Archivo de la categoría: Historia económica

Pioneros del capitalismo: el modelo de los Países Bajos

Hoy no tratamos un libro realmente nuevo, pues solo lo es en parte, pero estudia un país que no suele aparecer por esta bitácora, como tampoco lo hacen sus historiadores. Así que nos ocuparemos de Maarten Prak y Jan Luiten van Zanden, quienes han publicado  Pioneers of Capitalism. The Netherlands 1000–1800 (Princeton UP). El volumen acaba de ser traducido y aparecerá en los próximos días, por lo que no debería aparecer ya en esta bitácora, pero la entrada estaba lista desde hace semanas y la presentamos.

La razón del libro se explica en los agradecimientos. Los autores nos dicen que el volumen original, publicado en 2013, se titulaba Nederland en het poldermodel -“Los Países Bajos y el modelo del Polder”– y allí sostenían que había tres características de la sociedad neerlandesa (ese modelo del polder) que la habían convertido en una de las más prósperas del mundo: niveles relativamente bajos de desigualdad, una sociedad civil fuerte y una cultura política basada en el consenso. Los autores rastreaban sus orígenes y argumentaban que estaban en la Edad Media.

El volumen hizo fortuna, así que Joel Mokyr les pidió incluirlo en la colección que dirige  para Princeton (Economic History of the Western World), pero insistiendo con buen criterio en dos cambios: incluir el imperio colonial holandés y eliminar lo del modelo polder. Por supuesto, que el imperio no se tuviera en cuenta originalmente en la explicación resultaba muy problemático, dado que eliminaba una pieza central del juego, como bien explican (indirectamente) William Dalrymple o David Van Reybrouck, por citar lo que nos ha llegado recientemente. Pero la cosa va más allá, dado que Mokyr y parte de sus elecciones editoriales van en una línea interpretativa que otros muchos cuestionan. Incorporar, pues, y sopesar el papel de la Vereenigde Oostindische Compagnie (VOC) era una condición lógica.

Sea como fuere,  aquí tenemos el resultado, cuya introducción  puede leerse en la reciente traducción.

©  Princeton University Press / Maarten Prak & Jan Luiten van Zanden

Guido Alfani: Como dioses! Una historia de los ricos en Occidente

Guido Alfani es profesor de Historia Económica en la milanesa Universidad Bocconi y un reconocido especialista en asuntos de desigualdad, pobreza y otras injusticias o calamidades.  Así que no es de extrañar que su último libro escarbe en la otra cara de la moneda: As Gods Among Men. A History of the Rich in the West (Princeton UP)

Hagamos algo de contexto y veamos unas ideas que Alfani había expuesto sumariamente en 2022 en un breve artículo para La Repubblica: ” El debate actual sobre la reforma fiscal es desconcertante, incluso desde una perspectiva histórica. Un aspecto ampliamente compartido es que en tiempos de crisis no conviene aumentar la presión fiscal, que más bien debería reducirse. Este punto, que tiene algunas buenas justificaciones, puede sin embargo entenderse de dos maneras diferentes: no aumentar los impuestos per cápita, o no aumentar los impuestos en absoluto.

La primera acepción permite, con los mismos ingresos, reequilibrar la presión fiscal y es sustancialmente preferible porque, al menos en principio, permite corregir las distorsiones acumuladas a lo largo del tiempo. Además, abre la vía para que los ricos cumplan la que es, históricamente, su función específica en tiempos de crisis: aportar sus recursos privados al bien público.

Las sociedades contemporáneas tienden a dar por sentado que el enriquecimiento individual sin medida no sólo es lícito, sino también deseable. Sin embargo, no siempre fue así: en la Edad Media, los ricos eran considerados pecadores (en la doctrina católica, la avaricia es un vicio capital) y no tenían cabida en la sociedad cristiana ideal. Sólo a partir del siglo XV, justo cuando las desigualdades de riqueza en las grandes ciudades aumentaban y se hacían más “visibles”, la reflexión sobre el papel de los ricos empezó a adaptarse a la situación de hecho. Se identificaron entonces algunas de sus funciones específicas, la primera y más importante de las cuales era la de tributar, bajo diversas formas, en tiempos de crisis. Según la eficaz imagen del humanista toscano Poggio Bracciolini, los ricos eran útiles a la ciudad como “graneros de dinero” a los que se podía recurrir en caso de necesidad urgente. Una ciudad sin ricos capaces de acumular recursos se habría encontrado desprotegida ante la adversidad.

La idea de que, en tiempos de crisis, es legítimo pedir a los ricos que contribuyan más sigue arraigada en la cultura occidental.  (…)  Hoy, sin embargo, resulta políticamente muy difícil gravar a los ricos. (…) La reticencia a dejar que los ricos contribuyan es históricamente aún más extraña si se tiene en cuenta que las crisis del siglo XXI han sido excepcionalmente generosas con ellos, perjudicando proporcionalmente más a los pobres. (…)”.

En fin, “baste decir que alrededor de 1975 en Gran Bretaña la tasa máxima del impuesto sobre la renta todavía era del 83%, en Italia había 32 tramos y el más alto pagaba el 72%”.  Comparemos, pues, y esperemos. Como dice Alfani, “en un momento delicado como éste, quizá sea mejor esperar e iniciar un debate más sosegado para convencer a los ricos, como ha ocurrido a lo largo de la historia, de que hagan una aportación solidaria para ayudar a salir de la crisis social, una voluntad que de momento no se ha percibido plenamente”.

Bien , de ahí viene el libro citado o, más bien, de lo estudiado en el volumen provienen esas ideas. En todo caso, empieza con estos párrafos:

“Hoy en día, las sociedades occidentales parecen obsesionadas con los ricos: quiénes son, cómo se hicieron ricos, cómo se comportan o se portan mal. Admirados y halagados, y al mismo tiempo culpados y despreciados, los ricos, y especialmente los superricos, son un objeto de debate cada vez mayor entre la sociedad civil. Algunos de ellos optan por convertirse en celebridades, una tarea más fácil que nunca gracias a las nuevas tecnologías de la comunicación y a la difusión de las redes sociales. Tanto parece haber cambiado desde la Edad Media, cuando se exigía a los ricos que no aparentaran ser ricos (o al menos que no mostraran toda la magnitud de su riqueza), ya que la acumulación excesiva de recursos materiales se consideraba intrínsecamente pecaminosa e incluso perjudicial para el correcto funcionamiento de una sociedad (cristiana) perfecta y de sus instituciones, especialmente las políticas. Como argumentaban algunos comentaristas medievales, si se les hubiera dado un acceso aparentemente “igualitario” a las instituciones políticas, los superricos habrían actuado de facto “como dioses entre los hombres”, lo que obviamente no era deseable.

Sin embargo, ¿cuánto ha cambiado realmente? El hecho mismo de que los ricos sean objeto de tanta discusión, hoy como ayer, sugiere que luchan por encontrar, o por que se les atribuya, un lugar adecuado en la sociedad, de nuevo, hoy como ayer. Estas conexiones entre pasado y presente, ocultas pero al mismo tiempo claramente visibles en cuanto las buscamos, son el objeto principal de este libro. No se trata de un simple relato de las vidas y hechos de los ricos o superricos, ni tampoco de un libro movido por la fascinación o aversión personal hacia ellos, sino de un intento de historia general de los ricos a traves de los tiempos. Se darán muchos ejemplos, y hay algo que decir a favor de incluir breves narraciones de las vidas de ciertos individuos extraordinarios (tales narraciones, más allá de ser científicamente ilustrativas y útiles, son a menudo bastante entretenidas), pero estos ejemplos se insertarán en una discusión general y sistemática.

