Archivos de la categoría Libros

La crisis de Suez y sus consecuencias

Como podrán leer en cualquier parte, “La crisis del Canal de Suez (o Campaña de Suez, Guerra de Suez u Operación Kadesh) fue una guerra que estalla en 1956 en territorio egipcio”, así que les propongo que echen cuentas. En efecto, se cumplen 60 años, y como muchos editores y estudiosos trabajan a golpe de efemérides y hay otros que solo pueden ver publicadas sus investigaciones cuando el mercado es favorable, resulta que este año aparecen dos obras sobre el evento en cuestión.

ikes-gamble

Por un lado, tenemos a Michael Doran, experto en relaciones internacionales y, entre otras cosas, antiguo consejero de la defensa en el gobierno de George W. Bush. Su libro lleva por título Ike’s Gamble. America’s Rise to Dominance in the Middle East (Simon & Schuster) y se presenta del siguiente modo:

“Este importante repaso de la crisis de Suez de 1956 -uno de los eventos más importantes en la historia de la política estadounidense en el Oriente Próximo- presentacómo el presidente Eisenhower llegó a darse cuenta de que Israel, no Egipto, era el más fuerte aliado regional de Estados Unidos.

En 1956 el presidente Nasser de Egipto decidió tomar posesión del canal de Suez, con lo que el Próximo Oriente quedó al borde de la guerra. Los británicos y los franceses, que operaban el canal, se unieron a Israel en un plan para volver a tomarlo por la fuerza. A pesar de la relación especial entre Inglaterra y Estados Unidos, Dwight Eisenhower intervino para detener la invasión.

En Ike’s Gamble, Michael Doran muestra cómo Nasser jugó con los EE.UU., invocando la oposición de Estados Unidos al colonialismo europeo para abrir una brecha entre Eisenhower y dos primeros ministros británicos, Winston Churchill y Anthony Eden. Mientras tanto, buscando convertirse en el hombre fuerte del mundo árabe, Nasser estaba firmando acuerdos armamentísticos con la URSS y desestabilizando otros países árabes que los EE.UU. habían estado cortejando. La crisis de Suez fue su triunfo final. Con el tiempo, Eisenhower llegaría a la conclusión de que Nasser le había engañado, que los países árabes eran demasiado rebeldes para anclar allí los intereses de Estados Unidos en el Próximo Oriente, y que los EE.UU. debían volverse hacia Israel.

Con un conocimiento profundo de Eisenhower y su política exterior, esta historia fascinante y provocativa ofrece una nueva y rica comprensión de cómo los EE.UU. se convirtió en agente poder en el Próximo Oriente”.

blood-and-sand

Por otro lado, contamos con la joven historiadora y author Alex von Tunzelmann, que nos ofrece su Blood and Sand: Suez, Hungary, and Eisenhower’s Campaign for Peace (HarperCollins).  Veamos su resumen:

Un viva y reveladora historia popular que aúna el relato de la crisis de Suez y de la revolución húngara de 1956 -una historia de conspiración y revoluciones, espías y terroristas, secuestros y planes de asesinato, de la caída del Imperio Británico y del ascenso de la hegemonía estadounidense bajo el liderazgo heroico del presidente Dwight D. Eisenhower- que conforman el Próximo Medio y la Europa que hoy conocemos.

El año 1956 fue un punto de inflexión en la historia. Durante dieciséis extraordinarios días de octubre y noviembre de aquel año, las crisis gemelas que afectaron a Suez y Hungría empujaron al mundo al borde de un conflicto nuclear y a lo que muchos en el momento llamaban la Tercera Guerra Mundial. Blood and Sand ofrece un relato minuto a minuto de todo ello  a través de un fascinante elenco internacional de personajes: Anthony Eden, el primer ministro británico, atrapado en una trampa de su propia creación; Gamal Abdel Nasser, el intrépido joven líder populista de Egipto; David Ben-Gurion, el maduro héroe sionista de Israel; Guy Mollet, el belicoso primer ministro francés; y Dwight D. Eisenhower, el presidente de Estados Unidos, dividido entre un viejo orden mundial y uno nuevo, en la misma semana en que su propio destino como presidente debía ser decidido por el pueblo estadounidense.

Esta es una historia reveladora de estos dramáticos eventos y e individuos, que por primera vez ajusta ambas crisis en el contexto de la Guerra Fría mundial, el conflicto árabe-israelí y el traicionaero poder político del imperialismo y el petróleo. Blood and Sand resuena con fuerza con los problemas de control del petróleo, el fundamentalismo religioso y la unidad internacional a la que se enfrenta el mundo hoy en día, y es una lectura esencial para cualquier persona relacionada con el estado del moderno Oriente próximo y de Europa”.

Bien. Les recomiendo, como va de suyo, que no se tomen los reclamos comerciales de los editores al pie de la letra, sobre todo en lo tocante a las bondades de los libros. En todo caso, uno y otro tienen la amabilidad de permitirnos leer algunos extractos de sendos volúmenes. Y si eso no les basta, acudan a la reseña del NYT o a otros volúmenes y artículos que han ido apareciendo este año.

© 2016 Simon & Schuster / HarperCollins Publishers

Vijay Prashad: sobre la muerte de la nación y el futuro de la revolución árabe

Vijay Prashad, uno de los estudiosos más conocidos en el mundo de las relaciones internacionales y en el ámbito de la izquierda, acaba de presentar su nueva obra: The Death of the Nation and the Future of the Arab Revolution, publicada a un tiempo por la americana University of California Press y por la india LeftWord. La presentación es, por supuesto, idéntica:

the-death-of-the-nation1

“Este libro vertigionoso y oportuno de Vijay Prashad es el mejor texto crítico para el Próximo Oriente hoy en día en conflicto, de Siria y Arabia Saudita al caos en Turquía. Mezclando anécdotas emocionantes de informes a pie de calle que dan a los lectores una idea de lo que está en juego con una visión general sobre la geopolítica de la región y del mundo, Prashad nos guía a través de los cambios dramáticos en cuanto a actors, política y economía en el Próximo Oriente durante los últimos cinco años. “La primavera árabe no fue derrotada ni en la plaza Tahrir ni en el zoco de Alepo”, explica. “Fue rotundamente derrotada en los palacios de Riad y Ankara, así como en Washington DC y París”.

El corazón de este libro explora la agitación en Irak, Siria y Líbano -países donde surgió el ISIS y está prosperando. Es aquí donde descansa la historia de la región. ¿Cómo sería un Oriente Próximo post-ISIS? ¿Escuchará las demandas del pueblo? ¿Hay un futuro para la región que no sea el retorno a un estado de seguridad o la continuación de las monarquías? The Death of the Nation aborda estas preguntas críticas situando los acontecimientos de Oriente Próximo en el contexto más amplio de la historia revolucionaria”.

Y para comprobar todo ello, nada mejor que ver unos párrafos de la introducción -que retoman (no textualmente) algunos de sus escritos previos, algo nada extraño en un autor tan prolífico:

the-death-of-the-nation2

“Abu Bakr al-Baghdadi dio la bienvenida en 2014 al Ramadán declarando la formación del Califato, con él como Califa – es decir, el sucesor del profeta Mahoma. era el primer retorno de un Califato desdeque la Asamblea Nacional de Turquía de Kemal Atatürk lo aboliera en 1924. Al-Baghdadi, el nombre de guerra para el líder del Estado Islámico de Irak y al-Sham (ISIS),  anunciara que las fronteras interiores dar al-Islam, el mundo del Islam, ya no eran  aplicables. Pudo hacer este anuncio porque sus combatientes habían tomado grandes extensiones de territorio en el norte de Siria y en el norte y centro de Irak, echándole el aliento a  Bagdad, la capital del califato abasí (750-1258).

La declaración de Al-Baghdadi se produjo tras la amenaza del ISIS de hacer sentir su presencia fuera del territorio que ahora controla. Las explosiones de bombas en Beirut, Líbano, dan a entender el alcance de ISIS. Las autoridades jordanas se apresuraron a acabar con las “células durmientes” del ISIS, tan pronto como la conversación en las redes sociales sugirió que habría una ofensiva en Zarqa y Ma’an. La financiación privada de Kuwait había ayudado al ISIS en sus primeras etapas, pero ahora Kuwait daba a entender que también le preocupaba que las células ISIS pudieran golpear el rico emirato petrolífero. Cuando el ISIS tomó los puestos fronterizos entre Jordania y Siria, Arabia Saudita entró en estado de alerta.

Muchos de los implicados en la rebelión en Siria habían sugerido que el ISIS fue alentado por el gobierno de Bashar al-Assad para facilitar su escenario preferido en la guerra de Siria -que la suya es una guerra contra el terrorismo y no contra una rebelión cívica. Si bien es cierto que el gobierno de Assad liberó un buen número de yihadistas en 2011, no hay evidencia que sugiera que él creó el ISIS. El ISIS es un producto de la guerra de los EE.UU. contra Irak, formado inicialmente como al-Qaeda en Irak por el militante jordano Abu Musab al-Zarqawi. Una política profundamente sectaria -a saber, una agenda anti-chií-  caracteriza a al-Qaeda en la región. Financiada por dinero árabe privado del Golfo, el ISIS entró en la guerra de Siria en 2012 como Jabhat al-Nusra (Frente de Apoyo). Sin duda, mutó una rebelión cívica en una guerra terrorista. El apoyo político de Occidente y el apoyo logístico de Turquía y los estados del Golfo Pérsico le permitió prosperar en Siria. Se convirtió en un centro para la yihad internacional, con veteranos de Afganistán y Chechenia nutriendo a los seguidores de al-Baghdadi. A principios de 2014, el ISIS tomó dos grandes ciudades iraquíes (Ramadi y Faluya) y dos ciudades de Siria (Raqqa y Deir Ezzor). A finales del año, ISIS se apoderaría de Mosul, la segunda ciudad en importancia en Irak, y más tarde Palmyra, una ciudad histórica al borde del desierto sirio.

(…)

The Death of the Nation  es un alegato sobre la lenta muerte política de la idea de nacionalismo árabe en los fuegos de la guerra sectaria y el caos que se extiende desde Irak a Libia, de Yemen a Palestina. Pero trata también de la revolución árabe que, a pesar de todas las apariencias de futilidad, permanece viva y coleando en los corazones de las masas árabes. Ellos quieren algo mejor, algo que no sea la guerra sin fin y la ocupación, una condición que produce una incertidumbre neurológica. Otros sueños se incuban aquí y allá. “Ellos esperan”, escribió el poeta palestino Mahmoud Darwish, “y esperar es constancia y es resistencia”.

© The Regents of the University of California/ Naya Rasta Publishers Pvt Ltd.

La Isla de Crusoe: una rica y curiosa historia de piratas, náufragos y locura

Entre los libros más entretenidos de la termporada (pueden explorar las numerosas reseñas ya aparecidas) sin duda hemos de citar Crusoe’s Island: A Rich and Curious History of Pirates, Castaways and Madness (Faber & Faber), del historiador naval Andrew Lambert.

crusoes-island

Dado que el editor es muy parco en su presentación,  podemos acudir a las palabras que difundió el King’s College, lugar en el que desempeña su labor el mencionado Lambert. Esta es la promoción realizada con motivo de una “lecture” que tuvo lugar el pasado 12 de septiembre:

“De un aclamado historiador naval, Crusoe’s Island  dibuja la curiosa relación entre los británicos y una isla del otro lado del mundo: Robinson Crusoe, en el Pacífico Sur. La pequeña isla asumió una posición notable en la cultura británica, sobre todo en la novela de Daniel Defoe.  Andrew Lambert revela la verdad que hay tras la leyenda de este lugar, dando vida a las voces de los marineros científicos y artistas que la visitaron, así como a las maravillas, la tragedia y la violencia con las que se encontraron.

