Archivo de la categoría: TIC

Historia Digital versus Humanidades Digitales (1)

Si hay un centro que haya destacado en los múltples aspectos de la historia digital ese es el Roy Rosenzweig Center for History and New Media. Como señala su página, desde 1994 y bajo la inicial dirección del fundador, Roy Rosenzweig, ese Centro de la George Mason University ha utilizado los medios digitales y la tecnología informática para democratizar la historia -incorporar múltiples voces, llegar a diversas audiencias y alentar la participación popular en la presentación y preservación del pasado. Tras el fallecimiento del mencionado Rosenzweig, la dirección recayó en Dan Cohen, hasta que este pasó a encargarse de la Digital Public Library of America,  siendo substituido desde el verano de 2013 por Stephen Robertson. Y en este último nos detendremos, porque ha dedicado una entrada de su blog a la reciente polémica sobre las humanidades digitales. Por nuestra parte, anunciamos que publicaremos en unos días una de las respuestas que ha tenido. Veamos lo que indica Roberston:

RRCHNM

Durante los últimos nueve meses he dedicado gran parte de mi tiempo a explorar la historia digital. Entre mis obligaciones como director del RRCHNM está familiarizarme con áreas de trabajo sobre las que solo tenía un ligero conocimiento, a pesar de que contemos ya con casi veinte años de lectura, enseñanza y creación de historia digital. Por otra parte,  preparar el venidero 20º aniversario del Centro requería mirar hacia atrás y revisar más de 100 proyectos creados en dos décadas de trabajo. Es en este contexto que he leído el más reciente brote polémico sobre las humanidades digitales provocado por el número especial de differences  (“In the Shadow of the Digital Humanities”, vol.25, núm. 1, 2014),  y el artículo de Adam Kirsch en The New Republic de mayo (“Technology is Taking Over English Departments: The False Promise of Digital Humanities”). Desde ese punto de vista, lo que me llama la atención es la ausencia casi completa de la historia digital en esas exposiciones.  Matthew Kirschenbaum y otros se ocupan de ello, haciendo hincapié en la pluralidad de las humanidades digitales, y Lisa Rhody alude al texto clave de la historia digital  -el Digital History de Dan Cohen y Roy Rosenzweig-, pero aquí las ‘dh’ se refieren claramente a los estudios literarios digitales.

cover_small

Mi primera reacción fue un deseo de subrayar cómo la ausencia de la historia digital produce una visión empobrecida de lo que ofrecen las humanidades digitales. Pensándolo bien, en cuanto a los EE.UU. y en este momento particular, luchar por entrar en la gran carpa de las humanidades digitales no me parece la respuesta más productiva. En lugar de ello, se puede ganar más tomando el debate como una oportunidad para hacer hincapié en lo que hace a la historia digital diferente de los estudios literarios digitales y de las ‘dh’.

Los estudiosos que exploran los medios y la tecnología digitales han ganado mucho poniendo el énfasis en lo que tienen en común, sobre todo en un contexto en el que, como mucho, tales exploraciones disfrutaban de un reconocimiento tenue dentro de los ambientes disciplinarios. Sin embargo, en los últimos años, la presencia constante de sesiones digitales en las conferencias anuales de la AHA y la OAH, así como de las organizaciones más pequeñas, como la Southern Historical Association, la Urban History Association y el International Congress on Medieval Studies, dan testimonio del creciente reconocimiento de que los medios y la tecnología digitales son parte de la práctica académica. Pero ese reconocimiento no significa que la mayoría de los historiadores hayan explorado lo que se puede hacer con las herramientas digitales, que estén equipados para hacerlo o que ni siquiera estén convencido de que esas herramientas tengan algo que ofrecer a sus propias investigación y docencia. A los esfuerzos para ampliar el diálogo sobre la historia digital más allá de los avezados, los capaces de aprender por sí mismos, no ayuda que llamemos a nuestro trabajo “humanidades digitales”: más bien, como Tom Scheinfeldt señaló en su reciente post,

llamar a nuestro trabajo “humanidades digitales” ha hecho que nos sea más difícil hacerlo comprensible y respetable en el contexto disciplinario: el mensaje interdisciplinario unificado puede ser útil ante los organismos de financiación o ante el Decano de Artes y Ciencias, pero puede serlo menos ante uno de nuestros colegas departamentales.

¿Cuáles son las diferencias entre la historia digital y las ‘dh’/estudios literarios digitales? En el panorama actual en los EE.UU., en términos generales, hay dos que destacan a mi entender. En primer lugar,la recopilación, presentación y difusión del material en línea es una parte muy fundamental de la historia digital. El Digital History de Dan y Roy se aparta de las monografías y recopilaciones que proliferan sobre las humanidades digitales al centrarse no en la definición sino en la creación -o más precisamente, en “reunir, preservar y presentar el pasado en la web”. En el RRCHNM, nuestra misión es utilizar “los medios y la tecnología digitales para preservar y presentar la historia en línea, transformar el mundo académico de las humanidades y avanzar en la educación y la comprensión históricas”. En el Centro, este enfoque se ha materializado creando recursos de acceso abierto para docentes K-12 y universitarios, construyendo objetos expuestos con bibliotecas, archivos y museos, recopilando registros de origen digital, colaborando (crowdsource) en transcripciones y elaborando software de código abierto. Como ha señalado Tom Scheinfeldt, estas prácticas no se originan en las humanities computing [informática humanística], el relato dominante sobre el origen de las humanidades digitales, sino en la historia oral, los estudios de folklore, la historia radical y la historia pública. No estoy diciendo que la presentación de material en línea no sea parte de los estudios literarios digitales: las ediciones electrónicas académicas y las colecciones de manuscritos, como el Shelley-Godwin Archive, son parte de ese campo desde hace mucho tiempo, pero, como indica el debate actual, en la actualidad no son su enfoque predominante.

En segundo lugar, en lo que respecta al análisis digital,  la historia digital ha producido más trabajo en el área de la cartografía digital que los estudios literarios digitales, donde la minería de texto y el topic modeling son las prácticas predominantes. El proyecto pionero del Valley of the Shadow utilizó la cartografía para entender y comparar los dos condados en que se centraba. Los dos primeros ganadores del Roy Rosenzweig Prize for Innovation in Digital History de la AHA fueron proyectos de cartografía: el Digital Harlem: Everyday Life, 1915-1930 (que creé con colaboradores de la Universidad de Sydney) y el Going to the Show de Bobby Allen. Otros proyectos cartográficos prominentes incluyen a Visualizing Emancipation, ORBIS (“The Stanford Geospatial Network Model of the Roman World”), Mapping Texts, Slave Revolt in Jamaica, 1760-1761 , The Roaring Twenties, PhilaPlace y Mapping the Republic of Letters.

Shane White, Stephen Garton, Stephen Robertson y Graham White, Playing the Numbers. Gambling in Harlem between the Wars (HUP, 2010).


Insisto una vez más en que esto no quiere decir que la cartografía no sea parte de los estudios literarios digitales: Viral Texts de Ryan Cordell es un ejemplo notable. Tampoco se trata de decir que el análisis textual que predomina en los estudios literarios digitales no haya sido practicado por los historiadores. Dan Cohen y Fred Gibbs fueron de los primeros en experimentar con los datos de Google libros, pasando a formar parte de Data Mining with Criminal Intent (DMCI), el proyecto de minería de datos sobre los juicios contenidos en Old Bailey. Rob Nelson, en Mining the Dispatch, utiliza el topic modeling para explorar los registros de la Confederación durante la Guerra Civil. El próximo número del Journal of American History contará con un artículo escrito por Cameron Blevins que usa herramientas informáticas para analizar la visión del mundo que ofrecía un periódico de Houston de finales del siglo XIX (ya está disponible un ensayo en línea que describe sus métodos).

Parte de la explicación de que los historiadores no hayan emprendido proyectos de minería de textos o de topic modeling radica en la limitada disponibilidad de textos de lectura mecánica: los historiadores suelen basarse más en fuentes inéditas que los estudiosos de la literatura, así como en registros manuscritos en los que aún no es posible utilizar el OCR de manera efectiva para transformarlos en texto legible por una máquina. Y una gran cantidad de textos impresos publicados ya han sido digitalizados solo para ser cerrados, disponibles solamente para el pequeño número de instituciones que pueden pagar las suscripciones, y aún así sin la API necesaria para el análisis computacional. (El reciente anuncio de que los documentos de la NAACP habían sido digitalizados me hizo repasar las amplias colecciones archivísticas en manos de Proquest, que se añaden a sus colecciones de prensa histórica).

La oportunidad para una consideración más profunda de cómo los historiadores han utilizado los medios y la tecnología digitales, de lo que los hace diferentes de los demás en la comunidad de las humanidades digitales, así como lo que tienen en común, son parte de lo que el RRCHNM está intentando promover en un foro y un recurso sobre el que estamos trabajando actualmente. El foro es nuestra  Conferencia abierta para el 20º aniversario, el 14 y 15 de noviembre 2014, para el que cuaquiera puede registrarse aquí. El recurso es un archivo en línea en el que estamos recogiendo los registros que quedan de los más de 100 proyectos realizados en 20 años de trabajo -desde  las propuestas a los informes, pasando por todo lo que podamos encontrar. El sitio proporcionará material para el primer día de la conferencia, dedicada a hacking la historia del Centro, y será pública, con una API. Nuestra esperanza es que estos esfuerzos, entre otras cosas, ayuden en el proyecto de retomar las diferencias disciplinarias en las humanidades digitales.

©  By Stephen Robertson

De cómo enseñar historia con videojuegos

Nicolas Trépanier, profesor de historia en la Universidad de Mississippi, firma un estimulante artículo en el número de mayo de la revista Perspectives on History: “The Assassin’s Perspective. Teaching History with Video Games”.  Trata el asunto de cómo los nuevos medios pueden ayudarnos en nuestras labores docentes, para lo cual describe uno de sus cursos, en el que empleó diversos videojuegos. Pero veámoslo. Esto nos dice el profesor Trépanier:

Playing with the Past

“¿Cuánto de Assassin’s Creed es, digamos… cierto?” La voz se hace más vacilante a medida que el estudiante se da cuenta de lo tonto que debe parecer preguntando por un videojuego en medio de un sesudo curso de historia en la universidad.

Muchos de nosotros hemos tenido esta experiencia: se plantea una cuestión sobre algunos datos históricos aparecidos en un videojuego y nosotros, los profesores, no podemos ofrecer otra respuesta más que enumerar todas las cosas en las que el juego es erróneo. Eso suponiendo que sepamos del juego en cuestión, por supuesto.

Me cansé de estar atrapado en el desdén, sobre todo porque sé que muchos estudiantes llegan a la Universidad interesados ​​en la historia precisamente porque han jugado con videojuegos de tema histórico. Un curso sobre las Cruzadas, la Revolución Americana o las guerras napoleónicas quizá suene especialmente interesante para alguien que ha estado allí. Como docentes de historia, ¿eso no nos da algo con lo que trabajar?

Después de diseñar e impartir en dos ocasiones un curso sobre las representaciones de la historia en los videojuegos, las inexactitudes históricas de Napoleon: Total War o Civilization IV son tan obvias para mí como siempre. Pero también me doy cuenta, incluso más de lo que esperaba, de que los videojuegos son una forma muy eficiente para conseguir que los estudiantes se involucren con la historiografía y para ofrecerles una perspectiva crítica y sofisticada que es probable que mantengan viva tiempo después de graduarse.

De la pantalla al aula

assassin

Los nizaríes -o asesinos, como se les conoce en Occidente- fueron una secundaria secta chií que se convirtió en un importante actor político  en el Oriente Próximo en la época de las Cruzadas. Ellos inspiraron la primera de una serie de videojuegos de gran éxito, cuyos capítulos posteriores han explorado la Italia del Renacimiento, el Imperio Otomano, la guerra revolucionaria americana y, más recientemente, la Edad de Oro de la piratería en el Caribe. Pero los nizaríes son también objeto de una tradición historiográfica que está caracterizada por unas marcadas representaciones negativas en las fuentes primarias (escritas por los opositores sunitas y los perplejos viajeros europeos), por tropos orientalistas (Bernard Lewis, némesis del teórico Edward Said, escribió lo que sigue siendo el mejor best seller sobre el tema), y el revisionismo posorientalista.

Mirando el primer juego de la serie, ambientado en 1191, algunos podrían argumentar que lo que la mayoría de historiadores puede hacer es listar las (numerosas) imprecisiones del juego, y dejarlo así. Como observé impartiendo este curso, eso supondría perder una oportunidad excepcional para mostrar a los alumnos que la historia no es solo “lo que pasó”, sino más bien el resultado de la investigación, la crítica de las fuentes y los debates entre distintos enfoques teóricos.

El curso que diseñé para el McDonnell Barksdale Honors College en la Universidad de Mississippi es un seminario que requiere que los alumnos jueguen a un par de videojuegos de tema histórico mientras leen artículos académicos relacionados con el período o el tema que es central en el juego. Al seleccionar los juegos que mis alumnos tienen que jugar, procuré que hubiera de diversos géneros, ya que el componente histórico no juega el mismo papel en todas partes. Así, los juegos de acción y aventura, como Assassin’s Creed, ofrecen una visión relativamente estática del período de tiempo que utilizan como telón de fondo, mientras que los juegos de gestión de imperios, como los de la serie Total War, tratan de simular los procesos sociopolíticos y económicos de una manera más dinámica. Por otra parte, los juegos que tienen por lo menos un par de años son preferibles tanto por su precio relativamente bajo (a diferencia de muchos juegos recientes que pueden ser tan caros como -horror!- un libro de texto universitario) como por su compatibilidad con los modelos antiguos de ordenadores portátiles; esto último es una ventaja cuando las últimas consolas de juegos se venden por alrededor de 500 dólares.

Los estudiantes prefieren los títulos más recientes, por supuesto, pero tienen más libertad en la segunda mitad del semestre, cuando un proyecto de investigación individual les obliga a vincular uno o varios juegos de su elección a una cuestión de importancia historiográfica. Así que mis estudiantes han escrito artículos sobre temas que van desde las intrigas políticas o la arquitectura eclesiástica en la Italia del Renacimiento a las ideas populares sobre la naturaleza en la América del temprano siglo XX, y desde las perspectivas culturales en conflicto sobre la guerra en la época de Cortés a las motivaciones de las incursiones vikingas.

Tratar con imprecisiones

empire-total-war-pc

Sí,  los videojuegos “históricos”están llenos de imprecisiones. Sin embargo, más que una limitación, estas imprecisiones pueden servir de pretexto para debatir. Por ejemplo, ¿qué factores básicos, más allá de la pura ignorancia, causaron estas imprecisiones? ¿De qué manera las diversas influencias culturales, tales como las convenciones del cine, dan forma a la manera en la que presentan la historia? ¿Cómo se relacionan con consideraciones éticas y comerciales? Es bastante sorprendente ver hasta qué punto, por ejemplo, los creadores del original Assassin’s Creed eliminaron cualquier contenido religioso de un juego inspirado en un grupo que una generación anterior de historiadores había presentado como terroristas islámicos. De hecho, plantear estas preguntas a menudo hace que los debates de clase deriven hacia la relación entre estas inexactitudes y las discusiones historiográficas en curso -por ejemplo, observando cómo los académicos actuales critican las investigaciones más antiguas sobre la nizaríes y tratando de identificar los historiadores cuyas obras podrían haber guiado las decisiones de los diseñadores de los juegos.

Al final del semestre, los estudiantes se habían hecho muy conscientes de que el término de comparación, en la evaluación de la fiabilidad de los videojuegos de tema histórico, no es “la historia objetiva y real”, sino más bien el resultado constantemente debatido y a veces contradictorio de la investigación historiográfica. Por tanto, este seminario tuvo éxito, más que la mayoría de los cursos de pregrado, en acercar a los estudiantes al trabajo que hacen los historiadores, no solo como profesores, sino también como investigadores académicos.

En el proceso, los estudiantes también descompusieron el concepto de “inexactitud histórica” ​​en una variedad de subcategorías, tales como la estética (la apariencia visual de los edificios de Jerusalén bajo Saladino), los elementos narrativos pasivos (escenas que proporcionan trasfondo y pretexto a las acciones de los “asesinos”) y la psicología (preguntando, por ejemplo, si el sistema de castigo/recompensa integrado en la mecánica del juego se corresponde con el contexto cultural del Levante medieval); teniendo en cuenta al mismo tiempo las características singulares de los videojuegos como medio, desde el entorno tridimensional que nos permite explorar hasta su propósito esencial de  creación de una experiencia divertida.

Beneficios

CivIVboxshot

El beneficio más obvio de este seminario fue la excitación que creó entre los estudiantes, que rara vez llegan a hablar de videojuegos en el aula. Pero también les dio una forma alternativa de dialogar con las publicaciones académicas. Un típico curso historia de grado se define por un cuerpo de conocimientos dados, por lo general una narración cronológica que representa un consenso académico. Su doble objetivo es el de transmitir este conocimiento a los estudiantes mientras se les capacita en una serie de habilidades intelectuales transferibles a lo largo del camino. Cuando las cosas van bien, los estudiantes salen del curso sabiendo más sobre la Guerra de Sucesión española o sobre la institución de la esclavitud, así como mejorando su pensamiento y sus habilidades de escritura. Al final, sin embargo, pocos estudiantes realmente se dan cuenta de la multitud de debates que han llevado a la creación de ese cuerpo de conocimientos históricos.

En este seminario, los videojuegos a los que los estudiantes jugaron antes de empezar las clases fueron el principio organizativo central. Concretamente, esto nos permitió dedicar todo nuestro tiempo de debates a la complejidad y a los matices de las fuentes, métodos e interpretaciones de los historiadores. De hecho, el nivel de discusión se acrecentó a medida que pasaban las semanas, y en poco tiempo los estudiantes aludían a los alcances, el tono, el enfoque y los argumentos presentados en los diferentes artículos, invocando consideraciones sobre los retos metodológicos, los enfoques teóricos alternativos y otros debates en curso. El compromiso que tenían con la historiografía, en definitiva, se elevó a un nivel que no recuerdo haber visto entre los estudiantes de grado.

