Archivo de la categoría: TIC

Justin E. H. Smith: Internet no es lo que crees. Una crítica lúcida

Justin E. H. Smith, profesor de historia y filosofía de la ciencia nos presenta esta temporada un estimulante trabajo: The Internet Is Not What You Think It Is: A History, a Philosophy, a Warning (Princeton UP).

Antes de nada, recomendaría empezar con la entrevista que Smith le concede a Julien Crockett en Los Angeles Review of Books, donce dice, entre otras cosas:

“Mi filosofía de por qué los medios sociales son tan terribles es simplemente economía básica. Y no estoy seguro de que eso cuente como filosofía, aunque hay un animado debate al respecto. Así que es la economía lo que subyace a la adicción, y la adicción que resulta de nada más que la gamificación. Al final, los “me gusta” son puntos, los “me gusta” son lo mismo que conseguir guías gratuitas, o lo que sea, aunque te hayas pasado al tipo de videojuego que se centra menos en la coordinación mano-ojo, y más en, digamos, la lenta maniobra estratégica. Sigue siendo una “temática de debate” más que un debate. Y esto es un verdadero problema porque no hay otro juego en la ciudad. En este punto, si se tiene alguna esperanza persistente para las perspectivas de la democracia deliberativa, la idea de que es necesario encontrar un espacio público neutral en el que perseguirla, es tan obvio que el único escenario posible es online. Quiero decir, puedes imprimir panfletos en tu sótano si quieres, pero eso no va a llevar tu movimiento muy lejos. Así que sólo tenemos una opción como espacio público, y es una opción espuria. Es uno que no puede ser un espacio público porque su razón de ser es algo muy diferente”.

Y preguntado por la excepción, la Wikipedia, señala:

“Hay componentes estructurales menores que evitan que esté totalmente podrida, que es, ya sabes, lo que deberías esperar naturalmente de cualquier sitio web conocido: que se desvíe hacia la podredumbre. Wikipedia no se ha desviado de esa manera debido a unos simples obstáculos al vandalismo de bajo esfuerzo y a las teorías de la conspiración, etc. Y así, con el tiempo ha sido empujado a este notable nivel de detalle enciclopédico por lo que es una cohorte bastante pequeña de editores de buena voluntad. Para mí, expresa una especie de concepción leibniziana del conocimiento: sólo detalles dentro de detalles dentro de detalles. Esa es la naturaleza del hipervínculo. Y corresponde a una cierta hambre enciclopédica que admito que comparto con Leibniz”.

Dicho lo cual, así empieza la introducción:

“¡Calculemos!”
“Reforzarnuestro tejido social y acercar el mundo”. Esta, sostiene Mark Zuckerberg, CEO de Facebook Corporation, es la razón de ser de su empresa. Sin embargo, no hace falta ser especialmente crítico para darse cuenta de que fortalecer el tejido social y acercar el mundo no es, de hecho, lo que hace Facebook. No, Facebook y las demás grandes empresas tecnológicas están, lisa y llanamente, desgarrando el tejido social y separando a la gente.

Basta con encender el ordenador y maravillarse con las noticias del día, con toda la gente enfadada tras los avatares, peleando entre sí y con los bots sobre las noticias, y sobre el significado de las mismas. Sé testigo de cómo la política global y local se ha corrompido hasta convertirse en una forma de implacable guerra de desinformación. Vea cómo las campañas organizadas de trolling fomentan la violencia contra grupos minoritarios en todo el mundo. Observe el acoso a los disidentes políticos mediante campañas masivas desde abajo, y la represión de esos mismos disidentes mediante la vigilancia estatal desde arriba. Vuelve a visitar 2016 y observa cómo las tecnologías de las nuevas grandes empresas tecnológicas se movilizan para propulsar a un despreciable troll de Internet hasta el más alto cargo del país más poderoso del mundo. Tiemblen ante los adictos a la rabia en línea que se unen diariamente en busca de nuevos objetivos: alguien grabado en vídeo en un momento de indiscreción, que luego es sumariamente doxxed (es decir, que se revelan sus datos personales en Internet), avergonzado, despedido o condenado al ostracismo; algún joven adulto en la cúspide del éxito que es derribado cuando se demuestra que ha utilizado un lenguaje odioso cuando era adolescente en un foro de chat; algún normie despistado (argot para una persona normal y corriente, ajena a los ritmos y a las interioridades de la cultura online) ridiculizado sin piedad por no haber adoptado aún la terminología para un determinado grupo de identidad que fue ratificada por las vanguardias de los medios sociales poco tiempo antes. No hay indicios de que nadie tenga un plan claro, ni el poder necesario, para aplacar el caos que han desatado estas tecnologías. Estamos viviendo un momento de crisis de la historia, en el verdadero sentido de “crisis”: puede que las cosas mejoren con el tiempo, pero nunca serán lo mismo.

Hace tan sólo diez o quince años, todavía se podía esperar sinceramente que Internet ayudara a “unir a la gente y a fortalecer el tejido social”. Cuando empezaron a estallar las revoluciones de la llamada Primavera Árabe, muchos, entre los que me incluyo, declaramos que era el poder de los medios sociales que se estaba desatando, saludando una nueva era de democracia e igualitarismo en todo el mundo.

El arco de estas esperanzas utópicas es largo, y sólo en la última década se ha inclinado decididamente hacia la derrota. El sueño de una sociedad gobernada racionalmente, liberada de los apasionantes conflictos humanos mediante la externalización de los procedimientos de toma de decisiones a las máquinas, es un sueño que el filósofo alemán Gottfried Wilhelm Leibniz ya articuló en la década de 1670. En un texto en el que desarrolla un lenguaje artificial y formal para la expresión exacta de todos los términos del lenguaje natural, el filósofo imagina un futuro próximo en el que, “si surgieran controversias, no habría más necesidad de disputa entre dos filósofos que entre dos calculadoras. Les bastaría con tomar sus lápices en las manos, sentarse ante el ábaco y decirse: “¡Calculemos! Calculemos!” El “ábaco” en cuestión no es un ábaco real, sino cualquier herramienta que pueda ayudar a procesar el lenguaje formal, aunque en principio Leibniz también piensa, como transmite en este pasaje, que el lenguaje puede desplegarse usando sólo un lápiz y un papel (al igual que uno podría hacer la división larga a mano o usando algún tipo de calculadora).

Este uso hortatorio en tercera persona del plural del verbo latino “calcular” -¡Calculemus!- podría servir como lema del optimismo leibniziano, de la creencia de que todos los problemas pueden resolverse simplemente aclarando nuestros términos y siguiendo racionalmente las consecuencias lógicas de nuestros compromisos. Este optimismo se extiende no sólo a las disputas entre filósofos que discuten sobre abstracciones acerca de la naturaleza de la sustancia o la inmortalidad del alma, sino también a los diplomáticos que representan a imperios al borde de la guerra. Para Leibniz, el desarrollo de un lenguaje formal universal es una pieza clave para la inminente consecución de la paz mundial, una pieza que seguiría captando la imaginación de una forma más demótica hasta bien entrado el siglo XX, donde lenguas artificiales como el esperanto, el volapük y el ido solían atraer a activistas por la paz de diversas tendencias, algunos de los cuales, en particular Bertrand Russell (defensor del ido), también tenían una profunda deuda filosófica con Leibniz.

Así, a principios del siglo XIV, el polímata mallorquín Ramon Llull diseñó una máquina hecha de papel, que consistía en varios discos concéntricos marcados con símbolos en los bordes que denotaban diversos atributos de las sustancias. Llull esperaba que al girar estos discos se pudieran examinar exhaustivamente todas las posibilidades combinatorias de los tipos de seres en el mundo (y más allá). Leibniz tomó a Llull como un importante predecesor en la historia del procesamiento del lenguaje formal, y Llull también tuvo sus propios e influyentes predecesores, especialmente Aristóteles, así como otras fuentes en las tradiciones místicas judía e islámica de Al-Andalus. Aunque podríamos tener la tentación de ver a Leibniz, quizá junto con su contemporáneo Blaise Pascal, como el “padre” de la informática, en realidad los ordenadores no tienen padre, ni madre, y para cualquier punto de partida que se intente elegir en la historia, siempre se pueden encontrar otros predecesores con los que el pensador que se encuentra en ese punto de partida ya estaba en conversación, a los que esa persona respondía, que les sirvieron de punto de partida.

Lo que ocurre con Leibniz no es el comienzo propiamente dicho de nada, sino que -una metáfora a la que volveremos con frecuencia- es el entrelazamiento de varias ideas en un filamento lo suficientemente grueso como para servir más adelante de brillante hilo conductor a través del resto de la historia moderna hasta nuestros días: la idea de que el lenguaje natural puede ser formalizado; la idea de que el lenguaje formal puede ser procesado por máquinas; la idea de que la razón humana puede ser subcontratada a estas máquinas para que tomen decisiones por nosotros; la idea de que todas las cosas están interconectadas, y que por lo tanto un cambio en una cosa en el mundo es capaz de provocar un cambio instantáneo en todas las demás, sin importar la distancia física; la expectativa de que podemos trabajar colectivamente para crear un compendio de todo el conocimiento compartido públicamente para mejorar la suerte de toda la humanidad; la creencia de que el conocimiento es perseguido y aumentado por los individuos que trabajan dentro de una red mucho más amplia de otras personas con ideas afines; la convicción de que el trabajo colectivo, ayudado por las máquinas, hacia la realización de la razón como principio rector de la sociedad traerá una nueva era de iluminación y paz duradera.

Aunque este no es un libro sobre Leibniz específicamente, éste aparece en repetidas ocasiones, e incluso cuando no es el tema de discusión, hay una convicción implícita de que él, más que cualquier otro pensador moderno, representa el espíritu de Internet, los ideales que guiaron el primer período de su desarrollo, y quizás la mejor esperanza para su futuro final. Pero el espíritu leibniziano inicial de Internet, tal como se extiende, digamos, desde aproximadamente 1678 hasta aproximadamente 2011, ha caído últimamente en un peligro existencial. La llamada al “cálculo” no ha traído la paz mundial. Ni mucho menos. Leibniz, con el debido respeto, era demasiado optimista.

El “pesimismo” sobre la promesa de las nuevas tecnologías para mejorar nuestra condición no es, por supuesto, nuevo. A día de hoy, por muy cuidadosa que sea una persona a la hora de articular razones sólidas, sigue corriendo el riesgo de que la llamen “ludita” en respuesta a las preocupaciones sobre la mecanización, recordando la resistencia radical (probablemente ficticia) de Ned Ludd contra el aumento de la mano de obra robótica que empezó a surgir ya al principio de la revolución industrial (aunque, por supuesto, todavía no se llamaba así). A principios de la década de 1960, Norbert Wiener era muy consciente de que los posibles resultados apocalípticos de la tecnología moderna podrían derivarse simplemente de nuestra pérdida de control sobre las máquinas a las que hemos externalizado los procesos de toma de decisiones, y que, por tanto, enseñar a una máquina a jugar al ajedrez podría darle ya más responsabilidad de la que puede asumir sobre la guerra, la paz y el destino humano. “No hay nada más peligroso de contemplar que la Tercera Guerra Mundial”, escribe Wiener en un capítulo complementario de la segunda edición de su Cybernetics, al que volveremos a lo largo de este libro.  Y añade: “Merece la pena considerar si parte del peligro no es intrínseco al uso desprevenido de las máquinas de aprendizaje”.

La filosofía existencial y fenomenológica de mediados del siglo XX está impregnada de un recelo generalizado hacia la tecnología moderna, a menudo, como en el caso de Martin Heidegger, con un trasfondo incómodo, y a veces con afirmaciones explícitas, sobre el conflicto entre la mejora tecnológica de nuestra vida social, por un lado, y la vida “auténtica”, por otro. Este pesimismo sigue resonando en el compromiso psicológico, psicoanalítico y científico-social de finales del siglo XX con el problema de la “alienación” moderna y el modo en que las mejoras tecnológicas nos alejan de los vínculos humanos y los apegos naturales que dan sentido a la vida. En la década de 1970, sociólogos como Manfred Stanley advirtieron del aumento del “tecnicismo” en la interpretación de las acciones y motivaciones humanas, y al hacerlo fueron criticados por otros por su “pesimismo”. Sin embargo, al igual que Stanley, y a diferencia de Heidegger o de alguna caricatura del “ludita”, me interesa aquí “evitar los frenesíes apocalípticos de condenación o salvación en favor de un análisis más calmado. ”  Aunque me opongo firmemente a la “mistificación tecnicista de la conciencia personal en las condiciones de la civilización industrial moderna”  y me preocupa salvar la “dignidad humana” en estas condiciones, también me preocupa mostrar que el mayor problema no es el del determinismo tecnológico imparable, o el de un determinismo que sólo puede contrarrestarse “apagando el interruptor”, sino más bien el de aclarar la naturaleza de la fuerza con la que estamos luchando, y comprender los límites del pensamiento que procede por analogía entre los seres humanos y las máquinas. El enfoque de Stanley es en gran medida a través del análisis del lenguaje, mientras que el mío es a través de la historia, pero en ambos casos el objetivo es realizar una crítica lúcida, evitando al mismo tiempo los escollos del pesimismo o del autenticismo“.

© Justin E. H. Smith / Princeton University Press / Los Angeles Review of Books

Acoso: libertad académica y redes sociales

Tiempo ha que no visitamos esa pequeña pero interesante revista que es Perspectives on History. Y me ha parecido que era el momento de hacerlo, en particular por el artículo que en febrero firmó  Alexandra F. Levy,  responsable de medios en la AHA.  El interés del texto está tanto en el fenómeno que describe cuanto en los casos particulares que muestra y que, como todos sabemos, se podrían replicar para otros países, aunque la dimensión varíe según lugares.

Pero vayamos a ello:

“El acoso adopta muchas formas: llamadas telefónicas amenazantes, textos con imágenes gráficas, correos electrónicos y peticiones enviadas a los empleadores, amenazas de violación y asesinato.

Muchos historiadores se han vuelto incómodamente conscientes -o son ellos mismos objetivo- del acoso coordinado en Twitter y otras plataformas. Los acosadores no sólo atacan a los historiadores, sino también a los académicos de otros campos que escriben sobre todo tipo de temas, desde los deportes hasta las cuestiones LGBTQ+, pasando por la historia y la literatura medievales. Los académicos que son negros, indígenas y personas de color o que se identifican con otras comunidades minoritarias, junto con las mujeres, a menudo se enfrentan a los abusos más despiadados. Un solo acosador con una gran plataforma puede movilizar rápidamente a sus seguidores para que ataquen a un académico cuyo trabajo consideran que amenaza su visión del mundo, y el ataque puede durar meses o incluso años.

Perspectives ha hablado recientemente con historiadores que han sido objeto de ataques por parte de neonacionalistas en el extranjero, lo que ha suscitado respuestas por parte de asociaciones académicas que defienden la integridad y la libertad académicas. Pero hay muchos otros -en Estados Unidos y en otros países- que podrían compartir historias similares. Este artículo arroja luz sobre las experiencias de unos pocos, con la esperanza de que la comunidad pueda comprender mejor lo que están viviendo los colegas que experimentan tales ataques y la mejor manera de apoyarlos. Enfrentarse a un acoso despiadado tiene un coste enorme para la persona, tanto profesional como personalmente. “La mayoría de los que elegimos esta profesión nunca soñamos que nuestro trabajo pudiera implicar esto”, dijo Ananya Chakravarti (Universidad de Georgetown). “Contemplar el odio y el lenguaje violento de estos acosadores puede causar un daño real”.

No es simplemente el aumento del uso de las redes sociales lo que ha provocado estos ataques. La política de derechas en todo el mundo ha dado poder a los neonacionalistas que se sienten amenazados por los académicos cuyo trabajo echa por tierra los mitos nacionales que promueven. Los ataques se centran a menudo en la violencia histórica contra las minorías, en consonancia con los propios prejuicios de los neonacionalistas. Los académicos de los países gobernados por los neonacionalistas, y los que viajan a ellos, pueden sufrir acoso físico y legal -incluso la cárcel- por realizar una investigación histórica responsable. Cuando los neonacionalistas no pueden intimidar físicamente a los académicos, recurren a las amenazas en línea.

La situación de los historiadores polacos, especialmente los que trabajan sobre la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto, ha empeorado constantemente a medida que los nacionalistas polacos han tomado las riendas del poder gubernamental y lo han convertido en un arma contra los académicos desde 2015. Para Jan Grabowski (Univ. de Ottawa), el acoso en las redes sociales que ha sufrido forma parte de un acoso físico y legal más amplio. Los agresores de Grabowski descartan la participación polaca en la violencia contra los judíos durante y después de la Segunda Guerra Mundial y promueven otros mitos que niegan el Holocausto. Sus acosadores “han sido claramente dirigidos, controlados y orquestados por instituciones del Estado polaco u ONGs financiadas por el gobierno”. Explicó que “en los países democráticos normales, estos odiadores no tienen el poder institucional del Estado dándoles luz verde. Aquí, sí la tienen”.

En una línea similar, el ascenso de los nacionalistas hindúes en el gobierno de la India ha envalentonado a quienes abrazan la ideología conocida como Hindutva. Estos nacionalistas hindúes “son muy sensibles a una serie de temas de la historia del sur de Asia, especialmente a la discriminación basada en las castas, el dominio indo-musulmán y la diversidad interna del hinduismo”, explicó Audrey Truschke (Rutgers Univ., Newark).

Los neonacionalistas japoneses se aprovechan de cuestiones que “son políticamente sensibles dentro de Japón, y de ciertos temas históricos en los que la derecha neonacionalista japonesa está especialmente implicada”, dijo Amy Stanley (Northwestern Univ.). Los acosadores utilizan las redes sociales para impulsar su mensaje y coordinar los ataques contra los académicos. “Algunos de ellos, con gran número de seguidores, tuitean específicamente a los políticos de derechas en un intento de ganarse su atención, e incluso han hecho que sus contenidos sean promocionados por ellos”, señaló Paula R. Curtis (Univ. de California, Los Ángeles).

Los historiadores que se dedican a Japón se han unido para combatir el acoso en línea, tanto en Japón como en el extranjero. “Los historiadores de Japón han sido a menudo nuestros mejores aliados y socios, porque este problema les afecta incluso más que a nosotros”, dijo Stanley. “El acoso no procede de la comunidad académica. Los historiadores japoneses también han estado muy preocupados por esto y han hecho sus propios esfuerzos para que sus instituciones académicas y escolares lo aborden.”

En otros casos, el miedo a las represalias del gobierno ha conseguido enfriar la solidaridad académica con los historiadores acosados o procesados. En febrero de 2021, Grabowski y Barbara Engelking fueron condenados por difamación en Polonia en relación con su libro coeditado, Noche eterna. El destino de los judíos en la Polonia ocupada (Polish Center for Holocaust Research, 2018 / IU Press, 2022). Sus condenas fueron anuladas en apelación, pero Grabowski ha visto disminuido el apoyo de colegas e instituciones polacas. “Hasta hace dos años, me solicitaban mucho como ponente en las universidades polacas”. Pero desde que comenzó el juicio, sus invitaciones se han terminado: “La gente tiene miedo, y las instituciones también”. La carta de la AHA a los funcionarios del gobierno polaco en apoyo de Grabowski y Engelking hacía hincapié en el derecho de los historiadores a realizar investigaciones imparciales “que revelen hechos incómodos sobre la historia de una nación”. Pero los neonacionalistas suelen considerar que la historia “incómoda” amenaza directamente los mitos que promueven.

Los debates que se inician en el mundo académico pueden extenderse a las redes sociales y atraer a neonacionalistas y acosadores. La historia de las “comfort women” [mujeres de consuelo], mujeres a las que los militares japoneses obligaron a la esclavitud sexual durante la Segunda Guerra Mundial, es un pararrayos en las redes sociales. En diciembre de 2020, el profesor de Derecho J. Mark Ramseyer (Univ. de Harvard) publicó un artículo en la International Review of Law and Economics en el que afirmaba que las mujeres de consuelo estaban bien pagadas y realizaban voluntariamente trabajos sexuales para el ejército japonés mediante un sistema de contratos. En marzo de 2021, Amy Stanley, Hannah Shepherd, Sayaka Chatani, David Ambaras y Chelsea Szendi Schieder publicaron una de las primeras refutaciones académicas, “‘Contracting for Sex in the Pacific War’: The Case for Retraction on Grounds of Academic Misconduct” (Asia-Pacific Journal: Japan Focus, 2021). Expusieron “las distorsiones y tergiversaciones de las fuentes que hemos encontrado en el artículo de Ramseyer” e instaron a que se retractara, argumentando que “sus inexactitudes son más que errores superficiales; socavan completamente las afirmaciones del artículo”.

