americanos de Europa, por tanto, hay poco apoyo a la noble idea de que “Europa” establece el estándar para la modernidad y sirve como faro.

En términos generales, los americanos que escriben actualmente sobre o estudian historia europea han hecho grandes progresos en responder a críticas pasadas y abrazar nuevas perspectivas. Lo más destacado es que las historias de los imperios europeos y de los regímenes coloniales constituyen ahora una parte central de la disciplina de la historia. En mi propio campo, los historiadores están explorando cada vez más hasta qué punto Francia es una nación global y no simplemente europea. Los historiadores europeos también han dedicado más atención a las cuestiones de la diferencia racial, no sólo en la era moderna, sino también en la Europa antigua, medieval y moderna temprana. Dado que esta parte del mundo dio origen al Estado-nación moderno, los académicos están tratando de determinar cómo los enfoques transnacionales implican un análisis crítico y comparativo de la nación en lugar de simplemente descartar que se siga investigando sobre ella.

Al mismo tiempo, los dedicados a Europa, al igual que otros historiadores, han tenido que adaptarse a una nueva era de escasez en el empleo de docentes y de ofertas departamentales. Los trabajos siguen siendo pocos, y muchos departamentos buscan a alguien que pueda enseñar a la vez  historia europea y otros campos, geográficos o temáticamente definidos. Pocos departamentos de historia pueden permitirse el lujo de emplear a múltiples especialistas en las naciones europeas modernas  (como estudiosos de los Tudor / Estuardo y de la  Gran Bretaña moderna) y a  historiadores antiguos y medievales. Para los estudiantes de grado, esta brecha será llenada en cierta medida por profesores a tiempo parcial, pero para los estudiantes de posgrado, la escasez de profesores amenaza tanto la calidad de su educación como sus futuras perspectivas de trabajo. Muchos tendrán éxito, como en el pasado, desarrollando especialidades temáticas en campos como el género, el medio ambiente y la historia digital, abriendo oportunidades no necesariamente relacionadas con sus especialidades de investigación europea.

Por último, la forma de la historiografía americanista de Europa durante el siglo XXI vendrá determinada en gran medida por la forma misma de Europa en la era contemporánea. La historiografía del siglo XX fue moldeada por las dos guerras mundiales, la Guerra Fría y la descolonización. La Segunda Guerra Mundial a menudo sigue siendo el punto culminante de los cursos generales sobre Europa. Los retos del siglo XXI, incluyendo la globalización, la integración europea, la inmigración y el populismo político, sin duda seguirán atrayendo a los estadounidenses hacia el estudio de la historia europea, llevándolos de nuevo a buscar en su pasado ideas sobre problemas contemporáneos”.

 © 2017 American Historical Association

La historia del libro: una perspectiva general

Como en ocasiones anteriores, abandonamos las novedades bibliográficas para reproducir un breve texto aparecido en el número de octubre de Perspectives on History.  Se titula “Book History: A Perspectives Quick Study” y se debe a Stephanie Kingsley:

“Un  mapa de Europa se extiende a través de la pantalla del ordenador. . . tierra verde, océano azul , topografía ligeramente enfatizada. . . algo que hemos estado acostumbrados a ver desde la guardería. Una línea de tiempo se cierne sobre el mapa; comienza en 1450. Arrastramos un botón a lo largo de la cronología y de repente un nodo rojo aparece en la pantalla, en Mainz, Alemania: la Biblia Latina, impresa por Johann Gutenberg alrededor de 1455. Seguimos arrastrando y aparecen más nodos rojos, cada uno indicando la primera obra impresa por una imprenta a medida que la tecnología se propaga por la Europa del siglo XV. Otros nodos van apareciendo: azules para las universidades, amarillos para las fábricas de papel, negros para los conflictos, entre otros. Es el Atlas of Early Printing , un proyecto digital de la historia del libro diseñado como herramienta para la enseñanza de la expansión de la imprenta en Europa junto a sus contextos socioeconómicos.

 De NYC Wanderer (Kevin Eng) - originally posted to Flickr as Gutenberg Bible, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=9914015

De NYC Wanderer (Kevin Eng) – originally posted to Flickr as Gutenberg Bible, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=9914015

En la era digital, puede parecer pasado de moda formarse en un campo llamado “historia del libro.” Pero la comunicación es vital para entender la cultura y la experiencia humanas, sin importar la hora o lugar. En su discurso de apertura en la conferencia de 2015 de la Society for the History of Authorship, Readership, and Publishing (SHARP)), Leslie Howsam define la historia del libro como una “forma de pensar acerca de cómo las personas han dado forma material a los conocimientos y los relatos”, así como sobre “cómo las fuerzas dentro de los medios culturales de una época han actuado sobre… los autores y compiladores”. Durante gran parte de la historia humana, el libro impreso ha sido un importante medio de comunicación, y su estudio ha producido datos valiosos sobre el pasado. Ahora, el interés en las culturas no occidentales y el auge de las tecnologías digitales han complicado el asunto del “libro” y han provocado la expansión del campo para incluir todas las formas de comunicación a través del tiempo y el espacio. Del reciente trabajo de Matthew Kirschenbaum sobre los procesadores de texto a la investigación de Ian Milligan sobre las redes sociales, cada uno de los variados registros que los historiadores deben estudiar presenta su propia y única “materialidad”. Nuestro entorno de comunicaciones-saturadas hace del presente un momento que obliga a participar este campo dinámico.

“La historia del libro” es un concepto ampliamente impugnado y en constante desarrollo. Surgió a partir de dos escuelas de pensamiento, las cuales se centraron en el libro dentro de la cultura occidental: la bibliografía analítica anglo-estadounidense del siglo XIX, que examinaba las características físicas de los libros para sacar conclusiones sobre su producción; y los estudiosos franceses de  la “histoire du livre”, que en la década de 1960 comenzaron a utilizar una lente socioeconómica para estudiar las tendencias generales en la publicación, la escritura y la lectura. En 1982, Robert Darnton argumentó en su influyente ensayo “What Is the History of Books?” [“¿Qué es la historia del lbro?”] que la historia del libro es la investigación que tiene que ver con cualquiera de las etapas de la vida de una obra, del autor al editor pasando por el impresor, el librero y el lector. Desde entonces, los estudiosos han debatido sobre en qué medida centrarse en las características físicas de los libros frente al estudio de las tendencias en el mercado del libro, la autoría y la lectura. Sin olvidar que también ha sido controvertido el asunto del papel desempeñado por el contenido en la historia del libro .

gaceta-2014
“¿Qué es la historia del libro?” Una revisión, La Gaceta nº 526, 2014 (2007).

Muchos historiadores del libro utilizan un enfoque integrado, examinando textos materiales y pruebas externas, tales como la correspondencia autor y los registros del editor. Elizabeth Yale (Univ. of Iowa Center for the Book), por ejemplo, examina los papeles del naturalista inglés del siglo XVII John Aubrey para aprender acerca de su actitud hacia la preservación de materiales manuscritos: él anotaba manuscritos y libros científicos de la temprana modernidad, usándolo para añadir sus propios detalles acerca del mundo natural. Al mismo tiempo, Yale examina la correspondencia de Aubrey para aprender acerca de la forma en que compartía sus propios documentos con otros naturalistas y con el Ashmolean Museum (fundado en 1683). Yale sostiene que los primeros naturalistas modernos, reconociendo el valor póstumo de sus trabajos intelectuales para la ciencia, comenzaron la práctica de dejar los documentos personales en un repositorio institucional, y Aubrey fue uno de los primeros contribuyentes al Ashmolean. Sin embargo, su distribución azarosa de esos papeles entre los amigos y el museo, así como las preocupaciones que expuso por escrito sobre una transferencia segura, demostró tanto entusiasmo como dudas sobre los archivos institucionales.

Susan Allen, de la California Rare Book School, también utiliza un enfoque integrado para investigar la estabilidad económica y política de las imprentas americanas coloniales para comprender mejor su papel en el discurso político colonial. “El coste del papel era el mayor gasto de capital a la hora de dirigir sus negocios”, dice Allen. Sin embargo, dado que han sobrevivido muy pocos registros de editores de este período,  Allen ha tenido que basarse en estimaciones sobre la cantidad de papel que las imprentas utilizaban en sus publicaciones para extraer conclusiones sobre su seguridad financiera. Partiendo de la cantidad de papel utilizado en las copias que se conservan de aquellos periódicos, y del conocimiento acerca de los tamaños de la edición estándar en la época, Allen establece las imprentas que utilizaban más papel y, por tanto, tenían probablemente más capital. Al mismo tiempo, examina el contenido de estos documentos para aprender acerca de las tendencias políticas de las imprentas.

