Archivo de la categoría: Género

Michelle Perrot: Autobiografía

Las CNRS Éditions tienen una colección denominada “Les Grandes Voix de la Recherche”, concebida inicialmente para acoger a los galardonados con la medalla de oro de ese organismo, personas con una larga y brillante trayectoria. Como dicen sus responsables, se trata de ofrecer al público lector unos textos breves y vivos en los que los escogidos recorren sus carreras, presentan sus trabajos y transmiten su pasión.  Este año 2024 han empezado con un breve volumen -80 páginas- que firma Michelle Perrot, pionera de la historia de las mujeres: S’engager en historienne. El contenido reitera de algún modo lo que la propia historiadora ya había relatado o apuntado hace ahora un año en el diálogo mantenido con el periodista Eduardo Castillo, en un libro titulado Le temps des féminismes (Grasset) que ya presentamos aquí.

Sea como fuere, siempre es grato leer a la profesora Perrot, quien inicia este nuevo trabajo autobiográfico del siguiente modo:

“Podría empezar así: “Y esto fue hace mucho tiempo”. Nací en 1928, antes de la Segunda Guerra Mundial. Mis primeros años fueron una época alegre, mi infancia fue feliz con unos padres muy cariñosos. Es una época que veo como antigua, un poco como el siglo XIX, quizá porque soy historiadora de ese mismo periodo.

Pero este tiempo es también un espacio. Viví en pleno centro de París, en la calle Greneta, en el cruce con la calle Saint-Denis, en el animado barrio de Les Halles, que me parecía alegre y divertido. Estudié en el Cours Bossuet, dirigido por monjas de la Ordre de la Retraite, en la rue de Chabrol, cerca de la Gare de l’Est. Para llegar desde la calle Saint-Denis, había que caminar bastante, pero mis padres eran muy partidarios de este ejercicio diario. Así que paseábamos dos veces al día por este barrio obrero.

Había cantantes callejeros, sobre todo en la esquina de la calle Réaumur y el bulevar Sébastopol, que tocaban melodías sentimentales. A la “bonne”, como solían llamarla, que me acompañaba, le gustaba pararse allí. Y luego, en el barrio del Sentier, que era un importante distrito de la confección en la época del Front Populaire, muchos de los talleres estaban ocupados por las jóvenes que trabajaban allí. Yo no era muy mayor, tenía siete u ocho años, pero lo recuerdo muy bien. Reían, bailaban: era una movilización muy alegre. Y no entendía muy bien por qué la gente de mi entorno estaba un poco preocupada.

Mi padre era comerciante de pieles; tenía una tienda en una calle sin salida, en la esquina de la rue Saint-Denis y la rue Greneta. Los clientes de mi padre, todos zapateros, solían ser de izquierdas. Muchos venían de España, expulsados por la guerra civil. Les gustaba mi padre, que era un hombre atractivo y simpático, y a menudo discutían con él, intentando convertirlo al marxismo. Mi padre, que era cristiano y burgués pero librepensador y había roto con su entorno, me contó una vez que el primer pequeño volumen que había leído sobre Marx se lo había recomendado uno de sus zapateros, Monsieur Aragó. A menudo recuerdo esta anécdota, que me conmueve profundamente.

Mis padres eran jóvenes enamorados y deseosos de disfrutar de la vida parisina. Mi padre había luchado en la guerra de 1914-1918, sobre todo en las trincheras. A su regreso, su propio padre murió de gripe española, un acontecimiento que le impidió estudiar medicina como había planeado. Básicamente, esa guerra fue una parte importante de mi vida. Mi padre no quería oír hablar de ello y, en cuanto lo mencionábamos, se enfadaba un poco y nos hacía callar a todos. En cambio, le encantaba contarnos sus salidas culturales de principios de los años veinte. Mis padres iban mucho al cine y sobre todo al teatro, a ver a Louis Jouvet o a los Pitoëff. Ese era el ambiente de la época.

El otro centro de mi vida está en Poitou. Mi familia es originaria de Saumur y Tourangelle, a orillas del Loira, y también de Poitou. Nacido en Saint-Généroux (Deux-Sèvres), mi bisabuelo, el “père Roux”, vivió en Moncontour de Poitou. Y como era viudo, su hija -mi abuela Clémence- se ocupaba de él y, por eso, me llevaba a pasar el verano con él, donde solía pasar dos meses: felicidad total, en el campo, en un entorno totalmente distinto, con su cocina (miget o sopa de vino, judías blancas, galettes), sus prácticas (la “marienne” o siesta diaria, la vendimia en julio, la vendimia en septiembre), sus rituales (misa, vísperas, bailes, noches de chicas…), y su calendario con el cambio el 15 de agosto, nostálgico final del verano. Tenía amigas pastoras, con las que cuidaba las vacas, y era muy divertido.

Me sumergía de lleno en la Francia de antaño. Una Francia campesina, con muchos pequeños agricultores o agricultores muy modestos. Personas mayores que, evidentemente, habían vivido todos la guerra de 1914-1918, pero algunos de ellos incluso tenían, a través de sus padres, recuerdos de la guerra de 1870 y de los “prusianos”, como decía mi abuela. Mi relación con el tiempo y el pasado se forjó en este espacio y estos recuerdos. El hecho de que la gente hablara mucho me impresionaba, sobre todo porque a menudo seguían siendo analfabetos.

A menudo pienso en una tal Madame Goubeau, que vivía cerca de la casa de mi bisabuelo. Esta mujer no sabía leer ni escribir. La recuerdo intentando descifrar un titular de periódico que recibía su marido. De hecho, mi bisabuelo, que había sido maderero, sabía contar muy bien, pero tampoco sabía leer mucho mejor. Así sentí, a través de este pueblo, Moncontour de Poitou, que me sumergía en una época muy antigua. Pero sólo mucho más tarde me di cuenta de ello, porque entonces no tenía ni idea de que este mundo pronto desaparecería.

Estos tiempos y lugares significaron mucho para mí y conformaron mi memoria de historiadora. Todo llegó a un curioso final, en el que lo personal y lo colectivo se entremezclaron, lo privado y lo público se superpusieron, en 1939. Murió mi bisabuelo de Poitou y llegó la guerra. Fue el fin de un mundo, el fin de mi infancia encantada.
En aquel momento, no me di cuenta del todo de lo que podía representar la guerra, aunque viví intensamente sus primeros episodios: Múnich en septiembre de 1938, la declaración y la movilización de septiembre de 1939, mientras yo estaba en Moncontour, que viví como acontecimientos bastante pintorescos, incluso cálidos, por la intensidad de las relaciones que la ansiedad establecía entre las personas. Fue más tarde, durante la Ocupación, cuando todo cambió”.

© CNRS Éditions / Michelle Perrot

Alecia Simmonds: Al Altar o al Tribunal. Historias de sentimientos heridos

Hoy nos vamos a un lejano lugar, a Australia en concreto, con la historiadora del derecho Alecia Simmonds, porque nos viene como anillo al dedo para rematar lo que vimos ayer del mercado  de citas o contactos. Su libro aborda el asunto del cortejo (frustrado o incumplido) y se titula Courting: An Intimate History of Love and the Law (La Trobe UP) y dice así:

“En un borrascoso día de otoño en Sydney, en marzo de 1914, Beatrice Storey, camarera de un bar, demandó a Frederick Chapman, granjero, por abandonarla el día de su boda. Para ser precisos, reclamó 1.000 libras por daños y perjuicios ante el Tribunal Supremo de Nueva Gales del Sur por incumplimiento de la promesa matrimonial, una demanda que podía utilizarse para reclamar una indemnización por los perjuicios derivados de la ruptura del compromiso.

Beatrice había visto por primera vez a Frederick un año antes, detrás de la barra del Hotel Captain Cook. Caballeroso, fornido e “inventor de historias”, entró en el pub “oliendo a caballos y exhibiendo sus ganancias”. Le dijo que había estado en las carreras de Moore Park, al final de la calle. También le dijo que tenía cuarenta años, era rico y viudo. Tras un mes de vertiginoso enamoramiento, le regaló un anillo de boda y le prometió que se casaría con ella.

Casi nada de lo que le dijo era cierto.

Beatrice explicó desde el estrado al juez y a un jurado de cuatro personas que tenía treinta años cuando dejó su empleo por insistencia de Frederick y se mudó con su madre a Flinders Street. Sí, Frederick y ella habían organizado la boda en la iglesia de San Bernabé, en George Street: se enviaron cuarenta invitaciones, se encargó la tarta de bodas y el carruaje. Ella había elegido los muebles para su nuevo hogar en Kensington, y él había prometido pagarle la propiedad y regalarle 2.000 libras para amueblar la casa. Dijo que tenía mucho dinero”, informó ella al tribunal; “de hecho, dinero para aburrir”. El día antes de la boda, Frederick se despidió de Beatrice con un beso en el porche de la casa de su hermano y le dijo que no llegara tarde a la iglesia.

Frederick nunca se presentó a la boda. Llamó a Beatrice y se disculpó, pidiéndole que cancelara la ceremonia porque acababa de recibir la noticia de que su esposa estaba viva. El matrimonio le convertiría en bígamo. Beatrice se enfureció. Frederick corrió a su casa y trató de consolarla, rogándole que se llevara el anillo de boda, abrazándola a tientas, tratando caóticamente de besarla. Ella lo rechazó. En las semanas siguientes, Frederick recurrió a la tinta y el papel, lamentando los efectos enloquecedores de la pasión, confesando que los informes sobre su esposa eran “un cuento” y exhortando que era su “mayor deseo casarse”. Beatrice convirtió las cartas de amor de Frederick en evidencia legal y su pasión en prueba, en una de las acciones por incumplimiento de promesa más lucrativas de su década: una indemnización de 350 libras por sus “sentimientos lacerados”.

La siguiente vez que Beatrice y Frederick aparecen en los registros históricos es el 23 de enero de 1915 en la iglesia anglicana de St Martin, en Kensington. Esta vez Frederick acudió a su boda.

Algo menos de sesenta años después, a principios de la década de 1970, un nieto de Beatrice y Frederick también fue demandado por incumplimiento de promesa matrimonial, justo antes de que se aboliera esa acción. Ningún periódico se molestó en informar de ello, y sólo sabemos de ella porque en 1986 un político liberal, Wilson Tuckey, la planteó en el parlamento federal. “Paul tenía una hija llamada Christine”, siseó, dirigiendo sus comentarios a un diputado laborista llamado Paul, insinuando también (incorrectamente) que había tenido un hijo ilegítimo. “Señora Presidenta”, intervino el diputado laborista. Exigió que Tuckey fuera censurado. Arremetió contra él, llamándole criminal. Más tarde, ese mismo día, el diputado laborista ofreció una rueda de prensa a las puertas del Parlamento para referirse a sus declaraciones y pidió que se borraran de las actas de Hansard. Este diputado laborista, nieto de Beatrice y Frederick, era el futuro primer ministro australiano Paul Keating.

Este libro toma como base los restos de papel de los afectos arruinados que se encuentran en los expedientes de las acciones por incumplimiento de promesa para contar una historia de amor, ley y “sentimientos lacerados” en el transcurso de dos siglos. Me instalo en las salas de los tribunales del pasado, entre los gacetilleros de la prensa y el público que se ríe y abuchea, e informo sobre una serie selecta de casos extraídos de los expedientes de casi 1.000 mujeres y hombres que comparecieron ante jueces y jurados, con pruebas de su afecto: cartas de amor, salarios perdidos, regalos, joyas, vecinos cotillas, peritos, ajuares e historias de confianza mal depositada.

(…)

Utilizo las historias de vida de los litigantes para desentrañar las enmarañadas historias del amor y del derecho, rastreando cómo se separaron a lo largo de los siglos XIX y XX, y para explorar lo que las acciones por incumplimiento de promesa nos dicen sobre la historia del amor. Si Beatrice Storey hubiera sido abandonada en el altar hoy en día, por ejemplo, Frederick Chapman no se habría visto obligado por el Estado a indemnizarla por sus sentimientos heridos, ni por las pérdidas económicas que hubiera sufrido. El hecho de que Fred fuera un amigo íntimo, en lugar de, por ejemplo, un socio comercial, probablemente le habría negado un recurso legal. La acción por incumplimiento de la promesa de matrimonio está ahora abolida, considerada una reliquia estrafalaria de la época victoriana, y la ley tiende a asumir que los amigos íntimos no tienen intención de crear relaciones legales.  Las mujeres no dependen económica y socialmente del matrimonio como antes, y una relación fallida no relega a las mujeres a la condición de bienes dañados. El noviazgo se define ahora por el amor, la elección, el deseo físico y la negociación mutua, más que por la obligación legal contractual. Las fantasías de plenitud romántica han sustituido a los regímenes legales de castigo.

(…)”.

 © Alecia Simmonds  /  La Trobe University Press 

Claire-Lise Gaillard: ¿Quedamos? Historia del mercado de citas (XIX-XX)

Como anunciábamos ayer, el CNRS presenta este año un buen puñado de tesis, de modo que aprovechamos su valentía para reseñar otra más. Se trata ahora de Claire-Lise Gaillard, que la leyó hace un par de años y que nos llega ahora con el título de Pas sérieux s’abstenir. Histoire du marché de la rencontre (XIXe-XXe siècle) (CNRS Éditions).

“Ya tengo 25 años, señor, no soy bonita, pero no soy mal parecida. Soy alta, fresca, tengo un pelo precioso y no tengo sobrepeso. En cuanto a mi carácter, soy mansa como una oveja, no tengo voluntad propia, soy franca y demasiado sensible, a lo que hay que añadir algunos talentos y mucho dinero. Sin embargo, desde que tuve la desgracia de perder a mi padre, languidezco en un claustro a veinte leguas de mi familia. […] Necesito un marido, pero ¿cómo encontrarlo, lejos de mi país, ignorada por el mundo entero? ¡Qué feliz me sentí cuando cayó en mis manos su encantador periódico! ¡Cómo bendigo al cielo por haberle dado la idea!

Una joven rica, reclusa, desesperada por tener marido, ¡eso basta para atraer al chaland! Con este llamamiento de una damisela en apuros, Le Courrier de l’Hymen da cuerpo a las ofertas de matrimonio que publica cada semana desde principios de 1791: aquí una “viuda [busca] un hombre de gran honradez”, allí un “hombre de conducta intachable [que se casaría] con una damisela de familia conocida”, etc. Enumerados en varias páginas, este inventario de deseos, cualidades y fortunas en pocas líneas debería sorprender a los lectores. Sin embargo, la prensa publicitaria no era nada nuevo; de hecho, estaba muy viva a finales del siglo XVIII. Era posible encontrar amas de llaves y objetos perdidos, y algunos atrevidos ya buscaban matrimonio. En cambio, era más inusual ver un periódico dedicado a temas matrimoniales. Su fundador pretende innovar y aboga por una “revolución” de los matrimonios. Al dar publicidad a las partes para casarse, también quería animar a los ciudadanos a “salir de las filas de nuestros solteros egoístas”. Con su principal competidor, L’Indicateur des mariages (1790), compartía el mismo objetivo patriótico: ofrecer a la nación ciudadanos regenerados por matrimonios mejor avenidos.

La Revolución Francesa podría haber sido un momento fundacional en la historia de las agencias y anuncios matrimoniales. En un contexto de efervescencia revolucionaria, que liberó los escritos públicos, estas innovaciones fueron acogidas con cierto entusiasmo por la prensa, que las veía como un remedio necesario en tiempos de agitación. L’Indicateur des mariages consiguió 1.200 suscripciones y pudo abrir sucursales fuera de París. Sin embargo, estas dos primeras publicaciones matrimoniales no consiguieron democratizar este método de contacto entre la gente. Con su desaparición bajo el Directorio, se puso fin a un periodo de experimentación, al menos en esta forma, y cayó en el olvido. En 1930, sólo el 3% de las parejas reconocían haberse conocido a través de anuncios, y los periodistas seguían considerando los anuncios matrimoniales en sus periódicos como una rareza moderna. Tuvieron que pasar casi dos siglos para que este mercado alcanzara la vitalidad y legitimidad que tiene hoy en la era digital.

Sin embargo, la intermediación matrimonial es un mercado desde principios del siglo XIX. Esta evolución no se produjo sin alboroto. Carteles, anuncios, prospectos… incluso los papeles de trabajo de Flaubert contienen anuncios de agencias matrimoniales. Las agencias fueron el escenario de los vodeviles de Labiche y Feydeau, las casamenteras se convirtieron en personajes de novela y los anuncios fueron los trampolines de una ficción inagotable. Estas oficinas despertaron la imaginación de escritores y la curiosidad de periodistas y ensayistas. A finales de siglo, muchos hacían la misma observación: “las agencias matrimoniales son hoy un engranaje importante de la sociedad contemporánea”. Félix Platel llegó a estimar que “de cada veinte matrimonios parisinos de clase media y alta, cinco son concertados por agencias”. Un colega, Georges Duval, que investigaba para Le Temps, relató en una larga crónica en siete episodios cómo se multiplicaron las agencias matrimoniales hasta alcanzar el centenar en París en 1886. Después de la Gran Guerra, el contexto demográfico propició el caldo de cultivo para un nuevo auge de los anuncios clasificados… y saltaron las alarmas. Al principio, las agencias matrimoniales y los anuncios eran vistos con recelo por los medios de comunicación, temidos por los moralistas y objeto de burla por los dramaturgos.

Ir en busca de la historia del mercado de las citas es sumergirse en un “imaginario social” de contornos bien definidos. Sus personajes son tipos. Ambiciosos perseguidores de dotes, padres autoritarios, chicas ingenuas e hijas seducidas, solteronas soñadoras, desahuciados e inagotables que son recibidos por intrigantes intermediarios: la casamentera pechugona, un poco pasada de moda pero siempre alerta y melosa, el agente matrimonial, también copioso, de aspecto burgués pero pasado turbulento  y, a menudo en un rincón, algún notario pragmático. El decorado, a su vez, se toma prestado del vodevil: salones silenciosos, pasillos de un solo sentido, miradas de reojo tras gruesos cortinajes, palcos de ópera, listas de correos, encuentros en el jardín público o en el café, papelería elegante, guantes de colores o rosas en el ojal para identificarse. La trama requiere herencias y ruinas, dotes relucientes y corazones sencillos.

La agencia matrimonial es materia de fantasías, a la vez divertidas e inquietantes. ¿Qué hay detrás de toda esa publicidad ostentosa? ¿Quiénes son las huérfanas millonarias que se ofrecen en matrimonio en los anuncios clasificados de la cuarta página de los principales periódicos? Es difícil averiguarlo sin pasar por la puerta de una agencia o escribir una carta, porque el negocio se lleva con el mayor secreto, incluso con “celeridad y discreción”, según el adagio que estas oficinas compartían con las nuevas agencias de inteligencia. Ir en busca del primer mercado de citas significaba encontrarse cara a cara con una profusión de historias que describían este mundo oculto, o al menos escondido. Casamenteras y casamenteros tienen que hacer frente a esta atención mediática y literaria, que alimenta tanto los temores como las esperanzas de su clientela. Por decirlo a la manera de Dominique Kalifa, las representaciones producen e instituyen la realidad más que reflejarla. Lejos de constituir una pantalla para las prácticas ordinarias, son una puerta de entrada a la investigación.

(…)

Este libro se divide en tres tiempos. El primer capítulo traza el desarrollo del mercado de las citas desde principios del siglo XIX hasta la llegada de los primeros sitios web de citas. Lo sitúa en el contexto de los discursos y debates que suscitó, y analiza los efectos de esta contestación en la difícil afirmación de la profesión matrimonial. Los dos capítulos siguientes se centran en la intermediación propiamente dicha y, por tanto, en la relación entre los casamenteros y sus clientes. El capítulo 2, que se centra principalmente en el siglo XIX, se detiene en las agencias matrimoniales, describiendo las palabras, los gestos y las estrategias utilizadas por los casamenteros para poner en contacto a sus clientes. Aunque este método de emparejamiento no desapareció por completo en el siglo XX, se vio profundamente cuestionado por el renacimiento de los anuncios clasificados a finales del siglo XIX. Esto provocó un cambio en el paradigma de la intermediación: la forma en que el periódico pudo sustituir -al menos en apariencia- al casamentero es el tema del capítulo 3. Estos dos capítulos se cierran con retratos que nos permiten conocer a los clientes y encarnar los tipos de uso del mercado de las citas.

Los dos últimos capítulos profundizan aún más en el individuo para reconstruir las etapas de la elección del cónyuge. Un análisis comparativo de los tres corpus de anuncios elegidos permite trazar la evolución de las expectativas y estrategias matrimoniales desde la monarquía de julio hasta el periodo de entreguerras. El capítulo 4 examina la primera etapa, describiendo a la vez las esperanzas individuales y las leyes de la competencia colectiva; en resumen, el funcionamiento interno del campo matrimonial, donde las ambiciones se alimentan unas veces y se comprometen otras. El último capítulo aborda este proceso hasta su conclusión, siguiendo las negociaciones que tienen lugar en la correspondencia. Las esperanzas frustradas son tan instructivas como los matrimonios celebrados”.

© CNRS Éditions / Claire-Lise Gaillard

Susan Hiner: Entre costuras. Las trabajadoras de la moda en el siglo XIX francés

Presentamos hoy a la historiadora Susan Hiner. Muy poco conocida por estos pagos, acaso por los temas que trabaja, esta profesora ha publicado artículos sobre diversos aspectos de la cultura francesa del siglo XIX, centrándose sobre todo en los accesorios de moda femeninos y su relación con la modernidad francesa.  Ahora nos llega su segundo libro: Behind the Seams. Women, Fashion, and Work in 19th-Century France (Bloomsbury). El volumen, con los pros y contras que quepan hacerle, se inicia del siguiente modo:

Según Balzac, cuanto menos respetable es una dama, más visibles son las costuras de su vestido y más visible es cualquier “costura” que esos huecos puedan revelar. Una mujer de mala reputación era fácilmente identificable por sus “corchetes mal abrochados que dejan al descubierto la malla a través de una abertura en la espalda del vestido, zapatos de cuero gastados, cintas de sombrero usadas, un vestido demasiado abombado, una falda demasiado ajustada”. Por el contrario, un vestido bien cosido, hecho a medida para servir de segunda piel, denotaba la elegancia sin costuras de la respetabilidad. La costura literal de un vestido expresaba así distinciones sociales y morales. Los alfileres y ganchos, el hilo y las puntadas que mantenían unida la elaborada prenda se ocultaban ingeniosamente bajo metros de seda, encaje, terciopelo o lana. La construcción social de la feminidad, sus procesos, mecanismos y materias primas, se escondían tras un ideal similar de ausencia de costuras, dejando la impresión de que la elegancia sin esfuerzo era innata, natural.

En mi anterior libro, Accessories to Modernity: Fashion and the Feminine in Nineteenth-Century France (2010), me centré en la femme comme il faut, una figura específicamente decimonónica cuya misión era encarnar los principios de la respetabilidad femenina, en gran medida a través de su inteligente despliegue de señales de la moda.  El presente estudio amplía ese debate, volviendo a la metáfora de las costuras, sólo que ahora en lo que respecta a las mujeres en el lado de la producción de la cada vez más importante economía de la moda en la Francia del siglo XIX. La falta de costuras en la moda servía y reforzaba el ideal cada vez más omnipresente de respetabilidad burguesa femenina, y las mujeres que creaban la moda desempeñaban un papel decisivo en la producción de todo lo que ello implicaba; eran potencialmente cómplices y opositoras. No sólo sus métodos y herramientas de fabricación pasaban a menudo desapercibidos, sino también el trabajo que dedicaban a crear moda. Tanto la prenda como la feminidad idealizada se materializaban mágicamente, completamente formadas, en las magníficas páginas coloreadas a mano de la prensa de moda, descritas y promocionadas en crónicas semanales de las hazañas de la moda, que también se esforzaban por ocultar los procesos de su producción.

