Archivo de la categoría: Académica

Aprender del pasado, aprender de los historiadores

Aunque pueda pensarse que el autor busca promocionar su reciente libro, lo cierto es que, sea o no así, Robert E. Wright propone una interesante reflexión, que quizá lo sería aún más si vinculara tal propuesta a los nuevos medios digitales. Su título es “Living History” y apareció en HNN, esa interesante red de noticias sobre historia que alguien debería copiar entre nosotros:

has

El título de este artículo tiene un doble sentido, pues se refiere tanto al pasado como algo entre los vivos (vivir como adjetivo, como en ‘la historia cobra vida”) como a influir personalmente en los acontecimientos históricos (vivir como verbo, similar a “hacer historia”). Algunos académicos aspiran a crear una “historia viva”, no solo haciendo del pasado algo interesante y relevante (es decir, con vida) para estudiantes y lectores, sino también impulsándolo para que  influiya en las decisiones de los los líderes del mundo de los negocios, de la cultura y de la política. “Usar la historia para hacer Historia de la Esclavitud”, el lema de Historians Against Slavery (HAS), evoca dos significados de “historia viva”, afirmando que el estudio del pasado es útil y, por tanto, vivo y que la historia puede ser transformadora y, por tanto, importante, incluso histórica.

Los no historiadores, por lo general los economistas y los sociólogos, pero también miembros de otras tribus académicas, a veces tratan de usar el pasado para influir en los debates políticos. En Last Exit: Privatization and Deregulation of the U.S. Transportation System (2010), por ejemplo, el economista Clifford Winston resaltó el primerizo sistema de transporte de los Estados Unidos, que estaba dominado por empresas privadas, para reforzar su opinión de que el actual gobierno debería privatizar gran parte de las infraestructuras nacionales del transporte. El sociólogo Joseph Blasi y los economistas Douglas Kruse y Richard Freeman sostienen en The Citizen’s Share: Putting Ownership Back into Democracy (2013) que los Fundadores apoyarían su idea de que el gobierno debe fomentar la propiedad de participaciones corporativas entre el más amplio grupo posible de estadounidenses. Más o menos, podrían aducirse decenas de ejemplos publicados en la última década. Tales esfuerzos oscilan en calidad desde lo ingenuo a lo excelente, pero estando la mayoría en el centro de la gama.

Ese juicio no supone menospreciar a los estudiosos que no son historiadores, sino señalar que hacer bien la historia es difícil y hay que dedicarle mucho tiempo, y que los historiadores tienen una ventaja absoluta sobre otros académicos en tanto las cosas cambian con el tiempo y han de ser contextualizadas.

A pesar de las ventajas inherentes a crear una “historia viva”, los historiadores profesionales rara vez tratan de influir en las políticas o, dicho de otro modo, rara vez hacen que su trabajo sea directamente útil fuera de la academia. Aparentemente muchos creen que “usar” la historia es inevitablemente “abusar” de ella, para entregarse al “presentismo”, a pesar de que los historiadores ahora ampliamente creen que nadie puede ser completamente “objetivo”, que el Zeitgeist  y los factores personales infectan todas las investigaciones históricas. En otras palabras, los historiadores reconocen ahora que “tuercen” o “distorsionan” sus narraciones y análisis en cierto grado, aunque sea inconscientemente, pero muchos parecen creer que el grado de distorsión aumenta a niveles inaceptables si un historiador tiene alguna “hacha que afilar”o algún otro plan explícito, por muy bien intencionado que este pueda ser.

A los historiadores que sostienen estas opiniones aparentemente les preocupa que los autores de la historia viva asalten los archivos en busca de artefactos que cumplan con sus nociones preconcebidas e ignoren (o peor destruya) las pruebas las contradicen. Aunque sin duda ha ocurrido (recordemos la tormenta desencadenada por el libro del historiador Michael Bellesiles Arming America: The Origins of a National Gun Culture, en 2000), los historiadores han asaltado los archivos para ganarse la aceptación de, o proteger a, sus teorías favoritas sobre el tema C, en la nación o la región B, en el período A. De hecho, si la historia académica estándar, sin conexión palpable con las preocupaciones actuales, es más susceptible a las prácticas históricas poco profesionales que a la historia viva es porque lo que sea esta historia viva nunca se mide con el mundo real ni con los estudiosos no historiadores.

Tal vez la causa de que la mayoría de los historiadores desprecien la historia viva sea que tienen que trabajar en el mundo real, y no solo recibir la aprobación de algunos colegas de ideas afines. Hacer  historia viva es arriesgarse al fracaso y crear un árbitro final fuera del reino de la historia profesional.

corporation nation

Consideremos, por ejemplo, Corporation Nation, publicado por la University of Pennsylvania Press en diciembre de 2013. El lanzamiento de mi decimoquinto libro no parece causa suficiente para la inquietud, pero este es diferente, porque mi objetivo es hacer que los ejecutivos corporativos sean más responsables ante las partes interesadas (en especial empleados, accionistas y contribuyentes), y no ganarme los elogios de los historiadores, algo que sin duda también sería bienvenido.  Quiero que el libro se venda bien, no tanto para que pueda ganar algo de dinero y presumir de su éxito, sino por la oportunidad que tendría  de impactar en el mundo de una manera significativa y positiva. Basado en más de 20.000 actas de empresas y miles de otros documentos relacionados con la gobernanza de las empresas de negocios en los Estados Unidos antes de la Guerra Civil, el libro es un trabajo académico serio sobre un tema de importancia crucial para el futuro éxito económico de los Estados Unidos (por desgracia, el editor cortó el subtítulo, Rise and Demise of the American Economic Juggernaut).

En lugar de asaltar los archivos para reforzar mis preconcebidas nociones acerca de los principios del gobierno corporativo (de los cuales seguramente no tenía ninguno), la tesis del libro  -la de que los responsables políticos deberían reinstaurar los controles y equilibrios que durante mucho tiempo impidieron a los ejecutivos expropiar a las distintas partes interesadas-  surgió de mi lectura simultánea de los primeros estatutos corporativos y de los debates actuales sobre la gobernanza empresarial derivada del escándalo de Enron y el pánico de 2008, que culminó, respectivamente, en la ley Sarbanes-Oxley (2002) y la Dodd-Frank (2010). En lugar de justificar meramente una posición política que hubiera sostenido anteriormente, la investigación histórica me llevó a tal posición tras sumergirme en las políticas anteriores, sus fundamentos y sus resultados.

Por supuesto, algunos historiadores han entretejido las preocupaciones históricas de tipo académico y las actuales, con más habilidad de lo que yo podía esperar hacer. John Hope Franklin, J. Wayne Flint, Kenneth Stampp y Benjamin Quarles me vienen inmediatamente a la mente. También James Brewer Stewart, fundador de la HAS, una organización comprometida con la creación de historias de vida de calidad que puedan ayudar a reducir el número de personas esclavizadas (trabajar en contra de tu voluntad, en gran parte para beneficio de otro) en todo el mundo hoy en día, algo que las mejores estimaciones sitúa en torno a los 30 millones. La organización se instauró en 2010 cuando Stewart empezó a viajar de continuo para hablar de la esclavitud y de la abolición, del pasado y del presente, en los campus universitarios, en las conferencias y en otras reuniones. Hoy en día, el grupo de conferenciantes de HAS, cuya organización es similar a la del programa de Distinguished Lecturers de la OAH, tiene como objetivo vincular la historia de la esclavitud y de la abolición con las luchas abolicionistas contemporáneas para una amplia variedad de públicos.

A través de su oficina de oradores, de su sitio web, sus conferencias (la segunda de las cuales se llevará a cabo entre el 24 y el 27 septiembre de 2015, en Cincinnati) y su nueva serie de libros con Cambridge University Press (“Slavery Since Emancipation”, de la cual soy el editor responsable), HAS se propone cambiar el mundo a mejor mediante una excelente investigación histórica que vincule explícitamente pasado con presente y las preocupaciones de los historiadores académicos con las de los activistas contra la esclavitud. El único programa es ayudar a aquellos que más lo necesitan, a quienes se ven obligados a trabajar en contra de su voluntad en el comercio sexual, las minas de diamantes, los barcos de pesca y otras formas de esclavitud moderna.

Cuando los historiadores estudian por qué los esclavos no huyeron o se rebelaron con más frecuencia, HAS quiere que piensen en las “cadenas invisibles” que se utilizan para encadenar a las mentes de los esclavos modernos y sugerir maneras de que puedan sacudírselas basadas en precedentes históricos. Cuando se investigan las estrategias para prohibir el comercio de esclavos, HAS quiere que preguntarles de qué modo los éxitos o fracasos particulares podrían influir en los esfuerzos actuales de interdicción. Cuando se estudia la retórica abolicionista, HAS quiere que piensen en las implicaciones que la publicidad de las ONG tiene sobre la esclavitud moderna. También quiere que los historiadores que estudian las formas de trabajo forzado post-emancipación  presten atención al quién y cuándo, pero también al cómo y al por qué,  y que piensen en lo que nos puede decir acerca de las causas de la actual esclavitud laboral.

HAS no convoca a los historiadores para que lo dejen todo y empiecen a producir manuales para activistas. Más bien, llama a los historiadores a ser conscientes de que su investigación tiene implicaciones reales y válidos en el mundo, y a que la difundan. Sí, los tiempos han cambiado y las soluciones a los problemas en el siglo XVII puede que hoy ya no sean aplicables del todo. Pero podrían serlo, o podrían ayudar a entrever una solución híbrida que combinana las prácticas antiguas y nuevas, o pueden ayudar a avanzar en los modelos formales mediante la exposición de nuevas variables o sugiriendo nuevos parámetros. Mejor que sufrir la indignidad momentánea de ver abatida una sugerencia que permanecer en silencio y dejar sin ayuda a personas que podrían haber sido ayudadas. Las ideas que cambian el mundo están al acecho en los archivos y quién mejor para descubrirlas, y situarlas en su contexto adecuado, que los historiadores profesionales.

 

Kenneth Pomeranz: sobre lo que hacemos los historiadores

Kenneth Pomeranz se ha despedido de su cargo al frente de la AHA y, poco antes de dejar esa responsabilidad en manos de la profesora Jan E. Goldstein, cumplió con sus obligaciones, ofreciendo otro texto en la revista Perspectives. Con el título de “Recalling What We Do: Some Habits of Mind Historians Keep Hidden“, este es su contenido:

per1213-1

A lo largo de este año, me he estado preguntado si debía dedicar mis columnas a cuestiones prácticas o a otras de tipo intelectual  -y, a menudo, he tratado de combinarlas. Este último ensayo intenta, una vez más, continuar un tema del mes pasado: la importancia de la articulación, en el aula y en otros lugares, lo que es distintivo de nuestra disciplina, y cómo hacer que una clara distinción pueda ayudar a fortalecer nuestro lugar en los planes de estudios. Algo de esto corre en paralelo con el proyecto Tuning que la AHA ha estado llevando a cabo, con el próximo debate en el Social Science Research Council de diciembre (justo en este mismo momento) y con lo que muchos de nosotros estamos haciendo en el aula y para un público más amplio.

Cuando nos preguntamos por qué la historia es importante, a menudo nos centramos en el conocimiento previo. Los estudiantes deben saber por qué la privacidad es un tema particularmente delicado para muchos alemanes, por qué una frase que suena bien, como “renovación urbana”, no hace felices a todos o por qué las diferencias entre islam chií y suní importan políticamente. Y a menudo hacemos hincapié en cómo la historia desarrolla habilidades generales que compartimos con otras humanidades y con las ciencias sociales interpretativas: lectura cercana, pensamiento crítico, habilidades de comunicación, y así sucesivamente. Me adhiero a esas afirmaciones, pero también creo que nos quedamos cortos si no le damos la misma importancia a las habilidades y el conocimiento que son propios de la historia. Sospecho que a menudo no lo hacemos porque muchos de estos hábitos de pensamiento son, precisamente, hábitos;  nos olvidamos de que, como señala Sam Wineburg [o Antoine Prost, por ejemplo], el pensamiento histórico es un acto antinatural y, por tanto, dejamos de mencionar algunas de las metahabilidades “no naturales” que subyacen a la buena investigación y a la docencia.

Por ejemplo, en la historia no solo estamos más acostumbrados a hacer una lectura contextual que en otras disciplinas, creamos el contexto conforme vamos acumulando fuentes. Uno puede leer a Locke en un curso de filosofía o teoría política, pero probablemente no lo leerá de forma que se planteee preguntas como: ¿Por qué estaba escribiendo en los Países Bajos, y cómo podría importar eso? ¿Qué opinaban otras personas en aquel momento sobre los niños, y cómo utilizaban la palabra “libertad”? Las habilidades de lectura que podemos transmitir a los estudiantes son más importantes que nunca en un mundo que nos bombardea con información descontextualizada. Cualquier persona con acceso a internet puede descargarse un editorial de Al Ahram y quizás diseccionar su argumento, pero se necesita más que eso para saber si ese editorial supone nuevos avances significativos en Egipto.

Tal como esto sugiere, la historia también es inusual -aunque no única- en su énfasis en la yuxtaposición de diferentes tipos de materiales, algunos de los cuales no estaban destinados a tener un significado denso. Los historiadores pueden leer afirmaciones biológicas o teológicas sobre el libre albedrío o panfletos políticos para captar la sociedad que los produce, pero también mirar los precios de los alimentos en esa sociedad, los registros de detención, las novelas por entregas o los folletos sobre nuevas promociones inmobiliarias. Aquí me gustaría destacar no solo la variedad de habilidades interpretativas que tales fuentes requieren, sino el acto de reunirlas: ¿Qué hago si la cultura popular está llena de reacciones a una ola de crímenes que no se reflejan en las estadísticas? ¿Cuándo puedo estar seguro de que un menor número de referencias a un milagro indican una creencia menos extendida? ¿Qué otro tipo de pruebas voy a necesitar? Es interesante que en una reciente encuesta a los empleadores, “la ubicación, organización y evaluación de la información contenida en múltiples fuentes (subrayado mío)” fuera citada como una de las únicas habilidades más exigidas -detrás solo del “pensamiento crítico”, “la comunicación”y otras habilidades que se enseñan en muchas disciplinas.

Pero lo que obviamente enfatizamos más que otras disciplinas es el cambio en el tiempo. Si bien puede parecer demasiado obvio mencionar la importancia de la comprensión de cómo las sociedades cambian con el tiempo, vale la pena destacar que se trata de habilidades distintivas, que a veces se eliden en los enfoques no históricos. Pensemos, por ejemplo, en los modelos de mercados que tienden al equilibrio, que nos podrían decir que un precio “erróneo” causado por la discriminación será corregido, pero no si esto va a tardar días, años o generaciones. Me acuerdo de mi compañero de asiento en un reciente viaje en avión, un ardiente defensor de la escuela privada subvencionada que había estudiado con claridad la cuestión. No se inmutó cuando le dije que la mayoría de los estudios demuestran que estas escuelas obtienen por lo general peores resultados que las escuelas normales, porque él sabía que “con el tiempo” la competencia eliminaría a las de bajo rendimiento. Sólo después de un tiempo acabó reconociendo el valor de complementar su modelo con estudios de casos concretos sobre la competencia, y concedió que los beneficios de la competencia podrían surgir con demasiada lentitud para compensar el debilitamiento de las escuelas existentes en el ínterin. En resumen, pensar en escalas temporales es menos habitual o universal de lo que pensamos, incluso cuando se trata de tipos relativamente mesurables de cambio que se producen en entornos bastante estables.

De hecho, podríamos destacar que ayudamos a los estudiantes a pensar no sólo sobre los procesos de cambio en el tiempo, sino también sobre la interacción de muchos de estos procesos con las diferentes escalas en los que suceden. En el aula, saqué algo de partido a un ejemplo simple: pedir a los estudiantes que explicaran lo que significó el desarrollo del transporte mecanizado para el transporte de caballos. La mayoría respondió rápidamente que lo destruyó o marginó, como realmente sucedió. Pero más o menos un siglo después de que los primeros ferrocarriles aparecieran, la demanda de transporte de caballos creció -y ello porque los envíos baratos de larga distancia significaban que se movían muchas más  cargas y gentes, que tenían que ir y volver de la estación ferroviaria de alguna manera. Eso es también tener sentido intuitivo. Podemos ver fácilmente muchos, muchos casos en los que las consecuencias a corto y largo plazo de un determinado desarrollo van en direcciones opuestas. Los historiadores enseñan que la pregunta “¿cuál fue el resultado?” implica un marco temporal. Hay muchas respuestas, cada una de las cuales es correcta en diferentes escalas temporales y para diferentes propósitos.

Somos casi los únicos estudiosos que piensan sobre estos temas. Algunos de nuestros colegas de las ciencias sociales lo hacen, como lo hacen los científicos naturales que examinan las relaciones depredador-presa (en las que un aumento de la población en una especie afecta a la otra, creando oscilaciones predecibles) y el cambio climático (en el que los muchos circuitos de retroalimentación no son sin embargo tan bien entendidos). Los historiadores, sin embargo, somos de los pocos en reflexionar sobre este tipo de dinámicas entre los seres humanos, que a menudo toman decisiones mientras se centran en una de esas tendencias sin considerar otras. Estamos igualmente entre los pocos que ven lo central que la elección de la periodización es para lo que hacemos. Estas son, como argumenté en la columna del mes pasado, las cosas que debemos presentar de forma más consciente cuando nos dirigimos a nuestros estudiantes -tratándolos, en ese sentido, más como si fueran nuestros colegas. (Parte de mi discurso presidencial del próximo mes presentará un argumento semejante acerca de nuestros marcos geográficos). Y, más allá del aula, es fácil ver cómo las personas que trabajan con un determinado número de objetivos públicos y privados (como la reforma de la escuela) se beneficiarían de aprender a pensar habitualmente con los marcos temporales, de considerarlos con más cuidado y de cómo combinarlos.

Por último, pero no menos importante, está la construcción de los actores de nuestras historias. El psicólogo educativo Ola Hallden, analizando a los escolares de Suecia, encontró que en sus primeros intentos de explicar los acontecimientos históricos casi siempre se centraban en las motivaciones individuales: el deseo de fama que tenía Colón explicaría el contacto transatlántico, por ejemplo. Cuando se les empujaba a ir más allá y a considerar las estructuras, dice Hallden, el siguiente paso de los estudiantes solía ser atribuir motivaciones de tipo individual a grandes grupos de personas: “Alemania se resentía por Versailles” o “los campesinos querían igualdad”. Así suele ser como nos encontramos a los estudiantes, y gran parte de nuestro esfuerzo, muy apropiadamente, consiste en mostrarles por qué esto es problemático.

Mientras tanto, sin embargo, a menudo escribimos y (especialmente) hablamos como si ciertas colectividades tuvieran puntos de vista, tomaran decisiones, y así sucesivamente -tenemos que hacerlo así. Incluso si supiéramos lo que cada americano pensó e hizo en las elecciones de 1828, una imagen completa de los mismos sería una pesadilla borgiana, no una historia legible. Parte de lo que obtenemos al sumergirnos en un problema y un periodo -y al haber trabajado y leído un montón de textos sobre otros problemas y períodos- es un sentido de cómo utilizar este tipo de condensación de manera responsable: es decir, cómo simplificar sin simplificar demasiado, y cómo lo que constituye una simplificación excesiva varía con las preguntas concretas que estamos explorando. Se trata de una habilidad de inmenso valor en el “mundo real” y una fascinante búsqueda académica; sin embargo, rara vez se habla de cómo lo hacemos -al menos no con nuestros estudiantes- ni se resalta como una habilidad transferible que podemos enseñar. Tal vez por ello, me he encontrado con muchos estudiantes brillantes que piensan que los politólogos, los economistas y otros académicos simplifican demasiado, mientras que los historiadores cuentan el “relato completo”. Recordarles que no lo hacemos suele ser el inicio de una buena conversación sobre cómo decidimos lo que distingue una simplificación adecuada de otra excesiva.

