Archivo de la categoría: Libros

El totalitarismo fascista

Marie-Anne Matard-Bonucci, profesora de Historia Contemporánea en la Universidad Paris 8,  integrante del Institut Universitaire de France y especialista internacionalmente reconocida en el fascismo italiano, acaba de publicar Totalitarisme fasciste (CNRS). El volumen viene a añadirse a su ya imprescindible L’Italie fasciste et la persécution des juifs (Perrin, 2007).

“Con el auge del nacionalismo y el populismo en Europa, la noción de fascismo vuelve a estar en vigor en el debate político, ya sea, para algunos, para denunciar un retorno hipotético de los años treinta o, para otros, para estigmatizar el “Islamo-fascismo”. En un momento en que las democracias europeas muestran signos de fatiga, es imperativo volver a examinar el significado de esta palabra aplicando un enfoque histórico y ubicando este fenómeno político en el país donde nació: Italia.

Marie-Anne Matard-Bonucci recuerda así el papel y la posición sin precedentes de la violencia en la ideología fascista y en sus prácticas. La violencia no solo sirvió para aniquilar a los opositores políticos sino que también implementó el genocidio en las colonias italianas. Mediante el estudio de algunas zonas apenas abordadas por los historiadores, descifra el impacto del proyecto fascista en la vida de los italianos, el proyecto de construcción de un “hombre nuevo” que  el régimen aplica para tratar de controlar los comportamientos, para cambiar los caracteres incluso en el esfera de la intimidad: de los usos lingüísticos a la risa, de los pasatiempos a los afectos. También resalta la plasticidad de la ideología fascista, la exaltación de la acción y el pragmatismo que permiten metamorfosis y las negaciones.

Cuestionando lo establecido, Marie-Anne-Matard Bonucci, hace hincapié finalmente en la naturaleza racista y antisemita del régimen de Mussolini: la Italia fascista fue el único país que experimentó al mismo tiempo una política racista colonial y un antisemitismo de Estado” .

Por otro lado, la introducción empieza del siguiente modo:

“Durante varias décadas,  después de 1945, el fascismo fue considerado una cosa del pasado. Su regreso parecía impensable, al menos en Europa. El adjetivo “fascista” podía surgir en el debate público, al modo de invectiva, para desacreditar a un oponente político. Aunque algunos partidos políticos se reclamaran abiertamente como tales, desafiando a veces, como en Italia, prohibiciones constitucionales, su influencia parecía limitada a ciertos secotres radicales de opinión. Los discípulos del fascismo  preferían presentarse como patriotas o nacionalistas en tanto el término parecía cargado de negatividad. Algunos textos – Mein Kampf  o los escritos antisemitas de Celine – solo eran consultados en lugares militantes. Con el tiempo, cuando los derechos de publicación sean de dominio público y con la revolución digital, los textos que antes se consideraban sulfurosos y destinados a permanecer en el infierno de las bibliotecas, conocerán una segunda vida y navegarán en un océano de odio vertido, casi sin control, en las redes sociales. En un contexto de auge del populismos y de la xenofobia y a medida que se desvanece la memoria de los sucesos, hay un proceso de des-satanización de los fascismos. Los partidos de extrema derecha obtienen altos respaldos en las elecciones y algunas veces entran en el gobierno. No hay semana en Italia sin controversia provocada por la rehabilitación de funcionarios o de prácticas que tuvieron lugar bajo Mussolini. Por tanto, en un contexto de creciente amnesia y rehabilitación más o menos explícita, resulta instructivo explorar la historia del fascismo y volver a algunas de las características de una ideología y de unas prácticas nacidas en Italia al final de guerra y destinadas, en los años veinte, a ser emuladas en otros países”.

Para mayor aclaración, remito a la reseña de Marc Semo en Le Monde, que toma la idea de la autora de que “el fascismo no fue la variante soleada del nacionalsocialismo, sino un régimen de opresión y terror basado en la violencia” para concluir que se trata de un libro denso que, con sus limitaciones,  trata de combatir muchos del los conceptos erróneos sobre este  tema.  En todo caso, si el lector no puede acceder a esa reseña, otra solución es repasar la más descriptiva que Johan Tamain  ha publicado en La Cliotèque, que empieza diciendo:

“El libro de Marie-Anne Matard-Bonucci emplea algunos de sus textos anteriores, pero otros son nuevos. La autora explora los diferentes aspectos de las aspiraciones y prácticas del fascismo en su relación con la violencia, la ideología y la cultura y a través de la “política racial”. El corazón del proyecto político del fascismo italiano reside, por supuesto, en la refundición total del individuo y la sociedad, lo que le da su dimensión totalitaria.

La primera parte aborda la cultura de la violencia. Esto está en el corazón de las prácticas de la ideología fascista. La guerra y la violencia están inscritas en el ADN del fascismo desde la batalla por la intervención de Italia en la Primera Guerra Mundial, momento iniciático del fascismo. La violencia es valorada tanto por el sindicalismo revolucionario (el pensamiento de Georges Sorel tuvo una influencia importante sobre Benito Mussolini) como por los futuristas. Se utiliza luego por los Fascios de Combate y por el Partido Nacional Fascista (1921), apoyándose en el movimiento del squadrismo, primero en el marco del “biennio Rosso” para restaurar el orden social “amenazado” por la agitación obrera (pero solo tras  el máximo de este movimiento, en forma de reacción motivada por el miedo), y especialmente durante el “biennio nero” (1921-1922), durante el cual los escuadristas multiplican la violencia contra los socialistas y los comunistas. Estas operaciones mortales (por lo menos 3.000 muertes, de las cuales tres cuartas partes víctimas de los fascista) dan lugar a un cierto ritual, prefigurando el del fascismo: el “Manganello” (garrote) y el aceite de ricino son así santificados. Participan de un patrimonio común, descrito como “cultura de combate” por el historiador Emilio Gentile. Tras la marcha sobre Roma (1922), una vez que Mussolini se convierte en Presidente, es necesario hacer entrar en vereda a los squadristi, pues el Estado debe tener el monopolio de la violencia. A pesar de todo,  continúan  (incendio del periódico Ordine nuovo de Gramsci en diciembre de 1922). Mussolini decide entonces crear la Milicia voluntaria para la seguridad nacional para integrar a los escuadrones e institucionalizarlos. No obstante, la violencia, que se ha convertido en un hábito para los fascistas, continúa. El secuestro y asesinato del diputado socialista Matteotti el 10 de junio de 1924 causa un impacto sin precedentes en la opinión pública, de modo que el poder de Mussolini se debilita. Él “vuelve a tomar la mano” con el famoso discurso del 3 de enero de 1925, de un cinismo absoluto, en el que asume los hechos y legitima los métodos criminales de los fascistas. el poder de Mussolini se debilita seriamente. Él “recupera el control” con el famoso discurso del 3 de enero de 1925, de un cinismo absoluto, en el que asume los hechos y legitima los métodos criminales de los fascistas.

(…)”

©  CNRS Editions / La Cliothèque

Nueva historia de “Occidente”

No es habitual que en esta bitácora nos ocupemos de los libros de texto, de los célebres y útiles manuales. Pero este es un caso especial. Se trata de un nuevo manual, sí, aunque es obra de dos historiadores poco dados a estos asuntos (nada más y nada menos que los princetonianos David A. Bell y Anthony Grafton). Además, no emplean el término  “historia universal”, sino directamente “Occidente”,  lo cual parecería aún más extraño si cabe. Pero se puede aclarar. Es un texto para acompañar la tan cuestionada y alabada, siempre controvertida, asignatura de “Western Civilizations” en el curriculum preuniversitario (y universitario) americano.

De hecho, en 2010 la National Association of Scholars publicó un sesudo informe titulado “The Vanishing West: 1964-2010“.  Como allí se dice:  el estudio trazaba el declive y la casi extinción de ese curso de  historia de la civilización occidental en los mejores colleges y universidades. Tal curso, que abarca desde la antigüedad clásica hasta el presente, ha sido tradicionalmente parte fundamental del currículum universitario, no solo porque a menudo era un requisito para graduarse, sino porque daba coherencia narrativa a todo lo demás que se enseñaba en la universidad. Al estudiar el ascenso de Occidente, los estudiantes se daban cuenta de cómo habían sido moldeadas esas artes y  ciencias que se les enseñaban en otras clases. Y dado a que la Civilización Occidental se había “globalizado”, también aprendían lo que hacía que el mundo exterior fuera el lugar en el que se había convertido. Por lo general, terminaban con al menos un reconocimiento parcial de su civilización como un gran monumento al logro humano y algo con lo que identificarse. Hacia  2010, el curso había desaparecido por completo como requisito en colleges y universidades y estaba disponible de forma menos destacada en menos de un tercio de ellos. Recuperar aquel curso en la forma que se impartió a las generaciones anteriores probablemente no sea factible ni deseable. La erudición histórica, que incluye el conocimiento de las interacciones de Occidente con otras civilizaciones y culturas, ha progresado. Pero una visión histórica del ascenso occidental hacia la libertad, el dominio científico y tecnológico y el poder mundial no es menos esencial para la generación actual que para la del pasado. “The Vanishing West” invita a un nuevo diálogo sobre la mejor manera de reanudar el trabajo de enseñar una visión global de la civilización a hombres y mujeres jóvenes en quienes recaerá la responsabilidad de mantenerla y mejorarla.

Es en ese debate y en esa preocupación, que viene de lejos y que continúa en un sentido y en otro, donde debemos enmarcar este proyecto: The West. A New History (Norton).


El editor destaca tres elementos:

OCCIDENTE COMO UNA TRADICIÓN DINÁMICA.
La nueva historia de Grafton y Bell reconstruye a Occidente como una tradición dinámica dedicada a la búsqueda continua del orden en la política, la sociedad y la cultura. Con las tensiones internas y las influencias globales que impulsan el cambio histórico, Occidente siempre se está rehaciendo a sí mismo, a veces con éxito y otras desastrosamente. Este fuerte hilo central hace de The West una herramienta de enseñanza efectiva para el curso introductorio.

LA NARRACIÓN CRONOLÓGICA TRANSMITE EL PASADO TAL COMO SE VIVIÓ EN ESE MOMENTO.
Para mostrar a Occidente constantemente rehaciéndose, Grafton y Bell adoptan una narración cronológica equilibrada que entrega el pasado no como un camino hacia el presente, sino como se vivió en ese momento, en movimiento, con todo su drama e inesperado intacto. Este enfoque hace que la secuencia de eventos sea clara para los estudiantes principiantes, y les muestra la interacción mutua de la historia política, social, cultural y material.

APOYA EL VALOR PRÁCTICO DEL CURSO
Como paquete de enseñanza, The West vuelve a comprometerse con el valor práctico del curso Civilizaciones occidentales, con características de texto, pedagogía y recursos digitales que se combinan para inculcar las habilidades asociadas con la historia y las artes liberales: lectura efectiva y pensamiento crítico. La historia misma apoya estas habilidades al mostrar cómo se desarrollaron como herramientas en la feroz competencia de creencias e ideas que impulsa la historia cultural.

El editor ofrece también un capítulo de muestra, el 18 (Acceleration. The Age of Industry, 1820–1845), que empieza así:

“A primera hora de la la mañana del 27 de septiembre de 1825, varios miles de hombres y mujeres se reunieron en la pequeña ciudad de Brusselton, en el norte de Inglaterra, para ver un espectáculo inusual. El papel protagonista fue desempeñado por un cilindro de metal grande y desgarbado, que descansaba sobre cuatro ruedas pesadas y lucía un grueso embudo negro en un extremo. Todo el artilugio, incluido un horno de carbón, pesaba ocho toneladas. Mientras los espectadores observaban, los ingenieros encendieron el horno, que accionaba una máquina de vapor que hacía girar las ruedas. Lentamente, toda la máquina comenzó a rodar a lo largo de dos vías paralelas de metal. Tiró de treinta y seis vagones pequeños cargados de harina, carbón y seiscientos pasajeros, lo que todo junto pesaba más de cincuenta toneladas. Los espectadores se fueron más tarde a casa, pero el motor y los vagones continuaron rodando, alcanzando una velocidad de más de seis millas por hora. En algunas secciones, cuesta abajo, la velocidad aumentó a hasta las quince millas por hora, haciendo que cundiera el pánico entre los pasajeros, de los que al menos uno saltó y se lastimó gravemente. Cuatro horas después de salir de Brusselton, el tren llegó sano y salvo a la ciudad portuaria de Stockton, tras recorrer veinticuatro millas por las vías. El primer ferrocarril comercial del mundo acaba de organizar su viaje inaugural”.

 © 2018 W. W. Norton & Company, Inc.