El artículo de Ramseyer y las respuestas críticas de los académicos al mismo han recibido atención internacional en los medios de comunicación y por parte de políticos de Estados Unidos, Japón, China y Corea del Sur. Alabando el artículo de Ramseyer están los neonacionalistas que durante mucho tiempo han tratado de enterrar las historias de las mujeres de consuelo y se han sentido legitimados por el artículo del profesor de Harvard y su continua defensa del mismo. Durante más de un año, han acosado con saña a los autores de “The Case for Retraction”, a los académicos que publicaron artículos relacionados en otros medios de comunicación e incluso a otros que simplemente tuitearon elogios a la refutación. El acoso ha incluido ataques coordinados en las redes sociales, correos electrónicos a sus instituciones y otras amenazas, y lo peor del acoso ha sido dirigido contra mujeres y académicos japoneses. En noviembre de 2021, la Association for Asian Studies emitió una declaración en la que denunciaba “el acoso a los especialistas en estudios asiáticos, especialmente en lo que respecta a los recientes ataques en línea a historiadores que contribuyen a nuestra comprensión del Japón de la Segunda Guerra Mundial”. Pero ha continuado sin cesar.

Además de dirigirse a individuos, los acosadores han lanzado ataques coordinados contra conferencias y organizaciones. Los académicos y los patrocinadores universitarios de Dismantling Global Hindutva, una conferencia en línea en septiembre de 2021, recibieron amenazas de muerte contra ellos mismos y sus familiares. “Se generaron correos electrónicos de un solo clic para bombardear los servidores de las universidades con casi un millón de cartas para detener la conferencia”, dijo Chakravarti. “No hay nada espontáneo ni orgánico en ese acoso organizado”. La AHA emitió una declaración en la que condenaba el acoso y la intimidación de los participantes en la conferencia, subrayando que “las interrupciones de una conferencia representan un ataque al principio de la libertad académica”.

Los acosadores también se dirigen a las instituciones que apoyan o emplean a aquellos con los que no están de acuerdo, a menudo acusando a los historiadores de racismo. “Cooptan el lenguaje de la justicia social”, dijo Stanley. “Escriben que criticar al imperio japonés es racista hacia el pueblo japonés. Como las universidades están preparadas para ser muy sensibles -y con razón- a las acusaciones de racismo, los acosadores han decidido que ésta es una muy buena manera de llamar la atención de las instituciones.” Los nacionalistas hindúes también han “aprovechado la conversación en torno a la justicia social en el mundo académico para silenciar el escrutinio académico de su ideología o del régimen actual en la India”, dijo Chakravarti.

Una vez que los acosadores apuntan a un historiador, atacarán cualquier cosa que éste comparta en línea. “Parece que primero llamé su atención por mi trabajo en torno al tema de las mujeres de consuelo, pero rápidamente se convirtió en una bola de nieve al encontrar otras cosas que yo había dicho y por las que querían sentirse ofendidos”, relató Stanley. Grabowski sabe que cada palabra que escribe en las redes sociales -incluso en su página de Facebook, sólo para amigos- puede ser compartida con el gobierno polaco. La tensión de querer compartir tu erudición e intereses en las redes sociales, y a la vez saber que tus cuentas están vigiladas por quienes quieren hacerte daño, es estresante y agotadora.

¿Qué se puede hacer ante el acoso en línea? El apoyo institucional puede ser clave, para los académicos que cuentan con ese respaldo. “Es esencial que las instituciones adopten una postura pública contra las formas de acoso en línea y que investiguen y se informen a fondo sobre la naturaleza del problema cuando se produzca”, afirma Curtis. Las amenazas violentas deben denunciarse a la institución y a la policía local o del campus. Las asociaciones académicas también pueden prestar apoyo público o ayuda entre bastidores. En 2022, la Association for Asian Studies proporcionará una plataforma para una serie de eventos en línea de tres partes sobre el acoso digital de académicos y activistas en contextos asiáticos, organizada por Curtis y varios otros académicos.

El sentido de la solidaridad también es crucial, tanto en lo profesional como en lo personal, especialmente para quienes carecen de apoyo institucional. “Aunque el acoso que se produjo en la conferencia fue absolutamente atroz, me alentó la rapidez y eficacia con que los académicos se unieron para enfrentarse a él”, dijo Chakravarti. Dirigirse a la institución de un académico -explicando que un colega ha sido objeto de acoso por motivos políticos- puede suponer un apoyo importante, sobre todo si el colega tiene un empleo eventual o está en vías de promoción. “Una respuesta común que no ayuda es el silencio”, dijo Truschke. “Somos más fuertes cuando nos mantenemos unidos”.

Reconocer la importancia de la libertad académica en las redes sociales también es importante. Curtis señaló: “Mucha gente no comprende del todo la importancia de los espacios digitales en el trabajo de los historiadores. Son los que dicen: “¿Por qué no lo apagas?” o “¿Por qué no te desconectas?”. Pero hacer eso sólo reforzaría a los que hacen un mal uso del pasado y los dejaría a ellos y a su movilización de falsas narrativas sin control”. Stanley coincidió en que aconsejar a los académicos que se mantengan fuera de Twitter o que cierren su cuenta es “profundamente erróneo, porque culpa a la víctima. Los académicos necesitan estar en Twitter para promover su trabajo y participar en debates académicos. Esta es una esfera pública”.

Con el auge del nacionalismo de derechas en todo el mundo -incluido Estados Unidos- es probable que el acoso en línea aumente, y que los acosadores apunten a quienes promueven los hechos por encima de los mitos nacionalistas. La solidaridad entre la comunidad histórica es más vital que nunca. La defensa de la libertad e integridad académicas y el desmantelamiento de los mitos históricos ha sido durante mucho tiempo la vocación de muchos historiadores. Ahora la comunidad se enfrenta a estas pruebas en nuevas plataformas en todo el mundo”.

© 2022 American Historical Association / Alexandra F. Levy

Peppino Ortoleva: el siglo de los media

Cerramos semana italiana. En elle hemos visto que,  si bien casi siempre nos dejamos deslumbrar por los autores anglosajones (y entono el mea culpa), hay muchos y variados historiadores en otras lenguas que merecen la misma o mayor atención. Por ejemplo, entre los que se ocupan de los media, uno de los historiadores más agudos es, y desde hace mucho, Peppino Ortoleva. Por desgracia, su producción no ha tenido el eco que merecería en el mercado hispano, con la salvedad de Colombia, donde ha ido en diversas ocasiones y donde mantiene una relación bien asentada.

Por eso mismo, no extraña que el único libro que se le ha traducido sea Mitos de baja intensidad y que lo haya hecho recientemente la Universidad de los Andes. Pero no es de ese volumen del que nos ocuparemos, sino del último, recién aparecido: Il secolo dei media.
Stili, dinamiche, paradossi (Il Saggiatore). Y así empieza, con esta “nota introductoria”:

“1. Intentemos pensar en un catálogo de las grandes novedades que han acompañado el paso del siglo XX a este nuevo tan difícil de nombrar (¿el Dos Mil? ¿”El siglo XXI”, como se llamaba el periódico de Clark Kent/Superman en las ingenuas ediciones italianas de los años cincuenta? ¿El nuevo milenio?) No hay dudas: a la cabeza de la lista de hechos que cuentan hay que situar las formas y los nuevos hábitos de comunicación: las tecnologías, pero también los fenómenos sociales que nos han envuelto a todos de forma rápida e imprevisible, desde la web al teléfono móvil, pasando por las comunidades virtuales. Hacía poco que habíamos dejado de hablar de “revolución” en política, y a estas alturas el término parecía más que obsoleto, y aquí la misma palabra reaparece y se extiende hasta volverse empalagosa, un poco lugar común, un poco eslogan promocional gastado, allí donde se habla de tecnologías informáticas y de vídeo, de telefonía y de imágenes digitales: en una palabra, de medios de comunicación.

¿Por qué toda esta obsesión por las herramientas de comunicación, que se ha arraigado en el sentido común de las sociedades desarrolladas? Ciertamente hay hechos sólidos, cuantificables en sumas de dinero, presencia física de objetos, estadísticas de consumo. Pero también se percibe la influencia de otros factores, en particular dos fenómenos característicos de nuestro tiempo:

a. la primera es la intensificación del ritmo de la innovación tecnológica y de los medios de comunicación; el desarrollo de la microelectrónica a partir de los años 60 ha traído consigo, de acuerdo con la llamada “ley de Moore” (enunciada en 1965), no sólo un crecimiento vertiginoso de la potencia de cálculo de los ordenadores, sino, lo que es más importante, una serie ininterrumpida de aceleraciones. A mediados de los ochenta, los no iniciados sólo pensaban en términos de kilobytes, en los noventa en términos de mega, hoy en términos de giga, y ahora empezamos a hablar, sin demasiados aspavientos, de terabytes, es decir, trillones de bytes, el equivalente a grandes bibliotecas enteras;

b. la segunda es el peso que se atribuye a los medios de comunicación, y (si se puede decir así) las crecientes responsabilidades que los acompañan: no sólo como vehículos de contenidos, más o menos persuasivos; no sólo como herramientas esenciales para conectar a la gente; sino también como protagonistas de la historia contemporánea, como motores, en muchos sentidos autónomos, de las dinámicas sociales y culturales.

Desde el surgimiento de la televisión a mediados del siglo pasado, los medios de comunicación han sido reconocidos como un factor de transformación radical, para la vida doméstica, para los ritmos de la existencia, incluso para los procesos psíquicos. Con la llegada del ordenador, luego de Internet y de formas de entretenimiento como los videojuegos, la expresión “nuevos medios de comunicación” pasó a designar, no tanto un objeto específico, en constante cambio, sino uno de los núcleos principales, a menudo el principal, de todo cambio social en curso. No es casualidad que, en el mismo periodo, “medios de comunicación” pasara de ser una palabra un tanto esotérica a convertirse en un término de uso común y uno de los más recurrentes en el discurso cotidiano, y que luego se convirtiera en la etiqueta de todo un universo de noticias y acontecimientos, como muestran los titulares de los periódicos.

En resumen, a principios del nuevo siglo, la cuestión de los medios de comunicación es uno de los grandes temas de la agenda, tanto en el debate político como en las decisiones económico-tecnológicas, en la reflexión histórica (la historia de los medios de comunicación, que hace menos de quince años presentábamos en Italia como una subdisciplina aún en busca de su propia identidad precisa, se reconoce ahora como uno de los sectores de mayor crecimiento de los estudios históricos) y en el debate filosófico: Hoy no nos sorprende oír hablar de una “epistemología” del videojuego o de una “ontología” del teléfono móvil, de una fenomenología de la imagen mecánica, de una antropología filosófica aplicada a las interfaces informáticas. Y no faltan quienes (incluso desde cátedras muy autorizadas) nos invitan a atribuir a tal o cual medio un valor, o más a menudo un disvalor, de orden moral:lLo demuestran las numerosas y recurrentes peroratas contra la televisión, juzgada como causa de aplanamiento cultural, cuando no de embotamiento psíquico, y de empobrecimiento de la dialéctica democrática; lo demuestran, en cambio, las celebraciones de la informática y de su reciente advenimiento como promesa segura de nuevos modelos de crecimiento y de educación, por no hablar de liberación personal e incluso de nuevas relaciones sociales; aunque no falten condenas igualmente drásticas de las innovaciones informáticas y telemáticas como causa, “en sí mismas”, de anomia e hiperindividualismo.

La dinámica de los medios de comunicación es ciertamente impetuosa, imprevisible y abrumadora, y muchos le atribuyen el poder de producir experiencias sustancialmente nuevas para la humanidad. El injerto en nuestros cuerpos ordinarios de prótesis “posthumanas”; la extensión directa de nuestras mentes en un sistema de máquinas pensantes; el entrelazamiento en un solo conjunto “multimedia” de formas de comunicación (el libro y la imagen, la composición musical y la conversación hablada) que durante siglos, si no milenios, habíamos estado acostumbrados a concebir como totalmente separadas y distintas entre sí; la aparición mítica, en el apogeo de la sociedad individualista, de redes capaces de dar vida a “comunidades” entre personas desconocidas: Todos estos fenómenos, algunos verificables, otros que forman parte de un libro de sueños o pesadillas, han sido en los últimos años objeto de teorizaciones más o menos rapsódicas y de investigaciones más o menos fácticas, pero sobre todo han sido la inspiración de una sucesión de predicciones y profecías.

Las representaciones predominantes del nuevo siglo tienden a destacar sobre todo los aspectos que parecen separarlo radicalmente del que lo precedió: viviríamos ahora en una era de interactividad, frente al supuesto triunfo de la pasividad, sobre todo en la era de la televisión; en una era de opciones individuales (o grupales) cada vez más libres, frente al conformismo y la homogeneización supuestamente característicos de la era de las masas; en una era “líquida” que, gracias sobre todo al desarrollo de las tecnologías de la comunicación, privilegiaría los aspectos simbólicos, relacionales e inmateriales de la vida, frente a la materialidad sobreabundante y ecológicamente catastrófica del industrialismo y el consumismo; en una sociedad “basada en el conocimiento”, en la que la comunicación tendería a convertirse en la solución universal de todo tipo de problemas sociales y en la que el intercambio de ideas e información acabaría prevaleciendo sobre el intercambio de bienes. Profecías de diferentes orígenes, que sin embargo parecen converger en algunos temas básicos, y todas contrastan con una observación banal: la estructura básica de la economía y del sistema social no se ha modificado en absoluto, dado que el capitalismo no sólo permanece donde se impuso originalmente, sino que se ha extendido a todas las zonas del mundo; que con el capitalismo permanecen el industrialismo, el consumismo y el mercado de masas; que es bajo el signo del capitalismo, o más bien de un hipercapitalismo sin más adversarios y con rasgos exagerados en comparación con los originales, que se ha afirmado el sistema mediático actual.

2. Como ocurre a menudo, lo mucho que se habla de “revoluciones” quita de la vista los elementos de continuidad que la historia trae consigo; a fuerza de ver la tecnología como un factor autosuficiente de progreso, se afirma una visión lineal, y como tal trivializadora, del cambio en curso y del cambio por venir. De este modo, acabamos dejando de lado (o desechando, debido a la prisa por emitir juicios) el vasto, y en muchos sentidos engorroso, legado que nos ha dejado el siglo pasado. Especialmente en el ámbito de la comunicación. Un legado hecho de hábitos y lenguajes, todavía arraigados en nuestras mentes y en nuestra vida emocional (desde la pasión deportiva hasta el placer “banal” de las canciones), pero también de una verdadera “tradición de lo nuevo”. No sólo los últimos veinte años, sino todo el siglo que acaba de terminar, han estado marcados por grandes cambios. A veces se trata de transformaciones evidentes, como las auténticas revoluciones (las pocas para las que el término no tiene desperdicio) que han tenido lugar en los ciento veinte o ciento treinta años que nos preceden, empezando por la más traumática de todas, la electrificación; otras veces son fenómenos inadvertidos pero no menos sorprendentes, como la caída de tabúes ancestrales, como el que acompañaba al acto de jurar o dar la palabra de honor. Procesos, explosivos o rastreros, que aún no han terminado de ejercer toda su influencia.

En definitiva, el cambio en los modos y formas de comunicación no es tanto una novedad del nuevo siglo como una herencia del que nos precede: una nueva aceleración de una dinámica de desarrollo que ha acompañado todos los últimos ciento veinte años. Y el siglo XX ha heredado muchos aspectos de persistencia, que también son a veces evidentes (como el papel del teléfono en las relaciones sociales, de los medios circulares en la vida doméstica), y a veces menos conscientes: como la larga vida de la humilde canción, incluso a través del cambio radical de los gustos musicales.

Por supuesto, podría parecer más tranquilizador decirnos que por fin hemos dejado atrás el siglo XX, dado que fue uno de los más feroces y al mismo tiempo más decepcionantes de la historia de la humanidad. Tanto más quisiéramos convencernos de que la liquidación de ese engorroso pasado depende sobre todo de los cambios en la comunicación: una palabra también prometedora, ya que se presenta por lo que parece como pacífica y no contaminante; quizá no sea casualidad que algunos de los más duros profetas del apocalipsis ecológico estén también entre los mayores defensores de las “autopistas de la información”. Pero lo cierto es que incluso en el campo de la comunicación, quizás sobre todo en ese campo, seguimos profundamente atados al siglo pasado, estamos, por así decirlo, antropológicamente condicionados por él. Lo cierto es que tanto el mito de la comunicación como la propia dinámica de su desarrollo nos vienen precisamente de la tradición del siglo XX, tanto tecnológica como cultural (dos términos que sistemáticamente tendemos a separar cuando son inseparables): de ahí que el sueño de liberarnos del siglo XX mediante los medios de comunicación sea literalmente como intentar levantarnos tirando de los cordones de los zapatos.

(…)

Este libro intenta una lectura crítica de la comunicación del siglo XX, una interpretación que desafía la aparente obviedad y la evidencia. Intenta revelar lo condicionadas, y a menudo engañosas, que están muchas de las “banalidades” que acompañan nuestro uso diario de los medios de comunicación. Lo hace partiendo de lo que más nos une, a los que vivimos en el nuevo siglo, al legado que muchos creen haber dejado: la demanda cada vez más insaciable de medios y mensajes cada vez más eficaces, más rápidos, más capaces de llegar a interlocutores lejanos; el enraizamiento de los medios en la propia estructura de la vida organizada; la transformación de los propios medios, por tomar una expresión de Freud, en “prótesis” que influyen profundamente en nuestras relaciones con el mundo exterior e incluso en la autopercepción de la persona.

Todos los medios de comunicación, como nos recordó Carolyn Marvin, eran “nuevos” antes de arraigar en la vida social. Los cambios que se produjeron durante el siglo XX con la aparición de nuevas formas de comunicación afectaron no sólo a las representaciones del mundo, sino también a aspectos profundos de la vida relacional, como las relaciones de confianza entre las personas y los tabúes sexuales; todos los medios de comunicación se fueron idealizando progresivamente como motores de la historia y como instituciones, sustituyendo incluso en cierta medida a las fundadas en épocas anteriores, empezando por los debates sobre la opinión pública en torno a la Primera Guerra Mundial, luego con la llegada de la televisión y más tarde con la informática. Reconocer que, en todos estos aspectos, seguimos siendo hijos del siglo XX es la única condición posible para entrar realmente en una era diferente.

En un libro anterior, Mediastoria, aparecido en esta misma editorial, el autor proponía una lectura dinámica de la comunicación en los dos últimos siglos, en la convicción de que la historia es, entre las ciencias humanas, la mejor dotada para captar los procesos. No necesariamente los que conciernen al pasado, sino también los que se extienden desde el pasado hasta el presente y el mundo que nos espera; y que la historia es, entre los conocimientos relativos al hombre, el más capaz de unificar los diferentes aspectos de la vida humana, que otras ciencias suelen captar de forma segmentada y parcial: porque hay un homo oeconomicus, un homo semioticus, etc., pero el homo historicus se identifica con la propia humanidad en todos sus aspectos. Ese libro proponía una lectura no lineal del universo mediático, analizando los procesos de cambio de tal manera que pusiera de manifiesto una superposición de capas, encuadrando la comunicación en sus marcos espaciales y temporales, esforzándose por destacar las implicaciones a largo plazo del cambio. Una interpretación atenta no tanto a la dinámica de los instrumentos de comunicación individuales como al sistema, a la imagen global de los medios de comunicación y a la interacción de sus interdependencias recíprocas.