Ni siquiera estoy seguro de que esta habilidad tenga un nombre. Pero creo que con frecuencia la enseñamos bien y debemos decirlo. En general, tenemos en nuestra caja de herramientas útiles más precisos de lo que a menudo advertimos, al no ser una disciplina que metodológicamente sea muy consciente de sí misma. Y si resaltamos  más a menudo esas herramientas, quizá otros podrían decidir que también las necesitan.

© 2013 American Historical Association

 

AHA 2014: la gran reunión de los historiadores americanos

Empezamos el año con la reunión anual (la 128) de la AHA, entre los días 2 y 5 en la mismísima Washington, D.C. Todos los interesados pueden consultar la página creada al efecto, donde podrán descargarse las dos partes del programa.

logo128AHA

Como podrán observar el progrma es muy amplio, dicidido en varias secciones: particularmente las “Sessions” y los “Events“, sin olvidar el “Film Festival“. Cronológicamente, el congreso se inicia con  el “Workshop on Undergraduate Teaching” y la sesión sobre “How to Get Started in Digital History“, lo cual no deja de ser significativo de las preocupaciones de la AHA.

No obstante, el plato fuerte del primer día llega por la tarde, con la entrega de los múltiples premios que se acopian en la “American Historical Association Awards Ceremony“, a la que sigue la Plenary Session, dedicada en esta ocasión a “Other” Civil Wars of the 1860s: Strife in a Time of Nation-Building“.

Las otras dos actividades de peso llegan al día siguiente, el viernes tres de enero. A primera hora de la tarde está prevista una mesa sobre “The `History Wars´ of the 1990s: What Was That All About?“, moderada por Sarah C. Maza y con la participación estelar de Alice Kessler-Harris, James Oakes, Daniel T. Rodgers, William H. Sewell y Gabrielle M. Spiegel. Unos minutos después, el esperado “American Historical Association Presidential Address“, que Kenneth Pomeranz impartirá hablando de “Histories for a Less National Age”. Será la despedida de Pomeran, que dará paso a su sustituta y colega en Chicago: Jan Goldstein, una de las “más reputadas especialistas actuales en la historia de las ciencias humanas dentro del contexto específico de la Francia de los siglos XVIII y XIX“.

Jan-Goldstein
2013 American Historical Association


Por supuesto, eso no es todo, pero en los días posteriores no hay ninguna actividad de ese calibre, excepto quizá  el “THATCamp” y la “AHA Council meeting“.

En cuanto a lo que a nosotros afecta, las aportaciones se centran en tres bloques fundamentales, que corresponden a otras tantas asociaciones afiliadas a la AHA. Por un lado, tenemos las tres sesiones organizadas por la Association for Spanish and Portuguese Historical Studies (“New Perspectives on the Reign of Carlos II of Spain“; “Techniques and Troubles of Teaching Iberian History: A Roundtable of Professors” y “Bourbon Spain in Global Context: Reform in the Age of Enlightenment“). Por otro, algunas contribuciones dentro de las numerosas actividades incluidas en la Conference on Latin American History, como la sesión dedicada a “Institutions of Trade in the Iberian Atlantic World“, entre otras. Finalmente, participa también la  American Academy of Research Historians of Medieval Spain, que organiza la sesión titulada “Church and Crusade in Medieval Iberia“.

Al margen de estos tres bloques, podemos hallar algunas contribuciones aisladas, entre las que quizá interesen la sesión dedicada a  “The History of Disasters: New Global Approaches”, que cuenta con la intervención de Cindy Ermus (Florida State University) sobre “The Politics of Disaster: Risk and Exploitation in Spain during the Marseille Plague and Beyond“; la de Kimberly Lynn (Western Washington University) sobre “Ministers of Persecution”: Torture, Capital Punishment, and the Study of the Spanish Inquisition” en la sesión dedicada a “Cruel and Unusual Justice: “Medieval” Law Enforcement and the Nineteenth-Century Imagination”; y sobre todo la de Jonah S. Rubin (University of Chicago) a propósito de “The Role of the Dead in Spain’s “Historical Memory Movements,” 2000 to the Present“, dentro de una sección titulada “CorpseFlows: Meanings and Movements of the Modern Dead in Sub-Saharan Africa, Iberia, and the Caribbean”. 

AHAapp

Dicho todo lo cual, no olviden que los amigos de la AHA tienen, entre otras cosas, un canal en Youtube, una cuenta en Twitter que responde a @AHAhistorians y una aplicación para ordenador y para los distintos aparatos móviles. Así que los más interesados ya se pueden descargar la “2014 Annual Meeting App” para la plataforma que corresponda.

Oralidad y digitalización: la historia “aural”

La AHA nos informa de los contenidos del Perspectives on History de noviembre. Nos indica que la digitalización de los materiales que sirven de base a los historiadores ocupa un lugar central en ese número, con “Material Culture in the Digital Frame: A Forum” y “The Digitization and Democratization of Oral History” en la sección estado de la cuestión. Martha Sandweiss sostiene que los historiadores deberían echar un vistazo más cercano a las fotografías como objetos; Afsaneh Najmabadi analiza el proceso de creación de un archivo desde cero, para explorar los mundos de la mujer en Qajar e Irán; y el equipo de Quilt Index ofrece a los lectores una visión tentadora de las posibilidades de su archivo digital. En fin, desde las fronteras de la historia oral, Clifford Kuhn, director ejecutivo de la Oral History Association, analiza los mundos que hay más allá de la transcripción y del auge de la “aural history”. Dada la poca atención que hemos dedicado en esta bitácora a esta área de lo oral,  aprovechamos la oportunidad y reproducimos este último texto:

November_Perspectives

En el campo de la historia oral, nada ha sido tan importante y significativo en las últimas dos décadas como la revolución digital. Los registros de audio y vídeo de alta calidad y asequibles se han extendido ampliamente en la práctica de la historia oral; no solo se está haciendo más historia oral, se está haciendo y pensando de manera muy diferente. Desde la colección, preservación e indexación de las entrevistas de historia oral, pasando por su interpretación y presentación en diversos formatos hasta los nuevos problemas éticos y legales, nos encontramos en medio de lo que Robert Perks y Alistair Thomson, editores de The Oral History Reader, han designado como uno de los cuatro grandes cambios de paradigma en el campo desde la Segunda Guerra Mundial. Como Michael Frisch y Douglas Lambert han escrito recientemente: “Casi todas las hipótesis tradicionales sobre  coleccionar, conservar y usar la historia oral se derrumban en la era digital”.

Pasar de las grabadoras analógicas a los ordenadores portátiles, los teléfonos inteligentes y otros dispositivos digitales de grabación de fácil acceso, junto con el gran aumento de acceso a las posibles plataformas  para las entrevistas de historia oral en el entorno digital, ha sido a la vez democratizador y transformador, incluso más que cuando los casetes y las grabadoras de vídeo comenzaron a suplantar los magnetófonos de bobina a finales de 1960. Entrelazados con corrientes culturales generales (como lo que podríamos llamar la sensibilidad “Broadcast Yourself” ) y con desarrollos específicos (como el fenómeno StoryCorps), los avances tecnológicos sin duda han contribuido a la creciente popularidad actual de la historia oral. Una medida de este crecimiento es el aumento de los cursos de historia oral, tanto a nivel de pregrado como de posgrado. Aproximadamente dos tercios de los programas enumerados en la guía en línea del National Council on Public History, de programas de historia pública, disponen de clases de historia oral, mientras que muchos programas identifican la historia oral como un “área de concentración”. En 2008, la Universidad de Columbia estableció el programa interdisciplinar Oral History Master of Arts, el primer programa de master en el país dedicado explícitamente a la historia oral. Y ahora es común que los profesores  incluyan trabajos de historia ​​oral en clases no dedicadas específicamente a la historia oral.

También llama la atención la gran cantidad de producción científica elaborada activamente sobre fuentes históricas orales. Oxford University Press, Palgrave, Routledge, y Altamira todos han puesto en marcha series de historia oral en los últimos años o bien han presentado numerosas publicaciones sobre el asunto. El autor Dave Eggers y la médico/investigadora de derechos humanos Lola Vollen fundaron la vcolección de libros Voice of Witness con el propósito de iluminar las crisis de los derechos humanos a través de la historia oral, y en 2013 Left Coast Press publicó los cinco volúmenes que componen el Community Oral History Toolkit. Los últimos años han visto la publicación de antologías genuinamente internacionales como The Oral History Reader (Routledge, 2006), el Oxford Handbook of Oral History (Oxford, 2011)  y Oral History and Public Memories (Temple, 2008), así como trabajos más específicos como Preparing the Next Generation of Oral Historians: An Anthology of Oral History Education (Altamira, 2006). La Oral History Association (OHA), la organización nacional profesional del campo, recibe habitualmente decenas de candidaturas ara su premio anual al mejor libro, y muchos de los recientes libros premiados por la AHA y la OAH tienen una importante dimensión de historia oral.

Por supuesto, más historia oral no se traduce automáticamente en  mejor historia oral. De hecho, al extenderse la historia oral, muchos profesores que hacen o utilizan las entrevistas de historia oral por sí mismos, o que incluyen tareas de historia oral en sus planes de estudio, no tienen conexión con la OHA y están poco adiestrados en los métodos de historia oral, en la ética y en las cuestiones de interpretación. En un reciente artículo, la presidente de la OHA, Mary Larson, sostiene que como los costes de plantear entrevistas de historia oral en línea han disminuido en comparación con lo que ocurría hace veinte años, “el diálogo sobre la ética digital [ha] parecido disminuir de forma exponencial, tal vez por el hecho de que, con proyectos que son más manejables, no hay que dedicar tanto tiempo a pensar en todos los aspectos relativos a su producción”.

La OHA ha revisado y promovido normas profesionales para hacer frente a la práctica de la historia oral en la era digital. En 1998, un comité especial de la OHA sobre actualización tecnológica presentó distintas revisiones a de la Evaluation Guidelines de la organización, incluyendo nuevas secciones sobre el equipo de registro y conservación, fomentando que los profesionales presten más atención a las normas técnicas para registrar y para las nuevas tecnologías y los medios de comunicación, en particular internet. Al mismo tiempo, expusieron algunas de las cuestiones éticas que plantea la nueva tecnología. Reconociendo que un número creciente de personas están “haciendo historia oral” fuera del alcance de los programas y centros establecidos, a menudo con un conocimiento limitado de los estándares de la práctica profesional, la OHA nombró en 2008 un comité para revisar y modificar las directrices. El comité desarrolló un conjunto de “Principios y Buenas Prácticas”, que conservan los principios básicos y las normas profesionales de planteamientos anteriores al tiempo que reconoce la diversidad de los usos a los que está siendo sometida la historia oral.

Junto con el Centro MATRIX de la Universidad Estatal de Michigan, la American Folklore Society, la American Folklife Center de la Biblioteca del Congreso y el Smithsonian Center for Folklife and Cultural Heritage, la OHA también ha sido un socio en la iniciativa “Oral History in the Digital Age” (OHDA) . Fundada en 2010 con una donación del Institute for Library and Museum Services, OHDA articula las mejores prácticas para la recopilación, la conservación y la difusión de entrevistas de historia oral desde diversos puntos de vista. El sitio web de la iniciativa ofrece un portal con cientos de las mejores prácticas documentales, una guía interactiva para seleccionar el equipo apropiado  y una colección de setenta y cinco ensayos escritos por expertos en historia oral sobre todos los aspectos del proceso, a menudo a partir de estudios de casos ejemplares .

El renovado interés por el sonido y el nuevo interés en el video son algunas de las muchas áreas cubiertas por OHDA. La revolución digital ha reavivado el interés por el sonido mismo, en la “historia auditiva/aural history“, por así decirlo, mientras que las mejoras tecnológicas, junto con las expectativas contemporáneas, han llevado a un mayor uso de la historia oral del vídeo. OHDA ofrece numerosas sugerencias para optimizar el audio y la calidad de grabación de vídeo, y se examinan algunas de las ramificaciones de la historia oral del vídeo, incluyendo preocupaciones sobre la privacidad. Tal vez lo más revolucionario es el hecho de que el sonido y el vídeo digitales hacen que los investigadores vayan más allá de las transcripciones. Los consumidores de historia digital ¡interactúan cada vez más con la grabación en sí, no sólo con una transcripción. Para ayudar a facilitar esta exploración, y al uso de la historia oral no transcrita, OHDA explora distintos sistemas de catalogación e indexación digitales. Uno de estos esfuerzos es la pionera Oral History Metadata Synchronizer System (OHMS) desarrollada por Doug Boyd de la Universidad de Kentucky.

Puede ser desalentador que haya tan gran cantidad de historia oral, pero los investigadores están desarrollando herramientas digitales para ayudar a automatizar el análisis. Las búsquedas potentes pueden detectar patrones y temas en grandes colecciones de entrevistas de historia oral, abriendo nuevas posibilidades para la interpretación (aunque hasta la fecha han sido principalmente los lingüistas más que los historiadores quienes han hecho uso de este enfoque, como en el caso de la minería aplicada a la vasta colección de entrevistas de StoryCorps almacenadas en la Biblioteca del Congreso).

La historia oral ha sido fundamental en la evolución de las humanidades públicas en las últimas dos décadas, no solo en la mayor difusión del conocimiento histórico, sino en la interacción colaborativa entre historiadores profesionales y otros grupos, a menudo utilizando herramientas digitales. Un excelente ejemplo de esta colaboración es el Proyecto Mashapaug, una asociación entre el John Nicholas Brown Center for Public Humanities and Cultural Heritage de la Universidad de Brown, la comunidad artística Holly Ewald y los residentes de un estanque local para explorar los paisajes de la memoria de la comunidad. Como se manifiesta en diversos proyectos en marcha, como “Mapping Atlanta”, iniciativa de la Universidad Estatal de Georgia financiada por el NEH, la intersección entre la historia oral y los programas avanzados de cartografía digital ofrece una posibilidad de colaboración especialmente fructífera y de gran alcance.

La OHDA y la OHA, a través de la revista y en la reunión anual de la OHA, han animado a los investigadores a pensar y escribir digitalmente, es decir, a considerar en profundidad las cualidades y posibilidades de las fuentes históricas orales digitales. La edición de verano/otoño de 2012 de la Oral History Review incluyó dos artículos en los que la historia oral/aural era integral y no complementaria al argumento central, por lo que demandaba de los lectores escuchar y leer accediendoa la edición digital de la revista. La edición de invierno/primavera de 2013 amplió algunos de los ensayos originalmente compuestas para la OHDA, mientras que la edición de verano/otoño 2013 incrusta por primera vez enlaces de vídeo.

Llevamos veinte años de revolución digital, y tal vez es hora de abandonar el significante “digital”. Como ha escrito Doug Boyd, director del proyecto OHDA , “la nueva normalidad en la práctica de la historia oral contemporánea es la transición en curso y el desarrollo de la tecnología digital y, con ella, la innovación a veces emocionante y vertiginosa”.

© 2013 American Historical Association

Revistas de historia en inglés: ¿cuál es la más influyente?

Eso es lo que se pregunta, y responde, David Austin Walsh en HNN. Veamos lo que nos indica:

¿Cuál es la revista histórica más influyente publicada en inglés? La respuesta, según Google Scholar, es: Journal of Economic History.

revistas-GoogleScholar

Google Académico, buscador especializado de Google para la literatura académica, utiliza el índice h para medir el impacto de los artículos académicos. Creado por el físico de la Universidad de California, San Diego, Jorge E. Hirsch en 2005, el índice h es uno de los varios intentos de cuantificar la productividad y la calidad de los académicos. El índice es una medición relativamente sencilla, que en su formulación utiliza solo los artículos más citados.

Aunque está diseñado para clasificar las contribuciones individuales de los científicos, el índice h también se puede aplicar a investigadores y publicaciones, y según el profesor Hirsch el índice también da clasificaciones razonablemente precisas de las revistas de artes y humanidades, aunque será menos fiable para investigadores individuales, dada la naturaleza de estas disciplinas, decanntadas hacia los libros.

Aunque las dos principales revistas de historia están centradas en la economía (y que el  Journal of Economic History se caracteriza por su enfoque cliométrico), Hirsch dice que el índice h no privilegia la investigación cuantitativa sobre la no-cuantitativa.

Paul W. Rhode, uno de los editores del  Journal of Economic History, se sorprendió por su alta posición, aunque se mostró cauto a la hora de sacar conclusiones. “No somos una revista de psicología, que publique un montón de pequeños artículos que se citan unos a otros”, dijo. “Somos una revista de alta calidad que publica cosas serias que llaman la atención a largo plazo. Eso es lo que hacemos”.

***

En fin, …

Para los amantes de tales clasificaciones, consulten Google Académico. O simplemente, escarben en la propia red, donde encontraran adhesiones y rechazos sin fin, con prevalencia de las primeras y sus variadas aplicaciones.

 

Las tesis en tiempos digitales: ¿acceso abierto?

Interesante debate el que ha generado la AHA al difundir un comunicado sobre las tesis (ya todas en formato digital) y los límites de su difusión libre.  Tras las críticas recibidas, William Cronon ha salido en defensa del organismo que presidiió no hace mucho con un texto titulado “Why Put at Risk the Publishing Options of Our Most Vulnerable Colleagues?”. Veamos su posición, si bien es extensa y resulta reiterativa en algunas de sus partes:

oatd2

Debo confesar que me descorazona ver que tantos miembros de la comunidad histórica hayan atacado el comunicado, que me parece  afable y totalmente razonable, de la División Profesional de la American Historical Association. Ha sido elaborado en nombre de los historiadores que inician su carrera y que están preocupados por el impacto potencial que los mandatos institucionales sobre la colocación digital de su tesis pudieran tener sobre su eventual capacidad de publicar tales tesis en forma de libro.

Esto no es ni remotamente faltarle al respeto al trabajo académico digital ni supone una defensa de la extensa monografía como única forma legítima de investigación histórica. Y, quiero enfatizarlo, no se trata de negarse a compartir los frutos de la investigación histórica en el futuro.

Se trata de preservar para los historiadores neófitos toda la gama de opciones de publicación y de darles un cierto grado de control sobre cuándo y cómo ofrecen su trabajo al mundo.

Como historiador practicante que ha trabajado en estrecha colaboración con un buen número de editores durante más de tres décadas, puedo dar fe de que es muy real la preocupación por la competencia entre las tesis en línea y los libros. De hecho, sé al menos de un exestudiante de posgrado cuyo editor se negó a permitir la publicación de un artículo en una de las revistas más prestigiosas de nuestra disciplina por temor a que pudiera mermar las ventas del que estaba a punto de publicar. Desde la editorial le amenazaron con cancelar el contrato para el libro si aparecía el artículo, así que puedo imaginar lo que habría ocurrido si toda la tesis hubiera estado disponible en línea. En otra ocasión, tuve que intervenir ante una agencia gubernamental para solicitar la eliminación de una versión en línea de una de las tesis de mis alumnos, que había sido publicada sin permiso del estudiante y que el editor dijo que probablemente pondría en peligro el contrato para un libro si permanecía disponible para su descarga gratuita. Varios editores de distinguidas editoriales me indican (extraoficialmente, como era de esperar) que a pesar de que sin duda considerarían la publicación de una versión revisada de una tesis que se hubiera publicado en línea, el efecto general de tal publicación en línea sería elevar la exigencia respecto a si fueran a mirarla por primera vez o, eventualmente, a ofrecerle un contrato. Y he oído de las bibliotecas universitarias ahora ahorran dinero decidiendo sistemáticamente no comprar libros de editoriales universitarias basados en tesis que estén disponibles en línea.