El concepto de ciudadanía en perspectiva histórica

El profresor Frederick Cooper, autor entre otros textos, del imprescindible Imperios -escrito con Jane Burbank-,  acaba de publicar Citizenship, Inequality, and Difference. Historical Perspectives (Princeton UP), volumen aparecido dentro de las apreciadas Lawrence Stone Lectures.

Según nos dice el editor, “Citizenship, Inequality, and Difference ofrece una visión  concisa y amplia de la compleja evolución  de la ciudadanía, desde la Roma antigua hasta el presente. Los líderes y pensadores políticos aún debaten, como lo hicieron en la Roma republicana, si la presunta equivalencia de los ciudadanos es compatible con la diversidad cultural y la desigualdad económica. Frederick Cooper presenta la ciudadanía como “reclamación” [claim-making]: la afirmación de los derechos en una entidad política. Lo que deban ser esos derechos y a quién deben aplicarse han sido durante mucho tiempo temas de debate y movilización política, mientras que el tipo de entidad política en la que se han formulado tales reclamaciones y contrademandas ha variado en el tiempo y en el espacio.

Las ideas de ciudadanía se formaron primero en el contexto de los imperios. La relación de la ciudadanía con la “nación” y el “imperio” se debatió acaloradamente tras las revoluciones en Francia y en las Américas, y las reclamaciones de “ciudadanía imperial” continuaron haciéndose a mediados del siglo XX. Cooper examina las luchas por la ciudadanía en los imperios español, francés, británico, otomano, ruso, soviético y estadounidense,  explicando la reconfiguración de las cuestiones de ciudadanía tras el colapso de los imperios en África y la India. Explora la tensión actual entre las concepciones individualista y social de la ciudadanía, así como entre la ciudadanía como noción excluyente y las concepciones flexibles y multinacionales de la misma.

Citizenship, Inequality, and Difference es una reflexión,  históricamente fundamentada,  sobre algunos de los problemas más importantes a los que que se han enfrentado las sociedades humanas en el pasado y en el presente”.

Además de ese presentación, el editor nos ofrece en su blog una entrevista con Cooper, donde nos dice entre otras cosas:

“En gran parte de mi carrera profesional, me ha gustado cambiar las distancias focales: hacer una investigación basada en archivos sobre un tema bien delimitado y escribir sobre cuestiones generales de historia y teoría en las ciencias sociales. Mi libro de Princeton Citizenship between Empire and Nation: Remaking France and French Africa, 1945-1960  entra en la primera categoría y el presente libro, junto con Empires in World History:  Power and the Politics of Difference, en coautoría con Jane Burbank, entra en el segundo. Citizenship, Inequality, and Difference comenzó como una serie de conferencias, y al convertirlas en libro traté de mantener el sentido de una reflexión ampliada sobre un tema que es tanto una preocupación de la política actual como un tema de interés histórico. Escribir en géneros tan diferentes ayuda a evitar las trampas de cualquiera de los dos. La inmersión en los pormenores de las situaciones históricas ayuda a centrarse no solo en el conocimiento limitado en que se basan las generalizaciones, sino también en las incertidumbres y contingencias con las que las personas vivían. La tentación suele ser comenzar un relato histórica por su final, ver cómo llegamos a donde estamos, escribir sobre caminos no tomados y callejones sin salida. Entrar en el meollo de la investigación histórica nos permite reconstruir las esperanzas, las desesperanzas, las posibilidades y las limitaciones con las que se hizo la historia. Al mismo tiempo, la inmersión en lo particular puede enmascarar la gran escala espacial y temporal en la que operan los actores importantes. Avanzar y retroceder entre la investigación de archivo y las reflexiones teóricas, entre pequeñas y grandes escalas de tiempo y espacio, mientras se siguen conexiones con sus extensiones y sus límites y se observan continuidades y cambios evolutivos, así como momentos de transformación radical, me parece una forma de explorar las posibilidades y limitaciones de la escritura de la historia”.

Finalmente, podemos también leer la Introducción, de la que entresacamos unos párrafos

“(…)

La historia de la ciudadanía es mucho más amplia que la del Estado-nación. La genealogía del concepto  y de sus ramificaciones en Europa datan de la ciudad-Estado griega y del Imperio Romano. Implica pertenecer a una comunidad política,   expectativas de que el grupo brinde protección contra personas ajenas e instituciones judiciales para regular las relaciones entre los miembros. Sin embargo, sus implicaciones para la participación en las decisiones políticas fueron variables y, a menudo, contestadas. Tanto  el vocabulario con el que se conceptualizó la ciudadanía como  los debates sobre su significado han afectado a las  consideraciones sobre la ciudadanía desde entonces. Los romanos, a diferencia de las ciudades-Estado griegas, vieron la posible concesión de la ciudadanía como una forma de vincular a las personas con el imperio en expansión. Para algunos historiadores del Imperio Romano, ninguna otra política, antes o después, “ha sido tan amplia que pudiera  pretender abarcar a todo el mundo o intentar crear una forma de ciudadanía universal que estuviese abierta a todos los llegados”. Pero las posibilidades de una ciudadanía inclusiva han seguido reapareciendo.

A raíz de la derrota de Francia en la Segunda Guerra Mundial, se elegió una  asamblea  para redactar una  constitución para una nueva república francesa, En aquel momento, sus miembros debatieron si continuar con la práctica de la centuria anterior y seleccionar partes de sus territorios de ultramar o  dar una renovada legitimidad al imperio farncés extendiendo esos derechos a todos los habitantes de los territorios franceses en Asia, África y el Pacífico. Varios participantes en estos debates evocaron el edicto del emperador romano Caracalla, quien en el año 212 DC extendió la ciudadanía romana a todos los que fueran hombres y libres.  Para unos, la ciudadanía imperial – y esta frase se usó- haría de Francia una potencia grande e inclusiva, reconociendo  la definitiva igualdad de todos los pueblos en su seno sin exigir que renunciaran a lo que algunos denominaban sus “civilizaciones locales”.  Sus oponentes se mofaron  de la idea de un nuevo edicto de Caracalla, una aseveración aparentemente anacrónica y pretenciosa en un mundo en el que las distinciones de poder, cultura y raza eran fundamentales e, insistían, legítimas. Predominaron en 1946 los defensores del edicto de Caracalla, y la constitución de la República Francesa de la posguerra proclamó que los habitantes de los territorios de ultramar tenían los derechos de ciudadanía. La plantilla de Roma para la ciudadanía como inclusión en un imperio y la comprensión de Francia de la ciudadanía como la soberanía del “pueblo” estaban vinculadas de una manera tal que  una perspectiva convencionalmente nacional  sobre la historia lo ensombrece.

La ciudadanía imperial era un concepto que podía capturar la imaginación política de africanos y europeos a mediados del siglo XX. Los imperios, que incorporaban a varias poblaciones mediante la violencia y otros métodos, habían sido durante mucho tiempo una unidad fundamental de la pertenencia política. Los imperios eran tanto integradores como desiguales. En los años de posguerra,  líderes políticos como los del África occidental francesa exploraron alternativas como las federaciones, que seguirían siendo integradoras y diferentes, pero que se serían más equitativas. Otros pueblos se veían a sí mismos como miembros de colectividades -como árabes, judíos, negros, eslavos, etc.-, dispersos por todo el mundo con diferentes relaciones con territorios específicos. Al final, la descolonización terminó creando Estados-nación; el número de unidades políticas pasó de alrededor de 50 en 1945 a casi 200 hoy. La división de los Estados del mundo en  ciudadanías separadas fue considerada tan normal en el último medio siglo que las concepciones alternativas quedaron relegadas durante un tiempo.

Si los derechos de expresión y protección contra la autoridad arbitraria estarían protegidos, o si se tendría la oportunidad de conseguir un nivel de vida decente o la protección social que se suponía que era esperable  en Europa y América del Norte, dependía de si los Estados concretos  miraban realmente por sus ciudadanos. En gran parte del mundo, este evidentemente no ha sido el caso. Por  tanto, activistas y académicos han tenido que afrontar la cuestión de dónde pueden y deben estar localizados los derechos y la ciudadanía. La ciudadanía en un Estado-nación, en sí misma, no garantizaba la protección de los derechos de las personas ni aseguraba una respuesta satisfactoria a la complejidad de su sentido de pertenencia.

(…)”.

© Copyright, Princeton University Press.

Emmanuel Le Roy Ladurie: biografía e historia

En lo que llevamos de año, uno de los libros de la producción francesa que más interesará es la biografía de Emmanuel Le Roy que ha escrito Stefan Lemny. Para envidia de otros lugares e instituciones, este doctor en historia trabaja en la BNF, donde es “Chargé de collections en histoire de l’Europe centrale et de l’Est Département Philosophie, histoire, sciences de l’homme”.  Además de ese trabajo regular, se dedica a sus labores como investigador, siendo un reconocido especialista en el siglo XVIII y un consumado biógrafo.  Asimismo, de vez en cuando participa en el blog L’Histoire à la BnF.  Allí apareció el pasado año un resumen de la conferencia que impartió poco antes en el Rendez-vous de l’Histoire de Blois (“L’historien de demain sera programmeur…  Emmanuel Le Roy Ladurie et les défis de la science”).  En fin, un pequeño avance de lo que es ahora su nueva biografía:  Emmanuel Le Roy Ladurie, une vie face à l’histoire (Hermann).

Así lo presenta el editor:

“Historiador de altos vuelos”, “mago de la historia”, “historiador total”: pocos historiadores han inspirado tantos superlativos como Emmanuel Le Roy Ladurie. Nacido en 1929, autor de obras importantes, entre las cuales están Paysans de Languedoc (1966), Histoire du climat depuis l’an mil (1967) y Montaillou, village occitan (1975), ha marcado con su pensamiento y con su pluma la historiografía de la segunda mitad del siglo XX , que vio cómo se afirmaban corrientes innovadoras como la escuela de Annales, la historia cuantitativa o la historia del clima.

Sin embargo, si ese trabajo es esencial, tal cosa no explica por sí misma su excepcional fama. No menor ha sido el papel que desempeñó en el desarrollo de varias instituciones de prestigio -la EHESS, el Collège de France, la BnF, el Institut de France-. A ello se añade el especial lugar que ocupó en la escena mediática, su postura en los debates sociales y su lucha por los derechos humanos en los años setenta y ochenta, en el apogeo del totalitarismo comunista.

Esta biografía es la primera en mostrar la personalidad del historiador en toda su complejidad, a partir de archivos inéditos. Más allá de la historiografía, explora la vida intelectual de los últimos sesenta años, de la que Emmanuel Le Roy Ladurie fue un actor imprescindible y un testigo precioso”.

Como apoyo a esa somera presentación podemos emplear otra, a cargo de Olivier Jacquot, colega de Lemny en la BNF, donde es “Coordonnateur de la recherche”. En este caso, procede del blog de esa Biblioteca, pero poco añade a lo ya señalado :

“La biografía Emmanuel Le Roy Ladurie : une vie face à l’histoire es la primera en mostrar la personalidad del historiador en toda su complejidad, a partir de archivos inéditos, incluidos los del mismo historiador. De hecho, en los últimos años Stefan Lemny se ha ganado hasta tal punto la confianza de Le Roy Ladurie que le ha concedido generosamente el derecho de consultar sus voluminosos archivos personales y profesionales.

(…)

Historiador marcado por la ocupación,  hijo de Jacques Le Roy Ladurie, Secretarío de Estado de Agricultura y Abastecimiento bajo el régimen de Vichy, Emmanuel Le Roy Ladurie  es también lo que Pierre Rigoulot denominó un “enfant de l’épuration”, de modo que queda afectado por por ese pasado que no pasa al que se han referido Eric Conan y Henry Rousso.  (En virtud de la sentencia dictada el 1 de julio de 1949 por la Haute Cour de Justice, los cargos contra Jacques Le Roy Ladurie fueron desestimados. Emmanuel Le Roy Ladurie se dedicó a publicar las memorias de su padre: Jacques Le Roy Ladurie, Memoirs (1902-1945), editado y presentado por Anthony Rowley y Emmanuel Le Roy Ladurie, París: Flammarion/Plon, 1997). Así, la biografía de Emmanuel Le Roy Ladurie es también una historia familiar, la de los Roy Ladurie que le preceden, y una historia intelectual y política de Francia,  desde el aumento de los peligros, pasando por el compromiso dentro del Partido Comunista Francés (pasado que, con la franqueza y el rechazo de los tabúes que lo caracterizan, Emmanuel Le Roy Ladurie  evocó en Paris-Montpellier : P.C.-P.S.U. [Parti communiste-Parti socialiste unifié], 1945-1963. París: Gallimard, 1982) y el anticolonialismo hasta la lucha contra el cambio climático”.