La perspectiva crítica que los estudiantes adquirieron en este seminario también podrían tener un potencial más duradero que el de un curso medio de Historia. Los videojuegos tienden a ser más populares entre los más jóvenes, es cierto, pero esta es una cuestión de generacional más que de edad. Como tal, es muy probable que los videojuegos sobre Cruzadas estén presentes en las vidas de algunos de ellos mucho tiempo después de que hayan vendido sus libros de texto en eBay. Y, de hecho, destacados profesores del Honors College me han dicho que, si bien están acostumbrados a escuchar a los estudiantes discutir de los videojuegos por los pasillos, los participantes en este seminario fueron los primeros a los que escucharon adoptar un tono decididamente académico y debatir sobre temas tales como el modelado por ordenador del cambio social en las conversaciones que tuvieron entre clases.

Por último, el curso permitió que estos estudiantes conocieran la vanguardia de la investigación y el debate académicos, generando un poco de emoción y unas oportunidades únicas. Así, la próxima vez que ofrezca este curso, mis estudiantes leerán un artículo revisado por pares que fue escrito originalmente para este curso (nota)

Más allá de las limitaciones

Alguien se sorprenderá por la idea de un curso sobre videojuegos en la universidad, y con razón. Como medio, los videojuegos están sujetos a unas limitaciones que los hacen incapaces de transmitir los matices y la complejidad de la buena historiografía. Pero es posible reconocer estas limitaciones y, a pesar de ello, emplear el medio de manera constructiva, de una manera que motive a los estudiantes y complemente (aunque, por supuesto, nunca debería sustituirlo) el currículo ordinario. Y en cuanto a si Assassin’s Creed ofrece un retrato veraz de la historia -bueno, esta es una cuestión a la que vale la pena dedicar un par de semanas de discusiones.

Nicolas Trépanier

Nota:

Joshua Holdenried y Nicolas Trépanier, “Dominance and the Aztec Empire: Representations in Age of Empires II and Medieval II: Total War”, en Matthew Kapell y Andrew Elliott (eds.), Representations of History in Videogames (New York: Bloomsbury Academic, 2013, pp. 107–19). Por cierto, hay que señalar el lugar alarmantemente marginal que los historiadores tienen en los debates sobre la relación entre la historia y los videojuegos. Por ejemplo, sólo una tercera parte de los colaboradores de este volumen tiene la historia como filiación disciplinaria principal. Pero como primer libro que aborda directamente el tema de la representación de la historia en los videojuegos, también ofrece un punto de partida potencialmente importante para los historiadores interesados ​​en seguir ese camino. Los editores del libro han elaborado una web [que recomiendo a quienes deseen experimentar].

Licencia Creative Commons  Esta obra está bajo una licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License. Cualquier uso debe proporcionar el nombre del autor, el título del artículo, la revista (Perspectives on History), la fecha de publicación y un enlace a esta página. Algo semejante solicita este traductor, en lo que le pueda corresponder.

Michel Wieviorka: El imperativo numérico

El asunto de lo digital es uno de los tratados habitualmente aquí. Ya he escrito en diversas ocasiones sobre el particular, ya sea en las breves entradas de esta bitácora o de forma más extensa en mi reciente libro (El desorden digital). El sociólogo Michel Wieviorka abunda en eso mismo, pero de forma mucho más breve y categórica, en el nuevo texto que publica, de apenas sesenta páginas, titulado L’impératif numérique ou La nouvelle ère des sciences humaines et sociales? (CNRS Editions). Así lo presenta en su blog, reproduciendo el paratexto editorial:

impératif numérique

¿Y si la ubicuidad de lo digital señala no solo una nueva era, un cambio cultural importante, sino también una ruptura profunda, una transformación radical de la humanidad? ¿Y si lo digital es, tras la invención de la escritura y la imprenta, la tercera gran revolución? A estas preguntas, Michel Wieviorka añade otra: la era digital ¿no podría sucitar en Francia el renacimiento de las ciencias humanas y sociales (CHS)? Su respuesta es sí.

En este manifiesto, el sociólogo destaca el retraso de las CHS francesas a la hora de tomar en cuenta y usar las nuevas herramientas digitales. Sin duda, representan un riesgo para las libertades individuales. Pero también son una gran herramienta para el científico social, rica en innovaciones, nuevas prácticas y nuevos métodos: ¿el mundo virtual no podría, por ejemplo, constituir un nuevo campo de investigación? La historia, cuyo fin predijo Fukuyama, ¿no se convierte en una historia a la vez global e individual gracias a los Big data y a los millones de datos consultables en acceso abierto? De tema de estudio, el hombre y la sociedad ¿no se conviertan en actores/autores de su propio relato?

Para Michel Wieviorka, las humanidades y las ciencias sociales deben ser parte de las nuevas tecnologías de la información. ¿Cómo? Utilizando los datos y las redes sociales de la Web 2.0 para compartir, comunicar, trabajar en colaboración y producir las humanidades digitales -una referencia a las antiguas Humanidades. Con ejemplos, él explica todo el partido que se podría sacar a lo digital y propone una nueva organización de la investigación que supere el sistema de disciplinas, un verdadero obstáculo a la innovación intelectual. Un salto cualitativo propicio para la aparición de esas figuras de intelectuales que nos faltan hoy en día …

***

Pierre Assouline lo comentó hace unos meses en estos términos:

Se trata de una ruptura,  “antropológica quizá, cultural sin duda”, dice el sociólogo Michel Wieviorka en L’Impératif numérique, otro libro muy vivo. Vuelve notablemente sobre la reciente fórmula digital humanities, o “humanités numériques“: “El término tiene el mérito de unir dos palabras que podrían suponerse muy distantes una la otra y de las que se ha dicho que constituirían un oxímoron. Sin embargo,  representan la esperanza de una capacidad reencontrada de las humanidades, incluyendo las más clásicas, para relanzarse y hallar un lugar en la era digital, en lugar de tender a desaparecer”. En un capítulo, Michel Wieviorka indica cómo los investigadores entusiastas de esta nueva especialidad académica evocan el giro que vivimos: “un nuevo Renacimiento”. On n’en sort pas.

***

El lector interesado puede consultar la reseña de Jean-François Blanchard en LiensSocio

Cómo evaluar la historia digital

Feliz anuncio el de la AHA, que demuestra tener unos resortes más engrasados que los que hay instalados por otros lares, mucho más cercanos y herrumbrosos. Nos queda el consuelo de acogernos al refrán y pensar que “cuando las barbas del vecino….”. Y de qué se trata, dirán ustedes. Léanlo por si mismos.

El anuncio se titula “Making Something Out of Bupkis: The AHA’s Ad Hoc Committee on Professional Evaluation of Digital Scholarship”, texto de dos responsabkles de la AHA: James Grossman y Seth Denbo, director ejecutivo, el primero, y director de comunicaciones académicas e iniciativas digitales, el segundo. Este es el texto, publicado en febrero en Perspectives:

dino

Bupkis. Ese es el valor de un montón de buenos estudios históricos que aparece en determinados formatos “no tradicionales”. Por lo menos si el “valor” se mide de acuerdo con lo que el trabajo de uno contribuye a la contratación, la promoción y la ocupación (tenure) en lugar de al desarrollo intelectual o a la contribución a la investigación y el conocimiento históricos.

Como la mayoría de las palabras en yiddish que se han colado en el léxico americano, “bupkis” (a veces bubkes o bupkus) de alguna manera simplemente “suena bien.” No solo significa “nada”, sino enfáticamente nada. En Nueva York es posible escuchar como “no vale bupkis“. Para muchos historiadores interesados ​​en publicar en formatos que no sean la monografía o la síntesis tradicional, no es descabellado preocuparse por el hecho de que -cuando llegue el momento de buscar un empleo, preparar la documentación o solicitar la promoción a profesor a tiempo completo- un proyecto, enciclopedia o exhibición digitales, serán de poco valor a pesar del contenido intelectual y d el valor público y académico de dicho trabajo.

Esto no tiene sentido. Le roba a nuestra disciplina la energía innovadora que muchos historiadores guardan en sus cajones hasta haber publicado el segundo libro o simplemente dejan que otros asuman el riesgo. Se margina a los académicos que correr esos riesgos. Impide el desarrollo de géneros que pueden contribuir aún más a la investigación, enseñanza y acceso del público en general a la mejor obra de los historiadores. Contribuye a una cultura que desalienta los tipos de trabajo colaborativo que se valoran -en algunos casos se requieren-  en casi todos los casos de empresa creativa.

Sin embargo, cualquier trabajo que “cuente” para la promoción profesional debe tener estándares de evaluación que permitan a los especialistas ofrecer un juicio informado sobre la calidad. Toda obra de investigación histórica tiene propósitos particulares, está dirigida a audiencias particulares y se basa en los marcos particulares de la investigación previa. La evaluación debe tener en cuenta  estos y otros factores, y debe estar enmarcada en parámetros que sean comprensibles y convincentes para los no especialistas.

Para este fin, la AHA ha establecido un comité ad hoc para abordar la evaluación profesional de la producción académica digital, con un encargo aprobado en la reunión de enero del Consejo de la AHA. Nuestro objetivo no es solo hacer frente a un “problema” (evaluar un conjunto creciente de investigación), sino fomentar la innovación. Mediante la producción de directrices y criterios que se pueden utilizar para evaluar los proyectos digitales, este comité ayudará a la disciplina a unos mejores reconocimiento, comprensión y aprecio estas nuevas formas de investigación. Estas incluyen no solo lo que sabemos que existe, como sitios web, e-libros, blogs, etcétera, sino también las formas de cuya existencia ni siquiera tenemos constancia. La naturaleza del entorno digital es tal que emergen rápidamente  nuevos formatos y método , y necesitamos una manera de animar a nuestros colegas a aprovechar las nuevas oportunidades. Necesitamos directrices para inclusir distintas formas de trabajo histórico a la hora de documentar la ocupación y la promoción, así como para evaluar este tipo de trabajo cuando se presente.

Esta no es una tarea sencilla, y el comité tendrá mucho trabajo por delante. El término publicación digital abarca una multitud de formas y diversos tipos de contenido. Algunos proyectos digitales tienen clara analogía con las formas académicas tradicionales, mientras que otros  innovan de un modo que hace que tales analogías sean menos claras. Esto, en sí mismo, hace que las soluciones sean complejas en una disciplina que tradicionalmente ha basado la reputación académica y profesional en gran medida en un limitado número de tipos de publicación.

Al frente del complejo desafío sobre qué tipo de compromiso digital debe ser considerado, el comité ha de abordar cuestiones específicas, como los métodos de revisión por pares, la naturaleza colaborativa de la producción académica digital  y la variedad de los tipos de contribuciones de los historiadores a estos proyectos. Junto a estas consideraciones sobre los proyectos y los contribuyentes, el comité tendrá que considerar el contexto institucional. Los diferentes tipos de departamentos e instituciones pondrán en práctica esos criterios -del mismo modo que distintos tipos de departamentos aplican diferentes criterios para la promoción y la contratación de los historiadores que escriben artículos y libros tradicionales.

El comité elaborará estas directrices para el otoño de 2014, que serán examinadas por el Consejo de la AHA en su reunión de enero de 2015. El comité trabajará de forma tan pública como sea posible, solicitando aportaciones de los historiadores, y publicará los primeros borradores para dar tiempo a los comentarios y aportes de los muchos estudiosos que conocen el panorama de la producción académica digital. También queremos los comentarios de los historiadores que están menos familiarizados con este tipo de trabajo, ya que la evaluación final de cualquier investigación deberá ser comunicada y aceptada por colegas que no sólo trabajen con otros métodos, sino incluso en otras disciplinas. Usaremos el blog de la AHA, Perspectives y las comunidades de la AHA para mantener a nuestros miembros informados de la labor del comité.

Este proceso, y los resultados que se deriven, podrán influir en el trabajo de los historiadores durante muchos años. La comisión fue aprobada el año pasado, y desde entonces hemos estado trabajando en firme para incorporar un grupo de académicos conocedores y comprometidos con este tipo de trabajo, así como planificando la naturaleza exacta del proyecto en el que estarían involucrados. Dado que esto es muy importante para el futuro de la disciplina, es crucial hacer las cosas bien.

Es igualmente importante que las directrices no sean meramente algo elaborado y publicado, sino que sean aplicadas por los departamentos e instituciones a los casos individuales de promoción y contratación. Una de las responsabilidades del comité será la de ayudar a promover las directrices y alentar a nuestros colegas a emplearlas. Muchos en la disciplina han expresado la necesidad de un documento del tipo del que el comité producirá, pero solo a través de unos amplios aceptación y uso tendrá el impacto necesario para efectuar el cambio y hacer que estos serios trabajos académicos sean algo más que “bupkis. “

[Comité:  Edward Ayers (University of Richmond), David Bell (Princeton), Peter Bol (Harvard), Tim Burke (Swarthmore), James Gregory (University of Washington), Claire Potter (New School for Public Engagement), Jan Reiff (University of California, Los Angeles), Kathryn Tomasek (Wheaton College), Seth Denbo (AHA)]

 

 

 

Los académicos que se portan bien no llevan un blog

Hay en ocasiones cosas que sorprenden, decisiones que uno no acaba de ver claras. Como, por ejemplo, la que cuenta Carl Straumsheimen en “Is Blogging Unscholarly?”. No es que ho haya motivos razonables, es que no parecen adecuados. Dice así:

La blogosfera de ciencia política ha entrado en erupción protestando por la propuesta de la  International Studies Association de prohibir que los miembros ligados a su revista académica hagan precisamente eso –bloguear.

Randy Glasbergen
© Randy Glasbergen


“Ningún editor de cualquier revista de la ISA o miembro de algún consejo de redacción de una revista de la ISA puede crear o gestionar activamente un blog a menos que sea un blog oficial de la revista del editor o del consejo de redacción”, dice la propuesta . “Esta política requiere que todos los editores y miembros de los consejos de redacción adopten este apartado del Código de en a las exigencias de las revistas de la ISA. Todos los miembros del consejo editorial, sea el editor(es) responsable(s) o el consejo editorial, deben mantener una completa separación entre sus responsabilidades en las revistas y sus vínculos con un blog”.

El Consejo de Gobierno de la ISA, que consta de unos 50 miembros con derecho a voto,  debatirá la propuesta el día antes de la reunión anual de la asociación, que tendrá lugar en Toronto el 25 de marzo. En caso de que el Consejo adopte la propuesta, afectaría a cinco revistas: International Studies Quarterly, International Studies Review, International Studies Perspectives, Foreign Policy Analysis e International Political Sociology, así como en International Interactions, que dicha asociación copatrocina.

“Creo que es una propuesta muy extraño en 2014”, dijo Stephen M. Saideman, profesor de la Universidad de Carleton en Canadá y uno de los muchos académicos de este campo que han acometido contra la propuesta en los medios de comunicación social. “Yo lo habría esperado en el año 2006”.

Distintos universitarios, varios de ellos de fuera del ámbito de los estudios internacionales, dijeron que la propuesta es a la vez demasiado amplia y demasiado estrecha. Algunos señalaron que, tal como está escrita, sepodría interpreta que la propuesta incluye no solo al grupo de editores de cada revista, sino también a sus decenas de asesores y miembros del consejo (la International Political Sociology, por ejemplo, relaciona 118 miembros). Otros se cuestionan por qué se señalan los blogs y no otros medios sociales, como Facebook y Twitter.

Sin embargo, hay quien predice que la norma será rechazada. “No veo cómo pueda ser viable a largo plazo”, dijo Daniel W. Drezner, profesor de política internacional en la Universidad de Tufts. Drezner, que fue un prominente blogger en la década de 2000, se encontró el centro de un debate sobre los blogs académicos cuando fue rechazado para una plaza en la Universidad de Chicago en 2005. (Algunos se temían que la hubiera perdido por ser un blogger, pero consiguió otra plaza mejor sin renunciar a su blog). Sobre la norma, dijo “en el mejor de los casos es draconiana, y en el peor una violación de la libertad académica”.

Saideman dijo que presionará a los miembros del Consejo General en las semanas que quedan para la reunión anual. “Todavía hay un segmento de la academia que no utiliza los medios de comunicación social”, dijo. “Realmente no tienen idea de lo que hay ahí fuera. Las personas que están ahí fuera lo ven como algo horroroso, porque saben que es una manera se que la gente se pueda comunicar”.

Harvey Starr, profesor de la Universidad de Carolina del Sur, que es presidente de la asociación, dijo en un correo electrónico que la propuesta, de ser aprobada, fortalecería el Código de Conducta de la organización.

“A menudo, el tipo de “entorno profesional” que esperamos que nuestros miembros promuevan se ve desafiado por la naturaleza de las presentaciones e intercambios que ocurren a menudo en los blogs”, escribió Starr. “La política propuesta es una respuesta, no a los blogs en ​​sí, sino a los problemas que pueden surgir cuando la gente confunde los blogs personales de los editores de las revistas de la ISA con las políticas editoriales de estas. Esta propuesta trata de abordar esa posible confusión”.

Algunos profesores se preguntaban si la propuesta es una respuesta a una polémica del pasado verano en el blog The Duck of Minerva, cuando el colaborador Brian Rathbun escribió que las redes profesionales le hacían sentirse como “una puta fea con la que nadie  quería acostarse”. El blog fue creado por el profesor de la Universidad de Georgetown Daniel H. Nexon, que el otoño pasado se convirtió en editor del International Studies Quarterly. Nexon no quiso hacer comentarios para este artículo.

Starr dijo que la propuesta no es una respuesta a un incidente específico, “sino varias observaciones sobre la naturaleza de los comentarios en varios blogs que plantean interrogantes acerca de la responsabilidad profesional,  la dignidad y el respeto. La idea era crear una política antes de tener que responder a cualquier incidente ofensivo, individual o particular”.

La decisión de limitar los medios más informales de comunicación va en contra de un movimiento dentro de la disciplina de la ciencia política para repensar cómo los académicos pueden relacionarse con el público, dijo John Sides, profesor en la Universidad de George Washington. La American Political Science Association ha debatido durante años cómo comunicar estratégicamente el valor de la investigación de sus estudiosos, dijo -algo que se ha vuelto más urgente una vez que el Congreso votó impedir que la National Science Foundation financiara investigación en ciencia política no relacionada con la seguridad nacional o los intereses económicos. La financiación fue posteriormente restaurada.