También éste, El siglo de los medios, es un libro de historia: mis convicciones sobre el papel de la historia entre las ciencias humanas no han cambiado. Y es un libro en algunos aspectos complementario al anterior. (…)

(…)

La primera cuestión que se plantea el libro, después de haber puesto de manifiesto el carácter ininterrumpido del desarrollo de los medios y la comunicación durante el siglo XX, es cuáles son, y cuáles han sido, los factores de esta dinámica de cambio; cuáles han sido y cuáles son sus implicaciones. La primera parte del libro está dedicada a estos temas, desde el primer capítulo (que también incluye un excursus sobre un tema que ha dado lugar a muchos malentendidos, la relación entre los medios de comunicación y el poder) hasta el cuarto. (…)

(…)

La segunda parte retoma la “antropología de la redundancia” esbozada en el tercer capítulo, pero en una clave marcadamente diferente. De hecho, el análisis se detiene en algunos procesos a los que generalmente se ha prestado poca atención y que, incluso cuando se han investigado, rara vez se han vinculado a la dinámica de los medios de comunicación: Por un lado, la caída de las prohibiciones a las que, durante siglos o milenios, estuvo sometido lo representable en materia de amor, sexo y corporalidad, y por otro, la progresiva pérdida de sentido de una de las limitaciones más arraigadas y constrictivas no sólo de nuestra tradición sino también de culturas muy lejanas a la nuestra, la derivada del juramento o del tabú de la propia palabra.

(…)

A pesar de todas las profecías, anuncios y reflexiones, el siglo XX nos ha legado algunos modelos, tanto en el campo de la información (la noticia periodística, a la que se dedica el noveno capítulo), como en el del placer participativo (los partidos deportivos de masas de los que se habla en el décimo capítulo) y en el del entretenimiento musical: la canción, que es el tema del undécimo capítulo, en la peculiar forma de una serie de tesis. Todas estas son formas,  “estructuras de sentimiento”, por tomar una expresión de Raymond Williams, que a principios del nuevo siglo siguen pareciendo muy arraigadas y muy sólidas, piedras angulares de la comunicación como industria y como intercambio social. En esta persistencia se basa la larga duración, más allá de todas las revoluciones reales o anunciadas, de la “cultura de masas” analizada críticamente a mediados del siglo XX por Warshow y Barthes, Morin y Eco, Adorno y Kracauer; una cultura, en el sentido antropológico del término, que después de tantas profecías parece destinada por mucho tiempo, y aunque a través de muchas adaptaciones, a conformar nuestra experiencia.

(…)”.

 © Il Saggiatore  S.r.l. –  Peppino Ortoleva

El historiador y la tecnología

Entre los muchos apasionados, interesados y practicantes de la historia digital, uno de los libros más esperados era Technology and the Historian. Transformations in the Digital Age (UI Press), de Adam Crymble, editor del famoso Programming Historian y profesor de humanidades digitales en el University College London. Pues bien, ya lo tenemos aquí y así empieza:

“Mi propósito aquí”, dijo Roy Rosenzweig en 1997, es “recordarnos que estamos inmersos en un proceso que tiene raíces y precedentes anteriores, así como uno que responde -como lo hicieron estos esfuerzos anteriores- a circunstancias históricas particulares”.  Rosenzweig, un célebre “historiador digital”, lamentablemente falleció durante su plenitud creativa. Este discurso, una década antes de su muerte, se dirigió a una audiencia de colegas historiadores en Estados Unidos, preguntando si los cursos de historia de Estados Unidos deberían ser revisados para el nuevo milenio y de qué manera. Parecía apropiado que una declaración tan acertada sobre el futuro de la profesión de una de las voces más importantes de la historia digital encontrara un lugar aquí al principio de este libro, que descubre cómo la tecnología ha influido en los profesionales de los estudios históricos en la era de la información, recordándonos que también fue parte de un proceso con raíces anteriores y el producto de circunstancias históricas particulares.

Esta es una historia que necesita ser contada ahora porque ninguna disciplina ha invertido más energía y reflexión en poner sus fuentes y pruebas a disposición del público, o en involucrar al público a través de medios digitales, o en transformar sus prácticas pedagógicas con la ayuda de la tecnología. Sin embargo, el historiador común sigue estando firmemente atado a las tradiciones académicas: polvo en los archivos y no bytes en la memoria del ordenador. ¿Cómo, entonces, un campo con algunas de las barreras más severas para el cambio ha llegado a reclamar un trozo mayor del pastel digital con visión de futuro que quizás cualquier otra disciplina, y por qué las narrativas dominantes de la profesión siguen recordando lo contrario?  

Como bien saben los historiadores, cómo y qué recordamos es algo sumamente político. No se trata de entretejer los hechos en una narración objetiva, sino de negociar entre perspectivas y agendas que compiten entre sí, incluso de posicionarse ante el futuro tal y como uno quisiera verlo. En este sentido, parece que en las numerosas historias y filosofías del campo, los historiadores han optado por no reconocer el papel transformador de la tecnología.  Cuando aparece, como en Consuming History, de Jerome de Groot, de 2008, a menudo da la sensación de ser un añadido que estaba fechado incluso antes de que el libro llegara a las estanterías. En lugar de considerar la mecánica más sucia de sus herramientas, desde Peter Novick hasta F. R. Ankersmit y Sam Wineburg, los historiadores parecen preferir escribir sobre las filosofías de la erudición -objetividad frente a subjetividad; modernismo frente a posmodernidad- o los diversos “giros” intelectuales -social, cultural, lingüístico, archivístico y espacial, por nombrar algunos.  La célebre historiadora pública Ludmilla Jordanova sugiere que una mayor reflexión profesional sobre “lo digital” “podría ayudar a frenar la fragmentación de la historia como disciplina”.  Sin embargo, para que esto sea así, esta preferencia por el mundo interior de la mente debe dar cabida a nuevas historias que se basen en las antiguas. Tenemos una serie de libros que esbozan el cambiante papel público del historiador.  Incluso tenemos una llamada a las armas de los historiadores que buscan un mayor papel en las políticas públicas.  Sin embargo, en un campo que se apresura a señalar por qué es importante que tengamos un conocimiento profundo del pasado, los historiadores han tardado en reconocer cómo su trabajo y sus ideas no han sido inmunes al auge transformador del ordenador, que ha provocado la mayor transformación social y cultural que el mundo quizás haya visto jamás.

Como cada vez trabajamos más con ordenadores, éstos ejercerán cada vez más su influencia en nuestra agenda intelectual, por lo que debemos comprender tanto sus puntos fuertes como los límites que nos imponen. Este libro desafía nuestro punto ciego profesional al situar por primera vez la tecnología en el centro de la propia narrativa del campo, proporcionando una historia del impacto de la tecnología en los estudios históricos. Al hacerlo, reúne las historias y las filosofías del campo, con un género de obras que incluye libros, artículos y entradas de blog, que probablemente se conoce mejor como erudición de la “historia digital”, pero que puede describirse mejor como obras para historiadores sobre ordenadores, destinadas al consumo inmediato.

(…)”.

© Board of Trustees of the University of Illinois / Adam Crymble 

Sobrecarga de datos. Archivos Web y desafíos de escala

El pasado mayo, en las páginas de Perspectives on History, Seth Debo, director de comunicación e iniciativas digitales de la AHA,  publicó un breve titulado “Data Overload: Web Archives and the Challenges of Scale“. Este es su contenido:

“Imaginemos a futuros historiadores que estudien el discurso público sobre el autismo a principios del siglo XXI. Examinan un archivo tan vasto como todo lo que conocemos hoy en día, pero deben lidiar con fuentes digitales nativas: blogs escritos por personas con autismo, por ejemplo, o sitios web de organizaciones de defensa y de agencias gubernamentales, sin mencionar videos, audios y contenido de redes sociales, todos reunidos en toda la web. La extensión de este archivo supone que los métodos tradicionales de investigación histórica ya no serán relevantes, al menos para este proyecto. Los historiadores deberán utilizar nuevas técnicas y herramientas digitales para interrogar al archivo. La escala de las fuentes pertinentes, las habilidades técnicas requeridas para analizarlas y la necesidad de evaluar lo que fue y no fue recolectado por los archiveros que procesaron estos materiales inicialmente planteará una serie de desafíos.

A medida que la web se integra cada vez más en nuestras vidas, numerosas entidades, como la Library of Congress y el Internet Archive han comenzado a archivarla. Pero estos nuevos archivos web contienen tantos datos que los historiadores han comenzado a reconsiderar los métodos de investigación, las habilidades y la epistemología. De hecho, pocos historiadores poseen las calificaciones necesarias para realizar investigaciones profesionales en fuentes web.

En marzo de 2019, los participantes en un “datathon” celebrado en la Universidad George Washington en Washington, DC, tuvieron una idea sobre cómo podría ser la investigación con archivos web nativos. El evento fue organizado por el Proyecto Archives Unleashed, financiado por la Fundación Andrew W. Mellon, que, según su sitio web, “tiene como objetivo hacer que los petabytes de contenido histórico de Internet sean accesibles para los académicos y otras personas interesadas en investigar el pasado reciente”. El objetivo del proyecto es reducir las barreras para trabajar con archivos web a gran escala mediante la creación de herramientas accesibles y una interfaz basada en la web con la cual usarlos. El datathon reunió a bibliotecarios, archiveros, informáticos e investigadores de una variedad de disciplinas, incluidas las humanidades y las ciencias sociales, para explorar archivos web sobre una amplia gama de temas.

En datathons, las personas pueden experimentar ampliamente con conjuntos de datos específicos, haciendo y respondiendo preguntas sobre ellos. El proyecto Archives Unleashed ha alojado datathons desde 2016, para explorar las posibilidades que los archivos web presentan para la investigación. Un “gran desafío para este proyecto”, explica Ian Milligan, investigador principal de Archives Unleashed, es determinar “dónde debe terminar el proyecto y dónde hacerse cargo el investigador”. En otras palabras, ¿cómo puede garantizar el proyecto que se prepare suficientemente a los custodios de archivos y a los investigadores para que continuen siendo capaces de hacer este trabajo en el futuro? A través de estos datos, Archives Unleashed se esfuerza en crear comunidades de usuarios para las herramientas que está creando y en generar experiencia en el uso de archivos y fuentes web.

En el datathon en Washington, el equipo del proyecto proporcionó colecciones preseleccionadas de fuentes web, y los participantes eligieron con qué materiales querían trabajar. Los temas incluyeron la escena de la música punk del área de Washington, DC, contenido web de países del antiguo bloque soviético y el movimiento #MeToo. Los participantes identificaron las preguntas que querían formular a las fuentes, utilizaron herramientas analíticas del Kit de herramientas de Archives Unleashed para explorar los datos y presentaron sus hallazgos.

Un grupo exploró los elementos no textuales (imágenes, audio, video) en los 48 gigabytes del archivo DC Punk que se les había dado para trabajar. Con una herramienta del Kit de Archives Unleashed, extrajeron más de 10,000 objetos digitales de la colección, luego determinaron los tipos de archivos para identificar los tipos de materiales con los que estaban trabajando. Esperando encontrar principalmente audio y videos de conciertos, el grupo también descubrió entradas, carteles, volantes, portadas de álbumes, fotografías de artistas y otras cosas -objetos que serían vitales para contar la historia de la escena. Otro equipo, trabajando con los sitios web del antiguo bloque soviético, analizó los enlaces salientes de esos sitios para comprender qué otros sitios en todo el mundo eran importantes dentro del contenido de su colección.

Otro equipo exploró sitios de la Colección de Medios Digitales #MeToo, que está siendo reunida por la Biblioteca Schlesinger de la Universidad de Harvard como parte de un proyecto para documentar exhaustivamente el movimiento. Varios participantes abordaron el material recolectado desde una perspectiva de archivo, haciendo preguntas como: ¿La colección captura lo que es necesario para ser útil para los investigadores ahora y en el futuro? ¿Cuáles son los criterios de evaluación que deben usarse para garantizar que la colección tenga valor de archivo? ¿Cómo documenta esas decisiones y se asegura de que los archivos resultantes sean utilizables?

Estas son preguntas que los archiveros siempre se han hecho al tomar decisiones sobre registros y otros materiales de archivo. Pero el archivo web incluye sus propios problemas de escala, preservación, privacidad y derechos de autor. Internet Archive comenzó a preservar sitios de la World Wide Web en 1996. Desde entonces, ha archivado casi 350 mil millones de páginas web. La memoria requerida para almacenar todo este contenido supera con creces los 15 petabytes. (Su ordenador casero probablemente tenga aproximadamente mil gigabytes de almacenamiento en disco duro; un petabyte es un poco más de un millón de gigabytes). Los usuarios de Wayback Machine de Internet Archive pueden explorar un tesoro de sitios web, incluida toda la red de GeoCities; más de 1.600 versiones de algore.com -el sitio web del ex vicepresidente-, que data de 1998; y las primeras páginas web del gobierno federal de EE. UU. La mayoría de este contenido permanece sin explotar por los historiadores.

Y el Internet Archive no es la única institución que captura el conocimiento existente en la web; las instituciones tradicionales también participan en este esfuerzo. DC Punk Archive es el trabajo de bibliotecarios de colecciones especiales en la Biblioteca Pública del Distrito de Columbia. Las bibliotecas nacionales y las bibliotecas de depósito legal también realizan este trabajo de archivo, con un número creciente de países que aprueban leyes de depósito legal no impreso, que exigen la recopilación de sitios dentro de dominios nacionales, como .fr o .no en Europa. La British Library ha trabajado con la red de bibliotecas de depósito del Reino Unido para archivar rutinariamente todo el dominio web .uk, requerido por una ley de 2013 que complementa la larga tradición de depósito legal de materiales impresos en bibliotecas nacionales.

Trabajando con el Internet Archive, la Library of Congress también ha estado creando archivos de sitios web de interés público desde 2000. La biblioteca actualmente recolecta, por mes, entre 20,000 y 25,000 gigabytes de contenido sobre una amplia gama de temas, los sitios de todas las ramas legislativas del gobierno federal de los EE. UU. y una selección de las que mantienen las agencias ejecutivas, y algunos sitios web internacionales, como los que cubren las elecciones generales en todo el mundo y las grandes agitaciones políticas y sociales. En una entrevista telefónica, Abigail Grotke, que dirige el equipo del archivo web en la Biblioteca del Congreso, explicó cómo los bibliotecarios de referencia y los funcionarios de operaciones en el extranjero con experiencia en el tema brindan orientación sobre qué colecciones de archivos web debe crear y mantener la biblioteca, y sobre “los urgentes eventos “que deben documentarse y conservarse a medida que ocurren.

Según Grotke, la Library of Congress siempre obtiene el permiso de los propietarios de un sitio antes de “rastrear” -un término derivado del uso de un software llamado rastreador web que explora y recopila sistemáticamente datos de sitios web. Si bien esto agrega complejidad a la tarea y requiere que la biblioteca sea mucho más selectiva sobre lo que recolecta, Grotke dice que también permite que su recolección sea más “centrada y más profunda”. Dado que ningún trabajo de recolección puede capturarlo todo en la web, las decisiones siempre debe hacerse sobre dónde se detiene un rastreo. La atención a detalles como estos garantizará que los historiadores puedan explorar lo que se conserva en estas vastas colecciones de datos. Aún así, obtener información significativa de estas fuentes requerirá que los historiadores utilicen nuevas herramientas.

Muchas de las barreras para usar estos archivos son simplemente el resultado de la escala: los archivos son demasiado grandes para proporcionar buenos resultados de búsquedas de palabras clave o incluso para navegar. Como resultado, se necesitan herramientas analíticas. Los rastreos de archivo web crean archivos en formato WARC, un estándar internacional que ha sido adoptado por bibliotecas y otras organizaciones de archivo web. Los archivos WARC conservan el contenido de un sitio web además de otra información de archivo, como cuándo se recopiló el contenido. El kit de herramientas Archives Unleashed (disponible de forma gratuita en el sitio web del proyecto) utilizado en el datathon incluye scripts (pequeños programas que realizan tareas discretas) para ordenar y administrar los datos y metadatos en los archivos WARC.

El kit de herramientas permite a los usuarios, por ejemplo, eliminarlo todo excepto el contenido principal, eliminando información secundaria como la navegación del sitio web y los anuncios. Otros scripts en el kit de herramientas permiten a los usuarios ver qué se incluye en el archivo con el que están trabajando. Los usuarios también pueden filtrar por idioma, agrupar sitios en una colección por la fecha en que se rastrearon, o encontrar todos los nombres de individuos, organizaciones o lugares en un grupo de sitios. Estas técnicas requieren un conocimiento básico de cómo funcionan los sitios web, pero no requieren años de capacitación.

Si bien la web en sí es lo suficientemente reciente como para que solo un pequeño subconjunto de historiadores que estudian la historia contemporánea la estén utilizando como fuente, habrá que estar preparados para hacerlo en los próximos años. Como expresó un participante de Datathon, los programas de software como Archives Unleashed Toolkit proporcionan medios para “tratar de comprender su conjunto de datos antes de sumergirse en él”. A medida que nos alejamos más y más de los primeros días de la web, y con tanto de nuestra historia registrada allí, los historiadores, ahora más que nunca, necesitan saber cómo trabajar con estos materiales”.

Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 .

Una tesis de historia (en formato digital)

AHA-Today, el blog de la AHA, ofreció este pasado verano una nota que considero debemos recuperar. Su título es “A History Dissertation Goes Digital” y dice así:

“Hace unos meses, Celeste Sharpe, por entonces  graduada en la Universidad George Mason (GMU), defendió lo que supuestamente es la primera tesis digital nacida en la disciplina histórica. Sharpe describe su proyecto, They Need You! Disability, Visual Culture, and the Poster Child, 1945–1980,   como un examen de “la historia del national poster child  -representación oficial de una enfermedad y una organización- en la América posterior a la Segunda Guerra Mundial”. Sharpe argumenta que “las imágenes de niños en los carteles son de vital importancia para comprender la difusión cultural de la idea de discapacidad en tanto diagnóstico y para entender cómo esa comprensión marginó las vías y los proyectos políticos en el contexto  de la erradicación de la enfermedad en la  América del siglo XX”.

AHA Today conversó recientemente con Sharpe a propósito del proceso de creación de una disertación (tesis doctoral) nacida digital, los consejos para estudiantes de posgrado que barajen proyectos similares y las perspectivas futuras.

¿Por qué era el digital el mejor formato para este proyecto?

CS : Mi enfoque de este proyecto y mi razonamiento para llevar a cabo una tesis completamente digital se basan en los campos que enmarcan este proyecto, en particular los estudios de cultura visual y los estudios sobre la discapacidad. Lo que revela mi trabajo son las complejas y cambiantes negociaciones hechas por los propios niños del cartel, sus padres y las personas que trabajaban en organizaciones benéficas de salud para crear y hacer circular estas imágenes en la posguerra. Dado que los niños discapacitados han sido históricamente silenciosos y silenciados en los archivos, pensé que era vital que este proyecto pusiera en primer plano sus experiencias.

Las fuentes visuales son centrales para este estudio y una presentación digital permite a los lectores ver las imágenes que discuto en el curso de mi análisis y, lo que es más importante para mi misma, abre las imágenes a una investigación más amplia por parte de los propios espectadores. Además, la March of Dimes y la Muscular Dystrophy Association no ha digitalizado sus fondos y ambas organizaciones benéficas han despedido a sus archiveros. Dado el frágil estado de ambos archivos, el proyecto digital contribuye valiosamente a recopilar, analizar y presentar estos ítems cada vez más inalcanzables.

Elegí usar Scalar, una plataforma de publicación digital de la Universidad del Sur de California. Construir este proyecto en Scalar me permitió interrogar y remezclar los elementos de una tesis de historia. La plataforma me permitió alcanzar mis dos objetivos principales: hacer un proyecto con múltiples puntos de acceso en el contenido y crear una estructura que revele y refuerce las conexiones complejas entre las personas, las organizaciones caritativas, las ideologías y las políticas.

¿En qué momento de tu investigación / proceso de escritura te diste cuenta de que la digital sería la mejor manera de presentar tu trabajo? ¿Qué hiciste después? ¿Te has enfrentado a alguna resistencia?

