Archivos de la categoría TIC

La mejor historia digital de 2016 (II)

La segunda parte de la selección realizada por Rebecca Onion para Slate la conforman otras cinco propuestas. La primera de ellas es fruto de la colaboración entre la University of Wisconsin-Madison, el célebre Roy Rosenzweig Center for History and New Media at George Mason University, las Indiana University Liberian Collections y la Liberian Center for National Documents and Records Agency, y lleva por título “A Liberian Journey“.  Dicen sus impulsores que se trata de “una página web cuya finalidad es informar, plantear cuestiones y obtener relatos acerca de un momento de transformación en el pasado de Liberia.

a-liberian-journey

En 1926, el gobierno de Liberia concedió a la Firestone Tire & Rubber Co. un contrato de arrendamiento por noventa y nueve años sobre un millón de acres de tierra en la que Firestone quería establecer una gran plantación de caucho. Para ayudar a la compañía a comprender las condiciones y desafíos a los que se enfrentaba, Firestone patrocinó un equipo decientíficos y médicos de Harvard para llevar a cabo una encuesta biológica y médica de cuatro meses de duraciónen el interior de Liberia. Loring Whitman, un estudiante de medicina de Harvard, hizo de fotógrafo oficial de la expedición.

El registro fílmico que Whitman recopiló es el más temprano y conocido material de archivo fílmico conservado de Liberia. Ese metraje, junto con cientos de fotografías tomadas en la expedición, dan una visión de Liberia conformada por el privilegio de los blancos y las actitudes raciales de los científicos americanos. Al mismo tiempo, las imágenes y fotografías ofrecen atisbos de los pueblos, culturas y paisajes de Monrovia y de la Liberia interior en una época de rápido cambio económico, cultural y ambiental.

Las imágenes de esta colección no hablan por sí mismas. Invitamos a los espectadores de estas imágenes a explorar y compartir sus propios relatos, fotografías o documentos significativos sobre el pasado de Liberia a partir de las imágenes, documentos y relatos que se encuentran en este sitio web. Además, animamos a los educadores a trabajar con los estudiantes para crear exposiciones virtuales para dar voz, significado y contexto histórico a las imágenes que este sitio web presenta”.

Así pues, a través de una serie exposiciones, con fotografías, películas, historias orales y documentos, un mapa interactivo y un archivo lleno de materiales, los visitantes están invitados a interactuar, reflexionar y compartir. Cabe añadir que, como es lógico tratándose del Roy Rosenzweig Center, la plataforma utilizada es Omeka y que su diseño es mínimo, apto ante todo para dispositivos móviles, para asegurar que cualquiera pueda acceder al sitio, especialmente en áreas con limitada conectividad a internet, como ocurre en la propia Liberia, donde se presentó el proyecto el pasado marzo.

krl

El segundo trabajo es un tanto particular, pues su material se alberga en el Internet Archive, digitalizado por la británica University of Southampton:  la Knitting Reference Library.  Se trata de un conjunto de obras (libros, catálogos de exposiciones, patrones de costura, diarios y revistas) acumuladas por Montse Stanley, Richard Rutt y Jane Waller.  El archivo, además, ha ido crecienco con otras adquisiciones relacionadas con ese asunto textil, con un arco cronológico que va entre 1840 y 2012. .

Todos los libros han sido catalogados y están sobre en acceso abierto, algo que no ocurre con el resto de material archivado, que está parcialmente disponible.

apb

El tercer proyecto, más ambicioso,  responde al nombre de America’s Public Bible: Biblical Quotations in U.S. Newspapers, obra de un historiador habitual en estas lides, Lincoln Mullen, profesor en la antedicha George Mason University y especialista en el campo digital y en el de la religión.

Nos dice su creador que a lo largo de los siglos XIX y XX, los periódicos norteamericanos solían recurrir o remitir a la Biblia. Enter otras cosas, imprimían sermones y lecciones de la escuela dominical, y los párrocos ofrecíann lecciones a través de los “Bible clubs” de los periódicos. Sin olvidar que ganabandinero con los anuncios para Biblias de todo tipo, y algunos periódicos incluso vendían Biblias directamente. Pero sobre todo, subraya Mullen, los periódicos citaban la Biblia.

Así pues, America’s Public Bible muestra “la presencia de citas bíblicas en las casi 11 millones de páginas de los periódicos en la colección Chronicling America de la Biblioteca del Congreso. Usando técnicas de aprendizaje automático he identificado más de 866.000 citas de la Biblia o alusiones verbales a versículos bíblicos específicos en esas páginas de periódicos. Por ahora, el proyecto ha rastreado solo las citas a la versión King James (o versión autorizada) de la Biblia Inglesa, con mucho la Biblia más comúnmente utilizada entre los protestantes americanos durante el siglo XIX”.

“America’s Public Bible reúne dos vertientes estudio académico. Por un lado, su metodología se basa en proyectos recientes de humanidades digitales que se ocupan del seguimiento de la reutilización de textos. Por otro lado, se basa en una profunda literatura académica sobre la Biblia como texto cultural en la vida americana. La Biblia incluía decenas de miles de textos, cada uno de los cuales podía ser interpretado de muchas maneras. La contribución que este sitio hace es mostrar cómo miles de versos bíblicos fueron usados durante casi un siglo en unos 56 mil millones de palabras de texto, revelando tendencias que son inaccesibles a la lectura de un solo académico de estos documentos, permitiendo una lectura cercana de las formas en las que esos versículos fueron usados”.

gsa

En cuarto lugar, y el tema no podía faltar, hallamos el Georgetown Slavery Archive, un proyecto iniciado por el subgrupo de archivos del Archives Subgroup of the Georgetown University Working Group on Slavery, Memory, and Reconciliation. Sin embargo, el asunto tiene su intríngulis. Resulta que todo se remonta a la venta de dos centenares de esclavos afroamericanos que habían pertenecido a los padres jesuitas, que con el ingreso obtenido pudieron asegurar el futuro de aquella institución católica de educación superior que hoy en día conocemos como Universidad de Georgetown -y esta institución no es una excepción. Reparando aquella venta, dicho centro ha decidido ahora otorgar trato preferencial de admisión a los descendientes de aquellos esclavos, cosa harto difícil de rastrear.  Entre otras medias, que incluyen el trabajo de distintos genealogistas, la Universidad ha decidido poner en línea todo su archivo sobre esta particular asunto.  Lo que nos ofrece, pues, es ” un repositorio de materiales relacionados con los jesuitas de Maryland, la Universidad de Georgetown y la esclavitud”.

opn

Finalmente, en el centenario del National Parks Service, tenemos el Open Parks Network, una colaboración entre la Clemson University y ese NPS.  En realidad, dicha relación viene de lejos, de 2010 concretamente, cuando comenzaron el proyecto de digitalización que hoy alcanza “350 mil objetos del patrimonio cultural y 1,5 millones de páginas de literatura alojada en bibliotecas , museos y archivos de los parques de nuestro país, sitios históricos y otras áreas protegidas”. Pero quizá lo más llamativo sean determinadas imágenes de esos parques y lo más interesante cómo esas u otras retratan la historia social americana. En última instancia, la colección expone la vida cotidiana de los miembros del Civilian Conservation Corps en los parques nacionales norteamericanos, un cuerpo fundado por Franklin Delano Roosevelt en el contexto del New Dealen con el que se ofrecía alojamiento al estilo militar, comida y paga a cambio de trabajar en proyectos de conservación por todo el país.

© 2017 The Slate Group LLC. / Rebecca Onion

La mejor historia digital de 2016 (I)

A lo largo de los últimos años, Rebecca Onion nos ha venido seleccionando los mejores ejemplos de historia digital. Y para no romper la tradición, el pasado 30 de diciembre ofreció la primera entrega (cinco propuestas) en el medio para el que escribe:  Slate. Veamos los escogidos:

Mapping Inequality es fruto de la colaboración de tres equipos y cuatro universidades, encabezados por el Digital Scholarship Lab de Richmond dentro de su proyecto American Panorama. Tal como se expone en la introducción,  “actualiza el estudio del New Deal americano, el gobierno federal, la vivienda y la desigualdad para el siglo XXI. Ofrece un acceso en línea sin precedentes a la colección nacional de “security maps” y descripciones de áreas producidas entre 1935 y 1940 por una de las agencias más importantes del New Deal, la Home Owners ‘Loan Corporation o HOLC (pronunciado “holk”)”. (…) “Los visitantes pueden navegar por más de 150 mapas interactivos y cerca de 5.000 descripciones de áreas individuales para obtener una visión de la era de la depresión de América tal como desarrolladores, agentes inmobiliarios, asesores fiscales y topógrafos lo vieron -un conjunto de líneas de color entrelazadas, grupos raciales y riesgos ambientales. (…). También se pueden usar los mapas y las descripciones de área para trazar conexiones entre acciones del estatales pasadas (e inacciones) y los problemas americanos contemporáneos”.

mapping-inequality

Como se señala en dicha introducción “HOLC contrató a prestamistas hipotecarios, desarrolladores y tasadores de bienes raíces en casi 250 ciudades para crear mapas coloreados que acreditaban el valor y el riesgo en los vecindarios y a nivel metropolitano [en la imagen que antecede se pueden ver las calificaciones que dicha agencia otorgaba a cada zona, desde las mejores a las más arriesgadas, a efectos de concesión de préstamos y desarrollos inmobiliarios]. Estos mapas y su documentación adjunta ayudaron a establecer las reglas sobre la práctica de bienes raíces durante casi un siglo. También han servido como evidencia crítica en innumerables estudios urbanos en los campos de la historia, la sociología, la economía y el derecho. De hecho, más de medio siglo de investigación ha demostrado que la vivienda fue para el siglo XX lo que la esclavitud fue para el período anterior a la guerra, es decir, el amplio fundamento de la prosperidad estadounidense y la desigualdad racial. Al ofrecer una biblioteca digital sobre el papel del Estado en el desarrollo de la vivienda, Mapping Inequality ilustra vívidamente la interacción entre racismo, cultura administrativa, economía y entorno construido”.

A diferencia del anterior, Enchanting the desert: a pattern language for the production of space es obra de una sola persona, Nicholas Bauch, y un único documento, un pase de diapositivas sobre  el Gran Cañón de Arizona hecho por el fotógrafo comercial Henry G. Peabody entre 1899 y 1930.  Para su presentación, prefiero en este caso la que nos ofrece el centro al que pertenece Bauch, la Standford University. Dice así:

enchanting-desert

“Cada año, la asombrosa cifra de cinco millones de visitantes acuden al Gran Cañón para contemplar sus amplias vistas. Una de las maravillas más notables del mundo natural, el Gran Cañón se ha convertido en un símbolo del Oeste Americano -su herencia indígena, su espíritu pionero, su belleza sublime. Es uno de los monumentos más fotografiados de América, y uno de sus primeros fotógrafos fue Henry G. Peabody.

En 1879, Peabody, miembro de la Chicago Electrical Society y de la Chicago Photographic Society, fue el primero en utilizar la electricidad para proyectar placas de linterna, convirtiéndose en el padre de la moderna presentación. Reconociendo en ello una oportunidad para promover la migración y el turismo, los ferrocarriles y las empresas postales del oeste contrataban a Peabody para documentar la belleza natural de la frontera americana. Impresionado por su paisaje exótico, Peabody mutó su colección de fotografías en una presentación audiovisual que permitió a miles de personas, de Boston a Chicago y más allá, experimentar un modo vicario de viajar a través de la electricidad, el sonido y la fotografía.

Las originales presentaciones de Peabody solo fueron posibles gracias a los avances de la tecnología en el siglo XIX, por lo que es un tema particularmente apropiado para este tipo de publicación académica interactiva  y para un siglo nacido digital. Originado en el Spatial History Project del Center for Spatial and Textual Analysis de Stanford, el Enchanting the Desert de Nicholas Bauch es un cuidadoso examen de aquella presentación que a principios del siglo XX hizo Henry Peabody sobre el Gran Cañón. Situando este estudio en el marco espacial del propio Cañón y embelleciendo las presentaciones de Peabody con ricas superposiciones creadas a través de la cartografía SIG y con reconstrucciones virtuales de la topografía del cañón, Bauch ha creado un prototipo digital para el estudio de la geografía histórica y cultural.

Enchanting the Desert también incluye 80 ensayos sobre aspectos geográficos humanos del Cañón, que van desde la vivienda y los nombres de los nativos americanos, pasando por los obstáculos físicos que tuvo que superar Peabody mientras creaba la presentación, hasta las consecuencias de la elección de las imágenes que hizo Peabody sobre el acceso futuro y el turismo dentro del Cañón.

Resultado de una gran investigación de archivo en la Biblioteca Huntington, empleando las herramientas tradicionales del historiador y del geógrafo, Bauch plantea y responde preguntas que solo un proyecto de origen digital permite, y revela una geografía previamente oculta de un hito que ha llegado a definir el oeste de Estados Unidos”.

city-readers

El tercer proyecto elegido proviene de la New York Society Library, una entidad que abrió sus puertas en 1754 como servicio por suscripción para el público de la ciudad. Su proyecto de base de datos City Readers permite conocer lo que los clientes pidieron prestado entre 1789 y 1805, cuánto tiempo tuvieron esos libros y qué áreas temáticas eran las preferidas. Y aunque, en efecto, el objeto es reducido y no está completamente acabado, el trabajo de digitalizacióm emprendido en 2008 ha permitido almacenar ya alrededor de cien mil registros. Además, se prevé enriquecer la colección, empezando con los metadatos aún no consignados . Por ejemplo, se contempla recopilar las direcciones de los primeros miembros y su catalogación con códigos de geolocalización, documentando las vidas de los lectores menos conocidos, todo ello con adicionales  visualizaciones. Claro está, con permiso de la financiación necesaria.

musical-passage

El siguiente proyecto es  Musical Passage, de la Duke University en Durham, North Carolina, y relata la peripecia de un registro importante, pero poco conocido, de la primera música de la diáspora africana. En concreto,  dos páginas de una partitura de Voyage to the Islands of Madera, Barbados, Nieves, S. Christophers and Jamaica (1707), del medico inglés  Hans Sloane,  que se cree que es la primera transcripción de música africana en el Caribe y posiblemente en las Américas. El proyecto lo componen Mary Caton Lingold, estudiante de doctorado en Duke, Laurent Dubois, profesor de dicha Universidad, y David K. Garner, compositor y profesor en South Carolina. Todos ellos se han referido al significado del proyecto, en especial Mary Caton Lingold. En todo caso, dada su mayor brevedad, me remito a lo expuesto por el profesor Dubois para presentar el proyecto:

“Para nosotros, estas páginas se han convertido en una puerta de entrada a un mundo en gran parte perdido de sonido, lenguaje y música. Son el ejemplo más antiguo de notación musical que represente la música afrocaribeña y afroatlántica, y, esencialmente, la única hasta finales del siglo XVIII. Como tales, representan un pequeño rastro de una de las epopeyas musicales más importantes en el mundo moderno: la creación de la moderna música afroatlántica, que hoy en día es lo más cercano a un sonido global, tal vez incluso a una lengua global.

Sloane creció en Irlanda del Norte y estudió en Francia, donde se interesó en el floreciente campo de la historia natural. Viajó a Jamaica en la década de 1680 y comenzó a estudiar y documentar la flora y la fauna de la isla. Pronto se dio cuenta de que los africanos esclavizados en las plantaciones de la isla, que tenían que cultivar sus propios alimentos en pequeños jardines y provision grounds [tierras cuya calidad no permitía el cultivo productivo], tenían un profundo conocimiento del mundo natural. Sloane se interesó por su vida cultural, en particular por su música, y cuando salió de Jamaica se llevó consigo tres instrumentos hechos a mano que había adquirido allí. Dos de ellos tenían cuerpos de calabaza cubiertos con piel de animal y cuellos planos con varias cuerdas tendidas sobre ellos. Estos son algunos de los más tempranos ejemplos conocidos del instrumento del nuevo mundo que llegó a ser conocido generalmente como banjo.

Hace aproximadamente una década empecé a tocar el banjo, y pronto quedé fascinado por la historia del instrumento, que he investigado en colecciones en los EE.UU., Europa y el Caribe. Este ha sido un proceso de recopilación de pequeños fragmentos de muchos lugares diferentes para contar una peripecia más grande, y el trabajo de Sloane es uno de los más vitales de estos fragmentos. Su colección se convirtió en última instancia  en la base para la creación del Museo Británico, pero en algún lugar a lo largo del camino se perdieron los instrumentos de Jamaica, y sólo quedan unos pocos rastros escritos y una imagen que lo representa. Este mismo fragmento ha fascinado a Lingold, que está escribiendo una tesis sobre la música afroatlántica temprana, y a Garner, intérprete del banjo y compositor interesado en bucear en las tradiciones musicales vernáculas para crear nuevas obras. Los dos me han enseñado que no importa lo valioso que un libro pudiera ser en la comunicación de la historia musical, por mucho que lo fuera: para entender verdaderamente el lenguaje de la música, tienes que escucharla.

Así, durante el último año, los tres nos hemos reunido para encontrar una manera de vivificar la música de Jamaica del siglo XVII. Sloane escribe que le pidió a alguien que conoció en Jamaica, un hombre que nombra simplemente como Sr. Baptiste, que “tomara las palabras que cantaban y las musicara”.  El resultado es que, en su libro, hay notación musical para cinco distintas piezas de música: una llamada “Angola”, otra “Papa” y luego tres bajo el rótulo de “Koromanti”.

Hemos leído y releído las líneas, debatiendo el significado de cada término. Y luego David comenzó a hacer sonar estas canciones complejas, con el banjo y la mbira. Cada vez que lo hacía, se oía algo nuevo y diferente, y cambiaba también la forma en que leíamos las palabras. La música y el texto comenzaron a cambiar, juntas, y nuestra interpretación se enriquecía.

Sin embargo, por mucho que hemos explorado esas páginas, seguimos encontrando nuevas preguntas. Hay letras de canciones en lenguas africanas, cuyo significado todavía tenemos que analizar y comprender. Pero ahora que la música está reviviendo -en nuestra web Musical Passage– otros músicos y estudiosos pueden unirse a la conversación, resolviendo misterios del pasado y expandiendo el alcance de aquel banjo temprano”.

slang-dictionary

El último proyecto (de estos cinco primeros), dice Rebecca Onion, es pura diversión -y algo más- y corre a cargo del lexicógrafo Jonathon GreenGreen’s Dictionary of Slang es, como puede deducirse, la versión en línea de dicho diccionario, el cual, dice su autor, “es el diccionario histórico más grande del argot inglés. Escrito durante más de 17 años desde 1993, llegó a la imprenta en 2010 en una serie de tres volúmenes que contienen cerca de 100.000 entradas con el apoyo de más de 400.000 citas desde aproximadamente  el año 1000 hasta la actualidad. El foco principal del diccionario es la cobertura de más de 500 años de argot desde 1500 en adelante.