“En la amplia comunidad de la ciencia política, probablemente sea más estímulante algo como los blogs”, dijo Sides. “No es la única forma de participación pública, pero es parte de ella. Decir a los editores que se mantenengan alejados parece ir en la dirección contraria”.

Sides, aunque no es especialista en estudios internacionales, es uno de los cinco colaboradores habituales de The Monkey Cage, un popular blog de ​​ciencia política que el año pasado se unió a The Washington Post. Con la audiencia proporcionada por la plataforma del Post, Sides señala que la ciencia política como disciplina debe crear más blogs, no cerrarlos.

“No creo que el discurso que se produce en los blogs sea necesariamente más problemático o más poco profesional que los discursos que los editores tendrán en otros contextos de su propia investigación”, dijo Sides. “Por supuesto, se podría pedir a los editores que mantuvieran un cierto grado de profesionalismo, incluso en su comunicación o escritura personal, pero … fijar una prohibición general de comunicación en un medio concreto… Creo que es tirar al niño con el agua de bañarlo.

 Copyright © Inside Higher Ed 2014

 

Historia y fuentes digitales : ejemplos y problemas

Interesante texto sobre historia y fuentes digitales en el blog  de Emmanuel Mourlon. El asunto no es nuevo, pero es un ejemplo de las bondades y los problemas derivados de la digitalización. Su título es “Online digital sources in international economic history: a frustrated view” y ofrece algunas de las  reflexiones que  presentó en la última conferencia Digital Humanities Luxembourg (DHLU) del 5 de diciembre de 2013  [Aunque en una actualización previa se oferecía la entera traducción, se elimina ahora para proteger los derechos de su autor. Pido disculpas por lo sucedido].

Captura

Consultar libros: elogio de la chiripa (electrónica)

Volvemos al bibliotecario Elliot Brandow, a una de sus columnas de 2014 para el blog de la Historical Society. En esta ocasión se titula “In Praise of (Electronic) Serendipity” y dice lo siguiente:

Sterling Memorial Library, Yale University.
Sterling Memorial Library, Yale University.

Los libros viejos huelen deliciosamante, al parecer como una combinación de hierba y de vainilla. Explorar las estanterías nos ofrece una oportunidad no solo para disfrutar de ese aroma encantador, sino también para tropezar con ese fragante libro que no sabíamos que existía, o que queríamos, pero que precisamente es el que necesitábamos! Ah, la chiripa (serendipity)! Tal cosa encabeza constantemente, o casi, la lista de características de las bibliotecas del siglo XX que con tristeza lamentamos perder. A medida que avanzamos cada vez más hacia las colecciones de bibliotecas decantadas hacia lo electrónico, parece que tendremos que renunciar a este rasgo y al placer de la exploración física.

Roger Schonfeld planteó recientemente la cuestión en su excelente análisis del paisaje de las monografías electrónicas: “teniendo en cuenta que no hay esperanza de que muchas bibliotecas recreen la vieja y exclusiva colección de libros impresos para la exploración, ¿se pueden dar otros pasos para rescatar aquellas oportunidades para el descubrimiento casual en este mundo que emerge?”

Pero la navegación electrónica y el tropiezo casual simplemente no pueden competir con la búsqueda, ¿verdad? La guerra entre un Yahoo Directory navegable y Google Search ha sido larga: ​​ganó Google. Y los sistemas de catálogos y de bases de datos de las bibliotecas han estado cabalgando a la sombra de Google desde entonces, enfatizando cuadros de búsqueda cada vez más simples y relegando las funciones avanzadas y la navegación a las esquinas de la pantalla, o eliminándolas por completo.

Pero la navegación electrónica no tiene por qué significar que tengamos unos sustitutos de directorios impresos. Hay muchos ejemplos de diseño innovador en el descubrimiento electrónico que nos pueden ayudar a tropiezar con algo que no sabíamos que necesitábamos. Uno no tiene que comenzar con un término de búsqueda en Zappos, por ejemplo. Solo tenemos que seleccionar el tamaño del pie y se nos presentará una lista de lo que está disponible, que luego podemos reducir por tipos (las categorías seleccionables de la izquierda). La interfaz permite que imaginemos una tienda de zapatos organizada en un indeterminado número de esquemas: por diseñador, por temporada, por color, por precio. Ya no se limita a una estructura organizativa principal.

Los esquemas de organización múltiple son una ventaja clave de la chiripa electrónica. La exploración de que disfrutamos en las bibliotecas físicas se basa principalmente en categorizar el fondo por materias. Pero la navegación electrónica no se limita a este único atributo, pues ofrece muchas nuevas formas posibles de organizar y reorganizar una colección. Podríamos navegar por el color de la cubierta de los libros (no se rían, muchos bibliotecarios han escuchado esa petición en el mostrador de vez en cuando). Podríamos navegar por frecuencia de uso, como hace Stack View, de la Universidad de Harvard. La recién Digital Public Library of America no solo ha  creado una interfaz que unifica muchas colecciones digitales de los Estados Unidos, sino que también fomenta la creación de nuevas formas de explorar esas colecciones, incluyendo navegación geográfica, temporal, e incluso combinando las colecciones con cualquier texto de nuestra elección -lo atestigua Serendip-o-matic.

Algunos de estas cosas pueden ser novedades y pruebas, pero puedo pensar en numerosos casos en los que la navegación ofrece una experiencia más eficaz que la de búsqueda. Old Maps Online, una colaboración entre la Universidad de Portsmouth y Klokan Technologies, es una de mis favoritas. En lugar de buscar mapas históricos por nombres de lugar, la interfaz permite navegar espacialmente, y la página refresca continuamente una lista visual de mapas históricos que coinciden con nuestra visión actual del mundo. Los mapas provienen de numerosas e imporantes colecciones, como la Biblioteca Británica, la Universidad de Harvard, la Biblioteca Pública de Nueva York y la colección Rumsey. También permite limitar por período de tiempo con una simple barra deslizante, y luego podemos saltar a las imágenes completas de los mapas digitalizados en sus colecciones de origen.

Las recomendaciones de los portales, como los de Amazon, Netflix y YouTube, aprovechan nuestras selecciones personales (y colectivas) y el historial de visitas para ofrecer más material, algo que también podría considerarse como una forma de navegación electrónica. Aquí hay chiripa basada en el algoritmo. Si te gustó tal video sobre Howard Zinn, tal vez te guste este con Noam Chomsky. Muchos sistemas bibliotecarios también están tratando de utilizar esta técnica: si te ha gustado este artículo es posible que también estés interesado en este otro, o quizá te interese leer este autor que escribió una crítica del libro que estás viendo. La lectura y las redes sociales de investigación como LibraryThing y Mendeley aprovechan sus bases comunitarias para ofrecer más material según la investigación actual del usuario. Y, por supuesto, redes sociales más amplias como Twitter ofrecen una plataforma para descubrir nuevos materiales y con frecuencia para interactuar adecuadamente con su creador.

Algunos podrían argumentar que la chiripa implica más posibilidades, un proceso más azaroso que ese tipo de selección dirigida por un ordenador o atendida por un humano. Pero realmente no hay nada al azar en la forma en que se organizan los estantes de la biblioteca. Están diseñados de acuerdo con un conjunto claro de normas para facilitar este tipo de navegación. La verdad sea dicha, la carambola en la navegación siempre ha sido diseñada. Y si queremos restablecer las oportunidades de la chiripa fortuita en el entorno digital emergente (y construir otras nuevas y emocionantes), tendremos que diseñarlo cuidadosamente primero.

Es inevitable una pérdida de la exploración física efectiva, ya que ahora vivimos en un mundo bifurcado, electrónico e impreso. Si sólo navegamos por los estantes, nos perderemos todas nuestras fantásticas colecciones digitales licenciadas y libres (y por supuesto, nos estamos limitando a nosotros mismos a lo que hay en nuestra biblioteca específica, a lo que no se puede sacar y que se encuentra en esa esquina del edificio, como Brian Mathews señala). Por algún tiempo, las bibliotecas intentaron acomodar burdamente nuestras colecciones híbridas insertando sutitutos de espuma que simulaban en el estante el lugar donde la versión electrónica había sustituido a la impresa -¿recuerdan eso? Pero la verdadera oportunidad está en el reverso:  construir nuevas y emocionantes posibilidades para la navegación electrónica que todavía incorpore volúmenes físicos aprovechando al mismo tiempo el entorno digital.

La chiripa electrónica puede cruzar los límites de la biblioteca, del vendedor, de la disponibilidad o del tipo de material, y puede ofrecer métodos ilimitadas de organización y exploración del mismo material. Nuestra progresión a la investigación electrónica no tiene por qué significar una y solo una cosa: el cuadro de búsqueda única. Podemos construir muchos nuevos métodos para tropezar y navegar a través del material electrónico, con capacidad para diferentes estilos de aprendizaje y distintas formas de pensar sobre el material, ofreciendo múltiples oportunidades para tropezar con eso que uno no sabía que quería. Ahora bien, y si pudiéramos conseguir que nuestros iPads emitieran el viejo olor del libro mientras lo hacemos!

Wikipedia Zero

Las noticias sobre Wikipedia nunca cesan y suelen ser de todos los colores. Hemos leído que las empresas de relaciones públicas la controlan, o que ofrecen hacerlo previo pago; también hemos reparado en estimaciones sobre su valor económico; y en el propio MIT se han preguntado si está en declive.

Pero la Wikipedia no necesita que otros hablen de ella. Se bastan por sí mismos, con noticias y anuncios sin parar, como el de la Wikiedia Zero que difundía The Daily Dot:

 Mobilink Wikipedia @zero

La Fundación Wikimedia, la organización que sustenta la Wikipedia y varios proyectos afiliados, ha anunciado una nueva asociación potencialmente revolucionaria con los operadores de telefonía móvil: Wikipedia Zero.

La idea es llevar la enciclopedia en línea hasta partes del mundo en desarrollo donde las personas pueden carecer de acceso a Internet, garantizando en última instancia “el conocimiento libre a cada persona en el planeta”, según han declarado.

Si bien el acceso a Internet sigue siendo escaso en algunas partes del mundo, 6 mil millones de personas tienen acceso a teléfonos móviles -y eso es todo lo que se necesita para usar Wikipedia Zero. Uno simplemente ha de marcar *515 # para recibir un texto solicitando la entrada de un término de búsqueda. Se teclea y el teléfono devuelve una lista de artículos relacionados donde elegir. Después de seleccionar la página adecuada, incluso se puede indicar qué sección se desea leer antes de que Wikipedia envíe el texto en su totalidad. Lo mejor de todo es que los operadores móviles que colaboran son “zero-rating”, es decir,  a los clientes no se les cobra por el uso de datos del contenido de Wikipedia Zero.

El programa está en prueba durante tres meses en Kenia, gracias a la cooperación de Airtel Kenya y la plataforma de código abierto Vumi, de la Fundación Praekelt. La noruega Telenor, que se quedó con “una de las dos licencias nacionales de telecomunicaciones ofertadas en Myanmar”, según The Next Web estaría dispuesta igualmente dar a sus nuevos suscriptores del sudeste asiático el acceso a Wikipedia sin cobrar por tráfico de datos móviles. Los estudiantes de secundaria en Sudáfrica, por su parte, crearon un grupo de Facebook y una petición en Change.org ¡solicitando el acceso libre a Wikipedia por parte de Cell C, MTN, Vodacom y 8TA. En definitiva, es una manera ingeniosa de difundir información vital y precisa en todo el mundo- y de paso hace a los llamados “dumbphones” un poco más inteligente.

 

Los MOOC: colonialismo digital

Estimados amigos, por si no lo han advertido, internet es anglosajona. En mis escritos sobre el asunto, ya he subrayado que, bajo ese manto de la información y el conocimiento disponibles, se cuela irremediablemente la perspectiva analosajona, norteamericana sobre todo (u occidental, por extensión). Hay brechas significativas a ese dominio, mayores incluso que con anterioridad, pero eso no no lo debilita, más bien lo refuerza. Y sobre ese asunto, o algo parecdido, se extiende Philip G. Altbach, profesor y director del Center for International Higher Education en el Boston College, en las páginas de The Chronicle:

mundo_monitores

Los Cursos Abiertos Masivos en Línea (MOOCs: Massive Open Online Course) son el más reciente esfuerzo para aprovechar la tecnología de información en el ámbito de la educación superior. Aunque todavía se encuentran en una etapa incipiente de desarrollo, muchos en el mundo académico están entusiasmados con su potencial por ser una forma económica de proporcionar educación a grandes audiencias.

Sin embargo, uno de los aspectos del movimiento MOOC no ha sido completamente analizado: el de quién controla el conocimiento. Los MOOCs son en gran parte un esfuerzo encabezado por Estados Unidos, y la mayoría de los cursos disponibles hasta el momento provienen de universidades de los Estados Unidos o de otros países occidentales. Universidades y educadores de las las regiones menos desarrolladas del mundo se están subiendo al carro de MOOC, pero es probable que vayan a utilizar la tecnología, las ideas pedagógicas y, probablemente, una parte significativa de los contenidos desarrollados en otros lugares. De esta manera, los cursos en línea amenazan con exacerbar la influencia de la academia occidental en todo el mundo, reforzando su hegemonía en la educación superior.

En su mayor parte, el contenido de los MOOC se basa en la experiencia académica y las ideas pedagógicas americanas. En general, las lecturas requeridas en la mayoría de los cursos son estadounidenses o de otros países occidentales. Muchos de los cursos son en inglés, e incluso cuando las conferencias y materiales están traducidos a otros idiomas el contenido refleja en gran parte el curso original. La gran mayoría de los instructores son estadounidenses. Es probable que en el futuro haya más diversidad, pero el contenido básico seguirá siendo el mismo.

Los enfoques sobre el currículo, la pedagogía y la filosofía general de la educación difieren según las tradiciones y prácticas nacionales, pudiendo no reflejar los enfoques ofrecidos por la mayoría de los instructores Mooc o por sus proveedores. Sin duda, los que están desarrollando MOOCs afirmarán que sus métodos son los mejores y reflejan las últimas ideas pedagógicas. Quizás. Pero hay distintos enfoques de aprendizaje y muchas tradiciones.

¿Por qué es esto importante? Ni el conocimiento ni la pedagogía son neutrales. Son el reflejo de las tradiciones académicas, las orientaciones metodológicas y las filosofías de enseñanza de determinados sistemas académicos. Tal nacionalismo académico es especialmente evidente en muchos campos de las ciencias sociales y de las humanidades, pero no está ausente en las ciencias. Aunque los académicos que desarrollan cursos Mooc estén motivados sin duda por el deseo de hacer el mejor trabajo posible y de atender a una amplia audiencia, están ligados en gran medida a su propia orientación académica.

Dado que la gran mayoría del material utilizado proviene de los sistemas académicos occidentales, los ejemplos utilizados en los cursos de ciencias es probable que procedan de los Estados Unidos o de Europa, ya que estos países dominan la literatura y los artículos en revistas de impacto. Los modos de investigación reflejan la impronta occidental. Aunque este conocimiento práctico y la orientación pedagógica reflejan sin duda las ideas actuales sobre buenas prácticas, no puede ser el único enfoque para la buena investigación o su contenido científicos.

Estos problemas tienen aún mayor relevancia en las ciencias sociales y en las humanidades. En campos como la literatura y la filosofía, la mayoría de los cursos reflejan las tradiciones occidentales de conocimiento, el canon de la literatura occidental y los supuestos filosóficos occidentales. Las ciencias sociales reflejan metodologías occidentales y supuestos básicos sobre los elementos esenciales de la investigación científica. Las ideas y métodos centrales en campos como la antropología y la sociología reflejan las tendencias occidentales, especialmente las de la comunidad académica americana. Las principales revistas académicas y las grandes editoriales académicas se encuentran en los centros globales de conocimiento, como Boston, Nueva York y Londres. Es natural en estas circunstancias que las ideas dominantes de estos centros acaben dominando el discurso académico, y que ello se refleje en el pensamiento y las orientaciones a la hora de fijar la planificación y la docencia de la mayoría de esos MOOCs. Plataformass Mooc, como Coursera, Udacity y otras tratarán de que los estándares se mantengan según su forma de interpretarlos,  y esto fortalecerá sin duda la hegemonía de las metodologías occidentales.

El inglés domina no sólo la erudición académica en el siglo XXI, sino también los MOOCs. El inglés es el idioma de las revistas académicas de circulación internacional; los investigadores en entornos donde no se habla lo están utilizando cada vez más en sus escritos y en la comunicación académicos. Las web académicas importantes tienden también a estar en inglés. Dado que el inglés es el idioma de la comunicación académica, las orientaciones metodológicas e intelectuales de la cultura académica de habla inglesa dominan a nivel mundial.

Las consecuencias para los países en desarrollo son graves. Los MOOC producidos en los centros de investigación actuales son de fácil acceso y de bajo coste para el usuario, pero pueden inhibir el surgimiento de una cultura académica local, de contenido académico local y de cursos adaptados especialmente para el público nacional. Los MOOC tienen el potencial de llegar a un público amplio, no especializado, extendiendo así la influencia de los principales centros académicos.

Los responsables de la creación, diseño y realización de cursos Mooc no tratan de imponer sus valores y sus métodos a otros; su influencia sucede orgánicamente y sin conspiraciones. Una combinación de potentes culturas académicas, ubicación de los principales creadores y difusores de MOOC y la orientación de la mayoría de los que crean y enseñan MOOC son lo que asegura en gran medida el dominio de los sistemas académicos de habla inglesa. Una vez que se sepa cómo hacer dinero con los MOOC, sin duda los intereses corporativos, en gran parte situados en el mundo rico, tratarán de acaparar el mercado.

Los millones de estudiantes que optan por participar en los MOOC de todo el mundo no parecen estar preocupados por la naturaleza de los conocimientos o por la filosofía de la pedagogía de lo que están estudiando. Las Universidades medias en el mundo en desarrollo no parecen preocupadas por los orígenes y orientaciones de los conocimientos proporcionados por los MOOC ni por las filosofías educativas que hay tras la pedagogía MOOC.

