Archivo de la categoría: Historia Digital

Robert Darnton: digitalización y derechos de autor (1)

Perdón por abusar, pero Robert Darnton nos deleitade nuevo con un texto sugerente y lúcido. En esta ocasión, el historiador norteamericano evalúa el acuerdo de Google con el mundo editorial para The New York Review of Books.

Los interesados en este particular, pueden consultar también la respuesta de Paul N. Courant, historiador y economista de la Universidad de Michigan, que Jorge Ledo ha reproducido en su excelente blog: Ficta eloquentia.  Vayamos primero con Darnton:

darnton       ¿Cómo  navegar por ese paisaje de la información que apenas empezamos a vislumbrar? La cuestión es más urgente que nunca tras el reciente acuerdo entre Google y los autores y editores que habían demandado a dicha compañía por presunta violación de los derechos de autor. Durante los últimos cuatro años, Google ha estado digitalizando millones de libros, muchos de ellos protegidos por derechos de autor, de las colecciones de las principales bibliotecas de investigación, haciendo accesibles en línea esos textos. Autores y editores objetaban  que la digitalización constituía una violación de sus derechos de autor. Tras largas negociaciones, los demandantes y Google han llegado a un acuerdo, que tendrá un efecto profundo en la manera como los libros llegarán a los  lectores en un futuro previsible. ¿Qué va a pasar en el futuro?

Nadie lo sabe, porque la solución es tan compleja que es difícil percibir la situación jurídica y económica en los nuevos contornos de la tierra. Pero aquellos de nosotros que somos  responsables de bibliotecas de investigación tenemos una visión clara de cuál es nuestro objetivo común: queremos abrir nuestras colecciones y ponerlas a disposición de los lectores de todo el mundo. ¿Cómo hacerlo? La única táctica viable puede ser la vigilancia: mira tan  lejos como puedas y,  mientras mantienes el ojo puesto en el camino, no olvides echar un vistazo al retrovisor.

Cuando miro hacia atrás, pongo mi atención en el siglo XVIII, en la Ilustración, en su fe en el poder del conocimiento, y en el mundo de las ideas en el que opera — lo que  los ilustrados denominaban la República de las Letras.

El siglo XVIII imaginó la República de las Letras  como un reino sin policía ni fronteras, sin desigualdades que no fueran las determinadas por el talento. Cualquiera podía unirse a ella mediante el ejercicio de los dos principales atributos de la ciudadanía, la escritura y la lectura. Los escritores formulaban sus ideas y  los lectores loa juzgaban. Gracias al poder de la palabra impresa, los juicios se propagaban  por amplios  círculos y  los argumentos más sólidos acababan ganando.

La palabra también se propagaba a través de la correspondencia, pues  el siglo XVIII fue una época de gran intercambio epistolar. Si uno lee a través de la correspondencia de Voltaire, Rousseau, Franklin o Jefferson -que en cada caso ocupa alrededor de cincuenta volúmenes–  puede ver cómo operaba esa  República de las letras. Esos cuatro escritores debatieron todos los asuntos de su tiempo  en un flujo constante de cartas, que atravesaban  Europa y América conformando una red de información transatlántica.

Yo disfruto sobre todo con el intercambio de cartas entre Jefferson y Madison. Hablaron de todo, en especial de la Constitución Americana, que Madison estaba ayudando a redacta en Filadelfia mientras Jefferson  representaba a la nueva república en París. A menudo se escribían  sobre libros, pues Jefferson amaba frecuentar  las librerías de la capital de la República de las letras y con frecuencia  compraba  libros para su amigo. Entre esas adquisiciones estaba la  Enciclopedia de Diderot,  que Jefferson pensó haber conseguido a precio de ganga, aunque confundió una reimpresión con la primera edición.

enciclopedie

Dos futuros presidentes discutiendo sobre libros a través de la red de información de la Ilustración -es una visión conmovedora. Pero antes de que esa imagen del pasado nos envuelva con el sentimiento, debo añadir que la República de las letras sólo fue democrática en sus principios. En la práctica, fue dominada por personas ricas y de buena cuna.  Incapaces de vivir de su pluma, la mayoría de  escritores tenían que cortejar a sus patronos, solicitar sinecuras, presionar para conseguir un puesto en  las revistas controladas por el Estado, eludir a los censores  y abrirse camino en salones y academias, donde se edificaban las reputaciones. A la vez que  sufrían humillaciones a manos de sus superiores sociales, se revolvían unos contra otros. La pelea entre Voltaire y Rousseau ilustra su temperamento. Después de leer el discurso de Rousseau sobre el origen de la desigualdad en 1755, Voltaire le escribió:  “Señor, he recibido su nuevo libro contra la raza humana …. Le da a uno deseos de ponerse a cuatro patas”. Cinco años más tarde, Rousseau le escribió a Voltaire. “Señor, le odio …”.

Los conflictos se vieron agravados por las distinciones sociales. Lejos de funcionar como un ágora igualitaria,    la República de las Letras padeció la misma enfermedad que devoró  todas las sociedades a lo largo del siglo XVIII: el privilegio. Los privilegios no se limitaban a los aristócratas. En Francia, estaban ampliamente difundidos  en el mundo de las letras, incluídos los ramos de la impresión y del comercio del libro, que estabn dominados por  gremios exclusivos, y los propios libros en sí, cuya publicación legal dependía de obtener un privilegio real y la aprobación del  censor, que aparecían impresos en todo el texto.

Una forma de entender este sistema es  recurrir a la sociología del conocimiento, en particular a  Pierre Bourdieu y su  noción de  la literatura como un campo compuesto de posiciones contendientes dentro de las normas de un juego que  está subordinado a las fuerzas dominantes de la sociedad en general. Pero no es necesario suscribir la escuela sociológica de Bourdieu para reconocer las conexiones entre la literatura y el poder. Visto desde la perspectiva de los actores, las realidades de la vida literaria se contradecían con los nobles ideales de la Ilustración. A pesar de sus principios, la República de las Leras, tal como funcionaba, era un mundo cerrado, inaccesible para los más desfavorecidos. Sin embargo, quiero invocar a la Ilustración para defender  la apertura en general y el libre acceso en particular.

Si volvemos desde el siglo XVIII al presente,   vemos una contradicción similar entre  principio y  práctica -¿aquí mismo, en el mundo de las bibliotecas de investigación? Una de mis colegas es un dama tranquila, diminuta, una suerte de “Marion la Bibliotecaria”. Cuando  acude a alguna fiesta y se presenta, a veces le dicen con condescendencia, “Una bibliotecaria, qué bien. Dime, ¿cómo es eso de ser bibliotecaria?” Ella responde: “En esencia, se trata de dinero y poder”.

Hemos vuelto  con Pierre Bourdieu. Sin embargo, la mayoría de nosotros suscribimos  los principios inscritos en lugares prominentes en nuestras  bibliotecas públicas. “Gratuita para todos”, se lee  encima de la entrada principal de la Biblioteca Pública de Boston;  y están las palabras de Thomas Jefferson, talladas en letras de oro en la pared de la sala donde se reúne el Consejo de Administración  de la Biblioteca Pública de Nueva York: “Veo  la difusión de la luz y de la educación como el recurso más fiable  para mejorar la condición que promueva la virtud y haga avanzar la felicidad del hombre”.  Hemos regresado a  la Ilustración.

Nuestra república fue fundada en la fe en el principio central de la República de las Letras del siglo XVIII: la difusión de la luz. Para Jefferson, la ilustración se materializó a través  de escritores y lectores, de libros y  bibliotecas –especialmente las bibliotecas, en Monticello, en la Universidad de Virginia y en la Biblioteca del Congreso. Esta fe se manifiesta en la Constitución de los Estados Unidos. La sección 8 del artículo 1 establece los derechos de autor y las patentes “por tiempo limitado”, sujetos sólo al  más elevado propósito, el de promover “el progreso de la ciencia y las artes prácticas”. Los Padres Fundadores reconocieron los derechos de los autores en  justa compensación por su trabajo intelectual, pero antepusieron  el bienestar público al beneficio privado.

¿Cómo calcular la importancia relativa de estos dos valores? Como sabían los autores de la Constitución , los derechos de autor fueron creados en Gran Bretaña por el Estatuto Anne en 1710 con el fin de frenar  las prácticas monopolísticas de la London Stationers’ Company y  además, como proclamaba esa norma, “para el fomento del aprendizaje”.  En aquel momento, el Parlamento fijó la duración de los derechos de autor en catorce años, renovables una sola vez. Los papeleros  trataron  de mantener su monopolio de  publicación de  libros defendiendo a lo largo de distintos procesos judiciales que los derechos de autor fuesen a perpetuidad. Pero perdieron, según  la sentencia definitiva de Donaldson contra Becket en 1774.

Cuando los americanos se reunieron para redactar su constitución trece años más tarde, se mostraban por lo general a favor de la perspectiva que había predominado en Gran Bretaña. Veintiocho años les pareció  tiempo suficiente para proteger los intereses de los autores y los editores. Más allá de ese límite, el interés del público debía  prevalecer. En 1790, la primera norma sobre   derechos de autor -también dedicada al “fomento del aprendizaje”- seguía la práctica  británica adoptando el límite de catorce años, renovables por otros catorce.

¿Hasta cuándo se extienden los derechos de autor hoy en día? Según la Sonny Bono Copyright Term Extension Act de 1998 (también conocida como la “Mickey Mouse Protection Act”, porque Mickey estaba a punto de ser de dominio público),  dura mientras el autor esté vivo y se extiende además hasta  setenta años después de su muerte. En la práctica, eso significa  normalmente  más de un siglo. La mayoría de los libros publicados en el siglo XX todavía no son de  dominio público. Cuando se trata de la digitalización, el acceso a nuestro patrimonio cultural finaliza generalmente el 1 de enero de 1923,  fecha desde la que   un gran número de libros están sujetos a las leyes del copyright. Y así seguirá siendo — a menos que los intereses privados se hagan cargo de la digitalización,  la empaqueten y ofrezcan a los  consumidores, envuelvan  los paquetes con acuerdos legales  y los vendan consiguiendo beneficios para los accionistas. Tal como están las cosas ahora mismo, el  Babbitt de Sinclair Lewis, por ejemplo,  publicado en 1922, es de dominio público, mientras que su Elmer Gantry, publicado en 1927, no será de dominio público hasta 2022. [Paul A. David y Jared Rubin, “Restricting Access to Books on the Internet: Some Unanticipated Effects of U.S. Copyright Legislation”,  Review of Economic Research on Copyright Issues, Vol. 5, No. 1 (2008)]

Descender desde  los elevados principios de los Padres Fundadores a las prácticas actuales de la industria cultural   supone abandonar el reino de la Ilustración por el alboroto del capitalismo corporativo. Si aplicáramos la sociología del conocimiento al presente -como hizo el propio Bourdieu-   veríamos que vivimos en un mundo diseñado por Mickey Mouse, con dientes y garras rojos.