Las mujeres que trabajaban “tras las costuras” de la economía de la moda francesa del siglo XIX estaban en gran medida ocultas a la vista: la costurera que cortaba y cosía, la modiste que recortaba el vestido y creaba un sombrero a juego adornado, las columnistas que hacían crónicas de los caprichos de la moda semana tras semana y las ilustradoras de moda cuyas representaciones creaban modelos que daban la vuelta al mundo. Aumentando la invisibilidad de su trabajo, los estudiosos contemporáneos han tendido a centrarse únicamente en el consumo. Estas trabajadoras también han sido borradas por la atención desproporcionada a los textos literarios, como los de Balzac, que construyeron una cierta forma de visibilidad excluyendo a otras. Sin embargo, las huellas de su trabajo permanecen en archivos sin voz: en los armarios, por supuesto, pero también en las revistas de moda, en la literatura popular y en los grabados, en la prensa diaria e incluso en los registros legales y civiles. Behind the Seams recupera la participación, a menudo tácita, de estas mujeres en la producción de la economía de la moda a través de estos archivos poco estudiados. El libro da así la vuelta a la metáfora de las costuras para considerar lo que sus intersticios revelan sobre una Francia decimonónica menos visible.

(…)

Estas mujeres -algunas trabajadoras, otras empresarias y otras autónomas- construyeron su agencia a través de la negociación a cada paso, desarrollando estrategias y contraestrategias para ganarse la vida. Si bien es cierto que alcanzaron el éxito, contribuyendo de forma espectacular a la identidad del París del siglo XIX como “capital de la moda”, sería un error ver a estas mujeres de forma simple y binaria, es decir, como puramente subversivas o puramente colaboradoras con el sistema en el que trabajaban. Asimismo, mediadas por una representación impuesta por una cultura patriarcal, su éxito nunca fue una victoria sin paliativos. Tampoco fueron meras víctimas. Por el contrario, sus negociaciones fueron complejas, implicando un constante ir y venir y un posicionamiento sistemáticamente irónico frente a sus propias identidades y su lugar dentro del emergente sistema de la moda. Desafiando la idea monolítica de que las mujeres eran principalmente las víctimas de la moda (ya fuera como consumidoras descerebradas o como mano de obra explotada), intento mostrar cómo estas mujeres -ciertas trabajadoras de la moda, cronistas de moda y artistas de las planchas de moda- trabajaron dentro de un sistema opresivo para forjarse carreras de éxito, al menos según los estándares del siglo XIX. Para ofrecer una imagen más matizada de la amplia contribución de estas mujeres al sector económico más importante de Francia en el siglo XIX, trabajo con textos literarios menos conocidos, como obras de vodevil y literatura panorámica, documentos de prensa y jurídicos, la floreciente prensa femenina y la vibrante y omnipresente cultura visual impresa de la Francia del siglo XIX.

A través de estos documentos, exploro la representación y las contraestrategias de estas trabajadoras, en particular, las modistes, las escritoras de moda y las ilustradoras de moda, los tres grupos implicados en la producción de la fantasía de la moda. Trabajando en una red activa entre ellas, una red que abarca elementos tanto de la industria de la moda como del negocio de la moda (que también elaboró un rico ecosistema cultural -lo que Barthes denominaría más tarde el “sistema de la moda”-), consiguieron tanto agencia como influencia dentro de un sistema cultural que explotaba a las mujeres de la clase trabajadora y negaba oportunidades de empleo a las mujeres burguesas. Aunque estas mujeres realizaron importantes contribuciones profesionales, su trabajo real a menudo permaneció oculto tras los mitos predominantes sobre la mujer trabajadora y los arraigados y poderosos ideales de la feminidad burguesa. Aunque la moda tuvo importantes repercusiones negativas en las mujeres del siglo XIX -como sigue ocurriendo-, también brindó a algunas de ellas la oportunidad de llevar una vida de trabajo productivo. Esa es la historia que quiero contar en los capítulos que siguen.

(…)”.

© Bloomsbury Publishing Inc / Susan Hiner

Jessica Cox: Embarazo y parto en la Inglaterra victoriana

Como suele ser habitual  en esta bitácora, arrastramos algunos vacíos librescos que suelen corresponder a la imposibilidad de atender a la  voracidad del mercado editorial, a los olvidos, al desconocimiento  o a que su aparición coincide con el letargo estival de estas tierras. A esto último obedece que aún no hayamos prestado atención a la profesora Jessica Cox y su  Confinement. The hidden history of maternal bodies in nineteenth-century Britain (History Press).

Deshaciendo el entuerto, vayamos a la introducción:

“Este libro no comienza en el siglo XIX, sino en el XXI: en septiembre de 2016 en un hospital de Northumberland. Me acaban de ingresar, muy embarazada de mi tercer hijo. Me he pasado diez días de la fecha prevista del parto y por fin he roto aguas, pero las contracciones no han comenzado. Preocupadas por posibles restos de meconio en las aguas, señal de que el bebé está sufriendo, las comadronas que me atienden deciden inducir el parto. Me conectan a varias máquinas y pronto empiezan las contracciones. Pero hay un problema. Con cada contracción, el ritmo cardíaco del bebé disminuye. Los médicos se preocupan y rápidamente deciden practicar una cesárea de urgencia. En unos minutos estoy en el quirófano y poco después nace el bebé: pataleando, gritando y sano, para mi inmenso alivio. He perdido mucha sangre, pero los médicos deciden que no es necesaria una transfusión. Al día siguiente me dan el alta y me mandan a casa con analgésicos fuertes y anticoagulantes para ayudar a recuperarme.

El nacimiento de mi hija fue el punto de partida de este libro, que examina las experiencias de las mujeres durante el embarazo, el parto y el posparto en la Gran Bretaña del siglo XIX. Su llegada -en circunstancias que resultaron dramáticas, aunque no traumáticas en última instancia- provocó la colisión de dos partes de mi vida. Como victoriana y madre, empecé a reflexionar sobre las dificultades que experimentaban las mujeres en el parto en una época en que la asistencia médica era limitada y, en algunas circunstancias, peligrosa. Pronto quedó claro que una de nosotras -quizá las dos- no habría sobrevivido a este parto en el siglo XIX. La operación que salvó la vida de mi hija rara vez se practicaba en la Gran Bretaña victoriana debido al alto riesgo que suponía para la vida de la madre en una época en la que a menudo era imposible prevenir hemorragias e infecciones.  Hoy en día, alrededor del 25% de los partos en el Reino Unido se realizan mediante cesárea, pero las opciones de las mujeres hace 200 años eran más limitadas: dejar que el parto progresara de forma natural con la esperanza de obtener un resultado positivo, o intervenir para preservar la vida de la madre. La del niño se consideraba menos importante: las mujeres sanas podían tener más hijos, mientras que incluso un bebé sano tenía que sobrevivir a los precarios años de la primera infancia, en una época en la que las enfermedades infantiles estaban muy extendidas y a menudo eran intratables. En consecuencia, durante gran parte del periodo se siguieron practicando de forma rutinaria procedimientos como las embriotomías, que implicaban la destrucción quirúrgica del bebé en el útero para permitir su extracción en casos de partos difíciles. Los partos tardíos y, sobre todo, los que implicaban intervenciones médicas como el uso de fórceps, conllevaban un importante riesgo de infección cuyo tratamiento era extremadamente limitado. La mortalidad materna seguía siendo un riesgo muy real, ya que alrededor de 1 de cada 200 partos acababa con la muerte de la madre. La pérdida de sangre que yo sufrí era controlable, pero para muchas madres del siglo XIX no lo era, y las hemorragias eran una causa clave de mortalidad materna. Además, aunque mi hija y yo fuimos atendidas por el NHS, el acceso a la asistencia médica durante el parto en la Gran Bretaña del siglo XIX variaba drásticamente y dependía principalmente de la posición social y los ingresos. El resultado positivo de mi caso habla de 200 años de progreso en obstetricia y maternidad, así como en medicina en general.

(…)

Entre 1801 y 1901, la población de Gran Bretaña pasó de unos 10,5 millones de habitantes a casi 37 millones. Este espectacular aumento se ha analizado con frecuencia en relación con la industrialización y la urbanización, pero rara vez se ha hecho referencia al trabajo maternal que hay detrás. Estas cifras representan a millones de mujeres que dieron a luz, muchos miles de las cuales perdieron la vida en el proceso, y todas ellas habrán experimentado la maternidad a nivel personal e individual. Sin embargo, las experiencias maternas de las mujeres en la Gran Bretaña del siglo XIX han quedado en gran medida sin registrar, perdidas o pasadas por alto. El embarazo destaca por su ausencia en el arte y la literatura de la época; el cuerpo grávido es un recordatorio de la sexualidad femenina y, por tanto, suele ocultarse en los discursos públicos. El parto es una experiencia complicada y a menudo privada,  por lo que los relatos explícitos de este periodo son relativamente escasos, y sobreviven principalmente en la literatura médica y en los archivos de los hospitales. Inevitablemente, no se ha conservado la tradición oral de compartir historias de partos que probablemente existía entre algunas mujeres. Se trata, por tanto, de una historia que en su mayor parte no está documentada, que a menudo está ausente de los archivos y que, cuando no es el caso, generalmente no se ha explorado. En un siglo de dramáticas reformas sociales y políticas, rápidos avances tecnológicos y esfuerzos culturales -de progreso, pero también de profundas desigualdades sociales-, la experiencia materna se considera en gran medida insignificante. Para las madres, sin embargo, entonces como ahora, tales experiencias eran a menudo acontecimientos trascendentales y transformadores de la vida. Al reconstruir las historias maternas de estas mujeres, este libro revela mucho no sólo sobre la maternidad en el siglo XIX, sino también sobre la medicina, la (pseudo)ciencia, la clase social y los roles de género, y reescribe el cuerpo materno de nuevo en la historia.

Durante mis embarazos, sobre todo el primero, leí los consejos que ofrecían innumerables libros, artículos de revistas y foros de Internet sobre el embarazo y el parto; algunos se basaban en conocimientos médicos, otros en experiencias personales. A veces eran útiles, pero no pocas veces eran confusos y contradictorios, y a veces formaban parte de creencias ideológicas más amplias sobre la maternidad. En este sentido, se hacía eco de la multitud de libros de consejos disponibles para las madres del siglo XIX, sobre todo en las últimas décadas del siglo, tras la rápida expansión del mercado literario. El apetito por este tipo de literatura creció espectacularmente en esa época y, al final del periodo, había disponibles innumerables obras sobre casi todos los aspectos de la maternidad. Muchas de estas obras se vendían por decenas de miles, y los consejos que contenían se difundían ampliamente: una de las obras más populares para madres, Advice to a Wife, se vendió en grandes cantidades, con docenas de ediciones entre la década de 1840 y finales de siglo, y ejerció una influencia considerable sobre las futuras y nuevas madres. Estos textos se dirigían sobre todo a las lectoras de clase media, pero el hecho de disponer de tiempo y dinero para permitirse este tipo de cosas no mejoraba necesariamente los conocimientos maternales de las mujeres. Entonces, como ahora, los consejos que se ofrecían podían ser contradictorios y, de forma paralela al mundo en línea actual, fueron en parte responsables de la difusión de información errónea sobre el embarazo, el parto y el cuidado de los bebés. Muchas de estas obras fueron escritas por hombres que afirmaban tener conocimientos médicos y, en una época en la que el acceso de las mujeres a la educación era limitado y existía una reticencia a discutir públicamente las funciones reproductivas del cuerpo femenino, las orientaciones contenidas en ellas habrían sido difíciles de rebatir por el lector. A menudo, el contenido de estas obras invoca discursos ideológicos más amplios en torno al género y la maternidad, reforzando algunas de las suposiciones más comunes sobre las capacidades y funciones de la mujer, y muchas de ellas promueven una visión idealizada y poco realista de la maternidad. La literatura de consejos de autoría masculina no proporcionó una plataforma para que las mujeres contaran sus propias historias de embarazo, parto y maternidad, pero sí ofrece una ventana a la información que se daba a las mujeres sobre la maternidad, y a las diversas presiones culturales a las que estaban sometidas.

(…)

Al examinar las experiencias de mujeres de todo el espectro social, este libro contribuye a un creciente número de trabajos sobre la “historia desde abajo”, alejándose de las historias que se centran exclusivamente en las clases media y alta (proporcionalmente una minoría de la población en la Gran Bretaña del siglo XIX). Si las historias sociales de este periodo se han centrado predominantemente -al menos hasta hace relativamente poco- en las clases media y alta, también se han ocupado principalmente de la experiencia de la población blanca de Gran Bretaña. En consecuencia, estas historias (junto con los dramas de época del cine y la televisión que con demasiada frecuencia, ciertamente hasta los últimos años, han tendido a presentar elencos exclusivamente blancos), dan la impresión de una población británica casi totalmente blanca. Esto es engañoso: aunque la población británica perteneciente a minorías étnicas era, por supuesto, significativamente menor en el siglo XIX que en la actualidad, era, no obstante, diversa. Gran Bretaña tiene una larga historia de inmigración, y en el siglo XIX había miles de personas de ascendencia india, africana y china, entre otras, viviendo en el Reino Unido. Mi objetivo era que este libro fuera lo más representativo posible, para hablar de las experiencias maternas de mujeres de una amplia gama de orígenes, pero descubrir las vidas de las madres británicas de minorías étnicas en el siglo XIX es difícil. Los escritos sobre la vida -memorias, diarios, cartas- hacen escasa referencia a estas experiencias. Los registros de hospitales, asilos y casas de trabajo contienen pocas alusiones al origen étnico, y lo mismo ocurre con las notas de casos médicos publicadas. El censo no incluyó explícitamente la etnia hasta 1991, lo que significa que no existe un modo fiable de identificar a las personas de color nacidas en Gran Bretaña a partir de los registros históricos existentes. Las hemerotecas proporcionan información ocasional a este respecto (aunque a menudo utilizando terminología racista), pero es fragmentaria y difícil de localizar. Aunque los archivos proporcionan alguna información sobre la vida de las personas de color que vivían en Gran Bretaña en aquella época, sus historias de embarazo, parto y maternidad siguen siendo en gran medida elusivas y, en consecuencia, con algunas excepciones, las historias que aquí se comentan se centran en mujeres blancas o de etnia desconocida.

El objetivo principal de este libro es arrojar algo de luz sobre las experiencias maternales de las mujeres de todos los orígenes en la Gran Bretaña del siglo XIX, pero la disponibilidad de materiales significa inevitablemente que algunos grupos y figuras reciben más atención que otros: como consecuencia, las clases aristocráticas -casi exclusivamente blancas- están sobrerrepresentadas tanto en este trabajo como en el registro histórico más amplio; es inevitable, por lo tanto, dado su largo reinado, y la riqueza de las cartas, diarios y otros registros supervivientes, que la reina Victoria y su familia ocupen un lugar destacado.

(…)”.

© Jessica Cox / The History Press

Aïcha Limbada: La noche de bodas. Una historia singular

Hace algo más de dos años, la historiadora Aïcha Limbada presentó su tesis doctoral en la Université Paris 1 Panthéon-Sorbonne, dentro del Centre d’histoire du XIXe siècle, lugar en el que ahora se desempeña.   Dicha tesis, dirigida por Dominique Kalifa y Philippe Boutry, se titulaba La nuit de noces : une histoire sociale et culturelle de l’intimité conjugale (France, années 1800 – années 1920).  Y era de esperar que su publicación no se demorara más allá de lo estrictamente necesario, como así ha sido: La nuit de noces .Une histoire de l’intimité conjugale (La Découverte).

Veamos algunos párrafos introductorios:

“Las dos de la mañana. En una “cámara nupcial, resplandeciente de frescura y coquetería”, bajo la muselina y el encaje de la cama, “se esconde una joven encantadora cuyo rostro fresco muestra unos ojos ligeramente velados por la fatiga y el deseo de lo desconocido. Su cabeza descansa suavemente sobre el ligero plumón de una espléndida almohada. A su lado, una segunda almohada espera otra cabeza”. La joven novia está preocupada y su corazón late desbocado. Su madre acaba de salir de la habitación, después de haberle dado sus “últimas recomendaciones”. El joven con el que se había casado unas horas antes aparece por fin. Se acerca a ella y, tras intercambiar unas tímidas palabras, “comienza esta dulce y tierna melodía de besos, conversaciones interrumpidas, entrelazamientos, presiones de corazón a corazón”. Una vez que se apagan las luces, “con el soplo de esos dos alientos ardientes, bajo la influencia de las caricias y los toques exquisitos del joven esposo, se establece la armonía entre estos dos seres”: la “sinfonía del amor” ha comenzado.

Con esta escena de una noche de bodas comienza La Petite Bible des jeunes époux (1885), un manual de “higiene conyugal” que ofrece consejos médicos para alcanzar la felicidad en el matrimonio. El libro tuvo un gran éxito, como demuestran sus numerosas reimpresiones en las décadas siguientes. El autor, que firmaba con el seudónimo de “Docteur Ch. Montalban”, creía que así debían desarrollarse los “preliminares del primer acto íntimo conyugal”, sin ser explícito sobre cómo debían proceder luego los cónyuges para cumplir lo que se esperaba de ellos, a saber, la consumación sexual de su matrimonio celebrada unas horas antes en el ayuntamiento y la iglesia: “el resto lo adivina cualquiera”, decía. Pero como contraejemplo, en el mismo capítulo ofrece otro relato más sucinto, el de la “historia muy común” que le contó una joven:

El día de mi boda, amaba a mi marido; al día siguiente lo detestaba. Desde la primera noche, pisoteó todo pudor. Me trató como a la última de sus antiguas putas. Sin mostrar piedad por la juventud, la inocencia o el dolor, no bajó los brazos hasta satisfacer su brutal pasión. Me asustó y me hirió mucho al mismo tiempo. Nunca he podido perdonarle.

Sueño o pesadilla: el autor ofrece a sus lectores dos visiones antitéticas del comienzo de la vida conyugal.

Los comentarios del Dr. Montalbán pueden resultar sorprendentes: ¿por qué, en el siglo XIX, la “primera noche” se convirtió en objeto de interés o reflexión para médicos, como este autor, pero también, como veremos, para novelistas, dibujantes, ensayistas, periodistas, sacerdotes y jueces? Sobre todo, más allá de las opiniones expresadas por estas personas que tienen una visión ajena del asunto, ¿qué ocurre con los principales implicados, los cónyuges? ¿Cómo imaginan, viven y recuerdan su noche de bodas estos protagonistas silenciosos que no suelen dejar constancia de este momento tan especial? La dimensión íntima, incluso secreta, de este acontecimiento ha dejado pocas huellas, lo que lo hace en gran medida inaccesible para los historiadores, que se basan en fuentes escritas para sus investigaciones. El objetivo de este libro es arrojar luz sobre estas zonas grises.

(…)

Este libro comienza a principios del siglo XIX, marcado por profundos cambios en la institución del matrimonio. Desde el periodo revolucionario, el matrimonio civil era el único reconocido por el Estado, con la ley de 20 de septiembre de 1792, que concedía también el derecho al divorcio: la unión matrimonial dejaba de ser indisoluble, mientras que el matrimonio religioso se convertía en facultativo. (…)

El libro termina con los primeros años de entreguerras, cuando la “primera revolución sexual de los años 1880 y 1930”, como dice Christine Bard, estaba en pleno desarrollo. (…)

El periodo comprendido entre estos dos hitos cronológicos está marcado por el triple contexto de la secularización de la institución matrimonial, la reconstrucción de la moral y las normas, y el desarrollo de los conocimientos médicos sobre la sexualidad. (…)

El marco geográfico elegido corresponde a los límites actuales de la Francia metropolitana. La secularización operada a partir de la Revolución Francesa y el marco legislativo particular que sustenta en materia de matrimonio tienen una cronología específica que diferencia el terreno francés del de los países vecinos. La coexistencia de matrimonios civiles y religiosos desde el principio del periodo y, a partir de 1884, la posibilidad del divorcio son especificidades notables que repercuten en la manera de pensar y vivir la conyugalidad. Por otra parte, algunas preocupaciones matrimoniales de finales del siglo XIX y principios del XX están vinculadas a estructuras culturales y demográficas propias de Francia (evolución de las costumbres, lento declive de la práctica religiosa, baja natalidad), que a su vez varían según las regiones y los medios sociales. (…)

En el corazón de la intimidad y el género

Este libro pretende contribuir a escribir la historia de los hombres y mujeres corrientes, intentando recorrer uno de los acontecimientos más íntimos que experimentan a lo largo de su vida. A pesar de que la noche de bodas es una experiencia compartida por millones de hombres y mujeres, su historiografía es singularmente pobre, y no se centra en Francia.  Este vacío historiográfico se debe tal vez a la “convicción de la no historicidad del fenómeno“, al hecho de que la noche de bodas, al igual que el matrimonio, se percibe como una institución antigua, marcada por tradiciones y representaciones arraigadas en un pasado tan remoto que parecen inmutables, pero sobre todo a la idea de que las fuentes que permitirían documentarla son insuficientes, lo que imposibilita su estudio histórico. Ciertamente, el tema no ha sido totalmente ignorado por los historiadores de la familia y la conyugalidad. En los años setenta y ochenta, Jean-Louis Flandrin y Martine Segalen aportaron importantes contribuciones, pero, adoptando un enfoque antropológico histórico, estudiaron la dimensión pública de la noche de bodas más que lo que ocurría una vez que la pareja estaba sola en el dormitorio nupcial. Desde entonces, los temas de la virginidad, la primosexualidad y la sexualidad conyugal han sido objeto de importantes trabajos: Laure Adler, Anke Bernau, Yvonne Knibiehler y Alain Corbin evocan la noche de bodas, pero sólo en función del discurso erudito, moral o literario que genera.

¿Por qué hay tantas dificultades para acceder a las prácticas en el marco legítimo del matrimonio? Aparte del sentido del pudor o del decoro moral que empuja a los cónyuges a guardar silencio sobre su primera noche, existe también una dificultad para describir y analizar las sensaciones y sentimientos que les embargan en un momento especialmente intenso, en el que el miedo, la alegría, el asco, el deseo, el amor o la desesperación se expresan con violencia. Uno de los retos de esta investigación es averiguar qué sintieron, experimentaron y pensaron en el momento, pero también antes, cuando se preparaban para ello -o no- y después, cuando lo recordaban.

De todas las experiencias sexuales, la noche de bodas es de la que más y de la que menos se habla. De la que más, porque es el acto sexual del que parece más legítimo hablar por ser el que sigue a la ceremonia solemne del matrimonio. El menos, porque su carácter iniciático exige silencio: Michel Foucault muestra que en el siglo XIX el discurso sobre el sexo tomaba la forma de la confesión, mientras que la iniciación permanecía “esencialmente silenciosa”. El carácter eminentemente ambivalente de la dimensión sexual de la noche de bodas se explica por el violento contraste entre la dimensión pública que la rodea, sobreinvestida por un gran número de actores durante la ceremonia nupcial -el Estado y la Iglesia, la familia y el séquito- y su dimensión privada, reducida únicamente a la pareja, que se convierte entonces en depositaria del secreto sexual sobre el que se construye su relación. La tensión entre las esferas pública y privada, entre el hecho social y la experiencia personal, es una palanca que hace de la noche de bodas un lugar privilegiado para la reflexión sobre la intimidad.

