Archivo de la categoría: Historia global

Lauren Benton: Lo llamaron paz, pero era violencia imperial

No todos los historiadores que se desempeñan fuera de nuestras fronteras han tenido la fortuna de ver sus libros traducidos, y Lauren Benton es solamente una más. No obstante, con cuatro libros en su haber, es una destacada y premiada especialista en historia global y comparada, centrada sobre todo en la historia jurídica de los imperios europeos y la del derecho internacional. Es lo que vuelve a poner de manifiesto en su más reciente trabajo: They Called It Peace. Worlds of Imperial Violence  (Princeton UP)

Así empieza:

“En un discurso sobre la guerra de Vietnam pronunciado en septiembre de 1967, el presidente Lyndon Johnson enumeró las razones por las que Estados Unidos debía mantener el rumbo en una guerra cada vez más impopular. Entre ellas estaba la afirmación de que una violencia limitada evitaría una violencia catastrófica, quizás incluso una guerra nuclear. La administración prometió una escalada moderada. Pero a finales de ese año, había medio millón de soldados estadounidenses en el Sudeste Asiático, y el alcance de la muerte y la destrucción había borrado cualquier idea de que la guerra pudiera ser un vehículo para la paz.

(…)

Este libro sitúa las pequeñas guerras imperiales en el centro de una nueva historia del orden mundial. Muestra, en primer lugar, cómo las sociedades de todo el mundo adoptaron las incursiones y la toma de cautivos. A partir del siglo XV, los imperios europeos movilizaron estas antiguas prácticas a una escala novedosa. Los conflictos dentro y en los confines de los imperios configuraron un régimen global de saqueo. Las crecientes desigualdades de poder dieron lugar a nuevos marcos de violencia en los siglos XVIII y XIX. Cuando los europeos se arrogaron el derecho a establecer las leyes de la guerra y a intervenir en cualquier lugar para proteger a sus súbditos e intereses imperiales, crearon un régimen de paz armada en expansión dominado por un puñado de potencias mundiales.

Al rastrear estos patrones, me sorprendió la frecuencia con la que conflictos menores en serie abrían caminos a la violencia extrema. Guerras que se anunciaban como pequeñas y manejables exponían a la población civil a feroces ataques de combatientes repentinamente liberados, al parecer, de toda obligación de abstenerse de la crueldad. Las estrategias que parecían aumentar la seguridad a menudo provocaban catástrofes. Como los jugadores de un juego en el que los movimientos rutinarios dejan caer las piezas a posiciones del tablero en las que todo está perdido, los participantes en guerras pequeñas eran conscientes de que la devastación total era una posibilidad real, pero no podían evitarla. Los imperios y sus agentes, mientras tanto, combinaban hábilmente las promesas de frenar los estragos de la guerra con la autorización de una violencia espectacular.

Al escribir sobre esta historia, tuve que buscar nuevas formas de estudiar las “pequeñas guerras”. Los analistas militares han tendido a describirlas como manifestaciones de la insurgencia y la contrainsurgencia. Este sesgo les ha llevado a centrarse en cuestiones sobre cómo y por qué las potencias mundiales fracasaron tan a menudo frente a enemigos no convencionales. Típica de esta tendencia es la industria menor que en Estados Unidos se dedicó a evaluar por qué los funcionarios estadounidenses dieron tantos pasos en falso en Vietnam. Pero enseñar a los patrocinadores de la guerra a aprender las lecciones del pasado para que la próxima vez lo hagan mejor es un objetivo extraño, incluso escalofriante. Además, responde a preguntas equivocadas. Nuestro objetivo no debería ser ayudar a la humanidad a dominar el arte de la guerra, sino comprender el arco de la guerra: la lógica y las prácticas que llevan a los antagonistas con exquisita precisión de un conflicto a otro, y de ejercicios de contención hasta el borde de la atrocidad.

Si no podía confiar en los analistas militares como guías, también necesitaba cultivar un sano escepticismo ante algunos enfoques comunes del derecho y la guerra. Los seguidores del jurista alemán Carl Schmitt, que empezó a reflexionar sobre la guerra cuando era un miembro entusiasta del Partido Nazi, se han centrado en la relación de la violencia imperial con los estados de excepción o emergencia. Este enfoque ha abierto nuevas vías para cartografiar la dinámica de la violencia imperial, pero también pasa por alto muchas cosas. Aunque los imperios desplegaron con frecuencia medidas de emergencia como la ley marcial para sancionar y sistematizar la represión violenta, su condición de base era una violencia de bajo nivel organizada en secuencias rutinarias. Esta violencia continua y sus múltiples formas dieron a las emergencias su lógica y su ritmo, y no al revés. El fenómeno también naturalizó la violencia extrema. La matanza y esclavización de civiles, la inanición de pueblos enteros y las campañas de desposesión fueron, junto con otros proyectos brutales, parte integrante del orden imperial global.

En muchos sentidos, la era de los imperios sigue entre nosotros. En el siglo XX, los tratados y las instituciones internacionales trataron de prohibir la guerra, y resulta tentador describir la proliferación de pequeñas guerras como un signo de los fracasos del derecho internacional o considerar que algunas partes del mundo están cayendo en la guerra desordenada del pasado premoderno. En cambio, este libro sugiere muchas continuidades en los mecanismos, justificaciones y ritmos de la guerra a través de los órdenes globales e internacionales. Cuando los Estados imperiales del siglo XX presentaban su violencia, por ejemplo, como un trabajo interno -un trabajo policial, no bélico-, recurrían a un repertorio imperial. Merece la pena exponer estas continuidades en lugar de destacar la novedad de los rompecabezas contemporáneos sobre cómo regular y limitar la guerra.

(…)

Cabe preguntarse si vincular la violencia imperial al orden mundial podría desviar la atención del papel indiscutible de los imperios como motores de la desigualdad y el racismo. Lo cierto es lo contrario. Las pequeñas guerras imperiales merecen atención precisamente porque sus historias ayudan a iluminar la política de la diferencia y la jerarquía, desde la exclusión racial hasta el conflicto de clases y religioso. El análisis requiere cuidado. El término “pequeñas guerras” no puede utilizarse o tomarse para reproducir los términos del poder europeo haciendo que el sufrimiento indígena parezca un fenómeno menor. El objetivo no es, enfáticamente, apoyar a los defensores nostálgicos de la grandeza y los dones civilizatorios de los imperios del pasado. En cambio, la etiqueta “guerras pequeñas” transmite algo real e importante sobre cómo se organizó la violencia imperial: su ritmo entrecortado y sus justificaciones ad hoc. El término refleja la idea de que los imperios se especializaron en la violencia en el umbral de la guerra y la paz.

El sufrimiento infligido en las pequeñas guerras imperiales, por supuesto, nunca fue realmente pequeño. La muerte en una escaramuza o en una huida desesperada para ponerse a salvo de una guerra aguda y breve no era menos trágica para las víctimas que las pérdidas en el contexto de las grandes guerras. Tampoco era un gran consuelo para las personas atrapadas en guerras conocer los esfuerzos por contener el conflicto. Sin embargo, al escribir la historia de la violencia a pequeña escala en todas sus formas se reconoce la preocupación generalizada en el mundo moderno temprano por definir la violencia entre la guerra y la paz. La búsqueda ocupó a famosos juristas y teólogos, así como a oscuros autores de diarios, cuadernos de bitácora, peticiones e informes. Los guerreros iletrados y los cautivos también dieron su opinión. Estaríamos ocultando partes vitales de la historia si ignorásemos las experiencias de los participantes en las pequeñas guerras de los imperios y los comentarios arremolinados, a todos los niveles de la sociedad, sobre ellas.

(…)

La historia que cuento aquí demuestra que durante mucho tiempo hemos tenido una gran tolerancia a la violencia entre la guerra y la paz. Quizá haga falta algo más radical, como un auténtico movimiento para desterrar la violencia en todas sus formas. La cuestión no es sólo si ese pacifismo es políticamente posible, sino si nos dejaría indefensos ante regímenes sanguinarios y actos abiertos de agresión. Se trata de una tensión antigua y familiar. Nos recuerda que la historia puede no servirnos de guía útil para la acción. Podemos esperar, al menos, que la política del pasado pueda enseñarnos por analogía sobre la política del presente. Como mínimo, una historia global de violencia imperial nos advierte de que debemos moderar nuestras expectativas sobre la capacidad de la humanidad para mantener pequeñas guerras. También podría permitirnos ver las trampillas hacia la atrocidad antes de caer”.

© Lauren Benton / Princeton University Press

Ana Lucía Araujo: El regalo. Cómo los objetos de prestigio dieron forma a la trata de esclavos y al colonialismo

Aunque el mercado español no le haya prestado la atención debida, la brasileña Ana Lucia Araujo, profesora en Howard,  es una afamada especialista en lo relativo a la historia y la memoria de la esclavitud en el mundo atlántico. Su amplio currículum, que se puede comprobar en los enlaces anteriores, así lo demuestra. Pero no es solo la cantidad lo que impresiona de su trabajo, sino la calidad, algo que vuelve a demostrar en su libro mas reciente, una joya titulada  The Gift. How Objects of Prestige Shaped the Atlantic Slave Trade and Colonialism (CUP).

Así empieza:

“En 2015, la casa de subastas Rossini puso a la venta una gran e inusual espada de plata del siglo XVIII fabricada en Francia. En la falsa hoja de este impresionante objeto hay una dedicatoria grabada y escrita en francés que reza: “Andris Macaye Mafouque le juste de Cabinde”. La inscripción permite identificar la espada como un regalo a un dignatario justo (juste) afincado en Cabinda, puerto de África Centro-Occidental en la época del comercio atlántico de esclavos. A primera vista, el objeto podría considerarse como cualquier otro artefacto de plata del siglo XVIII producido en Europa para ser regalado a una persona prominente. Pero acompañando a la espada ceremonial había un cartel cubierto de terciopelo rojo sobre el que había una placa de marfil que decía “1892 souvenir de la campagne du Dahomey” (1892, recuerdo de la campaña de Dahomey). Mientras que la inscripción grabada sugiere que la espada fue ofrecida a un dignatario africano, la placa indica que los oficiales franceses que lucharon durante las guerras que condujeron a la conquista y colonización del reino de Dahomey, en África Occidental, llevaron el objeto a Francia. El Musée du Nouveau Monde de La Rochelle (Francia) hizo la oferta más alta y adquirió el objeto.

Desde su adquisición, la espada ceremonial de plata ha estado expuesta de forma destacada en una de las salas principales del museo. El asombroso objeto también aparece en la modesta guía que describe sus exposiciones permanentes.  ¿Cómo fue posible que un objeto del siglo XVIII, regalado a un intermediario del África Centro-Occidental, fuera saqueado de la capital de Dahomey a finales del siglo XIX? Este libro intenta responder a esa pregunta. Utilizo este regalo, llevado a distintos lugares por diversas gentes en varias épocas, para contar la historia del comercio francés de africanos esclavizados en los reinos de la costa de Loango, en África Centro-Occidental, y en el reino de Dahomey, en África Occidental. También trato de comprender cómo las sociedades de la costa de Loango se vieron afectadas por un comercio en el que las personas eran consideradas mercancías, es decir, “objetos de valor económico… y potencial social“.

The Gift: How Objects of Prestige Shaped the Atlantic Slave Trade and Colonialism sigue la tortuosa trayectoria de esta espada ceremonial de plata y examina sus cambiantes significados. A través de su desplazamiento, este objeto se convirtió en un depósito multicapa de palabras, imágenes, formas, materiales y significados que encarnan los complejos diálogos entre diferentes pueblos y regiones del mundo atlántico durante los siglos XVIII y XIX. Sin embargo, estos intercambios no podrían existir sin el comercio marítimo de larga distancia con Asia y el Mediterráneo. Los mercaderes de esclavos franceses formaban parte de redes cosmopolitas. Los comerciantes de La Rochelle que navegaban a la costa de Loango, la bahía de Benín y las Antillas francesas compraban personas con diversas divisas y mercancías, como textiles europeos y asiáticos, coral del Mediterráneo y artículos manufacturados de plata extraída en Sudamérica y México. Por lo tanto, a pesar de la pequeña escala de este estudio, enmarco este libro en lo que Francesca Trivellato define como una “historia global a pequeña escala”. En otras palabras, en lugar de abordar la kimpaba de plata francesa únicamente a través de la lente de la microhistoria, mi análisis también se guía por la macrohistoria.