¿Es este baño de realidad el que hace que los principios de la Ilustración parezcan  una fantasía histórica? Reconsideremos la historia. A medida que la Ilustración se apagaba a principios del siglo XIX, la profesionalización emergía.  Se puede seguir el proceso mediante la comparación de la Encyclopédie de Diderot, que organizó el conocimiento en un todo orgánico dominado por la facultad de la razón, con su sucesora desde finales del siglo XVIII,  la Encyclopédie méthodique, que divide el conocimiento en los campos que podemos reconocer hoy en día: la química, la física, la historia, las matemáticas  y así sucesivamente. En el siglo XIX, esos campos se convirtieron  en l  profesiones, certificadas con doctorados   y custodiadas por  asociaciones profesionales. Luedo  se metamorfosearon en  departamentos  universitarios  y a lo largo del siglo XX  han dejado su impronta en los campus -la química  en este edificio, la física en el otro, aquí la historia, allá las matemáticas, y en el centro de todo  una biblioteca,  por lo general diseñada para parecerse a un templo de aprendizaje.

methodique

A lo largo del camino, han ido brotando revistas profesionales en todo los campos,  subcampos y sub-subcampos. Las asociaciones académicas las producen, y las bibliotecas se las compran. Este sistema funcionó bien durante unos cien años. Luego   los editores comerciales  descubrieron que podían hacer una fortuna vendiendo las  suscripciones a esas revistas. Una vez que una biblioteca universitaria se suscribe,  estudiantes y profesores   esperan un flujo ininterrumpido de números de esas revistas. El precio podía dispararse  sin que hubiera cancelaciones, puesto que son las bibliotecas  y no los profesores quienes  abonan las suscripciones. Y lo  mejor de todo es que el trabajo de los   profesores siempre es gratis, o casi. Escriben los  artículos, evalúan los ensayos recibidos y forman parte de los consejos editoriales, en parte para difundir el conocimiento al modo ilustrado, pero principalmente para promover sus propias carreras.

El resultado queda reflejado  en el presupuesto de adquisiciones de cada biblioteca de investigación: la suscripción anual al Journal of Comparative Neurology cuesta ahora 25,910 dólares; Tetrahedron 17,969 (o 39,739  si se incluyen otras publicaciones relacionadas que van en el pack de Tetrahedron ); el precio medio de una revista de química es de  3490, y esta onda expansiva ha acabado dañando la vida intelectual de todo el mundo del conocimiento. Debido a la subida de  costos de las publicaciones periódicas, las bibliotecas que solían gastar el 50 por ciento de su presupuesto en adquirir monografías  ahora utilizan el 25 por ciento o incluso menos. las editoras universitarias, que dependen de las ventas a las bibliotecas, no pueden cubrir sus costos publicando monografías. Y los investigadores jóvenes,  que dependen de este tipo de publicación para promover sus carreras, se encuentran en peligro de extinción .

Afortunadamente, esta imagen de los hechos que ocurren en  la vida del mundo del conocimiento ya está desfasada. Biólogos, químicos y  físicos  ya no viven en mundos separados, ni tampoco  los historiadores, los antropólogos o los filólogos. El antiguo mapa del campus  ya no se corresponde con las actividades de   profesores y estudiantes.  Se está rediseñando en todo el mundo,  y en muchos lugares los diseños interdisciplinario se están convirtiendo en estructuras. La biblioteca permanece en el corazón de las cosas, pero surte de alimento a toda la universidad  y, a menudo, llega al  ciberespacio, por medio de redes electrónicas.

La  República de las letras del siglo XVIII se ha transformado en una  República del Conocimiento profesional, y está abierta a los aficionados -aficionados en el mejor sentido de la palabra, a los amantes del aprendizaje entre la ciudadanía en general. Esta apertura está funcionando en todo el mundo  gracias al “acceso abierto” a los  archivos digitales que contienen artículos disponibles de forma gratuita, ya sea la Open Content Alliance, el Open Knowledge Commons, el OpenCourseWare, el Internet Archive  o  empresas  abiertamente de aficionados como la Wikipedia. La democratización del conocimiento parece estar ahora al alcance de nuestras manos. Podemos hacer que los ideales de la Ilustración cobren vida en la práctica.

Llegados a este punto, alguien  puede sospechar que he  oscilado desde un género tan americano como la jeremiada a otro, el del entusiasmo utópico. Supongo que  sería posible que ambos  funcionaran a un tiempo de forma dialéctica, si no fuera por el peligro de la comercialización. Cuando las empresas como Google miran a las bibliotecas  no las ven sólo como templos de aprendizaje. Ven activos potenciales, lo que llaman   “el contenido”, listos para ser extraídos. Construidas a lo largo de siglos con un enorme gasto de dinero y de mano de obra, las colecciones de las bibliotecas pueden ser digitalizadas de forma masiva  con un coste relativamente bajo -son millones de dólares, sin duda, pero eso es poco en comparación con la gran  inversión realizada.

Las bibliotecas existen para promover un bien público: “el fomento del aprendizaje”, un aprendizaje “gratuito para todos”. Las empresas existen para ganar dinero para sus accionistas -y una buena cosa, también, para el bien público depende de una economía rentable. Sin embargo, si permitimos la comercialización de los contenidos de nuestras bibliotecas,  no podemos esquivar una contradicción fundamental. Digitalizar las colecciones y vender el producto de manera que no se garantize un amplio acceso sería repetir el error que se cometió cuando los editores explotaron el mercado de revistas, pero a escala mucho mayor, ya que Internet se convertiría en un instrumento para la privatización de  conocimientos que pertenecen  a la esfera pública. Ninguna mano invisible  intervendría  para corregir el desequilibrio entre el  bienestar privado y el público. Sólo el sector público puede hacerlo, pero ¿quién habla en su nombre? No los legisladores de la Mickey Mouse Protection Act.

Robert Darnton habla de Google

La noticia es más bien la aparición de una nueva revista literaria. Se denomina Books y la comanda el periodista  Olivier Postel-Vinay. El primer número (diciembre-enero) se puede adquirir al precio de tres míseros euros en cualquier quiosco galo o se puede consultar parcialmente en línea. Ambición no le falta, pues pretende abordar la actualidad libresca de todo el orbe. De momento, tenemos: listas de libros más vendidos, un texto sobre el mito Lévi-Strauss, otro sobre la crisis y los volúmenes que la abordan y, entre otras muchas cosas, una entrevista con Robert Darnton sobre Google.  Y a ello vamos:

darnton-en-harvard
¿Internet transforma realmente el mundo del libro y de la lectura?

La respuesta es sí, pero sin caer en una utopía exagerada. Algunos tienden a hablar del fin del mundo. Si  lo miramos a largo plazo, creo que la invención de   Internet es un cambio tan importante como la invención de la imprenta por Gutenberg. Los medios utilizados para comunicarse e intercambiar ideas se están transformando. Pero esto crea un estado de excitación que  difumina un poco  la conciencia de lo que está sucediendo realmente. Creo que la mayoría de los lectores, cuando quieran apropiarse de  textos de cierta extensión,  seguirán leyendo  libros impresos en papel. Sin embargo, sabemos que la preparación y la composición de estos libros son cosas profundamente diferentes de lo que lo eran en el pasado;   ahora  pasan necesariamente por la tecnología digital. Y hay libros híbridos,  mitad en papel, mitad electrónicos, y libros electrónicos, así como todo  tipo de intercambios de escrituras basadas sobre soportes distintos al libro tradicional.  Todo esto transforma la manera en la que  los lectores leen,   los autores escriben, los editores publican y los libreros venden.

¿Qué le  induce a creer que los libros en papel tienen  futuro?

La historia los demuestra, un medio no elimina a otro. Como  sabemos ahora, la publicación de  manuscritos siguió prosperando después de Gutenberg, hasta principios de siglo XVIII. Mi amigo el historiador del libro Donald McKenzie sostuvo que, en el caso de obras cuya tirada fuera inferior  a cien ejemplares, era menos costoso  confiarlas  a copistas que mandarlas a imprimir. La radio no eliminó los periódicos ni la televisión ha eliminado a la radio ni al cine. El libro electrónico no hará desaparecer el libro clásico. Creo que llegaremos  a un nuevo equilibrio, a una nueva ecología de la escritura.

¿Cómo ve usted la iniciativa de Google de digitalizar poco a poco, si es posible, todos los libros del planeta?

Creo profundamente en la democratización del conocimiento. La invención de la imprenta fue un paso esencial. Sobre todo cuando el proceso se amplió,  a finales del siglo XIX, gracias a  la utilización de la pulpa y las prensas impulsadas por vapor. La digitalización de libros es un nuevo paso. Es una perspectiva emocionante. El motor de búsqueda de Google hará que los conocimientos acumulados en los libros sean accesibles a todos, o al menos a toda la población que tiene acceso a Internet. También veo interés por parte de los investigadores. Como responsable de la biblioteca universitaria más grande en el mundo, estoy a favor de la completa digitalización de todos los libros sobre temas de interés general y la puesta en línea  progresiva, de forma gratuita, de todos  los libros de nuestras colecciones cuyo contenido sea de dominio público. Harvard fue una de las primeras universidades en  firmar en 2006 un acuerdo a tal efecto con Google, y lo suscribo.   Es un paso tangible hacia el establecimiento de una república de las letras, y hacia una ciudadanía universal en esta república. Una  idea que hace diez años considerábamos  utópica  está empezando a tomar forma.

Sin embargo, podemos decir como mínimo que la iniciativa de Google no ha conseguido la unanimidad. ¿Qué piensa de  los argumentos de sus detractores?