Durante la primera noche, la relación iniciada por los novios está sobredeterminada por las diferencias de género. La dimensión de género del acto sexual, que se inscribe en un orden heterosexual androcéntrico constitutivo de la sociedad del siglo XIX y principios del XX, es esencial. El carácter obligatorio y desigual de este intercambio está consagrado en las leyes, las normas morales, la educación y las representaciones, incluidas las científicas, de las identidades masculina y femenina. El Código Civil no exige la consumación sexual de la unión matrimonial, pero es costumbre validar el matrimonio mediante la relación sexual, porque es a través de ella como se reconoce que los cónyuges se convierten plenamente en marido y mujer; es también sobre esta base que la Iglesia Católica considera que la unión es indisoluble. Pero este mandato para que los cónyuges consumen la unión sólo es simétrico en apariencia. Uno de los objetivos de este libro es poner de relieve las razones y los procedimientos que hacen de la noche de bodas un calvario sobre todo para las mujeres. Sólo se exigía realmente la virginidad femenina, y sólo las mujeres se sometían a la “desfloración“. Este simple término transmite la misoginia de las representaciones de la primosexualidad e introduce diferencias de percepción entre mujeres y hombres en el imaginario y las prácticas de la primera experiencia sexual. Es a la luz de estas normas y representaciones de género, que ejercen una fuerte y decisiva constricción sobre las relaciones concretas y simbólicas entre marido y mujer, que se estudiará aquí la intimidad nupcial. Esperamos contribuir tanto a la historia de las mujeres como a la de los hombres, para comprender mejor las relaciones de poder y dominación entre ellos, y considerando a la nueva pareja no sólo como un receptáculo de las normas de género difundidas en la sociedad e impuestas a ellas, sino también como un lugar donde estas normas se producen.

¿Cómo se escribe la historia de la noche de bodas?

¿Cómo escribir la historia de un acontecimiento que tiene lugar a puerta cerrada, con las luces apagadas, y que no suele dejar constancia escrita? ¿Es posible sacar a la luz lo que los hombres y mujeres del siglo XIX hicieron todo lo posible por ocultar por pudor, vergüenza, deber, en nombre de la moral o para no contravenir la censura? Contra todo pronóstico, las fuentes que documentan la noche de bodas son numerosas y variadas: estudios médicos, escritos jurídicos y religiosos, manuales matrimoniales, ensayos, producciones de ficción, escritos personales, archivos judiciales, artículos de prensa, etc. La producción de estos documentos aumentó considerablemente entre los años 1860 y 1915, periodo que vio florecer las primeras formas de cultura de masas y estuvo marcado por un mayor interés por las cuestiones de sexualidad. Pero este gran volumen de fuentes se ve compensado por la mínima contribución de las referencias a la noche de bodas en cada una de ellas: a menudo son breves -unas líneas, a veces unos párrafos- y alusivas, y sobre todo, si bien nos hablan de las normas y representaciones del acontecimiento nupcial, dicen mucho menos de las experiencias y contienen pocos testimonios producidos por los propios cónyuges. “Sobreabundantes e incompletas, parlanchinas y mudas”, pero sobre todo “cerradas a los secretos del interior”: lo que Michelle Perrot escribió sobre las fuentes de la historia de la vida privada no podía ser más aplicable que a las que evocan la primera noche.

(…)

Este libro parte de la idea más inmediatamente asociada a la noche de bodas, entonces como ahora: la primera experiencia del matrimonio se caracteriza por el secreto. El uso de la expresión “las realidades del matrimonio”, utilizada con frecuencia para referirse a las relaciones sexuales inherentes al mismo, es elocuente: sugiere que puede haber una gran distancia entre las representaciones que algunos se hacen de él y lo que realmente implica en términos de prácticas, en particular sexuales.

El silencio en torno a estas “realidades”, impuesto por la moral, entra en tensión con su desvelamiento, alentado por la curiosidad del público o por la idea de que el desarrollo y la difusión del conocimiento y la reflexión sobre la noche de bodas son útiles y necesarios. Una panorámica de las producciones culturales sobre la noche de bodas ofrece una primera visión de lo que se construye el imaginario contemporáneo (capítulo 1). Hasta principios del siglo XX, algunas jóvenes eran educadas en la ignorancia de lo que les iba a suceder en su noche de bodas, cuyo misterio era mantenido firmemente por la familia hasta la noche de bodas (capítulo 2). En respuesta al daño causado por esta situación, a partir de la década de 1860 se desarrolló un corpus de literatura matrimonial que proponía desvelar los misterios del matrimonio con el fin de preparar mejor a los futuros cónyuges para lo que les esperaba. Durante mucho tiempo, sin embargo, las normas que se elaboraron estaban arraigadas en una cultura del secreto que se aplicaba de forma diferente a hombres y mujeres (capítulo 3).

A continuación, el libro se centra en los ritos, lugares y momentos de la primera noche. Practicados en nombre de la tradición, los ritos implican a una multiplicidad de actores que intervienen antes de la boda, en el momento de su preparación y durante la noche misma. Pero la alcoba nupcial se confunde poco a poco con un dormitorio conyugal, cuyo acceso está reservado a los novios. Sin embargo, la privatización de la noche de bodas fomentada por los valores burgueses de pudor y discreción no siempre parece estar garantizada (capítulo 4). Este deseo de intimidad se explica por el mandato de consumar inmediatamente la unión conyugal. La fecha de la boda se fijaba para que los cónyuges pudieran cumplir con su deber conyugal la primera noche. El imperativo de mantener relaciones sexuales deja poco margen a la cuestión del consentimiento sexual, como demuestra el uso de la expresión “estupro” para referirse a la noche de bodas (capítulo 5).

Por último, los dos últimos capítulos se centran en la esfera conyugal. Siguen de cerca a la pareja, trazando lo que ocurre entre ellos desde el momento en que se van al dormitorio hasta el final de la noche. En este acompañamiento paso a paso de la pareja, observamos primero el acercamiento inicial que tiene lugar antes de la relación sexual, marcado por una fuerte intensidad emocional (capítulo 6). Finalmente llega la consumación del matrimonio, que lleva la noche de bodas a su clímax. El mandato social de hacer el amor cuerpo a cuerpo lo transforma en una prueba que hay que superar para que la pareja sea realmente considerada marido y mujer (capítulo 7)”.

© La Découverte / Aïcha Limbada

Mujeres “desviadas” en la era victoriana

Estimulante el libro que traemos hoy aquí, compuesto por Anne-Marie Kilday y David Nash con el título de Beyond Deviant Damsels. Re-evaluating Female Criminality in the Nineteenth Century (Oxford UP).  El volumen pretende contrarrestar las clásicas suposiciones de género victorianas (pero no solo) al examinar casos y comportamientos en los que las mujeres pusieron a prueba los límites de la sociedad, presentándolas como mucho más parecidas a los hombres en sus capacidades y actos.  Por lo que a mi respecta, me ha recordado el trabajo de la historiadora Karine Salomé, Vitriol. Les agressions à l’acide du XIXe siècle à nos jours, que pasó por esta bitácora hace algún tiempo.

El libro empieza con una introducción titulada  “¿Una historia mal contada? La defectuosa historia de las mujeres “desviadas” en la sociedad británica del siglo XIX”, cuya “Puesta en escena” va como sigue:

“Este libro trata principalmente de cómo las respectivas sociedades de la Gran Bretaña continental (Inglaterra, Gales y Escocia) veían a la mujer y hasta qué punto las mujeres se alineaban con los estereotipos de comportamiento. También se pregunta hasta qué punto las mujeres adoptaron las normas aparentes, o disintieron de ellas, en el período cronológico específico del siglo XIX. Desde este punto de partida, el libro analiza el potencial de las mujeres para elegir sus propias rutas autónomas a través de los tramos a menudo más oscuros de estas mismas sociedades. Sin embargo, esperamos que a los lectores les resulte obvio desde el principio que las implicaciones de este tema y el análisis que ofrece son bastante más ambiciosos y extensos.

Nuestro libro pretende ofrecer un nuevo e importante enfoque a la consideración de las mujeres y su comportamiento en el siglo XIX, un enfoque que ofrece algunos retos a la historiografía existente. Sin embargo, también pretende hablar a la comunidad histórica en general sobre cómo persisten los intentos de categorizar a las mujeres de forma excesivamente simplificada, incluso en los pasillos supuestamente ilustrados de la historiografía moderna sobre el género. Sería exagerado decir que la condición de la mujer se ha polarizado histórica e historiográficamente en “papeles”, “discursos” e “identidades de género”. Sin embargo, no es menos cierto que a los hombres se les considera mucho más fácilmente agentes autónomos que forjan y crean identidades independientes, empoderadas y conscientemente fluidas para sí mismos a través de su propia agencia. Esta misma agencia también se considera decisiva en la creación de situaciones que han encerrado aún más a las mujeres en ideas patriarcales que, a su vez, han inspirado y forzado las relaciones.b

En opinión de algunos historiadores, la aspiración a la autonomía ha sido mucho más difícil de alcanzar para las mujeres y, en cambio, se considera que sucumben o se adhieren con demasiada facilidad a identidades creadas por otros en torno a la delincuencia y la criminalidad. A veces, la asociación de las mujeres con la violencia se etiqueta fácilmente como resultado de algún modo de la evolución de género y de la constitución psicológica, que está sustancialmente más allá de su contemplación y acción.  Esta concepción es especialmente sorprendente, ya que las pruebas empíricas nos dicen fácilmente que las mujeres en la segunda mitad del siglo XIX constituían casi seis veces más de la población carcelaria de lo que se registraba a principios de la década de 1990. Del mismo modo, las mujeres comparecían con más frecuencia ante los tribunales en el siglo XIX y constituían un notable 40% de los procesados por asesinato (el 25% de los que tenían víctimas mayores de un año y casi todos los infanticidios).

A menudo se considera que el carácter de la sociedad decimonónica y sus mundos público y privado, tan conscientes de sí mismos, son factores importantes que restringen la vida de las mujeres. Pero esta restricción no se limitó simplemente al periodo histórico investigado por los historiadores. La historiografía creada por una serie de historiadores también tiene la capacidad de ofrecer limitaciones propias perdurables. Estos análisis corren el riesgo de homogeneizar y generalizar las experiencias hasta un punto poco útil y potencialmente perjudicial. Esta historiografía produce a veces modelos de explicación que configuran cómo las mujeres se ven confinadas en “esferas”, arrojadas como protagonistas en “narrativas estereotipadas”, o convertidas en “ejemplares” de culturas o paradigmas modélicos. A veces las mujeres se convierten en objeto de impulsos reformadores destinados a frenar el comportamiento masculino, o en víctimas de este comportamiento. Los procedimientos y procesos judiciales, incluso cuando se reforman para abordar las desigualdades de género percibidas, a veces tienen el efecto de silenciar o desfavorecer aún más a las mujeres.

En la actualidad, la historiografía predominante sobre la delincuencia femenina en Gran Bretaña sigue estando demasiado dispuesta a aceptar acríticamente una serie de estereotipos, junto con estudiosos que parecen empeñados en ampliar esta narrativa. Dichas investigaciones caen a menudo en la trampa de asignar a hombres y mujeres roles y patrones de comportamiento predeterminados y rígidos, que repercuten en muchos otros ámbitos de la historia cultural y social.  Incluso algunas obras que, por lo demás, pretendían restablecer el equilibrio, a veces se limitaban a dar a la trampa un aspecto más matizado y sofisticado. En muchos sentidos, el excelente estudio de Mary S. Hartman sobre trece mujeres francesas e inglesas que asesinaron es un buen ejemplo. Su investigación, con un uso sostenido del detalle, dio instantáneamente a las mujeres más autonomía, motivo y agencia en la conducción de sus vidas y elecciones. Sin embargo, la persecución de demasiadas de estas elecciones se remontaba apresuradamente a estereotipos establecidos. Estos estereotipos surgieron de construcciones literarias, argumentos comparados con novelas populares (notable Georges Sand), técnicas de presentación, “mentiras” perfeccionadas en la escuela, y lo que Hartman llamó “guiones” y “novelas” escritas para su imaginación por las propias mujeres. Estas fuentes de explicación aparecen en el análisis junto al comportamiento moldeado para suscitar la simpatía y las reacciones arquetípicas de los observadores7 . En nuestra opinión, los relatos de las mujeres sobre su comportamiento en defensa propia merecen una consideración más amplia, más allá de la sugerencia de que las narrativas de la cultura popular o las expectativas sociales son las únicas que proscriben la imaginación de las mujeres.

Podríamos aquí ir más lejos y argumentar que la investigación de la heroína femenina en la novela victoriana también ha tenido su parte en esta caracterización del comportamiento de las mujeres y especialmente en torno a la violencia interpersonal. Los estudios sobre personalidades femeninas de ficción, así como su asociación con la violencia, tienen una historia que los engloba como género y como artefacto cultural disponible para el consumo. Algunos han unido esta doble existencia (como Rachel Brownstein) en la afirmación de que las mujeres victorianas estaban motivadas para asesinar por “el fracaso de la vida a la hora de estar a la altura de las ficciones románticas”.

También se ha observado que la ficción, como recurso cultural en general, ha generado una dependencia de algunos personajes femeninos comunes, como Clitemnestra y Lady Macbeth, a las que se hacía referencia para personificar el mal femenino, quizá sin que el análisis fuera necesariamente mucho más allá de su invocación.  Virginia Moore también ha señalado que el tratamiento ficticio de la mujer asesina violenta podía ser comprensivo, aunque este mundo era un universo moral completamente implacable que no permitía a las mujeres escapar de sus acciones, por mucho que merecieran una mitigación. Sin embargo, la ficción criminal también es útil para dar pistas sobre la posibilidad de escenarios alternativos en los que las mujeres podrían obtener el control. El estudio de Emelyne Godfrey sobre la novela policíaca victoriana ha descubierto un número significativo de casos en los que a las mujeres se les transmiten mensajes subliminales sobre cómo defenderse en situaciones peligrosas. Para Godfrey, se trata de “señales de autodefensa -consejos, confesiones, advertencias, anuncios- que a veces se esconden detrás de la narración”.

Dado el poder de los estereotipos hasta ahora, surjan de donde surjan, este libro también pretende cuestionar la construcción y la validez de estos enfoques, su dirección y sus conclusiones a la hora de escribir la historia más amplia de la delincuencia. De ello esperamos que surja una lectura mucho más matizada de la criminalidad y las experiencias de las mujeres, que no categorice, estereotipe o esencialice su comportamiento. Como tal, es una intervención importante en la historia de la delincuencia en Gran Bretaña, pero también, al cuestionar muchos discursos más amplios basados en el género sobre el tema, la obra tiene implicaciones para la erudición sobre la historia del comportamiento y el género en el siglo XIX en Gran Bretaña y también en otras sociedades.

(…)

Este libro profundiza aún más en las experiencias de las mujeres del siglo XIX y en su comportamiento para sacar a la luz otros aspectos de sus historias hasta ahora ocultos. Descuidar su investigación es ignorar elementos importantes de la historia más amplia de la delincuencia y del desarrollo propio de la criminología. También pretende ofrecer una descripción más realista de las vidas de las mujeres del siglo XIX. Como tal, la investigación que aquí se presenta cuestiona y desafía fundamentalmente la ortodoxia dentro de la historia de la delincuencia de que el comportamiento y las actitudes de las mujeres que delinquen pertenecen a roles “femeninos” subordinados y supuestamente arquetípicos que de alguna manera “sirven” a la sociedad y a fines culturales. Cada capítulo de este libro examina uno (o a veces más) de estos supuestos relativos a los estereotipos sobre cómo deben comportarse las mujeres de acuerdo con las normas esperadas. Además, también se examinan las representaciones culturales contemporáneas de la motivación y el comportamiento femeninos (así como su influencia posterior). A continuación, se cuestionan y problematizan mediante el examen de estudios de casos dentro de cada capítulo. En cada caso, la mujer o las mujeres en cuestión van mucho más allá de estas normas y cometen lo que las sociedades del pasado consideraban “delitos”, como el asesinato, el infanticidio, el robo, la blasfemia, el hurto y el comportamiento sexual inapropiado. Tomado como una tesis global, este amplio análisis apunta a que las mujeres son individuos mucho más obviamente autónomos, cuyo comportamiento en el ámbito de la criminalidad (definida en sentido amplio) está mal servido por una clasificación homogénea. La historiografía tampoco debe seguir ofreciendo una caracterización que las convierta en cómplices pasivas o semipasivas de la acción delictiva. Por otra parte, la sugerencia de que muestran enfoques quintaesencialmente “femeninos” a la comisión de delitos, o la contemplación de la mala conducta, se muestra exagerada y cuestionable.

(…)

Los estudios de casos de este libro también van más allá de una dicotomía estática (poco realista) de ajustarse a (o romper con) rasgos y expectativas de comportamiento establecidos. Al investigar los contextos reales de algunos incidentes concretos, los estudios de casos revelan la profundidad de las opciones de que disponen las mujeres en momentos específicos de su historia. También revelan los falsos comienzos, los problemas y los errores cometidos por las mujeres al plantearse esta idea de alejarse de las normas de comportamiento. Además, algunos de nuestros casos demuestran el hecho de que las mujeres tuvieron que aprender activamente a actuar más allá de las expectativas de comportamiento si así lo decidían. En ocasiones, no siempre se trataba de una ruptura tan completa con lo que había sido el comportamiento prescrito, ya que el recurso a algunas normas podía resultarles episódicamente útil en un momento concreto. A veces, la oposición a estos comportamientos de ruptura también provenía de fuentes poco habituales: los movimientos radicales podían hacer que las mujeres volvieran a caer en los estereotipos de género, mientras que, por el contrario, estar en una sala de justicia conservadora y hostil podía resultar una vía sorprendente para liberarse de las normas de género. Centrarse en el contexto también pone de manifiesto que, a menudo, fueron más de una serie de expectativas las que se rompieron, no sólo las relativas al género. Sólo mediante el uso de microhistorias, como se hace en este trabajo, se puede explorar este profundo contexto y llegar a conclusiones sobre narrativas más amplias.

(…)

© Anne-Marie Kilday & David Nash  / Oxford University Press

El sufragio femenino, y sus efectos sobre las políticas mundiales

Los profesores Robert F. Trager y Joslyn N. Barnhart se plantean analizar una de las transformaciones más importantes del siglo XX,  la redistribución masiva del poder político cuando millones de mujeres de todo el mundo obtuvieron el derecho al voto. Pero no lo hacen en sentido general, sino viendo cómo ha influido en el curso de la guerra y la paz, cosa que podría llevar a preguntarse qué sucedería si el mundo fuera gobernado por mujeres. Todo ello en: The Suffragist Peace . How Women Shape the Politics of War (OUP), que empieza así:

“No todos los cambios sociales radicales son revolucionarios y no todos los cambios revolucionarios se notan. A veces, los cambios profundos se desarrollan a lo largo del tiempo; incluso pueden permanecer invisibles durante siglos. Cuando se inventó la imprenta, nadie comprendió que medio milenio después el material impreso crearía una nueva forma de lealtad política: el nacionalismo. Y, sin embargo, parece que eso fue lo que ocurrió, ya que la prevalencia del material impreso estimuló la alfabetización, creando narrativas políticas comunes a través de reinos en expansión. Con el tiempo, las identidades nacionales se extendieron por todo el mundo, redibujando los mapas políticos y reestructurando el orden social. En los albores de la revolución industrial, muchos reconocieron las repercusiones de los “oscuros molinos satánicos” en la vida humana. Pero nadie comprendió que la expansión resultante de la población humana perturbaría los sistemas planetarios conduciendo a la sexta extinción masiva desde el nacimiento de la vida en la Tierra. Y, sin embargo, ahora también parece probable.

El año 1893 fue testigo del amanecer de otra era, una era en la que las mujeres de todo el mundo entraron en el ámbito político. Al principio, esta era parecía tener poco en común con las transformaciones anteriores. Se esperaban profundos cambios sociales. Se hablaba en términos revolucionarios -con exultación o con miedo- de la reordenación fundamental de la sociedad que se avecinaba. Las mujeres que votaran en masa traerían una “gran era de reforma moral”, escribió The Atlantic en 1890.  Sus votos darían lugar a “un nuevo evangelio de la feminidad, para exaltar la pureza, la virtud, la moralidad… para elevar al hombre a reinos más altos de pensamiento y acción”.  Los partidos políticos centrados exclusivamente en cuestiones femeninas surgirían de la noche a la mañana, predijeron los expertos, como fuerzas formidables y unificadas en la escena política, permitiendo a las mujeres remodelar dramáticamente el mundo en su apariencia más virtuosa.

Pero esta interpretación del significado del sufragio femenino no duró. A medida que las mujeres se convertían en votantes y líderes, no surgieron partidos femeninos poderosos. La política femenina se parecía mucho a la política masculina. El cambio parecía tan lejano que las publicaciones periódicas femeninas se preguntaban si el movimiento sufragista había fracasado finalmente en sus objetivos.  Y esta opinión persiste hoy en día. Al escribir sobre las primeras expectativas en el New York Times, Gail Collins llegó a calificar el sufragio femenino de “gran fracaso”. En 1999, una encuesta de Gallup situó el sufragio femenino como el segundo acontecimiento más importante del siglo XX (la Segunda Guerra Mundial fue el primero), empatado con el lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki. Pero muchos se verían en apuros para identificar un cambio social o político duradero y significativo provocado por el voto femenino. El sufragio se considera en sentido estricto, como un paso importante en la larga marcha de las mujeres hacia la igualdad, pero no como una fuente de cambio político y social fundamental. Los defensores del sufragio femenino lo veían como un medio; nosotros hemos llegado a verlo como un fin.

Y, sin embargo, ¿podría ser que el cambio radical haya pasado desapercibido y no se haya apreciado? Tal vez la entrada de la mujer en la vida política tenga algo en común con estos procesos a largo plazo cuyas repercusiones fueron profundas pero difíciles de detectar al principio. Quizás el cambio de estatus político de la mujer -un proceso que continúa- ha creado el mundo moderno más de lo que creemos.

En este libro nos preguntamos si la influencia política de las mujeres está cambiando la política entre naciones. Aunque es demasiado pronto para caracterizar el alcance total, e imposible saberlo con certeza, encontramos que los hechos históricos son sorprendentemente coherentes con la idea de que la inclusión de las mujeres en los electorados democráticos ha sido una causa de paz en la era moderna. Desde los primeros días del movimiento sufragista, muchos consideraban que la búsqueda de la paz era lo mismo que la búsqueda del voto. Julia Ward Howe, autora de la canción de la Guerra Civil “El himno de batalla de la República” y, a la postre, líder de la Asociación Americana del Sufragio Femenino, anticipó que una vez que las mujeres se liberaran de su sometimiento casi militar a los hombres, ejercerían su fuerza moral superior en pos de la cooperación y el compromiso globales.  Elizabeth Cady Stanton predijo en 1872 que el sufragio femenino no sólo traería prosperidad, sino una “edad de oro de la paz”. Tales expectativas eran comunes, como veremos. El optimismo excesivo es, en efecto, un rasgo útil para cualquier activista y, por desgracia, no vivimos en una era de paz mundial. Sin embargo, la evidencia actual -más de cien años después- sugiere que estas primeras sufragistas estaban en lo cierto.