©  Éditions Hermann / Hypothèses

El nacimiento del mundo moderno: 1750–1870

Los eminentes profesores Akira Iriye y Jürgen Osterhammel llevan algunos años encargándose de editar los distintos volúmenes que componen la  “A History of the World” de Belknap Press, sello a su vez de Harvard University. Son volúmenes no aptos para todos los públicos, no ya por su voluntad académica, sino porque cada uno de ellos ocupa más de mil páginas, amén de imágenes y tablas. Eso sí, para tanta información, a cargo además de reputados especialistas, su precio es muy ajustado, para que así usuarios y sobre todo bibliotecas lo puedan incluir en su lista de adquisiciones.

Pues bien, este año 2018 la colección añade otro eslabón a la pesada cadena. En esta ocasión, con un título muy semejante al ya clásico de C. A. Bayly, aunque con una cronología más corta. Se trata de  An Emerging Modern World. 1750–1870, a cargo de Sebastian Conrad y el propio Jürgen Osterhammel, como editores.  Nada hay de extraño en esto último, pues este es autor del afamado La transformación del mundo. Una historia global del siglo XIX, que ha servido de base, mientras que su compatriota ha firmado, entre otros, Historia Global. Una nueva visión para el mundo actual. Como curiosidad, obsérvese que libro de Bayly empezaba en 1780, el de Osterhammel en 1760 y este último en 1750.  Explicaciones hay y las habrá, pero esperemos no ir retrocediendo paulatinamente. O sí…

Más allá de elecciones cronológicas, ambos autores tienen una reputación impecable y comparten y aplican la perspectiva global, de modo que el volumen se presenta así:

“Mientras haya habido naciones, ha habido una esfera “internacional” de relaciones transfronterizas. Pero durante la mayor parte de la historia humana, este espacio estaba escasamente ocupado. Los Estados y las regiones estaban conectados por el comercio de larga distancia y los espasmos de guerra, pero en su desarrollo permanecieron esencialmente separados. El siglo posterior a 1750 marcó un cambio importante. La conexión fugaz dio paso a una integración duradera. La cultura, la política y la sociedad se fueron enredando cada vez más e indeleblemente a través de los Continentes. An Emerging Modern World  traza este período de transformación, abordando preguntas importantes sobre las raíces del presente desde una perspectiva claramente global.

¿Por qué, por ejemplo, comenzó la industrialización en Inglaterra y no en China? ¿Hubo desarrollo capitalista temprano fuera de Occidente? ¿La Ilustración fue exclusivamente un acontecimiento europeo? Dirigido por los editores Sebastian Conrad y Jürgen Osterhammel , un distinguido grupo de historiadores aborda estos temas, junto con los roles de gentes nómadas y esclavizadas a la hora de fomentar la integración global, el desarrollo de una burguesía fuera de Europa,  la transformación del hinduismo en una “religión” universal comparable al cristianismo, la invención de la identidad panislámica y las causas y efectos de la revolución en regímenes temporales. El mundo parecía estar experimentando una renovación tan radical que la impresión de estar en punto de inflexión estaba muy extendida.

Este cuarto de los seis volúmenes de la serie “A History of the World” aborda el fermento político, económico, social e intelectual de los siglos XVIII y XIX fuera de Europa y América del Norte. Al hacerlo, es testigo del nacimiento del mundo moderno”.

© 2018 President and Fellows of Harvard College

Historia de la privacidad (en los Estados Unidos)

Ahora que el asunto de las redes sociales y la privacidad están a la orden del día, no ha podido ser más oportuno el libro de Sarah E. Igo: The Known Citizen.  A History of Privacy in Modern America (Harvard UP). Así se presenta:

“Todos los días, los estadounidenses toman decisiones sobre su privacidad: qué compartir y cuándo, cuánto exponer y a quién. Asegurar el límite entre los asuntos privados y la identidad pública se ha convertido en una tarea central de la ciudadanía. ¿Cómo la privacidad adquirió tal importancia en la vida estadounidense? Sarah Igo hace un seguimiento de este elusivo valor social a lo largo del siglo XX, cuando los individuos cuestionaban cómo serían y deberían ser conocidos por su propia sociedad.

La privacidad no siempre fue una cuestión de importación pública. Pero a partir de fines del siglo XIX, a medida que la industria corporativa, las instituciones sociales y el gobierno federal crecían, un número creciente de ciudadanos creía que su privacidad estaba en peligro. El periodismo popular y las tecnologías de la comunicación, las burocracias de bienestar y las tácticas policiales, la investigación de mercado y las pruebas en el lugar de trabajo, la investigación científica y los bancos de datos informáticos, las revelaciones de detalles privados  y las redes sociales impulsaron la privacidad al primer plano de la cultura estadounidense. Los juristas y filósofos, pero también la gente común, sopesaban los peligros, las posibilidades y las promessa de ser conocidos. En el proceso, redibujaron las fronteras de la individualidad contemporánea y la ciudadanía.

The Known Citizen revela cómo la privacidad se convirtió en el lenguaje indispensable para monitorear la línea siempre cambiante entre nuestro ser personal y el social. La arrolladora historia de Igo, desde la era de la “fotografía instantánea” hasta la del big data, revela las sorprendentes formas en que los debates sobre lo que debería mantenerse fuera del ojo público han moldeado la política y la sociedad estadounidenses. Ofrece la primera visión de gran angular sobre la privacidad tal como ha sido vivida e imaginada por los estadounidenses modernos”.

Para mayor aclaración, recomiendo la presentación que esta historiadora hace en Rorotoko, donde nos dice:

“Como historiadora de las ideas, estoy muy interesada en las convicciones de las personas y en cómo cambian. Especialmente en la manera en que los estadounidenses comunes han revisado su comprensión de la sociedad en la que vivían. En mi primer libro, por ejemplo, exploré cómo las visiones de los ciudadanos -mayorías y minorías,  sectores dominantes y marginales-  fueron alteradas por la afluencia repentina de sondeos y encuestas populares en la primera mitad del siglo XX.

La privacidad es un tema fascinante para investigar sobre cómo las ideas, incluso las más apreciadas, cambian de forma. Esto se debe a que los estadounidenses generalmente lo tratan como un valor esencial e inmutable, aunque siempre esté bajo amenaza. Pero una mirada a la historia de cómo los estadounidenses han debatido, litigado y vivido la privacidad durante el último siglo y medio revela un concepto en constante confusión. Ciertamente, los ciudadanos ven y ejercen la privacidad de manera diferente dependiendo de su estado y circunstancias, y algunos apenas pueden acceder a ella.

(…)”

En todo caso, el volumen es oportuno, pero no oportunista. Su autora lleva años preocupándose por esta cuestión de la privacidad. Por ejemplo, en 2013, con motivo de la aparición del libro de Deborah Cohen sobre Family Secrets: Shame and Privacy in Modern Britain, fue invitada  participar en el foro que al efecto organizó el History Workshop.  Un par de años después, asimismo, publicó en la espléndida The Hedgehog Review una breve pero interesante nota titulada “The Beginnings of the End of Privacy“.  Y, por supuesto, ha acabado manifestándose sobre asuntos más actuales.

© 2018 President and Fellows of Harvard College /Rorotoko LLC

¿Por qué importa la Historia?

La editorial Polity ha lanzado una pequeña colección denominada “Why It Matters“. Son volúmenes pequeños, que no alcanzan las 150 páginas y de precio razonable (para lo que es el mercado anglosajón). Dedicados a las diversas disciplinas, ya tenemos el  correspondiente a la nuestra. Se titula, por supuesto, History: Why it Matters y está a cargo de la prestigiosa historiadora norteamericana  Lynn Hunt. Asi se presenta:

“Justificamos nuestras acciones en el presente a través de nuestra comprensión del pasado. Pero vivimos en un momento en que los políticos mienten descaradamente sobre los hechos históricos y se meten con el contenido de los libros de historia, mientras que los medios difieren enormemente en sus presentaciones del mismo evento. Con frecuencia, los nuevos descubrimientos nos obligan a reevaluar todo lo que pensamos que sabíamos sobre el pasado.

Entonces, ¿cómo puede establecerse alguna certeza sobre la historia y por qué es importante? Lynn Hunt muestra por qué la búsqueda de la verdad sobre el pasado, como un proceso continuo de descubrimiento, es vital para nuestras sociedades. La historia tiene un papel esencial que desempeñar para garantizar la presentación honesta de la evidencia. De esta manera, puede fomentar la humildad sobre nuestras preocupaciones actuales, una actitud crítica hacia el chovinismo y una apertura a otros pueblos y culturas. La historia, argumenta Hunt, es nuestra mejor defensa contra la tiranía”.

Y así empieza, con el rótulo de “Ahora más que nunca”:

“Donde quiera que vayas, la historia está en cuestión. Los políticos mienten sobre hechos históricos, los grupos se enfrentan por el destino de los monumentos históricos, los funcionarios supervisan de cerca el contenido de los libros de texto de historia y proliferan las comisiones de la verdad en todo el mundo. Como muestra el rápido crecimiento en la historia de los museos, vivimos en un momento obsesionado con la historia, pero también es un momento de profunda ansiedad sobre la verdad histórica. Si es tan fácil mentir sobre la historia, si las personas están en desacuerdo sobre qué monumentos o libros de historia deben transmitir  y si se necesitan comisiones para descubrir la verdad sobre el pasado, entonces, ¿cómo puede establecerse algún tipo de certeza sobre la historia? ¿Los lugares patrimoniales y las sociedades históricas están configurados para provocar, para consolar o simplemente para el esparcimiento? ¿Cuál es el propósito de estudiar historia? Este libro presenta las preguntas y ofrece formas de responderlas. No resolverá todos los dilemas, ya que la historia es, por definición, un proceso de descubrimiento y no un dogma establecido. Pero puede mostrar por qué la historia importa ahora más que nunca”

Para mayores pormenores, véase la reseña de Robert Zaretsky,    history editor de la LARB .

©2018 Polity / Lynn Hunt

La modernidad católica: la iglesia ante el Totalitarismo

Harvard University Press ha publicado este años, entre sus muchas obras, dos libros dedicados a la historia de la religión, asunto este que tenemos absolutamente abandonado. Uno es Vatican I. The Council and the Making of the Ultramontane Church (Harvard UP), de John W. O’Malley, profesor de la católica Georgetown University.  El otro, aparecido unos meses antes, es Catholic Modern. The Challenge of Totalitarianism and the Remaking of the Church (Harvard UP),  de James Chappel, profesor en la selecta Duke University.

De estas dos, optamos por la última, que cronológicamente antecede y que se presenta así:

“En 1900, la Iglesia Católica se mantenía firmemente en contra de los derechos humanos, la libertad religiosa y el Estado secular. Según la visión católica, conceptos modernos como estos, desencadenados por la Revolución Francesa, habían sido un desastre. Sin embargo, en la década de 1960, esas posiciones se invirtieron. ¿Cómo pasó? ¿Por qué y cuándo se modernizó la organización religiosa más grande del mundo?

James Chappel encuentra una respuesta en las experiencias demoledoras de la década de 1930. Enfrentados al auge del nazismo y del comunismo, los católicos europeos se apresuraron a reconsiderar su Iglesia y su fe. La oposición simple a la modernidad ya no era una opción. La pregunta era cómo ser moderno. Estas eran preguntas de vida o muerte, mientras los católicos luchaban por mantener abiertas las puertas de la Iglesia sin comprometer sus valores fundamentales. Aunque muchos católicos colaboraron con el fascismo, unos pocos colaboraron con los comunistas en la Resistencia. Ambas estrategias requerían enfoques novedosos para la raza, el sexo, la familia, la economía y el Estado.

Catholic Modern cuenta la historia de cómo estas ideas radicales emergieron en la década de 1930 y ejercieron una enorme influencia tras la Segunda Guerra Mundial. Lo más notable es que un grupo de católicos modernos planeó y lideró un nuevo movimiento político llamado Democracia Cristiana, que transformó la cultura, la política social y la integración europeas. Unos emergieron como disidentes de izquierda, mientras otros comenzaron a organizarse en torno a cuestiones relacionadas con el aborto y el matrimonio entre homosexuales. Los católicos habían llegado a aceptar la modernidad, pero todavía no estaban de acuerdo sobre su forma apropiada. Los debates sobre esta cuestión han dado forma al pasado reciente de Europa y configurarán su futuro”.