No quiero dar a entender que haya motivos ocultos en los creadores de los  MOOC. No estoy argumentando que el contenido o las metodologías de la mayoría de MOOC  actuales sean erróneos porque se basan en los enfoques académicos occidentales dominantes. Pero sí creo que es importante señalar que un poderoso movimiento educativo emergente fortalece la cultura académica dominante en la actualidad, lo que tal vez hace que sea más difícil escuchar voces alternativas.

Copyright © 2013 The Chronicle of Higher Education

Clive Thompson: la tecnología mejora nuestra mente

En lo tocante a la tecnología, y al tan querido y norteamericano tema de sus efectos cognitivos, el rey sigue siendo Nicholas Carr, que ya ha pasado varias veces por esta bitácora. Son muchos los que piensan como él, con argumentos más o menos semejantes, pero también abundan quienes exponen lo contrario. Uno de los últimos es Clive Thompson, con su Smarter Than You Think. How Technology is Changing Our Minds for the Better (Penguin, 2013). En la web dedicada al volumen encontrarán ustedes todo lo necesario sobre el autor y la recepción. Para no abundar, reproducimos una breve y ligera entrevista en el blog del NYT a cargo de Nick Bilton:

cover-styt

Clive Thompson se cuenta entre quienes no creen que Google esté embotando nuestra capacidad de memorizar cosas.  Thompson es un escritor de ciencia y tecnología, autor de Smarter Than You Think, y colaborador ocasional de The New York Times. Con la ciencia como columna vertebral, el libro de Thompson sostiene que la actual transformación de la sociedad en la era digital nos hace más inteligentes, y no al revés.

Lo que sigue es una entrevista editada:

¿Realmente cree que la tecnología nos hace más inteligentes?

CT: Sí, lo creo. Creo que, básicamente, somos capaces de pensar más socialmente. Hay algo en la capacidad de exteriorizar nuestros pensamientos y compararlos con otras personas de una manera pública que es realmente transformador para la persona común.

Usted habla mucho de la memoria en su libro. ¿Estamos aumentando nuestras memorias con los ordenadoress, o los estamos reemplazando?

CT: Yo diría que las estamos aumentando. Cuando comencé el libro estaba realmente preocupado por lo que estaba perdiendo mi memoria con Google, pero cuanto más estudiaba la forma en que funciona la memoria cotidiana más me daba cuenta de lo mucho en que ya contamos con otras fuentes externas -libros, notas post-it , etc – u otras personas para recordar cosas. Somos pensadores sociales, y también recordadores sociales, así que utilizamos a nuestros compañeros de trabajo, a nuestros socios y a nuestros amigos para que nos ayuden a recuperar los detalles de las cosas que ellos recuerdan mejor recordar que nosotros. Y ellos nos utilizan de la misma manera. La memoria ha sido siempre social. Ahora estamos utilizando también los motores de búsqueda y los ordenadores para aumentar la memoria.

Ha escrito mucho sobre la “conciencia ambiental“. ¿Qué significa realmente?

CT:  La conciencia ambiental es la experiencia de saber lo que está pasando en la vida de otras personas -lo que están pensando, lo que están haciendo, lo que están mirando- al prestar atención a los pequeños mensajes de estado que la gente está poniendo en línea. Estamos ahora en condiciones de unir estos fantásticos detalles y esos mapas mentales de lo que está pasando en la vida de otras personas.

Pero los críticos dicen que todos estos datos son sólo ruido. ¿No lo son?

CT: A menudo es muy mal entendido porque los críticos sociales apuntan habitualmente a un tuit insignificante y dicen “mira lo trivial y tonto que es”, pero la conciencia ambiental sucede de manera agregada cuando llevas siguiendo a alguien un año o dos, y es ahí cuando esos tuits insignificantes, agregados, nos dan un significado. Utilizamos estas herramientas durante un largo período de tiempo y se desarrolla un profundo sentido tipo ESP de la vida intelectual y emocional de las personas que nos importan.

Está casado con Emily Nussbaum, crítica de televisión de The New Yorker. ¿Es su casa una serie de pantallas a todo volumen, iPads y teléfonos inteligentes?

CT: Probablemente no más que cualquier otra familia, no. La única cosa que podría ser un poco diferente es que Emily y yo somos comunicadores muy ávidos a través de mensajes de texto y mensajería instantánea. Así que hay momentos en que puedo estar trabajando arriba y ella está abajo y mantengo una conversación de mensajería instantánea con ella (porque está viendo la televisión), y  tendremos que continuar esa conversación en un par de horas.

¿Cómo controla la cantidad de tiempo que sus hijos utilizan las pantallas en la casa?

CT:  Suelo decir todo es bueno con moderación. Este consejo no ha cambiado desde los antiguos griegos. Las cosas que los niños pueden hacer con las pantallas pueden ser realmente deliciosas -si son apropiados para su edad. Pero no, no deben pasar todo su tiempo con una pantalla, deben dividir su tiempo haciendo múltiples cosas diferentes. Tampoco es bueno que los adultos pasan todo su tiempo ante las pantallas. Hablo de la diversidad cognitiva en el libro: si concedes el argumento de que estas nuevas tecnologías nos ayudan a pensar en nuevas formas, entonces las viejas costumbres también siguen siendo útiles, como ir a dar un paseo o escribir con un lápiz.

Usted habla en su libro de “síndrome de punta-de-la-lengua”. ¿Qué es eso y cómo le afecta la tecnología?

CT:  El síndrome de punta-de-la-lengua es cuando la gente casi recuerda algo, pero necesita una computadora, u otra cosa, para que le ayude a encontrarlo. El problema es que nuestro cerebro siempre ha sido terrible para recordar detalles. Era así mucho antes de la llegada de internet. Somos muy buenos para recordar el significado, pero nos equivocamos constantemente con los detalles. Una de las formas en las que siempre hemos resuelto el síndrome era mediante el uso de otras personas. Ahora tenemos máquinas que nos ayudan a resolverlo.

Es muy optimista con la tecnología. Si solo se pudiera llevar un aparato a una isla desierta, ¿cuálsería?

CT: Probablemente me llevaría un lector de libros electrónicos cargado con tropecientos volúmenes (en el supuesto de que haga sol y pueda recargarlo). Francamente, me emociona que la tecnología moderna nos permita leer tantos libros en la forma en que lo hace ahora. Ese fue el sueño de HG Wells y otros escritores de ciencia ficción, que todo el conocimiento pudiera estar en un solo dispositivo -que es lo que tenemos ahora. Pero, si no pudiera llevarme algo electrónico a mi isla desierta, probablemente me llevaría la penicilina.

Copyright 2013 The New York Times Company    

 

Wikipedia en el aula

Elliot Brandow (@ebrandow), “senior reference librarian/bibliographer” de historia en el Boston College, lanza una proclama en el blog de la Historical Society sobre: Wikipedia en el Aula. Así se expresa:

Wiki_I_Want_You_For_Wiki

La Wikipedia es ubicua. Encabeza los resultados que ofrece Google, por supuesto. Y desde el año 2012 se encuentra en la barra lateral derecha de los resultados que ofrece Google, conocida también como  Knowledge Graph. Con la reciente actualización del Apple iOS7, cuando uno le hace preguntas fácticas a Siri, ofrecerá como respuesta las entradas de la Wikipedia. Incluso algunos sistemas de bibliotecas, como el nuevo Summon 2.0 de Serials Solutions, pueden incluir las entradas de la Wikipedia junto a su lista de libros y artículos.

También es nuestro pequeño secreto, inconfesable. Sabemos que los estudiantes la usan, pero también lo hacen los profesores y los bibliotecarios, todos la usamos. ¿Por qué? Nos gusta por las mismas razones que siempre nos han gustado las enciclopedias: es un rápido acceso a la información básica sobre un tema del que no sabes nada. Te da una visión general en una lengua escrita para un novato, ofrece los términos clave que son útiles cuando procedes a buscar más recursos académicos, y cada vez cita más material académico en las referencias y enlaces a secciones externas. Pero son su amplitud sin igual y su aceptación lo que hace que la Wikipedia sea inestimable: entradas sobre asuntos muy diversos  -a menudo esotéricos o técnicos-, y  actualizaciones casi instantáneas en respuesta directa a los acontecimientos y noticias del mundo.

Entonces, ¿por qué le decimos a los estudiantes que no usen la Wikipedia (lo que no los disuade) y por qué torcemos el gesto cuando admitimos que hemos encontrado tal fantástico recurso consultando la entrada de la Wikipedia y no buscando en el catálogo o en las bases de datos de la biblioteca, como si nuestro encuentro perdiera valor por la forma escandalosa en que lo descubrimos? Porque son artículos nacidos en internet, elaborados por desempleados, por vagos vestidos con ropa interior! Nadie comprueba su exactitud y cualquiera puede agregar y eliminar lo que le guste!

Por supuesto, esto no es cierto -hay directrices claras sobre la edición en Wikipedia, hay métodos humanos y automatizados para detener a quienes ignoran de forma negligente y deliberadamente destructiva  estas políticas, y todo el sito está construido sobre un software diseñado para registrar todos los cambios, lo que permite fácilmente comparar versiones y revertirlos si es necesario.

Sin embargo, la Wikipedia tiene otros problemas. Algunos de ellos han aparecido recientemente en las noticias. Pero tienen que ver con la necesidad de más editores, no con menos. Wikipedia se basa en un modelo idealista de colaboración abierta distribuida. Las primeras críticas se centraron en la creencia de que el conocimiento especializado era más valioso que la sabiduría de la multitud. Sin embargo, la reciente preocupación sobre el declive de la Wikipedia se centra en el hecho de que no participan suficientes expertos, especialmente expertos que no sean hombres blancos de mediana edad. Wikipedia necesita más editores, más diversidad de pensamiento, y necesita más gente dispuesta a desplazarse por las a veces intimidantes filosofía y etiqueta del sitio.

Wikipedia ha hecho recientemente varios esfuerzos para ampliar su comunidad, especialmente para aprovechar la experiencia de la academia. Han alentado editathons centrados en áreas específicas infrarrepresentadas en la enciclopedia. Ha creado programas y tareas ofreciendo el apoyo voluntario de sus embajadores para hacer frente a los obstáculos técnicos, y ha diseñado plantillas de cursos en un esfuerzo por fomentar la capacidad de hacer trabajos de clase sobre cómo mejorar la enciclopedia.

Estos trabajos ayudan a hacer frente a los déficits que tiene la Wikipedia sobre determinados temas, al aprovechar artículos cortos o inexistentes sobre temas académicos de interés. Pero también ofrecen a los estudiantes una oportunidad maravillosa para un trabajo escrito que perdure más allá de un semestre y del par de ojos de sus profesores, ofreciendo a los profesores una alternativa a la recepción de los mismos trabajos semestre tras semestre. También ayudan a los estudiantes a mejorar un tipo muy específico de escritura, valioso en cualquier campo de estudio: la escritura colaborativa para la web.

Y continúen o no los estudiantes editando la Wikipedia, estas tareas les ofrecen una nueva comprensión de lo que hay debajo del capó cuando van a la enciclopedia. Wikipedia es desmitificada – ya no es una fuente monolítica de todo el conocimiento fáctico, ni un pantano horrible de conjeturas no verificadas y de vandalismo por motivos políticos. Es un sitio web construido y controlado por una comunidad de voluntarios. Puede ser editado o revertido con unos pocos clics, para lo bueno y para lo malo. Y uno puede explorar con la misma facilidad la historia de los cambios en la página o su justificación.

Como bibliotecario, me encantaría ver que nos olvidáramos del estigma de utilizar la Wikipedia como modo cuando resulta útil emplearla y enseñar a utilizarla de manera eficaz junto con los recursos tradicionales -movernos sin problemas entre los dos. No puedo pensar en una mejor manera de empezar que aceptando la oferta de la Wikipedia para hacer trabajos de clase con el fin de mejorar determinadas entradas. Numerosos profesores ya están adoptando esta idea, con la creación de atractivas clases en el portal [en Boston, California, Rice, Oklahoma, Rochester o Georgia]. La enciclopedia más grande y más ubicua jamás creada está aquí para quedarse. Queremos que sea más precisa y completa, y nos necesitan a nosotros(y a nuestros estudiantes) para que sea posible.

 

 

Grafomanía electrónica: comunicaciones digitales

El filósofo Jean-Claude Monod, investigador en el  CNRS y docente en ENS-Ulm, publicó hace algunos meses el volumen Écrire. À l’heure du tout-message (Flammarion, 2013). Debimos ocuparnos en su momento de la recepción que tuvo, algo que ahora reparamos con el breve artículo que publica en la revista Sciences Humaines, en un número dedicado a “Écrire, du roman au SMS“:

SH23

La evolución de la tecnología a menudo ha sido captada siguiendo un modelo cuya fórmula viene dada por el título de un capítulo de la novela de Victor Hugo, Nuestra Señora de París (Libro V, Capítulo II): “Esto matará a aquello”. Estas ‘enigmáticas palabras” son pronunciadas en 1482 por Claude Frollo, el archidiácono de la catedral, que medita sobre la reciente aparición del libro; mira ese nuevo objeto que sostiene en sus manos, y luego vuelve los ojos a una ventana de la iglesia, y piensa: “Esto matará a aquello”. En última instancia, la escritura al alcance de todos a través del libro, la “Biblia de papel” hecha posible gracias a Gutenberg, está condenada a matar el arte de las vidrieras y la arquitectura, a la Biblia de piedra”, que con imágenes y esculturas intentaba hacer accesible el relato sagrado a los analfabetos.

Pero en el siglo XX, un tiempo después de este episodio ficticio que V. Hugo situa en el transcurso del triunfo de la escritura, se ha podido aplicar a su vez una predicción similar a la escritura: no sólo el libro, sino la escritura en general, se verían sometidos a una desaparición inevitable con el desarrollo de los nuevos medios audiovisuales -teléfono, televisión, videoconferencia, webcam … ¿Esto matará a aquello? Ciertamente vivimos un trastorno que afecta a la civilización de la imprenta: el libro clásico o los periódicos están experimentando una erosión y un declive ciertos,  en favor de las formas electrónicas (páginas web, libros electrónicos, intercambios de videos … ). Es como si la propia escritura se emancipara del libro y de lo impreso y conociera una nueva vida con estos nuevos soportes: mensajes de correo electrónico en ordenadores y tabletas, mensajes de texto o SMS en móviles y otros teléfonos inteligentes, “estatutos” y comentarios en las redes sociales, twitter … Aunque se había podido prever y predecir la desaparición de la escritura, asistimos más bien a la multiplicación de sus formas (preferiblemente cortas), al desarrollo de un tipo de grafomanía electrónica! Podemos decir que, a pesar de todo, nunca se ha escrito tanto como hoy. ¿Cómo dar cuenta de esta nueva situación, y cuáles son las formas y efectos de esta metamorfosis de la escritura?

Más allá de las barreras sociales

La escritura ha sido durante mucho tiempo dominio exclusivo de una élite, el criterio mismo para distinguir entre lo letrado y lo vulgar, así como entre los pueblos autodenominados “civilizados” y los llamados pueblos “primitivos”, “sin escritura”. Adquirir el dominio de la escritura implica un aprendizaje, lo cual puede ser aún más exigente que la propia escritura y más complejo: aprender ideogramas es un proceso más difícil que entender un alfabeto. Pero podemos decir que la escritura (alfabética) es una técnica relativamente simple, poco costosa y con notables propiedades: la escritura permite fijar o almacenar información para uno mismo o para otros, así como listar, registrar, clasificar, memorizar, advertir, comunicar … Todas estas posibilidades se pueden encontrar en las escrituras electrónicas, abiertas a miles de millones de potenciales ‘escritores’ por la alfabetización masiva, por la difusión mundial de los ordenadores personales y, ahora, del teléfono móvil y, finalmente, porque se comparte mundialmente una lengua hegemónica: el inglés. Estas transformaciones técnicas y sociológicas han aumentado considerablemente las oportunidades para el intercambio de escritos, tanto con personas conocidas como con  completos extraños, todos los cuales se reunen en la red. Mientras la práctica de la correspondencia ha estado limitada durante mucho tiempo por el perímetro relativamente estrecho de las “cartas” y por el hecho de que se dirigían principalmente a personas ya conocidas y con más frecuencia del mismo rango, la escritura electrónica transgrede estas limitaciones y cruza tanto las barreras sociales como las lingüísticas: me puedo comunicar en un inglés sumario con una persona desconocida del otro extremo del planeta.

Cuerpos borrados

monod ecrire

Yo puedo escribir sin demasiada preocupación por las correcciones ortográficas o las buenas maneras: la escritura electrónica es una escritura democrática, incluso anárquica y desinhibida, más directa y relajada, hasta el punto  de rozar a vecesla mala educación o de deslizarse rápidamente -véanse los comentarios en los sitios participativos o en Twitter- hacia las invectivas e insultos. Las barreras sociales que han sofocado el uso de la escritura sometiéndola a las normas de la buena escritura y de la corrección sintáctica del “buen francés [o su correspondiente]” han estallado;  así, en la web, lo que los sociólogos llaman “esclusas”, esos procedimientos que clásicamente seleccionaban, en los medios de comunicación, quiénes tenían autoridad para hablar (expertos, académicos, políticos, columnistas, etc.), están ahora abiertos a beneficio de cualquiera, “al internauta” y a sus comentarios espontáneos, y todas las emociones se expresan sin ambages y se vierten a través de internet, para bien o para mal.