(…)

Este libro presenta pruebas procedentes de nuestra propia investigación sobre los efectos de las mujeres en los asuntos mundiales, a la vez que se basa en gran medida en el trabajo de otros expertos en relaciones internacionales, ciencias políticas, biología, psicología, estudios de género, economía e historia. En última instancia, no podemos estar seguros al 100% de que estas pruebas lleguen a la verdad. El mundo, tal como es, simplemente no permite tal certeza en esta cuestión. No podemos asignar al azar las instituciones democráticas y el sufragio femenino sólo a algunos países del mundo y luego observar a ver qué pasa. Por desgracia, no tenemos ese poder. Pero podemos explorar la vida antes y después del sufragio para esbozar las importantes formas en que difieren. Podemos examinar las tendencias sistemáticas que definen cuándo es más probable que las actitudes de hombres y mujeres sobre la guerra y la paz difieran y cuándo es más probable que sean iguales. Y podemos juntar las piezas de cómo esas diferencias pueden llegar a afectar a la política gubernamental al más alto nivel. Se puede ganar mucho explorando las pruebas que nos presenta el mundo.

El siglo XX fue testigo de algunos de los cambios tecnológicos, económicos y políticos más radicales de la historia. Las armas nucleares aumentaron espectacularmente la escala y la velocidad con la que los países podían infligir dolor. El capitalismo se extendió de una forma sin precedentes tras la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría, y surgieron organizaciones internacionales que hacían hincapié en la apertura, la diplomacia y el compromiso. Pueblos de todo el mundo sustituyeron siglos de arbitrariedad monárquica por instituciones democráticas destinadas a alinear la voluntad del pueblo con la de sus dirigentes. A cada uno de estos extraordinarios cambios se le ha atribuido, quizá con razón, el mérito de reordenar los asuntos internacionales y fomentar la paz internacional en el siglo XX. Pero estos relatos han pasado por alto durante mucho tiempo una de las transformaciones más espectaculares del siglo XX como fuente potencial de paz: la redistribución masiva del poder político a medida que millones de mujeres de todo el mundo adquirían voz en la política nacional. La persistente disminución de las guerras entre naciones, argumentamos, es un mundo hecho en parte por mujeres. Entender la historia del cómo y el porqué es una ventana abierta a las diferencias de género, las fuentes de los conflictos y la naturaleza de la propia democracia”.

© Oxford University Press / Robert F. Trager & Joslyn N. Barnhart

Lucile Quéré: El cuerpo es nuestro. Luchas feministas

Feminismos, cuerpos y relaciones sociales son los temas que suele investigar Lucile Quéré en el Centre en études genre de la  Université de Lausanne. De hecho, su reciente y premiada tesis –Du corps au “nous”. Produire un sujet politique par le self-help féministe– trata  precisamente de la centralidad del cuerpo en la renovación de las movilizaciones feministas y las exclusiones que realiza. Y de algo parecido trataba el número que no hace mucho coordinaba para el European Journal of Women’s Studies.  Pero es aquella tesis la que ahora nos viene en forma de libro, que publica la casa en la que hizo su Máster en Ciencias Políticas: Un corps à nous. Luttes féministes pour la réappropriation du corps (Presses de Sciences-Po).

“En febrero de 2020 se publicó en Francia una nueva versión de Notre corps, nous-mêmes. Publicado inicialmente en Estados Unidos con el título Our Bodies, Ourselves en 1973 , este libro se convirtió rápidamente en emblemático de la autoayuda feminista, un movimiento que impugna el control médico sobre el cuerpo de las mujeres y propone que ellas se reapropien de los conocimientos ginecológicos. La versión actualizada de este “manual de salud feminista” ha sido un éxito rotundo en un contexto en el que, desde la década de 2010, las iniciativas que invitan a las mujeres a reapropiarse de sus cuerpos han experimentado un fuerte resurgimiento. En esta edición, como en las anteriores, y de acuerdo con el enfoque ginecológico de autoayuda, las propias experiencias de las mujeres están en el centro del desarrollo de los conocimientos. Según Marie Hermann, la editora que inició el proyecto, el objetivo es “construir un ‘nosotras’ con estas experiencias, y una especie de cuerpo colectivo femenino”. En la introducción del libro, escrito por un grupo de nueve mujeres que afirman haber “tomado la antorcha”, se afirma: “queríamos poner en el centro lo que nos une: nuestros cuerpos, nosotras mismas”.

Este proyecto ilustra a la vez la vitalidad y el impacto de las movilizaciones feministas contemporáneas, la importancia que conceden al pasado y a las cuestiones de transmisión, así como la visión crítica que tienen de los saberes establecidos. También pone de relieve, a través de la recuperación de la autoayuda, el lugar central que se concede al cuerpo en las movilizaciones feministas actuales. A través del campo léxico de lo común y del vínculo, el cuerpo se presenta como lo que todas las mujeres comparten, la herramienta principal de una lucha común. Concebido como factor de unión entre mujeres y feministas, el cuerpo sería la base del “nosotras”. Pero, ¿cuáles son los contornos del “cuerpo” y del “nosotras” así proclamados? ¿Quién y cómo define sus límites? ¿Quién forma parte de él y quién queda excluido?

Los contornos del “nosotras

Denuncia de la violencia ginecológica, multiplicación de las representaciones del clítoris, politización de la sangre menstrual, talleres dedicados al placer femenino: una nueva generación de feministas, marcada por el momento #MeToo, se apodera ahora del cuerpo y lo convierte en una herramienta para impugnar la persistente opresión de las mujeres. Esta preocupación no es nueva. Revive una reivindicación central de las feministas de los años setenta: el derecho a disponer libremente del propio cuerpo. La historia de las luchas libradas en nombre de este principio durante lo que suele denominarse la “segunda ola” de movilizaciones feministas ha sido objeto de numerosos estudios. La forma en que se ha escrito esta historia destaca los derechos que estas movilizaciones permitieron conquistar, entre los que destacan los derechos a la anticoncepción y al aborto.

Sin embargo, la celebración feminista del acceso a los derechos reproductivos, necesaria como es en un periodo de retroceso global, ha dejado en la sombra otra historia, también vinculada a la reivindicación de la libertad de elección sobre el propio cuerpo: la de los desafíos feministas al control médico del cuerpo de las mujeres. Durante la década de 1970, el acceso a los derechos reproductivos estaba condicionado a su delegación en la profesión médica. Sin embargo, las iniciativas feministas desafiaron este monopolio de los médicos sobre el conocimiento reproductivo.

Sólo recientemente se ha vuelto a prestar atención a estas luchas pasadas, que durante mucho tiempo se han ignorado. Así lo ilustra el estreno en otoño de 2022 de la película Annie Colère, en la que la directora Blandine Lenoir lleva a la pantalla la historia de una trabajadora que en 1974 se une al Movimiento por la Libertad del Aborto y de la Contracepción (MLAC) y descubre allí lo que permite la recuperación del saber sobre el aborto. Más allá del MLAC, otras movilizaciones jalonaron las luchas de la segunda ola por las libertades reproductivas, entre ellas las movilizaciones feministas de autoayuda, que comenzaron en Estados Unidos y luego se extendieron a numerosos países. Estas activistas de la autoayuda desarrollan una crítica de las relaciones de poder que atraviesan la relación médica y despliegan prácticas para reapropiarse del conocimiento de sus cuerpos y de las formas de tratarlos y cuidarlos. Sin embargo, esta corriente se limita a unos pocos grupos y no ha dado lugar a la constitución de un movimiento más amplio que promueva la salud de las mujeres. Así pues, la reivindicación feminista de la libertad de elección de las mujeres sobre sus cuerpos sólo se ha traducido marginalmente en una impugnación del monopolio médico sobre la vida reproductiva de las mujeres6 .

Y, sin embargo, tal impugnación está tomando forma de nuevo en la actualidad. Reivindicándose como autoayudantes ginecológicas, las feministas están desarrollando prácticas similares a las que las activistas de los años setenta empezaron a describir: celebran las luchas feministas del pasado que desafiaron el poder de la institución médica; se reúnen en “grupos de autoayuda” en torno a un proceso de investigación empírica de sus cuerpos; crean redes transnacionales para compartir conocimientos anatómicos y ginecológicos; crean talleres ginecológicos de autoayuda. Estos talleres colectivos de autoayuda, que pueden reunir a una docena de participantes de forma puntual o periódica, se centran en la apropiación y el desarrollo del conocimiento sobre el cuerpo y la salud de las mujeres por parte de las mujeres. Reivindicando la autonomía de las mujeres en relación con la medicina en general y la ginecología en particular, estas sesiones suelen estar dirigidas por una o dos personas que hacen hincapié en su condición de legas. Sin embargo, a veces son profesionales sanitarios (sobre todo matronas) quienes se encargan de la organización y facilitación de estas sesiones. (…)

(…)

Para captar el trabajo activista de politización feminista en curso, acudí a actos públicos de autoayuda como festivales, proyecciones o conferencias. Salvo una excepción, no pude observar ninguna sesión permanente de colectivos de autoayuda: estos colectivos sólo se establecen de manera informal y valoran la confianza y la intimidad que permite la autoayuda. Por tanto, es muy difícil enterarse de su existencia y entrar en ellos. Entonces recurrí a los talleres ocasionales de reapropiación del cuerpo. (…)

Apoyé este componente etnográfico con 66 entrevistas tanto a militantes de la autoayuda que organizaban talleres o participaban en colectivos como a participantes en talleres. Estas entrevistas me permitieron acceder a las prácticas de los colectivos de autoayuda que no pude observar y sortear así la imposibilidad de acceder a toda una parte del repertorio de acción de la autoayuda. (…)

(…)

¿Cómo se construye en torno al cuerpo la posibilidad de la unidad del sujeto político del feminismo? Este libro revela el trabajo activista necesario para elaborar un “nosotras” feminista basado en el cuerpo y sus implicaciones. El primer capítulo esboza la historia de la autoayuda y su renovación contemporánea. El segundo capítulo explora las trayectorias militantes de las feministas y muestra cómo su compromiso en la intersección de la esfera militante y el campo de la salud pretende desdibujar los límites del orden médico. Los capítulos siguientes examinan la actividad militante de formación del sujeto o sujetos políticos del feminismo y las exclusiones que genera. El tercer capítulo analiza la dimensión conmemorativa del trabajo activista: el objetivo es garantizar la continuidad con la generación anterior y crear unidad entre las feministas en torno a una relación nostálgica con el pasado. El cuarto capítulo se centra en la producción de benevolencia en los talleres colectivos. Las activistas de la autoayuda pretenden conducir a las participantes hacia el feminismo a través del entrelazamiento del trabajo emocional, cognitivo y relacional, y promueven un conjunto de normas que prescriben la forma correcta de encarnar el sujeto político del feminismo. El quinto capítulo cuestiona los contornos del “nosotros” feminista promovido. Al trasladar a la práctica la adhesión de las activistas a la interseccionalidad, este tipo de activismo reproduce paradójicamente lógicas desiguales y dinámicas de marginación. Los diferentes capítulos de este libro captan así el trabajo de producción de un cuerpo para el feminismo y las lógicas sociales que llevan a las feministas minoritarias a ser excluidas de él”.

© Presses de Sciences Po / Lucile Quéré 

Sin hijos: Género, feminidad y maternidad

Más madera, dirán algunos y algunas.  En efecto, todos esos asuntos  en disputa y cuestión actualmente aparecen en la obra de la historiadora Peggy O’Donnell Heffington, pues se ocupa del acto biológico de la reproducción y de cómo ha llegado a definir a las mujeres, su  género. El título, bien claro: Without Children. The Long History of Not Being a Mother (Seal Press). Y no es que esté directamente relacionado, pero podría contrastarse con lo que anuncia la economista Melissa S. Kearney en The Two-Parent Privilege. How Americans Stopped Getting Married and Started Falling Behind (Chicago UP), volumen que aparecerá en septiembre.

El volumen de O’Donnell Heffington empieza con una breve nota aclaratoria de la autora:

“Tenemos un término para las mujeres con hijos, que es madre. Lo que no tenemos es un gran término para una mujer sin hijos que no sea “una mujer sin hijos”; sólo podemos nombrarla con una descripción de lo que no tiene, o de lo que no es (es decir, una no-madre). Para algunos, éste es un problema que va más allá de la semántica. “No quiero que ‘no ser madre’ forme parte de lo que soy”, reflexiona la narradora de Sheila Heti en su libro de 2018 Motherhood, “que mi identidad sea el negativo de la identidad positiva de otra persona.” Heti sugiere el término “no no ser madre”: Para las mujeres sin hijos, podría ser un rechazo de la identidad negativa, “no ‘no ser madre'”. Para las madres, el doble negativo se anula y se convierten, simplemente, en madre. Heti escribe que se trata de un “término que podemos compartir”. Esta sugerencia me parece encantadora en teoría, pero también -al menos a efectos de escribir un libro de no ficción- un poco impracticable.

No tener las palabras adecuadas para describir el estado de no tener hijos supuso, como probablemente se imaginarán, un pequeño reto para el libro que sigue, que es un montón de palabras sobre el estado de no tener hijos. En la medida de lo posible, he intentado evitar las etiquetas que conllevan una carga política o cultural específica: estéril, sin duda, pero también infértil e incluso, cuando he podido, sin hijos. En su lugar, he intentado describir a las personas tal y como vivían: una mujer “sin hijos” o “que no tuvo hijos”, que “no fue madre” o “experimentó infertilidad” o “eligió no tener hijos”. Sin embargo, la parte de mi formación como historiadora que más he intentado desechar es el entusiasmo de mi disciplina por torturar la lengua inglesa. En algunos casos, basta con un adjetivo o un sustantivo, y en esos casos he optado por childless y childlessness, que son los términos más comunes y utilizados.

Desde su aparición a principios de la década de 1970, la alternativa “childfree” ha ido ganando popularidad, adoptada con entusiasmo por quienes han optado por una vida sin hijos. Muchos lo ven como un replanteamiento positivo, un antídoto contra la deficiencia que implica el término “childless“. La aparición de “childfree” forma parte de la historia que cuenta este libro, y emplearlo de forma más generalizada sería anacrónico y potencialmente confuso. También iría en contra de las experiencias de muchas mujeres que aparecen en este libro, que pueden haber querido tener hijos y habrían elegido tenerlos si varios factores de sus vidas hubieran sido diferentes, que lo intentaron y no pudieron tener hijos, o que experimentaron que sus opciones reproductivas estaban tan limitadas que nunca sintieron realmente que tuvieran elección en primer lugar.

La socióloga Adele E. Clarke ha observado que “necesitamos vocabularios que legitimen el hecho de no tener hijos biológicos: tanto “childless” como “childfree” ya están infectados. Necesitamos un vocabulario elaborado para referirnos a los parientes y a los cuidados más allá de los ‘pro- y anti- y no-natalistas’, y que no utilice la palabra binaria ‘elección'”.   Estoy totalmente de acuerdo, pero tampoco tengo las palabras adecuadas. El hecho de que carezcamos de buenos términos para definir una vida sin hijos -que dependa de nosotros explicar, definir e inventar palabras para este tipo de vida, una vida que nunca ha sido infrecuente y que cada vez es más común- es en parte la razón por la que escribí este libro”.

Tras esa nota viene la introducción (“No vamos a tener hijos”), que empieza relatando el paso de la autora por el departamento de Historia de West Point y sus experiencias, entre otros asuntos, sobre cómo se entendía allí la maternidad.  Dicho lo cual, sigue diciendo:

“(…)   Todos estamos familiarizados con el tropo -poco favorecedor para todos y repetido más allá del punto de ingenio en televisión, películas y libros- de un grupo de madres discutiendo primorosamente sobre pañales y la hora del baño mientras la marginada sin hijos se sienta en una esquina, normalmente bebiendo mucho.  En una escena de la serie de Netflix House of Cards, la esposa de un candidato presidencial charla con Claire Underwood, que es a la vez la Primera Dama en ejercicio y la compañera de fórmula de la candidatura contraria. “¿Alguna vez te has arrepentido de no haber tenido hijos?”, le pregunta a Underwood. Underwood mira fijamente a la puerta por la que el hijo de la mujer había salido hace un momento, tras interrumpir la conversación para pedir zumo a gritos. “¿Te arrepientes alguna vez de haberlos tenido?”, responde.

(…) En mi propia vida, he sentido una distancia sigilosa entre las madres de mi edad y yo (…). Las mujeres con las que me licencié, con las que bebí demasiado whisky en bares, con las que corrí maratones, se han transformado, literalmente de la noche a la mañana, en adultas, con verdaderas responsabilidades y sentido en sus vidas. Mientras tanto, yo he seguido siendo una niña, sin alimentarme adecuadamente de forma regular, matando plantas de interior y permitiéndome placeres hedónicos y salvajes como salir a correr cada mañana y tener el salón limpio.

Al darle vueltas en mi cabeza, poco a poco me di cuenta de que sentimos esta división porque se supone que debemos sentirla. Las líneas de batalla de la guerra civil de la maternidad nos fueron dadas como un derecho de nacimiento de las personas nacidas con órganos reproductores femeninos. Las mujeres, le dijo un fanfarrón Napoleón Bonaparte a su confidente Gaspard Gourgaud, “son meras máquinas de hacer niños”.  En nuestro lado del charco, la expectativa de que las personas sexuadas como mujeres al nacer se convertirían en madres se forjó a lo largo de una larga historia que pretendía hacer de la reproducción la principal contribución cívica de la mujer blanca estadounidense, y del núcleo familiar su único hogar natural. Al mismo tiempo, varios políticos, pensadores y figuras culturales estadounidenses reforzaron esa idea caracterizando a las mujeres que no tenían hijos como desviadas, rotas, poco femeninas, antipatrióticas e incluso -cuando eran blancas- traidoras a su raza. Estos esfuerzos se remontan al menos a finales del siglo XVIII, durante y después de la Guerra de la Independencia, cuando las esposas y las hijas de los patriotas fueron transformadas en “madres republicanas”, que servían a la nación naciente dando a luz y criando a su próxima generación de ciudadanos, bañando a su progenie en la virtud cívica estadounidense y dándoles de comer con cuchara la moral estadounidense.  En 1873, el Tribunal Supremo de EE.UU. lo hizo oficial. “El destino y la misión primordiales de la mujer son desempeñar los nobles y benignos oficios de esposa y madre”, escribió el juez Joseph P. Bradley en una opinión concurrente a una sentencia que permitía a los estados impedir que las mujeres se convirtieran en abogadas. “Esta es la ley del creador”.

A diferencia de la mayoría de las leyes del polarizado panorama político actual, ésta cuenta con un amplio apoyo bipartidista. (…)

(…)

Aunque pocos lo dicen en voz alta, lo que más les preocupa es el egoísmo, la decadencia y la estupidez de las mujeres. Por supuesto, es igualmente posible que un hombre viva toda su vida y no tenga hijos, y si hay menos mujeres que tienen hijos, es de suponer que hay menos hombres que los engendran. Pero un hombre que no tiene hijos no suele identificarse con esa carencia. “La condición de la mujer como portadora de hijos se ha convertido en un hecho fundamental de su vida”, escribe Adrienne Rich en su clásico de 1986, Of Woman Born: Motherhood as Experience and Institution. A diferencia de la no-maternidad, “el término ‘no-padre’ no existe”.  Esto no quiere decir que los hombres no se enfrenten a presiones y expectativas sobre las familias. La socióloga Alice Rossi ha observado que la llegada de un hombre a la edad adulta se define por su capacidad para mantener a una mujer y a los hijos que ésta tendría.  Pero la presión de producir los hijos que necesitan ser mantenidos, y la culpa de no hacerlo, recae enteramente en las mujeres.

(…)

A lo largo de la historia, no cabe duda de que algunas encontraron la forma de no casarse ni tener hijos porque no se sentían sexualmente atraídas por los hombres, porque no querían asumir lo que tradicionalmente eran funciones femeninas o porque no se identificaban como mujeres. Otras pueden haberlo hecho porque no tenían ningún interés, ni sexual ni de otro tipo, en el hombre concreto con el que sus padres o su comunidad esperaban que se casaran y tuvieran hijos. (La idea de que el amor romántico o la atracción sexual eran requisitos necesarios para el matrimonio heterosexual y la maternidad es un invento relativamente reciente). Otras lo hicieron porque querían ser académicas, pilotos, juezas o campeonas de tenis y, al menos hasta hace muy poco, combinar la maternidad con las ambiciones profesionales no parecía posible. Cualesquiera que fueran sus razones, todas ellas habrían pagado un precio social. Hoy, una mujer cis que ha dado prioridad a su carrera sobre los hijos, una mujer lesbiana que no puede permitirse tratamientos de fertilidad y una mujer trans que no tiene útero han fracasado igualmente a la hora de emprender el acto biológico de la reproducción que ha llegado a definir nuestro género. A pesar de nuestras preferencias, identidades y anatomías, en esto, y en el precio social que pagamos, estamos unidas.

(…)”.

© Hachette Book Group / Peggy O’Donnell Heffington

Robert Muchembled: La seducción, una pasión francesa

No es la primera vez que esta bitácora repara en el trabajo de Robert Muchembled, directa o indirectamente, de modo que los habituales reconocerán de inmediato el tono y el foco de su más reciente obra: La Séduction. Une passion française (Belles Lettres), cuya introducción nos dice:

“¿Por qué escribir un ensayo sobre la seducción francesa? Porque creo que es un motor de la identidad nacional. Si no parece claramente visible a primera vista, es porque está sutil, profunda e intensamente incorporada al tejido de nuestra cultura. Podría haber intentado demostrarlo utilizando la técnica del historiador, algo que practico desde hace más de medio siglo. Sin embargo, me pareció que un libro atiborrado de referencias textuales y notas a pie de página no haría justicia a un tema tan suntuoso, y correría el riesgo de aburrir al lector por esforzarme demasiado en exponer, paso a paso, su importancia capital. El marco más flexible del ensayo no es, sin embargo, una admisión de pereza intelectual. Para mí, siempre se trata de recurrir al pasado para cuestionar y comprender el presente. No se cambia de piel del todo ni fácilmente cuando se ha amado la historia y sus formidables limitaciones durante toda la vida.

(…)

La seducción, que siempre produce vínculos sociales, pretende despertar admiración, atracción o amor en otro individuo. Parece cobrar una importancia nueva y desproporcionada ante nuestros ojos en la era digital, colonizando el inmenso espacio lúdico instantáneamente disponible para todos. Flexible, plural, es muy difícil de circunscribir, porque se aplica a innumerables situaciones, con efectos positivos o negativos. Los psicoanalistas distinguen entre sus formas “iniciáticas” y las “traumáticas”: la relación precoz de seducción que se establece entre la madre y el bebé constituye el motor general del desarrollo de la vida psíquica y de la sexualidad infantil, mientras que la relación que se establece entre los adolescentes y sus referentes adultos (profesores, educadores, psicólogos, etc.) puede tener una dimensión transgresora o incluso perversa.

El acto de seducción implica siempre el deseo de obtener algo de otro ser, ya que la palabra significa originalmente, en latín, “apartar”, desviando así al objetivo de su camino. En esencia, tiene una dimensión agresiva, produciendo una intrusión en la esfera íntima de otra persona. He elegido deliberadamente centrarme en una de las principales formas sociales y culturales de seducción, la que tiene lugar en el ámbito del amor. Como madre de todas las historias, porque rige la reproducción de las sociedades humanas a largo plazo, guía poderosamente la formación de las parejas, ya sean heterosexuales u homosexuales, fugaces o permanentes. También está permanentemente moldeada y codificada por la cultura dominante de una época, así como por las prácticas de formación de la personalidad propias de cada grupo de población. Esto conduce a los roles esperados, masculino y femenino, especie de máscaras que permiten “L’Arrangement des sexes“, según el sociólogo Erving Goffman: en el sistema de galantería occidental, escribe, se presume que toda mujer es frágil, herida rápidamente por palabras duras y realidades crueles, lo que obliga a todo hombre a intervenir para protegerla, aunque sea una desconocida.