La versión impresa del diccionario recibió la Medalla Dartmouth para obras destacadas de referencia por parte de la American Library Association en 2012; (…)

En este sitio web el diccionario está disponible en forma actualizada y en línea por primera vez, con herramientas de búsqueda avanzada que permiten buscar por definición e historia, con una bibliografía ampliada de fuentes sobre el argot desde la época moderna hasta la actualidad. Desde la edición impresa, se han añadido cerca de 60.000 citas, con 5.000 nuevos sentidos en 2.500 nuevas entradas y subentradas, de las cuales alrededor de la mitad son nuevos términos del argot de los últimos cinco años”.

© 2017 The Slate Group LLC. / Rebecca Onion

Las gentes del Sena: historia pública digital

Habría muchas formas de llamarla, pero sobre todo sabemos lo que no es: no es la escritura académica habitual, la que nos acompaña desde hace décadas. Podría decirse que es historia pública, semejante a la que cultivan los amigos americanos y que con tanto empeño promueve la IFPH-FIHP.  Y podría denominarse historia digital, pues utiliza las nuevas herramientas de escritura para plantearse otras maneras de difusión del conocimiento histórico. Y, en suma, podría decirse que es meramente un proyecto con fines turísticos. Todo eso a la vez es Gens de la Seine, una propuesta que el servivio de prensa de la EHESS nos presentaba del siguiente modo antes del verano:

gensdelaseine

“¿Cómo era el Sena en el siglo XVIII? Con sus playas de arena, puertos bulliciosos y puentes cargados de casas,  estaba en el corazón de la vida parisina y todo tipo de comercios dependían de sus actividades. Es esta historia, encarnada por sus actores cotidianos,  la que reviven en forma de módulos de sonido Sarah Gensburger, socióloga de la memoria en el CNRS, Isabelle Backouche, historiadora  en la EHESS de París, y Michele Cohen, director artístico. Gens de la Seine, recorrido sonoro por las orillas del río, es un viaje en el tiempo para el caminante conectado. Está disponible en francés y en Inglés en gensdelaseine.com (compatible con smartphones y tabletas).

El Sena ha jugado un papel importante para los habitantes de la capital. En el siglo XVIII, se habitaban sus puentes, se iba de compras, se tomaba un transbordador o un barco, se lavaba la ropa, se limpiaban las tripas, se iba a escuchar a los feriantes, se trabajaba allí, si se era lavandera, tintorero, vendedor ambulante o comerciantede frutas. También se bañaban en sus aguas, se bebía de ellas, y a veces se ahogaban, porque en aquel momento muy pocos parisinos sabían nadar.

Esta es la historia cotidiana que puede ser (re) descubierta a través del recorrido sonoro de Gens de la Seine. (…) Disponible en francés y en inglés, ofrece a los parisinos otra mirada a su ciudad y a los turistas una nueva manera de descubrirParís y su historia.

Gens de la Seine se compone de 19 relatos que dan vida a otros tantos personajes coloridos, cada uno situado en un punto del río: los mozos de puerto St. Paul, el gobernador de la bomba de la Samaritaine, un vendedor de billetes lotería del muelle de Grands Augustins, la lavandera en su barco-lavadero … El caminante del siglo XIX podrá seguir los pasos de aquellos ribereñoss, imaginar su vida diaria, oírlos y casi verlos.

Una sonorización  entretenida y accesible de la investigación histórica

Habrá la emoción, el placer conocer esos parisinos de otro tiempo, pero este paseo sonoro es también una manera de aprender de la historia y entender cómo se transformó el Sena, perdiendo gradualmente su papel esencial en la vida de la capital.

De hecho, Gens de la Seine pone a disposición de todos, de manera divertida y agradable, la investigación histórica más erudita. Se basa en una historia social dispuesta a dar voz a la gente común cuyas huellas se pueden hallar, tras años de investigación, en los informes policiales, cuadernos de quejas, reglamentaciones. Muchos documentos de archivo, a menudo sorprendentes, que resuenan en los diferentes relatos.

Interpretado vívidamente por actores (incluyendo a Christian Hecq, de la Comédie-Française, y Olivia Bonamy), rico en ruidos, risas, discusiones y las historias de los ribereños de otro tiempo,  adornado con música, esta paseo sonoro también se beneficia de la investigación de la musicóloga Mylène Pardoen (ISH-Lyon) sobre los sonidos del siglo XVIII. Ha sido producido y dirigido por Nova Spot.

Gens de la Seine ha sido concebido y desarrollado por dos investigadores y un director artístico. Isabelle Backouche trabaja en el Centre de recherches historiques (EHESS/CNRS). Reconocida experta en la historia de París y del Sena, es miembro del Comité d’histoire de la ville de Paris. Sarah Gensburger es socióloga e historiadora de la memoria del París de la Segunda Guerra Mundial en el Institut de sciences sociales du politique (CNRS/UPOND/ENS Cachan). Juntas idearon el concepto de estos testimonios sonoros del pasado, localizados en el espacio urbano. Por último, procedente de France Culture y del mundo de la publicidad, Michèle Cohen tenía la tarea,  a partir de unos datos históricos respetados escrupulosamente, de escribir los relatos y diseñar unos módulos sonoros vivios, emotivos y audibles para todos. Ellas tres, a su manera, asumen el desafío de una valoración original de las ciencias sociales y contribuyen a democratizar el conocimiento científico.

(…)”

Y esto nos dice Isabelle Backouche en la web del proyecto:

Como parte de una tesis de historia, publicada en 2000 (La Trace du Fleuve, La Seine et Paris, 1750-1850, Paris, Editions de l’EHESS, 2016 [2000])),  viví  durante cinco años en compañía de las Gens de la Seine. Pero no se me aparecieron de inmediato, como si me estuvieran esperando en una caja de archivo. Para revivir el río en el siglo XVIII, era necesario dar la palabra a todas las personas involucradas en el Sena, y no dejarme guiar únicamente por las voces más potentes de quienes dominan la escritura, las de las autoridades encargadas del río, el preboste de los comerciantes y el rey.

He experimentado, pues, un enfoque histórico basado en archivos dispersos por varios depósitos. Esta historia social pretende restaurar la profundidad humana del río, la diversidad de intereses allí inmersos y los conflictos generados por la competencia en su uso. En el siglo XVIII, el Sena es un territorio saturado del que  cada uno trata  de aprovecharse para ganarse la vida, para promover  innovaciónes técnicas, para tratar de imponer nuevos desarrollos urbanos, o incluso para consolidar antiguas dinastías.

Bateau-lavoir sur la Seine à Paris. Vers le pont au Change. Charles Marville (1813–1879). Wikimedia Commons
Bateau-lavoir sur la Seine à Paris. Vers le pont au Change. Charles Marville (1813–1879). Wikimedia Commons

Ningún fondo archivístico particular permite revivir esta sociedad fluvial,  tan rica y colorida. Es necesario  repasar minuciosamente los informes diarios del “bureau de la ville” para extraer todo lo relacionado con la vida del río. Así, los arrendatarios de barcos de lavandería suscriben contratos de arrendamiento por el derecho a instalar su barco durante 60 años, mediante un alquiler y respetando restricciones muy duras. Es el estudio detenido de los 206 contratos firmados durante el siglo XVIII lo que me permitió crear un retrato de esta pequeña y relativamente cerrada sociedad, que se perpetúa en las orillas del río. Del mismo modo, la exposición precisa de las ordenanzas anuales que prohíben el comercio al por menor en los puertos, recordando sus horarios de apertura e imponiendo a los comerciantes respetar los espacios dedicados a cada mercancía, me orientó hacia la descripción de un espacio urbano extremadamente denso y muy vigilado. El Sena era en el siglo XVIII un lugar vital para la capital.

Es este rico material, que privilegia las muchas voces que hablan en el río, el que Gens de la Seine revive gracias a un trabajo conjunto con Michele Cohen. En este sentido, si la forma de escritura sonora creada por Michèle es una ruptura total con el estilo académico, que se inscribe por contra en total convergencia con mi enfoque historiográfico: promover una historia social original que rompa con una historia de París con demasiada frecuencia política debido a la capitalidad  de la ciudad”.

Véase también lo que esta historiadora escribe en la versión francesa de Slate.

 Copyright © 2016 Gens de la Seine/EHESS

Los historiadores y el big data: empleando el “macroscopio”

A finales del pasado año apareció un volumen titulado Exploring Big Historical Data. The Historian’s Macroscope (Imperial College Press), obra de los historiadores Shawn Graham (Carleton University), Ian Milligan (University of Waterloo) y Scott Weingart (Carnegie Mellon University). El trabajo empezó mucho antes, como es lógico, con la particularidad de que sus autores fueron mostrando el borrador a medida que lo iban redactanto. Y todavía puede consultarse.

Historian's Macroscope

Veamos el prefacio de ese borrador en línea:

“La historiadora se sienta en su escritorio y enciende la lámpara. Comienza a estudiar minuciosamente una pila de procedimientos judiciales mal fotocopiados del  Londres de finales del siglo XVIII, y transcribe el texto. A medida que trabaja, comienza a advertir patrones interesantes en el lenguaje utilizado para describir a las presas jóvenes. ‘Me pregunto….’.  Va al Old Bailey Online y comienza a buscar. Pronto, obtiene un corpus de un millar de procesos judiciales sobre mujeres presas. Descarga las transcripciones completas y las carga en Voyant Tools. Momentos después, tiene una gráfica de las palabras clave, sus posiciones y sus frecuencias en el tiempo. Crece cierta sospecha. Se dirige a MALLET y comienza a buscar la estructura semántica subyacente en los registros. El algoritmo, después de mucha exploración, parece sugerir que hay 23 temas que dan cuenta de la mayor parte de las palabras de cada texto.

Pero, ¿qué significan estos temas y estas listas de palabras? Ella comienza a explorar la relación entre los temas y los textos, dejando al descubierto una red de discurso, aparentemente en torno al deber moral del Estado hacia las mujeres presas. Toma esta red y comienza a explorar sus características formales como tal red – ¿Qué palabras, qué ideas, son la clave semántica? – mientras al mismo tiempo ejecuta la herramienta RezoViz (parte de Voyant Tools) sobre el corpus  para extraer los nombres y organizaciones mencionados en el documento. Comienza a consultar la red social que ha extraído, y es capaz de identificar subcomunidades de mujeres y guardas, niños y hombres, redondeándolo en un conjunto más pequeño de individuos clave que entrelazan toda la comunidad penitenciaria. Pronto, ella capta un sentido poderoso, macroscópico, no sólo de los discursos en torno a un siglo de estudios de las mujeres, sino también de los principales individuos, de las organizaciones, de sus conexiones. Mira el reloj; han pasado dos horas . Satisfecha, cierra su macroscopio histórico, su ordenador, y vuelve una vez más a la transcripción manual.

Vivimos en una época donde los estudiosos de las humanidades necesitan entender lo que los medios digitales, sus algoritmos, supuestos, usos y agencia están haciendo a los proyectos tradicionales de la investigación humanista. Las humanidades y los  medios digitales -nuevos medios- se remontan a décadas atrás, y han informado a menudo el desarrollo de ambas partes. Tomando una más amplia visión de lo que puede significar “nuevos medios”, observamos que la introducción de las revoluciones anteriores en la tecnología de la comunicación y las formas en que representan / construyen el conocimiento humano supusieron igualmente nuevas perspectivas y nuevos métodos en respuesta.

Nuestra estudiosa antes aludida describe una forma en la que los historiadores podrían verse implicados con los llamados “datos masivos” en historia. Hay otras. Entre los tres autores de este trabajo, hemos explorado muchas herramientas y perspectivas diferentes sobre grandes volúmenes de datos para la investigación histórica y humanística. Este volumen representa nuestra visión de lo que son algunos de los más útiles de estos enfoques en desarrollo, de cómo usarlos, de lo cautelosos que debemos ser y del tipo de preguntas y de nuevas perspectivas que nuestro macroscopio plantea.

Llamamos a este libro Historians’ Macroscope para sugerir tanto una herramienta como una perspectiva. No estamos diciendo que esta sea la forma en la que historiadores tengan que “hacer” la historia cuando se trata de grandes volúmenes de datos; más bien, es una pieza del juego de herramientas, una forma más de tratar con “grandes” cantidades de datos con las que los historiadores tienen que vérselas ahora. Más aún, un macroscopio, una herramienta para mirar lo muy grande, sugiere deliberadamente el banco de trabajo de un científico, donde el investigador se mueve entre diferentes herramientas para la exploración de diferentes escalas, tomando notas en un cuaderno de laboratorio. Del mismo modo, un enfoque para grandes volúmenes de datos por parte del historiador (argumentamos) tiene que ser un enfoque público, con el historiador manteniendo un cuaderno abierto para que otros puedan explorar los mismos caminos a través de la información, aunque posiblemente lleguen a conclusiones muy diferentes. Este es un enfoque generativo: hablar de datos masivos para las ciencias humanas no sólo es tratar de justificar un relato sobre el pasado, sino generar otros nuevos, nuevas perspectivas, dadas nuestras atalayas y herramientas”.

© Shawn Graham, Ian Milligan, Scott Weingart.

Fuente: Graham, Shawn, Ian Milligan y Scott Weingart. “Preface”, The Historian’s Macroscope – working title. Under contract with Imperial College Press. Open Draft Version, Autumn 2013, http://themacroscope.org

**
Una advertencia final, que podemos tomar directamente de la reseña de Adam Crymble para Reviews in History. Dice allí: “El libro no es una “historia”. Hay pocos argumentos historiográficos que se sometan a escrutinio en este trabajo, lo que es una pena, ya que hará poco por ganarse a los historiadores “tradicionales”. Sin embargo, ya que ese no es su propósito, realmente no es algo que se pueda alegar en su contra. En su lugar, se trata de un manual de metodología digital dirigido a ‘un estudiante avanzado en busca de orientación, cuando se encuentra por primera vez con grandes volúmenes de datos’ (p. XX). (…) Lo recomendaría encarecidamente a cualquiera que estuviera diseñando un curso sobre el análisis textual digital, y los estudiantes pueden esperar una sólida formación en una serie de conceptos útiles, incluyendo la lectura a distancia, el topic modeling  y ​​el análisis de redes, así como la visualización de datos”.

El Powerpoint: una maldita diapositiva tras otra

En el quinto número de la revista Computational Culture.
A journal of software studies, Erica Robles-Anderson y  Patrik Svensson nos ofrecen un muy interesante análisis sobre el Powerpoint, un texto titulado “One Damn Slide After Another: PowerPoint at every Occasion for Speech“. No es la primera vez que se trata tal asunto en esta bitácora, pero los comentarios de los aludidos autores merecen ser leídos con atención. He aquí el resumen;

Digital Projectors in Today's Church

“El PowerPoint está instalado en más de mil millones de ordenadores. Es el medio indispensable para las presentaciones, una de las aplicaciones de software más ubicuas en el mundo. Es probable que se haya utilizado para recaudar más dinero que cualquier otra herramienta en la historia. Los profesores confían en el PowerPoint. Los escolares de primaria lo usan para hacer presentaciones y también lo hacen los investigadores en ciencias, artes y  humanidades. Los sermones dominicales se ofrecen cada vez más con diapositivas, al igual que conferencias de prensa, ensayos y sesiones de información militar también se han convertido en ocasiones para emplearlas.  Dicen que el presidente de los Estados Unidos ve presentaciones de PowerPoint en la “Sala de Situaciones”.

Rara vez un dispositivo comercial ha ejercido tal dominio sobre las principales formas de discurso público. Durante más de veinticinco años,  PowerPoint ha presentadoen conferencias, eventos, charlas, sermones y reuniones informativas. Lo que antes eran momentos distintos,  se han formateado con el modelo de la demostración comercial. PowerPoint ofrece una infraestructura común, una plantilla para organizar el discurso y para la lógica de la argumentación. Como tal, conforma y produce el mundo. Sin embargo, la aplicación ha pasado casi totalmente desapercibida entre los estudiosos críticos de los medios de comunicación, de la tecnología y de las humanidades digitales. ¿Por qué? Pese a las extraordinarias quejas sobre la dominación total de los algoritmos, los protocolos, lo digital, los bits y la información, las condiciones materiales de uso del software rutinario ha sido en gran parte  descuidado como lugar clave para el trabajo cultural. ¿Dónde, por ejemplo, están los libros sobre software de impuestos, bases de datos de errores o aplicaciones de calendario personales? Quizá la omisión sea parte de un fracaso más grande a la hora de abordar el giro cotidiano.  Quizás simplemente sea difícil que los árboles nos dejen ver el bosque.

En este ensayo se contextualiza críticamente el PowerPoint. Se argumenta que muchas de las convenciones estilísticas asociadas con las diapositivas han sido durante mucho tiempo parte de las comunicaciones empresariales. La computación personal, sin embargo, aumenta proporcionalmente la producción de presentaciones. Y hace así que el trabajo intelectual esté vinculado con la expresión personal. El resultado ha sido el aumento de la cultura de la presentación. En una sociedad de la información, casi todo el mundo presenta. Analizar el software de presentación hace visible la -en gran parte- subestimada dependencia de la autoridad performativa en la producción de conocimiento. Al privilegiar inadvertidamente las relaciones entre la computación personal y formas de sociabilidad en red, los analistas culturales han dejado pasar las formas en que la computación personal transforma la cultura pública, las maneras en las que el software reconfigura las condiciones de la vida colectiva. Entrar en esas reconfiguraciones requiere tomarse en serio el software y su materialidad ampliada. El ensayo concluye con una discusión sobre los mecanismos alternativos de presentación. Si nosotros, como humanistas, queremos imaginar futuros con herramientas computacionales tendremos que analizar críticamente y  diseñar formas de middleware intelectual que materializan las relaciones entre los métodos de interpretación, los objetos con datos y las herramientas. Tendremos que hacernos preguntas como “¿Cómo piensa PowerPoint y cómo nos gustaría que pensara el software de presentación? “.

Dicho lo cual, solo cabe recordar que esta herramienta impone un modelo informativo reduccionista, muy alejado de la complejidad de nuestra disciplina y de la flexibilidad con la que se ha de impartir/presentar. El powerpoint es lineal, nada ambiguo, lo que puede bloquear e incluso aprisionar la explicación de lo que se quiere transmitir. Es decir, en último caso, exige al menos una reflexión concienzuda sobre su uso y no, como puede ocurrir, una utilización indiscriminada.