A lo largo de las páginas que siguen, examinaré cómo los intercambios de regalos de prestigio influyeron en las sociedades de la costa de Loango y la bahía de Benín durante la segunda mitad del siglo XVIII y finales del XIX. Pero antes de seguir adelante, es importante hacer algunas distinciones. En el contexto de la trata atlántica de esclavos y de los intercambios comerciales dentro del continente africano, según las épocas y las regiones, se podía hablar de “regalos” o “presentes” para referirse a una serie de artículos, como ciertos tejidos europeos, africanos y asiáticos, e incluso algunos tipos de alcohol.  Los regalos también incluían objetos de prestigio, artículos manufacturados, muy a menudo creados especialmente para sus destinatarios. Así, utilizando como marco la espada de plata francesa, sostengo que los objetos de prestigio encarnaban el nuevo poder adquirido por los agentes africanos, debido a la intensificación del comercio atlántico de esclavos en el siglo XVIII. Seguir la trayectoria de este artefacto nos permite explorar cómo las autoridades africanas y europeas tomaban decisiones y cómo se posicionaban a la hora de negociar los términos del comercio atlántico de esclavos. También nos permite interrogarnos sobre cómo las sociedades de la costa de Loango y del reino de Dahomey concebían las ideas de soberanía. En última instancia, sostengo que el análisis de los objetos de prestigio ofrece la oportunidad de comprender mejor cómo la cultura material configuró la trata de esclavos atlántica y el colonialismo, y cómo los artefactos culturales también fueron modelados por la trata de pueblos esclavizados y el auge del dominio colonial europeo en África.

(…)”.

© Ana Lucia Araujo  / Cambridge University Press

Jane Burbank y Frederick Cooper: Posibilidades postimperiales (Eurasia, Eurafrica, Afroasia)

Cualquier historiador o cualquier lector interesado en nuestra disciplina conocerá los nombres de Jane Burbank, especializada en el mundo eslavo,  y Frederick Cooper, estudioso de los imperios coloniales y su desintegración. Y conocerán a estos veteranos investigadores sobre todo por su conocido volumen Imperios. Una nueva visión de la Historia universal (Crítica). Pues bien, si ese libro les interesó, también lo hará el que acaban de publicar: Post-Imperial Possibilities: Eurasia, Eurafrica, Afroasia (Princeton UP).

Así nos lo introducen:

“EL 24 de febrero de 2022, tropas y tanques de la Federación Rusa cruzaron la frontera de Ucrania, lanzándose a la conquista de un Estado soberano. El presidente Vladimir Putin declaró que la invasión liberaría al pueblo de Ucrania de sus opresores “nazis” y restauraría su unidad histórica con Rusia. Para lograr esta liberación, Putin ordenó el bombardeo terrorista de edificios de apartamentos, hospitales, centrales eléctricas e instituciones culturales, matando a miles de personas. En su furibundo discurso de la víspera del asalto, Putin describió a Ucrania como una creación artificial de la política soviética, una zona que nunca había tenido su propio “estado real”. Los corruptos dirigentes ucranianos habían convertido a Ucrania en una “colonia”, desde la que la OTAN preparaba un ataque contra Rusia.  Putin no mencionó que el pueblo ucraniano había votado a favor de la independencia en 1991 y había ejercido la soberanía durante más de tres décadas.

(…)

Una de las críticas más elocuentes a los argumentos de Putin la hizo en su momento el embajador de Kenia ante las Naciones Unidas, Martin Kimani. En vísperas del asalto ruso, Kimani explicó al Consejo de Seguridad que, al igual que Ucrania había formado parte de un gran imperio, los países africanos habían formado parte de imperios coloniales. Los imperios europeos habían trazado a menudo fronteras territoriales en África que dividían a personas con una lengua, una cultura y un sentido de pertenencia comunes, o agrupaban a personas de culturas y afiliaciones distintas dentro de una misma unidad política. Pero cuando las colonias africanas se convirtieron en Estados independientes, observó Kimani, no lucharon entre sí para rehacer el pasado, sino que aceptaron las fronteras existentes para asegurar la paz en el continente. Los líderes africanos habían acordado que los Estados descolonizados, independientemente de cómo se hubieran definido sus fronteras, se habían convertido en entidades políticas soberanas. A pesar de todos los retos a los que se ha enfrentado África desde la independencia en los años cincuenta y sesenta, las guerras entre Estados y la redefinición de fronteras han sido escasas. Sólo dos nuevos Estados, Eritrea y Sudán del Sur, han surgido de las fronteras trazadas durante el régimen colonial.

La ponderada respuesta de Kimani aboga por aceptar la condición de Estado de las antiguas colonias. Sin embargo, las instituciones diseñadas para salvaguardar la soberanía de los Estados no siempre han tenido la fuerza y la motivación necesarias para cumplir este objetivo: ni en el caso de la invasión rusa de Ucrania, ni cuando Estados Unidos invadió Irak en 2003.  Un orden mundial basado en Estados-nación tampoco ha proporcionado medios suficientes para contrarrestar las desigualdades extremas surgidas entre antiguas colonias como Kenia y Estados de Europa y Norteamérica. ¿Eran imaginables otras formas de gobernar las relaciones entre los distintos pueblos, que sustituyeran a las de los imperios?

En este libro nos remontamos a los momentos de disolución imperial del siglo XX para explorar cuestiones de imaginación y reconfiguración políticas. Nos centramos en tres esfuerzos por crear proyectos transcontinentales a gran escala que pudieran unir a pueblos de distintos orígenes en unidades políticas productivas, atractivas y fuertes: Eurasia, Eurafrica y Afroasia. Los tres conceptos fueron a la vez influyentes y controvertidos en su época. Proyectar vínculos políticos entre Estados y continentes podía inspirar la búsqueda de la igualdad y la justicia, pero también podía proporcionar una justificación para la agresión imperialista. Nos centraremos tanto en el contexto como en las consecuencias, en las situaciones en las que estos proyectos prosperaron, fracasaron o se transformaron, así como en su impacto en la configuración del poder en el mundo.

Tras el colapso del imperio ruso en 1917, se propuso la idea de unir a los pueblos de Eurasia para contrarrestar tanto las pretensiones occidentales de superioridad civilizacional como la versión bolchevique de naciones unidas bajo el régimen comunista. El eurasianismo reapareció en la década de 1990 tras una segunda desintegración imperial, esta vez de la Unión Soviética, como rechazo al supuesto triunfo de la democracia liberal y el capitalismo sobre el comunismo. Eurafrica y Afroasia también surgieron por primera vez en la década de 1920, la primera como un esfuerzo por sustituir la rivalidad entre los imperios europeos por la cooperación en la explotación de África, la segunda como un desafío al alcance global de los imperios europeos. Ambos conceptos adoptaron nuevas formas en la década de 1950, cuando los activistas antiimperiales y los líderes políticos temieron que los Estados-nación creados tras las privaciones del imperio colonial tuvieran dificultades para abrirse camino en un mundo de poder económico, militar y político concentrado.

Eurasia, Eurafrica y Afroasia compartían un enfático rechazo a los enfoques eurocéntricos de la política y la cultura, pero no proponían el desarrollo de culturas y políticas nacionales autónomas como el único o el mejor camino a seguir. No fueron las únicas iniciativas creadas en el siglo XX para superar los confines del imperio y del Estado-nación. Algunos líderes políticos e intelectuales de las primeras décadas del siglo pensaban que el mundo pronto se dividiría en un pequeño número de bloques geográficos. Los bolcheviques eligieron la palabra “Unión” para describir su reconfiguración del imperio ruso; Francia elegiría la misma palabra en 1945; Gran Bretaña pensaba en la Commonwealth como complemento o sucesora del imperio. Tras la Segunda Guerra Mundial, el mundo parecía dividido en dos bloques, liderados por Estados Unidos y la Unión Soviética, pero a partir de la década de 1950, académicos y activistas invocaron un “tercer mundo” que afirmaba su independencia de ambos. Tras la implosión del segundo mundo en 1989-91, los expertos pensaron que los tres mundos se habían reducido a uno. A principios del siglo XXI, algunos afirman que el mundo es multipolar; otros, que está fragmentado.

Este libro se centra en tres posibilidades postimperiales planteadas por personas que miran más allá de las fronteras nacionales y continentales para reconfigurar el espacio mundial. Para estos activistas e intelectuales, el espacio no estaba formado únicamente por masas de tierra, océanos, montañas y ríos, sino por relaciones políticas que podían crearse y rehacerse. En cada uno de los casos, los futuros imaginados se vieron desafiados por las limitaciones de las realidades institucionales, económicas y culturales y, fatalmente, fueron transformados por ellas.

Presentemos brevemente los tres proyectos, empezando por Eurasia.

(…)”.

© Princeton University Press / Jane Burbank & Frederick Cooper

Friedrich Lenger: Una historia global del capitalismo

Uno de los temas habituales en esta bitácora es el capitalismo, como fácilmente se puede comprobar. Y lo es porque se escribe mucho sobre este sistema económico y social, sobre este modo de producción. Pues bien, el capitalismo, su brillante historia global, su dinamismo, sus crisis, las desigualdades que genera y otros muchos aspectos es lo que se propone abordar el historiador Friedrich Lenger en su ambicioso Der Preis der Welt. Eine Globalgeschichte des Kapitalismus (C.H. Beck).

Veamos qué se propone:

“Más que ninguna generación anterior a la nuestra, ahora vivimos en Un Único Mundo. Es posible que la pandemia de Coronavirus haya frenado la aceleración de la interdependencia económica mundial que se venía observando desde hace casi medio siglo. Pero por el momento, las estructuras de la división internacional del trabajo que subyacen a esta interconexión no se han transformado, sino que simplemente se han visto alteradas aquí y allá. Mientras que hablar del Único Mundo se ha convertido en una perogrullada en el curso de los interminables debates sobre la globalización, la conciencia de que también vivimos de este Único Mundo sigue siendo menos pronunciada. Stephan Lessenich ha hablado a este respecto de “relaciones sociales de la naturaleza” que son “funcionalmente absolutamente indispensables, pero ecológicamente completamente insostenibles“.  En vista de ello, lo más probable es que asistamos al cambio climático, el aspecto más amenazador del Antropoceno, es decir, la era de la historia de la Tierra que está configurada en gran medida por la actividad humana y aquí sobre todo por el uso de combustibles fósiles. [Los inicios de esta era son controvertidos, pero quienes consideran que las amenazas que se ciernen sobre nuestra biosfera no son más que un epifenómeno de una forma específicamente capitalista de apropiación de la naturaleza desde finales del siglo XV la sitúan en una época especialmente temprana. Más allá de todas las cuestiones de datación, lo que está en juego aquí es el precio que las generaciones venideras tendrán que pagar por el hecho de que nuestra sociedad capitalista lleve siglos fingiendo que los recursos naturales no tienen precio.

Concretamente, la vida en un Único Mundo está entrelazada de muchas maneras con la vida de este Único Mundo. Si, por ejemplo, las costas de Bangladesh o muchas islas de Indonesia se ven especialmente afectadas por la subida del nivel del mar, no se trata sólo de una consecuencia externa del calentamiento global. Otro factor importante es que los bosques de manglares que podrían frenar las crecidas e inundaciones se están perdiendo cada vez más. Esto se debe a los acuicultivos, que produjeron 4,5 millones de toneladas de camarones en 2014, más de 200 veces la producción de 1975. La demanda, especialmente de los consumidores europeos, impulsa este negocio multimillonario, cuyos costes ecológicos se soportan lejos del consumo. La interconexión entre la avanzada interdependencia económica del mundo y el uso de la naturaleza, que se está convirtiendo en una amenaza planetaria, se acompaña así de asimetrías globales impulsadas por los intereses del capital.

En última instancia, la pandemia de Coronavirus también demostró esta conexión. Al fin y al cabo, el propio virus era el producto de una relación social natural, cuya aparición  los virólogos habían esperado en “la una zona de interacción entre la naturaleza salvaje, la agricultura y la población urbana que se extiende por Asia oriental”. (…) En vista de la interconexión entre el mundo como espacio económico y vital estrechamente entrelazado y el mundo como mundo natural despiadadamente explotado, que sólo se hizo especialmente patente en la pandemia de Coronavirus, no es de extrañar que Thomas Piketty pidiera recientemente una especie de gobierno mundial para resolver los problemas más urgentes. Concretamente, pensaba en “asambleas  transnacionales a las que idealmente se confiarían bienes públicos mundiales como una política común de justicia fiscal y medioambiental”.