Muchas cosas han cambiado con el tiempo, y los ricos de hoy en día no se enriquecieron exactamente igual que los ricos de la Edad Media (Elon Musk no es Alan el Rojo), y mucho menos que los de la Edad Clásica, pero las preguntas que podríamos desear responder sobre ellos, tanto para las sociedades del pasado como para las del presente, son en gran medida las mismas. Desde el punto de vista de las ciencias sociales, incluido el de un historiador económico y social como yo, estas preguntas comunes son las que dan sentido a intentar un análisis amplio que abarque sistemáticamente el periodo que va desde la Edad Media hasta nuestros días, con el añadido de frecuentes incursiones en la Edad Clásica. Y este enfoque es necesario si se quiere abordar las cuestiones más profundas y cruciales. ¿Qué continuidades existen a través del tiempo? ¿Qué hace que los ricos de hoy se parezcan a los del pasado? ¿Cómo nos ayudan estas similitudes a comprender mejor el malestar social ante su mera presencia, un malestar que parece ser un rasgo característico de las sociedades occidentales de todos los tiempos? Para responder, debemos adoptar un enfoque histórico. En primer lugar, porque si no prestamos atención al contexto histórico corremos el riesgo de comparar peras con manzanas, por así decirlo. En segundo lugar, porque si no miramos al pasado, y concretamente a largo plazo, nunca nos daremos cuenta de algunas de las cuestiones más relevantes e interesantes que hay que explorar.

Éste no es un libro “contra” los ricos, sino “sobre” ellos. No hay ninguna intención a priori de lanzar acusaciones contra su comportamiento actual, ni de aprovechar el descontento social para llamar la atención. El origen del libro está, en cambio, en un genuino interés científico por saber quiénes eran los ricos en el pasado, nacido casi por casualidad de un interés académico más general por las tendencias a largo plazo de la desigualdad económica. La repentina constatación de que los ricos, como categoría específica, rara vez han sido objeto de un estudio científico adecuado, especialmente en la época preindustrial, se fue convirtiendo poco a poco en un proyecto ambicioso. Dado que el proyecto es ciertamente ambicioso, cabe preguntarse por qué no se trata de un libro aún más ambicioso: ¿por qué no una historia global de los ricos, en lugar de una historia de los ricos en Occidente? La razón principal es que centrarse en los ricos occidentales es una exigencia directa de la hipótesis de que existen continuidades históricas en la forma en que las sociedades occidentales los percibían (y perciben), en el tipo de papel que les atribuían y en los comportamientos que esperaban de ellos, continuidades que están profundamente arraigadas en la cultura occidental y que a partir de la Edad Media también han sido moldeadas por la religión cristiana. Una segunda razón es que, que yo sepa, no existe una bibliografía sustancial específica sobre los ricos para ninguna otra zona del mundo. Una historia general de los ricos en, por ejemplo, Asia Oriental, sería muy interesante de leer y ayudaría a completar el rompecabezas, conduciendo finalmente, potencialmente, a una historia global. Pero, por ahora, la atención debe centrarse en el Occidente mejor documentado, definido a lo largo de un eje tanto geográfico como cultural, incluyendo así a Europa, Norteamérica y otros “vástagos occidentales” cuya cultura deriva en gran medida de la cultura europea.

(…)

En este libro, los ricos se definen únicamente en función de su riqueza; pueden ser nobles o plebeyos, bien educados o completamente ignorantes, burgueses (en el sentido etimológico original de procedentes de un “burgo” o ciudad) o habitantes del campo, pueden poseer mayoritariamente tierras o mayoritariamente capital, etcétera. A lo largo del libro se prestará especial atención a la evolución histórica de la prevalencia relativa de individuos ricos con características específicas, como el camino que les llevó a la riqueza, la composición de su patrimonio y el tipo de privilegios y derechos a recursos sociales, políticos y económicos de los que se beneficiaron. En otras palabras, centrarnos en una clasificación de los ricos como grupo social que se distingue por un único rasgo -la riqueza- y permitir que varíen todas las demás características nos permite evitar la rigidez que suele caracterizar a los estudios de la evolución a largo plazo basados en las clases sociales y permite explorar esta misma variación de forma sustantiva.

(…)”.

©  Princeton University Press / Guido Alfani 

Friedrich Lenger: Una historia global del capitalismo

Uno de los temas habituales en esta bitácora es el capitalismo, como fácilmente se puede comprobar. Y lo es porque se escribe mucho sobre este sistema económico y social, sobre este modo de producción. Pues bien, el capitalismo, su brillante historia global, su dinamismo, sus crisis, las desigualdades que genera y otros muchos aspectos es lo que se propone abordar el historiador Friedrich Lenger en su ambicioso Der Preis der Welt. Eine Globalgeschichte des Kapitalismus (C.H. Beck).

Veamos qué se propone:

“Más que ninguna generación anterior a la nuestra, ahora vivimos en Un Único Mundo. Es posible que la pandemia de Coronavirus haya frenado la aceleración de la interdependencia económica mundial que se venía observando desde hace casi medio siglo. Pero por el momento, las estructuras de la división internacional del trabajo que subyacen a esta interconexión no se han transformado, sino que simplemente se han visto alteradas aquí y allá. Mientras que hablar del Único Mundo se ha convertido en una perogrullada en el curso de los interminables debates sobre la globalización, la conciencia de que también vivimos de este Único Mundo sigue siendo menos pronunciada. Stephan Lessenich ha hablado a este respecto de “relaciones sociales de la naturaleza” que son “funcionalmente absolutamente indispensables, pero ecológicamente completamente insostenibles“.  En vista de ello, lo más probable es que asistamos al cambio climático, el aspecto más amenazador del Antropoceno, es decir, la era de la historia de la Tierra que está configurada en gran medida por la actividad humana y aquí sobre todo por el uso de combustibles fósiles. [Los inicios de esta era son controvertidos, pero quienes consideran que las amenazas que se ciernen sobre nuestra biosfera no son más que un epifenómeno de una forma específicamente capitalista de apropiación de la naturaleza desde finales del siglo XV la sitúan en una época especialmente temprana. Más allá de todas las cuestiones de datación, lo que está en juego aquí es el precio que las generaciones venideras tendrán que pagar por el hecho de que nuestra sociedad capitalista lleve siglos fingiendo que los recursos naturales no tienen precio.

Concretamente, la vida en un Único Mundo está entrelazada de muchas maneras con la vida de este Único Mundo. Si, por ejemplo, las costas de Bangladesh o muchas islas de Indonesia se ven especialmente afectadas por la subida del nivel del mar, no se trata sólo de una consecuencia externa del calentamiento global. Otro factor importante es que los bosques de manglares que podrían frenar las crecidas e inundaciones se están perdiendo cada vez más. Esto se debe a los acuicultivos, que produjeron 4,5 millones de toneladas de camarones en 2014, más de 200 veces la producción de 1975. La demanda, especialmente de los consumidores europeos, impulsa este negocio multimillonario, cuyos costes ecológicos se soportan lejos del consumo. La interconexión entre la avanzada interdependencia económica del mundo y el uso de la naturaleza, que se está convirtiendo en una amenaza planetaria, se acompaña así de asimetrías globales impulsadas por los intereses del capital.

En última instancia, la pandemia de Coronavirus también demostró esta conexión. Al fin y al cabo, el propio virus era el producto de una relación social natural, cuya aparición  los virólogos habían esperado en “la una zona de interacción entre la naturaleza salvaje, la agricultura y la población urbana que se extiende por Asia oriental”. (…) En vista de la interconexión entre el mundo como espacio económico y vital estrechamente entrelazado y el mundo como mundo natural despiadadamente explotado, que sólo se hizo especialmente patente en la pandemia de Coronavirus, no es de extrañar que Thomas Piketty pidiera recientemente una especie de gobierno mundial para resolver los problemas más urgentes. Concretamente, pensaba en “asambleas  transnacionales a las que idealmente se confiarían bienes públicos mundiales como una política común de justicia fiscal y medioambiental”.