Fuente: Erica Robles-Anderson and Patrik Svensson, “One Damn Slide After Another: PowerPoint at every Occasion for Speech”, Computational Culture. A journal of software studies, volumen 5 (15/01/2016). URL: http://computationalculture.net/article/one-damn-slide-after-another-powerpoint-at-every-occasion-for-speech

El PowerPoint, desterrado del aula!

Interesante, aunque discutible en algún punto (como el de las redes sociales), es el texto que Bent Meier Sørensen, profesor de la Copenhagen Business School, publica en The Conversation. Su título, Let’s ban PowerPoint in lectures – it makes students more stupid and professors more boring“,  no deja lugar a dudas.

POWER POINT  1  07

Antes de entrar en materia (traducida), una confesión. No me cuento entre los amantes de la presentación docente con PowerPoint. Y ello por dos razones de desigual importancia. Ante todo, porque la materia histórica se conjuga mal con la simplicidad. Trátese de factores, causas o consecuencias, una presentación de este tipo tiende a la reducción, unilinealidad o unidireccionalidad. Y siendo como es la historia algo dinámico y complejo, acaba pareciendo estático y simple. Dicho de otro modo, entiendo que esa herramienta es útil para las ilustraciones gráficas, pero no lo es tanto o simplemente es ineficaz -incluso contraproducente- cuando se emplea para escribir breves textos que uno lee para subrayar lo expuesto. Todo lo cual se agrava por los efectos que una presentación con textos tiene sobre el propio docente, que tiende a reproducir la rigidez de aquella. Y, por otra parte, el uso de esta tecnología suele servir como excusa para proclamar que uno se ha “reciclado” o “modernizado” en el mundo digital, y nada más lejos de la realidad.

En fin, las objecciones que se le pueden poner fueron ya expuestas por Franck Frommer en El pensamiento PowerPoint (Península). Este periodista, además, subtitulada su obra de modo elocuente, Ensayo sobre un programa que nos vuelve estúpidos, incidiendo así en la misma idea que expuso Nicholas Carr, aunque la referencia declarada en este caso es la frase pronunciada por el General norteamericano James N. Mattis en una conferencia militar en North Carolina, idea que llevó a algunos mandos militares a prohibir tales presentaciones.

Resulta pertinente tener en cuenta todo ello,  dado que hay centenares de millones de personas que lo utilizan, dada la retórica que impone y  dado que su presencia en las aulas está muy generalizada.  De ahí el interés en el mencionado texto de Bent Meier Sørensen, que dice así:

conferences

“Cualquier profesor universitario que no guarde un recuerdo doloroso de alguna clase fallida es un mentiroso. En cierta ocasión, advertí de inmediato que había perdido por completo a los estudiantes: los que no habían caído en estado comatoso, estaban apáticos y ansiosos. Carente de gracia, me abandoné aún más a mi presentación de PowerPoint para que me salvara de la ruina total. Años más tarde, todavía puedo escucharme a mí mismo leyendo en voz alta los epígrafes subrayados en la pantala y me veo revolotear entre los estudiantes para venderles aquellos puntos.

Por suerte, no guardo ningún recuerdo de lo que los estudiantes pensaron de aquella clase, pero mi recuerdo más doloroso es la experiencia de aburrirme a mí mismo. Cuando eso sucede, es hora de cambiar las propias formas. Es eso lo que me he llevado a encabezar un movimiento para prohibir el PowerPoint en las lecciones.

Hay una serie de posibles razones para que una clase vaya mal: un curso mal planificado, preparación inadecuada, sentirse ese día sin inspiración, estudiantes desmotivados, una clase demasiado numerosa, un auditorio mal diseñado. A esta secuencia de viñetas con catástrofes le sigue el PowerPoint.

La clase física, cara a cara, es un caso potencialmente complejo y abierto en el que interactúan los estudiantes, las lecturas, el profesor y un caso o un problema teórico. Una presentación de PowerPoint  bloquea la lección convirtiéndola en un curso que ignora cualquier entrada que no sea la propia idea que el profesor en cuestión ha concebido el día anterior. Cercena la posibilidad de improvisación y  desviación, así como la oportunidad de adaptarse a la participación del estudiante sin desviarse de su ruta.

Esto es, por lo general, lo que hace que este tipo de presentaciones sean tan dolorosamente aburridas: aunque el público advierte  rápidamente por dónde va el presentador, éste o ésta  tiene que transitar por todos los puntos, mientras el público sueña con que la siguiente diapositiva pueda ser más interesante.

No apto para profesores

Sin embargo, para ser interesante y relevante en una lección, los profesores tienen que hacer preguntas y experimentar, no dar soluciones y resultados. Desafortunadamente, PowerPoint está diseñado para proporcionar exactamente eso. Ideado originalmente para Macintosh, la compañía que lo diseñó fue comprada por Microsoft. Tras su lanzamiento, el software fue dirigido cada vez más hacia los profesionales de negocios, especialmente consultores y vendedores atareados.

Sin embargo, durante la década de 1990 cuando fue adoptado de manera más general por las empresas, ya que se convirtió en parte del paquete Microsoft Office, lo que explica los resúmenes ejecutivos, meras frases, “resultados” ubicuos y planes de acción. Su camino en el mundo académico vino luego apoyado por el aumento de la presión sobre las facultades para ofrecer más docencia y por el aumento de la demanda de una población estudiantil más diversa que necesitaba ser guiada de forma más precisa a través de la selva del conocimiento.

Y resulta que PowerPoint no ha fortalecido a la academia. El problema básico es que un profesor no está destinado a vender píldoras de conocimiento a los estudiantes, sino que debería  hacer que los estudiantes se plantearan problemas. Tal proceso de aprendizaje es lento y arduo, y no puede ser resumido con esmero. Lo que PowerPoint produce es estupidez, por lo que algunos, como el estadístico estadounidense Edward Tufte, han dicho que es “demoníaco” .

Por supuesto, las nuevas tecnologías de presentación como Prezi, SlideRocket o Impress añaden un montón de nuevas características y animación en 3D, aunque yo diría que sólo empeoran las cosas. Un punto discutible no se convierte en relevante por moverlo de manera misteriosa. La verdad es que los PowerPoints son realmente difíciles de seguir y si uno se pierde un aspecto a menudo se pierde por completo.

A ello se añade la ambivalencia de lo que hay en esas viñetas. En mis presentaciones, los textos de las diapositivas sólo son realmente mis pensamientos privados y, a menudo, apresuradamente escritos. A diferencia de mis otros  trabajos publicados y evaluados, nadie ha visto ni criticado mis presentaciones en PowerPoint. Sin embargo, los estudiantes perciben mis viñetas como fuente autoridad, y a menudo las citan en sus trabajos en lugar de pagar el peaje que supone encontrar los aspectos significativos en los textos reales del curso.

Sin PowerPoint

Tras conseguir la prohibición de Facebook y otros usos de las redes sociales en nuestro programa de máster en filosofía y negocios en la Copenhagen Business School, recientemente también hemos  prohibido que los profesores usen PowerPoint. Aquí estamos en sintonía con las fuerzas armadas de los Estados Unidos, donde el general de brigada Herbert McMaster lo prohibió porque era considerado una mala herramienta para la toma de decisiones. No podríamos estar más de acuerdo, aunque permitimos que los profesores lo utilicenpara mostrar imágenes y videos, así como citas de autores primarios.

Aparte de eso, los profesores escriben con tiza en la pizarra   (o con rotuladores si ésta es blanca). Al contrario de lo que PowerPoint permite, la tiza y el encerado nos permiten anotar los aspectos que provienen de los estudiantes y conectarlos con los que nosotros mismos desarrollamos. La mayoría de las universidades están defendiendo en realidad el monopolio de Microsoft a hurtadillas, fijando arquitectónicamente el proyector y haciendo que PowerPoint tenga prioridad sobre otras tecnologías, como la pizarra.

Por supuesto, quitar la incómoda carga del PowerPoint de los hombros del profesor supone mayores exigencias en materia de planificación. Sin embargo, aunque en nuestro programa de máster nosotros, como profesores, tengamos un plan claro sobre lo que debería ocurrir en cada minuto de la clase, el contenido exacto debería seguir siendo variable y de composición abierta. Con el fin de apoyar la interacción, los estudiantes se sientan llevando su identificación visible, también introducida en la primera clase del curso del año pasado. De esta manera los estudiantes menos activos pueden ser llamados a ampliar los conceptos y las conexiones que se van añadiendo en la pizarra, ya sea desde su asiento o cuando se les pide que escriban en ella.

En todos mis años de uso del PowerPoint a la manera tradicional, los estudiantes se quejaban invariablemente de que no tenían las diapositivas antes de la conferencia. Hoy en día, los estudiantes no mencionan en absoluto la falta de PowerPoint  -sólo piden un mejor orden en mi pizarra. Tienen razón, pero a diferencia del orden rígido de una presentación de PowerPoint, el orden de la pizarra en se pueden mejorar en tiempo real.

Sin la tentación del PowerPoint, los profesores solo se pueden apoyar en los estudiantes. Este parece un giro de los acontecimientos mucho más prometedor”.

Fuente: Bent Meier Sørensen, “Let’s ban PowerPoint in lectures – it makes students more stupid and professors more boring“, The Conversation, 29 de abril de 2015

Copyright © 2010–2015, The Conversation Trust (UK).  Creative Commons — Attribution/No derivatives

Robert Darnton: libros y bibliotecas en el futuro digital

El pasado 7 de mayo, Robert Darnton impartió una conferencia en la Universidad de Ginebra con el título de “Livres et bibliothèques: quel avenir numérique?”.  Para quienes no pudieron asistir, por una u otra razón, Martin Grandjean ofrece un resumen en su magnífico blog:

martingradjeanblog

 

“El lado oscuro

La biblioteca de la Universidad de Harvard fue creada tras el legado de John Harvard en 1638: de repente, se convirtió en la biblioteca más grande de América del Norte, con 400 libros! Hoy en día, constatamos que la Universidad de Harvard está construida alrededor de su biblioteca, que con un fondo de 20 millones de libros es la más grande del mundo. Pero tener una rica biblioteca es una responsabilidad: ¿cómo compartir esa riqueza con todo el mundo?

La biblioteca de Alejandría no admitía como lectores más que a un puñado de eruditos. Su función principal, la que justificaba ese deseo de almacenar todos los libros del mundo, era ser un monumento a mayor gloria de la dinastía ptolemaica. Este ejemplo y el de las decenas de millones de libros destruidos por la URSS muestran que la historia de las bibliotecas también incluye una parte sombría, y a menudo han contribuido a legitimar monarcas o gobiernos, mientras reservaban el acceso a una élite.

De libros y paredes

Desde el siglo XIII las bibliotecas de Oxford están protegidas por muros de 4 a 6 metros de altura, erizados de púas. Hoy en día, todo esto es solo algo pintoresco. Sin embargo, existen barreras invisibles en el camino de la cultura: el ciudadano común se resiste a pasar por la puerta de las bibliotecas y los museos, siempre simbólicamente reservados para una élite (Bourdieu). Cómo señalaba Condorcet, ¿quién cuenta con el poder de los libros como vehículo para la democratización? Su visión puede parecer ingenua, incluso utópica, pero internet está transformando hoy esta constatación.

Los 17 volúmenes de la enciclopedia de Diderot le costaban a un trabajador común el equivalente a dos años y medio de salario. Hoy en día, los 30 millones de artículos de la Wikipedia son accesibles a cientos de millones de lectores de forma gratuita. Esta nueva transparencia, este nuevo acceso, transforma el mundo del conocimiento. Encontramos una forma de República de las Letras: una comunidad sin policía y sin fronteras, igualitaria y abierta a todo el mundo. Se extiende hasta los propios límites de internet, mientras que entonces estaba limitada, si no en el espíritu, sí al menos en la práctica. Por desgracia, esta tendencia hacia una mayor accesibilidad tropieza con una dinámica antagónica: algunos contenidos ver crecer sus limitaciones de acceso. Ahora tenemos que pagar 40.000 $ /año para la suscripción a una revista de química. El incremento de los precios de este tipo de publicación es cuatro veces más alto que la inflación de las últimas décadas. Tres firmas editoriales publican el 42% de todos los artículos científicos. No es una cuestión de avaricia, sino de modelo económico, ya que estos editores son corporaciones que necesitan generar beneficios para sus accionistas. Sin embargo, las bibliotecas no pueden asumir esta escalada, de lo que resulta una disminución mecánica en el acceso al conocimiento.

Lo digital, ¿socorro del acceso abierto?

Hay otra lógica, la del bien público. Los ciudadanos, que financian la investigación a través de impuestos, ¿no tienen derecho a disfrutar de los resultados de la misma? ¿Queremos una democratización o la mercantilización del acceso al conocimiento? La situación no es, obviamente, tan maniquea, pero la cuestión ha de ser planteada.

Tomemos el ejemplo de Google, que en 2004 comenzó a escanear las bibliotecas de investigación en los EE.UU.. En un principio, el programa estaba destinado exclusivamente para un servicio de búsquedas. Luego, la multinacional propuso vender el acceso a estos contenidos digitalizados, tras cuatro años de negociaciones con los autores y editores. La situación era tal que las bibliotecas se inclinaban a pagar por el acceso a sus propios libros. El Tribunal Federal ha rebajado por suerte este acuerdo, debido al evidente monopolio que la plataforma creaba.

Reunir y descentralizar: la Digital Public Library of America

Uno no puede menos que admirar la audacia de Google. ¿No podemos hacer lo mismo, pero con el objetivo de hacer la información accesible, como sugiere  la inscripción en la Biblioteca de Boston cuando dice “Free to all“? Hoy en día, gracias a internet, podemos hacerlo mejor que nuestros predecesores del siglo XIX: este es el objetivo que la Digital Public Library of America puso en marcha en abril de 2013.

Tras dos años de actividad, agrupa 10 millones de objetos provenientes de 1600 instituciones en 50 estados. Textos en más de 500 idiomas, vistos por millones de usuarios en todo el mundo. Incluye sistemas de cartografía de la información, motores de búsqueda, aplicaciones móviles, etcétera.

La DPLA es un sistema distribuido, es decir, una red que une las bibliotecas de manera que el usuario puede tener acceso inmediato al documento solicitado, aunque no esté directamente situado en la servidor de la institución que frecuenta. Desde un punto de vista legal, es una organización sin fines de lucro. Sin embargo, está lejos de ser burocrática, pues la organización es horizontal, estructurada en torno a hubs. El objetivo es extender esta estructura para crear sucursales en los 50 Estados, para asegurar el aspecto local de los contenidos (permitiendo también que el público traiga sus documentos, fotos, etc. para la digitalización). Hay trescientos voluntarios esparcidos por los Estados para facilitar esta integración.

DPLA Map
Mapa de los documentos disponibles en la DPLA ( ver mapa )

El público es muy diverso, incluye a investigadores, estudiantes, lectores de la tercera edad, cualquier persona que busca información, curiosos, etcétera. La infraestructura tecnológica es también resultado del trabajo de voluntarios. A raíz de una llamada a los informáticos americanos (que generó 1.100 respuestas), se seleccionó un equipo con los mejores. Todo está diseñado para ser compatible con Europeana y, a pesar de su nombre, la DPLA no es exclusivamente estadounidense, ya que formará parte de un sistema internacional, una biblioteca digital, gratuita y global.

La sorpresa radica en el éxito de la API, que permite el desarrollo de muchas aplicaciones de terceros que se conectan al sistema central. Al alentar este tipo de creatividad entre sus usuarios, la DPLA se une a su público, estableciendo relaciones en dos direcciones con el fin de colocar a los lectores en una perspectiva activa.

Perspectivas

Hoy en día, las fundaciones privadas apoyan generosamente este esfuerzo, pero es necesario establecer una base financiera sólida para mantener la infraestructura tecnológica al más alto nivel, reclutar talento y mejorar la administración. Curiosamente, el mayor problema es jurídico: el respeto a los derechos de autor es obvio, pero estos derechos se extienden de manera que muchos textos quedan excluidos de la colección (son libres pasados 70 años de la muerte del autor) . Varios tribunales civiles han dictado sentencias favorables a un uso justo (fair use) en esta materia, pero este terreno sigue siendo incierto. A veces es mejor contar con la buena voluntad de los autores y editores que son muy conscientes de que la mayoría de los libros ya se venden pasados unos años. Una vez que el valor comercial de un libro se agota, los autores entienden que muchas veces lo que necesitan son lectores, que es lo que una biblioteca puede ofrecerles.

Este espíritu público, utópico y pragmático de la DPLA es el de la filosofía de la Ilustración, concretada en el siglo XXI. Si tiene éxito, se pondrá el patrimonio humano al alcance de la humanidad misma”.

CC BY 3.0 CH

La historia: ¿una disciplina de libros o de revistas?

Con una introducción a cargo de Seth Denbo, director de “scholarly communication and digital initiatives” de la AHA, la revista Perspectives on History abría su número de abril con un dossier titulado “History as a Book Discipline”.   Se completaba con las aportaciones de Lara E. Putnam  (“The Opportunity Costs of Remaining a Book Discipline”);  Claire Bond Potter (“Is Digital Publishing Killing Books?”);  Fredrika J. Teute (“Dissertations Are Not Books”); y Timothy J. Gilfoyle (“The Changing Forms of History”). De entre todos ellos, nos quedaremos con el texto de Putnam, profesora y directora del departamento de historia de la University of Pittsburgh. Dice así:

April-Cover-PoH

“Durante más de una década, hemos declarado que la publicación de monografías está en crisis.  ¿Los desplazamientos estructurales hacen que sea aún tan crucial sostener la regla autoimpuesta en nuestra disciplina según la cual la investigación que se valora para la promoción debe llegar en paquetes de 300 páginas ? ¿O podríamos respirar tranquilamente, dar un paso atrás y evaluar los costes de continuar siendo una disciplina de libros?

Los cambios gigantescos  en curso en los presupuestos de las bibliotecas y en la capacidad de atención durante el grado hacen que la economía de la publicación de monografías sea cada vez más desafiante. Los textos especializados, dirigidos a una docena de los mejores expertos en un subcampo, son los libros menos viables en estas condiciones. Sin embargo, los profesores jóvenes deben escribir libros perfectamente orientados a ese público -en el futuro, revisores externos de sus plazas (tenure dossiers)– y convencer a las editoriales para que los publiquen. Cumplir estas dos exigencias con un único texto es ciertamente posible: nadie sería capaz de conseguir una plaza si no lo fuera. Pero, ¿es lo óptimo? ¿Siempre es  lo óptimo? ¿Qué podríamos ganar si se abrieran otros caminos?