Quienes esperan una solución de este tipo, que a primera vista parece utópica, deben sin embargo tener en cuenta que las asimetrías mundiales, que no pocas veces se han creado por la fuerza, se han defendido hasta ahora con bastante rigor, primero con la violencia abierta de los Estados coloniales (y de las compañías comerciales que los precedieron), luego también con la presión algo más suave del imperialismo librecambista, que sin embargo no siempre se las arregla sin acciones militares y de los servicios secretos, y por último con la ayuda de organizaciones internacionales como el Banco Mundial y el FMI, cuyos órganos de gobierno reflejan ellos mismos las asimetrías globales y hacen así probable su perpetuación. La cuestión que guía este libro es cómo la dinámica del capitalismo ha impulsado las relaciones asimétricas en el mundo. También es importante porque la mayoría de las interpretaciones actuales se centran en acontecimientos recientes como la digitalización o la financiarización, que, a pesar de su indudable importancia, apenas bastan para comprender en profundidad nuestro presente capitalista.

Contrarrestar estas interpretaciones con un análisis que se remonte en el tiempo es, sin embargo, una empresa difícil acompañada de numerosos escollos. Por un lado, se topa con el escepticismo de los historiadores económicos que, como el decano de la historiografía económica mundial Patrick O’Brien, declaran que “los modelos rigurosamente especificados y las pruebas cuantitativas” son la norma de evaluación y, por lo tanto, confían en que las grandes narraciones tengan, en el mejor de los casos, un poder de persuasión retórico. Por otro lado, esta empresa debe tomarse en serio las advertencias de un sociólogo histórico como Wolfgang Knöbl acerca de hasta qué punto “los acontecimientos deben vincularse narrativamente” de forma reflexiva para que puedan considerarse análisis de procesos razonablemente adecuados.  Y, por último, también deberíamos hacer nuestras las consideraciones de historiadores que, como el demasiado prematuramente fallecido Thomas Welskopp, proponen una “reconceptualización del capitalismo desde la perspectiva del actor”, es decir, que pretenden describir el capitalismo “como un conjunto de prácticas sociales específicas e interrelacionadas que se producen una y otra vez”.  Sin embargo, a estas alturas no está del todo claro cómo un enfoque de este tipo puede fundamentar una historia global que abarca más de cinco siglos y tener en cuenta la observación de William Sewell de que el capitalismo “posee dinámicas temporales a largo plazo con una fuerte direccionalidad.”.

Las dificultades comienzan con el propio concepto de capitalismo. Se ha demostrado más de una vez que su aparición en el siglo XIX sólo puede entenderse desde el espíritu de la crítica del capitalismo. No obstante, tiene sentido ceñirse al término porque es más adecuado que otros -crecimiento, desarrollo, industrialización- para captar las relaciones asimétricas mencionadas. Al mismo tiempo, los términos alternativos mencionados denotan fenómenos distintos, aunque asociados habitualmente al capitalismo. Lo que tienen en común, sin embargo, es que parten del supuesto de que los Estados-nación constituyen las unidades de investigación casi divinas y, al mismo tiempo, anclan firmemente este supuesto en la metodología, que suele estar muy fijada en el producto interior bruto. En primer lugar, esto tiene una implicación de desarrollo que Angus Deaton, ganador del Premio Alfred Nobel de Ciencias Económicas, probablemente ni siquiera quiere decir cínicamente: “Sin duda, lo que debería ocurrir es lo que ocurrió en el mundo ahora rico, donde los países se desarrollaron a su manera, a su propio ritmo y según sus propias estructuras políticas y económicas”.  Sin embargo, entender la historia económica mundial de este modo, como una carrera de naciones que llegarán a su destino a su manera, no sólo ignora las consecuencias de la dependencia colonial, sino también las otras formas, igualmente a menudo asimétricas, de interdependencia económica. Además, este planteamiento no tiene en cuenta que el Estado-nación no inició su marcha triunfal en gran parte del mundo hasta el siglo XX. De este modo, proyecta la evolución hacia entidades políticas que no existían bajo esta forma.

Esto no significa que el recurso al concepto de capitalismo resuelva por sí solo los problemas mencionados. La historia del capitalismo está demasiado ligada a grandes teorías y relatos maestros sobre la modernidad y, por tanto, sobre la naturaleza especial de Occidente, que deben considerarse anticuados. Incluso Adam Smith estaba convencido: “El descubrimiento de América, y el de un paso a las Indias Orientales por el Cabo de Buena Esperanza, son los dos eventos más grandes y más importantes registrados en la historia de la humanidad.” Y se pueden encontrar perspectivas igualmente eurocéntricas circunstanciales hasta principios del siglo XXI. Richard Lachmann, por ejemplo, lo formuló concisamente hace unos años en las frases iniciales de un estudio relevante: “Algo ocurrió en Europa Occidental en el periodo comprendido entre los siglos XV y XVIII. Los fundadores de la sociología creían que la tarea de su disciplina era definir ese algo y explicar por qué, cuándo y dónde ocurrió”. El sociólogo estadounidense, sin embargo, no se tomó esta esclarecedora observación como una ocasión para reflexionar críticamente sobre el eurocentrismo (que no es un privilegio de la sociología). Sin un examen de las distorsiones eurocéntricas, que pueden estar ya ancladas en las preguntas, uno será, sin embargo, tan incapaz de captar adecuadamente la dinámica global del capitalismo como sin un compromiso con las definiciones más importantes del capitalismo y sus implicaciones para el marco temporal y espacial de la investigación.

(…)  este libro se pregunta por la conexión entre la dinámica capitalista y la asimetría global desde el siglo XV. ¿Quién invierte cuánto capital, dónde, para qué y con qué expectativas, y qué papel desempeñan el mercado y el poder en la puesta en práctica de tales decisiones de inversión? Preguntarse de este modo, siguiendo a Jonathan Levy, por capitalizaciones concretas en el marco de diferentes regímenes de inversión prohíbe situar en el centro las consecuencias de estas capitalizaciones para el trabajo por igual, si se quiere seguir una perspectiva global a lo largo de un periodo de más de 500 años. Estas consecuencias no se ignoran, pero se atenúan un poco y, desde luego, se tratan con menos intensidad de lo que algunos lectores desearían. Otra consecuencia de la decisión preliminar sobre el tiempo y el espacio es la preferencia que se da en los distintos capítulos al análisis de la evolución estructural sobre la cíclica. También en este caso se trata de desdibujar más que de profundizar, sobre todo teniendo en cuenta que las recesiones económicas individuales, como la crisis económica mundial, tienen sin duda el carácter de una profunda cesura.

(…)”.

© Verlag CHBeck oHG / Friedrich Lenger 

Boyd Cothran y Adrian Shubert: Un pequeño velero en la era de la globalización (1850-1914)

Microhistoria e historia global llevan unos años en feliz matrimonio, aunque a veces mantengan algunas acaloradas discusiones. Buena prueba de ello es que Francesca Trivellato ha reunido sus diferentes intervenciones sobre la materia en un pequeño volumen titulado así: Microstoria e storia globale (Officina Libraria). Pero aquí, como en otros casos, lo que cuentan son los ejemplos y su relevancia. Por eso traemos aquí a Boyd Cothran y  Adrian Shubert, que firman esta temporada un precioso libro  combinando esos dos elementos anteriormente citados, lo micro y lo macro. Se trata de The Edwin Fox. How an Ordinary Sailing Ship Connected the World in the Age of Globalization, 1850–1914 (UNCP).

En esta ocasión, nos quedamos sobre todo con el paratexto editorial, que dice así:

“Empezó siendo un velero pequeño, lento y sin adornos, en una palabra, corriente. Más tarde, fue un cansado caballo de batalla en la era del vapor. Pero la historia del Edwin Fox revela cómo un barco mercante corriente unió a un mundo cambiante y a sus gentes en una época extraordinaria de imperios nacientes, transformaciones económicas radicales y cambios sociales. Esta fascinante obra de historia global ofrece una narración vívida y atractiva de la globalización en pequeño, vista desde las cubiertas y bodegas de un solo buque. El Edwin Fox conectó las vidas y las historias de millones de personas, aunque la mayoría ni siquiera llegó a verlo.

Construido en Calcuta en 1853, el Edwin Fox fue fletado por la armada británica como transporte de tropas durante la guerra de Crimea. En las décadas siguientes, fue vendido, fletado de nuevo y reacondicionado por una constelación cada vez más lejana de militares y comerciantes. Navegó hacia puertos exóticos transportando artículos de lujo, mercancías mundanas y todo tipo de personas: no sólo soldados y oficiales, sino también trabajadores contratados de China a Cuba, convictos y colonos transportados desde el Imperio Británico al oeste de Australia y Nueva Zelanda -con consecuencias nefastas para los pueblos indígenas locales- y otros. Pero la fuerza de esta historia reside en el modo en que personas, naciones, economías e ideas se entrelazaron en esta época fundacional de nuestro mundo moderno. Los lectores nunca volverán a ver la globalización de la misma manera”.

Y al empezar, se lee lo siguiente:

“La mañana del 14 de diciembre de 1853, William Taylor Salmon, capitán de treinta y dos años del Edwin Fox, esperaba ante las formidables puertas de madera del astillero de construcción de Union Docks. Eran poco antes de las seis de la mañana. Los primeros rayos del alba brillaban bajo el horizonte mientras él miraba a través del río Hugli hacia el denso asentamiento situado al este. El tiempo era fresco y seco, un bienvenido respiro de las torrenciales lluvias monzónicas que crecían sobre el río cada año. No había sido una temporada severa: en junio llovió más de lo habitual, causando inundaciones y daños en los cultivos del oeste. Pero a medida que amainaban las precipitaciones, la vida en el río adquiría un ritmo más laborioso. Las mujeres lavaban la ropa en los escalones blancos sumergidos de los ghats. Chicos jóvenes con esbeltas pértigas empujaban a sus bueyes de cuernos dorados dentro y fuera del río, agitando las aguas marrones del Hugli, que se movían lentamente. Y en el fondo resonaba un ruido constante de campanas y tambores: el zumbido de la vida, el movimiento y el comercio marítimo: Goletas americanas, juncos chinos, dhows árabes y pequeñas embarcaciones con nombres que Salmon tal vez no conociera.

De pie en el muelle, el joven capitán reflexionó sobre la naturaleza cosmopolita de aquel lugar y sobre lo pronto que lo abandonaría. Esa misma mañana, el capitán del puerto había liberado al Edwin Fox de las amarras de proa y popa y lo había remolcado por un recodo hasta un fondeadero cercano a las mansiones palladianas que bordeaban el río en Garden Reach. Todo lo que necesitaba ahora era que apareciera su piloto.

(…)”

Si desean mayores aclaraciones, tenen a su disposición el podcast de la entrevista que les ha hecho Miranda Melcher  en New Books Network.

© The University of North Carolina Press

Tomás Irish: El humanitarismo y la reconstrucción de la vida intelectual europea (1919-1933)

El pasado año se organizó uns conferencia internacional para conmemorar el centenario de la creación del Comité Internacional de Cooperación Intelectual (1922-2022). Aprovechando dichos actos, se creó una web  con el objetivo recopilar y promover recursos sobre cooperación intelectual (lista de proyectos finalizados o en curso, bibliografía de publicaciones recientes, etc.). Entre los miembros de su comité científico, además de participante en dicha conferencia, se hallaba Tomás Irish, un historiador habitual en estos asuntos. Y de eso trata su reciente libro, Feeding the Mind. Humanitarianism and the Reconstruction of European Intellectual Life, 1919–1933 (Cambridge UP). El título, como sabrán acaso los más perspicaces, retoma el que en su día utilizara Lewis Carroll, traducido entre nosotros como Alimentar la mente.

Solamente añadir que los interesados por el campo del humanitarismo en el contexto de la IGM tienen otros lugares a los que acudir. Pueden empezar con Bruno Cabanes y The Great War and the Origins of Humanitarianism, 1918–1924 (CUP, 2014) y acabar con el muy reciente Humanitarianism and the Greater War, 1914-24 (Manchester UP), editado por Elisabeth Piller y Neville Wylie, que es el resultado más o menos directo de una Conferencia celebrada en Dublin en 2019.  Pero si prefieren  la perspectiva española, el campo ha sido y está siendo trabajado magníficamente por la profesora Marina Pérez de Arcos.