Hay varias críticas posibles.  Se puede resaltar el peligro que representa el poder acumulado por  una empresa al apropiarse de la gestión del saber, no sólo americano, sino  mundial. En Francia, mi amigo Jean-Noel Jeanneney, que  dirigió la Biblioteca Nacional de Francia, publicó un libro en ese sentido. Él recela de que  una compañía de EE.UU.  pretenda digitalizar todo el patrimonio literario europeo. reclama que Europa  se defienda y  digitalice sus propios libros. Hay quizá  un poco de anti-americanismo, aunque Jeanneney conoce los Estados Unidos y el suyo no es un anti-americanos primario. Pero su punto de vista está   bastante extendido.  Me parece legítimo que las instituciones europeas se interesen en digitalizar su  patrimonio, y que lo hagan según sus propios criterios. Esto será muy positivo, incluso para nosotros, los americanos.

¿En qué sentido  la digitalización europea   sería algo iueno para los estadounidenses?

Porque la revolución digital  también tiene grandes peligros. No  estamos a las puertas de la Tierra Prometida. Estamos avanzando lentamente, en una gran confusión, hacia un territorio nuevo, en gran parte inexplorado. Por  tanto, es esencial que haya varias miradas. Podemos saludar la iniciativa de Google y mantener las distancias. En un artículo reciente,  publicado en el New York Review of Books, expuse que hay fundadas  razones, en mi opinión,  para no subirse a ciegas al barco.

¿Cuáles son sus reservas a propósito de  la iniciativa de Google?

Advierto  contra un entusiasmo irracional. Los partidarios de Google  dicen  que todos los libros estarán disponibles en línea. Esto no es cierto. No es posible en los Estados Unidos, y mucho menos para el resto del mundo. Es prácticamente inconcebible, habida cuenta de la enorme cantidad de volúmenes que hay  en todo el mundo. No es posible legalmente. La  propiedad literaria, cuyas reglas son a veces arcaicas, es un importante obstáculo para una digitalización completa. Hay límites cuantitativos. Y luego están los límites cualitativos. Un libro del siglo XVIII, por ejemplo, normalmente conoció muchas ediciones, algunas de las cuales están pirateadas. Cada edición es de particular interés por varias razones. ¿Cuál va a privilegiar Google? Que yo sepa, la empresa no emplea a ningún bibliógrafo.

¿Se refiere  a que la calidad de los fondos digitalizados por Google no son lo que desearíamos?

Es inevitable.  Habrá  errores a todos los niveles:  en la selección de los libros, en  la reproducción de los textos, en las imágenes. ¿Cómo funciona el control de   calidad en esas decenas de millones de títulos? ¿Cómo va a determinar el motor de búsqueda de Google  el rango  de presentación de los libros? Uno también puede preguntarse sobre la caducidad de los modos de escaneo utilizados. Los programas y los soportes informáticos  se están convirtiendo rápidamente en obsoletos. ¿Cuáles son las garantías de conservación? ¿Y cuánto durará  la propia empresa Google? Lo he señalado en mi artículo: hemos perdido el 80% de las películas mudas  y el 50% de todas las películas hechas antes de la Segunda Guerra Mundial. Google es bueno, pero las bibliotecas no han dicho su última palabra!

¿No hay una paradoja en ver el libro como una apuesta para el futuro de la Internet, a pesar de que  Internet nos  desvía del libro?

Creo que en este punto debemos introducir también la mirada del historiador, una perspectiva a largo plazo. Internet nos aleja del libro en el sentido de que las nuevas generaciones tienden a pensar que toda la información posible  está en línea y es por lo general fiable. Éste es el caso de los selectos estudiantes que llegan a Harvard. Por  tanto, necesitamos enseñarles el uso crítico de    Internet.  Dicho esto, no creo que la distorsión de la información, la maleabilidad de los textos y la ambigüedad o escasa  fiabilidad de las fuentes sean fenómenos nuevos. Los periódicos nunca han reflejado más que determinadas versiones de los hechos reales. Como he mencionado antes a propósito del siglo XVIII, el libro en sí no puede ser considerado como un objeto estable y fiable. Para dar un ejemplo al lector  francés, en la edición más leída  de la Enciclopedia de Diderot en el siglo XVIII  figuran cientos de páginas que no estaban en la edición original. Fueron introducidas  por un modesto abad  que incluyó pasajes de un sermón de su obispo para ganarse sus favores.

Se dice que la revolución digital empuja, pero no altera  el mundo del libro. ¿Diría lo mismo de  los modos de lectura? ¿ La lectura rápida no tiende  a sustituir a la lenta?

Soy un gran defensor de  la lectura lenta. Yo mismo soy un lector lento. La lentitud me parece un elemento esencial de la diversión de leer. Deja espacio para las asociaciones libres, la imaginación, los fantasmas productivos. Abre la puerta a nuevas ideas, a la posibilidad de crear nuestros propios enlaces, sean los que sean.   Los jóvenes cada vez están menos educados y menos inclinados a la lectura lenta. Dicho esto, lo digital es una herramienta fabulosa. Un simple clic, y al momento nos aparece una nueva pista.   Podemos  guardar cuarenta libros en un soporte tan ligero como el formato de bolsillo.  La rapidez de los modos de lectura se ve compensada por la multiplicidad de  puertas que se pueden abrir. En este sentido también, se inicia una nueva ecología de la escritura.

Las fuentes (y cómo usarlas) en la era digital

The Chronicle of Higher Education se plantea el asunto de las fuentes y la citación.  Los estudiantes que empiezan su investigación, nos dice, ya no citan como  solían. Más aún, tienen dificultades para evaluar la credibilidad de la información que encuentran, ya sea  impresa o en línea. Al menos eso es lo que plantean dos docentes del Mesa Community College, a la luz de lo que han experimentado  en sus cursos. Así que  Rochelle Rodrigo L. y Susan K. Miller-Cochran han presentado su The Wadsworth Guide to Research, publicada este año por Cengage Learning. Además, en noviembre  presentaron algunas de sus estrategias en el simposio Rock the Academy  del New Media Consortium, que se derarrolló en Second Life (nada menos, y nosotros con estos pelos!).

 [youtube=https://www.youtube.com/watch?v=XVDmJ0L_5cQ]

 
A propósito de todo ello, The Chronicle  entrevista a la profesora  Miller-Cochran 

P. ¿Qué le hizo pensar que los estudiantes necesitan ayuda?

Si usted mira  la mayoría de los libros de texto para los cursos de escritura, verá que tienden a enseñar a los estudiantes a clasificar las fuentes de dos maneras: las impresas,  que pueden hallarse en una biblioteca o archivo, y las que existen en internet, en línea. El hecho es que realmente no importa mucho  si una fuente está en línea o impresa. Queremos que los estudiantes vayan más allá de esa división, que piensen sobre quién es el autor de la fuente, sobre cómo se ha compuesto antes de publicarse,  cosas así,  más allá de dónde estaba localizada cuando la encontraron.

P. ¿Qué propone a partir de esa primera evaluación?

Pedimos a los estudiantes que piensen en el sentido del proceso de publicación. ¿Fue compuesto antes de su publicación, fue revisado por otros o es  autopublicado? Luego también les pedimos que piensen en cómo puede cambiar la fuente con el tiempo, según la forma en la que se publicó.  ¿Es una fuente estática que una vez publicada ya no cambia en absoluto? ¿Se trata de una fuente sindicada, algo así como una revista o un periódico? ¿O es una fuente dinámica, algo que podría estar cambiando constantemente con el tiempo?

P. ¿En qué medida los estudiantes cambian de  hábitos cuando consideran estas cuestiones?

La diferencia más inmediata es que la primera opción de mis  estudiantes ya no es ir a  la Wikipedia o a Google. Cuando empiezan el curso, ese suele ser su modus operandi habitual. Ahora, en cambio,  es mucho más probable que vayan a la base de datos de una  biblioteca, por ejemplo. Y cuando la utilizan,  puede que elijan  la opción de búsqueda sólo para artículos académicos, porque ahora  entienden la diferencia entre algo que es revisado por sus pares y algo que se acaba de editar una revista popular.

También tienen una mayor comprensión del contexto de la investigación que están haciendo. Así que en lugar de hacer un trabajo escrito sólo para mí, la profesora,  están pensando en   la posible audiencia que podría tener su objeto de estudio. Piensan en cómo podrían persuadir a alguien acerca de un asunto en particular -lo cual regula las decisiones que toman acerca del  tipo de fuentes que pueden utilizar.

 P. ¿Es difícil sacar a los estudiantes  de Google y la Wikipedia?

Realmente difícil. Me refiero a que Google y la Wikipedia son realmente convenientes. No son el demonio.

Muchos  profesores abordan el asunto de la Wikipedia de forma simple, diciéndoles a los estudiantes: “No se puede utilizar. No es fiable”. Nosotros no queremos hacer eso. Queríamos entender  realmente cómo se escribe la Wikipedia , cómo se construye, cómo funciona el proceso de revisión y edición, a fin de que puedan determinar de qué modo les puede ser útil en su investigación.

P. ¿Qué conclusiones extrajeron del simposio en Second Life?

Me di cuenta con el debate de que si un mayor número de profesores, sobre todo de inglés, se asociaran con las bibliotecas a la hora de enseñar cómo investigar, nos iría mejor. No siempre trabajamos  con las personas de nuestras propias instituciones que realmente nos ayudarían a tener una comprensión más profunda de la información y de los recursos que los estudiantes están encontrando.

Los historiadores y el podcast

En medios digitales, se ha recibido con entusiasmo la iniciativa del  Journal of American History de ofrecer  un podcast.  Recordemos que por tal cosa se entiende un conjunto de archivos de audio o  vídeo distribuidos por Internet. Los archivos se pueden descargar a un ordenador o a un reproductor  digital,  como   el inefable iPod (vía iTunes).  Lo que caracteriza al  podcast es la capacidad de los usuarios para suscribirse, de modo que se pueden descargar de forma automática los nuevos contenidos que se vayan añadiendo. Por otra parte, su uso está bastante extendido en las Universidades americanas.

logo_podcast

En este caso, el primer  “JAHcast” ofrece una charla entre John Nieto-PhillipsJames Meriwether sobre  su artículo “Worth a Lot of Negro Votes’: Black Voters, Africa, and the 1960 Presidential Campaign“, que ocupa 18 MB y dura unos 26 minutos. Digamos que el artículo de Meriwether apareció en diciembre de 2008 en el  Journal of American History y es objeto de análisis en el suplemento online  “Teaching the JAH”.