Circunscribir la difusión académica a un solo tamaño -a textos de entre 80-120 mil palabras publicadas entre dos cubiertas físicas- impone costes de oportunidad en al menos tres dimensiones: en primer lugar, en la reducción de la visibilidad y la accesibilidad de la investigación; segundo, en la reducción de laHandcuffing exposición a la revisión por pares; y tercero, en la reducción de la flexibilidad para premiar el alcance público. La primera es una cuestión de conocimiento colectivo;  la segunda, de carreras individuales; la tercera, del lugar de los historiadores en el debate público. Ninguno de estos son reinos donde hoy nos podamos permitir obstáculos autoimpuestos.

Visibilidad y Acceso

En una era pre-internet, los libros eran rutinariamente más visibles y más accesibles que los artículos de revistas. Los catálogos de fichas y los índices de libros eran vías clave hacia la información. En contraste, las revistas tenían que buscarse título por título, en el mejor de los casos, o examinando tema por tema en aquellos que no publicaban índices multianuales. Guías meticulosas como el Handbook of Latin American Studies valían su peso en oro, pero eran limitadas en su capacidad de proporcionar una visión periférica. En un mundo así, realmente tenía sentido poner todos los huevos en cestas intelectuales académicas tamaño libro. Eran productos de marca y visibles. Si alguien quería saber lo que aguien tenía que decir, podía encontrarlo todo en un solo lugar. Y si alguien no te conocía de nada, pero quería saber sobre el tema X, podía saber lo que tenías que decir al respecto, siempre que los catalogadores de la Biblioteca del Congreso hubiesen incorporado esa parte de tu contribución.

Dentro de ese ecosistema de la información, los libros eran más visibles y más accesibles que los artículos, y el hecho de que lo fueran ampliamente -abarcando todos los hechos útiles que un erudito dado había descubierto en el transcurso de una década, y cada pensamiento inteligente que había tenido sobre esos hechos-  era una característica, no un error.

Avancemos un cuarto de siglo. Ya no dependemos de la monografía como agregador. La búsqueda basada en la web ofrece descubrimientos mucho más abarcadores, precisos y granulares. Obviamente, la búsqueda digital puede hacerse bien o mal, puede perderse las fuentes esenciales o confundir el grano con la paja.  Pero la conclusión es que las limitaciones que una vez hicieron que 10.000 palabras de erudición histórica fueran mucho más visibles si se empaquetabsn junto con otras 90.000 palabras del mismo autor en un solo libro, y no junto a obras de otras personas en una revista periódica, se han esfumado. Pintad esos huevos y escondedlos por doquier: la gente que los necesite será capaz de encontrarlos todos.

La accesibilidad también ha cambiado. Cuando la información viaja en forma física, se accede con más eficiencia a los grandes trozos  que a los más pequeños y dispersos. Ya no. En realidad, los costes y restricciones al acceso digitalizado de las revistas son un calvario. Las batallas clave se libraron entre editores y bibliotecas sin que nosotros, productores y consumidores, hayamos tenido un papel crítico que desempeñar. Pero incluso con las políticas actuales, casi todas las revistas de historia permiten a los autores ofrecer versiones previas (pre-copy-edited) de artículos publicados en repositorios institucionales después de, como máximo, un embargo de dos años (tales embargos, aunque no insignificantes, duelen menos en historia que en disciplinas donde la revisión es más rápida. Dos años es una pequeña fracción de la vida útil de un artículo sólido). Así pues, con las estructuras ya existentes, podemos hacer que todo lo que publicamos en forma de artículo sea de libre acceso para cualquier persona con una conexión a Internet en cualquier lugar del mundo y con sólo un retraso de dos años. Cualquier cosa que publiquemos en forma de libro estará disponible para un acceso similar. . . 70 años después de nuestra muerte.

Nada de esto significa que las personas que quieran publicar proyectos en forma de libro no deban hacerlo. Se trata simplemente de tener en cuenta que, si bien hubo un tiempo en que la visibilidad y la accesibilidad fueron mayores para las investigaciones publicadas en forma de libro en vez de en artículos, estas dos ventajas están hoy invertidas.

Credit: Brenda Clarke, CC BY 2.0, flic.kr/p/8JBSSW
Credit: Brenda Clarke, CC BY 2.0, flic.kr/p/8JBSSW

 

Revisión por pares

Parte de mi afán de imaginar la historia como una disciplina de artículos refleja los cinco años que pasé como coeditora de la Hispanic American Historical Review, presenciando desde dentro el sistema de revisión por pares. Por supuesto, algunos lectores se retrasan; hay algunas notas ácidas que resultan chocantes. Pero, en general, fue realmente inspirador ver el asesoramiento detallado y reflexivo que todos están dispuestos a ofrecerse sin ninguna recompensa a cambio, y lo mucho que nuestro trabajo mejora mediante ese proceso.

Dado que los editores de libros, frente a los cambios gigantescos mencionados anteriormente, no quieren más de uno o dos capítulos que se superpongan con una publicación previa en revistas, el hecho de que permanezcamos artificialmente como una disciplina de libros plantea el coste de publicar artículos. Esto significa que los estudiosos ven menos revisiones por pares, y durante largos períodos no obtienen ninguna información procedente de tal revisión.

Aquí, el efecto de umbral que hemos creado es particularmente perverso. A los efectos de promoción, no se obtiene ningún crédito por haber escrito 6/7 partes de un libro publicable. Así, los tutores con aversión al riesgo predican aquello de “termina el libro” antes que nada, y los jóvenes con aversión al riesgo lo cumplen febrilmente .

No creo que apreciemos lo costoso que es esto. Los revisores escriben evaluaciones extensas, profundas y francas, de forma gratuita y repetida. Los jóvenes investigadores se beneficiarían enormemente de múltiples muestras previas de los tipos de crítica establecida que los especialistas han de ofrecer, en el transcurso de una temprana carrera, en lugar de los informes de sólo dos lectores de un manuscrito de un libro cuando ya es demasiado tarde para arreglar nada sustantivo, y cuando lo que está en juego es dolorosamente mucho.

La eliminación de los estudiosos del proceso de revisión por pares por largos perídos tras la obtención de una plaza (post-tenure) es también costoso. La renuencia de los profesores titulares (Associate professors) a publicar artículos es una respuesta racional a los efectos de umbral que el modelo de “disciplina-libro” impone. Pero pasar años alejados de la llamada-respuesta de la revisión por pares puede alimentar el aislamiento intelectual y hacer que el reingreso sea innecesariamente tenso. Esa no es la única causa de que se malogren carreras en pleno desarrollo -pero seguramente no ayuda.

Y además de los costes para los individuos, existen costes para el conocimiento colectivo. Si un estudioso publica seis de siete artículos en el camino hacia la promoción y por alguna razón no va más allá, todos compartimos el beneficio que para el conocimientos suponen esos seis artículos. Si un estudioso escribe seis de siete capítulos de libros y se detiene,  el conocimiento se queda en la fortaleza de su ordenador para siempre.

Flexibilidad

Estructurar las expectativas profesionales en una disciplina-libro es como vivir en un país de billetes de 100 dólares. Tal vez nos gustaría ser más flexibles sobre qué comprar. Pero la conclusión es que no se puede obtener cambio. Reconocemos la necesidad de recompensar no sólo la investigación y difusión académica, sino la enseñanza, el servicio y el compromiso. Sin embargo, si la unidad irreductible de la promoción académica es un proyecto de investigación de siete años que lleva a una monografía de 100 mil  palabras, no queda mucho espacio para la flexibilidad.

Por el contrario, un mundo en el que seis o siete buenos artículos en revistas arbitradas formen una base habitual para obtener una plaza y para promocionar es algo con mucho mayor potencial de variación. Tal vez algunos departamentos tendrían como objetivo una división 70-30 entre proyección académica y pública, esperando cuatro o cinco artículos y una presencia pública sostenida como blogero o ensayista. Tal vez los estudiosos dentro de un mismo departamento podrían negociar metas personalizadas para maximizar sus dones particulares.

Probablemente no dejaríamos de escribir libros. Los historiadores tienden a amar los libros con una pasión profunda y obsesiva. Pero queda por ver qué libros escribiríamos! Uno podría publicar cuatro artículos académicos, pongamos por caso, y un libro orientado a compartir esos conocimientos con el público en general, con  palabras escritas especialmente para esa audiencia.

La conclusión es que la producción académica en la que insisten los historiadores, esa que llega en pedazos en tamaño de libro con el fin de contar para la promoción, reduce radicalmente la flexibilidad de los estudiosos al inicio y mitad de sus carreras para dedicarse a  cualquier otra cosa, ya sean artículos arbitrados o difusión pública o géneros digitales todavía no contemplados.

Tengamos en cuenta que la creación de una reputación entre los catedráticos (full professors) ya está libre del imperativo monográfico. Y, sin duda en parte como respuesta, los historiadores destacados escriben todo tipo de cosas maravillosas, jugando con el formato y el objeto en formas a las que antes no se hubieran arriesgado -o tenido tiempo de arriesgar, ya que el ascenso requería una muy diferente tarea específica. Pero, ¿por qué estructurar el sistema para que ningún profesor ayudante o titular puedan racionalmente hacer lo mismo? ¿Por qué habríamos de limitar la creatividad de los jóvenes investigadores, cuando, en verdad, nosotros no tenemos que hacerlo?

Los decanos ya entienden qué son las revistas arbitradas, así como  “los perfiles de los artículos”.  Empujar en esta dirección no requiere una reeducación radical con guardianes externos. Tampoco  requiere la devaluación de la monografía tradicional como una vía para la promoción. Dejemos que florezcan mil flores. Rompamos el monopolio del billete de 100 dólares. Ser una disciplina libros-y o-artículos  no elimina los desafíos a los que nos enfrentamos: pero sí abre una gama más amplia de soluciones”.

cc

 

¿Por qué deben usar Twitter los historiadores?

El siempre interesante portal HNN nos ofrece una breve y ligera entrevista titulada “Why Historians Should Use Twitter: An Interview with Katrina Gulliver“. La realiza Alexander S. Collie, estudiante en la Longwood University y “HNN intern”.  Este es su contenido al completo:

Katrina Gulliver es la fundadora de Twitterstorians, una de las principales cuentas de Twitter que ofrecen tweets de y sobre los historiadores. Es profesora en la Universidad de Nueva Gales del Sur. Tiene un doctorado de la Universidad de Cambridge y es autora de Modern Women in China and Japan: Gender, Feminism and Global Modernity Between the Wars (2012).

twitterstorians

Los tweets se limitan a sólo 140 caracteres. ¿Por qué un historiador se plantearía usar de Twitter?

Twitter es una gran manera de compartir no sólo las ideas, sino también mantenerse al día con las discusiones dentro y fuera de la academia. La información sobre muchos de los vertiginosos eventos noticiosos es ahora más fácil de conseguir en los medios de comunicación social que en los tradicionales.

Los medios sociales, especialmente Twitter, hah desempeñado cierto papel en varios eventos de alto perfil en los últimos años, sobre todo durante la primavera árabe, en la que los activistas utilizaban Twitter y Facebook para coordinarse y estar al día sobre los acontecimientos. En su opinión, ¿qué influencia tuvieron los medios sociales en la Primavera Árabe?

Yo no soy un experta en el Oriente Medio, en realidad no me siento capacitada para responder a eso.

En su página web se menciona que está clasificada como la persona más influyente en twitter de entre las de su corporación y, además, es fundadora del hashtag “twitterstorian.” ¿Puede explicar que la impulsó a iniciar el movimiento twitterstorian y cómo se desarrolló?

Yo estaba sentada en mi apartamento en Cambridge y me preguntaba cómo encontrar otros historiadores en twitter. Planteé ese posible hashtag con algunos otros en twitter, y de allí partió.

¿Alguna vez pensó que el hashtag twitterstorian se convertiría en un éxito?

En sus inicios, mi idea principal era permitir que los historiadores se identificaran a sí mismos y entre sí. Ha crecido de una manera que no hubiera esperado.

¿Cómo define usted el éxito?

En las redes sociales: para mí, ha sido encontrar compañeros (y amigos) que yo no hubiera conocido de ninguna otra manera.

¿Qué hace que un hashtag tenga éxito en twitter y qué cualidades ha de tener un post o un vídeo para convertirse en una sensación viral?

Eso parece muy difícil de contestar. No hay más que fijarse en la clase de cosas que han sido virales, ya sea el desafío del cubo de agua fría  o el vestido blanco azul / negro y oro! Algunas cosas parecen ocurrir en el momento adecuado. Si supiera el secreto del éxito viral, haría una fortuna!

Usted tiene una gran presencia en los medios sociales, con más de 4.000 seguidores solo en twitter. ¿Cómo ha usado esta red para continuar sus estudios y carrera?

Sin duda me ha ayudado a desarrollar relaciones más profesionales, que me han beneficiado de diferentes maneras. Cuando organicé una conferencia en Alemania, varios de los participantes eran personas que se habían enterado a través de los medios de comunicación social. Además, he obtenido consejos sobre la manera de llevar mi investigación de seguidores en Twitter, lo que me ha sido muy útil.

¿Los usuarios del hashtag twitterstorian se han beneficiado de su uso de una manera que no habría sido posible antes de que empezaran a utilizar el hashtag?

Eso me es imposible saberlo.

¿Todos los tuits han sido consecuentes? ¿Motivará a alguien a escribir una tesis o llevar a cabo una nueva investigación?

No sé – pero definitivamente he visto a gente encontrar nuevas fuentes e ideas en twitter.

Estamos viviendo en un momento en que el mundo nunca ha estado más conectado, a nivel comercial, político y personal. En Twitter hay más de 500 millones de tweets por día y Facebook cuenta con más de mil millones de usuarios. ¿Cómo vislumbra a los historiadores futuros, utilizando este tipo de información para obtener información sobre la vida en el siglo XXI?

Eso depende de la cantidad de datos que sobreviva. Confiemos en que las compañías de medios sociales lo almacenen si queremos que sea un recurso futuro! (O simplemente en que la NSA lo tenga todo archivado…)

Los artículos de periódicos y revistas son un elemento habitual en la investigación histórica. ¿Cree que los tweets y los estados de Facebook serán citados algún día en las tesis?

Creo que Facebook y otras redes sociales ya están siendo utilizados por los historiadores de los acontecimientos recientes (como la primavera árabe), al igual que los comentarios en las redes sociales han sido la base de procesos penales.

¿Tiene un tweet favorito?

Creo que tengo unos 400 en mi lista de favoritos ahora mismo!

¿Tiene una cuenta de twitter favorita entre las que sigue?

Disfruto con algunos contenidos de Twitter.  El @badbanana de Tim Siedell es hilarante.

Para aquellos que estén interesados ​​en la creación de una cuenta de Twitter y con el hashtag twitterstorian, ¿tienes algún consejo o asesoramiento que desee compartir?

Entra, zambúllete!

Por último, ¿puede resumir los beneficios de tener una cuenta de Twitter y por qué los historiadores deberían meterse en comunidades en línea de 140 caracteres o menos?

Twitter puede ayudar a encontrar personas interesadas en todos los temas históricos, y hacer que veas tu trabajo bajo otros prismas.

© 2015 HNN. All rights reserved

Los peligros del Big Data: la caja negra

El pasado enero salió a la venta The Black Box Society. The Secret Algorithms That Control Money and Information (Harvard UP), del jurista y académico Frank Pasquale. Para conocer la repercusión del volumen, recomiendo, por ejemplo, la reseña de David Auerbarch para Slate.

The Black Box Society

Amén de lo anterior, y dado el tema que trata, desde hace meses distintos medios han estado informando sobre su inminente aparición, con entrevistas a su autor sobre el contenido.  Es el caso de la revista TRUE (núm. 8). Dicha publicación, perteneciente al conglomerado FleishmanHillard, lo presentaba del siguiente modo:

“Olvídese de Edward Snowden y del espionaje gubernamental. El profesor de derecho Frank Pasquale examina la actual recopilación de datos generalizada y sin restricciones para el negocio en The Black Box Society (…). Plantea preguntas sobre lo que puede suceder con las personas, las empresas y las economías cuando algunos de los datos resultan ser incorrectos. ¿Debería permitirse a los sujetos sometidos al microscopio de datos hacer frente a sus acusadores, por así decirlo? (…)

TRUE: ¿Qué quiere decir cuando se habla de una sociedad tipo Black box?

Pasquale: Los ingenieros utilizan el término caja negra para describir un sistema en el que podemos ver a los inputs entrando y los outputs saliendo, pero en el que entre unos y otros existe algún proceso opaco, intangible, que transforma las enradas en salidas bajo un velo de secreto. Google a veces se refiere a su algoritmo de caja negra como el ingrediente secreto que les da una ventaja competitiva. Las empresas confían cada vez más en esta estrategia del secreto cuando se trata de datos, presuponiendo que la gente manipularía el sistema si supiera cómo funciona. Esa es la explicación más obvia del término caja negra.

Pero cuando se me ocurrió el título, también estaba pensando en la caja negra de los aviones, que desempeña su papel en los accidentes. Esa caja negra es algo que registra todo lo que está pasando en el avión y registra algo así como 30.000 variables. Si nos fijamos en el Internet de las cosas, en los datos masivos y en la ubicuidad de las redes de sensores, es casi como si estuviéramos siendo monitoreados al modo del avión. Todos tenemos nuestras propias cajas negras. Suponemos que de nuestro uso de Internet se haga un seguimiento, que sea troceado y monitoreado, pero ahora, con el Internet de las cosas, incluso nuestro espacio real más allá de Internet también se está supervisando.

Es por eso que cuando hay una violación de datos -si se piensa en la recopilación de datos de esta manera- se ve el enorme potencial de daño. Piense en los mercados negros de datos donde se venden archivos, contraseñas, nombres de usuario, números de tarjetas de seguridad social, números de tarjetas de crédito e incluso registros médicos. El potencial de la recolección de datos se extiende mucho más allá de la simple personalización de mensajes de marketing.

(…)”

Si esa es la idea general, el método utilizado y el argumento central los relató su autor en una conversación con Lawrence Joseph para el blog Balkinization:

(…)

LJ: El método de análisis del libro,  ¿podría explicarlo?