El propio autor ha expuesto eso mismo en las páginas de Aegon, donde entre otras cosas señala:

“El siglo XX está plagado de experimentos globales fallidos. El Imperio Británico entró en el siglo con el viento a favor, pero acabó desmoronándose. La Revolución Rusa prometió inaugurar un siglo de insurgencia comunista, pero ese sueño también expiró. De todos los proyectos globales en marcha en 1900, solo dos realmente sobrevivieron hasta el final del siglo. El capitalismo global es uno y la Iglesia Católica es el otro. La supervivencia del capitalismo no debería sorprendernos, tal vez incluso Karl Marx fue consciente del explosivo dinamismo del sistema. Pero, ¿la Iglesia Católica? ¿Una institución que, en 1900, parecía la más intransigente y antimoderna de la escena, y que se había comprometido a revocar el proyecto moderno en su totalidad? ¿Cómo ocurrió esto?

(…)  Los historiadores son reacios a ofrecer leyes de la historia, pero hay una que parece razonable: las instituciones masivas no se transforman fundamentalmente en momentos de relativa placidez. El proceso requiere demasiada energía y demasiada aceptación de élites prudentes. Se transforman en momentos de crisis, destrucción y miedo. La década de 1960 no fue un momento de este tipo para la Iglesia. La década de 1930, sin embargo, sí.

El inicio de la Gran Depresión en 1929 marcó una nueva era en la política europea. En toda Europa el centro liberal se vino abajo sin pena ni gloria, mientras los votantes acudían en masa a los extremos del fascismo y el comunismo. Los católicos estaban horrorizados. Los liberales habían amenazado a las escuelas católicas o, en el peor de los casos, arrebatado el control del nombramiento de los obispos. Joseph Stalin y Adolf Hitler representaban algo nuevo, y algo aún más alarmante. Desde la perspectiva católica, eran “totalitarios”. Reclamaban lealtad total a sus súbditos, en cuerpo y alma. Ambos criticaron a las iglesias, que después de todo representaban los principios alternativos de la ley y la moralidad en Estados que intentaban agresivamente convertir una población diversa en un todo unificado.

Ante el totalitarismo, los católicos se enfrentaron a la posibilidad muy real de que su posibilidad de recibir los sacramentos, y no digamos de asistir a escuelas católicas, pronto podría limitarse. Mientras Europa pendía de un hilo  entre Hitler y Stalin, la idea de que algún tipo de renacimiento político católico estuviera en camino parecía absurda, incluso era peligroso considerarla (Hitler tenía antenas sensibles para tales cosas). Esto llevó a los católicos, desde el papado a la parroquia, a reimaginar la naturaleza de su Iglesia. Porque, como todos los buenos cristianos saben, la muerte y el renacimiento están a un dedo de distancia.

Su objetivo ya no era ofrecer una alternativa a la modernidad, ni siquiera imaginar que la Iglesia estuviera en el centro de alguna sociedad futura. El objetivo, en cambio, era utilizar el lenguaje moderno para hacer afirmaciones sobre los Estados seculares para que los católicos pudieran proteger a la Iglesia y ver al menos algunos principios católicos codificados en la ley. Fue en estos años, y por estas razones, que los católicos aceptaron los derechos humanos, la libertad religiosa y la modernidad secular.

Los católicos en la década de 1930 se enfrentaron a un agonizante conjunto de opciones. Si la renovación holística católica con la que tanto habían soñado quedaba en el olvido, ¿qué debería ocupar su lugar?, ¿qué debería reivindicar la Iglesia ? La mayoría de los líderes y pensadores católicos optaron por centrarse en la familia. Por primera vez, los católicos colocaron la ética sexual y reproductiva en el centro de su misión social y política. Lo hicieron por dos razones. Primero, los católicos razonaron que el control sobre la familia, como un sitio de educación moral e instrucción, les garantizaría la supervivencia institucional en un mundo que parecía desmoronarse. En segundo lugar, los católicos razonaban (con algo de justicia) que la ética familiar católica sería aceptable para los políticos seculares, ya fuera Hitler o Franklin Roosevelt. Estas figuras , al fin y al cabo, tenían sus propios motivos para oponerse a la anticoncepción,

Las elecciones que los católicos hicieron en la década de 1930 han rebotado hasta el presente. Los católicos se han organizado con un inmenso éxito en torno al matrimonio entre personas del mismo sexo, el aborto y otros problemas reproductivos, presionando a los Estados seculares para que conviertan las enseñanzas católicas en ley. Sin embargo, esta nunca ha sido la única forma de teorizar sobre la modernidad católica. Desde la década de 1930, una facción disidente ha observado que este enfoque en la familia ha sido contraproducente, llevando a la Iglesia a alianzas con fuerzas que, de otra manera, han sido antagónicas a los valores católicos. No han rechazado las enseñanzas católicas sobre estos asuntos, pero han cuestionado el énfasis abrumador en ellos, y han tratado de recuperar otros elementos de la larga tradición católica que están más preocupados por la injusticia económica, racial o ecológica.

No es ningún secreto que estas dos alas de la Iglesia coexisten hoy. (…)

(…)”

©  James Chappel /  President and Fellows of Harvard College  / Aeon Media Group Ltd.

El Islam y la Ilustración europea

Alexander Bevilacqua, profesor en el selecto Williams College, ha presentado este año una obra de impacto. Se trata de The Republic of Arabic Letters. Islam and the European Enlightenment (Harvard UP), volumen premiado cuanto aún era un manuscrito.

Dice el editor:

“En los siglos XVII y XVIII, una comunidad pionera de eruditos cristianos sentó las bases para la comprensión occidental moderna de la civilización islámica. Estos hombres produjeron la primera traducción precisa del Corán a un idioma europeo, cartografiaron las ramas de las artes y las ciencias islámicas y escribieron la historia musulmana utilizando fuentes árabes. The Republic of Arabic Letters reconstruye este proceso, revelando la influencia de los intelectuales católicos y protestantes en la comprensión secular de la Ilustración sobre el Islam y sus tradiciones escritas.

Basándose en fuentes árabes, inglesas, francesas, alemanas, italianas y latinas, la rica historia intelectual de Alexander Bevilacqua recorre las rutas, tanto mentales como físicas, que los eruditos cristianos recorrieron para adquirir, estudiar y comprender los manuscritos árabes. El conocimiento que generaron estaba profundamente en deuda con las tradiciones musulmanas nativas, especialmente las otomanas. Finalmente, las traducciones, compilaciones e historias que produjeron alcanzaron a luminarias como Voltaire y Edward Gibbon, quienes no solo asimilaron el contenido fáctico de estas obras, sino que también incrustaron sus interpretaciones en el tejido del pensamiento de la Ilustración.

The Republic of Arabic Letters muestra que el esfuerzo occidental por aprender sobre el islam y sus tradiciones religiosas e intelectuales no se originó en un programa secular sino a partir de los compromisos académicos de un selecto grupo de cristianos. Estos autores dejan de lado puntos de vista heredados y legan al Occidente moderno una nueva comprensión del Islam”.

Para complementar ese breve sumario, tenemos el extracto del primer capítulo que el autor firma en Literary Hub. Así empieza:

“En 1685, años antes de que su traducción de Las mil y una noches le concediera fama duradera, el erudito francés Antoine Galland vivía en Estambul. Conocedor del árabe, el persa y el turco, se estaba acercando al final de su misión de casi cinco años en la ciudad para recolectar libros y monedas antiguas en nombre de la corona francesa; también los recolectó para él y para el embajador francés, el Conde de Guilleragues. En su papel de intérprete y comprador profesional de libros, así como también por su capacidad privada de estudioso, había llegado a conocer íntimamente los mercados de libros de la ciudad. El número de obras que le fue posible encontrar en la capital otomana lo deleitó: “La facilidad de comprar [libros] es mayor que en cualquier otro lugar, ya que hay un número considerable de tiendas donde se venden y donde cada día hay nuevos que son traídos para su venta al mejor postor”.

Galland no era una anomalía en su interés por los libros islámicos o en su búsqueda, deliberada y ordenada por el rey, a fin de adquirirlos. Los manuscritos árabes, persas y turcos se recopilaban por toda Europa en los siglos XVII y XVIII. En el siglo XVI, se fundaron grandes bibliotecas en toda Europa: la Biblioteca Real francesa, inicialmente ubicada en Blois y Fontainebleau, y más tarde en París; la del Escorial, cerca de Madrid; la Biblioteca Imperial de los Habsburgo, en Viena; la Biblioteca de la Universidad de Leiden; la Bodleian, en Oxford, pero fue en el siglo XVII cuando adquirieron colecciones orientales. (La Biblioteca del Vaticano fue fundada en 1475, aunque la colección se inició a principios del siglo).

En este momento, miles de manuscritos árabes, persas y turcos fueron adquiridos para colecciones europeas, transformándolas y haciendo posible el estudio en profundidad de las tradiciones literarias e intelectuales islámicas. Oxford, Leiden, París, el Escorial y Roma tenían las mejores colecciones de manuscritos islámicos en Europa, pero estaban lejos de ser las únicas. La Biblioteca Ambrosiana de Milán, fundada en 1609, construyó una colección árabe, y en el Palazzo Pitti de Florencia los grandes duques de Toscana tenían una colección oriental traída de Roma por el gran duque Ferdinando de Medici. Además, muchas bibliotecas más pequeñas reunieron manuscritos islámicos. Solo en París, además de la Biblioteca Real, se contaba con la biblioteca de la Sorbona, la biblioteca de la abadía maurina (benedictina) de Saint Germain des Prés y la biblioteca de la escuela jesuita de Louis le Grand, así como las bibliotecas privadas del cardenal Mazarino, el alguna vez ministro de finanzas Nicolas Fouquet y el ministro Jean Baptiste Colbert. Todas abrieron sus puertas a los eruditos.

Los europeos que buscaban manuscritos estaban obsesionados con las grandes bibliotecas islámicas: la colección del sultán de Marruecos, la biblioteca del serrallo imperial en Estambul y la biblioteca de la mezquita de al-Azhar en El Cairo. Al final, sin embargo, los coleccionistas europeos los sacaron de otras fuentes. Cuando podían, compraban directamente en monasterios y otros fondos similares, pero los mercados y sus librerías comerciales demostraron ser sus proveedores más valiosos, una vez que los enviados europeos aprendieron qué libros buscar y cómo obtenerlos.

(…)

A través de iniciativas como estas, surgieron las “Bibliotecas Orientales” de los siglos XVII y XVIII. Lo que llegó a Europa dependía tanto de lo que los lectores y copistas islámicos cultivaban, y de qué, de entre esa variedad, los europeos decidieron adquirir. Por tanto, los manuscritos obtenidos para colecciones europeas reflejaban las prioridades de la vida intelectual islámica y la cultura del libro en los siglos XVII y XVIII. Esto último, por tanto, moldeó inevitablemente lo que los europeos llegaron a saber.

(…)”

© 2018 President and Fellows of Harvard College / Alexander Bevilacqua / LITHUB

Robert Darnton: el Tour de France literario

Siguiendo con su dilatada y rica trayectoria de investigación, Robert Darnton ahonda un poco más en su estudio sobre la historia del libro y la lectura con A Literary Tour de France. The World of Books on the Eve of the French Revolution (OUP).  Así lo presenta el editor:

“La industria editorial en Francia en los años previos a la Revolución fue un asunto animado y a veces accidentado, ya que los editores e impresores se apresuraron a lidiar con (y posiblemente evadir) las cambiantes leyes de censura y las regulaciones tributarias, para atender el apetito del público lector por libros de todo tipo, de la famosa Encyclopédie, repositorio de la razón y el conocimiento, a la difamación y a la pornografía. Para dar vida a este mundo, el historiador y bibliotecario Robert Darnton utiliza su acceso exclusivo a un tesoro de documentos (cartas y documentos de autores, editores, impresores, fabricantes de papel, cradores de tipografía, fabricantes de tinta, contrabandistas, conductores de carretas, almacenistas y contables) que involucran a una editora de la ciudad suiza de Neuchatel. Al igual que en otros lugares en la periferia de Francia, Suiza era un hervidero de piratería, supervisando cuidadosamente la demanda de ciertos tipos de libros y buscando formas de atenderla. Se centra en particular en el diario de Jean-François Favarger, un representante ambulante de ventas para una firma suiza. Su viaje de 1778 por Francia, a caballo y a pie, para visitar librerías y renovar los balances constituye la espina dorsal de esta narración

A Literary Tour de France es literalmente eso. Darnton captura el ajetreo, la comedia picaresca y el riesgo ocasional de los viajes de Favarger al servicio de los libros, y en el proceso ofrece un  relato interesante, inmersiva e inolvidable de la cultura del libro en un momento crítico en la historia de Francia”.