CS: Entré en el programa de doctorado con una fuerte insatisfacción con la rigidez del formato impreso de una tesis/disertación con respecto a la relación entre medios y texto. Había hecho mi tesis de máster sobre la fotografía meridional antebellum y experimenté mucha frustración con los requisitos de estilo para las imágenes, que estructuralmente hacían difícil tratarlas como algo más que meras ilustraciones. Desde el principio, estaba interesada en forzar la forma de la tesis doctoral a pesar de que no tenía una idea clara de cómo sería. Cuando me decidí por mi tema de investigación, inmediatamente hablé con mi tutora, la Dra. Suzanne Smith, y los miembros de mi comité, la Dra. Ellen Wiley Todd y el Dr. Stephen Robertson, sobre la posibilidad de que fuera un proyecto completamente digital. Todos estuvieron conmigo desde el principio;

¿Fueron de utilidad las pautas de la AHA sobre tesis e investigación digitales para ayudarte en este proceso?

CS : Las Guidelines for Digital Dissertations creadas por el Graduate Studies Committee del departamento de historia de la GMU (con mi enorme reconocimiento a Sharon Leon!) me fueron particularmente útiles a medida que avanzaba en este proyecto. Estas directrices hacen referencia a la  Statement on Standards of Professional Conduct de la AHA. Las conversaciones sobre la guía para las tesis digitales de la GMU comenzaron en 2014, con una versión final aprobada en 2015, lo que coincidió en el tiempo con mi tesis (enero 2014-noviembre 2016).

¿Empezaste el proceso con alguna habilidad en humanidades digitales? ¿Te enfrentaste por el camino  a obstáculos de tipo tecnológico?

CS : Entré en el programa de doctorado sin prácticamente habilidades en humanidades digitales! El programa de doctorado de la GMU tiene dos cursos de teoría y praxis en humanidades digitales, pero a cubrir en un solo semestre de aprendizaje de habilidades técnicas. Mi principal obstáculo era tratar de encontrar recursos para hacer el tipo de trabajo digital que quería hacer.

Originalmente, yo quería hacer un análisis de visualización por odenador de los corpus de imágenes, pero tuve que admitir que era un reto excesivo para este proyecto. Y esta fue una decisión que tomé por cómo se desarrollaron las conversaciones sobre derechos de autor y permisos de imagen, y lo que se necesitaba para archivar o depositar en la biblioteca. Las dos organizaciones benéficas que he estudiado son bastante aversas al riesgo, por lo que han adoptado un enfoque comercial y litigioso de sus materiales de archivo: cobrar por casi todos los usos, hacer valer los derechos de autor de manera agresiva y respaldarlo con referencias a los equipos legales. Así que cambié mi proyecto de tesis, planteando una discusión sobre la forma de la investigación histórica y con la intención de perseguir el análisis computacional de las imágenes una vez que hubiera terminado.

¿Cuáles son tus metas futuras en cuanto a  publicar tu investigación? ¿Estás planeando adaptar alguna parte de tu tesis para su publicación impresa?

CS : Es una gran pregunta sin respuesta clara. Si bien la vía de la tesis como proto-monografía está bien establecida, no hay nada similar para los proyectos digitales. Estoy comprometida con mantener el proyecto en su forma digital, en lugar de tratar de sacar un libro, por lo que he estado en contacto con varias editoriales universitarias sobre la posibilidad de publicarla como monografía digital. Estoy trabajando en un par de artículos para revistas, tanto metodológicos como centrados en el contenido, relacionados con el proyecto. Y estoy manteniendo conversaciones con expertos en uso legítimo y derechos de autor para ver cómo desenredar el lío y cómo hacer un uso razonable para la visualización de las imágenes. Mucho depende de esto último.

¿Cuáles son tus metas futuras en términos de carrera? ¿Cómo han reaccionado los potenciales empleadores a tu proyecto digital?

CS : Actualmente soy Academic Technologist for Instructional Technology en el Carleton College, y realmente disfruto desempeñando un papel donde puedo colaborar con profesores y estudiantes en proyectos de investigación y curriculares. Me veo continuando una trayectoria donde pueda mezclar mis intereses en pedagogía digital crítica, investigación en humanidades y tecnología. Cómo sea eso exactamente dependerá mucho de cómo las universidades y centros inviertan, estructuren y apoyen el trabajo digital en el futuro. Hasta ahora, los empleadores potenciales han quedado intrigados por mi tesis digital en cuanto tal, y realmente abre un amplio diálogo sobre una gran cantidad de cuestiones clave para la historia, las humanidades digitales y la investigación digital.

¿Qué consejo darías a los estudiantes de posgrado que tratan de determinar si el digital sería un buen formato para su proyecto de tesis?

CS: Creo que volver a las preguntas de la investigación, una y otra vez, realmente ayuda a profundizar en la cuestión de si “¿es esta una buena solución?” Le planteé un argumento convincente a mi comité, indicando que mi tesis tenía que ser digital porque eso estaba ligado a los campos académicos que me interesaban. Creo que es por eso que no recibí ninguna reacción negativa. La comunicación abierta es clave: sé explícita con las personas con las que estás trabajando para calibrar las expectativas. Hacer una tesis digital es algo muy diferente del trabajo que se discute habitualmente como historia digital o humanidades digitales, porque es lo que se exige para ser acreditado en el campo. Los ideales colaborativos de las comunidades de historia digital y humanidades digitales están en tensión con el modelo existente de reconocer la tesis como el trabajo de una académica individual”.

© 2012–2013 American Historical Association

Historias del turismo: ese gran invento

Estimados amigos, este blog se detiene con motivo del verano y la vacación,  que se imponen en esta parte del hemisferio. Y para celebrar el descanso que ya oteamos, me permito una despedida -momentánea o indefinida- recomendando dos trabajos sobre el asunto turístico. Por un lado, tenemos Backpack Ambassadors: How Youth Travel Integrated Europe (Chicago UP), obra del historiador norteamericano Richard Ivan Jobs.

Dice el editor que:  “Incluso hoy en día, en un tiempo de viajes baratos y conexión constante, la imagen de jóvenes mochileros recorriendo Europa sigue siendo seductoramente romántica. En Backpack Ambassadors, Richard Ivan Jobs  nos cuenta la historia del apogeo del mochileo en Europa, el de las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, revelando que estos jóvenes despreocupados estaban haciendo algo más que una exploración por sí mismos. Más bien, con cada paso, con cada cruce de frunteras y con cada amistad, ayudaban tranquilamente a unir el continente.

Desde el Muro de Berlín hasta las playas de España, pasando por la Plaza de España en Roma y la Pudding Shop de Estambul, Jobs relata las historias de mochileros cuyo deseo personal de libertad de movimiento acercó a personas y lugares de Europa. A medida que un número cada vez mayor de jóvenes se desplazaban por todo el continente y empezaba a surgir una cultura juvenil verdaderamente internacional, daba como resultado una Europa que, incluso en medio de las tensiones de la Guerra Fría, veía como su gente estaba cada vez más conectada, Y más integrada. Basándose en trabajo de archivo en ocho países y en cinco idiomas, y con comentarios sobre la relevancia de este período para las preocupaciones contemporáneas sobre las fronteras y la migración, Backpack Ambassadors recrea brillantemente un movimiento que fue mucho más influyente e importante de lo que sus viajeros jamás habrían advertido”.

Todo ello se puede complementar con Transnational Histories of Youth in the Twentieth Century (Palgrave), volumen que ha aparecido este año en rústica y que editaron hace un tiempo el propio Jobs y su colega David M. Pomfret.  Pero el segundo trabajo al que se aludía previamente no es este, sino otro de características muy distintas. Se trata de Leisure, Travel & Mass Culture: The History of Tourism (Adam Matthew Digital), que es un archivo en línea de recursos turísticos, una base de datos que abarca el período comprendido desde mediados del siglo XVIII hasta la actualidad, aunque obviamente la mayor parte de ese contenido arranca promedidado el XIX y se concentra en la era del turismo de masas, ya  en el XX.

Las bondades de esta web están fuera de toda duda, así como son evidentes las referidas a su diseño y usabilidad. Ahora bien, el visitante ha de saber dos cosas. Por un lado, que se basa en archivos británicos y norteaméricanos, por lo que las referencias a otros lugares dependen de lo que contienen los archivos utilizados en cada caso. Por otro, que su acceso no es gratuito, de modo que la exploración y uso solamente es posible si se abona el precio estipulado, individual o institucionalmente.

En todo caso, para un análisis más completo de este recurso, recomiendo la reseña de Susan Barton en Reviews in History.

© University of Chicago Press / SAGE Publications

The Programming Historian en español

Hace escasas fechas, se difundía una comunicación del equipo editorial de The Programming Historian en español indicando el trabajo realizado (con 23 tutoriales ya publicados) y lo mucho que resta por hacer. En dicha nota, se invitaba  cordialmente a revisar la lista de traducciones pendientes y a  participar de este esfuerzo, ya fuera traduciendo, revisando o proponiendo nuevos tutoriales, siguiendo siempre las instrucciones al efecto y contactando con el equipo responsable.

Pues bien, para quienes no conozcan el proyecto, aprovechamos el reciente texto de Seth Denbo en Perspectives on History (“Historian, Program! Self-Help for Digital Neophytes”) para presentarlo y animar a la participación.  Esto nos dice Denbo, director de comunicación académica e iniciativas digitales de la AHA:

 

“La Biblioteca de la Universidad de Harvard ofrece ahora, entre las bases de datos propietarias y otros recursos electrónicos a los que se suscribe la universidad, un sitio web llamado The Programming Historian, que ofrece tutoriales en línea gratuitos en métodos , herramientas y técnicas digitales. No sólo para la Universidad de Harvard, The Programming Historian, lanzado en 2007, es un recurso gratuito y abierto al que cualquiera puede acceder y utilizar. También es único en el mundo de la educación en línea: sus lecciones son creadas principalmente por y dirigidas a los historiadores.

Los estudiosos que buscan desarrollar hoy habilidades en historia digital tienen una amplia gama de opciones. Muchos programas de posgrado ahora incluyen métodos digitales y entrenamiento de habilidades. Los historiadores también pueden buscar recursos en otras centros de la institución, en la biblioteca o en los institutos de formación. Pero The Programming Historian ofrece otro modelo, autodidacta, que utiliza la web para ofrecer materiales que pueden ayudar a los estudiosos a encontrar soluciones a los problemas digitales habituales.

Cuando Douglas O’Reagan, por ejemplo, necesitó crear un archivo digital en línease, acudió a The Programming Historian para solicitar ayuda. En ese momento, O’Reagan era el archivero responsable del Hanford History Project, que gestiona las colecciones del US Department of Energy relacionadas con el zona de Hanford del Proyecto Manhattan. Una vez O’Reagan hubo identificado Omeka -una plataforma de publicación web de código abierto- como la herramienta adecuada para el trabajo, aprendió a usarla con la ayuda de The Programming Historian. O’Reagan describe los tutoriales en la página web como “muy bien hecho, muy útil. . . desmenuzando las cosas en pasos claros“.

Con más de 50 tutoriales publicados, el sitio tiene una gran cantidad de recursos en una amplia gama de temas. Estos incluyen cosas relativamente sencillas como el uso de Markdown (un lenguaje de marcado ligero ) a actividades más complejas, tales como el análisis textual o el SIG (Sistema de Información Geográfica). Algunas lecciones están explícitamente relacionadas con el trabajo disciplinario de los historiadores, tales como “La geocodificación de datos históricos usando QGIS” y “Creación de diagramas de red a partir de fuentes históricas.” Otros, incluido “Creación de nuevos productos en Zotero” e “Introducción a la línea de comandos de Bash” son de interés más general. Con tantas opciones, The Programming Historian puede ser desalentador en su amplitud. En una reseña, Cameron Blevins (Northeastern Univ.)  sugiere que el sitio es más utilizado para ayudar a resolver problemas específicos que para  una formación general sobre los métodos de la historia digital.

Lo que es único en The Programming Historian es que enseña habilidades a través de ejemplos que se adaptan a los historiadores. Muchas lecciones utilizan datos históricos reales y plantean cuestiones de relevancia histórica. Por ejemplo, un tutorial de Martin Düring (Univ. Of North Carolina en Chapel Hill) sobre el análisis de redes se basa en un estudio de caso de una narración en primera persona escrita por un superviviente del Holocausto judío. El tutorial se acerca al estudio del caso con preguntas históricas, del tipo de  “¿cómo las relaciones sociales ayudaron a los refugiados judíos a sobrevivir ocultos?”

The Programming Historian está gestionado y dirigido por un consejo editorial internacional, como si de una revista académica se tratara. Los tutoriales se someten a un proceso de revisión por pares con expertos externos que proporcionan información y recomiendan revisiones y mejoras. “Los revisores son seleccionados sobre la base de sus conocimientos, como sería de esperar en una revista”, dice Adam Crymble, miembro del comité de redacción e historiador digital en la Universidad de Hertfordshire. “Los críticos se ven a sí mismos como colegas que ayudan a probar y perfeccionar las lecciones antes de que se difundan.”

Crymble y la historiadora Katrina Navikas (Univ. De Hertfordshire) publicaron recientemente un artículo metodológico en Journal of Victorian Culture en el que The Programming Historian tuvo un impacto directo sobre su trabajo.  Adaptaron el código que Crymble había desarrollado para el tutorial “Using Gazetteers to Extract Keywords from Sets of Free-­Flowing Texts” para convertir los anuncios aparecidos en periódicos cartistas en un mapa digital de las reuniones de base en la década de 1840. El mapa permitió que ambos estudiosos sostuvieran que las actividades cartistas en Londres eran “parte de la vida cotidiana en lugar de algo extraordinario.” Las metodologías desarrolladas como parte de esta lección permitió que Navikas y Crymble contribuyeran a un clásico debate académico sobre una movimiento político moderno clave.

Los tutoriales a menudo adoptan una filosofía sobre el uso de herramientas computacionales por parte de estudiosos de las humanidades. “Sustainable Authorship in Plain Text Using Pandoc and Markdown”, por ejemplo, incluye una sección llamada “Principios” que indica por qué esas prácticas recomendadas benefician a los estudiosos de las humanidades. En la base de estos principios es la idea de que las herramientas utilizadas deberían apoyar necesidades académicas y asegurarse de que el trabajo se pueda guardar fácilmente a largo plazo y reutilizar para otros fines.

El proyecto está activo y en crecimiento, con varios tutoriales más en preparación. En 2016, The Programming Historian ganó un premio DH, un premio colectivo otorgado por los humanistas digitales. También hay un equipo que actualmente está traduciendo los tutoriales al español. A pesar de que The Programming Historian no suele estar en la categoría habitual de recursos digitales, su inclusión en los catálogos de las bibliotecas facilitará su descubrimiento y permitirá que más historiadores aprovechen las posibilidades que ofrece la investigación digital. Al reducir las barreras para hacer investigación digital, proyectos vibrantes y colectivos como The Programming Historian son vitales para el futuro de la disciplina”.

Fuente: Seth Denbo, “Historian, Program! Self-Help for Digital Neophytes” , Perspectives on History, Mayo de  2017.

 © 2017 American Historical Association

La mejor historia digital de 2016 (II)

La segunda parte de la selección realizada por Rebecca Onion para Slate la conforman otras cinco propuestas. La primera de ellas es fruto de la colaboración entre la University of Wisconsin-Madison, el célebre Roy Rosenzweig Center for History and New Media at George Mason University, las Indiana University Liberian Collections y la Liberian Center for National Documents and Records Agency, y lleva por título “A Liberian Journey“.  Dicen sus impulsores que se trata de “una página web cuya finalidad es informar, plantear cuestiones y obtener relatos acerca de un momento de transformación en el pasado de Liberia.

a-liberian-journey

En 1926, el gobierno de Liberia concedió a la Firestone Tire & Rubber Co. un contrato de arrendamiento por noventa y nueve años sobre un millón de acres de tierra en la que Firestone quería establecer una gran plantación de caucho. Para ayudar a la compañía a comprender las condiciones y desafíos a los que se enfrentaba, Firestone patrocinó un equipo decientíficos y médicos de Harvard para llevar a cabo una encuesta biológica y médica de cuatro meses de duraciónen el interior de Liberia. Loring Whitman, un estudiante de medicina de Harvard, hizo de fotógrafo oficial de la expedición.

El registro fílmico que Whitman recopiló es el más temprano y conocido material de archivo fílmico conservado de Liberia. Ese metraje, junto con cientos de fotografías tomadas en la expedición, dan una visión de Liberia conformada por el privilegio de los blancos y las actitudes raciales de los científicos americanos. Al mismo tiempo, las imágenes y fotografías ofrecen atisbos de los pueblos, culturas y paisajes de Monrovia y de la Liberia interior en una época de rápido cambio económico, cultural y ambiental.

Las imágenes de esta colección no hablan por sí mismas. Invitamos a los espectadores de estas imágenes a explorar y compartir sus propios relatos, fotografías o documentos significativos sobre el pasado de Liberia a partir de las imágenes, documentos y relatos que se encuentran en este sitio web. Además, animamos a los educadores a trabajar con los estudiantes para crear exposiciones virtuales para dar voz, significado y contexto histórico a las imágenes que este sitio web presenta”.

Así pues, a través de una serie exposiciones, con fotografías, películas, historias orales y documentos, un mapa interactivo y un archivo lleno de materiales, los visitantes están invitados a interactuar, reflexionar y compartir. Cabe añadir que, como es lógico tratándose del Roy Rosenzweig Center, la plataforma utilizada es Omeka y que su diseño es mínimo, apto ante todo para dispositivos móviles, para asegurar que cualquiera pueda acceder al sitio, especialmente en áreas con limitada conectividad a internet, como ocurre en la propia Liberia, donde se presentó el proyecto el pasado marzo.

krl

El segundo trabajo es un tanto particular, pues su material se alberga en el Internet Archive, digitalizado por la británica University of Southampton:  la Knitting Reference Library.  Se trata de un conjunto de obras (libros, catálogos de exposiciones, patrones de costura, diarios y revistas) acumuladas por Montse Stanley, Richard Rutt y Jane Waller.  El archivo, además, ha ido crecienco con otras adquisiciones relacionadas con ese asunto textil, con un arco cronológico que va entre 1840 y 2012. .

Todos los libros han sido catalogados y están sobre en acceso abierto, algo que no ocurre con el resto de material archivado, que está parcialmente disponible.

apb

El tercer proyecto, más ambicioso,  responde al nombre de America’s Public Bible: Biblical Quotations in U.S. Newspapers, obra de un historiador habitual en estas lides, Lincoln Mullen, profesor en la antedicha George Mason University y especialista en el campo digital y en el de la religión.

Nos dice su creador que a lo largo de los siglos XIX y XX, los periódicos norteamericanos solían recurrir o remitir a la Biblia. Enter otras cosas, imprimían sermones y lecciones de la escuela dominical, y los párrocos ofrecíann lecciones a través de los “Bible clubs” de los periódicos. Sin olvidar que ganabandinero con los anuncios para Biblias de todo tipo, y algunos periódicos incluso vendían Biblias directamente. Pero sobre todo, subraya Mullen, los periódicos citaban la Biblia.

Así pues, America’s Public Bible muestra “la presencia de citas bíblicas en las casi 11 millones de páginas de los periódicos en la colección Chronicling America de la Biblioteca del Congreso. Usando técnicas de aprendizaje automático he identificado más de 866.000 citas de la Biblia o alusiones verbales a versículos bíblicos específicos en esas páginas de periódicos. Por ahora, el proyecto ha rastreado solo las citas a la versión King James (o versión autorizada) de la Biblia Inglesa, con mucho la Biblia más comúnmente utilizada entre los protestantes americanos durante el siglo XIX”.

