Archivo de la categoría: Libros

Francia: la Ocupación y la Resistencia

La editorial Perrin acaba de reeditar el libro que Éric Alary dedicó a L’Histoire des paysans français, aunque esa no es la única novedad del autor, que llega a las librerías con otro volumen: Nouvelle histoire de l’Occupation. Esta es la presentación:

“El 14 de junio de 1940, las tropas alemanas entran en París. Este es el comienzo de cuatro largos años de ocupación de Francia. ¿Cómo lo imaginaron los alemanes? ¿Cómo lo prepararon? ¿Qué ideas tenían de sus vecinos del otro lado del Rin? ¿Cómo se comportaron con ellos, en París o en las provincias? ¿Mostraron empatía por las personas que estaban sufriendo vejaciones y penurias? ¿O más bien  la morgue esperaba a los vencidos que despojaban? ¿Cómo convivieron ? ¿Eran libres de actuar como quisieran? ¿Qué imágenes guardaron tras la guerra de este período en particular?

Estas son, entre muchas otras, algunas de las preguntas que Éric Alary responde en este libro pionero. Con una pluma ágil, empleando fuentes esencialmente alemanas en gran parte inéditas, nos ofrece una historia renovada, alejada de los clichés habituales y de las simplificaciones a posteriori, y de carne y hueso, gracias a los muchos destinos individuales de los que se hace eco a través de testimonios esclarecedores. Esta gran síntesis, en la que vemos al francés y al alemán, es oportuna para llenar un vacío en este episodio trágico”.

En cuanto al volumen, se puede ojear el primer capítulo, que viene precedido de una introducción que se inicia así:

“En 1949, los últimos prisioneros de guerra alemanes abandonaron el territorio francés, el mismo año en que se abolieron las tarjetas de racionamiento para el pan. Extraña colusión de hechos. Los franceses están marcados por los dolorosos años de la ocupación alemana y los exocupantes son derrotados, aplastados, con sus países destruidos y ocupados por las potencias aliadas (URSS, Estados Unidos, Inglaterra y Francia). La liberación del territorio en 1945 abre camino a años difíciles para los franceses, con el regreso a la legalidad republicana, a las restricciones alimentarias aún numerosas y dolorosas, a la reconstrucción del país, a la reorganización en el contexto del ajuste de cuentas políticas e ideológicas en plena guerra fría. También es el momento de castigar a los que ocuparon Francia desde 1940 hasta 1945, con la ayuda de los italianos en la parte sureste del país. La historia contemporánea de los alemanes en Francia había comenzado con la Guerra de 1870 y luego continuó con la Gran Guerra. Los dos pueblos siempre parecieron sentir una atracción mutua, a veces una especie de fascinación sospechosa, pero con el odio prevaleciendo, dando como resultado un largo cortejo de sufrimiento.

Ciertamente, la ocupación alemana de Francia ha dejado huellas indelebles desde 1945, constantemente despertada por los desafíos de la memoria, los juicios tardíos (Papon, Touvier, Barbie) y las instrumentalizaciones políticas de esta historia. Hoy, la memoria está aplacada. Sin embargo, las huellas de la ocupación son numerosas en el país: los búnkers en la costa, los cementerios alemanes, las calles que llevan el nombre de resistentes martirizados por los torturadores nazis. Tras la guerra, Francia y Alemania han cubierto muchas etapas para reconciliarse y crear la CEE (Comunidad Económica Europea), y luego la Unión Europea. El general de Gaulle y el canciller Konrad Adenauer no escatimaron esfuerzos para hacerlo. Cientos de comités de hermanamiento franco-alemanes han surgido desde principios de la década de 1960 en ciudades y pueblos a ambos lados del Rin. Sin embargo, nada hacía presagiar esta larga marcha hacia la amistad entre ambos países. El sufrimiento infligido por los ocupantes alemanes en Francia fue terrible. Los historiadores lo conocen bien, con estudios de cada uno de los aspectos de esta presencia, vista principalmente del lado francés. Pero una historia que pretenda ser lo más equilibrada posible debe mirar hacia el otro lado. Los ocupantes también fueron padres de familia, con hermanos, con hijos, con hijas. Intercambiaron sus impresiones en miles de cartas y escritos sobre su situación en Francia. Algunos establecieron relaciones amistosas con la población francesa, mientras que otros cometieron lo irreparable, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad”.

El libro, por otro lado, podría muy bien complementarse con otro de reciente aparición: La Lutte clandestine en France. Une histoire de la Résistance (Seuil), obra de  Sébastien Albertelli, Julien Blanc y Laurent Douzou. Así se nos presenta:

“Tres historiadores, especialistas en la resistencia, han decidido combinar su experiencia, cruzar sus miradas, someterse a una crítica recíproca y exigente. Basándose en una abundante literatura, los autores se han centrado en desarrollar un relato que a veces rebate, como en el caso de la memoria de la Resistencia, las tesis comúnmente aceptadas.
Cada uno de los diecisiete capítulos del libro se abre con un documento visual (una foto de un documento de identidad, una reproducción de una hoja clandestina, una instantánea de una escena pública o privada) que ilustra una faceta de esta historia, saturada de representaciones, pero pobre en ilustraciones Estos variados documentos sirven, pues, como puertas de entrada a un mundo que es intrínsecamente difícil de capturar, el de la lucha clandestina.

Si bien se sigue el marco cronológico del período, desde las primeras manifestaciones de rechazo en 1940 hasta la liberación del territorio en entre el verano y el otoño de 1944, se ha favorecido un enfoque antropológico del fenómeno. Esto lleva a enfatizar la extrema densidad del tiempo de resistencia, a analizar sus prácticas y sociabilidad, a cuestionar también los vínculos que se están tejiendo poco a poco con la sociedad. Busca entender qué significa concretamente vivir en Resistencia. Sujeto a un peligro permanente, sin un modelo anterior al que referirse, el universo clandestino de la Resistencia, oculto e invisible, siempre estará reinventando su propia acción. Generará así experiencias extremadamente variadas, exponiendo a todos sus protagonistas, dondequiera que hayan estado, a riesgos idénticos y mortales.”

Copyright © 2019 Lisez!Editis / Seuil

Indira Gandhi: los peligros del autoritarismo

El profesor Gyan Prakash, radicado en Princeton y uno de los impulsores de los estudios subalternos, acaba de presentar su reciente trabajo:   Emergency Chronicles. Indira Gandhi and Democracy’s Turning Point (Princeton UP / Penguin).

“En la noche del 25 de junio de 1975, Indira Gandhi declaró el estado de emergencia en la India, suspendió los derechos constitucionales y arrestó a sus oponentes políticos en redadas nocturnas  por todo el país. En los veintiún meses terribles que siguieron, su régimen desató una brutal campaña de coerción e intimidación, arrestando y torturando a la gente por decenas de miles, arrasando barrios marginales e imponiendo la esterilización obligatoria a los pobres. Emergency Chronicles proporciona el primer relato completo de este episodio poco estudiado en la historia moderna de la India. Gyan Prakash despacha el cómodo mito de que la Emergencia fue un evento aislado provocado únicamente por el deseo de Gandhi de aferrarse al poder, argumentando que fue el producto de la problemática relación de la democracia india con la política popular.

Empleando registros archivísticos, documentos privados y cartas, fuentes publicadas, películas y materiales literarios, así como entrevistas con víctimas y perpetradores, Prakash  rastrea los orígenes de la Emergencia hasta el momento de la independencia de la India en 1947, revelando  cómo  la frustrada promesa de transformación democrática trastornó el equilibrio entre el poder estatal y los derechos civiles. Además, describe vívidamente el desarrollo de una crisis política que culminó en un descontento popular generalizado, que Gandhi intentó aplastar paradójicamente mediante el uso de la ley para suspender los derechos adquiridos. Su incapacidad para preservar el orden político existente tuvo repercusiones duraderas e imprevistas, al abrir la puerta a la política de castas y al nacionalismo hindú.

Situando la emergencia dentro de la más amplia historia global  de la democracia, este apasionante libro nos ofrece lecciones valiosas  y actuales, ya que el mundo se enfrenta una vez más a los peligros del auge del autoritarismo y del nacionalismo populista”.

Y así empieza y termina el primer capítulo, “A Case of Mistaken Identity“:

“Al amanecer del 25 de septiembre de 1975, Prabir Purkayastha no tenía idea de que su vida estaba a punto de cambiar. El día comenzó normalmente en su dormitorio del Ganga Hostel, en el nuevo campus de la Universidad Jawaharlal Nehru de Nueva Delhi (JNU). Se vistió y desayunó en el comedor. En lugar de esperar el autobús, justo después de las 9, emprendió el atajo rocoso que conducía desde la cresta de detrás de los dormitorios hasta el antiguo campus, que albergaba temporalmente la administración y las aulas de la universidad. Pasó junto a la escarpada cresta de rocas y arbustos que bordeaban el camino irregular y entró en el campus por la entrada trasera. Pocos minutos después, Prabir estaba fuera de la Escuela de Idiomas. Tres estudiantes, todos miembros como él de la Student Federation of India (SFI), ya estaban reunidos allí. El SFI, afiliado al Partido Comunista de la India (Marxista) o CPI (M), era la organización estudiantil dominante en el campus. Uno de sus miembros, Devi Prasad Tripathi, era el presidente de la unión de estudiantes de la JNU.

Esa mañana, el campus estaba lleno de tensión. Era la segunda jornada de la huelga de tres días convocada por el SFI en respuesta a la expulsión de Ashoka Lata Jain, electa del consejo del sindicato de estudiantes , que también resultó ser la prometida de Prabir. Ashoka no era una alborotadora política ansiando enfrentarse a las autoridades. Pero ella los había enojado al presidir una reunión del sindicato de estudiantes y sacar un folleto en protesta por la denegación de admisión a diecinueve estudiantes por supuestos motivos políticos. Uno de ellos era Tripathi. Habiendo completado su máster en la JNU, había solicitado la admisión en un programa del Centro de Estudios Políticos. Se le denegó la admisión, así que técnicamente ya no era estudiante y por tanto no podía presidir la reunión del sindicato de estudiantes. Por eso había intervenido Ashoka, provocando que las autoridades la expulsaran.

(…)

Alrededor de las 10, un automóvil negro pasó por la puerta principal, giró a la izquierda y continuó hacia la Escuela de Idiomas. Era un Ambassador, uno de los tres modelos de automóviles fabricados en la India, invariablemente utilizado por la oficialidad. Al volante se encontraba un sikh físicamente imponente, el DIG (inspector general adjunto) de la Policía de Delhi, P. S. Bhinder. Con él estaban T. R. Anand, un DSP (superintendente adjunto de policía) y dos agentes de policía, todos vestidos de paisano.

El automóvil se detuvo cerca de los estudiantes. Bhinder salió, se acercó a Prabir y le preguntó: “¿Eres Devi Prasad Tripathi?” Prabir respondió que no. De inmediato, se vió empujado hacia el coche. Sus amigos se apresuraron a rescatarlo de los hombres de paisano, consiguiendo alejarlo momentáneamente del automóvil. Prabir también se resistió, pero los policías golpearon a los estudiantes, levantaron a Prabir y lo empujaron al asiento trasero. (…)

(…) Esa misma noche, Prabir fue trasladado de la estación de policía a la cárcel central de Tihar en Delhi. Más tarde fue trasladado a Agra, donde pasó veinticinco días en régimen de aislamiento.

La Emergencia había producido una tormenta furiosa, y Prabir fue una de sus víctimas accidentales. ¿Qué creó esta vorágine? ¿Y por qué se desplomó sobre el oasis Nehruviano de la JNU? Fundada para encarnar la visión de Nehru de una India progresista, plural e internacionalista, la universidad no había presenciado enfrentamientos por motivos de casta, religión o región tan característicos de la política nacional. La llegada disruptiva de la Emergencia al campus sirvió para certificar que ya no estaría exenta de las convulsiones de la política india. Ello sugiere que comprender el arresto de Prabir requiere que lo situemos no solo bajo el foco de los acontecimientos inmediatos, sino también en el contexto más amplio de la experiencia de la India con la democracia, comenzando con la Constitución”.

Como era de esperar, el volumen ha sido bien recibido, aunque no tanto entre ciertos medios hindús.

© Copyright, Princeton University Press.

Fascismo y antifascismo. Historia, memoria y cultura politica

Entre los volúmenes recientes que han aparecido en el mercado italiano, quizá el más polémico sea el del historiador Alberto De Bernardi, volumen titulado: Fascismo e antifascismo.  Storia, memoria e culture politiche (Donzelli). De entrada, esta es la presentación editorial:

 

“Hoy existe un uso simplificado y trivializado, pero muy evocador, de la historia, como una clave para comprender los procesos políticos en curso, que giran en torno a la categoría de fascismo / antifascismo, categoría dotada de una recurrencia abrumadora y una fuerza simbólica inigualable;  y asimismo de una actualidad constante, porque en ese par de opuestos podemos resumir toda la lucha política de la Italia del siglo XX hasta hoy. Tras esta fuerza, sin embargo, hay muchas debilidades ocultas: si cada adversario de hoy no es otra cosa que la reencarnación del pasado, ¿qué estrategia se implementa para derrotarlo?.

La victoria electoral de la derecha populista el 4 de marzo de 2018 tuvo el efecto, entre otros, de reintroducir la palabra «fascismo» en el debate público, atribuyéndole una nueva relevancia como posible salida a la crisis política italiana y haciendo que resurja, especialmente en la izquierda, la  llamada a las armas bajo la bandera del antifascismo. La oposición fascista antifascista, como no había ocurrido desde los años de la Tangentopoli, ha resumido las características de una clave de lectura para la comprensión del presente, capaz también de proyectarse en una dimensión europea.

La fuerza de este paradigma se traduce en una sobreexposición del uso público de la historia, con referencias constantes a la Resistencia, a la crisis de 1920-1922, al caudillo, al racismo, al neofascismo. La historia vuelve a ser, como en otras fases críticas de la vicisitud  republicana, un instrumento de lucha política, con toda la carga que esto conlleva en términos de simplificaciones, instrumentalizaciones, remociones y, en ocasiones, mistificaciones que pueden socavar la comprensión de la realidad.