Pero volvamos a Tomás Irish y a lo que nos presenta en la introducción:

“Creo que todos teníamos la impresión de haber salido del mundo moderno para volver a una civilización desaparecida”. Estas fueron las palabras del historiador estadounidense James Shotwell tras una visita a las devastadas ciudades de Reims y Soissons, en el norte de Francia, en la primavera de 1919.  Shotwell era un destacado internacionalista que enseñaba en la Universidad de Columbia, estaba muy implicado en el trabajo de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional y era miembro de la Investigación del Presidente Woodrow Wilson, un equipo de expertos reunidos para planificar la paz de posguerra. Fue en calidad de este último que estuvo en París en 1919 como parte de la delegación estadounidense en la conferencia de paz. Durante su estancia en París, Shotwell visitó los campos de batalla cercanos y las régions dévastées, enfrentándose cara a cara con los daños materiales de la guerra total, y escribiendo sus experiencias con todo lujo de detalles en su diario. Los campos de batalla de Verdún y la ciudad belga de Ypres, relató, simbolizaban “lo máximo que ha sufrido y soportado el hombre desde el principio del mundo”.  Sin embargo, Shotwell sostenía que, aunque la destrucción de la guerra debía entenderse de forma tangible y gráfica, también adoptaba formas más sutiles en las que “no se veía ningún ejército marchando”. Se trataba de la guerra cultural. Hay regiones devastadas en los ámbitos de la filosofía y la religión”, afirmaba, “así como en los campos desolados del norte de Francia”.  En el núcleo de este libro se encuentra la afirmación de Shotwell de que la guerra había causado daños físicos, pero también daños a entidades más abstractas como la producción de diferentes ramas del conocimiento. Tras el conflicto más destructivo que recuerda la humanidad, que fue un enfrentamiento tanto intelectual como militar, ¿cómo podrían reconstruirse la vida intelectual, sus instituciones y sus profesionales a partir de las ruinas de la guerra?

(…)

Con el telón de fondo de una violencia sin precedentes ejercida sobre la vida cultural, la guerra vio el comienzo de los esfuerzos humanitarios para ayudar a las comunidades e instituciones intelectuales. La ayuda de este tipo se presentaba a menudo como una demostración de solidaridad entre las naciones aliadas y un medio a través del cual las naciones se movilizaban culturalmente durante el conflicto. Tras la invasión alemana de 1914, cientos de eruditos belgas refugiados fueron alojados en instituciones de toda Europa y Norteamérica. Se creó una “Universidad belga” en Cambridge para que los exiliados pudieran continuar sus estudios y realizar investigaciones, y un observador afirmó que era una prueba de que “las sagradas esperanzas de nuestro país han superado todas sus pruebas sin merma”. Los eruditos serbios tuvieron una acogida similar en los países aliados desde el inicio de la ofensiva de las Potencias Centrales a finales de 1915.17 El alojamiento de los intelectuales refugiados los privilegiaba como símbolos y custodios de la vida nacional en el exilio. Estos esfuerzos de socorro pusieron de relieve la importancia de garantizar no sólo la buena salud de los refugiados intelectuales, sino la continuidad de su labor académica y, a su vez, de la vida cultural nacional. Este paradigma se repetiría a mayor escala en los años de posguerra.

La ayuda a los intelectuales en tiempos de guerra tenía el valor de demostrar solidaridad con los países aliados, pero también reflejaba la creencia de que las actividades culturales podían constituir un baluarte protector contra la barbarie de la guerra moderna. En muchos estados beligerantes, se crearon bibliotecas de guerra para enviar libros a las tropas del frente, con el fin de mantener sus mentes sanas y activas contra los estragos de la guerra total. El socorro en forma de libros surgió de otras formas que hablaban de la diferenciación intelectual, educativa y de clase, sobre todo cuando los soldados y los civiles se encontraban en campos de internamiento o de prisioneros de guerra. Aunque la Convención de La Haya de 1907 no establecía ninguna disposición específica para el tratamiento de los intelectuales internados, muchas organizaciones de ayuda enviaron a los campos equipos especializados de lectura y laboratorio, y se crearon “universidades” informales para estructurar el aprendizaje. Alfred T. Davies, que supervisaba un plan británico de ayuda con libros, declaró que su trabajo era “absolutamente esencial para salvar a los prisioneros de la inanición mental”. Un periódico francés de prisioneros de guerra describía la biblioteca del campo como “un maravilloso comedor intelectual donde podemos satisfacer nuestros apetitos literarios y científicos”. El uso de esta metáfora humanitaria equiparaba el hambre literal con la ausencia de material de lectura especializado; de este modo, también afirmaba que las necesidades de los intelectuales de clase media diferían de las de otros sufrientes, ya que necesitaban sustento intelectual además de corporal. Como se verá a lo largo de este libro, esta metáfora se generalizó a principios de la década de 1920 en toda una serie de organizaciones e iniciativas.

(…)

Feeding the Mind tiene dos temas que se solapan y refuerzan mutuamente: el destino de los intelectuales y la vida intelectual en la Europa de posguerra y el esfuerzo humanitario emprendido para reconstruir Europa en el mismo periodo. Ninguno de estos temas se examina de forma aislada; de hecho, sostengo que cada uno apela al otro de forma recíproca. El humanitarismo dio forma a la organización de la vida intelectual de posguerra, y las míseras condiciones y la destrucción cultural de la guerra influyeron en la respuesta humanitaria posterior. De este modo, los dos temas -aparentemente distantes y que tradicionalmente ocupan lugares distantes en la historiografía- están profundamente interconectados.

(…)”.

© Cambridge University Press / Tomás Irish 

Historia global de las relaciones internacionales

Uno de los historiadores franceses más destacados en el campo de las relaciones internacionales es Pierre Grosser, que justamente acaba de publicar L’autre guerre froide ? La confrontations États-Unis/Chine (CNRS).   Pero no lo presentamos por ese trabajo, sino por la dirección de una interesante obra colectiva: Histoire mondiale des relations internationales de 1900 à nos jours (Bouquins).

En el prólogo, Grosser nos indica que la idea del volumen surgió entre 2015 y 2017, durante una larga estancia en  Quebec. Allí se relacionó con otros colegas de su campo y sintió la necesidad de componer un libro que abarcara a la vez un largo periodo (1900-2020) y todo el Globo. El resultado es un texto dividido en décadas, cada una a cargo de un autor, mostrando las transformaciones de los equilibrios internacionales y el progresivo descentramiento de la actividad diplomática. Y acaba ese proemio señalando:

“Este libro es una historia a la vez general, problemática y actual. Es general porque tiene que ser global, ya que una década es mucho tiempo en la historia. Esta disciplina trata del ser humano, con todas sus complejidades. No es posible utilizar la narrativa para sumergirse en los entresijos de las acciones cotidianas de una multitud de actores. Los especialistas saben lo que significa decidir (o no decidir), en procesos con múltiples dimensiones. Así que hay que limar asperezas, siendo conscientes de que los jugadores no sabían, como nosotros, lo que pasó después. La imagen siempre se amplía en retrospectiva. Y las relaciones entre causa y efecto, aunque se manejen con cuidado, sólo pueden ser simplistas y en parte hipotéticas. Por tanto, nuestra historia también es problemática. Se inspira en los debates historiográficos surgidos desde los propios acontecimientos y se guía por el deseo de interpretar y comprender, sin agotar las posibilidades. Por último, es actual. No es que no se base en la lectura de las obras de grandes especialistas que en su día escribieron monumentos de erudición y reflexión. El imperativo de innovar, hoy de moda e inspirado en las ciencias duras, nunca puede llevarnos a negar lo que nos ha precedido. Pero en los últimos años ha aumentado exponencialmente el número de estudios y preguntas que se plantean, y se dispone de nuevos archivos. Debemos aprovechar esta coyuntura para remodelar, a pequeños pasos (las revoluciones del conocimiento son raras), la arcilla que dejaron nuestros predecesores, sabiendo que, en última instancia, son los contribuyentes quienes poseen las herramientas y toman las decisiones”.

Tras ese prólogo viene la introducción, que termina diciendo:

“este nuevo mundo es preocupante. Por un lado, está uniformizando los modelos de consumo, poniendo en peligro la salud de los individuos y el futuro del planeta, y está facilitando la dominación de una élite transnacional móvil y el debilitamiento del Estado como promotor, regulador y proveedor de servicios sociales, sobre todo mediante privatizaciones a ultranza. Por encima de todo, lo que está resurgiendo es el lado oscuro del Estado prenacional: el regreso de las cruzadas religiosas, el fanatismo y la intolerancia, el “feudalismo” y las normas privadas, los piratas, los mercenarios y los “desolladores”, y las migraciones masivas. Desde los años 90 se habla de una “nueva Edad Media”, un periodo percibido (erróneamente) como de desorden y oscurantismo, anterior al Renacimiento y luego a la Ilustración. Las amenazas parecían menos estructuradas, lo que hacía imposible la victoria y la negociación. Se trata de amenazas reticulares (el “nuevo” terrorismo, los tráficos, las redes de corrupción, los “piratas” y los conspiracionistas del ciberespacio, etc.) y de diversas formas de proliferación (sobre todo nuclear): el mundo 2.0 (luego 3.0) es una fuente de riesgos y de manipulación de riesgos. La individualización dificultaría la acción política a escala nacional e internacional. Las políticas públicas globales para hacer frente a los retos mundiales, sanitarios o ecológicos serían tanto más ilusorias cuanto que ahora es difícil llevar a cabo políticas públicas nacionales propiamente dichas a escala territorial. Así pues, una democracia global difícilmente funcionaría mejor que las democracias nacionales. La política nacional y la política internacional se difuminan, porque ya nada es sólo nacional cuando los ámbitos de actuación son interdependientes, como las cuestiones energéticas, que afectan a la economía, la sociedad, la seguridad y la ecología al mismo tiempo.

Así pues, para evitar volver a los malos tiempos, apelamos al pasado mítico, al Estado y a la nación, a la soberanía y a la identidad, como únicos instrumentos legítimos y eficaces: Entre ellos, la restauración de “verticales” de poder (como en la Rusia de Putin) y de autoridad, la valorización de la identidad nacional (e incluso de la masculinidad) frente a lo que hoy la ha pervertido o la está pervirtiendo, el llamamiento a la soberanía, nacional o europea, el retorno de los muros fronterizos y de las formas de proteccionismo. La hibridez sería el peligro, para las identidades, o para los conflictos y estrategias que crearían desorden -y progreso para los actores ambiciosos- sin aparecer claramente como guerras.

Pero hay una última hipótesis: esta alta modernidad no ha terminado; al contrario, estamos entrando en una hipermodernidad. El mundo sería cada vez más totalitario, con Estados cada vez más intrusivos, en particular a través de la biopolítica, grandes empresas multinacionales y GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft) que proporcionan nuevos tipos de vigilancia, y poderosos grupos mediáticos mundiales capaces de determinar lo que es posible pensar y saber. China parece ser una mezcla de totalitarismo pasado y control de alta tecnología. Esto hace temer posibles “dictaduras” o “totalitarismos”, ejercidos mediante el uso de datos y el control de los individuos, lo que no sería nada específico de China, sino una tendencia común a todas las sociedades, incluido el temor a una dictadura sanitaria o a un totalitarismo “verde” para vigilar los “malos” comportamientos.

Esperemos que todos estos hilos nos permitan avanzar por los capítulos y nutrirnos de ellos. Nada impide decantarse por una determinada lectura del mundo. Pero para entender las relaciones internacionales, necesitamos comprender cómo se anudan todos estos hilos”.

© Bouquins éditions / Pierre Grosser

Florian Louis: “¡Es la Geopolítica, estúpido!”

Bruno Tertrais, subdirector de la Fundación para la Investigación Estratégica, el principal centro de estudios francés sobre cuestiones de seguridad internacional, acaba de presentar un nuevo libro que es, a su vez, una declaración de principios:  La Guerre des mondes. Le retour de la géopolitique et le choc des empires (Éditions de l’Observatoire). La introducción del volumen -anterior obviamente a lo que acaba de ocurrir en Oriente Próximo- repasa rápidamente una serie de acontecimientos recientes, particularmente el impacto en Rusia y China de la guerra de Kosovo y el bombardeo de Belgrado, para concluir diciendo:

“los neoimperios contemporáneos están obsesionados no sólo por la pérdida de su grandeza, sino también por traumas históricos en los que Occidente siempre tiene la culpa. Para Irán, fue la operación angloamericana Ajax en 1953. Para Turquía, el intento de golpe de Estado de 2016. Y así sucesivamente. A menudo con sinceridad, aunque no sin exageración. Pero no importa cuáles sean los hechos: son mitos fundacionales”.