FP: Trato de zambullirme en las ciencias sociales. Esta es una respuesta a la obra de Ian Shapiro (que ha clamado por la investigación orientada por problemas –problem driven– para complementar el trabajo orientado por el método –method driven), Russ Roberts (un crítico  de los modelos matemáticos en economía)  y Thomas Piketty (quien ha integrado enfoques históricos, económicos y literarios en El Capital en el siglo XXI).

El asunto central de The Black Box Society -agnotología, la supresión o destrucción de conocimiento- es un tema particularmente difícil de interpretar de forma metódica. Pero he tratado de poner de relieve algunas controversias muy importantes, mostrar su relevancia más amplia y explicar qué leyes tendrían que cambiar para que entendiéramos realmente el valor de lo que los brokers  de datos, motores de búsqueda, financieros o contratistas de seguridad nacional están haciendo. Justifico esas propuestas de política en relación con el trabajo emergente en las ramas más normativamente orientadas de la economía política y la ciencia social.

También me inspiro algo en Nancy Krieger, que desafió a los que atribuye los eventos a una “red de causalidad” a pensar más profundamente acerca de lo que une las causas. “¿Dónde está la araña?”, se preguntaría Krieger acerca de esas webs. En mi caso, acontecimientos como la crisis financiera aún son vistos  por mucha gente como resultado de transacciones increíblemente complejas y opacas, apuestas y promesas. Pero, ¿a quién benefician en última instancia? ¿Cuáles de sus acciones se difundieron a los cuatro vientos y cuáles se ocultaron? ¿Quién está atrapado en la web, y quien se desliza sin esfuerzo a la parte superior de la misma?

(…)

LJ: ¿Cómo resumiría los temas principales del libro y las afirmaciones de hecho?

FP: El libro critica a Silicon Valley y a Wall Street, ofrece una guía de lo que podría ser una mejor respuesta legal a sus abusos, y sirve como introducción a una economía política de la información. Permítame tratarlos uno a uno.

He aquí una paradoja que estoy tratando de resolver: incluso cuando el cambio económico parece acelerarse las jerarquías existentes de poder y riqueza parecen cada vez más osificadas, estables, seguras. Trazo este problema a partir de dos tendencias que se refuerzan mutuamente: la financiarización de los datos, y la datificación de las finanzas.

(…)

Como sucedió en anteriores fiebres del oro, la carrera de los plutócratas (plutechrats) por amasar, controlar y manipular datos daña inevitablemente a la gente comun y a las empresas que necesitan préstamos o inversiones, o una plataforma, un auditorio, aplicaciones, etc. Parte de la historia que cuento es cómo la manipulación magistral de la ley ha permitido a los gigantes de la tecnología y las finanzas crecer increíblemente rápido, desviando los tipos de regulación que habrían creado un campo de juego de económico de más nivel. Europa está empezando a ponerse al día con ellos mediante la aplicación de las leyes existentes. Mi libro muestra cómo los EE.UU. podrían, tal vez, hacer lo que Europa, utilizando herramientas que van desde la protección del consumidor a una regulación financiera renovada.

Yo defiendo una política mucho más agresiva en cuanto a la utilización de datos por las grandes empresas. (…)

También reconozco que la ampliación de las leyes actuales puede no estar a la altura de la regulación de una nueva economía, basada en datos. Así que voy a plantear alternativas públicas en muchas áreas críticas: motores de búsqueda, banca y calificaciones de crédito públicos son un comienzo.

(…)”

 ©2015 FleishmanHillard / Balkin.com

 

Humanidades y acceso abierto

Hace ya unos meses, en su muy estimable blog y en una de las distintas entradas que a ello ha dedicado, Joaquín Rodríguez se preguntaba: “¿Por qué Open Access?”  La respuesta era presentada de inmediato e incluía 14 meridianas y justificadas razones, que recomiendo repasar.

Dentro de ese movimiento (o como quieran llamarlo), una de las iniciativas a alabar es la de Cambridge Open Access, de la que ya hemos hablado aquí parcialmente.  Y lo hacemos de nuevo  a propósito de la publicación de Open Access and the Humanities Contexts, Controversies and the Future, el libro de  Martin Paul Eve.

Open Access and the Humanities

Como quiera que el volumen se puede descargar en su totalidad, nos limitaremos a presentar unos párrafos del prefacio que ha elaborado Peter Suber, de quien ya hemos hablado en otra ocasión.  Veamos, pues, unos pocos párrafos de esa introducción de Suber:

“El acceso abierto beneficia a las ciencias y a las humanidades por igual, pero su crecimiento ha sido más rápido en ciencias. Eso puede parecer extraño hasta que nos damos cuenta de que los beneficios no son los únicos factores que afectan al crecimiento. La luz del sol beneficia a todas las plantas por igual, pero algunas viven en climas secos, algunas a gran altura, algunas en suelo rocoso.

El acceso abierto (OA) ayuda a los lectores a encontrar, recuperar, leer y utilizar la investigación que necesitan. Al mismo tiempo, ayuda a los autores a ampliar su audiencia y amplificar su impacto. Esos son los principales beneficios. Pero estos beneficios conducen a otros. Si el OA ayuda a los lectores y a los autores en la investigación, entonces ayuda a mejorar la investigación y beneficia a todo lo que depende de la investigación. En el caso de las ciencias, puede significar nuevos medicamentos y tecnologías útiles, y en el caso de las humanidades puede significar enriquecer la educación, la política, la compasión, la imaginación y el entendimiento.

Uno de los argumentos más convincentes para la legislación de las políticas de OA es que los gobiernos deben garantizar el acceso público a los resultados de la investigación financiada con fondos públicos. Este argumento es muy eficaz, ya que tiene como objetivo acelerar la investigación que ya hemos decidido financiar con dinero público, aumentar la rentabilidad de la gran inversión pública en la investigación y ser justos con los contribuyentes. No hay ningún inconveniente para el interés público, solamente una ventaja  incompleta. Hay más fondos públicos para la investigación científica que para la investigación en humanidades. Muchos más. Llamemos a eso el clima seco de las humanidades.

Las revistas de humanidades tienen mayores tasas de rechazo que las revistas de las ciencias. Esto no se debe a que sean más rigurosas, sino a que cubren temas más amplios y reciben correspondientemente más envíos por artículo publicado. En cualquier caso, sus mayores tasas de rechazo afectan a su capacidad para cobrar cuotas para cubrir los costes de producción (las tasas son  el modelo de negocio más conocido, pero no el más común entre las publicaciones de OA). Si alguien, en el lado del autor de la transacción, tales como su empleador o financiador, paga un cargo por el procesamiento del artículo, entonces nadie tiene que pagar del lado del lector, y el trabajo puede llegar a ser de OA. Pero los honorarios de un artículo deben cubrir los costes de evaluación de todos los artículos rechazados por cada uno aceptado. Por tanto, las publicaciones de OA basadas en tartifas con altos índices de rechazo deben cobrar cuotas más altas que otras revistas. El modelo basado en tarifas funciona mejor en campos bien financiados con relativamente bajas tasas de rechazo, y peor en campos como las humanidades. Se trata de un clima seco combinado con la dificultad de trasplantar un cultivo de clima húmedo a otro seco.

(…)

Cambridge Open Access

(…) Algunos mitos y malentendidos acerca del OA son más tenaces y están más extendidos en humanidades que en ciencias. Esto añade obstáculos innecesarios al crecimiento del OA. Por ejemplo, un mayor  porcentaje de humanistas que de científicos cree que la publicación en una revista de prestigio alto (no OA) descarta hacer lo mismo en  OA a través de un repositorio en línea, que incluso un bien implementado OA corre el riesgo de infringir los derechos de autor, que la mayoría de las publicaciones de OA cobran tarifas a los autores (o a quien les financia), que la mayoría de cuotas en revistas de acceso abierto basadas en tarifas las pagan los autores de su propio bolsillo, que la mayoría de editores sin ánimo de lucro temen y evitan el OA y que la mayoría de los editores de OA son laxos con el control de calidad.

(…)

Hubo un tiempo en que el crecimiento del OA en ciencias también fue lento, y se mantuvo lento por un círculo vicioso.  Sin embargo, en menos de veinte años -largo en tiempo de Internet, corto en la historia de la academia- el círculo vicioso de las ciencias se convirtió en un círculo virtuoso. Este reverso no es lógicamente imposible. Se requiere una mejora constante en ejemplos prácticos para alimentar la comprensión, así como una mejora constante en la comprensión para alimentar los ejemplos prácticos.

La buena noticia es que este crecimiento lo vemos hoy en las humanidades. Martin Eve se encuentra entre los líderes que hacen que esto suceda. Es un líder en la provisión de ejemplos prácticos y un líder en la corrección de mitos y malentendidos -sin minusvalorar los problemas- a través de sus artículos, blogs, conferencias y, ahora, mediante este libro”.

© Cambridge University Press 2015. Creative Commons licence on Cambridge Books Online

 

 

Las políticas de la Wikipedia: ¿libre y abierta?

De tanto en tanto, hemos presentado en esta bitácora oponiones enfrentadas sobre el mundo de la Wikipedia, y el del código abierto en general. A finales del pasado año, llegó un nuevo volumen que contiene un buen número de análisis y referencias a considerar: Wikipedia and the Politics of Openness (UChicago), de Nathaniel Tkacz.

Wikipedia and the Politics of Openness

He aquí lo que nos dice el editor:

“Pocas virtudes son tan celebradas en la cultura contemporánea como la de la apertura (Openness). Arraigada en la cultura del software y acarreando  más de una bocanada del utopismo técnico de Silicon Valley, la apertura -de toma de decisiones, datos y estructuras organizativas- es vista como la cura para muchos de los problemas existentes en la política y los negocios.

Pero, ¿qué significa la apertura, cómo sería (o parecería) una teoría política de la apertura? Con Wikipedia and the Politics of Openness, Nathaniel Tkacz utiliza la Wikipedia, el producto más importante de organización abierta, para analizar la teoría y la política de la apertura en la práctica -y para romper su hechizo. A través de las discusiones delas  guerras de edición, las políticas de supresión de artículos, los niveles de acceso de los usuarios, entre otros, Tkacz nos permite ver cómo los conceptos clave de la colaboración – como apertura, la ad-hocracia y la división de proyectos controvertidos mediante una “bifurcación“- funcionan en realidad.

El libro resultante es el análisis crítico más rico sobre la idea de apertura hasta la fecha, uno que arraiga la teoría de los medios de comunicación en la realidad desordenada y, por lo tanto, ayuda a movernos más allá de las vaporosas promesas de los utópicos digitales y da los primeros pasos hacia la verdadera comprensión de lo que hace la apertura, o su impugnación, tienen que ofrecer”.

Como complemento, podemos acudir a la reseña de Paul Bernal para THE. Entre otras cosas, allí nos dice:

“…es una crítica no sólo de la Wikipedia, sino de la idea de apertura al completo- una de las vacas sagradas de internet, algo que es considerado casi como más allá de la crítica. A veces la crítica es devastadora. Tkacz desmonta algunos de los supuestos más fundamentales de la idea de apertura – y desafía el idealismo que los sustenta, la creencia aparentemente sincera de los defensores de la apertura en la casi perfección de su enfoque de consenso y toma de decisiones.

(…)

Como él mismo dice en su conclusión: “El problema de la apertura no es que no esté abierto; es que concibe el mundo en términos de esta cuestión. Por consiguiente, mi tarea no era demostrar que Wikipedia es en realidad cerrada, jerárquica, centralizada, burocrática o totalitaria, sino más bien tratar de pensar políticamente diferente”.

Tkacz piensa de manera diferente – y desafía a sus lectores a pensar de manera diferente. Wikipedia and the Politics of Openness hizo que yo también lo hiciera. Para un libro académico, ese podría ser el mayor de los elogios”.

La wikipedia y los profesores

Hace unos meses apareció el volumen Common Knowledge? An Ethnography of Wikipedia (Stanford UP), obra de Dariusz Jemielniak, joven profesor de management en la polaca Kozminski University. Así nos lo presenta el editor:

An Ethnography of Wikipedia

“Con énfasis en el contenido y la colaboración masivos, Wikipedia ejemplifica un alejamiento de los tradicionales modelos de gestión y organización. Este “proyecto” emblemático se ha caracterizado diversamente como revolución de la información y “mente de colmena”, atrayendo a millones de nuevos usuarios incluso aunque se la haya tildado de  anárquica y denigrada, como algo plagado de desinformación. ¿La estructura de la Wikipedia y su funcionamiento interno han promovido su crecimiento asombroso y su perdurable relevancia pública?

En Common Knowledge?, Dariusz Jemielniak se basa en su experiencia académica y en sus años de participación activa dentro de la comunidad wikipedista para llevar a sus lectores al interior del sitio, iluminando su funcionamiento y deconstruyendo su peculiar organización. Frente a ideas erróneas sobre su gobernanza, su autenticidad y su accesibilidad, Jemielniak ofrece la primera etnografía de la Wikipedia, revelando que no todo está a merced del público: más bien ofrece un equilibrio entre acceso abierto y poder con una única burocracia que se separa de las formas tradicionales de organización. En su recorrido, Jemielniak incorpora casos fascinantes que destacan el tira y afloja entre los participantes a medida que avanzan en ese pionero entorno”.

A mayor abundamiento, Jemielniak ha publicado varios artículos de índole promocional, en Slate,  The Daily Dot y The Chronicle. Nos quedamos con este último, titulado “Wikipedia, a Professor’s Best Friend“. Veamos:

“Michael Gorman, expresidente de la American Library Association, escribió hace unos años que “un profesor que fomenta el uso de la Wikipedia es el equivalente intelectual de un dietista que recomienda una dieta constante de Big Macs”. Si eso es cierto, debo ser un vendedor de comida rápida intelectual.

Soy un profesor que no solo recomienda a sus estudiantes que usen Wikipedia, sino que también los alienta a editarla y desarrollarla. Sin embargo, estoy en clara minoría dentro del mundo académico. La mayoría de los profesores tratan la Wikipedia con sospecha y desprecio, cuando no con odio.

Algunos de los sentimientos negativos de mis colegas se pueden explicar por el conservadurismo natural de los círculos académicos o simplemente porque no entienden cómo funciona la Wikipedia. Es cierto que muchas de sus dudas están justificadas. A pesar de que ya en 2005 se reconoció que la Wikipedia no contenía muchos más errores relevantes que la Enciclopedia Británica,  y aunque desde entonces la Wikipedia ha crecido y mejorado significativamente, de vez en cuando un error espectacular o un estudio académico muestran que todavía está lejos de ser perfecta.

Sin embargo, las verdaderas razones de la aversión general hacia la Wikipedia entre los estudiosos son más profundas. Por un lado, los académicos solían tener el monopolio de la producción de conocimiento. Ahora, un grupo de maoístas digitales crean y gestionan el conocimiento sin pedir ninguna remuneración ni reconocimiento. Tiene que haber al menos un poco de aversión hacia un proyecto que es muy eficaz proporcionando de forma gratuita algo por lo que los académicos cobran.

En segundo lugar, Wikipedia genera celos, ya que es uno de los sitios web más visitados de Internet y tiene el tipo de lectores que cualquier académico solo puede soñar.

Por último, como todos sabemos, los estudiantes plagian liberalmente de la Wikipedia. A pesar de que no fomenta el plagio, muchos profesores la culpabilizan por asociación.

A pesar de estas razones, los académicos no deberían guardar rencor a la Wikipedia. Más bien, deberían comprometerse más con el sitio como autores, editores y coordinadores del trabajo de sus alumnos, para beneficio común.

Afortunadamente, las primeras señales de una colaboración más estrecha entre la academia y la Wikipedia ya están teniendo lugar: tanto la American Sociological Association como la American Psychological Association han comenzado iniciativas destinadas a fomentar que académicos y estudiantes ayuden a desarrollar el sitio.

Necesitamos más de eso, porque hay muchas y buenas razones para incrementar el uso de la Wikipedia en el mundo universitario. Escribir un artículo de la Wikipedia es realmente un excelente trabajo académico: requiere sintetizar hechos, enseñar cómo utilizar adecuadamente las fuentes de terceros, y (como muchos estudiantes han aprendido por las malas) es resistente al plagio. Los wikipedistas, más atentos a las señales de plagio que muchos periodistas, eliminan sin piedad citas que no puedan verificarse.

Encontrar un tema que aún no esté cubierto por la Wikipedia es también una lección útil en la revisión de las fuentes y un buen ejercicio para encontrar lagunas en la investigación. Dicha tarea, en lugar de ir a la trituradora después de haber sido evaluada, se mantiene en línea y sigue siendo útil para los demás, aunque sólo sea como punto de partida para un buen artículo a ser desarrollado en el futuro. Como beneficio adicional, los estudiantes se toman más en serio las tareas que tienen un impacto en el mundo real. Aún mejor, los nuevos artículos en Wikipedia serán revisados a menudo por los wikipedistas, reduciendo la cantidad de trabajo del profesor.

Hay  punto adicional que es digno de consideración. Creo que ayudar a acrecentar la Wikipedia, así como fomentar su desarrollo, es un deber moral de todos aquellos que tengan el privilegio de asistir a la Universidad. El intercambio de conocimientos con los que no tienen fácil acceso a ella es lo menos que podemos hacer. La obligación ética es aún mayor en el profesorado que en los propios estudiantes: después de todo, es el compromiso de los profesores lo que puede marcar la diferencia en la participación de los estudiantes en un proyecto de la Wikipedia.

Los profesores tienen enormes recursos a su disposición: cientos de horas de trabajo intelectual de los estudiantes que de otro modo irían a proyectos que son socialmente improductivos y se convertirían en irrelevantes después de su evaluación. Tengamos el coraje de hacer del desarrollo Wikipedia uno de los métodos predeterminados de las tareas en la universidad. Hará nuestras vidas más fáciles, hará el trabajo del estudiante más desafiante e interesante y producirá algo útil para la sociedad”.

Copyright © 2014 Dariusz Jemielniak/The Chronicle of Higher Education

Historia digital: del libro a la pantalla

Ryan C. Fowler, en el Online Education Forum de Harvard, reprodujo hace unas fechas el breve de Marc Parry en The Chronicle:

The Invasion of America

Los libros son el estándar áureo de la histórica académica. Claudio Saunt, un especialista en la historia americana temprana, ha publicado tres de ellos. Sin embargo, en una especie de epílogo a su libro más reciente, el profesor de la Universidad de Georgia decidió probar un enfoque diferente: ¿Qué pasaría si destilara más de un siglo de la historia india americana en un mapa digital interactivo?