“America’s Public Bible reúne dos vertientes estudio académico. Por un lado, su metodología se basa en proyectos recientes de humanidades digitales que se ocupan del seguimiento de la reutilización de textos. Por otro lado, se basa en una profunda literatura académica sobre la Biblia como texto cultural en la vida americana. La Biblia incluía decenas de miles de textos, cada uno de los cuales podía ser interpretado de muchas maneras. La contribución que este sitio hace es mostrar cómo miles de versos bíblicos fueron usados durante casi un siglo en unos 56 mil millones de palabras de texto, revelando tendencias que son inaccesibles a la lectura de un solo académico de estos documentos, permitiendo una lectura cercana de las formas en las que esos versículos fueron usados”.

gsa

En cuarto lugar, y el tema no podía faltar, hallamos el Georgetown Slavery Archive, un proyecto iniciado por el subgrupo de archivos del Archives Subgroup of the Georgetown University Working Group on Slavery, Memory, and Reconciliation. Sin embargo, el asunto tiene su intríngulis. Resulta que todo se remonta a la venta de dos centenares de esclavos afroamericanos que habían pertenecido a los padres jesuitas, que con el ingreso obtenido pudieron asegurar el futuro de aquella institución católica de educación superior que hoy en día conocemos como Universidad de Georgetown -y esta institución no es una excepción. Reparando aquella venta, dicho centro ha decidido ahora otorgar trato preferencial de admisión a los descendientes de aquellos esclavos, cosa harto difícil de rastrear.  Entre otras medias, que incluyen el trabajo de distintos genealogistas, la Universidad ha decidido poner en línea todo su archivo sobre esta particular asunto.  Lo que nos ofrece, pues, es ” un repositorio de materiales relacionados con los jesuitas de Maryland, la Universidad de Georgetown y la esclavitud”.

opn

Finalmente, en el centenario del National Parks Service, tenemos el Open Parks Network, una colaboración entre la Clemson University y ese NPS.  En realidad, dicha relación viene de lejos, de 2010 concretamente, cuando comenzaron el proyecto de digitalización que hoy alcanza “350 mil objetos del patrimonio cultural y 1,5 millones de páginas de literatura alojada en bibliotecas , museos y archivos de los parques de nuestro país, sitios históricos y otras áreas protegidas”. Pero quizá lo más llamativo sean determinadas imágenes de esos parques y lo más interesante cómo esas u otras retratan la historia social americana. En última instancia, la colección expone la vida cotidiana de los miembros del Civilian Conservation Corps en los parques nacionales norteamericanos, un cuerpo fundado por Franklin Delano Roosevelt en el contexto del New Dealen con el que se ofrecía alojamiento al estilo militar, comida y paga a cambio de trabajar en proyectos de conservación por todo el país.

© 2017 The Slate Group LLC. / Rebecca Onion

La mejor historia digital de 2016 (I)

A lo largo de los últimos años, Rebecca Onion nos ha venido seleccionando los mejores ejemplos de historia digital. Y para no romper la tradición, el pasado 30 de diciembre ofreció la primera entrega (cinco propuestas) en el medio para el que escribe:  Slate. Veamos los escogidos:

Mapping Inequality es fruto de la colaboración de tres equipos y cuatro universidades, encabezados por el Digital Scholarship Lab de Richmond dentro de su proyecto American Panorama. Tal como se expone en la introducción,  “actualiza el estudio del New Deal americano, el gobierno federal, la vivienda y la desigualdad para el siglo XXI. Ofrece un acceso en línea sin precedentes a la colección nacional de “security maps” y descripciones de áreas producidas entre 1935 y 1940 por una de las agencias más importantes del New Deal, la Home Owners ‘Loan Corporation o HOLC (pronunciado “holk”)”. (…) “Los visitantes pueden navegar por más de 150 mapas interactivos y cerca de 5.000 descripciones de áreas individuales para obtener una visión de la era de la depresión de América tal como desarrolladores, agentes inmobiliarios, asesores fiscales y topógrafos lo vieron -un conjunto de líneas de color entrelazadas, grupos raciales y riesgos ambientales. (…). También se pueden usar los mapas y las descripciones de área para trazar conexiones entre acciones del estatales pasadas (e inacciones) y los problemas americanos contemporáneos”.

mapping-inequality

Como se señala en dicha introducción “HOLC contrató a prestamistas hipotecarios, desarrolladores y tasadores de bienes raíces en casi 250 ciudades para crear mapas coloreados que acreditaban el valor y el riesgo en los vecindarios y a nivel metropolitano [en la imagen que antecede se pueden ver las calificaciones que dicha agencia otorgaba a cada zona, desde las mejores a las más arriesgadas, a efectos de concesión de préstamos y desarrollos inmobiliarios]. Estos mapas y su documentación adjunta ayudaron a establecer las reglas sobre la práctica de bienes raíces durante casi un siglo. También han servido como evidencia crítica en innumerables estudios urbanos en los campos de la historia, la sociología, la economía y el derecho. De hecho, más de medio siglo de investigación ha demostrado que la vivienda fue para el siglo XX lo que la esclavitud fue para el período anterior a la guerra, es decir, el amplio fundamento de la prosperidad estadounidense y la desigualdad racial. Al ofrecer una biblioteca digital sobre el papel del Estado en el desarrollo de la vivienda, Mapping Inequality ilustra vívidamente la interacción entre racismo, cultura administrativa, economía y entorno construido”.

A diferencia del anterior, Enchanting the desert: a pattern language for the production of space es obra de una sola persona, Nicholas Bauch, y un único documento, un pase de diapositivas sobre  el Gran Cañón de Arizona hecho por el fotógrafo comercial Henry G. Peabody entre 1899 y 1930.  Para su presentación, prefiero en este caso la que nos ofrece el centro al que pertenece Bauch, la Standford University. Dice así:

enchanting-desert

“Cada año, la asombrosa cifra de cinco millones de visitantes acuden al Gran Cañón para contemplar sus amplias vistas. Una de las maravillas más notables del mundo natural, el Gran Cañón se ha convertido en un símbolo del Oeste Americano -su herencia indígena, su espíritu pionero, su belleza sublime. Es uno de los monumentos más fotografiados de América, y uno de sus primeros fotógrafos fue Henry G. Peabody.

En 1879, Peabody, miembro de la Chicago Electrical Society y de la Chicago Photographic Society, fue el primero en utilizar la electricidad para proyectar placas de linterna, convirtiéndose en el padre de la moderna presentación. Reconociendo en ello una oportunidad para promover la migración y el turismo, los ferrocarriles y las empresas postales del oeste contrataban a Peabody para documentar la belleza natural de la frontera americana. Impresionado por su paisaje exótico, Peabody mutó su colección de fotografías en una presentación audiovisual que permitió a miles de personas, de Boston a Chicago y más allá, experimentar un modo vicario de viajar a través de la electricidad, el sonido y la fotografía.

Las originales presentaciones de Peabody solo fueron posibles gracias a los avances de la tecnología en el siglo XIX, por lo que es un tema particularmente apropiado para este tipo de publicación académica interactiva  y para un siglo nacido digital. Originado en el Spatial History Project del Center for Spatial and Textual Analysis de Stanford, el Enchanting the Desert de Nicholas Bauch es un cuidadoso examen de aquella presentación que a principios del siglo XX hizo Henry Peabody sobre el Gran Cañón. Situando este estudio en el marco espacial del propio Cañón y embelleciendo las presentaciones de Peabody con ricas superposiciones creadas a través de la cartografía SIG y con reconstrucciones virtuales de la topografía del cañón, Bauch ha creado un prototipo digital para el estudio de la geografía histórica y cultural.

Enchanting the Desert también incluye 80 ensayos sobre aspectos geográficos humanos del Cañón, que van desde la vivienda y los nombres de los nativos americanos, pasando por los obstáculos físicos que tuvo que superar Peabody mientras creaba la presentación, hasta las consecuencias de la elección de las imágenes que hizo Peabody sobre el acceso futuro y el turismo dentro del Cañón.

Resultado de una gran investigación de archivo en la Biblioteca Huntington, empleando las herramientas tradicionales del historiador y del geógrafo, Bauch plantea y responde preguntas que solo un proyecto de origen digital permite, y revela una geografía previamente oculta de un hito que ha llegado a definir el oeste de Estados Unidos”.

city-readers

El tercer proyecto elegido proviene de la New York Society Library, una entidad que abrió sus puertas en 1754 como servicio por suscripción para el público de la ciudad. Su proyecto de base de datos City Readers permite conocer lo que los clientes pidieron prestado entre 1789 y 1805, cuánto tiempo tuvieron esos libros y qué áreas temáticas eran las preferidas. Y aunque, en efecto, el objeto es reducido y no está completamente acabado, el trabajo de digitalizacióm emprendido en 2008 ha permitido almacenar ya alrededor de cien mil registros. Además, se prevé enriquecer la colección, empezando con los metadatos aún no consignados . Por ejemplo, se contempla recopilar las direcciones de los primeros miembros y su catalogación con códigos de geolocalización, documentando las vidas de los lectores menos conocidos, todo ello con adicionales  visualizaciones. Claro está, con permiso de la financiación necesaria.

musical-passage

El siguiente proyecto es  Musical Passage, de la Duke University en Durham, North Carolina, y relata la peripecia de un registro importante, pero poco conocido, de la primera música de la diáspora africana. En concreto,  dos páginas de una partitura de Voyage to the Islands of Madera, Barbados, Nieves, S. Christophers and Jamaica (1707), del medico inglés  Hans Sloane,  que se cree que es la primera transcripción de música africana en el Caribe y posiblemente en las Américas. El proyecto lo componen Mary Caton Lingold, estudiante de doctorado en Duke, Laurent Dubois, profesor de dicha Universidad, y David K. Garner, compositor y profesor en South Carolina. Todos ellos se han referido al significado del proyecto, en especial Mary Caton Lingold. En todo caso, dada su mayor brevedad, me remito a lo expuesto por el profesor Dubois para presentar el proyecto:

“Para nosotros, estas páginas se han convertido en una puerta de entrada a un mundo en gran parte perdido de sonido, lenguaje y música. Son el ejemplo más antiguo de notación musical que represente la música afrocaribeña y afroatlántica, y, esencialmente, la única hasta finales del siglo XVIII. Como tales, representan un pequeño rastro de una de las epopeyas musicales más importantes en el mundo moderno: la creación de la moderna música afroatlántica, que hoy en día es lo más cercano a un sonido global, tal vez incluso a una lengua global.

Sloane creció en Irlanda del Norte y estudió en Francia, donde se interesó en el floreciente campo de la historia natural. Viajó a Jamaica en la década de 1680 y comenzó a estudiar y documentar la flora y la fauna de la isla. Pronto se dio cuenta de que los africanos esclavizados en las plantaciones de la isla, que tenían que cultivar sus propios alimentos en pequeños jardines y provision grounds [tierras cuya calidad no permitía el cultivo productivo], tenían un profundo conocimiento del mundo natural. Sloane se interesó por su vida cultural, en particular por su música, y cuando salió de Jamaica se llevó consigo tres instrumentos hechos a mano que había adquirido allí. Dos de ellos tenían cuerpos de calabaza cubiertos con piel de animal y cuellos planos con varias cuerdas tendidas sobre ellos. Estos son algunos de los más tempranos ejemplos conocidos del instrumento del nuevo mundo que llegó a ser conocido generalmente como banjo.

Hace aproximadamente una década empecé a tocar el banjo, y pronto quedé fascinado por la historia del instrumento, que he investigado en colecciones en los EE.UU., Europa y el Caribe. Este ha sido un proceso de recopilación de pequeños fragmentos de muchos lugares diferentes para contar una peripecia más grande, y el trabajo de Sloane es uno de los más vitales de estos fragmentos. Su colección se convirtió en última instancia  en la base para la creación del Museo Británico, pero en algún lugar a lo largo del camino se perdieron los instrumentos de Jamaica, y sólo quedan unos pocos rastros escritos y una imagen que lo representa. Este mismo fragmento ha fascinado a Lingold, que está escribiendo una tesis sobre la música afroatlántica temprana, y a Garner, intérprete del banjo y compositor interesado en bucear en las tradiciones musicales vernáculas para crear nuevas obras. Los dos me han enseñado que no importa lo valioso que un libro pudiera ser en la comunicación de la historia musical, por mucho que lo fuera: para entender verdaderamente el lenguaje de la música, tienes que escucharla.

Así, durante el último año, los tres nos hemos reunido para encontrar una manera de vivificar la música de Jamaica del siglo XVII. Sloane escribe que le pidió a alguien que conoció en Jamaica, un hombre que nombra simplemente como Sr. Baptiste, que “tomara las palabras que cantaban y las musicara”.  El resultado es que, en su libro, hay notación musical para cinco distintas piezas de música: una llamada “Angola”, otra “Papa” y luego tres bajo el rótulo de “Koromanti”.

Hemos leído y releído las líneas, debatiendo el significado de cada término. Y luego David comenzó a hacer sonar estas canciones complejas, con el banjo y la mbira. Cada vez que lo hacía, se oía algo nuevo y diferente, y cambiaba también la forma en que leíamos las palabras. La música y el texto comenzaron a cambiar, juntas, y nuestra interpretación se enriquecía.

Sin embargo, por mucho que hemos explorado esas páginas, seguimos encontrando nuevas preguntas. Hay letras de canciones en lenguas africanas, cuyo significado todavía tenemos que analizar y comprender. Pero ahora que la música está reviviendo -en nuestra web Musical Passage– otros músicos y estudiosos pueden unirse a la conversación, resolviendo misterios del pasado y expandiendo el alcance de aquel banjo temprano”.

slang-dictionary

El último proyecto (de estos cinco primeros), dice Rebecca Onion, es pura diversión -y algo más- y corre a cargo del lexicógrafo Jonathon GreenGreen’s Dictionary of Slang es, como puede deducirse, la versión en línea de dicho diccionario, el cual, dice su autor, “es el diccionario histórico más grande del argot inglés. Escrito durante más de 17 años desde 1993, llegó a la imprenta en 2010 en una serie de tres volúmenes que contienen cerca de 100.000 entradas con el apoyo de más de 400.000 citas desde aproximadamente  el año 1000 hasta la actualidad. El foco principal del diccionario es la cobertura de más de 500 años de argot desde 1500 en adelante.

La versión impresa del diccionario recibió la Medalla Dartmouth para obras destacadas de referencia por parte de la American Library Association en 2012; (…)

En este sitio web el diccionario está disponible en forma actualizada y en línea por primera vez, con herramientas de búsqueda avanzada que permiten buscar por definición e historia, con una bibliografía ampliada de fuentes sobre el argot desde la época moderna hasta la actualidad. Desde la edición impresa, se han añadido cerca de 60.000 citas, con 5.000 nuevos sentidos en 2.500 nuevas entradas y subentradas, de las cuales alrededor de la mitad son nuevos términos del argot de los últimos cinco años”.

© 2017 The Slate Group LLC. / Rebecca Onion

Las gentes del Sena: historia pública digital

Habría muchas formas de llamarla, pero sobre todo sabemos lo que no es: no es la escritura académica habitual, la que nos acompaña desde hace décadas. Podría decirse que es historia pública, semejante a la que cultivan los amigos americanos y que con tanto empeño promueve la IFPH-FIHP.  Y podría denominarse historia digital, pues utiliza las nuevas herramientas de escritura para plantearse otras maneras de difusión del conocimiento histórico. Y, en suma, podría decirse que es meramente un proyecto con fines turísticos. Todo eso a la vez es Gens de la Seine, una propuesta que el servivio de prensa de la EHESS nos presentaba del siguiente modo antes del verano:

gensdelaseine

“¿Cómo era el Sena en el siglo XVIII? Con sus playas de arena, puertos bulliciosos y puentes cargados de casas,  estaba en el corazón de la vida parisina y todo tipo de comercios dependían de sus actividades. Es esta historia, encarnada por sus actores cotidianos,  la que reviven en forma de módulos de sonido Sarah Gensburger, socióloga de la memoria en el CNRS, Isabelle Backouche, historiadora  en la EHESS de París, y Michele Cohen, director artístico. Gens de la Seine, recorrido sonoro por las orillas del río, es un viaje en el tiempo para el caminante conectado. Está disponible en francés y en Inglés en gensdelaseine.com (compatible con smartphones y tabletas).

El Sena ha jugado un papel importante para los habitantes de la capital. En el siglo XVIII, se habitaban sus puentes, se iba de compras, se tomaba un transbordador o un barco, se lavaba la ropa, se limpiaban las tripas, se iba a escuchar a los feriantes, se trabajaba allí, si se era lavandera, tintorero, vendedor ambulante o comerciantede frutas. También se bañaban en sus aguas, se bebía de ellas, y a veces se ahogaban, porque en aquel momento muy pocos parisinos sabían nadar.

Esta es la historia cotidiana que puede ser (re) descubierta a través del recorrido sonoro de Gens de la Seine. (…) Disponible en francés y en inglés, ofrece a los parisinos otra mirada a su ciudad y a los turistas una nueva manera de descubrirParís y su historia.

Gens de la Seine se compone de 19 relatos que dan vida a otros tantos personajes coloridos, cada uno situado en un punto del río: los mozos de puerto St. Paul, el gobernador de la bomba de la Samaritaine, un vendedor de billetes lotería del muelle de Grands Augustins, la lavandera en su barco-lavadero … El caminante del siglo XIX podrá seguir los pasos de aquellos ribereñoss, imaginar su vida diaria, oírlos y casi verlos.

Una sonorización  entretenida y accesible de la investigación histórica

Habrá la emoción, el placer conocer esos parisinos de otro tiempo, pero este paseo sonoro es también una manera de aprender de la historia y entender cómo se transformó el Sena, perdiendo gradualmente su papel esencial en la vida de la capital.

De hecho, Gens de la Seine pone a disposición de todos, de manera divertida y agradable, la investigación histórica más erudita. Se basa en una historia social dispuesta a dar voz a la gente común cuyas huellas se pueden hallar, tras años de investigación, en los informes policiales, cuadernos de quejas, reglamentaciones. Muchos documentos de archivo, a menudo sorprendentes, que resuenan en los diferentes relatos.

Interpretado vívidamente por actores (incluyendo a Christian Hecq, de la Comédie-Française, y Olivia Bonamy), rico en ruidos, risas, discusiones y las historias de los ribereños de otro tiempo,  adornado con música, esta paseo sonoro también se beneficia de la investigación de la musicóloga Mylène Pardoen (ISH-Lyon) sobre los sonidos del siglo XVIII. Ha sido producido y dirigido por Nova Spot.

Gens de la Seine ha sido concebido y desarrollado por dos investigadores y un director artístico. Isabelle Backouche trabaja en el Centre de recherches historiques (EHESS/CNRS). Reconocida experta en la historia de París y del Sena, es miembro del Comité d’histoire de la ville de Paris. Sarah Gensburger es socióloga e historiadora de la memoria del París de la Segunda Guerra Mundial en el Institut de sciences sociales du politique (CNRS/UPOND/ENS Cachan). Juntas idearon el concepto de estos testimonios sonoros del pasado, localizados en el espacio urbano. Por último, procedente de France Culture y del mundo de la publicidad, Michèle Cohen tenía la tarea,  a partir de unos datos históricos respetados escrupulosamente, de escribir los relatos y diseñar unos módulos sonoros vivios, emotivos y audibles para todos. Ellas tres, a su manera, asumen el desafío de una valoración original de las ciencias sociales y contribuyen a democratizar el conocimiento científico.

(…)”

Y esto nos dice Isabelle Backouche en la web del proyecto:

Como parte de una tesis de historia, publicada en 2000 (La Trace du Fleuve, La Seine et Paris, 1750-1850, Paris, Editions de l’EHESS, 2016 [2000])),  viví  durante cinco años en compañía de las Gens de la Seine. Pero no se me aparecieron de inmediato, como si me estuvieran esperando en una caja de archivo. Para revivir el río en el siglo XVIII, era necesario dar la palabra a todas las personas involucradas en el Sena, y no dejarme guiar únicamente por las voces más potentes de quienes dominan la escritura, las de las autoridades encargadas del río, el preboste de los comerciantes y el rey.

He experimentado, pues, un enfoque histórico basado en archivos dispersos por varios depósitos. Esta historia social pretende restaurar la profundidad humana del río, la diversidad de intereses allí inmersos y los conflictos generados por la competencia en su uso. En el siglo XVIII, el Sena es un territorio saturado del que  cada uno trata  de aprovecharse para ganarse la vida, para promover  innovaciónes técnicas, para tratar de imponer nuevos desarrollos urbanos, o incluso para consolidar antiguas dinastías.