Entre esos neoimperios está, por supuesto, China, de la que Shellen Xiao Wu nos ha hablado hace poco en Birth of the Geopolitical Age. Global Frontiers and the Making of Modern China (Standford UP). Allí, entre otras cosas, dice que su libro:

“trata de cómo disciplinas como la geografía y la agronomía, a caballo entre las formas premodernas de conocimiento y el auge de la ciencia moderna, desempeñaron un papel esencial en el cambio de la percepción de las fronteras por parte de los Estados. La adopción y adaptación de estas áreas de conocimiento, junto con la necesidad de ajustarse a un orden internacional basado en la soberanía nacional y las fronteras fijas, introdujeron a China y al resto del mundo en la Geo-modernidad. Desde los confines de los imperios, las estaciones experimentales de la gobernanza científica y el asentamiento forzoso de las tierras fronterizas formaron el Estado moderno. La reconstrucción geopolítica del mundo tuvo lugar desde fuera hacia dentro.

La Geo-modernidad, sostengo, es la base de las preocupaciones geopolíticas modernas. La Geo-modernidad se define por unas fronteras claramente delimitadas y el uso de la ciencia y la tecnología más avanzadas para desarrollar las zonas fronterizas mediante la agricultura y la explotación intensiva de los recursos naturales. El concepto alude al papel central de la ciencia en la reordenación del orden mundial moderno. El término es distinto de geopolítica, acuñado a principios del siglo XX por el politólogo sueco germanófilo Rudolph Kjellén (1864-1922) y difundido ampliamente durante el periodo de entreguerras. Mientras que la geopolítica se centra en los objetivos estratégicos de los actores estatales, la Geo-modernidad aborda el contexto cultural, social y científico más amplio que dio origen a la geopolítica. (…)”.

Y se incorpora también India, sobre la que se extiende Oliver Schulz en Neue Weltmacht Indien. Geostratege, Wirtschaftsriese, Wissenslabor (Westend), cuyo prólogo acaba afirmando que “el orden mundial se está reordenando. El conflicto entre Pekín y Occidente es cada vez más claro. China se considera la verdadera vencedora de la guerra rusa en Ucrania. Occidente busca nuevos socios. Por ahora mismo no es India la que tiene que elegir entre Occidente y Oriente. Es Occidente el que ha de decidir si está a favor o en contra de India. Pero, ¿qué mueve a este país? ¿Es fiable como socio? ¿Hasta qué punto es estable? ¿Hasta qué punto su ascenso puede resultar amenazador para la comunidad mundial? ¿Hasta qué punto son peligrosos los conflictos internos entre los fanáticos hindúes y la segunda población musulmana del mundo? ¿Hasta qué punto es explosivo el contraste extremo entre ricos y pobres? ¿Hasta qué punto es sólida la democracia india?”

Ahora bien, quien desee adentrarse en el proceloso mundo de la geopolítica haría bien en comenzar con la lectura de los diversos textos de Florian Louis, entre los que se cuenta también uno sobre los principales referentes teóricos del campo.  En todo caso, el interés de este historiador por el tema  lo explicó perfectamente Cédric Tellenne en la reseña de su libro más reciente –De la géopolitique en Amérique (Presses universitaires de France)- para Laviedesidees:

“La obra de Florian Louis, cuyo título es una referencia explícita a Tocqueville, se centra en Estados Unidos y abarca el período comprendido entre los años 1920 y 1950. Proviene de su tesis doctoral defendida en 2019 y titulada: “La science de l’ennemi. La réception de la Geopolitik en France, au Royaume-Uni et aux États-Unis (années 1920-1950)“. El autor es uno de los mejores especialistas franceses en la historia de la geopolítica. Florian Louis nos adentra en la historia intelectual y política de los Estados Unidos desde principios de los años 1920 hasta finales de los años 1950 para recorrer paso a paso, y con gran riqueza de detalles y referencias, la recepción que allí tuvo la geopolítica alemana. Es el resultado de un trabajo colosal basado en numerosas fuentes de primera mano en Estados Unidos e Inglaterra. El estudio de la correspondencia de numerosos autores enriquece considerablemente el tema: vemos el desarrollo de conexiones intelectuales, pero también la agudización de querellas y enemistades”.

El propio Louis -además de resumirlo en un breve video– nos ha hablado del contenido de su reciente trabajo en el portal Le Grand Continent, ligado al Groupe d’études géopolitiques de Normale-Sup,  a cuya redacción pertenece.  Y allí se puede leer, por ejemplo:

“La geopolítica se popularizó en Europa en la década de 1930, principalmente a través de la Zeitschrift für Geopolitik. Esa revista mensual, la primera y durante mucho tiempo la única del mundo dedicada íntegra y explícitamente a la geopolítica, fue fundada en 1924 por Karl Haushofer, un antiguo oficial bávaro que se convirtió en geógrafo tras la derrota alemana de 1918. Su actividad académica era también militante: al denunciar la supuesta incoherencia geográfica de los tratados de paz posteriores a 1918, proseguía, por así decirlo, la batalla perdida en los campos de batalla y en los escenarios diplomáticos llevándola a nuevos escenarios editoriales y académicos, que también contribuyó a transformar en campos de batalla. Hasta finales de los años treinta, esa nueva ciencia, que floreció en Alemania y pretendía establecer correlaciones entre geografía y poder, no encontró prácticamente ninguna respuesta al otro lado del Atlántico. Las cosas no cambiaron sino hasta que estalló en Europa lo que se convertiría en la Segunda Guerra Mundial.

A partir de 1940, los deslumbrantes éxitos de la Alemania nazi conmocionaron a Estados Unidos. ¿Cómo era posible que Adolf Hitler, un individuo mediocre cuyos talentos como orador eran ciertamente reconocidos, pero del que nunca se pensó que tuviera grandes capacidades intelectuales o estratégicas, hubiera concebido y puesto en práctica una ofensiva tan temiblemente eficaz? Comienza entonces la búsqueda de la «eminencia gris» que necesariamente guiaría tras bastidores las decisiones del dictador anodino. Y Karl Haushofer surgió muy pronto como el culpable ideal. Así fue como, hacia 1940, en un aluvión de artículos, libros y películas, comenzó a difundirse lo que yo, siguiendo a David T. Murphy, llamo el “mito haushoferiano”.

© Bruno Tertrais / Shellen Xiao Wu / Oliver Schulz / Cédric Tellenne /  Florian Louis

Revoluciones. Una historia global

En esta moda o reordenación académica que supone lo global, le llega el turno ahora a las revoluciones. En este caso se trata, pues,  de Une histoire globale des révolutions (La Découverte), editada por Ludivine Bantigny, Quentin Deluermoz, Boris Gobille, Laurent Jeanpierre y Eugénia Palieraki.

“Considerada durante mucho tiempo un objeto muerto o caduco, encerrada en una historia acabada, la revolución ha reaparecido en las noticias, como un horizonte renovado de posibilidades presentes. Los levantamientos populares en Túnez, Egipto, Siria, Libia, Yemen, Bahréin, Burkina Faso, Sudán, Hong Kong, Argelia e Irán han demostrado que la revolución no es sólo cosa del pasado. Han dado un nuevo significado y vida a los compromisos inspirados por ella, y han demostrado, por si hiciera falta alguna prueba, que la palabra “revolución” no tiene sólo fines publicitarios. Una revolución consiste en derrocar a los poderosos. Así que no es de extrañar que el término haya sido amputado, pulido y eufemizado, hasta el punto de perder su significado y consistencia. Por el contrario, el objetivo de este libro es tomarse en serio las revoluciones como acontecimientos políticos, sociales y culturales, en toda su intensidad y complejidad: ofrecer un inventario inevitable y deliberadamente parcial, pero razonado, una vasta historia varias voces, conectada y comparada, mundial y global, enraizada en tiempos lejanos y aún viva en revoluciones en ciernes y quizá aún por venir.

Su punto de partida es una observación tan simple como olvidada: las revoluciones son ordinarias, regulares y recurrentes. Pero para ver hasta qué punto son paradójicamente banales, tenemos que alejarnos del panteón de las “grandes revoluciones” que ha ocupado durante demasiado tiempo las mentes académicas y activistas. Tenemos que cambiar de escala, ampliar nuestra mirada en el tiempo y en el espacio, situar estos acontecimientos repentinos en medio de series a medio y largo plazo, y luego cruzar fronteras, dejando atrás el marco nacional de la historia tradicional, liberándonos una y otra vez del único punto de vista occidental. Cuando se producen estos desplazamientos, surgen una serie de hechos evidentes, como los siguientes: la edad de oro de las revoluciones quizá no se sitúa, como aún enseñan los manuales escolares, entre 1789 y 1848, sino entre 1945 y 1991. En el sudeste asiático, en África, en América Central y del Sur y en Europa Central y Oriental, las revoluciones liberaron a poblaciones enteras de regímenes autoritarios o del yugo colonial y dieron origen a nuevas naciones, que a su vez fueron a veces objeto de nuevas revoluciones . Lejos de limitarse a unos pocos momentos sublimes y raros dedicados, sólo para unos pocos privilegiados, a la erudición satisfecha o a la celebración ritual, el archivo revolucionario, por fin ampliado, liberado de sus mitos y fantasías, es mucho más amplio de lo que parecía al principio. Permanece en gran medida inexplorado. Es un campo de investigación y conquista, de conocimiento y desarrollo. A pesar de su tamaño, este volumen sólo cubre una parte de él, y no es una enciclopedia, ni mucho menos un palmarés. Es un viaje inicial al corazón del espacio-tiempo revolucionario, un viaje que siempre puede completarse y ampliarse.

Suponer que las revoluciones son raras y excepcionales, o que una u otra -francesa, rusa, china, americana o cubana- sería efectivamente inigualable, ejemplar, no era sólo una reducción brutal del material revolucionario. Eso fue lo que permitió dar rienda suelta a generalizaciones y distribuciones precipitadas, por no decir erróneas. Porque, como sabemos, las revoluciones son objeto de observaciones mordaces y de juicios polarizados. Para algunos, son las verdaderas parteras o locomotoras de la historia, que aceleran la emancipación. Para otros, por el contrario, conducen inevitablemente a la violencia y el terror de masas, y representan la más amenazadora de las maldiciones políticas. Y es que el tema de la revolución sigue estando, quizá más que ningún otro, sobrecargado de creencias y cegueras, de miedos y esperanzas, de pasiones exacerbadas, y aún más de moral. La Guerra Fría del siglo pasado cristalizó este enfrentamiento entre representaciones opuestas de las revoluciones, incluso en las disciplinas académicas, que no se libraron en absoluto. En Francia en particular, 1989, año del bicentenario de la Revolución Francesa, fue un punto álgido en esta batalla de tópicos sobre las revoluciones y la rendición de cuentas sobre sus virtudes y vicios. No cabe duda de que esas imágenes han arraigado y alimentan opiniones tenaces que se resisten a los nuevos conocimientos y a la historia que se escribe hoy. Por eso, en el siglo actual sigue siendo necesario un examen crítico de las tradiciones y legados revolucionarios. Ni libro rojo ni libro negro, este volumen pretende distanciarse tanto de las apologías como de las acusaciones, y de las tibiezas a partes iguales. ¿Acaso estudiar la variedad de revoluciones de diferentes épocas y continentes no es una forma de poner un caso en perspectiva con otro, de captar mejor las irregularidades y resonancias, y de cuestionar los grandes relatos prefabricados? ¿No es una forma segura de liberarnos de los lugares comunes que recorren muchas historias eruditas, opiniones corrientes y certezas militantes?