Quienes esperan una solución de este tipo, que a primera vista parece utópica, deben sin embargo tener en cuenta que las asimetrías mundiales, que no pocas veces se han creado por la fuerza, se han defendido hasta ahora con bastante rigor, primero con la violencia abierta de los Estados coloniales (y de las compañías comerciales que los precedieron), luego también con la presión algo más suave del imperialismo librecambista, que sin embargo no siempre se las arregla sin acciones militares y de los servicios secretos, y por último con la ayuda de organizaciones internacionales como el Banco Mundial y el FMI, cuyos órganos de gobierno reflejan ellos mismos las asimetrías globales y hacen así probable su perpetuación. La cuestión que guía este libro es cómo la dinámica del capitalismo ha impulsado las relaciones asimétricas en el mundo. También es importante porque la mayoría de las interpretaciones actuales se centran en acontecimientos recientes como la digitalización o la financiarización, que, a pesar de su indudable importancia, apenas bastan para comprender en profundidad nuestro presente capitalista.

Contrarrestar estas interpretaciones con un análisis que se remonte en el tiempo es, sin embargo, una empresa difícil acompañada de numerosos escollos. Por un lado, se topa con el escepticismo de los historiadores económicos que, como el decano de la historiografía económica mundial Patrick O’Brien, declaran que “los modelos rigurosamente especificados y las pruebas cuantitativas” son la norma de evaluación y, por lo tanto, confían en que las grandes narraciones tengan, en el mejor de los casos, un poder de persuasión retórico. Por otro lado, esta empresa debe tomarse en serio las advertencias de un sociólogo histórico como Wolfgang Knöbl acerca de hasta qué punto “los acontecimientos deben vincularse narrativamente” de forma reflexiva para que puedan considerarse análisis de procesos razonablemente adecuados.  Y, por último, también deberíamos hacer nuestras las consideraciones de historiadores que, como el demasiado prematuramente fallecido Thomas Welskopp, proponen una “reconceptualización del capitalismo desde la perspectiva del actor”, es decir, que pretenden describir el capitalismo “como un conjunto de prácticas sociales específicas e interrelacionadas que se producen una y otra vez”.  Sin embargo, a estas alturas no está del todo claro cómo un enfoque de este tipo puede fundamentar una historia global que abarca más de cinco siglos y tener en cuenta la observación de William Sewell de que el capitalismo “posee dinámicas temporales a largo plazo con una fuerte direccionalidad.”.

Las dificultades comienzan con el propio concepto de capitalismo. Se ha demostrado más de una vez que su aparición en el siglo XIX sólo puede entenderse desde el espíritu de la crítica del capitalismo. No obstante, tiene sentido ceñirse al término porque es más adecuado que otros -crecimiento, desarrollo, industrialización- para captar las relaciones asimétricas mencionadas. Al mismo tiempo, los términos alternativos mencionados denotan fenómenos distintos, aunque asociados habitualmente al capitalismo. Lo que tienen en común, sin embargo, es que parten del supuesto de que los Estados-nación constituyen las unidades de investigación casi divinas y, al mismo tiempo, anclan firmemente este supuesto en la metodología, que suele estar muy fijada en el producto interior bruto. En primer lugar, esto tiene una implicación de desarrollo que Angus Deaton, ganador del Premio Alfred Nobel de Ciencias Económicas, probablemente ni siquiera quiere decir cínicamente: “Sin duda, lo que debería ocurrir es lo que ocurrió en el mundo ahora rico, donde los países se desarrollaron a su manera, a su propio ritmo y según sus propias estructuras políticas y económicas”.  Sin embargo, entender la historia económica mundial de este modo, como una carrera de naciones que llegarán a su destino a su manera, no sólo ignora las consecuencias de la dependencia colonial, sino también las otras formas, igualmente a menudo asimétricas, de interdependencia económica. Además, este planteamiento no tiene en cuenta que el Estado-nación no inició su marcha triunfal en gran parte del mundo hasta el siglo XX. De este modo, proyecta la evolución hacia entidades políticas que no existían bajo esta forma.

Esto no significa que el recurso al concepto de capitalismo resuelva por sí solo los problemas mencionados. La historia del capitalismo está demasiado ligada a grandes teorías y relatos maestros sobre la modernidad y, por tanto, sobre la naturaleza especial de Occidente, que deben considerarse anticuados. Incluso Adam Smith estaba convencido: “El descubrimiento de América, y el de un paso a las Indias Orientales por el Cabo de Buena Esperanza, son los dos eventos más grandes y más importantes registrados en la historia de la humanidad.” Y se pueden encontrar perspectivas igualmente eurocéntricas circunstanciales hasta principios del siglo XXI. Richard Lachmann, por ejemplo, lo formuló concisamente hace unos años en las frases iniciales de un estudio relevante: “Algo ocurrió en Europa Occidental en el periodo comprendido entre los siglos XV y XVIII. Los fundadores de la sociología creían que la tarea de su disciplina era definir ese algo y explicar por qué, cuándo y dónde ocurrió”. El sociólogo estadounidense, sin embargo, no se tomó esta esclarecedora observación como una ocasión para reflexionar críticamente sobre el eurocentrismo (que no es un privilegio de la sociología). Sin un examen de las distorsiones eurocéntricas, que pueden estar ya ancladas en las preguntas, uno será, sin embargo, tan incapaz de captar adecuadamente la dinámica global del capitalismo como sin un compromiso con las definiciones más importantes del capitalismo y sus implicaciones para el marco temporal y espacial de la investigación.

(…)  este libro se pregunta por la conexión entre la dinámica capitalista y la asimetría global desde el siglo XV. ¿Quién invierte cuánto capital, dónde, para qué y con qué expectativas, y qué papel desempeñan el mercado y el poder en la puesta en práctica de tales decisiones de inversión? Preguntarse de este modo, siguiendo a Jonathan Levy, por capitalizaciones concretas en el marco de diferentes regímenes de inversión prohíbe situar en el centro las consecuencias de estas capitalizaciones para el trabajo por igual, si se quiere seguir una perspectiva global a lo largo de un periodo de más de 500 años. Estas consecuencias no se ignoran, pero se atenúan un poco y, desde luego, se tratan con menos intensidad de lo que algunos lectores desearían. Otra consecuencia de la decisión preliminar sobre el tiempo y el espacio es la preferencia que se da en los distintos capítulos al análisis de la evolución estructural sobre la cíclica. También en este caso se trata de desdibujar más que de profundizar, sobre todo teniendo en cuenta que las recesiones económicas individuales, como la crisis económica mundial, tienen sin duda el carácter de una profunda cesura.

(…)”.

© Verlag CHBeck oHG / Friedrich Lenger 

Branko Milanovic: La evolución del pensamiento sobre la desigualdad económica

Uno de los economistas más populares de los últimos años es, sin duda, Branko Milanović y uno de los temas más acuciantes es, por supuesto, el de la desigualdad.  Unamos ambos elementos y tendremos Visions of Inequality. From the French Revolution to the End of the Cold War (Belknap Press), que empieza así:

“El objetivo de este libro es trazar la evolución del pensamiento sobre la desigualdad económica a lo largo de los dos últimos siglos, basándose en las obras de algunos economistas influyentes cuyos escritos puede interpretarse que tratan, directa o indirectamente, de la distribución de la renta y la desigualdad de ingresos. Se trata de François Quesnay, Adam Smith, David Ricardo, Karl Marx, Vilfredo Pareto, Simon Kuznets y un grupo de economistas de la segunda mitad del siglo XX (estos últimos influyentes en su conjunto aunque individualmente carezcan del estatus icónico de los seis anteriores). Se trata de un libro sobre la historia del pensamiento en un área importante que fue prominente en el pasado, luego fue eclipsada y recientemente ha vuelto al primer plano del pensamiento económico.