En Francia, el juego de la seducción galante recíproca que se desarrolló durante medio milenio, a partir del reinado de Francisco I, definía al hombre como seductor, activo, frente a la mujer, seductora, pasiva. Lentamente crea un mecanismo de adaptación para el desarrollo de una relativa armonía entre los sexos capaz de trascender o mitigar los conflictos entre ellos, sobre todo en el espacio público. Porque propone un modelo muy diferente de la antigua tradición de valorar la brutal seducción masculina y la total sumisión femenina, antes compartida tanto por los campesinos como por los nobles dominantes o los habitantes de las ciudades: “¡Protege a tus gallinas, que suelto a mis gallos!”, dice un viejo proverbio, aún vigente en el campo en el siglo XVI. Los biólogos tal vez vincularían estas actitudes tan claras a los instintos reproductivos diferenciales de las dos partes de la humanidad: la agresividad mascu-lineal pretende impresionar, para fecundarlas, a un máximo de parejas, mientras que la segunda buscaría los mejores progenitores aceptando múltiples tributos. Pero las sociedades humanas no pueden funcionar de un modo tan sencillo, porque siempre envuelven los impulsos sexuales en un manto moral y velos míticos. En el caso de la Europa cristiana, la seducción nunca ha tenido buena prensa, porque está íntimamente ligada a la tentación y al pecado. El diablo es, además, el Seductor por excelencia. Antepasada de la caballería renacentista, reservada a una estrecha élite, la cortesía medieval lleva la impronta de una cristianización del comportamiento sexual. El amor caballeresco cantado por los trovadores preconiza una actitud de gran respeto del hombre hacia la mujer, a la que debe merecer por sus hazañas guerreras. Georges Duby también lo ve como un sistema educativo que empuja a los jóvenes nobles solteros a controlar sus impulsos y deseos. Sin embargo, las realidades no están completamente domesticadas, ya que se les permite tácitamente satisfacer sus necesidades físicas con mujeres de rango inferior y, de hecho, consideran  a las damas de calidad como presas, llegando incluso a intentar seducir a la esposa de su soberano.

Los códigos impuestos nunca suprimen por completo los impulsos biológicos. El ritual cortesano de los romances renacentistas, favorable a las mujeres pero limitado a las élites cortesanas, velaba más que transformaba realmente los comportamientos sexuales brutales. La norma femenina consistía entonces en mostrar permanentemente una fuerte introversión conductual, principalmente en el terreno sensual, para tener derecho a la afectada cortesía de los hombres, que se suponía que ocultaban hábilmente sus profundos deseos refrenando su viril salvajismo. Ninguno de los dos se ajusta realmente a estos modelos, ni mucho menos. Las Dames galantes de Brantôme lo demuestra ampliamente y de forma deliciosa, revelando la máscara hipócrita de los excesivos apetitos carnales de ambos sexos. Por otra parte, la trayectoria de las relaciones desiguales producidas por la seducción galante a partir del siglo XVI se revela más o menos armoniosa según las épocas. Posteriormente se extendieron a la burguesía, a través de los tipos del hombre honesto y la mujer honesta, y más tarde, en el siglo de los filósofos, produjeron una situación claramente más favorable a las damas de calidad, tanto en la corte como en la ciudad. Sin embargo, la Revolución no dio continuidad al movimiento. A pesar del desarrollo teórico de la cortesía debida a los representantes de un sexo entonces supuestamente más débil, los siglos XIX y XX estuvieron marcados por un retroceso entre la burguesía dominante, a raíz de una especie de reactivación secular del antifeminismo. Para evitar que sus esposas o hijas fueran seducidas por otros varones seductores (o que ellas mismas buscaran seducirlas), los maridos y padres las confinaban en el hogar, completando así el encierro introspectivo de las mujeres y desencadenando enfermedades nerviosas que aseguraron la fortuna de los psicoanalistas. El único papel femenino decente, a ojos de los hombres, vuelve a ser el de esposa y madre. Al mismo tiempo, los mundos populares se dejan ganar ampliamente por esas codificaciones que refuerzan la tutela marital. Las jaulas, doradas o no, no empezaron a abrirse hasta la década de 1880. El movimiento adquirió un ritmo mucho más rápido en el último tercio del siglo XX.

Sin embargo, a las mujeres se les da muy bien utilizar su propia seducción, aunque tengan que disimularla en todo momento, porque tales actitudes están enérgicamente condenadas por el fariseísmo religioso y civil, así como por la cultura en su conjunto. El virulento antifeminismo de los siglos XVI y XVII las equiparaba así a criaturas lujuriosas, cómplices del diablo por naturaleza, peligrosas e inestables, que debían mantenerse bajo la constante tutela masculina a menos que tuvieran el valor de renunciar a sí mismas eligiendo la existencia como monjas en un convento. Al establecer el valor sagrado del matrimonio cristiano, la sociedad de la época distinguió durante mucho tiempo a la esposa casta y obediente de la prostituta, única figura femenina seductora, pero de forma muy negativa.

El contraste con nuestra época es inmenso. El antiguo modelo paternalista, basado en el matrimonio heterosexual, se ha hecho añicos. (…)

Refiriéndome a importantes producciones francesas del último medio milenio, en particular obras literarias, películas y cómics, quisiera dar placer a los lectores describiendo las extraordinarias metamorfosis de la seducción en el amor, gran pasión francesa que forma parte de la identidad nacional. (…)”.

© Les Belles Lettres / Robert Muchembled

Jennifer Tamas: Liberemos a nuestros clásicos de la mirada masculina

He aquí un libro de plena actualidad, acorde con los tiempos que corren: Au NON des femmes. Libérer nos classiques du regard masculin (Seuil), de la profesora de literatura Jennifer Tamas.

El editor empieza diciendo: “Nada parece más incongruente que tomar la sociedad del Antiguo Régimen como base para reflexionar sobre el rechazo femenino. Asignadas al deber de “reserva” por los tratados de urbanidad y al silencio o a la “resistencia fingida” por los códigos de seducción, las heroínas de la literatura clásica no tendrían nada que transmitirnos, sobre todo en cuanto al poder de decir `no´”.  Pero es eso precisamente lo que hace la profesora Tamas, cuyo libro empieza así:

De silencio y olvido: mujeres

“La femme n’existe pas”: Lacan pronunció esta frase en 1970 para rechazar la rigidez del paradigma femenino y subrayar que nunca ha habido una mujer sino las mujeres. En 2018, La Femme® n’existe pas se convirtió en el título de un espectáculo representado en Aviñón. Mezclando literatura del pasado, gritos ahogados y batallas políticas, la obra plantea reivindicaciones femeninas que se remontan a Aristófanes: su personaje Lisístrata ya incitaba a las esposas a protagonizar una audaz huelga sexual para hacer doblegarse a sus maridos. Al superponer veinticinco siglos de literatura y cultura, el escenario muestra que las víctimas son siempre las mismas. Son mujeres. Refugiadas. Inmigrantes “sin papeles”, como se atreve a denominarlos hoy este neologismo que no es del agrado de todos. Espectadoras impotentes, observamos el hilo de esta memoria que es la nuestra sin tener ningún control sobre ella. Un pasado que no se enseñaba, un pasado que las instituciones, las escuelas y los historiadores solían preferir a otros pasados. La profesión de historiógrafo del rey, y más tarde la de narrador histórico, fue durante mucho tiempo masculina, ¿no es así? Este espectáculo nos muestra hasta qué punto las mujeres se han convertido en una marca: venden, hacen fantasear, hacen consumir aún más porque no tienen realidad. Los personajes no se equivocan: ¿algún hombre sería tan tonto como para renunciar a un sueño tan barato? Las mujeres son tan accesibles que no hacen falta: parecen negadas en su diversidad desde tiempos inmemoriales. Artefacto ideológico, la mujer ha sido sustituida por la realidad de mujeres plurales e inclasificables.

A partir de entonces, hablar de las mujeres es un gesto de aniquilación que se encuentra en el corazón de su narrativa fundacional. Las mujeres nunca han existido, o más bien sólo han existido a través de las imágenes falsas, distorsionadas e idealizadas que los hombres han querido darnos de ellas. Al no comprenderla en sí misma, ha sido más fácil hacerla invisible, borrar su historia e incluso borrar todo rastro de su individualidad.

Y lo que es aún más emblemático, es el rechazo de las mujeres que a su vez ha sido rechazado: silenciado, borrado. Sin embargo, ¿qué puede haber más elemental que un no? Incluso el niño que adquiere el lenguaje pasa por una fase en la que el no estructura su relación con el mundo. La oposición permite tomar conciencia de uno mismo, separarse, existir. ¿Por qué entonces se percibe a las mujeres como incapaces de decir “no” o cuyo “no” no cuenta, hasta el punto de que interiorizan este fracaso y se conforman con él? ¿Qué lleva a consentir a pesar de una misma? ¿Es una abdicación de la voluntad o una sumisión por miedo a ser libre?

Este ensayo pretende explorar la llamada literatura clásica y analizar su sedimentación en nuestra cultura popular y su papel en la formación del imaginario occidental. Se trata de deconstruir los mecanismos de la palabra femenina detectando los engranajes puestos en marcha por los hombres en el contexto de la sociedad francesa del siglo XVII. Los códigos de seducción (amor cortés, galantería), ciertos tratados de urbanidad o incluso los manuales de conversación dictaban a veces a las mujeres un deber de “reserva”, “silencio” o incluso “resistencia fingida”. El teatro, la poesía, las novelas y los cuentos de hadas son lugares en los que los autores han fantaseado con esta peligrosa oscilación en la que el sí coquetea con el no, juegos del lenguaje que se han convertido en los corsés del habla femenina. ¿Cómo distinguir la resistencia fingida de la real? ¿Cómo encontrar la propia voz e identidad como mujer cuando la mayoría de los hombres son ventrílocuos del deseo y cuando se han erigido símbolos y mitos asignados a las mujeres?

De su resistencia, de su desobediencia, quedan sin embargo algunas huellas y archivos complejos de descifrar. Este ensayo pretende sacarlas del olvido. Si se ha borrado la memoria de las mujeres, persiste un legado. Es difuso, pero está ahí e impregna nuestra cultura, nuestra historia e incluso los textos más conocidos, como los cuentos de hadas. El rechazo está en todas partes; aún tenemos que saber aprehenderlo, ser capaces de extraer la expresión de lo femenino de la mirada masculina, detectar qué hay de malo en las bellas imágenes de princesas durmientes que la poderosa industria Disney celebra en todo el mundo. Tenemos que educar la mirada, escuchar el susurro soterrado de las voces resistentes. Debemos, en una palabra, restaurar nuestro patrimonio cultural. Este esfuerzo de resurrección parece ahora posible.

(…)”.

© Éditions du Seuil / Jennifer Tamas

Michelle Perrot: la hora de los feminismos

Como recalca el editor de esta obra, Michelle Perrot, con sus más de noventa años, es una pionera de la historia de las mujeres. De hecho,  fue la primera historiadora que enseñó esa historia en Francia, y eso fue en 1973. Y es de eso de lo que habla con el periodista Eduardo Castillo, en un libro de historia que es una autobiografía, un itinerario intelectual. El volumen se titula Le temps des féminismes  (Grasset)

Y así empieza:

“Ensayo de egohistoria

Quizá me hice historiadora para no hablar de mí misma, ni siquiera para pensar en mí misma, porque descubrí que el yo, mi yo, no era nada extraordinario. El medio burgués del que procedía no era muy interesante y no tenía ninguna gloria que extraer de él. Casi nunca llevé un diario, y nunca hice psicoanálisis, quizás equivocadamente… Frente a alguien, mi posición no es de confrontación, es más bien de escucha, de comprensión de las diferencias. Siempre he tenido esa sensación de asombro y curiosidad. El mundo me interesa, la sociedad, los cambios me interesan y me sorprenden: no sé qué será de mañana y me gustaría saberlo.

Como historiadora, soy muy consciente del tiempo, que es mi materia prima y objeto fundamental de reflexión. Yo sostengo que sólo se puede comprender realmente una situación actual viendo su lugar en la evolución.

Duda

Quizá por razones personales, me inclino a dudar. Tuve una educación cristiana muy fuerte, de la que fui prisionera cuando era adolescente en la década de 1940. Las monjas de mi colegio me vieron un día como Madre Superiora… Cuando mi madre se dio cuenta de que me tenían dominada, se puso furiosa. Atea como mi padre, se arrepentía de haberme metido en ese colegio de chicas. En aquel momento, sentí que no me dejaba hacer lo que quería. Luego, entre los veinte y los veinticinco años, me hice atea. En los años cincuenta, creí ingenuamente en el comunismo y defendí a la Unión Soviética antes de darme cuenta del terrible error que había sido. Todo esto me hizo ser bastante crítico conmigo mismo y me llevó a la tolerancia. Ser tolerante no es admitirlo todo, ponerlo todo en el mismo plano, es empezar por escuchar, intentar comprender antes de rechazar un argumento. Así que mis elecciones tienen orígenes existenciales y políticos.

Cuando decidí estudiar historia después del bachillerato, no lo hice pensando en las mujeres, y no era feminista. Para mis padres, era obvio que iba a trabajar y a ganarme la vida. Tras la guerra del 14-18, en la que combatió en las trincheras, mi padre tuvo que renunciar a la idea de estudiar medicina, ya que su propio padre había muerto en 1918 de gripe española. Me empujó a mí, su única hija, a hacer lo que él lamentaba no haber podido hacer. Me dio un discurso de independencia e incluso me regaló una novela de Sinclair Lewis, Ann Vickers, la historia de una mujer médico en la América de los años veinte. Cuando el hombre al que ama le pide que abandone su profesión para vivir con él, ella se niega, como mujer emancipada que es, incluso aborta. Mi padre solía advertirme sobre los hombres: “No te subas un hombre a la espalda demasiado pronto”, decía. Me identificaba con una mujer independiente y, como no tenía dificultades particulares, no era especialmente rebelde. En la Sorbona de entonces, el ambiente era bastante igualitario; en el Centro Richelieu (católico), al que asistí primero, y luego entre los estudiantes comunistas, con Jacques Ozouf, Jean Nicolas y muchos otros, el ambiente era de camaradería abierta, y las chicas recibían un trato bastante normal. Nada me llevó hacia el feminismo.

Elegí la disciplina histórica sin darme cuenta de lo que podía ser, pero la elegí voluntariamente, y le debo mucho. Igual que le debo mucho a Ernest Labrousse ya  su rigor.

La enseñanza de Ernest Labrousse coincidía con las preocupaciones políticas de una parte de la juventud de la época a la que me sentía próximo. La historia económica y social, que había introducido en la Sorbona , era dominante, en consonancia con el ambiente político de los años cincuenta: era la reconstrucción, el Partido Comunista era muy fuerte, la clase obrera era esencial, la industrialización estaba en el centro de la vida. Para mí, los trabajadores habían ocupado el lugar de los pobres de mi educación cristiana, eran el rostro de la desigualdad. Hacer historia económica y social significaba interesarse por la clase trabajadora. No creía que fuera a hacer carrera académica, y fue Ernest Labrousse quien me animó: “Señorita, no me decepcione con mis huelgas”, y acabó convenciéndome para que hiciera una tesis sobre los trabajadores en huelga.

Trabajando con mujeres, ni siquiera pensé en ello. Por supuesto, pensé que estaban dominadas. En el momento del examen oral para la agrégation, me había ofendido al ver que las chicas hacían las pruebas de incógnito en el Lycée Victor-Duruy, mientras que la agrégation masculina se celebraba en la Sorbona, ante un numeroso público y un jurado presidido por el gran historiador de la época, Fernand Braudel.

El título de mi tesis, que se convirtió en libro, Les Ouvriers en grève, no es sorprendente: en la época que estudiaba, finales del siglo XIX, las huelgas eran un acto varonil. Las mujeres eran minoría, al igual que en las fábricas, y los trabajadores consideraban que allí no tenían cabida. En mi tesis, dediqué algunas páginas a las mujeres huelguistas, pero también a las compañeras y esposas de los trabajadores. Fue entonces cuando empecé a pensar en lo que ahora llamamos género en el lugar de trabajo. Pero curiosamente, mi punto de vista era más bien masculino. La sección sobre las huelgas de mujeres termina con una valoración muy condescendiente: “Un mundo de derrota y sumisión”. Más tarde, obviamente, revisé este juicio.

Encontrar rastros, especialmente sobre mujeres, puede ser difícil, como he experimentado. En los años setenta, mientras preparaba mi tesis sobre los trabajadores en huelga, me topé con el trabajo de una socióloga, Madeleine Guilbert, en Les Femmes et l’organisation syndicale avant 1914. Al escribir este libro, basado en el análisis de los congresos obreros, se había dado cuenta de que sólo se había publicado un texto de una mujer de uno de estos congresos, el de Lucie Baud, en 1907, en una revista socialista. Había encontrado este notable texto y diez años más tarde, en 1978, ilustraba la trayectoria de una trabajadora en un número del Mouvement social, sobre el trabajo de las mujeres,  la principal revista de historia social en la que yo colaboraba. En Isère, de donde era originaria, un antiguo profesor, Gérard Mingat, empezó a investigar sobre Lucie Baud, recorriendo el registro civil, buscando su tumba en los cementerios y encontrando a su nieto. Su investigación se publicó en una revista local, Mémoire du pays de Vizille. Muchos años más tarde, realicé un trabajo de campo sobre la vida de esta activista en Mélancolie ouvrière.

Hacerse mujer y hacerse feminista

Tuve mucha suerte: nunca me dijeron que era inferior a los hombres, al contrario. Me apoyaron mis padres, mi padre en particular, y luego me dejé llevar por mi propia historia, por mi entorno, mi pareja… Simplemente quería ser igual a los hombres, no diferente. Mi generación no reivindicó lo femenino, que nos había encerrado. Como mínimo, queríamos disolverlo y ser como los hombres, tener los mismos derechos.

Cuando lo pienso, estaba un poco alejada del mundo masculino. Quise liberarme del modelo femenino, unirme al mundo masculino, y encontré hombres que me apoyaron. Más tarde, me di cuenta de la debilidad y la aceptación que esto podía suponer. Poco a poco fui tomando conciencia de que estaba en un mundo sexista y de que existía la dominación masculina. Comprendí lo difícil que era, colectivamente, cambiar las relaciones cotidianas, las representaciones y los sistemas de poder. Ser una mujer liberada no es tan fácil.

Cuando se publicó en 1949, leí El segundo sexo de forma entrecortada porque estaba cursando la agrégation y tenía poco tiempo libre. Cuando volví a leerlo más tarde, me di cuenta de que lo que escribía Simone de Beauvoir y su propia personalidad correspondían a lo que yo necesitaba. La idea de “convertirse en mujer” – “No se nace mujer, se llega a serlo”- guió mi pensamiento y mi camino, al igual que su vida tan libre y su compromiso en la lucha contra la injusticia. Ese fue mi despertar al feminismo, sin haber imaginado ni por un momento que la historia de las mujeres constituiría más tarde la parte principal de mi trabajo como historiadora.

El 68, el Movimiento de Liberación de la Mujer y la efervescencia de los años setenta fueron los verdaderos detonantes… No se nace feminista, se llega a serlo.

Reivindico el feminismo como un movimiento histórico y de pensamiento aún vigente, que desafía la dominación masculina, busca establecer la igualdad de género y la libertad de las mujeres. Retoma el viejo lema revolucionario, sustituyendo a veces “fraternidad” por “sororidad”, y produce un pensamiento rico y fértil gracias a sus numerosas teóricas.

(…)

Mediación

(…)

¿Es subjetiva la historia? En parte, por nuestra forma de verlo. Si un día decidí hacer la historia de las mujeres, no fue sin motivo. Pero la formación histórica, tal como se desarrolló y reforzó en el siglo XIX y, sobre todo, en el XX, implica una exigencia de rigor. La historia no es literatura, aunque pueda apoyarse en ella. Buscar fuentes es lo que Marc Bloch llamaba el trabajo del historiador.

La complejidad es una de las cosas que hay que descubrir, diseccionar y analizar. Cuando se critica a Edgar Morin por no tener un pensamiento suficientemente estructurado, responde que hay que desconfiar del pensamiento estructurado porque da respuestas falsas a problemas reales. Hoy vivimos en una fluidez desconcertante, en la mayor complejidad, y es fundamental disponer de los instrumentos para aprehenderla. Me complace decir que, en los últimos treinta años, escribir historia ha sido muy valorado. El esfuerzo realizado por los historiadores para escribir, así como la mayor claridad de expresión de los científicos, combinada con unas facilidades de comunicación mucho mayores que en el pasado, desempeñan un papel fundamental en la nueva forma de ver las cosas. El conocimiento se entremezcla y se comparte, y ello no le resta calidad científica, al contrario. Lo esencial es la libertad de investigación. Antes de legar, hay que descubrir”.

©  Société des Éditions Grasset et Fasquelle / Michelle Perrot &  Eduardo Castillo

La menopausia: un nombre francés para esa edad crítica

Pue eso mismo, un libro sobre la menopausia, pero no uno al uso, de los tan habituales. En realidad, es una historia conceptual e intelectual de la medicina, pero que, como señala su autora, se nutre también de estudios biomédicos, antropológicos, sociológicos, filosóficos y feministas, “sin adherirse a ningún modelo específico derivado de estos campos”. No es, añade, “un relato construccionista social de la menopausia francesa contemporánea, que puede encontrarse en el excelente trabajo de la socióloga Cécile Charlap”.  En el caso que nos ocupa, con y más allá de Foucault, “se problematiza el pasado médico, no con vistas a desacreditarlo y rechazarlo per se, sino más bien con vistas a reconstruir cómo se han formado históricamente nuestras perspectivas actuales y cómo han obtenido su legitimidad”.

Dicho lo cual, se trata de Alison M. Downham Moore y de su reciente libro The French Invention of Menopause and the Medicalisation of Women’s Ageing.  A History (OUP), que empieza así:

“Puede que a muchos lectores les sorprenda saber que este libro no es el resultado de una investigación histórica centrada en una sola cultura, sino de una lectura amplia, global, diacrónica, intercultural, multilingüe e interdisciplinaria de los relatos biomédicos sobre el envejecimiento diferenciado por sexo a través del tiempo y el lugar. Y, sin embargo, este es un libro que trata en gran medida de los conceptos médicos franceses, sobre todo los del largo siglo XIX, y específicamente del envejecimiento de las mujeres y su reducción al concepto de menopausia. A lo largo de un período de cinco años de investigación global, quedó cada vez más claro que, desde finales del siglo XVIII hasta principios del XX, la preocupación de las distintas culturas europeas por el cese definitivo de la menstruación de las mujeres y su implicación en el envejecimiento de las mismas como asunto de interés médico era de una magnitud desproporcionada. Los médicos franceses, mucho más que cualquier otro durante el largo siglo XIX (c.1790-c.1930), produjeron un amplio corpus de obras sobre el cese final de la menstruación de las mujeres y las formas especiales de autocuidado y vigilancia médica que se pensaba que requería, que no tenía parangón en ninguna otra cultura contemporánea, aunque ocasionalmente aparecieran algunas obras especializadas de naturaleza similar en inglés y alemán.  Este libro trata de por qué fue así.