Los historiadores del libro también utilizan cada vez más este enfoque integrado para estudiar textos materiales más allá del mundo occidental. La llegada de las historias globales y transnacionales y de becas para trabajar sobre Asia, África y Europa del Este en los últimos decenios ha cambiado el enfoque de los historiadores sobre la noción de “libro”. En 2012, Elizabeth le Roux escribió en la revista Book History que, aunque la historia de la imprenta en África comienza con el colonialismo, la región tiene “una historia textual que tiene alrededor de un millar de años más”. Ella repasa el trabajo reciente sobre textos Ajami -obras manuscritas en lenguas africanas escritas en árabe se produjeron ya en el siglo XI- para mostrar cómo el examen de la producción textual en África puede desafiar el supuesto estándar de que la sociedad progresa “de la oralidad a la escritura y luego a lo impreso”.

A medida que la idea de libro se expande en términos de medio y geografía, las metodologías de la historia del libro continúan evolucionando. La tecnología digital ofrece todo un conjunto de nuevas herramientas con las que historiadores del libro pueden acercarse a su oficio. El Atlas of Early Printing es un ejemplo de un proyecto de historia del libro digital que implica el cartografiado, una tendencia creciente en el campo. Las herramientas digitales también permiten a los historiadores del libro contestar a preguntas que antes no tenían respuesta. Por ejemplo, la tecnología de imagen visual permitió a los investigadores para leer el texto original del Palimpsesto de Arquímedes, una copia del siglo X de una obra de Arquímedes de Siracusa que los monjes en el siglo XIII borraron y sobre la que sobrescribieron.

La tecnología digital también crea oportunidades para mejorar la forma de catalogar los libros del mundo. Los actuales esfuerzos de desarrollo del English Short Title Catalogue (que permite a los usuarios buscar registros de los libros impresos en el mundo de habla inglesa entre 1473 y 1800) permitirán obtener información de otras bases de datos y permite a los investigadores añadir información a los registros.

La historia del libro es un enfoque académico útil para cualquier disciplina que se haya comunicado usando de textos, es decir, para todas las disciplinas. Para los historiadores, que se ocupan de la recuperación del pasado, la historia del libro ofrece herramientas para comprender cómo las culturas pasadas procesan nuevas ideas y conocimientos. “Te proporciona ciertos tipos de información que no se pueden conseguir de otra manera”, dice Anthony Grafton (Princeton Univ.). “Si uno está buscando intelectuales del pasado que creían que la mayor parte del conocimiento estaba en los libros y puede entender en detalle la forma en que leían sus libros, entonces tiene una ventaja interpretativa.”

También es vital para empezar a ver los libros como artefactos en lugar de simplemente como portadores de contenido. Como David Vander Meulen (Univ. De Virginia) dice, “el mundo se llena de vida” cuando se mira de cerca el libro mismo y dedicas un tiempo a aprender sobre su producción. Los textos materiales acarrean la evidencia de transacciones de intelectuales, no sólo en su contenido sino en la forma en que se construyen, distribuyen y leen. En un mundo en el que las formas materiales del texto y los modos de comunicación están en constante flujo, el conocimiento de lo que hubo previamente, obtenido mediante una mentalidad histórico-libresca, puede ayudar a los historiadores a entender mejor el pasado y el presente”.

Fuente: Stephanie Kingsley, “Book History: A Perspectives Quick Study”, Perspectives On History (Octubre, 2016).

cc   Creative Commons. Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional (CC BY-NC-ND 4.0)

Les Rendez-vous de l’histoire (2016)

Como en años anteriores, y puntual a su cita, llega en estos primeros días de octubre el festival francés por excelencia dedicado a la historia: Les Rendez-vous de l’histoire, cuyo motivo este año es el de “Partir“.

partir

Como es sabido, dicha celebración dura cuatro días (de jueves a domingo), durante los cuales hay distintas actividades: una enorme muestra bibliográfica dedicada a la materia (el “grand salon du livre d’histoire”); centenares de debates con participantes de todo tipo; un amplio ciclo cinematográfico, con presencia de realizadores, críticos e historiadores; así como otras manifestaciones: “expositions, cafés historiques, découvertes gastronomiques (dîners historiques), spectacles”.

Este año, la conferencia de “apertura” (titulada “Leave”) está centrada en la economía -que tiene mucho peso en esta edición- y corre a cargo de Jean Pisani-Ferry, Comisario General de France Stratégie, con larga trayectoria como asesor del Ministro de Economía (1997-2000), vicepresidente del Consejo de Análisis Económico (2001-2002) y director del grupo de reflexión europeo Bruegel.

rvlh

Tras la apertura, comienzan las actividades, un auténtico sinfín, aunque la inauguración oficial tiene lugar el viernes, a cargo de Jean-Noël Jeanneney, presidente del comité científico del  Rendez-vous de l’histoire. Y ese mismo día tiene lugar la conferencia propiamente “inaugural” del encuentro: “Partir : le propre de l’homme depuis 2 millions d’années”, a cargo de Pascal Picq, paleoantropólogo del Collège de France.

El festival cierra con una conferencia titulada “Partir : entre droit et nécessité”, a cargo de Michaëlle Jean, secretario general de la Francophonie y presidente del festival, quien como tal departirá en los siguientes términos:

“Cada vez que tratamos el tema de la salida y el origen de las migraciones, debemos tener en cuenta que “circular libremente, la elección de la residencia dentro de un Estado, salir del país y regresar a él, buscar y recibir asilo en otros países”, enfrentándose a situaciones de inseguridad grave y amenazante, a la represión, a la persecución, a la guerra, a los conflictos, a la pobreza extrema o a los desastres naturales y al clima, son derechos fundamentales a los que todo hombre y toda mujer tiene derecho en todo el mundo en nombre de la Declaración universal de los derechos humanos del  hombre de 1948 .

Al abordar este tema de la salida también hemos de tener en cuenta una nueva realidad: según el Alto Comisionado para los Derechos Humanos, las guerras, los conflictos y la persecución han generado el mayor número – jamás observado en la historia moderna – de personas que buscan refugio y seguridad, con 59,5 millones desarraigadas a finales de 2014. En el mundo, uno de cada 122  seres humanos es ahora un refugiado, sea un desplazado interno o un solicitante de asilo. Si esta población se correspondiera con ala de un país, ocuparía el lugar número 24 del mundo.

Compuesta de 80 Estados y gobiernos de los cinco continentes, constituida a la vez como lugar de partida, de tránsito y de acogida, la Francofonía está en el centro de todos estos desafíos y emergencias. Y es en el cruce de esta movilidad voluntaria y de este exilio forzado como rinde servicio al desarrollo humano, sostenible cultural y económicamente, al servicio de la paz, la justicia, los derechos humanos y las libertades”.

En fin, si estas palabras les parecen francamente “gubernamentales” y carentes de autocrítica, recomiendo como contrapunto la lectura de “L’héritage colonial de la francophonie“, un texto que Abdelkader Kherfouche publica anticipándose a la cumbre de la Francofonía del próximo noviembre.

Tercera edición del 900fest: le colpe e la storia

Para quienes no lo conozcan,  este “Festival Europeo di Storia del 900” –como señalan sus impulsores–  “surgió en 2014 del esfuerzo mancomunado de diversas asociaciones [con particular referencia a la modesta Fondazione Alfred Lewin, sita en la localidad de Forlì, en la Emilia-Romagna, que se encarga de la organización] a partir de la visión común de la necesidad de una constante profundización histórica, acompañada de un trabajo sobre la memoria, sobre lo ocurrido en el siglo pasado en Europa.

900fest-2016

Por tanto, este festival de la historia tiene como objetivo convertir ese territorio [Forlì] en una referencia nacional e internacional, haciendo de él  un lugar de reflexión, de encuentro y de estudio de las dictaduras, el totalitarismo y la democracia, recordando también el fuerte compromiso político que la Romagna mostró a toda Europa, desde el Renacimiento y posteriormente con la irrupción de la cuestión social.

El Festival pretende convertirse en un evento histórico y cultural de nivel internacional, a realizar anualmente en cooperación con las instituciones.

Las jornadas del festival quieren ser un punto de encuentro y discusión, no sólo para la población de la Romagna, siendo conscientes de  que esta zona sigue representando una referencia obligada -histórica y simbólica- para la historia del fascismo y para una reflexión sobre las dictaduras”.

Añádase a ello que el director es Marcello Flores (Università di Siena), a su vez  director de la red INSMLI (Istituti per la storia della Resistenza e della società contemporanea in Italia).