Contamos, además, con un breve extracto del primer capítulo, aparecido en Lapham’s Quarterly.  Empieza de este modo:

“Una forma de conocer a un representante de ventas es estudiar su cuenta de gastos. Los gastos de Jean-François Favarger, calculados cuidadosamente en la moneda francesa, en livres, sous y deniers,  aparecen al final de su diario. Proporcionan una vista previa de su viaje.

Antes de partir con su caballo, tenía el abrigo arreglado: 1 libra, 3 sous desembolsados ​​en La Neuveville, su ciudad natal, a 16 km al norte de Neuchâtel, el 3 de julio de 1778, dos días antes de tomar el camino. La prenda probablemente era un redingote (capa de montar), una pieza sólida de tela encerada para soportar la lluvia, nada comparable a las galas que llevaban los caballeros, con adornos elegantes y filas dobles de botones bien labrados. Favarger necesitaba protección para los elementos, que fueron benevolentes con él en la primera etapa del viaje. Pero en agosto, cuando llegó al valle inferior del Ródano, el sol lo golpeaba implacablemente y el redingote probablemente estaba atado sobre sus alforjas. Favarger encontró muy poca agua, incluso en los lechos de los ríos, hasta el 6 de septiembre, cuando entró en Carcasona. Entonces empezó a caer.  DeToulouse a La Rochelle, apenas se detuvo. Favarger tuvo que comprar un sombrero nuevo: 10 livres. Y había soportado tanta fricción en la silla de montar que también tuvo que comprarse un par de pantalones nuevos: 26 libras, tanto para los pantalones como para una colcha para poder pasar las frías noches que llegaron a principios de octubre. Los caminos estaban tan embarrados que su caballo resbalaba y se caía varias veces al día. (…)”

Por otra parte, el volumen toma el título de la web que el propio Darnton ha creado para fines semejantes y que es una apuesta digital de gran valor:

“Este sitio web ofrece la oportunidad de explorar el mundo de los libros en vísperas de la Revolución Francesa. Reúne material de los vastos archivos de la Société typographique de Neuchâtel, una editorial y mayorista que proporcionó todo tipo de libros a toda Francia desde 1769 hasta 1789.

Al buscar pistas a través de enlaces, los usuarios pueden seguir el juego de la oferta y la demanda en la literatura, pueblo por pueblo y librero por librero. También pueden estudiar estrategias de publicación, piratería, contrabando, envíos, el papel de los libreros como intermediarios culturales y el patrón de los best-sellers a escala nacional.

Finalmente, el sitio web reúne una gran cantidad de información sobre escritores y escritura: 500 informes sobre autores de los archivos de la policía parisina (1748-1753), y 185 cartas de Jacques-Pierre Brissot, cuya carrera como escritor en la década de 1780 culminó en su papel de líder de la Revolución Francesa”.

Dicho lo cual, este asunto tiene un contexto historiográfico -con derivaciones digitales- que no puede ser orillado.  El oigen está en la digitalización de ese mismo archivo para el proyecto “Mapping the Trade of the Société Typographique de Neuchâtel, 1769-1794”, algo que se puede ver en en el sitio FBTEE: The French Book Trade in Enlightenment Europe.

A partir de esa base de datos, su impulsor, Simon Burrows,  ha cuestionado algunas de las conclusiones de Darnton, dando lugar a un animado debate entre ambos, cuyo último episodio -si no ando errado- se puede leer en el volumen 7 de French History and Civilization.

© Oxford University Press / Robert Darnton 2018

El imperio del sentimiento (la muerte de Livingstone)

En un tiempo en que la historia de las emociones circula con viento a favor por el mar académico, la joven profesora Joanna Lewis acaba de firmar un volumen titulado Empire of Sentiment.  The Death of Livingstone and the Myth of Victorian Imperialism (CUP).  Un volumen que, como se verá, es tildado de primera “historia emocional” de aquel imperio .

En efecto, el editor nos lo presenta del siguiente modo:

“Esta es la primera historia emocional del Imperio Británico. Joanna Lewis explora cómo la muerte de David Livingstone vinculó el imperialismo británico y el humanitarismo victoriano y los insertó en la cultura popular. Sacrificio y muerte; Superhombre como heroísmo; la devoción de los africanos; la crueldad de la esclavitud árabe; y los sufrimientos del “hombre ordinario”, generaron ondas de emoción sentimental. Estos poderosos mitos, imágenes y sentimientos incubados a lo largo de las generaciones -a través de grandes ceremonias, exploración adicional, humanitarismo, enseñanza cristiana, narraciones de esfuerzo masculino y biografía heroica – inspiraron el dominio colonial en África y a los colonizadores blancos pioneros, a misioneros y a africanos. Empire of Sentiment demuestra cómo este relato de África dio forma a la percepción romántica que Gran Bretaña  tuvo de sí misma, como un poder humano en el extranjero cuando la realidad colonial se quedaba corta. A través del humanitarismo sentimental, Livingstone ayudó a mantener un Imperio británico en África que permaneció profundamente victoriano, polifónico e ideológico; mientras, en casa, siempre era entendido como orgullosamente liberal en cuanto a la raza”.

Por otra parte, este volumen tuvo un breve anticipo hace unos tres años, cuando dicha profesora publicó en el Journal of Imperial and Commonwealth History un artículo titulado “Empires of sentiment; intimacies from death: David Livingstone and African slavery ‘at the heart of the nation“.  Aquel texto empezaba con una cita del clásico The Personal Life of David Livingstone, de William Garden Blaikie :

“A la luz de la vela aún llameante, lo vieron, no en la cama, sino arrodillado junto a la cama, con la cabeza hundida entre las manos sobre la almohada … había fallecido … Pero había muerto mientras rezaba. … encomendando su propio espíritu, con todos sus seres queridos, como era su costumbre, en manos de su Salvador; y elogiando a AFRICA -su querida África-, con todas sus aflicciones, sus pecados y sus errores, al Vengador de los oprimidos y al Redentor de los perdidos”.

Y continuaba:

“Fue un corresponsal de Reuter radicado en Aden quien dio a conocer a fines de enero de 1874 que David Livingstone había muerto. El corresponsal había interceptado un telegrama secreto de Zanzíbar a Londres, símbolo del creciente poder de una red global de noticias. Sin embargo, su cuerpo todavía estaba en movimiento, dirigiéndose a casa. El funeral en Inglaterra fue posible gracias a las audaces decisiones tomadas por los líderes africanos de la expedición de Livingstone. Habían embalsamado el cadáver y enterrado sus órganos internos, antes de colgarlo en la horquilla de un árbol mulowo para secarlo, y más tarde plegarlo dentro de un paquete aseado.  Lo llevaron de vuelta a la costa de África oriental en un poste, o sobre sus espaldas cuando estaban en peligro; hombres y mujeres  por turnos.

El relato de los últimos momentos de Livingstone en la cita inicial fue escrito por su biógrafo victoriano más influyente y respetado, William Blaikie y publicado por primera vez en 1880. Refleja la potente mezcla de alta emoción y sentimiento religioso que dominaría las respuestas contemporáneas. Pero esa escena conmovedora gradaba poco parecido con la realidad. Livingstone murió en el suelo, después de caerse de una cama, posiblemente en las primeras horas del 1 de mayo de 1873, insensible a la enfermedad. La muerte en un escenario de oración era una versión embellecida de una escena de muerte ya imaginada escrita por otro devoto admirador masculino, el misionero protestante y activista antiesclavista Rev Horace Waller.  Waller había sacado esta versión de los dos sirvientes o coexploradores más longevos de Livingstone traídos a Inglaterra en 1874 para ayudarlo a completar los diarios de Livingstone para su publicación ese año. Anteriormente, cuando los criados de Livingstone habían sido sometidos a un “interrogatorio minucioso” en Zanzíbar, no se mencionaba la muerte mientras oraba.

Esta imagen fuertemente romántica sobrevivió más tiempo que la reputación de Livingstone y cuenta en parte por su resistencia. Livingstone había superado el descrédito del imperio, y la descolonización hasta la década de 1970, siendo muy apreciado especialmente en la literatura cristiana y juvenil, en las biografías de inspiración popular y en los Livingstone studies escoceses (tres formas no necesariamente excluyentes). Luego, una nueva biografía expuso a un explorador que se había precipitado a una muerte dolorosa, por sus errores básicos, su prepotencia y su ambición deslumbrante. Mientras tanto, un respetado historiador keniata desencadenó  en el colonialismo la frustración de su generación, tildando a Livingstone de “hippie y espía del siglo XIX … de mentiroso terrible … [que] disfrutaba a fondo las ollas de carne de África Central.

(…)”.

© Cambridge University Press 2018

Carolyn Steedman: poesía para historiadores

Una de las historiadoras que leo siempre con interés es Carolyn Steedman. Así que acojo con expectación su nuevo trabajo: Poetry for historians. Or, W. H. Auden and history (Manchester UP). El contenido del volumen es curioso:

“Este es un libro sobre el conflicto entre historia y poesía  -e historiadores y poetas-, en la sociedad del mundo atlántico desde fines del siglo XVII hasta la actualidad. Combinando la historiografía y la teoría, procede preguntándose: ¿qué sentido tiene la poesía para los historiadores? El foco está en los poemas de la época de la Guerra Fría de W. H. Auden, pero el libro también mira a otros poetas desde el siglo XVII en adelante, proporcionando relatos originales de sus enseñanzas poéticas e históricas. Un recurso importante para quienes imparten cursos de pregrado y posgrado en historiografía e historia y teoría, Poetry for historians también será relevante para los cursos sobre literatura en sociedad e historia de la educación. Los lectores generales lo relacionarán con Landscape for a Good Woman (1987) y Dust (2001) de Steedman, a causa de sus percepciones biográficas y autobiográficas sobre el funcionamiento de la historia en la sociedad moderna”.

Esa presentación se acompaña de una brevísima entrevista, también recomendable, pero sobre todo con la introducción, que empieza así:

“Todo esto es solo porque quería decirle las palabras de un poeta, una y otra vez, a alguien. La poesía puede hacer que  no suceda nada en el mundo, nada en absoluto, como dijo W. H. Auden; puede existir solo en el lugar y el tiempo de su propia creación, pero se mueve e importa porque mapea otras mentes y experiencias de forma no intencionada por el poeta. Si hay suerte, puede hacer algo nuevo a partir de ella, al igual que Terry Frost en 1949 en su pintura Madrigal. Estudiante de la Escuela de Arte de Camberwell, estaba en su casa durante las vacaciones (‘A Leamington Lad’ es el título de una exhibición de su obra en 2015). Tenía que investigar para un trabajo y en la Leamington Spa Public Library se encontró con el poema de Auden ‘Madrigal’.  El catálogo de la exposición relata cómo “Frost se sintió atraído [por el poema de Auden] porque no solo sintió empatía con los mineros de las Midlands, pero describía cómo un minero  dejabasu trabajo para atender a su “Kate”, y la esposa de Frost siempre fue conocida como “Kate” en familia”‘.  “Era bastante obvio que no estaba saliendo de la sangrienta mina para tomar una taza de té “, dijo Sir Terry mucho más tarde. El comisario de la exposición observó que Madrigal marca un punto significativo en la carrera de Frost ya que fue su primer trabajo abstracto.  Afortunadamente Sir Terry tuvo la oportunidad de hacer algo nuevo a partir de algo tan hermoso; hacer algo nuevo que también sea hermoso a su vez. Y tiene la habilidad de hacerlo. El Madrigal de Frost era algo hecho en un futuro que aún no había sucedido cuando Auden hizo el suyo; es poesía, en su sentido más amplio, creada en un futuro diez años después de la época en que Auden lo hizo.

Este libro no trata sobre historia-poemas, poemas sobre eventos históricos o ‘historia-poesía’: no trata sobre `Eve of Waterloo’ o ‘Charge of the Light Brigade​​’; tampoco sobre Battle of Minden, a Poem. In Three Books (1769), del totalmente olvidado Sydney Swinney. Este libro tratará la poesía de W. H. Auden y otras poesías de la era moderna; algo de eso concierne al propio Auden. Auden está tan presente porque creí, durante mucho tiempo, que su poesía podría enseñarme qué clase de cosa es la “historia” y qué hace una al hacerla. (‘Hacer historia’ es una actividad, un hacer algo, ‘hacer historia’ abarca una actividad completa: pensemos en ello, el trabajo de la imaginación en saber dónde buscar material, visualizarlo, investigarlo, escribirlo). La distinción entre “historia” e “historiografía” es importante para lo que sigue aquí; este libro está organizado a su alrededor. Las preguntas formuladas a Auden y a otros poetas son historiográficas más que históricas. Byron, por ejemplo, escribió historiográficamente cuando versificó sobre el significado de un evento ya designado ‘histórico’. ‘The Eve of Waterloo’ es un extracto de su poema semiautobiográfico Childe Harold’s Pilgrimage, cuyos primeros dos cantos se publicaron en 1812. El canto III, que incluye ‘The Eve’, fue escrito y publicado después de que Byron visitara el lugar de la batalla como turista en su camino a Suiza en mayo de 1816, por lo que lo compuso un año después de que tuviera lugar el histórico ‘Waterloo’. No es un relato de la batalla o un acto de testimonio personal. Es una reconstrucción de Byron que es testigo del campo desolado del conflicto y de las tristezas de la guerra. Presenta una interpretación del significado de una batalla en particular, y de la guerra en general. Puede leerse como una discusión historiográfica de un evento histórico en forma poética, aunque muchas otras lecturas son posibles y se han hecho. Para un historiador, observando que en 1812, justo antes de su viaje a Europa, Byron pronunció su famoso discurso defendiendo la actividad ludita ante la Cámara de los Lores, marca el paso de un hombre de político a poeta”.