Sin embargo, los conceptos médicos nunca surgen de la nada y nunca han estado limitados por los estados-nación. En el capítulo 1 se analizan las ideas inglesas, latinas y alemanas precedentes a la de la menopausia en la larga historia de la medicina desde finales del siglo XVI, y en otros capítulos se mencionan las obras alemanas e inglesas publicadas sobre la edad crítica de la mujer o el climaterio durante el largo siglo XIX, algunas de las cuales fueron leídas y discutidas en Francia, al igual que varias de las principales obras francesas sobre el tema fueron influyentes en otros lugares. Sin embargo, todas estas fuentes no francesas, así como las fuentes francesas y de otros países publicadas antes de 1790 que mencionaban el cese final de la menstruación, en su conjunto constituyen sólo una gota en el océano del importante tema en que se convirtió la menopausia en la medicina francesa entre 1790 y 1920. Los manuales de medicina general franceses y los estudios sobre la salud de la mujer en este periodo también asimilaron el tema especializado mucho más que en la medicina general alemana o inglesa. Esta sorprendente disparidad exige una explicación. Se ha pasado por alto en la mayoría de los intentos anteriores de historiar sustancialmente la menopausia, que han tendido a tomar muestras selectivas de fuentes francesas y de otros países como si fueran representativas de una amplia tendencia europea en la biomedicina moderna; o han rozado la superficie de los conceptos médicos de varias culturas diferentes sobre la menstruación, o las actitudes culturales hacia las mujeres mayores, que luego se confunden con la menopausia; o haber dado la misma importancia a todas las culturas occidentales, desde la época medieval hasta la actualidad, en la elaboración de un puñado de textos que se refieren ambiguamente a la interrupción de la menstruación y que no son claramente los relacionados con el envejecimiento, y no reconocer que, en el caso de Francia, las fuentes seleccionadas eran apenas una fracción de lo que se escribió realmente sobre el tema.   Los médicos franceses no sólo inventaron la palabra menopausia y generaron las primeras obras verdaderamente especializadas (cientos de ellas) sobre el tema, sino que se adueñaron francamente del concepto durante más de 100 años, convirtiéndolo en un tema central de la inducción pedagógica biomédica moderna.

En el periodo comprendido entre 1790 y 1821 se publicaron las primeras de las numerosas obras posteriores que defendieron una nueva y radical interpretación del envejecimiento reproductivo de la mujer, entre ellas la del inventor de la palabra menopausia, Charles-Pierre-Louis de Gardanne, entre 1812 y 1821.  A lo largo del siglo XIX, la menopausia se convirtió en un tema de tesis habitual para los estudiantes de doctorado de las facultades de medicina de Montpellier y París, con más de 170 tesis especializadas escritas sobre ella, un fenómeno sin parangón en ninguna otra cultura contemporánea. De hecho, gran parte del trabajo de profundización del concepto que rodea el cese definitivo de la menstruación de las mujeres como categoría de enfermedad fue realizado por estudiantes de doctorado. Aunque las tesis no estaban al alcance de los lectores franceses fuera de la academia, eran a la vez extremadamente importantes en el desarrollo interno de los conceptos médicos, y un vector crucial de difusión internacional, ya que desde principios del siglo XIX, las revistas médicas de otros países enumeraban con frecuencia todas las tesis médicas recientes producidas en las principales universidades del mundo, y los títulos de las tesis francesas sobre la menopausia aparecían habitualmente en las revistas inglesas, estadounidenses, alemanas e italianas. Pero también, los médicos eruditos establecidos que comenzaron a generar libros popularizados sobre la menopausia o la edad crítica de la mujer después de la década de 1830, tras la exitosa publicación de Gardanne en 1821, evidentemente se basaron en gran medida en el trabajo de los estudiantes de doctorado, traduciendo sus ideas especializadas para un público de élite más amplio. De hecho, parece evidente que el tema del cese final de la menstruación de las mujeres fue identificado como importante por varias figuras eminentes de la medicina de finales del siglo XVIII y principios del XIX, como Paul-Joseph Barthez, Philippe Pinel y Joseph-Marie-Joachim Vigarous, pero se consideraba demasiado específico o poco interesante para que los eruditos establecidos se preocuparan por sí mismos, razón por la cual los profesores de Montpellier y París lo asignaron a sus estudiantes. En la década de 1830, esa percepción empezó a cambiar y, a partir de entonces, un número cada vez mayor de clínicos establecidos elaboraron sus propias obras especializadas sobre la salud de la mujer con referencia a los momentos “críticos” del cambio uterino, como el cese final de la menstruación. El carácter revolucionario del neologismo no radica tanto en su contenido radical con respecto a las ideas médicas anteriores, de las que hereda y reutiliza muchos temas centrales, sino más bien en la autoconciencia histórica y materialista de los médicos franceses de este periodo, que se veían a sí mismos como el inicio de una nueva era de razonamiento científico sobre la salud y el envejecimiento de la mujer. Esa identidad fue crucial para la invención y elaboración de la menopausia como crisis de la salud de las mujeres que envejecen, sin la cual muchos desarrollos importantes posteriores, como las prácticas quirúrgicas más comunes de la ginecología moderna y el desarrollo de la multimillonaria industria farmacéutica mundial de la terapia hormonal sustitutiva en el siglo XX, habrían sido inimaginables.

Varias de las figuras más influyentes que contribuyeron a convertir el tema de la menopausia en un tema sustancial de la medicina francesa a lo largo del siglo XIX también elaboraron una visión única de lo que describieron como la gestión “higiénica” del envejecimiento de la mujer, que se convirtió en un importante subgénero propio a lo largo del largo siglo XIX. La menopausia, de hecho, parece haber sido uno de los ejemplos centrales a través de los cuales los médicos eruditos de las facultades de medicina de París y Montpellier desarrollaron el concepto de hygiène, que fusionaba ideas sobre las constituciones humorales, el vitalismo, la dietética, la psicología moral y la medicina preventiva, con un énfasis en el tratamiento personalizado, llamando la atención sobre las distinciones entre los pacientes sobre la base de la edad, el sexo, la clase, el temperamento y otras formas de tipología.  La medicina higiénica pretendía prestar un servicio clínico necesario a las mujeres de edad avanzada que les era propio, aunque no tuvieran enfermedades ni buscaran tratamientos. Este fue el comienzo de algo reconocible para nosotros hoy en día en la orientación farmacológica de las mujeres “en la menopausia” con terapias de sustitución hormonal, suplementos de hierbas y cirugías profilácticas: la higiene francesa de la menopausia del largo siglo XIX marcó el inicio de las prácticas biomédicas modernas de diferenciar a las mujeres que envejecen de los hombres como el sexo más necesitado de atención por parte de los profesionales médicos. También fue el comienzo de la actual generación de consejos sanitarios a las mujeres para que gestionaran activamente la vida posreproductiva, en lugar de limitarse a vivirla -o, de hecho, en lugar de utilizarla para lograr algún propósito más allá de ellas mismas y de sus funciones dentro de la familia, como de hecho propuso la doctora estadounidense Emma Drake en su obra de 1901, que apareció traducida al francés en 1908.

A partir de este relato, puede parecer que este libro pretende dar a entender que la incorporación de la menopausia a la biomedicina moderna fue un acontecimiento histórico totalmente innecesario o inoportuno y que el cese definitivo de la menstruación debería tratarse simplemente como una etapa natural de la vida sin que haya que decir mucho más al respecto, un argumento normativo válido que a veces esgrimen las propias mujeres mayores y distintos tipos de estudiosos.  Pero este no es el argumento que se esgrime en este libro, que se abstiene por completo de la actividad de asesoramiento sobre la menopausia, de la que ya existe una deslumbrante abundancia. La palabra “medicalización” tiene diferentes significados en las humanidades y las ciencias sociales, que pueden prestarse a malentendidos. A menudo se piensa que implica una crítica al tratamiento médico de las condiciones humanas naturales, que la biomedicina considera que caracteriza negativamente y somete innecesariamente a regímenes y prácticas terapéuticas que pueden traer consigo nuevas formas de enfermedad.  Pero entre los historiadores de la medicina, el término también se utiliza para describir el crecimiento de la investigación médica y la escritura sobre temas específicos, el aumento de la atención científica prestada a facetas particulares de la fisiología humana, el crecimiento de nuevas especialidades médicas, el aumento del número de médicos por habitantes de una ciudad, y la proliferación de servicios clínicos y productos farmacéuticos dirigidos a poblaciones específicas; además de abarcar el crecimiento de las formas tradicionales y alternativas de las prácticas médicas y de salud, no sólo la biomedicina.  La medicalización no es necesariamente un término intrínsecamente crítico; es también un término descriptivo que caracteriza a la era moderna como una época única en la historia de la humanidad, en la que la medicina se ha involucrado cada vez más en nuestras vidas como nunca antes.  La medicalización ha aportado claramente enormes beneficios tanto para la conservación de la vida como para el tratamiento de muchas enfermedades graves. No obstante, el caso de la menopausia es un claro ejemplo de cómo el contenido conceptual específico de la medicalización -su trama discursiva, cada vez más densa, a lo largo del largo siglo XIX- ha configurado profundamente el tipo de normas clínicas y preguntas de investigación que siguen informando las prácticas terapéuticas actuales relacionadas con la salud de las mujeres mayores.

(…)”

© Alison M. Downham Moore / Oxford University Press 

Pascal Picq: La modernidad ha marginado a las mujeres. Historia de un combate antropológico

Dejamos hoy a los historiadores para ocuparnos de un muy conocido paleoantropólogo, Pascal Picq, y a su postrer volumen:  Comment la modernité ostracisa les femme. Histoire d’un combat anthropologique (Odile Jacob).

En esta ocasión no iremos a la introducción (“Cinco siglos de discriminación”), sino a las breves palabras preliminares:

“Nuestra historia, ese corto periodo de tiempo entre la prehistoria y nuestra época, describe las etapas de una lenta mejora de la condición humana. Tras una larguísima prehistoria en la que el ser humano es dominado por las fuerzas y vicisitudes de la naturaleza, la historia surge en el suelo de las agriculturas con las grandes civilizaciones de la antigüedad. Pero se derrumban, abriendo un tiempo de confusión. Finalmente, tras el paréntesis de los siglos oscuros hasta la Edad Media, asistimos a una prodigiosa aceleración impulsada por el humanismo y el progreso, que llamamos modernidad. En el transcurso de este tremendo progreso, el hombre se afirma, en palabras de René Descartes, como dueño y poseedor de la naturaleza. Así presentado, el escenario es familiar. Lo que es menos conocido es que esta gran empresa tanto de emancipación como de dominación frente a la naturaleza va acompañada de una empresa de dominación sobre las mujeres, que son esencializadas en la categoría inferior de Mujer. La modernidad, desde el Renacimiento hasta finales del siglo XX, fue, primero en Occidente y luego en el resto del mundo con su expansión comercial, religiosa y militar -en una palabra, el colonialismo-, un periodo de implantación racional de la dominación sobre las mujeres.

Incluso hoy en día, los trabajos sobre la historia de las mujeres suelen adolecer de un gran desconocimiento de la etología, la prehistoria y la antropología. Se centra en el Occidente de los últimos seis milenios y, con demasiada frecuencia, se concentra en las mujeres de las clases más acomodadas, dejando en la sombra la diversidad de la condición femenina entre las sociedades prehistóricas -un pasado no tan lejano- como entre las sociedades no agrícolas de nuestro tiempo. En el haber de las obras históricas, hay que reconocer que la investigación sobre la evolución de la mujer es reciente y aún no ha abordado suficientemente esta inmensa cuestión. Pero gracias a este trabajo, ahora es posible deshacerse de los esquemas ingenuos e ideológicos heredados de los siglos XVIII y XIX, que siguen siendo muy frecuentes en un tema tan fundamental para nuestra evolución.

Este ensayo ofrece una mirada antropológica a la evolución de la condición de la mujer desde el Renacimiento hasta nuestros días, en Occidente y en el mundo. La observación antropológica va en contra de la vulgata humanista y progresista de los discursos habituales sobre la modernidad que, si es globalmente positiva para los hombres según nuestros criterios actuales de modernidad, no lo es en absoluto para las mujeres. La pregunta es la siguiente: ¿por qué, a pesar del humanismo, a pesar de la Ilustración, a pesar del progreso, a pesar de las revoluciones sociales; por qué, a pesar de la sucesión de revoluciones industriales, científicas y técnicas, a pesar de los avances de las democracias y de los derechos civiles, las mujeres, hasta hace muy poco, fueron deliberadamente mantenidas al margen de esta evolución?

Porque aunque se han beneficiado de un cierto número de logros, las mujeres están todavía lejos de estar en igualdad de condiciones con los hombres, y siguen siendo objeto de demasiada violencia y discriminación social, económica y política en todo el mundo.

Uno tiene la impresión de encontrarse con la persistencia de una especie de fondo antropológico misógino que escapa a la razón y, lo que es peor, que la razón ha agravado después del Renacimiento. ¿Debemos ver esto como un defecto de la humanidad? Se han propuesto muchas explicaciones para explicar las razones subyacentes de esta situación. Ninguno de ellos es completamente satisfactorio. Es aún más grave porque el alcance de la coacción contra las mujeres es considerable y difícil de erradicar. Afortunadamente, hoy se escuchan cada vez más voces. Por ejemplo, se critica a los gobiernos por su incapacidad para combatir eficazmente el problema de los feminicidios. Sin duda hay mucho que hacer en este sentido, y el ejemplo de España demuestra que es posible. Curiosamente, también se verá que es entre los países más igualitarios, como los del norte de Europa, donde hay más violaciones y asesinatos de mujeres. Cuando miramos de cerca, la escala y la variedad de formas que adopta la violencia contra las mujeres es incomprensible.

No cabe duda de que existe un “problema de mujeres” en la mente de Sapiens. Aunque la interseccionalidad describe los puntos comunes de todas las formas de exclusión, sería ingenuo creer que las razones subyacentes son las mismas en todos los casos. Los temas de la mujer siempre han quedado en un segundo plano, eclipsados por otras causas más importantes: las libertades y la democracia en el siglo XVIII; el progreso, la ciencia y las revoluciones sociales en el siglo XIX; y hoy, el género y la interseccionalidad. Cada vez se les dice a las mujeres que ya les llegará su turno, que cada una de estas victorias también las beneficia, y que llegará el momento en que la causa de las mujeres como tal sea tomada en serio. Y sin embargo, no es por falta de participación en estas evoluciones y revoluciones, las mujeres suelen estar en primera línea. Invierto la propuesta: si conseguimos igualar la condición de la mujer en el mundo, las demás discriminaciones acabarán cayendo. Tome la interseccionalidad por la mano derecha.

Por el momento, como antropólogo evolutivo, debo admitir que soy impotente: no puedo explicar lo que debe llamarse un defecto de la humanidad. Los estudios antropológicos e históricos han abordado estas cuestiones muy recientemente, y con demasiada frecuencia en un contexto marcado por las ideologías dominantes de las teorías de la evolución y la historia forjadas en Occidente. La prehistoria y la antropología no son inmunes a estas limitaciones. Lo que se propone en este ensayo es una contribución antropológica a este vasto y creciente campo de estudio: una contribución que no teme ser provocativa, aunque ciertamente también está abierta a la crítica. Que sirva para alimentar el molino y el debate”.

© Éditions Odile Jacob / Pascal Picq

Feminicidios, una historia mundial

El pasado 8 de marzo, Día Internacional de los Derechos de la Mujer, se celebró en Noruega el primer Simposio Internacional Steilneset sobre Feminicidio, al que asistieron investigadores, artistas y activistas de muchas partes del mundo. Como señalaron diversos medios, el escenario de los debates fue el Steilneset Memorial, un monumento que conmemora los juicios de “brujas” en Vardø, una de las ciudades más antiguas del Ártico circumpolar, donde 91 personas -entre ellas 77 mujeres- fueron ejecutadas en el siglo XVII.

Añadamos  que la impulsora de estos encuentros es la historiadora francesa Christelle Taraud, junto con la investigadora italoamericana Silvia Federici, famosa por sus trabajos sobre la caza de brujas. El colofón a lo anterior lo tenemos en el volumen que Taraud ha dirigido: Féminicides. Une histoire mondiale (La Découverte). El volumen, por otra parte, centrará una de las sesiones de Les Rendez-vous de l’histoire de principios de octubre.

Preguntada no hace mucho en las páginas de Le Monde sobre la genealogía del término, la profesora Taraud señala:

“Su historia comienza a finales de los años 70. Una socióloga feminista sudafricana, Diana E. H. Russell, se dio cuenta de que los asesinatos de mujeres en la privacidad estaban siendo subsumidos en una categoría más general: el homicidio. Acuñó un neologismo, “femicidio”, para describir el asesinato de una mujer por el hecho de ser mujer, que se refiere al “asesinato por un motivo misógino… motivado por el odio, el desprecio, el placer o el sentido de propiedad de las mujeres”.

El segundo momento se produjo en la década de 1990 en México, cuando se exhumaron miles de cuerpos de mujeres de fosas comunes, más de 1.000 sólo en Ciudad Juárez. La investigadora mexicana Marcela Lagarde sostiene que el concepto de “feminicidio” es irrelevante: estos asesinatos no son homicidios íntimos, sino crímenes en masa diseñados para atemorizar y aterrorizar a las mujeres; las víctimas, como durante la “caza de brujas” del siglo XVII, son torturadas, violadas, mutiladas, desmembradas y, en ocasiones, quemadas. Acuñó el término “feminicidio” para describir estos crímenes, que no iban dirigidos a una persona sino a un género y a una identidad”.

Aclarado esto, entresacamos algunos párrafos de la introducción que firma la citada historiadora:

“El feminicidio no es una anomalía. Es el símbolo de un antiguo sistema de dominación que se basa en la banalidad, pero también en la impunidad, de la violencia contra las mujeres y de los crímenes de odio sexista perpetrados contra ellas. Como señala la poeta y antropóloga nigeriana Ifi Amadiume, “la tolerancia del sexismo y del comportamiento machista, incluso por parte de las propias mujeres, es desproporcionada con respecto a otras formas de discriminación”. Esta discriminación de género no sólo engloba los prejuicios sobre las mujeres y las condiciones socioeconómicas desiguales que sufren, que pueden verse en casi todas partes y en todo momento, sino que forma un sistema de violencia tan arraigado, tan incorporado, tan integrado, tanto individual como colectivamente, que acaba siendo transparente, impensado, tabú. Este sistema es el patriarcado. Asociado al capitalismo y al (neo)colonialismo, con los que es una misma cosa, encuentra su expresión más perfecta en el crimen del feminicidio, que, a través de la espectacularización con la que suele ir acompañado, se encarga de poner a las mujeres en el lugar que les corresponde: el de los cuerpos que, en el mejor de los casos, son explotables y, en el peor, prescindibles, como han demostrado las investigadoras feministas Julia Monárrez Fragoso y Melissa W. Wright. Así, en muchos países, las cifras de feminicidios son terribles.

(…)

En este caso como en otros, aquí como en otros lugares, en el pasado como en el presente, no se trata sólo de muertes físicas sino también de asesinatos simbólicos. Porque en el otro extremo de la larga cadena de violencia que constituye el continuo del feminicidio, uno de los aspectos más graves del crimen cometido contra las mujeres es la larga noche del feminicidio historiográfico, Una noche de tan densa opacidad que ha llevado a la desaparición programada de las mujeres en todos los ámbitos considerados no “femeninos” y a la constante y perenne deslegitimación y marginación de aquellos a los que se les asocia. Desde el mundo académico hasta el público en general, se ha difundido una narrativa de la evolución de la humanidad que, desde la prehistoria hasta la actualidad, privilegia al hombre mediante una visión exclusiva y unívoca. Una historia sin mujeres (o casi) contada por dominantes en los lenguajes de la dominación, con conceptos, teorías, pensamientos de dominación… Una historia parcial y parcializada, que hace de la parte el todo, asimilando el “hombre” a lo “humano”. Así, como han señalado muchas investigadoras feministas, empezando por la historiadora francesa Éliane Viennot, en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, no es sólo la palabra “hombre” la que hace que el título sea sexista, sino cómo refleja el desplazamiento de las mujeres en la sociedad, así como su negación en la historia.

Esto nos lleva, en fin, a hablar de la articulación de saberes y conocimientos que irrigan este libro, concebido, a lo largo de mucho tiempo, como una inmensa caja de resonancia polifónica a escala mundial. Con textos inéditos, así como con la reedición de artículos, extractos de obras científicas, ensayos o novelas -ya sean fundantes o poco conocidas, algunas de las cuales se traducen aquí al francés por primera vez- y la reproducción de archivos y una amplia gama de documentos iconográficos, Féminicides. Une histoire mondiale también se basa en una alternancia de voces -académicas, activistas, artísticas, periodísticas- y de relatos, especialmente los de las mujeres supervivientes o de sus familiares cuando han muerto o desaparecido. Sin pretender ser exhaustiva, esta polifonía era la única manera de dar cuenta de la extensión y multiplicidad del continuo feminicidio: en cualquier momento de la historia, dondequiera que se haya producido, ha habido violencia específicamente dirigida a las mujeres. Este libro pretende, pues, recuperar y mostrar las múltiples huellas históricas y memoriales de un crimen cuya realidad ha sido relativizada, negada o simplemente asesinada durante demasiado tiempo: el silencio constituye aquí, como en Ciudad Juárez, una “segunda muerte”. Articulado  en siete secciones principales: Caza de “brujas”; Esclavitud y colonización como feminicidio; Asesinato de mujeres y feminicidio masivo; Masculinismos y feminicidios; Feminicidio y genocidio; Estándares de belleza, mutilación corporal y aniquilación de la identidad; Matar a las mujeres, domesticarlas y mercantilizarlas – y reuniendo a las más importantes especialistas en la materia de los cinco continentes, el libro pretende hacer algo de ruido, en contraste con el silencio que durante mucho tiempo ha cubierto el crimen del feminicidio. El objetivo es decir, haciéndose eco de la poeta mexicana Susana Chávez, asesinada en 2011, “¡Ni una muerta más!” y atestiguar juntos nuestra capacidad de acción proclamando alto y claro desde todos los puntos del globo: “¡Hemos resistido, resistimos, resistiremos!”

© Éditions La Découverte / Christelle Taraud

Historia de las mujeres y del género. Historiografía, fuentes y métodos

Sylvie Chaperon, Adeline Grand-Clément y Sylvie Mouysset editan este verano el volumen colectivo: Histoire des femmes et du genre – Historiographie, sources et méthodes (Armand Colin).Las tres provienen de la Université Toulouse Jean Jaurès, algo nada extraño como de inmediato se verá.

Esto nos dice la breve presentación

“Hemos recorrido un largo camino desde que en 1973 se abrió el primer curso de historia de las mujeres en la Universidad de Jussieu con el cuestionado título “¿Tienen las mujeres una historia?”  Durante casi cincuenta años, la historia de las mujeres y del género ha respondido afirmativamente. Los estudios se extienden en muchas direcciones, atrayendo cada vez a más jóvenes investigadores, en historia, por supuesto, pero también en historia del arte, sociología y antropología, ciencias de la educación y ciencias políticas. Se multiplican las tesis y disertaciones de máster; en muchas universidades florecen los cursos y planes de estudio orientados a la historia del género. Esta forma de escribir la historia va más allá de los círculos académicos para encontrarse con el público en general, en forma de ensayos dinámicos, conferencias en línea e incluso cómics. También se está abriendo camino en los libros de texto de primaria y secundaria, aunque el plan de estudios, por desgracia, todavía no le da el lugar que merece.