Andrew Lambert es Laughton Profesor de Historia Naval en el Departamento de Estudios de Guerra, miembro de la Real Sociedad Histórica y también Director de la Unidad de Laughton de Historia Naval de dicho Departamento. Su trabajo se centra en la historia naval y estratégica del Imperio Británico entre las guerras napoleónicas y la Primera Guerra Mundial, así como en el desarrollo temprano de la escritura histórica naval. Recibió la Medalla Anderson en 2014 por The Challenge: Britain against America in the Naval War of 1812″.

Y estas son las primeras líneas del volumen:

“Este libro aborda la larga y curiosa relación, entre la identidad inglesa y una isla del otro lado del mundo, una que nunca fue propiedad de Gran Bretaña, y que sólo muy brevemente estuvo ocupada por marineros británicos. A pesar de ello, Juan Fernández (ahora conocida oficialmente como Isla Robinson Crusoe) asume un lugar notable en la literatura naval e imaginativa británica en la primera mitad del siglo XVIII. El Robinson Crusoe de Daniel Defoe y el Voyage del Comodoro Anson, superventas en sus respectivos géneros, fijan la isla dentro de una distintiva visión inglesa, a la vez que oceánica, global, insular y dinámica.

(…)

En última instancia, Juan Fernández se convirtió en un espejo que refleja a los ingleses, uno en el que se perciben a sí mismos y a sus ambiciones. (…)”.

FABER & FABER © 2016

Enzo Traverso: melancolía de izquierda

Sin duda alguna, uno de los estudiosos más finos del pasado siglo XX y de sus violencias es Enzo Traverso, docente hoy en día en Cornell. Y también uno de los más prolíficos. En esta ocasión, nos presenta Mélancolie de gauche.  La force d’une tradition cachée (XIXe-XXIe siècle), que publica La Découverte y donde retoma la idea de “melancolía de izquierda” que Walter Benjamin propuso al reseñar (y atacar) los poemas de Erich Kästner.

traverso-melancolie

Utilizando ese referente, Traverso ha señalado en diversas ocasiones (por ejemplo, en La historia como campo de batalla) que en su trabajo hay una particular dimensión nostálgica: “No es la nostalgia del socialismo real, sino una melancolía, en el sentido de Walter Benjamin y Daniel Bensaïd. No es pesimismo ni una resignación cósmica; es una melancolía de izquierdas que sabe que todo compromiso intelectual y político implica una deuda con aquellos que nos precedieron. La lucha no es sólo un acto alegre, liberador, sino también un momento de redención de los vencidos de la historia. Se trata de interiorizar las debacles sin rendirse, prestando mucha atención a lo que surge y dejándose sorprender…”

Partiendo, pues, de todo ello, el volumen se nos presenta del siguiente modo:

“Desde el siglo XIX, las revoluciones siempre han mostrado una prescripción  memorial: conservar el recuerdo de experiencias pasadas para legarlas al futuro. Erauna memoria”estratégica”, nutrida de esperanza. A principios del siglo XXI, esta dialéctica entre el pasado y el futuro se rompe y el mundo queda encerrado en el presente. La caída del comunismo no sólo ha enterrado, de una vez por todas, la teleología ingenua del “futuro feliz”, sino que también ha enterrado durante mucho tiempo las promesas de emancipación que encarnaba.

Pero esta nueva relación entre la historia y la memoria nos ofrece la oportunidad de descubrir una “tradición oculta”,  la de la melancolía de la izquierda que , como un hilo rojo, atraviesa la historia revolucionaria de Blanqui a Walter Benjamin, a través Louise Michel y Rosa Luxemburgo. No es ni un freno ni una renuncia, sino una puerta de entrada a la memoria de los vencidos que revive las esperanzas del pasado, inacabadas  y en espera de ser reactivadas.

En las antípodas del manifiesto nostálgico, este libro -alimentado con una rica iconografía: de las pinturas de Courbet a los carteles soviéticos de la década de 1920, de las películas de Eisenstein a las de Theo Angelopoulos, Chris Marker o Ken Loach- establece un diálogo fructífero con las corrientes del pensamiento crítico y los movimientos políticos alternativos actuales. Revela con vigor y de manera contraintuitiva  toda la carga subversiva y liberadora del duelo revolucionario”.

En fin, el libro retoma ideas previas, que el propio Traverso nos ha resumido ya: “El marxismo que se corresponde a nuestro régimen de historicidad – temporalidad atada al presente, carente de capacidad de pronóstico-, adquiere inevitablemente una coloración melancólica. Amputada del principio-esperanza, al menos en la forma concreta que había adoptado en el siglo XX, cuando la utopía de una sociedad libre se había materializado en el comunismo, interioriza una derrota histórica. Si tiene una dimensión estratégica, no es la de organizar el derrocamiento del capitalismo, sino la de superar el trauma de los reveses padecidos. Su arte reside en  la organización del pesimismo: asumir un fracaso sin capitular ante el enemigo; historizar la derrota, sabiendo que un nuevo comienzo necesariamente adquirirá formas inñeditas, que será necesario tomar caminos desconocidos y que también habrá que asimilar las lecciones del pasado. La mirada de los vencidos es siempre crítica. Este marxismo derrotado pero siempre rebelde encontró su mejor expresión en la obra de Daniel Bensaid, que había juzgado útil, tras la caída del socialismo real, esbozar una galería revolucionaria cuya melancolía se declinaba en diferentes variantes, todas generadas por la derrotar: estoica (Saint-Just), inflexible (Blanqui), el suicidio (Benjamin), pertinaz y lánguida (Mariátegui), irónica (Guevara) o solitaria, tímida y oculta (Trotsky). Una melancolía en última instancia proustiana preocupada por establecer “un nuevo vínculo entre lo necesario y lo posible”. En otras palabras, “una melancolía de retaguardia que siempre consigue atrapar a la vanguardia. Como  finalmente le ocurre  aGuermantes coy Méséglise”.

Para completar lo anterior, nada mejor que revisar las conferencias que, con el título “Seminario: Melancolía de izquierda“, impartió Enzo Traverso el pasado abril en México.

©  Éditions La Découverte, 2016

George L. Mosse Series: Budapest Fin de Siècle

Dado el poco espacio que dedicamos a las novedades  que se publican en las universidades americanas de segundo orden, me permitirán que me detenga en el sello de la de Wisconsin.  Hay una razón de fondo: este centro tiene una colección rotulada “George L. Mosse Series in Modern European Cultural and Intellectual History”, en honor del que fuera gran historiador germano-americano, confundador del Journal of Contemporary History y profesor durante un tiempo, claro está, en dicha Universidad de Wisconsin-Madison.

Pues bien, este pasado septiembre lanzó dos nuevos volúmenes, ambos muy interesantes y claramente en la senda de los trabajos de Mosse. Por un lado, Shaping the New Man. Youth Training Regimes in Fascist Italy and Nazi Germany, de Alessio Ponzio. Por otro, The Invisible Jewish Budapest. Metropolitan Culture at the Fin de Siècle, de Mary Gluck.

gluck-the-invisible-jewish-budapest-c       shaping-the-new-man

Veamos cómo empieza la introducción esta segunda obra:

“La población judía de Budapest en 1900 era aproximadamente del 23 por ciento, por lo que era la segunda ciudad judía más grande de Europa. Sólo Varsovia lo superaba, con una población judía del 33 por ciento. Este hecho demográfico parece sorprendente sólo por su casi total ausencia de las narraciones oficiales de Budapest. Los relatos canónicos de la ciudad presentan su historia principalmente en términos políticos, como la inevitable transición de un pequeño pueblo de habla alemana de mediados del siglo XIX a una capital de habla húngara hacia fin de siglo. La emergencia de Budapest como una de las principales metrópolis de la Europa Central fue sin duda un evento político que reflejaba las ambiciones nacionales e imperiales del Estado húngaro. También fue, sin embargo, un fenómeno cultural que dio lugar a una compleja modernidad urbana estrechamente asociada a la presencia judía en la ciudad. The Invisible Jewish Budapest es un intento de recuperar los contornos perdidos de este mundo cultural judío, famoso en toda Europa central por su vida nocturna vanguardista, innovadora industria del entretenimiento y vida cultural bohemia. He llamado a este mundo “invisible” debido a su estigmatización generalizada por parte de la cultura oficial, que no la hacía técnicamente invisible sí que la ignoraba simbólicamente.

Los antisemitas fueron los críticos más vociferantes y virulentos de la Budapest moderna, que asociaban directamente con su carácter judío. En la década de 1890, el alcalde antisemita de Viena, Karl Lueger, acuñó el famoso término Judapest para designar lo que entendía como abrumadora influencia judía sobre la vida cultural de la capital húngara. El concepto de Judapest encontró reiteración ideológica en toda regla durante los años de entreguerras en el marco del régimen conservador de Miklós Horthy, que calificó a Budapest de “ciudad del pecado” (bűnös város) y se comprometió a limpiarla de sus elementos judíos. La idea de una modernidad judía rapaz y degenerada que había saqueado la cultura nacional húngara se convirtió en la herencia tóxica de la derecha política húngara. Su ambiguo legado continúa hasta el presente, inhibiendo la investigación académica e incluso el debate serio sobre el tema.

(…)”.

En fin, si ese volumen no les convence, siempre pueden volver a los libros de Mosse, del que precisamente se acaba de publicar en castellano Soldados caídos. La transformación de la memoria de las guerras mundiales (PUZ), con utilísima introducción de Ángel Alcalde que les recomiendo.

©1995–2016 The Board of Regents of the University of Wisconsin 

Philipp Ther: Historia de la Europa neoliberal

A juzgar por las recientes traducciones, y por las que se anuncian, uno de los historiadores más solicitados para comprender la muy reciente historia europea es Philipp Ther.  Su volumen más conocido es Die neue Ordnung auf dem alten Kontinent: Eine Geschichte des neoliberalen Europa (Suhrkamp), que fue premiado en la feria del libro de Leipzig en 2015. El editor proclama que el libro ha sido vendido para varios mercados, incluyendo el hispano (Plaza & Valdés), pero de momento solo sabemos de la versión inglesa, titulada Europe since 1989: A History (Princeton UP), lo cual dista un tanto del original (El nuevo orden en el Viejo Continente. Una historia de la Europa Neoliberal). Así se presenta:

Europe since 1989

“El año 1989 trajo la caída del muro de Berlín y el colapso del comunismo en Europa del Este. Pero también fue el año en que las teorías económicas de Reagan, Thatcher y la escuela de Chicago lograron la dominación global. Y fueron estas ideas neoliberales las que determinaron en gran medida el curso de los cambios políticos, económicos y sociales que transformaron Europa oriental y occidental durante el siguiente cuarto de siglo. Este premiado libro ofrece la primera historia completa de Europa posterior a 1989”.