El resultado fue una lección sobre el poder de la historia pública, y un estudio de caso para una profesión que lidia con cómo fomentar y evaluar la experimentación digital.

El mapa del profesor Saunt, “The Invasion of America“, describe cómo los Estados Unidos arrebataron 1.500 millones de hectáreas a los indígenas entre 1776 y 1887. Con cada clic en la cronología del mapa, los visitantes pueden ver cómo los territorios nativos del continente se van reduciendo a un mosaico de reservas.

Es una historia familiar, una sobre la que Saunt ha enseñado durante 20 años. Pero esta versión interactiva logró una audiencia mucho mayor que cualquiera de sus conferencias. Desde su estreno en junio, “The Invasion of America” ha atraído a más de 90.000 visitantes, de lugares tan lejanos como las islas Seychelles y Burkina Faso. Vox, Slate y The Washington Post lo han mencionado. Un vídeo en YouTube sobre el asunto ha sido visto casi 77.000 veces.

“En su mejor momento, tuvimos alrededor de 300 personas por  minuto entrando,” dice Saunt a propósito del sitio.

El mapa del profesor Saunt es una muestra de una más ambiciosa y emergente historia digital del Center for Virtual History de Georgia, mucha de la cual aún no ha sido expuesta. Los estudiosos del Centro se esfuerzan por captar las voces de los actores históricos que tradicionalmente no están representados en archivos, como los esclavos y los indios de América, a través de proyectos que cartografian el pasado y estimulan al público a que participe en el análisis de los datos históricos.

El empeño, basado en eHistory.org, crece a partir de los intereses de la investigación y de las personalidades de los cofundadores del centro. Uno de ellos es el citado Saunt, un californiano que recientemente publicó West of the Revolution  (WW Norton), una historia de 1776 centrada en los acontecimientos más allá de las colonias británicas. El otro es Stephen Berry, un historiador de la Guerra Civil  que puede discutir de forma tan animada sobre el Sur en el siglo XIX que a veces parece como si hubiera olvidado de respirar.

Copyright © 2014 The Chronicle of Higher Education

El libro en la era digital

Un nuevo volumen sobre el libro en la época digital. Esta vez desde otra perspectiva, a cargo de Françoise Benhamou, profesor en la Paris-XIII y especialista en economía de la cultura, con obras como  Économie du star system (Odile Jacob, 2002) y Les Dérèglements de l’exception culturelle. Plaidoyer pour une perspective européenne (Seuil, 2006). El nuevo título es:  Le livre à l’heure numérique. Papier, écrans, vers un nouveau vagabondage (Seuil). Y he aquí el paratexto editorial:

Le Livre  heure numérique

“Nada salió como estaba previsto. Se creía que el mundo de la edición extraería las correspondientes lecciones  de los trastornos de la industria de la música o de los de la prensa. Poco o casi nada. Se pensaba que el libro práctico, el libro de referencia, migraría al soporte digital y que la novela quedaría “al abrigo”. pero por todas partes está creciendo el uso de los libros digitales, y la novela encuentra el favor de los lectores de pantalla. Contábamos con el triunfo del ordenador; la tableta y el teléfono están a punto de suplantarlo. Dijimos que los libreros independientes estaban amenazados. Los canales especiales están quebrando.

En la hora digital, tenemos que reinventarlo todo. Eso es lo que propone este ensayo, que cuestiona las divisiones familiares entre el periódico y el libro, el blog y el artículo, el manuscrito y el texto publicado. La tecnología digital cambia todos los aspectos de la cadena de impresión y replantea el trabajo de los que allí trabajan. (…)”.

En fin, eso y mucho más (las respuestas a tanto desorden) es lo que promete el editor. En realidad, mucho de lo aquí contenido se puede rastrear en los textos que estos últimos años ha venido publicando Benhamou, como “Le livre numérique. Ni tout à fait le même, ni tout à fait un autre“, “Modèles économiques d’un marché naissant: le livre numérique“, “Les métamorphoses numériques du livre” o “Le livre et son double. Réflexions sur le livre numérique“.

En este último, publicado en Le Débat, decía (por ejemplo):

Está de moda argumentar que un medio no sustituye al que le precedió. Televisión se aviene con el DVD como este hizo con el K7 (pero que desapareció …), y el libro ha sobrevivido a muchos competidores. Dudando de las promesas digitales,  los amantes de los libros en papel le inventan un olor que no tiene, e invocan las propiedades que los lectores desconocen. Sin embargo, algunas tecnologías eventualmente suplantan a otras, y los usos pueden canibalizarse. Desde este punto de vista, vivimos en una época marcada por la incertidumbre sobre el futuro de los libros, las prácticas de escritura, la cadena de valor que va desde el autor al lector, las modalidades de prescripción y uso.

La llegada de los libros digitales y el desarrollo de su mercado son parte de un movimiento más amplio que combina una revolución industrial y una revolución cognitiva. La primera se refiere a la tecnología y al cambio radical en los procesos de producción que induce; la segunda remite a las prácticas, a los usos,  a las formas de creación y apropiación de textos y obras. Roger Chartier considera que se cuestiona la relación ternaria entre objetos, tipos de textos y sus usos.

Lanzada en 1998, demasiado pronto en relación con el uso de equipos electrónicos, la tableta Cybook desaparece rápidamente del mercado.  La década de 2000 estuvo marcada por la fuerte entrada de lo digital en las prácticas cotidianas de lectura, compra e intercambio de información, y por el auge de las redes sociales, mientras que la progresión de las compras de libros electrónicos no ocurre hasta 2010. Estos tenían un 0,6% de cuota de mercado en 2008 en los Estados Unidos, y un  9,4% en 2011. En el verano de 2011, Barnes & Noble vende tres veces más libros digitales que libros físicos y Amazon, 242 libros electrónicos por cada 100 libros de papel.

Se podría esperar una migración de los libros de consulta al soporte digital  y la “resistencia” de la novela; pero es en el ámbito de la ficción donde la cuota de la tecnología digital es más grande en los Estados Unidos. Este cambio va acompañado de un descenso en el mercado de libro de bolsillo, que parece proceder de la sustitución del papel por lo digital en un mercado global estancado. Los ingresos de las ediciones en rústica, que alcanzaban 1,28 miles de millones de dólares en 2010, disminuyeron en un 13,8% desde 2008 (y el 16,8% en unidades vendidas). En Europa, y especialmente en Francia, el mercado sigue siendo muy débil, con dos desventajas: los altos precios y el insuficiente catálogo.

(…)

¿Será el papel un subproducto de lo digital, en un mundo centrado en la impresión bajo demanda? ¿Será el libro en papel una pieza de colección? Ese mundo está todavía  lejos y probablemente nunca llegue a ser el nuestro. Debe, sin embargo, completarse el panorama con las enormes contribuciones de la tecnología digital: el intercambio inmediato y permanente de conocimientos y obras, su circulación sin fronteras, programas de digitalización que dan vida al proyecto de la Ilustración, una biblioteca universal y de conocimientos liberalizados, una nueva era en la historia del libro marcada por un acceso más fácil para aquellos que fueron excluidos, de nuevas formas creativas.

Benhamou, Françoise, “Le livre et son double”, Le Débat 3/ 2012 (núm. 170), págs. 90-102.
URL : www.cairn.info/revue-le-debat-2012-3-page-90.htm.
DOI : 10.3917/deba.170.0090

GIS: historia geográficamente integrada (manual y ejercicios)

Jack Owens, de la Idaho State University, informaba no hace mucho de una novedad para quienes estén interesados o sientan curiosidad por el uso de los Sistemas de Información Geográfica (SIG o GIS) para la investigación histórica, y carezcan del necesario adiestramiento. Con ese fin, anunciaba la publicación de un manual para historiadores y científicos sociales (compuesto junto con Anderson Sandes, Barbara Stephenson, David Dixon y Catherine Zajanc). Y, lo que es más importante, dicho texto puede descargarse libremente desde la página creada al efecto, así como los datos necesatrios para realizar una serie de ejercicios propuestos y el software requerido.

Jack Owens Photo by ISU Photographic Services/Susan Duncan
Jack Owens
Photo by ISU Photographic Services/Susan Duncan

Esta es la información que ofrece la página citada:

Un viernes de 2006, cuando JB Owens entró al inicio de una sesión matutina del Congreso de la American Historical Association (AHA), quedó complacido al ver una sala llena de gente entusiasmada para escuchar el debate sobre el proyecto pedagógico presentado por el College of San Antonio sobre una historia del mundo basada en el SIG. Pero le sorprendió cuando la presentación se abrió con una cita del texto que él había presentado en 1999, para la World History Association (WHA), sobre el uso de sistemas de información geográfica (SIG) para la historia del mundo (basado en un proyecto presentado en 1998). Al salir de la sesión un par de horas más tarde, un prominente sociólogo de los sistemas mundiales preguntó a Owens, “¿Qué se siente al ser reconocido como un profeta, adelantado a su tiempo?.” Owens balbuceó una respuesta indicando que había varias otras personas en la sala que había jugado un papel más importante estimulando el interés por el uso de los SIG en la investigación histórica y la enseñanza. Pensó, sin embargo, que todo este interés -incluyendo la contundente respuesta a su comunicación, presentada en el Congreso de la AHA de 2004, sobre el innovador Máster de la Universidad Estatal de Idaho basado en el SIG- suponía un desafío, porque la disciplina carecía de una adecuada infraestructura de investigación que preparara a los historiadores, científicos sociales históricos y sus respectivos estudiantes para este tipo de trabajo.

GISmanual

Este manual de adiestramiento en el SIG constituye una respuesta parcial a la preocupación de Owens. Ofrece tutoriales que introducirán a los historiadores en los elementos básicos de los SIG. Los primeros diez capítulos utilizan un paquete de software SIG de código abierto para que los investigadores interesados, los docentes y los estudiantes puedan probar la tecnología sin coste alguno.

El manual que este sitio web ofrece de forma gratuita se propuso como parte del proyecto de colaboración “Understanding Social Networks within Complex, Nonlinear Systems: Geographically-Integrated History and Dynamics GIS [SOCNET]”, que fue apoyado por la U.S. National Science Foundation (…)

***

En fin, que lo disfruten, si es el caso

 

Historia Digital versus Humanidades Digitales (2)

Como lo prometido es deuda, publicamos una de las respuestas a la contribución de Stephen Robertson que tratábamos en la entrada anterior. Corresponde al blog de Scott Paul McGinnis, a su texto “DH vs. DH, and Moretti’s War“. Estas son sus palabras:

majining3

Con “The Differences between Digital History and Digital Humanities“, el historiador Stephen Robertson, director desde el año pasado del Center for History and New Media (RRCHNM), se suma a la pléyade de respuestas al reciente número especial de differences sobre las “Shadows of the Digital Humanities“, que incluía profundas críticas así como  defensas incondicionales de las humanidades digitales, y a la provocadora pieza de Adam Kirsch titulada “Technology is Taking Over English Departments: The False Promise of the Digital Humanities“. En términos similares a las sugerencias de Ryan Cordell (“On Ignoring Encoding“) y de otros de que Kirsch (y Fish y Marche antes que él) confunde indebidamente las humanidades digitales con las aplicaciones digitales a los estudios literarios, especialmente en la literatura inglesa, Robertson sugiere que distingamos la historia digital [DH: Digital History] de la literatura digital, sugiriendo incluso que las “DH” [Digital Humanities] son (y deben ser) literatura digital y que la historia digital es algo completamente diferente de las DH. ¿Deberíamos tener dos DH diferentes? Una para la historia, y otra para un humanidades, definida esta  principalmente como literatura?

NB: me propongo que este post sea una amplia respuesta a las recientes controversias, y no sólo una crítica de la obra de Robertson. Estoy totalmente de acuerdo con su objetivo básico de mejorar nuestra comprensión de lo que es la historia digital. Dicho eso, creo que es una mala idea aislar la historia digital del resto de las DH. He aquí por qué …

1. DH vs DH o ¿Por qué la historia no debe ser una disciplina aislacionista

Robertson escribe:

Mi primera reacción fue un deseo de subrayar cómo la ausencia de la historia digital produce una visión empobrecida de lo que ofrecen las humanidades digitales. Pensándolo bien, en cuanto a los EE.UU. y en este momento particular, luchar por entrar en la gran carpa de las humanidades digitales no me parece la respuesta más productiva. En lugar de ello, se puede ganar más tomando el debate como una oportunidad para hacer hincapié en lo que hace a la historia digital diferente de los estudios literarios digitales y de las ‘dh’.

Personalmente, me gustaría que hubiera seguido su instinto por ese camino, pero en su lugar tenemos un atisbo de polémica: la historia digital no son las humanidades digitales. Mis reacciones al principal objetivo de la pieza, y de la conferencia que anuncia, son las siguientes.

Los historiadores no tienen que luchar para entrar en ningún sitio; Los predecesores de Robertson en el RRCHNM, Roy Rosenzweig y Dan Cohen, junto con otros historiadores como Peter Bol y Timothy Hitchcock, se han asegurado de que las DH incluyan a la historia. No han sido rechazados por las humanidades, ni mucho menos. En la primavera de 2013, Cohen obtuvo una Avenali Departamental Residency Fellowship en la Universidad de California, Berkeley, un prestigioso premio otorgado por el Townsend Center for the Humanities. Ese mismo otoño, Hitchcock fue invitado a ser Lansdowne Lecturer in Digital Humanities en la Universidad de Victoria. Estos no son ejemplos aislados. Los historiadores ya están en la carpa de las DH. De haber alguna disonancia entre las DH y la historia, el problema es más bien que lo digital ha tardado más tiempo en penetrar en el tabernáculo de la historia. Pero este es un tema para otro momento.

Si las recientes controversias mediáticas sobre el significado y el valor de las DH han excluido la historia en un aspecto concreto, ese es el campo de batalla de la lectura distante. Curiosamente, la lectura distante atrae fácilmente a los historiadores, así que ¿por qué los historiadores digitales no entran en el asunto? La respuesta es que la lucha es una guerra de posiciones sobre los métodos en el estudio de la literatura. Que los historiadores no quieren saber nada de esto es cierto. Sin embargo, esa no es razón para que nos situemos fuera de las DH. Para ver mi explicación sobre este aspecto, remido a la segunda parte, más adelante. Pero, primero, vamos a echar un vistazo a la argumentación de Robertson. ¿Por qué piensa que debemos separar la historia del resto?

Robertson cita a Tom Scheinfeldt:

Llamar a nuestro trabajo “humanidades digitales” ha hecho que nos sea más difícil hacerlo comprensible y respetable en el contexto disciplinario: el mensaje interdisciplinario unificado puede ser útil ante los organismos de financiación o ante el Decano de Artes y Ciencias, pero puede serlo menos ante uno de nuestros colegas departamentales.

Sea como fuere, todos sabemos que debemos describir nuestros proyectos para diferentes audiencias en diversos términos. Por otra parte, si los historiadores están menos interesados ​​en escuchar hablar de las humanidades digitales, tal vez es que lo “digital” les ha dado la espalda. Cuando uno está explicando su consulta GIS a un historiador que no entiende o no aprecia los métodos digitales, en realidad no va a importar lo que signifique la H que hay en DH. La “D” es la falta de conexión.

En cualquier caso, la falta de conexión entre los historiadores y las DH se da como una razón para explorar las diferencias entre la historia digital y las “‘dh’ / estudios literarios digitales” (tal como Robertson lo divide). Sugiero dos diferencias principales.

Primera:

La recopilación, presentación y difusión del material en línea es una parte muy fundamental de la historia digital.

Un rápido vistazo a la lista de los proyectos sobre los estándares de codificación mantenidos por la Text Encoding Initiative (TEI), muestra que la recopilación, preservación y difusión de material no es endémica solo de la historia digital. La Biblioteca Digital Perseus y el Women Writers Project son ejemplos típicos, y hablando de las competencias y herramientas digitales que este tipo de proyectos requieren -XML, SQL, Saxon, html, css, etc- no son es diferente de la Old Bailey Online, que dirige un grupo de historiadores.

Segunda:

En lo que respecta al análisis digital,  la historia digital ha producido más trabajo en el área de la cartografía digital que los estudios literarios digitales, donde la minería de texto y el topic modeling son las prácticas predominantes.

Para mí, esto parece como lo de buscarle tres pies al gato. Hay diferentes disciplinas en la historia que se pueden dividir según hagan más trabajo en cartografía digital o no. Más importante aún, esta supuesta diferencia oscurece el hecho de que bajo la superficie de las tecnologías, bajo el capó de la cartografía digital, la minería de texto y el topic modeling, hay una serie de lenguajes de computación y de competencias compartidas por todos: XML puede ser utilizado para la cartografía (KML) y la minería de texto (TEI); la comprensión de las bases de datos ayudará en todos los casos; los lenguajes de consulta como SQL se utilizan en todos los casos. Tras las diferencias superficiales, hay un gran conjunto de tecnologías subyacentes que son compartidos por todos.

Robertson explica por qué los historiadores no han estado utilizando la minería de texto y el topic modeling tanto como sus colegas de otros campos:

Parte de la explicación de que los historiadores no hayan emprendido proyectos de minería de textos o de topic modeling radica en la limitada disponibilidad de textos de lectura mecánica: los historiadores suelen basarse más en fuentes inéditas que los estudiosos de la literatura, así como en registros manuscritos en los que aún no es posible utilizar el OCR de manera efectiva para transformarlos en texto legible por una máquina.

Algunos historiadores se pasan la vida hurgando en los archivos de notas manuscritas. Otros, especialmente aquellos cuyos períodos son mucho más distantes, dependen en gran medida de fuentes publicadas, muchas de las cuales están disponibles en línea. La Biblioteca Digital Perseus es útil para los historiadores de la antigüedad, así como para los clasicistas de línea más literaria; lo mismo ocurre en mi propio campo, la historia china temprana, donde nos apoyamos en gran medida en fuentes electrónicas, como la base de datos CHinese ANcient Texts CHANT  (barrera de pago).

Si campos como el de la literatura inglesa del siglo XIX copan la parte del león de las ediciones digitales, no es un accidente ni un regalo de los dioses. Se debe a que, al menos en parte, los estudiosos advirtieron el valor de construir estos recursos y procedieron a hacerlo, creando instituciones como NINES. Durante el proceso, desarrollaron tecnologías y estándares que son útiles para todas las disciplinas.

Por otra parte, y en cualquier caso, son pocos los proyectos de DH como las que he citado aquí que se presentarían como pertenecientes a una sola disciplina. Los lingüistas y los teóricos legales podrían aprovechar los Old Bailey Archives; sinólogos de todo tipo utilizan CHANT; historiadores y antropólogos culturales pueden beneficiarse del Women Writers Project; y estos son solo algunos ejemplos.