Para  Dan Cohen, por ejemplo, es una buena manera de crear una audiencia y añadir contexto a las publicaciones impresas. Sería excelente para la JAH añadir otros tipos de podcasts, como los paneles de su reunión anual y otras  discusiones o debates (en lugar de centrarse en un único artículo). Sin embargo, es un gran primer paso.

Los mejores blogs de historia (2008)

clioawards2008

Como cada año desde hace cuatro, y aprovechando la reunión anual de la AHA, se presentan los Cliopatria Awards for History Blogging. Veamos:

Mejor Blog de grupo: The Edge of the American West

Mejor Blog individual: Northwest History

Mejor Blog nuevo: Wynken de Worde

Mejor Post: Claire Potter, “What Would Natalie Zemon Davis Do?Tenured Radical, 19 de junio de 2008.

Mejor serie de  Posts: Tim Abbott sobre la pintura de Jonathan Trumbull “The Death of General Montgomery”, Walking the Berkshires, 12 de enero, 13, 14, 17 18.

Mejor Escritor: Zunguzungu

Que ustedes los lean bien, para sonrojo de otros, como este mismo.

Los retos de la historia digital

Se me perdonará esta insistencia en la historia digital, que interrumpe un poco el discurrir de esta bicátora, pero hay razones profesionales que lo justifican.

Son muchos los que califican de inanidad esta cosa digital, recordando que buena parte de lo que se pregona no es sino simple fuego de artificio. Videos, audios, enlaces, colorines, marcos, apariencia posmoderna en fin para diluir la auténtica tarea disciplinaria, que en el fondo consistiría en lo que siempre ha consistido.  No negaré que eso abunde y que predomine el chismorreo y la vulgarización, que falte jerarquización, que lo significativo aparezca al mismo nivel que lo fútil, etc., pero no todo es así.

Conviene recordar que la historia no es una disciplina natural, como tampoco lo son las otras. La hemos construido, profesionalizado y predicamos su relevancia. pero en ocasiones olvidamos historizarla convenientemente. No se escribe igual que se escribía en el siglo XVIII o en el XIX y, por la misma razón, han cambiado sus métodos (más depurados), sus fuentes (¿qué no lo es?) y la sociología de los que la practican. ¿Acaso alguien cree que la simple existencia del correo electrónico y las páginas web no nos ha cambiado como profesión?  Hoy en día hemos multiplicado los contactos, y las influencias, antes tan nítidas, son ahora mucho más volátiles e impuras.

Por tanto, hablar de historia digital es reflexionar sobre las condiciones en que se hace o se hará la disciplina, entendiendo que han aparecido unos soportes distintos y unos recursos desconocidos hasta hace poco.  Podemos loar estas herramientas inéditas y continuar como si tal cosa o podemos pensar si nos cambiarán de algún modo.  Parte del problema, y esto hemos de reconocerlo, es que las nuevas tecnologías nos superan, al menos por su vorágine innovadora. Estamos alfabetizados en el mundo textual clásico y nuestro método de trabajo, en el sentido amplio de término, no siempre se acopla con las posibilidades que la red nos ofrece. Más aún, hemos de admitir que algunos pertenecemos a una generación que, sin llegar tarde, nos vemos superados muchas veces por este mundo. De hecho, muchos somos los que hemos de ir de la mano de expertos informáticos para trasladar nuestras ideas, cuando conseguimos tener alguna visión sobre cómo trabajar con los nuevos medios.  No estamos alfabetizados digitalmente, al menos no más allá de los procesadores de texto, el correo y el manejo de herramientas sencillas (para gestionar un blog o hacer una página web, por ejemplo).  Y esto no va a cambiar fácilmente, porque no disponiendo de esas habilidades tampoco las podemos transmitir a nuestros estudiantes.

Aunque no conviene desesperar, lo cierto es que entre lo sencillo y lo complejo hay un trecho muy considerable. Pensaba en ello al leer una entrada en el blog de uno de los académicos más osados en este mundo de la historia digital, William J. Turkel. Empezaba este historiador recordando una cita del libro de Patrick Manning  Navigating World History: “Navegar por la historia del mundo es un objetivo ambicioso pero limitado,  uno bastante distinto del objetivo inalcanzable de “dominar” el tema. Nadie puede aprenderlo todo sobre la historia del mundo. Cualquier persona que persiga ese objetivo va a sentirse perdido. Por poner una analogía, diríamos que todos los que han intentado conquistar el mundo han fracasado, pero muchos de los que han atravesado el globo han adquirido  placer y  ampliado  su comprensión”.

El proemio queda muy bien, dice Turkel, pero a veces significa poco, porque hay quien  tiene muchas dificultades para adentrarse en ese mundo. Así que propone siete breves consejos para empezar y no desesperar:

1. Nadie será capaz de leerlo todo. En este mundo en línea, el material sobre cualquier tema aparece más rápidamente delo que uno es capaz de asimilar.   Cuanto más tiempo se dedica a un tema, más cosas quedan sin poderse consultar. eso no es problema, porque a todos nos sucede los mismo, seamos conscientes o no.

2. La primera herramienta que debemos dominar es el motor de búsqueda. La mayoría de la gente piensa que escribir una palabra o dos en el Google o en Yahoo!  es todo lo que necesita saber. No es así! En primer lugar, los motores de búsqueda tienen una página de búsqueda avanzada que  permite centrarse en el asunto escogido, excluir términos de búsqueda, privilegiar algunos sobre  otros, limitar los resultados a un particular tipo de documento, a lugares concretos, a períodos cronológicos, y así sucesivamente. En segundo lugar, diferentes motores de búsqueda introducen un sesgo diferenciado, al clasificar  los resultados de otra manera. Se obtiene una mejor respuesta cuando utiliza habitualmente más de uno.

3. Debemos tener una estrategia para capturar  información. Una búsqueda explícita es algo que se hace una vez, pero la web está en constante cambio. Mediante el uso de RSS feeds es posible crear un número de búsquedas que se ejecuten automáticamente, lo cual nos proporcionará una actualización constante del tema. Se puede obtener más información en el volumen de  Tara Calishain  Information Trapping: Real-Time Research on the Web

4. El navegador puede servirnos para recopilar citas y ordenarlas. Hasta que se empieza a  hacer trabajos avanzados en  historia digital, uno tiene acceso a casi todas sus fuentes en línea a través de su navegador. Si se utiliza Zotero, podemos realizar un seguimiento de esas fuentes en el navegador. Eso acelera realmente el proceso de investigación.

5. Es posible automatizar el proceso de descarga de fuentes. Hay una serie de herramientas que  facilitan capturar gran cantidad de fuentes en línea sin tener que descargarlas una a una. En el navegador Firefox, por ejemplo, se puede usar algo como DownThemAll. Otra opción es GNU Wget.

6. La web no está estructurada como una bola de espaguetis. Mucha de la información más interesante de las fuentes digitales se consigue a través de  hipervínculos que nos conducen a distintos nodos, como páginas personales, documentos, archivos, instituciones, etc. Los motores de búsqueda proporcionan algunos instrumentos rudimentarios para trazar mapas de estas conexiones, pero se puede aprender mucho más con herramientas especializadas.

7. Asumamos  que lo que queremos saber está por ahí, así que hay que ir a buscarlo.

En fin, un septeto de recomendaciones que a algunos les parecerán excesivas y a otros escasas. Excesivas porque, como se puede observar,  ésta es una perspectiva muy comprometida con lo digital, incluso radical, que presupone la presencia en línea de buena parte de las fuentes con las que ha de trabajar el historiador.  Es algo sobre lo que conviene reflexionar, algo sobre lo que nos ha alertado recientemente Robert Darnton al referirse a la necesidad de tocar el documento, de sopesar su materialidad y descifrar con ella algunos de los residuos del pasado. Excesivas también  porque, como he sostenido en otras ocasiones, es un horizonte lejano aquí y ahora, al menos en Europa.

Pero esas recomendaciones también les sonarán parcas a unos pocos, vistas las posibilidades de la web. Están bien para empezar, pero apenas permiten vislumbrar lo que podemos hacer, sobre todo tras la llegada de la web 2.0 y lo que se avecina. Además, una vez recopilemos las fuentes ¿qué hacemos con ellas? ¿qué formas de hacer historia tenemos?

Pongamos un ejemplo final, extraído en este caso del blog de otro ilustre practicante de esta especialidad, Dan Cohen. del tantas veces citado Center for History and New Media de la George Mason University.

Indica Cohen que una de las verdades más incómodas acerca de las humanidades digitales -de hecho, probablemente es una de las razones que mejor explica la resistencia a las humanidades digitales por parte de los académicos tradicionales- es que el diseño importa. Aquellos de nosotros que se dedican al mundo de la mente les gusta pensar que las ideas y la perspicacia  encuentran un público y tienen impacto  independientemente de  cosas tan superficiales como el vehículo a través del cual esas ideas y perspicacia se comunican. El diseño huele también a comercialización, algo que la mayoría de  profesores consideran indecoroso.

Pero un buen diseño de un sitio web,  como el difunto Roy Rosenzweig y el propio Cohen  señalaron en Digital History,  hace que un recurso sea útil y utilizado. Útil debido a que el recurso estará estructurado de tal manera que un usuario podrá explorarlo plenamente y aprender de él; utilizado porque el usuario se verá atraído por lo que se ofrece  y advertirá de su existencia a los demás.

Cohen ofrece dos ejemplos contrapuestos, para lo bueno y para lo malo.