A estas razones técnicas y sociológicas se añade quizá un motivo que remite a ciertas cualidades “humanas” o psicológicas de lo escrito como modo de comunicación: la escritura es una forma relativamente “protegida” de dirigirse a otros. ¿En qué sentido? Todo el mundo puede experimentarlo a veces en una conversación telefónica:  para llamar a una persona por la que se tienen ciertas inclinaciones amorosas y no caer en la “pesadez” o el ridículo, para hacer una solicitud delicada (de un servicio, de una ayuda financiera o de otro tipo…)  o para pedir explicaciones ayuda, hay que armarse de coraje porque se está expuesto al rechazo, a la risa o a la indiferencia, y nuestra voz es no es una herramienta que dominemos perfectamente, más bien “revela” nuestras emociones, nuestro malestar, nuestra timidez, etcétera. La escritura nos expone menos, no es una expresión “física” y natural, como la voz, sino un instrumento, una técnica “objetiva”, de modo que uno puede intentarlo dos o tres veces, elegir las palabras antes de enviaras, ahorrándonos probarlo fente a frente (con la propia voz) mientras pronunciamos las palabras decisivas. Una bendición para los tímidos! ¿O la cobardía de la escritura? Hoy en día, a veces escuchamos esta recriminación: “X ni siquiera se atreve a decírmelo a la cara, me ha comunicado nuestra ruptura a través de un SMS! “Es cierto que puede haber brutalidad, desenvoltura o frialdad en la escritura electrónica, pero esto es el reservo de su delicadeza, de su capacidad para establecer un intercambio que no compromete  al cuerpo y mantiene una distancia, un tiempo de respuesta, un retraso … Con razón se insiste en el carácter de instantaneidad (transmisión) de los SMS, pero lo que lo distingue de una llamada de teléfono es que se trata de una instantaneidad  sin amenazas, a diferencia del tono que nos ordena responder de inmediato y sin demora. Hay algo tan intrusivo en una llamada que se nos ahorra en un mensaje escrito: en efecto, a veces una conversación telefónica comienza con “Espero no molestarte”,   mientras el interlocutor que ha contestado estaba trasegando en la cocina, viendo la televisión o conduciendo, y no necesariamente estaba en la mejor disposición.

La llamada de teléfono nos convoca, nos requiere a responder o a no hacerlo, y si lo dejamos sonar también es una elección que tiene un alcance, un significado: “No estoy para ti”; el mensaje electrónico nos deja espacio para la reflexión, a la espera de una respuesta diferida, por lo que nos deja tiempo para pensar cuál será la mejor. Incluso el chat, cuya inmediatez es más cercana a una conversación cara a cara, conserva esos suspensos, esos retrasos, la capacidad de borrar una primera formulación en beneficio de otra.

¿Pero no nos encontramos entonces con el límite fundamental de eso que llamamos “correspondencias” electrónicas? Es decir, el hecho de que parecen evitar tanto la intensidad del cara a cara como la seriedad de la correspondencia a la “antigua”, donde el acto de escribir podía traducirse en cartas extensísimas, donde el pensamiento podía desplegarse e invitar a la literatura (ver las maravillosas novelas epistolares que llenan el siglo XVIII, desde sus versiones más sentimentales, como La Nueva Eloísa de Rousseau, hasta sus variaciones más astutas y “estratégicas”, como Las amistades peligrosas de Laclos).  Ciertamente, Las amistades peligrosas ha sido llevada al teatro por John Malkovich en tiempos del teléfono móvil  y del “sexting”, y algunas novelas americanas restituyen pacientemente algunos intercambios poco significativos entre adolescentes con el chat de Gmail.

Así, por una parte,  la escritura se retrae hacia formas más cortas y generalmente menos refinadas, en la época del SMS y Twitter, que es un tiempo urgente; por otra, la escritura electrónica no no tiene el temblor y la personalidad de la escritura a pluma o a bolígrafo, no se empapa de lágrimas o perfume;  además, una indudable “desmaterialización” acompaña el surgimiento del e-mail, donde el encuentro virtual es un “contacto” por signos impersonales;  y el propio interlocutor puede ser un “contacto” sin voz ni rostro. El grado paroxístico de esta falta de cuerpo es cuando un servidor electrónico nos invita a demostrar que no somos una máquina y hemos de componer un criptograma o “código Captcha” (código antispam con una secuencia aleatoria de letras y números que hay que ver y copiar).

 Nuevas sociabilidades

¿Debemos lamentar estas dimensiones de la impersonalidad y de la virtualidad que acompañan al intercambio electrónico, o deben ser vistas como una parte de lo que les da, paradójicamente, su encanto y su interés? Algunos sociólogos que entrevistaron a adolescentes estadounidenses, cuyo uso de los SMS y las redes sociales es intensivo, han llegado a la conclusión de que estos nuevos medios de comunicación permiten una forma de contacto si intimidad ni promiscuidad, un contacto a distancia que puede ser permanente, pero, en cierto sentido, menos molesto, menos pesado que la proximidad física. Sherry Turkle  dio a esta investigación el sugerente título de Alone Together: los individuos están solos pero conectados, de modo que estén donde estén se aíslan en una especie de burbuja y se separan de la interacción familiar, escolar o profesional para comunicarse con sus amigos y contactos, para permanecer siempre “entre ellos” estén donde estén, pero siempre reunidos,  “juntos”, “conectados” con  unos “otros” que siempre parece más interesantes que lo de aquí … La escritura electrónica induce así una nueva forma de sociabilidad, de una presencia de los demás siempre entreverada de distancia, y de complicidad continua pero mediada por las máquinas. El resultado es un estilo de escritura fresco, argótico, fonético, alusivo y abstracto, una mezcla lúdica de letras e imágenes (iconos, smileys y emoticonos se alternan con la escritura alfabética y la sintaxis no estructurada), que a veces toma la forma de un código indescifrable para los adultos.

Ciertamente, la escritura electrónica es también vector de intercambios profesionales, de mensajes comerciales, estáticos, etc. Los empleados de muchas empresas también se quejan de que son abrumados con  e-mails que, lejos de mejorar la eficiencia del trabajo, parasitan sin cesar su jornada. La facilidad de comunicación de la escritura electrónica también tiene su lado negativo en la a veces amarga experiencia de la divulgación de algo que no se esperaba. La operación de “contestar a todos” o la copia y la difusión  generalizadas de los mensajes privados o secretos, es de una facilidad desconcertante, y los Estados mismos, incluido el que ha visto crear estas tecnologías, los Estados Unidos, no había tomado medidas: el caso Wikileaks, la divulgación en la página web creada por Julian Assange -asistido en esta tarea por varios de los principales periódicos internacionales- de más de 700.000 documentos diplomáticos estadounidenses que copió un simple soldado, es un claro ejemplo. ¿Quién espia a quién? El viejo modelo de la carta sellada se ha esfumado, el uso el sobre cerrado disminuye. Quedan esos mails y SMS que no están realmente “cerrados” ni son exactamente privados, lo cual advertimos a diario al ver que pueden ser vistos y leídos por una persona distinta del destinatario, capturados, interceptados y almacenados por operadores comerciales y por organismos estatales con fines policiales o contraterroristas , y que se pueden volver contra uno mismo como prueba en el marco de una ruptura, de un juicio, una investigación …

La Web aparece como una esfera con infinitas variaciones de “publicidad”, pero el entrelazamiento entre la mensajería y los motores de búsqueda hace que nada de lo que uno escribe parezca inmune a ser descifrado y almacenado en algún lugar, como si produjéramos, a través de nuestros mensajes y nuestra investigación, información continua acerca de nosotros mismos. Se produzca lo que se produzca en esta grafomanía electrónica, nosotros no controlamos el futuro. El placer de escribir, de dirigirse al prójimo a cierta distancia, de decir las pequeñas cosas, de alargar las reuniones y comentar eventos íntimos o ínfimos, ¿tiene hoy este precio?

¿Deben los historiadores usar Twitter?

Qué pregunta!, dirían algunos; ¿para qué?, contestarían otros; según, concluirían los menos reticentes. En cambio, Heather Cox Richardson da una respuesta rotundamente afirmativa en el blog de la Historical Society. He aquí sus razones (la primera parte y parte de la segunda):

tweet

Sí.

Pero como todavía me quedan más de 137 caracteres [uno menos en su inglés], aquí está mi opinión sobre la cuestión Twitter:

He tenido muchas conversaciones últimamente con historiadores radicados ​​en los Estados Unidos acerca de si deben o no utilizar Twitter. Hay tres quejas al respecto. En primer lugar, existe la impresión general de que los usuarios de Twitter son narcisistas que se sienten obligados a informar al mundo cada vez que se comen una rosquilla. En segundo lugar, hay una sensación de que es una pérdida de tiempo valioso. En tercer lugar, los académicos más jóvenes están preocupados por si la presencia en los medios sociales puede hacerles daño en el mercado laboral.

Estas son preocupaciones válidas, pero en mi opinión quedan ampliamente superadas por las ventajas de Twitter, tanto para cada historiador como para la profesión en su conjunto.

Vamos a empezar con la profesión. Sí, hay un montón de personas que utilizan Twitter para poner un resumen de sus actividades más mundanas. Pero no hay ninguna ley que diga que esa sea la única forma de utilizar el medio. Twitter funciona mejor para los historiadores cuando los participantes lo usan para dirigir a los seguidores a un contenido. Esto funciona de dos maneras. Los tweets puede hablar de un nuevo archivo o de una fuente recién descubierta o del significado de una fecha. También pueden ser utilizados para llamar la atención sobre una entrada de un blog o sobre un artículo o incluso sobre un libro de tema histórico. Los enlaces que se incluyen hacen sea más fácil de seguir.

Llama la atención que muy pocos historiadores radicados en los Estados Unidos usen de Twitter de esta manera. Los historiadores de Canadá y el Reino Unido están en Twitter, alegando que la historia es cosa de los profesionales, ya sea de dentro o de fuera de la academia, mientras que los historiadores de Norteamérica simplemente no están reclamando su territorio. Hay excepciones, por supuesto. William Cronon pone buenos enlaces. Lo mismo ocurre con Henry Louis Gates, Jr., David Armitage, Tera Hunter, Kevin Levin, y sin duda muchos otros que he olviado. Pero estas heroicas filas no se pueden comparar con el gran número de usuarios de Twitter en Canadá y el Reino Unido.

Si los historiadores ​​estadounidense no dedican más energía a los espacios públicos, su experiencia va a seguir siendo ignorada, y la importancia de su trabajo, reducida. Una buena manera de combatir esa denigración es simplemente aparecer.

Un segundo beneficio para la profesión es que Twitter ofrece un lugar donde la gente de ambos lados de la brecha [con y sin plaza fija] pueden intercambiar ideas. Otra cosa de la que me he dado cuenta en Twitter es la de la sorprendente cantidad de académicos juniors que son activos allí, y los pocos seniors que hay. Siguiendo a tantos jóvenes investigadores como yo he encontrado que tienen un conjunto de inquietudes y habilidades completamente diferente al de las personas enquistadas con seguridad en la academia. Los historiadores que empiezan su carrera están encima de las tecnologías digitales y de los nuevos archivos. Están muy preocupados por el aumento de los asociados (adjunct) y los MOOCs. Y no tienen idea de cómo van a encontrar un empleo permanente en el mundo académico. . . o incluso si lo desean. Por mi experiencia, no se trata de conversaciones que se produzcann a menudo entre personas con plaza. Nos preocupamos mucho más acerca de la investigación, las técnicas narrativas y hacer frente a los administradores. La gente de ambos lados de esta división tiene mucho que ofrecerse mutuamente y, de hecho, me parece fatal que no estemos  hablando del impacto de esta rápida evolución para el oficio de historiador.

Por último, Twitter ofrece a los historiadores la perspectiva de fuera. Es una oportunidad de estar en el mismo mundo virtual que un montón de gente muy inteligente y de escuchar lo que ellos piensan que es importante. Aparte de los mensajes que vi ayer sobre los problemas de la historia transnacional, la enseñanza de la historia americana en un aula diversa, Bruce Bartlett me señaló un resumen de Bloomberg de los cinco años de la crisis financiera de Estados Unidos y NPR anunció que el archivo de Alan Lomax está en línea. Toda esta información contribuye a mejorar mi docencia y mi trabajo, y nada de esto habría llamado mi atención si no lo hubiera seguido en Twitter.

****

Twitter-Istock

Los académicos sin plaza fija están en un lugar divertido: en esa brecha entre el mundo antiguo y el nuevo. Hace diez años, sí, los blogs convencerían a muchos académicos senior de que un junior no era un académico serio porque se estaba dirigiendo a un audiencia popular. Desde entonces, el viejo mundo de la academia se está desmoronando, y aunque muchos departamentos aún no se han visto salpicados, otros son conscientes de que deben moverse hacia el siglo XXI.

Así que ¿las entradas de un blog y los tweets dañarán su carrera? Puede ser. Pero también pueden ayudar a su carrera de manera muy concreta.

La primera tiene que ver con la publicación. la primera regla para conseguir empleo y para conseguir una plaza fija sigue siendo tener un libro publicado. Cuando los académicos senior terminaron su doctorado era casi seguro que sus tesis encontraran editoriales académicas. En esos días, las editoriales universitarias tenían contratos con las bibliotecas universitarias que garantizaban ventas automáticas de unos pocos miles de copias de cada monografía que salía de una editorial acreditada. Los recortes presupuestarios de los últimos veinte años han acabado con este sistema. Una editorial académica ya no puede estar segura de que las bibliotecas vayan a comprar sus monografías. Esto significa que no pueden aceptar todo lo que les llega, haciendo más difícil que nunca conseguir un contrato para un libro.

Pero todavía se necesita uno para conseguir plaza fija (tenure).

Una de las maneras de mejorar sus posibilidades de conseguir ese contrato es asegurarse de que se ha escrito un libro que es de interés general, que sobrepasa su inmediato campo de interés, uno que una editorial piense que será capaz de vender. ¿Cómo se puede hacer eso? Comprometerse con un público más amplio en línea. Viendo las cuestiones que se plantean. Viendo qué mensajes obtienen una buena respuesta. ¿Se escriben diferente a tus otros trabajos? ¿Están planteando preguntas diferentes ? ¿Qué te dice esto acerca de tu idea y de tu estilo de escritura? ¿Cómo se puede hablar con más claridad a lo que es, después de todo, un público auto-seleccionado de interesados?

Los contratos también dependen cada vez más de las propias redes. ¿Tienes fama porque contribuyes a un blog popular? ¿Hay un montón de gente a la que le gusta seguir lo que tienes que decir? Eso ayudará a convencer a un editor de que tienes audiencia.

Una presencia en línea puede hablarle a un empleador más directamente. Blogear da la oportunidad de presentarse en tus propios términos. Cualquier comité diligente te buscará en Google. Una serie de entradas interesantes sobre la enseñanza, por ejemplo, no hará daño a tu perfil.

Hay trampas en la presencia en línea, por supuesto. En primer lugar, y por encima de todo, es importante recordar que el acto mismo de trabajar en línea  significa que tus oponentes no pueden responder, y es antideportivo, como mínimo, lanzar una diatriba contra alguien que no puede responder. Para el mercado de trabajo, significa que es una locura escribir de forma desmedida sobre cualquier persona o cosa. Esta es una profesión muy pequeña, y aunque el trabajo de XYZ nos enfurezca, no hay ninguna razón para pasarse. XYZ sin duda tendrá buenos amigos en cualquier institución en la que nos puedan entrevistar, y no olvidems que hemos disparado primero (te googlearán, ¿recuerdas?).

Eso no excluye, por supuesto, que si sentimos claramente que hemos de tomar una posición en favor o en contra de algo, en principio, lo hagamos con orgullo y abiertamente. Y que estemos preparados para defender nuestra postura en contra de los opositores. Eso sí, no peleemos gratuitamente.

En Twitter, las reglas son como en Facebook. No seas un idiota. No se debe publicar lo mucho que odias a tus alumnos, o a tus compañeros de trabajo, o cualquiera de las diatribas obvias que te arruinarán ante un comité. No se debe publicar un sinfín de piezas ensimismadas sobre lo que estás comiendo o bebiendo, o diciendo o pensando. Pero Twitter y Facebook no son solo zonas de peligro, también pueden reflejarte bien. Sigo a un número de jóvenes investigadores en Twitter que obviamente están estrechamente vinculados a sus comunidades y a nuevos trabajos, y que están luchando con problemas intelectuales realmente interesantes. Si uno de ellos se postula para mi centro, su presencia en Twitter le haría destacar.

El otro gran escollo es que no se puede dejar que la presencia en línea menoscabe la producción más tradicional. Blog y Twitter, sí, pero asegándonos de que esas contribuciones al conocimiento reflejan y/o remitan a tu trabajo en conjunto. Ningún comité va a considerar que un blog sea equivalente a un manuscrito, pero muy bien podría gustarle ver un blog que redondea el resto de lo que haces. Pero no dejes que el trabajo en linea  te chupe todo tu tiempo.

Y hay una noticia de última hora: internet está aquí para quedarse. La profesión aún no se ha puesto al día con sus implicaciones, pero debe hacerlo, y pronto. Los jóvenes investigadores de hoy en día están en una zona imprecisa entre el pasado y el presente, pero esa misma vaguedad les ofrece una gran oportunidad para dar forma a la manera en que los historiadores utilizan esas nuevas tecnologías revolucionarias.

© The Historical Society

Hacia el humanismo digital

Vers un humanisme numérique“. Con ese título, el siempre interesante Pierre Assouline nos ofrece unas breves reflexiones en su blog:

Qu'est-ce que le numérique

Convengamos en que no es obvio unir dos palabras a priori tan contradictorias como “humanismo” y “digital”. Frotémonos los ojos. Debemos al historiador de las religiones Milad Doueihi, uno de los pocos en haber apuntado una antropología del homo numericus desde su nacimiento, haber difundido esa expresión entre el público con sus ensayos y artículos. Esto viene a colación de una conferencia pronunciada hace poco más de un año y de la recuperación de un librito titulado Qu’est-ce le numérique?  (55 páginas, PUF). Un título que suena un poco a algo así como “Lo digital para torpes” y que, irónicamente, consigue ser simplista, aunque el trazo del compás sea demasiado amplio. Algunos recordatorios son ciertamente útiles: la distinción entre lo digital y informático con frecuencia se mezcla; la noción de compartir como idea clave;  la conciencia de que la tierra habitada, tan querida por Lévi-Strauss, ya no es lo que era, ya que ahora se ha ampliado a una espacialidad híbrida y movimiento;  la idea de que la tecnología digital finalmente ha tenido éxito allí donde la democracia ha fracasado, es decir, en la exportación a todo el mundo de un modelo perfectamente occidental (valores del documento, concepto de patrimonio y archivo, iconos, etc) … Tal vez, pero aún así…

Si este pequeño libro ofrece elementos de reflexión, es también porque trata del humanismo digital. Si efectivamente estamos, como el autor defiende, en un período de transición, y si estamos en el comienzo de un período de cambio, es esencial tener en cuenta esta transformación cultural. El humanismo digital considera que la técnica es una cultura. Para Milad Doueihi, el peligro no viene de los críticos de la web, cuyos argumentos son a menudo demasiado arcaicos para que podamos volver sobre ellos;  no se dan cuenta que el Gran Hermano no es lo digital, sino lo informático, y que es simplemente reaccionario hacer de la lectura digital  un Golem de la lectura digital, pero bueno….