¿Qué es una revolución? La pregunta parece sencilla, pero la respuesta, como puede adivinarse, es mucho más complicada: las definiciones son muchas y variadas. No se trata aquí de tomar una decisión tajante, como si la pregunta pudiera responderse con unas pocas palabras de un diccionario: a lo largo de este libro, la pregunta se planteará una y otra vez, para definir sus significados y matizar sus criterios. Hemos dejado a los autores de este libro la tarea de definir los límites del fenómeno en función de los objetivos de su texto: así es como se lleva a cabo toda investigación. Pero ya que hablamos de diccionarios, vamos a abrirlos. Uno de ellos, en francés, describe un “cambio súbito y violento en la estructura política y social de un Estado, que se produce cuando un grupo se rebela contra las autoridades existentes y toma el poder”; un segundo, en inglés, menciona “un cambio en la forma de gobernar un país, generalmente por un sistema político diferente y a menudo por la violencia o la guerra”; Otra, en mexicano, sugiere “un movimiento político, normalmente acompañado de lucha armada, que provoca una ruptura con la situación anterior de una sociedad y la creación de nuevas formas de gobierno, nuevas leyes y nuevas maneras de comportarse para sus miembros”; una última, en mandarín, profundiza: “La clase oprimida toma el poder por la violencia, destruye el viejo sistema social decadente y establece un nuevo sistema social progresista. La revolución destruye las viejas relaciones de producción, establece otras nuevas, libera las fuerzas productivas y promueve el desarrollo social . El diccionario chino plantea así una concepción muy ideológica y comprometida, alejándose de la aparente neutralidad habitual en el género. ¿Qué vemos entonces? Evidentemente, un fuerte anclaje en una temporalidad singular: un acontecimiento, una emergencia, una ruptura, un derrocamiento; una dimensión tanto social como política: relaciones sociales, relaciones de poder, eventualmente relaciones de producción; la mención de diversas formas de violencia, insurrección, guerra civil o lucha armada; la insistencia en el derrocamiento de un sistema institucional y político: leyes, gobierno, Estado, régimen… Las revoluciones son levantamientos contra el orden establecido, movimientos colectivos que consiguen cambiar radicalmente las estructuras políticas, a veces sociales y económicas. Aunque las revoluciones, en sus manifestaciones empíricas, suelen ser portadoras de proyectos emancipadores, no lo son necesariamente.

Pero aún necesitamos saber lo que los protagonistas tenían que decir al respecto, captando sus palabras así como el significado que se les atribuyó. Esto presupone comprender cómo se expresó el acontecimiento en el momento en que se desarrolló y cómo hablaron de él sus protagonistas, y no sólo sus comentaristas. ¿Se utilizó el término “revolución” y, en caso afirmativo, cuándo? ¿Se utilizó al mismo tiempo que el acontecimiento o después? Estas preguntas nos obligan a reflexionar, como hacen varios de los textos de este libro, sobre cómo eran las revoluciones antes de que la palabra adquiriera su significado contemporáneo, y también sobre los nombres, que varían con el tiempo, de los acontecimientos revolucionarios en las tradiciones no occidentales. Después de todo, ¿no es la revolución ante todo una invención occidental? Es imposible no pensar en ello. El lugar y el peso que se le atribuyen en la época contemporánea como categoría de la historia y estructura elemental de la política, ¿no son específicos de las historias europeas y americanas y de un sistema de historicidad que no es ni universal ni intemporal? Si, como es nuestra ambición aquí, queremos esbozar los contornos de las historias transnacionales y globales de las revoluciones, estas preguntas se hacen inevitables. Nada más útil, por tanto, que “provincializar” concepciones de la historia cuyo occidentalcentrismo subyacente no siempre ha sido suficientemente cuestionado.

(…)”.

© La Découverte

Robert Kaplan: El Gran Oriente Medio

Estudioso, analista político, viajero y escritor, Robert D. Kaplan es un autor cuyas obras siempre se leen con agrado e interés, más allá de sus discutibles puntos de vista. En todo caso, es alguien que no necesita presentación. Para su último libro, tras haber recorrido otras áreas y lugares, se centra en lo que denomina  “Gran Oriente Medio”, que define como la vasta región que se encuentra entre el Mediterráneo y China, abarcando gran parte del mundo árabe, partes del norte de África y de Asia:  The Loom of Time (Random House), que comienza así: 
 




“En la primavera de 1994, viajé por primera vez a la provincia china de Xinjiang, una región habitada por 11 millones de musulmanes turcos uigures que, según me enteré en una entrevista tras otra, estaban atrapados en una red de vigilancia y represión brutal por parte de las autoridades chinas. Para los uigures, así como para los geógrafos y etnógrafos, esta avanzada occidental de China era históricamente el Turquestán Oriental: la extensión más oriental de los desiertos y estepas del Gran Oriente Medio. China no obtuvo el control del Turquestán Oriental hasta mediados del siglo XVIII, a pesar de que el Estado imperial chino existe desde hace 3.500 años. Para los chinos, estos musulmanes siempre han representado una fuerza peligrosa e incipiente, más numerosa y difícil de absorber incluso que los tibetanos.

En la ciudad de Kashgar, pegada a las fronteras de China con Kirguistán, Tayikistán, Afganistán y Pakistán, el 90% de la población de 300.000 habitantes en 1994 eran turcos uigures. Bicicletas viejas, rickshaws motorizados y burros cargados de productos y leña abarrotaban las calles. Puestos de madera en descomposición servían carne grasa y leche de yegua. Los hombres llevaban gorras planas y abrigos deportivos manchados de barro. Un mayor porcentaje de mujeres llevaba capa y velo que en Irán, de donde yo acababa de llegar. Los turcos uigures nunca habían estado influidos por Bizancio ni por la proximidad del Mediterráneo, como los turcos de Anatolia, y su cultura única se encontraba entonces en el proceso inicial de ser triturada por la implacable trilladora de los comunistas de Pekín. Por aquel entonces, a mediados de los noventa, un editor sugirió que mi interés por los uigures estaba poniendo a prueba los límites del oscurantismo. Los uigures tardarían un cuarto de siglo en aparecer en los titulares de las noticias mundiales.

Como supe durante otra visita a Xinjiang en 2015 -aún unos años antes de que la región llegara, de hecho, a los titulares mundiales-, el íntimo caos del mercado de ganado dominical de Kashgar se había trasladado a un vasto espacio rectangular a kilómetros de distancia, donde ya no estaba integrado en la vida de la ciudad. Para entonces, Kashgar se había transformado hasta quedar irreconocible en un entramado de lúgubres bloques de apartamentos, como parte de un plan para regimentar la vida cotidiana de los habitantes. Esta esterilización cultural precedió al traslado de hasta un millón de uigures a campos penales, donde iban a ser explotados como mano de obra esclava. Fue el mayor encarcelamiento de una minoría religiosa desde la Segunda Guerra Mundial, según The Wall Street Journal.

El telón de fondo de esta represión era la Iniciativa Nueva Ruta de la Seda de China, de un billón de dólares, que incluía una red de transporte posmoderna de autopistas, ferrocarriles y oleoductos que unían China por tierra y por mar con Europa a través del Gran Oriente Medio. Xinjiang, la patria de los turcos uigures, se había convertido en un punto nodal clave de esta Ruta de la Seda del siglo XXI, con carreteras y oleoductos que se dirigían al oeste hasta Irán y más allá, y al sur hasta el Mar Arábigo, cerca del Golfo Pérsico. El Estado chino no podía permitirse tolerar ni siquiera la posibilidad de un separatismo musulmán dentro de sus propias fronteras en este nudo en el que la Nueva Ruta de la Seda une la China Han con la Asia Central musulmana.

De hecho, lo único que impide definir la relación de China con los turcos uigures como abiertamente colonial es la ubicación de Xinjiang: aunque es una provincia fronteriza, sigue existiendo dentro de las fronteras legales de China. Sin embargo, en un sentido espiritual, el trato de China a su minoría musulmana, integrado como está en los requisitos percibidos de la Nueva Ruta de la Seda, es lo más parecido al imperialismo tradicional del siglo XIX en el siglo XXI. De hecho, puede que haya estado ocurriendo algo peor, con su asimilación forzosa y el asentamiento colonial de la etnia hans.

La Nueva Ruta de la Seda, junto con la persecución de los uigures musulmanes, se centra en el Gran Oriente Medio, donde China se ha mostrado igual de agresiva en mar y tierra. En la primavera de 2009, pasé una noche en la cárcel en Hambantota (Sri Lanka), tras invadir una obra de construcción para observar cómo cientos de trabajadores chinos removían grandes cantidades de tierra para desplazar literalmente la costa hacia el interior. Esto formaba parte del proceso de construcción de un puerto de última generación para el transbordo de mercancías chinas a la Península Arábiga y más allá. Un año antes, había obtenido un permiso para visitar el nuevo puerto chino de Gwadar, situado en un punto en el que el extremo suroccidental de Pakistán se encuentra con Irán y el golfo de Omán. Había cruzado cientos de kilómetros del sombrío desierto de Baluchistán para ver los pulcros y relucientes ángulos de acero de Gwadar, las flamantes grúas pórtico y otros equipos de manipulación de carga. Según la visión de los planificadores de Pekín, el petróleo y el gas se enviarán desde el Golfo Pérsico hasta la cercana Gwadar, y luego se transportarán por tierra mediante oleoductos hacia el norte a través de Pakistán hasta la provincia de Xinjiang. Dado que China ha construido una gran base militar en Yibuti, en la desembocadura del Mar Rojo, y contempla otras más al norte, a lo largo del Mar Rojo, en Port Sudan y en Jiwani, junto a la frontera entre Pakistán e Irán, cerca de Gwadar, es una gran época histórica para ser ingeniero civil chino.

El mapa chino del Gran Oriente Medio, que abarca mucho más que el mundo árabe -pero incluye la vasta extensión de tierra subtropical entre Europa y la propia China- tiene dos nudos críticos: Pakistán e Irán. El corredor energético desde Kashgar, en el oeste de China, hacia el sur, a través de Pakistán, hasta Gwadar, en el mar Arábigo, unirá las Rutas de la Seda terrestre y marítima, mientras que la alianza estratégica China-Irán convertirá a China en el principal socio económico y político de un país que -tan temido como ha sido por casi dos generaciones de estadounidenses a causa del terrorismo y la política radical- es el principio organizador geográfico tanto de Oriente Medio como de Asia Central.

El imperio puede estar muerto, porque en un mundo globalizado una cultura no puede simplemente apropiarse y subyugar a otras culturas para sus propios fines. Pero la mentalidad imperial está experimentando una inquietante vida después de la muerte, como demuestra el ejemplo de China en el Gran Oriente Medio. Mientras que la Compañía Británica de las Indias Orientales a principios de la era moderna avanzaba hacia el este desde Europa a través de Oriente Próximo hasta China, China avanza ahora en la dirección geográfica opuesta hacia el oeste, aunque con motivos comerciales y estratégicos similares.

Y como los estadounidenses han intentado sin éxito alejarse del Gran Oriente Medio, no sólo los chinos se han desplazado en busca de recursos energéticos, influencia en los puntos de estrangulamiento de la navegación y representantes locales. Los rusos se han implicado militarmente en Siria y Libia, al igual que los turcos, mientras que los iraníes dirigen una red de ejércitos y milicias locales desde Irán hacia el oeste, hasta el Mediterráneo, y también hacia el sur, en Yemen. Hay que decir que todos estos países tienen una larga tradición imperial a la que recurrir y, por tanto, se sienten parte de una misión. No sólo los chinos, sino sobre todo los iraníes y los turcos, recuerdan con orgullo su pasado imperial. El imperialismo occidental puede ser menospreciado, pero no así el historial de los imperios autóctonos.

El Gran Oriente Medio es la zona de lucha de estos imperios fantasma: la vasta pieza de puzzle que China necesita dominar, si puede unir sus incipientes avanzadillas comerciales en Europa con las de Asia Oriental. Aquí los Estados son a menudo débiles y en lugares clave inexistentes, y la democracia ha fracasado en general, al menos hasta ahora. Por su parte, las autocracias locales, aunque vibrantes en la Península Arábiga, están agotadas en el resto de la región. Incluso el Islam político está empezando a sufrir una clara pérdida de entusiasmo, como sabemos por el caso de Irán. Así pues, las potencias exteriores no pueden resistir la tentación.

Ha llegado el momento de explorar más a fondo esta dura geografía que será registro de futuras luchas de grandes potencias en todo el planeta, como siempre lo ha sido en el pasado. Y como en el pasado, miles de años de dominio imperial seguirán proyectando una larga sombra sobre la política tal y como se practica hoy, en una región donde la estabilidad sigue siendo un bien preciado.”

© Penguin Random House / Robert D. Kaplan

La historia colonial francesa

Con todo lo que está sucediendo en buena parte de África , con sucesivos golpes de Estado y la consiguiente reordenación de la presencia y la influencia foráneas, viene como anillo al dedo  el volumen que dirige Pierre Singaravélou y que se titula Colonisations. Notre histoire (Seuil). De alguna manera sigue al Décolonisations que elaboraron para el mismo sello Pierre Singaravélou, Karim Miské y Marc Ball, y completa la muy reciente mirada de Leonard V. Smith en su French Colonialism. From the Ancien Régime to the Present (Cambridge UP).

Así empieza:

“Colonizaciones. El plural puede sorprender. De hecho, la historia colonial francesa dista mucho de ser un proceso continuo y unificado. Al contrario, ha adoptado formas muy diversas. Y aunque la violencia es omnipresente, no excluye las prácticas de resistencia, acomodación y cooperación. Para ser contada y comprendida, esta historia infinitamente plural exige necesariamente múltiples relatos, que esbocen una nueva historia de Francia y una nueva forma de entender la historia del mundo.