El propósito de este libro es arrojar intentando de disipar la nebulosa de incrustaciones ideológicas y falsas conceptualizaciones que acompañan el uso de la historia en el debate público y la lucha política. Para este fin, son esenciales los resultados más maduros de la investigación histórica, que en los últimos años ha desarrollado nuevos conocimientos y marcos  interpretativos del fascismo y el antifascismo, capaces de contrarrestar los fuertes riesgos inherentes a ese paradigma.

Alberto De Bernardi reconstruye el itinerario histórico en el que este par de opuestos dominó la vida política y civil de Italia, adquiriendo de tanto en tanto connotaciones y significados muy diferentes . Empieza en  los orígenes, entre 1920 y 1924, cuando las dos palabras entran en el léxico de la política italiana y europea; continúa en los años treinta, la época del fascismo en Europa y la derrota del antifascismo; luego pasa  a los años comprendidos entre 1943 y 1948, con el colapso del fascismo y el nacimiento de la República fundada en la Resistencia y en la Constitución antifascista; ¡reconstruye el choque entre el fascismo y el antifascismo en los años de terrorismo y del “ataque al corazón del estado”; para finalmente llegar a la crisis de la primera República, a partir de la cual comienza una larga fase dominada por lo “post”, incluyendo el posfascismo y el post-antifascismo, a la búsqueda no resuelta de una nueva identidad republicana. Al final ¡, el lector habrá adquirido una preciosa “caja de herramientas”, muy útil para leer el presente alejada de estereotipos, de reflejos condicionados, de retórica”.

En fin, como dice el autor en una de sus páginas para sostener su argumento:

“Si existe una lección en historia es que esta no se repite: es un conjunto de “hechos” materiales, culturales, militares, políticos, sociales, mentales, únicos e irreproducibles, y la tarea específica de los historiadores es recordar a la opinión pública que no confunda las posibles similitudes entre eventos actuales y otros pasados, con la posibilidad de que el pasado se reproduzca en el presente y, por tanto, y que no caiga en la trampa de explicar lo reciente con lo remoto, siguiendo el “ídolo de los orígenes”. No solo nada  regresa, sino que las similitudes a menudo no se mantienen en un análisis profundo y se revelan en lo que son: representaciones y proyecciones de hoy en el pasado, que se suceden cada vez con mayor intensidad cuanto más fallamos en elaborar las claves de lectura y modelos explicativos convincentes y originales del presente. En este corto circuito, perdemos de vista una de las grandes lecciones epistemológicas de Bloch, aquella de que el tiempo histórico es una “realidad concreta y viva” fundada “en la irreversibilidad de su curso”.

A partir de ahí, la polémica, no siempre evidente. Se puede seguir o buscar en la red, pero les dejaré con la reseña de su colega Angelo d’Orsi para MicroMega y que empieza así:

“Ignoro qué motivó a Alberto De Bernardi a escribir las vehementes páginas de este folleto que, en 160 páginas, apunta nada menos que a hacer frente al fascismo y al antifascismo en un momento en que, en su opinión, se están trayendo indebidamente a colación estas dos categorías obsoletas y ya fuera de la historia (De Bernardi dixit). El autor ha ocupado cargos de prestigio, más recientemente el de vicepresidente del Instituto Parri, que es el antiguo y glorioso Istituto Nazionale per la Storia del Movimento di Liberazione in Italia (INSMLI), del cual fue defenestrado  con un voto que expresaba claramente el rechazo de posiciones historiográficas, y civiles, que han aparecido, a lo largo de los años, ajenas a la tradición y al sentimiento del Instituto. En una nota, vagamente despectiva, en este libro , De Bernardi cita, sin nombrarlo (signo obvio de que la derrota no fue digerida), al nuevo rector (Paolo Pezzino), señalando, de manera velada,  la ignominia pública del Parri (post-De Bernardi) y de la Anpi [Associazione Nazionale Partigiani d’Italia].

La tesis historiográfica y política de este libro es, en definitiva, la controversia contra “el eterno retorno del fascismo”, no como un hecho, sino como una “narrativa” que una izquierda irreduciblemente anticuada insiste en proponer. Y alargándolo inútilmente (para dar la consistencia de  libro a lo que podría haber sido más rentable para el lector, es decir, un artículo) y abarcando toda la historia de Italia, De Bernardi pretende dar una justificación histórica a su tesis, la de un inexistente fascismo actual y, por tanto y en consecuencia, la de un antifascismo superfluo, espurio y, de hecho, peligroso. Precisamente este parece ser el objetivo polémico del autor, el antifascismo, al que ciertamente concede el honor de las armas, confinándolo, sin embargo, a un pasado que no regresa, que no tiene sentido evocar: el antifascismo de hoy le parece, en resumen, la aguja magnética a la que se adhieren todas las limaduras férreas de los viejos nostálgicos de la Resistencia y los nuevos extremistas de izquierda, ambos respaldados por “intelectuales, jóvenes historiadores, periodistas, sindicatos y asociaciones combativas “(Anpi, supongo …), atronando contra la” deriva fascista que se apoderaría del país, personificada por el rostro sombrío de Matteo Salvini “.

(…)”

© Copyright, Donzelli Editore Srl

Historia y memoria de la maternidad: un estudio poco convencional

Uno de los libros más originales de lo que llevamos de año acaso sea Mother Is a Verb: An Unconventional History (Farrar, Straus and Giroux), de la historiadora Sarah Knott . Su contenido, según el editor, versa sobre lo siguiente:

“La maternidad es tan antigua como la existencia humana. Pero, ¿cómo ha cambiado esta experiencia esencial con el tiempo y las culturas? ¿Cuál es la historia de la maternidad, la historia del embarazo, el parto, el encuentro con un bebé? ¿Se puede capturar el rastro histórico de las madres? ¿Cómo?

En Mother Is a Verb , la historiadora Sarah Knott crea un género propio para ofrecer un nuevo tipo de interpretación histórica. Combinando memorias e historia y construyendo a partir de la anécdota, su libro trae un pasado y un  presente visceralmente vivos. Es a la vez íntimo y expansivo, lírico y preciso.

Como historia, Mother Is a Verb se ubica en  Gran Bretaña y América del Norte desde el siglo XVII hasta el final del XX. Knott busca entre una variedad de sociedades pasadas, desde las mujeres Cree y Ojibwe hasta las granjeras en Appalachia; desde personas esclavizadas en las plantaciones de arroz de Carolina del Sur hasta inquilinas en la ciudad de Nueva York y el East End de Londres. Examina diarios, cartas, registros judiciales, manuales médicos, prendas de vestir. Y explora y documenta sus propias experiencias.

Como memoria, Mother Is a Verb se convierte en un método para hacer nuevas preguntas y explorar pasados ​​perdidos con el fin de historizar las experiencias humanas más pequeñas, incluso las más mundanas. ¿Hay una historia de interrupción, del sonido de un llanto infantil, de insomnio? Knott encuentra respuestas no a través de grandes narraciones, sino a través de la minuciosa acumulación de un enrejado de anécdotas. Y todo el tiempo podemos sentir al niño en su regazo”.

Y añadamos a lo anterior parte del extracto que ofrece el editor:

“Maternidad en números

De vuelta al principio, antes de que haya un niño a la mano, como la investigación que está en curso. La maternidad es solo una perspectiva abstracta.

La torre del reloj fuera de la ventana muestra que faltan diez minutos para la hora. Los estudiantes universitarios se apresuran en las últimas clases del verano, sus pies aplanan los caminos a través de la hierba reseca. Mantengo  una conversación acalorada con un colega, un amigo cercano, sobre la vida y el trabajo.

Si tengo hijos, no estoy segura de si tendré uno o dos, anuncio un poco alegremente.

Este es un territorio ligeramente tenso. Ambos sabemos, o al menos creo que ambos sabemos, que las estadísticas sugieren que los hombres con parejas e hijos, como él, progresan muy bien en nuestro lugar de trabajo. Las mujeres con hijos, no tanto. Su tasa de éxito disminuye, quedando detrás de las de hombres y mujeres sin hijos.

Su respuesta es desconcertante y un tanto impaciente: lo mejor es que tu primera decisión sea tener uno .

¿Cómo actuaron las personas en el pasado sobre cuántos hijos tendrían y qué asumieron sobre el tamaño de la familia? ¿Qué podría haber visto una persona, sobre la maternidad y los números, en su propio tiempo y lugar?

La gente de Miami y Potawatomi que una vez se movió a través del paisaje montañoso del medio oeste más allá de la ventana, viajando entre grandes asentamientos agrícolas en verano y pueblos más pequeños en invierno, se preocupaba poco por los pequeños. Las mujeres que procesaban pieles y cultivaban maíz, calabaza y frijoles tenían múltiples hijos cada una y los cuidaban en comunidad. Los niños se espaciaban cautelosamente cada tres o cuatro años mediante el uso de hierbas abortivas locales, la abstinencia sexual y el destete tardío. Este era un mundo basado en el parentesco, en el que la cooperación familiar era crucial para la supervivencia. En Pensilvania o en Ohio, los observadores notaron rutinariamente que las familias indias tenían un promedio de entre cuatro y seis niños.

Más al este, en estos siglos XVII y XVIII, los colonos que se dirigían al vasto continente norteamericano tenían más niños que los pueblos nativos a los que procuraban desplazar y que los del viejo mundo que habían dejado atrás. Las mujeres de los colonos que habitaron las antiguas tierras iroquesas o algasquianas se casaban siendo adolescentes o en sus primeros veinte, dando a luz en una franja entre los dieciocho meses y los dos años. Esta frecuente tasa de natalidad  era el ritmo aprobado de reproducción, tan usual que parecía natural y voluntad divina, así como signo de prosperidad. Las familias numerosas eran especialmente típicas entre la nobleza, en las comunidades judías urbanas y entre los habitantes alemanes, todos los cuales se casaban jóvenes. Mientras tanto, en las antiguas sociedades europeas de las que habían emigrado los colonos, donde la vida económica era a menudo menos cierta, las mujeres se casaban más tarde, si es que alguna vez se casaban, y daban a luz cada dos o tres años. Muchos nunca tuvieron la seguridad material para poder casarse.

La mayoría de las sociedades no están interesadas en llevar cuentas numéricas colectivas. Aprendo sobre estas tasas de natalidad  principalmente gracias a los demógrafos modernos, que trabajan hacia atrás.

(…)”.

© 2019 Macmillan / Sarah Knott

El crédito, las finanzas y el orden social. Antecedentes históricos en torno a una leyenda

Suele ser común que algunos de los mejores académicos europeos se decidan a cruzar el Atlántico y a establecerse en la Academia americana. Suelen ser anglosajones, pero tampoco escasean los de otras culturas e idiomas. Por ejemplo, los italianos. Durante años, en sus respectivos campos, Carlo Ginzburg y Franco Moretti han sido quizá los mejores estandartes de esa emigración cultural transalpina.  Ahora podríamos acaso decir que ese florón le corresponde -al menos en cuanto a la historia se refiere- a Francesca Trivellato. Estudiante en Venecia con Giovanni Levi, doctora por partida doble en Milan y Brown, tiene ya una larga y brillante trayectoria que le ha llevado a impartir sus saberes en Yale y, desde hace unos meses, en el selecto  Institute for Advanced Study de Princeton.

Su objeto -amén de las reflexiones historiográficas, muchas de ellas sobre la suerte de la microhistoria-  no es la contemporaneidad, que es el objeto preferente de este blog, sino la Edad Moderna (temprana), pero su escritura y sus interpretaciones merecen que la traigamos aquí. Para ello nos valdremos de su reciente libro: The Promise and Peril of Credit. What a Forgotten Legend about Jews and Finance Tells Us about the Making of European Commercial Society (Princeton UP).

El volumen, como la autora indica en los “Agradecimientos”, no es totalmente nuevo, dado que cinco de los ocho capítulos  de los que consta ya habían sido publicados. Pero sí es nueva su reelaboración, así como la parte introductoria, la coda y el resto de capítulos.  Todo lo cual lo resume el editor del siguiente modo:

The Promise and Peril of Credit ofrece una mirada incisiva a episodios cruciales en la lucha secular de Occidente por definir el lugar de las finanzas privadas en el orden político y social. Lo hace a través de la lente de una leyenda persistente sobre los judíos y el dinero, que refleja las inquietudes que rodearon el auge de los mercados crediticios impersonales.

Al final de la Edad Media, nuevos y sofisticados instrumentos de crédito facilitaron a los comerciantes europeos el movimiento de fondos a través del mundo. Las letras de cambio eran, con mucho, la más arcana de estas innovaciones financieras. Intangibles y escritas en un lenguaje críptico, alimentaron el comercio mundial pero también atrajeron a inversionistas ingenuos hacia negocios arriesgados.  Francesca Trivellato relata cómo la invención de estos contratos de crédito abstruso se atribuyó falsamente a los judíos y cómo esta historia dio voz a temores profundamente arraigados sobre los peligros invisibles de la nueva economía del papel. Localiza la primera versión de la leyenda en un manual del siglo XVII sobre derecho marítimo y rastrea su legado hasta el trabajo de los fundadores de la teoría social moderna, desde Marx hasta Weber y Sombart.

Con un hábil tejido de  historia económica, legal, social, cultural e intelectual, Trivellato describe vívidamente cómo los escritores cristianos se inspiraron en ese relato para definir y redefinir lo que constituían los límites adecuados del crédito en un mundo moderno cada vez más dominado por las finanzas”.