El peligro está en las escuelas transhumanistas. Las presenta como  profetas de una nueva humanidad, defensores de una cyber New Age, que se esconden detrás del concepto de “singularidad” para reclamar una convergencia más radical del hombre y de la máquina . Ni que decir tiene que ponen por encima de todo el poder de la ciencia. Doueihi nos invita a desconfiar de la dimensión religiosa de los transhumanistas estadounidenses que re reclaman herederos de la Ilustración (Enlightenment 2.0) para así olvidar la historia y ofrecer un sistema que no sólo tiene el sabor y el color del politeísmo. Incluso Vinton Cerf, uno de los cofundadores de Internet, se manifestaba en este sentido hace unos días en una entrevista en Les Echos, poniendo todas sus esperanzas para el futuro en la inteligencia artificial -y cabe pensar que su alto cargo en Google tiene algo que ver.

Por tanto, es urgente repensar nuestra relación con la memoria,  principal efecto de la revolución digital. Su conservación, interpretación, explotación y difusión: debemos revisarlo todo. Para ello, el autor invita a sacudir la dualidad ofrecida hace más de un siglo por el sociólogo Max Weber entre la ética de la convicción y la ética de la responsabilidad. Propone una tercera vía adaptada a los nuevos tiempos, pero no la explicita. Por eso, cuando hace poco me lo encontré con ocasión de una entrevista sobre el tema en France Culture, intenté naturalmente que precisara un poco más. Su respuesta se limitó a dos palabras: “confianza social”.

El fenómeno del humanismo digital es tanto más emocionante de observar cuanto que ha nacido y crecido ante nuestros ojos. ¿Evolucionará como lo hizo el humanismo? Un buen artículo, recién publicado en la revista Annales (julio-septiembre de 2013, núm. 3), da algunas pistas. Basado en una extensa bibliografía internacional, Clémence Revest (Ecole française de Rome) expone de forma tan densa como luminosa cómo a principios del siglo XV (de 1400 a 1430, en Italia) el humanismo, la aspiración de volver a la Antigüedad, se convirtió en Humanismo. Como cultura alternativa conquistadora y, además, como modelo dominante practicado por los dominados, no se concreta a través de unas instituciones propias, sino en un movimiento. Esta es la palabra clave: “movimiento” con sus correlatos “masa”, “agregación”, “afiliación”. En su pasión por la imitatio Ciceronis, Petrarca había acelerado la resurrección de la elocuencia. La huella fue duradera. Y encontramos en los escritos del Proust epistolar, y tal vez en la del novelista, el encantador neologismo “pétrarquiser“. Dicho esto, Clémence Revest no pregunta qué es un humanista, sino lo que puede ser un humanista. Ciertamente no es alguien que cita a los Antiguos. No un imitador de Cicéron, sino otro Cicerón.

Al realizar este estudio sobre la figura ética del hombre de saber, uno se dice que el homo numericus letrado ganaría si meditara sobre sus lecciones. “Si nace el humanismo, es sobre todo porque sus seguidores lo proclamaron” asegura Clémence Revest. Está permitido hacerlo siempre a condición de guardarse de escuelas, de desconfiar de cualquier recuperación académica que quiera enmarcar el asunto y de privilegiar el movimiento. Este ya es el caso de las redes en las que la conversación continua (mensajes de texto, Facebook, Twitter, etc) es paralela al diálogo epistolar que los autores del Renacimiento  concebían como “un signo visible de la amistad.” Si este movimiento ha tomado cuerpo a partir de ese relato es sobre todo porque los actores comparten un mismo imaginario en el seno de su aventura colectiva. Conservemos los valores heredados de las humanidades, fruto ellas mismas de un legado más antiguo, no para duplicarlas como fuente de imitación, sino para adaptarlas y hacerlas un baluarte contra la religión de la ciencia, la sumisión a la técnica y el culto a la máquina.

Políticas de acceso abierto

Las poltícias en favor del acceso abierto proliferan, no sin dificultades. Hace unas fechas, Jennifer Howard publicaba en el Chronicle un breve sobre el particular, titulado “Universities and Libraries Envision a ‘Federated System’ for Public Access to Research”. Pero antes de entrar en materia, recordemos algunas cosas sobre este lado del Atlántico. Por un lado, el impulso que en el caso británico supuso el informe de la Royal Society, que algunos ven como origen de lo ocurrido entre los norteamericanos (informe que, como curiosidad, lleva en la portada “The Spanish Cucumber E. Coli”, por razones que les dejo averiguar). Por otro, las penalidades en ciertos países más al sur, bien sea la esquizofrenia francesa o las dificultades españolas para cumplir lo señalado hace ya dos años por la ley de ciencia y tecnología.

open acces-UK

Dicho lo cual, volvemos al artículo que firma J. Howard:

A medida que las agencias federales se apresuran a cumplir con el plazo del 22 de agosto para cumplir con una reciente directiva de la Casa Blanca sobre la ampliación del acceso público a la investigación, distintas organizaciones de universidades y bibliotecas han expresado tener una solución viable en el contexto de la educación superior. Esta semana [la de primeros de junio], la Association of American Universities, la Association of Public and Land-Grant Universities y la Association of Research Libraries han preseentado un plan que denominan Shared Access Research Ecosystem, o Share.

Share ampliaría los sistemas que las universidades y las bibliotecas han venido construyendo para apoyar la difusión y preservación de la investigación. Los grupos qe respaldan esta iniciativa han hecho circular un documento, fechado el 7 de junio, que fija sus fundamentos.

Las instituciones académicas han invertido mucho en “las infraestructuras, las herramientas y los servicios necesarios para facilitar el acceso efectivo y eficiente a sus investigaciones”, se indica en el documento. “Share prevé que las universidades colaborarán con el gobierno federal y otros para alojar repositorios digitales interinstitucionales de las publicaciones de investigación de acceso público”.

Con Share, cada universidad o instituto de investigación que recibe fondos federales de investigación designaría un repositorio digital existente “como el sitio en donde se depositarán sus artículos para el acceso público y la conservación a largo plazo”, en cumplimiento de los requisitos de la política de la administración Obama. Muchas universidades ya tienen depósitos digitales en funcionamiento, otras no. En este último caso, por ejemplo, na institución más pequeña podría designar a una de las universidades públicas de su Estado como lugar de depósito.

El documento también hace hincapié en los elementos que serían esenciales para hacer dde Share una fórmula viable para cumplir con la nueva política de acceso público. Por ejemplo, los investigadores principales necesitarían identificadores como los números Orcid para el seguimiento de su actividad investigadora, y todas las publicaciones debería tener los términos de la licencia de derechos de autor incrustados en sus metadatos para que los sistemas de depósito supieran cómo manejarlo.

Con los protocolos establecidos, Share sería “un sistema federado de repositorios universitarios”, dijo en una entrevista John C. Vaughn, vicepresidente ejecutivo de la Association of American Universities. “Potencialmente, hay una manera de conectar todo el corpus de las instituciones de educación superior de Estados Unidos que reciben fondos federal para investigar”.

BuscaRepositorios

Vaughn señaló que la directiva de la Casa Blanca, emitida en febrero por la Office of Science and Technology Policy, encaja bien con la política de las universidades y las bibliotecas “para almacenar y compartir las investigaciones. Las universidades que reciben fondos federales de investigación “tiene una larga relación con estos organismos”, añadió. “Si vamos a construir estos depósitos de todos modos y queremos interconectarlos para nuestros propósitos, tenemos el marco de un sistema capaz de gestionar el contenido y proporcionar el acceso que la directiva OSTP está demandando”.

Prue Adler, directora ejecutiva asociada de la Association of Research Libraries, destacó que las bibliotecas y universidades que participan tienen gran interés en apoyar la petición del gobierno. “Tenemos muchas ganas de que la política OSTP tenga éxito”, dijo. “Hemos trabajado con los demás durante años para que sea una realidad. En lo que ahora nos centramos, a través de Share y sobrepasando los campus, en es su fructífera implementación”.

Los editores ya han propuesto su propia solución al problema de cómo cumplir con la directiva de la Casa Blanca, que afecta a agencias que tienen presupuestos de investigación externos de 100 millones de dólares o más. Con el nombre de Clearinghouse for the Open Research of the United States, o Chorus, su plan se basaría en infraestructuras que los editores ya tienen en funcionammiento, haciendo de ellas un canal para un mayor acceso del público a los artículos de revistas y los conjuntos de datos respaldados por subvenciones federales para la investigación.

“Hay muchas similitudes entre nuestra propuesta para este sistema federado de repositorios y la propuesta de los editores para la interconexión de todos sus sitios Web que contienen su material publicado”, dijo Vaughn. “Pero también nos dicen a nosotros, las universidades, ‘podemos manejar buena parte de los requisitos que nos exigen cunplir”.

Aunque esto suena atractivo, dijo Vaughn, los editores y las universidades tienden a estar en desacuerdo acerca de cuánto debería estar disponible en un sistema federado y lo que se podría hacer con ese material. La propuesta de Share, por ejemplo, prevé que la minería de texto y la de datos, y otra reutilización de la investigación, fuera posible cuando los permisos necesarios estuvieran listos.

“Creo que tenemos que seguir trabajando con los editores”, dijo Vaughn, aunque reconoció que “muchos de mis colegas no están de acuerdo”. Manejar millones de artículos de investigación sin ayuda de los editores es una tarea de enormes proporciones, dijo. “Pero creo que los editores tienen que cambiar su forma de operar para convertirse en un socio de fiable en este sistema”.

Los historiadores y la historia digital

Reparamos con esta entrada en el interesante sitio ActiveHistory, una iniciativa canadiense dedicada a conectar el trabajo de los historiadores con el público en general. Apoyada por el Social Sciences and Humanities Research Council (SSHRC), la Avie Bennett Historica Chair in Canadian History y la York University, su origen está en la continución delas jornadas “Active History: History for the Future”, celebradas en el Glendon College allá por septiembre de 2008.  La entrada que presentamos se titula “Historians and Digital History: Why Do Academics Shy Away from Digital History?“, de Paul W. Bennett:

Active-History-Header

Finalmente, internet está empezando a penetrar en la práctica histórica. En la reciente North American Society for Sports History (NASSH) Conference , que tuvo lugar entre el 24 y el 26 mayo, en la Universidad de Saint Mary, Douglas Booth y Gary Osmond proporcionaron una fascinante imagen sobre el impacto que la historia digital de está empezando a ejercer en un campo como es el estudio de la historia del deporte internacional. La propia internet, señaló Booth, es – de hecho- “un archivo en infinita expansión, parcialmente mediado”. Explorar la World Wide Web, sin embargo, puede ser aterrador, especialmente para los expertos reconocidos, ya que “perturba las certezas previas”.

La historia digital, según Toni Weller, editora de History in the Digital Age (2013), es el uso de los medios y las herramientas digitales para la práctica histórica, para la presentación, el análisis y la investigación. Los primeros trabajos en historia digital se centraron en la creación de archivos digitales, CD-ROMs, presentaciones en línea, cronogramas, archivos de audio y mundos virtuales. Los proyectos más recientes de historia digital demuestran el potencial de la creatividad, la colaboración, la cartografía de datos y la innovación técnica, todos los cuales son los aspectos de la Web 2.0.

Las iniciativas actuales y futuras buscan aprovechar al máximo Internet para crear sitios dinámicos sobre cómo hacer historia, investigar y debatir. Los blogs historia como activehistory son esencialmente iniciativas de primera generación en esa dirección.

Expertos en historia digital como Daniel Cohen y Roy Rosenzweig, de la George Mason University, han identificado cuáles son las fuentes iniciales del escepticismo. El primer número de la revista Wired en la primavera de 1993, por ejemplo, predijo un futuro digital demasiado optimista. El consultor en gestión Lewis J. Perleman previó una “inevitable” “revolución hyperlearning“, que desplazaría  la milenaria “tecnología” de la clase, que tiene “tanta utilidad en la actual economía moderna de la tecnología avanzada de la información como la carreta Conestoga o la herrería”.

Los historiadores y profesores de historia tenían razón para sentirse amenazado. John Browning, futuro editor ejecutivo de Wired UK, explicó que “libros en tiempo atesorados en depósitos subterráneos serán encaneados para ordenadores y se pondrán a disposición de cualquier persona, en cualquier lugar, casi al instante, a través de redes de alta velocidad”. Louis Rossetto, editor de Wired, fue aún más lejos, vinvulando la revolución digital a “cambios sociales tan profundos que su único paralelo es probablemente el descubrimiento del fuego”.

Los techno-escépticos veían un futuro muy diferente. Debatiendo con Kevin Kelly,  editor ejecutivo de Wired,  en la edición de mayo de 1994 de Harper, el crítico literario Sven Birkerts imploró a los lectores que “rechazaran” el atractivo de “la colmena electrónica”. Los nuevos medios de comunicación, advirtió, representan una grave amenaza para la búsqueda de la “sabiduría “y” profundidad “- “lucha por la que durante milenios ha sido fundamental para la idea misma de la cultura”.

Los estudiantes de hoy son nativos digitales y, en general, mucho más diestros que sus profesores. Para un profesor de historia ya no basta presentar su lección y que los estudiantes tomen notas. Los museos ya no pueden contar con que las exposiciones tradicionales “estáticas” atraigan a los visitantes. Las aplicaciones para la historia digital, ya sean exposiciones virtuales o programas de aprendizaje en línea, trascienden el libro de texto tradicional y ofrecen a los usuarios animaciones dinámicas y auténticas fuentes y experiencias.

La mayoría de los sitios web ofrecen recursos didácticos (en especial fuentes primarias) y consejos sobre cómo hacer historia digital. Sin embargo, la creación de ejercicios interactivos de aprendizaje sigue siendo un reto importante. Un enfoque consiste en proporcionar ejercicios -en forma de misterios- que no tienen una respuesta correcta y donde el aprendizaje viene a través de la exploración.

Who Killed William Robinson? Race, Justice and Settling the Land, desarrollado en 1996, les presenta a los estudiantes el problema de resolver el asesinato de William Robinson, un afroamericano que fue asesinado en Salt Spring Island, en la Columbia Británica en 1868. Se ha transformado en el Great Unsolved Mysteries Series, que consta de 12 “cold cases” diseñados para convertir a los estudiantes en historiadores de la vida real. Aunque exigentes, ahora aparecen fechados ya que ellos tienden a ser estáticos y tradicionales en el uso de los archivos virtuales.

Algunos profesores de Universidad, a nivel de grado, están aceptando poco a poco la historia digital. Pero esto plantea la pregunta: ¿qué pruebas tenemos de que los estudiantes aprendan mejor con la historia digital?

Pocos estudios han documentado científicamente el comportamientos del usuario que usa el ordenador, sobre todo en historia de la educación. Gran parte de lo que está disponible proviene de estudios internacionales/EE.UU., que presentan resultados descriptivos de  investigaciones a pequeña escala con aplicaciones y webquest en línea. Sobre la base de una investigación pionera en la historia virtual, Stéphane Lévesque, de la Universidad de Ottawa, pasó una década investigando cómo los estudiantes canadienses aprenden y pueden mejorar su experiencia de aprendizaje en entornos de historia digital.

En un estudio financiado por el Canadian Council on Learning (2007-2008), Lévesque investigó el papel y el impacto de un programa de historia digital, The Virtual Historian, en el aprendizaje y la alfabetización históricos de los estudiantes. Lo que este estudio sugiere es que la historia digital -con todos sus objetos animados y su andamiaje dinámico- no es un sustituto de la enseñanza en el aula. Muchos estudiantes anhelan y necesitan la interacción y la enseñanza  estudiante-profesor  -y por buenas razones. El aprendizaje es, según Levesque, demasiado complejo y multifacético para reducirlo a juegos y animaciones web.

Sin embargo, la historia digital proporciona a los estudiantes herramientas importantes de aprendizaje, recursos y procesos de pensamiento que los docentes del siglo XXI ya no pueden ignorar. Trabajando con Adam Friedman de La Universidad de Wake Forest, en Carolina del Norte, Levesque ha emprendido un estudio comparativo, entre Canadá y Estados  Unidos, sobre estudiantes preuniversitarios que aprenden con la tecnología, con el objetivo de descubrir las formas en que profesores y estudiantes canadienses y estadounidenses pueden aprender en entornos de tecnologías conectadas.

Los historiadores y los docentes están empezando a tejer una red más amplia. En lugar de limitar su investigación a fuentes escritas, como periódicos, registros deportivos y documentos oficiales, están abordando cómo la historia es representada en forma digital, en  la cultura material y en los museos. La creciente relación entre la wikipedia y la historia demuestra la expansión del campo más allá de sus parámetros tradicionales.

El estudio de la historia se está convirtiendo en algo mucho más integrado con la historia digital, la historia cultural y la historia pública a través de conexiones desbloqueadas por la revolución digital. Todo esto está haciendo posible una participación interactiva más dinámica, actual,  en el estudio no ya de la sociedad contemporánea, sino del pasado.

Los académicos siguen siendo muy reticentes a participar en la historia digital, al igual que muchos de ellos desdeñan abiertamente los medios de comunicación social. Un observador cercano de la Historia Digital, Richard Rinehart, expresó cuál era la reserva principal de los académicos en esta aclaratoria frase:.”Las fuentes digitales resisten cinco años o para siempre, lo que venga primero”. Eso habla de la necesidad de nuevas normas profesionales para garantizar la buena conservación de la inteligencia electrónica histórica. Sin embargo, los temores de que la historia académica sea bastardeada en forma de “mash-up” solo son realmente una extensión de la lucha continua y siempre presente contra los divulgadores.