Lo malo, por abigarrado y confuso:

ringwood_1

Lo bueno, por claro y ordenado:

ringwood_2

En todo caso, su reflexión es un pórtico para promocionar una herramienta  que, como todas las del CHNM, es extraordinaria y da resultados sorprendentes. Su nombre: Omeka. Les invito a hacer una visita  y a compartir el reto de la historia digital con algunos de los lugares generados con Omeka:

Bracero History Archive

Gulag: Many Days, Many Lives

Hurricane Digital Memory Bank

Making the History of 1989: The Fall of Communism in Eastern Europe

Object of History

Experiencing Medieval Places

El tunel del tiempo

Maravilloso blog el que inició en octubre el New York Times: The Times Traveller. Día a día, el periódico retrocede un siglo para mostrar algunas de las noticias que publicaba entonces.  Ofrece también una sección “multimedia” y, como cualquier otra bitácora,  una lista de etiquetas para enlazar con textos publicados anteriormente. Asimismo, desde esta página se accede  a TimesMachine, que ofrece versiones digitales del periódico desde el 18 de septiembre de 1851 al  30 de diciembre de 1922.

Envidia cochina!

La historia digital: ¿qué es?, ¿qué propone?

El número de septiembre del Journal of American History (vol. 95, núm. 2) aborda este asunto en una de sus secciones.

Se trata de un diálogo entre algunos de los más reputados especialistas norteamericanos en este campo: Daniel J. Cohen, Michael Frisch, Patrick Gallagher, Steven Mintz, Kirsten Sword, Amy Murrell Taylor, William G. Thomas III y William J. Turkel.

El debate parte de una propuesta de definición y de campo. Podríamos decir, se propone desde la revista, que la historia digital sería todo aquello   (método, artículo, monografía,  blog, docencia) que usa ese tipo de tecnologías para crear, realizar o difundir investigación histórica.

William G. Thomas III recuerda que fueron él y Edward L. Ayers quienes utilizaron por primera vez el término cuando crearon el Virginia Center for Digital History en 1997–1998, utilizándolo para describir uno de sus proyectos: The Valley of the Shadow. Algo después vendría el portal creado por Steve Mintz con ese mismo nombre.  En definitiva, esos trabajos mostraron que por historia digital se ha de entender una forma  de examinar y representar el pasado que trabaja con las nuevas tecnologías. Por un  lado, es un cambo abierto, que abarca el desarrollo de nuevos materiales y recopilaciones. Por otro, es un tipo distinto de aproximación metodológica, pues parte de las posibilidades hipertextuales de esas herramientas para tratar con los registros del pasado.  Todo lo cual, a juicio de  William J. Turkel, cambia la manera en la que los historiadores tratamos con la información y los costes que eso supone para nuestro trabajo.

En cambio, Daniel J. Cohen incide en la abundancia de registros que han generado las nuevas tecnologías. Por eso, propone definir el nuevo campo como aquella teoría y práctica que aplica la nueva tecnología con el fin de tratar (buscar, encontrar, manipular, etc.) con esta nueva abundancia: en palabras de Turkel, la “metodología para un archivo infinito”.

Steven Mintz cree, por su parte, que hay que diferenciar distintas etapas, al menos desde la prespectiva docente. La primera habría sido sólo de comunicación y adiestramiento. La segunda supuso la aplicación práctica de esas enseñanzas a determinados problemas o hechos históricos. La tercera es la del aprendizaje activo, la colaboración y la interacción (blogs. wikis). La cuarta, que ya oteamos en el horizonte, es la de las reconstrucciones virtuales, un modelo totalmente “constructivista”.

En cualquier caso, no todos son tan complacientes. Michael Frisch, por ejemplo, muestra su escepticismo sobre el valor de esa etiqueta. Puede que ahora signifique mucho, pero igualmente cabe pensar que la difusión de esas herramientas sea tan extendida en poco tiempo que no suponga nada en particular (dentro de veinte años, se pregunta, ¿habrá alguien que no emplee los medios digitales?). Puede que ocurra como con el término “historia cuantitativa”, que se fue igual que vino, en parte por haber sido asumida sin necesidad de ser algo diferenciado. Así pues, concluye, lo interesante es preguntarse cómo, por qué y sobre todo  qué efecto comporta  que los historiadores estén haciendo historia de esta manera y que puedan comenzar a imaginarse hacia dónde les lleva esa tecnología. Importa asimismo interrogarse  sobre cómo transformará lo que hacen, su práctica,  sobre cómo producen su conocimiento y  si tiene consecuencias significativas  para entender el pasado.

En fin, todo eso y algunas cosas más… para quienes deseen una correcta introducción a estos menesteres.

Wikipedia y mundo académico: el rayo que no cesa

Establezcamos algunas diferencias. La wikipedia es elaborada mayoritariamente por aficionados y, como es sabido,  la cualificación profesional no otorga preminencia ni discrimina la posición de los usuarios. El mundo académico se basa, por el contrario, en la acreditación y en la jerarquía que otorga el currículum. La mencionada enciclopedia es colaborativa y dinámica, con escasos filtros, actualizándose constantemente;  el especialista suele preferir la soledad, predomina el individualismo y el conocimiento que produce, según las reglas metódicas de la disciplina, suele ser textual, con lo que discutirlo, renovarlo y ponerlo al día lleva su tiempo.

Sin embargo, ambos mundos han acabado por entrar en competencia, a pesar de sus diferencias. No sólo ocurre que el público en general utiliza la wikipedia en necesidades para las que antes recurría a los libros y a los especialistas, sino que los propios académicos la usan cada vez con mayor profusión (otra cosa es que así se reconozca).

Con el fin de analizar este último fenómeno, la profesora  Lisa Spiro, directora del Digital Media Center (Rice University’s Fondren Library), ha emprenndido una investigación empírica. El procedimiento es sencillo: ha rastreado en las revistas albergadas en Project Muse y JSTOR, las dos principales colecciones de revistas electrónicas de los campos de las humanidades y las ciencias sociales, buscando  el término “wikipedia” en el texto o en las notas de los artículos que allí se contienen. Como resultado, Spiro ha publicado en su blog un texto titulado Is Wikipedia Becoming a Respectable Academic Source? del que se desprenden algunas conclusiones significativas.

En el período analizado (2002-2008)  aparecen 159 citas en el fondo del Project Muse  (el de JSTOR es más amplio, pero no permite el acceso a las últimas anualidades). Como contraste,   en el Project Muse aparecen 149 referencias si se busca el término “Enciclopedia Británica” para el mismo lapso temporal.  Además, el uso o la cita de la wikipedia se ha incrementado notablemente: se obtiene 1 resultado en 2002, pero 17 en 2005,  56 en 2007 y, de momento,  52 hasta agosto de 2008.

Puede argumentarse que ese aumento cuantitativo no significa necesariamente un cambio cualitativo, un aumento de su respetabilidad académica. Spiro señala en este sentido que algunos de los que citan wikipedia (y que tienen entradas en ella) son académicos muy distinguidos, como  Gayatri Spivak, Yochai Benkler, Hal Varian, Henry Jenkins, Jerome McGann, Lawrence Buell y Donna Haraway.

Pero, ¿qué y cómo se usa? El 34.5%, nos dice,  la citan como fuente, ya sea de forma negativa o positiva, mientras que el resto se refiere a ella sin comentario alguno. Por otra parte, el  14.5% del total de las remisiones provienen de los estudios literarios, el 14% de los culturales,  el 11.4% de textos de historia y el 6.6% del campo del derecho.

En fin, todo parece indicar que el uso va por delante de la norma. Es decir, la comunidad académica no acepta que wikipedia sea una fuente válida, pero lo cierto que sus practicantes la emplean cada vez más. En todo caso, esa utilización no elimina los principales reparos académicos, tal como señala  Spiro: ninguna investigación toma como referencia una enciclopedia; dado que la wikipedia está sometida a constante revisión, no se la puede citar de forma estable; no se puede confiar en una obra cuyo redactor es anónimo; las contribuciones carecen de la autoridad que concede la revisión entre pares. Todo eso, señala Spiro, se puede relativizar y, a la postre, todo depende de lo que se cita y del propósito que se tenga.

Por supuesto, el texto de Spiro expone otros argumentos y análisis, por lo que recomiendo la lectura del original. Además, y para mayor abundamiento, me permito sugerir la lectura del texto que sobre este mismo asunto publicaré en el próximo (e inminente) número de la revista Pasajes, donde también aparecerán otros de Justo Serna, Paul Mathias o Robert Darnton, entre otros.

Enseñar e investigar en la era digital: History Engine

Según anuncian sus autores  el  History Engine  es una herramienta educativa que ofrece a los estudiantes la oportunidad de aprender historia haciéndola, como si de profesionales se tratara (investigar, escribir, publicar). El resultado, añaden, es una creciente recopilación de artículos históricos (“episodios”) con los que se traza una imagen de la vida norteamericana a lo largo de su historia. Todo ello a disposición de profesores, alumnos y público en general.

El director del proyecto, Andrew Torget,  presenta unas magníficas credenciales. Es el máximo responsable del Digital Scholarship Lab (University of Richmond), a donde llegó el pasado año procedente del Virginia Center for Digital History,  uno de cuyos fundadores fue Edward L. Ayers.  Resulta que este último fue nombrado President de la Universidad de Richmond en julio de 2007 y, al trasladarse, se llevó consigo a Torget. Por eso, el propio Ayers es Consulting Editor del History Engine. Por eso y por su reputada trayectoria como historiador digital (fue National Professor of the Year de la Carnegie Foundation for the Advancement of Teaching en 2003). De hecho,  en Virginia estuvo a cargo de uno de los proyectos más afamados de la red, el celebérrimo Valley of the Shadow, mientras que Torget desarrolló allí la Southern History Database, una página precursora de la que ahora acaba de presentarse.

¡Magífica iniciativa!

Más información

La investigación histórica en el futuro digital

Digo futuro porque el texto que voy a ofrecer está pensado para nuestros colegas americanos y porque, dadas las circunstancias, no creo que podamos aplicarnos tal perspectiva, al menos de momento. El artículo corre a cargo del historiador Stephen Mihm, de la Universidad de Georgia, autor entre otras cosas de A Nation of Counterfeiters: Capitalists, Con Men, and the Making of the United States (Harvard University Press, 2007). Y, puesto que no voy a ser literal, la versión original procede de The Boston Globe.