Y, en efecto, el punto de partida del volumen son las letras de cambio, esa moneda invisible de lo que se ha venido llamando la “República internacional del dinero” de la Europa moderna temprana. Como señala en la introducción:

“La utilidad de las letras de cambio solo era igualada por su opacidad. Esta combinación aseguró que llegaran a simbolizar lo atractivo y lo ansioso que generaba el crédito privado. Al mover fondos de manera invisible a través de montañas y océanos, las letras de cambio funcionaron como el lubricante del “comercio recíproco” celebrado por muchos pensadores de la Ilustración. Al mismo tiempo, la falta de transparencia con la que cumplían sus funciones hizo que muchos se preocuparan de que las camarillas de comerciantes tuvieran ventajas indebidas sobre los demás. Además, al abstraer el valor de cualquier referente tangible, las letras de cambio amplificaron los temores generalizados sobre la desintegración social y la erosión de las jerarquías tradicionales que acompañaron la expansión del comercio.

(…)

A partir de mediados del siglo XVII, varios autores, primero en Francia y luego en toda Europa, sostuvieron que los judíos que habían sido expulsados ​​del reino de Francia en varios momentos entre los siglos VII y XIV habían ideado letras de cambio para evadir la confiscación de sus propiedades y contrabandear su riqueza en el exterior. El engaño de los judíos y el ingenio de los fugitivos en general fueron las dos lecciones más extraídas de este relato. Desde el Antiguo Régimen francés, la leyenda que atribuye a los judíos medievales la invención de letras de cambio se extendió ampliamente, con ecos que llegaron hasta Brasil y Rusia. Posteriormente, resucitó en el siglo XIX, cuando alimentó algunos de los relatos más influyentes sobre el llamado Augue del Oeste, provocando ásperas reacciones entre los estudiosos de la Edad Media durante el período de entreguerras.

Hoy en día, es difícil encontrar a alguien que reconozca la existencia (y mucho menos que descifre el significado) de esta historia de los orígenes, tanto dentro como fuera de la academia. Solo conozco un intento reciente de preguntarse por su importancia: un artículo publicado en hebreo en 2004 por Benjamin Arbel. El objetivo principal del artículo es dejar las cosas claras y eliminar cualquier reclamo residual de que los judíos poseyeran una destreza financiera superior, aunque en el estudio Arbel desentierra hechos importantes y poco conocidos sobre el manejo de las letras de cambio por parte de los judíos en el Mediterráneo del siglo XVI.

Mi objetivo es diferente. Por supuesto, subrayo la falta de cualquier base empírica para la leyenda que señala a los judíos como los creadores del desarrollo financiero europeo. Insisto, sin embargo, en tratar a la leyenda por lo que es: una leyenda. Reconstruyo las aspiraciones y los temores colectivos de quienes la invocaron, el razonamiento de quienes la cuestionaron y el plan de quienes reunieron sus piezas móviles en sucesivas variaciones sobre un tema. Al hacerlo, cartografío actitudes cambiantes y conflictivas hacia el crédito comercial y discuto por qué los judíos, que en la leyenda son producto de la imaginación cristiana, proporcionaron un amplio espectro de tropos a través de los cuales esas actitudes podían articularse.

La leyenda es hoy tan desconcertante que he sentido la necesidad de desentrañar todos sus elementos constitutivos con un detalle considerable y contar cuántas formas tomó y cuántos autores se opusieron. El resultado es el largo viaje desde la Edad Media hasta el siglo XX trazado en las páginas siguientes. Mi ambición más grande, en pocas palabras, es mostrar el valor heurístico de las representaciones cristianas de los roles económicos judíos para sondear narraciones de largo alcance sobre el poder y los límites del mercado para crear sociedades más equitativas. No me preocupa la cuestión de si los judíos tuvieron alguna vez una relación supuestamente especial con el capitalismo, una pregunta que, por cierto, no creo que pueda tratarse por separado de su genealogía intelectual. Tampoco postulo que en la Europa moderna temprana sea imposible hablar de crédito sin hablar de judíos. Eso simplemente no sería cierto. Más bien, llamo la atención sobre una suposición consistente que atravesó diferentes culturas europeas desde los siglos XIV al XX: la idea de que los judíos estaban a la vez por todas partes y en ninguna. Esta idea está en el corazón de la leyenda de la invención judía de las letras de cambio.

(…)”.

© Copyright, Princeton University Press.

Historia global del maoísmo

La profesora de Birbeck Julia Lovell, reputada especialista en literatura e historia chinas, aborda en este 2019 un tema obvio para los sinólogos. Su libro, pues, se titula Maoism. A Global History (Bodley Head) y así se nos presenta:

“Durante décadas, Occidente ha desestimado el maoísmo como un fenómeno histórico y político obsoleto. Desde la década de 1980, China parece haber abandonado la confusión utópica de la revolución de Mao en favor del capitalismo autoritario. Pero Mao y sus ideas siguen siendo fundamentales para la República Popular y la legitimidad de su gobierno comunista. Con el aumento de los desacuerdos y conflictos entre China y Occidente, la necesidad de comprender el legado político de Mao es urgente y creciente.

El poder y el atractivo del maoísmo se han extendido mucho más allá de China. El maoísmo fue un motor crucial de la Guerra Fría: dio forma al curso de la Guerra de Vietnam (y a las rebeliones juveniles internacionales que desencadenaron conflictos) y llevó al poder a los asesinos Jemeres Rojos en Camboya; ayudó, y en ocasiones le dio la victoria, a los movimientos de resistencia anticolonial en África; inspiró el terrorismo en Alemania e Italia, y las guerras e insurgencias en Perú, India y Nepal, algunas de las cuales todavía están con nosotros hoy, más de cuarenta años después de la muerte de Mao.

En esta nueva historia, Julia Lovell reevalúa el maoísmo como una fuerza china e internacional, vinculando su evolución en China con su legado global. Es una historia que nos lleva desde las plantaciones de té del norte de la India hasta las sierras de los Andes, desde el distrito quinto de París hasta los campos de Tanzania, desde los arrozales de Camboya hasta las terrazas de Brixton.

Empezando con el nacimiento de la revolución de Mao en el noroeste de China en la década de 1930 y concluyendo con sus violentas vidas en el sur de Asia y el resurgimiento en la República Popular de hoy, esta es una historia señera del maoísmo global”.

En todo caso, para apreciar el sentido del volumen, valgan estos dos párrafos extraídos del avance que la propia autora publicó en The Guardian:

“El maoísmo es un conjunto de ideas contradictorias que se han distinguido de las formas del marxismo soviético de varias maneras importantes. Al dar protagonismo a una agenda anticolonial, no-occidental, Mao les expresaba a los radicales de los países en desarrollo que el comunismo al estilo ruso debería adaptarse a las condiciones locales y nacionales. Distanciándose de Stalin, les dijo a los revolucionarios que sacaran su lucha de las ciudades y que lucharan en guerras de guerrillas en las profundidades del campo. Predicó la doctrina del voluntarismo: que por la pura audacia de creer en ello, los chinos, y cualquier otra persona con la fuerza de voluntad necesaria, podían transformar su país. El celo revolucionario, no el armamento, era el factor decisivo. Aunque, como Lenin y Stalin, Mao estaba decidido a construir un Estado de partido único militarizado que adorara a su líder supremo, él también (especialmente en su última década) defendió una insubordinación anárquica, diciéndole a los chinos que “es correcto rebelarse”. Durante la Revolución Cultural (1966-76) desplegó su propio culto para movilizar a millones de personas en China, especialmente jóvenes adoctrinados y deslumbrados, para aplastar a los rivales del partido a quienes consideraba contrarrevolucionarios.

(…)

Jóvenes estudiantes idealistas y el aparato realista del partido en China; soñadores hambrientos de poder e insurgentes desposeídos en el mundo en desarrollo; rebeldes antisistema en París, Berkeley, Pisa, Delhi; todos han sentido el efecto inquietante y transfronterizo del maoísmo. Necesitamos sacar a Mao y a sus ideas de las sombras, y reformular el maoísmo como una de las historias más importantes de los siglos XX y XXI”.

© Penguin Books Ltd / Julia Lowell / The Guardian

Propaganda. La manipulación de las masas en el mundo contemporáneo

Entre los libros de rabiosa actualidad que acaban de aparecer, el del profesor David Colon puede muy bien llevarse el florón o la palma. Se trata de Propagande, la manipulation de masse dans le monde contemporain, (Belin).

Este es su contenido:

“Fake news”, “infox” o “post-verdad”, el mundo contemporáneo se enfrenta constantemente a los desafíos de la información masiva. Se creía que la propaganda desaparecía con los regímenes totalitarios del siglo XX, pero en la era de la revolución digital y las redes sociales, está más presente y es más efectiva que nunca. Cada día aporta su lote  desinformación, de manipulación, de rumores y teorías de conspiración. Lejos de estar limitados a la esfera política y la “fábrica de consentimiento”, la propaganda impregna todos los aspectos de nuestra vida social actual, ya que los especialistas en marketing, los narradores de historias o los teóricos se esfuerzan por influir en nuestras vidas. elecciones y comportamientos.

David Colon, abarcando más de un siglo de historia y un vasto espacio geográfico, explica los fundamentos y las técnicas de la persuasión de masas en el mundo contemporáneo. Muestra que la propaganda ha seguido mejorando a medida que las ciencias sociales y las neurociencias permiten mejorar la eficacia de las técnicas de persuasión, de influencia o de manipulación.

Este libro impactante presenta los logros más recientes de la investigación y permite comprender mejor los estragos de la desinformación, tanto ayer como hoy.”

Y así comienza:

“La propaganda es hija de la democracia. La experiencia totalitaria de una propaganda llevada a su paroxismo, confiriendo a esta palabra una connotación peyorativa, ha ocultado esta realidad durante mucho tiempo: fue en la democracia ateniense y en la República romana donde apareció la primera forma de propaganda -como un “esfuerzo organizado para propagar una creencia o doctrina particular”-, fue la Revolución Francesa la que sentó las bases de la propaganda política moderna, y fueron las democracias en guerra entre 1914 y 1918 las que inventaron la propaganda en masa, más tarde retomada por regímenes autoritarios y totalitarios. Por tanto, la propaganda no es exclusiva de los regímenes autoritarios, y mucho menos el reverso de la democracia. No solo la propaganda nació en regímenes democráticos, sino que durante mucho tiempo se percibió positivamente. La palabra “propaganda” no tiene una connotación peyorativa en las democracias liberales antes de la década de 1970, cuando desaparece gradualmente de los organigramas políticos y sindicales en favor de términos más neutrales, comenzando con el de “comunicación”. El fin de la guerra fría y la victoria aparente de las democracias liberales, junto con el fin de las ideologías, supusieron arrinconar entre la opinión pública la noción de propaganda, en tanto una propiedad específica de los regímenes autoritarios. Con el final de la URSS, habríamos dejado atrás la era de la propaganda para ingresar a la era de la comunicación,justo en el momento en que se perfila la “autopista de la información” en la Web, que llevó a la promesa del acceso universal a una información fiable, al ejercicio del libre albedrío y a una completa libertad de opinión, a salvo de cualquier forma de manipulación. Esta idea de que la propaganda sería propia de los regímenes autoritarios sigue siendo dominante hoy en día para caracterizar la renovación de la propaganda en el mundo contemporáneo, tras el Brexit y la elección de Donald Trump. El aumento de la propaganda rusa, por ejemplo, se lee como un signo de un cambio autoritario en el régimen y no como una de las manifestaciones de la revolución digital, que ahora permite reducir el coste de las operaciones de desestabilización a gran escala. Este libro pretende demostrar no solo que la propaganda y la manipulación masivas no son una prerrogativa de los regímenes autoritarios, sino que su progreso sigue al de la ciencia y la tecnología. La historia de la propaganda es la de una ciencia aplicada que se alimenta al mismo tiempo de los progresos del sistema técnico -que equipa a los propagandistas con herramientas de comunicación masiva-, y de las ciencias humanas y cognitivas -que ofrecen las claves para persuadir a todo individuo. Por tanto, lo que estamos presenciando hoy, en la era digital, no es el mero retorno de la propaganda, sino el advenimiento de una propaganda de un nuevo tipo, tanto masivo como individual, individualizada y de una eficacia formidable”.

Y, como complemento, lean ustedes la entrevista publicada en Le Point.

© Humensis /Éditions Belin

Un imperio oculto: historia del Gran Estados Unidos

Una de las publicaciones más autorizadas, o al menos más seguidas, del mundo del libro, Publishers Weekly, señalaba a finales del pasado año que estaba por aparecer un volumen “perspicaz, excelente, con una nueva perspectiva sobre un elemento de la historia de los Estados Unidos que está prácticamente excluido de la educación y el conocimiento generales, uno que debería ser una lectura obligada”, al menos en aquellas tierras.  La obra a la que se refería es: How to Hide an Empire: A History of the Greater United States (Farrar, Straus and Giroux), de la que es autor el historiador Daniel Immerwahr.

El editor nos detalla las bondades del libro de este modo:

“Estamos familiarizados con los mapas que describen los cincuenta estados. Y también estamos familiarizados con la idea de que Estados Unidos es un “imperio”, que ejerce el poder en todo el mundo. Pero ¿qué pasa con los territorios efectivos -las islas, los atolones y los archipiélagos- que este país ha gobernado y habitado?

En  How to Hide an Empire, Daniel Immerwahr cuenta la fascinante historia de los Estados Unidos fuera de los Estados Unidos. Con una prosa chispeante y vertiginosa, revela episodios olvidados que arrojan una nueva luz sobre la historia de Estados Unidos. Viajamos a las Islas Guaneras, donde los buscadores recolectaron uno de los productos más valiosos del siglo XIX, y a las Filipinas, el lugar del suceso más destructivo en suelo estadounidense. En Puerto Rico, Immerwahr muestra cómo los médicos de los EE. UU. realizaron experimentos horripilantes que nunca habrían realizado en su territorio y registra el surgimiento de los combatientes por la independencia que dispararían contra el Congreso de los EE. UU.

En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, señala Immerwahr, los Estados Unidos se alejaron del colonialismo. En cambio, introdujeron innovaciones en electrónica, transporte y cultura que crearon un nuevo tipo de influencia que no requería el control colonial. Rico en absorbentes viñetas, lleno de sorpresas e impulsado por una concepción original de lo que hoy significa imperio y globalización, How to Hide an Empire es una obra histórica importante y compulsivamente legible”.