He hecho todo lo posible para responder a la pieza de Robertson porque creo que sería un error tratar de dividir las humanidades digitales o, para los historiadores, retirarse del pacto sobre las DH. En el mejor de los casos, todo el ejercicio yerra en cuanto a que las tecnologías digitales que se utilizan a menudo sean las mismas, sean cartografías o minerías de textos. En el peor, amenaza con provocar la animosidad de los académicos en otros campos de las humanidades, especialmente en lengua y literatura, ya que pueden sentir que están siendo atacados por una multitud de fuerzas disciplinarias, políticas y económicas. Lo último que deberíamos hacer como historiadores sería echar a nuestros colegas de los estudios literarios a las fieras.

Dicho esto, Robertson también incorpora algunos elementos relevantes, y espero que sean el trampolín para la conferencia de este mes de noviembre.

Como ha señalado Tom Scheinfeldt, estas prácticas no se originan en las humanities computing [informática humanística], el relato dominante sobre el origen de las humanidades digitales, sino en la historia oral, los estudios de folklore, la historia radical y la historia pública. No estoy diciendo que la presentación de material en línea no sea parte de los estudios literarios digitales: las ediciones electrónicas académicas y las colecciones de manuscritos, como el Shelley-Godwin Archive, son parte de ese campo desde hace mucho tiempo, pero, como indica el debate actual, en la actualidad no son su enfoque predominante.

Este es un aspecto relevante, y los historiadores harían bien en recordar que las herramientas y técnicas de las DH no surgen unilinealmente de la humanities computing. Pero ¿por qué esto ha de requerir trazar una línea divisoria entre la historia y las DH? En otro contexto, una vez me dijo un historiador escéptico sobre las DH que “los historiadores no son bibliotecarios”. Dan Cohen no obstante, esto es básicamente cierto. Pero nosotros, los que usamos recursos, herramientas y habilidades digitales, deberíamos recordar que muchos han sido desarrollados en las bibliotecas y son mantenidos por bibliotecarios. Nos llegan a través de la participación interdisciplinaria. Colocar muros disciplinarios obstaculizaría las interacciones potencialmente fructíferas.

Volviendo a la cuestión de las fuentes:

Los historiadores suelen basarse más en fuentes inéditas que los estudiosos de la literatura, así como en registros manuscritos en los que aún no es posible utilizar el OCR de manera efectiva para transformarlos en texto legible por una máquina. Y una gran cantidad de textos impresos publicados ya han sido digitalizados solo para ser cerrados, disponibles solamente para el pequeño número de instituciones que pueden pagar las suscripciones, y aún así sin la API necesaria para el análisis computacional.

Esos son problemas, pero la solución no es sacar a la historia del barco de las humanidades. Por un lado, los estudiosos literarios también tratan con manuscritos, y todos estos investigadores se beneficiarían de trabajar con informáticos para aprovechar la evolución del OCR, el crowd-sourcing y otras tecnologías relacionadas. Por otro lado, si nuestras fuentes no están digitalizadas, la solución sería conseguir que lo estén. En gran cantidad de casos, imagino que esto se podría hacer con más facilidad cooperando con personas de otros ámbitos de las DH. En cuanto a barreras de pago y API, estos son sin duda problemas que serían tratados mejor por una amplia coalición de académicos de diversas disciplinas, en tanto las fuerzas económicas que hay tras las barreras de pago son fuertes, por decirlo suavemente.

En todos los casos, creo que sacar a la historia de las DH es un gran error, contraproducente como mínimo. Ahora, ¿qué ocurre con la reciente atención a las DH? ¿Por qué parece como si la historia estuviera ausente?

2. La guerra de Moretti

La pieza de Robertson viene a raíz de otro arrebato sobre las DH que las ve como una amenaza para la salud de los estudios literarios. Retrocedamos un momento y preguntémonos ante todo por qué esta crítica es tan persistente. Según el gusto de Fish, Marsh y Kirsch, el ácido más corrosivo aplicado a las humanidades digitales es -creo- una destilación de las uvas agrias sobrantes de la década de 1980, y proveniente no de los círculos de la informática humanística, sino de las controversias teóricas en los departamentos de literatura. Se trata de la guerra de Moretti. Antes de que Graphs, Maps, and Trees salpicara la discusión sobre las Humanidades Digitales, Franco Moretti lamentó en Signs Taken for Wonders (1983) lo que entendía como los abusos de ciertas tendencias teóricas, la “euforia léxico-gramatical de los últimos años”, y se puso a buscar una manera de dar una base cuantitativa a los estudios literarios, para que fueran más científicos y menos new-age. Su respuesta en el momento fue sugerir que revivieran los estudios de género. Pero la batalla no se detuvo allí.

En “Conjeturas sobre la literatura mundial” (2000), Moretti estableció su famoso concepto de “Lectura distante” en términos descaradamente polémicos, atacando el método más preciado en los departamentos de literatura -no solo el exceso de teoría, sino que la propia lectura directa en sí misma era ahora un problema:

Estados Unidos es el país de la lectura directa, por tanto, no espero que esta idea sea allí especialmente popular. Pero el problema de la lectura directa (en todas sus encarnaciones, desde el nuevo criticismo a la deconstrucción) es que depende necesariamente de un canon muy reducido. Esto quizá se haya convertido ya en una premisa inconsciente e invisible, pero no deja de ser férrea: sólo invertimos tanto en los textos individuales si creemos que muy pocos de ellos valen realmente la pena. Por otra parte, no tiene sentido. Y si deseamos ver más allá de ese canon (y por supuesto, la literatura mundial lo hará, ¡sería absurdo que no lo hiciese!) la literatura directa no resultará útil. No está diseñada para hacerlo, está diseñada para lo contrario. En el fondo, es un ejercicio teológico –un tratamiento muy solemne de unos cuantos textos que se toman muy en serio–, mientras que lo que realmente necesitamos es un pequeño pacto con el diablo: sabemos leer textos, ahora aprendamos cómo no leerlos.

Ahora bien, una interpretación caritativa del artículo de Moretti podría deducir que lamenta que haya quienes practiquen lectura directa a expensas de todos los demás métodos. Ojalá fuera solo eso, pero tengo entendido que es más. Su objetivo es el predominio de las narrativas nacionales dentro de la literatura comparada (presumiblemente con implicaciones para otros campos), una situación de la que culpa a la lectura directa. Así concluye:

Lo importante es que no hay otra justificación para el estudio de la literatura mundial (y para la existencia de los departamentos de literatura comparativa) que ésta: ser una espina clavada, un reto intelectual permanente para las literaturas nacionales; en particular para la literatura local. Si la literatura comparativa no es esto, no es nada.

Esto se consigue, al parecer, a través de la lectura distante.

Así, Moretti sugiere que la lectura directa como método de la literatura comparada refuerza a las literaturas nacionales y locales y socava la base misma de la existencia del campo. Creo que errando el tiro. Si el problema es el predominio de los cánones nacionales a expensas de la literatura universal, la causa no está en la lectura directa, que como método de investigación no puede por sí solo dar como resultado la selección de una parte de ‘literatura universal’ a expensas de otra. Más bien, creo que debería estar apuntando aobre todo a las fuerzas sociales, políticas y culturales que dan lugar a la existencia de un canon. Me acuerdo de una conferencia en 2008 sobre literatura comparada en la NYU titulada “Age of Comparison?“. Fue organizada por Zhang Xudong, un prolífico traductor de la teoría literaria y social occidental al chino, y muchos de los participantes estudiaban asuntos no occidentales. Algunos participantes se sorprendieron (y manifestaron su alivio) de la ausencia relativa de la literatura francesa y alemana de los paneles;  y, sin embargo, G.W.F. Hegel aún cobró mucha importancia en los debates, tanta que uno de los participantes preguntó, exasperado, “¿cómo es posible que cuando miramos atras siempre veamos Hegel devolviéndonos la mirada?”. El problema aquí era en buena medida del tipo al que Moretti le gustaría desafiar, pero no tenía nada que ver con el método de la lectura directa.

Es tentador ofrecer una crítica más profunda del artículo tratando otros puntos. Pero con el fin de no perdernos, diré solo que creo que el Al margen de Europa (2000, véase especialmente los capítulos dos y tres) de Dipesh Chakrabarty  es más potente que la “lectura distante” como crítica de esas comparaciones o análisis eurocéntricos que toman como normativa la experiencia histórica de Europa occidental.

Al final, mediante la promoción de la lectura distante como una alternativa superior a la lectura directa, Moretti se distrae de su objetivo concreto (es decir, criticar el nacionalismo en la literatura comparada). Mientras tanto, se las arregla para enajenarse algunos estudiosos de la literatura que, de otra manera, podrían haber sido comprensivos con los nuevos métodos que él defiende en otros lugares. Y este artículo también falla a la hora de reconocer las contribuciones a los métodos digitales por parte de los estudiosos literarios interesados ​​en los textos canónicos y lectura directa, desde por lo menos la década de 1980. Por ejemplo, los estudios sobre la autoría (en el canon) y la métrica (la más directa de lecturas) han sido comunes en la revista Literary and Linguistic Computing (fundada en 1986), y los académicos que hacen este tipo de trabajo, como David Hoover de la Universidad de Nueva York, han estado tratando de introducir planteamientos más cuantitativos en el estudio de la literatura -con razones similares a las que Moretti defendía en 1983. Pero él malinterpreta el problema planteándolo en los términos innecesariamente divisivos de lectura distante frente a directa. El resultado es que él (pero no sólo él) logra hacer de las DH algo que muchos ven como el dragón que amenaza con destruir las humanidades. Así, Stanley Fish concluye hoscamente que “sea lo que sea lo que la visión de las humanidades digitales proclama, será de poca utilidad para gente como yo y para el tipo de crítica que practico”. Para aquellos cuya autoridad académica (por no hablar de los medios de subsistencia) se apoya en una lectura directa, la dicotomía engañosa que Moretti ha creado implica para ellos que las DH son algo que debe ser sacrificado, para que ellas no les destruyan.

Así que, en resumen, la aversión de Moretti por los excesos de la teoría literaria y las literaturas nacionales satura su defensa de los nuevos métodos. Dado que había asumido esta defensa en términos polémicos, una perspectiva morettiana de las humanidades digitales es aquella en la que las DH entran en conflicto directo con los enfoques literarios que dominaron los departamentos de literatura de finales del siglo XX, es decir, los de las teorías lingüísticas y la lectura directa. Como resultado de todo ello, muchas críticas a las DH son, en esencia o al menos en parte, ataques a la lectura distante. Toman así una parte de las DH por el todo, y ven a las DH como una clara amenaza para los métodos ya tradicionales de los estudios literarios, pero no dispararon el primer tiro. Esta es la guerra de Moretti, y las DH se han visto arrastradas por ella.

Conclusiones

Estoy convencido de que no hay conflicto entre la lectura directa y herramientas digitales (incluso cuando se utilizan para la lectura distante). En general, la mejor opción sería una combinación de todos los métodos disponibles de investigación y descubrimiento; en casos particulares, el enfoque debe ser seleccionado según la naturaleza de las preguntas y de las fuentes involucradas. Creo que la postura polémica de Moretti contra lectura directa es un problema, ya que abre una brecha entre dos métodos que deberían trabajar muy bien juntos, y sin que haya una buena razón.

¿Qué tiene que ver todo esto con Robertson? Quizás sea natural que los historiadores se encuentren fuera de lugar en los campos de batalla de la Guerra de Moretti. Pero defender la idea de que la historia digital no forma parte de las humanidades digitales solo expande la polémica guerra a un nuevo frente. Pero creo que, dado que las herramientas y las habilidades de las DH son todavía bastante nuevas, y que muchas de las tecnologías en todas las ramas de las humanidades digitales y la investigación en ciencias sociales son compartidas, dividir los territorios de las DH tampoco nos serviría a ninguno de nosotros. Lo que es peor, podríamos terminar malgastando la chispa del momento, cuando instituciones como THATCamp y DHSI están mostrando lo mucho que tenemos que ganar con la cooperación y la colaboración.

Habiendo dicho todo esto, estoy de acuerdo en que debemos preguntarnos qué tienen que ofrecer todas estas tecnologías y  herramientas a la historia como disciplina. Pero no vayamos a definir la historia digital de forma negativa, como “no DH” o “no estudios literarios. Debería bastar con preguntarnos: ¿qué hacemos los historiadores, y de qué forma estas cosas digitales nos ayudarán a hacerlas mejor?

¿Qué deberíamos hacer en cuanto a la Guerra de Moretti? Concedamos que no hay un conflicto inherente entre los métodos de las DH y otros métodos, y que las necesidades de los distintos proyectos de investigación deben determinar qué métodos deben o no ser usados;  y dicho eso podemos seguir adelante con el trabajo de investigación.

by-nc.eu_petit Scott Paul McGinnis. Licencia Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

Historia Digital versus Humanidades Digitales (1)

Si hay un centro que haya destacado en los múltples aspectos de la historia digital ese es el Roy Rosenzweig Center for History and New Media. Como señala su página, desde 1994 y bajo la inicial dirección del fundador, Roy Rosenzweig, ese Centro de la George Mason University ha utilizado los medios digitales y la tecnología informática para democratizar la historia -incorporar múltiples voces, llegar a diversas audiencias y alentar la participación popular en la presentación y preservación del pasado. Tras el fallecimiento del mencionado Rosenzweig, la dirección recayó en Dan Cohen, hasta que este pasó a encargarse de la Digital Public Library of America,  siendo substituido desde el verano de 2013 por Stephen Robertson. Y en este último nos detendremos, porque ha dedicado una entrada de su blog a la reciente polémica sobre las humanidades digitales. Por nuestra parte, anunciamos que publicaremos en unos días una de las respuestas que ha tenido. Veamos lo que indica Roberston:

RRCHNM

Durante los últimos nueve meses he dedicado gran parte de mi tiempo a explorar la historia digital. Entre mis obligaciones como director del RRCHNM está familiarizarme con áreas de trabajo sobre las que solo tenía un ligero conocimiento, a pesar de que contemos ya con casi veinte años de lectura, enseñanza y creación de historia digital. Por otra parte,  preparar el venidero 20º aniversario del Centro requería mirar hacia atrás y revisar más de 100 proyectos creados en dos décadas de trabajo. Es en este contexto que he leído el más reciente brote polémico sobre las humanidades digitales provocado por el número especial de differences  (“In the Shadow of the Digital Humanities”, vol.25, núm. 1, 2014),  y el artículo de Adam Kirsch en The New Republic de mayo (“Technology is Taking Over English Departments: The False Promise of Digital Humanities”). Desde ese punto de vista, lo que me llama la atención es la ausencia casi completa de la historia digital en esas exposiciones.  Matthew Kirschenbaum y otros se ocupan de ello, haciendo hincapié en la pluralidad de las humanidades digitales, y Lisa Rhody alude al texto clave de la historia digital  -el Digital History de Dan Cohen y Roy Rosenzweig-, pero aquí las ‘dh’ se refieren claramente a los estudios literarios digitales.

cover_small

Mi primera reacción fue un deseo de subrayar cómo la ausencia de la historia digital produce una visión empobrecida de lo que ofrecen las humanidades digitales. Pensándolo bien, en cuanto a los EE.UU. y en este momento particular, luchar por entrar en la gran carpa de las humanidades digitales no me parece la respuesta más productiva. En lugar de ello, se puede ganar más tomando el debate como una oportunidad para hacer hincapié en lo que hace a la historia digital diferente de los estudios literarios digitales y de las ‘dh’.

Los estudiosos que exploran los medios y la tecnología digitales han ganado mucho poniendo el énfasis en lo que tienen en común, sobre todo en un contexto en el que, como mucho, tales exploraciones disfrutaban de un reconocimiento tenue dentro de los ambientes disciplinarios. Sin embargo, en los últimos años, la presencia constante de sesiones digitales en las conferencias anuales de la AHA y la OAH, así como de las organizaciones más pequeñas, como la Southern Historical Association, la Urban History Association y el International Congress on Medieval Studies, dan testimonio del creciente reconocimiento de que los medios y la tecnología digitales son parte de la práctica académica. Pero ese reconocimiento no significa que la mayoría de los historiadores hayan explorado lo que se puede hacer con las herramientas digitales, que estén equipados para hacerlo o que ni siquiera estén convencido de que esas herramientas tengan algo que ofrecer a sus propias investigación y docencia. A los esfuerzos para ampliar el diálogo sobre la historia digital más allá de los avezados, los capaces de aprender por sí mismos, no ayuda que llamemos a nuestro trabajo “humanidades digitales”: más bien, como Tom Scheinfeldt señaló en su reciente post,

llamar a nuestro trabajo “humanidades digitales” ha hecho que nos sea más difícil hacerlo comprensible y respetable en el contexto disciplinario: el mensaje interdisciplinario unificado puede ser útil ante los organismos de financiación o ante el Decano de Artes y Ciencias, pero puede serlo menos ante uno de nuestros colegas departamentales.

¿Cuáles son las diferencias entre la historia digital y las ‘dh’/estudios literarios digitales? En el panorama actual en los EE.UU., en términos generales, hay dos que destacan a mi entender. En primer lugar,la recopilación, presentación y difusión del material en línea es una parte muy fundamental de la historia digital. El Digital History de Dan y Roy se aparta de las monografías y recopilaciones que proliferan sobre las humanidades digitales al centrarse no en la definición sino en la creación -o más precisamente, en “reunir, preservar y presentar el pasado en la web”. En el RRCHNM, nuestra misión es utilizar “los medios y la tecnología digitales para preservar y presentar la historia en línea, transformar el mundo académico de las humanidades y avanzar en la educación y la comprensión históricas”. En el Centro, este enfoque se ha materializado creando recursos de acceso abierto para docentes K-12 y universitarios, construyendo objetos expuestos con bibliotecas, archivos y museos, recopilando registros de origen digital, colaborando (crowdsource) en transcripciones y elaborando software de código abierto. Como ha señalado Tom Scheinfeldt, estas prácticas no se originan en las humanities computing [informática humanística], el relato dominante sobre el origen de las humanidades digitales, sino en la historia oral, los estudios de folklore, la historia radical y la historia pública. No estoy diciendo que la presentación de material en línea no sea parte de los estudios literarios digitales: las ediciones electrónicas académicas y las colecciones de manuscritos, como el Shelley-Godwin Archive, son parte de ese campo desde hace mucho tiempo, pero, como indica el debate actual, en la actualidad no son su enfoque predominante.