Bateau-lavoir sur la Seine à Paris. Vers le pont au Change. Charles Marville (1813–1879). Wikimedia Commons
Bateau-lavoir sur la Seine à Paris. Vers le pont au Change. Charles Marville (1813–1879). Wikimedia Commons

Ningún fondo archivístico particular permite revivir esta sociedad fluvial,  tan rica y colorida. Es necesario  repasar minuciosamente los informes diarios del “bureau de la ville” para extraer todo lo relacionado con la vida del río. Así, los arrendatarios de barcos de lavandería suscriben contratos de arrendamiento por el derecho a instalar su barco durante 60 años, mediante un alquiler y respetando restricciones muy duras. Es el estudio detenido de los 206 contratos firmados durante el siglo XVIII lo que me permitió crear un retrato de esta pequeña y relativamente cerrada sociedad, que se perpetúa en las orillas del río. Del mismo modo, la exposición precisa de las ordenanzas anuales que prohíben el comercio al por menor en los puertos, recordando sus horarios de apertura e imponiendo a los comerciantes respetar los espacios dedicados a cada mercancía, me orientó hacia la descripción de un espacio urbano extremadamente denso y muy vigilado. El Sena era en el siglo XVIII un lugar vital para la capital.

Es este rico material, que privilegia las muchas voces que hablan en el río, el que Gens de la Seine revive gracias a un trabajo conjunto con Michele Cohen. En este sentido, si la forma de escritura sonora creada por Michèle es una ruptura total con el estilo académico, que se inscribe por contra en total convergencia con mi enfoque historiográfico: promover una historia social original que rompa con una historia de París con demasiada frecuencia política debido a la capitalidad  de la ciudad”.

Véase también lo que esta historiadora escribe en la versión francesa de Slate.

 Copyright © 2016 Gens de la Seine/EHESS

Los historiadores y el big data: empleando el “macroscopio”

A finales del pasado año apareció un volumen titulado Exploring Big Historical Data. The Historian’s Macroscope (Imperial College Press), obra de los historiadores Shawn Graham (Carleton University), Ian Milligan (University of Waterloo) y Scott Weingart (Carnegie Mellon University). El trabajo empezó mucho antes, como es lógico, con la particularidad de que sus autores fueron mostrando el borrador a medida que lo iban redactanto. Y todavía puede consultarse.

Historian's Macroscope

Veamos el prefacio de ese borrador en línea:

“La historiadora se sienta en su escritorio y enciende la lámpara. Comienza a estudiar minuciosamente una pila de procedimientos judiciales mal fotocopiados del  Londres de finales del siglo XVIII, y transcribe el texto. A medida que trabaja, comienza a advertir patrones interesantes en el lenguaje utilizado para describir a las presas jóvenes. ‘Me pregunto….’.  Va al Old Bailey Online y comienza a buscar. Pronto, obtiene un corpus de un millar de procesos judiciales sobre mujeres presas. Descarga las transcripciones completas y las carga en Voyant Tools. Momentos después, tiene una gráfica de las palabras clave, sus posiciones y sus frecuencias en el tiempo. Crece cierta sospecha. Se dirige a MALLET y comienza a buscar la estructura semántica subyacente en los registros. El algoritmo, después de mucha exploración, parece sugerir que hay 23 temas que dan cuenta de la mayor parte de las palabras de cada texto.

Pero, ¿qué significan estos temas y estas listas de palabras? Ella comienza a explorar la relación entre los temas y los textos, dejando al descubierto una red de discurso, aparentemente en torno al deber moral del Estado hacia las mujeres presas. Toma esta red y comienza a explorar sus características formales como tal red – ¿Qué palabras, qué ideas, son la clave semántica? – mientras al mismo tiempo ejecuta la herramienta RezoViz (parte de Voyant Tools) sobre el corpus  para extraer los nombres y organizaciones mencionados en el documento. Comienza a consultar la red social que ha extraído, y es capaz de identificar subcomunidades de mujeres y guardas, niños y hombres, redondeándolo en un conjunto más pequeño de individuos clave que entrelazan toda la comunidad penitenciaria. Pronto, ella capta un sentido poderoso, macroscópico, no sólo de los discursos en torno a un siglo de estudios de las mujeres, sino también de los principales individuos, de las organizaciones, de sus conexiones. Mira el reloj; han pasado dos horas . Satisfecha, cierra su macroscopio histórico, su ordenador, y vuelve una vez más a la transcripción manual.

Vivimos en una época donde los estudiosos de las humanidades necesitan entender lo que los medios digitales, sus algoritmos, supuestos, usos y agencia están haciendo a los proyectos tradicionales de la investigación humanista. Las humanidades y los  medios digitales -nuevos medios- se remontan a décadas atrás, y han informado a menudo el desarrollo de ambas partes. Tomando una más amplia visión de lo que puede significar “nuevos medios”, observamos que la introducción de las revoluciones anteriores en la tecnología de la comunicación y las formas en que representan / construyen el conocimiento humano supusieron igualmente nuevas perspectivas y nuevos métodos en respuesta.

Nuestra estudiosa antes aludida describe una forma en la que los historiadores podrían verse implicados con los llamados “datos masivos” en historia. Hay otras. Entre los tres autores de este trabajo, hemos explorado muchas herramientas y perspectivas diferentes sobre grandes volúmenes de datos para la investigación histórica y humanística. Este volumen representa nuestra visión de lo que son algunos de los más útiles de estos enfoques en desarrollo, de cómo usarlos, de lo cautelosos que debemos ser y del tipo de preguntas y de nuevas perspectivas que nuestro macroscopio plantea.

Llamamos a este libro Historians’ Macroscope para sugerir tanto una herramienta como una perspectiva. No estamos diciendo que esta sea la forma en la que historiadores tengan que “hacer” la historia cuando se trata de grandes volúmenes de datos; más bien, es una pieza del juego de herramientas, una forma más de tratar con “grandes” cantidades de datos con las que los historiadores tienen que vérselas ahora. Más aún, un macroscopio, una herramienta para mirar lo muy grande, sugiere deliberadamente el banco de trabajo de un científico, donde el investigador se mueve entre diferentes herramientas para la exploración de diferentes escalas, tomando notas en un cuaderno de laboratorio. Del mismo modo, un enfoque para grandes volúmenes de datos por parte del historiador (argumentamos) tiene que ser un enfoque público, con el historiador manteniendo un cuaderno abierto para que otros puedan explorar los mismos caminos a través de la información, aunque posiblemente lleguen a conclusiones muy diferentes. Este es un enfoque generativo: hablar de datos masivos para las ciencias humanas no sólo es tratar de justificar un relato sobre el pasado, sino generar otros nuevos, nuevas perspectivas, dadas nuestras atalayas y herramientas”.

© Shawn Graham, Ian Milligan, Scott Weingart.

Fuente: Graham, Shawn, Ian Milligan y Scott Weingart. “Preface”, The Historian’s Macroscope – working title. Under contract with Imperial College Press. Open Draft Version, Autumn 2013, http://themacroscope.org

**
Una advertencia final, que podemos tomar directamente de la reseña de Adam Crymble para Reviews in History. Dice allí: “El libro no es una “historia”. Hay pocos argumentos historiográficos que se sometan a escrutinio en este trabajo, lo que es una pena, ya que hará poco por ganarse a los historiadores “tradicionales”. Sin embargo, ya que ese no es su propósito, realmente no es algo que se pueda alegar en su contra. En su lugar, se trata de un manual de metodología digital dirigido a ‘un estudiante avanzado en busca de orientación, cuando se encuentra por primera vez con grandes volúmenes de datos’ (p. XX). (…) Lo recomendaría encarecidamente a cualquiera que estuviera diseñando un curso sobre el análisis textual digital, y los estudiantes pueden esperar una sólida formación en una serie de conceptos útiles, incluyendo la lectura a distancia, el topic modeling  y ​​el análisis de redes, así como la visualización de datos”.

El Powerpoint: una maldita diapositiva tras otra

En el quinto número de la revista Computational Culture.
A journal of software studies, Erica Robles-Anderson y  Patrik Svensson nos ofrecen un muy interesante análisis sobre el Powerpoint, un texto titulado “One Damn Slide After Another: PowerPoint at every Occasion for Speech“. No es la primera vez que se trata tal asunto en esta bitácora, pero los comentarios de los aludidos autores merecen ser leídos con atención. He aquí el resumen;

Digital Projectors in Today's Church

“El PowerPoint está instalado en más de mil millones de ordenadores. Es el medio indispensable para las presentaciones, una de las aplicaciones de software más ubicuas en el mundo. Es probable que se haya utilizado para recaudar más dinero que cualquier otra herramienta en la historia. Los profesores confían en el PowerPoint. Los escolares de primaria lo usan para hacer presentaciones y también lo hacen los investigadores en ciencias, artes y  humanidades. Los sermones dominicales se ofrecen cada vez más con diapositivas, al igual que conferencias de prensa, ensayos y sesiones de información militar también se han convertido en ocasiones para emplearlas.  Dicen que el presidente de los Estados Unidos ve presentaciones de PowerPoint en la “Sala de Situaciones”.

Rara vez un dispositivo comercial ha ejercido tal dominio sobre las principales formas de discurso público. Durante más de veinticinco años,  PowerPoint ha presentadoen conferencias, eventos, charlas, sermones y reuniones informativas. Lo que antes eran momentos distintos,  se han formateado con el modelo de la demostración comercial. PowerPoint ofrece una infraestructura común, una plantilla para organizar el discurso y para la lógica de la argumentación. Como tal, conforma y produce el mundo. Sin embargo, la aplicación ha pasado casi totalmente desapercibida entre los estudiosos críticos de los medios de comunicación, de la tecnología y de las humanidades digitales. ¿Por qué? Pese a las extraordinarias quejas sobre la dominación total de los algoritmos, los protocolos, lo digital, los bits y la información, las condiciones materiales de uso del software rutinario ha sido en gran parte  descuidado como lugar clave para el trabajo cultural. ¿Dónde, por ejemplo, están los libros sobre software de impuestos, bases de datos de errores o aplicaciones de calendario personales? Quizá la omisión sea parte de un fracaso más grande a la hora de abordar el giro cotidiano.  Quizás simplemente sea difícil que los árboles nos dejen ver el bosque.

En este ensayo se contextualiza críticamente el PowerPoint. Se argumenta que muchas de las convenciones estilísticas asociadas con las diapositivas han sido durante mucho tiempo parte de las comunicaciones empresariales. La computación personal, sin embargo, aumenta proporcionalmente la producción de presentaciones. Y hace así que el trabajo intelectual esté vinculado con la expresión personal. El resultado ha sido el aumento de la cultura de la presentación. En una sociedad de la información, casi todo el mundo presenta. Analizar el software de presentación hace visible la -en gran parte- subestimada dependencia de la autoridad performativa en la producción de conocimiento. Al privilegiar inadvertidamente las relaciones entre la computación personal y formas de sociabilidad en red, los analistas culturales han dejado pasar las formas en que la computación personal transforma la cultura pública, las maneras en las que el software reconfigura las condiciones de la vida colectiva. Entrar en esas reconfiguraciones requiere tomarse en serio el software y su materialidad ampliada. El ensayo concluye con una discusión sobre los mecanismos alternativos de presentación. Si nosotros, como humanistas, queremos imaginar futuros con herramientas computacionales tendremos que analizar críticamente y  diseñar formas de middleware intelectual que materializan las relaciones entre los métodos de interpretación, los objetos con datos y las herramientas. Tendremos que hacernos preguntas como “¿Cómo piensa PowerPoint y cómo nos gustaría que pensara el software de presentación? “.

Dicho lo cual, solo cabe recordar que esta herramienta impone un modelo informativo reduccionista, muy alejado de la complejidad de nuestra disciplina y de la flexibilidad con la que se ha de impartir/presentar. El powerpoint es lineal, nada ambiguo, lo que puede bloquear e incluso aprisionar la explicación de lo que se quiere transmitir. Es decir, en último caso, exige al menos una reflexión concienzuda sobre su uso y no, como puede ocurrir, una utilización indiscriminada.

Fuente: Erica Robles-Anderson and Patrik Svensson, “One Damn Slide After Another: PowerPoint at every Occasion for Speech”, Computational Culture. A journal of software studies, volumen 5 (15/01/2016). URL: http://computationalculture.net/article/one-damn-slide-after-another-powerpoint-at-every-occasion-for-speech

El PowerPoint, desterrado del aula!

Interesante, aunque discutible en algún punto (como el de las redes sociales), es el texto que Bent Meier Sørensen, profesor de la Copenhagen Business School, publica en The Conversation. Su título, Let’s ban PowerPoint in lectures – it makes students more stupid and professors more boring“,  no deja lugar a dudas.

POWER POINT  1  07

Antes de entrar en materia (traducida), una confesión. No me cuento entre los amantes de la presentación docente con PowerPoint. Y ello por dos razones de desigual importancia. Ante todo, porque la materia histórica se conjuga mal con la simplicidad. Trátese de factores, causas o consecuencias, una presentación de este tipo tiende a la reducción, unilinealidad o unidireccionalidad. Y siendo como es la historia algo dinámico y complejo, acaba pareciendo estático y simple. Dicho de otro modo, entiendo que esa herramienta es útil para las ilustraciones gráficas, pero no lo es tanto o simplemente es ineficaz -incluso contraproducente- cuando se emplea para escribir breves textos que uno lee para subrayar lo expuesto. Todo lo cual se agrava por los efectos que una presentación con textos tiene sobre el propio docente, que tiende a reproducir la rigidez de aquella. Y, por otra parte, el uso de esta tecnología suele servir como excusa para proclamar que uno se ha “reciclado” o “modernizado” en el mundo digital, y nada más lejos de la realidad.

En fin, las objecciones que se le pueden poner fueron ya expuestas por Franck Frommer en El pensamiento PowerPoint (Península). Este periodista, además, subtitulada su obra de modo elocuente, Ensayo sobre un programa que nos vuelve estúpidos, incidiendo así en la misma idea que expuso Nicholas Carr, aunque la referencia declarada en este caso es la frase pronunciada por el General norteamericano James N. Mattis en una conferencia militar en North Carolina, idea que llevó a algunos mandos militares a prohibir tales presentaciones.

Resulta pertinente tener en cuenta todo ello,  dado que hay centenares de millones de personas que lo utilizan, dada la retórica que impone y  dado que su presencia en las aulas está muy generalizada.  De ahí el interés en el mencionado texto de Bent Meier Sørensen, que dice así:

conferences

“Cualquier profesor universitario que no guarde un recuerdo doloroso de alguna clase fallida es un mentiroso. En cierta ocasión, advertí de inmediato que había perdido por completo a los estudiantes: los que no habían caído en estado comatoso, estaban apáticos y ansiosos. Carente de gracia, me abandoné aún más a mi presentación de PowerPoint para que me salvara de la ruina total. Años más tarde, todavía puedo escucharme a mí mismo leyendo en voz alta los epígrafes subrayados en la pantala y me veo revolotear entre los estudiantes para venderles aquellos puntos.

Por suerte, no guardo ningún recuerdo de lo que los estudiantes pensaron de aquella clase, pero mi recuerdo más doloroso es la experiencia de aburrirme a mí mismo. Cuando eso sucede, es hora de cambiar las propias formas. Es eso lo que me he llevado a encabezar un movimiento para prohibir el PowerPoint en las lecciones.

Hay una serie de posibles razones para que una clase vaya mal: un curso mal planificado, preparación inadecuada, sentirse ese día sin inspiración, estudiantes desmotivados, una clase demasiado numerosa, un auditorio mal diseñado. A esta secuencia de viñetas con catástrofes le sigue el PowerPoint.

La clase física, cara a cara, es un caso potencialmente complejo y abierto en el que interactúan los estudiantes, las lecturas, el profesor y un caso o un problema teórico. Una presentación de PowerPoint  bloquea la lección convirtiéndola en un curso que ignora cualquier entrada que no sea la propia idea que el profesor en cuestión ha concebido el día anterior. Cercena la posibilidad de improvisación y  desviación, así como la oportunidad de adaptarse a la participación del estudiante sin desviarse de su ruta.

Esto es, por lo general, lo que hace que este tipo de presentaciones sean tan dolorosamente aburridas: aunque el público advierte  rápidamente por dónde va el presentador, éste o ésta  tiene que transitar por todos los puntos, mientras el público sueña con que la siguiente diapositiva pueda ser más interesante.

No apto para profesores

Sin embargo, para ser interesante y relevante en una lección, los profesores tienen que hacer preguntas y experimentar, no dar soluciones y resultados. Desafortunadamente, PowerPoint está diseñado para proporcionar exactamente eso. Ideado originalmente para Macintosh, la compañía que lo diseñó fue comprada por Microsoft. Tras su lanzamiento, el software fue dirigido cada vez más hacia los profesionales de negocios, especialmente consultores y vendedores atareados.

Sin embargo, durante la década de 1990 cuando fue adoptado de manera más general por las empresas, ya que se convirtió en parte del paquete Microsoft Office, lo que explica los resúmenes ejecutivos, meras frases, “resultados” ubicuos y planes de acción. Su camino en el mundo académico vino luego apoyado por el aumento de la presión sobre las facultades para ofrecer más docencia y por el aumento de la demanda de una población estudiantil más diversa que necesitaba ser guiada de forma más precisa a través de la selva del conocimiento.

Y resulta que PowerPoint no ha fortalecido a la academia. El problema básico es que un profesor no está destinado a vender píldoras de conocimiento a los estudiantes, sino que debería  hacer que los estudiantes se plantearan problemas. Tal proceso de aprendizaje es lento y arduo, y no puede ser resumido con esmero. Lo que PowerPoint produce es estupidez, por lo que algunos, como el estadístico estadounidense Edward Tufte, han dicho que es “demoníaco” .

Por supuesto, las nuevas tecnologías de presentación como Prezi, SlideRocket o Impress añaden un montón de nuevas características y animación en 3D, aunque yo diría que sólo empeoran las cosas. Un punto discutible no se convierte en relevante por moverlo de manera misteriosa. La verdad es que los PowerPoints son realmente difíciles de seguir y si uno se pierde un aspecto a menudo se pierde por completo.

A ello se añade la ambivalencia de lo que hay en esas viñetas. En mis presentaciones, los textos de las diapositivas sólo son realmente mis pensamientos privados y, a menudo, apresuradamente escritos. A diferencia de mis otros  trabajos publicados y evaluados, nadie ha visto ni criticado mis presentaciones en PowerPoint. Sin embargo, los estudiantes perciben mis viñetas como fuente autoridad, y a menudo las citan en sus trabajos en lugar de pagar el peaje que supone encontrar los aspectos significativos en los textos reales del curso.

Sin PowerPoint

Tras conseguir la prohibición de Facebook y otros usos de las redes sociales en nuestro programa de máster en filosofía y negocios en la Copenhagen Business School, recientemente también hemos  prohibido que los profesores usen PowerPoint. Aquí estamos en sintonía con las fuerzas armadas de los Estados Unidos, donde el general de brigada Herbert McMaster lo prohibió porque era considerado una mala herramienta para la toma de decisiones. No podríamos estar más de acuerdo, aunque permitimos que los profesores lo utilicenpara mostrar imágenes y videos, así como citas de autores primarios.

Aparte de eso, los profesores escriben con tiza en la pizarra   (o con rotuladores si ésta es blanca). Al contrario de lo que PowerPoint permite, la tiza y el encerado nos permiten anotar los aspectos que provienen de los estudiantes y conectarlos con los que nosotros mismos desarrollamos. La mayoría de las universidades están defendiendo en realidad el monopolio de Microsoft a hurtadillas, fijando arquitectónicamente el proyector y haciendo que PowerPoint tenga prioridad sobre otras tecnologías, como la pizarra.

Por supuesto, quitar la incómoda carga del PowerPoint de los hombros del profesor supone mayores exigencias en materia de planificación. Sin embargo, aunque en nuestro programa de máster nosotros, como profesores, tengamos un plan claro sobre lo que debería ocurrir en cada minuto de la clase, el contenido exacto debería seguir siendo variable y de composición abierta. Con el fin de apoyar la interacción, los estudiantes se sientan llevando su identificación visible, también introducida en la primera clase del curso del año pasado. De esta manera los estudiantes menos activos pueden ser llamados a ampliar los conceptos y las conexiones que se van añadiendo en la pizarra, ya sea desde su asiento o cuando se les pide que escriban en ella.