Y he aquí unos párrafos de la introducción:

“(…)

La proposición de que Estados Unidos es un imperio resulta hoy en día menos polémica. El autor izquierdista Howard Zinn, en su inmensamente popular A People’s History of the United States, escribió sobre el “imperio estadounidense global”, sin olvidar que su secuela en forma novela gráfica se titula A People’s History of American Empire. En la extrema derecha, el político Pat Buchanan advirtió que Estados Unidos “está viajando por el mismo camino que siguió el Imperio Británico”. En la vasta distancia política que hay entre Zinn y Buchanan hay millones de personas que estarían de acuerdo en que Estados Unidos es, al menos en cierto sentido, imperial.

El asunto se puede ver de varias maneras. El despojo de los nativos americanos y la confinación de muchos de ellos a las reservas fue un acto imperialista bastante transparente. Más tarde,  en la década de 1840, Estados Unidos libró una guerra con México y se apoderó de una tercera parte del territorio. Cincuenta años después, libró una guerra con España y reclamó la mayor parte de sus territorios de ultramar.

Sin embargo, el imperio no es solo un acaparamiento de territorios. ¿Cómo llamar a la subordinación de los afroamericanos? A ojos de W.E.B. Du Bois, los negros en los Estados Unidos se parecían más a sujetos colonizados que a auténticos ciudadanos. Muchos otros pensadores negros, incluidos Malcolm X y los líderes de las Panteras Negras, estuvieron de acuerdo.

¿O qué hay de la expansión del poder económico estadounidense en el extranjero? Es posible que Estados Unidos no haya conquistado físicamente Europa Occidental tras la Segunda Guerra Mundial, pero eso no impidió que los franceses se quejaran de la “colonización de la coca”. Los críticos se sintieron abrumados por el comercio estadounidense. Hoy en día, con el mundo de los negocios expresado en dólares y con McDonald’s en más de cien países, se puede ver que quizá no les faltara razón.

Luego están las intervenciones militares. Los años transcurridos desde la Segunda Guerra Mundial han llevado al ejército estadounidense a un país tras otro. Las grandes guerras son bien conocidas: Corea, Vietnam, Irak, Afganistán. Pero también ha habido un flujo constante de compromisos más reducidos. Desde 1945, las fuerzas armadas de los Estados Unidos se han desplegado en el extranjero para conflictos reales o potenciales 211 veces en 67 países. Podemos llamarlo mantenimiento de la paz si queremos, o podemos llamarlo imperialismo. Pero claramente este no es un país que se haya dedicado a sus propios asuntos.

Sin embargo, de todo lo que se ha dicho sobre el imperio, una cosa que a menudo pasa desapercibida es el territorio real. Sí, muchos estarían de acuerdo en que Estados Unidos es o ha sido un imperio, por todas las razones anteriores. Pero, ¿cuánto puede decir la mayoría de la gente sobre las colonias? No mucho, apostaría.

¿Y por qué deberían ser capaces de hacerlo? Los libros de texto y descripciones generales de la historia de los Estados Unidos presentan invariablemente un capítulo sobre la guerra de 1898 con España que supuso la adquisición de muchos de esos territorios, y otro sobre la Guerra de Filipinas que la siguió (“el peor capítulo en casi cualquier libro”, dijo un crítico). Sin embargo, tras eso, la cobertura se desvanece. El imperio territorial se trata como un episodio y no como una característica. Las colonias, una vez adquiridas, desaparecen.

No es que la información no esté ahí. Los estudiosos, muchos de los cuales trabajan en los lugares del imperio, han investigado este tema de manera asidua durante décadas. Es solo que, cuando llega el momento de alejarse y relatar la historia del país en su conjunto, los territorios tienden a desaparecer. La confusión y la indiferencia, el encogerse de hombros,  que mostraron los habitantes de la isla en tiempos de Pearl Harbor, no ha cambiado mucho.

En última instancia, el problema no es la falta de conocimiento. Las bibliotecas contienen literalmente miles de libros sobre los territorios de Estados Unidos en el extranjero. El problema es que esos libros han sido dejados de lado, situados, por así decirlo, en los estantes equivocados. Están allí, pero mientras tengamos el mapa estándar en nuestras cabezas parecerán irrelevantes. Parecerán libros de países extranjeros.

(…)”.

En todo caso, como ha señalado Patrick Iber en The New Republic, es cierto que “los Estados Unidos “reemplazaron las colonias con la química” y parcialmente “sustituyeron la tecnología por el territorio”. Este es un argumento económico poderoso e iluminador. A esto, creo que debe agregarse que los mecanismos de control no territoriales, desde las intervenciones de la CIA hasta las políticas del Fondo Monetario Internacional, fueron esenciales para construir y mantener el poder de los EE. UU. en el siglo XX. Ese poder no se puede entender sin el Plan Marshall, o el apoyo de Estados Unidos en el derribo del Primer Ministro Mohammed Mossadegh en Irán en 1953 y del Presidente Salvador Allende en Chile en 1973. Estos reciben poca atención en un libro con un enfoque sobre el territorio formal”.

© 2019 Macmillan / The New Republic

Grasa: historia cultural de una sustancia vital

A estas alturas pocos son los objetos sobre los que pueda hacerse una historia cultural. Mi colega Justo Serna y yo mismo hicimos un listado hace algunos años, con resultados sorprendentes (por la variedad y el número).  Así pues, no queda más remedio que repetir directa o lateralmente, lo cual no tiene nada de malo, puesto que cada autor puede aportar una perspectiva diferente, sea o no mejor que la previa.  Pongamos un ejemplo.

Hace poco más de dos décadas, en 1997,  el incansable historiador Peter N. Stearns  publicó su Fat history : bodies and beauty in the modern West (New York UP).  En la década siguiente, Sander L. Gilman, profesor en la Emory University, presentó dos volúmenes dedicados a la gordura: Fat: A Cultural History of Obesity (Polity) y Obesity: The Biography (OUP).  Pero es que, además, Georges Vigarello, el gran historiador de las prácticas corporales, en 2010 dio a la imprenta su más conocido Les Métamorphoses du gras. Histoire de l’obésité. Du Moyen Age au XXe siècle (Seuil).  Puede, pues,  que a la cuarta vaya la vencida -aunque hay otros libros que abordan el tema-, pues en efecto tenemos otra obra que sumar al trío anterior, con la particularidad de centrarse en la grasa, en el sebo,  y no directamente en la obesidad. Se trata de Fat: A Cultural History of the Stuff of Life (Reaktion), texto que debemos al historiador de Christopher E. Forth.

El editor de este último volumen, muy parco en esta ocasión, lo presenta así:

“Grasa : una pequeña palabra que evoca grandes reacciones. Mientras que ‘gordo’ describe el tamaño y la forma de los cuerpos, nuestras reacciones negativas al exceso de carne también dependen de algo tangible y táctil. Como sostiene este libro, hay más en la grasa de lo que parece. Fat: A Cultural History of the Stuff of Life ofrece una reflexión histórica sobre cómo la grasa ha sido percibida e imaginada en Occidente desde la antigüedad. Con fascinantes relatos históricos, así como argumentos filosóficos, religiosos y culturales, que incluyen discusiones sobre estatus, género y raza, el libro profundiza en el pasado en busca de las raíces de nuestras nociones y prejuicios actuales. Al explorar las formas complejas en que la grasa, la gordura y el engorde se han percibido a lo largo del tiempo, este libro proporciona una visión detallada de las cosas de las que están hechos nuestros estereotipos”.

Digamos, además, que el autor nos dejo dicho que  su proyecto era “una historia cultural de “grasa” en Occidente, que conceptualizo en términos de visualidad (cuerpos que parecen grandes y / o de formas diferentes), tactilidad (cuerpos que se sienten / parecen “blandos” y “flácidos” ) así como de materialidad (cuerpos que recuerdan las cualidades ambiguas de las sustancias “grasosas” o “aceitosas”). Al examinar la relación cambiante entre estos y otros factores, este trabajo investiga la construcción social del disgusto y desafía las afirmaciones de que la intolerancia a la grasa es un desarrollo estrictamente “moderno”.

Estos párrafos se pueden completar con las curiosidades que el propio autor ofrece -a modo de “algunos de los relatos más notables del libro”-, una de los cuales dice así:

“Considerada una sustancia especialmente vital, la grasa humana recolectada de soldados muertos y criminales ejecutados se vendió ampliamente a boticarios y laicos quienes aseguraban que tenía notables propiedades curativas. Las brujas y los hombres lobo parecían estar de acuerdo, ya que se decía que robaban la grasa de los bebés para realizar todo tipo de acciones sobrenaturales. Aunque tales prácticas y relatos decayeron durante el siglo XVIII, conservaron cierto atractivo popular. Sabemos que a principios del siglo XIX había un próspero comercio de grasas que había estado funcionando durante años fuera de los lugares de disección de París. Antes de ser atrapados por los agentes de la policía que habían sido informados sobre sus actividades, los asistentes médicos conectados con varias salas de disección habían unido fuerzas con sus homólogos de la Facultad de Medicina para llevar la grasa a la gente. Eran tan poco discretos que parece  que sus actividades  eran bien conocidas por todos, excepto por los administradores de la Facultad. Las redadas policiales revelaron que al menos cuatro de los empresarios habían estado almacenando la sustancia en sus propias casas. Si bien se vendía en pequeñas cantidades a los charlatanes médicos y se usaba para engrasar las ruedas de los carritos médicos, fueron los esmaltadores y los fabricantes de perlas falsas de la ciudad los que más se beneficiaron de este comercio, pensando que recibían grasa de caballos o perros. O eso dijeron ellos”.

© Reaktion Books Ltd 

Descolonización y autodeterminación: rehacer el mundo

La politóloga Adom Getachew acaba de publicar un interesante volumen dedicado a Worldmaking after Empire. The Rise and Fall of Self-Determination (Princeton UP). El libro se nos presenta así:

“La descolonización revolucionó el orden internacional durante el siglo XX. Sin embargo, las historias habituales  que presentan el fin del colonialismo como una transición inevitable de un mundo de imperios a uno de naciones, un mundo en el que la autodeterminación era sinónimo de construcción de una nación, ocultan cuán radical fue este cambio. Basándose en el pensamiento político de intelectuales y estadistas anticoloniales como Nnamdi Azikiwe, W.E.B. Du Bois, George Padmore, Kwame Nkrumah, Eric Williams, Michael Manley y Julius Nyerere, esta nueva e importante explicación de la descolonización revela el alcance total de su ambición sin precedentes de rehacer no solo las naciones sino el mundo.

Adom Getachew muestra que los nacionalistas anticoloniales africanos, afroamericanos y caribeños no fueron solo o incluso principalmente constructores de naciones. Respondiendo a la experiencia de desigualdad soberana racializada, dramatizada por las  guerras internas de Etiopía y Liberia, los pensadores y políticos del Atlántico Negro desafiaron la jerarquía racial internacional y articularon visiones alternativas sobre la creación del mundo. Tratando de crear un mundo posimperial igualitario, intentaron trascender las jerarquías legales, políticas y económicas al garantizar el derecho a la libre determinación dentro de las recién fundadas Naciones Unidas, constituyendo federaciones regionales en África y el Caribe, y creando el Nuevo Orden Económico Internacional. .

Utilizando fuentes de archivo de Barbados, Trinidad, Ghana, Suiza y el Reino Unido, Worldmaking after Empire replantea la historia de la descolonización, reconsidera el fracaso del nacionalismo anticolonial y ofrece una nueva perspectiva sobre los debates en torno al orden internacional reinante”.

Y he aquí parte de la Introducción:

“En la medianoche del 6 de marzo de 1957, Kwame Nkrumah subió al escenario en Accra para anunciar la independencia de la Costa de Oro, que pasó a llamarse Ghana en homenaje al antiguo imperio de África Occidental. En su discurso, Nkrumah declaró que 1957 marcaba el nacimiento de una nueva África “listo para librar sus propias batallas y demostrar que, después de todo, el hombre negro es capaz de manejar sus propios asuntos”. En su opinión, la lucha de una década por la independencia ghanesa era solo una batalla en la lucha más amplia por la emancipación africana. “Nuestra independencia”, sostuvo Nkrumah como es sabido, “no tiene sentido a menos que esté relacionada con la liberación total del Continente africano” . Esta conexión entre la independencia de Ghana y la emancipación africana no solo anhelaba la formación de nuevos estados africanos sino que también preveía la independencia nacional como primer paso para constituir una federación panafricana y transformar el orden internacional.

Medio siglo después de la independencia de Ghana y con los consabidos fracasos y límites del Estado poscolonial, es fácil pasar por alto las implicaciones revolucionarias y las reverberaciones globales de esa noche de marzo de 1957. Desde nuestro punto de vista, la transición del imperio a la nación en el siglo XX aparece como inevitable. Y mientras que la universalización del estado-nación marcó un importante triunfo sobre el imperialismo europeo, también ha llegado a representar una forma política incapaz de realizar los ideales de un futuro democrático, igualitario y antiimperial. En contraste, para quienes estuvieron en Accra esa noche y para los observadores en todo el mundo, el significado histórico mundial de la primera colonia subsahariana en obtener la independencia fue palpable. Dentro del mundo del Atlántico Negro, la independencia del cuarto Estado negro tras Haití, Liberia y Etiopía fue especialmente trascendental. La audiencia de Nkrumah esa noche incluía a Martin Luther King Jr., Coretta Scott King, A. Philip Randolph, Ralph Bunche y el congresista Adam Clayton Powell. El marxista trinitario George Padmore y el economista de Santa Lucía  W. Arthur Lewis asistieron como miembros de la administración de Nkrumah, mientras que nacionalistas de todo el continente, incluido Julius Nyerere de Tanzania, también participaron en las celebraciones del Día de la Independencia. Dada la prohibición de viajar a Ghana porque Estados Unidos había revocado su pasaporte, W.E.B. Du Bois escribió una carta pública a Nkrumah y al pueblo de Ghana felicitándolos por su consuistada independencia e instando al nuevo Estado a asumir el manto del movimiento panafricano que él había ayudado a fomentar desde principios del siglo XX.  Para estas figuras, la independencia de Ghana, que llegó pocos meses después de la conclusión exitosa del boicot de autobuses de Montgomery, constituyó el comienzo de una lucha por la igualdad racial en todo el mundo.