Al escribir este libro he adoptado un enfoque que no es el habitual. Puesto que saber cómo abordé la tarea es importante para entender lo que sigue, conviene dedicar algunos párrafos al principio a las características que lo hacen distintivo. Éstas son: su estricto enfoque en la distribución de la renta; su intento de presentar las ideas desde la perspectiva propia de cada pensador; su orden cronológico de los conceptos considerados; su indiferencia hacia las opiniones normativas de los diversos pensadores en relación con la desigualdad; y su uso de un cierto estándar (de mi propia invención) para identificar, entre el mar de estudios sobre la desigualdad que se han realizado, los que son verdaderamente importantes. Veámoslos uno por uno.

(…)

Orden cronológico. La evolución del pensamiento sobre la desigualdad aquí considerada refleja las percepciones de los autores sobre los principales clivajes que influyen en la desigualdad en sus épocas y lugares. La consideración cronológica de estos autores pone de relieve el hecho de que las condiciones subyacentes que afectan a la desigualdad, y el pensamiento al respecto, fueron cambiando a lo largo de dos siglos.

El enfoque cronológico, que comienza antes de la Revolución Francesa y se extiende hasta el final del comunismo, tiene además la ventaja de revelarnos que la desigualdad, en épocas y lugares diferentes, significaba cosas muy distintas. Las brechas percibidas como más importantes entre personas, clases, géneros o grupos étnicos no siempre eran las mismas. Sin embargo, hay que tener cuidado con confundir un enfoque cronológico con una visión teleológica, que implique un avance gradual hacia la verdad última. Las generaciones que nos han precedido han intentado convertir los prejuicios de su época en una verdad eterna, y nosotros no deberíamos repetir ese error. Por el contrario, adoptar un enfoque cronológico debería sugerirnos que ningún concepto de desigualdad existe fuera de su lugar y su tiempo. Lo que hoy consideramos factores clave causantes de la desigualdad seguramente se verá de forma diferente en el futuro.

Las estructuras de los seis primeros capítulos, centrados en cada autor, son similares: cada uno se abre con una sección centrada en algunos aspectos interesantes de la vida o la obra de la persona (algunos de ellos quizá no tan conocidos, o reinterpretados aquí). No se trata de biografías en cápsula, que pueden encontrarse mucho más fácilmente en Wikipedia, sino de aspectos destacados de algunas características personales relevantes. (…)

A continuación viene una sección en la que se presenta lo que se sabe hoy sobre la desigualdad en los países en los que vivió el autor y en los que estudió, con el beneficio de datos modernos. El objetivo es situar sus puntos de vista sobre la distribución de la renta en el contexto de su época. En cierto modo, gracias a los estudios empíricos realizados en gran medida en las dos últimas décadas, ese contexto nos es mucho más conocido que a ellos. Esto es cierto para todos excepto para Kuznets, que trabajó directamente sobre la distribución de la renta en Estados Unidos. Pero aunque nuestro conocimiento de la desigualdad de la renta en, por ejemplo, Inglaterra en el siglo XIX es mejor que el de Ricardo y Marx, ellos debían conocer las principales tendencias; sus trabajos así lo atestiguan. Aunque Quesnay no conocía empíricamente el nivel de desigualdad en la Francia prerrevolucionaria y no podía calcular su coeficiente de Gini (una medida inventada unos 150 años más tarde), era bastante consciente de los principales tipos de desigualdad francesa y de la estructura social del país, e incluso intentó describirla en cifras.

Mientras escribía este libro, me encontré inesperadamente con una estructura similar en Main Currents of Marxism, de Leszek Kolakowski.  Este descubrimiento, que resultó influir en mi escritura a varios niveles, se debió simplemente a que leí (o, en este caso, releí) a diferentes autores que escribían sobre Marx. El libro de Kolakowski es excelente en muchos aspectos, pero lo que me atrajo, estructuralmente, fue que Kolakowski fue capaz de presentar la evolución del pensamiento marxista a través de la discusión de contribuciones individuales de forma interconectada. La cadena que nos lleva desde los primeros escritores socialistas que precedieron a Marx hasta Marcuse y Mao es casi ininterrumpida. Sin embargo, Main Currents no está organizado en torno a sus diversos pensadores de la forma en que lo está, por ejemplo, The Worldly Philosophers de Robert Heilbroner. En Kolakowski, hay una unidad orgánica entre las contribuciones de los autores y la evolución de la ideología. Por supuesto, Kolakowski se benefició del hecho de que su libro fuera un estudio de una única ideología, lo que facilitó la conexión entre los distintos autores y sus puntos de vista. Cuando estudiamos el enfoque de los economistas sobre la distribución de la renta y la desigualdad, las dificultades son mucho mayores porque los autores no pertenecen necesariamente a la misma escuela de pensamiento. Sin embargo, intento poner de relieve las influencias y herencias de ideas en la medida en que sea razonable hacerlo: de hecho, el objetivo del libro es trazar la historia intelectual del pensamiento sobre la desigualdad y no simplemente presentar un resumen de las ideas de diferentes economistas.

(…)”.

©  President and Fellows of Harvard College / Branko Milanovic

Anne L. Murphy: Banqueros virtuosos. Un día en la vida del Banco de Inglaterra del siglo XVIII

La historia de las finanzas y la banca no suele estar presente en esta bitácora, aunque sí de pasada. Pero no podíamos dejar de lado el nuevo libro de Anne L. Murphy, Virtuous Bankers – A Day in the Life of the Eighteenth-Century Bank of England (Princeton UP). El tema, por otro lado, incide sobre su trabajo anterior, premiado en 2010 por la Economic History Society. Veamos lo que ahora nos propone:

“El 14 de marzo de 1783, tres directores del Banco de Inglaterra -Samuel Bosanquet, Thomas Dea y Benjamin Winthrop- emprendieron un proyecto para “inspeccionar” todos los aspectos del trabajo de la institución. El Comité de Inspección, como se les conocía, debía “reunirse en las fechas que les resultaran más convenientes” e “inspeccionar la gestión de todas las oficinas, junto con todos los libros y documentos que consideraran necesarios”.  Para ayudarles en su trabajo, se les permitió convocar a cualquiera de los empleados u otros funcionarios del Banco. No había ninguna interferencia implícita por parte de sus colegas directores, pero también se les pidió que, “de vez en cuando”, informaran de sus hallazgos y recomendaciones al Comité de Tesorería y, posteriormente, al Tribunal de Directores. Sus informes finales tienen más de 80.000 palabras y detallan todos los aspectos del funcionamiento y la gestión del Banco, desde la emisión de billetes hasta el registro de la propiedad de la deuda pública, desde la apertura de las puertas al comienzo de cada jornada hasta el cierre del libro de cuentas al final del día. También demuestran la confianza de los Inspectores en el valor y la virtud del Banco. Cuando presentaron sus conclusiones al Tribunal de Directores, declararon que la institución era de “inmensa importancia… no sólo para la ciudad de Londres, en puntos altamente esenciales para la promoción y extensión de su comercio, sino para la nación en general”. El Banco era, afirmaban, nada menos que “el gran paladín del crédito público”. Debía “suscitar necesariamente cuidado y solicitud en todos los corazones… una veneración religiosa por [su] gloriosa fábrica” y “una atención constante e incesante a su sagrada preservación”.