En todos mis años de uso del PowerPoint a la manera tradicional, los estudiantes se quejaban invariablemente de que no tenían las diapositivas antes de la conferencia. Hoy en día, los estudiantes no mencionan en absoluto la falta de PowerPoint  -sólo piden un mejor orden en mi pizarra. Tienen razón, pero a diferencia del orden rígido de una presentación de PowerPoint, el orden de la pizarra en se pueden mejorar en tiempo real.

Sin la tentación del PowerPoint, los profesores solo se pueden apoyar en los estudiantes. Este parece un giro de los acontecimientos mucho más prometedor”.

Fuente: Bent Meier Sørensen, “Let’s ban PowerPoint in lectures – it makes students more stupid and professors more boring“, The Conversation, 29 de abril de 2015

Copyright © 2010–2015, The Conversation Trust (UK).  Creative Commons — Attribution/No derivatives

Robert Darnton: libros y bibliotecas en el futuro digital

El pasado 7 de mayo, Robert Darnton impartió una conferencia en la Universidad de Ginebra con el título de “Livres et bibliothèques: quel avenir numérique?”.  Para quienes no pudieron asistir, por una u otra razón, Martin Grandjean ofrece un resumen en su magnífico blog:

martingradjeanblog

 

“El lado oscuro

La biblioteca de la Universidad de Harvard fue creada tras el legado de John Harvard en 1638: de repente, se convirtió en la biblioteca más grande de América del Norte, con 400 libros! Hoy en día, constatamos que la Universidad de Harvard está construida alrededor de su biblioteca, que con un fondo de 20 millones de libros es la más grande del mundo. Pero tener una rica biblioteca es una responsabilidad: ¿cómo compartir esa riqueza con todo el mundo?

La biblioteca de Alejandría no admitía como lectores más que a un puñado de eruditos. Su función principal, la que justificaba ese deseo de almacenar todos los libros del mundo, era ser un monumento a mayor gloria de la dinastía ptolemaica. Este ejemplo y el de las decenas de millones de libros destruidos por la URSS muestran que la historia de las bibliotecas también incluye una parte sombría, y a menudo han contribuido a legitimar monarcas o gobiernos, mientras reservaban el acceso a una élite.

De libros y paredes

Desde el siglo XIII las bibliotecas de Oxford están protegidas por muros de 4 a 6 metros de altura, erizados de púas. Hoy en día, todo esto es solo algo pintoresco. Sin embargo, existen barreras invisibles en el camino de la cultura: el ciudadano común se resiste a pasar por la puerta de las bibliotecas y los museos, siempre simbólicamente reservados para una élite (Bourdieu). Cómo señalaba Condorcet, ¿quién cuenta con el poder de los libros como vehículo para la democratización? Su visión puede parecer ingenua, incluso utópica, pero internet está transformando hoy esta constatación.

Los 17 volúmenes de la enciclopedia de Diderot le costaban a un trabajador común el equivalente a dos años y medio de salario. Hoy en día, los 30 millones de artículos de la Wikipedia son accesibles a cientos de millones de lectores de forma gratuita. Esta nueva transparencia, este nuevo acceso, transforma el mundo del conocimiento. Encontramos una forma de República de las Letras: una comunidad sin policía y sin fronteras, igualitaria y abierta a todo el mundo. Se extiende hasta los propios límites de internet, mientras que entonces estaba limitada, si no en el espíritu, sí al menos en la práctica. Por desgracia, esta tendencia hacia una mayor accesibilidad tropieza con una dinámica antagónica: algunos contenidos ver crecer sus limitaciones de acceso. Ahora tenemos que pagar 40.000 $ /año para la suscripción a una revista de química. El incremento de los precios de este tipo de publicación es cuatro veces más alto que la inflación de las últimas décadas. Tres firmas editoriales publican el 42% de todos los artículos científicos. No es una cuestión de avaricia, sino de modelo económico, ya que estos editores son corporaciones que necesitan generar beneficios para sus accionistas. Sin embargo, las bibliotecas no pueden asumir esta escalada, de lo que resulta una disminución mecánica en el acceso al conocimiento.

Lo digital, ¿socorro del acceso abierto?

Hay otra lógica, la del bien público. Los ciudadanos, que financian la investigación a través de impuestos, ¿no tienen derecho a disfrutar de los resultados de la misma? ¿Queremos una democratización o la mercantilización del acceso al conocimiento? La situación no es, obviamente, tan maniquea, pero la cuestión ha de ser planteada.

Tomemos el ejemplo de Google, que en 2004 comenzó a escanear las bibliotecas de investigación en los EE.UU.. En un principio, el programa estaba destinado exclusivamente para un servicio de búsquedas. Luego, la multinacional propuso vender el acceso a estos contenidos digitalizados, tras cuatro años de negociaciones con los autores y editores. La situación era tal que las bibliotecas se inclinaban a pagar por el acceso a sus propios libros. El Tribunal Federal ha rebajado por suerte este acuerdo, debido al evidente monopolio que la plataforma creaba.

Reunir y descentralizar: la Digital Public Library of America

Uno no puede menos que admirar la audacia de Google. ¿No podemos hacer lo mismo, pero con el objetivo de hacer la información accesible, como sugiere  la inscripción en la Biblioteca de Boston cuando dice “Free to all“? Hoy en día, gracias a internet, podemos hacerlo mejor que nuestros predecesores del siglo XIX: este es el objetivo que la Digital Public Library of America puso en marcha en abril de 2013.

Tras dos años de actividad, agrupa 10 millones de objetos provenientes de 1600 instituciones en 50 estados. Textos en más de 500 idiomas, vistos por millones de usuarios en todo el mundo. Incluye sistemas de cartografía de la información, motores de búsqueda, aplicaciones móviles, etcétera.

La DPLA es un sistema distribuido, es decir, una red que une las bibliotecas de manera que el usuario puede tener acceso inmediato al documento solicitado, aunque no esté directamente situado en la servidor de la institución que frecuenta. Desde un punto de vista legal, es una organización sin fines de lucro. Sin embargo, está lejos de ser burocrática, pues la organización es horizontal, estructurada en torno a hubs. El objetivo es extender esta estructura para crear sucursales en los 50 Estados, para asegurar el aspecto local de los contenidos (permitiendo también que el público traiga sus documentos, fotos, etc. para la digitalización). Hay trescientos voluntarios esparcidos por los Estados para facilitar esta integración.

DPLA Map
Mapa de los documentos disponibles en la DPLA ( ver mapa )

El público es muy diverso, incluye a investigadores, estudiantes, lectores de la tercera edad, cualquier persona que busca información, curiosos, etcétera. La infraestructura tecnológica es también resultado del trabajo de voluntarios. A raíz de una llamada a los informáticos americanos (que generó 1.100 respuestas), se seleccionó un equipo con los mejores. Todo está diseñado para ser compatible con Europeana y, a pesar de su nombre, la DPLA no es exclusivamente estadounidense, ya que formará parte de un sistema internacional, una biblioteca digital, gratuita y global.

La sorpresa radica en el éxito de la API, que permite el desarrollo de muchas aplicaciones de terceros que se conectan al sistema central. Al alentar este tipo de creatividad entre sus usuarios, la DPLA se une a su público, estableciendo relaciones en dos direcciones con el fin de colocar a los lectores en una perspectiva activa.

Perspectivas

Hoy en día, las fundaciones privadas apoyan generosamente este esfuerzo, pero es necesario establecer una base financiera sólida para mantener la infraestructura tecnológica al más alto nivel, reclutar talento y mejorar la administración. Curiosamente, el mayor problema es jurídico: el respeto a los derechos de autor es obvio, pero estos derechos se extienden de manera que muchos textos quedan excluidos de la colección (son libres pasados 70 años de la muerte del autor) . Varios tribunales civiles han dictado sentencias favorables a un uso justo (fair use) en esta materia, pero este terreno sigue siendo incierto. A veces es mejor contar con la buena voluntad de los autores y editores que son muy conscientes de que la mayoría de los libros ya se venden pasados unos años. Una vez que el valor comercial de un libro se agota, los autores entienden que muchas veces lo que necesitan son lectores, que es lo que una biblioteca puede ofrecerles.

Este espíritu público, utópico y pragmático de la DPLA es el de la filosofía de la Ilustración, concretada en el siglo XXI. Si tiene éxito, se pondrá el patrimonio humano al alcance de la humanidad misma”.

CC BY 3.0 CH

La historia: ¿una disciplina de libros o de revistas?

Con una introducción a cargo de Seth Denbo, director de “scholarly communication and digital initiatives” de la AHA, la revista Perspectives on History abría su número de abril con un dossier titulado “History as a Book Discipline”.   Se completaba con las aportaciones de Lara E. Putnam  (“The Opportunity Costs of Remaining a Book Discipline”);  Claire Bond Potter (“Is Digital Publishing Killing Books?”);  Fredrika J. Teute (“Dissertations Are Not Books”); y Timothy J. Gilfoyle (“The Changing Forms of History”). De entre todos ellos, nos quedaremos con el texto de Putnam, profesora y directora del departamento de historia de la University of Pittsburgh. Dice así:

April-Cover-PoH

“Durante más de una década, hemos declarado que la publicación de monografías está en crisis.  ¿Los desplazamientos estructurales hacen que sea aún tan crucial sostener la regla autoimpuesta en nuestra disciplina según la cual la investigación que se valora para la promoción debe llegar en paquetes de 300 páginas ? ¿O podríamos respirar tranquilamente, dar un paso atrás y evaluar los costes de continuar siendo una disciplina de libros?

Los cambios gigantescos  en curso en los presupuestos de las bibliotecas y en la capacidad de atención durante el grado hacen que la economía de la publicación de monografías sea cada vez más desafiante. Los textos especializados, dirigidos a una docena de los mejores expertos en un subcampo, son los libros menos viables en estas condiciones. Sin embargo, los profesores jóvenes deben escribir libros perfectamente orientados a ese público -en el futuro, revisores externos de sus plazas (tenure dossiers)– y convencer a las editoriales para que los publiquen. Cumplir estas dos exigencias con un único texto es ciertamente posible: nadie sería capaz de conseguir una plaza si no lo fuera. Pero, ¿es lo óptimo? ¿Siempre es  lo óptimo? ¿Qué podríamos ganar si se abrieran otros caminos?

Circunscribir la difusión académica a un solo tamaño -a textos de entre 80-120 mil palabras publicadas entre dos cubiertas físicas- impone costes de oportunidad en al menos tres dimensiones: en primer lugar, en la reducción de la visibilidad y la accesibilidad de la investigación; segundo, en la reducción de laHandcuffing exposición a la revisión por pares; y tercero, en la reducción de la flexibilidad para premiar el alcance público. La primera es una cuestión de conocimiento colectivo;  la segunda, de carreras individuales; la tercera, del lugar de los historiadores en el debate público. Ninguno de estos son reinos donde hoy nos podamos permitir obstáculos autoimpuestos.

Visibilidad y Acceso

En una era pre-internet, los libros eran rutinariamente más visibles y más accesibles que los artículos de revistas. Los catálogos de fichas y los índices de libros eran vías clave hacia la información. En contraste, las revistas tenían que buscarse título por título, en el mejor de los casos, o examinando tema por tema en aquellos que no publicaban índices multianuales. Guías meticulosas como el Handbook of Latin American Studies valían su peso en oro, pero eran limitadas en su capacidad de proporcionar una visión periférica. En un mundo así, realmente tenía sentido poner todos los huevos en cestas intelectuales académicas tamaño libro. Eran productos de marca y visibles. Si alguien quería saber lo que aguien tenía que decir, podía encontrarlo todo en un solo lugar. Y si alguien no te conocía de nada, pero quería saber sobre el tema X, podía saber lo que tenías que decir al respecto, siempre que los catalogadores de la Biblioteca del Congreso hubiesen incorporado esa parte de tu contribución.

Dentro de ese ecosistema de la información, los libros eran más visibles y más accesibles que los artículos, y el hecho de que lo fueran ampliamente -abarcando todos los hechos útiles que un erudito dado había descubierto en el transcurso de una década, y cada pensamiento inteligente que había tenido sobre esos hechos-  era una característica, no un error.

Avancemos un cuarto de siglo. Ya no dependemos de la monografía como agregador. La búsqueda basada en la web ofrece descubrimientos mucho más abarcadores, precisos y granulares. Obviamente, la búsqueda digital puede hacerse bien o mal, puede perderse las fuentes esenciales o confundir el grano con la paja.  Pero la conclusión es que las limitaciones que una vez hicieron que 10.000 palabras de erudición histórica fueran mucho más visibles si se empaquetabsn junto con otras 90.000 palabras del mismo autor en un solo libro, y no junto a obras de otras personas en una revista periódica, se han esfumado. Pintad esos huevos y escondedlos por doquier: la gente que los necesite será capaz de encontrarlos todos.

La accesibilidad también ha cambiado. Cuando la información viaja en forma física, se accede con más eficiencia a los grandes trozos  que a los más pequeños y dispersos. Ya no. En realidad, los costes y restricciones al acceso digitalizado de las revistas son un calvario. Las batallas clave se libraron entre editores y bibliotecas sin que nosotros, productores y consumidores, hayamos tenido un papel crítico que desempeñar. Pero incluso con las políticas actuales, casi todas las revistas de historia permiten a los autores ofrecer versiones previas (pre-copy-edited) de artículos publicados en repositorios institucionales después de, como máximo, un embargo de dos años (tales embargos, aunque no insignificantes, duelen menos en historia que en disciplinas donde la revisión es más rápida. Dos años es una pequeña fracción de la vida útil de un artículo sólido). Así pues, con las estructuras ya existentes, podemos hacer que todo lo que publicamos en forma de artículo sea de libre acceso para cualquier persona con una conexión a Internet en cualquier lugar del mundo y con sólo un retraso de dos años. Cualquier cosa que publiquemos en forma de libro estará disponible para un acceso similar. . . 70 años después de nuestra muerte.

Nada de esto significa que las personas que quieran publicar proyectos en forma de libro no deban hacerlo. Se trata simplemente de tener en cuenta que, si bien hubo un tiempo en que la visibilidad y la accesibilidad fueron mayores para las investigaciones publicadas en forma de libro en vez de en artículos, estas dos ventajas están hoy invertidas.

Credit: Brenda Clarke, CC BY 2.0, flic.kr/p/8JBSSW
Credit: Brenda Clarke, CC BY 2.0, flic.kr/p/8JBSSW

 

Revisión por pares

Parte de mi afán de imaginar la historia como una disciplina de artículos refleja los cinco años que pasé como coeditora de la Hispanic American Historical Review, presenciando desde dentro el sistema de revisión por pares. Por supuesto, algunos lectores se retrasan; hay algunas notas ácidas que resultan chocantes. Pero, en general, fue realmente inspirador ver el asesoramiento detallado y reflexivo que todos están dispuestos a ofrecerse sin ninguna recompensa a cambio, y lo mucho que nuestro trabajo mejora mediante ese proceso.

Dado que los editores de libros, frente a los cambios gigantescos mencionados anteriormente, no quieren más de uno o dos capítulos que se superpongan con una publicación previa en revistas, el hecho de que permanezcamos artificialmente como una disciplina de libros plantea el coste de publicar artículos. Esto significa que los estudiosos ven menos revisiones por pares, y durante largos períodos no obtienen ninguna información procedente de tal revisión.

Aquí, el efecto de umbral que hemos creado es particularmente perverso. A los efectos de promoción, no se obtiene ningún crédito por haber escrito 6/7 partes de un libro publicable. Así, los tutores con aversión al riesgo predican aquello de “termina el libro” antes que nada, y los jóvenes con aversión al riesgo lo cumplen febrilmente .

No creo que apreciemos lo costoso que es esto. Los revisores escriben evaluaciones extensas, profundas y francas, de forma gratuita y repetida. Los jóvenes investigadores se beneficiarían enormemente de múltiples muestras previas de los tipos de crítica establecida que los especialistas han de ofrecer, en el transcurso de una temprana carrera, en lugar de los informes de sólo dos lectores de un manuscrito de un libro cuando ya es demasiado tarde para arreglar nada sustantivo, y cuando lo que está en juego es dolorosamente mucho.

La eliminación de los estudiosos del proceso de revisión por pares por largos perídos tras la obtención de una plaza (post-tenure) es también costoso. La renuencia de los profesores titulares (Associate professors) a publicar artículos es una respuesta racional a los efectos de umbral que el modelo de “disciplina-libro” impone. Pero pasar años alejados de la llamada-respuesta de la revisión por pares puede alimentar el aislamiento intelectual y hacer que el reingreso sea innecesariamente tenso. Esa no es la única causa de que se malogren carreras en pleno desarrollo -pero seguramente no ayuda.

Y además de los costes para los individuos, existen costes para el conocimiento colectivo. Si un estudioso publica seis de siete artículos en el camino hacia la promoción y por alguna razón no va más allá, todos compartimos el beneficio que para el conocimientos suponen esos seis artículos. Si un estudioso escribe seis de siete capítulos de libros y se detiene,  el conocimiento se queda en la fortaleza de su ordenador para siempre.

Flexibilidad

Estructurar las expectativas profesionales en una disciplina-libro es como vivir en un país de billetes de 100 dólares. Tal vez nos gustaría ser más flexibles sobre qué comprar. Pero la conclusión es que no se puede obtener cambio. Reconocemos la necesidad de recompensar no sólo la investigación y difusión académica, sino la enseñanza, el servicio y el compromiso. Sin embargo, si la unidad irreductible de la promoción académica es un proyecto de investigación de siete años que lleva a una monografía de 100 mil  palabras, no queda mucho espacio para la flexibilidad.

Por el contrario, un mundo en el que seis o siete buenos artículos en revistas arbitradas formen una base habitual para obtener una plaza y para promocionar es algo con mucho mayor potencial de variación. Tal vez algunos departamentos tendrían como objetivo una división 70-30 entre proyección académica y pública, esperando cuatro o cinco artículos y una presencia pública sostenida como blogero o ensayista. Tal vez los estudiosos dentro de un mismo departamento podrían negociar metas personalizadas para maximizar sus dones particulares.

Probablemente no dejaríamos de escribir libros. Los historiadores tienden a amar los libros con una pasión profunda y obsesiva. Pero queda por ver qué libros escribiríamos! Uno podría publicar cuatro artículos académicos, pongamos por caso, y un libro orientado a compartir esos conocimientos con el público en general, con  palabras escritas especialmente para esa audiencia.

La conclusión es que la producción académica en la que insisten los historiadores, esa que llega en pedazos en tamaño de libro con el fin de contar para la promoción, reduce radicalmente la flexibilidad de los estudiosos al inicio y mitad de sus carreras para dedicarse a  cualquier otra cosa, ya sean artículos arbitrados o difusión pública o géneros digitales todavía no contemplados.

Tengamos en cuenta que la creación de una reputación entre los catedráticos (full professors) ya está libre del imperativo monográfico. Y, sin duda en parte como respuesta, los historiadores destacados escriben todo tipo de cosas maravillosas, jugando con el formato y el objeto en formas a las que antes no se hubieran arriesgado -o tenido tiempo de arriesgar, ya que el ascenso requería una muy diferente tarea específica. Pero, ¿por qué estructurar el sistema para que ningún profesor ayudante o titular puedan racionalmente hacer lo mismo? ¿Por qué habríamos de limitar la creatividad de los jóvenes investigadores, cuando, en verdad, nosotros no tenemos que hacerlo?

Los decanos ya entienden qué son las revistas arbitradas, así como  “los perfiles de los artículos”.  Empujar en esta dirección no requiere una reeducación radical con guardianes externos. Tampoco  requiere la devaluación de la monografía tradicional como una vía para la promoción. Dejemos que florezcan mil flores. Rompamos el monopolio del billete de 100 dólares. Ser una disciplina libros-y o-artículos  no elimina los desafíos a los que nos enfrentamos: pero sí abre una gama más amplia de soluciones”.

cc

 

¿Por qué deben usar Twitter los historiadores?