A medida que este campo de la historia ha ido creciendo en importancia, ha ido adquiriendo numerosas herramientas específicas: libros de texto, enciclopedias, obras de síntesis, antologías, diccionarios biográficos, revistas científicas especializadas, bases de datos, etc. Sin embargo, las guías de fuentes y las revisiones historiográficas que ofrecen una visión general y una perspectiva diacrónica son todavía demasiado escasas. Aunque hay muchos artículos dispersos, hasta la fecha sólo existen dos guías de fuentes, una centrada en las colecciones de la Bibliothèque nationale y otra en el feminismo. Por otra parte, Françoise Thébaud ha elaborado una amplia síntesis historiográfica dedicada principalmente al periodo contemporáneo; reeditada y ampliada en 2007, dista mucho de abarcar todos los ámbitos abordados.

Por eso nos ha parecido útil y necesario colmar esta relativa laguna, ofreciendo a la vez reseñas historiográficas y presentaciones de fuentes documentales, organizadas en torno a una docena de temas. La lógica que subyace a la elección de las diferentes secciones del libro es múltiple. Algunos capítulos se centran en un tipo concreto de fuente escrita y presentan la información que contiene (fuentes judiciales y médicas, relatos personales, artículos de prensa); otros insisten en la metodología particular ligada a la especificidad del soporte documental (tratamiento de datos arqueológicos, análisis iconográfico, medios audiovisuales); otros, por último, toman como punto de partida un gran tema que puede abordarse a partir de fuentes de naturaleza variada (religión, trabajo, educación, política, feminismo). Cada capítulo sigue el mismo patrón. La primera parte informa sobre la evolución reciente de la historiografía y subraya la variedad de enfoques y cuestiones que movilizan los historiadores en este campo. La segunda parte explora las fuentes existentes, desde la Antigüedad hasta la actualidad, y los medios para explotarlas. Para facilitar al lector la comprensión del tema, cada capítulo se enriquece con ejemplos concretos de trabajos recientes o fuentes comentadas.

El objetivo del libro es poner de relieve una rica fuente de materiales y un corpus documental susceptible de alimentar y estimular futuras investigaciones. Algunas fuentes son bien conocidas, otras no tanto. En ambos casos, a lo largo de los capítulos queda claro que a menudo es necesario leer los documentos a contrapelo, “al revés”, para sacar a las mujeres de las sombras en las que la historiografía ha tendido a sumirlas. De hecho, los documentos contienen valiosas pistas sobre la presencia de las mujeres y el papel social que han desempeñado a lo largo de la historia. En efecto, muchas ideas preconcebidas deben ser reevaluadas sin demora: en la antigua Grecia, las mujeres no vivían en confinamiento ginecológico, y algunas de ellas podían ser calificadas de “ciudadanas”; bajo el Antiguo Régimen, el espacio doméstico tampoco era el único lugar en el que ejercían su agentividad.

Es evidente que este libro no pretende ofrecer un inventario exhaustivo de las fuentes que hay que movilizar para escribir la historia de las mujeres y del género, desde la Antigüedad hasta nuestros días; para ello se necesitarían varios volúmenes. Hemos querido sobre todo destacar el estado actual de la historiografía, con sus principales logros. Parece, por ejemplo, que la historia de las mujeres está todavía mucho más desarrollada que la de las masculinidades, sobre las que quedan muchos estudios por realizar. Otros campos emergentes, como las situaciones coloniales, las migraciones y las sexualidades, merecerían sin duda ser presentados en futuras síntesis.

Hemos optado por adoptar aquí una perspectiva amplia, desde la Antigüedad hasta la actualidad. De hecho, la división en cuatro periodos, muy frecuente en nuestra disciplina histórica, carece a veces de relevancia cuando se trata de trabajar sobre las mujeres y las relaciones de género. La historia de las mujeres y del género ha contribuido en gran medida a dejar obsoletas las rupturas comúnmente aceptadas, para promover otras fechas pivote, otras cesuras, otra periodicidad. El ejemplo del sufragio universal, que no se produjo en 1848 sino en 1944, es bien conocido. También podríamos citar el caso del cristianismo, que nació en la Antigüedad y desempeñó un papel importante en las sociedades medievales, afectando al lugar asignado a las mujeres en el ámbito de las prácticas e instituciones religiosas, pero también, de forma más amplia, a las relaciones de género en el espacio público y doméstico.

Por último, hay que recordar que una obra colectiva es siempre una aventura a largo plazo, en la que las colaboraciones felices, inevitablemente salpicadas por algunas deserciones o renuncias, contribuyen al resultado final. El hecho de que el proyecto haya nacido en la Universidad de Toulouse no es ni mucho menos una casualidad: desde hace mucho tiempo, esta universidad destaca en el panorama francés como un centro importante de la historia de las mujeres y, más ampliamente, de los estudios de género (conocidos, en sus inicios, como estudios feministas o sobre la mujer). De hecho, ha acogido a los primeros grupos interdisciplinarios: el GRIEF (Grupo de Investigación e Información en Estudios sobre la Mujer, que produjo 6 Cuadernos temáticos del GRIEF de 1979 a 1991), y luego el equipo Simone. En 1982, acogió la gran conferencia nacional sobre Femmes, féminisme et recherche, apoyada por el CNRS, el Ministerio de Enseñanza Superior e Investigación y el Ministerio de Derechos de la Mujer. Este acontecimiento marcó el inicio de la institucionalización del campo en Francia. En 1985, la Universidad de Toulouse fue también la primera en recibir un puesto de docencia e investigación dedicado a la “Historia de las Mujeres”, que inicialmente fue ocupado por Marie-France Brive, y que se ha mantenido desde entonces, a pesar de una pausa de varios años. Las historiadoras tolosanas -antiquisidoras, medievalistas, modernistas y contemporaneístas- forman el núcleo del equipo de redacción que ha llevado a cabo el proyecto editorial. Sin embargo, no han trabajado solas: se han rodeado de las mejores especialistas en cada tema, en particular de jóvenes investigadoras cuyos trabajos pioneros están renovando enfoques y despejando campos de investigación prometedores. Un total de 31 personas han contribuido a este manual, cuyo objetivo es facilitar el desarrollo y la difusión de la investigación en la historia de las mujeres y el género, desde la Antigüedad hasta la actualidad. El libro está dirigido a estudiantes, profesores de enseñanza secundaria y superior, así como al público en general, que se interesan cada vez más por un campo de investigación fundamental para comprender los problemas de la actualidad”.

 © Dunod

Mujeres representativas: historia del feminismo

La reputada Martha C. Nussbaum reseña para The Nation el reciente volumen de Christine Stansell: The Feminist Promise 1792 to the Present.  Así se expresa:
The Feminist Promise. 1792 to the Present. Modern Library, 528 págs.

Durante gran parte de su existencia, el movimiento feminista en los Estados Unidos ha visto como una coalición de advenedizos e insurgentes hacía causa común en torno a una lista renovada de asuntos: el sufragio, el acceso al divorcio, los derechos de propiedad, la anticoncepción, la ley contra la discriminación, el acoso sexual, la violencia doméstica, la ley contra la violación y el derecho al aborto, por nombrar algunos. A su vez y al parecer, el feminismo ha hecho que muchos historiadores sintieran que era un tema demasiado tópico y difuso para tener una historia. Al menos ese punto de vista ofrece la explicación más probable para el déficit permanente. Aunque los historiadores estadounidenses han escrito historias incisivas sobre el matrimonio con atención a los intereses de la mujer (Nancy Cott,  Public Vows: A History of Marriage and the Nation; Hendrik Hartog, Man and Wife in America: A History) y haya biografías de referencia de las feministas pioneras (Ellen Chesler sobre Margaret Sanger, Elizabeth Griffith sobre Elizabeth Cady Stanton, Nell Irvin Painter sobre Sojourner Truth), no nos han dado ninguna historia autorizada comparable sobre el movimiento feminista en los Estados Unidos. Pero ahora tenemos una.

The Feminist Promise, el magistral volumen de Christine Stansell,  traza el recorrido de este movimiento desde sus inicios en el siglo XVIII hasta la actualidad,  clasifica sus contracorrientes y ofrece un marco narrativo útil dentro del cual situar sus variadas luchas. Stansell es una académica reconocida que ha trabajado en una variedad de temas dentro de la historia de los EE.UU., desde el Nueva York bohemio de antes de la guerra a las historias de amor y los derechos humanos. Es también una buena escritora, que ha perfeccionado su estilo en numerosos ensayos y reseñas con sobre múltiples publicaciones de interés general. Aunque impecablemente denso y documentado, The Feminist Promise es un libro lúcido, accesible y bien organizado. Será un punto de referencia durante algún tiempo, aunque, como veremos, tiene una deficiencia significativa.

Aquí hay que hacer una pausa para plantear una cuestión relativamente menor sobre la exposición y la perspectiva. Aunque el título del libro podría llevar a pensar que Stansell va a tratar los movimientos feministas en distintos países, y aunque la narración de vez en cuando atiende a su evolución en Europa (en particular en Gran Bretaña) e incluso, con menor frecuencia, en Japón y la India, Stansell centra su proyecto de la historia del feminismo en los Estados Unidos. Sin embargo, no debe entenderse que afirme que los Estados Unidos fueron el único ni el principal soporte del feminismo. En su excelente capítulo final y sobre el feminismo mundial, Stansell se resiste con razón a la idea de que el feminismo sea una exportación estadounidense a los países en desarrollo. Nos enteramos, por ejemplo, de que la India tiene su propio movimiento feminista, inspirado más en las luchas locales que en las ideas provenientes del extranjero. (Aunque Stansell no traza la historia previa de ese movimiento, sus raíces están en el siglo XVIII, como las de su contraparte en EE.UU.). Así que, en última instancia, el libro no induce a error. Sin embargo, desearía que Stansell hubiera explicado al principio y con mayor énfasis el alcance de su proyecto  –concediendo mientras tanto que el feminismo tiene múltiples raíces y ramas, algunas de ellas consecuencia de las revoluciones democráticas, y que su libro va a ignorar la mayoría de ellas con el fin de centrarse en la historia de los Estados Unidos.

Christine Stansell

El material que Stansell ha organizado es difuso, ya que el feminismo ha sido de hecho un conjunto diverso de movimientos, debido a marcadas diferencias de raza, clase y región. Sin embargo, ella coordina sabiamente la amalgama de hechos en torno a una sola y clara tesis narrativa, la de dos tipos básicos de feministas, a los que llama de “madres” e “hijas”. “Las madres” son las feministas más bien conservadoras. Les encanta la familia tradicional y les gusta exaltar las virtudes del cuidado y la compasión que las mujeres supuestamente cultivan más que los hombres. Cuando las madres abogan por determinados cambios sociales, lo hacen en nombre de estas virtudes femeninas. A menudo, su feminismo tiene una dimensión religiosa. Sus demandas son fuertes, pero no  profundamente radicales, pues quieren que a las mujeres se les conceda la igualdad política para que puedan poner sus virtudes a trabajar, mejorando la esfera pública, pero dejan inalterado el statu quo en cuanto a la naturaleza del matrimonio, la sexualidad y la familia. Las “hijas”, por el contrario, son radicales y ruidosas. Quieren sacudirlo todo. Exigen una reconsideración general del papel de la mujer en el mundo, de la distinción entre el género masculino y femenino y de la naturaleza del matrimonio y la sexualidad.

La esencia del argumento de Stansell es que el feminismo americano ha avanzado siguiendo una serie de etapas desiguales y llenas de bandazos, alternando períodos con ascendiente de las madres y otros con predominio de las hijas. No obstante, incluso en momentos como la década de 1950, cuando parecía que las madres estaban  firmemente arraigadas, el feminismo continuó seguiendo hacia  adelante, a menudo de manera más tranquila, pero con un claro progreso. Madres e hijas han estado de acuerdo sobre una faceta de la “promesa feminista”:  la lucha por alcanzar la justicia y la igualdad en la esfera pública. Las hijas, sin embargo, insisten en su rebeldía y afirman que esta “promesa” no puede cumplirse sin cambios radicales en el ámbito doméstico que, además, no son sólo asuntos estratégicos sino aspectos fundamentales de justicia. Madres e hijas difieren acerca de las estrategias, pero también, más profundamente, acerca de las metas.

* * *

Stansell empieza con la Revolución Americana, momento en el que siempre se presupone, y sólo rara vez se cuestiona, la subordinación de las mujeres. Sin embargo, Stansell sostiene que con el tiempo las promesas abstractas de la nueva democracia de América “ofrecían un santuario a las aspiraciones de las mujeres”, ofreciendo un fundamento sobre el que las feministas más tarde construirían. Una cepa más radical del feminismo surgió durante el movimiento contra la esclavitud, cuando las mujeres abolicionistas hicieron audaces afirmaciones acerca de poner fin a la servidumbre de la mujer. El movimiento abolicionista fue heterogéneo, y algunas las feministas cristianas eran conservadoras; pero en última instancia, afirma Stansell, el abolicionismo generó una profunda reformulación de la posición de la mujer en la sociedad. La parte radical del feminismo abolicionista se fortaleció a través de alianzas con una variedad de movimientos utópicos, como el socialismo de Fourier y Owen y el trascendentalismo de Nueva Inglaterra;  y la época fundadora de la convención de Seneca Falls de 1848 se centró más en las nociones radicales sobre los derechos naturales que en la doctrina cristiana.

Tras la Guerra Civil, radicales como Elizabeth Cady Stanton quedaron cada vez más aisladas, como grupos de madres, incluyendo la Women’s Christian Temperance Union, y su líder, Frances Willard, aumentó su influencia al insistir en que la mujer debían avanzar disciplinando y avergonzando a los hombres dentro de matrimonio tradicional en lugar de hacerlo mediante la alteración de los términos y la naturaleza del matrimonio mismo. Willard sentimentalizó el matrimonio e idealizó la feminidad; Stanton protestó que “la mujer de verdad no está en las nubes, ni entre las estrellas, sino aquí en la tierra … esforzándose y trabajando para mantenerse”.  Pero las protestas Stanton resultaron ineficaces, y a su debido tiempo las madres encabezaron la batalla por el sufragio de la mujer, haciendo hincapié en que las supuestas virtudes especiales de las mujeres las equipaban para el voto.

Sin embargo, en 1900 una generación más joven de mujeres había transformado el movimiento sufragista, “convirtiendo un movimiento cortés, propio de una dama, en confrontación, en contencioso”. Estas hijas diferían obviamente de la mayoría de las madres en las tácticas y el estilo, lo que favorecía las protestas callejeras y un estilo desafiante contra el modo victoriano de vestir; también difirían ideológicamente, haciendo causa común con el movimiento sindical y exigiendo la igualdad  mucho más allá que en el simple voto. (Ejemplar en este sentido fue Margaret Sanger, quien puso en marcha el movimiento de control de la natalidad). Para las hijas sufragistas, “el feminismo significaba una huida frontal de la vida de sus madres”, escribe Stansell.

La lucha por el voto unió a las feministas más allá de las  muchas divisiones regionales y de clase. Después de ganar esa gran batalla  en 1920, la unidad se disipó, y nunca ha sido totalmente restaurada. Sin embargo, la historia de esas etapas alternas de madres e hijas ha seguido, con el período posterior a la Segunda Guerra Mundial señalando una vuelta a la domesticidad y marcando el comienzo del quietismo infame de los años 50. Incluso aquí, sin embargo, Stansell muestra los progresos que se pudieron conseguir en algunas cuestiones: la Enmienda de Igualdad de Derechos (ERA), enmarcado en la década de 1920, fue defendida durante los años 50, y la Organización Nacional de la Mujer (NOW), creada en 1966, hizo importantes contribuciones a los avances de la mujer en una amplia gama de cuestiones, incluso sin dejar de ser una organización un tanto conservadora de madres. Las hijas regresaron a la vanguardia en los años 60 y 70, y Stansell discute la efervescencia feminista de estos años con eficacia. La lucha por los derechos de la anticoncepción y del aborto, la lucha por redefinir el matrimonio y la batalla para el tratamiento jurídico adecuado de la discriminación sexual y su enfoque  (dedica poca atención a la cuestión de la orientación sexual o a la conexión entre el feminismo y la lucha por la justicia para gays y lesbianas). “Los beneficios fueron notables, y también fueron inestables”, escribe Stansell. La derrota de la ERA minó la energía del movimiento, y muchos de sus logros siguen siendo profundamente impugnados, a medida que el antifeminismo ha ganado poder político. Sin embargo, Stansell es optimista sobre las perspectivas del feminismo: muchos caminos se han abierto, y todo lo que se necesita es el coraje de seguir contra la adversidad y seguir aprovechando el legado del pasado, “la tarea de hacer buena la promesa democrática del feminismo “.

Un inquietante hilo que atraviesa el relato de Stansell es el racismo de muchas feministas blancas. En repetidas ocasiones, la causa de la mujer se defendió diciendo que era absurdo dar el voto a los hombres afroamericanos, mientras se negaba a las mujeres, mucho más inteligentes y cultivadas. Incluso algunas de los más grandes feministas, como Stanton, no estaban libres de la mancha del racismo. Stansell muestra que fue por esta razón por la que las feministas afroamericanas se mantuvieron por lo común al margen de las feministas blancas, decididas a defender tanto la igualdad racial como de género. Stansell indica que cualquier feminismo adecuado para el futuro debe estar atento y ser respetuoso con las diferencias de raza y de clase, así como con las luchas de otras minorías. No es la primera en decirlo, pero lo dice con fundamento.

En el último capítulo, sobre el feminismo mundial, Stansell muestra que dificultades similares amenazan a los crecientes compromisos de las mujeres estadounidenses con los movimientos feministas en los países en desarrollo. Da ejemplos inquietantes de la condescendencia y el sesgo, con feministas americanas sermoneando sobre la ilustración a mujeres de otros lugares como si fueran meras víctimas y estuvieran engañadas. En general, sin embargo, como Stansell muestra de forma persuasiva y correcta, el feminismo global se ha convertido en una calle de dos direcciones, con consejos y conocimientos que viajan en ambos sentidos. Documentos cruciales sobre los derechos humanos, como la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), se han elaborado en plena cooperación entre las mujeres de Occidente y las de los países en desarrollo de diferentes orígenes, y desde luego sin la ayuda de los Estados Unidos, que, junto con Irán, Sudán, Somalia y un puñado de estados pequeños e insulares, no ha ratificado la CEDAW. Stansell también muestra cuánto deben determinados progresos (en cuestiones como la mejora del acceso de las mujeres al crédito y a la educación, o la eliminación del aborto selectivo según el sexo)  a los movimientos de mujeres indígenas que actúan en el ámbito local en una amplia gama de países, mujeres que no tienen acceso “a las simpatizantes occidentales”. Al igual que el resto del libro, el capítulo sobre feminismo global es matizado, sensato y edificante.

La forma en la que Stansell presenta la compleja historia del feminismo es clarificadora, pero también distorsionadora. Por ejemplo, al sugerir que los primeros años del siglo XX fueron una época en que las hijas radicales tomaron la iniciativa,  resta importancia al continuo liderazgo de las madres en el movimiento por la sobriedad (temperance movement), que en última instancia condujo a la prohibición. Su relato de los medios de comunicación en los años 50, aunque en gran medida es exacto, es demasiado monolítico y sombrío. “Las mujeres que actuaban en televisión y dejaron huella parpadeante en el subconsciente colectivo fueron, inevitablemente, solteras y cómicas solitarias”, escribe, señalando a la Miss Brooks que interpretó Eva Arden como ejemplo, pero omitiendo a Mr. Boynton, su ignorante aunque muy agradable novio. No menciona mi programa favorito de la época, Perry Mason (1957-1966), que ofreció una larga relación sexual extramatrimonial entre Raymond Burr (Perry) y Barbara Hale (Della Street), una secretaria, sin duda, pero muy poderosa y que participaba en las investigaciones, llevando siempre ropa elegante y sexy. La propia serie queda, adelantada a su tiempo, como muestra de los valores de los sesenta. (Burr, por su parte, era un homosexual no muy oculto que vivía con una pareja masculina). En 1960, cuando William Talman, el actor que interpretó al fiscal de distrito Hamilton Burger, fue detenido y acusado de fumar marihuana en una fiesta nudista, Burr le defendió y se aseguró de que no perdiera su trabajo. (Mi consternación por las palabras “carga moral” en los reticentes periódicos de aquellos días quedó a un lado lado cuando supe que Talman no había hecho nada realmente inmoral). La serie fue silenciosamente subversiva gracias a su atractivo dramático: era el único programa que mi padre, un  abogado muy conservador, nos permitía ver en la mesa, y aunque él señalaba todos los errores legales, yo no podía dejar de notar la elegante y coqueta conducta de Barbara Hale. Sigue en activo a los 88 años y está, sin duda, en mi panteón feminista.

Otra distorsión que me toca de cerca es la representación que hace Stansell de las principales escuelas legales de EE.UU.. Según Stansell,  a las hijas post-50 les costó abrir las puertas de las principales escuelas a las mujeres. Mientras que su descripción de la Harvard Law School es correcta, pues no admitió mujeres hasta 1950 y hubo muy pocas al menos hasta la década de 1970 (treinta y dos de cada 565 en la promoción que empezó en 1967),  no menciona  que la Law School de la Universidad de Chicago admitió mujeres desde su creación en 1902. La conocida activista social Sofonisba Breckinridge, quese graduó en el Wellesley College en 1888, estuvo en la primera promoción, la de 1904, de la escuela de leyes. Breckinridge se convirtió en miembro del colegio de abogados de Kentucky en 1894, y recibió un doctorado en Ciencias Políticas por la Universidad de Chicago en 1901.

Loa tiempos de Breckinridge en la Universidad de Chicago son un recordatorio de que en muchos aspectos, aunque seguramente no en todos, el medio oeste era más igualitario que el estirado Este. La primera mujer abogada en los Estados Unidos fue Arabella Mansfield, admitida en el colegio de Iowa en 1869. En su reciente dictamen sobre la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, la Corte Suprema de Iowa recuerda a los residentes de Iowa que el Estado ha estado siempre a la vanguardia de los movimientos impopulares por la justicia social. Y el tribunal estaba en lo cierto, incluso sobre el papel desempeñado por Iowa en el campo del derecho en el Medio Oeste. A pesar de que Missouri se unió a Iowa en admitir a las mujeres a la abogacía en 1870, y un grupo de otros Estados del medio oeste rápidamente siguieron su ejemplo, la  Corte Suprema de los EE.UU. confirmó la exclusión de las mujeres en Illinois en 1873; Myra Bradwell, la demandante original en el caso, fue admitida para ejercer la abogacía en Illinois en 1890 y ante la Corte Suprema en 1892. Los Distritos de Columbia y Maine admitieron a las mujeres en 1872, mientras el resto de los Estados en la costa este hicieron lo mismo hacia 1890. Estas diferencias regionales apenas figuran en el relato de Stansell, pero son fascinantes, y alguien debería investigarlas más a fondo.