En suma, la introducción concluye:

“Este libro trata de poetas que han escrito (historiográficamente hablando) sobre la historia, sobre la poética de la idea misma de la “historia”, sobre la larga persistencia de la filosofía que separa a una de la otra; y sobre las elecciones que ha habido, en diferentes momentos y lugares, de “contar lo que ha sucedido” . Al final, podríamos descubrir más sobre lo que hacemos cuando escribimos historia, y también al leerla. Pero antes de analizar la utilidad de la antigua oposición entre la poesía y la historia, consideraremos algunos conocimientos realmente útiles sobre la poesía, para los historiadores”.

© 2018 Manchester University Press

La formación del mundo árabe moderno

Conocido entre nosotros por su presencia en los medios y por la traducción de su El viaje del Yihadista. Dentro de la militancia musulmana (2013), Fawaz A. Gerges es un  destacado estudioso del Oriente Próximo.  Cristiano libanés que ha convivido con los árabes desde la infancia, es hoy en día profesor en la London School of Economics and Political Science y es autor de diversos estudios sobre esta zona. El último, recién aparecido, se titula Making the Arab World. Nasser, Qutb, and the Clash That Shaped the Middle East (Princeton UP).

Así se nos presenta:

“En 2013, justo dos años después del derrocamiento popular de Hosni Mubarak, el ejército egipcio derrocó al primer presidente democráticamente elegido del país, Mohamed Morsi, de los Hermanos Musulmanes, y  dirigió posteriormente una represión brutal contra el grupo islamista. Estos hechos sangrientos evocaron una brecha política más antigua en Egipto y Medio Oriente: la división entre nacionalistas e islamistas durante el gobierno del presidente egipcio y líder nacionalista árabe Gamal Abdel Nasser. En Making the Arab World, Fawaz Gerges, una de las principales autoridades mundiales en Oriente Medio, cuenta cómo el choque entre el nacionalismo panárabe y el panislamismo ha moldeado la historia de la región desde la década de 1920 hasta la actualidad.

Gerges presenta esta trayectoria a través de una biografía dual sin precedentes, la de Nasser y la de otra de las figuras más influyentes del mundo árabe del siglo XX, Sayyid Qutb, miembro destacado de la Hermandad Musulmana y padre de muchas ramas del Islam político radical. Sus vidas profundamente entrelazadas encarnan y dramatizan la división entre el arabismo y el islamismo. Sin embargo, como muestra Gerges, más allá de la retórica ideológica y existencial, esta es una lucha sobre el Estado, su papel y su poder.

Basado en una década de investigación, que incluye entrevistas en profundidad con muchas figuras destacadas en esta trayectoria, Making the Arab World es una lectura esencial para cualquiera que quiera comprender las raíces de la confusión que envuelve a Medio Oriente, desde las guerras civiles hasta el ascenso de Al-Qaeda y el ISIS”.

Y así concluye la introducción:

“Finalmente, la conclusión sitúa el choque reciente entre los nacionalistas y los islamistas a raíz de la Revolución del 25 de enero dentro de la lucha histórica más amplia. Muestra cómo ambos movimientos permanecen cautivos y prisioneros del pasado, de sus propias narrativas y concepciones del Ser y del Otro. Por tanto, se abre con una investigación de los factores que impulsaron el descarrilamiento de la transición política de Egipto y el derrocamiento en 2013 del presidente Mohamed Morsi, miembro de Ikhwan. Se prestará especial atención a la resistencia del profundo y amplio Estado, dominado por los servicios de seguridad y los militares, a la nueva hegemonía islamista. Sin embargo, como destaca el capítulo, las divisiones internas que amenazaban la cohesión del Ikhwan y obstaculizaban sus posibilidades de supervivencia en el poder habían surgido mucho antes de que ganara las elecciones en Egipto. Los relatos de primera mano de sus principales miembros exponen un movimiento rígido e insular dominado por un pequeño círculo interno ultraconservador que ha resistido el cambio y monopolizado el poder. Según estos, la vieja guardia nunca ha olvidado y perdonado las muha’n, o calamidades, de los años 1950 y 1960, y ha abrigado esperanzas de vengarse de sus torturadores nacionalistas. Por tanto, lejos de curar las viejas cicatrices y superar la división, la fisura nacionalistas-islamistas se ha profundizado y endurecido, volviéndose más sangrienta y costosa de lo que era en los años cincuenta y sesenta. Como veremos, los frentes de combate se han expandido cada vez más desde Egipto a los Estados árabes vecinos, incluidos Túnez, Libia y Siria, y la lucha se enreda en una nueva guerra fría regional.

En resumen, este libro examina dos temas principales y sendos desarrollos dinámicos que configuran la historia árabe en el último siglo y medio: el desarrollo del nacionalismo relativamente secular y la evolución del activismo sociopolítico identificado con el islam. Estos dos movimientos formaron una dualidad que define la vida sociopolítica, y el estudio argumenta que su interacción -en una competencia feroz y una cooperación simbiótica- ha sido tan profunda que ninguno de los dos puede entenderse adecuadamente si se los considera como agentes históricos separados”.

© Copyright, Princeton University Press.

Armas y poder imperial: los orígenes violentos de la Revolución Industrial

Decía hace poco la gran estudiosa norteamericana Emma Rothschild que la historia del crecimiento económico, e incluso la de la modernidad económica, ha sido una investigación, en su mayor parte, sobre una experiencia nacional, identificando a Inglaterra como la “primera nación industrial”. Lo afirmaba así a propósito de su nuevo proyecto (Energy History), que “reconsidera la historia económica de la Gran Bretaña del siglo XVIII proponiéndose incluir el viento, el agua y la luz solar. Se refiere, en particular, a la energía “libre”, su distribución en el espacio y sus consecuencias para la vida económica de la Gran Bretaña del siglo XVIII y del imperio británico”.

Y continuaba señalando que dicho proyecto “se propone explorar hasta qué punto un tipo de poder que no era exactamente económico (militar, político, comercial) hizo posible que los individuos en Gran Bretaña explotaran un tipo diferente de poder (los vientos, el sol) que era antieconómico, en el sentido de que era libre y no utilizado dentro de la tecnología del combustible de la época  (“la captura de radiación solar por medio de algún dispositivo técnico”, en la descripción de los historiadores de la energía). Se propone, pues, delinear una historia de la energía libre y su consecuencias para la vida económica.

El proyecto pretende ser una contribución a un debate muy antiguo sobre la importancia de las actividades en el exterior para el crecimiento económico y la revolución industrial británicos. El debate es al menos tan antiguo como el esfuerzo de Dadabhai Naoroji, en 1870, por describir “la situación económica de la India”, incluido el “drenaje” de los recursos del dominio hacia Gran Bretaña. El presente proyecto está inspirado, en particular, wn los grandes esfuerzos hechos para incorporar el poder político mundial en la historia económica de Gran Bretaña en el siglo XVIII: el trabajo de Eric Williams sobre el capitalismo y la esclavitud, junto con los estudios de Barbara Solow sobre la hipótesis de Williams; y un trabajo muy reciente de Priya Satia sobre el papel de la fabricación de armas, principalmente en Birmingham, en la revolución industrial británica”.

Pues bien, en este último libro nos detenemos.  Se trata  de Empire of Guns: The Violent Making of the Industrial Revolution (Penguin) .  Dice su editor :

“Hace mucho que entendimos la Revolución Industrial como una historia triunfal de innovación y tecnología. Empire of Guns, un nuevo,  rico y ambicioso libro de la galardonada historiadora Priya Satia, pone fin a esta idea convencional al colocar la guerra y el próspero comercio de armas de Gran Bretaña en el corazón de la Revolución Industrial y la expansión imperial del Estado.

Satia da vida a esta bulliciosa sociedad industrial con la historia de un escándalo: Samuel Galton de Birmingham, uno de los fabricantes de armas más prominentes de Gran Bretaña, ha sido condenado por sus compañeros cuáqueros, quienes argumentan que su profesión viola los principios pacifistas de la sociedad. En su ferviente autodefensa, Galton argumenta que la gran dependencia del Estado en la industria para todas sus necesidades de guerra significa que cada miembro de la economía industrial británica está implicado en el estado de guerra casi constante de Gran Bretaña.

Empire of Guns utiliza la historia de Galton y el comercio de armas, desde Birmingham hasta los confines del imperio británico, para iluminar el surgimiento de la nación como una superpotencia global, las raíces del papel del Estado en el desarrollo económico y los orígenes de los debates de nuestra época sobre el control de armas y el “complejo militar-industrial” – esa espinosa asociación del gobierno, la economía y el ejército. A través de los ojos de Satia, adquirimos una comprensión radicalmente nueva de este momento histórico crítico y de todo lo que siguió posteriormente.

Amplio en su alcance y totalmente original en su enfoque, Empire of Guns es una nueva obra magistral de la historia: un argumento histórico riguroso con una historia humana en su corazón”.

Aconsejo, además, la lectura del texto que esta historiadora ha publicado en Aegon, donde presenta su libro, texto que empieza  diciendo:

“A mediados del siglo XVIII, las áreas avanzadas del noroeste de Europa y del este y sur de Asia disfrutaban de una esperanza de vida, tasas de consumo y potencial de crecimiento económico comparables. Pero alrededor de 1800, en lo que los estudiosos llaman la “gran divergencia”, el poder y la riqueza de Occidente eclipsaron de repente y dramáticamente  a los de la India, China y el Imperio Otomano.

Los británicos en particular encontraron una reivindicación para su imperio en la expansión en las ideas de superioridad cultural y racial. Los estudios de Edward Said y Kenneth Pomeranz han hecho mucho por desacreditar tales teorías y revelar su importancia para motivar y justificar la conquista británica en Asia. El colonialismo europeo en Asia y el Nuevo Mundo ayudaron a impulsar la divergencia entre Europa y Asia, asegurando el acceso europeo a riquezas sin precedentes y a mercados y recursos coercitivamente asegurados.

Aún así, algunos estudiosos continúan hurgando en el vasto terreno de la “cultura” en busca de una explicación de la supremacía europea. Últimamente, la más influyente es la teoría (popularizada especialmente por el historiador económico Joel Mokyr) de que la Ilustración fomentó una cultura única de compartir tanto el conocimiento como las microinvenciones (o “ajustes”) que impulsaron la revolución industrial británica.

(…)

Sabemos que la historia no funcionó de esa manera. ¿Por qué no? ¿Por qué el intercambio de conocimientos no igualó al mundo? (…)”

Y termina así:

“Tal vez muchas entidades políticas tenían el potencial de crecimiento industrial, pero la ambición imperial, que generaba compromisos militares que requerían niveles masivos de suministro, aseguró que Gran Bretaña fuetra el lugar del despegue industrial -y un depósito mundial de armas. Además de sus ventajas geológicas y geográficas, Gran Bretaña tenía políticas coloniales coercitivas que permitían el celoso control de los conocimientos técnicos. Los británicos del siglo XVIII creían en el derecho y la obligación del gobierno de usar su poder para promover la prosperidad industrial en el país y estrangularla en el extranjero. También nosotros debemos reconocer la forma en que la guerra configuró los destinos industriales entrelazados de Gran Bretaña y de sus colonias, y la forma en que el poder siempre da forma al intercambio de conocimientos”.

 © 2018 Penguin Random House /  Aeon Media Group Ltd / Emma Rothschild

Plan marshall (70 años despues)

Entre las efemérides que llevamos entre manos se cuenta la del Plan Marshall, de modo que no es de extrañar la aparición de The Marshall Plan. Dawn of the Cold War (OUP / Simon& Schuster), obra del historiador de la economía Benn Steil.