El pasado colonial ha inflamado como ningún otro el debate público, ha justificado innumerables enfrentamientos políticos y ha alimentado las divisiones en torno a la identidad y la memoria. Como si Francia y sus antiguas colonias sólo hubieran depuesto las armas para continuar la guerra en los libros de historia, en las tribunas políticas y en los medios de comunicación. La todopoderosa “misión civilizadora” de Francia en el mundo es aclamada o condenada desde una perspectiva contable: basta una tabla de columnas y cifras para establecer el balance positivo o negativo, siempre definitivo, de la expansión colonial. Aquí celebramos la influencia de la Ilustración y la construcción de puentes y escuelas para absolvernos de las atrocidades de la colonización, mientras que en otros lugares mantenemos la memoria de las masacres, los trabajos forzados y la desculturización, exigiendo que la antigua metrópoli se arrepienta. Nuestras sociedades están plagadas de grietas tan profundas que la tentación es siempre ceñirse a la corteza visible, ver en la colonización y la descolonización la causa primordial, o incluso el terremoto original, y considerar nuestra historia como la expiación de todos nuestros males contemporáneos.

¿Qué sentido tiene repetir que el hecho colonial “nos fractura” cuando este “nosotros” parece más imposible de definir que nunca? En lugar de unir a la gente, expresa una filiación étnica o religiosa que perpetúa la vieja oposición entre “colonizadores” y “colonizados” en el discurso de los políticos y los creadores de memoria. Sus relatos nostálgicos o anticolonialistas comparten sorprendentemente el mismo punto de vista centrado en Europa: al hacerlo, excluyen a una parte importante, incluso mayoritaria, de los actores -los colonizados- a los que se asigna el rango de “súbditos” desagradecidos o víctimas pasivas, como si estuvieran ausentes de su propia historia. Estas visiones monolíticas socavan nuestra comprensión de la dominación colonial, sus fuerzas motrices, su pluralidad, sus límites y sus reconfiguraciones actuales en las estructuras políticas, económicas y culturales de las sociedades francesas, antillanas, oceánicas, asiáticas y africanas. El choque de memorias excluyentes hace imposible responder con serenidad a las vivas preguntas que se plantea la sociedad civil sobre las distintas formas de reparar los daños causados por la colonización y de interpretar los estigmas de este doloroso pasado, tanto más cuando satura los medios de comunicación, en detrimento del conocimiento del pasado. A pesar de las reformas que han integrado la trata de esclavos y las guerras de descolonización en los programas escolares franceses en los últimos veinte años, la historia de la colonización propiamente dicha sigue estando insuficientemente presente. ¿No atestigua este desconocimiento la existencia de otro abismo que se ahonda en el seno de cada sociedad, separando insidiosamente a quienes estudian o enseñan esta historia de todos los demás?

Así que llamar a nuestro libro Colonisations. Notre histoire puede parecer una provocación para algunos, y un reto imposible para otros. ¿Cómo establecer un diálogo sobre la historia colonial, tan vital en la propia Francia como entre la antigua metrópoli y sus antiguas colonias, así como en el seno de las sociedades del Magreb, el Caribe, el Pacífico, el Sudeste Asiático y África Occidental? Profundizando en el pasado con los investigadores que, desde hace unos treinta años, han renovado profundamente el análisis del hecho colonial, su pluralidad y la discontinuidad de su historia. La investigación histórica no se mezcla bien con la moral y la ideología, que revela en sus mejores momentos, arrojando luz sobre la forma en que se forjan las leyendas doradas y los romances nacionales en las metrópolis imperiales y en las nuevas naciones independientes. Aborda los temas más candentes con lucidez y frialdad, trazando su genealogía y proponiendo una multiplicidad de enfoques e interpretaciones, descartando la doxa del relato único. Esta investigación histórica enriquece el necesario debate público, siempre que todos adopten un enfoque reflexivo y global. Por ello, es importante desprenderse del propio punto de vista para ponerse -al menos temporalmente- en el lugar del Otro. Sólo esta posición de “extraterritorialidad” respecto a uno mismo permite “ver las cosas desde los dos lados”, como escribió el sociólogo alemán Siegfried Kracauer en su obra inacabada La historia de las cosas penúltimas. Así pues, nuestro libro, a distancia del exótico cuaderno de viaje y del panfleto, es una invitación a la introspección y a la empatía. Pretende enriquecer nuestra comprensión colectiva del pasado. Es una apuesta por la sagacidad de los adversarios de ayer y de hoy, la única que permitirá elaborar el marco común en el que se escribirá esta historia discordante y compartida.

(…)

Esta historia ya no podía contarse únicamente desde una perspectiva europea, como se había hecho durante más de siglo y medio. Correspondía, pues, multiplicar las perspectivas recuperando las voces, las lenguas y las fuentes procedentes de los cuatro puntos cardinales. En los últimos treinta años, el análisis de los archivos coloniales se ha visto enriquecido por numerosos estudios sobre las culturas orales, la literatura vernácula y los vestigios arqueológicos. Por ello, este libro no podía ser sino colectivo y multidisciplinar, reuniendo a investigadores de todas las generaciones y de todas las disciplinas de las humanidades y las ciencias sociales, así como a novelistas y artistas contemporáneos que han retomado el tema del pasado colonial. Esta obra polifónica reúne a especialistas franceses y a numerosos historiadores de antiguos países colonizados, que han tenido dificultades para hacer oír su voz debido a la relación de fuerzas historiográfica que, a escala mundial, perpetúa el dominio indiviso de las grandes universidades occidentales. El objetivo de este libro es marcar una etapa en el imprescindible proceso de globalización de la escritura de la historia del periodo colonial, que no puede lograrse sin tener en cuenta los numerosos trabajos realizados en las universidades africanas, árabes, asiáticas, caribeñas y oceánicas. En los próximos años, sólo nuevas asociaciones internacionales de investigación, ambiciosos programas de traducción a lenguas francesas y no europeas y un aumento de los intercambios de estudiantes y jóvenes investigadores a través de fronteras cada vez más infranqueables podrán llevar a cabo esta necesaria revolución historiográfica.

La larga historia de la dominación colonial francesa en el mundo que aquí proponemos requiere formas que reflejen su pluralidad y su infinita diversidad. Cada una de estas cinco grandes partes se compone de una larga introducción en la que se exponen las principales cuestiones históricas del periodo, de ensayos esenciales de síntesis centrados en la escala imperial y de breves estudios de casos más específicos. Estos tres formatos de texto, muy diferentes entre sí, dirigidos a un público amplio y centrados en la narrativa, invitan al lector a profundizar en sus conocimientos de forma sistemática o, por el contrario, a deambular de un artículo a otro, descubriendo figuras célebres u olvidadas, luchas, crímenes, momentos, lugares, obras y debates de los últimos cinco siglos, que aquí encuentran el lugar que les corresponde en nuestra historia común”.

© Éditions du Seuil

Imperios. Una historia global (1780-1920)

No parece el mejor momento, en plena canícula, ni tampoco el tema es nuevo, pues el asunto de los imperios ha sido abordado ya de diversas formas. Pero la profesora Ulrike von Hirschhausen y su igualmente prestigioso colega Jörn Leonhard nos ofrecen otra mirada en su  Empires. Eine globale Geschichte 1780-1920 (C.H. Beck), cuya introducción dice, entre otras cosas:

“Su aparición en Londres inquietó y cautivó a la vez a sus contemporáneos europeos. Este hombre alto, con sus elegantes trajes a medida, irradiaba dignidad y cortesía, y con sus modales perfectos en las recepciones y salones sociales de la capital británica, parecía poseer todo lo que distinguía a un caballero victoriano. Y sin embargo, sólo tres años antes, había sido retratado en los periódicos británicos como un salvaje bárbaro al que se había culpado de la muerte de cientos de soldados británicos asesinados en el sur de África durante la guerra zulú de 1879. Nacido hacia 1832, Cetshwayo Mpande había ascendido hasta convertirse en rey de los zulúes, cuyo territorio se extendía a lo largo de la costa oriental meridional en el océano Índico, con el apoyo de las autoridades coloniales británicas tras la muerte de su padre en septiembre de 1873. Después de que Gran Bretaña ya se hubiera anexionado Natal en 1843 y la República de Transvaal en 1877, el dominio zulú, ahora rodeado en gran parte por territorio controlado por Gran Bretaña, parecía suponer una amenaza permanente. Para subyugar a largo plazo los territorios sudafricanos, Henry Bartle Frere, el nuevo Alto Comisionado británico, impulsó la conquista de todas las regiones aún independientes. Esto condujo a la guerra con el reino zulú en 1879 y un año después con los bóers, los colonos europeos del sur de África.  Al principio, Cetshwayo logró sorprendentes victorias contra las tropas coloniales británicas antes de tener que admitir su derrota en el verano de 1879. Internado en Ciudad del Cabo, envió cartas de petición a la reina británica Victoria y a destacados políticos de Londres, solicitando la restauración de su gobierno y el regreso a su patria.

En este contexto, la percepción de Cetshwayo por parte de la opinión pública británica cambió. Mientras que el Alto Comisionado británico sufría presiones por sus acciones prepotentes y perdía su puesto, la prensa londinense destacaba ahora la valentía de los guerreros zulúes africanos y de Cetshwayo en particular. Con la corresponsal del London Morning Post, Lady Florence Dixie, esta perspectiva ganó una mediadora influyente en los medios británicos. Este cambio de opinión aumentó inicialmente el margen de maniobra de Cetshwayo en Sudáfrica, donde fue liberado de su internamiento. En 1882, pudo viajar a la metrópoli del Imperio a expensas británicas. Allí solicitó una audiencia personal con la reina Victoria para conseguir su restitución como gobernante zulú. Su nombre ya no era sinónimo de la violencia bárbara de africanos incivilizados que se había utilizado para justificar la intervención británica como misión civilizadora. En cambio, Cetshwayo aparecía ahora ante el público británico como un “salvaje adorable”, un “salvaje agradable” al que se otorgaba calidad heroica y dignidad personal.

(…)

El viaje de Cetshwayo a Londres, el cambio de percepciones y la incertidumbre que emanó de su aparición contradicen la noción de papeles fijos entre centro y periferia, entre colonizadores blancos y colonizados negros. Esto fue cierto para su aparición en Londres, pero también para sus acciones en África. Esto aborda el tema central de este libro: se centra en la aparición, la experiencia y el tratamiento de la diversidad étnica como característica fundamental de los imperios, y a partir de aquí se pregunta por su lugar en una historia global entre 1780 y 1920.

Ocuparse de los imperios en el presente no se debe únicamente a un interés histórico. A primera vista, parece como si los imperios hubieran vuelto a nuestro mundo. La guerra de Rusia contra Ucrania desde febrero de 2022 se interpreta en muchos lugares como una agresión imperialista y una vuelta a una práctica de expansión y violencia imperiales que hasta hace poco asociábamos con el siglo XIX y principios del XX. Los comentaristas occidentales y chinos ven la expansión militar de China, su política hacia Taiwán, su expansión económica y el proyecto global de una nueva Ruta de la Seda como un recurso a las tradiciones históricas. Esta perspectiva también cambia la visión de Estados Unidos como Imperium Americanum y la autonomía de Europa. Los términos imperio e imperialismo se han vuelto omnipresentes a la hora de interpretar un mundo desordenado, policéntrico y multipolar.

Dado el uso inflacionario de estos términos, cuyo poder explicativo a menudo se afirma más que se demuestra analíticamente, y que sugieren analogías que resultan cuestionables si se examinan más de cerca, una síntesis sobre los imperios en el largo siglo XIX y principios del XX parece tanto más importante – sobre todo porque nos enfrentamos a diario con analogías y comparaciones históricas que se refieren a las décadas anteriores a 1914-. En este sentido, nuestro libro responde también a la pregunta de qué caracterizó realmente la lógica de los imperios, su imperialidad, y cómo cambió entre 1780 y 1920. La problemática de fondo de los Imperios, su diversidad étnica, así como la perspectiva de los súbditos, colonizados y gobernados, ocupan un lugar central. Nuestro libro se pregunta cómo reaccionaron estos actores sobre el terreno ante los instrumentos de dominio y las estrategias imperiales, transformándolos posiblemente en sus propias oportunidades de acción, y dónde se hicieron visibles los límites de tales desarrollos.