Die neue Ordnung

Y así se inicia la introducción:

“Los orígenes de este libro se encuentran en el verano dorado de 1977. Fue un momento brillante en Europa, tanto en lo político como en materia meteorológica. La primera crisis del petróleo había pasado, y una política de distensión prevalecía. Los Acuerdos de Helsinki de 1975 habían generado confianza; el gobierno de Alemania Occidental propagaba el “cambio a través del acercamiento.” El enfrentamiento Este-Oeste parecía haberse calmado. Fue en este clima político cuando mis padres decidieron tomarse unas vacaciones estivales en el “bloque del Este”. La frase fue pronunciada con una nota de aprehensión, a pesar del nuevo optimismo. “Oriental” significaba comunista; “Bloque” sugería aislamiento autoimpuesto y amenaza militar. Varios miembros de la familia tenían malos recuerdos personales del Ejército Rojo en 1945 y en 1968, cuando se había aplastado la Primavera de Praga. El itinerario para nuestras vacaciones, pues, se trabajó con la debida precaución. La primera parada iba a ser Hungría, no en vano se la conocía como el “barracón más feliz del campo comunista.” Luego tendríamos viajar hasta el sur de Polonia, y a partir de ahí a las hermosas montañas Krkonoše que recubren la frontera entre Polonia y la República Checa y, por último, a Praga para visitar a unos familiares. Nuestro viaje comenzó bien. No había telón de acero en la frontera; los guardias húngaros nos recibieron con alegría. No nos desanimó el control de pasaportes y equipaje, ya que todavía eran comunes en las fronteras de Europa occidental. Budapest estaba bastante cerca y el Danubio brillaba a la luz del atardecer. El gulash que comimos en un restaurante, homónimo del comunismo húngaro, fue mucho más picante que cualquier comida hogareña en la sosa Alemania Occidental”.

Y esto añade el autor unas páginas después:

“Este libro es el producto de años de interés académico. Se basa en mi propia experiencia personal de la Revolución de Terciopelo, en la actividad profesional de mis muchos años en la República Checa y en Polonia en los años noventa, en mis largas estancias de investigación y mis viajes a Ucrania, Rusia y el Cáucaso, y en la cooperación académica con los colegas de Europa del Este. Fue gracias a los cambios de 1989-91 que este amplio mundo se me abrió de par en par. Curiosamente, no se ha amonedado ningún concepto sobre una generación de 1989, aunque muchos jóvenes manifestantes de aquel otoño y de los meses siguientes, de grandes esperanzas e indudables idealismos, se perciben a sí mismos como tales. A diferencia de la generación de 1968 o 1848, no han sido inmortalizados en forma impresa. Cualquier sentido de comunidad generacional ya ha sido debilitado por el rápido ritmo de cambio, las divergentes experiencias de transformación se han hecho depender del género y condición social de los individuos, y los resultados aleccionadores de los cambios en la década de 1990. Es tarea de la historia contemporánea explorar estas experiencias individuales y subjetivas más de cerca de lo que lo ha hecho la investigación predominante de estas transformaciones,  que se ha ocupado principalmente de los Estados y las economías a nivel macro”.

© Copyright, Princeton University Press

La modernidad y sus descontentos

En pleno agosto, Yale UP tuvo a bien sacar al mercado  un interesante volumen titulado Modernity and Its Discontents. 
Making and Unmaking the Bourgeois from Machiavelli to Bellow. Su autor es Steven Smith, que se desempeña en dicha Universidad como Alfred Cowles Professor of Government & Philosophy.  Así lo presenta el editor:

modernity

Steven B. Smith examina el concepto de la modernidad, no como producto final de la evolución histórica, sino como un estado de ánimo. Explora el modernismo como una fuente de orgullo y ansiedad, sugiriendo que sus características más distintivas son las autocríticas y las dudas que acompañan el progreso social y político. Proporcionando los perfiles de los más poderosos defensores y críticos del proyecto moderno -de Maquiavelo y Spinoza a Saul Bellow e Isaías Berlin-, esta obra provocativa a caballo entre la filosofía y la ciencia política ofrece una nueva perspectiva sobre lo que significa ser moderno y sobre por qué el descontento y el a veces rechazo radical son sus inevitables subproductos”.

Y así empieza la obra:

“La modernidad es un problema. Es una palabra que significa muchas cosas para muchas personas. Es el nombre tanto de un proceso (modernización) como de un estado de cosas. El término fue amonedado inicialmente en los siglos XVI y XVII con la “disputa entre los antiguos y los modernos” sobre los modelos apropiados de producción artística, pero rápidamente se transformó en un debate sobre una serie de fenómenos que iban de la filosofía a la política pasando por la economía. La modernidad llegó a estar asociada con el individuo soberano como el único locus de responsabilidad moral, con la separación del Estado y la sociedad civil como ámbitos distintos de la autoridad, con la secularización de la sociedad o al menos con la disminución de la función pública de la religión, con la elevación de la ciencia y las formas de racionalidad científica como el estándar del conocimient y con un régimen político basado en el reconocimiento de derechos como la única base de su legitimidad”.

Dado que el sello editorial no ofrece muestra alguna del contenido del volumen, recomiendo a los interesados un vistazo a Google Libros o la lectura de “Should the Ban on Spinoza Be Lifted? A political and philosophical inquiry into the first modern Jew”, un texto que el autor publicó el pasado mayo en la revista Commentary.

Yalebooks.com © 2016 Yale University

Con la cabeza cubierta. Historia del velo

Dado que el asunto está siempre de moda, conviene recuperar un volumen aparecido el verano pasado: A capo coperto. Storie di donne e di veli (Il Mulino), de la profesora Maria Giuseppina Muzzarelli (Università di Bologna).  El editor, que no es ajeno a las polémicas que el asunto suscita, nos ofrece en su página unas páginas de lectura gratuita y publicita el libro en los siguientes términos:

a-capo-coperto

“Hablamos de mujeres con velo y de inmediato pensamos en el hiyab o en otras formas de cubrir la cabeza o la cara o incluso todo el cuerpo de la mujer que se usan en el mundo islámico y que, no sin controversia, muchas de ellas también visten en los países occidentales. Pero la prescripción para  que las mujeres se cubrieran sus cabezas también pertenece plenamente a la historia de Occidente. Vamos a tratar de descubrir una antigua costumbre, documentada a partir de la Biblia y de las estatuas de la antigua Grecia, de los Padres de la Iglesia, de los estándares medievales y de las innumerables pruebas artísticas y literarias. La cabeza cubierta era una prerrogativa de las mujeres casadas, divisa de las religiosas, al igual que toda viuda se veía obligada a llevar un velo en señal de luto. Señal de modestia y humildad, el velo, escaso pero de gran  carga simbólica,  era también un accesorio de moda, complemento esencial en la pompa del lujo y la elegancia, como puede verse aún en los pañuelos de marca”.

Y, para analizar estos objeto y costumbre, nadie mejor que la profesora Muzzarelli, una reputada medievalista y reconocida estudiosa de las costumbres y la moda que ha publicado numerosos textos sobre este campo y que hace un par de años editó un volumen semejante: Il velo in area mediterranea fra storia e simbolo. Tardo Medioevo-prima Età moderna (Il Mulino).

Y es que, como la propia autora ha señalado en distintas ocasiones, la cabeza, y no sólo la de las mujeres, ha sido un campo de representación: se ha utilizado para comunicar la condición social y personal, para manifestar fantasía  y el cuidado propio, para revelar la riqueza y el privilegio, pero también para señalar la marginalidad,  el luto o la sujeción.  Con lo que no es de extrañar que su presencia se reclame para debatir o analizar asunto tan de actualidad en las sociedades occidentales (y no solo).

En fin, para quienes deseen relacionar este análisis con los acontecimientos de nuestro presente, recomiendo el breve titulado “Bad Habits? France’s ‘Burkini ban’ in Historical Perspective” que la profesora Carmen M. Mangion publica en la revista History Workshop Online.

© 2016 Società editrice il Mulino S.p.A.

La vida intelectual en Francia (XIX-XX)

Hace unos días, el sociólogo  Luc Boltanski  empezaba una reseña en Le Monde del siguiente modo:

“Si uno aterriza proveniente de otros lugares  (por ejemplo, de Próxima b, el más cercano de los exoplanetas o, por la gracia de una ingeniosa máquina del tiempo, desde la ciudad de Lima en tiempos de La Périchole, tanto monta …) y de repente se sumerge en el salón parnasiano y muy “fin de siglo” de Leconte de Lisle; en el bar La Coupole a finales de 1920 (la mirada de Aragón acaba de cruzarse con la de Elsa);  en 1979 en el set de “Apostrophes” cuando Bernard Pivot recibe a Régis Debray, que llega para presentar Le Pouvoir intellectuel en France y ha denunciado la “dominación intolerable de los medios de comunicación sobre el pensamiento”; o en el seminario de Jacques Lacan en la Ecole normale supérieure en 1964.

¿Está confundido, perdido, superado, condenado a permanecer atónico y mudo, en fin, ridículo? No, en absoluto, si uno ha tomado la precaución de llevarse consigo La Vie intellectuelle en France, dos gruesos volúmenes que, si bien lastrarán algo su equipaje, reemplazan una biblioteca y evitan quedar mal, incluso en lugares o situaciones donde, sin acceso a Internet, uno se ve privado de la hoy insispensable Wikipedia”.

lavie1

En efecto, una de las novedades más señaladas de la nueva temporada es este volumen publicaddo por Seuil, La Vie intellectuelle en France, que se desdobla en un primer volumen titulado Des lendemains de la Révolution à 1914 y un segundo que ocupa De 1914 à nos jours.  Veamos la presentación editorial (fusionando la de ambos volúmenes):

lavie2

“La vida intelectual no puede reducirse a una galería de grandes figuras del pensamiento ni a un relato épico de sus combates. tampoco se limita a las ideas más políticos, a las grandes corrientes literarias y a las doctrinas filosóficas. Con esta compendio sin precedentes por su enfoque a largo plazo, se abarca a la vez el mundo de la ciencia, la literatura y las artes, así comolas  ideologías militantes o religiosas.

Atentos al espacio de producción y a la difusión de las ideas, a su cirtulación internacional y a sus fermentos locales y regionales, a los cimientos colectivos e institucionales de su génesis y a su interacción con la sociedad, este libro traza la historia de la Francia contemporánea desde el prisma de las ideas que la han transformado ya las  que se ha enfrentado. Desde sus grupos emblemáticos a sus corrientes marginales, desde sus momentos de efervescencia a sus movimientos subterráneos, ofrece al lector una historia de la vida intelectual diáfana y renovada.

El primer volumen abarca un período que va de las secuelas de la Revolución hasta 1914. Se inicia con la conquista de la libertad de expresión, marcada por un fuerte solapamiento entre el mundo intelectual y los poderes políticos y religiosos. Se extiende por una fase decisiva de autonomía colectiva de los intelectuales y de afirmación de nuevas ciencias. El resultado es una lucha entre ellos por establecer los valores a haver valer públicamente en la nueva sociedad democrática.

El segundo volumen va de 1914 a la actualidad. Los conflictos que se suceden desde la Primera Guerra Mundial hasta la guerra de Argelia consagran el valor de la participación política de los intelectuales en el contexto de la institucionalización del trabajo del pensamiento. El lamento actual por su pérdida de influencia y legitimidad en el espacio público enmascara su vitalidad, la novedad y las nuevas vías de expresión de las ideas que, hasta hoy, ambicionan comprender el mundo, o incluso transformarlo.