Con esos mimbres, el festival llega a su tercera edición. La primera se dedicó en 2014 a  “Guerre, totalitarismi, democrazia”; al año siguiente, la segunda tuvo como motivo “Donne nei totalitarismi”; y así llegamos a la que tendrá lugar a primeros de octubre, cuyo motivo es la culpa -“Le colpe e la Storia”-, que se inaugura con una conferencia de Tzvetan Todorov sobre “La Rivoluzione d’Ottobre e gli artisti”. A partir de ahí, y como ha señalado su director, “se hablará del nazismo, del fascismo, con especial atención al colonialismo italiano y a cómo la historia y la memoria de aquella vicisitud ha sido transmitida; también se discutirá sobre la culpa, la justicia y el castigo; de la posibilidad del encuentro más allá de la culpa, del sentido de culpa del superviviente, de los monumentos a la culpa en Alemania, pero también de los procesos de remoción y de autoabsolución”.

Videojuegos e historia pública

Robert Whitaker, investigador y profesor en el Centro Waggonner de la Louisiana Tech University, publica en el primer número de 2016 de Perspectives on History un breve titulado “Backward Compatible: Gamers as a Public History Audience“. Como pronto se verá, Whitaker es un apasionado de los videojuegos, aunque sus investigaciones, como él mismo indica, se centran en “Europe, empire, international crime and policing” y su actual proyecto trata sobre “Policing Globalization: The Imperial Origins of International Police Cooperation, 1918-1960”.

Pues bien, hace algo más de un año publiqué en esta bitácora un interesante texto de Nicolas Trépanier sobre cómo enseñar historia con videjuegos, sin que desde entonces hubiera vuelto sobre el asunto.  A mi modo de ver, el texto de Whitaker, con distinta orientación, incide sobre asuntos semejantes y merece atención. Veamos la traducción:

01-16_Cover

“Nos sería difícil encontrar una audiencia pública tan amplia y tan interesada ​​en la historia como los jugadores de videojuegos. Los juegos con escenarios históricos constituyen algunos de los títulos de videojuegos más populares, sobre todo en los géneros de acción-aventura y estrategia. Por otra parte, los jugadores suelen utilizar herramientas de desarrollo para añadir o mejorar el material histórico en juegos lanzados anteriormente (llamados modificaciones o mods). Sin embargo, este entusiasmo por la historia a menudo carece de toda conexión con la investigación histórica. La mayoría de los estudios de desarrollo de juegos utilizan la historia como mera fachada, y los pocos estudios que investigan el pasado a menudo utilizan equipos de investigación entre los que no hay ningún historiador profesional. Los jugadores que crean modificaciones basan sus adiciones en una lectura rápida de la Wikipedia en vez de usar ese lugar decididamente menos agradable para el gamer que es la biblioteca. ¿Debemos suponer que esta falta de conexión entre los jugadores y la academia significa que los jugadores carecen de interés por el trabajo de los historiadores, o podríamos verlo como derivado de  la ausencia de una manera convincente para ofrecer formación a los jugadores?

Me he estado peleando con esta cuestión durante los últimos tres años. Como jugador e historiador, siempre he buscado oportunidades para unir los dos campos. He admirado muchos de los videojuegos históricos que he jugado, pero sentía que una crítica bien informada podría mejorarlos en gran medida. También creía que la popularidad de los juegos históricos supondría que los propios jugadores darían la bienvenida a este tipo de análisis. Empecé a probar estas teorías en el otoño de 2012 con una serie de ensayos sobre los videojuegos históricos para el sitio web Not Even Past. Disfruté escribiendo esos ensayos, pero quedé frustrado por mi incapacidad para describir con precisión para mis lectores la experiencia de jugar a estos juegos, en particular para los académicos sin experiencia de juego. Al mismo tiempo, quería ofrecer a los jugadores no académicos el mejor análisis histórico posible. Sabía que a pesar de mis años de estudio no había manera de que pudiera discutir con autoridad sobre  todos los temas históricos tocados en estos juegos.

hr

Dudé constantemente sobre qué hacer con estos problemas a lo largo del verano de 2013, hasta que me decidí por la idea de intentarlo con la  serie de vídeos “let’s play” con historiadores, que se llamaría History Respawned. “Let’s play” es un género popular de video por internet en el que los jugadores transmiten imágenes de sí mismos jugando a un juego mientras proporcionan los comentarios. Estos vídeos ofrecen a los espectadores un excelente sentido de la experiencia del juego, pero a menudo carecen de análisis crítico. Decidí que iba a capturar imágenes de mí mismo jugando videojuegos históricos, y luego superponer esas imágenes con una conversación grabada con un experto histórico sobre el período de tiempo en cuestión. Mi objetivo era proporcionar al espectador la información de fondo sin despreciar por completo el uso que el juego hace de la historia, y manteniendo la conversación en un nivel que fuera accesible a un público amplio. Además, decidí enfocar la serie en los títulos de videojuegos más populares con el fin de dar a mis videos el mayor impacto posible.

La salida de Assassin’s Creed IV: Black Flag en noviembre 2013 me brindó una excelente oportunidad para poner estas ideas en práctica: el juego estaba bien revisado por la crítica y era muy popular entre los jugadores, y se ocupaba de la llamada edad de oro de la piratería, un período de la historia constantemente envuelto en el quívoco público. No obstante, cuando salió el primer video de History Respawned sobre Assassins Creed IV,  con Bryan Glass (Texas State Univ.), me preocupaba que el público de los juegos encontrara el contenido demasiado académico o que les disuadiera la duración del vídeo (46 minutos: rápido para las normas académicas; un tostón para cualquier otra persona). Bryan y yo sentimos que sería una suerte increíble si el vídeo recibiera unos pocos centenares de visionados. En su lugar, el episodio tuvo la reacción exactamente opuesta. No sólo la respuesta a la demostración fue abrumadoramente entusiasta, sino que la sección de comentarios del video se llenó con la gente esperando que los episodios futuros fueran más largo e incluyeran un análisis histórico más profundido. El vídeo se vio más de 11.000 veces en tres semanas y apareció en varios sitios web de videojuegos prominentes, incluyendo Gamasutra, Kotaku, Machinima, PC Games y Rock Paper Shotgun.

Los comentarios al primer vídeo (más de 200, entre YouTube y otros sitios) reveló dos cosas que yo había sospechado durante mucho tiempo. En primer lugar, los jugadores aman los ambientes históricos, pero quieren saber si son exactos. En segundo lugar, que siempre que sea posible quieren aprender de los historiadores profesionales sobre la exactitud de la historia incluida en el juego. La repentina aparición de unos historiadores discutiendo sobre videojuegos en YouTube hizo que algunos espectadores lo vieran inmediatamente como algo sospechoso. Un comentarista en Reddit se preguntó si los expertos de la serie eran historiadores profesionales en activo  o bien se autoproclamaban “historiadores”. En lugar de tomar esta respuesta como un insulto, lo vi como una señal alentadora. Me confirmó que muchos jugadores no estaban dispuestos a aceptar el conocimiento histórico de cualquiera, y que la experiencia histórica genuina estaría valorada mientras fuera ofrecida de tal manera que los jugadores pudieran consumirla cómoda y fácilmente.

Assassin's_Creed_IV_-_Black_Flag_cover

Historia respawned ahora incluye 17 videos que cubren diferentes períodos de tiempo y temas históricos. A través de sus entrevistas con historiadores profesionales, la serie ha a los jugadores el trasfondo sobre la piratería en el siglo XVIII (Assassin’s Creed IV: Black Flag), las dinastías del Japón feudal (Total War: Shogun 2), la esclavitud en el Caribe (Assassin’s Creed: Freedom Cry ), la vida cotidiana en el Bloque del Este (Papers, Please) y la memoria impugnada de la Revolución Francesa (Assassin’s Creed: Unity). A pesar de esta amplitud histórica, la serie sólo ha arañado la superficie del contenido histórico presente en los videojuegos. Hay docenas de juegos de historia no occidentales que la serie todavía tiene que abordar, así como una serie de antiguos videojuegos históricos que deben ser considerados, ya que siguen siendo populares y relevantes a pesar de su edad. Por otra parte, ha habido espectadores de la serie que han insistido en incluir un conjunto más diverso de historiadores y de enfoques históricos para el análisis de la serie. Este asunto fue un importante punto de interés cuando participé en un panel sobre la historia y los videojuegos en marzo de 2015 en PAX East, una de los mayores conferencias anuales de videojuegos en el mundo. Hablando con mis compañeros de mesa y con el público, estuvimos de acuerdo en que los que participan en los videojuegos -desarrolladores, críticos y jugadores- necesitan hacer más para animar a los desarrolladores de juegos a contar historias que vayan más allá de los sujetos o temas angloamericanos populares. Este punto parece particularmente apremiante para la comunidad de videojuegos, tan a menudo plagada de racismo y sexismo.