Este libro estudia los proyectos globales de descolonización que los críticos anticoloniales y nacionalistas anglófonos negros encabezaron en las tres décadas posteriores al final de la Segunda Guerra Mundial. Sobre la base del pensamiento político de Nnamdi Azikiwe, W.E.B. Du Bois, Michael Manley, Kwame Nkrumah, Julius Nyerere, George Padmore y Eric Williams, sostengo que la descolonización fue un proyecto de reordenamiento del mundo que buscaba crear un orden internacional equitativo y libre de dominación. En contra de la visión estándar de la descolonización como un momento de construcción de la nación (nation-building) en el que la demanda anticolonial de autodeterminación culminó en el rechazo del gobierno extranjero y la formación de Estados-nación, reformulo el nacionalismo anticolonial como la creación de un mundo nuevo (worldmaking).

(…)”

© Copyright, Princeton University Press.

Margaret C. Jacob: La Ilustración secular

Hay que reconocer que, a pesar de tratar un tema muy manido, ampliamente trabajado,  resulta refrescante la mirada (no totalmente inédita) que la profesora Margaret C. Jacob nos ofrece en su reciente The Secular Enlightenment (Princeton UP). Dice el editor:

“The Secular Enlightenment es una descripción panorámica de las formas radicales en que la vida comenzó a cambiar para la gente común en la era de Locke, Voltaire y Rousseau. En este libro de referencia, las figuras familiares de la Ilustración comparten lugar con voces que han permanecido prácticamente desconocidas hasta ahora, desde pensadores y masones hasta materialistas franceses, católicos anticlericales, panteístas, pornógrafos, lectores y viajeros.

Margaret Jacob, una de nuestras historiadoras más apreciadas de la Ilustración, revela cómo esta nueva perspectiva secular no consistió en un rechazo total del cristianismo sino en un nuevo espacio mental en el que encontrar al mundo en sus propios términos. Lleva a los lectores de Londres y Ámsterdam a Berlín, Viena, Turín y Nápoles, recurriendo a materiales de archivo poco comunes para mostrar cómo las ideas centrales para el surgimiento de la democracia secular afectaron a todas las facetas de la vida cotidiana. Las debilidades humanas, en tiempos atribuidas al pecado, ahora se ven a través de la lente de las ciencias sociales recién concebidas. La gente entraba a las iglesias no para orar sino para admirar la arquitectura, y pasaban los domingos por la mañana leyendo un periódico o incluso un libro atrevido. Los de mente secular persiguieron su propio bienestar temporal y comercial sin preocuparse por la vida futura,

Obra majestuosa de historia intelectual y cultural, The Secular Enlightenment demuestra cómo los valores y las actividades seculares se apoderaron de la Europa del siglo XVIII, se derramaron en las colonias americanas y dejaron su huella duradera en el mundo occidental para las generaciones venideras”.

Así empieza el primer capítulo:

“Entre 1500 y 1700, los occidentales descubrieron dos nuevos mundos: uno en los cielos y otro en la tierra. Estos descubrimientos coincidieron y ayudaron a impulsar una vasta expansión del comercio que aún trajo más pueblos y lugares a la órbita occidental. Los espacios celestes y terrestres fueron reconfigurados. Dar sentido a estos descubrimientos monumentales requería unos nuevos pensamiento y lenguaje. El cristianismo tuvo que enfrentarse al desafío intelectual que representaba la nueva realidad espacial. Los hallazgos de la nueva ciencia desplazaron a la Tierra del centro del universo y, por tanto, suscitaron dudas sobre todas las explicaciones tradicionales. El descubrimiento de nuevos Continentes y pueblos tuvo un efecto aún más inmediato. ¿Por qué los nuevos pueblos que fueron descubiertos creían en lo que creían, sin haber escuchado jamás el mensaje cristiano? Algunos pudieron ser convertidos; otros no tan fácilmente. Los misioneros descubrieron una variedad de creencias casi inimaginable y pronto comenzaron a debatir los significados de esta diversidad. ¿Todos tenían una noción de Dios, o algunos pueblos recién descubiertos eran ateos naturales? Las autoridades griegas y romanas veneradas durante mucho tiempo en Europa no tenían el menor indicio de la existencia de las Américas. Los pueblos occidentales ya no podían confiar en la coherencia y el orden proporcionados durante mucho tiempo por la teología cristiana. De esta manera, las nuevas realidades espaciales proporcionaron el escenario en el que surgieron las ideas ilustradas.

La físico-teología fue uno de los primeros intentos de dar coherencia a la realidad física de un mundo matemáticamente conocible. Su objetivo conservador era aumentar la piedad y exaltar al Gran Arquitecto, redefiniendo la coherencia y el orden del cristianismo. La nueva física del siglo XVII -heliocéntrica, mecánica y matemática-podía reforzar la teología del orden y el diseño providencial. La ciencia al servicio de la ortodoxia cristiana se convirtió en una meta defendida particularmente por los filósofos naturales ingleses, como Francis Bacon, Robert Boyle y, más notablemente, Isaac Newton. Dirigían la físico-teología contra las nuevas herejías de la época: el ateísmo, el deísmo y el materialismo. Al hacerlo así, dieron forma a lo que se convirtió en una versión moderada de ideas ilustradas que abrazaba la ciencia, evitaba las disputas doctrinales entre los cristianos y respaldaba la tolerancia religiosa. Las voces de la fisico-teología constituían el coro que emanaba del segmento liberal de la Iglesia de Inglaterra . Gracias en buena parte a Samuel Clarke, el amigo e intérprete de Newton, este segmento ejerció influencia sobre toda la Europa protestante a través de contactos personales y de sermones traducidos.

A fines de un siglo XVII asolado por la guerra, se necesitaba algo más que una ortodoxia cristiana basada en la ciencia. Las crisis políticas del siglo -la revolución en los tres reinos de las islas británicas, la eliminación de la autoridad española en el norte de los Países Bajos, la devastación en Europa Central causada por la Guerra de los Treinta Años- requirieron nuevas respuestas a la realidad política. Hobbes, Locke, los republicanos ingleses y los hombres de la Commonwealth, así como, y no menos importante, Grocio y Spinoza en la República holandesa, intentaron redefinir el orden político y, con ello, dejaron maltrechos determinados aspectos de la ortodoxia cristiana. Ellos sentaron las bases sobre las cuales descansarían los enfoques ilustrados de la sociedad y el gobierno. Cada uno a su manera se negaron a apoyar el absolutismo monárquico y los derechos divinos de los reyes. Apostaron por el poder del Estado en pactos sociales que ofrecían seguridad, protección de la propiedad y justicia a cambio del consentimiento (aunque fuera tácito) de los gobernados. Incluso Hobbes apoyó el poder estatal en un contrato pacto la gente para abrazar al dios mortal, el Leviatán.

(…)

Ahí radican las raíces de la Ilustración: la consecuencia no deseada de la expansión comercial patrocinada por el Estado. Paradójicamente, a medida que el poder de las monarquías absolutas y del clero que las apoyaba crecía en Europa -acrecentado como lo estaba por la conquista global-, se multiplicaron las respuestas inventivas a las nuevas realidades espaciales multiplicadas. Su peso combinado secularizó el espacio y eliminó no solo sus límites, sino también sus poderes sobrenaturales. Socavaron la creencia en el cielo y el infierno, así como la autoridad de los regímenes absolutistas. En la década de 1770, los principales teóricos de la escuela escocesa en Edimburgo y los filósofos franceses en París promovieron ese proceso corrosivo al proporcionar nuevos vocabularios que denigraban los imperios, las ortodoxias apoyadas por el Estado y el clero que se beneficiaba de ellas.

El impacto combinado de la literatura subversiva que comenzó en la década de 1650 y continuó en la década de 1790 deslegitimó
finalmente a cortes y monarcas. Desde la literatura clandestina, a principios del siglo, hasta el abate Raynal, Diderot, Rousseau, los abolicionistas en su último cuarto, y Herder y Kant en la década de 1790, todo apoyo a la autoridad sin control de la iglesia y el Estado, así como del imperio, había sido desafiado, burlado, desestimado o condenado como inmoral.

(…)”

© Copyright, Princeton University Press.

Historia del África Occidental en la época moderna

Toby Green, especialista en Lusophone African History and Culture en el londinense King’s College, acaba de presentarnos su última obra: A Fistful of Shells : West Africa from the Rise of the Slave Trade to the Age of Revolution (Allen Lane).

Dice el editor:

“En el momento del  “reparto de África” ​​a finales del siglo XIX, África ya había estado conectada a nivel mundial durante muchos siglos. Su oro había alimentado las economías de Europa y del mundo islámico desde alrededor de 1000, y sus sofisticados reinos habían comercializado con europeos a lo largo de las costas desde Senegal hasta Angola desde el siglo XV. Hasta al menos 1650, se trataba de un intercambio entre iguales, utilizando una variedad de monedas, especialmente las conchas: las conchas de cauri importadas de las Maldivas y las conchas de nzimbu importadas de Brasil.

El nuevo e innovador libro de Toby Green transforma nuestra visión de África occidental y centro-occidental. Reconstruye un mundo de reinos cuya existencia (como la de Europa) giraba en torno a la guerra, los impuestos, el comercio, la diplomacia, las creencias religiosas complejas, la exhibición real y la extravagancia, y la producción de arte.

Con el tiempo, la relación entre África y Europa giró cada vez más en torno al comercio de esclavos, dañando el poder político y económico relativo de África a medida que los términos del intercambio monetario cambiaron drásticamente a favor de Europa. A pesar de estos crecientes desequilibrios de capital, los contactos de larga duración aseguraron conexiones notables entre la Era de la Revolución en Europa y América y el nacimiento de un revolucionario siglo XIX en África.

A Fistful of Shells se basa no solo en historias escritas, sino en investigaciones de archivo en nueve países, en arte, griots, historia oral, arqueología, cartas y la experiencia personal del autor para crear una nueva perspectiva sobre la historia de una de los regiones más importantes del mundo”.

Así empieza la introducción:

“El 28 de julio de 1649, García II, el manikongo, se sentó a redactar una carta a su homólogo, el rey João IV de Portugal. La corte del rey congoleño era lujosa, rica en alfombras y tapices de Flandes, tejidos de tela de la India,  servicios con adornos de plata y ornamentos religiosos hechos de los minerales del Nuevo Mundo. Había perlas pescadas por buzos africanos esclavizados en el Caribe, y luego vendidas por los comerciantes venecianos. Más allá de las importaciones extranjeras de alto estatus, la corte también estaba llena de telas congoleñas tejidas con significados simbólicos, y el manikongo y sus asesores principales usaban cadenas de cuentas de coral y fajas rojas del estilo del Kongo. Los secretarios se sentaron al lado del manikongo y escribieron sus cartas, que luego firmó con gran entusiasmo: escribió al rey portugués como alguien a quien veía como un igual en el “gran juego”, que en ese momento tenía en el Atlántico africano reinos como Allada, Benin, Denkyira y Kongo, así como China y las potencias europeas en ascenso.

(…)”

© Penguin Books Ltd

La historia oculta del canal de Panamá

Hace ya unos años, la historiadora panameña Marixa Lasso escribió un breve y precioso texto en el que se preguntaba: ¿Por qué y para quién escribimos los historiadores?   Y continuaba: “¿por qué estás escribiendo un libro, si con el esfuerzo que lleva escribir un libro puedes escribir cuatro artículos en revistas especializadas para académicos que te dan tres o cuatro veces más rédito académico y salarial? Mi respuesta ilusa fue: porque este libro, mi segundo, es lo más importante que he escrito; escribir este libro sobre la construcción del canal de Panamá desde la perspectiva panameña es mi sueño como historiadora”.

Y, en efecto, aquí lo tenemos ya, tras una larga espera: Erased. The Untold Story of the Panama Canal (Harvard UP), un libro para el que ha tenido que resolver algunos de los otros interrogantes que entonces se planteaba:  “en qué formato escribimos (libro o artículo especializado) y en qué idioma escribimos (inglés o español). Lo que lleva a una pregunta aún más importante: ¿por qué escribimos y para quién escribimos?”

El libro, como es obvio, ha aparecido en inglés, algo que ella deseaba descartar entonces; y en cuanto al segundo interrogante, la respuesta está en la presentación editorial:

“El Canal de Panamá estableció un nuevo curso para el desarrollo moderno de América Central. Siguiendo un camino conveniente desde el océano Atlántico hasta el océano Pacífico, aceleró las corrientes de comercio y migración que ya estaban cambiando el hemisferio occidental. Sin embargo, la vía fluvial se construyó con un coste considerable para la forma de vida que había caracterizado a la región durante siglos. En Erased, Marixa Lasso recupera la historia de las ciudades y pueblos panameños que una vez formaron la columna vertebral de la república.

Basándose en vastas y antiguas fuentes de archivo y recuerdos personales, Lasso describe el desplazamiento del canal de campesinos, propietarios de viviendas y de tiendas, narrando la destrucción de una cultura y de un entorno comercial con siglos de antigüedad. Al finalizar el canal, los Estados Unidos diseñaron un idilio tropical para reemplazar las ciudades y pueblos perdidos, un espacio limpiado milagrosamente de la pobreza, el desempleo y la gente, que sirvió como telón de fondo conveniente para los cuidados suburbios construidos exclusivamente para los estadounidenses. Al restaurar los sonidos, las imágenes y las historias de un mundo borrado por el comercio y la ambición política de los EE. UU., Lasso se opone a esa narrativa triunfalista que borra la contribución de América Latina a su propia historia”.