Es difícil imaginar a los banqueros del siglo XXI tan seguros de su contribución al bien público. La imaginación popular los ve ahora a menudo morando en las entrañas del infierno más que en las catedrales del crédito. Sin embargo, a los directores del Banco de Inglaterra del siglo XVIII no les costó mucho convencerse de que el negocio que gestionaban era esencial para el buen funcionamiento de la economía nacional y digno de la estima del país. Este libro explora la base de esa convicción: la capacidad del Banco para prestar una serie de servicios que eran esenciales para el Estado y merecían la confianza de un amplio público. Es una historia que no se ha contado antes. The Bank of England: A History, de Sir John H. Clapham, publicada en 1944, sigue siendo la única monografía sobre el primer siglo de la institución.  Otras historias del Banco están igualmente fechadas y añaden poco al relato de Clapham.  Incluso la obra más reciente sobre el Banco, el fascinante retrato de David Kynaston, Till Time’s Last Sand, lamentablemente no se detiene lo suficiente en el siglo XVIII.  Este libro pretende rescatar al Banco del siglo XVIII de su relativa oscuridad.

La narración abarca desde la tranquila mundanidad de descontar billetes y llevar libros de contabilidad, pasando por el ruido y el caos del mercado financiero y la amenaza de las multitudes amotinadas, hasta la estética de uno de los mejores edificios de Londres y los mensajes de solvencia incrustados en esa arquitectura y en las acciones muy visibles de los empleados del Banco. No se centra en el conjunto de las actividades del Banco durante el largo siglo XVIII, sino más bien en un momento concreto: el año que abarcó el final y las secuelas de la Guerra de la Independencia Americana. Esta elección es en parte práctica. Los libros de actas de la Inspección llevada a cabo entre 1783 y 1784 brindan una oportunidad única para estudiar el trabajo del Banco con todo detalle. Pero también hay razones importantes por las que este momento en el tiempo es un foco apropiado. La década de 1780 fue testigo de los inicios de la era de las reformas, cuya primera manifestación fue la importante reorganización de las finanzas públicas.  El Banco de Inglaterra ha sido excluido hasta ahora de los debates sobre lo que los contemporáneos conocían como “reforma económica“.  Sin embargo, lo que sigue demostrará que la institución se comprometió de buen grado con la agenda reformista y salió confiada de su valor para el público. También es necesario un estudio íntimo de la institución. El valor del Banco para el Estado y el público durante el siglo XVIII descansaba en el nivel y la calidad de su servicio. Sólo explorando en detalle la naturaleza de ese servicio podremos explicar por qué el Banco, propiedad de sus accionistas y gestionado en su beneficio, llegó a ser considerado como “un gran motor del Estado” y cómo una organización privada se convirtió en el guardián del crédito público en el que se basó el éxito económico y geopolítico de Gran Bretaña durante el largo siglo XVIII.

(…)

Contextos historiográficos

La narración sigue un día en la vida del Banco, comenzando cuando se abren las puertas al amanecer y continuando a lo largo de un ciclo de veinticuatro horas. Se trata de algo más que una fantochada. Al igual que en las discusiones de John Brewer sobre los impuestos especiales en Sinews of Power, los “héroes” de esta historia son los empleados, en este caso, los que gestionaban el negocio de la banca.  Para ellos, por regla general, todos los días eran iguales. La búsqueda del control de una ingente cantidad de negocios de forma que se ganara la confianza del público requería un sistema regimentado que dependía de tareas específicas realizadas en momentos concretos. También se argumentará más adelante que fue la aparente fiabilidad y regularidad de los sistemas del Banco lo que contribuyó a convertirlo en una parte indispensable del aparato de crédito público y lo que dio credibilidad a las promesas financieras del Estado.

Los capítulos que siguen analizan cómo se organizaba el trabajo en la principal institución financiera de Gran Bretaña, pero representan algo más que un mero debate sobre la gestión del dinero en el siglo XVIII. En la década de 1780, las operaciones del Banco y el número de empleados eran considerables. Empleaba a más de 300 empleados permanentes, y su trabajo era apoyado por numerosos supernumerarios, porteros y vigilantes. Esto suponía más del doble del número de empleados de cuello blanco del EIC, diez veces el número de empleados de las grandes compañías de seguros como la Royal Exchange y Sun Assurance y cinco veces el número de empleados del Almirantazgo y el Tesoro.  Los empleados del Banco de Inglaterra trataban con miles de clientes y miles de transacciones al mes. Los empleados del Banco de Inglaterra trataban con miles de clientes y miles de transacciones al mes. Debido a la naturaleza y la escala del trabajo, tenían que coordinarse con sus compañeros para garantizar que el trabajo se completara a tiempo. Rara vez había ociosidad en este negocio y poco margen para el error.

(…)

El principal beneficiario de la habilidad organizativa del Banco de Inglaterra fue el Estado. Se espera que uno de los resultados de este libro sea animar a los estudiosos a situar al Banco en el centro de los debates sobre la naturaleza del poder británico durante el largo siglo XVIII. Así, una de sus principales contribuciones será ampliar el debate sobre el “compromiso creíble”. Como expusieron Douglass North y Barry Weingast, el compromiso creíble postulaba una conexión directa entre el cambio político provocado por la Revolución Gloriosa y la capacidad del Estado británico para recaudar fondos públicos. North y Weingast argumentaban que, aunque los monarcas Estuardo del siglo XVII habían sido poco fiables y, por tanto, estaban limitados, la Revolución Gloriosa puso las decisiones sobre los empréstitos en manos del Parlamento. Para North y Weingast, las instituciones fundamentales del gobierno representativo crearon “múltiples puntos de veto” respaldados por la protección de los derechos de propiedad en los tribunales. De este modo, el gobierno se comprometía de forma creíble a cumplir sus promesas financieras a largo plazo.

(…)

La importancia de la burocracia visible en el Banco de Inglaterra también conecta este libro directamente con la obra de John Brewer. El “Estado fiscal-militar” de Brewer era aquel capaz de gestionar una burocracia central dedicada a asegurar una tributación y un endeudamiento sustanciales que pudieran emplearse en la prosecución de la guerra. Los procesos burocráticos ejemplares de Brewer fueron los de los impuestos especiales. Sus razones para tomar esta decisión eran claras. La considerable deuda de la Gran Bretaña del siglo XVIII se sustentaba en los fondos fiscales destinados a pagar los intereses. Las conexiones son lógicas: el compromiso está ligado a la capacidad de pago, y una fiscalidad eficiente era la piedra angular sobre la que se asentaba la capacidad de pago. Una de las consecuencias del trabajo de Brewer, sin embargo, es que la fiscalidad y sus fundamentos burocráticos han sido objeto de muchos estudios, mientras que la cuestión de cómo el Estado pedía prestado, y de quién, ha sido descuidada.  Sin embargo, aunque la fiscalidad era esencial, los préstamos proporcionaban los fondos inmediatos necesarios en situaciones emergentes como la guerra. Los impuestos, en gran medida, se podían imponer; los préstamos eran voluntarios. Para entender el éxito geopolítico del Estado británico del siglo XVIII, es necesario comprender mucho mejor los procesos burocráticos que apoyaban sus préstamos.

La afirmación de Brewer de un Estado fuerte y centralizado se ha visto matizada por una mejor comprensión de la amplia dispersión de poderes en la sociedad británica y de la persistente debilidad de la defensa nacional. En particular, Conway acepta que el Estado funcionaba con una eficacia cada vez mayor, pero afirma que era el resultado de relaciones simbióticas tanto con intereses privados como con las autoridades locales. El poder centralizado del Estado operaba en asociación con otras entidades, y fueron esas asociaciones las que resultaron “clave para el éxito final de Gran Bretaña a la hora de movilizar cantidades tan impresionantes de mano de obra, material y dinero”.