En esta última cuestión es donde creo que los historiadores están en condiciones de prestar su ayuda. Los desarrolladores de juegos y jugadores que conocí en la PAX quieren juegos históricos que no sólo sean convincentes, sino también precisos y diversos. Además, estos dos grupos a menudo son los primeros en admitir que carecen de los conocimientos necesarios para hacer estos juegos. Creo que los historiadores que persiguen esta audiencia no sólo encontrarán una recepción entusiasta, sino que también pueden salir con nuevas herramientas para contar nuevos tipos de narrativas históricas interactivas. Sin embargo, si los historiadores quieren llegar a esta audiencia han de ir a donde está actualmente localizada. Perspectives on History (noviembre de 2014) publicó un ensayo en el que James Grossman y Jason Steinhauer pedían la aparición de “comunicadores de historia” que ayudaran a traducir la investigación histórica para el público. Estoy de acuerdo en que nuestro campo necesita traductores para ayudar a que el público entienda y aprecie nuestro trabajo, pero estos traductores han de usar los medios adecuados para asegurarse de que el mensaje se escuche. El público del juego pueden estar interesado ​​en el pensamiento intelectual, pero muy rara vez está interesado ​​en los ropajes tradicionales (tales como libros, revistas o periódicos) de ese pensamiento. Necesitamos comunicadores que estén dispuestos a comprometerse con el público, pero también que sean capaces de utilizar esos medios del siglo XXI con los que el público se involucra. Creo que los videojuegos demostrarán ser uno de los medios más populares del siglo XXI, y también que es hora de que los historiadores participar activamente en ese medio y su público”.

cc

Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

El Congreso de la AHA (2016)

Como viene siendo habitual, principiamos el año con una cita obligada: el 130th Annual Meeting de la AHA, la gran organización de los historiadores americanos, que en esta ocasión reúne a los suyos en la ciudad de Atlanta, entre los días 7 y 10. El programa es tan denso como siempre, y tiene un motivo acorde con los tiempos: “Global Migrations: Empires, Nations, and Neighbors”. En total, participan más de 1.500 académicos y medio centenar de organizaciones asociadas.

aha2016

No obstante la fecha de inicio, la actividad comienza ya este miércoles 6 con una maratoniana sesión dedicada al ya célebre THATCamp (The Humanities and Technology Camp), esa abierta e informal
“unconference” que acopia a humanistas y tecnólogos de toda suerte y condición que departen e intercambian experiencias y opiniones. Por otro lado, con esta empiezan las muchas actividades que se dedican a la historia digital.

A partir de ese momento, el jueves 7 se desarrolla la American Historical Association Awards Ceremony, mientras el jueves 8 destaca la American Historical Association Presidential Address, momento en el que se despide la actual presidenta, Vicki L. Ruiz, dejando paso a au sucesor, Patrick Manning, de la University of Pittsburgh, precisamente uno de los pioneros de la llamada historia global (y también de la digital).

Digamos, además, que al margen de lo que se puede esperar, hay mucho “Tuning” educativo en esos cuatro días, a partir de la experiencia europea, como se puede comprobar buscando en el programa en línea.

iconos-sesiones

En cuanto a los objetos relativos a las Españas y el hispanismo, un sinfín de actos de todo tipo, desde la sesión del jueves 7 dedicada a “Military-Industrial Toxins from World War II to the Palomares Semicentennial” hasta la última de las dos sesiones que organiza la Association for Spanish and Portuguese Historical Studies.  Aunque lo que interesa sobre todo es Latinoamérica, como se puede observar en las amplias actividades que caben en el simposio  “Conference on Latin American History“.

Y no lo olviden, hay una app para seguir el Congreso y sus variopintas actividades.

Feliz año nuevo!

Vicki L. Ruiz: El poder de la historia pública

Para nuestra desgracia, y la de Europa en general, la historia pública no es entre nosotros una área plenamente reconocida. No quiere decir que no participemos circunstancialmente en tales proyectos, pero a nuestra manera y sin que ello haya constituido un campo de especialización y de trabajo habituales. Para no cansarles sobre lo que supone y sobre su potencial, remitiré, por ejemplo,  a un reciente evento sobre el asunto, a la web de la Historical Association, a uno de los estudiosos europeos más reconocidos, Serge Noiret, y a su blog Digital & Public History.

Con todo, el motivo de esta entrada es el estimulante artículo titulado “The Power of Public History” que la nueva presidenta de la AHA, Vicki L. Ruiz, presenta en el Perspectives on History de febrero. Dice así:

Cover feb 2015

“La próxima vez que estén en Atlanta (…), les animo a visitar el National Center for Civil and Human Rights. En el museo, tomen asiento en una réplica de la barra del Woolworth (Woolworth’s lunch counter) que fue lugar de las sentadas de Greensboro, Carolina del Norte, en febrero de 1960. Pónganse los auriculares que se proporcionan y experimenten un ataque virtual de insultos y amenazas raciales que crecen en volumen a medida que pasan los segundos. Se sale de la exposición impactado, con un sentido visceral de lo que suponían las Jim Crow en el día a día, además de con una profunda apreciación de esos valientes jóvenes estadounidenses que ocuparon sus asientos en la historia. Abundan los ejemplos de la inmediatez histórica transmitida en exposiciones, en museos, en parques nacionales y en las calles de las ciudades, por mencionar sólo unos pocos lugares. Como innovadores y narradores, los historiadores públicos calibran y transforman la investigación  académica en experiencias viajeras para una amplia audiencia.

Sección del Woolworth, Greensboro, North Carolina, .  Smithsonian Institution National Museum of American History Licencia CC BY-SA 3.0
Sección del Woolworth, Greensboro, North Carolina. Smithsonian Institution .National Museum of American History Licencia. CC BY-SA 3.0

Aunque me falta adiestramiento formal en este campo vital, la historia pública ha afectado a mi investigación y a mi docencia a cada paso. A veces de forma intensamente satisfactoria (aunque en ocasiones frustrante), mi participación en más de 70 proyectos -entre ellos estudios temáticos para el National Park Service (NPS), exposiciones museísticas y documentales, e incluso un malogrado espacio de historia tematizada  en un parque de diversiones-  ha reforzado mi creencia en que nuestras responsabilidades profesionales se extienden más allá de los confines del campus universitario. Cada proyecto tomó vida propia, más allá del ámbito de un único consultor -una demostración más de cómo la colaboración significativa está arraigada en el respeto mutuo y los objetivos compartidos. Con esta idea en mente, ofrezco algunas pautas -en torno a la comunicación y la conciencia del público al que se destina- para considerar lo que ocurre cuando se nos presentan oportunidades para la participación pública.

Las colaboraciones significativas comienzan con el establecimiento de parámetros claros para el proyecto y su posible participación. ¿Se puede realmente dedicar el esfuerzo requerido, teniendo en cuenta los compromisos actuales? Una vez rastreé fuentes de archivo para una exposición, y todo para darme cuenta finalmente de que había sido reclutada no tanto como consultora histórica sino como asistente de investigación para el académico que escribió el catálogo de la exposición. Aunque recibí una compensación, si hubiera entendido mi papel más claramente, al menos podría haber tomado una decisión informada sobre mi participación. Pero las expectativas son un arma de doble filo: en cierta ocación decepcioné profundamente a un equipo de historia pública cuando no pude dedicar el tiempo o los viajes necesarios para el proyecto.

Para una entrevista filmada, preparación, preparación y más preparación. Solicitar las preguntas de antemano, o al menos anticiparlas. Acercarse a una sesión de grabación como si se fuera a una entrevista de trabajo, teniendo en cuenta lo que se dice y cómo se dice. Puede que sea necesario pararle los pies a quien te filma.  Más de una vez un realizador me ha dicho: “no me da el relato que necesito”. Recuérdese: se editarán sus palabras, así que esforcémonos por dar frases interesantes, declarativas, sucintas (fragmentos de sonido informados), en vez de explicaciones largas y enrevesadas que pueden dar oportunidad a alguna jugarreta inadvertida. “Me sacaron de contexto” parece una confesión particularmente amarga.

Y más importante aún, consideremos los riesgos si nos dirigimos a múltiples públicos. Hace más de 20 años, formaba parte de un trío de consultores que asistía a un joven e intrépido conservador en la tarea de actualizar los principales objetos expuestos en un pequeño museo centrado en la rica herencia agrícola de una zona (un gran surtido de viejas herramientas agrícolas adornaban la propiedad) . Durante la presentación oficial a los administradores, dicho conservador reveló ciertos planes para una sección que destacaba la vida cotidiana de los trabajadores emigrantes a principios del siglo XX, desde los modernos dormitorios individuales para hombres blancos a las más modestas viviendas para familias asiáticas y mexicanas, todos ubicados en enclaves segregados. Apretando la mandíbula, un administrador estableció la conexión entre retratar la desigualdad en el pasado y fijar la atención no deseada en la desigualdad presente: “No tendré ninguna señal de alarma sobre Caesar [sic] Sha-Vez [sic] en mi museo”. Previendo las críticas , el personal ya se había asegurado el apoyo para una representación más inclusiva de las raíces inmigrantes de la región. El conservador señaló que muchos visitantes locales tenían abuelos o padres entre los trabajadores agrícolas, y la sección resonaría en ellos de una manera que que no conseguirían las herramientas. Dejemos claro por qué nuestros asuntos de investigación constituyen el primer paso en cualquier empresa de historia pública.