Bajo la dirección de Christophe Charle (Universidad de París 1, UITA) y Laurent Jeanpierre (Universidad de París 8), este compendio colectivo en dos volúmenes reúne a cerca de 130 de los mejores especialistas franceses y extranjeros,de  la historia y de la sociología de los intelectuales y de la vida cultural, científica, literaria y artística de los  últimos dos siglos”.

Por otra parte, así se inicia el preámbulo:

“Este libro nace de la constatación de una laguna. Por sorprendente que pueda parecer, no hay ninguna historia reciente de la vida intelectual francesa contemporánea, según la periodización habitual de la historiografía nacional, desde las postrimerías de la Revolución hasta hasta la actualidad. Muchas historias de las ideas políticas, múltiples historias del pensamiento o de cualquiera de sus sectores (filosofía, ciencia, estética, etc.), han establecido resultados parciales y por lo general sobre un periodo largo (a veces desde la antigüedad, o desde la Edad Media o desde el Renacimiento o, más a menudo, desde la Ilustración), si bien el panorama se limita a “grandes” autores consagrados o a las “principales tendencias”, delimitadas por lógicas clasificatorias u oposiciones binarias adecuadas para unas fases de la historia que se transforman en epígrafes de manuales o entradas de enciclopedia. Estos relatos se centran aún hoy en una histoire bataille, una historia política, una historia heroica; estas unifican a menudo las diferencias del campo intelectual en torno a clichés pegados a períodos clausurados; ofrecen conjuntos ideológicos consistentes con polaridades aparentemente estables presentadas como figuras del espíritu de la época, o bien señalan tendencias históricas claras y marcadas con un signo positivo (auge) o negativo (declive) cuya orientación por lo general depende de la posición ocupada por el autor en la vida intelectual de su época. En resumen, esta manera de escribir la historia continúa más o menos aquello que Simiand ya reprochaba en 1903 a los historiadores de la Sorbona de finales del siglo XIX: el culto de los ídolos de la política, de la cronología, de lo individual”.

Y se quiere abundar en el asunto: la emisión de France Culture dedicada a “La France est-elle toujours la patrie des intellectuels ?”.

© Le Monde / Seuil

El Karl (Marx) de Gareth Stedman Jones

Como no podía ser de otro modo, este último trimestre del año está marcado por la aparición de otra biografía de Karl Marx (tras la aún reciente de Sperber). Se trata de Karl Marx. Greatness and Illusion (Harvard UP), de Gareth Stedman Jones.

marx-stedman

Señala el editor que “Stedman Jones sopesa no sólo a las ideas de Marx, sino los puntos de vista de aquellos con los que polemizaba. El autor muestra que Marx estuvo tan zarandeado como cualquiera de las personas que vivieron en un periodo que confirmaba y fustraba a la vez sus interpretaciones -y que finalmente lo dejó con terribles indicaciones de fracaso.

Karl Marx permite al lector entender el ambiente y el desarrollo de Marx, y otorga sentido al impacto devastador de nuevas formas de ver el mundo conjuradas por Kant, Hegel, Feuerbach, Ricardo, Saint-Simon y otros. Llegamos a entender cómo Marx transformó y adaptó sus filosofías en ideas que tendrían -a través de giros y revueltas inconcebibles para él- un gran impacto en todo el mundo en el siglo XX”.

Más allá de esa presentación y de las incontables reseñas que cualquiera puede encontrar en la red, se trata de un volumen que la generado y generará una amplia plémica, pues Stedman Jones realiza un trabajo desprejuiciado y, an algunos sentidos, desmitificador, algo que se aprecia ya en su decisión de llamarle “Karl”.  Así se puede apreciar en la introducción, de la que entresacamos unos párrafos:

“Karl Marx se dio a conocer al resto del mundo como el revolucionario notorio que, en nombre de la Asociación Internacional de Trabajadores, había defendido la Comuna de París en 1871. Como resultado de esta notoriedad, se prestó cada vez más atención a su trabajo como teórico del socialismo o el comunismo. La publicación de El capital en 1867, primero en alemán y, posteriormente, en ruso, francés, italiano e inglés, hizo de Marx el más destacado teórico socialista de su tiempo, creando grupos de seguidores por toda Europa y América del Norte. El conocimiento de sus enseñanzas fue esparcido, en particular, por su mejor amigo y colaborador, Friedrich Engels, que afirmaba que gracias a la obra de Marx el socialismo ya no era una mera ‘utopía’. Era una `ciencia´. El Capital anunció el colapso inminente del presente modo de producción y su sustitución por la sociedad socialista o comunista del futuro.

La Revolución Rusa de 1917 y toda una serie de intentos revolucionarios en Europa central, secuelas todos de la Primera Guerra Mundia, fueron atribuidos a las enseñanzas de Marx. Estos, a su vez, fueron seguidos en el período de entreguerras por el crecimiento de los partidos comunistas de estilo soviético, que después de la Segunda Guerra Mundial se encontraron favorablemente situados para tomar el control de los Estados en gran parte de Europa del Este. En Asia, los movimientos indígenas de liberación nacional, formados en la resistencia al imperialismo y al colonialismo, llevaron a cabo las revoluciones comunistas en China y Vietnam, también en nombre del “marxismo”. Por la década de 1960, los movimientos inspirados en el comunismo o el socialismo revolucionario también se habían extendido por toda América Latina y triunfaron en Cuba. En Sudáfrica, el comunismo ayudó a inspirar la primera resistencia sostenida al Apartheid, y los movimientos para poner fin a la dominación colonial blanca en el resto de África.

Como secuela de 1917 y de la propagación mundial del comunismo al estilo soviético, Marx fue celebrado como fundador y legislador épico del comunismo dentro de una mitología cada vez más monumental. Fue venerado como el fundador de la ciencia de la historia -el  “materialismo histórico” – y,  junto con su amigo Engels, como el arquitecto de la filosofía científica que lo acompañaba -el “materialismo dialéctico”. En los países comunistas, enormes estatuas fueron erigidas en innumerables plazas públicas, mientras que la difusión de ediciones populares de sus obras superó a las de la Biblia. Este es el relato familiar del comunismo del siglo XX y del desarrollo de la Guerra Fría. Como era de esperar, eso se ha identificado con el surgimiento de los estados `totalitarios´, en el que la promulgación de una forma oficialmente prescrita de “marxismo” se acompañó de purgas, juicios públicos, y un vigilante control de todos los medios de comunicación.

Más sorprendente es el hecho de que la mitología que rodea a Marx no hubiera sido inventada por el régimen soviético. Ya había comenzado a construirse en el momento de la muerte de Marx en 1883 y fue desarrollada plenamente en los treinta años siguientes. La invención de lo que vino a lamarse “marxismo” fue inicialmente en gran parte creación de Engels en sus libros y folletos, comenzando con el Anti-Dühring de 1878. Fue elaborada por los líderes del Partido Socialdemócrata de Alemania, en particular, August Bebel, Karl Kautsky, Eduard Bernstein y Franz Mehring. (…)

(…)

Desde el principio, lo que vino a llamarse “marxismo” fue construido sobre una visión inequívocamente selectiva de lo que iba a contar como teoría, no sólo en relación a los posibles herejes, sino también en relación con el propio Marx. El Marx celebrado desde la década de 1890 y en adelante fue el teórico de la universalidad del capitalismo y de su inevitable caída global.

Los líderes socialdemócratas también tenían que decidir lo que debía ser dicho sobre el carácter personal de Marx. En 1905, Franz Mehring, el primer biógrafo de Marx, le escribió a Karl Kautsky diciendo que sería imposible publicar la correspondencia entre Marx y Engels sin censurarla. Mehring afirmó que si la correspondencia apareciera en su totalidad, todos los esfuerzos realizados en los últimos veinte años para preservar la reputación literaria de Marx habrían sido en vano. La correspondencia estaba llena de referencias insultantes a prominentes socialdemócratas. También contenía burlas racistas contra varias figuras, como el primer líder socialdemócrata, Ferdinand Lassalle. Así, en 1913, el líder del partido, August Bebel, junto con Bernstein, finalmente editaron una colección de cuatro volúmenes de las cartas, censuradas en la forma en que había solicitado Mehring. Como Bebel escribió a Kautsky: “por cierto, quiero decirte -pero por favor mantén absoluto silencio sobre el tema – que algunas de las cartas no se publicaron, sobre todo porque eran demasiado fuertes para nosotros. Los dos viejos tenían en ese momento una forma de escribir la correspondencia con la que puedo de ninguna manera reconciliarme”. Las cartas fueron finalmente publicadas en una edición sin censura por David Riazanov entre 1929 y 1931.

Lo que este relato revela es que, a finales del siglo XIX, hubo diferencias importantes entre el propio Marx -quién era, cómo se comportaba, en qué creía, lo que pensaba- y la forma en la que era representado en el discurso político. La figura que había emergido era la de un imponente patriarca y legislador barbudo, un pensador de consistencia implacable con una visión dominante del futuro. Este fue Marx que en el siglo XX – equivocadamente – se vio. Era una imagen brillantemente enunciada por escrito Isaías Berlín cuando escribió en 1939: la fe de Marx en su propia visión sinóptica era ‘tan ilimitada y absoluto  que bastaba para poner fin a todas la dudas y para suprimir todas las dificultades´; ‘su sistema intelectual era cerrado y todo cuanto se incorporaba a él había de ajustarse a un patrón preestablecido, pero se basaba en la observación y la experiencia´.

El objetivo de este libro es resituar a Marx en su entorno del siglo XIX, antes de que se construyeran todas estas elaboraciones póstumas sobre su carácter y logros. Karl, como de ahora en adelante le llamaremos, nació en un mundo que se estaba recuperando de la Revolución Francesa, del gobierno napoleónico de Renania, de la parcial y luego revertida emancipación de los judíos y del ambiente asfixiante del absolutismo prusiano. También era un mundo en el que hubo escapatorias, aunque en su mayor parte sólo en la imaginación. Estaba la belleza de la polis griega, la inspiración de los poetas y dramaturgos de Weimar, el poder de la filosofía alemana y las maravillas del amor romántico. Pero Karl no fue sólo el producto de la cultura en la que nació. Desde el principio, estaba decidido a impresionarse a sí mismo sobre el mundo”.

© 2016 President and Fellows of Harvard College

Viva la revolución! Hobsbawm y America Latina

A principios del pasado junio, el sello Little, Brown anunciaba la aparición de Viva la Revolucion: Hobsbawm on Latin America,  de Eric Hobsbawm.  Veamos la presentación editorial:

hobsbawm vivalarev

“En su autobiografía Años interesantes: una vida en el siglo XX, publicada en 2002, cuando tenía ochenta y cinco años de edad, el historiador Eric Hobsbawm (1917-2012) escribió que América Latina era la única región del mundo fuera de Europa que sentía que conocía bien y donde se sentía como en casa. Afirmó que esto se debía a que era la única parte del Tercer Mundo cuyos dos principales idiomas, español y portugués, estaban a su alcance. Sin embargo, también se sentía atraído, por supuesto, por el potencial de la revolución social en América Latina. Tras el triunfo de Fidel Castro en Cuba en enero de 1959, y aún más tras la derrota del intento estadounidense de derrocarlo en Bahía de Cochinos en abril de 1961, “no hubo intelectual en Europa o los EE.UU.”, escribió, “no quedara bajo el hechizo de América Latina, un continente aparentemente burbujeando con la lava de las revoluciones sociales’. El Tercer Mundo “puso de nuevo en primer plano la esperanza de la revolución en la década de 1960”. Las dos grandes inspiraciones internacionales fueron Cuba y Vietnam, “triunfos no solo de la revolución, sino de Davids contra Goliats, del débil contra el poderoso”.