Esta es la mera evidencia anecdótica, lo sé, pero ya que he experimentado estas anécdotas de primera mano y que he sido mentor de estudiantes que tratan de navegar en estas alarmantes circunstancias, estoy preocupado por los que parecen asumir alegremente que este tipo de situaciones son tan inconcebiblemente improbables que no les debemos dedicar ni un minuto de nuestro tiempo. En cambio, estamos pidiendo a nuestros colegas más vulnerables que salten al vacío del acceso abierto en el mismo momento en que el acceso inmediato y libre a los frutos de su trabajo intelectual podría tener un impacto más negativo, en las primeras etapas de sus carreras. Si los historiadores veteranos quieren empezar a hacer que sus propios libros estén disponibles en línea para la descarga gratuita, seré feliz y aplaudiré su generosidad y su coraje por hacerlo, pero parece algo más que injusto exigirlo a otros estudiosos que todavía no han tenido éxito en la publicación de su primera gran monografía si todavía esperan hacerlo.

Un libro es una cosa muy grande que suele costar más de una década. Dada la enorme inversión de tiempo y energía que se dedica a la creación de uno bueno, me parece erróneo forzar su publicación -que es lo que realmente significa el libre acceso en línea-, antes de estar totalmente listo para su presentación.

Es cierto que la edición de libros está siendo transformada por la revolución digital, e igualmente cierto que todos los historiadores tenemos que trabajar promoviendo formas alternativas de comunicar las ideas de nuestras investigaciones más allá de las portadas de las monografías impresas. Espero que cualquiera que estudie mi web o mi CV, o que lea las columnas presidenciales de la AHA que escribí el año pasado sobre “la práctica pública de la historia en y para la era digital” reconocerá el grado de compromiso con el que apoyo y participo en todo lo referente a esta transición digital.

openaccess1

Pero, me pregunto si a los entusiastas del acceso abierto les apasiona realmente tanto su causa como para obligar a sus colegas más jóvenes y vulnerables a una liberación prematura de un trabajo al que le han dedicado lo mejor durante parte de una década, y ello aunque 1) los colegas sienten que su trabajo aún no está listo para su publicación, o 2) se oponen a ofrecer de forma gratuita años de trabajo académico, o 3) si temen correr el riesgo de que otros investigadores más establecidos recojan posiblemente sus hallazgos antes de que ellos mismos pueden llegar a la imprenta; o 4) si hay incluso una modesta probabilidad de que una tesis en línea pueda afectar a su capacidad de atraer a la mejor editorial posible para una versión revisada de esta obra en forma de libro.

En los feroces tweets y entradas de blogs que han estado circulando alrededor de la declaración de la AHA durante la semana pasada, se ha hablado mucho de un artículo de Marisa L. Ramírez, Joan T. Dalton, Gail McMillan, Max Lee y Nancy H. Seamans titulado “Do Open Access Electronic Theses and Dissertations Diminish Publishing Opportunities in the Social Sciences and Humanities? Findings from a 2011 Survey of Academic Publishers” publicado este mes en la revista College & Research Libraries. Los entusiastas del acceso abierto advierten de que en la encuesta de 2011 que aborda este artículo, solo el 7,3% de los directores de editoriales universitarias encuestados rechazarían imprimir un libro que ya estuviera disponible como tesis doctoral electrónica en acceso abierto -lo que indica que solo a un puñado de editoriales antediluvianas les preocuparía este problema o que se interpondrían en el camino de los recientes doctores que desearan publicar sus tesis en línea en forma de libro.

Pero si nos fijamos en los resultados de la encuesta desde un ángulo diferente, es fácil llegar a conclusiones mucho más preocupantes. En primer lugar, un adicional 7,3% dijo que consideraría la publicación sólo si la versión digital de la tesis fuera accesible únicamente en el campus donde se originó el doctorado. Así que casi una sexta parte de todas las editoriales universitarias se negarían a publicar tesis digitales de libre acceso, esas que tantos parecen ansiosos en forzar para los doctores de nuevo cuño.

Más preocupante aún, cuando se les preguntó si siempre considerarían la publicación de un artículo basado en una tesis electrónica de acceso abierto, el 65,7% de los editores de revistas respondió afirmativamente -algo que prueba lo que siempre hemos sabido, y es que este impulso hacia el acceso abierto emanaprincipalmente de las disciplinas basadas en revistas. Cuando a los editores de libros se les hizo la misma pregunta, sólo el 9,8% respondió afirmativamente.

Si uno quisiera ejercer la mayor cautela fiduciaria posible en nombre de los escritores de tesis no publicadas a principios de su carrera, se podría por tanto concluir de este estudio de 2011 que, en 9 de cada 10 casos, existe al menos la posibilidad de que la publicación en línea de una tesis electrónica pueda reducir las posibilidades de que esa tesis se convierta eventualmente en libro.

Esta precaución es afirmada en la declaración extrañamente optimista de los autores de este estudio de que “más de la mitad de los directivos de editoriales universitarias (53,7%) indicaron que su empresa consideraría una  ETD [tesis o disertación electrónica] acceso abierto para su posterior publicación”. Eso parece constatar que poco menos de la mitad (46,3%) estaban bastante menos seguros a la horar de considerar tales disertaciones, y mucho menos publicarlas. Los lectores cuidadosos también advertirán que el verbo “considerar” es enormemente ambiguo en todo este análisis, ya que un gran número de tesis en línea podrían ser rechazadas con facilidad para su publicación después de haber recomendado que se la tomara en consideración. 

Repito que no me opongo a distribuir el conocimiento histórico en todos los formatos imaginables. Lo celebro. Estoy profundamente comprometido en ayudar a que las monografías hagan su transición a los formatos de libros electrónicos digitales, y de hecho creo que esto debe suceder si los relatos de largo alcance y los argumentos que han supuesto una tradición intelectual tan importante para la disciplina histórica desean sobrevivir en la era digital. No soy de ninguna manera hostil a la historia digital o a la publicación digital en todas sus múltiples formas. Antes al contrario, me considero un entusiasta de ambas.

Sólo creo que los historiadores que pasan muchos años trabajando en un manuscrito voluminoso deben tener la opción de tratar de publicar su trabajo en forma de libro, si así lo desean. La declaración de la AHA sólo articula la esperanza de que los últimos destinatarios de la tesis doctoral tengan cierto grado de control sobre el momento y la forma en que su trabajo se dará a conocer al resto del mundo.

La razón por la que los amantes del libre acceso estarían tan terriblemente ansiosos de negarles esta oportunidad -o incluso de correr el riesgo posible de negársela a sí mismos- es profundamente desconcertante para mí. No puedo imaginar que pudiéramos llegar a aprobar una ley que exigiera que los escritores no académicos publicaran en línea el primer borrador de sus manuscritos; ¿por qué entonces  habríamos de exigir esto a los doctores de nuevo cuño incluso antes de que sus carreras se hubieran iniciado correctamente?

embargo

El nuevo patrón único para las políticas sobre el libre acceso de las tesis se ha desarrollado casi en su totalidad a favor de las disciplinas basadas ​​en revistas, donde los escandalosos precios impuestos por el poder monopolístico de un puñado de editores europeos han generado una violenta reacción entre los científicos y bibliotecarios que creen (y estoy de acuerdo con ellos) que las revistas no estaban añadiendo suficiente valor como para justificar los exorbitantes costes que estaban aplicando a un trabajo que no está financiado por ellos mismos, sino por becas y universidades.

Estos asuntos no tratan principalmente de la protección de las necesidades tradicionales de la promoción académica (tenure). La AHA ha estado durante mucho tiempo preocupada por asegurar que la investigación digital reciba pleno reconocimiento en el proceso de la promoción, y continúa trabajando en ese sentido. Esta reciente declaración simplemente busca reconocer el papel que los libros han desempeñado en la vida intelectual de disciplinas como la historia, que valoran las exposiciones y los argumentos extensos. Creo que no estoy solo entre los historiadores que esperan,  desesperadamente,  que todavía sea posible publicar amplias monografías en el futuro, incluso aunque hagamos la transición a la era digital y disfrutemos de esas otras formas innumerables de investigación y la comunicación, que están cada vez más a nuestra disposición.

A aquellos de nosotros que nos preocupamos por la supervivencia a largo plazo de los libros -por favor noten que digo la supervivencia de los libros, no su dominación hegemónica- nos preocupa que las nuevas políticas que imponen las bibliotecas universitarias (y las disciplinas basadas en revistas para las que los libros ya no tienen mucha utilidad) tengan como consecuencia no deseada una mayor erosión de los mecanismos de edición, revisión, diseño, comercialización y distribución de libros, en un momento en que esos mecanismos ya están masivamente bajo la amenaza de los aspirantes a monopolistas como Amazon.

En el caso de la distribución gratuita en línea de las tesis, estamos potencialmente erosionando la capacidad de los historiadores de publicar libros en el momento más vulnerable de sus vidas profesionales. Eso es lo que a la AHA le preocupa y a lo que trata de responder con este comunicado. No estamos tanto tratando de proteger el proceso de promoción tradicional cuanto la defensa de los propios libros como una forma de comunicación, algo que la mayoría de los miembros de nuestra disciplina continúan defendiendo, sin importar lo grande que al mismo tiempo sea nuestro entusiasmo por otras formas.

En la historia en particular (y en humanidades en general) prácticamente no hay subvenciones, por lo que el capital de riesgo de los editores ha jugado un papel vital en el apoyo de los muchos servicios involucrados en llevar un libro al mercado. Históricamente, los editores han mejorado mucho la calidad e incrementado el acceso a un trabajo que de otro modo sería mucho menos visible y llegaría a un público mucho más pequeño. Por lo general arriesgan un mínimo de 10 -20.000 $  de su propio dinero en cada libro que imprimen. El curso de acción promovido por los creyentes del acceso libre -esencialmente, liberar todo este trabajo de forma gratuita y esperar alegremente que los editores sigan haciendo este tipo de inversiones o tal vez que acaben desapareciendo por completo y vayamos a compartirlo todo digitalmente de forma gratuita- parece probable que acelere los cambios ya en marcha, lo que puede significar el fin de la edición de libros tal como la conocemos. Eso, en mi opinión, sería una tragedia.

Una característica crucial de la edición de libros que los miembros de las disciplinasbasadas en revistas no parecen entender es que las revistas tienen un público garantizado (y una fuente de ingresos) entre sus abonados y las bibliotecas, y que su principal objetivo es transmitir información a una nueva audiencia tan eficientemente como sea posible. Ningún libro tiene un público comparable garantizado, por lo que los editores trabajan con los autores para que su trabajo sea tan interesante y agradable como sea posible, para que los lectores quieran gastar realmente su propio dinero en la experiencia de leer el libro. He editado del orden de 70 libros en mi carrera, y asesorado a más de 50 tesis doctorales, y gran parte de mi trabajo con los autores -al igual que mi trabajo con los estudiantes de posgrado- tiene que ver con hacer que su trabajo sea lo suficientemente accesible y atractivo para que los lectores estén dispuestos a pagar un buen dinero para leerlo.

También hay un problema de derechos de propiedad intelectual del que me sorprende que la gente no se preocupe más. Mis estudiantes de posgrado suelen pasar 5-8 años trabando en voluminosos manuscritos que esperan les reporte su primer trabajo académico (si ese es su objetivo) y que, una vez publicado, justifique obtener una plaza (suponiendo que la promoción sobreviva a todos estos cambios -lo que abre un conjunto completamente diferente de preguntas). El trabajo de mis alumnos es muy particular. A diferencia de lo que ocurre en las ciencias, no les doy trabajo en proyectos financiados mediante donaciones que superviso como investigador principal. La gran mayoría nunca reciben dinero federal, y la mayoría ni siquiera reciben subvenciones más allá de becas de posgrado (principalmente para servir como TAs), que por lo general no llegan a cubrir las mínimas necesidades vitales. Se mantienen principalmente con la enseñanza, lo cual es una de las razones de que les cueste más tiempo completar sus titulaciones de lo que suele suceder en las ciencias.

No es tan obvio para mí por qué las universidades de investigación puedan desear correr el pequeño riesgo de socavar el futuro profesional de los estudiantes, ofreciendo su trabajo de forma gratuita a través de descargas en línea al instante. Una cosa era que la gente tenga acceso relativamente lento a las disertaciones en calidad de préstamo interbibliotecario o leyéndolas en microfilm de pago, pero otra cosa muy distinta es poder descargarlas en pocos segundos como libros electrónicos gratuitos. Estos últimos son compiten más con los libros publicados que los primeros. En los viejos tiempos (hace unos años), para acceder a una tesis uno esperaba un par de semanas pidiéndola en préstamos interbibliotecarios, lo que producía la suficiente fricción en la circulación de la información como para mitigar cualquier riesgo significativo de cara a la publicación impresa. Aquellos que realmente querían leer una tesis todavía podían hacerlo, solo tenían que esperar un poco. El acceso universal libre e instantáneo en la web abierta es otra cosa, y constituye una diferencia en la cantidad que representa una diferencia radical en la calidad (especialmente en tanto los mismos libros se vuelven más electrónicos).

 openaccess2

Otra posible consecuencia no deseada de estas políticas de acceso abierto para las tesis podría ser que los estudiantes (y, probablemente, sus mentores también) podrían comenzar a sentir un incentivo para reducir la calidad de la tesis mediante la retención de las principales conclusiones y tolerando un trabajo más seco con el fin de cumplir con los requisitos mínimos, maximizando la diferencia entre el texto de descarga gratuita en los archivos de las bibliotecas y la muy diferente versión final disponible como libro publicado. No me gustaría comenzar a sentir un incentivo para fomentar este tipo de comportamiento, pero estoy bastante seguro de que pensamientos como estos estarán más en mi mente en un mundo de disertaciones de descarga gratuita. Cuanto más áspera sea la tesis, menos va a competir con el libro final. Irónicamente, serán las mejores tesinas -las más cercanos en calidad a los libros impresos- las que serán más susceptibles a estos incentivos perversos hacia la reducción artificial de la calidad. Después de haber asesorado a un buen número de tesis doctorales que han acabado ganando algunos de los premios más destacados a libros en nuestra disciplina, me preocupa que tantos colegas parezcan tener tan poca comprensión o respeto por el trabajo duro y los complejos procesos de edición y publicación que han dado lugar a estas importantes obras académicas.

En pocas palabras: no se trata solo de la carrera profesional. Tampoco se trata de una falta de compromiso por parte de la AHA son las diversas formas de investigación. Se trata más bien de la defensa de toda la gama de opciones que implica tal diversidad, intentando dejar que los estudiosos individuales tengan tantas opciones como sea posible sobre cómo prefieren compartir su trabajo. Y también se trata de las muy complejas y tradicionales relaciones culturales y político-económicas que han sostenido las esquinas de la publicación de libros académicos durante al menos los últimos tres cuartos de siglo.

Me cuento sin duda entre los que en la profesión historia creen firmemente que la revolución digital cambiará y debe cambiar la forma en que los historiadores hacen su trabajo, y he abrazado con entusiasmo muchas de las transformaciones que estamos discutiendo. Pero una de mis mayores preocupaciones tiene que ver con que las narrativas  y los argumentos de largo alcance que los historiadores también apreciamos sobrevivan a la transición a un mundo digital donde el público carece cada vez más de la paciencia para leer textos largos. Mucho me temo que los argumentos aparentemente técnicos sobre la edición y la promoción académica que están en juego en estas políticas de libre acceso gratuito para disertaciones en línea será un clavo más en el ataúd de la escritura, la edición y la lectura de libros tal como los conocemos.

Estoy totalmente de acuerdo en que las tesis en línea gratuitas son casi el único desafío (o el mayor) al que se enfrentan los libros en esta nueva realidad, pero me pregunto por qué las universidades -entre todas las instituciones- están tan ansiosas por socavar el mundo de la edición de libros que ha sido parte tan vital de su empresa intelectual, un mundo en el que ellos mismos han jugado un papel tan importante en su mantenimiento durante tanto tiempo.  Y me pregunto cómo tantos de mis colegas historiadores han llegado a estar incondicionalmente comprometidos con el absolutismo del acceso abierto como un bien puro, tanto que están alegremente dispuestos a adoptar políticas que podrían hacer más difícil que los colegas que inician su carrera  encontrararan editores para esas tesis que aún esperan ver algún día convertidas en libros.

© 2012–2013 American Historical Association

En fin, me sumo al tweet de Dan Cohen:

“I’m fine w/ giving grad students the choice to gate their work. But @ahahistorians should also be creative & proactive about future of pub”

Catalogar (pensando en el futuro)

Al menos por estos lares, los ciudadanos andamos preocupados, cuando no patidifusos, al observar algunas de las costumbres en determinadas esferas de la administración pública, o en sus aledaños. Por ejemplo, nos enteramos de que se formatean ordenadores o se destruyen discos duros cuando alguien abandona su cargo y es sustituido por otra persona. Los historiadores añadimos a lo anterior otra desazón adicional, la que supone ver esfumarse determinados documentos, de modo que a quienes nos sucedan en la disciplina les aventuramos un arduo trabajo para reconstruir determinados comportamientos y acciones, algo que solo harán indicialmente, en caso de que sea posible. Parece ser, pues, que nuestros gobiernos desean que lo archivado sea solo lo políticamente correcto y aseado. Y uno se pregunta cómo manejan nuestros responsables toda la documentación digital que generan, qué y cómo preservan.

Viene esto al caso al leer un reciente informe del Information and Privacy Commissioner de Ontario, Canada. En aquel alejado país, alguien tuvo a bien quejarse de que el responsable de la Oficina de un antiguo ministro, de la energía, tenía por práctica diaria eliminar sus mensajes de correo electrónico.  Si se tiene en cuenta que dicha persona participaba en la cancelación y reubicación de las plantas gasísticas se entenderá quizá su comportamiento y lo improcedente del mismo. En fin, de ello ha resultado un excelente informe, conocido a principios de nuestro verano, el cual recomienda revisar las prácticas de gestión de correo electrónico en los ministerios y el gobierno en general.  Es decir,  existen polìticas sobre cómo preservar determinados documentos digitales, dada su fugacidad.

En fin, conecto todo lo anterior con la interesante noticia que publica Vanessa Varin (“Cataloging for the Future: NARA on Archiving Federal E-mail Records) en el blog de la AHA. Interesante y alejada de lo que se hace por aquí. Veamos:

Hemos recorrido un largo camino desde que Raymond Tomlinson enviara el primer e-mail  exploratorio en el año 1971. Jugando con ARPANET, un subproducto del Departamento de investigación para la  Defensa en las redes informáticas, Tomlinson quería ver si podía enviar un mensaje de texto básico entre distintas computadoras. Al elegir el signo “@” para conectar un nombre de usuario a la dirección de destino, Tomlinson fue capaz de enviar lo que se considera uno de los primeros mensajes de correo electrónico de la red. El resto, como dicen, es historia.

email archiving1

En unas pocas décadas, el correo electrónico se ha convertido en fundamental para la forma en que nos comunicamos, tanto personal como profesionalmente. Según Mashable, a diario se envían en todo el mundomás de 144 mil millones de e-mails, de los que 89 mil millones son considerado de negocios y 55 mil millones, personales. El correo electrónico ha dejado una marca indeleble en cómo los seres humanos se comunican, y ahora es el momento de considerar cómo vamos a preservarlos.

A finales de agosto, los National Archives and Records Administration (NARA) publicaron un boletín de orientación con una guía para los jefes de las agencias federales que administran registros de correo electrónico. La propuesta “Capstone” es un esfuerzo de los NARA por “evaluar cómo las agencias han utilizado diversos repositorios de correo electrónico para gestionar los registros de correo electrónico”. Capstone está diseñado para crear un sistema universalmente aplicable por parte de los jefes de las agencias para determinar cómo filtrar y finalmente preservar los documentos de correo electrónico. Tal como está ahora, las agencias federales manejan sus propios sistemas de correo electrónico, y establecen sus propias normas de preservación. La adopción del enfoque Capstone permitirá a las agencias federales  cumplir con una directiva de la Casa Blanca de 2012 que exige que  gestionen electrónicamente los registros de correo electrónico antes del 31 de diciembre de 2016.