Los historiadores profesionales tienen que participar como árbitros de lo que distingue a una buena historia digital de la mala. ¡Es hora de que los grandes académicos abandonen su confort y se muevan más allá de usar internet como herramienta, para abrazar realmente la historia digital. Se están perdiendo grandes oportunidades de investigación, mientras queda por descubir un archivo en expansión de historia digital.

***

Una versión anterior de este artículo apareció en el Educatter’s Blog de Paul W. Bennett, que es Founding Director del Schoolhouse Institute y Adjunct Professor of Education en la Saint Mary’s University, Halifax, NS.

El género y las humanidades digitales

Hoy reparamos en un blog, en una de sus entradas. La bitácora pertenece a Jennifer Redmond, directora de The Albert M. Greenfield Digital Center for the History of Women’s Education del Bryn Mawr College. La entrada en cuestión se titula “Thoughts on feminism, digital humanities and women’s history” y dice más o menos así:

JenniferRedmond

He estado explorando mis pensamientos sobre la historia de las mujeres, las humanidades digitales y el feminismo en dos presentaciones por separado de los últimos meses, la primera en la conferencia organizada por el Albert M. Greenfield Digital Center for the History of Women’s Education, Women’s History in the Digital World (March 2013), y la segunda para una conferencia en Five Colleges, Mediating Public Spheres: Genealogies of Feminist Knowledge in the Digital Age (April 2013). En una presentación para la última conferencia, titulada Open Source Technology and Feminist Perspectives: Translating Sources on the History of Women’s Education to the Digital Age, expliqué mi enfoque feminista en mi trabajo en el Digital Center, centrándose en una exposición digital sobre M. Carey Thomas que está en marcha y se presentará pronto. Este blog presenta una síntesis de ambos documentos, basada en el trabajo y los pensamientos en curso … todas las observaciones y comentarios son bienvenidos, ya que trabajo con algunos de los conceptos que he estado tratando de adaptar.

Mis pensamientos sobre la tripleta del feminismo, las humanidades digitales y la historia de las mujeres vienen en gran parte de mis experiencias en el uso de la plataforma de software de código abierto, Omeka, y de nuestra versión institucional de WordPress para popularizar diferentes áreas de la web del Digital Center, además de mi formación como becaria postdoctoral CLIR. Aunque supongo que ninguno de estos instrumentos fueron diseñados con las ideas feministas en mente, he llegado a creer que tienen un gran potencial para ser utilizados para obtener resultados feministas, particularmente Omeka, como explicaré más adelante en este post. En primer lugar, la web del Center tiene como objetivo contar historias sobre la historia de la educación de las mujeres desde diferentes perspectivas. Como ha dicho Hermione Lee  en su recopilación  Virginia Woolf’s Nose: Essays on Biography: “Todos quieren relatos”, y la demanda de tales relatos en la era digital no es menor(posiblemente más, de hecho) que antes.

La era digital y las herramientas que ofrece permiten una mediación del conocimiento diferente de las formas estándar de comunicación académica. Como señaló Abby Smith Rumsey, estos nuevos métodos han traído “cambios organizativos fundamentales y desafíos epistemológicos [que] generan nuevas posibilidades para el análisis, la presentación  y para llegar a nuevas audiencias”. El formato de exhibición en Omeka está diseñado para permitir una presentación fácil de material histórico original, tal como imágenes, transcripciones y archivos de audio. Esto permite un mayor intercambio de fuentes primarias, lo que en sí mismo es una forma de descolonizar y eliminar las barreras a la investigación y al acceso a materiales raros. Hemos creado una serie de exposiciones en nuestro sitio, algunas de las cuales se han generado como resultado de trabajos de los alumnos de una clase que yo daba sobre la historia de la educación de las mujeres, algunas provienen de colaboraciones con otras universidades y algunas proceden de nuestras propias colecciones y han sido creadas por mí y por mi equipo (véanse aquí).

Nuestro esfuerzo para producir material de origen digital proviene de un deseo de transmitir el conocimiento y la conciencia de la historia de las mujeres a una audiencia lo más amplia posible: colegas investigadores, estudiantes, profesores, exalumnos, humanistas digitales y aquellos que simplemente desean aprender más sobre el tema -en suma, la esfera pública se ha ampliado en la era digital, aunque todavía hay retos que afrontar para que un mayor acceso en línea no se transforme en otra forma de “brecha digital“.

Al enterarse de la nueva plataforma de software y familiarizarse con sus características, posibilidades y limitaciones, me di cuenta de que el formato de exhibición de Omeka permite que un asunto se presente en una narración deconstruida, debido a la forma libre que ofrece para la creación de la exposición digital. Me pareció que esto tenía un gran potencial feminista: mientras que la estructura que permite el formato de Omeka es coherente en cuanto a la forma y el flujo, seccionar un relato biográfico permite la fragmentación del relato y, tal como me esfuerzo en hacer,  el desarrollo de un visión caleidoscópica o, parafraseando a Henry James, para que emerja el “enjambre de posibilidades” que constituyen vagamente la biografía de una persona, y no unas “pocas cosas estimadas y apreciadas”.  Este es, en mi opinión, uno de los sentidos fundamentales por los que incorporar dichos medios digitales en los estudios y la práctica feminista.

En una tradición feminista posmoderna, este enfoque plantea que no hay UNA única persona a estudiar, ni UNA única verdad que podamos atribuir a una persona o a la historia de vida. En este caso, M. Carey Thomas, nacida en Baltimore, Maryland, el 2 de enero 1857 en el seno de una prominente familia  cuáquera. Thomas fue la primera decana y, más tarde, la primera mujer en presidir el Bryn Mawr College, además de una líder nacional en la lucha de las mujeres para el acceso a la educación superior y del movimiento sufragista. Mi enfoque feminista de su biografía tiene que ser consciente del privilegio de historias como la suya: la historia del acceso de las mujeres a la educación superior es una historia de élite y reconocerlo es necesario para que las historias que contamos no sean meramente celebrativas sin ser interrogativas.

Aquí me estoy centrando en Thomas tal como fue vista, desde diferentes perspectivas: la suya (por ejemplo, sus ambiciosas articulaciones para su educación y su carrera en las cartas y diarios que abarcan su estancia en un internado cuáquero, en Cornell, Johns Hopkins, y  finalmente su doctorado summa cum laude de la Universidad de Zurich), las de sus contemporáneos, amantes, amigos y familiares, el público y la forma en la que fue conmemorada después de su muerte en 1935. Me centro aquí, sin embargo, no en los detalles de su biografía (aunque esto estará en la exposición), sino más bien en examinar el potencial de una herramienta de software de código abierto para presentar un análisis crítico de la historia de esta fascinante persona. La capacidad de yuxtaponer diferentes opiniones colocándolas en la misma página es  más impactante visual y exhaustivamente en un formato de exposición digital de lo que sería el efecto de un párrafo escrito: en los relatos biográficos tradicionales como un artículo o monografía, las convenciones editoriales y estilísticas harían parecer ese salto de una perspectiva a otra como incoherente y, sin embargo, puede ser transparente en una presentación en línea.

Asegurarse de que nuestros metadatos son trabajados por motores de búsqueda y por bases de datos y por las redes sociales para llegar a un amplio público, tanto de académicos como no, son aspectos cruciales en la construcción de un nuevo cuerpo de genealogías feministas y para el seguimiento de los trabajos feministas en la era digital. Los metadatos en sí también tienen que ser conscientes de los principios feministas en la descripción de las identidades de las mujeres en las bases de datos digitales, como ha mencionado la profesora Laura Mandell en su discurso de apertura en la conferencia sobre Women’s History in the Digital World.

También es imprescindible que cuando trabajamos sobre esa mediación de la esfera pública en la era digital pensemos sobre su conservación a largo plazo. Para ello son necesarias determinadas elecciones, que haya financiación y se formulen algunas políticas ahora -la tragedia más grande de todas sería que fuéramos  incapaces de rastrear los emocionantes avances en el trabajo feminista que se han producido en los espacios públicos en línea. El mantra académico familiar de “publicar o perecer” podría adaptarse de modo útil en este contexto como “archivar o perecer”. Y, como ya comenté en la conferencia sobre Women’s History in the Digital World que se celebró en el Bryn Mawr College, creo fundamentalmente que la idea de “añadir mujeres y agitar el modelo” para cualquier tipo de iniciativa, la educación política o social o cualquier otra cosa, rara vez funciona.

En la nueva era de las humanidades digitales, las mujeres necesitamos un lugar en la mesa mientras todavía nos estamos sentando, no después de que el plato principal haya sido servido. Mientras investigaba para este artículo, he descubierto que otros miembros de la comunidad de las humanidades digitales también han utilizado la “mesa” para describir la necesidad de colaborar, criticar y participar en nuevos desarrollos. Alan Liu ha argumentado que los humanistas digitales tienen que ser iguales en la mesa, no sólo criados, cuando hay conversaciones críticas sobre el camino a seguir para las humanidades y las precauciones que los humanistas digitales necesitan para uncorporar una  crítica más cultural en su trabajo.

Moya Bailey extiende las preocupaciones de Liu al territorio más explícitamente feminista con sus argumentos de que los “modos en que las identidades informan tanto la teoría como la práctica de las humanidades digitales han sido pasados por alto en gran medida” y  el paso del “margen al centro” da la oportunidad de “introducir un nuevo conjunto de cuestiones teóricas que expongan las limitaciones estructurales explícitas que son el inevitable resultado de unas políticas identitarias (whiteness, masculinity and ablebodiness) que están sin examinar”. Para Alan Liu, la cuestión era que las “humanidades digitales tienen un papel especial que desempeñar hoy en día para ayudar a que las humanidades se comuniquen a través de las redes sociales”.  Yo extendería este argumento diciendo que las feministas tienen un papel especial mediando en las esferas públicas presentes y futuras, a través de su investigación, la pedagogía y el activismo. Las palabras de M. Carey Thomas son adecuadas en este sentido: reflexionando sobre el provecho que las mujeres habían obtenido de la educación en los primeros veinticinco años de la Association of Collegiate Alumnae, declaró “Los temibles sapos de esas primeras profecías se están convirtiendo en perlas resplandecientes ante  nuestros propios ojos “. Esperemos que sea igual para nosotras, a medida que las feministas navegamos por los nuevos espacios públicos y creamos nuestras propias genealogías de conocimiento.

Los académicos y las herramientas digitales

A mediados del pasado mayo, The Chronicle publicó un breve, firmado por Aisha Labi, titulado “Survey Examines British Academics’ Use of Digital Tools in Research and Teaching”.  Aunque no añade nada nuevo a lo ya sabido, la descorazonadora realidad merece recordarse una vez más. Esto nos dice:

uksurvey2012

Los estudiosos británicos siguen dependiendo en gran medida de los canales tradicionales de comunicación, como las revistas y monografías, a pesar del creciente énfasis en el uso de las redes sociales y de los blogs para obtener o difundir información académica. Aún se decantan sobre todo por sus bibliotecas institucionales para obtener los artículos y libros que utilizan para la investigación y la docencia, aunque no necesariamente pasen mucho tiempo en los edificios físicos donde se alojan esos recursos.

Estos son algunos de los resultados de un nuevo estudio sobre casi 3.500 profesores británicos publicado el pasado 14 de mayo. Dicho estudio, el primero de su tipo en Gran Bretaña, lo llevó a cabo Ithaca S+R, la división de consultoría e investigación del grupo Ithaca, un grupo sin ánimo de lucro que intanta  ayudar a que la comunidad académica haga un mejor uso de las tecnologías digitales. Es un análisis similar al que Ithaca lleva realizando en los Estados Unidos cada tres años desde el 2000.

Para la ocasión, Ithaca colaboró ​​con Jisc, un grupo británico sin ánimo de lucro que apoya el uso de las herramientas digitales en la educación superior, y con Research Libraries UK (RLUK),  una asociación de 33 bibliotecas del Reino Unido e Irlanda.

Los resultados del estudio reflejan el conservadurismo tradicional de gran parte del mundo académico, a pesar de los efectos que el rápido cambio tecnológico tiene en la investigación, la difusión y la docencia, señaló David Prosser, director ejecutivo de RLUK. Si bien se presta mucha atención  a las rerdes sociales, como Twitter, y se han planteado en ocasiones el asunto del número de lectores de los trabajos académicos, pocos los están utilizando para distribuir periódicamente sus textos o para buscar documentos, dijo Prosser.

La encuesta se llevó a cabo el año pasado y llega en un momento en que el movimiento de acceso abierto está ganando terreno rápidamente en Gran Bretaña, con planes gubernamentales que lo apoyan y exigen que todas las investigaciones financiadas con fondos públicos sean liberadas pasado un año. La encuesta permitió ver que los investigadores que buscan una publicación específica a menudo se rinden y se dirigen a otra fuente si no son capaces de encontrar lo que están buscando en su biblioteca o si no lo obtienen de forma gratuita en línea .

“Parece que esto podría representar un gran costa de oportunidad, pues la gente se pierde determinados  resultados, ideas e inspiraciones si no tienen acceso a los recursos”, dijo Prosser. Acogió con satisfacción el impulso hacia un mayor acceso abierto, pero dijo que los resultados de la encuesta sugieren que el calendario propuesto, que prevé un período de transición de cinco años hasta que toda la investigación financiada con fondos públicos esté disponible, no va a resolver el problema. “Esto refuerza la sugerencia de que deberíamos avanzar más rápidamente”.

Las enormes diferencias disciplinarias

uksurvey2012-b

Aunque el objetivo de la encuesta eran sobre todo las prácticas de investigación, también se analizó cómo se utiliza la tecnología en la enseñanza. Los resultados de la encuesta revelaron “grandes diferencias disciplinarias en lo que significan ara la docencia”, dijo Roger C. Schonfeld, uno de los autores de un informe sobre la encuesta. Los profesores de ciencias confían mucho más en los experimentos o el aprendizaje experiencial que los de ciencias sociales o los de artes y las humanidades, por ejemplo, pero estos últimos son líderes en el uso de presentaciones y proyectos multimedia.

Más de un tercio de los encuestados informaron de que hacen uso de grabaciones de audio o video de conferencias, pero un porcentaje mucho más pequeño dijo que lo hacen con el fin de reservar el tiempo de clase para discusiones de grupo o para la enseñanza práctica, una práctica conocida como “flipping the classroom“. las innovaciones de enseñanza parece que se dejan en gran parte a la iniciativa individual de los docentes, pues solo un 15 por ciento indica que su institución “reconoce o recompensa al personal académico por dedicar tiempo a integrar las nuevas tecnología y pedagogía digitales”

Los resultados de la encuesta también revelan diferencias entre la enseñanza que se imparte en las instituciones que integran el RLUK, consorcio que incluye las bibliotecas de la mayoría de las más importantes universidades de investigación de Gran Bretaña, y aquellas que no forman parte del mismo. La encuesta señala que los docentes de instituciones de fuera de la asociación eran más propensos a involucrarse en prácticas como complementar las horas de clase con audios o vídeos adicionales o a pedir a sus estudiantes que se reunieran con ellos a través de chats de voz o de vídeo y a colaborar y discutir los materiales del curso. Las aparentes diferencias sobre cómo se lleva a cabo la enseñanza en los dos tipos de instituciones plantean “cuestiones muy interesantes acerca de si los métodos de enseñanza están cambiando más rápidamente en algunos contextos institucionales que en otros”, dijo Schonfeld.

Dado que esta es la primera vez que la encuesta se ha llevado a cabo, los autores del informe destacan que sólo representa una instantánea de las prácticas académicas británicas. Tienen la esperanza de repetir la encuesta en el futuro para proporcionar una mejor visión de las tendencias en el tiempo. Los autores del informe se resistieron a hacer comparaciones entre las encuestas británica y estadounidense, diciendo que la primera incluye una amplia gama de disciplinas académicas. Planean ofrecer un análisis de las dos encuestas en el futuro.

La investigación digital

Sin mayores concreciones, el portal Implications Philosophiques publica un texto que responde a “Compte-rendu de l’atelier culture numérique – Florian Forestier, Chloé Girard, Nolwenn Picoche, Thibaud Zuppinger”.  Su título es ”     Les nouvelles situations de recherches numériques” y dice lo siguiente:

Implications philosophiques

Introducción

La herramienta digital ha cambiado las prácticas de la investigación y la docencia. Lo digital está cada vez más presente. Pero esta ubicuidad no nos lo hace más familiar. Es arriesgado buscar unidad en un fenómeno que es múltiple y por sí mismo cambiarnte. Por otra parte, no siempre fecta a los mismos temas en todas las disciplinas y los objetos estudiados. Como parte de las sesiones de este taller de cultura digital, decidimos centrarnos en los profundos cambios que se están empezando a sentir en el mundo de la investigación.

La formación digital entraña dos grandes tendencias que no se superponen, aunque mantienen fuertes vínculos entre sí. Por un lado, es posible distinguir entre el uso por parte de los investigadores de documentos digitales (en su propio trabajo de investigación o al crear nuevos documentos digitales) y la emergencia de otras investigaciones que tienen como objeto específico las prácticas y usos digitales.

Dominio de los usos digitales en la investigación.

Por la idea de dominio nos referimos a una habilidad (o un saber utilizar) relativa tanto a los contenidos digitales como a los contenidos digitalizados. Por supuesto, el dominio de las habilidades y de las interfaces de acceso a los contenidos es también un punto importante, que abordaremos en una próxima sesión.

El desarrollo de Internet y de los recursos digitales han influido en la manera en que buscamos a diario la información. Para el investigador, cuyas demandas son más específicas, es importante controlar tanto las herramientas digitales como los contenido (digitales y digitalizados). Los contenidos digitalizados no se refieren al contenido de origen digital, sino a los contenidos que, estando en papel, en microfilm,en fichas, etcétera,  han sido digitalizados. Los contenidos digitalizados muestran de una cierta manera que el contenido no es dependiente de la forma, y ​​que la disyunción fondo/forma no plantea un problema insoluble. Para el investigador, esta mutación da lugar a menudo al uso de herramientas informáticas allí donde antes consultaba en papel. Entre los ejemplos está localizar un libro en una biblioteca o  saber de los números digitalizados de las revistas.

Cuando se trata del trabajo de investigación, debemos dedicar el tiempo necesario para entender las prácticas específicas, según las disciplinas y los asuntos. La práctica del trabajo de investigación ha evolucionado, la propia búsqueda de la información ha cambiado.