¿Por qué nos centramos en los imperios en este libro? Comparado con el imperio como forma típica de gobierno en las primeras civilizaciones y diferenciado en todo el mundo entre 1450 y 1650 aproximadamente, el Estado-nación en el siglo XIX fue un fenómeno bastante tardío e inicialmente aislado que, sin embargo, recurrió repetidamente a pasados imperiales. Los imperios, en cambio, representan el caso normal global del desarrollo histórico. Esto también fue cierto en el largo siglo XIX, limitado, por un lado, por las revoluciones transatlánticas entre 1776 y 1789 y, por otro, por las convulsiones de la Primera Guerra Mundial con el largo periodo de posguerra entre 1917 y 1923. Esta fase no estuvo en absoluto dominada por los Estados-nación establecidos en Europa, sino más bien por tensas transiciones entre imperios y Estados-nación, que difuminaron cada vez más las diferencias entre ambas formas de Estado. En prácticamente todos los Estados nación del siglo XIX se desarrollaron agendas imperiales y fantasías expansionistas coloniales, especialmente en los recién fundados Estados-nación de Italia y Alemania entre 1859 y 1871. Muchos contemporáneos creían que sólo los “Estados nacionales imperializadores” podían sobrevivir en la competencia internacional. Por el contrario, en los “imperios nacionalizadores” se reforzaba la orientación hacia la nación como supuesto núcleo de integración, ya fuera en el pangermanismo de la Monarquía de los Habsburgo, el paneslavismo del Imperio zarista o el panturquismo del Imperio otomano. La relevancia de los imperios para la historia global ya queda clara echando un vistazo a la historia de los imperios del siglo XIX y principios del XX.

(…)

Nuestro libro se centra en la historia de estos Imperios. Se pregunta cómo y por qué la diversidad étnica condujo a la crisis, qué significó para los Imperios enfrentarse a la diferencia y cómo los cambió.  (…)

(…)”.

©  Verlag C.H.Beck oHG

Ulbe Bosma: Azúcar, el dulce producto que nos ha transformado

La cosa viene de lejos, pero fue el éxito de Sven Beckert con su historia del algodón el que hizo que los libros dedicados a analizar un producto concreto inundaran el mercado editorial, con muy desigual suerte, por cierto.   Así que casi no quedan objetos de este tipo  sin tratar o reformular. Una de esas revisiones es la que nos propone Ulbe Bosma, reputado especialista en tales menesteres,  en su  The World of Sugar. How the Sweet Stuff Transformed Our Politics, Health, and Environment over 2,000 Years (Harvard UP).

Porque, en efecto, el tema no es nuevo, ya que amén del de Mintz que se citará justamente más abajo, hay otros muchos que lo han tratado total o parcialmente. Quizá, para no ir más atrás,  habría que empezar con los ya clásicos Sugar and Slaves. The Rise of the Planter Class in the English West Indies, 1624-1713, de Richard S. Dunn, y Sugar and Slavery: An Economic History of the British West Indies, 1623–1775, de Richard B. Sheridan; continuar con el canadiense Robert L. Stein y The French Sugar Business in the Eighteenth Century  o con  The Sugar Masters. Planters and Slaves in Louisiana’s Cane World, 1820-1860, de Richard Follett; ojear historias personales como las que hay en Sugar: A Bittersweet History, de Elizabeth  Abbott, o en Sugar in the Blood: A Family’s Story of Slavery and Empire, de Andrea Stuart; u obtener una mirada general con el más reciente How Sugar Corrupted the World. From Slavery to Obesity, de  James Walvin.  Y si desean algo más “ligero”, también se puede consultar Sugar. A Global History, de Andrew F. Smith.

Pero volvamos a Ube Bosma y veamos cómo presenta su volumen:

“Para ver la importancia que ha adquirido el azúcar en nuestras vidas, basta con coger algunos alimentos envasados de las estanterías de nuestra cocina y leer las etiquetas de ingredientes. El azúcar figura en casi todas ellas. El azúcar ha cambiado fundamentalmente nuestra forma de alimentarnos, ha afectado profundamente a las relaciones humanas por su estrecha relación con la esclavitud y ha provocado una gran degradación del medio ambiente. Son datos asombrosos si tenemos en cuenta que el azúcar fue desconocido durante la mayor parte de la historia de la humanidad.

Nuestro sencillo azúcar blanco tardó en convertirse en algo cotidiano porque es difícil de fabricar. Mucho más que la sal, por ejemplo. Se requiere ingenio y paciencia para extraer de la materia vegetal la compleja molécula de sacarosa C12H22O11, un disacárido o azúcar compuesto que acopla moléculas más dulces de fructosa y otras menos dulces de glucosa. El azúcar blanco de mesa resultante era un lujo hace 200 años y sólo podía producirse en pequeñas cantidades, mediante una fabricación artesanal costosa y lenta. Hoy, enormes fábricas con gigantescas trituradoras, calderas y centrifugadoras convierten en cuestión de horas enormes volúmenes de remolacha o caña de azúcar en azúcar cristalino.

El azúcar granulado no tiene más de 2.500 años de antigüedad, y el azúcar blanco cristalino empezó su carrera aún más recientemente, hace unos 1.500 años, en Asia como puro lujo, signo de poder y riqueza. Al principio, el azúcar sólo se utilizaba en banquetes y ceremonias reales o en pequeñas dosis medicinales. Con el tiempo, el consumo real de azúcar se extendió a las élites de las crecientes ciudades de China e India, así como a gran parte de Asia Central y el norte de África, antes de llegar a Europa. En el siglo XIII, las técnicas de fabricación se habían desarrollado lo suficiente como para que el azúcar se convirtiera en un importante producto comercial en toda Eurasia. La historia del capitalismo azucarero comenzó en Asia, donde se produjo la mayor parte del azúcar del mundo hasta la década de 1870.

El gran éxito comercial del azúcar fomentó una cadena de pequeñas innovaciones en la molturación de la caña y la cocción del zumo, que abarataron aún más el precio. En los últimos setecientos años, el azúcar ha aparecido en un número cada vez mayor de recetas de todo el mundo y ha pasado a formar parte de la dieta diaria. Fueron los europeos quienes convirtieron el azúcar en una mercancía cultivada en todo el mundo, precisamente porque eran incapaces de cultivarla mucho en su propio continente, al menos no antes de la introducción de la remolacha azucarera. Cuando Europa aprendió a amar el azúcar, su demanda tuvo que ser satisfecha desde ultramar y desde América en particular. Lo que siguió fue una historia de crueldad a una escala inimaginable. Entre la mitad y dos tercios de los 12,5 millones de africanos enviados a través del Océano Atlántico en el curso de la trata de esclavos fueron destinados a las plantaciones de azúcar. Los regímenes laborales de las plantaciones azucareras eran exhaustivos y letales, mucho más que los de la producción de tabaco y café, por ejemplo. A finales de la década de 1860, cuando Karl Marx escribía su monumental El Capital, la mitad del azúcar que consumía el proletariado industrial de Europa y Norteamérica era producido por personas esclavizadas1.

A mediados del siglo XIX, el azúcar era lo que el petróleo sería en el XX: el producto de exportación más valioso del Sur Global.2 Sin embargo, la diferencia crucial con el petróleo es que casi todos los países han podido producir azúcar. Desde que Europa quedó aislada del azúcar del Caribe bajo el dominio de Napoleón Bonaparte, el azúcar de remolacha se convirtió en una alternativa viable. De ellas se podían extraer los mismos cristales blancos, pero nunca tan baratos como de la caña. Los poderosos cárteles del azúcar de remolacha de los países ricos convencieron a sus gobiernos para que establecieran políticas proteccionistas, no sólo protegiéndolos de la competencia de los países más pobres productores de azúcar de caña, sino también permitiéndoles volcar su exceso de producción en el extranjero. El matrimonio entre el capitalismo global expansivo y los Estados-nación cada vez más poderosos abarató artificialmente el azúcar. Esto, a su vez, facilitó la introducción del azúcar, en cantidades masivas, en los alimentos y bebidas producidos industrialmente. Hoy en día, la escala y el peso económico de la industria azucarera hacen que sea increíblemente difícil abordar las ineficiencias del mercado, la sobreproducción y el consumo excesivo.

En su obra clásica Dulzura y poder (1985), el antropólogo Sidney Mintz sostenía que la historia del azúcar muestra cómo el consumo moderno, las desigualdades globales y la aparición del capitalismo moderno forman parte de la misma transformación masiva de nuestro mundo.  La historia del capitalismo tiene, en efecto, la cara de Jano, ya que supuso un inmenso progreso material pero también causó miseria social, pautas de consumo poco saludables y destrucción medioambiental.  Las consecuencias medioambientales por sí solas deberían hacernos replantearnos la producción de azúcar. Actualmente, el consumo medio anual de azúcar y edulcorantes de una persona que vive en Europa Occidental es de 40 kilogramos; en Norteamérica, esa cifra es de casi 60 kilogramos. Ahora imaginemos que todo el mundo consumiera la misma cantidad de azúcar que los europeos. La producción mundial tendría que pasar de los 180 millones de toneladas actuales a 308 millones. Ello provocaría una devastación de tierras casi proporcional, ya que hoy en día rara vez es posible aumentar la productividad por acre. Y hay que tener en cuenta que ya se está utilizando cada vez más tierra para el cultivo de caña, para producir etanol como supuesto biocombustible.

La industria que distribuye azúcar en volúmenes inmensos se ha convertido en un adversario formidable de la profesión médica, que se pasó el siglo pasado advirtiendo contra el consumo excesivo de azúcar. El metabolismo humano evolucionó en función de la escasez de alimentos, no de la abundancia de calorías, y hoy sufrimos las consecuencias. El metabolismo humano evolucionó a la luz de la escasez de alimentos, no de la abundancia de calorías, y hoy sufrimos las consecuencias. Se prevé que la incidencia de la diabetes de tipo 2 -asociada a la obesidad, una enfermedad a la que contribuye en gran medida el consumo excesivo de azúcar- aumente a un ritmo alarmante en las próximas décadas.  La Organización Mundial de la Salud tenía motivos de sobra para declarar la obesidad pandémica en 1999, pero el anuncio pasó prácticamente desapercibido. El azúcar no es un virus, después de todo, y se le permitió seguir causando estragos en silencio.

Este libro no trata sólo del azúcar, sino también de su historia, hecha por personas. Es la historia de millones de trabajadores que realizan una labor agotadora, del campo a la fábrica, para producir azúcar. Es la historia de la resistencia de los esclavizados y de los trabajadores contemporáneos del azúcar de caña y de remolacha, y de millones de agricultores que persistieron en fabricar su propio azúcar en bruto en lugar de llevar su caña a los grandes industriales. Estos industriales, que normalmente operaban en estrechas redes familiares, también son actores cruciales. Los grandes productores procedían de diversos orígenes nacionales y étnicos, pero, si eran productores de azúcar de caña, a menudo habían nacido y crecido en los trópicos. Fueron de los primeros del mundo en aplicar la energía del vapor y los conocimientos revolucionarios de la física y la química a la fabricación de azúcar refinado. Eran realmente una burguesía azucarera colonial que difundía la modernidad industrial, aunque su progresismo se limitaba a sus estrechos intereses de clase. Crearon enormes cárteles y explotaron sin piedad la mano de obra y la naturaleza.  Conoceremos a los miembros de las dinastías azucareras más importantes del mundo: los Karimis de Egipto, la familia veneciana Corner de Chipre, los Lascelles de Barbados, los Havemeyers y Fanjuls de Estados Unidos y la familia Birla de la India. En la portada de este libro, el lector puede encontrar una lista de los dramatis personae del mundo del azúcar.

El ascenso del azúcar es una historia extraordinaria que abarca más de dos mil años y cuyos momentos más importantes se indican en una línea de tiempo incluida en la introducción de este libro. A lo largo de los siglos, el ser humano ha perfeccionado el arte de fabricar azúcar y ha desentrañado los milagros de la química al servicio de los objetivos industriales y comerciales más elevados. El azúcar, antaño un oro blanco soluble, es hoy omnipresente en todos los comestibles imaginables. Esta realidad encierra una historia de ingenio humano: la transformación de algo más dulce que la naturaleza en una mercancía a granel. La omnipresencia del azúcar nos habla de progreso, pero también revela una historia más oscura de explotación humana, racismo, obesidad y destrucción medioambiental. Dado que el azúcar es un fenómeno relativamente reciente, aún no hemos aprendido a controlarlo y a devolverlo a lo que una vez fue: un dulce lujo”.

 ©  The President and Fellows of Harvard College / Ulbe Bosma