La obra de Roger Knight y Martin Wilcox sobre el servicio de avituallamiento de la armada británica ofrece un relato especialmente ilustrativo sobre el funcionamiento de estas asociaciones. Knight y Wilcox ofrecieron una alternativa al “Estado fiscal-militar” en el “Estado contratista”, un cambio que centra la atención en la forma en que “Gran Bretaña gastaba los impuestos y préstamos que el gobierno recaudaba”. (…)

Una parte central de lo que sigue, por lo tanto, está dirigida a comprender las conexiones del Banco con el Estado británico no a nivel de alta política sino a nivel de proveedor de servicios, particularmente a través de los prolongados periodos de guerra que jalonaron el largo siglo XVIII. (…)

Por último, centrarse en el Banco como uno de los contratistas clave del Estado permite profundizar en una plataforma central de la tesis de Brewer: la eficiencia de la administración estatal. La visión de Brewer de Gran Bretaña como paradigma de la eficacia estatal ha sido matizada por los estudiosos que apuntan a la evaluación más realista de Aylmer de que la administración británica era un “extraordinario mosaico” de eficacia e incompetencia.  Lo que sigue revelará que había numerosos fallos en los sistemas del Banco, muchos de ellos resultado de errores humanos y otros de la mendacidad de empleados que conocían los fallos de sus sistemas y cómo explotarlos. Sin embargo, el Banco hizo su trabajo y se pudo ver que lo hizo. Al final, fueran cuales fueran las críticas al Banco, pocos dudaron de la veracidad de los elogios de Lord North a su “prudente gestión”.  Los logros de la institución y de sus trabajadores, por tanto, ofrecen nuevas y poderosas pruebas que se suman a nuestra comprensión de cómo los procesos burocráticos apuntalaron el éxito geopolítico del Estado británico durante el largo siglo XVIII”.

© 2023  Princeton University Press / Anne L. Murphy

Escasez: Desde los orígenes del capitalismo hasta la crisis climática

En esos meses aparecen dos libros que abordan el problema de la escasez en su contexto medioambiental.  A finales del mes de junio aparecerá The Invention of Scarcity: Malthus and the Margins of History (Yale UP), de la profesora Deborah Valenze.  Su editor señala que esta estudiosa utiliza la historia, la antropología, los estudios alimentarios y los estudios sobre los animales para dirigir nuestra atención a los márgenes del ensayo de Malthus, donde actividades como la caza, la recolección, el pastoreo y la jardinería se convirtieron en extrañas. Con ello, demuestra que las omisiones de Malthus y su posterior canonización justificaron la imposición colonial de los modelos agrícolas británicos, sin tener en cuenta la diversidad medioambiental. A partir de ahí, sugiere vías de resistencia contra la hegemonía de la economía política malthusiana, imaginando un mundo en el que el monocultivo esté en retirada y los márgenes vuelvan a ocupar su lugar como espacios de experimentación, agilidad y florecimiento humano.

Pero antes del libro de Valenze ha llegado a las librerías el de sus colegas Fredrik Albritton Jonsson y Carl Wennerlind, titulado Scarcity. A History from the Origins of Capitalism to the Climate Crisis (Harvard UP). Quizá debiéramos hojear ambos libros a la vez, porque el de Valenze analiza una parte central en esa amplia cronología que abordan Jonsson y Wennerlib. Pero con estos dos últimos nos quedamos, con unos párrafos de su introducción (“Más allá de un concepto de escasez”):

“Vista desde el espacio exterior, la economía mundial es imperceptible. A simple vista, incluso el proyecto de ingeniería más ambicioso pierde definición y se disuelve en la tierra, los océanos y el cielo. Las carreteras y los ferrocarriles, las fábricas y los suburbios parecen desvanecerse sin dejar rastro. Sólo en el lado nocturno de la Tierra aparece la economía moderna: millones de luces unidas en una luminiscencia planetaria.

Por supuesto, las luces por sí solas no cuentan toda la historia. Para comprender el impacto planetario de la economía mundial, son necesarias otras formas de observación. Cientos de estaciones de vigilancia en todo el mundo cartografían ahora el impacto del crecimiento económico en el ciclo del carbono. Ninguna tendencia física del último siglo ha tenido un efecto más profundo que la acumulación de gases de efecto invernadero. En la atmósfera, el dióxido de carbono forma un gas traza de proporciones minúsculas, pero esta minúscula fluctuación química resulta tener consecuencias calamitosas para el sistema climático a lo largo del tiempo. Desde el siglo XIX, las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la industria manufacturera y otros sectores de alto consumo energético han empezado a empujar el sistema terrestre hacia un nuevo estado. La humanidad ha abandonado el clima relativamente estable de la época del Holoceno y ha entrado en una nueva etapa de la historia del planeta, denominada provisionalmente Antropoceno.

El efecto acumulativo de todas nuestras acciones económicas proyecta una sombra sobre la atmósfera, encerrando el calor en la biosfera y elevando así la temperatura media anual del planeta. Esta es la consecuencia de un fenómeno muy peculiar: el crecimiento económico exponencial. Durante el 99,9993% del tiempo que el Homo sapiens ha vivido en la Tierra, no ha habido ningún crecimiento económico sostenido. Sólo en los dos últimos siglos, tal vez tres, el crecimiento económico se ha convertido en una parte natural de la vida humana, un bien aparentemente inequívoco y esencial para la prosperidad de la humanidad. A las generaciones actuales les resulta difícil incluso concebir el mundo sin el concepto de crecimiento económico. Desde el siglo XVII, científicos e ingenieros confían cada vez más en su capacidad para controlar el mundo natural. Sin embargo, este nuevo poder es aterradoramente parcial y quizá mucho más ciego de lo que creemos. Aunque los humanos han aprendido a dividir el átomo, manipular el genoma y poner gente en la luna, también han producido inadvertidamente contaminación y pérdida de biodiversidad a escala planetaria. El proyecto del siglo XVII de controlar la naturaleza ha dado lugar a una serie de efectos secundarios de pesadilla que ahora están poniendo en peligro las mismas condiciones que han permitido la aparición de sociedades complejas. El cambio medioambiental global está poniendo en peligro el futuro de la especie humana2.

Para hacer frente a estos problemas, las sociedades capitalistas tienen que cambiar su forma de interactuar con el medio ambiente planetario. Tenemos que modificar nuestra forma de pensar sobre la economía y la naturaleza, así como sobre la relación entre ambas. Durante la mayor parte del siglo pasado, gran parte de nuestro enfoque se ha basado en la economía neoclásica moderna y su axioma fundamental de la escasez. Como se supone que el deseo humano de consumir es insaciable y la naturaleza es, por definición, finita, los economistas razonan que todos los seres humanos y las empresas se ven obligados a hacer concesiones para maximizar su felicidad y sus beneficios. Esto significa que, en un momento dado, los agentes económicos tratan de hacer el uso más eficiente posible de los recursos naturales y, con el tiempo, se esfuerzan por desarrollar la ciencia y la tecnología para engendrar el mayor crecimiento económico posible. Si, en este proceso, los recursos naturales empiezan a escasear, los economistas predicen que los empresarios, ayudados por la nueva ciencia, responderán al aumento de los precios y desarrollarán sustitutos. La concepción de la naturaleza como escasa, pero capaz de infinitas mejoras e infinitas sustituciones, ha demostrado ser extraordinariamente eficaz para promover el crecimiento económico y un consumo cada vez mayor. Sin embargo, esta concepción de la escasez también está en el centro de la crisis planetaria a la que nos enfrentamos.