Pero a este desarrollo hay que añadir la ampliación del campo de la investigación con  los datos específicamente digitales, que no tienen contraparte física. Estos objetos han obtenido una legitimidad que los hace ser importantes, incluso ineludibles,  en el marco de una investigación.

Sin embargo, sus aspectos innovadores implican una metodología y epistemología diferentes. En efecto, la ontología de este tipo de contenido es particularmente incierta, fluctuante. Un artículo en línea puede así ser modificado,  sin datación y sin referencia a su actualización. La estabilidad de las referencias y de las citas es de una naturaleza distinta a la de un libro. Por último, en relación con los contenidos digitales, nos encontramos frente a una tecnología relativamente nueva, al menos en comparación con el invento y la dominación casi indiscutibles de los soportes en papel en el contexto de la investigación. Los contenidos inmateriales demandan un nuevo tipo de investigación, un tratamiento diferente de la información y sobre todo un conocimiento detallado de sus medios de producción y distribución.

El estudio de las prácticas digitales

Es importante conocer los procedimientos de fabricación. Esto ayuda a saber lo que podemos esperar de este tipo de conocimiento, pero también a interrogarse las decisiones tomadas y sobre el hacer. De ello surge una pregunta: ¿hasta qué punto los investigadores tienen que invertir en la elaboración de los contenidos y las herramientas digitales que tendrán que utilizar?

Metamorfosis de la investigación y de los investigadores

Hay una seria dificultad para hacer emerger las diferencias y la jerarquía ante una acumulación de datos que se obtiene a partir de una simple palabra clave y con un clic. ¿Acaso no nos arriesgamos a dar la misma importancia a todo, y que por el mito del análisis en tiempo real, se pierda de vista la selección y la jerarquización de la información?

De manera provocativa, incluso nos podemos preguntanr si lo digital no será estúpido. Por un lado, es innegable que las nuevas herramientas exigen que los investigadores desarrollen nuevas competencias, a ampliar el campo de sus investigaciones, a tratar más materiales, con nuevos procesos; por otro, eso no supone asumir que, de manera simétrica y necesariamente correlacionada, tenga la capacidad de producir ideas nuevas.

El investigador se ha convertido, o está en trance de convertirse, en un experto en demanda: cómo hacer las preguntas precisas con los criterios correctos en la base de datos adecuada, pero una vez que la masa de información está disponible, la labor fundamental de la investigación no ha cambiado en nada .

Sin embargo, cabe preguntarse si la proliferación de herramientas y habilidades a dominar no puede llegar a interponerse entre el investigador y su actividad primera. Por supuesto, la dificultad parece relacionada principalmente con una generación de transición, que ha de apropiarse de un entorno y un modo de funcionamiento en los que no se ha formado, cuando no es imposible pensar que la complejidad de estas herramientas acabe no solo por modificar, sino también por alterar la actividad de investigación. La aceleración de la temporalidad del cambio técnico no siempre deja tiempo para que estas herramientas se adapten a la morfología y la cognición humanas. El libro impreso, por ejemplo, se modeló gradualmente sobre unas dimensiones y una organización que lo hacían lo más manejable posible. En este caso, continúa el debate entre aquellos para los que la herramienta modela la cognición, dado que el cambio tecnológico crea nuevas habilidades cognitivas, y aquellos para los que la plasticidad de la cognición humana tiene sus límites, ya que el tiempo de asimilación no está necesariamente acompasado con los cambios tecnológicos (a saber, el apoyo a la importancia de la ergonomía, el éxito de Apple, y la importancia cada vez mayor del internet de los objetos, de los objetos inteligentes, cuando la interfaz genérica ya no parece necesaria y lo digital se funde, por el contrario, con el espacio concreto).

Un interesante estudio, desarrollado en el LUTIN (MédiaLab de Science Po) bajo la dirección de Thierry Baccino, ha mostrado que los movimientos oculares no son en absoluto lo mismo en un libro y en una página web. Por supuesto, estos movimientos probablemente no sean los mismos en una revista que en un libro académico, en un PDF o en un sitio de publicidad. La pregunta es si se se trata solo de un uso diferenciado de las capacidades cognitivas, o de si esta falta de fijación tiene consecuencias más serias. Para Stiegler, el cerebro humano necesita ejercitar la atención y la concentración: es a través de ello que lo real se da en la forma de un mundo (el sentido de Heidegger), que nos sobrepasa y en el seno del cual somos, y no a través de una gran cantidad de percepciones que desaparecen las unas en las otras. La ausencia de fijación desde una edad temprana impediría la entrada en funcionamiento correcto de los centros de atención.

Stiegler habla, por ejemplo, de una proletarización generalizada que afecta particularmente a las profesiones tradicionalmente intelectuales, y sobre todo a la investigación, el arte y la creación. Esta proletarización es un fenómeno de pérdida de los saberes: no solo del saber hacer, sino del saber vivir, de todo lo fundamental, de la diferencia propia de cada existencia individual. Esto llevó a pasar de la adopción a la adaptación como modo de relacionarse con las cosas. La infidelidad constitutiva del medio técnico, escribe Stiegler, ha aumentado y ya no permite la meta-estabilización de una normatividad psico-social y de su transmisión. La técnica se hace autónoma en el sentido de que ya no es tanto útil como adictiva.

Uno puede preguntarse si estas nuevas técnicas, si las nuevas competencias no tienen como objetivo principal facilitar el trabajo del investigador, permitirle hacer mejor lo que ya estaba haciendo, pero sobre todo halagar ese gusto tan humano por la desmesura, donde lo cuantitativo sustituye a lo cualitativo.

El individuo es constantemente llamado -y motivado por un proceso mantenido artificialmente- a adaptarse y a ajustarse a los ambientes artificiales donde la resistencia de lo real ya no de fenomenaliza, donde la finitud no encaja en ninguna parte, donde lo real ya solo encaja como disponibilidad sometida a  reconfiguraciones constantes y, en una perspectiva muy heideggeriana, donde el individuo niega su propia inscripción en el medio transindividual en el que solo es lo que es.

Es interesante reemplazar esta idea con el concepto de cierre. Un libro marca el cierre de un pensamiento. Llega un momento en que el autor admite que debe fijar su pensamiento, sellarlo entre dos tapas. Lo digital e Internet han transmitido el mito de que este cierre era un límite. Lo digital tenía que ser una liberación de la obra encerrada en un libro impreso. De ahí las fantasías sobre el libro líquido, donde la obra no tendría necesidad de empezar de nuevo e incesantemente, ya que no se abandonaría nunca.

La idea de fondo es la de luchar, una vez más, contra la finitud humana. Pero si el libro se difunde como lo ha hecho durante tanto tiempo, eso es porque  correspondía a una necesidad humana, a su naturaleza, porque existe una correlación más fuerte de lo que se sospechaba entre el libro y la naturaleza humana.

Una legibilidad adaptada al hombre, que tiene en cuenta los límites fisiológicos.

Para Michel Melot, por ejemplo, el libro es, por su cierre, una forma para crear trascendencia. Hay mucho que lo distingue tanto del pergamino enrollado como de la pantalla indefinida. Uno puede preguntarse por el sentido que tiene la mayor o menor solidaridad del texto y de la página, la mayor o menor materialidad del texto. No se puede separar el texto de una página impresa, pero se puede cerrar un documento PDF: el texto se puede separar de su soporte de aparición.

¿Qué nos gusta del libro en papel?: ¿su sacralidad, o más bien su manejabilidad, el hecho de que uno pueda pasar las páginas, que podamos acarrearlo, beberse el café encima, dejarlo caer, en suma, apropiárselo hasta de una forma irrespetuosa?  El libro electrónico se nos presenta como un objeto tecnológico complejo; en el caso extremo, el del iPad, veo entre mis manos una maravilla tecnológica, con un valor de 500 euros, que admiro como tal y que temo estropear, etcétera. El objeto se apropia del fetichismo. En efecto, el libro originalmente era también el resultado de una tecnología (en su momento) de ruptura. Pero su difusión, su popularización ha hecho olvidar su valor. Es necesario que la tecnología del soporte del texto digital se eclipse a su vez. En ese sentido, uno puede depositar cierta esperanza en el desarrollo de tecnologías relacionadas con el papel y la tinta electrónicos.

Esta es la razón por la que es un problema importante combatir la falta de conocimiento de los procesos de fabricación de los contenidos digitales. Es importante saber cómo se hace, ya que con ello viene la cuestión del por qué. De hecho, eso implica también unas determinadas elecciones y nos corresponde a nosotros tomar a estas opciones -para considerarlas como alternativas y no como hechos.

Esto requeriría el desarrollo de procesos de fabricación que no obedecieran a la lógica fantástica de la omnisciencia o el culto a la novedad. De hecho, los impulsores del libro digital, al igual que muchos pioneros, conocen la tentación de elaborar normas y procesos sin finalidad, embriagados por la espectacular innovación y olvidando lo que es el verdadero propósito de estas producciones.

Solo la labor educativa a hacer en esta área es enorme, y las finalidasdes son vagas, lejanas y difusas. Tal vez sería una opción crear lo que podría llamarse cuerpo intermedio. Sería delegar la selección, restaurar una cadena del libro, que tomaría prestado su modelo, sin imitarlo, del libro impreso. El papel de los editores se podría extender a los bibliotecarios, que trabajarán en colaboración con los investigadores. Al frente de sus prioridades, podríamos colocar la interoperabilidad entre sistemas, la sostenibilidad de los recursos, para asegurar la extracción del conocimiento de los contenidos digitales y de una manera general, para asegurar una mejor comprensión de los diferentes roles de los actores de esa cadena.

A modo de introducción

El contenido digital es, obviamente, una forma nueva de creación, transmisión y utilización del conocimiento. A este respecto, obedece a dos lógicas de despliegue. Hay una lógica interna, que impulsa a crear y a explorar: las oportunidades específicas para este tipo de contenido. Al margen de eso, nada está escrito, queda en manos de la imaginación humana.

Pero también queremos prestar atención a la dinámica externa. No debemos, en nombre de la novedad, rechazar la lógica externa de despliegue del libro digital. Hay tanta novedad como en lo antiguo. El contenido digital se comprende, al menos hoy, estrechamente relacionado con el libro en papel. No hay que fetichizar este último, pero hay que retener esta pregunta: ¿qué podemos trasponer de uno al otro? ¿A qué debemos renunciar? ¿Es un desperdicio?

 

ISSN 2105-0864 – Copyright © 2009-2013 Implications philosophiques

El polvo del archivo en la era digital

En ocasiones, este blog retrasa la aparición de sus entradas, pudiendo ocurrir que alguien adelante otra traducción del mismo texto. Esto es lo que ha sucedido con la de hoy, que aparece por estar confeccionada tiempo ha, pero que ya tiene versión previa en el excelente blog de José Ragas. Se trata del texto que el reputado periodista John Markoff publicó en su periódico de costumbre, The New York Times,un interesante artículo titulado “New Research Tools Kick Up Dust in Archives“. (Nada que ver con esa pequeña maravilla que sigue siendo Dust. The Archive and Cultural History (Rutgers UP), de Carolyn Steedman). He aquí su contenido:

servers

Sentado no hace mucho en la Sala de Colecciones Especiales de la biblioteca del Massachusetts Institute of Technology (MIT), Anders Fernstedt revisaba una imponente serie de textos amarillentos.

Algunos años atrás, Fernstedt, un académico sueco que estudiaba la obra del filósofo Karl Popper y de varios de sus colegas, hubiese tenido que tomar apuntes o apartar determinados documentos para fotocopiarlos.

Sin embargo, ahora puede echar mano de la cámara de alta resolución de su iPhone. Cuando encuentra un documento de interés, rápidamente toma una foto y la comparte al instante con un colega que trabaja a miles de kilómetros de distancia. De hecho, Fernstedt, que investiga en varios continentes, acarrea su propia biblioteca digital de Popper, almacenada en el disco de su ordenador MacBook Air -más de 50 mil archivos en pdf que puede explorar rápidamente.

En solo unos años, los avances tecnológicos han transformado los métodos de los historiadores y de otros investigadores. La productividad ha mejorado radicalmente, los costes han bajado y aquel mundo de profesionales solitarios se ha vuelto colaborativo. Como respuesta a todo ello, los programadores están desarrollando diversos métodos computerizados de análisis, creando así una nueva ciencia cuantitativa.

No obstante, esta transformación también ha alterado muchos de los archivos existentes en todo el mundo, considerados durante mucho tiempo como lugares adormilados con amplias y a menudo mohosas colecciones de documentos que rara vez veían la luz del día. Eso también ha creado nuevos retos que afectan a la protección de la propiedad intelectual y ha amenazado el constante flujo de ingresos de la reprografía, generando problemas financieros a algunas instituciones.

“Me estremece un poco”, dice Henry Lowood, responsable de las colecciones  History of Science and Technology y Film and Media de la Universidad de Stanford. “No es tanto que queramos controlar las cosas, es que tenemos acuerdos con quienes nos ceden sus documentos y, para poder cumplir esos acuerdos, necesitamos controlar las cosas a cierto nivel”.

El giro en la investigación archivística fue documentado en un informe del pasado diciembre (Supporting the Changing Research Practices of Historians), financiado por la National Endowment for the Humanities.

Schonfeld

“Un incremento de la capacidad de búsqueda y el hallazgo de otras herramientas han transformado la academia en la pasada década”, dice Roger C. Schonfeld, director de programa en Ithaka S+R, un grupo de consultoría e investigación educativa, y uno de los autores del informe.

El informe muestra que el amplio uso de cámaras digitales y otros aparatos de escaneo “quizá sea el giro más importante en las prácticas de investigación de los historiadores”, añadiendo que dicho cambio tiene un gran abanico de implicaciones para la disciplina.

En uno de los casos descritos en el informe, un profesor de una Universidad norteamericana pudo dirigir el trabajo de un estudiante de doctorado que investigaba en archivos europeos. Al final del día, el estudiante podía subir las fotografías que había obtenido, permitiendo que el profesor le asignara tareas para la jornada siguiente.

Los investigadores dicen que estas nuevas mejoras han transformado sus prácticas. “He usado diversas estrategias con mi cámara digital para reducir mis viajes al archivo”, escribió en su website Shane Landrum, estudiante de doctorado en Historia en la Brandeis University. “En vez de disponer de un enorme presupuesto de investigación que finance meses de estancia en un archivo distante, he reunido pequeñas becas de viaje y con ello he podido acopiar  materiales de investigación, algo que de otro modo no me hubiese sido fácil hacer”.

El informe también indica que los beneficios se extienden a los archivos, así como a futuros investigadores. Se cita el caso de un investigador que escaneó documentos en un archivo local que nunca antes habían sido digitalizados, cediéndolos luego a los archivos, con la esperanza de que fueran más accesibles para otros en el futuro.

A pesar de las bondades en cuanto a potencial académico y beneficios, hay quien ve en esta apertura de los archivos una bendición ambivalente. Los archiveros que custodian documentos que en el pasado raramente habían sido estudiados, salvo por un puñado de historiadores, están preocupados por el daño que algunos investigadores descuidados puedan causar a las encuadernaciones de los libros, al aplanarlos para obtener buenas imágenes. También les preocupa la pérdida de control, lo que en ciertos casos puede llevar a que se violen los acuerdos que los archivos tienen con los donantes de materiales históricos.

lowood

Las bibliotecas han tenido que adaptar sus normas a la nueva tecnología de la copia, algo en lo que ahora están trabajando, dice el Dr. Lowood. Por ejemplo, inicialmente los archivos de Stanford cobraban a los usuarios cuando usaban su propio equipo para copiar material, pero este pago se eliminó hace un año. Con ello se ha dejado de percibir ese ingreso, aplicándose nuevas normas: ahora se permite que los investigadores lleven su propio equipo para copiar documentos. Sin embargo, se les exige que demuestren que pueden usar el equipo adecuadamente.

Puede que Stanford esté un paso por adelante, dice Robert G. Trujillo, encargado de las colecciones especiales de la biblioteca. Indica asimismo que muchas colecciones aún cobran a los investigadores, aunque sea una cuota fija, por el privilegio de hacer sus propias copias digitales.

Más allá del asunto de la propiedad intelectual, la nueva tecnología ha creado un exceso de material para los investigadores, lo cual a su vez ha generado nuevos desafíos;  sobre todo el de cómo manejar la riqueza de fondos que ahora están disponibles.

“La rapidez con la que la tecnología te permite copiar es un desafío sobre qué hacer con todo este material y cómo contextualizarlo”, dice Francis Blouin, historiador y director de la Bentley Historical Library de la Universidad de Michigan.

Pero estos avances tienen también consecuencias ambivalentes: el rápido auge de las “humanidades digitales” también ha impulsado la innovación, y los historiadores tienen a su disposición nuevas herramientas de minería de datos diseñadas para tratar el conjunto de documentos textuales no estructurados, transformando así las posibilidades de análisis.

“Esto abre nuevas categorías de investigación”, dice Joanna Guldi, historiadora que se dedica a Gran Bretaña y que es Assistant Professor en la Brown University. Por ejemplo, puede usar herramientas de análisis textual y de datos con Google Libros para determinar los cambios en la forma en la que los extraños interactuaban en las calles inglesas antes del siglo XX. Ella es una de las diseñadoras de una herramienta de análisis textual llamada Paper Machines, con la que los historiadores pueden examinar visualmente amplias colecciones digitales para percibir cambios en el lenguaje y otras pistas sobre el comportamiento social, político y económico.

Para algunos investigadores, sin embargo, supone un osado nuevo mundo de tecnologías y métodos especializados. “Yo me formé en unos métodos que me hacían ir a un archivo, pedir las cajas, sacar los documentos y revisarlos, así como solicitar las copias y llevármelas a casa”, dice Leslie Berlin, “Project Historian” del Sillicon Valley Archives de la Universidad de Stanford. Ahora suele comenzar con los documentos electrónicos. “Ahora mi metodología ha cambiado para bien en términos de eficiencia. Lo que se ha perdido con el cambio, en caso de que hubiera ido al archivo, es aquella sensación de chiripa por lo que pudiera haber en los materiales de una caja”.

© 2013 The New York Times Company