Actualmente, la gestión de los registros federales se basa en estrategias de archivo del tipo de “print and file” o “click-and-drag” (donde un correo electrónico se mantiene en forma electrónica). Según Arian Ravanbakhsh de la Office of the Chief Records Officer, “estas soluciones, especialmente la de print and file, donde las personas tienen que imprimir el email (una metadato asociado) y archivar ese papel con sistemas apropiados de mantenimiento de registros  obviamente está sujeto a gran variedad de errores de los usuarios”. Por el contrario, el enfoque Capstone solicita a las agencias federales que identifiquen al personal clave y designa cuentas Capstone (que utilizan los sistemas de correo electrónico existentes dentro de la agencia), que captarán los correos electrónicos como registros permanentes. Capstone captura no solo los registros permanentes a archivar, sino también los metadatos y adjuntos pertinentes. En resumen, el enfoque de NARA no sólo liquidaría los registros de correo electrónico impresos que se emplean actualmente, crearía una estrategia más uniforme para archivar los registros de correo electrónico en todo el gobierno federal.

Corresponde a cada agencia federal adoptar la opción Capstone. Según Ravanbakhsh, es demasiado pronto para decir cuántos organismos aplicarán la estrategia. Indica que los NARA han percibido un considerable interés en el asunto por parte de muchos organismos, algunos de los cuales han firmado para la formación  adicional patrocinada por los NARA.

Nuevas fronteras presentan nuevas oportunidades y nuevos retos para los historiadores. Si NARA es capaz de poner en práctica una estrategia de amplia aplicación para gestionar y conservar los registros de correo electrónico ¡hoy, el historiador del futuro podrá aprovechar los beneficios de un tesoro de nuevos registros, en los que se podrá buscar. Por supuesto, esto requiere nuevas metodologías para manejar cantidades tan grandes de conjuntos de datos, lo que podría significar una confianza aún mayor en las nuevas bases de datos y las técnicas de software asociadas con el movimiento de los datos masivos.

Pero hay muchas preguntas que aún siguen sin respuesta. ¿Cómo cada agencia federal determinará quiénes y cuántos administradores tendrán cuentas Capstone? ¿La estrategia Capstone finalmente filtrará los niveles inferiores del personal federal? El modelo Capstone es una estrategia de arriba hacia abajo para registrar y preservar, que considera dignas de preservacióncon unas pocas cuentas administrativas de correo electrónico. Este enfoque, si bien es una opción más manejable para los archiveros con exceso de trabajo, ignora el valor potencial de los registros producidos por el personal de nivel inferior. Para los historiadores que valoran el enfoque de abajo hacia arriba en  historia, esta estrategia de archivado tiene algunas ramificaciones potencialmente dañinas.

Es por estas razones que los historiadores deben estar involucrados desde el principio en el proceso. El material de archivo es el lazo que une al archivero y al historiador, y es importante mantener una línea abierta de comunicación entre los dos grupos para superar la “archival divide“. En particular, en proyectos como Capstone que tienen consecuencias a largo plazo para nuestra investigación, los historiadores tienen que estar al tanto de la labor de los archiveros y de cómo se están formulando las estrategias de archivo. NARA solicita con frecuencia comentarios del público y comentarios sobre estrategias como la de Capstone, y es vital que los historiadores se unan  de inmediato con los archiveros en esta fase del proceso y dejen su sello. (…).

© 2012–2013 American Historical Association

“Rendez-vous de l’Histoire” à Blois (2013)

Damas, caballeros, amantes de la historia, profesionales y amateurs todos y todas, llega la gran fiesta que en el Hexágono dedican a nuestra disciplina: el Rendez-vous de l’histoire, en su ya decimosexta edición  (1o-13 de octubre).

Rendez-vous histoire

Como ven, el tema es poco original, “La Guerre”, un precalentamiento para los aniversarios del 14. Por lo demás, este año preside Bertrand Tavernier, Chantal Thomas se encarga del salón del libro y Marc Ferro del ciclo cinematográfico;  Elie Barnavi dará la conferencia inaugural y Florence Aubenas aportará su testimonio.

No voy a cansar al respetable desmenuzando el programa, que ocupa la nada despreciable extensión de 49 páginas. Ahora bien, desde el punto de vista académico y sesudo, la parte nuclear es la dedicada a “L’actualité de la recherche historique”. En su seno se desarrollarán tres mesas redondas metodológicas: “Quelle place pour le numérique dans la recherche sur les archives?”; “Publier l’histoire : l’avenir numérique”; y “Les archives de la captivité: du document à l’histoire”. También habrá un “Espaces jeunes chercheurs” y una suerte de minicoloquios denominados “Les journées d’études”. Entre estos últimos los hay dedicados, por ejemplo, a Augustin Thierry, a la historia ambiental y, sobre todo, a las distintas facetas de la guerra, que no en vano es el título general.

A imagen de los americanos, pero en proporciones algo más modestas, se otorgarán varios premios: el Grand Prix des Rendez-vous de l’histoire de Blois, que recae en François-Xavier Fauvelle-Aymard por Le Rhinocéros d’or. Histoire du Moyen Âge africain (Alma Editeur); el  Prix Jean-Michel Gaillard, otorgado a Jean-Pierre Filiu por Le nouveau Moyen-Orient. Les peuples à l’heure de la révolution syrienne (Fayard); y el Prix de la bande dessinée historique, que ha sido para Le Singe de Hartlepool (Editions Delcourt), de Wilfrid Lupano y Jérémie Moreau.

Eso y mucho más, sobre todo mucho de esa “Histoire autrement” menos convencional y más atractiva para el curioso.

Con mucha envidia de nuestra parte…

 

Más allá del ombligo: los historiadores y su objeto

Entre los asuntos que siempre vuelven está el del trabajo de los historiadores y su compromiso con la sociedad en la que viven. Una de sus formas es la que da lugar a las distintas historiografías nacionales, con trabajos y preocupaciones que, si bien relacionados con lo que ocurre en otros lugares, tienen rasgos muy particulares. Las cuestiones a plantear aquí serían varias.  Una tiene que ver con la necesidad de alejarse de lo propio y abordar asuntos fuera, pero ello se relaciona asimismo con otros aspectos de mayor alcance: con la situación de cada historiografía, con su pasado “imperial”, con la lengua en la que trabaja, con las nuevas perspectivas globales, con el tipo de historia que se enseña en las aulas, etcétera. No es este el lugar ni el momento para abordar tales pormenores, pero sí de refrescarlos. para ello, nos servimos de un breve, titulado, “British historian says we should ‘look beyond Europe and America’”,  que Matthew Reisz publica en las páginas de THE:

Discovery-Globe

Nicholas Guyatt, lecturer de historia moderna en la Universidad de York, habló en una mesa sobre “Teaching the Wider World” en el Institute of Historical Research, el pasado 11 de septiembre.

Con Luke Clossey, associate professor de historia mundial de la Universidad Simon Fraser en Vancouver, han estudiado a cerca de 2.500 historiadores en 57 departamentos de los EE.UU., el Reino Unido y Canadá. Alrededor de tres cuartas partes de sus investigaciones estaban dedicadas a Europa y América del Norte. Sin embargo, los historiadores británicos, dicen, van a la zaga de sus homólogos transatlánticos en su perspectiva global.

Para las regiones de Asia, América Latina, Oriente Medio y Norte de África y África subsahariana, el doctor Guyatt presentó datos según los cuales en todos los casos había una mayor proporción de historiadores trabajando sobre ellas en las universidades de Estados Unidos y Canadá que en las instituciones británicas. Un 13,3 % de los historiadores británicos estudian al menos una de estas regiones, el 20,4 % de  los historiadores canadienses y el 26,7 % de los historiadores norteamericanos.

Con la obvia excepción de Soas, en la Universidad de Londres, donde todos trabajan en “la historia del mundo en general”, sólo la Universidad de Warwick logra tener un 30 por ciento de sus historiadores estudiando estos temas globales. Tres instituciones canadienses y no menos de 15 americanas superan esa cifra.

Sir Richard Evans, Regius profesor de historia en la Universidad de Cambridge, sostuvo que los años de la posguerra habían supuesto un notable  florecimiento de historiadores británicos escribiendo sobre Europa y produciendo libros “cruzados” que se “tradujeron, se convirtieron en best sellers e incluso tuvieron impacto sobre el sentido que otros paíseso tienen de sí mismos. Eso no ha sido replicado por  historiadores continentales que escriban sobre Gran Bretaña”.

Sin embargo, Sir Richard temió que el declive de la enseñanza de idiomas y “la presión de la clase política para reducir la cantidad de  historia no británica que se enseña en las escuelas”  amenazara esta impresionante tradición de historiadores británicos que se aventuras más allá de sus costas.

A preguntas de los asistentes, se planteó la cuestión de la demanda de  historia mundial por parte de los estudiantes, pero Machel Bogues, que ha trabajado como gerente de proyectos en los principales museos explorando cómo presentan la historia del mundo, respondió: “¿Es una cuestión de aversión al riesgo por parte de los estudiantes o es que las instituciones realmente piensan que es importante?”

Cuando se le preguntó si, a su juicio, debería cambiarpor el balance de resultados de la investigación producida por los historiadores británicos, Guyatt respondió: “Deberíamos dedicar más del 13 % de nuestra investigación a los países que representan el 85 % de la población mundial -sería genial si pudiéramos alcanzar ese casi 27 % logrado en los EE.UU. “.

Los pasos hacia ello incluirían “un diálogo más fructífero con las escuelas” y “la reintegración de la historia con las lenguas en las universidades, incluso para los estudiantes que no llegan sabiendo una segunda”.

“Teaching the Wider World”, fue la sesión de clausura de la Higher Education Academy’s 15th annual Teaching and Learning Conference for Historians.

Copyright © 2013 TSL Education Ltd.

Anthony Grafton: mi forma de trabajar

En The Daily Beast, Noah Charney comanda una sección que suele titularse “How I Write”, que consiste en entrevistas a destacados escritores, ya sean literatos o meramente académicos.  Y es un buen momento para presentarla, aprovechando que en esta ocasión dialoga con el eminente historiador Anthony Grafton:

grafton1

Usted ha ayudado a fundar un nuevo campo de estudio, la historia de la lectura. ¿Cómo surgió?

Claro. La historia de la lectura es una especialidad de Princeton desde sus orígenes. Gran parte del mérito se remonta a Robert Darnton, mi maravilloso colega. En los años 70 y 80 él estuvo redefiniendo el campo de la historia del libro estudiando la historia de esa maravillosa editorial suiza del siglo XVIII, la Sociedad Tipográfica de Neuchâtel. Escribió una serie de libros y artículos que han transformado la manera en que pensamos sobre la historia de la edición, haciéndola mucho más rica y humana, conectándola con la historia de la literatura. En su famoso libro La gran matanza de gatos hay un capítulo fascinante sobre la forma en que los lectores respondieron a Rousseau, quien abogaba por un nuevo tipo de lectura. También escribió una importante obra metodológica titulada “Primeros pasos hacia una historia de la lectura“.

Yo había estado trabajando, desde que era estudiante, en los filólogos del Renacimiento, los que interpretaban los textos, y en los humanistas como maestros, y cómo introducían a sus estudiantes en el arte de la lectura en sus aulas. Así que estaba acostumbrado a trabajar con  libros  y manuscritos anotados -registros de la docencia. Me pregunté si no sería posible pasar de la reconstrucción de la enseñanza formal a la lectura de los hombres educados (y, como ahora sabemos, de las mujeres educadas, más de las que habíamos pensado en los años 80). En ese momento, Lisa Jardine, con quien había escrito un libro sobre la educación humanista, llegó a Princeton como visitante, y los dos comenzamos a buscar una copia de un libro escrito por el historiador romano Tito Livio, que estaba depositado en la biblioteca de Princeton . Había sido ampliamente anotado por un erudito inglés, Gabriel Harvey, profesor de griego en Cambridge y amigo de Edmund Spenser. Primero nos dimos cuenta de que tenía una escritura maravillosa, lo que era una buena señal. Mi profesor Arnaldo Momigliano solía decir: “Un gran hombre con buena letra es un doble gran hombre”. También nos dimos cuenta de que hizo un montón de comentarios explícitos sobre la forma en que leyó el texto: estructuró el escena, dejó claro que era una especie de lector profesional que trabajaba con miembros de la élite, que extraería lecciones políticas del texto. Así que empezamos a profundizar. Cuando Jardine estaba a punto de dejar Princeton  habíamos preparado un artículo sobre cómo Gabriel Harvey leyó su Livio, que finalmente apareció en Past and Present. Esa fue la pieza, pienso que más que cualquier otra, que despertó el interés en la historia de la lectura. Desde entonces, el trabajo ha ido en toda suerte de direcciones, pero creo que nuestra visión, la de que se podía ver a ese hombre leyendo un antiguo texto romano y que sirviera como una especie de mapa de la política de la década de 1590 en Inglaterra, la de que se trataba de una poderosa especie de lectura, continúa teniendo algo de vida. Nunca he dejado de hacer historia de la lectura desde entonces.

He hecho esta pregunta a Stephen Greenblatt, Martin Kemp y Christopher Celenza y tengo curiosidad por su respuesta. Me encontré con una nota que decía que Leonardo da Vinci poseía 118 libros en el momento de su muerte, lo que era un muy buen número a principios del siglo XVI, pero no he podido encontrar una lista detallada. ¿Qué cree que habría aparecido en la biblioteca de un pensador y artista  italiano del siglo XVI, de un buen lector, y qué textos “clásicos” no habrían aparecido (porque aún no se conocían) y que nos pueda sorprender?

Esa es una buena pregunta! Un montón de cosas que ahora parecen canónicas no habrían sido accesibles a Leonardo, que no era muy hábil con el latín. En aquel entonces, había muchas cosas que solo estaban en griego, o no todo se podía leer en sus primeras traducciones. No sé cuántas personas realmente “tenían” a Tucídides, leyéndolo en la primera traducción de Lorenzo Valla. Yo creo que Leonardo era más lector de lo que se le atribuye. Siempre he estado fascinado con la idea de que quería crear una versión de la Geografía de Ptolomeo para el cuerpo humano, y por la forma en la que claramente había leído la obra de Alberti, y luchó con ello. Está claro que no se trata solo de anotar  sus propios pensamientos, sino que también estaba respondiendo a lo que ha leído.

¿Alguna vez ha impartido una clase dedicada a la lectura de todos los textos que los humanistas del siglo XVI leían como parte de su educación?

No, nunca lo he intentado, pero Jim Ackerman hizo un trabajo interesante, hace muchos años, tratando de reconstruir lo que él llamó la “Estantería del arquitecto”. No sé si alguna vez publicó los resultados, pero yo estaba involucrado en una taller sobre el tema que fue muy agradable.

Usted escribió un libro sobre Leon Battista Alberti . ¿Cómo lo eligió como tema, ya que es bastante subestimado, y cómo le llegan los temas por lo general?

Mis temas me llegan por los caminos más insospechados. Mis favoritos son los que me encuentro cayendo en la madriguera del conejo, que es como me encontré con uno de mis temas de actualidad, la conexión de la Última Cena y el séder de Pesaj en el Renacimiento. Me gusta tirar de la cuerda, y de repente parece que hay suficiente material en mi cabeza. Ese es mi método por excelencia: dejar que las cosas se acumulen en mi cabeza y luego tratar de rastrear y poner un poco de orden en las mismas.

De todos los cursos que ha impartido, ¿tiene algún favorito?

Sí, yo diría que mi favorito es uno que imparto casi cada año para los estudiantes de historiografía, un seminario en el que se leen una serie de trabajos recientes, tratando de ver las principales orientaciones de la escritura de la historia en los siglos XX y XXI. Los estudiantes realmente aprenden a leer, criticar y re-imaginar las obras de historia. Es un poco como la escuela de posgrado, donde aprenden una hermenéutica de la sospecha. Aprenden a ser muy perspicaces y críticos. Por lo general, están escribiendo senior theses, lo que les obliga realmente a tener en cuenta lo que supone construir un gran argumento a partir de las fuentes. Me encanta verles cambiar rápidamente, de personas que leen la información a personas que están realmente pensando sobre lo que una fuente está haciendo en un momento dado en un texto, sobre cómo se maneja y articula un argumento.

Describa su rutina matutina.

Por supuesto. Cuando quiero escribir, en casa, me levanto alrededor de las 5, me hago café y poco a poco empiezo a ser consciente. Hago otros trabajos, como consultar el correo electrónico, Facebook y los sitios de noticias, luego le llevo el café a mi esposa y leo el periódico. Es la conciencia de tener por delante un largo día de trabajo. A las 8 me gusta estar ante el ordenador y me gusta escribir hasta el mediodía.

¿Le gusta estructurar sus libros con antelación o simplemente dejar que fluyan?

Escribo mi primer borrador en el ordenador. Yo solía escribirlo todo a mano, pero simplemente no tengo el tiempo, la paciencia o una escritura legible que lo haga ya posible. Me gusta escribir con rapidez, por lo que en condiciones ideales tendré hecha mucha investigación y tomadas un montón de notas antes de sentarme. Pero no hago un esquema. En lo que me costaría hacer un esquema, yo ya sé lo que tengo que decir, así que me siento y escribo.

¿Qué necesita haber producido/completado para sentir que ha tenido un día productivo de escritura?

Si estoy escribiendo a tiempo completo consigo alrededor de 3.500 palabras por mañana, cuatro mañanas a la semana.

Pero eso es increíble. He hecho más de 50 de estas entrevistas hasta ahora, y la gran mayoría de los escritores se conforman con 1.000 palabras al día. 3.500 cada mañana es mucho.

Bueno, estoy seguro de que sus 1.000 son mejores que mis 3.500, pero es solo la forma en que lo hago. Siempre empiezo con una rápida revisión de lo que escribí el día anterior. Así que es una escritura muy rápida, que necesita mucha revisión, pero es la forma que tengo de escribir los capítulos de mis libros.

¿Dígame un hábito o una afectación que le sea propio?

Con relación a la escritura, tengo un par. Uno me viene de Mr. Hyde, mi maravilloso profesor de inglés en Andover. Empezaba cada trimestre con un truco, por ejemplo diciendo: “Señores, este término lo aprenderán a escribir sin la voz pasiva. Por favor, usen la voz pasiva. En cuanto lo hagan, voy a dejar de leer sus trabajos y les pondré una F, por lo que van a ahorrarme tiempo! “Su idea no era que no debiéramos usar la voz pasiva, sino no lo hiciéramos sin pensar. Esta fue una maravillosa manera de inculcar este principio. Todavía siento una punzada de culpabilidad al utilizar la voz pasiva. Así que intento, como estilo muy activo,  identificar a los sujetos haciendo cosas claras con objetos identificados.

Uno de mis profesores favoritos en Choate, el Sr. Yankus, tenía una advertencia similar contra el uso del verbo “ser” en los trabajos. Tal vez haya algo en los profesores de los internados ingleses, algo que hace que todos se pongan de acuerdo en las mismas tácticas de enseñanza.

Ese fue el segundo mandato del Sr. Hyde: “Señores, ahora van a aprender a escribir sin el verbo to be!”

 

rueda Agostino_Ramelli
Figura CLXXXVIII en Le diverse et artificiose machine del Capitano Agostino Ramelli

 

¿Hay algo distintivo o inusual en su espacio de trabajo?

Bueno. Sí. Tengo delante una réplica de tamaño natural de la “rueda de libros” de Agostino Ramelli, en la que guardo mis diccionarios y que llena la mitad del pequeño estudio en el que escribo. Se hizo para una exposición en la Biblioteca Pública de Nueva York en 1992. No tenían sitio para ella , así que me las arreglé para conseguirla. Puedo girar la silla desde mi MacBook Air en el que escribo a los muchos diccionarios de los que dependo para las referencias. También he conseguido, como sabe, un cocodrilo que cuelga del techo, un cráneo, una balanza, un reloj de arena -mi esposa está trabajando para hacer de mi estudio un pequeño gabinete de curiosidades (wunderkammer).