Dejando a un lado directrices y advertencias, hay momentos que se presenta la chiripa. A modo de ejemplo, el propuesto  Women of the West Museum creó un espacio de posibilidades significativas. Durante el verano de 1996, aprendí mucho de mis colegas Susan Armitage, Elizabeth Jameson y Patricia Albers a medida que avanzábamos hacia una visión compartida, guiadas en el proceso por la ejecutiva jubilada de Motorola Toni Dewey y por Victor Danilov, director y presidente emérito del Museum of Science and Industry de Chicago. El ambicioso objetivo era crear “el primer museo. . . dedicado a la historia de las mujeres de todas las culturas en el oeste americano”. Las huellas intelectuales de esas reuniones de intercambio de ideas han permanecido, no solo en mi trabajo, sino también en el de aquellos que heredarían la misión del Museo. Pese a los esfuerzos incansables de Dewey, que abarcaron casi una década (incluso reclutó a cinco exprimeras damas como administradoras), nunca se materializó un museo físico, pero en 2002 su espíritu emigró al Autry National Center. Ocho años más tarde, Carolyn Brucken, responsable de la historia de las mujeres occidentales en el Autry, y Virginia J. Scharff, catedrática (regentsprofessor) de la Universidad de Nuevo México, codirigieron la exposición Home Lands: How Women Made the West, usando la cultura material para contar las historias de la vida cotidiana de las mujeres en tres diversas regiones:  el norte de Nuevo México, la cordillera Frontal de Colorado y el estrecho de Puget de Washington. En palabras de Brucken: “Las mujeres fueron responsables de convertir los lugares del oeste en hogares y lucharon por establecer quién tenía el derecho a hacer de ello un hogar”.  Al reflexionar sobre los significados de espacios domésticos, Scharff, cuyo trabajo anterior había hecho hincapié en las mujeres independientes y en el camino abierto, declaró, “Home Lands me cambió como académica”.

Como hay planes para poner en marcha una comisión del Congreso dedicada a la creación de un National Women’s History Museum, no puedo hacer suficiente hincapié en la importancia de las asociaciones de colaboración basadas en la confianza y en una misión integradora. No podemos reemplazar “el hombre universal de la historia americana. . . por la mujer universal “, como Ellen Carol DuBois y yo escribimos en la introducción a Unequal Sisters: A Multicultural Reader in U.S. Women’s History.  Más que nombres en una mancheta o mero escaparate, los estudiosos deben participar desde el principio en la planificación de programas, no figurar una vex recopilados los hechos (o en algunos casos, la ficción). En lugar de presentar una historia triunfal del progreso, tal museo debe ofrecer oportunidades para la búsqueda de diálogos sobre los conflictos, las interacciones complejas y las contribuciones de las mujeres  (me atrevería a decir como hermanas desiguales). Y hay literalmente docenas de historiadores y académicos deseosos de prestar asistencia. A nivel institucional, el National Women’s History Project  y la National Collaborative for Women’s History Sites ofrecen dos ejemplos impresionantes de asociaciones informadas y dinámicas.

Durante más de veinte años, el National Park Service ha trabajado con historiadores de todo el país para revisar relatos fechados y crear nuevos puntos de referencia. En 2011, la casa de César E. Chávez y  el recinto de Nuestra Señora Reina de la Paz de la United Farm Workers se añadieron al National Register of Historic Places, uno de los primeros sitios de tema latino no asociado con los asentamientos coloniales españoles. Otro ejemplo destacado es el dedicado a un capítulo a menudo oculto de la guerra civil americana:  el Sand Creek Massacre National Historic Site conmemora la masacre de 200 Cheyennes y Arapahoes -en su mayoría mujeres y niños- por la caballería de los EEUU. El escritor Tony Horowitz se refirió a ella como “el My Lai de su época”. A pesar de la controversia que precedió a su apertura en 2007, Sand Creek se ha convertido en un lugar de peregrinación para los indios americanos. En palabras de Karen Wilde, enlace tribal del NPS,  “uno siente que aquí hay una presencia y no un mero lugar de atracción turística”. Horowitz entrevistó a un residente que conectaba el sitio de Sand Creek a una historia más amplia: “Aquí pasó algo que nunca nadie debería hacer. Lo cual me hace preguntarme qué más pasó en nuestra historia que no nos dijeron”.  En su reciente testimonio ante la Texas State Board of Education, la distinguida historiadora Jacqueline Jones destacó precisamente este aspecto: “Les hacemos un flaco favor a nuestros estudiantes cuando limpiamos la historia de verdades desagradables. . . . A menos que les permitamos comprender las raíces históricas del aquí y ahora -y esas raíces son reconocidamente enredadas  y desordenadas -no podremos prepararlos para ser  unos ciudadanos de los Estados Unidos informados y participativos”.  Al transmitir relatos de los Estados Unidos, que incluyen eventos tales como la tragedia de Sand Creek y la valentía en la barra delGreensboro, los historiadores públicos se sitúan en la vanguardia de los conocimientos históricos y de la memoria colectiva”.

Vicki L. Ruiz es presidenta de la American Historical Association.

licencia
Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obra Derivada. 4.0 Licencia Internacional.    

 

 

Historia de las emociones

Como señalaba Juan Pro en el muy recomendable y vecino blog Imaginarios de Estado, “la nueva historia de las emociones, enmarcada en un affective turn más amplio, plantea un desafío para toda investigación histórica; y más en particular para aquellas que habían asumido un enfoque de historia cultural, a las que exige una nueva “vuelta de tuerca” en su pretensión de lograr explicaciones menos simplistas de las acciones humanas, tanto individuales como colectivas”.  Y, en efecto, ese desafío se está afrontando y ha dado lugar a un sinfín de coloquios, congresos, conferencias, cursos de posgrado y libros, algunos de los cuales se hallarán en la citada bitácora. Como prueba última, la “Main Agenda of the 22nd International Congress of Historical Sciences“, cuyo “Major Theme 2” se dedica precisamente al asunto, a “Historicizing Emotions”, bajo la responsabilidad de Andrew Lynch y Ute Frevert (esta última, además, acaba de coeditar para OUP Emotional Lexicons Continuity and Change in the Vocabulary of Feeling 1700-2000).

Emotional Lexicons

Pero no nos vamos a ocupar de ese volumen, aparecido a principios del pasado año, aunque podríamos hacerlo de otro más reciente: Cowardice: A Brief History (Princeton UP), de Chris Walsh. A este respecto, pueden ustedes repasar la reseña aparecida en el nytimes, a cardo de James Bowman, o bajarse la introducción el la citada web del editor.

Aquí nos quedaremos con la nota que el colega  Peter Stearns  publicó hace un tiempo en HNN con el título “Why Historians Need to Refocus on the Importance of Emotion in History, Starting with Shame”. Dice así:

“Ofrezco aquí unos breves comentarios sobre la vergüenza, su historia, y las oportunidades que brinda en la historia de las emociones. He estado preocupado, a pesar del impresionante   trabajo realizado sobre la emoción por parte de los historiadores en los principales centros que han surgido en varios países, por el hecho de que no hemos mantenido conexiones adecuadas con los demás campos que dominan la investigación sobre las emociones, especialmente la psicología y la sociología.

Una actualización de la vergüenza sirve ahora como excusa, pues las conexiones podrían estimular nuevas investigaciones en historia y proporcionar los datos y las perspectivas necesarias para los científicos sociales.

Sabemos una cosa clave sobre la vergüenza y la historia, gracias sobre todo al trabajo de John Demos de hace algunas décadas. Ampliamente exhibida en la América colonial, completada con acciones públicas, su popularidad disminuyó a mediados del siglo XIX. Los recientes datos de Google Libros lo confirman, por cierto. Pero tras este descubrimiento del núcleo, los historiadores han guardado silencio sobre la emoción.

No así los científicos sociales, que han venido ofreciendo una cantidad impresionante de trabajos sobre los modelos actuales de  vergüenza, y en particular, sobre los efectos perjudiciales de la emoción. Ya sea que estemos hablando de presos, niños o gente gorda, la vergüenza simplemente hace las cosas peores, causando resentimiento y reacciones a veces contraproducentes.