Hasta hace poco, si un historiador quería escribir un relato sobre, digamos, la batalla de Leyte Gulf durante la II Guerra Mundial, la cosa era bien sencilla: hacía las maletas y se dirigía a los National Archives, donde pasaba varios meses buscando informes oficiales sobre el asunto. Sin embargo, hoy las cosas son algo diferentes. Te sientas ante el ordenador, te conectas a internet y visitas algunas de las páginas que los aficionados han creado, como las dedicadas a los barcos que participaron en la contienda, el USS Pennsylvania o el USS Washington, por ejemplo. Suelen estar mantenidas con gran esmero por antiguos tripulantes o por sus descendientes, con apartados bien organizados en los que se pueden encontrar reproducciones de fotografías, objetos personales, transcripciones del diario de a bordo, así como pequeñas biografías de casi cada una de las personas que sirvieron en el navío. Más aún, algunas de esas páginas incluyen información para contactar con los tripulantes sobrevivientes, que a su vez cuentan con diarios, fotografías y cartas.

Cosas como éstas suponen un cambio potencialmente radical para la investigación histórica, una práctica que ha cambiado poco en las últimas décadas, por no decir siglos. Agregar ese conocimiento de base y los recuerdos de centenares o miles de personas, lo que se denomina “crowdsourcing“, puede transformar una disciplina que hasta ahora ha venido siendo definida por la labor individual de una persona que se las veía con documentos custodiados en archivos polvorientos.

Hay ya venerables instituciones de investigación que están empezando a controlar esa potencia de la multitud de una manera organizada. La Biblioteca del Congreso puso en marcha recientemente un proyecto con el portal Flickr, dedicado a compartir imágenes, invitando a los visitantes a que identificaran y analizaran una serie de fotografías de su depósito. Mientras, los National Archives, en colaboración con una compañía sin ánimo de lucro, está invitando a la gente a que haga versiones en línea de sus documentos. Y, en fin, hay un creciente número de proyectos eque están dando un paso más allá, creando archivos en bruto (“raw archives”), sobre determinados acontecimientos trascendentales: el 11-S o el huracán Katrina, por ejemplo.

Mihm cita a este propósito a Dan Cohen, director del Center for History and New Media de la George Mason University: ” Cuando un historiador escribe sobre un período particular de la historia americana, tiene que ponerlo todo en unos centenares de páginas, de modo que hay cosas que tienen que quedar fuera”. En cambio, este tipo de proyectos permiten ” tener en cuenta una gama más amplia de detalles y de perspectivas, algo que no puede hacer una narrativa tradicional”.

Hasta ahora, sólo unos pocos historiadores profesionales han comenzado a explotar ese crowdsourcing, que sigue siendo un recurso en bruto para recolectar y organizar conocimientos. Ahora bien, dado que esa fuerza de la multitud se conjuga perfectamente con la práctica de la historia, estos depósitos en línea representan un notable cambio no sólo en cómo se recopilan y se organizan los materiales históricos, sino también, y quizá sea lo más importante, en cómo se entiende el pasado.

Lo mas cercano al crowdsourcing que podemos encontrar es la Wikipedia, un portal que confía en el trabajo altruista de miles de voluntarios que escriben y corrigen entradas entradas sobre los más variados asuntos. Hay muchas sobre asuntos históricos, en las que el número de colaboradores es asombroso. Como estimación, la entrada de Franklin Delano Roosevelt es fruto del trabajo de unas quinientas personas que han elaborado más de mil ediciones a lo largo de cuatro años. Pero la Wikipedia realmente no produce nuevo conocimiento. De hecho, prohíbe la ” investigación original”, lo cuál significa que las entradas tienen que partir de lo ya publicado.

Es fácil imaginarse ese mismo espítiru de la Wikipedia reconvertido, controlado para ofrecer información histórica nueva. El pasado año aparecieron algunas iniciativas para llevarlo a cabo. Quizás la más conocida sea ese proyecto de la Biblioteca del Congreso, que alberga unos doce millones de fotografías -de las cuales la mitad son de uso limitado para los investigadores porque no se han identificado completamente. Así que a finales de 2007 la Biblioteca puso unas miles de sus fotografías en Flickr y pidió ayuda al público : ¿Quién es éste? ¿Y aquél? ¿Cuándo fue tomada? Helena Zinkham, que supervisó el programa, se quedó anonadada al ver cómo los vacíos eran rellenados rápidamente por un sinfín de aficionados entusiastas – y, en algunos casos, personas con recuerdos de primera mano.

(…)

Los archiveros que actúan así, ofreciendo que documentos pasen por el tamiz de los conocimientos del público, están encontrando que el resultado es más rico y complicado que el de una mera y exacta identificación. George Oates, progamador de Flickr que supervisó el proyecto de la Biblioteca del Congreso, cree que es algo inusual que una sola persona haga una identificación exacta. En cambio, es más común que mucha gente contribuya con pequeños fragmentos de información: relatos relacionados, enlaces, anécdotas y opiniones sobre el tema de la fotografía.

Tomemos una de las fotografías en color de la Segunda Guerra Mundial que la Biblioteca del Congreso puso en Flickr. En la biblioteca sabían que representaba a una mujer montada sobre el morro de un bombardero, seguramente un B-17. Pues bien, cualquier historiador tentado a tomar la fotografía como un reflejo de la “realidad” haría bien en leer los comentarios que se incluyen ahora en la página web, que revelan de manera convincente la forma en la que se tomó la fotografía – el maquillaje de la modelo, el esmalte de uñas y el reluciente anillo de bodas- así como otras características adicionales, como el flash utilizado y la curiosa boina roja que lleva la mujer. Gracias a estos comentarios, una fotografía que a primera vista podía parecer que mostraba a una mujer trabajadora durante la guerra se convierte así en una reflexión sobre los métodos de propaganda en la retaguardia.

Este entusiasmo no ha pasado desapercibido para el sector privado. El pasado año se creo una nueva compañía, Footnote.com, con la intención de ganar dinero cobrando por acceder a documentos escaneados de las colecciones de los National Archives, con los que firmó un acuerdo bastante controvertido. Hasta el momento, la compañía dispone de casi 40 millones de páginas digitalizadas y espera llegar a los 50 antes de fin de año. También ofrece a los visitantes una parte gratuita, el proyecto Interactive Vietnam, en el que uno puede ver el mayor archivo fotográfico en línea y colaborar de diversas maneras.

¿Qué pasaría –se pregunta Mihm– si utilizáramos ese modelo para capturar la historia mientras sucede?

Hace varios años, tras lo ocurrido el 11-S, el profesor de la George Mason Roy Rosenzweig creó una página en donde la gente podía subir sus fotografías, vídeos, documentos, correos electrónicos y recuerdos de ese día y de sus consecuencias. El lugar, conocido como el September 11 Digital Archive, tuvo tanto éxito que la Biblioteca del Congreso lo seleccionó como su primera y significativa “adquisición digital”. Rosenzweig murió el año pasado, pero el proyecto que ideó con su sucesor, Daniel Cohen, continúa siendo un estándar para los archivos en línea. Su éxito más reciente es el Hurricane Digital Memory Bank, el primer archivo en línea de materiales sobre el huracán Katrina.

Es difícil saber cómo utilizarán los historiadores estos sitios. Cohen cree que la cantidad de material le otorga un valor por sí mismo: el dedicado al 11-S podía recopilar un cuarto de millón de fotografías de particulares, y referidas a la tragedia de un solo día ! Cohen cree que esta grandiosidad tiene sus ventajas. “Parte de la calidad proviene de la cantidad”, dice (en realidad, el total de ítems de este archivo digital es de 150 mil).

Sin el control de un archivero o un bibliotecario, es lógico preguntarse sobre la fiabilidad de la información acumulada por el público. En el caso del archivo del 11-S, por ejemplo, Cohen recuerda que una parte de las fotos ofrecidas habían sido modificadas. Después de discutirlo, decidió mantenerlas. “Por el simple hecho de que sean digitales uno no ha de perder la cabeza”. “Es más, cualquiera de los archivos habituales también contiene mentiras y falsificaciones”.

¿Pero qué hay de la mulitud y de la interpretación actual de la historia? ¿Cómo sabemos que la gente que proporciona cosas sabe de lo que está hablando? Rosenzweig se planteó esta cuestión en un célebre artículo titulado “Can History Be Open Source?” en el que estudiaba la exactitud de las entradas sobre historia en la Wikipedia, con el resultado de que, dejando al margen el estilo, su contenido nada tenía que envidiar a las enciclopedias en papel (Añado para los interesados que en el próximo número de la revista Pasajes publicaré un artículo sobre estos menesteres, utilizando al malogrado Rosenzweig como guía).

Helena Zinkham cree que el crowdsourcing tiene la bondad de autorregularse. “Ocasionalmente, la gente que ha identificado una foto se equivoca, pero otros lo sopesan y discuten la identificación”. “Dado que los comentarios quedan adjuntados a la fotografía, hay cierto grado de certeza en la información proporcionada. No es como un libro, que podría haberlo ocultado. En nuestro caso, puedes seguir todo el hilo argumental y extraer tus propias conclusiones”.

A medida que la historia se abre a este saber del público, está exponiendo un hecho interesante sobre la profesión: A menudo, un aficionado sabe muchos más detalles sobre un acontecimiento particular que los propios historiadores académicos que lo interpretan para la posteridad. Tomemos las batallas de la guerra civil americana, por ejemplo. Un historiador de la guerra civil supera a la pléyade de historiadores aficionados a la hora de obtener documentos y aclarar detalles, ordenando de otra manera el conocimiento obtenido, mientras que la única preocupación de la mayoría de aficionados son las minucias de la carga de Pickett el tercer día de la batalla de Gettysburg.

Para Cohen, el potencial está en la colaboración entre ambos, particularmente en lo referente al aumento de materiales históricos. Es posible, por ejemplo, para un historiador de la América colonial leer todos los documentos escritos por los fundadores de la colonia de Massachusetts Bay (aunque tal tarea podría ser una pérdida de tiempo). Muy distinto es el caso del historiador que se tenga que ocupar de todo lo producido durante la presidencia de Bush. “Una persona no puede leerlo todo”, explica Cohen, “pero unos cientos o unos miles podrían leerse esos documentos concretos y marcarlos con palabras clave”.