Desde hace algún tiempo, los científicos han advertido de cambios sistémicos radicales en el sistema terrestre causados por las economías de combustibles fósiles y el consumo excesivo. El cambio climático antropogénico es la amenaza más conocida. Los gases de efecto invernadero están empujando al planeta hacia nuevos extremos de calor, humedad, sequía e inundaciones. Estos cambios provocarán probablemente un descenso de la productividad agrícola en regiones clave. El calentamiento global provocará la subida del nivel del mar, amenazando zonas costeras densamente pobladas que son especialmente vulnerables a la subida del nivel del mar. Los ecosistemas oceánicos también están sometidos a una presión cada vez mayor. La acidificación amenaza biota vital como los arrecifes de coral y el fitoplancton. Estrechamente vinculada al cambio climático está la tendencia al aumento de las tasas de extinción. El deterioro del clima y el cambio del uso de la tierra están reduciendo rápidamente la biodiversidad terrestre que sustenta el buen funcionamiento de los ecosistemas y las economías humanas. Por si fuera poco, la contaminación química también plantea riesgos sin precedentes para el medio ambiente planetario y el bienestar humano. Mientras tanto, la agricultura moderna produce flujos excesivos de nitrógeno y fósforo que dañan la salud de las vías fluviales y los ecosistemas costeros. La agricultura industrial y el desmonte de tierras también parecen acelerar la aparición de nuevos patógenos como el COVID-19. Con tantas amenazas interrelacionadas y crecientes, las sociedades capitalistas parecen haber llegado a un punto de ruptura. Sin una transformación fundamental, la humanidad se enfrenta a un desastre planetario.3 Por lo tanto, no nos queda otra opción que reconsiderar fundamentalmente cómo organizamos nuestra economía.

Para crear una economía de futuro, necesitamos nuevas formas de pensar. Para desarrollar nuevas ideas, necesitamos comprender el pasado. Este libro condensa quinientos años de debates sobre la relación entre naturaleza y economía, examinando cómo los filósofos, teóricos políticos y economistas del pasado han concebido esta relación. Mientras que los historiadores suelen señalar que conocer la historia nos impide repetirla, nosotros creemos, de forma más ambiciosa, que el conocimiento histórico no sólo nos permite evitar la repetición, sino que nos proporciona una comprensión compartida que puede ayudarnos a construir un futuro mejor. Esperamos que los lectores de este libro, al hacerse una mejor idea de cómo la gente del pasado ha concebido el nexo naturaleza-economía, se sientan inspirados para pensar imaginativamente en alternativas a la idea neoclásica de escasez. Necesitamos avanzar hacia una economía que sea capaz de satisfacer las necesidades humanas al mismo tiempo que permite que el sistema terrestre funcione de manera que favorezca tanto el florecimiento humano como la diversidad de la vida no humana.

Aunque se centra en el concepto de escasez, pieza central de la economía moderna, este libro no está escrito desde el discurso de la economía neoclásica. Por el contrario, sitúa el pensamiento económico en un contexto histórico mucho más amplio. Esperamos que nuestro enfoque histórico resulte útil a muchos estudiosos, incluidos antropólogos, historiadores, sociólogos, politólogos y economistas. Nuestro principal objetivo, sin embargo, es llegar a los ciudadanos del mundo preocupados por buscar soluciones a la inminente crisis planetaria. Gran parte de los argumentos aquí expuestos tomaron forma en el aula, cuando debatimos estas ideas con estudiantes universitarios. Hemos escrito el libro pensando en los estudiantes y otros jóvenes, intentando que nuestras ideas sean lo más accesibles posible, incluso para los recién llegados a la historia intelectual.

(…)

(…).

En 2000, el químico atmosférico Paul Crutzen y el ecologista Eugene Stoermer acuñaron el término Antropoceno para llamar la atención sobre la dramática ruptura en la historia del planeta. El rápido crecimiento económico basado en el uso de combustibles fósiles había forzado a la Tierra a salir del Holoceno y entrar en una nueva época geológica. Desde el principio, el concepto de Antropoceno incluyó una serie de amenazas además del cambio climático. El marco de los Límites Planetarios, ideado por el científico medioambiental Johan Rockström, describía nueve grandes puntos de inflexión que tenían la capacidad de forzar a la Tierra a salir de su estado Holoceno: el cambio climático, la integridad de la biosfera, el cambio en el uso del suelo, el uso del agua dulce, los flujos bioquímicos, la acidificación de los océanos, la carga de aerosoles atmosféricos, la eliminación del ozono estratosférico y las nuevas entidades químicas. Estos nueve límites revelaron un trágico fallo en la concepción cornucopiana de la escasez adoptada por la economía dominante. En lugar de ver el mundo natural como una reserva ilimitada de recursos que controlar y dominar, los modelos de la ciencia del sistema terrestre sugerían que el crecimiento económico exponencial estaba produciendo más contaminación de la que el planeta podía absorber, con el consiguiente riesgo de perturbar gravemente el funcionamiento seguro del sistema12.

La creciente amenaza para el medio ambiente mundial dio un giro aterrador al viejo temor de los límites naturales del crecimiento, ampliando el problema de las reservas finitas a la escasez de sumideros. La energía y la materia fluyen por el sistema terrestre entre distintos depósitos. Cuando el flujo de materia hacia un depósito es mayor que el flujo de salida, el depósito se define como un sumidero. Cuando se quema carbón, petróleo y gas natural, el dióxido de carbono se transfiere del suelo a la atmósfera. Los procesos naturales eliminan gradualmente el carbono de la atmósfera y lo retienen en sumideros como los océanos, la vegetación terrestre, las rocas y el suelo, pero la capacidad de estos sumideros para almacenar dióxido de carbono no es ilimitada. Más allá de cierto umbral, el exceso de carbono en la atmósfera desencadenará una cascada de puntos de inflexión que socavarán el funcionamiento seguro del sistema”.

© President and Fellows of Harvard College / Fredrik Albritton Jonsson & Carl Wennerlind

Clara E. Mattei: La austeridad, un pilar del capitalismo moderno

Hace poco el portal Sin Permiso (y luego el blog conversacionsobrehistoria), ambos excelentes, reproducían un texto firmado por la economista Clara Mattei y aparecido inicialmente en la no menos interesante Jacobin. El título era bastante explícito: “Cuando los liberales se enamoraron de Benito Mussolini”, refiriéndose a que “podemos ver cómo algunas combinaciones típicas tanto del siglo pasado como del nuestro se experimentaron ya en los primeros años del gobierno de Benito Mussolini. Un ejemplo es la asociación entre austeridad y tecnocracia”.

Todo lo anterior es parte del reciente libro de esta profesora: Operazione austerità. Come gli economisti hanno aperto la strada al fascismo (Einaudi) -y su versión inglesa The Capital Order. How Economists Invented Austerity and Paved the Way to Fascism (Chicago UP)-, de la economista Clara E. Mattei. Añadamos que -mientras este blog se prepara para ofrecer las listas de mejores libros de historia del año- este libro ha sido seleccionado entre los destacados del campo de economía por el FT, nada menos, junto con los de J, Bradford DeLong, Ray Dalio, Jon Danielsson o Gary Gerstle, entre otros.