Entonces, ¿cómo puede contribuir ahora la historia, tras haber abandonado el tema? En primer lugar, trazando cómo la vergüenza aguantó, durante los últimos quince años, a pesar del decreciente apoyo. Ejemplo: la vergüenza siguió siendo fuerte en la disciplina escolar hasta después de la Segunda Guerra Mundial; aquí hay un aspecto clave a explorar con mayor precisión. La vergüenza se invocó directamente en la Primera Guerra Mundial contra los desertores, publicando sus nombres. Sólo en las últimas décadas los gays han estado presionando de nuevo sobre la vergüenza, con un éxito considerable. Hay aquí una historia reciente más rica, más allá de lo que las simplistas referencias al declive pueden abarcar.

Segundo: ¿cómo y cuándo, en todo esto, la vergüenza empezó a causar el tipo de resentimiento social que ahora enfatizan los psicólogos? No lo motivaba en tiempos coloniales, ni lo hace aún hoy en algunas culturas de Asia, donde la emoción se despliega de forma más abierta. La compleja combinación de continuidad y reprobación, en los Estados Unidos durante buena parte del siglo pasado,  centra claramente esta explicación.

En tercer lugar, ¿tiene desventajas la disminución moderna de la vergüenza? ¿Estamos perdiendo una herramienta de aplicación emocional que solía funcionar bien? Aquí es donde la perspectiva histórica, no suponiendo que las formulaciones modernas sean necesariamente mejores, puede realmente desafiar a la psicología social dominante. Cuando un grupo de presión internacional puntero dice recientemente que “la vergüenza es para cobardes,” quizá deseemos repensar los usos de la vergüenza en la política y las finanzas modernas.

Y, por último, de forma inesperada: los mismos datos de Google Books que confirman a Demos en el declive de las referencias de la vergüenza desde la década de 1840 muestran un repunte notable, en los Estados Unidos, desde 1960 (aunque no de nuevo a los niveles previos a la caída), y el índice del New York Times hace lo mismo. ¿Qué está pasando aquí? Los historiadores y los científicos sociales se enfrentan por igual a un claro desafío, en términos de la historia reciente de las emociones.

Mi esperanza es que este bosquejo ayude a recordar a los historiadores de las emociones que han de regresar a otras facetas de la investigación sobre emociones en las ciencias sociales y del comportamiento. La combinación genera mejores preguntas y conexiones más sólidas hacia la comprensión interdisciplinaria de lo que son las emociones. Sería una pena descuidar este potencial.

 HNN Copyright 2015. All rights reserved

La historia: nuevas formas de interpretar el pasado

A finales del pasado año, en el correspondiente número de la Harvard Magazine,  su Managing Editor, Jonathan Shaw, escribía un texto titulado  “The New Histories. Scholars pursue sweeping new interpretations of the human past”. El texto y su título han de entenderse en su contexto. Se trata de una revista universitaria y retrata las líneas de trabajo que se desarrollan en su seno. A pesar de ello, es un atisbo de lo que está ocurriendo en otros lugares y una constatación de la vitalidad de ese centro universitario.

HM. 11-2014

Entre otras muchas cosas, Shaw indicaba que,  “cada vez más, los historiadores reconocen que tratar de entender el pasado dentro únicamente de los límites de las fronteras nacionales supone perderse gran parte de la historia. Tal vez la integración actual del mundo  hays fomentado un renovado aprecio por las conexiones globales en el pasado”.  Para refrendarlo, cita las palabras del historiador Sven Beckert, codirector de la  Weatherhead Initiative on Global History (WIGH):  “Si hay una gran meta-tendencia dentro de la historia es este giro hacia lo global”. “La historia es muy diferente si uno no toma un particular Estado-nación como punto de partida de todas sus investigaciones”.

Para Shaw, esta perspectiva global es solo una de las varias tendencias que están cambiando la forma de hacer historia: “el creciente uso de la ciencia para iluminar el pasado es otra”. Prueba de ello es la Initiative for the Science of the Human Past,  que comanda el colega Michael McCormick, donde se acopian genetistas, químicos, expertos en clima e informáticos. Y en el Joint Center for History and Economics, su directora, la profesora Emma Rothschild, ha revitalizado este tercer ámbito de la investigación histórica, adoptando nuevos métodos cuantitativos, como el análisis de redes, para mejorar la investigación histórica.

Hecha la presentación, Shaw pasa a mostrarnos dos de estas iniciativas

Historia fractal

“En este momento contemporáneo en el que el mundo se está volviendo cada vez más interconectado a nivel mundial”, dice Beckert, “los historiadores no pueden dejar de observar que una perspectiva global también podría ser una forma útil para entender el pasado de la humanidad. Hemos pasado los últimos cien años mirando la historia dentro de un marco de Estado-nación, y eso tiene limitaciones”. Al mirar más allá de estos límites, señala, “aparece una historia totalmente nueva”. Su codirector, el profesor Charles Maie , señala que la historia global permite a los estudiosos considerar los desafíos comunes que enfrenta toda la humanidad, como el cambio climático o la enfermedad. “O se puede considerar el impacto que las sociedades tienen una sobre otra, a veces denominada entangled history” (…). Dice Maier: , “te abre a todo tipo de preguntas.”

(…)

Dado que, por su naturaleza, la historia mundial  es inclusiva y busca activamente múltiples puntos de vista, dice Maier, ha evolucionado siguiendo el espíritu de la historia de la clase obrera defendida por el historiador británico EP Thompson en la década de 1960. En ese sentido, entiende que “hay un componente moral” en ella. “No puede ocuparse solo de los imperios. No es que espacialmente se pierda mucho”, explica,” pero los imperios son historias de las élites”. En la historia global, “las voces no pueden ser jerarquizadas. Uno ha de dar voz al Sur global”, por ejemplo. “Cada historia tiene que ser escrita desde su propia perspectiva”.

(…)

La “Gran Divergencia”

“El propio Beckert ha tratado de responder a esta pregunta a través de un estudio sobre el algodón,  la mercancía que inició la Revolución Industrial y, según él, la que dio forma al actual sistema capitalista mundial: gloriosa en su mejor momento, pero, en su peor momento, una “carrera hacia el fondo “que busca mano de obra y materiales más baratos.

(…)

“Tenemos cientos de libros sobre la Revolución Industrial en Inglaterra”, dice Beckert, “y estos libros se centran sobre todo, como debe ser,  en la expansión de la manufactura de algodón, porque ese es el comienzo de la Revolución Industrial. Y luego tenemos cientos de libros sobre la expansión de la agricultura  esclavista en los Estados Unidos. Pero, como muestro, estas historias están  estrechamente vinculadas entre sí, ya que con el crecimiento de la manufactura de algodón en Europa, surgieron allí  necesidades enormes de algodón. Y puesto que el algodón no crece en el Continente europeo, pero crece muy bien en lugares como … los Estados Unidos, hay una enorme expansión de la agricultura de algodón aquí, casi toda sobre la base de mano de obra esclava. La esclavitud es central para el capitalismo industrial, ya que surge en el siglo XIX”.

(…)

Una perspectiva global permite a Beckert explorar por qué, por ejemplo, a partir de de 1800 no fue cultivado más algodón  en la India, donde también crece bien. La cuestión no era solo el hecho de que la explotación de trabajo esclavo en el sur americano hizo la producción más barata.  “A pesar de que los británicos querían obtener de algodón de la India”, explica, “más o menos fracasaron en ese proyecto hasta finales del siglo XIX, debido a la dificultad de la reestructurar las estructuras políticas, sociales y económicas de la India colonial”.

Entonces la guerra civil americana, y el fin de la esclavitud, provocaron la primera crisis de materias primas del mundo. “Sería como si, de repente, no saliera petróleo de Oriente Medio”, dice Beckert. Los fabricantes textiles europeos se vieron obligados a buscar nuevas fuentes de algodón en rama. Centrando su atención en Egipto, India y Brasil, donde finalmente tuvieron éxito en  transformar la agricultura para extraer más algodón.

(…)

Más allá del registro escrito

Podría decirse que la historia mundial encarnn una expansión simultánea de la perspectiva y del alcance geográfico. La ciencia del pasado humano añade una tercera dimensión: el tiempo. “La ciencia está disolviendo los límites entre historia y prehistoria”, explica Michael McCormick. “Los historiadores se han limitado hasta ahora a los textos. De pronto, podemos trazar los movimientos de los grupos de los primeros seres humanos en África” y más allá, se maravilla, “y vemos el pasado humano como una historia mucho más larga y profunda”.