Un libro, pues, para recuperar la historia de aquellos pueblos panameños desaparecidos, para rescatar una parte importante del pasado panameño y americano. De eso mismo ya habló hace algo más de un año en Bayanogidital, señalando:

“De repente, me doy cuenta de que hay otra historia aquí, que es la historia de todos los pueblos que existían hasta 1912 y que esto no era como uno pensaba que era, que esto estaba todo lleno de selva nada más. Aquí había un montón de gente y un montón de pueblos que fueron despoblados”.

Y habló asimismo de su respuesta a la pregunta inicial, con la que iniciábamos esta entrada del blog:

“Siempre me ha gustado la idea de pensar cómo los eventos históricos son interpretados a nivel más popular, en la poesía, en las canciones, que siempre hablan de historias. Si te pones a pensar en una salsa como Plantación adentro, que la cantó Rubén Blades y la letra es de Tite Curet, está hablando de esclavitud, de historia. O usar canciones de Juan Luis Guerra para hablar de los eventos políticos que están pasando”.

“Para mí, es importante llevar la historia profesional de los que escribimos libros y nos metemos a los archivos a espacios más abiertos, para otro público, porque sí creo que es importante que la gente conozca la historia … No sé tocar un tambor ni nada, pero sé lo que hay detrás de esa letra”.

© Harvard UP / Bayanodigital

Los británicos en la India. Historia social del Raj

A poco de terminar el 2018 apareció en las librerías uno de esos libros que los críticos consideraron dignos de encabezar las listas del año: The British in India: A Social History of the Raj (Farrar, Straus and Giroux),  obra del respetado David Gilmour.

“¿Qué británicos fueron a la India y por qué? Sabemos de Kipling y Forster, Orwell y Scott, pero ¿qué hay del joven oficial forestal, del emprendedor boxwallah, del ferviente misionero? ¿Qué los motivó a viajar por todo el mundo, qué vidas llevaban cuando llegaron y qué pensaron al respecto?

Llenos de anécdotas iluminadoras y enérgicas extraídas de memorias olvidadas, de correspondencia y de  documentos gubernamentales olvidados hace mucho tiempo, The British in India teje un rico tapiz de las experiencias cotidianas de los británicos que se encontraron en “la joya de la corona” del Imperio Británico. David Gilmour captura la sustancia y la textura de su trabajo,de su  hogar y vida social, e ilustra cómo se transformaron a lo largo de los varios siglos de presencia y gobierno británico en el subcontinente, desde la primera estación comercial de la Compañía de las Indias Orientales en 1615 hasta el crepúsculo del Raj y la partición y la independencia en 1947. Nos lleva a través de remotas estaciones de montaña, bulliciosos puertos costeros, opulentos palacios, asentamientos regimentados y densas selvas, revelando el país visto a través de los ojos británicos, y deleitándose con todas las preocupaciones y contradicciones particulares consecuencia de esa perspectiva limitada. The British in India es un logro impresionante, una historia viva y equilibrada escrita con brío, elegancia y erudición”.

Introducción:

Hace unos años, el comediante escocés Billy Connolly se sorprendió al saber que tenía antepasados ​​indios. Había ido al programa de televisión de la BBC Who Do You Think You Are?  esperando descubrir en qué país había nacido su bisabuela Florence, si en Irlanda o en Escocia. De hecho, como pronto descubrió, ella nació en la India, en Bangalore, hija de Daniel Doyle, un trabajador del condado de Wicklow que se alistó en el ejército británico cuando era joven y fue enviado a la India en 1856. Durante algunos años en el sur, la carrera de su padre había prosperado. De un mero regimiento fue transferido a la Royal Horse Artillery, una unidad más prestigiosa, donde recibió tres medallas por “buena conducta” y fue ascendido de artillero a cabo. Sin embargo, ese fue el punto culminante de su carrera. Para diversión de su irreverente tataranieto, el nombre de Daniel pronto apareció repetidamente en el Regimental Defaulters Book; sus faltas no se especificaban, pero parecen haber consistido principalmente en violencia y embriaguez.

La salvación para Doyle llegó tres años después, con su matrimonio, tras lo cual el informe de su ejército lo calificó de “regular, bueno y templado”. El agente de esta notable transformación fue su esposa, Margaret, la hija de John O’Brien, otro soldado irlandés en la India, un soldado de los fusileros de Madras cuyo regimiento había sido enviado al norte para ayudar a contrarrestar la Rebelión de 1857.  O’Brien formaba parte de la fuerza de socorro que llegó demasiado tarde para salvar a los británicos en Kanpur (Cawnpore), aunque logró llegar a la ciudad asediada de Lucknow. Malherido en el hombro durante el conflicto, O’Brien decidió retirarse con su pensión a Bangalore. Aunque el matrimonio posterior de Doyle-O’Brien podría haber parecido una unión puramente irlandesa en un ambiente tropical, este no fue el caso. Como demuestran los ficheros del registro, la esposa de John, Matilda, era una niña india que a la edad de trece años se convirtió al cristianismo, un mes antes de su matrimonio. La reacción de Billy Connolly ante la noticia de que tenía antepasados ​​indios y, probablemente, dado que Matilda tenía varios hermanos, una gran cantidad de primos indios, fue encantadora y desconcertante. Aunque el comediante todavía sentía que era un «escocés de Glasgow», grande, blanco y peludo, también estaba «muy orgulloso y feliz de ser parte de la India».

Como sugiere la historia de Connolly, gran parte de la relación de Gran Bretaña con la India, especialmente a nivel personal y popular, se ha olvidado muy rápidamente. Uno no puede dejar de preguntarse por qué su abuela materna, de quien se sentía muy cerca, nunca le dijo que sus propios abuelos habían vivido en la India y que su madre había nacido en Bangalore; si se hubiera sentido avergonzada de admitir su ascendencia india, podría haber omitido esa parte. La historia también indica cuánto de la relación británico-india, nuevamente a nivel personal, fue accidental. La mayoría de los británicos no fueron a la India para conquistarla, gobernarla o amasar una gran fortuna. Cuando Daniel Doyle se alistó en el 3er Batallón de los 60 Rifles, no sabía que lo enviarían a la India y pasaría la mitad de su vida activa allí como soldado al que nunca se le pediría que luchara en una batalla. Al igual que los soldados privados, muchas mujeres y niños británicos vivieron en la India por accidente, sin haber elegido hacerlo; la casualidad o circunstancias inesperadas los habían llevado allí. Si nos fijamos simplemente en la propia profesión de Connolly, el teatro, encontramos un buen número de futuros actores que viven fortuitamente en el subcontinente: una lista de aquellos que nacieron en la India, o fueron a la escuela o pasaron parte de su juventud allí, incluiría a Vivien Leigh, Merle Oberon, Norman Wisdom, Lindsay Anderson, Spike Milligan, Tom Stoppard, Felicity Kendal y Joanna Lumley, muchos de las cuales aparecerán más adelante en este libro. Si examinamos una profesión aún más pequeña, la de los escritores, encontramos que Thackeray, Kipling, Saki, Orwell (y la segunda esposa de Orwell, Sonya) nacieron en la India.

(…)

Este trabajo es principalmente un libro sobre individuos. Trata con grandes grupos de personas, con soldados, con silvicultores, con misioneros y con muchos otros, pero el énfasis está en cómo reaccionó el individuo a su experiencia india. (…)

Este, entonces, no es un libro sobre la política del Imperio Británico, y mucho menos una discusión de si ese imperio era bueno o malo; inevitablemente fue ambas cosas, de muchas maneras diferentes. No pretendo emitir juicios ni contribuir a ningún debate sobre las virtudes y fallos del imperialismo. Me interesan principalmente los motivos e identidades de los individuos británicos en los territorios indios del imperio, quiénes eran estas personas y por qué fueron a la India, lo que hicieron y cómo vivieron cuando llegaron allí, y en lo que sintieron y pensaron sobre sus vidas en el Subcontintente. Creo que quienes escriben historia social deberían intentar escribir imparcialmente sobre las costumbres y el comportamiento, incluso cuando los encontremos aborrecibles; deberíamos mirarlos en el contexto de su tiempo y no desde el punto de vista de un presente generalmente engreído. Desde la infancia logré resistirme a las exhortaciones de tíos y abuelos para que fueran a cazar y disparar, pero he tratado de escribir sobre “deportes de sangre” en la India sin prejuicios contra ellos. Algunos lectores pueden sentir que les he dado demasiado espacio a los lanceros y a los perseguidores del chacal, pero las cuchillos de carnicero, como las prostitutas, son parte de la historia.

(…)”

Copyright ©  David Gilmour / Macmillan

Los imperios de los débiles. La verdadera historia de la expansión europea y la creación del nuevo orden mundial

Breve, interesante y  polémico es el libro que J. C. Sharman dedica a Empires of the Weak. The Real Story of European Expansion and the Creation of the New World Order (Princeton UP).

Este es su contenido:

“¿Qué explica el auge del Estado, la creación del primer sistema global y el predominio de Occidente? La respuesta convencional afirma que una tecnología superior, las tácticas y las instituciones forjadas por la competencia militar darwiniana dieron a los europeos una ventaja decisiva en la guerra contra otras civilizaciones desde 1500 en adelante. En contraste, Empires of the Weak sostiene que los europeos en realidad no tuvieron una superioridad militar general en la era moderna temprana. JC Sharman muestra, en cambio, que la expansión europea desde finales del siglo XV hasta finales del siglo XVIII se explica mejor por la atención a las guertes políticas asiáticas y africanas, la enfermedad en las Américas y la supremacía marítima obtenida por defecto, dado que las políticas locales orientadas hacia la tierra eran en gran parte indiferentes a la guerra y al comercio marítimo.

Los europeos se dejaron intimidar por los poderosos imperios orientales de la época, que fueron pioneros en innovaciones militares clave y fueron los más grandes conquistadores modernos. Contra la opinión de que los europeos ganaron para siempre, Sharman sostiene que el imperialismo de finales del siglo XIX y principios del siglo XX fue un desarrollo relativamente transitorio y anómalo en la política mundial que concluyó con pérdidas occidentales en varias insurgencias. Si el siglo XXI debe ser dominado por potencias no occidentales como China, esto representa un retorno a la norma de la era moderna.

Proporcionando una perspectiva revisionista a la idea de que Europa gobernó el mundo debido al dominio militar, Empires of the Weak demuestra que el ascenso de Occidente fue una excepción en el orden mundial prevaleciente”.

Y así empieza la introducción:

“La expansión europea desde finales del siglo XV hasta finales del XVIII transformó al mundo con la creación de los primeros sistemas políticos y económicos genuinamente globales. Fue iniciado por viajes casi simultáneos al oeste a través del Atlántico hacia las Américas, al sur y al este alrededor de la costa de África y a través del Océano Índico hacia Asia por exploradores como Cristóbal Colón y Vasco da Gama. Se dice a menudo que el crecimiento posterior de la presencia europea en los océanos fue el resultado de un poder militar superior: mejores armas y mejores organizaciones para usarlas. Conocida como la tesis de la revolución militar, argumenta que la expansión fue principalmente el resultado de ejércitos y Estados europeos que superaron a sus oponentes en el extranjero, porque los europeos se adaptaron mejor a las demandas de la guerra, ya que sobrevivieron y aprendieron de la feroz competencia en sus propios países. Se basa en el supuesto de que la competencia produce organizaciones más eficientes que se adaptan mejor a su entorno, gracias a una combinación de aprendizaje racional y selección darwiniana.

En este libro cuestiono cada elemento de este análisis y sugiero una explicación alternativa. Los europeos no disfrutaron de una superioridad militar significativa frente a los oponentes no occidentales en la era moderna temprana, ni siquiera en Europa. La expansión fue tanto una historia de deferencia y subordinación europea como de dominio. En lugar de ejércitos o armadas estatales, las vanguardias de la expansión eran pequeñas bandas de aventureros o compañías autorizadas que dependían del cultivo de aliados locales. Fundamental para el éxito y la supervivencia de los europeos fue una estrategia marítima que evitó desafiar las prioridades territoriales de las políticas locales, así como las enfermedades en las Américas, que provocaron una catástrofe demográfica. Los mayores conquistadores y constructores de imperios de la era moderna temprana fueron en realidad los imperios asiáticos, desde los otomanos en el Cercano Oriente hasta los mogoles en el sur de Asia y los Ming y los Manchu Qing en China. Prestar la debida atención a estos grandes poderes ayuda a corregir el eurocentrismo que a menudo ha sesgado los estudios anteriores y pone en tela de juicio las historias convencionales de causa y efecto sobre la formación de los estados y de las guerras. Una perspectiva más cosmopolita revela la diversidad de las relaciones entre desarrollo militar y político, dado que hubo muchos caminos para diferentes salidas en lugar de una sola ruta hacia un destino común.

(…)”

© Copyright, Princeton University Press.

1979: cómo comenzó el mundo atual, hace 40 años

Son ya inumerables los volúmenes que, por distintas razones y desde variadas perspectivas, se dedican a analizar un año en particular.  Así que a nadie debe extrañar que, cuatro décadas justas después, tengamos uno que se dedica a desmenuzar lo ocurrido en 1979, con sus variadas consecuencias.  El libro en cuestión ha aparecido en alemán, un idioma del que escasamente nos hacemos eco en este blog, por el déficit que este servidor tiene con las lenguas foráneas, en particular la teutona, de la lo desconoce todo.

Así pues, con las debidas precauciones, damos cuenta de Zeitenwende 1979: Als die Welt von heute begann (CH Beck), obra del profesor Frank Bösch, un libro que, como se verá, resulta bien interesante, aunque se centre en las consecuencias que el 1979 tuvo para Alemania en particular.

El editor dice (más o menos) lo siguiente:

“En 1979, las crisis globales, los trastornos y revoluciones esperanzados fueron en aumento. La revolución iraní, el neoliberalismo de Thatcher o la apertura de China cambiaron el mundo, al igual que la acogida a la Boat People, el accidente nuclear de Harrisburg o la invasión soviética de Afganistán. Frank Bösch nos conduce en un fascinante viaje a través del tiempo del que emerge nuestro presente.