En segundo lugar, en lo que respecta al análisis digital,  la historia digital ha producido más trabajo en el área de la cartografía digital que los estudios literarios digitales, donde la minería de texto y el topic modeling son las prácticas predominantes. El proyecto pionero del Valley of the Shadow utilizó la cartografía para entender y comparar los dos condados en que se centraba. Los dos primeros ganadores del Roy Rosenzweig Prize for Innovation in Digital History de la AHA fueron proyectos de cartografía: el Digital Harlem: Everyday Life, 1915-1930 (que creé con colaboradores de la Universidad de Sydney) y el Going to the Show de Bobby Allen. Otros proyectos cartográficos prominentes incluyen a Visualizing Emancipation, ORBIS (“The Stanford Geospatial Network Model of the Roman World”), Mapping Texts, Slave Revolt in Jamaica, 1760-1761 , The Roaring Twenties, PhilaPlace y Mapping the Republic of Letters.

Shane White, Stephen Garton, Stephen Robertson y Graham White, Playing the Numbers. Gambling in Harlem between the Wars (HUP, 2010).


Insisto una vez más en que esto no quiere decir que la cartografía no sea parte de los estudios literarios digitales: Viral Texts de Ryan Cordell es un ejemplo notable. Tampoco se trata de decir que el análisis textual que predomina en los estudios literarios digitales no haya sido practicado por los historiadores. Dan Cohen y Fred Gibbs fueron de los primeros en experimentar con los datos de Google libros, pasando a formar parte de Data Mining with Criminal Intent (DMCI), el proyecto de minería de datos sobre los juicios contenidos en Old Bailey. Rob Nelson, en Mining the Dispatch, utiliza el topic modeling para explorar los registros de la Confederación durante la Guerra Civil. El próximo número del Journal of American History contará con un artículo escrito por Cameron Blevins que usa herramientas informáticas para analizar la visión del mundo que ofrecía un periódico de Houston de finales del siglo XIX (ya está disponible un ensayo en línea que describe sus métodos).

Parte de la explicación de que los historiadores no hayan emprendido proyectos de minería de textos o de topic modeling radica en la limitada disponibilidad de textos de lectura mecánica: los historiadores suelen basarse más en fuentes inéditas que los estudiosos de la literatura, así como en registros manuscritos en los que aún no es posible utilizar el OCR de manera efectiva para transformarlos en texto legible por una máquina. Y una gran cantidad de textos impresos publicados ya han sido digitalizados solo para ser cerrados, disponibles solamente para el pequeño número de instituciones que pueden pagar las suscripciones, y aún así sin la API necesaria para el análisis computacional. (El reciente anuncio de que los documentos de la NAACP habían sido digitalizados me hizo repasar las amplias colecciones archivísticas en manos de Proquest, que se añaden a sus colecciones de prensa histórica).

La oportunidad para una consideración más profunda de cómo los historiadores han utilizado los medios y la tecnología digitales, de lo que los hace diferentes de los demás en la comunidad de las humanidades digitales, así como lo que tienen en común, son parte de lo que el RRCHNM está intentando promover en un foro y un recurso sobre el que estamos trabajando actualmente. El foro es nuestra  Conferencia abierta para el 20º aniversario, el 14 y 15 de noviembre 2014, para el que cuaquiera puede registrarse aquí. El recurso es un archivo en línea en el que estamos recogiendo los registros que quedan de los más de 100 proyectos realizados en 20 años de trabajo -desde  las propuestas a los informes, pasando por todo lo que podamos encontrar. El sitio proporcionará material para el primer día de la conferencia, dedicada a hacking la historia del Centro, y será pública, con una API. Nuestra esperanza es que estos esfuerzos, entre otras cosas, ayuden en el proyecto de retomar las diferencias disciplinarias en las humanidades digitales.

©  By Stephen Robertson

De cómo enseñar historia con videojuegos

Nicolas Trépanier, profesor de historia en la Universidad de Mississippi, firma un estimulante artículo en el número de mayo de la revista Perspectives on History: “The Assassin’s Perspective. Teaching History with Video Games”.  Trata el asunto de cómo los nuevos medios pueden ayudarnos en nuestras labores docentes, para lo cual describe uno de sus cursos, en el que empleó diversos videojuegos. Pero veámoslo. Esto nos dice el profesor Trépanier:

Playing with the Past

“¿Cuánto de Assassin’s Creed es, digamos… cierto?” La voz se hace más vacilante a medida que el estudiante se da cuenta de lo tonto que debe parecer preguntando por un videojuego en medio de un sesudo curso de historia en la universidad.

Muchos de nosotros hemos tenido esta experiencia: se plantea una cuestión sobre algunos datos históricos aparecidos en un videojuego y nosotros, los profesores, no podemos ofrecer otra respuesta más que enumerar todas las cosas en las que el juego es erróneo. Eso suponiendo que sepamos del juego en cuestión, por supuesto.

Me cansé de estar atrapado en el desdén, sobre todo porque sé que muchos estudiantes llegan a la Universidad interesados ​​en la historia precisamente porque han jugado con videojuegos de tema histórico. Un curso sobre las Cruzadas, la Revolución Americana o las guerras napoleónicas quizá suene especialmente interesante para alguien que ha estado allí. Como docentes de historia, ¿eso no nos da algo con lo que trabajar?

Después de diseñar e impartir en dos ocasiones un curso sobre las representaciones de la historia en los videojuegos, las inexactitudes históricas de Napoleon: Total War o Civilization IV son tan obvias para mí como siempre. Pero también me doy cuenta, incluso más de lo que esperaba, de que los videojuegos son una forma muy eficiente para conseguir que los estudiantes se involucren con la historiografía y para ofrecerles una perspectiva crítica y sofisticada que es probable que mantengan viva tiempo después de graduarse.

De la pantalla al aula

assassin

Los nizaríes -o asesinos, como se les conoce en Occidente- fueron una secundaria secta chií que se convirtió en un importante actor político  en el Oriente Próximo en la época de las Cruzadas. Ellos inspiraron la primera de una serie de videojuegos de gran éxito, cuyos capítulos posteriores han explorado la Italia del Renacimiento, el Imperio Otomano, la guerra revolucionaria americana y, más recientemente, la Edad de Oro de la piratería en el Caribe. Pero los nizaríes son también objeto de una tradición historiográfica que está caracterizada por unas marcadas representaciones negativas en las fuentes primarias (escritas por los opositores sunitas y los perplejos viajeros europeos), por tropos orientalistas (Bernard Lewis, némesis del teórico Edward Said, escribió lo que sigue siendo el mejor best seller sobre el tema), y el revisionismo posorientalista.

Mirando el primer juego de la serie, ambientado en 1191, algunos podrían argumentar que lo que la mayoría de historiadores puede hacer es listar las (numerosas) imprecisiones del juego, y dejarlo así. Como observé impartiendo este curso, eso supondría perder una oportunidad excepcional para mostrar a los alumnos que la historia no es solo “lo que pasó”, sino más bien el resultado de la investigación, la crítica de las fuentes y los debates entre distintos enfoques teóricos.

El curso que diseñé para el McDonnell Barksdale Honors College en la Universidad de Mississippi es un seminario que requiere que los alumnos jueguen a un par de videojuegos de tema histórico mientras leen artículos académicos relacionados con el período o el tema que es central en el juego. Al seleccionar los juegos que mis alumnos tienen que jugar, procuré que hubiera de diversos géneros, ya que el componente histórico no juega el mismo papel en todas partes. Así, los juegos de acción y aventura, como Assassin’s Creed, ofrecen una visión relativamente estática del período de tiempo que utilizan como telón de fondo, mientras que los juegos de gestión de imperios, como los de la serie Total War, tratan de simular los procesos sociopolíticos y económicos de una manera más dinámica. Por otra parte, los juegos que tienen por lo menos un par de años son preferibles tanto por su precio relativamente bajo (a diferencia de muchos juegos recientes que pueden ser tan caros como -horror!- un libro de texto universitario) como por su compatibilidad con los modelos antiguos de ordenadores portátiles; esto último es una ventaja cuando las últimas consolas de juegos se venden por alrededor de 500 dólares.

Los estudiantes prefieren los títulos más recientes, por supuesto, pero tienen más libertad en la segunda mitad del semestre, cuando un proyecto de investigación individual les obliga a vincular uno o varios juegos de su elección a una cuestión de importancia historiográfica. Así que mis estudiantes han escrito artículos sobre temas que van desde las intrigas políticas o la arquitectura eclesiástica en la Italia del Renacimiento a las ideas populares sobre la naturaleza en la América del temprano siglo XX, y desde las perspectivas culturales en conflicto sobre la guerra en la época de Cortés a las motivaciones de las incursiones vikingas.

Tratar con imprecisiones

empire-total-war-pc

Sí,  los videojuegos “históricos”están llenos de imprecisiones. Sin embargo, más que una limitación, estas imprecisiones pueden servir de pretexto para debatir. Por ejemplo, ¿qué factores básicos, más allá de la pura ignorancia, causaron estas imprecisiones? ¿De qué manera las diversas influencias culturales, tales como las convenciones del cine, dan forma a la manera en la que presentan la historia? ¿Cómo se relacionan con consideraciones éticas y comerciales? Es bastante sorprendente ver hasta qué punto, por ejemplo, los creadores del original Assassin’s Creed eliminaron cualquier contenido religioso de un juego inspirado en un grupo que una generación anterior de historiadores había presentado como terroristas islámicos. De hecho, plantear estas preguntas a menudo hace que los debates de clase deriven hacia la relación entre estas inexactitudes y las discusiones historiográficas en curso -por ejemplo, observando cómo los académicos actuales critican las investigaciones más antiguas sobre la nizaríes y tratando de identificar los historiadores cuyas obras podrían haber guiado las decisiones de los diseñadores de los juegos.

Al final del semestre, los estudiantes se habían hecho muy conscientes de que el término de comparación, en la evaluación de la fiabilidad de los videojuegos de tema histórico, no es “la historia objetiva y real”, sino más bien el resultado constantemente debatido y a veces contradictorio de la investigación historiográfica. Por tanto, este seminario tuvo éxito, más que la mayoría de los cursos de pregrado, en acercar a los estudiantes al trabajo que hacen los historiadores, no solo como profesores, sino también como investigadores académicos.

En el proceso, los estudiantes también descompusieron el concepto de “inexactitud histórica” ​​en una variedad de subcategorías, tales como la estética (la apariencia visual de los edificios de Jerusalén bajo Saladino), los elementos narrativos pasivos (escenas que proporcionan trasfondo y pretexto a las acciones de los “asesinos”) y la psicología (preguntando, por ejemplo, si el sistema de castigo/recompensa integrado en la mecánica del juego se corresponde con el contexto cultural del Levante medieval); teniendo en cuenta al mismo tiempo las características singulares de los videojuegos como medio, desde el entorno tridimensional que nos permite explorar hasta su propósito esencial de  creación de una experiencia divertida.

Beneficios

CivIVboxshot

El beneficio más obvio de este seminario fue la excitación que creó entre los estudiantes, que rara vez llegan a hablar de videojuegos en el aula. Pero también les dio una forma alternativa de dialogar con las publicaciones académicas. Un típico curso historia de grado se define por un cuerpo de conocimientos dados, por lo general una narración cronológica que representa un consenso académico. Su doble objetivo es el de transmitir este conocimiento a los estudiantes mientras se les capacita en una serie de habilidades intelectuales transferibles a lo largo del camino. Cuando las cosas van bien, los estudiantes salen del curso sabiendo más sobre la Guerra de Sucesión española o sobre la institución de la esclavitud, así como mejorando su pensamiento y sus habilidades de escritura. Al final, sin embargo, pocos estudiantes realmente se dan cuenta de la multitud de debates que han llevado a la creación de ese cuerpo de conocimientos históricos.

En este seminario, los videojuegos a los que los estudiantes jugaron antes de empezar las clases fueron el principio organizativo central. Concretamente, esto nos permitió dedicar todo nuestro tiempo de debates a la complejidad y a los matices de las fuentes, métodos e interpretaciones de los historiadores. De hecho, el nivel de discusión se acrecentó a medida que pasaban las semanas, y en poco tiempo los estudiantes aludían a los alcances, el tono, el enfoque y los argumentos presentados en los diferentes artículos, invocando consideraciones sobre los retos metodológicos, los enfoques teóricos alternativos y otros debates en curso. El compromiso que tenían con la historiografía, en definitiva, se elevó a un nivel que no recuerdo haber visto entre los estudiantes de grado.

La perspectiva crítica que los estudiantes adquirieron en este seminario también podrían tener un potencial más duradero que el de un curso medio de Historia. Los videojuegos tienden a ser más populares entre los más jóvenes, es cierto, pero esta es una cuestión de generacional más que de edad. Como tal, es muy probable que los videojuegos sobre Cruzadas estén presentes en las vidas de algunos de ellos mucho tiempo después de que hayan vendido sus libros de texto en eBay. Y, de hecho, destacados profesores del Honors College me han dicho que, si bien están acostumbrados a escuchar a los estudiantes discutir de los videojuegos por los pasillos, los participantes en este seminario fueron los primeros a los que escucharon adoptar un tono decididamente académico y debatir sobre temas tales como el modelado por ordenador del cambio social en las conversaciones que tuvieron entre clases.

Por último, el curso permitió que estos estudiantes conocieran la vanguardia de la investigación y el debate académicos, generando un poco de emoción y unas oportunidades únicas. Así, la próxima vez que ofrezca este curso, mis estudiantes leerán un artículo revisado por pares que fue escrito originalmente para este curso (nota)

Más allá de las limitaciones

Alguien se sorprenderá por la idea de un curso sobre videojuegos en la universidad, y con razón. Como medio, los videojuegos están sujetos a unas limitaciones que los hacen incapaces de transmitir los matices y la complejidad de la buena historiografía. Pero es posible reconocer estas limitaciones y, a pesar de ello, emplear el medio de manera constructiva, de una manera que motive a los estudiantes y complemente (aunque, por supuesto, nunca debería sustituirlo) el currículo ordinario. Y en cuanto a si Assassin’s Creed ofrece un retrato veraz de la historia -bueno, esta es una cuestión a la que vale la pena dedicar un par de semanas de discusiones.

Nicolas Trépanier

Nota:

Joshua Holdenried y Nicolas Trépanier, “Dominance and the Aztec Empire: Representations in Age of Empires II and Medieval II: Total War”, en Matthew Kapell y Andrew Elliott (eds.), Representations of History in Videogames (New York: Bloomsbury Academic, 2013, pp. 107–19). Por cierto, hay que señalar el lugar alarmantemente marginal que los historiadores tienen en los debates sobre la relación entre la historia y los videojuegos. Por ejemplo, sólo una tercera parte de los colaboradores de este volumen tiene la historia como filiación disciplinaria principal. Pero como primer libro que aborda directamente el tema de la representación de la historia en los videojuegos, también ofrece un punto de partida potencialmente importante para los historiadores interesados ​​en seguir ese camino. Los editores del libro han elaborado una web [que recomiendo a quienes deseen experimentar].

Licencia Creative Commons  Esta obra está bajo una licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License. Cualquier uso debe proporcionar el nombre del autor, el título del artículo, la revista (Perspectives on History), la fecha de publicación y un enlace a esta página. Algo semejante solicita este traductor, en lo que le pueda corresponder.

Michel Wieviorka: El imperativo numérico

El asunto de lo digital es uno de los tratados habitualmente aquí. Ya he escrito en diversas ocasiones sobre el particular, ya sea en las breves entradas de esta bitácora o de forma más extensa en mi reciente libro (El desorden digital). El sociólogo Michel Wieviorka abunda en eso mismo, pero de forma mucho más breve y categórica, en el nuevo texto que publica, de apenas sesenta páginas, titulado L’impératif numérique ou La nouvelle ère des sciences humaines et sociales? (CNRS Editions). Así lo presenta en su blog, reproduciendo el paratexto editorial:

impératif numérique

¿Y si la ubicuidad de lo digital señala no solo una nueva era, un cambio cultural importante, sino también una ruptura profunda, una transformación radical de la humanidad? ¿Y si lo digital es, tras la invención de la escritura y la imprenta, la tercera gran revolución? A estas preguntas, Michel Wieviorka añade otra: la era digital ¿no podría sucitar en Francia el renacimiento de las ciencias humanas y sociales (CHS)? Su respuesta es sí.

En este manifiesto, el sociólogo destaca el retraso de las CHS francesas a la hora de tomar en cuenta y usar las nuevas herramientas digitales. Sin duda, representan un riesgo para las libertades individuales. Pero también son una gran herramienta para el científico social, rica en innovaciones, nuevas prácticas y nuevos métodos: ¿el mundo virtual no podría, por ejemplo, constituir un nuevo campo de investigación? La historia, cuyo fin predijo Fukuyama, ¿no se convierte en una historia a la vez global e individual gracias a los Big data y a los millones de datos consultables en acceso abierto? De tema de estudio, el hombre y la sociedad ¿no se conviertan en actores/autores de su propio relato?

Para Michel Wieviorka, las humanidades y las ciencias sociales deben ser parte de las nuevas tecnologías de la información. ¿Cómo? Utilizando los datos y las redes sociales de la Web 2.0 para compartir, comunicar, trabajar en colaboración y producir las humanidades digitales -una referencia a las antiguas Humanidades. Con ejemplos, él explica todo el partido que se podría sacar a lo digital y propone una nueva organización de la investigación que supere el sistema de disciplinas, un verdadero obstáculo a la innovación intelectual. Un salto cualitativo propicio para la aparición de esas figuras de intelectuales que nos faltan hoy en día …

***

Pierre Assouline lo comentó hace unos meses en estos términos:

Se trata de una ruptura,  “antropológica quizá, cultural sin duda”, dice el sociólogo Michel Wieviorka en L’Impératif numérique, otro libro muy vivo. Vuelve notablemente sobre la reciente fórmula digital humanities, o “humanités numériques“: “El término tiene el mérito de unir dos palabras que podrían suponerse muy distantes una la otra y de las que se ha dicho que constituirían un oxímoron. Sin embargo,  representan la esperanza de una capacidad reencontrada de las humanidades, incluyendo las más clásicas, para relanzarse y hallar un lugar en la era digital, en lugar de tender a desaparecer”. En un capítulo, Michel Wieviorka indica cómo los investigadores entusiastas de esta nueva especialidad académica evocan el giro que vivimos: “un nuevo Renacimiento”. On n’en sort pas.

***

El lector interesado puede consultar la reseña de Jean-François Blanchard en LiensSocio