Se sorprendería de saber cuántos de los escritores que he entrevistado tienen cocodrilos que cuelgan del techo de sus estudios …

Hay un maravilloso verbo en alemán que significa “to hedgehog yourself in” [meterse en el propio caparazón].  Así podría llamarse lo que hago para escribir.

¿Tiene alguna superstición?

Mi superstición principal es que cuando estoy escribiendo un artículo para una reseña, como las que hago para The New York Review, me gusta escribir el borrador en un día. No me siento bien si no puedo hacerlo así, escribiéndola de una sentada.

¿Hay algo que siempre le haga reir?

Cualquier signo de buen humor estudiantil, sobre todo a mi costa. Un ejemplo favorito: un trabajo estudiantil de corte más literario observó algo mencionado en clase: “a todos nos gusta el profesor Grafton, pero nos preocupa que se le vaya a caer la cabeza y nos vaya a aplastar a todos”. Es cierto, tengo una gran y poderosa cabeza, así que puedo entender la preocupación.

¿Y lo que siempre le hace llorar?

El trabajo sumamente potente de los estudiantes. Cuando un estudiante hace algo extraordinario y revelador, mis ojos se humedecen.

¿Cuál es su comida favorita?

Trato de no tenerla! Lo intento con los refrescos bajos en calorías.

¿Qué frase utiliza en exceso?

Uso en exceso “grande”, “por ejemplo” y muchas de esas pequeñas frases que uno mete en las oraciones para dar la apariencia de ritmo, en vez del ritmo real.

Cuéntenos una historia divertida relacionada con una gira de promoción  o presentación de un libro.

Casi nunca he tenido. Me suenan a tragedia, más que a comedia. Me han invitado a librerías, pero solo lo hago en la local de Princeton, porque sé que algunas personas vendrán. Me causan tanto pavor los relatos que he leído sobre presentaciones a las que nadie se presenta, con los asientos vacíos …!

Cuéntenos algo sobre usted que sea en gran parte desconocido y quizás sorprendente.

Sospecho a que la mayoría de mis lectores les sorprenderá saber que soy uno de los asesores del ROTC en Princeton. Llegué allí porque mi hijo, en su último año de universidad, tuvo que afrontar el 11/S, y decidió unirse a loa marines.  Sirvió allí durante nueve años. Fue la primera persona militar en nuestra familia desde mi abuelo, que perteneció a la caballería zarista.

classical tradition

En su último libro, el colosal The Classical Tradition, ¿hay alguna entrada que sea su favorita?

Muchacho! Sí, me gusta mucho la entrada sobre Asterix. Por mi parte, me gustaría recomendar la de Comentario.

¿Qué le gustaría ver tallado en su lápida?

“Fue un buen maestro”.

 

Esta entrevista ha sido editada y condensada. © 2013 The Newsweek/Daily Beast Company LLC

Natalie Z. Davis y Edward L. Ayers, premiados

Este blog y su responsable no pueden sino sumarse al reconocimiento que el gobierno norteamericano ha otorgado a distintos humanistas en las National Humanities Medals de 2012. Entre ellos, están algunos de los preferidos de esta bitácora, como Edward L. Ayers, pionero de la historia digital, y sobre todo Natalie Zemon Davis, a quien hemos dedicado diversas entradas. En la ceremonia de entrega, que he tenido el placer de contemplar en riguroso directo hace pocas horas, ambos han estado presentes. 

davis-obama

Natalie Zemon Davis ha mostrado las señales de la edad, pero en menor medida de lo que se podría esperar y manteniendo el ánimo que siempre la ha caracterizado. Además, a buen seguro habrá disfrutado doblemente, no solo por el galardón, sino por la compañía de una de sus amigas y colegas de siempre, Jill Ker Conway,  también entre las premiadas.

Para los regazados, remito al video institucional, que pueden pasar hasta el minuto 21 y 30 segundos, más o menos, cuando aparecen Ayers, William G. Bowen, Davis y Conway, entre otros.

Como cierre afortunado, me permito anunciar que, pasado el verano,  la editorial Akal recuperará El regreso de Martin Guerre, una espléndida noticia para los amantes de la escritura de Natalie Z. Davis y un buen colofón para este merecido premio.

Salarios universitarios (USA)

El pasado 8 de abril la AAUP publicó su estudio anual sobre salarios y condiciones del profesorado universitario. He aquí la breve presentación:

Los sueldos de los profesores a tiempo completo en colleges y universidades estadounidenses continúan recuperándose lentamente de la recesión en curso en la educación superior, pero las tendencias a largo plazo no son alentadoras. Esa es la conclusión del informe anual sobre la retribución económica a los docentes de la educación superior, difundido por la Asociación Americana de Profesores Universitarios. El informe ofrece datos actuales recogidos por la AAUP en salarios y beneficios para profesores a tiempo completo de más de 1.100 colleges y universidades. También presenta un análisis en profundidad de tres reiteradas preocupaciones y proporciona nuevos datos sobre cada una: El continuo aumento de los profesores sin contrato indefinido (no tenure-track), la fuerte caída de los créditos estatales para educación superior, incluso tras el final de la gran recesión en la economía en general, y la cada vez mayor desventaja salarial para los profesores que enseñan en el sector público.

Para corroborarlo, ofrecemos algunos cuadros del informe difundido:

aaup figure1

aaup table c

aaup table d

aaup figure2

aaup figure3

La historia del capitalismo: ¿desde abajo o desde arriba?

“In History Departments, It’s Up With Capitalism”, es el adecuado título que Jennifer Schuessler pone a su repaso para el NYT de lo que puede estar sucediento en los depertamentos norteamericanos de historia:

wallstreet mainstrett

Un espectro recorre los departamentos universitarios de historia: el espectro del capitalismo.

Tras décadas de “historia desde abajo”, centrándose en las mujeres, las minorías y otros grupos marginados apoderándose de su destino, una nueva generación de estudiosos está recurriendo cada vez más al que extrañamente corría el riesgo de convertirse en el grupo más marginado de todos: los jefes, los banqueros y los intermediarios que dirigen la economía.

Incluso antes de la crisis financiera, los cursos de “la historia del capitalismo” -como los nuevos programas disciplinarios- empezaron a proliferar en los campus, junto con disertaciones sobre temas tan poco atractivos como los seguros, la banca y la regulación. Los acontecimientos de 2008 y sus largas secuelas han urgido a que la academia se diera cuenta de que realmente es la economía, estúpido!

La crisis financiera también ha creado una oportunidad de mercado importante. Columbia University Press ha incorporado recientemente una nueva colección sobre “Studies in the History of U.S. Capitalism”  (“Esta no es la historia de los negocios de tu padre”, promete la propuesta) y otras importantes editoriales universitarias han sido haciéndose con trabajos sobre los seguros en el siglo XIX y sobre la especulación bursátil a principios del XX, con las editoriales comerciales y editores de opinión siguiéndolo muy de cerca.

freaksoffortune

La cuestión dominante en la política estadounidense de hoy en día, dicen los estudiosos, es la relación entre democracia y economía capitalista. “Y para entender el capitalismo”, señaló Jonathan Levy, profesor de historia en la Universidad de Princeton y autor de Freaks of Fortune: The Emerging World of Capitalism and Risk in America, “tienes que entender a los capitalistas”.

Eso no significa buscar solo en despachos de lujo y libros de contabilidad, se apresuran a destacar los estudiosos. El nuevo trabajo casa un obstinado análisis económico con los puntos de vista de la historia social y cultural, integrando la opinión de los mandamases con la de los oficinistas -y los consumidores- que propulsan el sistema.

“Me gusta llamarla” historia desde abajo, hasta lo más alto de la jerarquía”, dijo Louis Hyman, profesor de relaciones laborales, derecho e historia en la Universidad de Cornell y autor de Debtor Nation: The History of America in Red Ink.

La nueva historia del capitalismo no es tanto un movimiento como lo que sus proponentes llaman una “cohorte”: un grupo de estudiosos vagamente vinculados cuya mayoría de edad llegó después de que el fin de la guerra fría aclarara un poco el terreno ideológico, inspirados por el trabajo previo, pero sin las preguntas -¿cómo y por qué el socialismo no echó raíces en Estados Unidos – que animaban a las generaciones anteriores de historiadores del trabajo. En lugar de buscar el radicalismo obrero, se dirigieron a los oficinistas y empresarios.

counterfeiters Mihm

“Antes, muchos de estos temas habrían sido recibidos con un bostezo”, dijo Stephen Mihm, profesor de historia en la Universidad de Georgia y autor de A Nation of Counterfeiters: Capitalists, Con Men and the Making of the United States.  Pero entonces estalló la crisis, y la gente empezó a preguntarse, ‘Oh, Dios mío, ¿qué ha estado haciendo Wall Street en los últimos 100 años?'”En 1996, cuando el historiador de Harvard Sven Beckert propuso un seminario universitario sobre la historia del capitalismo estadounidense -el primero de su clase, cree-, los colegas se mostraron escépticos. “Pensaron que nadie estaría interesado”, indicó.

Sin embargo, el seminario tuvo casi 100 candidatos para 15 plazas y se convirtió en uno de los cursos más grandes en la Universidad de Harvard, que en 2008 creó un Program on the Study of U.S. Capitalism con todas las de la ley. Esa iniciativa dio lugar a otras similares en diferentes campus, como los cursos y programas de Princeton, Brown, Georgia, la New School, la Universidad de Wisconsin y otros lugares, que también atrajeron a mucha gente -a veces con la ayuda de una astuta gestión de la marca.

Después de que Seth Rockman, un profesor de historia en la Universidad Brown, cambiara el nombre de su curso “Capitalism, Slavery and the Economy of Early America” a simplemente “Capitalism”, los estudiantes centrados en la economía y en las relaciones internacionales comenzaron a aparecer junto a los estudiantes activistas del trabajo y las gentes de estudios del desarrollo. “Se ha convertido en un espacio donde se puedne reunir sectores de la Universidad que habitualmente no dialogan,” dijo el Dr. Rockman. (El próximo otoño se convertirá en el curso introductorio de Brown para la historia de Estados Unidos).

CAPITALISM-shirt

Los mercados y las instituciones financieras “han sido creados por personas que tomaron decisiones particulares en determinados momentos de la historia”, dijo Julia Ott, profesora de historia del capitalismo en la New School (la primera persona, los académicos indicaron varias, en ser contratada bajo ese paraguas). Para dramatizar ese momento, la doctora Ott tiene estudiantes que en su curso sobre Wall Street (Whose Street? Wall Street! ) se visten con trajes de época y recrean una escena primitiva de la historia financiera: los primeros días de la Chicago Board of Trade. Algunos de sus compañeros adoptau un enfoque similarmente juguetón. Promueven un campamento de una quincena sobre historia del capitalismo que se inaugurará este verano en Cornell;  el Dr. Hyman (exconsultor de McKinsey & Company) ha diseñado camisetas sobre “historia del capitalismo”.

El campamento, explicó, tiene como objetivo poner relativamente al día a innumerables historiadores sobre datos y documentos financieros que se pueden hallar en los archivos empresariales. Comprender el capitalismo, dijo Hyman, requiere a la vez “Foucault y las regresiones”. Asimismo, insisten los académicos, exige tener en consideración la raza y el género.

god and wal-mart

A modo de ejemplo, señalan libros como World More Concrete: Real Estate and the Remaking of Jim Crow South Florida, de Nathan Connolly, que aparecerá el próximo año, y To Serve God and Wal-Mart: The Making of Christian Free Enterprise (Harvard, 2009), de Bethany Moreton, ganador de múltiples premios, que examina el papel de los valores cristianos evangélicos en la movilización de la fuerza de trabajo mayoritariamente femenina. La historia del capitalismo también se ha beneficiado de nuevos trabajos, con perspectiva económica, sobre la esclavitud, con estudiosos que argumentan que las fábricas del norte y las plantaciones del sur no oponían dos sistemas económicos, como la vieja narrativa exponía, sino que estaban profundamente entrelazados. Y ese lazo, argumentan algunos, implicaba a personas más allá de las propias plantaciones y fábricas, gracias a chanchullos financieros que resuenan en nuestro propio tiempo.

capitalismtakescommand

En un artículo titulado “Toxic Debt, Liar Loans and Securitized Human Beings: The Panic of 1837 and the Fate of Slavery“, Edward Baptist, historiador de la Universidad de Cornell, reparó en la forma en que los pequeños inversores de América y Europa se hicieron con exóticos instrumentos financieros ligados a las explotaciones de esclavos, al igual que en la última década la gente se volvió loca por los valores respaldados por hipotecas y obligaciones de deuda garantizadas -con un resultado igualmente desastroso.

Otros estudiosos siguen a empresas y mercancías a través de las fronteras nacionales. Empire of Cotton, de Beckert, que será publicado por Alfred A. Knopf, traza el surgimiento del capitalismo mundial durante los últimos 350 años a través de un cultivo.  The Jim Crow Cigarette: Following Tobacco Road From North Carolina to China and Back, libro que está preparando Nan Enstad,  examina cómo los trabajadores del tabaco en el sur, y la ideología racial del sur, ayudaron a construir la industria de cigarrillos chinos en el siglo XX.

Puede que el estudio de la historia del capitalismo represente un cambio de paradigma real o un caso de obsesión académica, pero una cosa está clara. “La peor parte es para la economía”, dijo Beckert con ironía, “la mejor, para la disciplina”.

© 2013 The New York Times Company

***

Y eso no es todo, pues otros ejemplos no faltan.

La National Digital Public Library empieza su andadura

Tras largos meses de espera, la idea por la que lleva batallando tanto tiempo Robert Darnton empieza a ver la luz: la Biblioteca Pública Digital de América.  El director ejecitivo es desde hace poco Dan Cohen, pero es el propio Darnton el que la presenta en las páginas de la NYREV. Desafortunadamente, la festiva inauguración ha sido aplazada, dado que el evento tenía lugar en la ciudad de Boston, afectada por el reciente atentado. Así que las palabras de Darnton sirven solamente como anticipo de la postergada presentación al público. Leamos los primeros párrafos:

DPLA_launch

La Digital Public Library of America (DPLA), que será [iba a ser] inaugurada  el 18 de abril, es un proyecto para poner los fondos de las bibliotecas de investigación, de los archivos y los museos de Estados Unidos a disposición de todos los estadounidenses -y, a la postre, de todo el mundo-, ofreciéndolos en línea  y gratuitos. ¿Cómo es eso posible? Para responder a esa pregunta, me gustaría describir los primeros pasos y el futuro inmediato de la DPLA. Pero antes de entrar en detalles, creo que es importante dar un paso atrás y presentar una amplia visión de cómo una empresa tan ambiciosa se inscribe en el desarrollo de lo que comúnmente llamamos sociedad de la información.

Hablando en términos generales, la DPLA representa la confluencia de dos corrientes que han dado forma a la civilización americana: la utopía y el pragmatismo. La tendencia utópica marcó la República en su nacimiento, lo que en los Estados Unidos fue producido por la revolución, y las revoluciones utópicas liberan energía, es decir, la convicción de que la manera en que las cosas funcionan no es la que debería ser. Cuando las cosas se desmoronan, con violencia y por la acción colectiva, crean la posibilidad de volver a reunirlas de una manera nueva, de acuerdo con principios superiores.

Los revolucionarios americanos se inspiraron en la Ilustración y también en otras fuentes, incluidas diferentes variedades de experiencia religiosa no ortodoxa y sanguinarias convicciones acerca de su derecho de nacimiento como ingleses nacidos libres. Tomemos estos ingredientes, mezclémoslos bien, y obtendremos la Declaración de Independencia y la carta de Derechos – afirmaciones radicales de principio que el actual Congreso nunca harían.

Sin embargo, los revolucionarios eran hombres prácticos que tenían un trabajo que hacer. Cuando los Artículos de la Confederación resultaron insuficientes para lograr lo propuesto, se dispusieron a construir una unión más perfecta, y comenzaron de nuevo con una Constitución diseñada para potenciar un Estado eficaz y, al mismo tiempo, mantenerlo a raya. Los equilibrio y contrapesos, los Documentos Federalistas (Federalist Papers), abriéndose paso en una lucha por la riqueza y el poder, sin importar si era la esclavitud o los salarios de miseria. Los fundadores fueron duros y tenaces.

¿Cómo convergen estas dos tendencias en la Biblioteca Pública Digital de América? A pesar de su tecnología futurista, la DPLA se remonta al siglo XVIII. ¿Qué podría ser más utópico que un proyecto para poner el patrimonio cultural de la humanidad a disposición de todos los seres humanos? ¿Qué podría ser más pragmático que el diseño de un sistema para vincular millones de megabytes y entregarlos a los lectores en forma de textos de fácil acceso?

Por encima de todo, la DPLA expresa una fe ilustrada en el poder de la comunicación. Jefferson y Franklin -el campeón de la Biblioteca del Congreso y el impresor convertido en filósofo y estadista- compartían una creencia profunda en que la salud de la República dependía de la libre circulación de las ideas. Sabían que la difusión de las ideas dependía de la imprenta. Sin embargo, la tecnología de la impresión apenas había cambiado desde la época de Gutenberg, y no era lo suficientemente potente para difundir el mensaje a una sociedad con una baja tasa de alfabetización y un alto grado de pobreza.

Gracias a Internet y a un generalizado aunque imperfecto sistema de educación, ahora podemos hacer realidad el sueño de Jefferson y Franklin. Contamos con los recursos tecnológicos y económicos para hacer que todas las colecciones de todas las bibliotecas sean accesibles a todos nuestros conciudadanos, y en todas partes con acceso a la World Wide Web. Esa es la misión de la DPLA.

Tanta audacia suena demasiado grandiosa. Fácilmente podemos dejarnos llevar por la retórica utópica sobre la biblioteca de las bibliotecas, la madre de todas las bibliotecas, la Biblioteca de Alejandría moderna. Para construir la DPLA, debemos aprovechar la actitud del sí se puede, ser prácticos, aplicar el pragmatismo cotidiano de la tradición americana. Aquí voy a describir lo que es la DPLA, lo que ofrecerá al público estadounidense en el momento de su lanzamiento, y lo que será en un futuro próximo.

(…)

Asalto a las humanidades (y a las ciencias sociales)

A finales de febrero, la AHA alertada a sus socios y simpatizantes sobre la enésima carga de determinados responsables políticos contra el valor de las humanidades, un ataque que reclama la reducción de fondos para la investigación y que solicita incluso medidas similares para las ciencias sociales. Defendiendo una educación ligada a las demandas del mercado, solo habría lugar para lo que los anglosajones denominan STEM (science, technology, engineering, maths).  La AHA no solamente alertaba, sino que solicitaba la movilización textual. Entre los que han participado en ella, nos quedamos con Carol Geary Schneider, presidenta de la Association of American Colleges and Universities. Su texto apareció publicado en IHE,  con el título de “A Dangerous Assault”. Si bien, como suele ocurrir, recurre a a los intereses nacionales y a la voluntad de preservar el peso de su país en un mundo global, sus palabras expresan la creciente preocupacón de humanistas y otros académicos:

Carol Geary Schneider

[A principios de febrero], en lo que fue considerado como una política de primer orden, el congresista por Virginia Eric Cantor, líder de la mayoría republicana, pidió la eliminación de los fondos de investigación “dedicados actualmente por el gobierno a las ciencias sociales – incluyendo la política….”

Es realmente irritante cuando un importante líder nacional, en una Cámara de Representantes inicialmente creada para reflejar la voluntad política del pueblo, se propone acabar con (o redirigir, para ser exactos) todo apoyo a la investigación en las disciplinas -incluyendo ciencias políticas- que son claramente básicas para la suerte de la democracia y para que los estadounidenses sean capacees de conseguir el liderazgo global.