“Es muy emocionante para ser un historiador de hoy”,  continúa McCormick”. La historia explota y se transforma a medida que el pasado material se convierte en parte integral de los registros históricos. Ya no podemos quedarnos satisfechos solo con los textos, porque podemos aprender algo de una cazuela o de los lípidos conservados en su estructura, que nos dicen si estaban cocinando repollo o pollo para la cena en el siglo VII dC cuando los anglosajones estaban tomando Inglaterra (véase “Who Killed the Men of England”). Utilizando el ADN “podemos cartografiar las migraciones humanas o identificar los grupos genéticos presentes, por ejemplo, en un cementerio de la muerte negra [peste bubónica] en Londres o en una finca imperial romana en el sur de Italia”, dice McCormick. “Esto es solo el comienzo de la aplicación de la genética y de los estudios de isótopos para la migración y las cuestiones de la dieta”.

Otra consecuencia de este enfoque, señala, es que la investigación histórica es “ya no se limita a las personas más poderosas, que eran por lo general las únicos que aparecían en los escritos. Podemos ver cómo la historia de individuos que no tenían voz en el registro escrito recobran casi la vida”.

 

(…)

El trabajo de su vida es la caída del imperio romano y los orígenes de Europa. Una pregunta de muchos años, ahora a punto de ser respondida a través de las técnicas en las que Noreen Tuross [con la que comparte curso] ha sido pionera, refieridas a los orígenes y la producción de seda dentro del imperio. Como el algodón vincularía el mundo de la industrialización mil años más tarde, la seda vinculó al antiguo mundo precapitalista. (…)  “Las industrias de lujo”, dice McCormick (citando a Werner Sombart, un historiador del capitalismo de principios del siglo XX), “son los lugares en los que el capital se reunió por primera vez para hacer cosas increíbles y multiplicar la riqueza. Fue un generador temprano”. Dado que el tejido fue uno de los primeros productos globales”, se han escrito volúmenes y volúmenes  sobre de dónde procede una determinada pieza de seda”, explica McCormick. “Es muy importante para la historia del arte, de cultura, de la economía”.

(…)

La producción de seda es especialmente fascinante porque los gusanos de seda no pueden vivir sin el cuidado humano. Liberados en la naturaleza, mueren. En el siglo VI dC, el emperador Justiniano habría enviado espías industriales a la “Tierra de la Seda” (según el texto griego) con el fin de traer el secreto de la producción de seda a su imperio. “Vaciaban el interior de sus bastones y los llenaban de huevos de gusanos de seda,” refiere McCormick. “Y luego comenzaron la producción de seda en el interior del imperio romano -de acuerdo con dos registros detallados escritos en las fuentes griegas originales”.

Sin embargo, algunos historiadores afirman que el imperio estaba produciendo seda mucho antes. Esta importante cuestión histórica  probablemente se resolverá pronto porque Tuross, que es química, ha desarrollado una técnica para localizar el origen de los fragmentos antiguos de la tela de seda. Ella es experta en análisis de isótopos. Mediante el examen de restos físicos, por ejemplo, se puede descubrir los alimentos que los individuos comían durante su vida, los lugares donde crecieron y si sus vidas terminaron en otro lugar. En un simposio sobre la ciencia del pasado humano celebrado en el otoño de 2013, describió cómo los viajes árticos de los balleneros holandeses del siglo XVII quedaron grabados como firmas isotópicas en sus dientes”. (…) “Ahora, usando los métodos de Noreen”, dice McCormick, “vamos a ser capaces de demostrar si la seda se cultivaba en el interior del imperio romano antes del siglo sexto. Seremos capaces de ver su introducción en España, en Sicilia, en Italia y, en última instancia, en Francia. Y seremos capaces de rastrear la propagación de la tecnología, tras la conquista islámica, por todo el mundo islámico” (…)

(…)

Lo global y lo local

Podría decirse que la Initiative for the Science of the Human Past  ha puesto en marcha importantes intercambios culturales por si mísma, poniendo a los historiadores en contacto con los científicos. En 2012, McCormick y Peter Huybers, profesor de ciencias terrestres y planetarias y de la ciencia e ingeniería ambiental, con otros colegas, publicaron el primer estudio general del cambio climático en el Imperio Romano, desde el 100 aC al 800 dC. Mostraron que las crisis del clima están estrechamente vinculadas a la expansión y contracción de un imperio dependiente de la agricultura. Ahora están trabajando en un proyecto más amplio que combina proxies climáticos tales como anillos de los árboles, espeleotemas (depósitos minerales que se encuentran en las cuevas) y análisis del hielo con el registro escrito, todo ello para cinco grandes crisis climáticas que abarcan desde el 536 ad a 1741, no solo en Europa, sino también en China y Japón. La colaboración es mutua, porque los científicos utilizarán registros escritos existentes -Huybers habla del “más poderoso registro proxy que hay: un ser humano que estaba allí, que nos dirá lo que pasó”-  para ayudar a calibrar sus métodos científicos.

La colaboración se extiende también a la informática y a la genética también. Stuart Shieber, profesor de ciencias de la computación, por ejemplo, ha desarrollado programas para el análisis de textos. (…) Ahora está trabajando con McCormick para desarrollar un método para datar las biografías Latinas publicadas de santos cristianos. (…)

Mientras tanto, en la Escuela de Medicina de Harvard y el Instituto Broad, el profesor de genética David Reich y el científico visitante e investigador Nicholas Patterson utilizan la genética para rastrear las migraciones humanas y las conquistas tempranas. (…) McCormick es realista en cuanto a su propio interés por saber si los genetistas serán capaces de determinar si los bárbaros fueron los que saquearon Roma. Sin embargo, en parte debido a las diferencias genéticas entre los conquistadores y los conquistados puede ser demasiado pequeñas para verlo, como él mismo reconoce, McCormick dice que Reich y Patterson hacen bien en concentrarse en las preguntas “gigantescas”: la salida de África, el poblamiento de Australasia, los orígenes de las lenguas indoeuropeas y si están vinculados a movimientos de población”.

McCormick nunca sospechó que su propia esfera de interés, la del imperio romano, podría extenderse más allá de sus límites antiguos. Pero la ciencia ha sido para él un camino para descubrir una perspectiva más amplia que enlaza con el trabajo de otros colegas en el departamento de historia, un giro a lo global y lo cuantitativo en el estudio de la historia. “Cuando empecé en la escuela de posgrado”, dice alegremente, “no tenía ni idea de que lo que estaba ocurriendo en China podría ser de interés para mí. equivocado, una vez más!”.

(…)

©1996-2014 Harvard Magazine Inc. All rights reserved.

Estudiar historia e ir al archivo es bueno para la salud (mental)

Anthony Grafton  y James Grossman, estudiosos de sobra conocidos, han publicado un artículo que merece la atención de todos los historiadores, sobre todo los docentes. Se titula “Habits of Mind: Why college students who do serious historical research become independent, analytical thinkers”. Lo pueden encontrar en el número que, correspondiente al invierno de 2015, publica American Scholar, y allí les remito.

americanscholar 2015

No obstante la remisión anterior, he aquí unos cuantos fragmentos:

“Los periodistas y los blogeros a menudo se quejan de los humanistas, y el tema común es la oscuridad. Largas oraciones enhebradas con  jerga y gimnasia teórica. Los temas de investigación solamente interesan a un pequeño grupo de académicos, tan pocos que caben alrededor de la mesa de un seminario. E “inútil”. Tanto que no se debería subsidiar a aquellos estudiantes lo suficientemente tontos como para dejarse llevar por la fascinación con palabras, símbolos, narraciones y paradojas. Los humanistas -como nos dicen los libros y las entradas en blogs que evalúan la educación superior-  han vendido su primogenitura por un plato de lentejas. Hubo una vez en que los humanistas enseñaban los grandes textos y planteaban grandes cuestiones. Sus cursos podrían haber carecido de cierta especificidad, pero tenían alma. Y nadie se preocupaba entonces de de si esos cursos permitían conseguir un puesto de trabajo.

Según este relato, en el último medio siglo o así los humanistas han intentado convertirse en especialistas, como si fueran científicos -o fingieran serlo. Han convencido a las universidades para que los contraten por sus habilidades para investigar, no por su capacidad para cautivar e inspirar a una sala llena de estudiantes. Así que, por su parte,  buscan las mismas cualidades en la próxima generación: cuando los profesores eligen entre los estudiantes de posgrado y postulan a colegas más jóvenes, no preguntan qué posturas toman en los grandes debates, sino cuánto tiempo pueden quedarse sentados, la cantidad de polvo de archivo que pueden tragar y en cuántos argumentos triviales han intervenido ya.