* * *

Un libro de este tipo, por amplio que sea, no puede abordarlo todo, y la crítica de lo que sigue está, sin duda, determinada por mi propio trabajo en filosofía, derecho y políticas públicas. No obstante, parece claro que Stansell es indiferente al papel que las ideas, sobre todo las ideas filosóficas y económicas, han jugado en la historia del feminismo. Muchos de sus protagonistas son escritores y teóricos, y sin embargo dedica poca atención a sus teorías. A Mary Wollstonecraft se le concede al menos cierta consideración por sus ideas acerca de los derechos humanos en Vindicación de los derechos de la mujer, pero se omiten los argumentos de peso con los que los expuso, por lo que no queda claro por qué la gente debería haberla escuchado.  El sometimiento de las mujeres de John Stuart Mill se menciona como un hito feminista, pero sus argumentos centrales no son examinados.  El segundo sexo de Simone de Beauvoir es la única obra teórica de la era moderna que merece una lectura, aunque sea tan superficial que ignora sus raíces en las ideas existencialistas de la libertad y en la autorepresentación. Catharine MacKinnon, la principal artífice intelectual del feminismo jurídico moderno, que reorientó la manera de pensar sobre la igualdad y la discriminación, es tratada en un par de frases, y estrictamente como activista antipornografía. Las ideas que llevaron a MacKinnon a elaborar su teoría de  la pornografía, así como la más influyente sobre el acoso sexual, son ignoradas. De hecho, en una mirada muy extraña, Stansell no aborda el tema del acoso sexual en el lugar de trabajo, una preocupación constante de las feministas de finales del siglo XX. Mis colegas legales, sea cual sea su orientación política, citan habitualmente el Sexual Harassment of Working Women de MacKinnon como uno de los libros más influyentes en los estudios legales en los EE.UU. En la época de su publicación, en 1979, la politóloga  Susan Moller Okin y la economista Nancy Folbre reorientaron mucho del pensamiento y de las políticas sobre la justicia dentro de la familia; Stansell no menciona a ninguna de ellas.

¿Qué es lo que echo de menos cuando estas ideas se pasan por alto? Las ideas no sólo son importantes en sí mismas, sino que también tienen gran importancia para la práctica del feminismo y para el éxito de sus esfuerzos en el cambio social. Tomemos tres ejemplos. En El sometimiento de las mujeres, Mill se esfuerza por mostrarnos que la dominación masculina ha conformado no sólo las oportunidades de la mujer, sino también sus deseos y hábitos emocionales (un tema ya abordado por Wollstonecraft y que resultaría fundamental para MacKinnon y Andrea Dworkin). Así, el respeto y la timidez que las mujeres despliegan ante los hombres no son indicativos de una naturaleza femenina inmutable, como muchos alegaban en tiempos de Mill.  Más bien, estas características son una prueba de que la jerarquía de género, al igual que la jerarquía feudal, deja profundas huellas en el espíritu humano.

Esta idea tiene enormes consecuencias para las teorías del desarrollo social y la  medición de la “calidad de vida”. Los modernos economistas feministas, como Amartya Sen (Premio Nobel en 1998 por su trabajo sobre el desarrollo) han argumentado que ninguna teoría del desarrollo basada en la satisfacción de las preferencias de la gente  nunca puede ser normativamente adecuada: tal teoría sería siempre un cómplice involuntario de un statu quo injusto. La lucha por encontrar un reemplazo para las teorías basadas en preferencias no es una cuestión ociosa, ya que tales teorías se utilizan en todo el mundo para medir el bienestar social. Si las mujeres dicen que están satisfechas del nivel educativo que han logrado alcanzar, entonces se está  haciendo muy bien -aunque en muchos casos  sus preferencias se han formado por las normas sociales sobre las ocupaciones femeninas apropiadas. Por tanto, la visión de Mill, años más tarde, determina el curso de millones de vidas de mujeres  -o, más a menudo, no lo hace.

Mi segundo ejemplo se refiere a la igualdad. Hasta la posguerra era común en el derecho estadounidense pensar que la igualdad de trato significaba dar un trato similar, y que posiblemente la “protección igual de las leyes” no era violada cuando  había algún acuerdo simétrico sobre la conducta en asuntos como la raza o el sexo. El principio de igualdad de trato fue utilizado por los jueces de primera instancia, y por algunos teóricos del derecho, para defender las leyes contra la mezcla racial: los negros no podían casarse con los blancos y los blancos no podían casarse con negros. ¿Cómo podían, posiblemente, tales leyes implicar una violación constitucional? El hecho de que recayera sobre los afroamericanos, evidentemente, el mayor peso de estas leyes, y que las leyes fueran inspiradas por el disgusto racial, quedó al margen. Del mismo modo, las leyes que eran simétricas para mujeres y hombres tampoco eran problemáticas, incluso cuando imponían cargas especiales a las mujeres. Si las aseguradoras negaban la licencia por embarazo, no eran culpables de discriminación sexual, pues el argumento era que todas las “personas que no estaban embarazadas” estaban cubiertas, y ninguna embarazada estaba cubierta, sin distinción de sexo! El acoso sexual también fue visto como un asunto de igualdad de oportunidades, que no implicaba discriminación ilícita: al fin y al cabo, las mujeres podían acercarse a los hombres a cambio de favores sexuales, así como los hombres podían acercarse a las mujeres. La jerarquía de poder en el lugar de trabajo fue ignorada por completo.

Con Sexual Harassment of Working Women, MacKinnon ofreció una nueva teoría, más adecuada. Expuso con firmeza que el acoso sexual (y otras negaciones de la igualdad de oportunidades) debe ser visto a través de la lente de lo que ella llama una “teoría de la dominación” de la igualdad en lugar de a través de la vieja “teoría de la diferencia.” Es decir, la posición correcta ante una política problemática es si crea o perpetúa una jerarquía de poder que define las clases de  personas como superiores o inferiores, dominantes o subordinadas. La “protección igual de las leyes” requiere resistencia a tales jerarquías. En efecto,  MacKinnon representa una versión antifeudal frente a la igualdad política. La Corte Suprema de Justicia ya había apuntado al centro de la teoría dominante de  MacKinnon en el ámbito de la raza cuando, en el caso de 1967 Loving v. Virginia, invalidó las leyes antimiscegenation (contra la unión y el sexo interraciales) sobre la base de que fueron “diseñadas para mantener la supremacía blanca”. El hecho de que las leyes fueran simétricas en apariencia era irrelevante. (La invalidación previa de las escualas “separadas pero iguales”,  en Brown v. Board of Education de 1954, se basaba en un análisis similar). MacKinnon, sin embargo, articuló sus teorías con una claridad sin precedentes y las aplicó a la esfera del género, donde la ley no había reconocido que existía una jerarquía ilícita de poder. (En Sexual Harassment of Working Women, MacKinnon demuestra astutamente que se puede llegar a la conclusión de que el acoso sexual es una discriminación, incluso si uno no acepta su controvertida teoría de dominio de la igualdad;  sin embargo, fue su teoría la que finalmente entró en el ánimo judicial, reconfigurando la doctrina jurídica.)

* * *

Mi último ejemplo se refiere a la familia. Durante mucho tiempo, en economía, el concepto reinante de familia era el de que se trataba de una unidad que se mantiene unida por el amor y el altruismo, sin conflictos de cooperación que deban ser tomadas en cuenta. Hace mucho tiempo, Mill sometió esa idea a severas críticas, argumentando que la familia, tal como estaba constituida en su tiempo,  era un bastión de privilegios feudales en medio de un pretendido Estado liberal. Pero nadie tomó en serio las ideas de Mill. En su Tratado sobre la familia gracias al cual (entre otras contribuciones) ganó el Premio Nobel en 1992, el economista Gary Becker sostuvo que,  con fines analíticos, podemos asumir que el “cabeza del hogar” es un benefactor altruista que siempre tiene en cuenta adecuadamente los intereses de todos los miembros de la familia -un supuesto que Becker, con su perspicaz interés en la realidad, criticaría más tarde reconociendo que  motivos como la envidia y la malicia a menudo condicionan la distribución de recursos dentro de la familia.

Martha C. Nussbaum

La determinación de Becker, en su Tratado, en llevar la teoría económica al dominio de la vida familiar es importante y saludable. Sin embargo, la teoría hizo algún daño. Dada la gran influencia que ejerció la teoría de Becker sobre los economistas del desarrollo, éstos asumieron que el hogar se podía tratar como una sola unidad y así ignoraban los problemas internos de distribución y, en consecuencia, ha sido casi imposible hasta hace poco obtener datos sobre los recursos y las oportunidades disponibles para cada miembro de una familia . Sin embargo, en los últimos treinta años, la opinión dominante sobre la familia dentro de la economía se ha desplazado a otra en la que dominan las ideas de competencia y de posición negociadora socialmente determinada. Este cambio se debe a la labor de economistas feministas tales como Sen, Bina Agarwal y Robert Pollak; la politóloga feminista  Okin; y la importante revista Feminist Economics, que ofrece un espacio para la exploración de tales ideas. Las nuevas ideas han reformulado la manera de recopilar datos, al igual que, al mismo tiempo, las ideas de Nancy Folbre y otros acerca de cómo asignar un valor monetario a las tareas del hogar no remuneradas de las mujeres  (una cuestión muy práctica, como sabrá cualquiera que haya solicitado la indemnización por lesión o fallecimiento de la pareja ocupada principalmente en el trabajo doméstico).

Estas ideas se van abriendo camino en la política nacional, como demuestra el reciente informe sobre la medición de la calidad de vida nacional encargado por el presidente francés Nicolas Sarkozy  y dirigido por Sen y Joseph Stiglitz, con Agarwal y Folbre como miembros de la comisión. La principal conclusión fue que la calidad de de vida de una nación no debe ser medida por el producto nacional bruto per cápita, sino mediante la evaluación  de las “capacidades” de las personas, o en términos de oportunidades sustanciales de elección. Una parte se dedicó a la familia, donde las oportunidades están a menudo desigualmente distribuidas según pautas sexuales. Las teorías económicas más recientes sobre la familia han sido aceptadas como paradigmas de trabajo en la India, un país algo más progresivo, en términos de teoría económica, que los Estados Unidos e incluso Europa, y que tiene a un economista sofisticado, Manmohan Singh, como primer ministro y, a Kaushik Basu, el principal asesor económico,  que es una feminista convencido y actual presidente del Human Development and Capability Association (que fundamos Sen y yo). Tal vez algún día las ideas de la nueva economía feminista podarán emerger en los pasillos del poder en los Estados Unidos, aunque no hago apuestas sobre cuándo sucederá.

Estos casos demuestran que la historia política escrita con aversión a las ideas teóricas es incompleta incluso como historia. Las ideas son importantes para la gente, y hacen que las cosas sucedan en el mundo. El feminismo no debería estar ligado a un tipo de materialismo histórico que niegue esta idea. Muchas feministas han sido materialistas históricas, Stansell no lo es. Pero no tiene interés en la filosofía y la economía, y al parecer cree que contar la historia de las ideas feministas es trabajo para otro libro. Creo, sin embargo, que el relato que presenta con tanta elocuencia queda lamentablemente incompleto sin ellas. Si las feministas de hoy están para hacer realidad las promesas de sus predecesoras, madres e hijas por igual, tienen que estudiar esos argumentos, poniendo a prueba su fuerza y determinando de qué forma estaban vinculados a luchas prácticas para lograr la justicia y la igualdad para las mujeres. Lo que el feminismo ha logrado parcialmente, con el alcance que ha tenido, se debe a la fuerza de sus ideas audaces;  pasar por alto esas ideas es rebajar el feminismo.

****

Ya que hablamos del género, una recomendación:  “Gender across the Generations“, de Barbara D. Metcalf, presidenta de la AHA. Elocuentes las imágenes que incluye.

Mujeres con poder

Catherine Achin analiza el la vie des idées el volumen de Sylvie Schweitzer: Femmes de pouvoir. Une histoire de l’égalité professionnelle en Europe (XIX°-XXI° siècle) ( Payot, 2010).

El reto de  Sylvie Schweitzer es sustancial, nos dice: resumir en 200 páginas más de dos siglos de igualdad entre sexos en el ámbito profesional y de toma de decisiones en toda la Europa occidental. La bibliografía utilizada es por eso impresionante y reúne multitud de trabajos sobre el tema en francés e inglés procedentes de diferentes disciplinas (historia, sociología, economía, antropología, ciencias políticas, etc.). En su trabajo anterior (Les femmes ont toujours travaillé. Une histoire du travail des femmes aux XIX° et XX° siècles. París, Odile Jacob, 2002), la autora ya había socavado la idea de que la feminización del mercado laboral era un hecho social reciente. Había restituido la escala y la diversidad del trabajo de las mujeres desde la revolución industrial, insistiendo en mecanismos que favricaban su invisibilidad. Se trata, pues, de ampliar este análisis haciendo hincapié en su dimensión comparativa, centrándose más ahora  en las posiciones de poder que otorgaban las profesiones oo el acceso a los espacios políticos o a los centros religiosos.

Una historia de resistencias a la igualdad en el trabajo

La historia de la igualdad profesional entre sexos hay que verla más bien como una historia sobre la resistencia a largo plazo a la igualdad de género, sobre cómo se reproducen, se desplazan o se transforman las representaciones sociales de lo femenino o masculino para justificar la distribución jerárquica y desequilibrada de actividades entre sexos. La autora opta por hacer hincapié en las principales etapas de este proceso, marcado por la eliminación de las prohibiciones legales sobre el acceso a la formación y a las profesiones más elevadas y la as posiciones de prestigio que conllevan. Huelga decirlo: el sesgo de Sylvie Schweitzer es insistir sobre los cambios, las luchas feministas, los movimientos y la maleabilidad de las normas y asignaciones sexuales dentro de un contexto de cambio estructural, más que en los mecanismos que conducen a la reproducción de la dominación masculina. Y esta atención a la historicidad de género es fundamental: incluso aunque la persistencia de las resistencias que describe puede proporcionar al lector una impresión de estancamiento o de impotencia (bastante desalentador), la autora se de tiene en subrayas los grandes e indudables en cuanto a la posición de la mujer en estos ámbitos, revelando los trucos del lenguaje que legitiman una renovada marginación de las mujeres, reduciéndolas a menudo todavía a su “naturaleza insuperable”, a su fisiología (“tota mulier in utero”). Tras la increíble redundancia de los “stocks du prêt à penser” para diferenciar los sexos y así poder conservar mejor las posiciones masculinas, las fronteras de las desigualdades acaban por moverse.

Recordemos: en las sociedades de Antiguo Régimen, las mujeres son en su mayoría excluidas del conocimiento y el poder, y esta exclusión no suele ser un problema en tanto se da en un orden social completamente estructurado por la naturalización de la desigualdad social y sexual. La Revolución Francesa, sin embargo, trastorna la justificación de la distribución del poder  económico y político: si los límites entre las clases sociales aparecen borrosos por las promesas de igualitarismo republicano, las existentes entre hombres y mujeres se endurecen. La exclusión de las mujeres de la ciudadanía política, del derecho al trabajo, de la educación, del ejercicio de las funciones públicas (y, para las esposas, del derecho de  propiedad y de la gestión de los bienes) se construye y se legitima como una concesión necesaria a la “naturaleza” y no como una contradicción con las pretensiones universalistas de la democracia. A raíz de otras grandes crisis políticas, como las revoluciones de 1848, la diferenciación entre lo femenino y masculino se desplaza: aún excluidas de la ciudadanía política, a las mujeres se les concede el monopolio de ciertos oficios (educación infantil, cuidados, etc .)  mientras se refuerza la distinción entre esfera pública-privada, sobre todo a través de discursos centrados en la maternidad y / o debilidad patológica de las mujeres.

La feminización progresiva de las profesiones más cualificadas

La autora distingue tres secuencias principales en las que los discursos que definen a las mujeres y los lugares que les están permitidos son constantemente reorganizados. De 1860 a 1920, con leves diferencias temporales entre países, la educación superior y algunas profesiones que requieren alta formación (medicina, abogacía, educación secundaria, inspección de Trabajo o de las escuelas) se abren a las mujeres. Como analizó Juliette Rennes en Le mérite et la nature. Une controverse républicaine : l’accès des femmes aux professions de prestige 1880-1940 (París, Fayard, 2007),  esta “historia de transgresiones es compleja y repetitiva”:  aprovechándose de cierto vacío legal, un puñado de mujeres se presentan al acceso a medicina o abogacía. Reclaman los valores republicanos y la meritocracia, escapan a su lugar asignado en el orden social (para ser madres, esposas o en “oficios de mujeres”), pretendiendo integrarse   en instituciones formalmente no sexuadas. En respuesta, los representantes de esas instituciones proclaman de forma explícita la defensa profesional o del prestigio académico sin mixturas, en nombre del orden natural de los sexos. Estas resistencias son removidasuna a unay, en un periodo posterior, entre 1920 y 1970, las mujeres entran en profesiones más elevadas (judicatura, ingeniería, universidad, alta dirección, etc.) en las que, no obstante, su lugar sigue estando limitado y contestado. Por último, en el tercer período, desde 1970 hasta hoy, la división sexual del trabajo se altera sustancialmente y este movimiento acelerado se acompaña de “cambios legislativos”: la mixtura profesional se instala en todos los sectores, incluyendo a los militares o a la policía investigada por Geneviève Pruvost (Profession : policier. Sexe : féminin. París, Ed. de la Maison des sciences de l’homme, 2007), mientras las mujeres se convierten en mayoría en algunas profesiones prestigiosas, como la medicina y el poder judicial, donde se enfrentan una vez más a la “barrera invisible”. (…)

Las tres etapas de la entrada de la mujer en una profesión

Uno de los análisis originales de Sylvie Schweitzer es superponer a esta triple secuencia temporal una cronología más detallada por profesión que pone de relieve la sucesión de tres “círculos” de mujeres activas, cuyos perfiles corresponden al estado de feminización de la profesión en cuestión. El primer círculo, el de las exploradoras, es el primero en abrir, en pequeñas cantidades, las puertas de un sector profesional y en afrontar la resistencia violenta que cuestiona sus propias habilidades para hacer este trabajo. En respuesta, despliegan la mayoría de las veces actitudes y las reivindicaciones feministas, “reflejos pioneros”. El segundo círculo está formado por mujeres que ingresaron en gran número dentro de una profesión, viendo su ethos profesional caracterizado por cierta “masculinización”: se trata de mezclarse en el modelo hegemónico, esforzándose por difuminar lo “femenino” que se supone que les define. Finalmente, el último círculo  reúne a las mujeres que trabajan en una profesión mixta equilibrada, que se caracteriza por reclamaciones igualitarias y una relativa incomprensión sobre la persistencia de la discriminación sexual. (…)

La nueva masculinidad (?)

Retomemos el hilo. Estábamos adecentándonos y enumerando textos que han tenido éxito textual en ese digno propósito. 

mr-jones-rules-for-the-modern-man.jpg

En primer lugar, tendríamos el Mr. Jones’ Rules for the Modern Man (Hodder & Stoughton, 2006), de Dylan Jones. Se trata del editor de la revista británica GQ (antes llamada Gentlemen’s Quarterly) y, por tanto, lo que hace es relatar sus largas experiencias, con un buen número de anécdotas  y curiosidades sobre asuntos tales como el trabajo, el dinero, la comida,  la moda, y, cómo no, el sexo. En fin, un volumen divertido (a lo británico) de un escribiente que ya triunfó con su iPod, Therefore I Am: A Personal Journey Through Music. 

the-mans-book.jpg

Pasamos luego, por ejemplo, a The Man’s Book (Weidenfeld and Nicolson, 2006 ), de Thomas Fink. Aquí hay algo que no cuadra, pero el desconcierto vende. Digamos que es un volumen british total, de modo que servirá para quienes deseen encontrar  las mejores camiserías londinenses y también les hará servicio a quienes estén ansiosos por saber qué equipos compiten en el mundial de Cricket, si es que eso le interesa a alguien fuera de las islas y de las antiguas colonias. Pero, pero, pero.  Hete aquí que el señor Fink no es lo que parece. ¿Qué dirían que es? Pues, no, eso no. Nada menos que un físico teórico que trabaja en el Institut Curie, un centro del muy francés CNRS. ¿Y que puede resultar de esa conjunction? En efecto, una formula matemática para hacer el lazo o el nudo de la corbata, un diagrama o un algoritmo para auscultar si uno tendrá un matrimonio feliz, etcétera. La cosa tiene su aquél.  

whimsy.jpg

Reparamos también en el primer volumen de The Affected Provincial’s Companion (Bloomsbury, 2006), de Lord Breaulove Swells Whimsy. Éste es todo un caballero, ya lo dice el nombre, y se trata, sin duda, del librito más sofisticado y elaborado de todos, expresión perfecta de lo que entre ciertos gentelmen se entiende por el obsequio adecuado. Ya lo dijo el New York Times en su día: “one of the more charming treatises to come along in years”. Claro que, a pesar de las apariciencias, Whimsy es un norteamericano, eso sí, de Nueva Inglaterra, con blog y todo. Por si faltará algo, su personalidad incluye ciertas dosis de polémica, en particular la mantenida con Christian Chensvold, un auténtico dandy. Éste se define como modernista, el otro como un nostálgico. ¿Y ustedes? 

the-dangerous-book-for-boys.jpg

Muy, pero que muy distinto es The Dangerous Book for Boys (HarperCollins, 2006), de los hermanos  Conn   y Hal Iggulden. El amigo Conn no es desconocido, pues se han traducido varias de sus novelas históricas (El emperador). En esta ocasión se ha reunido con la familia para ofrecer un volumen que es lo que un colega denominaría superdivertido.  Además, son también británicos, pero nada de Cricket, más bien un recorrido por cosas tales como qué hacer como la tinta invisible. Es decir, para jóvenes, o nostálgicos con ganas de revivir los placeres de la adolescencia. Y para los amantes de la curiosidad, porque hay un apartado dedicado a las grandes batallas de la historia. ¿Que cómo es eso? Averíguenlo ustedes, o intenten pillar  la reseña aparecida en The Telegraph: “A book of old-fashioned, adventurous pastimes for lads and dads has become a surprise bestseller”.   

essential-manners-for-men.jpg

Pero acabemos, que me estoy poniendo de los nervios con el repasito. El empalagoso postre será Essential Manners For Men: What To Do, When To Do It, and Why (Collins, 2003), de Peter Post. El libro tiene sus años y muchos más el autor, bisnieto de la gran dama de la etiqueta en tierras americanas,    Emily Post. De hecho, Peter dirige el  Emily Post Institute y ha escrito varios volúmenes sobre el particular, aunque ninguno con el éxito de este último, recién reeditado. Algo que a muchos tiene intrigados, pues la obra es un repertorio de obviedades del tipo de   “Each of us is responsible for how others view us…The best way to deal with hygiene is to wash daily… Honesty is being truthful, not deceptive”. En fin, que hay gente para todo a la hora de decidir lecturas y gastar el dinero.  

Acabada, pues, la inspección,  me doy cuenta que   he rebajado este blog a unos niveles infames y que ésta no es manera de empezar el año. Pero, bueno, será difícil caer más bajo. En cualquier caso, ha sido una añagaza del amigo Snop, porque me podría haber enviado otra cosa, porque en lugar del libro de Russell me podría haber remitido, por ejemplo,  el de Heather Menzies: No Time: Stress and the Crisis of Modern Life (Vancouver: Douglas & McIntyre, 2005).

 time.jpg

Dicen que éste es el mejor académico del pasado año en Canadá. De hecho, esta estudiosa  ha ganado con ese volumen el prestigioso premio Ottawa Book , que examina el impacto de las nuevas tecnologías sobre nuestra vida, en particular cómo nos causan el tan generalizado estrés (yo, por ejemplo, no lo padezco, pero soy portador).     

En fin, eso es todo. Si les interesa lo anterior y se pasan por Canadá, recuerden que el 24 de enero el amigo Russell da una charla en el Albany Club, en la Queen’s University de Toronto. Ahora bien, les confieso que si fuera yo el afortunado preferiría rendir tributo a la gran historiadora Natalie Zemon Davis, que también habita aquellas tierras del norte. Y si tuviera que elegir un libro sobre el hombre y la masculinidad, eliminaría los anteriores y me decantaría por La imagen del hombre: la creación de la moderna masculinidad (Talasa, 2001), del desaparecido historiador George L. Mosse. Pero sobre gustos y modas…