1979 es considerada respectivamente como “la fecha clave del siglo XX” (Peter Sloterdijk) y  como el “principio del mundo multipolar de hoy” (Noel Leggewie). La revolución iraní trajo el Islam fundamentalista a la agenda política mundial, mientras  la invasión soviética de Afganistán adelantó algunas de las zonas conflictivas del siglo XXI. La visita del Papa a Polonia, que fue celebrada por millones de personas, aceleró la desaparición del socialismo. Margaret Thatcher proclamó el neoliberalismo, mientras el Partido Verde recién fundado daba un giro ecológico. Y los vietnamitas de la Boat People confrontaban a los alemanes con los flujos de refugiados de todo el mundo. .

Frank Boesch describe en su brillante panorama, con documentos previamente desconocidos, estos eventos ocurridos en 1979 y analiza las consecuencias que tuvieron para Alemania: políticamente, culturalmente e incluso- el horro de energía, el café, nicaragüense, la xenofobia y la cultura de acogida-  en la vida cotidiana”.

Y la introducción empieza (más o menos) del siguiente modo::

“Estamos acostumbrados a pensar en la historia de 1945 y 1989. La división y reunificación alemanas son consideradas como puntos de inflexión significativos. Se puede obtener una perspectiva diferente sobre el pasado reciente observándolo desde los puntos de inflexión globales ocurridos en 1979. Porque este año los eventos globales se acumularon, abriendo puertas a nuestro presente. Las revoluciones, los trastornos y las crisis en muchos países han dado lugar a muchos de los desafíos que enfrenta nuestro mundo hoy en día, como el fundamentalismo islámico, los movimientos mundiales de refugiados, las reformas liberales del mercado o los problemas energéticos. La mayoría de estos eventos tuvieron lugar en un futuro lejano, pero al mismo tiempo esta¡n estrechamente relacionados con la historia de nuestro tiempo presente.

Así, en 1979, con la revolución iraní bajo Jomeini, el islamismo político fundamentalista entró en el escenario mundial. Las imágenes de mujeres cubiertas con un velo negro, los castigos aplicados siguiendo la sharia y loa rehenes estadounidenses humillados, estimularon simultáneamente actitudes antiislámicas en Occidente. Las tensiones aquí y en el Medio Oriente continúan hasta hoy. Al mismo tiempo, la elección de Margaret Thatcher anunció masivas reformas liberales del mercado en el Reino Unido. Esta política, llamada rápidamente “neoliberalismo”, se convirtió en preeminete a nivel internacional. En muchas partes del mundo, aumentaron las críticas al Estado y la confianza en las fuerzas del mercado. Un cambio económico aún más importante comenzó en 1979 en la China socialista. Allí, Deng Xiaoping llevó a cabo reformas fundamentales y abrió la economía a Occidente. Incluso comenzó de manera simbólica la venta de refrescos de la Coca-Cola . El rápido cambio de China significó la globalización acelerada y el auge que ahora vemos de la mayor nación exportadora, una que dará forma al siglo XXI.

(…)”.

© 2019 Verlag CHBeck oHG

Esclavos fugitivos: entre la Revolución y la Guerra Civil

Es un notable mérito que un libro aparezca en el mes de noviembre y que, a las pocas semanas, sea seleccionado como uno de los mejores del año.  Eso es lo ocurrido con The War Before the War: Fugitive Slaves and the Struggle for America’s Soul, from the Revolution to the Civil War (Penguin Press), obra del eminente académico Andrew Delbanco.  Dicho eso tampoco extrañará que se hayan sucedido las reseñas, con sucesivos parabienes, como cualquiera podrá observar en la red.  Parabienes que, por otra parte, han señalado los potenciales paralelismos entre aquel tiempo prebélico y la confrontación actual que se vive en aquel país y en otros.

Esta es la presentación editorial:

“Durante décadas después de su fundación, América fue realmente dos naciones: una esclava, una libre. Hubo muchas razones por las que esta nación compuesta finalmente se separó, pero el hecho de que los negros esclavizados arriesgaran sus vidas en repetidas ocasiones para huir de sus amos en el sur en busca de libertad en el norte demostró que los Estados “Unidos” eran en realidad una mentira. Los esclavos fugitivos expusieron la contradicción entre el mito de que la esclavitud era una institución benigna y la realidad de que esa nación, basada en el principio de la igualdad humana, era de hecho una prisión en la que millones de estadounidenses no tenían ningún derecho. Al despertar a los norteños sobre la verdadera naturaleza de la esclavitud y al enfurecer a los sureños que exigían el retorno de su “propiedad” humana, los esclavos fugitivos obligaron a la nación a enfrentarse a la verdad sobre de sí misma.

Hacia 1850, con Estados Unidos al borde del colapso, el Congreso llegó a lo que esperaba que fuera una solución: el famoso Compromiso de 1850, que requería que los esclavos fugitivos fueran devueltos a sus amos. Como tantos compromisos políticos anteriores y posteriores, fue un acuerdo mediante el cual los estadounidenses blancos intentaron promover sus intereses a costa de los estadounidenses negros. Sin embargo, la Ley de Esclavos Fugitivos, destinada a preservar la Unión, de hecho puso a la nación en el camino de la guerra civil. Dividió no solo a la nación estadounidense, sino también los corazones y las mentes de los estadounidenses que lucharon con el problema atemporal de cuándo someterse a una ley injusta y cuándo resistirse.

La historia de los esclavos fugitivos ilumina lo que nos llevó a la guerra con nosotros mismos y los terribles legados de la esclavitud que todavía están con nosotros”.

Como complemento, pueden oir y leer la entrevista que el autor concedió a Terry Gross, de la NPR, donde dice, entre otras cosas:

Gross: Así que la esclavitud no se menciona en la Constitución por su nombre, pero se menciona dos veces, primero en el Artículo 4, Sección 2, Cláusula 3. Díganos de qué se trata esa cláusula.

Delbanco: Es una cláusula de la Constitución que aclara que si un esclavo o, de hecho, un sirviente contratado huye del servicio o trabajo que  le debe a su “propietario”, si huye a otro Estado, la ley exige que se le devuelva a ese propietario. Era un elemento de la Constitución sin el cual, creo, es realmente difícil imaginar que la Constitución pudiera haberse formulado, que el país se pudiera haber formado porque, en cierto sentido, eran realmente dos países que estaban uniendo y tuvieron que decidir qué hacer con este problema fronterizo.

Así que pienso en la cláusula de los esclavos fugitivos como un tipo de tratado de extradición, entendiendo que en aquellos estados donde la esclavitud era claramente una parte fundamental de la economía y la cultura, las personas podrían estar seguras sabiendo que no perderían sus propiedades por eso, en el caso de que esa propiedad se trasladara a otro estado. Suena todo muy abstracto e impersonal y legalista. Pero creo que tenemos que afrontar el hecho de que sin esa cláusula  es muy improbable que el país se hubiera llegado a constituir.

(…)

Gross: ¿Cuántos y cuáles de los Padres Fundadores eran en realidad dueños de esclavos?

Delbanco: Bueno, hubo 55 firmantes de la Constitución. Y ahora mismo no puedo dar el número exacto, pero algo así como una mitad o dos tercios fueron dueños de esclavos en un momento u otro en sus vidas. Hay que recordar que en el momento de la firma de la Constitución la esclavitud no era un fenómeno exclusivamente sureño. Existía en los estados del norte. Nueva York no abolió la esclavitud de manera definitiva y completa hasta la década de 1820.

Así que había un sentido en el que era un fenómeno nacional, aunque cualquiera con los ojos abiertos y con cierta anticipación de cómo irían las cosas podría ver que, por razones de clima y temperamento y otros , la esclavitud era un factor mucho más importante en la vida del sur que en la del norte.

(…)

Gross: Las divisiones en nuestro país parecen ser tan fuertes en este momento que algunas personas están realmente preocupadas de que haya una confrontación real, es decir, expresada mediante una lucha en las calles entre personas de diferentes lados políticos o incluso algo más extremo que eso. ¿Es tan grave esa preocupación?

Delbanco: Bueno,   no puedo responder la pregunta. Pero puedo decir …

Gross: Lo sabía.

Delbanco:  Pero puedo decir que escribir este libro fue una experiencia de doble filo para mí. Por un lado, observas lo que ocurrió en la década de 1850: el colapso completo del gobierno federal, la secesión de casi la mitad del país de la otra mitad y la guerra que siguió, que se cobró casi un millón de vidas. Y dices, caray, eso hace que lo que está sucediendo hoy parezca irrelevante. Y ese es un enfoque al que estoy tratando de aferrarme, ya sabes, que algo como esto no podría volver a suceder. Pero la otra forma de pensar acerca de la historia de este libro es que las instituciones que parecían duraderas y que parecía  improbable que fracasaran, resultaron ser extremadamente frágiles, y lo mismo el lenguaje público, de ambos lados -quiero decir, los abolicionistas radicales eran extremadamente beligerantes y extremadamente insultantes y ofensivos para los oídos de muchos dueños de esclavos. Y debemos recordar que, sin duda, hubo muchos dueños de esclavos decentes que sentían que estaban viviendo una vida moral, y que habían heredado a sus esclavos y no merecían el tipo de insultos y acritud que se les venía encima.

Y luego, en el otro lado, el lenguaje de los propietarios de esclavos hacia las agresivas fuerzas antiesclavistas en el Norte: la ira comenzó a alimentarse a sí misma. Y la crueldad de la política se convierte en un motor de su propia perpetuación. Y algo de eso se siente que hora mismo lo estamos poniendo en riesgo, hemos olvidado que, como sabemos, la civilidad y un mínimo de respeto por el otro lado -incluso si pensamos que los problemas que nos dividen son tan fundamentales  que nunca podríamos llegar a un acuerdo sobre ellos-, una cierta medida de respeto por el otro lado, es de importancia crítica para una sociedad que desea mantenerse y no convertirse en una sociedad autoritaria.

Así que es un momento preocupante. Y, ya sabes, los brotes violentos que hemos visto, las acciones terribles y, ya sabes, tener una milicia organizada que va a la frontera sur para evitar esta llamada caravana de invasores: cosas que dan miedo. Y, sabes, los historiadores no tienen una idea de lo que vaya a pasar mañana que que sea mejor que la de otros. Creo que es una falacia creer eso. Pero mirar el pasado nos recuerda que las cosas que damos por sentadas como estables pueden volverse humo de repente. Y hemos de tener mucho cuidado con eso, creo.

(…)

© Penguin Random House / NPR

Greg Grandin y la historia norteamericana: de la frontera al muro

He de reconocer que entre mis debilidades historiográficas está  Greg Grandin, profesor en la NYU.  Y he de afirmar, asimismo, que cada una de sus obras reafirma el criterio anterior. Es lo que ocurre con su último libro, titulado End of the Myth.  From the Frontier to the Border Wall in the Mind of America (Metropolitan Books).

Vayamos primero con la presentación editorial:

“Desde la creación de esta nación, la idea de una frontera abierta y en constante expansión ha sido fundamental para la identidad estadounidense. Simbolizando un futuro de promesas interminables, fue la base de la creencia de los Estados Unidos en sí mismos como nación excepcional: democrática, individualista, con visión de futuro. Hoy, sin embargo, América tiene un nuevo símbolo: el muro fronterizo.

En The End of the Myth , el aclamado historiador Greg Grandin explora el significado de la frontera a lo largo de toda la historia de los Estados Unidos, desde la Revolución Americana hasta la Guerra de 1898, desde el New Deal hasta a las elecciones de 2016. Durante siglos, muestra que la expansión constante de los Estados Unidos, luchando en guerras y abriendo mercados, sirvió como una “puerta de escape”, ayudando a desviar los conflictos políticos y económicos internos. Pero esta desviación significó que los problemas del país, desde el racismo hasta la desigualdad, nunca se afrontaron directamente. Y ahora, la catástrofe combinada de la debacle financiera de 2008 y de nuestras guerras imposibles de ganar en el Medio Oriente han cerrado esta puerta, provocando pasiones políticas que durante mucho tiempo se habían dirigido a otros lugares.

Es esta nueva realidad, dice Grandin, la que explica el auge del populismo reaccionario y el nacionalismo racista, la extrema ira y la polarización que catapultaron a Trump a la presidencia. El muro fronterizo puede o no puede ser construido, pero sobrevivirá como punto de confluencia, una lápida alegórica que marca el final del excepcionalismo estadounidense”.

Esa presentación se completa de forma magnífica con la Introducción, de la que extraemos unos párrafos:

“Huyendo hacia adelante

La poesía era el lenguaje de la frontera, y el historiador Frederick Jackson Turner estaba entre sus más grandes florones. “Los Estados Unidos se presentan como una pagina inmensa en la historia de la sociedad.”, escribió en 1893. “Cuando leemos linea tras linea, de este a oeste, esa pagina continental, encontramos el testimonio de una evoluci6n social”.   La expansión por todo el Continente,  dijo Turner , convirtió a los europeos en algo nuevo, en un pueblo burdo y curioso, autodisciplinado y espontáneo, práctico e inventivo, lleno de una “energía incansable y nerviosa” y levantado por “esa vivacidad y esa exuberancia que resultan de la libertad”. La carrera académica de Turner se extendió entre finales del siglo XIX y principios del XX, durante el apogeo de Jim Crow y la consolidación de las leyes contra el mestizaje y la exclusión de los nativistas, con el resurgimiento del KKK. Trabajadores mexicanos estaban siendo linchados en Texas  y el ejército de los Estados Unidos participaba en mortales  contrainsurgencias en el Caribe y el Pacífico. Pero lo que se conoció como la Tesis de la Frontea de Turner -que argumentaba que la expansión del asentamiento a través de una frontera de “tierra libre” creó una forma de igualdad política exclusivamente estadounidense, un individualismo vibrante y emprendedor-, fue una apuesta de futuro.