Dicho lo cual, y para enmarcar la obra, reproducimos el breve “Prefacio” con la que se abre:

“Antes de su muerte en 2012, a la edad de noventa y cinco años, Eric Hobsbawm reunió en Cómo cambiar el mundo (Little, Brown, 2011) una colección de sus escritos sobre Marx y el marxismo desde 1956 hasta 2009. Al mismo tiempo, organizó una colección de sus escritos y conferencias (entre 1964 y 2012) sobre la cultura y la sociedad en el siglo XX, que fue publicado póstumamente como Un tiempo de rupturas (Little, Brown, 2013). Y dejó instrucciones indicando que le gustaría ver publicada  una recopilación de sus artículos, ensayos y reseñas sobre América Latina. Los albaceas literarios de Eric, Bruce Hunter y Chris Wrigley, invitaron a Leslie Bethell, un historiador de América Latina y amigo de Eric durante más de cincuenta años, a localizar, seleccionar y editar los escritos de Eric sobre la región, desde un artículo en el New Statesman sobre la Revolución cubana (octubre de 1960) a su capítulo sobre el Tercer Mundo, sobre todo de América Latina, en su autobiografía Años interesantes (2002), y a que contribuyera con una introducción sobre la relación de cuatro décadas de Eric con América Latina. La viuda de Eric, Marlene, dio su apoyo entusiasta al proyecto.

Keith McClellan puso generosamente a disposición del editor su bibliografía de los escritos de Eric Hobsbawm (febrero de 2010). Andrew Gordon, agente literario de Eric en David Higham Associates, junto con sus ayudantes Marigold Atkey y David Evans, llevaron a cabo la digitalización de muchos de los textos. En Little, Brown, Zoe Gullen preparó el libro para su publicación y Sarah Ereira compiló el índice”.

© Little, Brown Book Group

E. A. Wrigley: de la economía orgánica a la Revolución Industrial

Sin duda, las vicisitudes de esta bitácora, y sus evidentes limitaciones, han hecho que muchas obras valiosas aparecidas en lo que llevamos de año se quedaran en el camino. Entre ellas, deberíamos recuperar al menos The Path to Sustained Growth.
England’s Transition from an Organic Economy to an Industrial Revolution (Cambridge UP), del historiador económico E. A. Wrigley. Por lo demás, poco es necesario decir sobre este autor, emérito en Cambridge y cofundador del celebérrimo  Cambridge Group for the History of Population and Social Structure, un autor cuyas obras, por otra parte, han dejado de ser traducidas en lo que llevamos de siglo (más bien desde que en 1993 apareciera Cambio, continuidad y azar).

De forma sumaria, así nos lo presenta el editor:

Wrigley The Path

“Antes de la revolución industrial, un crecimiento económico prolongado era algo inalcanzable. Todas las economías eran orgánicas, dependientes de la fotosíntesis de las plantas para proporcionar alimentos, materias primas y energía. Esto era cierto tanto para la energía térmica, derivada de la quema de madera, como para la energía mecánica, proporcionada principalmente por el músculo humano y animal. El flujo de la energía solar capturada por la fotosíntesis de las plantas era la base de toda la producción y del consumo. Gran Bretaña comenzó a escapar de las viejas restricciones haciendo un uso creciente del vasto stock de energía contenida en los yacimientos de carbón, en principio como fuente de energía térmica pero eventualmente también como energía mecánica, haciendo así posible la Revolución Industrial.

En este estudio conciso y accesible del cambio ocurrido entre los reinados de Isabel I y Victoria, Wrigley describe cómo durante este período Gran Bretaña se desplazó desde la periferia económica de Europa hasta convertirse en la primera economía del mundo, forjando un camino rápidamente emulado por sus competidores”.

Y así empieza y finaliza la introducción:

“El objeto de este libro es describir la transformación en la capacidad de producir bienes y servicios que tuvo lugar en Inglaterra durante un período de tres siglos entre los reinados de Isabel I y Victoria, al que se denomina convencionalmente la revolución industrial. Al comienzo del período, Inglaterra no era una de las principales economías europeas. Era un país profundamente rural, donde la producción agrícola se centraba en gran medida en la autosuficiencia local. En parte, esto era una función del bajo nivel de urbanización de la época. Inglaterra era uno de los menos urbanizados de entre los países europeos: la única ciudad grande era Londres. El mercado de los excedentes agrícolas se limitaba a la capital y sus alrededores. Por consiguiente, había poco incentivo para llevar a cabo mejoras. La industria estaba poco desarrollada en comparación con la situación de los países continentales más avanzados. Existía  una amplia gama de productos de los que había poca o ninguna producción interna. Cuando se tomaba alguna iniciativa para crear una fuente interna de abastecimiento, era habitual recurrir a expertos extranjeros para que trataran de mejorar las posibilidades de éxito. Inglaterra estaba en la periferia de Europa tanto económica como geográficamente. Sin embargo, a pesar de que otras economías europeas aventajaban a Inglaterra a mediados del siglo XVI, todas estaban sujetas a los límites del crecimiento que eran comunes a todas las economías orgánicas.

(…)

Este libro comparte un tema subyacente con otra publicación anterior, Energy and the English industrial revolution [2010], al subrayar la importancia de la explotación de combustibles fósiles como nueva fuente de energía, pero su alcance es más amplio al abarcar muchos temas que no figuran en la obra anterior, como se deduce de la descripción de los capítulos que siguen.

(…)

Como sugiere el subtítulo de este volumen, se describe el cambio en Inglaterra y, por tanto, puede sugerir que la realización de una revolución industrial se produjo exclusivamente en Inglaterra. Solo se hace referencia ocasional a Gales, Irlanda o Escocia. En general, sobre todo en la segunda mitad del período cubierto, el cambio ocurrió en las Islas Británicas en su conjunto, y no solamente en Inglaterra, pero me he centrado en Inglaterra porque para algunas variables, sobre todo pero no únicamente las que miden los cambios demográficos, las series de datos están disponibles para Inglaterra durante un período más largo que para los otros países de la Islas Británicas. En aras de la simplicidad y la claridad he contado una vicisitud en términos puramente ingleses, sabiendo que fueron cada vez más pertinentes para Gran Bretaña, como para el resto de las Islas británicas, sobre todo desde mediados del siglo XVIII en adelante”.

Tres mínimas apreciaciones finales, para no cansar a los que sufren o disfrutan los rigores veraniegos. Primera: como ha señalado Eric Jones, estamos ante una obra que culmina brevemente una larga trayectoria, un estudio que, con todas sus bondades, es bastante técnico, poco atento a cuestiones culturales,  cosa que merma sus análisis y dificulta algo la lectura al no especialista. Segunda:  como también se ha señalado,  el libro propone una línea de investigación en cuestiones energéticas que, por desgracia, no suele ser asumida por los más celebrados teóricos de la economía.  Tercera: el asunto de las causas de la Revolución Industrial, y de por qué tuvo lugar en Inglaterra,  no puede centrarse exclusivamente en las fuentes de energía, por importante que sea este factor. Así que, en caso de que el lector desee ampliar el enfoque, recomiendo a algún autor que, recogiendo a Wrigley, vaya mucho más allá (incorporando, por ejemplo, el factor colonial). Entre ellos, me decanto por Kenneth Pomeranz y su ya clásico  The Great Divergence: China, Europe, and the Making of the Modern World Economy (Princeton UP).

© Cambridge University Press 2016

El papel y su larga historia

Como era de esperar, desde que estamos en la era electrónica o digital, abundan los elogios o las historias del papel.  Por ejemplo, a los bien distintos trabajos de Roberto Casati o Lothar Müller, se añade ahora el de Mark Kurlansky. Periodista y escritor bien conocido, es autor de numerosos libros, entre los que destacan algunos sobre productos básicos muy concretos y apreciados, como la sal o el bacalao.  Ahora cambia de tercio y se atreve con Paper: Paging Through History (Norton).

paper

Veamos la presentación editorial:

“El papel es una de las piezas más simples y más esenciales de la tecnología humana. Durante los últimos dos milenios, la capacidad de producir en formas cada vez más eficientes ha apoyado la proliferación de la alfabetización, los medios de comunicación, la religión, la educación, el comercio y el arte; ha fundamentado las civilizaciones, promovido revoluciones y restaurado la estabilidad. No hay más que revisar la mayor tirada de la historia editorial, las 6,5 millones de copias del  Libro Rojo de Mao (Zedong) -que no incluye las versiones en otros 37 idiomas y en braille- para apreciar la amplitud e influencia de una sola publicación, en papel. O tomar el hecho de que uno de los artistas más venerados de la historia, Leonardo da Vinci, dejó tras de sí solo 15 pinturas, pero 4.000 trabajos en papel. Y aunque en su día las colonias proclamaron el boicot a todos los productos británicos, la única excepción que hicieron nos habla de la esencialidad del material; escribieron la Declaración de Independencia en papel británico.

Ahora, en medio de la discusión de “no utilizar papel”-y a medida que la especulación sobre los efectos de una sociedad digitalmente dependiente crece de manera desenfrenada-hemos llegado a una coyuntura histórica mundial. Hace miles de años, Sócrates y Platón advirtieron que el lenguaje escrito sería el fin del “conocimiento verdadero”, reemplazando la necesidad de ejercitar la memoria y de pensar a través de preguntas complejas. Se presentaron argumentos similares cuando el cambio del manuscrito a los libros impresos, y en la actualidad sobre el papel de la tecnología informática. Al trazar la evolución del papel desde la antigüedad hasta el presente, con énfasis en las contribuciones realizadas en Asia y Oriente Medio, Mark Kurlansky desafía las suposiciones comunes sobre la influencia de la tecnología, afirmando que el papel está aquí para quedarse. Paper será la historia de los productos básicos que nos guiará en  adelante en el siglo XXI e iluminará nuestra época”.

Y así empieza el prólogo, titulado “La falacia tecnológica”:

“El honesto y piadoso Pierre le Vénérable, Pedro el Venerable, un monje de la abadía benedictina de Cluny en Francia, visitó España y observó que los árabes y los judíos de allí, en lugar de utilizar pieles de animales, escribían los textos religiosos en las hojas hechas de ropa vieja -lo que las papelerías de calidad llaman hoy “papel 100 por cien trapo”. Él reconoció que este era un claro signo de una sociedad degenerada.

A lo largo de la historia el papel de la tecnología y las reacciones de la gente a ella han sido muy consistentes, y aquellos que se preocupan por las nuevas tecnologías y su impacto en la sociedad harían bien en reflexionar sobre la historia del papel.

Tenemos a pensar en la “tecnología” refiriéndonos  únicamente al desarrollo de dispositivos físicos, mecánicos en el siglo XIX, y ahora electrónicos. Pero la palabra también se puede aplicar, como el diccionarioMerriam-Webster dice, a cualquier “aplicación práctica del conocimiento.

(…)”.