La única cosa más escalofriante que la verdadera esencia de esta propuesta política es la creciente frecuencia con la que aparecen ahora pronunciamientos similares. El hecho es que las artes liberales y las ciencias sufren un constante asalto por parte de los líderes políticos, tanto a nivel federal como estatal. La tradición de las artes liberales , junto con la fortaleza del poder-hacer de las profesiones, ha proporcionado una ventaja competitiva a este país desde su fundación hasta el presente. Pero indiferentes a la historia, los líderes políticos parecen empeñados en una ruina voluntaria de la fuerza estadounidense en estudios que son fundamentales, tanto para la democracia como para la economía global. Thomas Jefferson, el virginiano que ayudó a articular las conexiones integrales entre artes liberales y libertad democrática, seguramente estaría horrorizado.

Por supuesto, el asalto a la tradición de las artes liberales no se extiende en realidad a los campos de la ciencia y las matemáticas, a pesar de que estos campos sean una parte integral de esa tradición. Más bien, son las humanidades y varias de las ciencias sociales lo que muchos líderes públicos han acabado viendo como irrelevantes (o peor) para el futuro de América. A pesar del vertiginoso ritmo de cambio en la economía, los líderes políticos parecen pensar que una mayor concentración en campos de estudio patentemente relacionadas con el trabajo ahora escaso -las STEM y seleccionadas “carreras profesionales”- de alguna manera puede constiituir toda la gama de habilidades y conocimientos que la sociedad estadounidense necesitará, en su conjunto, en la era de la interconexión global en la que ya hemos entrado.

Antes se decía que la universidad tiene que preparar a los graduados para “empleos aún no creados” y para los complejos retos del futuro. Pero ya no. En marzo de 2011, la Asociación Nacional de Gobernadores pidió una mayor inversión en los estudios universitarios más directamente ligados a la demanda del mercado laboral, asumiendo que, para ello, los Estados Unidos podrían tener que recortar su tradicional sustento a las artes liberales. En Florida, hay una propuesta para cobrar menos a las licenciaturas (majors)  de STEM y más  a las demás, incluyendo otras artes liberales, mientras el gobernador se ha manifestado públicamente en contra de la antropología como licenciatura. En Carolina del Norte, el nuevo gobernador, incitado por comentarista conservador William Bennett (que tiene un doctorado en filosofía), compartió su opinión de que los fondos públicos no deben gastarse subsidiando licenciaturas inútiles, con un guiño especial a los estudios de género. La mayoría de la Cámara de Representantes (legislatura 2010-12) ha dejado constancia de que la ciencia política ya no debe ser susceptible de financiación por parte de la National Science Foundation.

No es necesario, por supuesto, quitarle fondos a las humanidades: el apoyo federal se ha marchitado desde hace mucho tiempo, dedicando un pequeño goteo a toda la gama de las humanidades, sea la historia, la filosofía, la religión, los estudios globales y culturales, las lenguas, la literatura y otras. Sin embargo, los desafíos globales a los que los estadounidenses se enfrentan ahora hacen a las humanidades y las ciencias sociales más centrales que nunca, y no menos, para nuestro futuro competitivo -como economía y como democracia.

¿Cómo podemos imaginar que los EE.UU. puedan seguir liderando un mundo interdependiente cuando la mayoría de los estadounidenses sabemos muy poco acerca de las historias globales, culturas, religiones, valores, o de los sistemas sociales y políticos -los mismos temas que las humanidades y las ciencias sociales pueden ayudarnos a explorar? ¿Cómo contribuiremos los americanos de forma útil a la libertad y el bienestar de las mujeres, los niños y las familias de todo el mundo si los líderes deciden, en el futuro, que los estudios relacionados con las mujeres es una pérdida de tiempo y dinero?

En una serie de estudios nacionales, los propios empleadores -los supuestos beneficiarios de la reducción educativa prevista- han pedido un mayor enfoque en el conocimiento global, una meta imposible de alcanzar si las ciencias sociales y las humanidades se dejan de lado. Para ilustrar las carencias que ya ven, los empleadores debían valorar las recientes contrataciones según diversos resultados de aprendizaje deseados, y dieron a los graduados una calificación reprobatoria en conocimiento y comprensión mundiales.y

survvey

Esta afirmada tradición nacional de estudios sobre el terreno sobre los estudiantes universitarios -sea cual sea su especialidad- con un núcleo fuerte de artes liberales y ciencias ha ayudado a formar generaciones de ciudadanos innovadores que, a su vez, han hecho de Estados Unidos una fuente inagotable de creatividad y dinamismo económicos. Esta es la razón por la  que Steve Jobs observó con tanta frecuencia que el “matrimonio de las artes liberales y la tecnología” fue una clave de éxito mundial de Apple. Pero el aprendizaje depende de una fuerte vitalidad académica. Si el trabajo académico en campos específicos se marchita, no hay manera de que los logros de graduados y ciudadanos  en estas mismas áreas puedan florecer.

Irónicamente, mientras nuestros líderes trabajan de manera proactiva para desmantelar la tradición de las artes liberales en los Estados Unidos, los líderes de nuestros principales competidores en Asia la están abrazando. En Hong Kong, por ejemplo, el sistema educativo se está reformando para añadir “estudios liberales” -es decir, humanidades y ciencias sociales – y educación general en artes y  ciencias en todos los niveles, en las escuelas ya través de un programa de estudios universitario ampliado de tres años a cuatro. Los líderes políticos asiáticos, al parecer, ven el valor de la tradición de las artes liberales con mucha más claridad que los líderes políticos estadounidenses.

Es hora de que los líderes estadounidenses -educadores y empleadores- digan claramente y al unísono que el actual asalto político a las artes liberales es peligroso -peligroso no sólo para la calidad de la educación superior, sino también para el liderazgo global de Estados Unidos, para nuestra democracia y para nuestra economía.

“Si una nación espera ser ignorante y libre”, observó Thomas Jefferson en 1816, “espera lo que nunca fue y lo que nunca será”. Dos años más tarde, en un informe de los comisionados para la Universidad de Virginia, Jefferson ofreció su magistral – y todavía sorprendentemente relevante en el contexto actual – resumen de los objetivos de la educación:

Para dar a cada ciudadano la información que necesita para las operaciones de su propio negocio; para que pueda calcular por sí mismo, y expresar y preservar sus ideas … por escrito; para mejorar la lectura, su moral y sus facultades; para comprender sus deberes para con sus vecinos ysu país, y para cumplir con competencia las funciones a él confiadas por cualquiera de estos;  para conocer sus derechos, para ejercer con orden y justicia los que conserva; … para observar con inteligencia y fidelidad todas las relaciones sociales bajo las cuales será ssituado;  para instruir a la masa de los ciudadanos en estos, sus derechos, intereses y deberes… son los objetos de la educación.

Si leemos cuidadosamente esta declaración, es evidente que estos objetivos solo pueden lograrse mediante una educación que comprenda centralmente el aprendizaje  en ciencias sociales y humanidades, incluyendo, sin duda, el estudio de la vida política y de los principios democráticos.

La idea de que nuestra democracia vaya a sobrevivir, y mucho menos prosperar, si deliberadamente desinvierte en la investigación y el aprendizaje en disciplinas que son tan esenciales para democrática y de la capacidad global es ciertamente una locura preocupante.

Tuiteando en los congresos. Normas de conducta

Vanessa Vari, estudiante de la Louisiana State, asistió al último congreso de la AHA y nos relata una particular experiencia. De su exposición se desprende lo diferentes que son nuestras reuniones académicas, pero no ya en volumen y trasiego, sino en la aplicación de las nuevas tecnologías. Su breve se titula “The Dos and Don’ts of Live-Tweeting at an Academic Conference: A Working Draft” y apareció en el blog de dicha AHA:

Live-tweeting

Crece en popularidad la costumbre de tuitear en directo (Live-tweeting) mientras se asiste a un congreso. Pero ¿debe haber límites? En la reunión anual de este año tuve la oportunidad de hablar con blogeros y con autodenominados “Twitterstorians” que expresaron su preocupación por la falta de la etiqueta live-tweeting. No está claro lo que es eso ni por qué debe preocupar a los historiadores. He aquí un rápido resumen de la cuestión:

* ¿Qué es el live-tweeting? Live-tweeting es una serie de tuits específicos. En el caso de la AHA de 2013, los historiadores lo utilizaron en las diferentes sesiones, ofreciendo minuto a minuto breves sobre lo que decían los conferenciantes y sobre las preguntas del público, todo en tiempo real.

* ¿Por qué los historiadores lo hacen? Porque es divertido y fácil. Vivimos en una época en que muchos tenemos teléfonos inteligentes y tenemos la capacidad de promover la historia en una plataforma internacional con sólo un clic.

* ¿Qué aporta? Algunos académicos se preocupan por lo que supone éticamente  resumir el trabajo de otro académico en un formato de 140 caracteres que podría ser fácilmente malinterpretado. Debido a la naturaleza de la plataforma Twitter, cada tweet no sigue necesariamente un orden secuencial, lo que hace difícil al seguidor medio de Twitter leer una discusión de principio a fin, y es muy fácil pasar por alto el contexto vital.

Durante los últimos meses he leído docenas de entradas en blogs de estudiosos que se preocupan por las implicaciones del live-tweeting en los congresos académicos. Esto incluye la reciente pieza de  Ryan Cordell en The Chronicle, y el blog de ​​Claire Potter para Tenured Radical. Si bien el medio añade una nueva y emocionante forma de participar en el debate académico durante un congreso académico, también plantea nuevas preguntas sobre la ética profesional. No estamos necesariamente proponiendo un conjunto de directrices formales, pero como el asunto es motivo de preocupación para algunos de nuestros miembros, queremos iniciar un diálogo. A continuación se muestran una serie de pros y contras para iniciar el debate:

twitterstorians

Cosas que conviene hacer:

Escucha con atención. Si vamos a tuiterar en directo (live-tweet) la presentación de un académico, es justo citar sus palabras correctamente. Por supuesto, el problema es que la gente habla rápidamente, especialmente si están nerviosos, pero si uno toma la decisión de poner su trabajo en una plataforma internacional como Twitter, es justo hacer un esfuerzo para tomar notas de forma metódica y poner las palabras de forma correcta.

Usa #hashtags. Si vamos a tuiterar en directo (live-tweet), creemos y promovamos un hashtag que lo acompañe. De esta manera nuestros tuits llevarán la misma etiqueta y los usuarios podrán seguir el hashtag como una propia y distintiva conversación, interrumpida por otros mensajes de twitter no relacionados.

Prueba Storify. En la misma línea del hashtag, usemos Storify para reunir cualquier conversación relacionada con el hashtag. Storify permite a los usuarios crear una cronología de las interacciones de las redes sociales (en este caso una conversación de Twitter). Esta plataforma es particularmente útil para agregar contexto a los tweets, y organizarlos en un hilo único y común para que los usuarios los lean.

ETC

Cosas que no debemos hacer:

Insultar a un panelista o participante. Twitter es una forma distinta pero igualmente importante de debate académico y, en este orden de cosas, los seguidores de Twitter deben seguir el mismo código de conducta que rige la conducta profesional. Reconociendo el formato único de las redes sociales, a finales de 2012 el departamento de publicaciones de la AHA publicó sus “Policies on Letters to the Editor and Comments on the AHA Website and Social Media”  para ayudar a orientar el debate académico.

Manipular el registro. Uno de los muchos aspectos valiosos de Twitter es su capacidad para documentar y archivar el debate en la disciplina. Por tanto, los Twitterstorians deben ser justos y equilibrados en la forma en que cubren una mesa de debate y describen a un participante, independientemente de si comparten o no lo que se está diciendo.

ETC

(…) Espero que este post provoque que Twitterstorians, seguidores de Facebook y lectores de la AHA ofrezcan sus propios pros y contras. En la AHA estamos profundamente interesados ​​en saber qué piensan sobre el asunto los seguidores de nuestras redes sociales, y esperamos que esta entrada inicie un diálogo continuo sobre cómo los medios de comunicación social no sólo se adaptan a la comunidad intelectual, sino cómo la realzan.

[El listado fue actualizado a principios de marzo).

*****

En fin, otro mundo…

¿Quién va a la Universidad? Raza, género y clase

Antes de empezar, pongámonos en antecedentes, para interpretar de forma correcta lo que sigue. Vamos a reproducir un texto de opinión: “How Much Do You Pay for College? A once-taboo topic emerges from the shadows”, escrito por Richard D. Kahlenberg en The Chronicle. ¿Quién es Kahlenberg? No nos extendamos: es miembro de la Century Foundation, que a su vez es un “American progressive think tank” y es, entre otras cosas, un crítico recurrente de los programas de afirmación positiva que priman la raza, o cualquier otra condición o identidad, por encima de la clase social. Dicho esto, que por otra parte se deducirá sin problemas, vamos allá con lo que escribe en The Chronicle:

Kahlenberg
Caleb Kenna for The Chronicle Review

En la última década y media, he dado conferencias en decenas de universidades sobre la necesidad de aumentar la diversidad socioeconómica, pero nunca antes había presenciado lo que observé durante un reciente discurso en el Middlebury College.

Antes de presentarme, los estudiantes de la organización patrocinadora, Money at Midd, comenzaron el foro anunciando públicamente sus nombres y la cantidad que ellos y sus familias pagan cada año en matrícula y tasas. El primer estudiante, Samuel Koplinka-Loehr, dijo que su familia pagó cerca de 18.000 $ , y que él agregaba otros 3.000 de su trabajo. Le pasó el micrófono al siguiente estudiante, quien dijo que su familia pagaba la cuota completa, de 56.000. Un joven dijo que su familia no podía permitirse el lujo de pagar nada, pero que ella trabajaba para pagar los 1.200 dólares de los costes universitarios.

Estaba estupefacto, y pasé a eufórico, por la franqueza del intercambio. En Middlebury -y en los campus de todo el país- la clase está saliendo del armario.

Largamente oculta a la vista, la situación económica está emergiendo de las sombras, y lo que una vez fue un tabú se está discutiendo. La creciente brecha económica en Estados Unidos, y en los campus americanos, ha dado lugar a nuevas organizaciones estudiantiles y nuevos diálogos, centrados en la sensibilización por las cuestiones de clase y en proponer soluciones. Con la Corte Suprema de los EE.UU. dispuesta a impedir la consideración de la raza en las admisiones a la universidad este año, el papel de la desventaja económica como base para las preferencias podría dar más relevancia a la clase.

Este interés supone una vuelta a una época anterior. A lo largo de la primera mitad del siglo XX, la preocupación por la clase animaba a los marxistas en el campus y a los políticos del New Deal en la esfera pública. Ambos grupos minimizaban las importantes dimensiones de la raza y el género para centrarse en la división económica de la nación. Programas como el Federal Housing Administration garantizaba los préstamos y la GI Bill proporcionaba oportunidades cruciales para la movilidad en favor de algunas familias y  estudiantes de la clase trabajadora.

Las universidades, por su parte, comenzaron a utilizar el SAT para identificar candidatos con talento de clase trabajadora para la admisión. Pero los préstamos FHA, el GI Bill y el SAT aún dejaron de lado muchos afro-americanos, latinos y mujeres.

En los años 1960 y 70, esa estrecha focalización en la clase fue cuestionada  justamente por los activistas de derechos civiles, feministas y defensores de los derechos de los homosexuales, que pusieron una nueva luz sobre el racismo, el sexismo y la homofobia. Black studies, women’s studies y más tarde gay studies  arraigaron en los campus universitarios, junto con programas de acción afirmativa en las admisiones de estudiantes y empleo de profesores con el fin de corregir la falta de atención a los grupos marginados por parte de políticos y académicos.

En algún momento, sin embargo, el péndulo osciló hasta el punto de que las cuestiones de clase quedaron sumergidas. Los funcionarios de admisiones, por ejemplo, prestaron mucha atención a la diversidad racial y étnica, pero poca a la diversidad económica. William Bowen, expresidente de la Universidad de Princeton, y sus colegas informaron en 2005 de que ser una minoría subrepresentada aumentaba sus oportunidades de admisión en casi 28 puntos porcentuales en los college más selectivos, mientras tener bajos ingresos no lo hacía. Los campus se hicieron más racial y étnicamente diversos -y los colleges masculinos comenzaron a admitir a las mujeres-, pero el porcentaje de los estudiantes del perfil socioeconómico más favorecido de la población llegó a superar en número a los estudiantes del perfil menos favorecido en los college selectivos en una proporción de  25 a 1, según un estudio realizado en 2004 por la Century Foundation.

En un reciente estudio sobre las más prestigiosas facultades de derecho estadounidenses, el profesor de derecho Richard H. Sander encontró  que sólo el 2% de los estudiantes procedían del cuartil socioeconómico inferior, mientras que más de tres cuartas partes provenían del más rico. La representación de los estudiantes con desventajas económicas en las facultades de derecho de elite, escribió, “es comparable a la representación racial de hace 50 años, antes de la revolución de los derechos civiles”.

average-annual-tuition

Afortunadamente, las puertas permanecen abiertas a estudiantes de bajos ingresos en los community colleges y en algunas instituciones menos selectivas de cuatro años, donde a veces es posible recibir una excelente educación. Pero el sistema dual de educación superior en Estados Unidos, donde los estudiantes de bajos ingresos y de la clase trabajadora se concentran en collges de dos años y los estudiantes ricos en las más selectivas instituciones de cuatro años, significa que estamos dando las mayores oportunidades a los ya más favorecidos.

Los community colleges gastaban un promedio de alrededor de 13.000$ por el equivalente a un estudiante de jornada completa en 2009, mientras las instituciones de investigación privadas, de cuatro años,  gastaban casi 67.000 por estudiante. Las tasas de graduación son mayores en los colleges selectivos de cuatro años que en los no selectivos de cuatro y en los colleges de dos, incluso cuando se comparan estudiantes que ingresan con similares calificaciones académicas. Y el acceso a las redes profesionales en colleges selectivos se traduce en mayores salarios, especialmente para los estudiantes de bajos recursos.

Es difícil saber con exactitud por qué los colleges hicieron la vista gorda a la cuestión de la clase, manteniendo una posición relativamente más progresista en cuestiones de raza y género. Puede ser que sus funcionarios estuvieran más en sintonía con la desigualdad racial y de género, ya que es más visible, haciéndolos más responsables. Abordar la desigualdad de clase es más caro que hacer frente a las desigualdades raciales y de género, ya que los estudiantes de bajos recursos necesitan ayuda económica, lo que puede significar menores presupuestos para bibliotecas o salarios docentes. Y es posible que muchos funcionarios universitarios, como participantes o testigos de los movimientos heroicos de liberación de los negros, de los derechos de la mujer y dev la libertad gay, no vieran igual a los solicitantes blancos de clase trabajadora, que podían simbolizar el racismo, el sexismo y la resistencia homófoba al progreso.

En algún lugar a lo largo del camino, los candidatos de la clase obrera blanca que superaba los pronósticos dejaron de ser vistos como solicitantes simpáticos y se convirtieron en desagradables descendientes de Archie Bunker. Según señalan Thomas J. Espenshade y Alejandria Walton Radford en su libro No Longer Separate, Not Yet Equal (PUP, 2009), en los colleges privados altamente selectivos y en cuanto a estudiantes blancos, los de clase baja eran un tercio más propensos a ser admitidos que los de clase media-alta,  estando por lo demás igualmente calificados.

Las cuestiones de clase aparecían periódicamente en el debate público, pero nunca se imponían. A mediados de la década de 1990, cuando el presidente Bill Clinton sugirió modificar la base de las políticas de acción afirmativa de la raza y el género en favor de la de la clase “porque funcionan mejor y tienen un mayor impacto y generan un apoyo más amplio”, los grupos en pro de los derechos civiles y de las mujeres cercenaron la idea. Si bien Clinton estaba en lo cierto en cuanto que la opinión pública era partidaria de un enfoque basado en la clase, en ningún distrito electoral se planteó defender las preferencias para los pobres y la clase trabajadora.