Dice su editor británico:

“Con el colapso del imperio británico y el ascenso de Stalin, los funcionarios estadounidenses, bajo el nuevo secretario de Estado George C. Marshall, se propusieron reconstruir Europa occidental como un baluarte contra el autoritarismo comunista. Su empresa masiva, costosa y ambiciosa pondría  tanto a europeos como a estadounidenses ante una visión disputada sobre su historia y sus autoconcepciones. En el proceso, impulsarían la creación de la OTAN, la Unión Europea y una identidad occidental que continúa moldeando los acontecimientos mundiales.

Esta es la historia tras el nacimiento de la Guerra Fría y del orden global liberal liderado por los EE. UU., contada con brío, perspicacia y resonancia para hoy. Aportando nuevo material fascinante de archivos estadounidenses, rusos, alemanes y de otros países europeos, el libro de Benn Steil cambiará para siempre la forma en que vemos el Plan Marshall.

Centrándose en los años críticos de 1947 a 1949, la apasionante narración de Steil nos lleva a través de los episodios seminales que marcan el colapso de las relaciones entre la Unión Soviética y la posguerra: el golpe de Praga, el bloqueo de Berlín y la división de Alemania. En cada caso, se retrata vívidamente la determinación de Stalin de aplastar el Plan Marshall y de socavar el poder estadounidense en Europa. Y en un  epílogo, Steil muestra cómo las fuerzas que dividieron  a Europa en dos después de la Segunda Guerra Mundial se han reafirmado a sí mismas desde el colapso de la Unión Soviética”

Además de lo anterior,  y del breve resumen ofrecido en el OUPblog,  contamos con el extracto publicado por el neoyorquino Council on Foreign Relations, donde el profesor Steil es director de “international economics”. Allí podemos leer:

“En la noche del 15 de abril de 1947, acompañado por Smith y Bohlen, que actuaría como traductor, Marshall se dirigió al Kremlin a través de lo que le pareció a Smith la calle más vigilada de la tierra. Trasladándose a través de una serie de antecámaras, los estadounidenses llegaron a una sala de conferencias con paneles de madera donde el generalísimo, con su uniforme militar de color mostaza, esperaba. Molotov, Novikov y un traductor estuvieron presentes. Retratos de héroes rusos de las guerras  napoleónicas miraban desde las paredes.

El bolchevismo, había defendido Kennan, era el estándar bajo el cual marchaban los últimos autócratas rusos. Pedro el Grande había engendrado la estrategia de dominar a los vecinos “protegiéndolos”. Catalina la Grande empujó el imperio hacia el sur y el oeste. El zar Alejandro I, que fue testigo de la profanación de su capital por parte del ejército de Napoleón, insistió en que se debía tratar a Europa del Este como el amortiguador de Rusia contra Occidente. Sergei Sazonov, ministro de Asuntos Exteriores de Rusia al estallar la Primera Guerra Mundial, determinó que debían ser convertidos en estados clientes. Sin embargo, muchos de ellos, particularmente Polonia, Hungría y Rumania, se habían mantenido hostiles hacia Rusia y a sus intereses durante el período de entreguerras. Por  tanto, la agresión de Hitler había hecho comprender a Stalin lo que quedaba por hacer.

Eran las 10. Stalin le dio la bienvenida a Marshall, felicitándolo por haber envejecido mucho mejor que él. Él, Stalin -de sesenta y ocho años, dos años mayor que Marshall- ahora era, en contraste, “solo un anciano”. Bohlen estuvo de acuerdo. Se sorprendió al ver cómo el líder soviético había envejecido. Con un metro cincuenta y cinco, cara picada de viruela, con bigote áspero y veteado, dientes amarillentos que combinaban con sus ojos, su figura física parecía traicionar su leyenda.

(…)

Parte de la proeza negociadora de Stalin se debió a su elección del delegado. Como dijo Smith, Stalin cultivó el mito de que había “dos escuelas de pensamiento [en] el Politburó, [una] conciliatoria encabezada por Stalin y [una] dura por Molotov. . . . Este [fue] uno de [los] gags más antiguos en [el] circuito soviético de propaganda-confusión “. Molotov enfureció a sus contrapartes con su obstinación tan hosca en que ellos estaban casi agradecidos de que sus demandas fueran negadas menos desagradablemente por su jefe. “Molotov era casi siempre el mismo, con apenas alguna variedad, independientemente de qué o a quién se estaba  examinando”, observó Djilas -nada que ver con  el temperamentalmente diestro de Stalin. “Con el capote puesto, calmado, sin alzar la voz, [Stalin] evitó las repetidas negativas de Molotov que eran tan exasperantes de escuchar”, observó Anthony Eden, reflexionando sobre Yalta. “Por métodos más sutiles obtuvo lo que quería sin tener que ser tan obstinado”. Stalin era, para Eden, el mejor negociador que jamás hubiera conocido”.

© 2018  Benn Steil / Oxford University Press  /Simon and Schuster.

Los orígenes del neoliberalismo

Uno de los libros combativos de este año es el del historiador Quinn Slobodian, titutado Globalists. The End of Empire and the Birth of Neoliberalism (Harvard UP).

He aquí el breve paratexto editorial:

“Los neoliberales odian el estado. ¿O no? En la primera historia intelectual del globalismo neoliberal, Quinn Slobodian sigue a un grupo de pensadores desde las cenizas del Imperio de los Habsburgo hasta la creación de la Organización Mundial del Comercio para mostrar que el neoliberalismo surgió menos para reducir el gobierno y abolir las regulaciones que para redistribuirlas a nivel mundial.

Slobodian comienza en Austria en la década de 1920. Los imperios se estaban disolviendo y el nacionalismo, el socialismo y la autodeterminación democrática amenazaban la estabilidad del sistema capitalista global. En respuesta, los intelectuales austriacos propusieron una nueva forma de organizar el mundo. Pero ellos y sus sucesores en la academia y el gobierno, desde economistas tan famosos como Friedrich Hayek y Ludwig von Mises hasta figuras influyentes pero menos conocidas como Wilhelm Röpke y Michael Heilperin, no propusieron un régimen de laissez-faire. Más bien utilizaron Estados e instituciones globales -la Liga de las Naciones, el Tribunal Europeo de Justicia, la Organización Mundial del Comercio y la legislación internacional de inversiones- para aislar a los mercados frente a Estados soberanos, cambios políticos y turbulentas demandas democráticas en pro de una mayor igualdad y justicia sociales.

Lejos de descartar el Estado regulatorio, los neoliberales querían aprovecharlo para su gran proyecto de proteger el capitalismo a escala global. Slobodian demuestra que fue un proyecto que cambió el mundo, pero que también fue socavado una y otra vez por la desigualdad, el cambio implacable y la injusticia social que lo acompañó”.

Para comprobar esa hipótesis podemos acudir a algunos de los textos que Slobodian  ha publicado recientemente, como “Neoliberalism’s Populist Bastards A new political divide between national economies” o “Against the neoliberalism taboo“.  En este último, publicado en el FocaalBlog, defiende la utilidad del concepto:

“Daniel Rodgers ha escrito el último obituario para el neoliberalismo como  categoría de análisis, en el primer número de la revista Dissent de 2018 . Al igual que Rajesh Venugopal y Bill Dunn antes que él, ofrece una tipología del uso del término antes de concluir su inutilidad analítica y política. Personalmente, continúo empeñado en buscar una mayor precisión para el término en lugar de descartarlo. Las transformaciones, las definiciones en competencia y las contradicciones de un término como liberalismo o socialismo no nos han llevado a descartar esos términos, entonces ¿por qué este?

Más allá de eso, decir que hay términos más precisos disponibles no termina de convencer. Un ejemplo es la propuesta de Rodgers de  “fundamentalismo de mercado” para el proyecto intelectual del neoliberalismo. El término da la falsa impresión de que los neoliberales creían en un “mercado libre, sin dirección”, como él dice. Sin embargo, como ha dejado en claro cada historia del pensamiento neoliberal, el proyecto trata de reingeniería, no de descarte del Estado. En mi próximo libro, sugiero que “encubrir” el mercado es más preciso que “liberarlo”. Adoptar el “fundamentalismo de mercado” de Rodgers induce a errar la crítica al pensar que ellos han encontrado incoherencia, inconsistencia o hipocresía cada vez que aparece el Estado. Sin embargo, el neoliberalismo es una forma de regulación, no su Otro radical. Incluso una lectura superficial de los textos primarios de los neoliberales lo aclara.  (…)”

Por otra parte, en el texto sobre el auge del populismo neoliberal, aparecido en Public Seminar, nos dice:

“En la década de 1990, parecía que el sueño neoliberal se había realizado. La OMC, la Unión Europea y el NAFTA estaban con políticas de libre comercio. Una serie de nuevos instrumentos jurídicos protegían la inversión internacional y el FMI y el Banco Mundial se habían convertido en garantes del libre movimiento de capitales. Sin embargo, en el momento del aparente triunfo, algunos neoliberales, en particular en Alemania y Austria, comenzaron a tener dudas. ¿Quizás la UE no era la guardiana de la competencia capitalista? ¿Tal vez simplemente replicaba los problemas de la burocracia y la redistribución a un nivel más grandioso?

El cambio demográfico -una población blanca envejecida acompañada de una creciente población no blanca- también hizo que algunos neoliberales de derecha y libertarios como Erich Weede, Gerard Radnitzky y Hans-Hermann Hoppe reconsideraran las condiciones necesarias para el capitalismo. ¿Quizás algunas culturas, e incluso algunas razas, podrían estar predispuestas al éxito del mercado mientras que otras no? ¿Tal vez la homogeneidad cultural era una condición previa para la estabilidad social, la conducta pacífica del intercambio de mercado y el disfrute de la propiedad privada? Otros, como la Social Affairs Unit, creada bajo el liderazgo de Digby Anderson dentro del Institute of Economic Affairs, comenzó a preguntarse si la relajación de las normas sexuales desde la década de 1960 no habría erosionado las condiciones para reproducir el orden del mercado libre. El título de uno de sus volúmenes era directo:  This Will Hurt: The Restoration of Virtue and Civic Order . La convergencia del neoliberalismo y el conservadurismo social descrita tan bien por Melinda Cooper en su reciente libro era cada vez más explícita.

Los neoliberales siempre se habían preocupado por las condiciones extraeconómicas para la supervivencia del capitalismo, pero por lo general se habían centrado en la ley, la religión y la moralidad. La creciente influencia de las ideas de Hayek sobre la evolución cultural y la creciente popularidad de la corriente principal de la neurociencia y la psicología evolutiva llevaron a muchos hacia la ciencia. Para algunos, buscar los fundamentos del orden de mercado requería ir “más dentro del cerebro” como el miembro de la Sociedad Mont Pelerin (MPS) Charles Murray tituló en un artículo en 2000. Algunos, como el miembro alemán de la MPS Detmar Doering, incluso buscan rehabilitar el darwinismo social. Como dijo el actual presidente del MPS, el economista de la Universidad de George Mason Peter Boettke en 2014, la cuestión de asegurar el capitalismo pasó de ser la de tener “precios correctos” a la de hacer que las “instituciones correctas” logren “la cultura correcta”.

(…)”.

© Harvard University Press / focaalblog /  Public Seminar

La excepcionalidad del imperio americano

El veterano historiador A. G. Hopkins acaba de presentar su American Empire. A Global History (Princeton UP).  El asunto no es nuevo en su trayectoria, ya que ha editado  libros como Globalization in World History (2002) y Global History: Interactions between the Universal and the Local (2006). En esta ocasión, no obstante, nos ofrece  una nueva historia de los Estados Unidos y del supuesto excepcionalismo norteamericano (ya hizo lo propio con su tierra natal en British Imperialism, 1688-2015, junto con P. J. Cain).

 Presentación del editor:

American Empire es una obra de investigación panorámica que presenta una nueva y audaz perspectiva global sobre la historia de los Estados Unidos. Basándose en su experiencia en historia económica y en las historias imperiales de Gran Bretaña y Europa, A.G. Hopkins lleva a lectores desde la época colonial hasta la actualidad para mostrar cómo, lejos de divergir, Estados Unidos y Europa occidental siguieron trayectorias similares a lo largo de este largo período, y cómo la dependencia de Estados Unidos de Gran Bretaña y Europa se extendió de lo que se entendía previamente, hasta bien avanzado el siglo XIX.