Sea como fuere, recomiendo vívidamente la breve reseña que Anthony Grafton publicó en el NYT el pasado mes de mayo. Amén de hacer un breve repaso del asunto y del autor, nos señala los puntos fuertes del libro, así como algunas de sus lagunas, que recomienda subsanar con otra elección. Termina así:

” El periodista alemán Lothar Müller, cuyo White Magic, fue publicado en inglés hace dos años, hace un mejor trabajo a la hora de transmitir estas paradojas en las vicisitudes del papel. También evoca las diversas formas en que los escritores y los lectores han respondido a su superficie blanca extrañamente provocadora. Kurlansky ofrece una versátil introducción a esta larga y complicada historia. Pero un verdadero historiador del papel tiene que entender que cada página tiene dos caras”.

© W. W. Norton & Company, Inc. / The New York Times Company

A vivir! La cultura del placer en el mundo ilustrado

Los estudios sobre el mundo ilustrado están, sin duda, entre los más agradecidos. Por distintas razones: la abundancia y variedad de fuentes, el interés del público lector y, entre otras razones, la larga y fecunda tradición en la que se insertan quienes a ellos se dedican.  Por ello, no cesan de sorprender al curioso y al interesado.  Y así sucede, por ejemplo, con el maravilloso cofre que, a horcajadas entre historia del arte y de la sexualidad,  contiene los dos volúmenes titulados Scènes du plaisir, la gravure libertine (Cercle d’art), de Patrick Wald Lasowski, quien continua así una larga dedicación que tuvo su antecedente escalón en el Dictionnaire libertin. La langue du plaisir au siècle des Lumières (Gallimard). Y una tradición de la que no podemos obviar, dada la materia aunque en otra línea, al gran Robert Darnton, tantas veces aquí aludido.

Dicho lo anterior, y ya que el editor es algo perezoso ofreciéndonos información al respecto,  les propongo que vayan a pressreader o bien, como he hecho para la ocasión, a visualimage. Allí se lee:

La gravure libertine

“Este cofre es una maravilla. Lo que hace que esta edición pueda considerarse admirable es que una de las obras es un largo y serio  estudio sobre las imágenes eróticas. El autor hace un trabajo histórico muy serio y nos descubre los secretos de edición de estos libros ilustrados a menudo se vendían a escondidas (“bajo el mostrador”). Tras una breve introducción, que es un recordatorio de lo que sabemos de las civilizaciones antiguas, nos introduce en el final del siglo XVII y nos lleva hasta finales del XVIII. En suma, se limita a la edad de oro de esta producción que durará, no hace falta decirlo, hasta hoy. No se pierde en conjeturas: cita numerosos textos del periodo que hablan hasta el más mínimo detalle de libros incriminados y de los grabados que los acompañan. El autor muestra que el grabado no sólo se utiliza para proporcionar una ilustración al texto, sino que le da una extensión visual, lo que multiplica su fuerza evocadora. Así se puede entender cuál fue la importancia del comercio de estos libros licenciosos y de la iconografía que los hace aún más deseables y valiosos.

Pero la erudición no es el único propósito de lo escrito por Patrick Wald Lasowski: quiere que experimentemos el júbilo que subyace a esta práctica entre quienes son aficionados. El grabado erótico es parte de una cultura subterránea, siempre próspera y prolífica, y que entra en las colecciones de las figuras más importantes del Antiguo Régimen, empezando por los altos dignatarios de la Iglesia.

Pasemos a los hechos: la elección del autor es suficientemente abierta para que podamos hacernos una idea bastante exacta de este tipo de imágenes libidinosas. El segundo volumen, que contiene dichas imágenes, es una sorprendente antologías de escenas escabrosas. Muchos de estos artistas son desconocidos. Han ilustrado a los más grandes autores de este tipo, de Nerciat a Sade, pasando por Las joyas indiscretas de Diderot y otros amantes de la galantería que preferían esconderse tras la pantalla de un seudónimo, y así descubrimos toda la gama representaciones obscenas de un siglo que no estuvo privado de este dominio. Además del interés histórico de esta antología visual, podemos apreciar la medida de lo que nos une y nos separa de estos hábitos. No había límite entonces entre lo que llamamos  erotismo y lo que consideramos que es pornografía. Este es probablemente uno de los cambios más importantes en nuestra cultura. Luego hubo un libertinaje más o menos desarrollado, que el divino marqués tuvo a bien aupar a una dimensión exponencial”.

Los interesados no deben perderse, por otro lado, la entrevista que el autor concedió a Frédérique Roussel  para Libération. Entre otras cosas, y preguntado sobre la relación hombre / mujer, responde:

“No debemos imaginar el siglo libertino como un siglo de emancipación general de ambos sexos, de igualdad compartida. La mayoría de los principales textos libertinos descansan sobre la violencia que ejerce un taimado pícaro en detrimento de sus  víctimas, siempre poseídas y humilladas. El goce decansa sobre esta traición. Este es el famoso modelo Versac en Egarements du corps et de l’esprit, de Crebillon, que se convertirá a finales de siglo en el Valmont de Las amistades peligrosas. Pero también hay textos en los que las parejas femeninastiran de los hilos y toda una literatura, llamada  “romans de fille”, que da la palabra a una exprostituta. El mejor ejemplo es Margot la ravaudeuse, que ya se había incluido en los Romanciers libertins del siglo XVIII en la Pléiade (2005). Hay algunas palabras de resistencia de las mujeres y también algunos grandes libertinos tipo Sade. El grabado galante también muestra escenas en las que el goce de la pareja es compartido, lo que proporciona una suerte de felicidad a la imagen”.

© Copyright:  visualimage.com / Libération

Liberalismo e imperio: el sueño de reordenar el mundo

Empecemos hablando de Duncan Bell, Reader en pensamiento político y relaciones internacionales en la University of Cambridge y Fellow del Christ’s College. Y añadamos que, a pesar de su juventud, cuenta con una reconocida trayectoria, con diversos libros y artículos, todos ellos de gran interés (aunque con escasa recepción entre nosotros). Lo anterior explica que Princeton UP -sello con el que ya había trabajado- haya decidido publicar un recopilatorio de sus ensayos aparecidos en la última década, en un volumen titulado Reordering the World: Essays on Liberalism and Empire.

Reordering the World

Así nos lo presenta:

“Reordering the World es un penetrante relato de la complejidad y las contradicciones halladas en las visiones liberales del imperio. Centrándose principalmente en  la Gran Bretaña del siglo XIX -en tiempos del mayor imperio de la historia e incubadora clave del pensamiento liberal- Duncan Bell arroja nueva luz sobre algunos de los temas más importantes de la ideología imperial moderna.

El libro combinaq ampliamente la vida intelectual victoriana y la de más allá. Los ensayos de apertura exploran la naturaleza del liberalismo, las variedades de ideología imperial, los usos y abusos de la historia antigua, las funciones imaginativas de la monarquía y las fantasías de dominación global anglosajona. Los siguientes sos iluminadores estudios de pensadores prominentes, incluyendo J.A. Hobson, L.T. Hobhouse, John Stuart Mill, Henry Sidgwick, Herbert Spencer y J.R. Seeley. Insistiendo en que las actitudes liberales a imperiales fueron múltiples y variadas, Bell subraya la fascinación liberal por los asentamientos coloniales (settler colonialism). Fue en el imperio de los colonos donde muchos imperialistas liberales encontraron el lugar de sus sueños políticos.

Reordering the World es una importante contribución a la historia del pensamiento político moderno y a la teoría política”.

Y así empieza la introducción:

“Desde las primeras articulaciones de pensamiento político en la tradición europea hasta sus iteraciones más recientes, la naturaleza, la justificación y la crítica de la conquista y el gobierno extranjeros ha sido un tema básico de debate. Los imperios, en fin, han estado entre las formaciones políticas más habituales y duraderas de la historia mundial. Sin embargo, fue sólo durante el largo siglo XIX que el Estados-imperio europeos desarrollaron suficiente superioridad tecnológica sobre los pueblos de África, América y Asia para hacer que la ocupación y la gobernabilidad a escala planetaria parecieran factibles y deseables, incluso aunque la realidad por lo general estuviera alejada de la fantasía. Como Jürgen Osterhammel nos recuerda, el siglo XIX fue “mucho más una época de imperio. . . que una época de naciones y Estados-nación”. El más grande de los imperios era gobernado desde Londres.

Incluso las obras más abstractas de teoría política, sostiene Quentin Skinner, “nunca están por encima de la batalla; son siempre parte de la batalla en sí”.  El conflicto ideológico que esbozo en las siguientes páginas se libró en el disputado terreno del imperio. Los principales, aunque no los únicos, combatientes que analizo son pensadores políticos liberales británicos -filósofos , historiadores, políticos, administradores imperiales, economistas políticos, periodistas, incluso algún novelista o poeta ocasional. Multifacético y en constante mutación, el liberalismo fue principalmente un producto de la efervescencia revolucionaria de finales del siglo XVIII, de la compleja dialéctica entre los patrones de pensamiento existentes y las nuevas visiones igualitarias y democráticas que palpitaban en el mundo euroatlántico. Una peleona familia de doctrinas filosóficas, un credo popular, un ideal moral resonante, la criatura de una maquinaria partidista, un sistema económico global, una forma de vida: el liberalismo era todo esto y más. Los intelectuales fueron fundamentales para la propagación y la renovación de esta ideología expansiva, aunque estaban lejos de ser los únicos agentes implicados. De Bentham a Hobson, de Macaulay a Mill, de Spencer a Sidgwick, un largo desfile de pensadores ayudó a esculpir los contornos de la tradición en evolución, elaborando influyentes descripciones de la libertad individual, la psicología moral, la justicia social, la teoría económica y el diseño constitucional. Pensadores liberales escribieron extensamente acerca de las patologías y potencialidades del imperio, desarrollaron tanto defensas ingeniosas como críticas mordaces de variados proyectos imperiales. La conjunción de una cultura intelectual vibrante y de un sistema imperial masivo y en expansión hacen de la Gran Bretaña del siglo XIX  un lugar vital para explorar las conexiones entre el pensamiento político y el imperio en general, y las visiones liberales del imperio en particular. Las vastas extensiones del imperio británico proporcionan tanto un laboratorio práctico como un espacio de deseo para los intentos liberales por reordenar el mundo.

(…)”.

© Copyright, Princeton University Press

Sobre los orígenes de “genocidio” y “crímenes contra la humanidad”

Con grandes aplausos de la crítica ha sido recibido el último volumen de Philippe Sands, East West Street On the Origins of “Genocide” and “Crimes Against Humanity” (Penguin).  las razones son obvias, a juzgar por el resumen del libro y por sus primeras páginas. vayamos primero con la publicidad editorial:

East West Street

“Un libro profundo y profundamente importante -una conmovedora historia personal detectivesca, un descubrimiento de secretos pasados y un libro que explora la creación y desarrollo de conceptos legales que cambiaron el mundo y que fueron resultado de las atrocidades sin precedentes del Tercer Reich de Hitler.

East West Street se fija en la evolución personal e intelectual de los dos hombres que simultáneamente originaron las ideas de “genocidio” y “crímenes contra la humanidad”, los cuales, sin saber uno de otro, estudiaron en la misma universidad con los mismos profesores, en una ciudad poco conocida hoy, pero que fue un importante centro cultural de Europa, “la pequeña París, de Ucrania,” una ciudad con distintas denominaciones: Lemberg, Lwów, Lvov o Lviv.