En 1996, California se convirtió en el primero de los varios Estados en prohibir la discriminación positiva por iniciativa de los votantes, y las universidades de ese Estado y de otros comenzaron a centrarse en la situación socioeconómica como forma indirecta de promover la diversidad racial. Pero la motivación se centraba todavía en los resultados raciales. Como Sander me dijo: “Sólo una de cada 20 personas con las que he hablado en el mundo jurídico asigna un valor a la idea de la diversidad económica”. Y continuó: “Las facultades que están dispuestas a inmolarse para conservar los efectos raciales actuan como si la acción afirmativa basada en la clase fuera, en todo caso, algo malo”.

Después de que el Tribunal Supremo confirmara la capacidad de los colleges para usar la raza en las admisiones en 2003 (caso Grutter contra Bollinger), pareció brevemente que la educación superior en Estados Unidos podría comenzar a abordar el problema pendiente de la desigualdad de clase. En 2004, Lawrence Summers, entonces presidente de la Universidad de Harvard, anunció un plan para ampliar la diversidad socioeconómica entre sus estudiantes a través de ayuda financiera y admisiones. Anthony Marx forjó un plan similar en el Amherst College, y Bowen instó a los colleges a dar el salto en favor de los solicitantes con bajos ingresos.

Pero mientras el número de estudiantes de bajos ingresos aumentó en Harvard y Amherst, otras instituciones similares no hicieron por lo general lo mismo. Marx me dijo: “En Amherst, hemos más que duplicado la matrícula de los de bajos ingresos, lo que proporcionó un ambiente educativo más interesante para todo el mundo y animó a reforzar la movilidad basada en el talento. Dado que esto solamente aumentó la selectividad entre un grupo más amplio e inspiró un record de donaciones, esperaba que nuestros compañeros nos seguirían, pero su número nunca se movió significativamente”.

Con pocos estudiantes de bajos ingresos, las discusiones sobre la diversidad de los campus siguieron centrándose en la raza. “Aunque no hay rasgo más común en la vida pública norteamericana que la observación de que no nos gusta hablar de la raza, ningún rasgo… es más falso”, observó Walter Benn Michaels, crítico literario y social de la Universidad de Illinois en su libro The Trouble With Diversity (2006). “De hecho, nos encanta hablar sobre la raza y, en la universidad, no sólo debemos hablar de ello, sino que escribimos libros y artículos al respecto, enseñamos y recibimos clases sobre ella, y organizamos nuestras políticas de admisión con el fin de tenerla en cuenta”.

Lo hacemos en parte, sostuvo, para evitar hablar de clase, la discusión de lo cual queda en gran medida fuera de los límites. Como me comentó un colega, un estudiante que es a la vez alguien con bajos ingresosy gay es mucho más probable que revele su orientación sexual que sus orígenes de clase.

Este trasfondo -en el que los baby boomers como yo veíamos las cuestiones de clase eclipsadas por otras dimensiones importantes de la desigualdad- contribuye a explicar por qué estaba tan aturdido por la franca discusión en Middlebury. Pero el diálogo puede ser una pequeña señal de que el péndulo está moviéndose. De hecho, parece probable que dos fuerzas muy diferentes piloten un resurgimiento de la cuestión de clase en un futuro próximo: la defensa apasionada de los jóvenes, para quienes la clase desempeña un papel cada vez mayor en sus experiencias cotidianas; y las acciones de un grupo de jueces del Tribunal Supremo, que parecen dispuestos a iniciar la eliminación gradual de nuestro medio siglo de experimento nacional con el uso de la raza como factor positivo en la admisión a la educación superior, allanando el camino para las consideraciones de clase.

2012 Ivy League Tuition Comparison
2012 Ivy League Tuition Comparison

Los jóvenes de hoy han crecido en un mundo diferente al de sus padres. La desigualdad de clase ha adquirido una prominencia mucho mayor que la desigualdad racial. Los jóvenes de hoy no creceron viendo cómo las mangueras regaban a los pacíficos manifestantes en favor de los derechos civiles. En su lugar, han crecido en un país donde el racismo sigue existiendo, pero donde los votantes eligieron y reeligieron a un presidente negro, y donde los latinos son un creciente poder político. Y han alcanzado la mayoría de edad en un momento de creciente desigualdad económica, cuando las ventajas otorgadas por los privilegios económicos son mayores que nunca. Las familias adineradas siempre han tenido más recursos para invertir en sus hijos, pero la diferencia en el gasto entre  familias ricas y pobres se ha triplicado desde 1970.

Repasando los resultados de los tests que se pasan a los estudiantes, Sean F. Reardon, profesor de la Universidad de Stanford, ha encontrado que la diferencia de puntuaciones entre alumnos ricos y de bajos ingresos ha aumentado en un 40 por ciento desde 1960, y ahora es el doble que la existente entre estudiantes negros y  blancos.

Si la capacidad de las universidades para contratar raza en las admisiones se ve limitada, es probable que los funcionarios del campus se convertirá en desventaja económica para producir indirectamente la diversidad racial.

Por otra parte, Anthony P. Carnevale y Jeff Strohl, de la Universidad de Georgetown, han descubierto que las desventajas socioeconómicas son mucho más importantes que las raciales en la predicción de los resultados del SAT. En las partes que el SAT dedica a las matemáticas y la expresión verbal, la desventaja socioeconómica supone una penalización de 399 puntos en estudiantes de bajos ingresos en comparación con los más aventajados, mientras que ser afroamericano supone una desventaja de 56 puntos con respecto a ser blanco.

Dadas estas realidades, los jóvenes estudiantes blancos de clase media-alta que se sienten incómodos con su patrimonio familiar son más propensos a experimentar un mayor sentimiento de culpa por su creciente beneficio económico que por su  privilegio de tener la piel blanca. De hecho, los estudiantes de hoy en día, como grupo, parecen más sensibles a subsanar las desigualdades económicas que las disparidades raciales. Por ejemplo, en una encuesta realizada en 2012 a los estudiantes de la Universidad de Brown, el 58 por ciento se opuso al uso de la raza en las admisiones en comparación con el 34 por ciento que lo apoyaba. Sin embargo, entre los que se oponían a la consideración racial, más de la mitad apoyaban admitir la situación socioeconómica.

Del mismo modo, en una encuesta nacional a la generación Y (edades 18-25) llevada a cabo por la Universidad de Georgetown, los participantes se opusieron a la utilización de las preferencias raciales en pro de la diversidad en un 57 por ciento frente a un 28 por ciento, y sólo el 9 por ciento apoyó las preferencias raciales para compensar discriminaciones pasadas. En la Universidad de Princeton, el consejo editorial de The Daily Princetonian, aun apoyando las consideraciones raciales, instó “a la universidad a dar más valor a la superación socio-económica en lugar de a las barreras raciales en las decisiones de admisión …. El consejo considera que, en términos generales, las barreras socio-económicas en los Estados Unidos son más formidable que las raciales y, por  tanto, un mejor predictor de la diversidad experiencias vidales a añadir a nuestra comunidad”.

En todo el país, nuevos grupos de estudiantes se han alzado para concienciar sobre las desventajsa socioeconómicas. Un ghrupo de estudiantes de la Universidad de Duke, de la de Saint Louis y de la Washington en St. Louis vrearon en 2010 una organización con ese propósito, United for Undergraduate Socioeconomic Diversity (U/Fused),  y desde entonces se ha expandido a 19 escuelas.

(…)

Si se recorta la capacidad de las universidades para utilizar el criterio de la raza en las admisiones, es probable que los gestores de los campus se decanten por la desventaja económica y aumenten los planes de que benefician a los estudiantes pobres y de clase trabajadora, como una forma de favorecer indirectamente la diversidad racial. Como mi colega Halley Potter y yo esbozamos en un informe reciente, “A Better Affirmative Action,” la mayoría de las universidades estatales a las que los votantes les prohibieron usar la raza han cambiado a la clase. Un cambio similar en el énfasis se ha producido en el nivel K-12, donde 80 distritos escolares, muchos de los cuales habían empleado planes de integración racial, cambiaron a otros basados en la integración socioeconómica a raíz de una drástica decisión del Tribunal Supremo de 2007 contra el uso de la raza.

Si los colleges lo hicieran así,  se podría apreciar una considerable afluencia de estudiantes de bajos ingresos y de clase trabajadora. En Austin, por ejemplo, el 25 por ciento de los estudiantes admitidos a través de los percents plans en el año 2011 procedían de familias que ganaban menos de 40.000 dólares al año, en comparación con el 10 por ciento admitió a través del programa tradicional de admisión discrecional (incluida la acción afirmativa). Un tercio de los admitidos tenían padres sin títulos superiores (de cuatro años), en comparación con el 11 por ciento de las admisiones discrecionales.

(…)

Durante 50 años, la educación superior ha logrado evitar las cuestiones de clase. Pero con la profunda disparidad económica, el cambiante sentimiento estudiantil  y el trabajo de la Corte Suprema de los EE.UU. parece probable que la clase regrese de nuevo, una vez más, a la vanguardia. Después de haber dado algunos pasos modestamente exitosos para incluir a las mujeres y las minorías raciales, ¿aceptarán los colleges el reto?

Lynn Hunt y Jacques Revel hablan sobre la historia

Anunciado estaba. El último número de 2012 de la revista Perspectives incluía “A Conversation between Lynn Hunt and Jacques Revel”, un diálogo mantenido en enero de 2009 en la ciudad de Nueva York con motivo de la reunión anual de la AHA. Afortunada o desgraciadamente, según se mire, la versión electrónica es mucho más amplia que la publicada en el papel impreso. Este es parte de su contenido, en el que Pillarisetti Sudhir, entonces editor de la publicación, hace de discreto moderador:

perspectives 50

Lynn Hunt: Jacques, hace más de 10 años, en un ensayo que  escribió para Perspectives, Christophe Prochasson hizo un breve análisis preliminar de las tendencias historiográficas en Francia y luego señaló -y le estoy citando-: “la historia poco a poco está perdiendo  el prestigio que adquirió para bien o para mal en el transcurso de la década de 1970 gracias al fenómeno de la nueva historia. La historiografía francesa ya no conserva su antiguo esplendor”. Ya que has sido una parte tan importante del esplendor de la historiografía francesa, ¿cómo lo ves?, ¿tienes la sensación de que ha habido declive o simplemente un cambio?

Jacques Revel: Ha cambiado. Bueno, es difícil ser parte del reparto y dar una opinión sobre él. No obstante, yo diría que mi amigo Prochasson aludía a un período excepcionalmente favorable para los historiadoresel franceses (y probablemente para algunos otros) a finales de 1960, en la década de 1970 y a principios de la de 1980. Probablemente, desde el siglo XIX no había exsitido tal demanda pública de historia ni un consumo tan grande de historia. Los libros de algunos historiadores académicos -pienso en Duby, Le Goff, Le Roy Ladurie, Furet y muchos otros- parecían coincidir con las expectativas de un público más amplio. De manera más general, las referencias históricas también eran compartidas en gran medida por una sensibilidad general, así como por el debate público.

¿Por qué? Por un lado, el tradicional repertorio nacional seguía yendo, con muchos y contradictorios intereses, desde la extrema derecha a la extrema izquierda. En términos más generales, los franceses estaban aún muy convencidos de que su historia era único relato y que debía ser percibida como una referencia para el resto de la humanidad. La historia importaba en tanto expresión privilegiada de la conciencia nacional. Pero, por otro lado, las cosas estaban cambiando rápidamente. Francia, al igual que la mayoría de los antiguos países desarrollados, entró en una época de incertidumbre. La crisis comenzó en la década de 1970 y transformó dramáticamente nuestra relación con el tiempo y la experiencia históricos. Un tiempo con un oscuro, casi ilegible, presente y un tiempo con un futuro borroso y, en consecuencia, el propio pasado acabó siendo sacudido. Dejó de ser el camino seguro a nuestro progreso, un progreso que ahora estaba en duda, pero tendió a convertirse en un refugio nostálgico: El mundo que hemos perdido, por citar el título del libro de Peter Laslett. El Montaillou (1975) de Le Roy Ladurie vendió más de 200.000 copias en una sola temporada. Es un caso extremo, pero no es un ejemplo aislado, y el cambio ciertamente no se limitó a Francia. Pensemos en el éxito de Natalie Davis Zemon en todo el mundo, por citar otro caso notable. La historia ofrecía una alternativa a un mundo que estaba cambiando muy rápido.

Por tanto, esas dos expectativas contradictorias, la tradicional de cierta excepcionalidad francesa y la nueva del pasado como forma de escape, han producido efectos acumulativos.

Más allá de los méritos de una generación de historiadores brillantes, la historia se benefició de unas condiciones excepcionales. Ocurrió que la “Nouvelle histoire” combinó grandes expectativas e historiadores profesionales que temporalmente encontraron una audiencia inesperada. El resultado fue una época extraordinaria.

Así que ha habido un cambio si lo comparamos con la situación actual. Lo que es seguro es que este entusiasmo del público por la historia fue un fenómeno temporal, y que ahora lo habitual es que sean los historiadores profesionales los que leen la historia profesional, sin esa gran audiencia que existió en el pasado.

Hunt: Habría una comparación interesante, creo, con la situación en los Estados Unidos; en los Estados Unidos este mismo período en realidad no es tanto el período de recordar el pasado que hemos perdido, sino de una especie de calentamiento de una guerra cultural sobre cuál se supone que es el papel de la historia en la vida nacional. Es decir, en el mismo período en los Estados Unidos los problemas realmente giran en torno a la historia de la esclavitud, la historia de las mujeres, las cosas que tienen que ver con la identidad nacional americana y si es una buena idea para la historia y para los historiadores participar en este tipo de problemas de identidad. Entonces, ¿sería justo decir que en Francia los problemas de identidad no estaban tan presentes o que vinieron después? Porque en estos momentos hay un gran problema [en Estados Unidos] sobre cómo afecta la enseñanza de la historia a la identidad nacional.

Revel

Revel: Tienes razón, la situación es diferente en los Estados Unidos. Todos esos  temas -diferentes formas de historia, diferentes actores históricos- estaban claramente relacionados con la cuestión de la identidad nacional. Pero, por muchas razones, eran menos relevantes en Europa. En el período poscolonial, las sociedades europeas estaban hartas de la identidad nacional, del sentimiento nacional. La cuestión de los estudios sobre la mujer y otros ha estado en gran parte separada de la cuestión de la identidad nacional, así que estaban por venir. Es otro problema, pero que probablemente condujo al gran éxito de la llamada “nueva historia”, que es, en cierto sentido, una historia sin la nación.

(…)

Sudhir: Me preguntaba si tal vez, no sé, quiere finalizar con algún problema a modo de conclusión. Qué diría si yo le hiciera la gran pregunta de cómo ve usted el futuro de la historia. Usted ha hablado de la porosidad de la profesión histórica y de la existencia de un gran número de distintas representaciones históricas del pasado, ya sea la memoria o los relatos de testigos presenciales y de otras que comparecen en el campo histórico. ¿Cómo ve en términos generales, a la luz de esos acontecimientos, a la luz de la globalización, el futuro de la historia como disciplina, como  práctica, tanto en Francia como en todo el mundo?

Revel: Esa es una pregunta difícil y probablemente un asunto difícil. Si valoramos hasta qué punto  ha cambiado la escena historiográfica en las últimas décadas, la época de nuestra experiencia personal y profesional, es mejor ser prudente con cualquier pronóstico. La escena ha cambiado. Los historiadores nunca han estado aislados. Sin embargo, con el desarrollo de la erudición y más tarde de la historia científica, nuestra profesión ha tendido a olvidarlo en aras de la objetividad, de ese “noble sueño”. Estas certezas parecen ser cuestionadas en la actualidad. Muchos historiadores lo lamentan, pero esta es la situación a la que nos enfrentamos. Hay nuevos protagonistas que están presentes en la escena y que exigen atención: los medios de comunicación, los tribunales de justicia e incluso, en Francia, el Parlamento a través de una serie de recientes “leyes memoriales”, como he mencionado antes en nuestro diálogo.

Los testigos están compitiendo y a menudo se ven forzados a competir con los puntos de vista de los historiadores;  ellos estuvieron “allí”, se están moviendo, a menudo son respetables, son mucho más “reales” de lo que nosostros podemos pretender ser. La historia es ciertamente un asunto público, más de lo que lo solía ser. Tenemos que tomarlo en serio. No es que debiéramos sentirnos acosados porque nuestros puntos de vista estén siendo desafiados más de lo que era habitual. Depende de nosotros dejar claro que hay de específico en lo que estamos haciendo y la forma en que lo hacemos. No estoy reclamando aquí la defensa de nuestros privilegios, sino una correcta apreciación de cada contribución singular.

Podemos estar de acuerdo en el hecho de tanto la historia como nuestra relación colectiva con la historia han cambiado. Pero probablemente no seamos capaces -o al menos yo no me siento capaz- de predecir cuál será el futuro de nuestra disciplina en los próximos cincuenta años. Dicho esto, no creo que ninguna sociedad pueda vivir sin relacionarse con su propio pasado. Que sean los historiadores los que se encarguen de ello es un problema diferente.

Hunt: Ese es un gran final.

Sudhir: Muchas gracias.

Revel: Ha sido un placer.

Copyright © American Historical Association

Historia, archivos y transparencia

No ha mucho tiempo, la Asociación de Historia Contemporánea hacía público un documento sobre la situación de algunos archivos en España, señalando:

A diferencia de lo ocurrido en otros países europeos que han sufrido largos periodos de dictadura, en España, pasados ya más de treinta años desde la instauración de la democracia, el acceso a la documentación pública de esa etapa histórica todavía sufre grandes restricciones. No deja de ser significativo que España sea el más importante de los escasos países que, en la Europa Occidental, no han aprobado una ley de Transparencia, no respetándose las recomendaciones del Consejo de Europa sobre acceso a los documentos públicos y archivos. Al margen de que los ciudadanos ven limitados sus derechos, la inexistencia de una ley de archivos –o, como mínimo, de una reglamentación precisa que garantice el acceso a la documentación- ha derivado en una serie de obstáculos, en ocasiones insalvables, que afectan particularmente a los historiadores que investigan sobre las etapas más recientes de nuestra historia: guerra civil, franquismo e historia actual. Es más: las dificultades que deben superar estos investigadores para realizar su trabajo no tan solo no han disminuido en los últimos años sino que, con frecuencia, están aumentado.

vatican-secret-archives

Más aún. El profesor Carlos Sanz alertada el pasado mayo de un caso emblemático, el del Archivo General del Ministerio de Asuntos Exteriores de España, cuya opacidad se justifica al amparo del acuerdo que el Consejo de Ministros aprobó el 15 de octubre de 2010 (no publicado en el BOE), según el cual se extendía “la clasificación de secreto y reservado a prácticamente todos los aspectos de las relaciones internacionales y la política exterior de España, sin limitación temporal alguna, de acuerdo con la Ley de Secretos Oficiales del franquismo, todavía vigente (Ley 9/1968, de 5 de abril, modificada por lal Ley 48/1978, de 7 de octubre)”.

Y, en fin, nada parece haber cambiado en este punto, sobre el cual remito al artículo firmado por dicho profesor y por su colega Antonio Niño: “Los archivos, la intimidad de las personas y los secretos de Estado“.

Declassified_Top Secret

Así pues, para verguenza y oprobio de otros muchos paises que se dicen democráticos -y, entre ellos, con especial mención, el nuestro- los hay que ponen al servicio de sus ciudadanos buena parte de los documentos que generan, con la debida y prudente distancia temporal. Los EE.UU. están entre aquellos y dan ejemplo, con notable rendimiento para los historiadores. Veamos la breve nota que publica Government Executive:

“El Centro Nacional de Desclasificación, un organismo gubernamental creado hace  tres años,  ha completado su tarea de evaluar un bloque de 361 millones de páginas de documentos clasificados para determinar cuáles pueden ser liberados al público (…). En su sexto informe semestral, el centro, que el presidente Obama estableció por decreto-ley en enero de 2010 para coordinar todas las agencias y aumentar la transparencia, señala que el proceso de evaluación completado hasta la fecha ha dado lugar a la liberación o reclasificación de 90 millones de páginas históricas.