El tipo de americanismo que Turner representó tomó todo el optimismo ilimitado que penetró en la fundación de los Estados Unidos y apostó a que el progreso del país, avanzando en la frontera y en el mundo, reduciría el racismo a mero remanente y lo dejaría como simple residuo. También diluiría otros problemas sociales, como la pobreza, la desigualdad y el extremismo, enseñando a personas diversas a cómo convivir en paz. Frank Norris, en 1902, esperaba que la expansión territorial llevaría a un nuevo tipo de universalismo, a la “hermandad del hombre” cuando los estadounidenses se dieran cuenta de que “el mundo entero es nuestra nación y la simple humanidad, nuestros compatriotas”.

Mirar hacia el oeste significaba enfrentarse a la Tierra Prometida, una utopía edénica donde el estadounidense como el nuevo Adán podía imaginarse libre de los límites de la naturaleza, de las cargas de la sociedad y de las ambigüedades de la historia. Ningún mito en la historia estadounidense ha sido más poderoso, más invocado por más presidentes, que el de los pioneros que avanzan a través de un meridiano sin fin. Hacia adelante, y luego hacia adelante otra vez. Hubo momentos de calma, de dudas, de disensiones y de movimientos en contra, especialmente en los años treinta y setenta. Pero el imperativo expansionista se ha mantenido constante, en una versión u otra, durante siglos. Como dijo Woodrow Wilson en la década de 1890, “un pueblo fronterizo siempre con nuestra camioneta, es, hasta ahora, el hecho central y determinante de nuestra historia nacional”. “Nadie pensaba”, dijo Wilson, “en retroceder”.

Hasta aquí. La poesía se detuvo el 16 de junio de 2015, cuando Donald J. Trump anunció en su campaña presidencial que pondría a Frederick Jackson Turner patas arriba. “Voy a construir un gran muro”, dijo Trump.

Lo más probable es que Trump nunca haya oído hablar de Turner, ni de su gran influencia en el pensamiento estadounidense. Pero allí, en el vestíbulo de su torre en la Quinta Avenida de Manhattan, ofreció su propio juicio sobre la historia. Refiriéndose específicamente al Tratado de Libre Comercio de América del Norte y, en general, al compromiso del país con el libre comercio, dijo: “Tenemos que detenernos, y esto tiene que parar ya”.

(…)

Hablar sobre la frontera también es hablar sobre el capitalismo, sobre su poder y posibilidad y su promesa de no tener límites. Donald Trump descubrió que hablar sobre la frontera -y prometer un muro-  era una manera de reconocer los límites del capitalismo, su dolor, sin tener que desafiar a los términos del capitalismo. Trump se apresuró a prometer que  terminaría con  las guerras y revertiría el extremo programa anti-regulador y de libre mercado de su partido. Sin embargo, una vez en el cargo, aceleró la desregulación, aumentó el gasto militar y expandió las guerras. Pero siguió hablando de su muro.

Ese muro puede o no ser construido. Pero incluso si permanece solo como algo fantasmagórico, una partida presupuestaria, una ficha de negociación perpetua entre el Congreso y la Casa Blanca, la promesa de una franja de hormigón y acero de dos mil millas de largo y treinta pies de altura que corre a lo largo de la frontera sur de  los Estados Unidos cumple su propósito. Es el nuevo mito de Estados Unidos, un monumento al cierre final de la frontera. Es un símbolo de una nación que solía creer que se había escapado de la historia, o que al menos avanzaba sobre la historia, pero ahora se encuentra atrapada por la historia, y de unas gentes que solían pensar que eran capitanes del futuro, pero ahora son prisioneros del pasado”.

© 2019 Greg Grandin / Macmillan

La frontera más profunda: El Estrecho de Gibraltar

Ahora que los vientos nacionalistas soplan veloces por todo el orbe, tan raudos que quizá a algunos les vengas ganas de invadir Gibraltar por las buenas o por las malas, no estará de más repasar un volumen de aparición bien reciente: The Deepest Border. The Strait of Gibraltar and the Making of the Modern Hispano-African Borderland (Standford UP), de Sasha D. Pack, hispanista de la Universidad de Buffalo.

Esto nos dice el editor al presentar el volumen:

“A mediados del siglo XIX, cuando las armadas europeas aprendieron a neutralizar la piratería, se hicieron posibles nuevos patrones de circulación y asentamiento en el Mediterráneo occidental. The Deepest Border cuenta la historia de cómo se formó una sociedad fronteriza alrededor del Estrecho de Gibraltar, lo que aporta una perspectiva histórica a una de las zonas fronterizas críticas del mundo contemporáneo.

Basándose en fuentes primarias y secundarias de España, Francia, Gibraltar y Marruecos, incluidos archivos de inteligencia militar, informes de salud pública, correspondencia consular y diarios de viaje, Sasha D. Pack establece paralelismos y conexiones a menudo invisibles entre las historias nacionales y mono-imperiales. Al conceptualizar la región del Estrecho de Gibraltar como una zona fronteriza, Pack reconsidera algunas de las principales tensiones y conflictos de la región, entre ellos la Rebelión del Rif, la Guerra Civil Española, la fase europea de la Segunda Guerra Mundial, la colonización y descolonización de Marruecos y las actuales controversias sobre los exclaves de Gibraltar, Ceuta y Melilla.

Integrando estos hilos en una larga historia de la región, The Deepest Border aborda cuestiones generales sobre cómo opera la soberanía en la “periferia”, cómo se construyen y mantienen las fronteras y sobre los legados duraderos del imperialismo y el colonialismo”.

Y así empieza:

“El Estrecho de Gibraltar define una de las fronteras paradigmáticas del mundo moderno. Esta vía acuática de cuarenta millas de largo y diez millas de ancho en el extremo oeste del Mediterráneo delimita una serie de binarios históricos comunes: separa a España de Marruecos, a la cristiandad de Dar al-Islam,a  la Europa imperial del África colonial, el Gran océano del mar interior. Además de ser frontera norte-sur, este peculiar espacio geopolítico es también un pasaje este-oeste. Forma un cruce en una importante vía marítima, que se globalizó en 1869 con la apertura del Canal de Suez en el extremo opuesto del Mediterráneo. El Estrecho de Gibraltar no solo facilita el paso entre puntos remotos como Mumbai y Londres, sino que también conecta sus propias costas norte y sur, tanto entre sí como con mundos políticos y materiales más amplios.

Este libro otorga a este espacio étnica y políticamente pluralista de la esquina occidental del Mediterráneo una identidad histórica discreta, adaptándola a una sola narrativa coherente dividida en distintos períodos. Es la historia de un orden regional, es decir, de un balance cambiante de fuerzas que proporcionó cierto marco para la coexistencia ordenada, pero que también implicó la amenaza siempre presente de violencia y que,  ocasionalmente, estalló en una guerra. (…)

El desafío fundamental a la hora de escribir la historia de la región del trans-Gibraltar y el mundo mediterráneo en general es reconciliar las narrativas del conflicto imperial y religioso con la imagen compensatoria de una zona caracterizada por la movilidad, la migración y el intercambio desenfrenados.  Punto clave de estrangulamiento naval y supuesta frontera de las civilizaciones, el Estrecho ha desempeñado un papel clave en las historias internacionales como foco de tensión geopolítica. En la era del imperio marítimo europeo, la base naval británica en Gibraltar constituyó un “lion in the path” (obstáculo imaginario) para las potencias continentales que buscaban unir sus flotas mediterráneas y atlánticas, y más tarde ayudó a garantizar la comunicación con la India.  Los nacionalistas españoles consideraron el Estrecho como una delgada línea de defensa contra una variedad de déspotas africanos y asiáticos que apuntan a “rodear a Europa desde el sur”, y muchos de sus homólogos de todo el mundo árabe albergaron la nostalgia de una época pasada cuando la civilización islámica floreció a horcajadas de este nexo clave.  Sin embargo, los historiadores tanto de Iberia como del Magreb occidental también han descrito los territorios adyacentes al Estrecho como “un mundo separado” de autoridad política fragmentada, impregnada de piratería y bandería, un imán para la diversidad humana alejado de los nervios del poder imperial.  Ninguna de estas narraciones está completa sin las otras; el objetivo aquí es mezclarlas y examinar las formas en que se han condicionado mutuamente.

(…)”

Dicho lo cual, el volumen puede completarse con el editado por Andrew Canessa para Palgrave (Bordering on Britishness. National Identity in Gibraltar from the Spanish Civil War to Brexit).

© 2019 STANFORD UNIVERSITY PRESS

Terror y terrorismo. Ensayo histórico sobre la violencia política.

Francesco Benigno, profesor de historia moderna en la Scuola Normale Superiore en Pisa, publicó a finales del pasado año
Terrore e terrorismo. Saggio storico sulla violenza politica (Einaudi).

Alessandro Colombo señalaba en Il Manifesto que  el terrorismo es hoy una figura central de la retórica y las prácticas de seguridad estatales, de creciente interés también en círculos académicos donde, no obstante, se notaría la falta de análisis histórico y teórico, sacrificados en aras de estudios que priman unas bases del terrorismo ingenuamente pragmáticas. Según Colombo, el libro de Benigno rompería este esquema, ofreciendo un buen ensayo histórico que obliga a revisar esa genealogía imaginaria que haría del terrorismo un fenómeno original e íntimamente conectado al universo religioso. En fin, no se trataría de un fenómeno nuevo o, al menos, no totalmente diferente al del pasado, en cuanto a la motivación o al alcance organizativo, político o  geográfico.

Dicho esto, he aquí algunos párrafos de la introducción de este volumen que, por otra parte, empieza con algo bastante obvio:

“`Siempre he soñado- vociferó con ferocidad- con un grupo de hombres independientes en sus resoluciones para desechar escrúpulos en la elección de los medios, tan fuertes como para merecer a ojos vistas el título de destructores, libres de la mancha de ese pesimismo conformista que pudre al mundo. Sin piedad para nada sobre la tierra, ni siquiera para ellos mismos, con la muerte enrolada para el bien y todo al servicio de la humanidad: eso es lo que me hubiera gustado ver´.

En su novela El agente secreto (1907), Joseph Conrad hace hablar así  a Karl Yundt, alias “el viejo terrorista”, un anarquista. El texto de Conrad, quizás el primero en el que se interroga a fondo sobre el terrorismo, se basa en un hecho que ocurrió años antes, en 1894: un ataque explosivo fallido cerca del Observatorio de Greenwich. En la novela de Conrad, espías y revolucionarios, políticos e individuos comunes, se persiguen en un Londres lleno de humo y niebla, símbolo de una modernidad destructiva, que pone en riesgo las certezas más estables, simbolizadas por ese meridiano cero que separa el hemisferio occidental del hemisferio oriental. Quizás fuera por eso que El agente secreto fue la lectura favorita de Ted Kaczynski, llamado “Unabomber”, el terrorista estadounidense que quería detener el progreso tecnológico e industrial, golpeando con una serie de dispositivos aquella modernidad que consideraba nefasta.  Tras su arresto en 1996, condenado a cadena perpetua y trasladado a una prisión en Montana, se llevó una copia del libro a su celda.

La huella de Conrad, imaginaria pero al mismo tiempo real, indica cómo el terrorismo es algo más que una disfunción en el mundo contemporáneo y cómo es una parte integral de un código fundamental -Michel Foucault habría dicho una episteme- del orden social, el discurso de la seguridad, ese que preside la seguridad colectiva. De hecho, hoy el término “terrorismo” se refiere comúnmente a la repentina irrupción de un peligro para la vida en común, una amenaza que provoca desorden y niega los valores más elementales de la convivencia humana: un desafío bárbaro a la civilización y democracia occidentales. En muchos aspectos, podría decirse que representa en nuestro tiempo el mal absoluto, ese polo negativo del orden ordinario del mundo que una vez fue simbolizado por la figura del diablo. Utilizado también como metáfora de otros males, no directamente atribuibles a la violencia política, el “terrorismo” es quizás precisamente por esta razón un concepto extremadamente indeterminado, no solo en su sentido común, el de los medios de comunicación o los discursos populares, sino también en su uso científico, hasta el punto de que es una de las nociones más discutidas y controvertidas en las ciencias sociales. Ni las organizaciones internacionales ni la literatura científica han podido llegar a un acuerdo sobre qué se entiende exactamente por terrorismo: todos hablan de ello, pero en esencia nadie puede definir con precisión qué es.

El problema surge esencialmente del hecho de que “terrorismo” no es un término neutral, puramente descriptivo, sino más bien una locución valorativa, de tipo político-normativa, una etiqueta peyorativa adoptada por los gobiernos y las fuerzas políticas para desacreditar a los grupos adversos al denunciar su comportamiento como ilegítimo. Por tanto, en el uso del término siempre hay un juicio moral implícito, una nota estigmatizante que se acompaña de elementos evocadores y simbólicos, abordados por una connotación emocional negativa.

(…)”

En fin, como señala el autor en una reciente entrevista: “Mi libro enfatiza las características de continuidad entre el terrorismo de raíz islámica de hoy y la tradición histórica del terrorismo occidental que ha producido héroes y mártires. Ninguno de los rasgos generalmente considerados como distintivos del fenómeno del terrorismo islámico carece, de hecho, de precedentes. Ciertamente no lo es el hecho más llamativo en la imaginación colectiva, a saber, la propensión a suicidarse por la propia causa. Si bien el libro documenta con abundantes ejemplos la existencia de una tradición cultural occidental y cristiana de entregar la propia vida por la comunidad, pro patria mori, esta tradición ha estado prácticamente ausente durante siglos en el mundo islámico sunita, aunque ha estado presente como rasgo cultural en el chiíta, sin dar lugar a prácticas masivas. Por extraño que parezca, el primer ejemplo de terrorismo suicida fue “importado” al Próximo Oriente por un grupo japonés de inspiración marxista radical, el Ejército Rojo, que luchaba contra los israelíes junto con el Frente Popular para la Liberación de Palestina. Retomaban, al hacerlo, el gesto suicida de los kamikaze, esos pilotos que durante la Segunda Guerra Mundial estrellaban sus aviones contra objetivos enemigos.”

© Giulio Einaudi editore  / Il Manifesto / Letture.org