Aunque Cohen da la bienvenida a lo que llama una “multiplicidad” de perspectivas históricas, todavía piensa que siempre habrá un lugar para el historiador concreto, ese que tejerá todos esos filamentos dispares en una narrativa coherente. “Tener a la multitud a tu lado es una buena cosa en ciertas etapas de la investigación y del proceso de la publicación”, dice Cohen, ” pero habrá veces en las que los historiadores querrán estar solos, sentados frente a la pantalla de su ordenador, usando sus propias palabras, componiendo un relato que dé sentido al pasado”.

Hasta otra…

Los historiadores aprenden a programar

Así es. Hay una nueva rama, aún marginal, pero muy adecuada para los tiempos que corren y cada vez más próspera y bien establecida, que se denomina “historia digital“. En el lateral de este blog pueden hallar ejemplos significativos si visitan algunos de los enlaces sugeridos. El Center for History and New Media de la George Mason University, dirigido ahora por Dan Cohen, es uno de los santuarios de esta nueva práctica, como aquí se ha dicho varias veces, pero hay otros muchos ejemplos. Uno de ellos es otro conocido nuestro, Wlliam J. Turkel, del Department of History de la University of Western Ontario. Pues bien, Turkel y su colega Alan MacEachern han preparado un volumen digital en el que nos nos van a enseñar todos los trucos y habilidades para afrontar este nuevo reto.

Por si alguien se atreve, les dejo con su dirección (The Programming Historian) y con su filosofía:

This book is a tutorial-style introduction to programming for practicing historians. We assume that you’re starting out with no prior programming experience and only a basic understanding of computers. More experience, of course, won’t hurt. Once you know how to program, you will find it relatively easy to learn new programming languages and techniques, and to apply what you know in unfamiliar situations. (…)
We both do archival work, write monographs and journal articles, and teach undergraduate and graduate courses in history. Our backgrounds are a bit different: although we’re the same age, one of us has been programming for about 30 years (WJT) whereas the other started on 1 January 2008 (AM).
We share the conviction, however, that digital history represents the future of our discipline. To some extent, this book is an extended conversation about the degree to which future historians will need to be able to program in order to do their jobs. We also hope, of course, that if you work through the book you’ll learn techniques that make you a better historian.

Ah!, dos cosas más. Si, por un casual, alguien acaba dominando estos arcanos digitales, aún tiene tiempo de participar en el 3rd Annual Chicago Digital Humanities/Computer Science Colloquium que se celebrará en noviembre y admite comunicaciones hasta finales de agosto. Si no es así y la cosas de internet se nos resisten, convendrá practicar, por lo quer es recomendable una visita a la wiki que ha creado Lisa Spiro (Rice University) para compilar y difundir las Digital Research Tools (DiRT) en el campo de las Humanidades.

Robert Darnton: libros y bibliotecas en la era digital

El negocio de la digitalización de libros anda tan revuelto como siempre, con algunos parabienes y cierto sinsabor. De los primeros hay muchos ejemplos, como el enorme partido comercial que extrae Amazon al ofrecer a sus usuarios el famoso “Search inside”, que no sólo permite leer de forma gratuita una parte del libro en cuestión sino buscar cualquier palabra en su interior. Y, por supuesto, está el caso paradigmático, y también lucrativo, de Google con su Google Book Search. En ese sentido, dicha empresa anunció hace varias semanas que ya había escaneado un millón de ejemplares de los fondos de la biblioteca de la Universidad de Michigan. El logro había recaído en un volumen de astronomía, fechado en 1896 y titulado Maria Mitchell, Life, Letters and Journals, una obra que, por otra parte, ya estaba disponible gracias a la modesta trascripción del proyecto Gutenberg. Pero no se asusten, que el convenio con dicho centro aún tardará en completarse, pues quedan otros seis millones y medio de volúmenes esperando su turno.

En cambio, Microsoft no gana para disgustos. Hay quien dice que ha demostrado tener mala vista, a juzgar por lo que anunció uno de sus blogs el pasado 23 de mayo: “Today we informed our partners that we are ending the Live Search Books and Live Search Academic projects and that both sites will be taken down next week”. Así que, fin de la historia, no han podido competir con Google Book Search, a pesar de tener ya digitalizados 750 mil libros y ochenta millones de artículos, y han creído que por ese camino no iban a obtener los beneficios esperados.

Pues bien, de algo de eso y de mucho más habla nuestro admirado Robert Darnton en “The Library in the New Age“, un artículo aparecido en The New York Review of Books del 12 de junio. Un tema que le viene como añillo al dedo a este blog y al propio Darnton, que ha dejado Princeton y ha vuelto a su casa, pues en Harvard se graduó, tras haber sido nombrado el pasado verano Carl H. Pforzheimer University Professor y, sobre todo, director de la Harvard University Library. Qué mejor que un bibliotecario hablando de libros y bibliotecas, uno que además es especialista en la historia del libro!

A lo que vamos. No es cuestión de traducir el ensayo al completo, así que haré como Amazon y les ofreceré un excerpt, los primeros párrafos. La traducción completa y mejorada, que haremos  mi compañero Justo Serna y un servidor, aparecerá en Pasajes, en el número que ya he anunciado y que ambos coeditaremos:

“Podríamos decir que la información circula a nuestro alrededor de forma vertiginosa y que su tecnología  está cambiando a una velocidad desconcertante, de modo  que hemos de afrontar un problema fundamental: ¿Cómo orientarse en el nuevo paisaje? ¿Qué ocurrirá, por ejemplo, con las bibliotecas de investigación frente a maravillas tecnológicas tales como Google?

¿Cómo captar el sentido de todo eso? No tengo ninguna respuesta a esa pregunta, de modo que sólo me queda proponer una aproximación: proyectar la mirada sobre cómo se ha comunicado la información en el pasado. Dicho en pocas palabras, podría decir que ha habido cuatro cambios fundamentales en la tecnología de la información desde que los seres humanos aprendieron a hablar.

En alguna parte, alrededor del 4000 a.c., los seres humanos empezaron a escribir. Los jeroglíficos egipcios pertenecen al 3200 a.c., la escritura alfabética se data en el 1000 a.c. Según dicen  algunos estudiosos, como Jack Goody, la invención de la escritura fue el avance tecnológico más importante de la historia de la humanidad. Transformó la relación de la gente con su pasado y abrió una vía para que el el libro emergiera con fuerza en la historia.

La historia de los libros condujo a un segundo cambio tecnológico cuando el códice substituyó al rollo en algún momento de las primeras décadas de la era cristiana. Durante el siglo III, el códice -es decir, libros con páginas que uno podía pasar, en comparación con los rollos que se tenían que desenvolver- devino crucial para la propagación del cristianismo. Transformó la experiencia de la lectura: la página emergió como una unidad de percepción, y los lectores podían hojear a través de un texto claramente articulado, uno que eventualmente incluía palabras diferenciadas (es decir, palabras separadas por espacios), párrafos y capítulos, además de índices y otras ayudas para el lector.

A su vez, el códice fue transformado por la invención de la imprenta de tipos móviles en la década de 1450. A decir verdad, fueron los chinos quienes lo idearon en torno a 1045, y los coreanos utilizaron carácteres de metal sustituyendo a  los bloques de madera alrededor del 1230. Pero la invención de Gutenberg, a diferencia de lo ocurrido en el Extremo Oriente, se extendió como un reguero de pólvora, haciendo que el libro estuviera al alcance de círculos cada vez más amplios de lectores. Durante casi cuatro siglos la tecnología de la imprenta no cambió, pero el público lector creció cada vez más, gracias a las mejoras en la instrucción, la educación y el acceso a la palabra impresa. Los folletos y los periódicos, impresos por prensas movidas a vapor sobre papel hecho de pulpa de madera y no de trapos, ampliaron el proceso de democratización hasta el punto de que apareció un público lector masivo durante la segunda mitad del siglo XIX.

El cuarto gran cambio, la comunicación electrónica, sucedió ayer, o anteayer, según cómo lo midamos. Internet se fecha a partir de 1974, al menos como término. Se desarrolló a partir de ARPANET, que es de 1969, y de experimentos anteriores en la comunicación entre redes de ordenadores. La Web comenzó como un medio de comunicación entre físicos en 1981. Los Web site y los motores de la búsqueda llegaron a ser comunes a mediados de los 90. Y a partir de aquí todos sabemos la sucesión de nombres que han hecho de la comunicación electrónica una experiencia diaria: navegadores tales como Netscape, Internet Explorer y Safari, así como motores de la búsqueda del tipo de Yahoo y Google, este último fundado en 1998.

Cuando ocurre de este modo, el ritmo del cambio parece impresionante: de la escritura al códice, 4.300 años; del códice al tipo móvil, 1.150 años; del tipo móvil a Internet, 524 años; de Internet a los buscadores, diecinueve años; de los buscadores a la clasificación algorítmica de Google, siete años; ¿y quién sabe lo que nos espera a la vuelta de la esquina o lo que ahora mismo está en proyecto?

Cada cambio tecnológico ha transformado el paisaje de la información, y la aceleración ha continuado a tal ritmo que parece imparable e incomprensible. A largo plazo -utilizando esa mirada que los historiadores franceses denominan la larga duración— el marco general parece bastante claro -o más bien mareante. Pero al presentar los hechos de este modo, he conseguido que nos condujeran a una conclusión excesivamente dramática. Los historiadores, tanto los americanos como los franceses, utilizan a menudo esos trucos. Si reordenamos los acontecimientos es posible obtener un dibujo distinto, uno que acentúe la continuidad en vez del cambio. La continuidad que tengo en mente tiene que ver con la propia naturaleza de la información o, dicho de otro modo, con la inherente inestabilidad de textos. En lugar de la mirada a largo plazo de las transformaciones tecnológicas, que subyace a la extendida opinión de que acabamos de entrar en una nueva era, la de la edad de la información, quiero sostener que cada edad fue una edad de la información, cada una a su modo, y que la información ha sido siempre inestable”.

Bien, el resto tendrán que leerlo en inglés. O esperar a que aparezca en la revista Pasajes.

Las imágenes y la historia digital

El último fin de semana de mayo tuvo lugar una en The Center for History and New Media  de la George Mason University una unconference (dice la wikipedia que es un  seminario cuyo contenido es creado y gestionado diariamente por los participantes, sin que haya ningún organizador al frente). El tema era el de las humanidades y la tecnología, con el nombre de THATCamp (acrónimo de “The Humanities and Technology Camp” ).