Pero volvamos al libro que nos ocupa. La introducción empieza relatando algunos ejemplos de recortes en los servicios públicos durante los últimos años, señalando de inmediato:

” (…)

Es un tropo de la vida de los siglos XX y XXI que los gobiernos que se enfrentan a déficits financieros miren en primer lugar a los servicios que prestan a sus ciudadanos a la hora de hacer recortes. Los casos de este tipo son innumerables y se dan en todos los países del mundo. Cuando esto ocurre, producen efectos muy predecibles y uniformemente devastadores en las sociedades. Lo llamamos el efecto austeridad: el inevitable sufrimiento público que sobreviene cuando las naciones y los Estados recortan las prestaciones públicas en nombre de la solvencia económica y la industria privada. Aunque las políticas de austeridad pueden no identificarse por su nombre, ponen de relieve los tropos más comunes de la política contemporánea: recortes presupuestarios (especialmente en gastos sociales como la educación pública, la sanidad, la vivienda y las prestaciones por desempleo), impuestos regresivos, deflación, privatización, represión salarial y desregulación del empleo. En conjunto, este conjunto de políticas afianza la riqueza existente y la primacía del sector privado, que tienden a presentarse como las claves económicas que guiarán a las naciones hacia tiempos mejores.

(…)

La austeridad no es nueva, ni es producto de la llamada Era Neoliberal que comenzó a finales de la década de 1970. Fuera, quizás, de las menos de tres décadas de auge que siguieron a la Segunda Guerra Mundial, la austeridad ha sido un pilar del capitalismo moderno. A lo largo de la historia ha sido cierto que donde existe el capitalismo, sobreviene la crisis. Donde la austeridad ha demostrado ser tremendamente eficaz es a la hora de aislar a las jerarquías capitalistas de cualquier daño durante estos momentos de posible cambio social. La austeridad es la protectora del capitalismo, popular entre los Estados6 por su eficacia y presentada como un medio de “arreglar” las economías aumentando su “eficiencia”: reajustes a corto plazo para obtener beneficios a largo plazo.

En su famoso libro Austeridad. Historia de una idea peligrosa, el politólogo Mark Blyth demuestra que, aunque la austeridad no ha “funcionado” en el sentido de alcanzar sus objetivos declarados a lo largo de la historia (por ejemplo, reducir la deuda o impulsar el crecimiento económico), los gobiernos la han empleado una y otra vez. Blyth se refiere a este patrón de repetición compulsiva como una forma de locura.  Sin embargo, si vemos la austeridad en los términos de este libro -como una respuesta no sólo a las crisis económicas (por ejemplo, la contracción de la producción y el aumento de la inflación), sino a las crisis del capitalismo- podemos empezar a ver método en la locura: la austeridad es un baluarte vital en defensa del sistema capitalista.

Cuando hablo de crisis del capitalismo, no me refiero a una crisis económica, por ejemplo, una desaceleración del crecimiento o un repunte de la inflación. El capitalismo está en crisis cuando su relación central (la venta de la producción para obtener beneficios)  y sus dos pilares habilitadores (la propiedad privada de los medios de producción y las relaciones salariales entre propietarios y trabajadores) son impugnados por el público, en particular por los trabajadores que hacen funcionar el capitalismo. Como parte de estas expresiones de descontento, la gente ha exigido históricamente formas alternativas de organización social. De hecho, y como se demostrará en este libro, la principal utilidad de la austeridad en el último siglo ha sido acallar esas demandas y excluir alternativas al capitalismo. En su mayor parte, la austeridad sirve para acallar las protestas públicas y las huelgas de los trabajadores, no, como a menudo se anuncia, para mejorar espontáneamente los indicadores económicos de un país mediante la práctica de una mayor disciplina económica.

(…)

La austeridad ha sido tan generalizada en su adopción durante el último siglo que se ha vuelto en gran medida indetectable: la economía de la austeridad, con sus recortes presupuestarios prescritos y la moderación pública, es en gran medida sinónimo de la economía actual. (…)

Este libro examina la historia de cómo este sistema se puso de moda en el siglo XX, incluida su expresión más poderosa en las economías de posguerra de Gran Bretaña e Italia. En ambos casos, la austeridad fue para los economistas en el poder un medio de reimponer el orden del capital allí donde se había perdido.

La historia comienza con los acontecimientos de la Gran Guerra que desencadenaron la crisis más grave del capitalismo hasta la fecha: movilizaciones bélicas sin precedentes en los países europeos que hicieron añicos el escudo de inevitabilidad del capitalismo. Para la mayoría de las personas que vivían en estos países durante y después de la guerra, tanto si lo temían como si lo esperaban, la abolición del capitalismo se vislumbraba como el resultado inminente de las devastaciones de la guerra y su exhibición de la planificación económica estatal. (…)

Estas nuevas voces de la izquierda intelectual aceleraron el cambio en las relaciones sociales. L’Ordine nuovo, con sede en la ciudad industrial italiana de Turín y dirigida por Togliatti y su camarada Antonio Gramsci, es crucial para esta historia porque encarna al antagonista más explícito de la práctica capitalista y sus justificaciones intelectuales. Representó una ruptura tanto con las relaciones jerárquicas de la sociedad como con la producción de conocimiento de arriba abajo.

El despertar colectivo anticapitalista se vio facilitado por las extraordinarias medidas gubernamentales adoptadas durante la guerra para interrumpir temporalmente la acumulación de capital por parte de los propietarios de la industria privada. Para hacer frente a las enormidades del esfuerzo de producción bélico, los gobiernos de todas las naciones beligerantes se vieron obligados a intervenir en lo que hasta entonces había sido el reino impoluto del mercado. A medida que los gobiernos colectivizaban industrias clave -municiones, minas, transporte marítimo y ferrocarriles- también empleaban trabajadores y regulaban el coste y la oferta de mano de obra. El intervencionismo estatal no sólo permitió a los Aliados ganar la guerra, sino que también dejó claro que las relaciones salariales y la privatización de la producción -lejos de ser “naturales”- eran opciones políticas de una sociedad clasista.

Después de la guerra, envalentonados por los nuevos precedentes económicos del esfuerzo de movilización, los trabajadores de Europa hablaron con una voz más fuerte y radical, y se expresaron de formas que iban más allá de las urnas. (…)

En un momento de agitación democrática sin parangón en toda Europa, en medio de una creciente inflación monetaria y de vientos revolucionarios procedentes de Rusia, Baviera y Hungría, los expertos económicos tuvieron que esgrimir sus mejores armas para preservar el mundo tal y como pensaban que debía existir. La austeridad era su herramienta más útil: funcionaba -y sigue funcionando- para preservar la indiscutibilidad del capitalismo.

La contraofensiva de la austeridad consiguió desempoderar a la mayoría. Los gobiernos austeros y sus expertos aplicaron políticas que, bien directamente (a través de políticas salariales y de empleo represivas) o indirectamente (a través de políticas monetarias y fiscales restrictivas que deprimieron la actividad económica y aumentaron el desempleo) subyugaron a la mayoría al capital, una relación social en la que una mayoría vende su capacidad de trabajo a cambio de un salario. La austeridad desplazó recursos de la mayoría trabajadora a la minoría ahorradora/inversora y, al hacerlo, impuso una aceptación pública de las condiciones represivas de la producción económica. Esta aceptación fue afianzada por expertos cuyas teorías económicas describían el capitalismo como el único y mejor mundo posible.

Estos acontecimientos de principios de los años veinte, incluido el temor generalizado de la burguesía al desmoronamiento del capitalismo, marcaron un hito. El antagonismo del establishment político y económico a la voluntad de la opinión pública, y especialmente sus intervenciones para sofocar tales sentimientos revolucionarios, restablecieron el orden del capital en Europa y aseguraron la trayectoria de la economía política para el resto del siglo, una trayectoria que ha continuado hasta nuestros días.

(…)”

© The University of Chicago / Clara E. Mattei