Un lote de documentos, por ejemplo, remite a la largamente  polémica masacre de Katyn de 1940, en la que fueron ejecutados miles de oficiales militares polacos. Los historiadores han estado años discutiendo sobre si los responsables eran los alemanes o los soviéticos, hasta que el consenso se decantó por estos últimos.

NDC

“Para alcanzar ese hito”, dijo la directora del NDC Sheryl Shenberger, “nuestro personal hizo voluntariamente horas extras, descifrando notas antiguas, a veces casi indescifrables, en carpetas de proyectos; abriendo cajas polvorientas; analizando su contenido para ver su potencial equidad y los problemas de control de calidad;  evaluando escrupulosamente todos los datos significativos.

El proceso completo, que abarca documentos de más de 25 años, terminará el 31 de diciembre de 2013. Parte de la demora, que afecta a 100 millones de páginas, está relacionada con la información sensible sobre armas nucleares. En un comunicado de prensa, el NDC dijo que está mejorando su captura de datos y los  análisis métricos, identificando cuellos de botella en el proceso y compilando  mejores estadísticas sobre producción”.

***

Por supuesto, no es oro todo lo que reluce, pero al menos algo reluce y entre esos brillos también hay oro. En fin, para los menos dispuestos a abrir sus archivos, una dedicatoria:

El secreto ocupa la misma médula del poder… El detentador del poder, que de él se vale, lo conoce bien y sabe apreciarlo muy bien según su importancia en cada caso. Sabe qué acechar, cuándo quiere alcanzar algo, y sabe a cuál de sus ayudantes debe emplear para el acecho. Tiene muchos secretos, ya que es mucho lo que desea, y los combina en un sistema en el que se preservan recíprocamente. A uno le confía tal cosa, a otro tal otra y se encarga de que nunca haya comunicación entre ambos… Todo aquel que sabe algo es vigilado por otro, el cual, sin embargo, jamás se entera de qué es en realidad lo que está vigilando en el otro. … Así, el soberano siempre está al corriente de la fiabilidad de los recipientes en que ha depositado sus secretos, de su seguridad, y está en condiciones de apreciar cuál de esos recipientes está tan lleno que podría desbordar. De todo el sistema de secretos sólo él tiene la llave…”. Elías Canneti, Masa y poder.

La educación superior: préstamos y deudas estudiantiles

El artículo que cierra el último número de la espléndida Jacobin se dedica a “The Soul of Student Debt” y lo escribe Chris Maisano en estos términos (anunciando la que nos espera a la que nos descuidemos un poco más):

issue_9 jacobin

Janet Lynn Parker es una profesor de arte de mediana edad que trabaja en la escuela elemental de Arkansas. Se graduó en 1991 en la Arkansas State University con una licenciatura en educación artística y 25.000 $  de deuda en préstamos estudiantiles. Incapaz de encontrar un trabajo en su campo de estudio, fue de un empleo a otro hasta 1999, cuando finalmente lo encontró en una escuela pública con un sueldo anual de poco más de 20.000 $. Durante ese tiempo, sus crecientes dificultades financieras la obligaron a pedir diversas renegociaciones y varios aplazamientos en su préstamo estudiantil, elevando el saldo de su deuda educativa hasta los 70.000 $.

Por si fuera poco, Parker se rompió la espalda en un accidente de navegación en 2000. Tuvo que llevar un corsé ortopédico en la espalda durante meses después del incidente, y dependía de los analgésicos para poder llevar una vida normal. A pesar de todo esto, continuó enseñando y cuidaba de sus nietas adolescentes durante los meses de verano, cuando la escuela cerraba. Sin embargo, la presión pasó factura a su familia y a su matrimonio. Parker y su marido se separaron en 2003 y se divorciaron en 2004. Con sus deudas de préstamos estudiantiles, de tarjetas de crédito, de tiendas y de médicos superando su capacidad de pago, finalmente se declaró en bancarrota en 2004. Debido a las peculiaridades de la ley de bancarrota de EE.UU., tuvo que presentar una petición por separado para buscar una rebaja  de su deuda de préstamos estudiantiles. Contra todos los pronósticos, ganó: el juez del concurso dictaminó en su caso que la deuda de préstamos estudiantiles constituía una “dificultad excesiva” y por lo tanto debía ser eliminada.

Pero la historia no termina ahí. El acreedor de Parker, la Student Loan Guarantee Foundation of Arkansas, apeló la decisión del tribunal de quiebras, llevando el caso ante un tribunal de apelación federal de bancarrotas. A pesar de la amplia evidencia de que la deuda educativa de Parker le estaba arruinando la vida, el tribunal decidió revertir la decisión de la jurisdicciónl inferior y obligarla a continuar afrontando los pagos de sus préstamos.

El razonamiento que sustentó la decisión del tribunal es revelador, y del todo coherente con la lógica implacable de la racionalidad capitalista. De acuerdo con la decisión de los jueces, Parker no pudo demostrar dificultad indebida porque, en su opinión, ella no pudo maximizar adecuadamente sus ingresos y minimizar sus gastos, una exigencia de la prueba utilizada en el caso. Tal como se argumentó, “el deudor tiene el deber de maximizar sus ingresos … Aunque está trabajando como profesora de tiempo completo, la Deudora admitió que le “sería posible” conseguir un trabajo estival remunerado. El tribunal de quiebras dictaminó que la deudora era capaz de conseguir un empleo estival y atribuyó su ingreso neto adicional en unos 100 $ por mes”. No importó que el trabajo de cuidado no remunerado que realizaba durante los meses de verano fuera un apoyo crucial para su hija, una madre soltera. Para estos Gradgrinds, los lazos de familia y los imperativos de tales cuidados, como Marx expresó tan claramente, se ahogan en las aguas heladas del cálculo egoísta.

Al final, el tribunal de quiebras conminó a Parker a consolidar sus préstamos estudiantiles mediante el William D. Ford Consolidation Program, lo que reduciría sus pagos mensuales, pero dejándola con solo 15 $  al final de cada mes, una vez descontados los gastos. También le requirió a satisfacer tales pagos en 25 años, momento en el que tendría 76 años.

jacobin

El tema de la deuda en general, y el de la deuda de los préstamos estudiantiles en particular, se convirtió rápidamente en una de las principales preocupaciones del movimiento U.S. Occupy. En junio de 2010, y por primera vez en la historia del país, la deuda total de préstamos estudiantiles era más voluminosa que el total de deuda pendiente de pago por tarjetas de crédito, y en la primavera de 2012 superó la sorprendente cifra de 1 billón $. Esta explosión de la deuda de préstamos estudiantiles ha sido el resultado lógico de la dramática inflación en el coste de la educación superior (en particular la educación superior pública) en las últimas décadas. Los economistas estiman que el coste de la matrícula y las cuotas se ha más que duplicado desde 2000, superando con creces la tasa de inflación en energía, vivienda, e incluso de los costes sanitarios.

La fuerza impulsora de esta explosión en los costes de la educación superior es la falta de inversión a largo plazo en colleges y universidades públicas a nivel estatal. Mientras que las instituciones de educación superior públicas han absorbido la mayor parte de las nuevas matrículas de pregrado desde el año 1990, la proporción de gasto público en la educación superior ha disminuido dramáticamente. Según un reciente estudio realizado por Demos, entre 1990 y 2010, la financiación pública real para estudiantes matriculados a tiempo completo se redujo en más del 26%. Este déficit no se ha cubierto con otras fuentes de financiación pública, sino más bien a cargo del bolsillo del estudiante. Durante el mismo período, la matrícula y las cuotas en universidades de cuatro años y universidades públicas aumentaron un 112,5%, mientras que el precio de los colleges públicos de dos años aumentó en un 71%. Como los ingresos de los hogares se han estancado en los últimos dos decenios, los estudiantes y sus familias se han visto obligadas a recurrir a préstamos estudiantiles para cubrir estos costes. Según el Departamento de Educación, el 45% de los graduados de 1992-1993 tomaron dinero prestado de fuentes federales o privadas;  hoy, al menos dos tercios de los graduados entran en el mundo laboral con deuda educativa.

A pesar de que los trabajadores con formación universitaria tienden a obtener, en promedio, mayores ingresos que sus contrapartes con menor nivel educativo, los jóvenes trabajadores con estudios universitarios no han escapado a las presiones de estancamiento salarial. En la última década, los ingresos medios anuales de los trabajadores en las cohortes de edades de 25 a 34 y con títulos de licenciatura se redujeron en un 15%. Los recién graduados, por su parte, vieron un aumento promedio de su carga de deuda en un 24%. Lo que hace particularmente preocupante esta espectacular expansión de la deuda por préstamos estudiantiles  es el hecho de que, a diferencia de la mayoría de las otras formas de deuda personal, estos préstamos no pueden ser resueltos a través del proceso normal de quiebra. En caso de impago de un préstamo estudiantil federal o privado, los prestatarios se enfrentan a una serie de medidas invasivas: embargo de salario,  interceptación de reembolsos de impuestos o ganancias en juegos de azar, y  retención de futuros pagos de la Seguridad Social.

Los principales intelectuales del movimiento Occupy han puesto el tema de la deuda como su leitmotiv, organizando su análisis de la economía en torno a lo que han dado en llamar el “sistema de la deuda”. Para ellos, la explosión de la deuda pública y personal que se ha producido en las últimas tres décadas representa una ruptura de la lógica del capitalismo y marca el renacimiento de las antiguas formas de explotación asociadas con el feudalismo. En una conferencia celebrada poco después de limpiar Zuccotti Park, David Graeber lo planteó sucintamente:

Creo que hay un cambio fundamental en la naturaleza del capitalismo, donde algunas personas siguen utilizando una lógica moral muy pasada de moda, pero más y más personas están reconociendo lo que realmente está pasando. No saben su alcance. Ni siquiera está claro que sea ya capitalismo. Cuando yo fui a la universidad, me enseñaron la diferencia entre el capitalismo y el feudalismo. En el feudalismo, se llevaban el dinero directamente, a través de medios legales, te exprimían, exaccionaban tus ingresos, y en el capitalismo se lo llevan del salario, de maneras sutiles. Me parece que estamos cambiando hacia lo primero. El gobierno está dejando que estos chicos lo sobornen para hacer leyes con las que puedan vaciarnos los bolsillos, y eso es todo.

Graeber tiene sin duda razón al señalar las formas en que la deuda y las finanzas pueden ser abiertamente explotadoras. Los marxistas han caracterizado tradicionalmente la explotación capitalista como un proceso social abstracto que se lleva a cabo a espaldas de aquellos a los que explota. Pero no hay nada indirecto en una tarjeta de crédito o una cuenta de préstamo estudiantil. Todos esos cargos e impuestos aparentemente extraños están justo frente a nosotros,  minando los ingresos y el nivel de vida tras meses y años.

Sin embargo, eso no es “todo.” La crítica avanzada por Graeber de la deuda como neo-feudalismo, los organizadores de la campaña  Strike Debt  y otras voces sobre el asunto no captan cómo la deuda y las finanzas funcionan en el capitalismo contemporáneo. Tambiénresuena el discurso populista equivocado que ve el crecimiento del sector financiero como parasitario de los sectores productivo, de la economía “real”. En el caso de la deuda de los estudiantes, el argumento neo-feudal también nos impide entender correctamente una de las funciones principales de la deuda y de las finanzas en el capitalismo neoliberal: la conformación de nuestras almas económicas. La función social de la deuda de los estudiantes no es convertirnos en siervos o sirvientes indefinidos. Es para enseñarnos a ser inversionistas y tomadores de riesgo, empresarios que han asumido una deuda para financiar su ascenso por la escalera del éxito burgués. El alma de la deuda de los estudiantes no es feudal, sino capitalista, pero hasta la médula.

jacobin

Cualquier discusión sobre la educación superior y la deuda estudiantil debe ser ubicada dentro de una comprensión del giro hacia el neoliberalismo y la financiarización que comenzó en la década de 1970. Dado que el acuerdo de posguerra entre el trabajo y el capital se derrumbó bajo el peso de sus propias contradicciones, los capitalistas y los responsables de las políticas en los gobiernos de los países capitalistas avanzados llevaron a cabo lo que ahora es una estrategia familiar. Se dispusieron a acabar con el poder de los sindicatos, a liberar el sector financiero y a integrar a capas cada vez más amplias de la población en los circuitos de la financiación a través de la expansión del acceso al crédito. Este último punto es un aspecto especialmente importante del proyecto neoliberal. Como Leo Panitch, Sam Gindin, y Greg Albo argumentan en su libro In and Out of Crisis, la expansión del acceso al crédito -y, por tanto, la deuda- “fue tan o más importante para el dinamismo y la longevidad de la era neoliberal de las finanzas” que cualquiera de los otros aspectos de la vuelta al neoliberalismo. En particular, permitió a la clase trabajadora mantener su nivel de vida frente unos salarios estancados, lo que permitió el sistema conservar su legitimidad y estabilidad.

Las consecuencias de este cambio ha sido profundas, alterando dramáticamente las texturas sociales de la vida cotidiana. Han puesto patas arriba las relaciones entre trabajadores y empleadores, ciudadanos y Estado. Han cambiado el lugar del individuo en la sociedad, alentando la formación de nuevas formas de conciencia y de estar en el mundo. Como Gerald Davis argumenta en su libro Managed by the Markets: How Finance Re-Shaped America, ahora vivimos en una “sociedad de cartera” [portfolio society], cuyo espíritu animador es la lógica de las finanzas. La educación, entre otras cosas, se concibe como una forma de “capital humano” en lugar de como un bien social, una inversión segura para la propia cartera económica personal en lugar de ser fundadora de la ciudadanía democrática. La deuda estudiantil -el precio a pagar para tener acceso a la posibilidad de ascenso social- es ahora una de las inversiones más arriesgadas en esa cartera.

jacobin

Las modernas prácticas del préstamo estudiantil datan de la década de 1950, cuando la competencia con la Unión Soviética durante la Guerra Fría impulsó al Congreso a establecer el Perkins Loan Program en 1958. Perkins expandido los préstamos estudiantiles a través de préstamos con bajas tasas de interés para los necesitados. Pero este programa fue relativamente modesto. El monto federal para préstamos estudiantiles aumentó aún más durante el gobierno de Johnson con la aprobación de la Higher Education Act de 1965 y el establecimiento del programa de Guaranteed Student Loan program (conocido hoy como Stafford Loan Program). Con el inicio de la crisis fiscal de la década de 1970, los Estados comenzaron la desinversión a largo plazo en la educación superior pública, lo que elevó el coste de la matrícula y exigió la expansión de los préstamos estudiantiles federales. En 1978, el gasto federal en préstamos estudiantiles era de 500 millones. En el año fiscal 2012, el gobierno federal aportó 115,6 mil millones en nuevos préstamos para estudiantes. Hoy en día,  los estudiantes se gradúan en un College o en la Universidad con una media de más de 25.000 $ de deuda en  préstamos educativos.

Para los estadounidenses con graves dificultades financieras, la quiebra ofrece quizá la única vía realista de alivio. Como observó Elizabeth Warren en Law and Class in America, los tribunales de quiebra una ventajosa posición estratégica desde la que inspeccionar los daños sociales del capitalismo contemporáneo:

(…)

Al abdicar de cualquier responsabilidad a la hora de determinar qué constituye una carga excesiva, el Congreso dio a los jueces de quiebras un enorme margen de maniobra para interpretar y juzgar las reclamaciones derivadas de la creciente deuda de préstamos estudiantiles. Como representantes de la rama judicial de un Estado capitalista, no es ninguna sorpresa que estos jueces hayan privilegiado en sus fallos, en la mayoría de las ocasiones, las pretensiones del acreedor sobre las del deudor. Al hacerlo, han reforzado la hipótesis normativa y disciplinaria de lo que Michel Foucault llamó “gubernamentalidad neoliberal”.

La gubernamentalidad neoliberal pretende someter nuestra vida social a la lógica de lo que Foucault llama la “sociedad de la empresa”. En Nacimiento de la biopolítica, argumentó que eso estimula la formación de sujetos cuyos carácter moral y actividad económica se asemejan a las del empresario que se arriesga. Sin embargo, esto no debe interpretarse como un simple proceso de  dominación de arriba a abajo. La genialidad de esta forma de control social es que provoca la participación activa de la población en la construcción de su propia disciplina. Al reunir a círculos cada vez más amplios de la población en la órbita del capital financiero, el proceso de financiarización se impregna de un espíritu que se corresponde con las normas democráticas de participación e igualdad de oportunidades. Después de todo, ¿qué podría ser más americano que la proposición según la cual todas las personas tienen acceso a una educación universitaria y, presumiblemente, la oportunidad de llegar tan lejos como su talento se lo permita?

A medida que el Estado desinvierte en educación superior pública y obliga a los estudiantes a asumir las cargas de una deuda cada vez mayor para financiar sus estudios, la experiencia y el propósito de la educación superior se transforman. Perseguir un diploma universitario se convierte en una actividad empresarial, una especie de inversión personal y la asunción de un riesgo que coloca la consecución de resultados futuros por encima de cualquier otra consideración. Mediante la integración de la educación superior en los circuitos del capitalismo financiero, el Estado alienta a los deudores a buscar en el mercado la superación y la seguridad personales. Al igual que el prestatario hipotecario subprime o el trabajador con un plan de jubilación 401 (k), al estudiante endeudado se le enseña a ver el acceso al crédito y a los mercados financieros como el mejor pasaporte para la prosperidad y la seguridad.

La deuda estudiantil somete al prestatario a una pedagogía claramente capitalista, transformando la educación superior en un bien cada vez más caro que se compra y se vende en el mercado. Pero como legiones de deudores de estos préstamos pueden atestiguar, la inversión en una educación universitaria ya no es una garantía de empleo remunerado ni una garantía financiera personal. Es una inversión cada vez más arriesgada que puede suponer para el estudiante deudor  graves dificultades financieras y llevarle, en el peor de los casos, a la puerta de un tribunal de quiebras para buscar el rescate.

La jurisprudencia federal ofrece una importante perspectiva sobre la forma en que la deuda estudiantil funciona imponiendo una forma particular de  disciplina capitalista sobre los prestatarios. En estos casos, a menudo parece como si los jueces fueran trabajadores sociales formados por el Departamento de Economía de la Universidad de Chicago. En los casos en que los deudores han visto rechazadas sus demandas, emerge rápidamente un tema habitual. Al negar a los demandantes el rescate de sus deudas, los jueces y los tribunales de apelación a menudo tratan de fomentar un comportamiento económico más semejante al de una empresa competitiva que al de un ser humano sano.

La historia de Janet Lynn Parker es, ciertamente, algo así como un caso extremo. Pero su tratamiento por los tribunales de quiebra no es muy distinto del que vive el pequeño segmento de deudores estudiantiles que tratan de que sus deudas sean canceladas. La jurisprudencia está repleta de ejemplos de jueces que recurren a una forma particularmente despiadada de razonamiento para negar ese alivio a los demandantes.

(…)

jacobin

En última instancia, sin embargo, el problema de la deuda de los estudiantes no se pueden resolver si no hay educación superior gratuita para todos. El movimiento estudiantil de Quebec ofrece un ejemplo ilustrativo a este respecto. En su victoriosa batalla por detener la subida de las matrículas por parte del gobierno provincial a comienzos de este año, el movimiento tomó una decisión estratégica brillante. Sus demandas no sólo hablaban de las necesidades inmediatas de las personas, sino que planteaban suna transformación más amplia de la sociedad -y también del Estado. Perry Anderson dijo una vez que la lucha de clases no se puede resolver sino en la esfera de la política y del Estado. Ahí es donde, en última instancia, debe ser combatida y ganada la lucha por la deuda estudiantil y la educación pública .