El libro se abre con el autor siendo invitado a dar una conferencia sobre genocidio y crímenes contra la humanidad en la Universidad de Lviv. Sands aceptó la invitación con la intención de conocer la extraordinaria ciudad con su rica vida cultural e intelectual, el hogar de su abuelo materno, un judío de Galitzia que había nacido allí un siglo antes y que se había trasladado a Viena con el estallido de la primera Guerra Mundial, donde se casó y  tuvo una hija (la madre del autor)  y que luego se trasladó  a París tras la anexión de Austria por Alemania en 1938. Era una vida que se había mantenido en secreto, con muchas preguntas sin plantear y pocas respuestas ofrecidas, si las había.

Como autor descubierto, pista a pista, el relato deliberadamente oscuro de la vida misteriosa de su abuelo, y del viaje de su madre como niña sobreviviente de la ocupación nazi, Sands buscó en la historia de la ciudad de Lemberg y se dio cuenta de que su propio campo de estudio, el de las leyes humanitarias, había sido forjado por dos hombres -Rafael Lemkin y Hersch Lauterpacht- que habían estudiado en la Universidad de Lviv, en la ciudad de nacimiento de su abuelo, y que ambos eran considerados los padres del movimiento moderno de los derechos humanos, y que cada uno de ellos, a veces paralelamente, habían forjando conceptos diametralmente opuestos y revolucionarias sobre el derecho humanitario que habían cambiado el mundo.

En este libro extraordinario y relevante, Sands analiza quiénes eran estos dos particulares, y cómo y por qué, procediento de trasfondos judíos similares y de la misma ciudad, y estudiando en la misma universidad, cada uno desarrolló su teoría, mostrando cómo cada hombre dedicó este periodo de su vida a hacer de su concepto legal -“genocidio” y “crímenes contra la humanidad”- una pieza central en el enjuiciamiento de los criminales de guerra nazis.

Pero el autor escribe  sobre un tercer hombre, Hans Frank, el abogado personal de Hitler, un nazi desde los primeros días que acabó con muchas  vidas, amigo de Richard Strauss, coleccionista de pinturas de Leonardo da Vinci. Frank supervisó el gueto de Lemberg, en Polonia, en agosto de 1942, en la que toda la población judía de la zona había sido confinada bajo pena de muerte. Frank jugó un papel decisivo en la construcción de campos de concentración cercanos y, semanas después de convertirse en gobernador general de la Polonia ocupada por los nazis, ordenó el traslado de 133.000 hombres, mujeres y niños a los campos de exterminio.

Sands escribe brillantemente sobre cómo los tres hombres se reunieron en octubre de 1945 en Nuremberg -Rafael Lemkin; Hersch Lauterpacht; y en el muelle del Palacio de Justicia, con los otros veinte acusados del alto mando nazi, el prisionero número 7, Hans Frank, que había supervisado el exterminio de más de un millón de Judios de Galitzia y Lemberg, entre ellos, las familias del abuelo del autor, así como las de Lemkin y Lauterpacht.

Un libro que cambia la manera en que vemos el mundo, nuestra comprensión de la historia y cómo la civilización ha tratado de hacer frente a un asesinato en masa. Poderoso; emocionante; delicado; una revelación”.

Y así empieza el prólogo, que nos ofrece amablemente el editor:

“Un poco después de las tres de la tarde, la puerta de madera situada tras el banquillo de los acusados se abrió y entró Hans Frank en la sala 600. Llevaba un traje gris, un tono que era compensado por los cascos blancos que llevaban los dos sombríos guardias militares, sus acompañantes. Las audiencias habían hecho mella en el hombre que había sido abogado personal de Adolf Hitler y más tarde representante personal en la Polonia ocupada por Alemania, con sus mejillas rosadas, la pequeña nariz afilada y el cabello peinado hacia atrás. Frank ya no era el esbelto y ostentoso ministro celebrada por su amigo Richard Strauss. De hecho, estaba en un estado de perturbación considerable, tanto es así que al entrar en la habitación se volvió y se fue en la dirección equivocada, dando la espalda a los jueces.

Sentado en la sala aquel día llena, estaba el profesor de derecho internacional de la Universidad de Cambridge. Medio calvo y con gafas, Hersch Lauterpacht se aposentaba en el extremo de una larga mesa de madera, redondo como un búho, flanqueado por distinguidos colegas del equipo de la fiscalía británica. Sentado a no mucha distancia de Frank, con un traje negro, Lauterpacht había sido quien tuvo la idea de incluir el término “crímenes contra la humanidad” en el Estatuto de Nuremberg, tres palabras para describir el asesinato de cuatro millones de judíos y polos en el territorio de Polonia. (…)

Otro hombre interesado en el juicio no estaba allí ese día. Rafael Lemkin seguía el juicio con una red inalámbrica, desde una cama en un hospital militar americano en París. Fiscal y abogado en Varsovia, huyó de Polonia en 1939, cuando estalló la guerra, y finalmente llegó a América. Allí trabajó con el equipo americano de fiscales del juicio, junto a los británicos. Para ese largo viaje se llevó diversas maletas, todas abarrotadas con documentos, entre ellos muchos decretos firmados por Frank. En el estudio de estos materiales, Lemkin encontró un patrón de comportamiento al que dio una etiqueta, para describir el delito del que Frank podría ser acusado. Lo llamó “genocidio”.  A diferencia de Lauterpacht, con su enfoque sobre los crímenes contra la humanidad, cuyo objeto era la protección de las personas, estaba más preocupado por la protección de los grupos. Había trabajado sin descanso para incluir el delito de genocidio en el juicio de Frank, pero en este último día del juicio estaba demasiado enfermo para asistir. (…)

(…)”

Como complemento, les propongo repasar la 2016 Eric Hobsbawm Lecture del reciente Hay Festival (Hay-on-Wye , Gales, 29 de mayo), que correspondió al profesor Sands.

© 2016  Penguin Random House / Philippe Sands

Enver Hoxha y la historia de Albania

Aunque parezca inverosímil, a finales de 2015 la etiqueta (hashtag) Enver Hoxha alcanzó un honorable lugar entre los “Trending Topics” del Reino Unido. El motivo es bien simple. El líder laborista Jeremy Corbyn cometió la imprudencia de citar al antiguo dictador de Albania, provocando otra tempestad mediática, lo cual no es extraño, dados los deslices del primero y las ganas que le suelen tener los segundos.

Esta anécdota coincide (y tal coincidencia quizá sea inexplicable) con la reciente aparición de dos volúmenes dedicados a aquel país y a su dictador.  Por un lado, tenemos Modern Albania. From Dictatorship to Democracy in Europe (NYU Press), de Fred C. Abrahams, escritor y consejero de Human Rights Watch.

Modern Albania

Según el editor, el volumen (cuya introducción se pueden descargar) “ofrece una viva historia de la caída del régimen comunista albanés y de las vicisitudes que llevaron al país a convertirse en el Estado que es hoy. El libro ofrece una mirada en profundidad sobre las últimas reuniones del Politburó comunista, las primeras revueltas estudiantiles, la caída del régimen estalinista, las corrientes de refugiados, el desplome de los esquemas masivos de préstamos pirámidales, la guerra en la vecina Kosovo y la relación de Albania con los Estados Unidos. Fred Abrahams entrelaza la experiencia personal de más de veinte años de trabajo en Albania, las entrevistas con los albaneses y extranjeros clave que jugaron un papel en la política del país desde 1990, entre ellos los ex miembros del Politburó, líderes de la oposición, agentes de inteligencia, diplomáticos y fundadores del Ejército de Liberación Kosovo, con un examen minucioso de cientos de registros gubernamentales de Albania y Estados Unidos previamente secretos. Un rico relato, bien narrado, Modern Albania da a los lectores un asiento de primera fila en los dramáticos acontecimientos de la última batalla de la Guerra Fría Europa”.

En segundo término, tenemos Enver Hoxha: The Iron Fist of Albania (IB Tauris), del periodista Blendi Fevziu.  Se trata de un volumen aparecido en 2011 (UET Press), que ahora se traduce, editado por Robert Elsie.

Enver Hoxha

En su brevísima presentación, el editor dice de la obra (cuyo prefacio también podemos leer libremente): “El estalinismo, esa fase particularmente brutal de la experiencia comunista, llegó a su fin en la mayor parte de Europa con la muerte de Stalin en 1953. Sin embargo, en un país – Albania – el estalinismo sobrevivió casi intacto hasta 1990. El régimen que el dictador albanés Enver Hoxha lideró desde 1944 hasta su muerte en 1985 fue incomparablemente duro. Tal era el reino del terror que nunca surgió ninguna voz audible de oposición o disidencia en el Estado balcánico, y Albania quedó aislada del resto del mundo y completamente encerrada en sí misma. Tres décadas después de su muerte, el espectro de Hoxha aún perdura en el país, y son muchos – dentro y fuera de Albania – los que lo desconocen casi todo acerca del hombre que gobernó el país con mano de hierro durante tantas décadas. Este libro ofrece la primera biografía de Hoxha disponible en inglés. Usando documentos nunca antes  vistos y entrevistas de primera mano, las piezas del periodista Blendi Fevziu reúnen la vida de un tirano en una biografía que será una lectura esencial para cualquier persona interesada en la historia de los Balcanes y en los estudios comunistas.”

© 2016 NYU Press / IB Tauris

Relectura de Thomas Robert Malthus

Las historiadoras Alison Bashford (Cambridge) y Joyce E. Chaplin (Harvard) nos ofrecen un estimulante libro sobre Malthus y el clásico asunto de la población, aportando una relevante perspectiva en The New Worlds of Thomas Robert Malthus: Rereading the Principle of Population (Princeton UP). He aquí la presentación editorial:

The New Worlds

“The New Worlds of Thomas Robert Malthus es una profunda historia global e intelectual que refunde radicalmente nuestra comprensión del ensayo de Malthus sobre el principio de la población, el más famoso libro sobre la población que jamás se haya escrito o que probablemente se escriba. El Ensayo de Malthus también está persistentemente mal entendido. Publicado por primera vez de forma anónima en 1798, el Ensayo sostiene sistemáticamente que el crecimiento de la población tiende a superar sus medios de subsistencia si naquella o se controla mediante factores tales como la enfermedad, el hambre, la guerra o bien mediante la reducción de la tasa de natalidad por medios tales como la abstinencia sexual.

Desafiando la noción generalizada de que el Ensayo de Malthus fue un producto del contexto británico y europeo en el que fue escrito, Alison Bashford y Joyce Chaplin demuestran que fue el nuevo mundo, así como el viejo, lo que fundamentalmente conformó las ideas de Malthus. Ambas exploran lo que los nuevos mundos del Atlántico y del Pacífico  -de las Américas y el Caribe a Nueva Zelanda y Tahití- significaron para Malthus, y la forma en que los trató en su Ensayo. Bashford y Chaplin revelan cómo Malthus, siempre vilipendiado como el azote de los pobres ingleses, extrajo de su principio sobre la población la conclusión de que el exterminio de las poblaciones nativas por parte de los colonos europeos fue injusta.

Elegantemente escrito y enérgicamente argumentado, The New Worlds of Thomas Robert Malthus reubica el Ensayo de Malthus desde el contexto económico y social británico, que ha dominado su reputación, a la historia colonial y global que inspiró su génesis”.