El siempre interesante portal HNN nos ofrece una breve y ligera entrevista titulada “Why Historians Should Use Twitter: An Interview with Katrina Gulliver“. La realiza Alexander S. Collie, estudiante en la Longwood University y “HNN intern”.  Este es su contenido al completo:

Katrina Gulliver es la fundadora de Twitterstorians, una de las principales cuentas de Twitter que ofrecen tweets de y sobre los historiadores. Es profesora en la Universidad de Nueva Gales del Sur. Tiene un doctorado de la Universidad de Cambridge y es autora de Modern Women in China and Japan: Gender, Feminism and Global Modernity Between the Wars (2012).

twitterstorians

Los tweets se limitan a sólo 140 caracteres. ¿Por qué un historiador se plantearía usar de Twitter?

Twitter es una gran manera de compartir no sólo las ideas, sino también mantenerse al día con las discusiones dentro y fuera de la academia. La información sobre muchos de los vertiginosos eventos noticiosos es ahora más fácil de conseguir en los medios de comunicación social que en los tradicionales.

Los medios sociales, especialmente Twitter, hah desempeñado cierto papel en varios eventos de alto perfil en los últimos años, sobre todo durante la primavera árabe, en la que los activistas utilizaban Twitter y Facebook para coordinarse y estar al día sobre los acontecimientos. En su opinión, ¿qué influencia tuvieron los medios sociales en la Primavera Árabe?

Yo no soy un experta en el Oriente Medio, en realidad no me siento capacitada para responder a eso.

En su página web se menciona que está clasificada como la persona más influyente en twitter de entre las de su corporación y, además, es fundadora del hashtag “twitterstorian.” ¿Puede explicar que la impulsó a iniciar el movimiento twitterstorian y cómo se desarrolló?

Yo estaba sentada en mi apartamento en Cambridge y me preguntaba cómo encontrar otros historiadores en twitter. Planteé ese posible hashtag con algunos otros en twitter, y de allí partió.

¿Alguna vez pensó que el hashtag twitterstorian se convertiría en un éxito?

En sus inicios, mi idea principal era permitir que los historiadores se identificaran a sí mismos y entre sí. Ha crecido de una manera que no hubiera esperado.

¿Cómo define usted el éxito?

En las redes sociales: para mí, ha sido encontrar compañeros (y amigos) que yo no hubiera conocido de ninguna otra manera.

¿Qué hace que un hashtag tenga éxito en twitter y qué cualidades ha de tener un post o un vídeo para convertirse en una sensación viral?

Eso parece muy difícil de contestar. No hay más que fijarse en la clase de cosas que han sido virales, ya sea el desafío del cubo de agua fría  o el vestido blanco azul / negro y oro! Algunas cosas parecen ocurrir en el momento adecuado. Si supiera el secreto del éxito viral, haría una fortuna!

Usted tiene una gran presencia en los medios sociales, con más de 4.000 seguidores solo en twitter. ¿Cómo ha usado esta red para continuar sus estudios y carrera?

Sin duda me ha ayudado a desarrollar relaciones más profesionales, que me han beneficiado de diferentes maneras. Cuando organicé una conferencia en Alemania, varios de los participantes eran personas que se habían enterado a través de los medios de comunicación social. Además, he obtenido consejos sobre la manera de llevar mi investigación de seguidores en Twitter, lo que me ha sido muy útil.

¿Los usuarios del hashtag twitterstorian se han beneficiado de su uso de una manera que no habría sido posible antes de que empezaran a utilizar el hashtag?

Eso me es imposible saberlo.

¿Todos los tuits han sido consecuentes? ¿Motivará a alguien a escribir una tesis o llevar a cabo una nueva investigación?

No sé – pero definitivamente he visto a gente encontrar nuevas fuentes e ideas en twitter.

Estamos viviendo en un momento en que el mundo nunca ha estado más conectado, a nivel comercial, político y personal. En Twitter hay más de 500 millones de tweets por día y Facebook cuenta con más de mil millones de usuarios. ¿Cómo vislumbra a los historiadores futuros, utilizando este tipo de información para obtener información sobre la vida en el siglo XXI?

Eso depende de la cantidad de datos que sobreviva. Confiemos en que las compañías de medios sociales lo almacenen si queremos que sea un recurso futuro! (O simplemente en que la NSA lo tenga todo archivado…)

Los artículos de periódicos y revistas son un elemento habitual en la investigación histórica. ¿Cree que los tweets y los estados de Facebook serán citados algún día en las tesis?

Creo que Facebook y otras redes sociales ya están siendo utilizados por los historiadores de los acontecimientos recientes (como la primavera árabe), al igual que los comentarios en las redes sociales han sido la base de procesos penales.

¿Tiene un tweet favorito?

Creo que tengo unos 400 en mi lista de favoritos ahora mismo!

¿Tiene una cuenta de twitter favorita entre las que sigue?

Disfruto con algunos contenidos de Twitter.  El @badbanana de Tim Siedell es hilarante.

Para aquellos que estén interesados ​​en la creación de una cuenta de Twitter y con el hashtag twitterstorian, ¿tienes algún consejo o asesoramiento que desee compartir?

Entra, zambúllete!

Por último, ¿puede resumir los beneficios de tener una cuenta de Twitter y por qué los historiadores deberían meterse en comunidades en línea de 140 caracteres o menos?

Twitter puede ayudar a encontrar personas interesadas en todos los temas históricos, y hacer que veas tu trabajo bajo otros prismas.

© 2015 HNN. All rights reserved

Los peligros del Big Data: la caja negra

El pasado enero salió a la venta The Black Box Society. The Secret Algorithms That Control Money and Information (Harvard UP), del jurista y académico Frank Pasquale. Para conocer la repercusión del volumen, recomiendo, por ejemplo, la reseña de David Auerbarch para Slate.

The Black Box Society

Amén de lo anterior, y dado el tema que trata, desde hace meses distintos medios han estado informando sobre su inminente aparición, con entrevistas a su autor sobre el contenido.  Es el caso de la revista TRUE (núm. 8). Dicha publicación, perteneciente al conglomerado FleishmanHillard, lo presentaba del siguiente modo:

“Olvídese de Edward Snowden y del espionaje gubernamental. El profesor de derecho Frank Pasquale examina la actual recopilación de datos generalizada y sin restricciones para el negocio en The Black Box Society (…). Plantea preguntas sobre lo que puede suceder con las personas, las empresas y las economías cuando algunos de los datos resultan ser incorrectos. ¿Debería permitirse a los sujetos sometidos al microscopio de datos hacer frente a sus acusadores, por así decirlo? (…)

TRUE: ¿Qué quiere decir cuando se habla de una sociedad tipo Black box?

Pasquale: Los ingenieros utilizan el término caja negra para describir un sistema en el que podemos ver a los inputs entrando y los outputs saliendo, pero en el que entre unos y otros existe algún proceso opaco, intangible, que transforma las enradas en salidas bajo un velo de secreto. Google a veces se refiere a su algoritmo de caja negra como el ingrediente secreto que les da una ventaja competitiva. Las empresas confían cada vez más en esta estrategia del secreto cuando se trata de datos, presuponiendo que la gente manipularía el sistema si supiera cómo funciona. Esa es la explicación más obvia del término caja negra.

Pero cuando se me ocurrió el título, también estaba pensando en la caja negra de los aviones, que desempeña su papel en los accidentes. Esa caja negra es algo que registra todo lo que está pasando en el avión y registra algo así como 30.000 variables. Si nos fijamos en el Internet de las cosas, en los datos masivos y en la ubicuidad de las redes de sensores, es casi como si estuviéramos siendo monitoreados al modo del avión. Todos tenemos nuestras propias cajas negras. Suponemos que de nuestro uso de Internet se haga un seguimiento, que sea troceado y monitoreado, pero ahora, con el Internet de las cosas, incluso nuestro espacio real más allá de Internet también se está supervisando.

Es por eso que cuando hay una violación de datos -si se piensa en la recopilación de datos de esta manera- se ve el enorme potencial de daño. Piense en los mercados negros de datos donde se venden archivos, contraseñas, nombres de usuario, números de tarjetas de seguridad social, números de tarjetas de crédito e incluso registros médicos. El potencial de la recolección de datos se extiende mucho más allá de la simple personalización de mensajes de marketing.

(…)”

Si esa es la idea general, el método utilizado y el argumento central los relató su autor en una conversación con Lawrence Joseph para el blog Balkinization:

(…)

LJ: El método de análisis del libro,  ¿podría explicarlo?

FP: Trato de zambullirme en las ciencias sociales. Esta es una respuesta a la obra de Ian Shapiro (que ha clamado por la investigación orientada por problemas –problem driven– para complementar el trabajo orientado por el método –method driven), Russ Roberts (un crítico  de los modelos matemáticos en economía)  y Thomas Piketty (quien ha integrado enfoques históricos, económicos y literarios en El Capital en el siglo XXI).

El asunto central de The Black Box Society -agnotología, la supresión o destrucción de conocimiento- es un tema particularmente difícil de interpretar de forma metódica. Pero he tratado de poner de relieve algunas controversias muy importantes, mostrar su relevancia más amplia y explicar qué leyes tendrían que cambiar para que entendiéramos realmente el valor de lo que los brokers  de datos, motores de búsqueda, financieros o contratistas de seguridad nacional están haciendo. Justifico esas propuestas de política en relación con el trabajo emergente en las ramas más normativamente orientadas de la economía política y la ciencia social.

También me inspiro algo en Nancy Krieger, que desafió a los que atribuye los eventos a una “red de causalidad” a pensar más profundamente acerca de lo que une las causas. “¿Dónde está la araña?”, se preguntaría Krieger acerca de esas webs. En mi caso, acontecimientos como la crisis financiera aún son vistos  por mucha gente como resultado de transacciones increíblemente complejas y opacas, apuestas y promesas. Pero, ¿a quién benefician en última instancia? ¿Cuáles de sus acciones se difundieron a los cuatro vientos y cuáles se ocultaron? ¿Quién está atrapado en la web, y quien se desliza sin esfuerzo a la parte superior de la misma?

(…)

LJ: ¿Cómo resumiría los temas principales del libro y las afirmaciones de hecho?

FP: El libro critica a Silicon Valley y a Wall Street, ofrece una guía de lo que podría ser una mejor respuesta legal a sus abusos, y sirve como introducción a una economía política de la información. Permítame tratarlos uno a uno.

He aquí una paradoja que estoy tratando de resolver: incluso cuando el cambio económico parece acelerarse las jerarquías existentes de poder y riqueza parecen cada vez más osificadas, estables, seguras. Trazo este problema a partir de dos tendencias que se refuerzan mutuamente: la financiarización de los datos, y la datificación de las finanzas.

(…)

Como sucedió en anteriores fiebres del oro, la carrera de los plutócratas (plutechrats) por amasar, controlar y manipular datos daña inevitablemente a la gente comun y a las empresas que necesitan préstamos o inversiones, o una plataforma, un auditorio, aplicaciones, etc. Parte de la historia que cuento es cómo la manipulación magistral de la ley ha permitido a los gigantes de la tecnología y las finanzas crecer increíblemente rápido, desviando los tipos de regulación que habrían creado un campo de juego de económico de más nivel. Europa está empezando a ponerse al día con ellos mediante la aplicación de las leyes existentes. Mi libro muestra cómo los EE.UU. podrían, tal vez, hacer lo que Europa, utilizando herramientas que van desde la protección del consumidor a una regulación financiera renovada.

Yo defiendo una política mucho más agresiva en cuanto a la utilización de datos por las grandes empresas. (…)

También reconozco que la ampliación de las leyes actuales puede no estar a la altura de la regulación de una nueva economía, basada en datos. Así que voy a plantear alternativas públicas en muchas áreas críticas: motores de búsqueda, banca y calificaciones de crédito públicos son un comienzo.

(…)”

 ©2015 FleishmanHillard / Balkin.com

 

Humanidades y acceso abierto

Hace ya unos meses, en su muy estimable blog y en una de las distintas entradas que a ello ha dedicado, Joaquín Rodríguez se preguntaba: “¿Por qué Open Access?”  La respuesta era presentada de inmediato e incluía 14 meridianas y justificadas razones, que recomiendo repasar.

Dentro de ese movimiento (o como quieran llamarlo), una de las iniciativas a alabar es la de Cambridge Open Access, de la que ya hemos hablado aquí parcialmente.  Y lo hacemos de nuevo  a propósito de la publicación de Open Access and the Humanities Contexts, Controversies and the Future, el libro de  Martin Paul Eve.

Open Access and the Humanities

Como quiera que el volumen se puede descargar en su totalidad, nos limitaremos a presentar unos párrafos del prefacio que ha elaborado Peter Suber, de quien ya hemos hablado en otra ocasión.  Veamos, pues, unos pocos párrafos de esa introducción de Suber:

“El acceso abierto beneficia a las ciencias y a las humanidades por igual, pero su crecimiento ha sido más rápido en ciencias. Eso puede parecer extraño hasta que nos damos cuenta de que los beneficios no son los únicos factores que afectan al crecimiento. La luz del sol beneficia a todas las plantas por igual, pero algunas viven en climas secos, algunas a gran altura, algunas en suelo rocoso.

El acceso abierto (OA) ayuda a los lectores a encontrar, recuperar, leer y utilizar la investigación que necesitan. Al mismo tiempo, ayuda a los autores a ampliar su audiencia y amplificar su impacto. Esos son los principales beneficios. Pero estos beneficios conducen a otros. Si el OA ayuda a los lectores y a los autores en la investigación, entonces ayuda a mejorar la investigación y beneficia a todo lo que depende de la investigación. En el caso de las ciencias, puede significar nuevos medicamentos y tecnologías útiles, y en el caso de las humanidades puede significar enriquecer la educación, la política, la compasión, la imaginación y el entendimiento.

Uno de los argumentos más convincentes para la legislación de las políticas de OA es que los gobiernos deben garantizar el acceso público a los resultados de la investigación financiada con fondos públicos. Este argumento es muy eficaz, ya que tiene como objetivo acelerar la investigación que ya hemos decidido financiar con dinero público, aumentar la rentabilidad de la gran inversión pública en la investigación y ser justos con los contribuyentes. No hay ningún inconveniente para el interés público, solamente una ventaja  incompleta. Hay más fondos públicos para la investigación científica que para la investigación en humanidades. Muchos más. Llamemos a eso el clima seco de las humanidades.

Las revistas de humanidades tienen mayores tasas de rechazo que las revistas de las ciencias. Esto no se debe a que sean más rigurosas, sino a que cubren temas más amplios y reciben correspondientemente más envíos por artículo publicado. En cualquier caso, sus mayores tasas de rechazo afectan a su capacidad para cobrar cuotas para cubrir los costes de producción (las tasas son  el modelo de negocio más conocido, pero no el más común entre las publicaciones de OA). Si alguien, en el lado del autor de la transacción, tales como su empleador o financiador, paga un cargo por el procesamiento del artículo, entonces nadie tiene que pagar del lado del lector, y el trabajo puede llegar a ser de OA. Pero los honorarios de un artículo deben cubrir los costes de evaluación de todos los artículos rechazados por cada uno aceptado. Por tanto, las publicaciones de OA basadas en tartifas con altos índices de rechazo deben cobrar cuotas más altas que otras revistas. El modelo basado en tarifas funciona mejor en campos bien financiados con relativamente bajas tasas de rechazo, y peor en campos como las humanidades. Se trata de un clima seco combinado con la dificultad de trasplantar un cultivo de clima húmedo a otro seco.

(…)

Cambridge Open Access

(…) Algunos mitos y malentendidos acerca del OA son más tenaces y están más extendidos en humanidades que en ciencias. Esto añade obstáculos innecesarios al crecimiento del OA. Por ejemplo, un mayor  porcentaje de humanistas que de científicos cree que la publicación en una revista de prestigio alto (no OA) descarta hacer lo mismo en  OA a través de un repositorio en línea, que incluso un bien implementado OA corre el riesgo de infringir los derechos de autor, que la mayoría de las publicaciones de OA cobran tarifas a los autores (o a quien les financia), que la mayoría de cuotas en revistas de acceso abierto basadas en tarifas las pagan los autores de su propio bolsillo, que la mayoría de editores sin ánimo de lucro temen y evitan el OA y que la mayoría de los editores de OA son laxos con el control de calidad.

(…)

Hubo un tiempo en que el crecimiento del OA en ciencias también fue lento, y se mantuvo lento por un círculo vicioso.  Sin embargo, en menos de veinte años -largo en tiempo de Internet, corto en la historia de la academia- el círculo vicioso de las ciencias se convirtió en un círculo virtuoso. Este reverso no es lógicamente imposible. Se requiere una mejora constante en ejemplos prácticos para alimentar la comprensión, así como una mejora constante en la comprensión para alimentar los ejemplos prácticos.

La buena noticia es que este crecimiento lo vemos hoy en las humanidades. Martin Eve se encuentra entre los líderes que hacen que esto suceda. Es un líder en la provisión de ejemplos prácticos y un líder en la corrección de mitos y malentendidos -sin minusvalorar los problemas- a través de sus artículos, blogs, conferencias y, ahora, mediante este libro”.

© Cambridge University Press 2015. Creative Commons licence on Cambridge Books Online

 

 

Las políticas de la Wikipedia: ¿libre y abierta?

De tanto en tanto, hemos presentado en esta bitácora oponiones enfrentadas sobre el mundo de la Wikipedia, y el del código abierto en general. A finales del pasado año, llegó un nuevo volumen que contiene un buen número de análisis y referencias a considerar: Wikipedia and the Politics of Openness (UChicago), de Nathaniel Tkacz.

Wikipedia and the Politics of Openness

He aquí lo que nos dice el editor:

“Pocas virtudes son tan celebradas en la cultura contemporánea como la de la apertura (Openness). Arraigada en la cultura del software y acarreando  más de una bocanada del utopismo técnico de Silicon Valley, la apertura -de toma de decisiones, datos y estructuras organizativas- es vista como la cura para muchos de los problemas existentes en la política y los negocios.

Pero, ¿qué significa la apertura, cómo sería (o parecería) una teoría política de la apertura? Con Wikipedia and the Politics of Openness, Nathaniel Tkacz utiliza la Wikipedia, el producto más importante de organización abierta, para analizar la teoría y la política de la apertura en la práctica -y para romper su hechizo. A través de las discusiones delas  guerras de edición, las políticas de supresión de artículos, los niveles de acceso de los usuarios, entre otros, Tkacz nos permite ver cómo los conceptos clave de la colaboración – como apertura, la ad-hocracia y la división de proyectos controvertidos mediante una “bifurcación“- funcionan en realidad.

El libro resultante es el análisis crítico más rico sobre la idea de apertura hasta la fecha, uno que arraiga la teoría de los medios de comunicación en la realidad desordenada y, por lo tanto, ayuda a movernos más allá de las vaporosas promesas de los utópicos digitales y da los primeros pasos hacia la verdadera comprensión de lo que hace la apertura, o su impugnación, tienen que ofrecer”.

Como complemento, podemos acudir a la reseña de Paul Bernal para THE. Entre otras cosas, allí nos dice:

“…es una crítica no sólo de la Wikipedia, sino de la idea de apertura al completo- una de las vacas sagradas de internet, algo que es considerado casi como más allá de la crítica. A veces la crítica es devastadora. Tkacz desmonta algunos de los supuestos más fundamentales de la idea de apertura – y desafía el idealismo que los sustenta, la creencia aparentemente sincera de los defensores de la apertura en la casi perfección de su enfoque de consenso y toma de decisiones.

(…)

Como él mismo dice en su conclusión: “El problema de la apertura no es que no esté abierto; es que concibe el mundo en términos de esta cuestión. Por consiguiente, mi tarea no era demostrar que Wikipedia es en realidad cerrada, jerárquica, centralizada, burocrática o totalitaria, sino más bien tratar de pensar políticamente diferente”.

Tkacz piensa de manera diferente – y desafía a sus lectores a pensar de manera diferente. Wikipedia and the Politics of Openness hizo que yo también lo hiciera. Para un libro académico, ese podría ser el mayor de los elogios”.