(…)

¿Por qué enseñamos a estos  estudiantes -jóvenes y brillantes recién graduados-  a investigar? (…)

La respuesta es tan simple que a veces nos olvidamos de darla, pero es importante. Enseñamos a los estudiantes a  investigar porque es una poderosa manera de enseñarles a entender y apreciar el pasado en sus propios términos, mientras encuentran un significado en el pasado que tiene sus raíces en el propio intelecto y la perspectiva del estudiante. Las aulas y lecturas que les pedimos son necesarias para proporcionar contexto: todo el mundo tiene que tener un esquema en mente, aunque sólo sea para tener algo que desmontar; y todo el mundo tiene que saber cómo crear esos contornos e interrogarlos  de manera constructiva. La lectura de monografías y artículos es vital también. Para ir más allá de las grandes historias generalistas, hay que ver cómo los investigadores profesionales han elaborado argumentos, debatido entre sí y refinado teorías  a la luz de las pruebas.

Pero la forma más directa y potente para captar el valor del pensamiento histórico es a través del compromiso con el archivo -o su equivalente en una era en la que la historia oral y la fotografía documental pueden crear nuevas fuentes, así como las bases de datos digitales puede ponerlas a disposición de cualquier persona con un ordenador. La naturaleza de los archivos varía tan ampliamente como el mundo mismo. (…)

¿Por qué hacer esto? En parte porque es la única manera de que un estudiante vaya más allá de ser un consumidor pasivo y crítico y se convierta en un creador, alguien que lee a otros historiadores habiendo tratado de hacer lo que ellos hacen. En parte porque es la forma en que los historiadores ayudan a los estudiantes a dominar habilidades que no son exclusivas de la historia. (…)

La mejor defensa para la investigación, sin embargo, es que es en el archivo donde uno se forma su yo académico -un yo que, cuando todo va bien, es intolerante con los argumentos débiles y las citas vagas  y todas las demás formas artesanas de mala calidad; un yo que no acepta una tesis sin preguntar sobre qué supuestos y pruebas descansa; un yo que no tiene mucha paciencia con fórmulas ingenuas y sabe distinguir una observación de una opinión y una opinión de un argumento.

(…)

(…) Alguien que se convierte en un historiador se convierte en un académico, no en el sentido de la elección de una profesión, sino en el sentido más amplio del desarrollo de los hábitos académicos de la mente que valoran la evidencia, la lógica y la reflexión sobre la ideología, la emoción y el reflejo. Un estudiante de historia aprende que la empatía, y no la simpatía, se sitúa en el corazón de la comprensión no solo del pasado, sino también el complejo presente.

Eso se debe a que en el archivo el historiador tiene la oportunidad y la obligación de escuchar.(…)

(…)

Cuando un estudiante realiza investigaciones de esta manera -cuando se enfrenta a un problema que le importa identificando y  dominando las fuentes, planteando preguntas de envergadura, respondiendo de una manera clara y convincente, en compañía de profesionales capacitados a quien su trabajo importa-  no se convierte en pedante ni en productor de conocimiento inútil. Está haciendo lo que los estudiantes de humanidades han hecho siempre: construye un yo, una alma y una mente que puede llevar consigo donde quiera que vaya, y que hará de él un pensador analítico independiente y una persona autocrítica y reflexiva. ¿No es eso lo que se supone que debemos hacer? [en el original, este último párrafo está todo en femenino, pero he considerado que introducirlo aquí habría desvirtuado el conjunto]”.

Copyright © 2014 Phi Beta Kappa

El Congreso de la AHA (2015)

Como en pasados ejercicios, empezamos el año dando cuenta de una cita obligada: el 129th Annual Meeting de la AHA, la gran organización de los historiadores americanos, que en esta ocasión reúne a los suyos en la ciudad de Nueva York, entre los días 2 y 5. El programa, como siempre, es abrumador y, para que lo puedan comprobar, les invito a descargáreslo: lo tienen en dos partes, ocupando la primera, la del programa propiamente dicho,  145 páginas, mientras la segunda se extiende hasta las 96, aunque existe otra versión, la del “online program“.  El motivo elegido es: “History and the Other Disciplines”.

2015BannerLogo

Aunque ya es un poco tarde para acudir a la cita y realizar los habituales preparativos, sepan por si acaso que la AHA ha reservado un buen número de habitaciones en el Hilton (Midtown) y en el Sheraton (Times Square), así como unas pocas más en el Manhattan (Times Square). En fin, todo en un puño, entre Central Park y Times Square.

Y, claro está, son los espléndidos salones del del Hilton y del Sheraton los que acogen las diferentes sesiones y eventos. En este último, por ejemplo, empieza el evento, el viernes a las 9 horas, con un taller bien interesante: “Getting Started in Digital History Workshop“, aunque es una actividad que se incluye dentro de los variados “AHA Events“.

A partir de ese momento, los actos discurren sin cesar, con tres momentos estelares:

Vicki Lynn Ruiz

* La AHA Awards Ceremony, en la tarde del viernes, con la nueva presidenta al frente: Vicki L. Ruiz, University of California, Irvine.

* La Plenary Session, que se derarrola a continuación y versa sobre “The New York Public Library Controversy and the Future of the American Research Library”, con Stanley N. Katz (Princeton University), ejerciendo de moderador, y una mesa compuesta con Michael Kimmelman (New York Times), Joan Wallach Scott (Institute for Advanced Study), Elliott Shore (Association of Research Libraries) y Amy E. Ryan (Boston Public Library).

2014 Goldstein AHA Protrait

* La Presidential Address, que tendrá lugar el sábado por la tarde y en la que la presidenta saliente, Jan Goldstein (University of Chicago), disertará sobre “Toward an Empirical History of Moral Thinking: The Case of Racial Theory in Mid-Nineteenth-Century France”. Tras lo cual, la AHA invita a todos los inscritos a una magnífica recepción en el Mercury Ballroom del Hilton.

En fin, los actos acabarán con dos de las 70 sesiones organizadas dentro de la Conference on Latin American History, que es la asociación afiliada que mayor número de mesas programa, con diferencia.

Y, de postre,  un evento adicional, que tendrá lugar el martes 6, fuera ya del programa oficial: el ya célebre THATCamp (en la New School for Public Engagement, 72 Fifth Avenue, 3rd Floor). De este modo, como habrán advertido, el evento principia y concluye con el mundo digital. Todo ello sin olvidar otras manifestaciones de particular importancia, como el siempre concurrido “Job Center and Career Fair”.

hotel_sheraton

Dentro de ese maremágnum de sesiones y eventos, quizá les interese saber qué cosas nos tocan más de cerca. Todas, dirán los más despiertos. Y así es, pero es lógico reseñar las sesiones organizadas por la Association for Spanish and Portuguese Historical Studies. En orden cronológico son:

* El viernes 2: “Facing Francoist Traumas: Negotiating a New Spain“, moderada por Andrew H. Lee (New York University), en la que se presentarán los “papers”:

– Reframing “Disenchantment”: Regulating Citizen Participation and Constructing Sites of Memory during Spain’s Transition to Democracy (Andrea Davis, University of California, San Diego).

– Transnationalizing the Transition: How the International Women’s Movement Shaped Spanish Democracy, 1974–95 (Kathryn L. Mahaney, City University of New York, Graduate Center).

– Fear and Orphanages in Spanish Film: A Gendered Memory of the Franco Regime (Jessica Davidson, James Madison University)

Todos ellos comentados por Aurora G. Morcillo (Florida International University)

* Ese mismo viernes: “Inquisition: A Legal and Intellectual Network that Defined Religious Practice

* El sábado: las tres partes de “Circulation of People and Ideas in the Iberian Atlantic in the Age of Independence”, donde destaca  “America and the Making of Baldomero Espartero“, a cargo de Adrian Shubert Sr. (York University)

* El domingo, la primera de las tres sesiones dedicadas a “Authority and Spectacle in Medieval and Early Modern Iberia. In Honor of Teofilo F. Ruiz”, donde, entre otras,  destacaremos  “Nuestros Españoles”: Hispanic Identity in the Habsburg Historical Imagination“, a cargo de Katherine Elliot van Liere (Calvin College).

Hilton Midtown

Pero, por supuesto, esto no es todo. Entre las sesiones de la AHA, hay una dedicada a “Internationalizing the Maghrib: The (De)Colonization of Morocco as a Global History“, que incluye una comunicación de Rocio Velasco de Castro (Universidad de Extremadura) titulada “Franco’s “Liberal” Colonialism: Fascist Spain, the Moroccan Nationalist Movement, and al-Umma Newspaper”.

Por su parte, la Society for Italian Historical Studies organiza un panel sobre “Intellectual Ex-elites and the Struggle for Belonging in Post-World War II Europe“, donde se podrá escuchar a Jonathan Sherry (University of Pittsburgh) hablando sobre “The Cultural Cold War over Spain’s Lost Revolution: Exiled Spanish Intellectuals, the Politics of Transition, and the Intersection of History and Literature”

Y eso es todo….por decir algo.

Feliz año!