A mayor abubdamiento, traducimos el primero y el último párrafos de la introducción:

“Durante más de doscientos años, a la gente le ha encantado odiar a Thomas Malthus, pero ¿lo han hecho con razón o (incluso si es así) por las razones correctas? El filósofo moral y profesor de economía política británico (1766- 1834) es demasiado a menudo menoscabado y desestimado como un mero “clérigo”. Aunque  descrito como cálido y agradable en persona   -lo cual es impresionante dado su labio leporino, paladar hendido y el habla  defectuosa-,  ha sido sin embargo vilipendiado a fondo. ¿Por qué? Al igual que los libros tienen personajes,  hay personajes creados por los libros, y Malthus fue uno de estos últimos. En su caso, fue un personaje de su propia creación. Es famoso por una idea, una sombría correlación entre el crecimiento de la población y el hambre, establecida por primera vez en su Primer ensayo sobre la población. En 1798 esto era una tesis que parecía afianzar y naturalizar más que aliviar la pobreza, justo cuando una nueva generación de utopistas estaba imaginando un futuro mejor y más brillante. Posteriormente, su identificación con el hipotético desajuste entre los posibles recursos disponibles y el crecimiento de la población se hizo tan fuerte que, incluso en vida, su nombre vino a significarlo: “malthusiano” (hacia 1805) y “maltusianismo” (hacia 1833).

(…)

Este libro tiene implicaciones para la historia de Malthus y de la economía política, para la historia de las teorías universales de las sociedades humanas, de la historia del colonialismo y de la población. Sobre todo, Malthus fue una figura crucial en la determinación del coste de crecimiento de la población europea sobre las poblaciones indígenas del Nuevo Mundo, un aspecto que conviene poner en relación con los debates en curso sobre el crecimiento de la población mundial y los límites de los recursos naturales, por mucho que esto último pueda parecer que ofrezca materialmente nuevas fronteras. Los historiadores saben que, después de 1492, la población total del mundo creció mientras  las poblaciones indígenas del Nuevo Mundo se redujeron. Malthus reconoció ambas tendencias y las analizó a medida que se desarrollaban mientras vivió. Lo hizo en el texto sobre la población más discutido de todos los tiempos, aunque no siempre en términos que ahora se acepten y, a menudo, con una desconfianza que socava su fuerza crítica. La convergencia del imperialismo y la economía en su Ensayo demuestra que la historia colonial es siempre parte de la historia económica y que la economía política no es sólo una cuestión doméstica. El concepto, si no la fantasía, de nuevos mundos es fundamental para comprender el impacto del “viejo mundo” en el resto del planeta. Para Thomas Malthus, el nuevo mundo había revelado, como ninguna otra parte del mundo podía hacerlo de igual modo, que la población humana se expandía, luchaba y se desplomaba dentro de los límites establecidos por la naturaleza, y de hecho el nuevo mundo había sugerido ante todo la posibilidad de ese principio notorio de la población”.

© Copyright, Princeton University Press.

Pierre Bourdieu: un estructuralismo heroico

El pasado año, el sociólogo francés Jean-Louis Fabiani presentó el volumen La sociologie comme elle s’écrit. De Bourdieu à Latour (EHESS). Aquel libro se desplegaba en once capítulos dedicados cada uno a otros tanto sociólogos franceses, empezando por Bourdieu y acabando con Latour, a los que se añadía un apartado final sobre el asunto de la generalización en las ciencias sociales.  Este pasado mes de abril, Bourdieu se ha independizado para protagonizar el nuevo trabajo de Fabiani: Pierre Bourdieu. Un structuralisme héroïque (Seuil). veamos lo que nos dice el editor:

Bourdieu-Fabiani

“El extraordinario éxito de la obra de Pierre Bourdieu difumina en parte su lectura. Sus intérpretes no siempre asumen un examen cuidadoso de los textos y mucho menos una reflexión sobre la génesis social de los conceptos ya clásicos: que utilizan para celebrar o denigrar el edificio teórico, menospreciando con frecuencia las complejidades.
Evitando el tratamiento habitual que las rutinas académicas reservan a las producciones intelectuales, Jean-Louis Fabiani trata de aplicar a Bourdieu las herramientas que él mismo forjó. Este método permite poner a prueba tanto su eficacia para reflejar la trayectoria de la sociología como su valor heurístico en general. Se trata de restablecer a “Bourdieu” en el marco analítico que él mismo construyó, no para transponerlo mecánicamente, sino para mesurar en todo caso sus límites.
Al cuestionar tanto las ambigüedades y las inflexiones de la obra como la ambivalencia de sus  usos académicos y políticos, este libro muestra una parte de la grandeza oculta y, al no tomarse plenamente en serio la ambición heroica del gran teórico, le da la posibilidad  aparentemente paradójica de sobrevivir a sus propias contradicciones”.

Dicho esto, las reacciones al volumen han sido unánimemente positivas, como en Le Monde o Mediapart.  Para comprobarlo, además, se puede escuchar la emisión de France Culture, en la que habla el autor y que presenta de este modo su colega y productor del programa, Sylvain Bourmeau:

“¿Podemos ahora hablar serenamente de  Pierre Bourdieu? La pregunta  [con ella empieza la introducción del volumen] se plantea en tanto la evocación de ese nombre propio todavía es susceptible, casi quince años después de la desaparición del sociólogo, de sobresaltar a unos o de provocar que los alumnos de ciertas instituciones marquen con rojos signos de exclamación  los márgenes de sus fotocopias. Tal vez porque “citar, dicen los cabilos, es resucitar”, advirtió Bourdieu en su conferencia inaugural en el Collège de France en 1982. Una frase citada en exergo de un libro titulado simplemente Pierre Bourdieu y firmado por Jean-Louis Fabiani que aparece en estos días en Seuil. ¿Podemos ahora hablar serenamente de Bourdieu? empieza preguntándose, pues, este libro de Fabiani sobre quien fue su director de tesis – o más bien de “tontería”, como divertía a Bourdieu frente a este rito que tuvo la coquetería de no pasar jamás. La pregunta se plantea, de hecho, tanto sobre el trabajo como sobre los conceptos de Bourdieu, que son hoy masivamente adoptados o discutidos a nivel mundial, y a veces de la manera más salvaje. Leer con calma pero en serio a Bourdieu, incluyendo la mirada crítica a la que era aficionado el autor de las Meditaciones pascalianas,  es el desafío que se plantea  Fabiani con este libro que destaca de inmediato como uno de los más importantes jamás publicados sobre el sociólogo”.

© Seuil / France Culture 2016

Thomas Cauvin: Manual de Historia Pública

En este blog hemos tratado en diversas ocasiones el tema de la historia pública, un campo no muy cultivado entre nosotros, pero que cada día suscita más interés por estos lares y en toda Europa (gracias en buena medida a la incansable labor de difusión de Serge Noiret y de algunos otros).

En este sentido, como quizá sepan algunes lectores interesados, este próximo verano (nuestro) tendrá lugar el tercer Congreso de la International Federation for Public History (IFPH). Será a primeros de julio en la Universidad de los Andes (Bogotá).  Y, como siempre, habrá alguna otra actividad en torno a dicha Conferencia. Entre ellas, una de las destacadas será la presentación del volumen Public History. A Textbook of Practice (Routledge), obra del profesor Thomas Cauvin.  Es un libro por el que hemos de felicitarnos, por su necesidad, y que será especialmente provechoso para todos los que deseen iniciarse en el campo o para quienes necesiten afilar sus herramientas conceptuales y metodológicas. He aquí la presentación editorial:

Public History

“Public History: A Textbook of Practice es una guía a los muchos desafíos a los que que enfrentan los historiadores mientras enseñan, aprenden y la practican la historia pública. Los historiadores pueden desempeñar un papel dinámico y esencial para contribuir a la comprensión pública del pasado, y los que trabajan en la preservación histórica, en museos y archivos, en las agencias gubernamentales, como consultores, como historiadores orales o quienes gestionan proyectos de crowdsourcing necesitan habilidades muy específicas . Este libro vincula la teoría y la práctica y proporciona a estudiantes y profesionales las herramientas necesarias para hacer historia pública en una amplia gama de configuraciones. El texto resalta cuestiones clave, como la participación pública, las herramientas y medios digitales y la internacionalización de la historia pública.

La primera parte se centra en las fuentes de la historia pública y ofrece una visión general de la creación, recopilación, manejo y conservación de los materiales de la historia pública (archivos, cultura material, materiales orales o fuentes digitales). Los capítulos se ocupan de sitios e instituciones tales como los repositorios de archivos y museos, edificios y estructuras históricas, y diferentes prácticas como la gestión de las colecciones, preservación (archivos, objetos, sonidos, imágenes en movimiento, edificios, sitios y paisajes), historia oral y genealogía . La segunda parte trata de las diferentes formas en que los historiadores públicos pueden producir narrativas históricas a través de diferentes medios de comunicación (incluyendo exposiciones, cine, escritura y herramientas digitales). La última parte explora los retos y problemas éticos que los historiadores públicos se encuentran cuando trabajan con diferentes comunidades e instituciones. Ya sea en los cursos metodológicos de historia pública o como un recurso para la práctica de los historiadores públicos, este libro sienta las bases para hacer conexiones significativas entre las fuentes históricas y las amplias audiencias”.

Complementamos lo anterior con tras párrafos de la introducción (facilitados por el autor):

“El pasado es un tema muy popular de discusión. Las señales de ese interés popular adoptan diversas formas, tales como visitas a museos y lugares históricos, libros históricos, revistas, sitios web, películas y documentales, festivales, conmemoraciones, genealogía, y muchos otros campos. Una de las razones del interés popular por el pasado es que la gente utiliza el pasado para comprender el presente. El pasado puede ayudarnos a interpretar quiénes somos y por qué hacemos las cosas. Utilizamos el pasado para dar forma a nuestras identidades, per también para otros propósitos, como, por ejemplo, ser una fuente de entretenimiento. El pasado ha sido una de las principales fuentes de juegos (por ejemplo, el Trivial Pursuit) y los programas de preguntas (por ejemplo, Jeopardy o Are You Smarter than a Fifth Grader?).

Los historiadores pueden ser vistos – y, lo que es más importante, pueden verse ellos mismos- como expertos, pero hemos de enfrentarnos a la verdad de que las representaciones e interpretaciones en público del pasado a menudo provienen de los no historiadores. El número de historiadores que participan en actividades públicas no es proporcional al interés público por el pasado. Los limitados vínculos entre los historiadores cualificados  y el público proviene solo parcialmente de los propios historiadores. Los historiadores deben aprender a trabajar en, por y con el público.

Este manual tiene como primer objetivo reafirmar la necesidad de la historia – y de los historiadores. La gente no debería olvidar que el pasado se alcanza mediante fuentes e interpretación. Este manual también tiene como objetivo mostrar cómo los historiadores pueden participar en la comprensión pública del pasado. Los historiadores tienen un papel que desempeñar, pero este papel acarrea un conjunto de obligaciones. Los historiadores debrían aceptar que no trabajan solamente por el bien de la historia, para avanzar en la investigación histórica, sino también para y con los demás. Mediante una introducción a las prácticas de la historia pública, el manual contribuye a reevaluar la función tradicional de los historiadores, así como sus relaciones con la multitud de actores que participan en la producción de narraciones históricas”.

© 2016 Routledge / Thomas Cauvin