Los campers, pues así se les denomina, han tenido un programa muy ajetreado y han discutido sobre diversos asuntos. Según relataba The Chronicle of Higher… hace unos días, uno de los temas más interesantes ha resultado ser el de la visualización del pasado o del presente. Es decir, ver cómo la conversión de datos históricos en imágenes puede ofercernos una nueva percepción sobre ellos. De entre los ejemplos sobre los que se habló hay tres bastante curiosos:

1. WorldMapper:   una colección de mapamundis  en la que la representación de cada país cambia de forma y de tamaño  según el factor demográfico considerado (riqueza, alfabetización, etc.). Hay seiscientas cartografías, todas ellas gracias al trabajo de la University of Michigan y la de Sheffield. Por ejemplo, éste el que corresponde con el de “War Deaths, 1945-2002”, cuya explicación hay que obtener en un imagen aparte, en formato pdf.

2. Freebase: un portal (una comunidad del tipo wikipedia, a la que incorpora) que ofrece diversas herramientas para navegar por múltiples bases de datos. Por ejemplo, podemos  buscar al dictador Francisco Franco y encontramos lo siguiente. Uno de los proyectos que usa esta aplicación es el de  History of  Sciences, que ayuda a buscar distintos elementos biográficos de los más célebres científicos. Fue creado por el francés Pierre Lindenbaum.

3. Hard Rock Cafe memorabelia site: quizá el más sorprendente, según dice la reseña de The Chronicle.  La cosa no suena muy bien, dado el establecimiento al que se dedica, pero creo que merece un vistazo, porque no es tanto lo que contiene cuanto sus aplicaciones potenciales. Eso sí, hay que instalar un software gratuito de Microsoft: Silverlight.

Y hay muchos otros ejemplos, como Rome Reborn

Dan Cohen, entusiasta de estas cosas y director del citado Center for History and New Media  dice: “I’d love to see some archives experiment with something like this that shows the entire collection at this scale”. Para eso aún queda, desde luego. Mietras tanto, un comentarista perspicaz (o escéptico) comenta: “Why claim that this is “the future of scholarship in the humanities” when, in fact, it’s nothing more than a handful of projects without even all that much in common among them?”  

 

Blogs y lectura en tiempos de pantalla: Chartier

Como siempre, leo con interés las declaraciones de Roger Chartier. En este caso, a Jesús Alejo para el mexicano Milenio:


En esta ocasión, Chartier cita el ejemplo   de los blogs, que   en Francia ya comienzan a sustituir y a competir de manera firme con los suplementos literarios, por la facilidad de su lectura.

“Hay escritores que abren su blog y presentan las etapas de la construcción del libro o publican documentos que acompañan la creación estética. Lo ideal sería publicar en forma impresa y después hacerlo en su forma electrónica, como una manera de coexistencia, de articulación, pensada por el escritor mismo.”

Lo mismo sucede en el asunto de los periódicos: hoy día viven una crisis los periódicos en forma impresa, pero las lecturas diferentes, las posibilidades de una edición impresa y una electrónica del mismo medio, resultaría positivo, porque no se lee de la misma manera, ni con la misma temporalidad.

“Los artículos, aunque se supone son los mismos, su sentido es diferente cuando está ubicado dentro de una página en la que debe coexistir con columnas, crónicas, editoriales, publicidad, a cuando se lee a partir del orden enciclopédico o temático de la versión electrónica.

“Cada una tiene sus ventajas y límites. El caso es encontrarlas mediante su puesta en marcha.”

Roger Chartier (Lyon, Francia, 1945) no es pesimista acerca del futuro del libro como objeto, aunque matiza cuando se trata de su concepto como historia. Para la obra creativa, asegura, cualquier forma es posible: puede estar en un rollo, como en la antigüedad, o en un objeto, pero “si sólo se entiende el libro como una materialidad que permite o impide alguna relación con la cultura escrita y con el texto de la obra, el problema es diferente”.

Mientras en el libro-objeto, la relación con la obra es inmediata y construye la globalidad, en el libro electrónico los fragmentos no necesitan estar relacionados con una totalidad, pueden estar aislados de la construcción global en la cual fue puesto por su autor.

“Puede darse una mutación esencial y el libro, como obra, puede existir en todas formas, pero el libro como materialidad, tal como lo conocemos, obliga a usos que son diferentes frente a la pantalla.”

“Hasta ahora no está en peligro el objeto, nunca habíamos publicado tantos libros y hay librerías que se abren, editores que multiplican las ediciones: en el metro de París, por ejemplo, la gente lee revista, diarios o libros en forma impresa.”

Con todo ello, Roger Chartier advierte de la importancia de dejar de construir una especie de “edad de oro” de la cultura impresa, como si en el siglo XIX todo el mundo hubiese tenido un libro entre sus manos.

Y también alerta acerca de la necesidad de estar atentos a otros problemas: se publican más libros, sí, pero al mismo tiempo se redujo el núcleo de los compradores de libros, porque sus antiguos compradores han redistribuido sus gastos de diversión hacia el turismo o el cine, y han reducido sus compras.

“Eso no significa que se lean menos libros, sino que en el público de lectores se ha reducido”, finaliza Chartier, y eso también es un peligro.

“El mundo electrónico es también un mundo de lo escrito, porque permite la multiplicación de la lectura”, dice Roger Chartier, para quien las encuestas de lectura sólo se refieren a “ese acto noble, que sirve para hacer pensar o introducir a una forma legítima de diversión”, mientras la lectura como práctica es discriminada: la gente lee los carteles, los papeles, los web site.

En la actualidad, las editoriales buscan el éxito por cualquier parte, y a la novela la gente le es fiel y no sólo entre los más letrados. “Qué las hace resistir a los problemas, no lo sé, cómo va a resistir dentro de las generaciones nuevas, tampoco lo sé”.

“Quizá debemos pensar en la imagen dentro de la pantalla electrónica, en una nueva forma de cómics, como aquella alianza que se inventó hacia fines del siglo XIX con la misma preocupación: la gente se alejaba de una lectura más clásica, más austera e introducía la imagen con el fin de atraer a los lectores.”

Archivos digitales

Internet es una herramienta poderosa y lo será aún más en un futuro próximo. No voy a negar los muchos retos que supone para los historiadores y los problemas a los que nos enfrentamos, pero sus beneficios tampoco pueden ser ignorados. Y lo mismo cabe decir de la sociedad en general. El acceso a una cantidad ingente de información es una de sus ventajas evidentes, aunque no todos tengan acceso por igual y primen determinados parámetros. ¿Acaso en los países pobres se puede acceder de otra manera, tan fácil y sencilla, al conocimiento? ¿Sabríamos nosotros mucho de lo que sucede en ese otro mundo?

Digo esto a propósito de un artículo del New York Times en el que se nos informa de la digitalización de los ricos archivos de la legandaria ciudad de Tombuctú. De ese modo, dice el cronista, las palabras escritas en el mítico oasis africano pronto estarán a disposición de cualquier lector, con un sinfín de libros y manuscritos, algunos rescatados hace bien poco. Textos sobre derecho e historia, ciencia y medicina, poesía y teología, reliquias todas de la época dorada de Tombuctú, un vibrante centro cultural que servía, además, como encrucijada del imperio malinké y de las rutas comerciales.

Al parecer, durante los últimos años se han recuperado miles de frágiles textos procedentes de archivos familiares, bibliotecass privadas y otros lugares con la ayuda del gobierno surafricano, que ha financiado la instalación de una biblioteca en Tombuctú para albergar más de 30.000 de esos volúmenes. De momento, se han digitalizado las cinco primeras obras, fechadas entre los siglos XVII y XIX, y ya son accesibles en línea (www.aluka.org). Las previsiones son que habrá otras trescientas antes de fin de año gracias a los esfuerzos de Aluka, una entidad sin ánimo de lucro dedicada a difundir el conocimiento de y sobre África, para lo cual cuenta con la financiación que otorga la Andrew W. Mellon Foundation y los medios técnicos que proporciona la Northwestern University.

Las clases llegan a YouTube

Learning From YouTube: así se llama un curso del Pitzer College, donde las clases se filman y presentan con YouTube y las intervenciones de los estudiantes son comentarios, todo lo cual todo está a la vista de cualquier internauta. Del experimento se ha encargado la profesora de Media Studies Alexandra Juhasz y sus conclusiones se pueden leer en el Open Culture Blog. Los resultados son significativos y no muy alentadores. Veamos uno de ellos:

“Teaching and learning depend upon presence: the forceful, dynamic, inspiring performance of the teacher, the alert attention and participation of the student. While in a typical classroom this may not function in the ideal sense—the professor can be uninspiring or uninspired and the students may be there in body but not in mind—the YouTube classroom diminishes this further, evaporating the powers of eye contact and professorial censure (notice the role of discipline again), as well as the expressions of boredom or enthusiasm on the bodies of students. When we attempted on-line classes through YouTube, they simply fizzled and died. There is something in the shared exchange that creates an atmosphere for education that is not possible on this site”.

Ahora bien, YouTube es un depósito magnifico en el que rastear material didáctivo. Un ejemplo.

Sobre cómo hacer historia digital (y sus problemas)

Una cosa y la otra se pueden apreciar, por ejemplo,  en el ensayo de Jeremi Suri: “The Nukes of October: Richard Nixon’s Secret Plan to Bring Peace to Vietnam”.  Suri es profesor de historia en la Wisconsin-Madison y en 2003 publicó en International Security un artículo junto a Scott D. Sagan, politólogo de Stanford,  titulado “The Madman Nuclear Alert: Secrecy, Signaling, and Safety in the October 1969 Crisis“. Además, Suri es autor de Henry Kissinger and the American Century (Harvard University Press, 2007).

Pues bien,  ahora nos presenta en cuatro páginas una especie de resumen de aquel texto académico de algo más de treinta folios que firmó junto a Sagan. Con una sustancial diferencia: el lector puede acceder directamente a las fuentes y recorrer de inmediato el proceso de verificación de lo relatado.  La transparecia es radical, como ha selalado Trevor Owens, y sus implicaciones, también.

No sabemos cuándo ocurrirá, pero no es descabellado pensar que algún día las revistas académicas permitirán este nuevo tipo de escritura.

N.B.: Si leen el artículo de Suri, no olviden repasar los comentarios.