En una amplia narración que abarca tres siglos, Hopkins describe cómo la revuelta de las colonias continentales fue el producto de una crisis que afligió a los estados imperiales de Europa en general, y cómo la historia de la república estadounidense entre 1783 y 1865 fue una respuesta no al fin de la influencia británica, sino a su continua expansión. Traza cómo la creación de una nación-Estado industrial estadounidense después de la Guerra Civil fue paralela a los desarrollos en Europa occidental, cómo fomentó influencias desestabilizadoras similares y cómo encontró una salida en el imperialismo mediante la adquisición de un imperio insular en el Caribe y el Pacífico. El período de gobierno colonial que siguió reflejó la historia de los imperios europeos en sus justificaciones ideológicas, relaciones económicas y principios administrativos. Después de 1945, un cambio profundo en el carácter de la globalización puso fin a la era de los grandes imperios territoriales.

American Empire va más allá del mito del excepcionalismo estadounidense para ubicar a los Estados Unidos dentro del contexto más amplio de las fuerzas históricas globales que dieron forma a los imperios occidentales y al mundo”.

En efecto, como se señala en el primer capítulo:

“El énfasis puesto aquí en el escenario global requiere una reevaluación de la fuerte tradición nacional que durante mucho tiempo ha formado la base de los estudios históricos en los Estados Unidos, como lo ha hecho en otros Estados independientes. Las tradiciones nacionales de estudio histórico surgieron en el siglo diecinueve para acompañar (y legitimar) a los nuevos Estados-nación, y permanecen atrincheradas hoy en programas de investigación y enseñanza en todo el mundo. La tradición tiene muchas cualidades admirables que deben preservarse. Sin embargo, ya no refleja el mundo del siglo XXI, que está moldeado cada vez más por influencias supranacionales. El sesgo nacional también puede producir distorsiones, que se expresan más evidentemente en la creencia de que lo que es distintivo también es excepcional en lugar de particular. La convicción de que Estados Unidos tuvo, y tiene, una misión providencial única ha ayudado a formar el carácter del nacionalismo estadounidense y el contenido de la historia de los Estados Unidos. Lo que la literatura llama excepcionalismo mantiene un fuerte control de la opinión popular y continúa influyendo en la política exterior, como lo ha hecho desde el siglo XIX.

La persistencia de una tradición historiográfica que sigue siendo en gran medida insular asegura que el caso de la excepcionalidad estadounidense es en gran medida autorreferencial. La consecuencia es que no se reconoce que el carácter distintivo es una cualidad reivindicada por todos los países. Alguna forma de providencialismo invariablemente acompaña a Estados con grandes ambiciones. Un sentido de misión produce un sentido de singularidad fuera de lugar, que, cuando se alía al poder material, se traduce fácilmente en suposiciones de privilegio y superioridad.

Las comparaciones, como señaló Marc Bloch en un ensayo clásico, proporcionan un medio más convincente de probar argumentos históricos que los estudios de casos individuales. La afirmación de que una nación en particular es “excepcional” se demuestra, no compilando autodescripciones de la nación en cuestión, sino demostrando que otras naciones no piensan en sí mismas de la misma manera. El procedimiento común, sin embargo, es ignorar las reivindicaciones concurrentes en la medida de lo posible y, si se cuestiona, afirmar el principio de supremacía ideológica”.

© Copyright, Princeton University Press

Fiestas y prácticas culturales en Francia (1770-1789)

Especialista en el siglo XVIII e historiador de las prácticas culturales de aquella época, el profesor Didier Masseau nos presenta:  Fêtes et folies en France à la fin de l’Ancien régime (CNRS). Este es el resumen editorial:

“Los últimos años del Antiguo Régimen  en Francia vieron la multiplicación de las fiestas, públicas o privadas. En primer lugar, las fiestas reales y principescas se perpetúan en ostentación y espectacularidad, como medio para que la monarquía afirme un poder que está sujeto a múltiples críticas.
En cuanto a las fiestas privadas, dadas por los nobles y los financieros, son cada vez más extravagantes. A menudo tienen lugar en las folies, estas residencias elegantes y lujosas que responden a los caprichos de sus dueños. Huyendo de la seriedad filosófica tan en voga, a esas sociedades les gustan las escenas de travestismo y practican el arte del engaño, la superchería y la mistificación. A veces hay juegos peligrosos que pueden incluso convertirse en transgresión. Tal frenesí se convierte en el medio para escapar de una realidad que no se puede o no se quiere percibir, disimulando así una sorda inquietud. La obsesión por el caos afecta a ciertas mentes, a pesar de que la idea del progreso se ha convertido en un lugar común del discurso filosófico.

Al revivir, a través de estas celebraciones memorables, los últimos fuegos del Antiguo Régimen, Didier Masseau muestra la ambivalencia de la sociedad francesa en vísperas de la Revolución”.

Veamos, además, cómo empieza la Introducción:

“El París de los últimos años del Ancien Régime sería una ciudad festiva. Las autoridades públicas no dejarían de erigir lugares festivos, comparables a nuestros parques de ocio, para recibir a una multitud alegre, mientras que los individuos más ricos multiplicarían los festivales suntuosos y espectaculares. La evocación es sorprendente cuando se sabe de las muchas dificultades que enfrenta Francia en los años previos a la Revolución: la pobreza persistente, una capital congestionada  e insalubre en plena reconstrucción y, en los años 1787-1789, la efervescencia política de las asociaciones de pensamiento y los clubes. Generaciones de historiadores han analizado el creciente peligro que enfrenta la monarquía francesa durante estos años. Se han puesto de relieve las tensiones y los conflictos entre un gobierno reformista y una nobleza atada a sus  privilegios, que rechaza las reformas fiscales que se imponen,  con los parlamentos en pugna con el poder real y proclamándose a la vez defensores de los intereses de la nación. Se han expuesto los problemas y los disturbios que anuncian los acontecimientos de 1789. Sea  como sea, esa Francia llamada “prerrevolucionaria”, suponiendo que así sea, no sabe exactamente qué es. No hablamos de la historia en marcha tal como se vive en el presente, nuestra interpretación retrospectiva de los acontecimientos. Nuestro propósito no es resolver el problema historiográfico de las causas de la Revolución Francesa, sino analizar un momento histórico mediante el examen de las mentalidades, los comportamientos y las prácticas culturales de los franceses durante los años 1770-1789″.

©  CNRS Editions

Las finanzas, la política y la edad cuantitativa (S. XVIII)

Aunque su ámbito cronológico sean los siglos XVII y XVIII, y su contexto el de la Gran Bretaña, hacemos una excepción y recomendamos el volumen Calculated Values. Finance, Politics, and the Quantitative Age (Harvard UP), de William Deringer, profesor de ciencia, tecnología y sociedad en el celebérrimo MIT . Se trata de su primer libro, el cual procede de la tesis que, con título semejante, presentó en 2012 en Princeton  bajo la atenta guía de Michael Gordin y Linda Colley (allí fue además galardonado con la Porter Ogden Jacobus Fellowship, el más alto honor de Princeton para estudiantes de posgrado).

El editor nos dice:

“La cultura política moderna presenta una fe profunda en el poder de los números para encontrar respuestas, resolver disputas y explicar cómo funciona el mundo. Ya sea que se evalúen las tendencias económicas, se mida el éxito de las instituciones o se adivine la opinión pública, se nos dice que los números no mienten. Pero los números no siempre han sido tan reverenciados. Calculated Values rastrea cómo los números ganaron autoridad pública generalizada en una nación, Gran Bretaña.

En el siglo diecisiete, el razonamiento numérico no tenía un peso especial en la vida política. Los cálculos complejos a menudo se miraban con recelo, vistos como algo propio de navegantes, tenedores de libros y astrólogos, pero no de caballeros. Esto cambió en las décadas posteriores a la Revolución Gloriosa de 1688. Aunque el nuevo entusiasmo cuantitativo de los británicos coincidió con grandes avances en las ciencias naturales, el capitalismo financiero y el poder del Estado británico, William Deringer argumenta que no fue  una consecuencia automática de esos desarrollos. Más bien, fue producto de la política: una política fea, antagónica y partidista. Desde los debates parlamentarios hasta los panfletos baratos, las disputas sobre impuestos, comercio y deuda nacional se realizaban cada vez más mediante cálculos. Desde los debates parlamentarios hasta los panfletos baratos, las disputas sobre impuestos, comercio y deuda nacional se realizaban cada vez más mediante cálculos. Algunos de los momentos políticos más importantes de la época, como la Unión de Inglaterra y Escocia de 1707 y la Burbuja del Mar del Sur de 1720, devinieron  conflictos sobre el cálculo.

Cuando los británicos aprendieron a luchar por los números, llegaron a creer, como escribió un calculador en 1727, que “los hechos y las cifras son las evidencias más obstinadas”. Sin embargo, la autoridad de los números no surgió de los esfuerzos por encontrar verdades objetivas que trascendieran la política. sino de la agitación de la política misma”.

Y, como el autor señala en el prefacio, “Calculated Values trata sobre esta autoridad especial que el pensamiento cuantitativo tiene en la cultura moderna, especialmente en el dominio político. En particular, busca comprender su historia. El comienzo del siglo XXI ha sido testigo del surgimiento de una versión particularmente sólida de esta confianza en las cifras, marcada por el creciente prestigio de los métodos de investigación cuantitativos (más que cualitativos) en las ciencias sociales académicas, el creciente poder de los indicadores cuantitativos como herramientas de gobernanza y gestión, y la búsqueda entusiasta de nuevas técnicas computacionales para desbloquear el conocimiento del “big data”. Pero la autoridad de lo cuantitativo no es nueva”.

Añádase a lo anterior que, como el lector podrá comprobar repasando la aludida tesis doctoral, William Deringer, además de dominar la cosa  de losnúmeros, también sabe escribir.

© 2018 President and Fellows of Harvard College

Nueva (y polémica) historia de la revolución francesa

Es difícil decir cuántas historias de la Revolución Francesa se han escrito, incluso cuántas han querido presentarse como “nuevas”. Lo que sabemos sin duda es que, a fecha de hoy, la última es Nouvelle histoire de la Révolution (Flammarion), de la profesora Annie Jourdan.

El paratexto editorial dice:

“La revolución tiene mala reputación. Reconocemos la hermosa universalidad de sus principios, pero odiamos la violencia que marcó su curso, conspirada bajo el nombre de Terror. Estas representaciones ocultan tanto las dificultades de la empresa como las enormes expectativas que suscita el acontecimiento.La historiadora Annie Jourdan nos invita a reconsiderar este momento fundacional de nuestra modernidad. A lo largo de sus páginas, revive los aspectos más destacados en un enfoque sensible a los peligros a los que se tuvieron que enfrentar los protagonistas. Despliega los hechos a través de un gran cuerpo de archivos, que consta de actas, cartas, correos, memorias, en los que la Revolución se juega a merced de las pasiones francesas. Medimos así la fuerza del resentimiento que sumerge al país en una larga guerra civil, que solo el ejército logrará apaciguar. Es que están en juego dos legitimidades: la de la monarquía, anclada en la historia; y la de la nación, basada en el sufragio popular.
El evento tuvo un alcance internacional, lo sabemos. Se produjeron muchas revueltas, rebarajando las cartas: en América, Irlanda, los Países Bajos, Suiza. Pero a menudo tenemos las discordias civiles que acompañaron estos cambios, tanto allí como aquí. Al restaurar la historia en su totalidad, con sus asperezas y sus memorias atribuladas, Annie Jourdan ofrece un gran fresco de la Revolución, entre la verdad y las leyendas”.

Dicho lo cual, al menos hay que referirse a la muy acerada recepción que ha tenido entre algunos círculos. Dos ejemplos:

En Le Figaro,  el periodista Paul François Paoli cree que lo que ha escrito esta profesora no es acertado, y titula: “L’historienne Annie Jourdan prétend réhabiliter la Terreur jacobine au nom de la légitimité populaire”. Nada, pues, que celebrar ante el asunto, porque Paoli lo tiene claro, se trata de una “robespierriste” y  “ce n’est pas l’érudition de Mme Jourdan qui est en cause, c’est le canevas simpliste de son idéologie mélenchonesque”. Además, el volumen ilustraría, involuntariamente, la tesis que afirma invalidar, aquella ¡que fue desarrollada por Hannah Arendt y François Furet. A saber, que la visión de Robespierre del pueblo es virtualmente totalitaria. Por tanto, concluye, una y otro pueden descansar tranquilos.

Por si fuera ese fuera poco, hay otro clavo más en el ataúd.  Es el que clava Patrice Gueniffey en su demoledora crítica para Napoleon.org: “Un clou de plus dans le cercueil de la Révolution”. Su conclusión, simplemente demoledora: “En cualquier caso, no es este libro el que revivirá la memoria de la Revolución Francesa. Es un ramo viejo, ni siquiera de flores marchitas. Esta historia sin interés tiene tanto encanto como las flores de plástico que a veces se ven en las tumbas. En este caso, allí donde yace el cadáver de la Revolución Francesa”.

©  Éditions Flammarion